Está en la página 1de 1

25 DE JULIO DE 1547 “FUNDACIÓN DE GUAYAQUIL”

La Fundación de Guayaquil fue un proceso de


conquista española en la actual región litoral de Ecuador,
con lo cual, después de varios traslados y conflictos con
pobladores nativos de culturas precolombinas, quedó
definitivamente fundada la ciudad de Santiago de
Guayaquil. La conquista se desarrolló entre 1534 y 1547,
durante la cual fue cambiando de nombre de acuerdo al
lugar de establecimiento, conservando el nombre de su
santo patrono.
El proceso fundacional ocurrió tras el ingreso de Diego de
Almagro a la serranía norte del antiguo Tahuantinsuyo de
los incas, enviado por Francisco Pizarro desde el Cuzco, con el objetivo de acelerar la colonización de estos
territorios y fortificarlos para contrarrestar la eventual invasión del adelantado Pedro de Alvarado, quien
venía desde América Central. Almagro fundó la ciudad de Santiago de Quito el 15 de agosto de 1534, cerca
de la actual localidad de Riobamba en Ecuador. Tras las negociaciones entre Almagro y Alvarado, la ciudad
de Santiago tuvo que ser trasladada a otro sitio, ya que no cumplía con los requisitos impuestos por el rey de
España en la Real Cédula expedida el 4 de mayo de aquel año, con lo cual se designó la salida de dos
expediciones.
La primera expedición tomó rumbo norte y fundó la villa de San Francisco de Quito el 6 de diciembre de ese
mismo año por Sebastián de Benalcázar. A mediados de 1535, salió la otra expedición con destino hacia el
litoral, sin embargo, tomaron rumbo sur de vuelta a Piura. Los nativos de la región fueron el principal
obstáculo del establecimiento de la ciudad, ya que opusieron resistencia varias veces ante la presencia de
los españoles. La población fundada por Benalcázar a finales de 1535 fue destruida por incendios
provocados por los chongos; luego su reconstrucción y traslado en manos de Hernando de
Zaera en 1536 también fue atacada en muchas ocasiones, dejando bajas importantes en la población;
después, en 1542 el capitán Francisco de Orellana ordenó y ejecutó el traslado de la ciudad a otro sector, sin
embargo, tras su salida se llevó consigo a varios soldados dejando desprotegida a la población, por lo
cual Diego de Urbina mudó nuevamente Santiago a otra ubicación. Los huancavilcas asolaron nuevamente a
los pobladores, quienes se vieron obligados en 1543 a trasladarse cerca del primer asentamiento de
Benalcázar. Por último, debido a las guerras civiles entre españoles, se decidió trasladarla definitivamente
en su actual ubicación al margen occidental del río Guayas.
El proceso de fundación de la ciudad inició el 15 de agosto de 1534 con el establecimiento de Santiago en la
serranía, la cual luego fue trasladada al litoral al año siguiente. En los años posteriores continuarían los
traslados de sectores dentro del área de la cuenca del Guayas. El proceso continuó hasta 1547, año en el
que queda asentada definitivamente Santiago de Guayaquil. Ya en el tiempo de la colonia española,
Guayaquil sufrió varios incendios, pestes y ataques piratas; tras los cuales, muchos documentos oficiales
históricos desaparecieron, se perdieron o fueron quemados. Poca información se logró recuperar hasta
nuestros días sobre los primeros años de la ciudad. No existe constancia de cuál es la verdadera fecha de
fundación de Guayaquil.
Durante mucho tiempo se festejó erróneamente las fiestas patronales al apóstol Santiago el Mayor (patrono
de España y Guayaquil) como la fecha de fundación. En 1929, el Concejo Municipal de la ciudad, motivado
por una solicitud de Carlos Matamoros Jara, director de la Biblioteca Municipal, encargó a varios
historiadores de la época, una investigación que permitiera definir la fecha en la que debía festejarse la
fundación.
La investigación estuvo a cargo de Modesto Chávez Franco, José Antonio Campos, Eleodoro Avilés, José
Gabriel Pino Roca y Pedro José Huerta. La comisión determinó que, tras la consulta a fuentes y documentos,
no se pudo determinar la fecha verdadera. Sin embargo, sugerían al ayuntamiento de la ciudad que siguiera
utilizando la fecha patronal de la ciudad; y, además, sugerían que al no poder contar con un año preciso, se
mantuviera el del asentamiento definitivo.
Desde la aprobación de esta disposición por parte del cabildo porteño, la fecha oficial adoptada es la del 25
de julio de 1535. Mientras que se considera como fundador definitivo a Francisco de Orellana.