Está en la página 1de 6

“AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO”

FACULTAD DE CIENCIAS CONTABLES, FINACIERAS Y ADMINISTRATIVAS

ESCUELA PROFESIONAL DE CONTABILIDAD

CURSO: DERECHO FINANCIERO

TEMA: “POTESTAD FINANCIERA Y POTESTAD TRIBUTARIA EN

EL PERÚ”

DOCENTE: WILLIAMS RODRIGUEZ SILVA

CICLO: IV - F

INTEGRANTES:

 LAVADO ZAVALA IRIS V.


 MUÑOZ ALVARADO JEFRI
 AVALOS OCHOA ALEJANDRA
 BARRIOS CANO MARÍA
POTESTAD FINANCIERA
I. DEFINICIÓN

Respecto a la potestad financiera no existe uniformidad sobre la estructura gramatical de

esta, debido a que también se le conoce como poder financiero, facultad financiera,

capacidad financiera. Igual sucede con el ámbito del concepto el cual por algunos se

limita solo a actos vinculados a la norma reguladora de las finanzas del Estado y otros

consideran que la potestad financiera abarca también el ámbito de la Administración de

las finanzas del Estado. Consideramos que la potestad financiera es la facultad que tiene

el Estado mediante sus órganos o entes competentes de crear, regular, modificar o

suprimir el marco normativo de las finanzas del Estado. Es una facultad por cuanto alude

a un ente o órgano del Estado que puede ejercer o no su derecho en base a los supuestos

siguientes: El crear que implica originar, hacer que nazca una norma en materia

financiera del Estado. Puede ser el regular que implica el detallar, especificar, o

estructurar el contenido de la norma creada. Además, puede modificar lo cual implica el

cambiar aspectos de la norma financiera anteriormente creada. Finalmente, el suprimir lo

cual implica el derogar todo o parte del contenido de una norma financiera del Estado.

La potestad financiera tiene una vinculación directa con la norma jurídica, lo cual nos

lleva a entender que sin la existencia de una norma jurídica no existe la materialización

de esta, aunque en si este presente de forma permanente en aquel ente o órgano del

Estado que la tiene. La potestad financiera tiene su expresión en diversas potestades

como la potestad crediticia, potestad patrimonial, potestad presupuestaria, pero la más

importante es a nuestro criterio la potestad tributaria.


POTESTAD TRIBUTARIA
I. DEFINICIÓN

Es aquella atribución reconocida en la Constitución y en el resto del ordenamiento

jurídico y que faculta al Estado y a los diferentes niveles del Estado para establecer

tributos.

La Constitución Política del Perú en su artículo 74º dispone que el Estado, al ejercer la

potestad tributaria, debe respetar los principios constitucionales de reserva de la ley,

igualdad, respeto de los derechos fundamentales de la persona y de no confiscatoriedad.

Asimismo, reconoce esta potestad tributaria a los Gobiernos Regionales y los Gobiernos

Locales para la creación de tasas y contribuciones dentro de su jurisdicción, la misma

que debe respetar los límites establecidos en la propia Constitución.

II. FUNDAMENTOS

Los fundamentos de la potestad tributaria de establecer tributos son tres:

a) Económico - Financiero: Necesidades financieras de los entes públicos para financiar

los gastos públicos.

b) Político – Social: Debe existir un poder político que exija los tributos ante la sociedad

civil.

c) Jurídico – Positivo: el derecho debe definir, por norma de rango constitucional, que

entes pueden ser titulares de la potestad tributaria, en que caso y con qué limites,

desarrollando posteriormente estas cuestiones mediante la ley.


III. PRINCIPIOS

Tal como señalamos anteriormente, el artículo 74º de la Constitución señala que el

Estado, al ejercer la potestad tributaria, debe respetar los principios de reserva de la ley,

y los de igualdad y respeto de los derechos fundamentales de la persona.

Adicionalmente, señala que ningún tributo puede tener carácter confiscatorio.

Por lo tanto, entendemos que la Potestad Tributaria de la que goza el Estado no es

ilimitada, sino que la misma debe ejercerse en armonía con los principios tributarios

antes mencionados, según exponemos a continuación:

a) Principio de Reserva de Ley

El Principio de Reserva de Ley se traduce en la obligación que tiene el Estado de crear

tributos sólo por ley o norma con rango de Ley. En igual medida, mediante una norma

con tal jerarquía normativa se crearán también los elementos constitutivos de la

obligación tributaria, tales como: el acreedor de la obligación tributaria, el deudor

tributario, el hecho generador de la obligación tributaria, la base imponible y la tasa del

impuesto.

b) Principio de No Confiscatoriedad

Este principio informa y limita el ejercicio de la Potestad Tributaria del Estado y, como

tal, constituye un mecanismo de defensa de ciertos derechos constitucionales,

empezando, desde luego, por el derecho de la propiedad, ya que evita que la ley

tributaria pueda afectar irrazonable y desproporcionadamente la esfera patrimonial de las

personas.
Este principio es un parámetro de observancia obligatoria que nuestra Constitución

impone a los órganos que ejercen la potestad tributaria al momento de fijar la base

imponible y la tasa del impuesto. En ese sentido, el cumplimiento del principio de No

Confiscatoriedad supone la necesidad de que, al momento de establecerse o crearse un

tributo, con su correspondiente tasa, el órgano con capacidad para ejercer dicha potestad

respete exigencias mínimas derivadas de los principios de razonabilidad y

proporcionalidad.

Por lo anterior, podemos inferir que un tributo será confiscatorio en la medida que el

mismo absorba una parte importante del capital del contribuyente o de la fuente que

genera sus ingresos.

c) Principio de Igualdad

El Principio de No Confiscatoriedad se encuentra directamente relacionado con el

Principio de Igualdad en materia tributaria o, lo que es el mismo, con el Principio de

Capacidad Contributiva. Según el principio de igualdad, el reparto de los tributos ha de

realizarse de forma tal que se trate igual a los iguales y desigual a los desiguales, por lo

que las cargas tributarias han de recaer, en principio, donde exista manifestación de

riqueza que pueda ser gravada, lo que evidentemente implica que se tenga en

consideración la capacidad personal o patrimonial de los contribuyentes.

En resumen, según este principio la carga económica soportada por el contribuyente

debe guardar relación con la capacidad contributiva del mismo.


d) Respeto por los derechos fundamentales de la persona

La Constitución reconoce este derecho como un principio que limita la potestad

tributaria, por cuanto dicha potestad debe ser ejercitada respetando los derechos

fundamentales de la persona. En ningún momento una norma tributaria debe transgredir

los derechos de los que goza la persona.

Así, por ejemplo, la Potestad Tributaria debe ejercerse respetando el derecho a la reserva

tributaria, el derecho a la inviolabilidad de las comunicaciones, el derecho de propiedad

entre otros derechos inherentes a la persona reconocidos por nuestra Constitución.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Gorospe, J. (2012). Derecho financiero y tributario: parte general, esquemas y

resúmenes, (2a. ed.). Recuperado de

http://site.ebrary.com/lib/bibliocauladechsp/reader.action?docID=10820589&p00=potest

ad+tributaria&ppg=10