Está en la página 1de 9

UNIVERSIDAD EMILIANO ZAPATA

TEMA

PREVENCION ABUSO SEXUAL INFANTIL

Jennifer Aleida Hernández Torres


Alondra Anari Sánchez Roque
Ezequiel Oviedo Ortega
Maricela Garza Reyes
Diana
Katia

Monterrey Nuevo León a 04 de octubre de 2019


Objetivo General:
El menor aprenderá a identificar los factores de riesgo sobre el abuso sexual infantil

Objetivos Específicos:

El menor identificara las partes de su cuerpo que el debe cuidar


El niño aprenderá a identificar las diversas situaciones de riesgos a las que se pueden enfrentar.
El niño conocerá las redes de apoyo a las que deberá acudir ante una situación de riesgo o abuso

Meta del programa


Concientizar al niño sobre los factores de riesgo y el cuidado personal

Tipo de población:
Menores de edad preescolar (3 -5 años)
Ambos sexos
Contexto educativo
Justificación:
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) considera que la protección de los
derechos del niño y el cuidado de los niños del mundo conforman los cimientos del desarrollo
humano.
En el 2015, al menos 6 de cada 10 niñas, niños y adolescentes de 1 a 14 años experimentaron algún
método violento de disciplina, y 1 de cada 2 niños, niñas y adolescentes sufrieron agresiones
psicológicas1
Iniciemos destacando que en México las estadísticas de abuso sexual infantil son alarmantes
● En México según un estudio de 1982 se violenta sexualmente a una persona cada 9 minutos,
al pasar del tiempo podemos imaginarnos que esta cifra ha crecido como han crecido las cifras
de crímenes sexuales. La UNICEF ha documentado hasta 4 casos de agresiones contra
menores cada minuto en América Latín.
● Según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) en el 2016
México ocupaba el primer lugar a nivel mundial en abuso sexual, violencia física y homicidio
de menores de 14 años con 4.5 millones de reportes.
● Únicamente el 2% de los casos se conocen en el momento en que se presenta el abuso, el resto
pueden pasar hasta años para que se sepa.
● Según la CEAV (Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas) en promedio, de cada cien casos
de agresiones sexuales que se cometen en el país sólo seis son denunciadas y de estas solo un
tercio llegan a ser consignadas con un juez.
Datos de la sobre los niños abusados*
El promedio de edad de los niños y niñas, la primera vez que sufren abuso, es de 8 años y medio.
● El 75% de los infantes que sufren abuso son mujeres.
● El haber experimentado un episodio de abuso está relacionado con problemas psicológicos o
psiquiátricos en la edad adulta.
● Uno de los factores de riesgo más relevantes, tanto para el abuso como para el maltrato, es la
presencia de violencia entre los padres.

Datos sobre las personas que abusan *:
● El 75.1% de quienes ejercen abuso sexual son hombres.
● El 88.5% son conocidos de los niños y niñas.
● El 50.4% son familiares de los niños y niñas.
● Y de los familiares

● 19.4% Son tíos/as


● 9.7% Son primos/as mayores
● 7% Son padrastros
● 4.4% Son hermanos/as

Por esta razón nos damos a la tarea de implementar algunas platicas que podrán enseñarles a los
pequeños como detectar alguna situación de riesgo y detectar los momentos en que deben pedir ayuda
o a quien deben acudir para recibir apoyo
MARCO TEORICO

ABUSO SEXUAL INFANTIL

El miedo, como tal ocurre con el dolor


no se muestra como un sentimiento que no
podemos aislar de las secuelas que nos
afectan. Entre ellas podemos citar la culpa,
la vergüenza, las autolesiones, las fobias,
la indecisión, las relaciones, la sexualidad, el
suicidio incluso la rabia” (Montane Lozoya, 2008:19)

El abuso sexual a niñas y niños se efectúa cuando una persona de la misma o mayor edad, los obliga
a tener contacto sexual a través de caricias, besos, tocamientos; ver y escuchar pornografía o exhibir
los genitales y/o cualquier comportamiento de tipo sexual.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define maltrato infantil como… Los abusos y la
psicológico, abuso sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen
o puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su
supervivencia, en el contexto de una relación de responsabilidad, confianza o poder.

