Está en la página 1de 17

1

Discurso y cultura: la Legibilidad del verde urbano


La Casa de Campo: interpretaciones individuales del terreno
físico1

Waltraud Müllauer-Seichter
Departamento de Antropología, Consejo Superior
de Investigaciones Científicas, España

Resumen:

El espacio entra en todas las consideraciones del pensamiento como son el


tiempo, la identidad y la situación concreta y por lo tanto tiene que ocupar un
papel importante en la producción simbólica. Las formas que las personas
imponen a su entorno se pueden leer como una representación de su orientación
socio-política. Observando esta conducta en un contexto más amplio, se puede
decir que la forma de entender la vida social de una época concreta,
representada por determinados grupos de líderes institucionalizados, se plasma
como su particular visión del mundo en los conjuntos específicos del paisaje
público (Rotenberg: 1996, 5). Cuando hablamos de la percepción colectiva o la
memoria colectiva sobre un tema tan concreto como puede ser la ciudad,
Hannerz advierte que la característica del conocimiento que se comparte, suele
ser en general muy imprecisa. Depende de la oportunidad de adquirir
conocimientos que pueden surgir de la educación, de la práctica de vida, de la
ideología o de la formación profesional. En el estudio sobre la repercusión del
espacio verde en la vida social de Madrid, elegí el parque como laboratorio para
una posible lectura o mejor dicho, lecturas, sobre el valor y las funciones que se
da a estos espacios, expresado por la gente que lo frecuentan.

Summary:
Space enters to all considerations of human meaning, like identity and time. It is
therefore, that space have to be percerved as a dominating figure within symbolic
production ."The forms that people impose upon their environment represent their
social selves"2In this way, discurse on landscape might be seen as an powerful
language that represents many voices and visions of what urban life can be,
impressions that will be expresed as well on public landscape. Hannerz wrote
about mechanisms that shape the kinds of acquirement of knowledge in cities,
which differs among the persons, depenting on education, practice, ect. To
investigate about the meaning of urban green space within the social life of
Madrid I choosed the green area of the Casa de Campo.

Una mirada comparativa: "landscape", "Landschaft" y paisaje


Para sentar las bases sobre las que analizar un terreno de las dimensiones de
la de la Casa de Campo de Madrid resulta útil él término landscape en el sentido

1
Müllauer-Seichter, W. 2003. "Discurso y cultura: La legibilidad del verde urbano. La Casa de
Campo. Interpretaciones individuales del territorio físico" en: Actas del Congreso, F.A.A.E.E,
Barcelona.
2
Rotenberg:1999, 4
2

del equivalente alemán Landschaft. También conviene prestar atención a la


discusión que se está desarrollando últimamente sobre este concepto en el
ámbito de los países del norte y centro de Europa. Esto no quiere decir que se
deje de lado la línea de investigación sobre landscape desarrollada en el ámbito
anglosajón durante las décadas 80 y 903 del siglo XX. De hecho, estas obras
pioneras son el origen de las reflexiones de los autores aquí tratados en su afán
por acercarse al significado del paisaje en el marco geográfico alemán,
ajustando el concepto a las necesidades autóctonas.

La palabra "Landschaft" existe desde hace más de mil años, su uso popular la ha
convertido en un término con gran flexibilidad en su aplicación. Observando la
génesis de la palabra bajo un aspecto etimológico, se usa LAND en el sentido de
tierra, campo, espacio rural (en contraposición al espacio urbano), pero siempre
tratándolo como un terreno limitado, lo que conlleva una connotación fronteriza,
de límite. Dice Uta Steinhardt: "Landschaft por lo tanto subscribe un conjunto
geográfico de varios paisajes con un determinado carácter y determinadas
peculidades intrínsecas" (Steinhardt: 2000, 14).

El tema del paisaje va unido casi siempre a la estética. La mayoría de las veces,
cuando intentamos explicar este fenómeno se destaca el concepto que surgió en
el siglo XVIII, clave para ver la naturaleza en una nueva dimensión que no se
basa únicamente en el rendimiento de la tierra en el sentido agrícola. A partir de
este momento la naturaleza deja de ser sólo una parte del ciclo vital y de la base
de subsistencia. Una vez traspasado este umbral, la mirada la percibe en
segmentos diferenciados, en cuadros, en entidades abarcables. Este cambio
cualitativo que deja atrás la vista hacia una naturaleza en su totalidad
interminable y en consecuencia incomprensible, centrándonos en conjuntos de
extensiones menores, abre así nuevas dimensiones e inicia el comienzo de una
nueva manera de ver la naturaleza. Siguiendo a Kant es una construcción que

