Está en la página 1de 5

Trabajo practico sobre mercado

1.- A que llamamos competencia monopolística

La competencia monopolística o monopólica es la situación de mercado; en la que existen


muchas empresas, cada una de las cuales produce un bien que se diferencia del de las
demás. Por lo tanto, las diversas empresas tienen cierto poder para establecer los
precios.

Esta diferenciación de productos hace que estas empresas gocen de cierto poder de
mercado en relación con sus productos, tengan cierto margen de maniobra a la hora de
fijar sus precios y no sean meramente “precio-aceptantes”.

Este tipo de mercado se parece a la competencia perfecta en tres aspectos:

1. Hay muchas empresas vendedoras y compradores.


2. Las empresas consideran dados los precios de los demás. La diferencia se halla
en que en la competencia perfecta los productos son idénticos, mientras que en la
competencia monopolística están diferenciados.
3. Hay libertad de entrada y salida del mercado.

2.- que conoce por competencia perfecta e imperfecta

Competencia perfecta e imperfecta.

COMPETENCIA La competencia es una situación en la cual los agentes


económicos tienen la libertad de ofrecer bienes y servicios en el mercado, y de elegir a
quién compran o adquieren estos bienes y servicios. En general, esto se traduce por una
situación en la cual, para un bien determinado, existen una pluralidad de oferentes y una
pluralidad de demandantes. Los oferentes se encuentran así en una situación
de competencia para ser preferidos por los consumidores, y los consumidores, a su vez,
para poder acceder a la oferta limitada.

COMPETENCIA PERFECTA mercado de competencia perfecta es aquel en que existe un


gran número de compradores y vendedores de una mercancía; se ofrecen productos
similares (tipificados); existe libertad absoluta para los compradores y vendedores y no
hay control sobre los precios ni reglamentos para fijarlos. Por ello el precio de equilibrio
se da cuando la cantidad ofrecida es igual a la cantidad demandada.

COMPETENCIA IMPERFECTA La competencia imperfecta es la situación de fallo de


mercado en la que, a diferencia de la situación de competencia perfecta, un solo agente
de los que funcionan en el mercado o unos pocos manipulan la condición del producto y
pueden afectar directa la formación de los precios. En una situación de competencia
imperfecta las empresas que residen en ese mercado pueden llegar a tener suficiente
poder de mercado para afectar al precio del mismo. Las consecuencias principales de
este poder de mercado que puede haber son una repercusión negativa en el bienestar de
los consumidores y una pérdida de eficiencia.

3.- diga que es un:

a) monopolio.

Definición

Se conoce como monopolio puro la industria formada por una sola empresa, que elabora
un producto del cual no hay sustitutos cercanos, cuando existen apreciables barreras de
entrada a dicha industria. (Case y Fair, p.347)

Monopolio es un mercado donde existe una única empresa productora de un determinado


bien o servicio, y existe un gran número de demandantes o compradores, cuya suma de
sus demandas individuales constituye la demanda total del mercado. Se opera en un
mercado con un producto definido, homogéneo y con escasos sustitutivos, donde no rige
el principio de independencia del precio. La empresa monopolista fijará el precio de venta
del producto que le permita maximizar sus beneficios. La empresa se enfrenta a la curva
de demanda del mercado, que es decreciente, por lo que deberá tener en cuenta la
influencia de la cantidad producida sobre el precio. Por lo tanto, el monopolista puede
actuar sobre el precio o sobre la cantidad de producto, pero no sobre ambas variables a la
vez. (Freire y Blanco, p.115)

Monopolio significa que en un mercado, un solo sujeto, vendedor o productor, controla la


oferta de un producto, en contraposición a varios demandantes del mismo. El monopolio
puede ser natural o legal. Es natural cuando la naturaleza otorga a un solo sujeto la
disposición exclusiva de un producto, por ejemplo, minerales o salinas, y es legal cuando,
mediante una ley, el Estado brinda tal beneficio a un solo sujeto. En el mercado real todos
los bienes y servicios compiten entre sí. En realidad, el monopolio se refiere al oferente de
una mercadería carente de sustitutos. El monopolio total no existe nunca, y los
monopolios absolutos son escasos, por cuanto cada productor o vendedor posee cierto
grado de monopolio aunque sea pequeño. Existe, más bien, mucha competencia
monopólica o competencia imperfecta. (Greco, p.365)

b) oligopolio.

