Está en la página 1de 17

Variation of the chemical contents and morphology of gunshot residue in the surroundings

of the shooting pistol as a potential contribution to a shooting incidence reconstruction


La variación del contenido químico y la morfología de los residuos de disparos en los
alrededores de la pistola de tiro como una contribución potencial a la reconstrucción de la
incidencia de tiro
Zuzanna Brozek-Mucha a,b, *
a Institute of Forensic Research, Westerplatte St. 9, 31-033 Krakow, Poland
b Jagiellonian University, Faculty of Chemistry, Ingardena St. 3, 30-060 Krakow, Poland
* Institute of Forensic Research, Department of Criminalistics, Westerplatte St. 9, 31-033 Krakow, Poland. Tel.: +48 12 422 87 55x185; fax: +48 12

422 38 50. E-mail address: zbrozek@ies.krakow.pl.

INFORMACIÓN DEL ARTÍCULO


Historia del artículo:
Recibido el 28 de septiembre de 2010
Recibido en forma revisada el 17 de enero de 2011
Aceptado el 25 de enero de 2011
Disponible en línea el 26 de febrero de 2011

Palabras clave:
Ciencia forense
Residuo de bala
Microscopía electrónica de barrido y espectrometría de rayos X de energía dispersiva
Distribución de las propiedades de las partículas según el campo de tiro.
Reconstrucción del crimen

RESUMEN

Un estudio de los contenidos químicos y los tamaños de los residuos de disparos procedentes de 9xLa munición PM de 18 mm,
depositada en las proximidades de la persona que disparó, se realizó mediante microscopía electrónica de barrido y espectrometría
de rayos X de energía dispersiva. Se recogieron muestras de los residuos de objetivos colocados a varias distancias en el rango de 0
a 100 cm, así como de las manos y la ropa de la persona que disparó. Los objetivos estaban cubiertos por fragmentos de tela de
algodón blanco o cuero bovino negro. En el caso de los blancos de algodón, se recolectaron microtrazas de círculos de 5 y 10 cm de
radio. Los resultados de los exámenes en forma de números de partículas, proporciones de sus clases químicas y dimensiones
revelaron una dependencia de la distancia desde la boca del cañón, tanto en la dirección del disparo como en la opuesta, es decir,
en la persona que disparó. Los parámetros que describen los residuos de disparos también diferían según el tipo de sustrato
objetivo. El tipo de información obtenida da lugar a la comprensión de las reglas generales de dispersión de residuos de disparos en
los alrededores del arma de tiro. Por lo tanto, se puede utilizar en la reconstrucción de incidentes de tiro, especialmente en el
establecimiento de las posiciones mutuas del tirador y otros participantes del incidente.

