Está en la página 1de 5

Caracas, Octubre de 2019

Algunas ideas para el debate sobre el 12 de Octubre.


Día de la Resistencia Indígena

Apreciados amigos
Estimados Compañeros de lucha
Saludos Bolivariano, Chavista y maduristas

Hoy nos sentimos inmensamente comprometidos con la causa de los pueblos oprimidos y aquellos
que buscan alternativas para materializar su independencia y soberanía. La historia real de
nuestra América Latina y de América toda, es una asombrosa fuente de dignidad, atrevimiento y
rebeldía. Historia que rara veces ha sido asomada por no decir estudiada científicamente en la
academia, instituciones y centros del debate de la historiografía tradicional que se convierte en
producto oficial donde las clases pudientes han mantenido sus privilegios para mantener el poder.
Desde los primeros asentamientos humanos, el control de la información e interpretación del
pasado se concentró en manos de quienes detentaban el poder; es así como tanto en la
antigüedad, la modernidad y la contemporaneidad la gran utilidad que significa el conocimiento del
pasado.
Es así, como los vencedores han justificado sus privilegios por el “Derecho de Herencia” para
imponer sus propia memoria como única y obligatoria. La historia oficial, vitrina desde donde el
sistema imperante exhibe sus viejos y nuevos disfraces, miente por lo que dice y también por el
silencio que asume cuando calla frente a realidades concretas. Ésta mal entendida y elaborada
“Historia oficial” ha enmascarado la realidad de las acciones humanas y su dinámica en el tiempo y
el espacio; es allí donde en este magno evento trataremos en lo posible abordar un tópico
emblemático dentro de las políticas que impulsa el proceso bolivariano; en este caso, nos
referimos al denominado 12 de Octubre de 1492. “Descubrimiento” o “ Resistencia Indígena”.
Para nuestro continente americano, los cronistas que acompañaron a las huestes conquistadoras y
los criollos que lideraron la gesta de independencia fueron quienes historiaron esos momentos de
la vida de nuestras naciones; obviamente lo hicieron desde su particular visión del mundo y desde
sus intereses económicos y sociales. En consecuencia en una sociedad de clase, como la nuestra, la
historia con su carga ideológica, forma parte de los mecanismos de control utilizados por los
grupos dominantes para justificar y enaltecer las estructuras de poder. Renovando estilos y
modalidades, el Estado como instrumento de dominación de una clase sobre otra, ha buscado
siempre controlar la indagación sobre el pasado en función de sus interés, lo cual ha logrado
satisfactoriamente.
Perdida la confianza en la óptima visión liberal de la interpretación del devenir histórico y de la
evolución de la humanidad hacia el progreso, surgen nuevas interpretaciones históricas de las
sociedades, influidos por el dinamismo de otras disciplinas sociales que emergían entre ellas la
sociología, demografía, geografía, psicología. Lucien Febvre y Marc Bloch franceses, comenzaron
desde 1929 en la revista “Annales d histoire économique et sociale” a librar una batalla contra la
erudición positivista y trazar el mapa de lo que sería la nueva historia con pretensiones de
convertirla en saber científico. Las dimensiones del pasado se ampliaron a todo aspecto de la vida
social y de la narración episódica de los hechos, pasando a su comprensión y explicación. Es la
obra de Carlos Marx (!818-1883) quien inrumpe en este camino para convertir la historia en un
conocimiento científico de la sociedad como totalidad concreta susceptible de ser analizada
críticamente; ya que fue Marx quien realizó la primera investigación científica de la historia del
capitalismo, ampliando el campo de la materia histórica a la actividad humana en su conjunto;
incluyendo las acciones cotidianas de los hombres, su economía, su comportamiento demográfico,
sus relaciones sociales y jurídicas, sus convicciones culturales y todo rastro de la presencia
humana. Rompe con las crónicas e interpretaciones positivistas en el campo de la ciencias sociales.
Es allí donde podremos entender y comprender realmente que fue lo que sucedió aquel 12 de
octubre de 1492 con la llegada de los invasores europeos capitaneados por el almirante Cristóbal
Colón a tierras americanas.

