Está en la página 1de 6

(KyN)La Propiedad Industrial es un conjunto de derechos que puede poseer una persona física o

jurídica sobre una invención, un diseño industrial, un signo distintivo.

Estos derechos exclusivos son bienes intangibles que forman parte de los activos fijos de sus
titulares, por tanto son susceptibles de ser usufructuados a través de licencias de uso, cesión,
prenda, entre otras figuras. Pueden ser protegidos de terceros que pretendan beneficiarse de ellos
sin el previo consentimiento de su titular a través de diferentes acciones que la ley otorga.

La propiedad Industrial se divide en dos grandes ramas: Las Invencioness dentro de las cuales
encontramos las patentes de invención, las patentes de modelo de utilidad , los diseños
industriales, los esquemas de trazado de Circuitos Integrados y, los signos distintivos que
comprenden las marcas, los lemas comerciales, los nombres comerciales y las indicaciones
geográficas.

La propiedad industrial engloba el conjunto de derechos que un individuo o una sociedad tienen
sobre una marca, un diseño, una creación o una invención. Mediante los mismos es posible que
defienda y controle sus intereses y regule su explotación económica.

Mediante una serie de derechos adquiridos y formalmente organizados en las legislaciones de


cada territorio, la propiedad industrial da la posibilidad de proteger y controlar creaciones
inmateriales con fines industriales y empresariales.

En el nivel más básico, la manera principal de encontrar este tipo de propiedad en el día es a
través del registro oficial de patentes, marcas y otros elementos industriales por parte de individuos
y sociedades mercantiles, principalmente.

Los derechos de propiedad industrial y su legislación son relativamente recientes en el ámbito


económico, debido especialmente a la proliferación de nuevos mercados y el desarrollo de las
tecnologías a nivel global.

Por eso mismo y gracias a la gran cantidad de derechos que engloba, el estudio del concepto de
propiedad industrial experimenta en todo momento cambios atendiendo a la gran cantidad de
ámbitos industriales y económicos que son susceptibles de atención.
Características de la propiedad industrial

El concepto de propiedad industrial supone el otorgamiento a una persona física o jurídica de


diversos derechos sobre lo protegido:

El poseedor tiene el poder y la capacidad legal para dar el uso escogido a su bien y con vistas a
su explotación empresarial presente o futuro
En el caso de llevar a cabo la búsqueda de beneficio por parte del dueño, este tiene una
posición dominante y monopolística en el mercado al ser el único poseedor
Permite ceder temporalmente la explotación del bien protegido a un tercero, a modo de licencia.
Alternativamente la posesión de los derechos indicados supone la existencia de deberes: cuotas
o tasas de patente, obligación de explotación en un determinado periodo de tiempo, caducidad de
la exclusividad…
A menudo la propiedad industrial actúa de manera estatal y/o comunitaria, siendo regulada por
las legislaciones de aquellos países donde se declaran o registran
Campos principales de los derechos de propiedad industrial

Existe una serie de ámbitos en los que la propiedad industrial es especialmente importante:

Elementos distintivos corporativos, como los nombres comerciales, marcas, logotipos,


eslóganes, etc.
Invenciones o creaciones industriales, entre los que destaca el papel de las patentes o las
recetas y composiciones de alimentos, bebidas o medicamentos
En el ámbito tecnológico y de las comunicaciones han aparecido múltiples ejemplos como es el
caso de los dominios web o los contenidos de carácter digital

La Propiedad Industrial es una rama de la Propiedad intelectual y no se podría ampliar sobre la


Propiedad Industrial sin antes expresar el concepto de Propiedad Intelectual la cual tiene que ver
con las creaciones de la mente: las invenciones, las obras literarias y artísticas, los símbolos, los
nombres, las imágenes, los dibujos y modelos utilizados en el comercio.

La propiedad intelectual es el reconocimiento de un derecho particular en favor de un autor u otros


titulares de derechos, sobre las obras del intelecto humano.