2011 Elsevier Ireland Ltd. Todos los derechos reservados.

1. Introducción
Los aspectos más frecuentes de las investigaciones relacionadas con armas de fuego son los siguientes: detección y
análisis de residuos de disparos que se originan, tanto del cebador como del propulsor, identificación de agujeros de
entrada de bala y estimación de distancia de disparo, vinculación de armas y partes de munición disparada con entradas
de disparos, detección de huellas de armas de fuego en manos de sospechosos [1]. Sin embargo, a pesar de los rápidos
desarrollos en métodos de análisis instrumental y protocolos útiles que han sido elaborados recientemente por químicos
forenses, aún quedan desafíos como establecer la posición mutua de las personas involucradas en un incidente de
tiroteo. Los residuos de disparos (GSR), que se originan a partir de la cartilla de municiones de armas de fuego, son
evidencia valiosa en casos de disparos. Con el fin de demostrar que una persona estaba presente en las proximidades
de una pistola de disparo, el GSR debe caracterizarse por ambos, el contenido del elemento específico está relacionado
principalmente con la composición de la mezcla de imprimación y su morfología de gotas fundidas y repentinamente
enfriadas. de metales que revelan tamaños en el rango de submicrómetros a varios micrómetros. El método más popular
que proporciona información simultáneamente sobre las dos características es la microscopía electrónica de barrido
combinada con la espectrometría de rayos X de dispersión de energía (SEM-EDX) [2–6]. La automatización del proceso
analítico de los exámenes GSR con este método se resolvió con éxito ayudando a un operador en el arduo proceso de
ubicación y clasificación química de partículas [7]. Los sistemas SEM-EDX contemporáneos pueden detectar partículas
submicrónicas y la calidad de su rendimiento en la búsqueda GSR se puede medir mediante una muestra de prueba
artificial que cumple los requisitos de las normas ISO 5725 e ISO 13528 [8]. La administración de justicia con frecuencia
pregunta sobre la distancia de disparo, el tipo y el calibre de las armas y municiones, los detalles de las posiciones
relativas de las personas involucradas en un delito y, finalmente, la reconstrucción del curso de un incidente. Un número
considerable de estos casos todavía se refiere al uso de pistolas y municiones tipo Makarov. En 1951, la pistola de
Makarov (PM) fue elegida para ser un arma oficial del ejército y la policía soviéticos y sus satélites de Europa del Este, y
sigue siendo la pistola de servicio del servicio militar y policial ruso, así como en muchos países de Europa del Este y
antiguas repúblicas soviéticas, a pesar de su sucesivo reemplazo por pistolas de mano modernas Luger parabellum de 9
mm. Hoy, el Makarov es una pistola popular para llevar oculto en los Estados Unidos. Las variantes de la pistola
permanecen en producción en Rusia, China y Bulgaria. La pistola de mano más pequeña que utiliza munición Makarov
(también llamada 9 18 mm PM) fue inventada en Polonia y ha sido fabricada en la planta de FB Radom como P-64, con
190,000 fabricados entre 1966 y 1977 para la policía y el ejército. Su modificación posterior, llamada P-83, también fue
aceptada en el inventario del Ejército y el Ministerio del Interior de Polonia en 1984 y se fabricó hasta el año 2000. En
2002, la Policía y el Ejército de Polonia introdujeron un semiautomático ultramoderno con marco de polímero P-99
pistola diseñada por la compañía alemana Carl Walther Waffenfabrik de Ulm, calibre Luger de 9 mm, para reemplazar
sucesivamente el arma de servicio por una compatible con los estándares de la OTAN, aunque, a partir de 2010, hay un
gran número de P-64 y P-83 todavía en servicio militar y policial en Polonia, de manera similar a la situación en otros
países de Europa, Asia y América. La munición apropiada también se ha producido en Polonia en Mesko Metal Works,
Skarzysko-Kamienna. Se observó que la munición Makarov de 9 mm de este fabricante no produce una cantidad muy
pequeña o muy pequeña de partículas que contienen simultáneamente plomo, antimonio y bario como residuos
característicos de disparos [9–12]. Aunque se descubrió que esta propiedad es interesante para distinguiéndolos de GSR
que se originan de otros tipos de municiones [13-17], siempre causó dificultades en la interpretación de los resultados
de los exámenes de GSR obtenidos para las muestras recogidas de las manos del sospechoso teniendo en cuenta el
enfoque formal de la evaluación de GSR. Como el esquema formal de interpretación de datos subestima el valor
probatorio de GSR que se origina a partir de municiones distintas a las preparadas tradicionalmente con compuestos de
plomo, antimonio y bario, Romolo y Margot sugirieron otro enfoque, llamado "caso por caso". ] y adoptado por muchos
expertos. El tratamiento individual de un caso requiere no solo la utilización de la información incluida en los archivos
del caso, por ejemplo, el informe de la autopsia, sino también un conocimiento sobre la expansión espacial de GSR que
se origina a partir de cierto tipo de arma y munición utilizada en la escena del crimen. La mayoría de los estudios sobre
la expansión espacial de GSR realizados hasta ahora se referían a su presencia a ciertas distancias del arma de fuego
[19]. Una idea interesante sobre la distribución de números de partículas características en los alrededores de la persona
que disparó fue ensamblada realizando experimentos únicos en condiciones controladas, incluida la preparación y
distribución de objetivos de acumulación horizontales alrededor del tirador a varias alturas [20]. También se intentó
extraer información sobre diversas características de los residuos de disparos que se originaron en una munición Luger
de 9 mm y se depositaron en materiales que normalmente se obtienen como evidencia: las manos y la ropa del tirador,
así como la ropa de la víctima que actuaba como objetivos verticales. La distribución de partículas en los objetivos y en
la persona que disparó, es decir, las manos y el antebrazo, el brazo y la parte posterior de la ropa superior reveló una
dependencia significativa de la distancia de disparo. Se ha encontrado que el número de partículas, las proporciones
mutuas de sus clases químicas y sus tamaños varían con la distancia desde la pistola de tiro [21]. Además, las
proporciones mutuas entre las partículas de plomo que se originan en el fondo del proyectil y las partículas de antimonio
que se originan en el cebador han mostrado el curso opuesto de los cambios. Rijnders y col. También estudió muestras
de GSR tomadas de siete ubicaciones cercanas diferentes y en el arma de fuego utilizando el método SEM-EDX. Para la
misma munición, encontraron altas correlaciones entre muestras tomadas de posiciones externas (como manos de
tirador, agujeros de entrada de bala) pero poca correlación entre muestras internas (como cañón de arma de fuego,
cartucho) y muestras externas. Se encontró un alto grado de asociación entre las muestras que simularon víctima y
tirador. Llegaron a la conclusión de que los estudios de comparación de GSR son significativos, pero se debe tener
cuidado al elegir las exhibiciones adecuadas. Las muestras externas (como las manos del tirador, los agujeros de entrada
de bala) son candidatos más adecuados que las muestras internas (cañón del arma de fuego, cartucho) para material de
prueba [22]. En oposición a la opinión de Rijnders et al. [22], el autor del trabajo actual reconoce que el examen de GSR
que se origina en los cartuchos siempre es un material de evidencia muy informativo e importante, incluso cuando se
producen grandes diferencias en comparación con el GSR en el aire. Esto ha sido respaldado por un estudio comparativo
de los contenidos químicos y la morfología de las partículas en el aire y estos tomados del interior de la caja del cartucho
publicado en otro lugar [23]. La distribución de los elementos químicos en el residuo del disparo está determinada por
dos factores principales: la dirección del movimiento de los productos en expansión del propulsor en combustión en la
etapa de balística interna y las interacciones posteriores con los materiales que se aplicaron para construir el arma y
