Está en la página 1de 5

Existen tres tipos de marcas de literariedad:

 LENGUAJE CONNOTATIVO Es aquel que utiliza las palabras con un significado diferente al literal (denotativo). La
mayoría de las veces, funciona en analogías: “Eres la luz de mi vida”
 POLISEMIA Es la capacidad de una palabra de tener múltiples significados. Sucede porque en este tipo de textos, el
lector puede dar diferentes interpretaciones al mismo. “¿Quién se atreverá a condenarme? Si esta gran luna de mi
soledad me perdona”
 FIGURAS RETÓRICAS Son formas de modificar el empleo de las palabras de manera arbitraria. Se utilizan para
embellecer las expresiones o lograr un efecto sonoro.

La segunda marca de literaliedad es la polisemia, que se refiere a aquellas palabras con múltiples significados que utilizan
los escritores para poder dar fuerza y elegancia a sus mensajes, como se puede observar en el siguiente poema de Charles
Baudelaire en el que primero se refiere a las quimeras como unas bestias y posteriormente se refiere a ellas como aquellas
ilusiones o fantasías que oprimen a los hombres y los conducen hacia un “sin sentido”.

A cada cual su quimera (Fragmento)


Cada uno llevaba sobre la espalda una enorme
quimera, tan pesada como una bolsa de harina o
carbón, o la mochila de un infante del ejército romano.
Pero la monstruosa bestia no era un peso inerte
sino que envolvía y oprimía al hombre con músculos
elásticos y potentes; con dos enormes garras
se sujetaba al pecho de su montura y su fabulosa
cabeza sobrepasaba la frente del hombre como los
terribles cascos de los antiguos guerreros que aumentaban
el terror del enemigo…
Y por un instante me obstiné queriendo comprender
ese misterio, pero pronto la irresistible indiferencia
se abatió sobre mí, agobiándome más rotundamente
de lo que a ellos sus aplastantes quimeras.
Charles Baudelaire. La spleen de parís. 1999

La tercer marca de literaliedad es una figura retórica llamada metonimia, que consiste en cambiar el significado de una
palabra cuando se relaciona con otra; pensemos por ejemplo que cuando decimos “Te invito una copa”, nos referimos a
una copa de licor, ya que generalmente la gran mayoría de las bebidas alcohólicas se sirven en copas; otro ejemplo seria
cuando decimos “Hay que respetar sus canas” para expresar que hay que respetar a los ancianos, quienes por los años que
han vivido tienen su cabello encanecido. Lo anterior se puede ejemplificar en un fragmento de Romeo y Julieta de
Shakespeare, donde la mención del acero nos remite a pensar en una espada que está hecha de este material.

Romeo y Julieta (Fragmento) En vano Romeo con dulces palabras le exhortaba a la concordia, y le traía al recuerdo vuestras
ordenanzas: todo esto con mucha cortesía y apacible ademán. Nada bastó a calmar los furores de Teobaldo, que ciego de
ira, arremetió con el acero desnudo contra el infeliz Mercutio.

La cuarta marca de literaliedad es también una figura retorica llamada comparación, que es cuando se expresa la semejanza
entre dos cosas mencionando una característica común en ambas utilizando los siguientes nexos: como, cual, tal, parece,
así. Lo anterior se puede observar en el siguiente fragmento de un poema de Jaime Sabines donde se compara a los
enamorados con los locos por entregarse tanto.
Los amorosos (Fragmento)
Los amorosos andan como locos porque están solos, solos, solos, entregándose, dándose a cada rato, llorando porque no
salvan al amor.
Jaime Sabines. Antología Completa. 2011.
La sexta marca de literaliedad se denomina anáfora o aliteración y consiste en la repetición de palabras para dar musicalidad
a la expresión del autor, como se puede observar en el siguiente fragmento de Pedro Calderón de la Barca “La vida es sueño”

La vida es sueño (Fragmento)


Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.
Pedro Calderón de la Barca. Teatro I La vida es sueño.1992

La octava marca de literaliedad es conocida como prosopopeya y consiste en atribuir sentimientos, palabras y acciones de
humanos a objetos inanimados, cosas abstractas o animales, como se puede observar en el siguiente poema de Mario
Benedetti donde le atribuye cualidades al mar.
El silencio del mar (Fragmento)
El mar escucha como un sordo
es insensible como un dios
y sobrevive a los sobrevivientes
Mario Benedetti. Inventario I. 2000

La novena marca de literaliedad denominada antítesis consiste en contraponer dos frases de significados opuestos, como
se puede observar en el siguiente poema de Mario Benedetti donde se expone el duelo que enfrenta un enamorado que
quiere ver a su amante y a la vez tiene miedo de hacerlo.
Viceversa (Fragmento)
Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte
tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte
tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
Mario Benedetti. Poemas de otros.1974

La décima marca de literaliedad se denomina hipérbaton y es cuando se invierte el orden de los factores de una oración
con el fin de resaltarla o darle musicalidad al texto, como se puede observar en las dos primeras líneas de cada estrofa de
la Rima LIII de Gustavo Adolfo Bécquer, en la que el verbo se antepone al sujeto de la oración.

