Está en la página 1de 27

En la ciudad de Mazatlán, Sinaloa, siendo las diez

horas con veinte minutos del ocho de octubre de dos mil

PJF - Versión Pública


diecinueve, hora y día señalados para que tenga lugar esta
audiencia constitucional, el licenciado Amílcar Asael
Estrada Sánchez, Juez Octavo de Distrito en el Estado de
Sinaloa, ante la licenciada Miriam Suheid Flores Osuna,
secretaria con quien actúa y da fe, la declara abierta con
fundamento en el artículo 124 de la Ley de Amparo, sin
asistencia de las partes.

Enseguida, se procede a hacer una relación de


las constancias que obran en autos: demanda de
amparo promovida por ***** ** *** ******* ********
******; auto admisorio de quince de julio de dos mil
diecinueve; e informes justificados rendidos por las
autoridades Delegada Estatal, Subdelegada de
Prestaciones y Jefe del Departamento de Pensiones,
Seguridad e Higiene, todos del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, con
sede en Culiacán, Sinaloa.

Acto seguido, el Juez acuerda: se tienen


relacionadas las constancias que obran en el presente
sumario y de conformidad con el numeral 117 de la Ley de
Amparo, por rendidos los informes justificados de mérito.

Abierto el período de pruebas: la secretaria da


cuenta con las documentales allegadas por la parte
quejosa.

A lo anterior, el Juez acuerda: con fundamento en


el numeral 119 de la Ley de Amparo, se tiene admitida y
desahogada en razón de su propia naturaleza las pruebas



documentales que allegó la la parte quejosa; las que serán


tomadas en consideración en su oportunidad.

2

Al no haber pruebas pendientes que desahogar, se


cierra el período probatorio.

Abierto el período de alegatos: la secretaria hace

PJF - Versión Pública


constar que las partes no formularon manifestación alguna
ni el Agente del Ministerio Público de la Federación de la
adscripción presentó pedimento.

No habiendo diligencia pendiente que desahogar,


se procede a dictar la sentencia correspondiente.

VISTOS, para resolver los autos del juicio de


amparo número ************, promovido por ***** ** ***
******* ******** ******; y,

R E S U L T A N D O:

PRIMERO. Demanda de amparo. Por escrito


presentado el doce de julio de dos mil diecinueve, en la
Oficina de Correspondencia Común de los Juzgados de
Distrito en el Estado de Sinaloa, con sede en Mazatlán,
***** ** *** ******* ******** ****** solicitó el amparo
y la protección de la Justicia Federal, contra los actos que
reclamó de la Delegada Estatal, Subdelegada de
Prestaciones y Jefe del Departamento de Pensiones,
Seguridad e Higiene, todos del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, con
sede en Culiacán, Sinaloa, que estimó violatorios de los
artículos 1, 8, 14, 16, 20 y 123 de la Constitución Política
de los Estados Unidos Mexicanos y, que redujo al
señalamiento siguiente:

“4.- ACTOS RECLAMADOS: Los hago consistir en;

A).- Las orden verbal y el mandato para que se me


apliquen las DEDUCCIONES ECONOMICAS por la
cantidad de $38, 642.46 (TREINTA Y OCHO MIL,
SEISCIENTOS CUARENTA Y DOS PESOS, 46/100
MONEDA NACIONAL) por concepto 48 denominado
COMPATIBILIDAD derivado del cobro de la
3

PENSIÓN POR VIUDEZ NÚMERO 1384577, que me


fue otorgada por el fallecimiento de mi esposo JOSÉ
NABOR MACÍAS LIZÁRRAGA.

B).- La orden verbal y el mandato para que PARA

PJF - Versión Pública


QUE SE ME RESTRINJA EL DERECHO A
PERCIBIR Y COBRAR INTEGRAMIENTE EL PAGO
DE LA PENSIÓN MENSUAL CONCEPTO 001 POR
LA CANTIDAD DE $25,347.00 (VEINTICINCO MIL,
TRESCIENTOS CUARENTA Y SIETE PESOS,
00/100) mensuales y ordenándose el pago a
$16,327.80 pesos mensuales, derivado del cobro de
la PENSIÓN POR VIUDEZ NÚMERO 1384577, que
me fue otorgada por el fallecimiento de mi esposo
JOSÉ NABOR MACÍAS LIZÁRRAGA.

c).- La orden verbal y el mandato PARA QUE SE ME


TOPEN LAS 02 (DOS) PENSIONES (VIUDEZ +
JUBILACIÓN), QUE ACTUALMENTE COBRO Y SE
ME PAGUEN CADA UNA DE ELLAS DE MANERA
AUTONOMA E INDEPENDIENTE.

Dichas ordenas y mandamientos verbales fueron


emitidos y dictados de manera unilateral,
inconstitucional, ilegal sin fundamentación jurídica ni
motivación legal que las sustente y valide,
causándome de manera directa daños, agravios y
perjuicios económicos, violentándose los artículos 1°,
8°, 14, 16, 20 y 123 constitucionales. Así como
también los numerales 130, 131, 132 y demás
relativos de la Ley del Issste.”

SEGUNDO. Radicación de la demanda.


Correspondió conocer del expresado libelo constitucional,
por razón de turno, a este Juzgado Octavo de Distrito en el
Estado de Sinaloa, con residencia en Mazatlán, donde se
registró con el número de expediente ************, y por
acuerdo de ****** ** ***** ** *** *** ********** , se
admitió a trámite; se requirió a las autoridades señaladas
como responsables sus informes justificados y se dio a la
Agente del Ministerio Público de la Federación adscrita a
este órgano jurisdiccional la intervención que legalmente
compete.

Seguido el juicio por sus demás etapas legales,


las autoridades responsables rindieron su informe
justificado; la audiencia constitucional se celebró en
4

términos del acta que antecede, la cual concluye con el


dictado de este fallo.

