Está en la página 1de 7

TAMMUZ Y EL SÁBADO LUNAR.

por Nehemia
Gordon.(No es para debates, por favor)
28 de febrero de 2015 a las 4:35
Traducido y condensado por Daniel ben Immanuel
Derechos Reservados 2014
[Esta plática fue presentada en su despedida de la China, en los primeros días de Julio.]
Shalom amigos. Hoy les quiero hablar sobre Tammuz y el Sábado Lunar. Para los que no han leído
lo que escribí al publicar el pasado reportaje de la luna nueva, acerca de Tammuz, les recomiendo
que lo lean.
Bien, pero ¿qué tiene que ver Tammuz con el sábado lunar? Existen unas
personas que proponen una idea sobre el llamado “Sábado Lunar”. Les explico de que trata eso,
por si no están enterados. Constantemente recibo mensajes electrónicas de esas personas. Me
dicen: “¿Viste que tal día fue Luna Nueva, cierto? Eso significa que al séptimo día de esa vista será
el Shabbat (Sábado), ¿no?” Y yo les respondo que no; que la luna nueva no tiene nada que ver con
el Shabbat. Pero yo sé de dónde sacan esa idea.
La mayoría de ellos (si no son todos) eran cristianos en el pasado. Y se ponen a pensar “pues bien,
el domingo es el ‘día del sol’ (del paganismo antiguo) y no debemos adorar el día domingo, porque
antes adoraban en ese día, y luego se cambiaron al Shabbat. Y más adelante alguien llega y les dice:
“pero esperen, dejaron el domingo porque era el día de adorar al sol, pero...... la Enciclopedia Judía
dice que originalmente el Sábado dependía de la luna.” Y es cierto [que la EJ lo dice].
La Enciclopedia Judía fue publicada aproximadamente en el año 1901 o 1904, y en uno de los
pasajes dice que aún hoy el mes depende de la luna y que el Shabbat originalmente dependía de la
luna. Siguen diciendo (los proponentes del sábado lunar): “Pues veamos lo que tenemos: los judíos
libremente admiten que el Sábado originalmente dependía de la luna.”
Pero mi pregunta siempre es: Pero ¿cuál es la fuente de lo que dice la EJ? La misma EJ nos dice de
dónde lo sacan. Y cuando uno lee el contexto del artículo sobre Shabbat, uno se da cuenta de dónde
lo sacan. El artículo nos da la información bíblica sobre eso, y luego la información del Talmud y de
la tradición judía, y luego presenta lo que la EJ llama la opinión “crítica”.
¿Qué es esa opinión crítica en la historia?
La opinión crítica básicamente significa “No me importa lo que la gente dice, yo voy a presentar
una explicación humanística y secular.” ¿Qué quiero decir con eso? Si yo le dijera que Elohim creó
el mundo en seis días y descansó el séptimo día, y que fue hace unos seis mil años, o si yo fuera un
creacionista de mundo viejo, diría: la Tierra fue creada en seis períodos y que cada período duró
billones de años... (Esto no lo sabemos de la Biblia)... y que luego Elohim descansó durante el
séptimo período.... y que creó el mundo a través de dicho proceso de evolución... y de hecho las dos
son ideas que escucho decir a los judíos. Y podemos hablar de eso en otra ocasión. Las dos
opiniones son bíblicas.
Uno puede no estar de acuerdo con la segunda o aún con la primera.... Pero la opinión crítica diría
que “cuando la gente era cazadora y recogedora, e ignorante, solía decir que el mundo fue creado
por Elohim, pero ahora estamos más informados y sabemos que la explicación es puramente
naturalista.” Eso es lo que queremos decir con eso de la “opinión crítica.” Pues bien, yo soy una
persona de fe y no acepto opiniones críticas.
Me gusta escuchar lo que dicen, y a veces tienen percepción profunda.
Pero en el fondo se basan en la idea de que no existe Elohim y que Elohim no tiene nada que ver
con el universo. Eso no lo puedo aceptar.
Así que miremos lo que dice la Enciclopedia Judía sobre esto. Ella misma la llama “opinión crítica”.