En las dos primeras líneas el verbo es “volverán” y el sujeto son “las golondrinas”, mientras que en las dos siguientes el verbo
es el mismo y el sujeto son “las tupidas madreselvas”, por lo que prescindiendo del hipérbaton, el fragmento anterior se
redactaría de la siguiente manera. Las oscuras golondrinas volverán a colgar sus nidos en tu balcón. Las tupidas madreselvas
volverán a escalar las tapias de tu jardín. No obstante, aunque el poema pierde su musicalidad y rima, en la gran mayoría
de los casos resulta necesario deshacer el hipérbaton para poder comprender su sentido.

Rima LIII (Fragmento)


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar…
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar..
Gustavo Adolfo Bécquer. Leyendas y rimas. 2002

La onceava marca de literaliedad se denomina hipérbole y es cuando se exageran las características de un determinado
sujeto para poder destacarlo, como se puede observar en el siguiente verso de Francisco de Quevedo en el que se hace
burla de un hombre que tiene una gran nariz.
A una nariz (Fragmento)
Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,
érase un peje espada muy barbado.
Francisco de Quevedo. Antología poética. 2012

La doceava marca de literaliedad se denomina ironía y es cuando se da a entender lo contrario a lo que se quiere expresar
para hacer burla de algo, como se puede observar en el último verso del poema de José de Espronceda titulado “Canto a
Teresa”, en el cual parece que se habla de la belleza del mundo, pero realmente el autor quiere mostrar su hastío e
inconformidad ante todo lo que sucede, rayando en el llamado humor negro o el sarcasmo.
Canto a Teresa (Fragmento)
Gocemos, sí; la cristalina esfera
gira bañada en luz: ¡bella es la vida!
¿Quién a parar alcanza la carrera
del mundo hermoso, que al placer convida?
Brilla radiante el sol, la primavera,
los campos pinta en la estación florida.
Truéquese en risa mi dolor profundo...
Que haya un cadáver más ¿qué importa al mundo?
José de Espronceda. Canto a Teresa. 2009

La última marca de literaliedad se denomina sinécdoque y es cuando se toma el todo por una de sus partes, como se puede
observar en el siguiente poema de Charles Baudelaire titulado “El deseo de Pintar”, en el cual el autor habla de “el hombre
y el artista” para referirse a todos los hombres y a todos los artistas.
El deseo de pintar (Fragmento)
¡Desdichado el hombre, pero feliz el artista desgarrado
por el deseo! Necesito pintar a la que tan
pocas veces vi y que huyó veloz, como algo hermoso
y nostálgico tras el viajero que la noche arrastra.
Charles Baudelaire. La spleen de parís. 1999
INSTITUTO EDUCATIVO INTERNATIONAL A.C.
BACHILLERATO GENERAL
MATERIA: LITERATURA I
TERCER SEMESTRE
PROFESORA: LILIA CHÁVEZ CRISTÓBAL
INTEGRANTES:
1.
2.
3.
4.
INSTRUCCIONES: identifica que recurso retórico se presenta en los fragmentos y argumenten su respuesta.

VALOR: 5 PARTICIPACIONES POR CADA RESPUESTA ARGUMENTADA

Romeo y Julieta (Fragmento) En vano Romeo con dulces palabras le exhortaba a la concordia, y le traía al recuerdo
vuestras ordenanzas: todo esto con mucha cortesía y apacible ademán. Nada bastó a calmar los furores de
Teobaldo, que ciego de ira, arremetió con el acero desnudo contra el infeliz Mercutio.

La vida es sueño (Fragmento)


Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.
Pedro Calderón de la Barca. Teatro I La vida es sueño.1992

El silencio del mar (Fragmento)


El mar escucha como un sordo
es insensible como un dios
y sobrevive a los sobrevivientes
Mario Benedetti. Inventario I. 2000

Rima LIII (Fragmento)


Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar…
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar..
Gustavo Adolfo Bécquer. Leyendas y rimas. 2002
A una nariz (Fragmento)
Érase un hombre a una nariz pegado,
érase una nariz superlativa,
érase una nariz sayón y escriba,
érase un peje espada muy barbado.
Francisco de Quevedo. Antología poética. 2012

Canto a Teresa (Fragmento)


Gocemos, sí; la cristalina esfera
gira bañada en luz: ¡bella es la vida!
¿Quién a parar alcanza la carrera
del mundo hermoso, que al placer convida?
Brilla radiante el sol, la primavera,
los campos pinta en la estación florida.
Truéquese en risa mi dolor profundo...
Que haya un cadáver más ¿qué importa al mundo?
José de Espronceda. Canto a Teresa. 2009

El deseo de pintar (Fragmento)


¡Desdichado el hombre, pero feliz el artista desgarrado
por el deseo! Necesito pintar a la que tan
pocas veces vi y que huyó veloz, como algo hermoso
y nostálgico tras el viajero que la noche arrastra.
Charles Baudelaire. La spleen de parís. 1999