Está en la página 1de 2

SEA UMN

DIEZ SUGERENCIAS PARA OPERAR


EL DEPARTAMENTO DE CAPELLANÍA
DONDE NO HAY CAPELLANES

David Hernández Vanegas

Preparado para
La 1ra Capacitación para capellanes y liderazgo espiritual educativo
realizado en el Campamento La Morita, del 18-22 de noviembre de 2019
DIEZ SUGERENCIAS PARA OPERAR
EL DEPARTAMENTO DE CAPELLANÍA
DONDE NO HAY CAPELLANES
La figura de un capellán es importante en un colegio adventista, ya que este
sirve de nexo entre la comunidad escolar y la administración, a la par que vela por los
programas de la clase de Biblia, que las actividades del colegio estén a tono con la
filosofía adventista de la educación, y por el ambiente y desarrollo espiritual de la
comunidad estudiantil y el personal. Sin embargo, en la UMN, por diversos factores, no
todos los colegios pueden contar con la bendición de un capellán. Ante esta situación,
a manera de despertar el interés por buscar formas creativas de salvar esta
necesidad, presento algunas sugerencias que me parecen pueden ser útiles en estos
casos:
1. Tener una Comisión de Actividades Espirituales, en cargado por alguien
específico.
2. Tener un Plan Maestro de Desarrollo Espiritual.
3. Alumnos como capellanes asociados. Algunos alumnos pueden ayudar con
algunas tareas del Departamento de Capellanía: Orando con sus maestros,
estimulando a otros a bautizarse, atendiendo la clase bautismal, etc.
4. Pastores de las iglesias locales visitando a docentes (o consejero de la Junta
Escolar). El director en este caso deberá conversar con ellos para solicitarles
que les visite. Pida apoyo a la asociación, pueden hacer una rotación por mes
para tener un culto con los estudiantes, visitar el colegio, dar una clase
específica, etc.
5. Visita del director general y coordinadores o directores de nivel al personal.
6. Capellanes compartidos. Un capellán compartido con otro colegio cercano,
aunque no es el ideal, con un buen plan del trabajo, integrando algunas de las
sugerencias aquí presentadas, y aprovechando bien el tiempo, el capellán
puede apoyar ambas instituciones. Al menos por un tiempo.
7. Capellanes voluntarios. Solicitar a padres de familia, miembros de la iglesia,
ancianos de iglesia, miembros de la Junta Escolar, para que apoyen al colegio
con actividades como: Visitar a padres, organizar actividades espirituales,
bandos de oración, colaboran en actividades misioneras y comunitarias de las
clases, etc. Deberá tener un control y rol de cuándo y cómo involucrar a los
capellanes voluntarios.
8. Alumnos comisionados por la Asociación Estudiantil. La Asociación estudiantil
puede nombrar a uno, o un par de alumnos para apoyar en las actividades
espirituales y formar parte de la Comisión de Actividades Espirituales de la
institución.
9. Delegar algunas actividades espirituales como proyectos por grado
coordinados con sus maestros (Preparatoria organiza la semana de énfasis
espiritual para primaria o preescolar; un grupo se dedica a orar por los
maestros y compañeros; organizar el retiro, etc.).
10. Cada maestro un copastor o capellán, en el marco del grupo del cual es tutor, y
fuera de él.

10 Sugerencias para operar el


Departamento de Capellanía donde no
hay capellán por David Hernández
Vanegas se distribuye bajo una Licencia
Creative Commons
Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

También podría gustarte