He aquí el problema: La EJ ya no está amparada por “derechos de autor,” y ahora se le encuentra
en la Internet. Las enciclopedias más actualizadas, como la EJ de 1971, todavía tienen derechos
reservados, y no se puede disponer de ello a menos de que uno sea dueño de un ejemplar o de un
CD, no podrá saber lo que dice, incluso las opiniones críticas contenidas. Porque aún los estudios
críticos han abandonado esa opinión y aseguran que esa idea [la del sábado lunar] es ridícula. Pero
eso era lo que la gente pensaba en el año 1904.
En primer lugar dice: “Probablemente de origen lunar,” refiriéndose a los días de la semana - el
ciclo semanal. Dice: “Opinión crítica: el origen del Sábado, así como el significado verdadero del
nombre, no está claro.” En otras palabras, “no sabemos, así que ahora vamos a inventarnos un
cuento.” Dicen ellos: “Los pasajes bíblicos más antiguos que lo mencionan, presuponen su
existencia anterior. Un análisis de todas la referencias al respecto en la Biblia, lo hace claro que la
práctica no era generalizada ni enteramente espontánea en el Israel preexílico ni en el postexílico
[antes y después del exilio]” (en otras palabras que los israelitas pecaron y no siempre guardaban
el Shabbat).
Y luego presentan su teoría: “Probablemente estaba relacionado (noten que dicen
“probablemente”) de alguna manera con el culto a la luna, según la mención frecuente de los
festivales del Sábado y la luna nueva en las mismas frases.” En otras palabras, se inventaron esa
teoría, y la teoría que se inventaron es la de que [supuestamente] el Shabbat tenía algo que ver con
la luna nueva. Ahora bien, ¿por qué se inventaron esa teoría? Si uno lee los pasajes bíblicos que
ellos citan, el Shabbat está relacionado con la creación. Claro que según los críticos, Elohim no
tiene nada que ver con la creación. En la mente de ellos, Elohim ni existe. Y por eso, ellos se ven
obligados a dar una explicación naturalista. Y ¿cuál es su explicación naturalista? Que tiene algo
que ver con el ciclo mensual. Ellos dicen: “La luna tiene cuatro fases, y el mes tiene
aproximadamente 28 días; y la luna parece detenerse cada siete días; días en los cuales
descansaban y se consideraban tabú...” Una serie de babosadas que nada tienen que ver con la
Biblia, y que más bien tienen que ver con la religión de Babilonia. De hecho, ellos relacionan todo
eso con la religión de Babilonia en el resto del pasaje.
Así que la verdad es que judíos seculares (no creyentes) de los siglos 19 y 20 fueron los que se
inventaron ese cuento. Me enseñaron en la Universidad Hebrea que en el siglo 19 hallaron
millones de documentos de Babilonia, la mayoría de los cuales se encuentran hoy día en el Museo
Británico y en Alemania. Empezaron a traducir esos documentos. Luego hubo un período en los
estudios bíblicos seculares llamado Bibel und Babel (en alemán). En castellano eso significa Biblia
y Babilonia. En esos estudios intentaron relacionar todo lo bíblico con algo en Babilonia. Y durante
ese período a finales del siglo 19 y principios del 20, si alguien quería escribir un tratado sobre la
Biblia, se suponía que tendrían que relacionarlo con Babilonia. Hoy día los estudios consideran eso
algo pueril y que ‘¡no todo viene de Babilonia!’ Las relaciones aludidas eran muy tenues y la
supuesta conexión entre la luna y el sábado carece de evidencia. Era mera especulación.
El problema con los sabatistas lunares (ex-cristianos en su mayoría) es que están leyendo aquella
vista crítica, pero no la consideran de manera crítica. Dicen ellos: “Mira, los judíos lo admiten.”
Pero ¿cuáles judíos son esos? ¡Son judíos que no creen en la Biblia! Y están presentando una teoría.
No es hecho histórico.
Ahora bien, comparemos eso con Tammuz. Recordemos que el mes bíblico posteriormente fue
llamado Tammuz. Originalmente no era así. Con seguridad, la Enciclopedia Judía confirmará esto.