PJF - Versión Pública


C O N S I D E R A N D O:

PRIMERO. Competencia. Este Juzgado Octavo


de Distrito en el Estado es competente para conocer del
presente juicio, en términos de lo previsto por los artículos
103, fracción I, 107, fracciones VII y XII, ambos de la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, 48
de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, 37
párrafo primero, de la Ley de Amparo, así como con el
Acuerdo General 3/2013 del Pleno del Consejo de la
Judicatura Federal, relativo a la determinación del número
y límites territoriales de los circuitos en que se divide la
República Mexicana; así como, al número, a la jurisdicción
territorial y especialización por materia de los tribunales
colegiados y unitarios de circuito y de los juzgados de
distrito, a prevención, en virtud de que uno de los actos
reclamados es de naturaleza declarativa.

SEGUNDO. Fijación de la litis. Antes de


establecer la certeza o inexistencia de los actos
reclamados, se estima necesario fijar en forma clara y
precisa el planteamiento de impugnación que formula la
parte quejosa en su demanda de garantías, en términos de
lo dispuesto en el artículo 74, fracción I, de la Ley de
Amparo en vigor, y los criterios contenidos en la
jurisprudencia número P./J.40/2000 y la tesis P.VI/2004,
sustentadas por el Tribunal Pleno de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, la primera publicada en la página 32
del Tomo XI, abril de dos mil, y la segunda a foja 255 del
Tomo XIX, abril de dos mil cuatro, Novena Época, Materia
Común, del Semanario Judicial de la Federación y su
Gaceta, cuyo tenor literal, respectivamente, es como sigue:
5

“DEMANDA DE AMPARO. DEBE SER


INTERPRETADA EN SU INTEGRIDAD. Este Alto
Tribunal, ha sustentado reiteradamente el criterio de
que el juzgador debe interpretar el escrito de demanda

PJF - Versión Pública


en su integridad, con un sentido de liberalidad y no
restrictivo, para determinar con exactitud la intención
del promovente y, de esta forma, armonizar los datos y
los elementos que lo conforman, sin cambiar su
alcance y contenido, a fin de impartir una recta
administración de justicia al dictar una sentencia que
contenga la fijación clara y precisa del acto o actos
reclamados, conforme a lo dispuesto en el artículo 77,
fracción I, de la Ley de Amparo.”

“ACTOS RECLAMADOS. REGLAS PARA SU


FIJACIÓN CLARA Y PRECISA EN LA SENTENCIA
DE AMPARO. El artículo 77, fracción I, de la Ley de
Amparo establece que las sentencias que se dicten en
el juicio de garantías deberán contener la fijación clara
y precisa de los actos reclamados, así como la
apreciación de las pruebas conducentes para tenerlos
o no por demostrados; asimismo, la Suprema Corte de
Justicia de la Nación ha sostenido el criterio de que
para lograr tal fijación debe acudirse a la lectura
íntegra de la demanda sin atender a los calificativos
que en su enunciación se hagan sobre su
constitucionalidad o inconstitucionalidad. Sin embargo,
en algunos casos ello resulta insuficiente, por lo que
los juzgadores de amparo deberán armonizar, además,
los datos que emanen del escrito inicial de demanda,
en un sentido que resulte congruente con todos sus
elementos, e incluso con la totalidad de la información
del expediente del juicio, atendiendo preferentemente
al pensamiento e intencionalidad de su autor,
descartando las precisiones que generen oscuridad o
confusión. Esto es, el juzgador de amparo, al fijar los
actos reclamados, deberá atender a lo que quiso decir
el quejoso y no únicamente a lo que en apariencia dijo,
pues sólo de esta manera se logra congruencia entre
lo pretendido y lo resuelto.”

De la demanda de amparo se obtiene que la


quejosa reclama de las autoridades responsables la orden
verbal y el mandato emitido, con la finalidad de que:

1. Le fueran aplicadas las deducciones


económicas por la cantidad de $********* (******* * ****
*** *********** ******** * *** pesos 46/100 moneda
nacional) correspondiente al concepto “48” denominado
“compatibilidad” derivado del cobro de la pensión por
6

“viudez” número *******, que le fue otorgada por el


fallecimiento de su cónyuge **** ***** ****** *********
el diecinueve de mayo de dos mil diecinueve.

PJF - Versión Pública


2. Se le restrinja el derecho a percibir
íntegramente el pago de la pensión mensual por la
cantidad de $********* (*********** *** ***********
******** * ***** pesos) mensuales, derivado del cobro de
la pensión por viudez antes aludida.

3. La aplicación del concepto “48”


“compatibilidad” a las pensiones que le fueron otorgadas
por jubilación y viudez, hasta un tope manera que no le
sean cubiertas cada una de ellas de manera autónoma e
independiente.

En la inteligencia que no se tendrán como actos


reclamados los que la peticionaria del amparo expuso en
los apartados relativos a modo de denotar la
inconstitucionalidad de los mismos; al igual que la
insuficiencia en su fundamentación y motivación, en razón
de que dichas manifestaciones constituyen conceptos de
violación, en los que pretenden revelar sus apreciaciones
valorativas en torno a éstos, así como las irregularidades
que estiman acaecieron en el sumario de origen, lo que es
propio del fondo del asunto.

Sirve de apoyo a lo anterior, la jurisprudencia


once de la Segunda Sala de la Suprema Corte, en su
anterior integración, publicada en la página nueve, Tomo
VI, Compilación de mil novecientos noventa y cinco, bajo el
rubro y texto siguientes:

“ACTO RECLAMADO. SU EXISTENCIA DEBE


EXAMINARSE SIN TOMAR EN CUENTA LOS
CALIFICATIVOS QUE EN SU ENUNCIACIÓN SE
HAGAN SOBRE SU CONSTITUCIONALIDAD. Si al
enunciarse los actos reclamados se formulan
apreciaciones valorativas sobre ellos, las mismas no
7

deben de tomarse en consideración al estudiar el


problema de la existencia de dichos actos, puesto que
tales observaciones se refieren al fondo del asunto y
su análisis procederá en el supuesto de que, al no

PJF - Versión Pública


presentarse ninguna causal de improcedencia, se
tenga que entrar al estudio de la constitucionalidad
de los actos.”

También es aplicable, la jurisprudencia I. 3o. A.