3
Por sólo mencionar alguna obras: Denis E. Cosgrove: 1984: Social formation and symbolic landscape,
New Jersey; T. Mitchell: 1989 "The world as exhibition" Comparatrive Studies in Societyand Histor, 31,
217-236; Kevin Cox: 1995 "Concepts of space, undestanding in Human Geography, and spartial
Analysis" en: Urban Geography Vol. 16, Columbia; Maurice Bloch: 1995 "People into Places: Zafiraniry
Concepts of Clarity" en: Anthropology of Landscape. Perspetives on Place and Space E. Hirsch and
Michael O'Hanlon, Oxford; Eric Hirsch "Landscape: Between Place and Space" en: Anthropology of
Landscape. Perspetives on Place and Space E. Hirsch and Michael O’Hanlon; Amos Rapoport "Spacial
Organization and the Built Environment" en Companion encyclopedia of anthropology: Human, Culture
and Social life Tim Ingold (Ed.) New York, London, Routledge and Trevor J. Barnes and James S.
Duncan 1992 Writing Worlds. Discoures, text and metaphor in the representation of landscape London
and New York.
3

se desarrolla en la mente del observador cuando éste reconoce la "bella


naturaleza" como Landschaft en su contorno físico natural. Y efectivamente, los
cuadros de los paisajistas casi nunca reflejan lo que tuvieron delante, más bien
son el resultado de un entorno estimulante al cual se añadieron la experiencia
viajera, la ideología socio-política y el origen del artista. Quien mira hacia al
futuro del concepto de paisaje hace bien en echar una ojeada a su pasado, dice
Antonia Dinnebier (:2000, 1). A lo que yo añadiría: ¿Quien añora en nuestros
tiempos estos "paisajes perfectos" tendría que tener en cuenta que ya en su
tiempo fueron construcciones imaginarias.

Podemos decir entonces que paisaje es una construcción individual que exige
del observador reconocer sus características propias dentro de un conjunto más
amplio. A través de este esfuerzo intelectual, el paisaje se convierte en un
sistema de identificación cultural, en un modelo de percepción (Wolfrum:
2000,3). Dinnebier añade a este ideal del paisaje que percibimos a través de
imágenes visuales, sea en sus principios en los famosos cuadros de los
paisajistas del XVIII, o más en adelante en impresiones fotográficas y de
películas, una "segunda generación" de paisaje que basa su descubrimiento en
la literatura. En estos casos la originalidad y peculiaridad del conjunto no resalta
a primera vista; sólo es percibido como tal, cuando un autor sabe transmitir el
encanto del lugar (Dinnebier: 2000, 2). Aunque la descripción literaria es
aparentemente, una construcción más abstracta que parece carecer de la
emoción que siente el pintor o el fotógrafo, en el fondo, otra vez más, es a través
del aprendizaje cultural la mirada gráfica la que guía al escritor cuando intenta
transmitir al lector el paisaje que aparece en su texto.

Hasta ahora la mirada hacia el concepto de paisaje giraba en torno a la estética,


con connotaciones agradables que permiten que resalte un conjunto de su
entorno. Pero ¿Qué hacer con ese paisaje en el cual uno crece y se mueve?
¿Ese paisaje alrededor del cual gira nuestra vida? Un paisaje que se ama
porque se conoce a fondo aunque a nadie se le ocurra visitarlo por su especial
encanto? Parece que existe más variedad. Parece también que este "motivo
central", este motivo dominante, que tenemos en la mente, nos perturba,
creando una imagen engañosa. Es cierto que cuando contemplamos un paisaje
juzgamos según criterios estéticos, pero también es cierto que hay paisajes de
lo más variopinto: bellos, feos, indiferentes, aburridos o excitantes. Nos
centraremos ahora en los paisajes considerados "feos", aquellos que apenas
4

figuran en el discurso sobre el tema. Se puede decir que, aunque no nos


atraigan, nos podemos sentir en ellos como en casa, a gusto y protegidos. No
son bellos ni extraordinarios, pero no dejan de ser paisajes concretos porque
para un grupo de personas destacan de su contexto, dándolos de esta manera,
identidad propia. Dinnebier añade que, en consecuencia por carecer de distancia
hacia el sitio en concreto y gracias al cariño que une el paisaje con la trayectoria
personal, tampoco lo vamos a percibir como "feo" aunque objetivamente, si
puede hablarse de objetividad, lo sea. A esta situación se refiere también
Barbara Bender en su análisis de la novela autobiográfica de V.S Naipaul4
"Naipaul uses the landscape, not in the esthetic sense of pictures or images
or perspectives of 'nature', nor in the sense of rural 'scene', but as something
dynamic, a way in which to explore: 'the worlds contained within myself, the
worlds i live in' (Bender: 1993, 5).)"

¿Cómo captamos el paisaje? ¿Cómo accedemos a su significado? El interés


central reside en el análisis del contexto entre imagen y significado. Dice Achim
Hahn: "Trascendencia no es simplemente un aspecto más de los que aporta el
concepto de Landschaft. Más bien es la suposición de acomodarse o encajar en el
mundo, porque posibilita entrar en una dialéctica entre el mundo y el yo" (Hahn:
2000, 1). Hasta ahora hablamos de un "Leitbild" bastante estático. Este motivo
central que llevamos en la mente como una diapositiva o un cuadro, es
obviamente intercambiable. Lo que hace que el paisaje no se quede como una
pieza de arte o como un capricho de la naturaleza y le permite entrar en una
dinámica, es el significado personal y colectivo que podemos rescatar a través de
los testimonios sobre la relación sobre un determinado lugar.

En el trabajo presente se va analizar, cómo se transformaron semejantes


"imágenes en historias", a través de las memorias y reflexiones de una muestra de
entrevistados en la Casa de Campo de Madrid, que permiten dibujar lo que es la
contribución de este parque histórico en la vida sociocultural de sus usuarios.
Estas imágenes en historias, dice Hahn, surgen de experiencias tempranas, quizá
de la niñez. En otros casos se trata de visiones, transmitidas por padres y abuelos
que se aplican inconscientemente a paisajes a los que se acude posteriormente.
El autor pone ejemplos como "el bosque oneroso", la escena del paseo obligatoria
del domingo con los padres, etc. (Hahn: 2000,3). Los textos que se reproducen a

4
V.S. Naipaul. 1987 The Enigma of Arrival London
5

continuación son respuestas de dos entrevistados a la pregunta de qué significa


para ellos la Casa de Campo. En el primer caso, responde una mujer soltera con
estudios superiores, cuya relación con el espacio verde es exclusivamente de
ocio. La segunda cita surge de una entrevista con un varón casado, padre de un
hijo pequeño, que además está relacionado con este espacio profesionalmente.