Pero lo único que yo tengo que hacer es abrir la Biblia a Levítico 23, y leer lo que dice sobre los
meses. Aquí no hay teorías. Ahí vemos con claridad que los meses no tienen nombres. Por ejemplo
en el vers 5 dice que “en el primer mes” (que podría ser traducido ‘en la primera luna nueva) en el
día 14 del mes (o de la luna nueva).... nos habla de una de las fiestas bíblicas. En otro lugar, la
Toráh menciona el “mes del Abib.” Pero aunque se diga que ese es nombre del mes primero (más
bien es una descripción del mes), los demás meses no tienen nombre. Luego, en el vers. 24, dice
“Ba jodesh
jash’vií - en el mes séptimo, el primero del mes...” Como verá, los meses tienen nombres, ¡pero los
nombres son números! Son los números de los meses. Así que, veamos los que tenemos en la
Toráh. Por ejemplo, en Génesis 7:11 tenemos “Ba jodesh jashení” - “en el segundo mes”. En la era
moderna, los judíos lo llaman “Iyar”. ¿De dónde viene ese nombre de Iyar? El Talmud Babilonio
nos dice algo que no es conspiración judía, ni es de la EJ de 1904.
Se trata del Talmud, que fue escrito hace más de 1500 años. Éste nos dice que: “Los nombres de los
meses vienen de Babilonia.” Nadie disputa eso. Y cualquier rabino entendido les dirá lo mismo. No
aparecen en la Biblia. Son los nombres que les pusieron en Babilonia. Eso es bien sabido.
En Génesis 8:4 dice: “En el séptimo mes.” Gen. 8:5 - “En el décimo mes...” etc.
Los meses eran numerados. Donde empezó a cambiar eso fue después del Exilio a Babilonia.
Entonces se empiezan a ver nombres para los meses. En realidad no fueron los Rabinos que se
inventaron los nombres. De hecho, aparecen algunos en los libros escritos después del Exilio. Por
ejemplo, en Zacarías 1:7 tenemos “el mes de Shevat”. Y ¿qué es esto? Resulta que algunos no sabían
qué mes era ese, y por eso el mismo profeta explica que es el mes once. Ahora bien, algunos de los
profetas postexílicos siguieron escribiendo los meses con números. [Pero Zacarías mencionó los
dos nombres para que los lectores supieran a qué mes se refería.]
Zac.7:1 dice: “el mes nueve... en Kislev”. Ahí nos menciona la fecha de dos maneras: la de la Torah y
la de Babilonia. Podríamos mencionar más sobre eso, pero sigamos a otro asunto. Me parece que si
buscamos en todas las Escrituras encontraremos todos los nombres babilonios de los meses, con
la excepción de Tammuz. Ese nombre nunca lo encontraremos como nombre de algún mes. El
nombre bíblico es “ja jodesh jarevií” “el mes cuarto”.
Pues bien, las personas que dicen (en inglés) que Saturday (Sábado en inglés) “es el día de
Saturno,” alegan que leyeron eso en la EJ. Y ¿cuáles eran los nombres bíblicos de los días? Acaso
eran “domingo, lunes, martes, etc?”
Les contaré una historia relacionada. En marzo o abril de este año (2014) viajé a Israel, y el viernes
en la noche fui a casa de mi madre para tomar la cena de Shabbat. Mi sobrina Aviva estaba ahí.
¡Aviva es tan simpática! Yo no la había visto en dos años. ¡Ella ha crecido tanto! Le dije: “Aviva,
¿qué edad tienes?
Ahora bien, ella nació en Israel y habla hebreo e inglés perfectamente. No tiene acento, digámoslo
así. Ella me respondió: “Eh, tengo casi diez años.” Y le dije, “entonces tienes nueve.” Me dice, “No.
¡Tengo casi diez!” Entonces dije, “Así que si tienes casi diez, significa que todavía tienes nueve.”
“No, ¡tengo casi diez!” “Y ¿cuándo cumplirás diez años?” “Eh... en tres meses.” “Así que aún tienes
nueve por tres meses más.” “No ¡Tengo casi diez!”