La Propiedad Industrial abarca las invenciones, los diseños industriales, las marcas, los lemas, las
denominaciones comerciales, incluye también la represión a la competencia desleal, las patentes,
la creación técnica de las invenciones aplicables a la industria, los diseños industriales, los
descubrimientos, así como también los signos distintivos, incluida las marcas de fábrica, de
comercio y de agricultura, las denominaciones de origen, los nombres y lemas comerciales; es
decir, la Propiedad Industrial se entiende en su acepción más amplia y se aplica no sólo a la
industria y al comercio propiamente dichos, sino también al dominio de las industrias agrícolas y
extractivas y a todos los productos fabricados o naturales, por ejemplo: vinos, granos, hojas de
tabaco, frutos, animales, minerales, aguas minerales, cervezas, flores, harinas. En otras palabras,
la Propiedad Industrial abarca:

El Derecho Invencional conocido en algunos países como derechos de patentes y;


El Derecho Marcario el cual tiene por objeto la producción comercial.

(A)Diferencias entre la Propiedad industrial y el Derecho de Autor

En la Propiedad Industrial el diseño debe ser registrado para su protección legal; mientras en el
Derecho de Autor la obra queda protegidas sin ninguna formalidad.
En la Propiedad Industrial los derechos concedidos a través del registro son eminentemente
territoriales, salvo algunas excepciones; mientras en el Derecho de Autor las obras pueden ser
protegidas de manera automática en todos los países miembros del Convenio de Berna, sin
cumplimiento de ninguna formalidad.
En la Propiedad Industrial el derecho sobre el diseño es mas limitado pues solo se circunscribe
al de excluir a terceros de la fabricación, importación, oferta; mientras en el Derecho de Autor, el
derecho patrimonial comprenderá el exclusivo de realizar, autorizar o prohibir todo uso de la obra,
por cualquier medio o procedimiento conocido o por conocerse, salvo excepción legal expresa, sin
importar que su uso este vinculado o no a la presentación de un producto.
En el ámbito de la propiedad industrial el periodo de protección del diseño es mucho menor, ya
que puede girar entre los cinco y diez años a partir de la solicitud; mientras en el Derecho de Autor
el plazo mínimo de protección de las obras de arte aplicado es de veinticinco años contados a
partir de su realización, pero en la mayoría de las legislaciones nacionales han extendido esta
duración equiparándola a la de las obras literarias y artísticas por cincuenta años.
En la Propiedad Industrial, no son registrables los diseños que sean contrarios a la moral, al
orden público o a las buenas costumbres; por el contrario en el Derecho de Autor no se conoce
figura de la legalidad, es decir, la obra queda protegida aunque eventualmente sean contrarios a la
moral y a las buenas costumbres.

Como invención susceptible de ser protegida se reconoce la solución técnica de un problema de


cualquier rama de la economía, la defensa, la ciencia o la técnica que posea novedad, actividad
inventiva y aplicabilidad industrial. Una invención es una solución técnica a un problema concreto.
Existen varios tipos de invenciones: de nuevos productos, de procedimientos y de nuevos usos.
Las invenciones se protegen por medio de la patente, y para obtenerla deben cumplir los siguientes
requisitos: novedad mundial, actividad inventiva y aplicabilidad industrial.

(V)Patente
Privilegio que se otorga al inventor de algún producto y/o proceso aplicable a la industria, para que
lo explote de forma exclusiva. A dicho documento se le denomina título de la patente. El privilegio
que se concede a través de la patente consiste en la explotación de la invención de forma
exclusiva durante veinte años, lo que implica que nadie puede hacer uso "con fines de lucro" del
producto o proceso patentado sin el consentimiento expreso del titular de la patente.[1].

En cuanto a la protección de las invenciones, la forma internacionalmente aceptada es la patente.


En Cuba hay dos formas de protección: el certificado de patente de invención y el certificado de
autor de invención que tiene carácter sui géneris. El objeto de la patente es otorgar privilegio legal
concedido al inventor; consiste en poder utilizar el objeto inventado y excluir a terceros el uso del
mismo.