J/26, sostenida por el Tercer Tribunal Colegiado en
Materia Administrativa del Primer Circuito, consultable en
la página sesenta y nueve, Tomo VII, enero de mil
novecientos noventa y uno, Octava Época, del Semanario
Judicial de la Federación, que señala:

“ACTO RECLAMADO Y CONCEPTO DE


VIOLACIÓN. Si conforme a su definición el acto que
se impugna se refiere a una conducta (activa o pasiva),
que se atribuye a una autoridad, el correcto
señalamiento de él para los efectos del amparo
consistirá en describirla. Los calificativos que a esa
descripción se adjunten y los argumentos que se
expresen para destacar sus aspectos circunstanciales
no participan de la naturaleza propia del acto sino que
constituyen el examen de la conducta, es decir, los
razonamientos que se formulen en relación con ella
para alcanzar una conclusión respecto de su
juridicidad. Por esa razón en el estudio del acto
reclamado, tanto para delimitarlo como para establecer
su certeza, debe prescindirse de todos los elementos
ajenos a él. Así, por ejemplo, cuando se señala como
acto reclamado "las órdenes de comisión o de visita,
en virtud de que jamás me fueron mostradas y mucho
menos se nos dio copia, dejándonos en estado de
indefensión", aparece en claro que los actos
reclamados los constituyen "las órdenes de comisión o
de visita", nada más. Lo relativo a si fueron mostradas
y si se entregó copia de ellas o no, son cuestiones
ajenas al dictado de esas órdenes, constituyen
aspectos propios de otro acto: la ejecución del
mandato. La conducta de las autoridades introduce a
la realidad otros elementos que son la formulación de
las órdenes y su ejecución. Por ende, la manera en
que ésta última se haya desarrollado (la exhibición y
entrega de las órdenes) no constituye el acto
reclamado sino apreciaciones sobre él y, en el
supuesto examinado, se trata de incipientes conceptos
de violación. La distinción entre el acto reclamado y el
agravio es más patente cuando se advierte que para
apreciar la certeza del acto basta examinar el informe
8

rendido, en su caso, y las pruebas existentes en autos


cuando se trata de los que están sujetos a prueba o no
son notorios; mientras que para determinar la exactitud
de los calificativos y conceptos de violación se requiere

PJF - Versión Pública


de un proceso posterior que, subsumiendo la hipótesis
legal al asunto concreto, viene a dilucidar la
controversia.”

TERCERO. Certeza del acto reclamado. Por


razón de método, resulta oportuno pronunciarse respecto a
la certeza o inexistencia de los actos controvertidos, ya
que en toda sentencia de amparo debe privilegiarse su
análisis, tal como se corrobora de la jurisprudencia número
XVII.2o. J/10, del Segundo Tribunal Colegiado del Décimo
Séptimo Circuito, publicada en la Gaceta del Semanario
Judicial de la Federación, Octava Época, Tomo 76, Abril
1994, página 68, de rubro: “ACTOS RECLAMADOS,
CERTEZA O INEXISTENCIA DE LOS. TÉCNICA EN EL JUICIO DE
AMPARO”.

Son ciertos los actos atribuidos a la Delegada


Estatal, Subdelegada de Prestaciones y Jefe del
Departamento de Pensiones, Seguridad e Higiene, todos del
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado, con sede en Culiacán, Sinaloa, no
obstante la negativa que sobre el particular sostuvieron al
rendir su informe justificado, pues así se desprende de las
manifestaciones que vertieron conjuntamente en dicho
comunicado, con la finalidad de denotar su legalidad.

En apoyo al anterior razonamiento, se cita el criterio


sustentado por el Segundo Tribunal Colegiado del Sexto
Circuito, visible a página 391, del Semanario Judicial de la
Federación, tomo XIV, correspondiente al mes de julio de
1994, Octava Época, cuyo rubro y texto dicen:

“ACTO RECLAMADO. DEBE TENERSE POR


CIERTO CUANDO LA AUTORIDAD EN SU
INFORME LO NIEGA, Y A CONTINUACIÓN HACE
MANIFESTACIONES QUE EVIDENCIAN SU
CERTEZA. En el juicio de garantías, debe
sobreseerse cuando las responsables al rendir sus
9

informes nieguen la certeza del acto que se les


atribuye, ya sea de manera lisa y llana, o bien
expongan razones tendientes a reforzar esa
negativa, empero, no puede procederse así cuando

PJF - Versión Pública


las autoridades niegan la existencia de los actos
reclamados y, además, expongan razones o
circunstancias de las que se desprende que esos
actos sí existen, pues en ese caso, lo expuesto al
respecto desvirtúa su negativa y el órgano de control
constitucional debe tener por ciertos los actos
reclamados con base en el examen de dicho
informe.”

Lo que además, se corrobora con las constancias


que la propia autoridad aquí tratada remitió como apoyo de
su respectivo informe, documentales públicas que gozan de
valor probatorio pleno, de conformidad con los artículos 129
y 202, del Código Federal de Procedimientos Civiles, de
aplicación supletoria a la Ley de Amparo, y que son
suficientes para acreditar la existencia de los actos que le
fueron atribuidos.

Es aplicable la tesis número XX. 303 K, sustentada


por el Tribunal Colegiado del Vigésimo Circuito, publicada en
la página doscientos veintisiete, Tomo XV de enero de mil
novecientos noventa y cinco, Octava Época, del Semanario
Judicial de la Federación, que dice:

“DOCUMENTO PÚBLICO. QUÉ DEBE


ENTENDERSE POR. Se entiende por documento
público, el testimonio expedido por funcionario
público, en ejercicio de sus funciones, el cual tiene
valor probatorio y hace prueba plena, ya que hace fe
respecto del acto contenido en él.”

CUARTO. Procedencia de la acción


constitucional. Por ser una cuestión de orden público y,
por ende, de análisis preferente, se procede a determinar
si existen causas que impliquen la improcedencia del juicio
de amparo intentado, ya sea que las hagan o no valer las
partes, acorde con lo previsto en el artículo 62 de la Ley de
Amparo, o bien, que de oficio la advierta el juzgador y le
impida abordar el análisis de fondo de la cuestión
10

debatida, que se conforma de los actos cuya certeza


quedó acreditada según lo determinado en el
considerando precedente. Lo anterior, en aplicación de la

PJF - Versión Pública


tesis de jurisprudencia número II.1°.J./5 consultable a foja
95 del Tomo VII, Mayo de 1991, Materia Común, Octava
Época, del Semanario Judicial de la Federación, intitulada:
“IMPROCEDENCIA, CAUSALES DE. EN EL JUICIO DE
AMPARO.”