munición. Mientras que el contenido elemental del residuo presente dentro de la caja del cartucho se asemeja a la
composición de imprimación, las partículas que salen del hocico de la pistola generalmente están enriquecidas con
material procedente de las otras partes de un cartucho: la caja, el núcleo de la bala y la cubierta y los desechos
depositados en Las paredes internas del hocico. Los fenómenos posteriores que tuvieron lugar durante la descarga del
cartucho, siendo muy dinámicos y complejos en su naturaleza, fueron hasta ahora poco frecuentes en los estudios
realizados por los examinadores de GSR para comprender mejor su dispersión en las proximidades de la pistola de
tiro. Basu hizo inferencias en un proceso de combustión de tres etapas del cebador y el propelente teniendo en cuenta
la morfología de GSR recolectada de las manos del tirador y las distribuciones de plomo, antimonio y bario en las
secciones transversales de partículas mediante SEM-EDX, así como las temperaturas de fusión y evaporación de estos
metales [24]. Estudiando GSR recolectado de las manos del tirador con el uso de municiones, fabricado mediante la
adición de varios metales o compuestos metálicos al propulsor o al proyectil, Wolten et al. descubrieron que los
materiales del proyectil (por ejemplo, plomo y cobre) contribuyeron claramente al GSR metálico. Sin embargo, su
cantidad dependía de las temperaturas de fusión y evaporación, así como de la afinidad química de los metales que se
originan desde la imprimación hasta el plomo y el cobre del núcleo y la cubierta del proyectil, y por lo tanto, la posibilidad
de constituir sistemas de aleación [25]. Bhattacharyya presentó un modelo teórico del fenómeno de la deposición de
GSR en objetivos en distancias de disparo de corto alcance, adoptando la teoría cinética de los gases y considerando los
productos de descarga como un sistema gaseoso que se mueve con una alta velocidad en la dirección de disparo, enque
las velocidades particulares de las partículas constituyentes revelan una distribución maxwelliana [26]. Sin embargo, el
modelo presentado no reprodujo datos analíticos en forma de concentración de antimonio en los objetivos
posteriores; tampoco modificó el modelo para colisiones de partículas metálicas y de aire [27]. Las diferencias
observadas entre las concentraciones medidas y calculadas de antimonio que aumentan con la distancia de disparo
pueden haber sido el resultado de la variación de formas, tamaños y masa de partículas que no se tuvieron en cuenta
en el modelo, así como un posible rango de velocidad de partículas que afecta La adhesión de una partícula al
objetivo. Las partículas de ambas velocidades, más baja y más alta que este rango, no se adherirían al objetivo ni se
reflejarían en él. Desde este punto de vista, el único intento de reconocer la variación del contenido químico de las
partículas de GSR con la distancia desde la pistola de disparo, tanto en la dirección del disparo como en la opuesta, se
demostró en la publicación [21]. Los resultados obtenidos revelaron su importancia como contribución potencial a la
reconstrucción de las posiciones mutuas del tirador y otras personas presentes en la escena del crimen. A pesar del
creciente interés en la distribución de GSR, entre otras preguntas candentes relacionadas con el examen de GSR revisado
recientemente por Dalby et al. [28], ninguna solución a este problema forense no se había abordado antes.
Por lo tanto, después del trabajo [21], el estudio actual se realizó para obtener información sobre las propiedades de las
partículas GSR que se originan a partir de municiones Makarov de 9 mm y se depositan en varios sustratos y ubicaciones
en las proximidades de la pistola de tiro con la expectativa de que las variaciones en las composiciones de residuos de
disparos apoyaría una reconstrucción de incidentes de disparos con el uso de este tipo de municiones.
2. Materiales y métodos
Los sujetos del estudio fueron residuos inorgánicos de disparos recolectados de varios lugares en el tirador y de objetivos
colocados a distancias en el rango de 0 a 100 cm. Las muestras se obtuvieron como resultado de dos tipos de
experimentos realizados en tres rondas cada uno, utilizando la misma pistola y munición, es decir, pistola P-64 y
munición Makarov de 9 mm de producción polaca. En el primer experimento, se recogieron GSR de fragmentos de tela
de algodón blanco y cuero bovino negro. Se realizó un solo disparo a un objetivo cubierto con una pieza de material
nuevo desde las siguientes distancias: 0, 1, 3, 5, 10, 20, 30, 50, 70 y 100 cm. Las microtrazas se recogieron de círculos de
5 cm y 10 cm de radio alrededor del orificio en el objetivo, presionando 12 veces un trozo de aluminio cubierto con una
pestaña adhesiva a su superficie. En el segundo experimento, se recogieron muestras de GSR inmediatamente después
de disparar desde las manos del tirador y luego desde su ropa superior, es decir, una bata de laboratorio hecha de tela
de algodón, desde los siguientes lugares: parte inferior de las mangas, partes superiores del frente y la parte superior
parte de la espalda. Los trozos se presionaron aproximadamente 100 veces sobre las superficies examinadas. Cada uno
de los disparos de prueba se realizó a blancos de algodón colocados a una distancia de 50 cm. Ambos experimentos se
realizaron en una galería de tiro policial con una pistola P-64 ('Archer' - Radom Arms Factory LLC, Polonia). Antes del
experimento, la pistola se limpió con un cepillo de limpieza y un paño humedecido con alcohol de petróleo lejos de la
galería de tiro. La munición Makarov FMJ (chaqueta metálica completa) de 9 mm fabricada por 'Mesko' Metal Works,
Skarz˙ ysko-Kamienna, Polonia, se aplicó en los experimentos (lotes de producción 2003 y 2004). TAAB Laboratories
Equipment Ltd., Gran Bretaña, recolectó todas las muestras usando trozos de aluminio con lengüetas adhesivas de
carbono conductor. Los trozos con las partículas recolectadas se cubrieron con la capa conductora de carbono usando
un pulverizador SCD 050, BAL-TECH, Lichtenstein para evitar la carga de desechos orgánicos como el cabello, fragmentos
de epitelio, fibras de algodón, partículas de propulsor no quemado. Las muestras preparadas se colocaron dentro de la
cámara de muestra de un microscopio electrónico de barrido JSM-5800, Jeol con un espectrómetro de rayos X dispersivo
de energía Link ISIS 300, detector Oxford Instruments Ltd. (Si (Li), ATW - ventana atmosférica delgada, resolución 131
eV para MnKa a 10,000 recuentos). La identificación automática de GSR - se realizó con un programa GunShot, es decir,
una aplicación del Link ISIS 300, Oxford Instruments. El programa busca automáticamente partículas de características
definidas analizando posteriormente marcos rectangulares, en los que se divide el área completa de un trozo; El número
y el tamaño de los cuadros depende de la ampliación aplicada. La configuración inicial del programa abarca la definición
de las posiciones de los trozos, así como el estándar Mn-Pd para establecer el rango de la señal de electrones
retrodispersados, las clases químicas esperadas de las partículas, los límites del tamaño de partícula y su número dentro
Se debe establecer un marco. Las clases químicas de partículas se definen estableciendo la lista de elementos
contribuyentes dentro de amplios rangos de su composición, típicamente entre 0 y 100%. La configuración de medición
dirigida a partículas de 1 mm de diámetro no debe perderse (Tabla 1).
3. Resultados
Se obtuvieron conjuntos de datos que contienen información sobre el contenido de partículas, el tamaño, las
coordenadas de la etapa, el factor de forma, etc., como resultado de la búsqueda automática de toda el área de las
muestras tomadas de las manos, la ropa y los objetivos del tirador. Se obtuvieron números variables de partículas
metálicas, desde varias docenas hasta varios miles (Tabla 2). Para poder comparar entre muestras, teniendo en cuenta
el tamaño o el contenido químico de las partículas, los números de partículas de ciertas clases se transformaron en las
frecuencias de ocurrencia fi expresadas como fracción contra el número total de partículas metálicas encontradas en
una muestra:

donde Ni es el número de partículas de la i-ésima clase. Para cada una de las muestras estudiadas, las frecuencias de
aparición de las siguientes clases químicas de partículas: PbSbBa, PbBa, PbSb, SbBa, Pb, Sb (Sn) y Ba, así como los
siguientes rangos de sus tamaños: (0–1.00), (1.01–1.50), (1.51–2.00),... (6.01–7.00), (7.01– 10.00), (10.01–20.00),
(20.01–30.00) um se calcularon.
El tamaño de una partícula, establecido automáticamente por el programa GunShot, se define como un diámetro de
círculo equivalente d, de acuerdo con la siguiente fórmula:

expresado en micrómetros.
3.1. Distribución de RSG en objetivos
Para lograr una visión general de los posibles números de GSR metálicos presentes en blancos de algodón y cuero que
se disparan a varias distancias, se recolectaron muestras de cada blanco presionando 12 veces un trozo de un círculo de
5 cm de radio alrededor del orificio de entrada y adicionalmente de Un círculo de 10 cm de radio alrededor de los mismos
agujeros en los objetivos de algodón. Los resultados obtenidos se presentan en la Fig. 1 teniendo en cuenta las partículas
de todas las clases químicas. Se puede observar que hay partículas muy numerosas en objetivos disparados a distancias
de 10-30 cm. Se pueden observar pequeñas cantidades de partículas tanto para un contacto o disparos a muy corta
distancia como para distancias de más de 50 cm. Es notable que el número de partículas reveladas en las muestras
tomadas de los objetivos de cuero en el rango de 10 a 100 cm en un radio de r = 5 cm alrededor del agujero son más
pequeñas que las adquiridas para los objetivos de algodón en los radios de 5 y 10 cm. Frente a eso, para las distancias
en el rango de 0–5 cm, el número de partículas encontradas para los objetivos de cuero es mayor que las observadas
para los objetivos de algodón. Tal comportamiento puede atribuirse a los diferentes tipos de materiales objetivo; La
superficie del cuero bovino es mucho más coherente y lisa que la tela de algodón. Por lo tanto, en objetivos de corto
alcance, donde se espera que las partículas tengan la velocidad más alta y, por lo tanto, el mayor impulso, es probable
que la tela de algodón se comporte como un tamiz que deja pasar algunas partículas, mientras que en el caso de las
partículas de cuero atrapado en los surcos. Sin embargo, a distancias superiores a 10 cm, donde las partículas se mueven
con velocidades menores, los objetivos de algodón revelan mayores propiedades adhesivas, probablemente debido a
su superficie más desarrollada y una estructura más compleja que consiste en hilos y fibras. Las distribuciones de clases
químicas de partículas detectadas en muestras tomadas de blancos de algodón y cuero en el círculo de radio r = 5 cm
alrededor del agujero de disparo se presentan en las Figs. 2 y 3, respectivamente. La apariencia de los gráficos
apropiados obtenidos para las muestras recolectadas de blancos de algodón en el círculo de r = 10 cm en el radio
alrededor del agujero y el curso de los cambios de las proporciones mutuas de las clases de partículas con la distancia
de disparo fueron muy similares a estos obtenido para r = 5 cm (Fig. 2), por lo que no se presentan los resultados para
las muestras recogidas del círculo de r = 10 cm. Entre las partículas reveladas en todas las muestras tomadas de los
objetivos, solo se observaron partículas de las clases PbSb, Pb y Sb. La cartilla de munición Makarov de 9 mm de 'Mesko',
similar a la de Luger de 9 mm del mismo productor, está compuesta de fulminato de mercurio como el detonador, el
trisulfuro de antimonio, el combustible y el clorato de potasio, el oxidante. Debido a la muy pequeña cantidad de
mercurio que se aplica en la mezcla de imprimación, así como a la volatilidad y reactividad del mercurio, generalmente
menos del 1% de las partículas en cada muestra contenían cantidades menores de mercurio. No se encontraron
partículas que contengan solo mercurio o sus cantidades significativas. Eso sigue de acuerdo con los resultados de
estudios anteriores sobre el contenido químico de partículas tomadas de la caja del cartucho y las manos de una persona
que disparó con una munición Luger Mesko de 9 mm [21], así como con partículas que se originan en Makarov de 9 mm
[9–12], siendo ambos tipos de municiones preparadas fulminantes de mercurio. Como en ambos calibres de municiones
producidos por 'Mesko', la copa de imprimación está sellada con estaño, en la mayoría de las partículas que contienen
antimonio también está presente el estaño. Cantidades significativas de plomo que contienen partículas en el aire están
relacionadas con una interacción de los productos de la reacción del cebador y las mezclas propulsoras con el núcleo de
plomo del proyectil que en su fondo no está cubierto por la camisa de cobre y no hay compuestos de plomo presentes
en la mezcla del cebador. Para la misma producción de lotes de municiones Mesko 9 mm Makarov entre los residuos
del interior de los cartuchos no se encontró plomo, en su lugar se estableció la presencia de azufre, cloro, estaño,
antimonio, potasio y mercurio.
En la muestra recolectada del blanco de algodón colocado a una distancia de s = 10 cm del hocico, tanto del círculo de
r=5 cm (Fig. 2) como de r=10 cm alrededor del agujero, frecuencias de ocurrencia de Las clases de partículas PbSb y Pb
son casi 0.3 y de Sb aproximadamente 0.6. Están cambiando gradualmente con la distancia de disparo, de modo que a
distancias de s=70 cm y 100 cm, las fracciones de partículas de Pb y PbSb disminuyen a menos de 0.1, mientras que la
fracción de partículas de Sb aumenta a más de 0.9. En las muestras recolectadas de los objetivos de cuero (Fig. 3) se
pueden observar frecuencias generalmente más pequeñas de aparición de partículas que contienen plomo,
comenzando desde menos de 0.2 y terminando en la muestra recolectada del objetivo a menos de 0.1 a las distancias
de 70 cm y 100 cm del hocico. Las distribuciones de tamaños de partículas recogidas de blancos de cuero del círculo de
5 cm de radio y de blancos de algodón de círculos de 5 y 10 cm de radio, en función de la distancia de disparo, fueron
todos similares entre sí. Así, como ejemplo, las frecuencias de aparición de partículas de cierto rango de tamaño
obtenidas para muestras tomadas del círculo de r=10 cm alrededor del agujero en los blancos de algodón colocados en