El derecho de patentes lo que pretende es impulsar el progreso tecnológico dentro de un mercado


de libre competencia. Y para conseguir esa finalidad lo que se hace es establecer una especie de
pacto entre el inventor y el Estado. El inventor describe su invención de tal forma que cualquier
experto en la materia pueda ponerla en práctica y entrega esa descripción en la oficina
administrativa correspondiente, para que esa descripción pueda ser conocida por los terceros
interesados en ella. A cambio el Estado atribuye al inventor el derecho exclusivo a producir y
comercializar el objeto de su invención durante un tiempo limitado. Gracias a esa especie de pacto
las dos partes consiguen lo que les interesa. El inventor consigue tener un derecho exclusivo de
explotación. Si el Estado no le otorgara ese derecho exclusivo de explotación, cualquiera podría
copiar su invento y explotarlo. Pueden patentarse solamente las invenciones industriales.

Requisitos

Novedad mundial: Toda aquella invención que no esté emprendida en el estado de la técnica
(conjunto de conocimientos que se encuentran divulgados), no está comprendido en lo público, en
lo que se conoce. Es necesario que la novedad sea mundial.
Actividad inventiva: Es el más difícil de probar, significa que no se derive evidentemente del
estado de la técnica. Es el requisito más importante
Aplicabilidad industrial: Si puede ser fabricada o utilizada ventajosamente en el sector
relacionado con la invención.

(Ro)El secreto empresarial o know how son aquellos conocimientos, experiencias que posee una
persona que lo utilizan sin revelarlo para la obtención de un resultado ventajoso. Los secretos
empresariales constituyen una importante forma que tienen las empresas para proteger
determinados conocimientos. La característica esencial es que se mantienen con carácter secreto,
lo que reporta un gran valor comercial. La protección del secreto empresarial no implica la
concesión de derechos exclusivos a su titular. El secreto empresarial tiene una protección de hecho
y como no se registra, pues su divulgación es causa de extinción del mismo, no se puede conceder
derechos exclusivos sobre lo que no se conoce.

El secreto comercial es la información que incluye, pero no limitado, una fórmula, patrón,
compilación, programa, método, técnico o procedimiento o información contenido o incorporado en
un producto, dispositivo o mecanismo y que:

se utiliza o puede utilizarse en una actividad comercial o empresarial


no es generalmente conocida en tal actividad comercial o empresarial
tiene valor económico debido a que generalmente no es conocida
es objeto de medidas adecuadas, debido a las circunstancias para preservar el secreto relativo.

El secreto comercial tiene como requisitos que la Información sea secreta; que dicha información
tenga un valor comercial por ser secreta y que el mismo haya sido objeto de medida razonable
para mantener su secretividad.

La protección del secreto es una protección de hecho por la información que se posee y que no
tienen los demás, es el simple conocimiento de ese secreto. No hay derechos exclusivos porque el
único que lo conoce es el poseedor. No se pide protección, no está limitado el tiempo de duración.

(P)Las Marcas y otros signos distintivos son medios con que las empresas pueden aspirar a
individualizarse en el mercado y hacer que sean reconocidos por el público consumidor sus
locales, sus productos y sus servicios. La función esencial de los signos distintivos es distinguir
productos y/o servicios de los diferentes empresarios y competidores. El signo distintivo por
excelencia es la marca.

Marca es todo signo o combinación de signos, que sirva para distinguir productos o servicios de
sus similares en el mercado. Es cualquier signo susceptible de protección jurídica de la Propiedad
Industrial que identifica y distingue en el mercado productos y servicios de una persona nacional o
extranjera, de sus similares; mediante un derecho subjetivo de exclusión a condición de su registro
en una oficina pública.