En la especie, las autoridades responsables


precisaron que se actualizan las causas de inejercitabilidad
de la acción constitucional, establecidas en las fracciones
XXI (cesación de efectos) y XXIII (causas distintas a las
establecidas en dicho apartado) del artículo 61 de la Ley
de Amparo; sin embargo, no precisaron los motivos por los
que, en su opinión, se surten las hipótesis normativas en
comentario.

En tal virtud, dicho argumento es inatendible, toda


vez que la responsable es omisa en precisar el supuesto
de improcedencia en que se ubica el acto reclamado por la
quejosa; por lo que la sola precisión de que el juicio es
improcedente sin la consecuente motivación que derive de
la propia Ley de Amparo o de la Constitución Política de
los Estados Unidos Mexicanos, hace que la misma
devenga inoperante y no sea dable su análisis, en tanto
que la causa no es de obvia y objetiva contestación.

Sirve de apoyo a lo anterior, por identidad de


razón, la jurisprudencia 2a./J. 137/2006, de la Segunda
Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, visible
en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta,
Novena Época, tomo XXIV, Octubre de 2006, página 365,
que dice:

“IMPROCEDENCIA DEL JUICIO DE AMPARO.


CUANDO SE INVOCA COMO CAUSAL ALGUNA
DE LAS FRACCIONES DEL ARTÍCULO 73 DE LA
11

LEY DE LA MATERIA, SIN EXPRESAR LAS


RAZONES QUE JUSTIFIQUEN SU
ACTUALIZACIÓN, EL JUZGADOR DEBERÁ
ANALIZARLA SÓLO CUANDO SEA DE OBVIA Y

PJF - Versión Pública


OBJETIVA CONSTATACIÓN. Por regla general no
basta la sola invocación de alguna de las fracciones
del artículo 73 de la Ley de Amparo para que el
juzgador estudie la improcedencia del juicio de
garantías que plantee la autoridad responsable o el
tercero perjudicado, sin embargo, cuando aquélla sea
de obvia y objetiva constatación; es decir, que para su
análisis sólo se requiera la simple verificación de que
el caso se ajusta a la prescripción contenida en la
norma, deberá analizarse aun sin el razonamiento
que suele exigirse para justificar la petición, toda vez
que en este supuesto bastará con que el órgano
jurisdiccional revise si se trata de alguno de los actos
contra los cuales no proceda la acción de amparo, o
bien si se está en los supuestos en los que conforme
a ese precepto ésta es improcedente, debido a la
inexistencia de una pluralidad de significados jurídicos
de la norma que pudiera dar lugar a diversas
alternativas de interpretación. Por el contrario, si las
partes hacen valer una causal de improcedencia del
juicio citando sólo la disposición que estiman
aplicable, sin aducir argumento alguno en justificación
de su aserto, no obstante que para su ponderación se
requiera del desarrollo de mayores razonamientos, el
juzgador deberá explicarlo así en la sentencia
correspondiente de manera que motive las
circunstancias que le impiden analizar dicha causal,
ante la variedad de posibles interpretaciones de la
disposición legal invocada a la que se apeló para
fundar la declaración de improcedencia del juicio.”

Al no advertirse oficiosamente la actualización de


causas de improcedencia ni éstas fueron hechas valer por
las partes, deberá ser examinada entonces la cuestión de
fondo sometida a debate judicial.

QUINTO. Conceptos de violación. No se


transcriben, por no existir precepto en la Ley
Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 de la
Constitución Federal que lo establezca como obligación,
sin soslayar, desde luego, lo establecido en la fracción II
del artículo 74 del propio ordenamiento legal; aunado a
12

que ello no deja en estado de indefensión a la parte


quejosa, dado que no se le priva de la oportunidad para
recurrir la resolución y alegar lo que estime pertinente para

PJF - Versión Pública


demostrar, en su caso, la ilegalidad de la misma; de
conformidad con el criterio contenido en la jurisprudencia
2a./J. 58/2010, sustentada por la Segunda Sala de la
Suprema Corte de Justicia de la Nación, consultable en el
Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta, Tomo
XXXI, mayo de dos mil diez, página ochocientos treinta,
Materia Común, que a la letra dice:

“CONCEPTOS DE VIOLACIÓN O AGRAVIOS. PARA


CUMPLIR CON LOS PRINCIPIOS DE
CONGRUENCIA Y EXHAUSTIVIDAD EN LAS
SENTENCIAS DE AMPARO ES INNECESARIA SU
TRANSCRIPCIÓN. De los preceptos integrantes del
capítulo X "De las sentencias", del título primero
"Reglas generales", del libro primero "Del amparo en
general", de la Ley de Amparo, no se advierte como
obligación para el juzgador que transcriba los
conceptos de violación o, en su caso, los agravios,
para cumplir con los principios de congruencia y
exhaustividad en las sentencias, pues tales principios
se satisfacen cuando precisa los puntos sujetos a
debate, derivados de la demanda de amparo o del
escrito de expresión de agravios, los estudia y les da
respuesta, la cual debe estar vinculada y corresponder
a los planteamientos de legalidad o constitucionalidad
efectivamente planteados en el pliego correspondiente,
sin introducir aspectos distintos a los que conforman la
litis. Sin embargo, no existe prohibición para hacer tal
transcripción, quedando al prudente arbitrio del
juzgador realizarla o no, atendiendo a las
características especiales del caso, sin demérito de
que para satisfacer los principios de exhaustividad y
congruencia se estudien los planteamientos de
legalidad o inconstitucionalidad que efectivamente se
hayan hecho valer.”