Un oligopolio es una estructura de mercado en donde existen pocos competidores


relevantes. Cada uno de ellos tiene cierta capacidad de influir en las variables del
mercado (como precio y cantidad de equilibrio).

En el oligopolio, las empresas competidoras tienen poder de mercado, pero a un nivel


inferior que en caso del monopolio. Ya que en vez de haber solo un oferente, existe un
pequeño grupo de empresas. Esto significa que si bien cada una de las empresas tiene
influencia sobre el precio y cantidad de mercado (no lo toman como dado), la libertad para
elegir el nivel de dichas variables se ve limitado por la existencia de otras empresas
competidoras. Un caso especial de oligopilio es el duopolio, donde existen solamente dos
oferentes en un mercado.

Conducta de los oligopolistas

Los oligopolistas enfrentan lo que se llama interdependencia estratégica. Es decir, saben


que las acciones de unas afectan los resultados de las otras. Así por ejemplo, si mi
competidora decide aumentar su producción, probablemente el precio de mercado caerá y
eso afectará negativamente a mis utilidades. Por el contario, si mi competidora reduce su
producción, esto podría tener un efecto positivo en mis utilidades.

La interdependencia estratégica hace que las decisiones que tome cada una de las
empresas afectarán a las restantes y el resultado final del mercado.

c) monopsonio.

El monopsonio es una estructura de mercado en donde existe un único demandante o


comprador. Mientras que pueden existir uno o varios oferentes. Por lo tanto el mercado se
considera en competencia imperfecta.
El monopsonio se caracteriza porque ese único demandante del mercado se enfrenta una
curva de oferta con pendiente positiva lo que significa que mientras mayor sea la cantidad
del producto o servicio que quiera comprar, más alto será el precio que debe ofrecer. De
esta forma, el monopsonista es un precio-decisor. En un mercado con muchos
compradores en cambio, estos son precio-aceptantes ya que enfrentan una curva de
oferta plana y pueden comprar la cantidad que deseen al precio vigente, sin poder influir
en él.

El grado en el que el monopsonista puede afectar el precio de mercado depende


inversamente de la elasticidad de la oferta. Mientras mayor sea la elasticidad de la oferta,
menor será la capacidad que tenga de afectar el precio.

El monopsonio genera ineficiencia en el mercado puesto que la cantidad demandada y el


precio se encuentran por debajo del equilibrio en un mercado de competencia perfecta,
por lo que se encuentra en competencia imperfecta.

En efecto, el monopsonista se enfrenta con un problema de maximización del beneficio


análogo al de monopolista (pero en el lado de la demanda). La curva de demanda de un
comprador es su valoración marginal (VM) y tiene pendiente negativa puesta a que a
medida que se consumen más unidades, menor es la valoración que se les otorga. La
curva de gasto marginal (GM) en tanto, es el costo de adquirir una unidad adicional. En el
caso del monopsonista cuando quiere comprar una unidad adicional, deberá aumentar el
precio no sólo de esa unidad sino que también de las anteriores. Esto lleva a que su curva
de GM se encuentre por encima de la curva de oferta y el punto de equilibrio (donde
GM=VM) será en una cantidad y precio menor a la competitiva.

Ejemplo de monopsonio

Un claro ejemplo de monopsonio es la obra pública o la industria de armamento pesado,


en ellos existe una situación normal de competencia entre los oferentes (empresas
constructoras o fabricantes de tanques), pero solo existe un consumidor (el Estado).
También los servicios o bienes públicos, como por ejemplo los trajes de bomberos, solo
hay un demandante de trajes de bomberos.

Veamos un ejemplo en el mercado laboral. Suponga que existe un monopsonista que es


una empresa aeronáutica y debe decidir cuantos ingenieros especializados debe
contratar. La empresa es la única que contrata a este tipo de ingenieros así que enfrenta
la totalidad de la curva de oferta. Supongamos que actualmente cuenta con 100
trabajadores a un salario de 5 euros cada uno y decide contratar a un trabajador más.
Para hacerlo, deberá aumentar el salario a 6 euros pero no sólo a este último trabajador
sino que a todos los anteriores por lo que su GM= 106 (y no 5 euros como sucedería en
un mercado competitivo). Esto llevará a que el monopsonista contrate muy pocos
trabajadores a un bajo salario.