las siguientes distancias del hocico: 10, 20, 30, 50, 70 y 100 cm se presentan en la Fig. 4. Para todas las muestras
examinadas tomadas de los objetivos, la mayoría de las partículas son del tamaño más pequeño en el rango de
submicrones a aproximadamente 1.5 mm. No había partículas presentes mayores de 4.0–4.5 mm en la muestra
recolectada del objetivo en la distancia de 10 cm. Se produjeron partículas más grandes a distancias más largas del
hocico. Por lo tanto, las distribuciones de tamaño de las partículas se vuelven más planas y la contribución relativa de
las partículas más grandes crece con la distancia desde el hocico en la dirección de disparo hasta la distancia del hocico
de 70 cm. A la distancia de disparo de 100 cm nuevamente se observa la falta de partículas mayores de 4.5 mm de
diámetro. Esto se puede atribuir a una carga más pequeña del propulsor en la munición Makarov de 9 mm en
comparación con la munición Luger de 9 mm del mismo tipo de cebado, y una velocidad de partícula inicial más pequeña
[21].
3.2. Distribución de GSR en la persona que disparó
Las distribuciones de clases químicas y tamaños de partículas detectadas en las muestras tomadas de la persona que
disparó, es decir, sus manos y ropa: las partes inferiores de las mangas, las partes superiores delanteras y las partes
superiores traseras se presentan en las Figs. 5 y 6, respectivamente. Se supuso la (s) siguiente (s) distancia (s) desde el
cañón de la pistola hasta los lugares donde se encontraba la persona que disparó, un hombre adulto de 185 cm de altura:
manos - 10 cm, mangas - 30 cm, la parte superior delantera de la ropa - 70 cm y la espalda parte superior de la ropa - 90
cm. Los valores de distancia evaluados recibieron el signo negativo, ya que eran opuestos a la dirección del disparo. A
partir de la inspección de las distribuciones de las clases químicas de partículas recolectadas de la ropa del tirador
(Fig. 5b – d), se puede encontrar la cantidad predominante, casi igual de partículas Sb y Pb, * pequeñas cantidades de
partículas PbSb, siendo similar a las distribuciones de muestras objetivo y alguna cantidad menor de partículas de otras
clases. Sin embargo, la distribución de las clases químicas de partículas recogidas de las manos del tirador difiere
significativamente: la clase Sb supera en número a las otras seis clases de partículas (Fig. 5a). La presencia de pequeñas
cantidades de partículas que contienen bario en las muestras tomadas de las manos y la ropa de los tiradores no se
origina en la imprimación o el propelente. Estas partículas pueden haberse originado en el cañón contaminado con
disparos anteriores, posiblemente con otros tipos de municiones, ya que no existen métodos perfectos para limpiar el
arma del GSR [29]. * *
Analizando la distribución de tamaños de partículas recolectadas de la persona que disparó en la Fig. 6, se puede
encontrar que, para todas las muestras examinadas, la mayoría de las partículas son del tamaño más pequeño en el
rango de submicrones a aproximadamente 1.5 mm, de manera similar a El caso de los objetivos. Las distribuciones de
tamaño de las partículas se vuelven más planas y la contribución relativa de las partículas más grandes aumenta * con
la distancia desde el hocico en la dirección opuesta al disparo, hasta la distancia de s = 70 cm, es decir, la parte superior
frontal de la Ropa de tirador. En el caso de la parte superior trasera de la ropa del tirador (s = 90 cm) no hay partículas
de mayor tamaño que 4.5 mm. Este hecho, similar al observado en el caso de los objetivos, respalda la inferencia de que
el rango de partículas depende del calibre y la carga propulsora de municiones.
3.3. Inspección combinada de los contenidos químicos y el tamaño de GSR dependiendo de la distancia
Para pasar por alto las propiedades de las partículas en función de la distancia desde el cañón de la pistola, se calcularon
sus valores medios teniendo en cuenta tres rondas del experimento realizado. Las frecuencias de aparición de partículas
de las principales clases químicas: PbSb, Pb y Sb dependiendo de la distancia de disparo se presentan en la Fig. 7. Los
valores medios de los diámetros de partículas para cada una de las principales clases químicas de las partículas presentes
en cada La ubicación, así como para toda la población de partículas detectadas para cierta ubicación, se calcularon de
acuerdo con la siguiente fórmula:

donde dj es el diámetro de la j-ésima partícula (mm), N es el número de partículas de la clase química de partículas
elegida en cierta ubicación (o la población completa de partículas encontradas para una ubicación). Excepto para la clase
PbSb, el tamaño de las partículas difiere significativamente de las de la dirección opuesta (Fig. 8a). Se puede ver en la
Fig. 8b que los valores medios del diámetro del círculo equivalente de todas las partículas aumentan con la distancia
desde el hocico en la dirección de disparo desde el valor de aproximadamente 1.25 mm a la distancia de 10 cm desde el
hocico hasta 1.75 mm a una distancia de 70 cm y permanecer en el mismo nivel de aproximadamente 2.0 mm para todas
las ubicaciones de la persona que disparó. Eso muestra que hay una contribución relativamente mayor de partículas
más grandes en la población de partículas recolectadas de la persona que disparó, es decir, en la dirección opuesta al
disparo. Un gran valor del diámetro medio de las partículas recogidas de las manos del tirador (s = 10 cm), puede estar
relacionado con el hecho de que una cantidad significativa de GSR que escapa del puerto de eyección contribuye a que
la población de GSR se deposite en las manos. Además, se están formando partículas relativamente grandes en la región
de las partes traseras de la pistola, de forma similar a las observadas dentro de la caja del cartucho. Podría ser así debido
a los procesos de condensación más probables en el espacio limitado antes del enfriamiento en el aire. A diferencia del
caso de la munición Makarov de 9 mm estudiada, los valores medios del diámetro de las partículas observadas en la
persona que disparó con Luger [21] de 9 mm aumentan con la distancia desde el hocico hasta el valor de 2,82 mm que
se observó para la espalda partes de la ropa de tiradores (s = 90 cm), sin embargo, con una gran desviación estándar
como resultado de estadísticas bastante pobres del bajo número de partículas encontradas en este lugar. Entre las
partículas de la misma densidad, la mayor energía cinética tendría las de mayor tamaño. Eso también podría explicar en
parte la presencia de partículas bastante grandes, si las hay, a distancias mayores del arma de tiro en la dirección opuesta
al tiro. Schwoeble y Exline [19] han demostrado que la desaceleración de una partícula depende recíprocamente de su
densidad r y su diámetro d. Los diámetros de las partículas, así como las clases químicas asignadas a ellas, están
presentes en la salida de un programa de búsqueda GSR. Por lo tanto, su densidad se estimó a partir de las densidades
de los elementos contribuyentes en estado sólido, estando disponibles en las tablas físicas [30], y enumeradas en la
Tabla 3. Se hicieron los siguientes supuestos para simplificar los cálculos: todas las partículas eran esféricas forma (que
sigue de acuerdo con la observación de que tanto como el 70% de las partículas metálicas son de forma esférica, véase,
por ejemplo, [3]), revelaron un contenido químico homogéneo y la densidad de partículas compuestas de más de un
elemento era un promedio valor de las densidades de los elementos constitutivos. Por lo tanto, de manera similar al
artículo [21], para cada ubicación estudiada y cada uno de los parámetros 𝜀 de la clase química de partículas, se calculó
un valor recíproco de multiplicación del diámetro de la partícula y su densidad:

donde p es la densidad media de una partícula en la i-ésima clase química (g/cm3), d es el valor medio de los diámetros
de las partículas en la i-ésima clase química (um).
Además, el valor medio ponderado de 𝜀 se calculó para toda la población de partículas en una muestra de acuerdo con
la siguiente fórmula:

donde: 𝜀i es el parámetro 𝜀 de la i-ésima clase química de partículas en una muestra, fi es la frecuencia de aparición de
partículas de i-ésima clase química. En el caso de los experimentos repetidos, se calculó un valor promedio y la
desviación estándar y se presentaron en la Fig. 9. Con este parámetro calculado se logró una imagen general de
dispersión de partículas GSR. Muestra que las partículas que viajan a lo largo de la dirección de disparo experimentan
un retardo ligeramente mayor que estas que se mueven en la dirección opuesta. Parámetro hji y, por lo tanto, el retraso
de las partículas disminuye con la distancia en ambas direcciones. Esta tendencia refleja un aumento del diámetro
promedio de las partículas hdi, así como el cambio de la proporción mutua de las partículas de las clases químicas,
especialmente la tasa de antimonio y partículas que contienen plomo (Figs. 7 y 8).
Evaluación de la repetibilidad de los parámetros que describen GSR recogidos en las proximidades de la pistola de
tiro.
Se evaluó la repetibilidad de los resultados obtenidos de tres rondas de la serie de disparos de prueba, mientras una
persona disparaba a un objetivo a una distancia de 50 cm. Los siguientes parámetros: el número de partículas reveladas,
las frecuencias de ocurrencia de sus clases químicas, los diámetros de círculo equivalentes, así como el parámetro j que
une el tamaño y la densidad de las partículas junto con sus valores medios y las desviaciones estándar relativas (RSD)
fueron calculados. En la Tabla 4 se presentan ejemplos de los cálculos para los parámetros elegidos. Debido a la
complejidad y la dinámica de un solo disparo, el número de partículas en una muestra no es un parámetro repetible y,
por lo tanto, el RDS puede tomar valores superiores al 50%, mientras que el RSD de las frecuencias de aparición de
partículas de cierta clase, por ejemplo, la clase química Sb (Sn), los valores medios de los diámetros de partículas dentro
de una muestra hdi y el parámetro medio ponderado hji fueron típicamente de aproximadamente 30% y menos. Por lo
tanto, vale la pena inspeccionar los parámetros que describen las partículas GSR que se originan en ciertas marcas y
grupos de municiones para obtener una descripción significativa de la dispersión de partículas en * la vecindad de la
pistola de tiro. La posibilidad de diferenciación entre las poblaciones de partículas distribuidas frente a la pistola
disparadora de las distribuidas detrás de la pistola, es decir, en el tirador, puede contribuir a establecer el papel de las
personas presentes en la escena del crimen en el instante del disparo y reconstruir sus puestos.
4. Discusión
Los resultados presentados en el trabajo actual sobre la distribución de GSR originario de Makarov, FMJ, 'Mesko' de 9
mm en los alrededores de la pistola de tiro generalmente se parecen a los obtenidos anteriormente para Luger de 9 mm
de la misma marca y tipo de imprimación [21] y altamente respaldar las inferencias sobre el mecanismo de dispersión
de GSR realizadas en esta publicación. Aunque producidos de manera contemporánea, ambos representaban la mezcla
de imprimación de tipo antiguo, basada en fulminato de mercurio, sulfuro de antimonio y clorato de potasio. Esto, sin
embargo, hizo posible la diferenciación entre el residuo de imprimación de los que se originan en el proyectil, fabricado
con núcleo de plomo y cubierta de cobre (FMJ) que vive descubriendo la parte inferior hueca del núcleo del
proyectil. Además, los restos que contienen bario que no se originaron en el cartucho sino en el cañón del arma, se
utilizaron para sacar conclusiones sobre el mecanismo de dispersión de GSR. La mayoría de las partículas del cebador,
es decir, Sb (Sn), se mueven junto con la corriente principal y más rápida de los productos de combustión de ambos, el
cebador y el propelente posteriormente a lo largo de la caja del cartucho, el barril y el aire, alcanzando un objetivo A
corta distancia. La cabeza de la onda de choque de los explosivos, mientras golpea el fondo hueco del proyectil
localmente lo derrite y hace que las gotas de plomo emergentes se alejen del centro de la corriente principal de gases
hacia las superficies internas del cañón del arma. Como resultado de esto, cuando el proyectil abandona el cañón, las
partículas de Pb que se mueven en la capa externa más lenta, junto con las pulidas de la superficie del cañón, por
ejemplo, que contienen partículas de Ba, son propensas a la desviación de la dirección en el borde del cañón. Dentro de
la corriente principal que se mueve a lo largo del cañón, las partículas más pequeñas de Pb y PbSb se empujan hacia
adelante en la dirección del disparo. Debido a sus pequeños tamaños, experimentan un gran retraso, lo que provoca su
disminución de la contribución a la población de partículas reveladas en los objetivos posteriores con el aumento de la
distancia de disparo. Encontrar solo partículas muy pequeñas en distancias cortas, por ejemplo, en el objetivo colocado
en s = 10 cm del hocico apoya la idea de la reflexión de las partículas de energía cinética más grandes del objetivo, como
lo sugiere Bhattacharyya [26]. Después de que el proyectil abandona el cañón, los productos de imprimación detonante
y propelente en llamas se expanden inmediatamente en todas las direcciones y experimentan la resistencia del aire que
conduce a la turbulencia local de gases y vapores que pueden observarse en películas o imágenes grabadas con una
cámara de alta velocidad [19]. ] En estas condiciones, las partículas sólidas experimentan un retardo rápido, desviación
de la dirección inicial de movimiento a lo largo del cañón y se desplazan en la dirección opuesta al disparo, es decir,
detrás del cañón de algunos de ellos. Las partículas que viajan en la capa externa de la corriente de combustión, incluidas
las desprendidas de la parte inferior del proyectil (partículas que contienen Pb) y que se pulen de las superficies internas
del cañón (partículas que contienen Ba), son propensas a la deflexión. Las partículas que se mueven en la dirección
opuesta al disparo pueden depositarse en la persona que dispara. Vale la pena mencionar que las partículas que se
depositan en las manos del tirador difieren significativamente de las reveladas en los objetivos, así como en la ropa del
tirador. En el caso de pistolas semiautomáticas como P-64, P-83 o Walther P-99 que utilizan la presión de los productos
de combustión para expulsar el cartucho usado y cargar uno nuevo, la mayoría de las partículas que se depositan en las
manos del tirador se originan del eyector. Por lo tanto, las partículas que se encuentran en las manos del tirador son
similares a las tomadas de las cartucheras del mismo lote de municiones en la presencia predominante de partículas Sb
(Sn) [23]. La ausencia de partículas que contengan plomo y bario en la caja del cartucho y su presencia en la muestra
tomada de las manos de disparo demuestra que algunas de las partículas se originan en el depósito de la boca de los
disparos anteriores. A partir de los estudios realizados, así como de la experiencia del caso, el autor reconoce que, en el
instante del disparo, el contenido químico y la morfología de las partículas que se depositan en las manos del tirador
están determinadas por la proximidad más cercana de las fuentes de partículas en primer orden, tanto el hocico y el
eyector, y por las propiedades individuales de la piel humana en segundo orden. Sin embargo, en casos posteriores
después del disparo, las propiedades de la piel y el tipo de actividad realizada demostraron ser factores más importantes