SEXTO. Estudio. Sostiene la impetrante en sus


motivos de disenso expuestos en la demanda de amparo,
que las autoridades responsables violan en su perjuicio los
derechos reconocidos en los artículos 1°, 14, 16, 20 y 123
de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, por las razones siguientes:
13

a) Al haber ordenado la limitación del pago de la


pensión que por concepto de viudez le fue otorgado, sin
que mediara procedimiento legal, ni mandamiento escrito

PJF - Versión Pública


fundado y motivado para ello.

b) Porque apoyaron su actuar, en lo establecido


en el artículo 12 del Reglamento para el Otorgamiento de
Pensiones de los Trabajadores sujetos al régimen del
artículo décimo transitorio del decreto por el que se expide
la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de
los Trabajadores del Estado, que establece la
compatibilidad de las pensiones y, en su caso, que la
suma de éstas no podrá exceder el monto equivalente a
diez veces el salario mínimo.

c) Lo anterior, no obstante que dicha porción


normativa fue declarada inconstitucional por la Segunda
Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en la
tesis 2a. CXII/2014 (10a.), que lleva por rubro: “ISSSTE. EL
ARTÍCULO 12 DEL REGLAMENTO PARA EL OTORGAMIENTO
DE PENSIONES DE LOS TRABAJADORES SUJETOS AL
RÉGIMEN DEL ARTÍCULO DÉCIMO TRANSITORIO DEL
DECRETO POR EL QUE SE EXPIDE LA LEY RELATIVA, VIOLA
EL DERECHO A LA SEGURIDAD SOCIAL Y EL PRINCIPIO DE
PREVISIÓN SOCIAL.”

Son sustancialmente fundados los conceptos de


violación en análisis, suplidos en su deficiencia, conforme
a lo establecido en el artículo 79, fracción V, de la Ley de
Amparo, y el criterio contenido en la tesis XCV/2014 (10ª.),
de la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación, en sesión privada de veintisiete de agosto dos mil
catorce, cuyos rubro y texto son:

“SUPLENCIA DE LA QUEJA DEFICIENTE EN


MATERIA LABORAL. OPERA EN FAVOR DE LOS
PENSIONADOS Y DE SUS BENEFICIARIOS.
Conforme al artículo 79, fracción V, de la Ley de
Amparo, la autoridad que conozca del juicio deberá
14

suplir la deficiencia de los conceptos de violación o


agravios, en materia laboral, en favor del trabajador,
con independencia de que la relación entre
empleador y empleado esté regulada por el derecho

PJF - Versión Pública


laboral o por el administrativo; de lo cual se deduce
que si bien esta norma se refiere a determinados
sujetos y a dos tipos de relaciones jurídicas
específicas, como son, por un lado, las personas que
cumplen con su deber social y su derecho al trabajo
y, por otra, quienes las emplean, ya sea dentro de un
vínculo laboral o de orden administrativo, lo cierto es
que las razones que en estos supuestos inspiran la
obligación del órgano de amparo para suplir la
deficiencia de la queja a favor del trabajador no se
agotan con motivo de la jubilación o retiro de quien
había estado subordinado a un empleador, pues las
causas que originaron el auxilio que la ley les
brindaba durante su época laboralmente activa no
sólo se mantienen, sino que incluso se agudizan,
porque lo habitual es que como pensionistas sus
ingresos se reduzcan y, con ello, la posibilidad de
contar con asesoría legal adecuada. Así, esta
Segunda Sala determina que tratándose de juicios
de amparo deducidos de asuntos laborales o
contencioso-administrativos, en los que se
controviertan el otorgamiento y los ajustes de
pensiones, así como de cualquiera otra prestación
derivada de éstas, ya sea por los interesados o por
sus beneficiarios, el órgano de amparo queda
obligado a suplir la deficiencia de la queja en favor
de los demandantes de tales pretensiones, en la
inteligencia de que este deber sólo tiene razón de ser
cuando existan causas jurídicamente válidas para
preservar u otorgar algún derecho, pues si el
juzgador no advierte que dicha suplencia lo
conduzca a esta finalidad provechosa para el
particular, bastará con que así lo declare sin
necesidad de que haga un estudio oficioso del
asunto, el cual, por carecer de un sentido práctico,
sólo entorpecería la pronta solución del litigio en
perjuicio de los propios justiciables”.

Sentado lo anterior, es menester ahora precisar


que el derecho de legalidad garantizado en el artículo 16
de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, consiste en que todo acto de autoridad debe
emitirse en forma escrita, debidamente fundado y
motivado, a efecto de otorgar certeza y seguridad jurídica
al particular frente al proceder de las autoridades que
15

afecten o lesionen su interés jurídico y, por tanto, asegurar


la prerrogativa de su defensa, ante un acto que no cumpla
con los requisitos legales necesarios.

PJF - Versión Pública


Sirve de apoyo a lo anterior consideraciones, la
jurisprudencia VI.2o. J/43, visible a página 769, Tomo III,
Marzo de 1996, Novena Época, del Semanario Judicial de
la Federación y su Gaceta, que, establece:

“FUNDAMENTACIÓN Y MOTIVACIÓN. La debida


fundamentación y motivación legal, deben entenderse,
por lo primero, la cita del precepto legal aplicable al
caso, y por lo segundo, las razones, motivos o
circunstancias especiales que llevaron a la autoridad a
concluir que el caso particular encuadra en el
supuesto previsto por la norma legal invocada como
fundamento”.

En el caso, como se anticipó, al rendir su informe


justificado la Delegada Estatal, Subdelegada de
Prestaciones y Jefe del Departamento de Pensiones,
Seguridad e Higiene, todos del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, con
sede en Culiacán, Sinaloa, luego de negar la existencia de
los actos reclamados, refirieron lo siguiente:

“… ya que las autoridades señaladas como


responsables en materia pensionaria no emiten
órdenes verbales y ni mandados para aplicar
deducciones económicas o restringir el derecho a
percibir y cobrar íntegramente el pago de las
pensiones, la cuales se otorgan a través de un
sistema informático denominado Sistema
Administrador de Otorgamiento (SAO), el cual está
configurado para que sus algoritmos establezcan los
montos de percepciones y deducciones de las
pensiones, a partir de los registros de afiliación y
vigencia de derechos de los afiliados. Aplicando las
deducciones en los casos de compatibilidad
concepto (48) e incompatibilidad concepto (54), de
conformidad con lo que establece el artículo 12,
fracción II, inciso c del Reglamento para El
Otorgamiento de Pensiones de los Trabajadores
Sujetos al Régimen del Artículo Décimo Transitorio
del Decreto por el que se expide la Ley del Instituto
16

de Seguridad y Servicios Sociales de los


Trabajadores del Estado, que a su letra dice:

(Se transcribe)

PJF - Versión Pública


e) El desempeño de un trabajo remunerado que no
implique la incorporación al régimen del artículo 123,
apartado B de la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos.””