¡Es simpatiquísima! Entonces ella me preguntó, “¿Cuándo llegaste?” Le dije que el lunes. Me dice:
“Y, ¿cuando es eso?” Le digo (confundido), “¿cómo que cuándo es eso? Es lunes. Un día de la
semana.” Me dijo: ̈ No conozco ese día.” (Sorprendido) le dije: “¿no sabes cuándo es lunes?” Me dijo
“No.” Luego contando con los dedos empieza a decir, “Bueno, sé que el primero es domingo.”
Levantando el segundo dedo dijo: “Ése no me lo sé.” Con el tercer dedo dijo “conozco el martes.”
Luego con el cuarto dijo “ése no lo conozco.” (5°) “Ese no, (6°) este es viernes y luego sábado. Así
que su inglés es perfecto, pero no se sabe todos los días de la semana. Sólo se sabe 4 de los
nombres.
Le dije: “Viva, ¿te sabes los nombres de los días en hebreo? Me dice: “Claro que sí!” Y empezó a
contar con los dedos: “Rishón, Shení, Shlishí, Revií, Jamishí, Shishí, Shabbát.” Ella ni idea tiene que
lunes es el día de la luna. Sólo sabe que se llama Shení. Se sabe que el primero es “Sunday” porque
está aprendiendo inglés de los padres. Pero, un natural de Israel sabe que son Primero, Segundo,
Tercero, etc. ¡No tienen nada que ver con Saturno! Lo interesante es que hace años busqué por
curioso ¿de dónde habíamos sacado estos nombres para los días de la semana, relacionados con
los signos paganos astrológicos? El día del sol (Sunday), el día de la luna, etc. Y lo que sucedió fue
que hay cinco planetas que se pueden observar con la vista natural, y esos son: Marte, Mercurio,
Júpiter, Venus, y Saturno. Los demás no se pueden ver con el ojo desnudo. O sea que tenemos esos
cinco planetas además del sol y la luna. (Siete astros y siete días.) Entonces, cuando se introdujo a
Roma la idea de los días de la semana, los romanos dijeron: “Espera, tenemos esta idea judía de las
semanas...” Y los romanos admiten que la idea (de los siete días) es de los judíos. “Tenemos que
relacionar eso de alguna manera. Tiene que haber algún cuerpo astrológico que gobierna cada día
de la semana.” Y así adoptaron los cinco planetas mas el sol y la luna, y dijeron “este es el día del
sol, el día de la luna.....” Y los días modernos de la semana son los mismos de los romanos, hasta el
día de hoy. No han cambiado en 2000 años. Pero para los judíos siempre fueron Rishón, Shení, etc.
Claro que al investigarlo, encontré que existieron judíos que creían en la
astrología y estos sí le asignaron cuerpos astrológicos a los días de la semana. Un día para cada
signo astrológico. Pero, ¿cuál fue el día al que le pusieron el nombre de Saturno? No fue sábado,
¡¡sino que fue miércoles!! ¿Por qué lo hicieron así? No sé, sólo que eran supersticiosos. ¿Qué
importa? Lo que importa es que el día de Saturno en la astrología judía era miércoles. No importa
cuál de los cuerpos según ellos gobernaba Shabbat. El asunto es que el Shabbat realmente no tiene
absoluto que ver con esos nombres paganos. [De hecho, el castellano adoptó el nombre hebreo de
ese día, al llamarlo sábado, y no “Saturnio” ni cosa parecida.] Y el mes cuarto tampoco tiene nada
que ver con Tammuz. Eso le fue impuesto mucho más tarde. Y los rabinos mismos admiten que eso
vino de Babilonia, y los días de la semana originaron en Roma. Pero antes de la influencia de Roma,
y hasta el día de hoy, en hebreo siguen siendo Primer Día, Segundo Día, Tercer Día, etc...
Usted me podría decir que mi sobrina Aviva es israelí moderna, y que tal vez fueron los judíos
antiguos que cambiaron eso y estaban adorando el día de Saturno. Pero lo interesante es que entre
las oraciones judías ortodoxas hay 7 Salmos, uno para cada día de la semana. ¿De dónde sacaron
eso?