12 de octubre “Descubrimiento de América” Día de la Resistencia Indígena” Celebramos o


conmemoramos.

Durante siglos se impuso la visión europea de que la historia de Venezuela y en general de


América, se inició con el “descubrimiento” de un nuevo mundo por las huestes españolas al mando
del almirante Cristóbal Colón; según ellos, allí se encontraba una población carente de
pensamiento propio, saberes y por ende de civilización. A diferencia de lo que pregonaron los
colonizadores en su afán de aplastar lo existente, estas tierras que desde el rio bravo hasta la
patagonia estaban habitadas por centenares de miles de personas organizadas de acuerdo a su
desarrollo cultural; vale recordar los aztecas, mayas, incas, taínos, chibchas, caribes etc,. Y en el
caso particular también conformaban el territorio que más tarde formaría Venezuela; estas
etnias de orígenes diversos: caribes, arawacos, wayú, cuicas, yanomamis, yaruros, guajiros, etc.,
coexistían en estrecha armonía con la naturaleza, con su organización social comunal, compartían
costumbres, tradiciones, religión e idiosincrasia; hacían uso de tecnologías rudimentarias para la
construcción de diques, terrazas, canales de riego, entre otras.
Las técnicas ancestrales, en manos de las comunidades, habían hecho fértiles los desiertos en la
cordillera de los andes. Las tecnologías modernas, en manos del latifundio privado de exportación,
están convirtiendo en desiertos las tierras fértiles en los andes y otras regiones
latinoamericanas. La llamada cultura “primitiva” resultan todavía peligrosas en muchos lugares de
la América mestiza porque no han perdido todavía su sentido común. Es decir por extensión
natural, su sentido comunitario.
Con Colón se inicia el saqueo; junto a la espada y el arcabuz, herramienta necesaria para amansar
las almas rebeldes traídas por los invasores, también llegaba la cruz, símbolo de paz y el amor
para los “agrestes”, “indómitos”, “rebeldes”, “infieles” y “desalmados” pobladores; también
símbolo de la religión cristiana, necesaria para educar en la fe a un dios creador de todo. Frente a
las costumbres tradicionales de las comunidades indígenas la religión jugó el papel estelar en el
adoctrinamiento. Las ideas religiosas habían atravesado el mediterráneo y junto a los barcos
negreros provenientes de áfrica dieron inicio al comercio triangular y trata de esclavos negros
necesarios para el nuevo orden mundial en gestación.
Aquel 12 de octubre de 1492, América descubrió el capitalismo. Colón financiado por la corona
española y banqueros de Génova, creyendo que Haití era japón y que cuba era china confundió que
sus habitantes eran indios refiriéndose a la India, dio inicio un proceso de ocupación inicialmente
violento y luego pacífico, que trajo como resultado uno de los despojos y exterminio más
violento de millones de seres humanos en la historia de la humanidad.