En ese sentido, el Instituto en apego a dichos


ordenamientos a través del Sistema Administrador
de Otorgamiento (SAO), aplica las deducciones
antes mencionadas y no por decisiones arbitrarias o
unilaterales mediante mandatos u órdenes verbales.”

Asimismo, la quejosa allegó al sumario en que se


actúa, entre otras, las siguientes constancias:

a) Oficio con número de folio ISSSTE


**************, de veintiuno de junio de dos mil
diecinueve, por el que el Subdelegado de Prestaciones
Económicas del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales
de los Trabajadores del Estado, con sede en Culiacán,
Sinaloa, realizó la liquidación de pago previa incorporación
a nómina por el periodo comprendido del veinte de mayo al
mes de julio de dos mil diecinueve, por la cantidad total de
$********* (******** *** *********** *********** pesos
**/100 moneda nacional).

b) Oficio con número de folio ISSSTE


**************, de veinte de mayo de dos mil
diecinueve, por el que el Subdelegado del Instituto de
Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del
Estado, con sede en Culiacán, Sinaloa, otorgó a la quejosa
la pensión correspondiente, bajo el concepto “313”,
“viudez”, con una cuota diaria asignada por la suma de
$***.** (*********** ******** * ****** pesos **/100
moneda nacional).

c) Diversos comprobantes de pago


correspondientes al mes de julio de dos mil diecinueve, de
17

los cuales en lo que aquí interesa, uno es de la quejosa


***** ** *** ******* ******** ******, con número de
pensión 291863, por el concepto 101, por la cantidad de

PJF - Versión Pública


$********* (********* *** *********** ******* * **** pesos
**/100 moneda nacional); y otro, a nombre de **** *****
****** *********, con número de pensión 1384577, por
concepto 101, por la cantidad de $********* (***********
*** *********** *********** pesos **/100 moneda nacional).

Ahora bien, del análisis emprendido a las


constancias aportadas en correlación con las
manifestaciones vertidas en el escrito inicial de demanda,
puede deducirse que:

 La quejosa ***** ** *** ******* ********


****** goza de una pensión bajo el concepto “101”,
“jubilación”, desde el dieciséis de enero de mil
novecientos noventa y tres.

 Posteriormente, mediante oficio folio


25000560955201, se le otorgó una diversa pensión a partir
de veinte de mayo de dos mil diecinueve, bajo el concepto
“313” “viudez”, en la que se puede apreciar la siguiente
leyenda:

“(…) La presente concesión de pensión estará sujeta


a revisión en cualquier tiempo, en términos del
artículo 50 de la Ley del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, y
sujeta a verificación en relación a las posibles
incompatibilidades de pensiones, en el entendido de
que la suma de esta últimas no podrá exceder el
tope pensionario establecido en los artículos 12, 60 y
quinto transitorio del Reglamento para el
Otorgamiento de Pensiones de los Trabajadores
Sujetos al Régimen del Artículo Décimo Transitorio
del Decreto por el que se expide la Ley del del
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado, en relación con los
artículos 2, fracción III y 5 de la Ley para determinar
el valor de la unidad de medida y actualización, en
18

cuyo caso serán ajustadas por el instituto previa


resolución.”

 No obstante ello, el propio Subdelegado de

PJF - Versión Pública


Prestaciones del Instituto de Seguridad y Servicios
Sociales de los Trabajadores del Estado, al realizar la
liquidación de pago (previa incorporación a nómina) por el
periodo comprendido del veinte de mayo al mes de julio de
dos mil diecinueve, por el expresado concepto “313”,
“viudez”, luego de determinar que la suma adeudada
ascendía a $********* (******* *** ********** ******* *
*** pesos ** /100), efectuó la deducción
correspondiente por el concepto “48”
“compatibilidad”, por la cantidad de $********* (******* *
**** *** *********** ******** * *** pesos ** /100),
quedando como saldo $********* (******** *** ***********
*********** pesos **/100 moneda nacional).

Como puede verse, al emitir la autoridad citada en


el párrafo precedente, la determinación liquidatoria
correspondiente a la pensión por viudez otorgada a la
quejosa, en los términos preindicados, sin que mediara
resolución alguna, aplicó una deducción por el concepto
“48” “compatibilidad”, la cual, conforme a lo expuesto por
las propias responsables en su informe justificado,
corresponde a la establecida en el artículo 12 del
Reglamento para el Otorgamiento de Pensiones de los
Trabajadores Sujetos al Régimen del Artículo Décimo
Transitorio del Decreto por el que se expide la Ley del
Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado, cuyo tenor literal es el siguiente:

“Artículo 12.- Las pensiones son compatibles con el


disfrute de otras pensiones, o con el desempeño de
trabajos remunerados, de acuerdo con lo siguiente:

I. La percepción de una pensión por jubilación, de


retiro por edad y tiempo de servicios o por cesantía
en edad avanzada, con:
19

a) El disfrute de una pensión por viudez o


concubinato derivada de los derechos del trabajador
o pensionado, y (…)

En el caso de compatibilidad de las pensiones

PJF - Versión Pública


señaladas en las fracciones anteriores, la suma de
las mismas no podrá exceder el monto
equivalente a diez veces el salario mínimo. (…)”

Sobre el tema particular, la Segunda Sala de la


Suprema Corte de Justicia de la Nación, al resolver el
amparo en revisión 305/2014, sustentó criterio, en el
sentido de que el expresado precepto, contraviene la
garantía de seguridad social contenida en el artículo 123,
apartado B, fracción XI, inciso a), constitucional, cuyo tenor
literal es el siguiente:

“Artículo 123. (…)

B. Entre los Poderes de la Unión y sus trabajadores:


(…)

XI. La seguridad social se organizará conforme a las


siguientes bases mínimas:

a) Cubrirá los accidentes y enfermedades


profesionales; las enfermedades no profesionales y
maternidad; y la jubilación, la invalidez, vejez y
muerte. (…)”

Lo anterior, por las razones que serán precisadas


a continuación.