"[Para mi] Es un espacio verde, un espacio natural, por lo menos más natural que
otros parques, puesto que esto en sus orígenes era una especie de sierrecita, una
especie de [...] .. Con sus árboles primitivos, aunque se están replantando las
especies. Pero si, se conserva un poco sus orígenes. Por lo cual es [...]... y es el
pulmón de Madrid, y es el espacio verde más grande que tenemos, en hectáreas, en
metros cuadrados. Por eso es el pulmón de Madrid, donde más se oxigena. (Vera, 34
años)

Para mí es un lugar [...], como madrileño, pues de recreo. Por un lado, porque hay
actividades muy concretas, dirigidas, como se puede decir. El Parque de Atracciones
o el Zoo. Y por otro lado, porque, por la experiencia que yo tengo, recuerdo cuando
tenia 15 años, me fui con un cassette y cogía el metro hasta Batán, bajábamos por
allí, y pues allí, hay una zona [...] pues con unos 8 ,10 amigos, ir con un cassette y
bailando. De pequeño disfrutaba y compartía mucho con mis amigos jugar con el
balón por allí, por que había arboles, [...] para esto tiene que tener ya un tamaño
notable, y como esta en alto, pues se ve Madrid, y se puede pasear. Recuerda mi
infancia que era un parque un poco más grande, un poco más salvaje, aunque ahora
lo han condicionado mal. Así ahora hay zonas muy específicas para hacer deporte. A
mí me gusta la Casa de Campo por que es un poquito más salvaje; yo he practicado
allí la bicicleta [...] lo tengo un poco olvidado aunque ahora voy a volver a practicarlo
más con mi hijo. (Antonio, 41 años)

Volviendo a la discusión sobre la percepción del paisaje en el ámbito académico,


Barbara Bender aporta en su trabajo sobre el significado y la dinámica del paisaje,
a la obra de V.S.Naipaul The Enigma of Arrival, la existencia de contrastes de
percepción entre sociedades occidentales y otras, que no las son:
"In contemporary western societies they involve only the suface of the land; in other
part of the world, or in pre-modern Europe, what lies above the surface, or below,
may be as or more important (Bender: 1993, 1)."
6

Esta re-orientación de la mirada, dejando el aspecto estético de lado, dirige


nuestra atención al propio lenguaje del paisaje, como ya lo hemos visto en el
trabajo de Rothenberg sobre los jardines de Viena.
“Landscape has to be contextualised. The way in which people -anywere- understand
and engage with their worlds will depend upon the specific time and place and
historical conditions. It will depend upon their gender, ages, class, caste, and upon
their economic situation. [...] They will operate on very different temporal scales,
engaging with the past and with the future in may differents ways (Bender: 1993, 2)".

Bender sugiere en estas líneas que en un análisis válido deben caber no sólo las
las diferencias de sexo, edad y nivel social, sino también las diversas maneras en
que las personas individualmente se relacionan con los conceptos de "pasado" y
"futuro"; cada uno conserva varios niveles del mismo paisaje ya que se refiere a
mapas topográficos, a recursos de subsistencia o al tiempo libre. La autora
rechaza en su argumentación, la visión del paisaje que se da en el concepto de
"Leitbild" lo que ya hemos visto en la argumentación de Hahn. Bender insiste en
que el "landscape" no puede ser transmitido culturalmente sino que siempre se
construye cuando las personas lo confrontan, vuelven a hacerlo y lo ajustan a las
propias necesidades (1993, 3). En su estudio sobre la novela autobiográfica de
Naipaul que se desarrolla en un pueblo pequeño cerca de Stonehenge, en
Wiltshire, le llama la atención que cada vez, que el protagonista recorre el mismo
camino, él y también el lector, lo experimentan de manera diferente.

"¿Can there be wilderness in Germany?" Esta pregunta, un tanto provocativa,


traslada la discusión hasta ahora ubicada en un contexto rural, hacia la ciudad. Es
el modo en que Bohnet, Bruns y Ipsen abordan el tema en sus trabajos sobre
dinámicas del paisaje en Alemania. Su interés se dirige ahora a aquellos espacios
que no resaltan por su belleza. Mayoritariamente suele tratarse de terrenos de
poco rendimiento en los bordes de las grandes ciudades, abandonada por la
agricultura. Estos espacios nutrían durante los años 90 del siglo XX, las ideas de
los urbanistas para la creación de un nuevo tipo de "verde urbano", dando pie a
numerosos experimentos. La oportunidad de experimentar en estas áreas, la
combinación de procesos naturales y dinámicos, se pudo realizar en varios
proyectos. Aunque se trata de una línea relativamente reciente dentro de la
investigación sobre Landscape, cuenta con una notable aportación en estudios
académicos. La razón se debe además de la existencia del espacio en estado
natural, que ya por sí sola debería justificar desafíos en este ámbito, a una
7

cuestión económica. Estos nuevos espacios salvajes, al margen de la aportación


que significan para las ciudades, salen más baratos que mantener artificialmente
los paisajes tradicionales (Bohnet, Bruns y Ipsen: 1999:7). Lo que cabe esperar es
que estos nuevos espacios se llenen de contenido histórico y que formen parte de
la identidad de las personas que viven en las ciudades.