que el número inicial de partículas relacionadas con la ubicación de las manos cerca de la fuente de GSR. Además, el
contenido químico de las partículas no influye en su pérdida con el tiempo de varios sustratos [31]. Habiendo
interrogado las propiedades químicas y morfológicas de las partículas de dos marcas de municiones en la vecindad más
cercana de un arma de tiro, se puede concluir que la formación y dispersión de residuos de disparos metálicos no son
accidentales y pueden servir para comprender mejor las posibles diferencias en la cantidad y la calidad de las partículas
que se originan físicamente en el mismo cartucho pero que se recolectan en varios lugares en el lugar del incidente del
disparo. Además, la forma de análisis de datos presentada aquí resultó de exámenes de sondas, tales como microtrazas
recolectadas de las manos y la ropa del tirador, así como la ropa de la víctima se puede utilizar en casos de trabajo en
algunas circunstancias para la reconstrucción de las posiciones de las personas que participan El incidente del tiroteo. 5.
Conclusiones Los resultados del estudio realizado han demostrado que el método SEMEDX que se usa normalmente
para la detección de residuos característicos de disparos también se puede aplicar para obtener información sobre las
posibles diferencias en el tamaño de las partículas, así como las proporciones de sus clases químicas dependiendo de la
distancia del cañón de una pistola, tanto en la dirección del disparo como en la opuesta. Además de la dependencia de
la distancia desde el hocico, las propiedades de las partículas están relacionadas con el tipo de sustrato del que fueron
recolectadas, la composición química y los detalles de construcción de la munición, como el calibre y la carga de
propulsor, etc. Los mecanismos de formación y dispersión de GSR, a pesar de ser dinámicos y complejos, son
características repetibles de descarga de cierto tipo de cartucho. Eso da lugar a la comprensión de reglas más generales
del complejo proceso de disparo, por ejemplo, que las diferencias en las propiedades de GSR recolectadas de varios
sustratos y ubicaciones en la escena del disparo son consecuencia natural de las interacciones posteriores de las mezclas
explosivas con los materiales que constituyen cada parte de la caja del cartucho y las partes del arma que están
directamente relacionadas con la balística interna. Por lo tanto, en algunas circunstancias favorables, cuando un experto
forense puede acceder a un arma de interés y una carga de municiones, la nueva forma de inspección presentada sobre
las características del GSR examinado puede contribuir a la reconstrucción del crimen, especialmente para establecer
las posiciones mutuas y posiblemente los roles de las personas que participan en el incidente del tiroteo.
Referencias
[1] A. Zeichner, Recent developments of chemical analysis in investigations of firearm-related events, Anal. Bioanal. Chem. 376
(2003) 1178–1191.
[2] J. Andrasko, A.C. Maehly, Detection of gunshot residue on hands by SEM, J. Forensic Sci. 22 (1977) 279–287.
[3] G.M.Wolten,R.S.Nesbitt,A.R.Calloway, G.L. Loper, Particle analysis for thedetection of gunshot residue. I. Scanning electron
microscopy/energy dispersive X-ray characterisation of hand deposits from firing, J. Forensic Sci. 24 (1979) 409–422.
[4] G.M. Wolten, R.S. Nesbitt, A.R. Calloway, G.L. Loper, Particle analysis for the detection of gunshot residue. II. Occupation and
environmental particles, J. Forensic Sci. 24 (1979) 423–430.
[5] G.M. Wolten, R.S. Nesbitt, A.R. Calloway, G.L. Loper, Particle analysis for the detection of gunshot residue. III. The case record,
J. Forensic Sci. 24 (1979) 864–869.
[6] G. Zadora, Z. Brozek-Mucha, SEM-EDX – a useful tool for forensic examinations, Mater. Chem. Phys. 81 (2003) 345–348.
[7] M.S. Germani, Evaluation of instrumental parameters for automated scanning electron microscopy/gunshot residue particle
analysis, J. Forensic Sci. 36 (1991) 331–342.
[8] L. Niewoehner, J. Andrasko, J. Biegstraaten, L. Gunaratnam, S. Steffen, S. Uhlig, S. Antoni, GSR 2005 – continuity of the ENFSI
Proficiency Test on identification of GSR by SEM/EDX, J. Forensic Sci. 53 (2008) 162–167.
[9] Z. Brozek-Mucha, SEM-EDX study of inorganic gunshot residues from 9 mm Makarov ammunition, Probl. Forensic Sci. XLI
(2000) 62–89.
[10] Z. Brozek-Mucha, J. Jarosz, Reconstruction of a crime with the use of a firearm from the case files study and GSR
examinations, Probl. Forensic Sci. XLV (2001) 109–121.
[11] Z. Brozek-Mucha, A gunshot following the stopping of passenger car by police – reconstruction of an event on the basis of
case files and gunshot residue examinations, Probl. Forensic Sci. LI (2002) 119–136.
[12] Z. Brozek-Mucha, Examinations of various features of GSR collected from target in the dependence on the shooting distance,
Forensic Sci. Int. 136 (2003) 156.
[13] Z. Brozek-Mucha, A. Jankowicz, Evaluation of the possibility of differentiation among various types of ammunition by means
of GSR examinations with SEMEDX, Forensic Sci. Int. 123 (2001) 39–47.
[14] Z. Brozek-Mucha, G. Zadora, Frequency of occurrence of certain chemical classes of GSR from various ammunition types,
Probl. Forensic Sci. XLVI (2001) 281–287.
[15] Z. Brozek-Mucha, G. Zadora, Grouping of ammunition types by means of frequency of occurrence of GSR, Forensic Sci. Int. 135
(2003) 97–104.
[16] Z. Brozek-Mucha, F. Dane, G. Zadora, A comparative study of gunshot residue originating from 9 mm Luger ammunition from
various producers, Sci. Justice 43 (2003) 229–235.
[17] S. Steffen, M. Otto, L. Niewoehner, M. Barth, Z. Broz˙ ek-Mucha, J. Biegstraaten, R. Horvath, Chemometric classification of
gunshot residues based on energy dispersive X-ray microanalysis and inductively coupled plasma analysis with massspectrometric
detection, Spectrochim. Acta 62 (2007) 1028–1036.
[18] F.S. Romolo, P. Margot, Identification of gunshot residue: a critical review, Forensic Sci. Int. 119 (2001) 195–211. [19] A.J.
Schwoeble, D.L. Exline, Current Methods in Forensic Gunshot Residue Analysis, CRC Press, Boca Raton/London/New
York/Washington, DC, 2000.
[20] L. Fojtasek, J. Vacinova, P. Kolar, M. Kotrly, Distribution of GSR particles in the surroundings of shooting pistol, Forensic Sci.
Int. 132 (2003) 99–105.
[21] Z. Brozek-Mucha, Distribution and properties of gunshot residue originating from a 9 mm Luger ammunition in the vicinity of
the shooting gun, Forensic Sci. Int. 183 (2009) 33–44.
[22] M.R. Rijnders, A. Stamouli, A. Bolck, Comparison of GSR composition occurring at different locations around the firing
position, J. Forensic Sci. 55 (2010) 616– 623.
[23] Z. Brozek-Mucha, Comparison of cartridge case and airborne GSR – a study of their elemental contents and morphology by
means of SEM-EDX, X-ray Spectrom. 36 (2007) 398–407.
[24] S. Basu, Formation of gunshot residues, J. Forensic Sci. 27 (1982) 72–91.
[25] G.M. Wolten, R.S. Nesbitt, On the mechanism of gunshot residue particle formation, J. Forensic Sci. 25 (1980) 533–545.
[26] C.N. Bhattacharyya, Dispersion of firing discharge residues using a Maxwellian model, Forensic Sci. Int. 42 (1989) 271–277.
[27] C.N. Bhattacharyya, Dispersion of firing discharge residues using a modified Maxwellian model, Forensic Sci. Int. 47 (1990) 31–
37.
[28] O. Dalby, D. Butler, J.W. Birkett, Analysis of gunshot residue and associated materials – a review, J. Forensic Sci. 55 (2010)
924–943.
[29] A. Zeichner, N. Levin, E. Springer, Gunshot residue particles formed by using different types of ammunition in the same
firearm, J. Forensic Sci. 36 (1991) 1020–1026.
[30] P. zbiorowa, Poradnik fizykochemiczny, Wydawnictwo Naukowo – Techniczne, Warszawa, 1974.
[31] Z. Brozek-Mucha, Persistence of gunshot residue on hands, face and clothing of the shooting person, in: ENFSI Expert Working
Group Firearms/GSR 17th Annual Meeting, Paphos, Cyprus, November 9th–12th, 2010.