1. Porque restringe el derecho de un beneficiario


a recibir íntegramente las pensiones por viudez y por años
de servicio y la suma de las mismas las limita a no rebasar
los diez salarios mínimos, por las razones torales
siguientes:

2. En el expresado precepto constitucional, no


sólo se contienen las bases mínimas de seguridad social
para los trabajadores al servicio del Estado, sino también
deriva el principio constitucional de la previsión social, que
se sustenta en la obligación de establecer un sistema
20

íntegro que otorgue tranquilidad y bienestar personal a los


trabajadores y a su familia, ante los riesgos a los que se
encuentra expuesto, orientados necesariamente a procurar

PJF - Versión Pública


el mejoramiento del nivel de vida.

3. El derecho a recibir una pensión por viudez


como consecuencia de la muerte del trabajador o
trabajadora en activo, pensionado o jubilada, según sea al
caso, junto con la pensión que actualmente disfruta por
años de servicio constituye uno de los propósitos
fundamentales del principio de la previsión social; se
encuentra bien definido y garantizado en la norma
constitucional, y ampliamente regulado en los numerales
129, 130, 131 y 132 de la Ley del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

4. Así, la muerte de un trabajador pensionado


genera el derecho a recibir una pensión por viudez, y su
pago iniciará a partir del día siguiente al del deceso de la
persona que haya originado tal pensión (artículo 130 de la
ley de la materia).

5. La jubilación igualmente representa otro de los


aspectos fundamentales del principio de la previsión social,
porque tiende a garantizar que el trabajador o trabajadora
que han prestado sus servicios por determinado número
de años y han llegado a una edad avanzada, puedan
decidir retirarse de su trabajo, con la confianza de que
tendrán derecho a recibir una pensión que les permita vivir
con dignidad.

6. Estos derechos no son antagónicos ni se


excluyen entre sí, pues incluso el artículo 12 del
Reglamento para el Otorgamiento de Pensiones a los
Trabajadores Sujetos al Régimen del Artículo Décimo
Transitorio por el que se expide la ley cuestionada,
21

permite la compatibilidad de la pensión por jubilación con


la de viudez.

PJF - Versión Pública


7. Por tanto, la porción normativa en comentario
contraviene la garantía de seguridad social y el principio de
la previsión social, porque restringe el derecho a percibir
íntegramente ambas, cuando la suma de las dos
pensiones rebase los diez salarios mínimos previstos
como cuota máxima de cotización.

8. Ello es así, en primer lugar, porque ambos


derechos tienen orígenes diferentes, pues el de la pensión
de viudez surge con motivo de la muerte del trabajador o
trabajadora, ya sea que hubiere estado en activo o
pensionado, es decir, es una prestación establecida a
favor del esposo o la esposa y no del extinto trabajador o
trabajadora; y la pensión de jubilación se va generando día
a día, con motivo de los servicios prestados por el
trabajador o trabajadora, en determinado número de años
y al llegar a una edad avanzada.

9. En segundo término, la pensión por viudez


tiende a proteger la seguridad y bienestar de la familia,
ante al riesgo de la muerte del trabajador o trabajadora,
pensionado o pensionada; y la pensión por jubilación
protege la dignidad del trabajador en la etapa del retiro.
Así, el disfrute conjunto de ambos derechos coadyuva a
hacer efectiva la garantía de la previsión social, orientada
a otorgar tranquilidad y bienestar de los familiares del
trabajador o pensionado muerto, mejorando el nivel de
vida de la viuda pensionada.

10. En tercer lugar, la pensión de viudez no es


una concesión gratuita o generosa, sino que constituye un
seguro que se activa con la muerte del trabajador o
pensionado, y deriva directamente de las aportaciones que
éste haya hecho por determinado número de años de
22

trabajo productivo y una de las finalidades de tales


aportaciones es garantizar, aunque sea en una parte, la
subsistencia de los beneficiarios del trabajador después de

PJF - Versión Pública


acaecida su muerte, entre los cuales se encuentra la
esposa o concubina. Por su parte, la jubilación se sostiene
con las aportaciones que el pensionado o pensionada
realizó por sus servicios laborales en determinado número
de años.

11. Por todo lo anterior, no existe justificación


constitucional para que una persona que tiene derecho a
recibir una pensión por viudez y además esté disfrutando
de una pensión por jubilación, vea limitado el monto total
de ambas al tope máximo de diez veces el salario
mínimo referido en el artículo 12 del Reglamento para
el Otorgamiento de Pensiones a los Trabajadores
Sujetos al Régimen del Artículo Décimo Transitorio por
el que se expide la Ley del Instituto de Seguridad y
Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado,
porque: (a) Tienen orígenes distintos, (b) Cubren riesgos
diferentes y (c) tienen autonomía financiera.

12. Ello, debido a que las cuotas que las costean


derivan de personas distintas, la pensión por viudez de las
que aportó el trabajador o pensionado fallecido y, la
pensión por jubilación se sostiene con las cuotas del
trabajador o pensionado viudo; motivo por el cual no se
pone en riesgo la viabilidad financiera de las pensiones
conjuntas.

El criterio de referencia, se encuentra contenido


en la tesis 2a. CXII/2014 (10a.) consultable en la Gaceta
del Semanario Judicial de la Federación, Décima Época,
Libro 12, Noviembre de 2014, Tomo I página 1191, de
rubro: “ISSSTE. EL ARTÍCULO 12 DEL REGLAMENTO PARA EL
OTORGAMIENTO DE PENSIONES DE LOS TRABAJADORES
23

SUJETOS AL RÉGIMEN DEL ARTÍCULO DÉCIMO TRANSITORIO


DEL DECRETO POR EL QUE SE EXPIDE LA LEY RELATIVA,
VIOLA EL DERECHO A LA SEGURIDAD SOCIAL Y EL

PJF - Versión Pública


PRINCIPIO DE PREVISIÓN SOCIAL.”

Bajo esas premisas, es patente que las


autoridades responsables, en principio, actuaron en forma
arbitraria y en contravención a lo establecido en el artículo
16 de la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, al emitir la determinación liquidatoria recibida el
diez de julio de dos mil diecinueve, correspondiente a la
pensión por viudez otorgada a la quejosa, aplicando la
deducción a que se refiere el artículo 12 del Reglamento
para el Otorgamiento de Pensiones de los Trabajadores
Sujetos al Régimen del Artículo Décimo Transitorio del
Decreto por el que se expide la Ley del Instituto de
Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del
Estado, sin que mediara mandamiento escrito fundado
y motivado para ello.