Un año más tarde de su llegada a América el almirante Colon anotó en uno de sus diarios que el
“quería llevarse algunos indios a España para que aprendan a hablar” (“que deprendan fablar”).
Cinco siglos después, en octubre de 1989 en una corte de justicia de los Estados Unidos, un indio
mixteco fue considerado retardado mental (“mentally retarded”) porque no hablaba
correctamente la lengua castellana. Ladislao Pastrana, mexicano de Oaxaca, bracero ilegal en los
campos de California, iba a ser encerrado de por vida en un asilo público. Razón, Pastrana no se
entendía con la interprete española y el psicólogo diagnostico un claro déficit mental intelectual.
Finalmente, los antropologos aclararon la situación. Este se expresaba perfectamente en su
lengua, la lengua mixteca, que hablan los indios herederos de una cultura que tiene más de dos mil
años de antigüedad.
Consolidada las relaciones pre-capitalista de producción en nuestra América durante el periodo
colonial que se iniciaron en buena medida con la invasión europea, se abrió la brecha para que
durante el siglos XIX se implantara la estructura económica y una superestructura jurídica y
política del capitalismo comercial de libre cambio manchesteriano, pero dependiente . En esta
etapa se trajo como modelo de dominación y castración el pensamiento racista para justificar el
problema de la memoria Americana, la cual ha sido mutilada por esta filosofía al extremo que en
muchos lugares llenos de privilegios y herencia del pasado colonial, seguimos actuando como si
fuéramos dependientes de Europa.
Durante todo el siglo XX, como consecuencia fuimos influenciados por corrientes cientificistas
europeas y de nuevo cuño norteamericanas; el fatalismo biológico que estigmatizaba las razas
inferiores condenadas a la indolencia, la violencia y a la miseria. No solo impidieron ver las causas
reales de nuestra desventura histórica impulsada y desarrollada por ellos; sino que siguen
negando reconocer ciertos valores fundamentales que las culturas nuestras encarnan todavía, mal
que bien, a pesar de los siglos de persecución, humillación y degradación. Esos valores
fundamentales son factores de historia imprescindibles para nuestra invención de una América
sin explotadores ni explotados; y es allí donde esos valores acusan al sistema que los niega. El
capitalismo.
En la última década del siglo XX y principios del siglo XXI, en la América latina se inicia un nuevo
proceso de integración político, económico, social, espiritual y cultural. En países como Nicaragua,
Bolivia y Venezuela. La llegada a la Primera Magistratura de estos mandatarios se ha logrado
saldar la inmensa deuda social con nuestras etnias indígenas marginadas históricamente.
En nuestro caso en particular, Venezuela con la llegada a la Presidencia de la República del
Comandante Hugo R. Chávez F. se inicio un proceso tendente a visibilizar la situación de la etnias
indígenas al darles rango constitucional en un capítulo especial, y así otorgarle personalidad
jurídica a estos compatriotas marginados por los gobiernos de la IV República. Además logró por
vía de decreto presidencial de fecha 10 de octubre de 2002, convertir el 12 de octubre de cada
año el “Día de la Resistencia Indígena”, atendiendo a nuestra autoafirmación americanista por la
unidad y diversidad cultural y humana. Un año más tarde la Asamblea Nacional acuerda celebrar
el “Día Internacional de los pueblos indígenas” el 9 de agosto, ratificando a su vez el 12 de
octubre como día de la “Resistencia Indígena”.
Hoy, el 12 de octubre será para glorificar la resistencia indígena y la incuestionable condición de
que somos descendientes de indígenas. Así como para expresar la continuidad de la resistencia a
cualquier forma de dominación imperialista.
El legado histórico de nuestros antepasado indígenas como Sebastián Lemba Calembo dirigente
negro anti esclavista que lideró una prolongada rebelión contra la esclavitud en la isla La Española
hoy Haití, Julián Apaza Nina, más conocido como Túpac Katari, caudillo aimara. Tamanaco cacique
y guerrero indígena venezolano, El negro Miguel de Buría, más conocido como Negro Miguel
rebelde africano que en 1552 encabezó la primera insurrección de esclavos negros contra las
autoridades españolas de la Provincia de Venezuela entre otros. Próceres de la independencia
como Bolívar, Miranda, Sucre, Petión, Morazan, Abreu de Lima, y muchos más. Recientemente
Fidel Castro, Ernesto Guevara “El Che”, Salvador Allende, Salvador de la Plaza, Argimiro
Gabaldón, Fabricio Ojeda, Hugo Chávez entre muchos más, han sido y seguirán siendo nuestros
símbolos de resistencia al sistema capitalista como enemigo histórico y el imperialismo como
enemigo estratégico.