Legibilidad del paisaje

El espacio entra en consideraciones del pensamiento como el tiempo, la identidad


y el evento concreto y por lo tanto tiene que ocupar un papel importante en la
producción simbólica. Las formas que la gente impone a su entorno, se pueden
leer como la representación de su orientación social. Observando esta conducta
en un contexto más amplio, se puede decir que la forma de entender la vida social
de una época concreta, representada por determinados grupos de líderes
institucionalizados, se plasma como su particular visón de ver el mundo en los
conjuntos específicos del paisaje público (Rotenberg: 1996, 5). De hecho se han
interpretado en muchas ocasiones los parques y jardines de diversas ciudades
bajo este criterio. Conocemos bastante bien la visón de Felipe II estrechamente
vinculada con el espacio verde de Madrid. Lo que no sabemos tan bien, es cuál
era el vínculo y el conocimiento sobre el medio ambiente en su época

Dice Hannerz que cuando hablamos de la percepción colectiva o la memoria


colectiva sobre un tema concreto que puede ser la ciudad, la característica de
conocimiento que se comparte suele ser muy imprecisa. Depende de la
oportunidad de adquirir conocimientos, que pueden surgir de la educación, de la
práctica de vida, de la ideología o de la formación profesional. Rotenberg confirma
esta postura plenamente en su trabajo sobre el paisaje de Viena, donde una gran
parte de su conocimiento procede de expertos jardineros o arquitectos (:1996, 6).
Lo que también es cierto es que muchas personas, a lo largo de su vida
difícilmente tienen posibilidad de articular su particular comprensión del entorno
que las rodea y por supuesto todavía tienen menos influencia a la hora de interferir
en su diseño. Lo que no quiere decir, que sean menos importantes en el discurso
sobre Landscape o, concretamente, en el discurso sobre el espacio público verde.
En el caso de Viena, Rotenberg optó por el colectivo de propietarios de pequeños
jardines en el marco de la ciudad, para arrojar luz sobre la cuestión actual en la
primera mitad de los años 90 del siglo XX. Su trabajo es una aportación valiosa y
todavía más en un campo bastante desierto en el sentido antropológico. En el
8

estudio sobre la repercusión del espacio verde en la vida social de Madrid, elegí el
parque como laboratorio para una posible lectura o mejor dicho, lecturas, sobre el
valor y las funciones que se da a estos espacios, desde el punto de vista de la
gente que los frecuentan.

La preferencia por el parque de la Casa de Campo como entidad de estudio en


vez del Retiro, seguramente el parque más famoso para el ámbito de Madrid, se
debe a varias razones. Entre otras destaca la presencia de una enorme cantidad
de instituciones y organizaciones, tanto municipales como privadas, su tamaño y
su situación geográfica dentro de la trama urbana de la capital española, por
mencionar sólo algunos de los aspectos que me han empujado a elegirlo. Su
enorme extensión de 1.722 hectáreas, nos permite considerarlo un espacio tanto
urbano como”de campo", con una fuerte connotación fronteriza o de limite. Desde
un punto de vista tanto práctico como teórico, la Casa de Campo permite observar
las negociaciones de espacio en horas concretas dentro de un orden institucional
así como las interacciones entre sujetos individuales y agrupaciones con intereses
comunes hacia determinados segmentos dentro de este parque. En este sentido
posibilita la observación de formas regulares de ajuste o de conflicto, resultado de
esta coexistencia temporal y/o espacial en puntos muy concretos de este verde
urbano como podrían ser la zona del Lago, la zona del Parque de Atracciones o la
zona del Pinar de las Siete Hermanas. Ofrece también la visualización de
estructuras de poder, de liderazgo, de jerarquía y de conductas individuales hacia
los conceptos de lo privado y lo público. Como entidad de estudio permite analizar
cuestiones de cómo se experimenta individualmente la cuestión de intimidad o
privacidad. A la vez nos obliga a una mirada sobre conceptos como el de "umbral",
”frontera”5, ”lo prohibido” y ”lo correcto”, tanto desde un punto de vista del
concepto de moral de nuestra sociedad actual como físico. El análisis sobre el uso
del espacio verde urbano nos conduce en consecuencia, a tratar con problemas
de dicotomías que se muestran en la diferenciación entre transeúnte/lugareño y
campo/ciudad, o por otro lado el estudio del fenómeno del estigma (Goffman:
1967) que produce la presencia de la prostitución en determinadas zonas del
espacio en cuestión. Como consecuencia de lo dicho, los aspectos analizados van
más allá de la entidad de estudio, que en algunas de las cuestiones no es mas
que un útil "laboratorio" para visualizar lo que me interesa sacar a la luz. Es decir,
que los fenómenos sociales observados en la Casa de Campo como parque

5
Muy sugerente relacionado con el tema, ha sido para mi el primer capítulo: Vorrede zur Überschreitung
véase: Michel Foucault. 1996: 28-46.
9

concreto, no son ni exclusivos ni intrínsecos a éste lugar, sino que este, por su
peculiar conjunto, día a día da lugar a movimientos sociales de agrupaciones
/individuos, y por lo tanto es terreno "de pruebas normativas sobre lo correcto y lo
incorrecto, lo conveniente y lo tolerable en nuestra sociedad " (Issac. 1999: 72)
Los conflictos pueden desencadenarse con frecuencia cuando el espacio en
cuestión es reclamado simultáneamente por varios grupos. Por el contrario, es
más fácil evitarlos, si el disfrute del lugar se desarrolla cronológicamente en un eje
temporal, es decir, cuando existe la posibilidad de una transmisión para que el
lugar pueda cambiar de función según la necesidad de los respectivos usuarios.