Existen falsas creencias sobre el abuso sexual infantil, por ejemplo, pensar que esta conducta no es
frecuente porque niñas y niños conocen sus derechos; decir que confunden la realidad con la
fantasía; pensar que les gusta o lo inventan sólo para llamar la atención.
De igual manera, creer que el abuso sexual es un fenómeno relacionado con la pobreza; señalar que
las madres son cómplices; considerar que niñas y niños se vuelven pervertidos sexuales o repiten el
patrón con otros; asegurar que sólo los pedófilos violan y que el abusador sexual tiene características
muy identificables; dar por hecho que se requiere de mucho tiempo para abusar sexualmente de una
niña o un niño y lo más común, decir que a mis hijas e hijos nunca les va a pasar.

Causa desánimo la enorme brecha que se observa entre los derechos que teóricamente poseen las
niñas y los niños, y la realidad de quienes han sido víctimas de abuso sexual infantil; lo cierto es que
desde la perspectiva de los derechos humanos se vislumbran comisiones esperanzadas de lucha y
concientización para una vida diga y el libre desarrollo de la personalidad para quienes integran más
de la tercera parte de la población de nuestro país. (MARTINEZ MOYA, 2016)
Las normas en el marco jurídico, son cruciales para la aplicación efectiva de los derechos humanos,
así como para la eliminación de patrones socioculturales, estereotipos y prácticas respecto al género
o la edad de las personas. El marco jurídico debe constituirse desde un paradigma que considere a los
niños y las niñas como sujetos de derechos, poseedores de dignidad y autonomía progresiva frente al
abuso sexual infantil, una de los graves problemas que afectan a las sociedades del mudo en todos los
tiempos; sin embargo, es hasta épocas recientes que se ha hecho visible y ha sido considerado un
problema público.
La perspectiva de derechos humanos es eje fundamental; la construcción de estándares
internacionales y relativos a la obligación estatal de proteger, garantizar y promover el derecho a la
integridad física, el derecho al libre desarrollo de la personalidad, el derecho a ser escuchado, el
derecho a la personalidad, el derecho a la protección de la honra y la dignidad, el derecho a ser
escuchado, el derecho a no ser objeto de ningún tipo de violencia y el derecho a una educación sexual
oportuna y de calidad, así como a la protección contra el abuso sexual infantil.
Considero que el bien fundamental afectado es el derecho a la integridad personal ya que el problema
en cuestión ataca el desarrollo físico, mental y emocional de niños y niñas.

El abuso sexual infantil es un tema de gran complejidad ya que sucede con mayor frecuencia en los
ámbitos, que, en teoría, tendríamos que proteger y promover el bienestar y desarrollo de los menores
de edad.
En este sentido, el universo de estudios de la investigación se ubica en los ámbitos más cercanos de
las niñas y los niños. De acuerdo con El Informe Mundial sobre la violencia contra niños y niñas”,
realizado por la UNESCO en el 2006, considera el abuso sexual infantil como una forma de violencia
que sucede en todos los entornos y en las diferentes sociedades en cinco ámbitos, como: el hogar, la
escuela y otros entornos educativos; instituciones de detención y protección y en su comunidad.
Se desconocen las proporciones reales del fenómeno pues es un hecho que generalmente permanece
en silencio. En México prevalece el ocultamiento de los delitos sexuales contra personas menores de
18 años.
El “Corpus Juris” de defensa de los derechos humanos de los menores de 18 años, documento que
enarbola esta doctrina es la Convención sobre los Derechos de los Niños. Dicho documento fue
aprobado en 1989 por la Asamblea de las Naciones Unidas, México suscribió este documento el 21
de septiembre del mismo año. Establece, en el artículo 34, la obligación de los Estados parte de
proteger a los niños contra todas las formas de explotación y abusos sexuales, así como de tomar
todas las medidas necesarias para impedir tales hechos. (GUTIERREZ CONTRERAS)

El abuso sexual infantil se clasifica como una forma de maltrato visible activo. A continuación, se
presenta gráficamente esta forma de tipificación al maltrato.

Tipos de maltrato Infantil

Activo Pasivo

Visible Abuso Físico Abandono Físico


Abuso Sexual
Invisible Maltrato Emocional Abandono Emocional

Fuente: Borudy, J,. El dolor invisible de la infancia, Barcelona, Paradós, 1998, citado por
Moltedo,p.18.