Dentro de este escenario, es necesario recurrir a la herencia socialista, patriota y revolucionaria
que encarnó Ernesto Guevara “El Che” al lado de Fidel Castro y el noble pueblo cubano; su gesta
libertaria se encaminó a proponer un proyecto político de largo alcance en la República de Cuba,
nación que desde su independencia lograda al derrotar al imperio español a finales del siglo XVIII
es incorporada de facto a las políticas neo-colonialista del naciente imperio norteamericano a
través de la doctrina del “BIG Stick” o gran garrote quien impuso un gobierno dictatorial a su
medida, hasta la llegada de los revolucionarios cubanos a finales de la década de los cincuenta del
siglo pasado; allí hizo presencia el “comandante” en palabras del cantautor revolucionario Alí
Primera para impulsar una revolución de corte socialista desafiando la política imperial de los
Estados Unidos de la “Alianza para el Progreso.
Su pensamiento y quehacer político lo llevo a desarrollar grandes ideas marxista en el campo de la
nueva economía, vinculadas a la propuestas nacionalista de José Martí. El “Che” Pionero del
internacionalismo proletario comprendió que las revoluciones socialista en gestación deben
extenderse a varios países es así como logra brindar apoyo a varios países de la entonces Europa
occidental, áfrica , centroamericana y latinoamericanos entre ellos Bolivia donde es capturado y
asesinado por el gobierno dictatorial que asotanaban el cono sur fieles satélites del imperio
norteamericano. En la transición del modelo dictatorial de cuba al modelo socialista se consolida
gracias a su gran esfuerzo al lado del Comandante Fidel Castro y su pueblo. El cual permanece
consolidado hoy día aun cuando la agresión imperialista arrecia sistemáticamente contra el
gobierno revolucionario. Debemos señalar también que procesos revolucionarios mundiales han
tomado como bandera junto a el internacionalismo el “Trabajo Voluntario” instrumento político e
ideológico creador de consciencia revolucionaria; este es un ejemplo del legado del Revolucionario
universal Ernesto Guevara.
Finalmente, insistimos en que la denominación burguesa del “Día de la Raza”, “Descubrimiento”,
“Encuentro de dos mundos”, “Día de los españoles”, representan la forma de discriminación y
exaltación de la conquista, invasión y colonización a nuestra América, tendente a seguir negando
nuestra independencia y soberanía; la autodeterminación como pueblo y nuestra dignidad como
seres humanos libres e independientes de toda dominación imperial venga de donde venga.
Gracias a esa pléyade de valientes compatriotas y en especial a nuestro eterno comandante Hugo
Chávez quien abrió las compuertas de la alameda para el nuevo combate de cara al siglo XXI y la
construcción del Socialismo. Venezuela se ha definido como país multiétnico, pluricultural y
plurilingue establecido en la Constitución Bolivariana al reconocer los derechos originarios,
históricos y específicos de los pueblos indígenas como parte integrante e integral de la
nacionalidad venezolana.
Para nosotros socialistas, bolivarianos y chavistas la interculturalidad como concepto
emancipador representa un nuevo estilo para resolver los problemas de la convivencia humana,
sobre todo contra la transculturización que los grandes medios de comunicación social masivos al
servicio del capital nos han impuesto y el inhumano e ilegal bloqueo económico convertido en una
guerra de cuarta generación que asedia nuestra Revolución Bolivariana. Es allí donde esta el gran
compromiso entre pueblo y gobierno bolivariano para seguir con el compromiso internacionalista
en la vanguardia de resistencia frente a las agresiones imperiales. Hoy como Estado Nación
somos libres soberanos e independientes y jamás nos regresaran a la época de la conquista y
dominación; con todas nuestras equivocaciones y errores seguimos siendo un referencial presto
para cualquier combate para continuar salvando a la humanidad de la feroz política depredadora
del gran capital.
Lo más especifico y hermoso de nuestro ideario bolivariano, se manifiesta en la integración
emancipadora propuesta en la independencia, soberanía y autodeterminación de los pueblos;
contrario a los imperios quienes practican como política el anexionismo. Vamos en la vía correcta
en la búsqueda de un nuevo equilibrio del universo citando a nuestro padre Bolívar. De allí la
necesidad de que los pueblos del mundo avancen hacia la gran comunidad de naciones libres e
indep3endientes más allá de los preceptos, doctrinas y postulados de los organismos regionales e
internacionales que responden a los intereses de las grades potencias imperialistas.

Hasta la victoria siempre.


Chavez vive y la lucha sigue.