Territorio físico y su reflejo en la memoria individual


Este texto se basa en el material empírico recogido durante los años 2000 y 2001
sobre el significado que tiene este "verde social" de Madrid para los entrevistados.
La recogida se divide en tres grupos de interesados: instituciones, usuarios que
frecuentan el espacio, en su tiempo libre y personas que acuden al parque por
cuestiones de trabajo. Para revelar la percepción sobre el espacio se trabajó con
entrevistas en profundidad, que se aplicaron a las dos últimas categorías del
muestrario y con entrevistas centradas en un problema concreto, aplicadas a la
primera categoría. Las entrevistas iban acompañadas con técnicas cualitativas,
como son el paseo urbano y los esbozos de mapas cognitivos. A la obtención de
buenos resultados contribuyó el uso de material visual, en este caso, juegos de
fotos relacionados con distintas zonas del territorio y la "hojas de frecuencia" en
puntos claves del terreno, para analizar el equilibrio de su uso total. El material
recogido nos puede ofrecer algunas respuestas sobre la relación histórica que
tiene la gente de Madrid con este espacio. Pero también nos sirve de buena
referencia sobre la conciencia del verde urbano en un marco más general.

La complicidad entre las personas que se reúnen, sea para cuidar de alguno de
los pequeños huertos o para jugar al chito"6, por mencionar sólo dos actividades
que se desarrollan en este lugar, se puede describir en la mayoría de los casos
analizados, según la clasificación de amistad de Wolf (:1999, 30), como la de
una "amistad emocional", autolimitada desde dentro y a la vez, sometida a
limitaciones exteriores. Solo pude encontrar dos grupos donde los vínculos eran
más profundos: el de los inmigrantes ecuatorianos y el del Rocío.

6
Consiste en un juego en el cual se tiran unos platos de 400 gramos con la finalidad de alcanzar tan cerca
como sea posible un pequeño palo, el chito, que se halla a una distancia de 25 metro. Se suele jugar por
dinero.
10

La experiencia en la memoria individual, se vive y se transmite en dos conceptos


de tiempo: cuando se trata de hechos históricos de importancia tanto para el
destino del lugar como para el pueblo de Madrid o en otras palabras, cuando se
refiere a la historia del poder, se recurre en general al concepto lineal de tiempo
y a la forma impersonal. Entre los testimonios se nota un cambio de narración en
forma del tiempo cíclico, cuando la memoria se centra en sensaciones o
vivencias personales donde la persona actúa conscientemente como sujeto
activo dentro del proceso histórico y .es allí cuando lo encaja en su ciclo vital. En
la investigación presente pude ver estos cambios entre sujeto activo y pasivo
que influyeron en la narración en cuanto a dedicar más al tiempo lineal o al
tiempo cíclico dependiendo de que los entrevistados pensaron que se trata de
actos que surgieron de decisiones propias, es decir, que piensan que influyen en
los hechos, o cuándo se trata de conductas morales impuestas por la sociedad
en un momento histórico concreto. Según la observación de Bertaux-Wiame, las
personas suelen acordar las experiencias del mundo no sólo en la mente, sino
en todo su cuerpo. Esta experiencia se desvela cuando una cara con sus gestos
y su mímica subraya una historia y, de este modo, le da más peso, en casos
concretos vemos que el entrevistado esta reviviendo el momento que relata en
su testimonio porque el pasado se ha "gravado" en todo el cuerpo. Bertaux-
Wiame destaca la opinión de que cuando la gente cuenta sus experiencias, la
mayoría no "recueda" la totalidad de los hechos, sino que "reconstruye"
situaciones concretas (Bertaux-Wiame: 1980,202).

Veamos este cambio de los dos conceptos de tiempo en el comentario de Nesio,


(81 años) narrando de forma lineal cuando trata de la apertura del parque para el
pueblo de Madrid, y de forma cíclica cuando se refiere a su vínculo con el
espacio durante la Guerra Civil, a la vez, transmitiendo su ideología política:

Nesio:
"... El 1. de Mayo se venía aquí, a la Casa de Campo se iba con toda la familia ...
había bastante gente, no miles, pero se venía porque ya era del pueblo ... " .