Pues bien, sabemos que el Salmo del Día Séptimo es el Salmo 92, el cual empieza:
“Salmo cantado para el Día de Shabbat.” Es de la Biblia, en el Tanáj. Y ¿cuáles son los Salmos para
los demás días? Está el 24 para Yom Rishón (domingo), Salmo 48 para el Segundo Día, Salmo 82
para el Tercer Día, Salmo 94:1-95:3 para el Cuarto Día (originalmente era un solo Salmo), Salmo
81 para el Día Quinto (que llaman jueves por Júpiter), y Salmo 93 para el Día Sexto. Todo eso está
en el Siddur rabanita. Y la versión griega de las Escrituras (la de los Setenta) confirma el uso
antiguo de esos Salmos para esos días de la semana. Y aunque no es mandamiento, es una
costumbre muy antigua de los judíos.
Luego, si alguien dice que estamos adorando en el Día “Saturday” el día de Saturno, uno tiene que
decirles que no. El séptimo día de la semana es Shabbat, y no tiene absolutamente nada que ver
con Saturno. Esa idea sólo aparece en la mente romana y gentil. Es muy sencillo, los nombres de
los días de la semana hebrea siempre han sido los números del uno al seis y luego Shabbat.
Lo último que quiero mencionar es esto: Algunos dicen, “Mire, en la Biblia
aparecen 4 meses con nombres hebreos.” Bueno, si alguno quiere insistir que al primer mes del
año se le llama “Jodesh Aviv,” está bien, se lo acepto. Pero miremos a 1Reyes 6:38, donde dice: “En
el año undécimo, en el mes de Bul, que es el octavo mes... el Templo fue acabado.”
Ahí tenemos un mes con nombre hebreo: el mes de Bul. Pero nótese que ahí aparecen dos nombres
para el mismo mes. El mes de Bul y el mes octavo. El que escribió eso aún guardaba la idea de que
era el mes octavo. Luego, ¿de dónde sacó Bul? Hoy día sabemos bien de dónde lo sacó. Bul es el
nombre del octavo mes del calendario canaanita (cananeo). Hay otros dos nombres de meses
canaanitas (cananeos) en las Escrituras. El segundo es Etanim - el séptimo mes (1Reyes 8:2). Y el
tercero es Ziv - el segundo mes - (1Reyes 6:1). Los tres se encuentran en una porción reducida de
1Reyes 6 y 8.
¿Por qué es que los tres meses canaanitas aparecen ahí en esos dos capítulos de 1Reyes? Salomón
construyó el Templo. ¿Quién le ayudó en la construcción? Un Rey llamado Hiram Mitsoj - Hiram de
Tiro. Hiram era canaanita. En este contexto que habla de la colaboración entre los reyes Salomón e
Hiram, de repente se presentan tres nombres de meses. Y ¿por qué escribirían así? Podríamos
mencionar muchas razones, pero lo esencial del caso es que estaban colaborando con canaanitas, y
en ese contexto, tal vez los canaanitas estarían leyendo la historia. Y por eso no podían escribir
apenas el mes octavo, por ejemplo.
Querían que los canaanitas pudieran entenderlo. Además, los canaanitas sabían leer hebreo. El
idioma canaanita es 90% idéntico al hebreo. La diferencia es como entre el castellano y el
portugués (o posiblemente entre el castellano y el catalán). Cualquier bachiller israelí podría
aprender a leer canaanita en una hora. Cuando los canaanitas que ayudaron en la construcción
leyeran esas palabras, se sentirían incluidos en la historia. Pero no me diga que aparecen tres
nombres hebreos de meses en la Biblia. Son nombres canaanitas. En un caso se podría decir que
eran relacionados, porque la lengua canaanita es un dialecto de hebreo.
Pero no son nombres israelitas. En hebreo (israelita) el mes octavo es el Mes Octavo (JaJódesh
JaSheminí). Y sencillamente tienen números en hebreo. No tienen nombres.
Brevemente mencionaré el Shmita. Shmita es el ciclo sabático. ¿Cuándo es el Shmita? La respuesta
correcta es que no lo sabemos. El ciclo de Shmita es lo contrario del ciclo semanal. Shmita es el
ciclo de siete años. El sábado anual es cada séptimo año, pero ignoramos cuándo es. El ciclo se
perdió en la historia.