María Lameiras (Profesora Titulada del Área de Personalidad, Evaluación y Tratamientos


Psicológicos en la Universidad de Vigo, Facultad de Ciencias de la Educación campus Ourense,
España); considera el abuso sexual como “una forma de violencia que atenta, no solo contra la
integridad física, sino también psicológico de la víctima”. Establece tres criterios importantes:

Criterios para la definición del abuso sexual Infantil

Asimetría de edad Tipos de estrategias de coerción Tipos de conductas sexuales


Al menos una diferencia de Presión, engaño, sorpresa, Formas manifiestas de conducta
cinco años entre el menor y el incluso seducción o fuerza sexual con o sin contacto físico
victimario física

El Informe Mundial sobre la Violencia contra Niñas y Niños (Pinheiro 2006), señala a las personas
con algún tipo de discapacidad y a Las niñas como sujetos más vulnerables frente a este problema.
En el caso de las niñas destacan las relaciones de poder basadas en el género como un tipo de
relaciones muy arraigadas basadas en la tradición donde prevalecen valores como el “honor de la
familia” o la visión del adulto frente al bienestar o al adecuado desarrollo de niñas.
Investigaciones de la OMS, precisamente basadas en encuestas de victimización, específica que
aproximadamente del 25% al 50% de niños y niñas consideran que han sufrido maltrato físico. Un
20% de las mujeres y de un 5%al 10% de los hombres manifiestan que han sufrido abuso sexual
infantil (OMS, 2010:1).
La edad de mayor incidencia se ubica entre los 6 y los 11 años, este rango es recurrente en nuestro
país en materia de violencia infantil como muestran las consultas desarrolladas por el Órgano Federal
Electoral.
El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF) es la institución encargada en
nuestro país del maltrato infantil. En México no existe un registro nacional adecuado de los casos de
maltrato infantil reportados a las diferentes autoridades (salud, educación, protección a la infancia o
justicia) además de que solo llegan a conocerse los casos más graves por lo que no se conoce la cifra
real de los casos de abuso sexual infantil.

Es Urgente la actuación de autoridades e instancias especializadas en la protección de niñas, niños y


adolescentes.
En el foro “Violencia Sexual Infantil y Adolescente: Retos Legislativos”, el director médico del
Hospital de Pediatría del Centro Médico Siglo XXI, del IMSS, Javier Enrique López Aguilar, afirmó
que según estudios de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE),
México ocupa el primer lugar en abuso sexual infantil con 5.4 millones de casos por año.

Informó que, desde hace 20 años, Tlaxcala es la entidad con mayor incidencia de pederastia y trata
infantil, seguido por Querétaro y Chihuahua, lo que muestra la inoperancia de la justicia penal y civil
en esta materia.

En su ponencia, “La responsabilidad del médico pediatra en la detención de violencia intrafamiliar y


sexual al niño”, el galeno enumeró diversas estrategias y acciones preventivas para disminuir las
cifras tan alarmantes en nuestro país por agresiones contra las y los menores.
Destacó que debe reforzarse la educación sexual, adaptada a las diferentes etapas de desarrollo del
menor; proporcionarles herramientas para identificar los riesgos y conductas de violencia sexual en
su contra; abrir vías de comunicación seguras, confiables, accesibles y anónimas, mediante redes
sociales, y que haya corresponsabilidad en la actuación de las autoridades e instancias especializadas
en la protección de los infantes.
Conclusión:

Que con este material el menor pueda elevar su confianza hacia sus redes de apoyo más cercanas, y
llegue a comprender como debe actuar frente a tal situación, pues sabemos que detectar el abuso
sexual y buscar ayuda a tiempo favorece una respuesta más efectiva y con ella, una mejor calidad de
vida para el menor.
Brindarles una estrategia para disminuir la creciente “oferta" de niños que sufren este tipo de abuso.
Así como despertar interés en la familia sobre el abuso pues sus miembros pueden aportar mucho en
materia de prevención y detección de víctimas.
Que la escuela sea una plataforma adecuada para apoyar procesos de sensibilización sobre esta
problemática dentro se toda la comunidad y generar espacios para que el menor pueda reunir y
reflexionar sobre el abuso sexual.
Bibliografía
GUTIERREZ CONTRERAS, J. C. (s.f.).
https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/5/2462/3.pdf.

MARTINEZ MOYA, L. R. (2016). EL ABUSO SEXUAL INFANTIL EN MEXICO LIMITACIONES DE LA


INTERVENCION ESTATAL. MEXICO: PUBLICACIONES ELECTRONICAS.

VALDEZ, M. (2018). castigos más severos para servidores abusadores sexuales. MEXICO.

También podría gustarte