Aunado a lo anterior, la deducción apoyada en el


artículo 12 del reglamento antes referido, vulnera en
perjuicio de la impetrante (por las razones recién anotadas)
la garantía de seguridad social contenida en el artículo
123, apartado B, fracción XI, inciso a), constitucional, al
restringir su derecho como beneficiaria de recibir
íntegramente las pensiones que percibe por los conceptos
de viudez y jubilación, dado que la suma de éstas se
encuentran condicionadas a no rebasar la cantidad de diez
salarios mínimos en su equivalente a la medida de unidad
y actualización.

Apoya lo anterior, la jurisprudencia I.1o.A. J/14


(10a.) del Primer Tribunal Colegiado en Materia
Administrativa del Primer Circuito, Gaceta del Semanario
Judicial de la Federación, Décima Época Libro 40, Marzo
24

de 2017, Tomo IV, Página 2505, de rubro y texto


siguientes:

PJF - Versión Pública


“PENSIONES POR VIUDEZ Y JUBILACIÓN. EL
ARTÍCULO 12, PÁRRAFO SEGUNDO, DEL
REGLAMENTO PARA EL OTORGAMIENTO DE
PENSIONES DE LOS TRABAJADORES SUJETOS
AL RÉGIMEN DEL ARTÍCULO DÉCIMO
TRANSITORIO DEL DECRETO POR EL QUE SE
EXPIDE LA LEY DEL INSTITUTO DE SEGURIDAD
Y SERVICIOS SOCIALES DE LOS
TRABAJADORES DEL ESTADO, AL RESTRINGIR
SU DISFRUTE SIMULTÁNEO E INTEGRALMENTE,
VIOLA EL DERECHO A LA SEGURIDAD SOCIAL.
El artículo 12, párrafo segundo, del Reglamento para
el Otorgamiento de Pensiones de los Trabajadores
Sujetos al Régimen del Artículo Décimo Transitorio
del Decreto por el que se expide la Ley del Instituto
de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado, viola el derecho a la
seguridad social, previsto en el artículo 123, apartado
B, fracción XI, inciso a), de la Constitución Política de
los Estados Unidos Mexicanos, al restringir
injustificadamente el disfrute simultáneo de una
pensión por viudez y otra por jubilación
integralmente, esto es, cuando su importe conjunto
rebase los diez salarios mínimos, pues ambas
prerrogativas tienen orígenes diferentes, cubren
riesgos distintos y guardan plena autonomía
financiera.”

En tales condiciones, si los actos reclamados se


emitieron contrariando lo establecido en los artículos 16 y
123, apartado B, fracción XI, inciso a), de la Constitución
Política de los Estados Unidos Mexicanos, debe entonces
concederse a la quejosa el amparo y la protección de la
Justicia Federal solicitados.

SÉPTIMO. Efectos del fallo protector. A fin de


restituir a la impetrante en el uso y goce de sus derechos
constitucionales violados, con fundamento en el artículo
74, fracción I, de la Ley de Amparo, la concesión de la
protección constitucional es para el efecto de que las
autoridades responsables Delegada Estatal, Subdelegada
de Prestaciones y Jefe del Departamento de Pensiones,
25

Seguridad e Higiene, todos del Instituto de Seguridad y


Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, con
sede en Culiacán, Sinaloa:

PJF - Versión Pública


a) Dejen sin efectos las órdenes y mandamientos
tendientes a aplicar el concepto “48” “compatibilidad” a las
pensiones por jubilación y viudez otorgadas a la quejosa.

b) Hecho lo anterior, restituya a la inconforme


toda deducción que le hubieren efectuado por tal concepto.

OCTAVO. Transparencia y acceso a la


información pública. Finalmente, tomando en
consideración que las partes en el presente juicio
constitucional, no se opusieron a que su nombre y datos
personales se incluyan en la publicación de la sentencia
respectiva sin supresión de datos, en el plazo concedido
para tal efecto, no obstante haber sido legalmente
notificadas del proveído en el que se les hizo de su
conocimiento tal circunstancia; por tanto, se hace efectivo
el apercibimiento decretado en dicho auto, y como
consecuencia, en cumplimiento a lo dispuesto por el
artículo 8° de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a
la Información Pública en relación con los diversos
numerales 6, 7 y 8 del Reglamento de la Suprema Corte
de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura
Federal, para la aplicación de la ley en comento, la
presente sentencia estará a disposición del público para su
consulta, cuando así se solicite, conforme al procedimiento
de acceso a la información.

Por lo anteriormente expuesto y con fundamento


en los artículos 61 al 77 de la Ley de Amparo vigente al
dos de los que cursan, se

R E S U E L V E:
26

PRIMERO. La Justicia de la Unión AMPARA y


PROTEGE a ***** ** *** ****** ********
******* contra los actos que reclamó de la Delegada

PJF - Versión Pública


Estatal, Subdelegada de Prestaciones y Jefe del
Departamento de Pensiones, Seguridad e Higiene, todos
del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los
Trabajadores del Estado, con sede en Culiacán, Sinaloa,
que quedaron precisados en el considerando segundo de
esta resolución, por las razones expuestas y para los
efectos precisados, en ese orden, en los diversos sexto y
séptimo.

SEGUNDO. Cúmplase con lo ordenado en el


considerando octavo del presente fallo.

NOTIFÍQUESE.

Así lo resolvió y firma el licenciado Amílcar Asael


Estrada Sánchez, Juez Octavo de Distrito en el Estado de
Sinaloa, ante la licenciada Miriam Suheid Flores Osuna,
Secretaria con quien actúa y da fe.

En esta fecha se generaron los oficios números 23602, 23603 y 23604.


PJF - Versión Pública
El ocho de octubre de dos mil diecinueve, la licenciada Miriám Suheid Flores
Osuna, Secretario de Juzgado, con adscripción en el Juzgado Octavo de
Distrito en el Estado de Sinaloa, hago constar y certifico que en esta versión
pública no existe información clasificada como confidencial o reservada en
términos de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información
Pública. Conste.