Tabla 1. Condiciones analíticas de la búsqueda automática de GSR mediante el método SEM-EDX.

Tabla 2. Número de partículas metálicas reveladas por medio del método SEM-EDX en muestras elegidas recolectadas
de blancos de algodón en el círculo de 10 cm alrededor del agujero (experimento 1) y de la persona que disparó
(experimento 2).

Fig. 1. Número de partículas recogidas de objetivos dependiendo de la distancia de disparo.


Fig. 2. Composición química de partículas recogidas de blancos de algodón, en círculo de radio r = 5 cm alrededor del
agujero, dependiendo de la distancia de disparo.
Tabla 3. Densidades estimadas de partículas de las clases químicas encontradas en las muestras.

Fig. 3. Composición química de partículas recogidas de blancos de cuero, en círculo de radio r = 5 cm alrededor del
agujero, dependiendo de la distancia de disparo.
Fig. 4. Tamaño de partículas recogidas de blancos de algodón (r = 10 cm) dependiendo de la distancia de disparo.
Fig. 5. Composición química de las partículas recogidas del tirador dependiendo de la distancia desde el hocico.
Fig. 6. Tamaño de las partículas recogidas del tirador dependiendo de la distancia desde el hocico.
Fig. 7. Valores medios de frecuencias de ocurrencia de partículas de las clases químicas PbSb, Pb y Sb (Sn) en la
dependencia de la distancia s desde la boca del cañón.

Fig. 8. Valores medios del diámetro de círculo equivalente de partículas calculado para partículas de las clases
químicas PbSb, Sb (Sn) y Pb (a) y para toda la población de partículas en una muestra (b) en dependencia de la
distancia s del cañón de la pistola.
Fig. 9. El valor medio ponderado de ε (cm3 /(g.um)) calculado para partículas de las clases químicas PbSb, Sb (Sn) y Pb
(a) y para toda la población de partículas en una muestra (b) en la dependencia de la distancia s del cañón de la
pistola.

Tabla 4. Valores medios y las desviaciones estándar relativas RSD para el número de partículas, frecuencia de
ocurrencia f de partículas Sb (Sn), el diámetro medio <d> y el parámetro medio <ε>.