"... yo me tiré tres años de la Guerra Civil en la calle Fernando de los Ríos,. Tenía
el frente de la Casa de Campo ... en línea recta, tardaba como cuatro minutos a la
línea de fuego, ahora, como no podías ir en línea recta, habia cosas.... tardé como
diez minutos para llegar al frente."
11

Enclaves dentro del verde urbano: los "mundos"y m"mundillos" en la Casa


de Campo:
Por lo dicho hasta ahora, si queremos abordar con seriedad estas cuestiones
que nos posibilitan analizar el espacio verde urbano, debemos hacernos una
pregunta inicial a la cuestión: ¿Qué es el parque? Nos tenemos que despedir de
la visión básicamente física y estática, de un conjunto amónico de césped,
grupos de árboles y chiringuitos. Haciendo este ejercicio mental, se nos abre un
horizonte donde el parque urbano se muestra como un terreno en movimiento
que nos permite hacer una lectura política, de clases sociales o de cambio
social. Siguiendo esta línea, quiero decir que la investigación del paisaje
tradicional de una ciudad, que contiene tanto el análisis histórico como el
etnográfico del verde urbano, para desentrañar el sentido del paisaje público
puede convertirse en un lenguaje poderoso para revelar los modelos básicos
ideológicos de la vida comunitaria. Dice Robert Rotenberg acerca del verde
urbano de Viena:
"Over the last three hundred years, as groups with ideologies ascend to positions of
municipal dominance, the build public gardens and parks in specific styles in which
the stylistic element are closely associated with the group's ideology. Thus, the public
landscape can be read as the modern political history of the municipality (:1999,140)".

Para abordar las funciones principales de estos espacios urbanos, los criterios
que se tiene que cubrir, en general son dos según los entrevistados: el interés de
recreación y en gran porcentaje el deseo de paz y tranquilidad.7 En su
investigación en el ámbito de la zona de Munich el científico social Werner Nohl
ha trabajado sobre el impacto del movimiento ecológico sobre la estética pública.
Con sus entrevistas a visitantes de varios parques públicos es uno de los
pioneros en arrojar luz sobre la experiencia contemporánea de los aspectos
relevantes para los ciudadanos dentro del paisaje urbano8 Nohl añade a los
términos "private space" y "public space", un tercer termino operativo, al que
denomina "our park". Este pone en acción un espacio "between" que separa el
espacio público con su connotación de pertenecer a todos o a nadie, del espacio

7
Resultados en esta línea, se dan tanto dentro de la propia muestra de entrevistados en la Casa de Campo
como de autores con estudios afines.
8
La obra de Nohl es tratada en: Rotenberg: 1999, especialmente en las páginas 151- 154, el autor alemán
hace un sinopsis de varios textos de Nohl, desarrollados entre los años 1974y 1982.
12

privado en su sentido económico. Éste se propone como área de acción o


interacción, es un espacio de tránsito, una tierra de nadie o un terreno fronterizo,
que Nohl llama middle ground: "Public space that one can appropriate for privat
purposes. In doing so, the visitor becomes invested in the design of the park as
well as in its intended uses (Rotenberg:1999,154)".

Obviamente el primer mundillo, que se deja fácilmente descubrir en el terreno


que comprende la Casa de Campo es la subcultura de la prostitución. Como he
dicho más adelante, en este texto se hace hincapié en el disfrute del verde
urbano y en los cambios de uso y posibles ajustes funcionales en relación con el
desarrollo de nuestra sociedad actual. Cuando se trata de la actual Casa de
Campo de Madrid en la actualidad, es difícil no empezar con el tema de la
prostitución; parecen sinónimos. Creo que es un problema muy serio, digno de
un estudio sociológico en profundidad. En este trabajo, el hecho de la presencia
de la prostitución se incluye en un segundo plano, como una función entre
varias, quizá la más “popular” en este momento, dentro de la polémica en los
medios de comunicación. Para decirlo de otra manera, es la función “dominante”
hoy día sólo en la zona en que se desarrolla que es la que cuenta con
infraestructuras y no en el total del territorio, pero sí interfiere en la imagen del
parque y en las estrategias de los demás usuarios9. Así que el análisis se basa
en las consecuencias que plantea esta actitud para el comportamiento de los
usuarios de este espacio social y en las estrategias que ellos desarrollan para
"reconquistar" zonas fuertemente afectadas, lo que incluye al mismo tiempo
énfasis a la situación del género relacionado con los espacios verdes10.

Para el uso de los diferentes sectores de la Casa de Campo, este espacio


"between" me parece de gran utilidad como modus operandi para los "pequeños
mundos" creados por los grupos de toreros, de pescadores, de "jardineros", de
gente del circo, o la peña que juega "al chito" cada fin de semana. Su relación

9
La presencia excesiva de prostitución en la Casa de Campo presenta un fenómeno relativamente
reciente. Según conocidos datos hace menos que 10 años surgió un aumento llamativo en número de
personas que ejercen allí este oficio. En tiempos posteriores la Casa de Campo con sus características que
por sí favorecen el asentamiento de la prostitución, como son un esparcimiento amplio, poca visibilidad, y
la calidad de terreno fronterizo y de liminal tuvo hasta entonces una cúpula de personas aceptable y
consistió mayoritariamente en una prostitución autóctona. Creo que los problemas hoy existentes hay que
analizarlas en el contexto del cambio sociocultural de nuestra sociedad, el problema de la inmigración, las
leyes de extranjería, etc... Personalmente creo que tiene menos que ver con el lugar concreto, donde se
está desarrollando como ponen de manifiesto las protestas entre los vecinos de los alrededores de la Plaza
Castilla o los que frecuentan determinados polígonos en el borde de la metrópoli.
10
Véase relacionado con esta cuestión: Goffman: 1975, pag. 56,106 y 124.
13

con el espacio surge de dos enfoques diferentes. Para unos surge del diseño
que les ofrecen las distintas zonas del parque, mientras que para otros el
ejercicio de la función que ellos mismos dan a determinados lugares dentro del
espacio público. Esta apropiación de un sitio en concreto a través de un colectivo
es una tendencia en la que no todos los miembros del colectivo aprecian la
calidad del lugar de encuentro en la totalidad de su diseño y función. Esto puede
ser un proceso que cada individuo puede lograr o no. Sin duda, por la primera o
la segunda razón, a través de la apropiación de una zona concreta del terreno,
dejando al margen la atracción inicial, se produce una identificación personal con
el terreno que tiene su expresión visible en una preocupación sobre este espacio
que se refleja de alguna manera en la biografía personal.