La Oficina Cubana de la Propiedad Intelectual (OCPI) señala que la marca es utilizada sobre el
envase, la etiqueta, el embalaje, en la documentación relacionada con el producto e incluso sobre
el producto mismo, así como que una marca puede estar constituida por un diseño, por una
palabra o frase, o por una combinación de estos elementos, incluso hasta por un punto, por lo que
se señala que en materia de marcas existe un enorme caudal para la creatividad.

La Marca debe reunir los requisitos principales siguientes:

Que sea fácil de pronunciar, reconocer y de recordar.


Que sea apropiada, que se asocie con el producto y lo identifique.
Que sea original, distinta a las demás.
Que aparezcan adheridas físicamente al producto o al envase.
No debe ser descriptiva
No debe engañar
No debe usarse nombres que puedan pasar de moda
No puede estar constituida exclusivamente por un color determinado.

La denominación del signo distintivo tiene que distinguir los productos pretendidos o a los que hace
referencia. Por ejemplo, una marca registrada no puede denominarse “galletitas”, cuando ampara
determinados productos como: confituras, miel, harina, melosa, polvo para esponjar, etc. Por otra
parte, el signo no debe describir o calificar el producto o servicio al cual se aplique. Por ejemplo: la
marca "MAGNIFIQUE" para distinguir productos cosméticos y de perfumería. Las marcas tienen
como función principal la de indicadoras de la procedencia empresarial, de la calidad del producto y
mediante su aptitud distintiva debe lograr cierta publicidad para el reconocimiento de la empresa en
el mercado.
Principios

Territorialidad: Se refiere al carácter reducido de la protección de los derechos de propiedad


industrial, que lo circunscribe al lugar donde se hayan efectuado las correspondientes acciones
tendentes a su amparo jurídico, ya que es necesario el empleo de los mecanismos pertinentes en
todos los lugares donde se deseen proteger los mismos, pues no opera automáticamente; en
cambio, la protección de las creaciones en virtud del derecho de autor es automática, o sea, con el
nacimiento de la obra.
Especialidad: Parte del postulado de que es válido el empleo de la misma marca para distinguir
productos y servicios diferentes, por lo cual una persona titular de una marca determinada con la
que distingue cepillos dentales no puede oponerse a que otra persona utilice su mismo distintivo
para diferenciar calzado, por la sencilla razón que aluden a productos totalmente diferentes e
inconfundibles, con la única excepción de las marcas notorias y renombradas.

(Ra)Un modelo industrial es el conjunto de características de forma, configuración u


ornamentación, ya sean volumétricas o planas, apreciables visualmente que hacen a un objeto
industrial atractivo y tentador. Por ejemplo, la apariencia de un recipiente, de una silla, de un
juguete, de un tapiz, el estampado de una tela, etc. Tanto los modelos como los dibujos industriales
forman parte de las nuevas creaciones al igual que las invenciones. Ambas figuras forman parte de
los diseños industriales. Dentro de los diseños industriales, que tienen el objetivo de darle una
forma diferente externa al producto, se incluyen:

los dibujos industriales que son formas bidimensionales, de arte lineal, como por ejemplo,
tapices.
modelos industriales que son forma tridimensionales que le proporcionan una nueva crítica a un
producto existente.

Estas modalidades consisten en obras de arte que de alguna manera se incorporan a la industria.
Es por ello que se plantea que tienen una naturaleza híbrida, intermedia o que constituyen una
zona fronteriza entre el Derecho de Autor y la Propiedad Industrial. Podrían protegerse por el
Derecho de Autor como obras del espíritu y por la Propiedad Industrial atendiendo a la aplicación
industrial. A su vez, hay países que reconocen la protección acumulada, por ambas vías, como es
el caso de Cuba. Lo que se debe tener en cuenta es acudir primero a la Propiedad Industrial, ya
que se exige, al igual que en las invenciones, un requisito de novedad que podría perderse si se
acude primero al Derecho de Autor. Para protegerlas deben cumplir determinados requisitos:
novedad u originalidad y aplicabilidad industrial o artesanal.