Pero el ciclo semanal de días no se ha perdido. Si uno visita comunidades judías que tienen miles
de años de existencia, por ejemplo en la China, en Yemen, en Marruecos, en Lituania, en Alemania,
todos guardan el mismo día. A propósito, los judíos han vivido en Alemania desde antes de llegar
los alemanes mismos. Y verá que todas esas comunidades judías que han estado ahí por más de mil
años, algunos por dos mil años, (los de Irak han vivido ahí desde la época del exilio, y apenas
llegaron a Israel en el año 1956, cuando fueron expulsados de ese país), y los que se fueron a
Egipto (mencionado por Jeremías) - ¡TODAS esas comunidades judías tienen el mismo (séptimo)
día de la semana!
Alguien podría decir que eso es por tradición. Y claro que sí. Pero es una
tradición universal. No es tradición de una comunidad judía en particular. No es que la comunidad
de tal lugar tiene tal día y que la de Etiopía tiene otro día, y los judíos de la India tienen otro día.
NO, todos los judíos han conservado los mismos días de la semana. Todos tienen los mismos:
Rishón, Shení, Shlishí, Revií, Jamishí, Shishí y Shabbat. Es decir, Primero, Segundo, Tercero, Cuarto,
Quinto, Sexto y Shabbat. Y el Shabbat es el mismo en cualquier parte del mundo judío.
Alguno dirá: “Tal vez los judíos se reunieron y conspiraron en una conferencia en 1542...” o en
alguna otra fecha inventada. ¡Pero hasta los gentiles (los no judíos) han conservado los mismos
días de la semana! Incluso ¡hasta los católicos (que guardan el domingo) saben que el Sábado es el
séptimo día de la semana!! Ellos recuerdan que así es. Y saben que el domingo, cuando celebran la
misa es el PRIMER día de la semana. ¡Se jactan de ello! Ellos mismos han conservado ese
conocimiento. Los protestantes también han conservado ese conocimiento.
La Iglesia Griega Ortodoxa lo ha conservado. Hasta los mismos musulmanes han conservado ese
conocimiento. Los musulmanes guardan como día sagrado el viernes y lo llaman “Yom el-Jumaa”,
que significa Día de Reunión. Pero al séptimo día de la semana ellos lo llaman “Yom el-Sabt” que es
la traducción árabe del hebreo “Yom jaShabbat. Así que todos esos grupos diferentes, que ni se
tratan, ni se aguantan unos a otros, y no se confían entre sí, todos han conservado el mismo ciclo
semanal. Claro que no hacen culto el mismo día, porque tienen sus propias costumbres.
Pero todos recuerdan que el séptimo día de la semana es Sábado, lo que los romanos llamaban el
Día de Saturno y los judíos llaman Yom jaShabbat. O sea que esto no puede ser un complot.
[En varias lenguas del mundo se ha conservado el mismo nombre del Shabbat, como por ejemplo
en castellano es Sábado, en portugués, gallego, tagalo y cebuano también, en italiano y griego es
Sábato en catalán es Dissabte, en croata es Subota, en serbio, ruso, belaruso, bosnio, búlgaro, y
checo también, en francés es Sámedi y en creole es Samdi, en húngaro es Szombat, en indonesio y
malayo es Sabtu, en macedonio es Sabota, en polaco, eslovenio y eslovaco es Sobota, en rumano es
Sambata, etc.]
En las fuentes judías de la historia encontramos que el Shabbat siempre ha sido el mismo día de la
semana. Eso nunca se pone en duda. La EJ puede presentar teorías, pero nunca disputa la historia.
Siempre ha sido Shabbat, el séptimo día de la semana, un ciclo perpetuo de siete días que no tiene
nada que ver con la luna.
Hasta hace unos pocos años, cuando apareció este grupo que usa el argumento de los críticos,
nunca se dudaba de que cada sábado fuese el Shabbat. Es obvio de todas las fuentes que siempre
ha sido así, y que los comentarios de los críticos son inventos sin apoyo alguno en la literatura, en
la historia, o en la tradición. Del año sabático no hay seguridad, pero gracias a YHWH, el día del
Shabbat siempre ha sido conservado hasta el día de hoy.
www.unafe.com.ar