Está en la página 1de 3

HORA SANTA VOCACIONAL

Pange Lingua

Exposición del Santísimo Sacramento

Guía: En esta adoración vamos a rezar de un modo especial por los sacerdotes y por el aumento y
perseverancia de las vocaciones sacerdotales. Alabemos a Dios que nos ha reunido para que como
Iglesia lo adoremos y le pidamos por esta intención.

Escuchemos la palabra de Dios

Del santo Evangelio según san Mateo 28, 16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea y subieron al monte en el que Jesús los había
citado. Al ver a Jesús, se postraron, aunque algunos titubeaban. Entonces, Jesús se acercó a ellos y les
dijo: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y enseñen a todas las
naciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándolas a
cumplir todo cuanto yo les he mandado; y sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin
del mundo». Palabra del Señor.

Breve silencio

Canto vocacional

Reflexión: He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mt 28, 20) ¡No
tengan miedo!… Abran, aún más abran de par en par las puertas a Cristo. Dice san Juan Pablo II: “…
¡No tengan miedo! Cristo conoce «lo que hay dentro del hombre». ¡Sólo Él lo conoce! Con frecuencia
el hombre actual no sabe lo que lleva dentro, en lo profundo de su ánimo, de su corazón. Muchas veces
se siente inseguro sobre el sentido de su vida en este mundo. Se siente invadido por la duda que se
transforma en desesperación. Permitamos que Cristo hable, pues ¡Sólo Él tiene palabras de vida, sí, de
vida eterna!

Breve silencio
Reflexión: He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo (Mt 28, 20)¿Acaso
no tenemos todos de algún modo miedo –si dejamos entrar a Cristo totalmente dentro de nosotros, si
nos abrimos totalmente a él–, ¿miedo de que él pueda quitarnos algo de nuestra vida? ¿Acaso no
tenemos miedo de renunciar a algo grande, único, que hace la vida más bella? ¿No corremos el riesgo
de encontrarnos luego en la angustia y vernos privados de la libertad? ¡No! quien deja entrar a Cristo
no pierde nada, nada –absolutamente nada– de lo que hace la vida libre, bella y grande. ¡No! Sólo con
esta amistad se abren las puertas de la vida. Sólo con esta amistad se abren realmente las grandes
potencialidades de la condición humana. Sólo con esta amistad experimentamos lo que es bello y lo
que nos libera.¡Por qué tener miedo de Cristo! Él no quita nada, y lo da todo. Quien se da a él, recibe el
ciento por uno y encuentra la verdadera vida”.

Breve silencio
Canto vocacional

Preces
Guía: Unidos a Jesús Buen Pastor, confiemos nuestras súplicas, para que la cosecha de operarios que
trabajen por el Reino sea abundante, diciendo: Jesús, Buen Pastor, escúchanos.

 Por la Iglesia de Dios, para que ore siempre como Cristo nos enseñó, rogando por trabajadores
para la cosecha. Oremos…
 Por los cristianos del mundo, para que con la oración, den seguridad y fortaleza a los sacerdotes
que atraviesan por horas de dificultad. Oremos…
 Para que los sacerdotes y consagrados anuncien con entusiasmo el Evangelio de Jesús en el
mundo. Oremos…
 Para que siempre haya corazones jóvenes que estén dispuestos a seguir la llamada de Dios y
dedicar su vida, como Jesús, los profetas y los apóstoles, al servicio de sus hermanos los
hombres, siendo testigos de esperanza. Oremos…
 Para que todos nosotros, comunidad cristiana, tomemos conciencia de que la vocación es fruto
de la gracia y oremos insistentemente al Señor pidiendo la abundancia de vocaciones que la
Iglesia necesita, recordando hoy, especialmente, las vocaciones a la vida sacerdotal. Oremos…
 Por nuestras comunidades parroquiales, grupos cristianos y centros educativos, para que entre
sus miembros se planteen la vocación sacerdotal como una necesidad de la Iglesia y como un
signo de madurez en la fe, que les lleve a poner su vida al servicio del Evangelio. Oremos…
 Por las familias cristianas, para que sean hogar donde puedan nacer futuras vocaciones para el
servicio de la Iglesia. Oremos…

Señor Jesús, buen Pastor concede a tu Iglesia hombres y mujeres dispuestos a escuchar el llamado a la
vida de entrega que asegura la auténtica felicidad, tu que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amen.
Breve silencio

Canto vocacional

Comunión espiritual

Guía: Para concluir este rato de adoración y oración rezamos juntos la oración por las
vocaciones.
Reserva del Santísimo

Tantum Ergo