La sensación de tener "más derecho" al uso privilegiado de determinados


segmentos del parque por parte de algunos grupos, lo que Nohl denomina con la
expresión "our park", surge en el caso de la Casa de Campo por un lado de
procesos de negociación con las autoridades, siempre que se tate de una cesión
física del espacio para una actividad concreta, como es el caso de la peña que
juega "al chito" en la zona del Paseo de Extremadura, el caso del círco, o quizá
el de la escuela taurina, que tiene sus raíces en el entrenamiento de toreros y
picadores, que se desarrolla desde hace décadas en varios puntos de la Casa
de Campo.

“Aquí todos somos jubilados; porque para que se pueda pescar, se tiene que tener el

pase de la federación, la licencia de pesca y el permiso del Ayuntamiento. Para

pescar en la Casa de Campo te lo dan con los 65 años (Mujer, 65 años, ama de

casa)".

"Aquí a la Casa de Campo vengo desde el [año 1952] 52, para estar con los amigos

y para entrenar. Casi todos los que ves entrenando aquí son profesionales. Aquí

[Casa de Campo] hay varios lugares donde entrenan (José, 71, Torero y ebanista

jubilado viene desde Alcorcón)".

Esta percepción de sentirse "dueño del lugar" en una zona concreta del parque
va ligado en el caso de varios entrevistados, con una fecha clave de la historia
de la ciudad de Madrid y por un lado pone de manifiesto la ideología política de
14

los que generan los testimonios y por otro sirve para arrojar luz sobre el uso del
espacio verde urbano según las distintas clases sociales. Entre los componentes
del grupo que podemos llamar de los "jardineros", se repite con frecuencia una
vinculación del derecho de arreglar el lugar a su gusto con una fecha histórica
clave, el 21 de abril del año 1931. Es cuando el Gobierno de la Segunda
República entregó al pueblo de Madrid la hasta entonces Real Casa de Campo,
evento que culminó el 31 de mayo del mismo año con la celebración de una
romería.

"... Y esto pasó al pueblo de Madrid, cuando vino la República, el año 31 hubo unas
elecciones, y fue el primer alcalde de la II. República Don Pedro Rico. Y entre este y
los socialistas entregaron entonces la Casa de Campo para el pueblo de Madrid. O
sea, para que todo el pueblo de Madrid disfrutara de la Casa de Campo. Fuera una
cosa que disfrutaba nada más el rey y la nobleza, y pasó al pueblo de Madrid. Ya
podía venir uno, si vivías en Vallecas como si vivías en Embajadores, aquí podías
venir. Claro, a partir de entonces esto estaba muy bonito. Estaba salvaje, mucha
agua, muchos animales. Muchos conejos. Había millones de conejos (Manuel)".

Cuenta Nesi:
"El uno de mayo de 1932 venía aquí a la Casa de Campo, con toda la familia, había
muchisma gente. Claro, íbamos entonces a la zona del Lago, a Batán porque íbamos
la mayoría andado. Y luego, algún domingo porque los sábados entonces tenías que
trabajar. Pero nos duró poco, luego después de la guerra ibas y todo lleno de
trincheras, minas y granadas."

Nuevos usos: retos para el paisaje tradicional


Si antes hablaba de un grupo poco homogéneo y poco visible como tal para los
demás, como es el caso de los parados o personas con exceso de tiempo libre
por falta de trabajos estables, ahora me gustaría centrar la atención en los
colectivos de inmigrantes. La comprensión y con ella el uso del espacio verde,
varía según el contexto cultural. La multiculturalidad cada vez más grande en las
ciudades, impone re-pensar las funciones actuales de los espacios públicos, que
a la vez pueden dar una posibilidad para encontrar un hueco para aquellos
componentes de la vida urbana, que han elegido vivir en una determinada
sociedad, sea de forma temporal o sea para plantease aquí una nueva vida
digna.
15

En la investigación presente sobre el terreno de la Casa de Campo se puede


observar un ejemplo de aprovechamiento de terreno en este sentido; es el caso
del encuentro de un ya importante grupo de ecuatorianos, que se establecieron
hace aproximadamente dos años en la zona situada entre la Puerta de las
Moreras y el Puente de los Franceses que figura como el Cerro de Canteras
según el mapa del parque. El sitio cuenta con una llanura enorme que se utilizó
en su momento como campo de fútbol, de lo cual tan testimonio dos viejas
porterías oxidadas. Cuando el grupo inició su asentamiento en aquel lugar,
rodeaban el campo de fútbol tres merenderos, cada uno equipado con una
pequeña papelera. El terreno fue utilizado mayoritariamente por los vecinos de la
Ribera del Manzanares que lo frecuentaron como lugar de paso, atravesándolo
haciendo footing o montando en bicicleta.
El mapa oficial del parque no le presta ninguna atención figura como paisaje
fuera de la zona con infraestructuras. Y como nadie lo reclamaba, el sitio era
ideal para establecer los encuentros de fin de semana, los que conlleva
compartir comida, juego y charla entre familiares y amigos. Como particularidad
respeto a los demás grupos que viven sus mundillos en la Casa de Campo, se
puede decir que en este grupo se añade a la "amistad emocional" que les une,
también una segunda clase de amistad, la "amistad instrumental"". En contaste
con la amistad emocional" en la que la relación se limita a la díada en ella
involucrada, en la amistad instrumental, cada miembro del grupo "actúa como
potencial eslabón de conexión con otras personas del exterior para sobrepasar
de este modo barreras sociales (Wolf: 1999,30)". Significa que un objetivo
prioritario en este tipo de amistad constituye el acceso a recursos, en este caso
concreto, acceso a puestos de trabajo, vivienda, etc., como veremos más
adelante. Corre la voz sobre posibilidades de empleo y convivencia en los
diversos pisos de paisanos y el grupo ha desarrollado un sistema de información.
Aunque parece a primera vista un lugar bastante apartado de los accesos
directos, entre ellos las dos bocas del metro (Lago, Batán), el grupo hace uso de
un acceso indirecto (poco conocido), pasando por una pequeña pasarela que
une la parada final de las líneas 75 y 41 de la EMT con la Casa de Campo. A lo
largo del año u medio de estudio, pude observar un crecimiento un llamativo
número compaginado con una mejora notable en la transmisión de información.
En el verano del año 2001 el "correr la voz" era sustituido por pequeños carteles,
donde uno podía informarse desde de las demandas de empleo doméstico,
hasta de los objetos perdidos. La cantidad de participantes alcanzó en los meses
16

calurosos del verano, las 200 personas. Los encuentros en sí no han causado
hasta el momento grandes problemas, dado que, aunque se trata de un grupo
notable, los ecuatorianos no suelen causar trastornos en sus entradas y salidas
del lugar. Quizá la imagen del mega-picnic en mitad de la nada pueda provocar
una sensación extraña. Como es normal, la dotación de cubos de basura no era
suficiente y así los vecinos, junto a los usuarios "de toda la vida" se enojaban por
la cantidad de residuos que permanecían los lunes en aquel lugar. Mientras
tanto los responsables de limpieza reaccionaron colocando dos grandes
contenedores para hacer frente al reto del fin de semana. Creo que en este
caso, las estrategias de ocupación por parte del colectivo inmigrante y las
estrategias de reacción a través del Departamento de Parques y Jardines del
Ayuntamiento de forma poco burocrática y rápida es un buen ejemplo de los
"nuevos usos" que no siempre tienen que producirse de manera conflictiva.

BIBLIOGRAFÍA CITADA.

BENDER, Barbara, 1993,."Landscape - Meaning and Action" en Landscape:


Politics and Perseptives, B. Bender (Ed.) London

BERTAUX, Daniel y Isabelle BERTAUX-WIAME, 1985, "Autobiographische


Erinnerung und kollektives Gedächtnis" en: NIETHAMMER, Lutz (Ed.):1985,
Lebenserfahrung und kollektives Gedächtnis.: Frankfurt am Main

BOHNET, I., BRUNS, D. y IPSEN, D., 1999, "Landscape dynamics en Germany"


en Thema, 4.Jg., Heft 2, 1999, pp1-15 (http://theo.tu-
cottbus.de/wolke/eng/Subjects/992/Ipsen/ipsen.html

DINNEBIER, Antonia, 2000 , Zur Zukunft der ästhetischen Landschaft" en:


Thema, 4.Jg., Heft 2, Febero 2000, pp1-15 (http://theo.tu-
cottbus.de/wolke/deu/Themen/992/Dinnebier/diennebier.html

FOUCAULT, Michel, 1996, .Von der Subversion des Wissens. : Fischer


Wissenschaft, Frankfurt am Main

GOFFMAN; Erving, 1975, Stigma. Über Techniken der Bewältigung beschädigter


Identität. Fischer Wissenschaft, Frankfurt am Main
17

GRIMM-PRETNER, Dagmar, 1999,”Öffentliche Freiräume in Wiener


Gründerzeitgebieten – Potentiale und Perspektiven” en: Perspektiven, Cuarderno
1, pp 50-53

HAHN, Achim, 2000, "Die Lesbarkeitder Landschaft" en: Thema, 4.Jg., Heft 2,
Febero 2000, pp1-12 (http://theo.tu-cottbus.de/wolke/deu/Themen/992/Hahn.html

HANNERZ, Ulf, 1986, Exploración de la cuidad, Madrid

NAIPAUL, V.S., 1987, The enigma of Arrival, London

ROTENBERG; Robert, 1996, Landscape and Power in Vienna: John Hopkins


University Press, London

1999, "Gardens of Discovery" en: Setha M. Low (Ed.) Theorizing the City: Rutgers
University Press, New Brunswick, New Jersey and London

WOLF, Eric, 1999, "Relaciones de parentesco; de amistad y de patronazgo en las


sociedades complejas" pp 19-40 en: BANTON, Michael (Comp.): Antropología Social
de las Sociedades complejas. Madrid: Alianza Editorial

WOLFRUM, Sophie, 2000, "Landschaft als Element des Urbanen" en: Thema,
4.Jg., Heft 2, febrero 2000, pp1-16 (http://theo.tu-cottbus.de/wolke/x-
positionen/Wolfrum/wolfrum.html