Está en la página 1de 6

LOS ANTI PENTECOSTALES

Por Nahuel Baquero


Misionero en Bolivia

El término "Pentecostal" se usa para referirse a cualquier persona que acepte y practique los carismas o
dones del Espíritu Santo descritos en la Biblia. El término "anti pentecostal" se refiere a aquellos que
argumentan en contra de la validez del funcionamiento de tales dones en nuestra época, "hablar en
lenguas" en particular.
Veamos a continuación algunos ejemplos de las expresiones que han vertido quienes son enemigos del
pentecostalismo y de los pentecostales:
“Creemos que los estudiantes que forman parte del movimiento de lenguas (pentecostales) de hoy
en día deben buscar su educación universitaria en otro lugar, ya que no se les permitirá participar ni
promover actividades carismáticas” —1994-95 catálogo, Pensacola Christian College, pág. 8.
"Es el último vómito de Satanás" Dr. G. Campbell Morgan
"Enfáticamente no de Dios" Dr. Reuben Torrey
“En tiempos de Jesús, los líderes religiosos de Israel blasfemaron atribuyéndole la obra del Espíritu a
Satanás (Mateo 12.24). El movimiento carismático (pentecostal) moderno hace lo inverso,
atribuyéndole la obra del diablo al Espíritu Santo” John MacArthur, Fuego extraño, pág. 13
“Lo que estamos viendo es, en realidad, el crecimiento explosivo de una iglesia falsa, tan peligrosa
como cualquier secta o herejía que haya atacado al cristianismo. El movimiento pentecostal o
carismático fue una farsa y un engaño desde el principio y no ha cambiado a algo bueno” John
MacArthur, Fuego extraño, pág. 17
“Si la sola Escritura fuera realmente la autoridad final para ellos, los cristianos
carismáticos (pentecostales) nunca tolerarían las patentes prácticas no bíblicas, como el balbuceo en
lenguas de oraciones sin sentido, el pronunciamiento de profecías falibles, la adoración desordenada
o las caídas absurdas por el supuesto poder del Espíritu” John MacArthur, Fuego extraño, pág. 32
Como se ha podido ver, varios teólogos son abiertamente enemigos del pentecostalismo. Pero no debe
extrañarnos, históricamente, muchos de los que han experimentado las bendiciones de Pentecostés han
sido excluidos de sus iglesias y denominaciones.
Los NO pentecostales han denunciado tradicionalmente al Movimiento de Lenguas y todas las prácticas
relacionadas con el pentecostalismo. Basan su oposición en ciertos pasajes de la Biblia: los mismos
pasajes, en muchos casos, que los pentecostales usan como parte de sus propios fundamentos teológicos
Los anti pentecostales hacen muchas afirmaciones de las Escrituras, así como de otras fuentes y han sido
ampliamente publicitadas y generalmente aceptadas por muchos cristianos y los mismos pentecostales
cuando sus fundamentos no son firmes en la doctrina pentecostal. ¿Pero son válidas las afirmaciones de
los anti pentecostales? En este estudio, cada uno de los principales argumentos anti pentecostales con
respecto a 1 Corintios 12-14 se evaluará por su propio mérito para determinar sus fortalezas y debilidades.
Así, estaremos mejor equipados para reafirmar nuestra identidad pentecostal y renovar nuestro
compromiso con el precioso movimiento pentecostal.
Los fundamentos bíblicos de hablar en lenguas
A lo largo de la Biblia, el Espíritu Santo dio un poder especial a los siervos de Dios. Dio sabiduría especial
a los reyes y fuerza sobrehumana a algunos como Sansón. Capacitó a los profetas para expresar las
palabras de Dios con autoridad, así como para predecir eventos futuros. Pero antes de la primera venida
de Cristo este poder y autoridad divinos no fueron dados a todos los que creyeron, solo a aquellos que
Dios escogió: profetas, sacerdotes y reyes.
Sin embargo, Dios le prometió a Israel que llegaría el día en que "derramaría su espíritu sobre toda carne"
(Joel 2:28; Isaías 30:21; Jeremías 31:33; Ezequiel 11: 19-20, 37 : 14). El Espíritu Santo moraría en los

1
corazones de todos los fieles y les enseñaría directamente, tal como se les enseñó a los profetas (Juan
14:26, 16: 13-15).
Muchos comentaristas atribuyen esta predicción a la próxima Era del Reino. En ese caso, ¿Pedro se
equivocó en Pentecostés cuando identificó la ocurrencia extraña de "otras lenguas" como "lo que dijo el
profeta Joel" (Hechos 2:16)? Ciertamente, hay problemas serios al tratar de decir que Pentecostés fue el
cumplimiento total de la profecía (aunque ambos lados de la controversia lo han hecho). Después de todo,
¿dónde estaban los "signos y prodigios" que Joel predijo, como el oscurecimiento del sol, y la luna se
volvió roja como la sangre? John MacArthur, Jr., sugiere que el derramamiento del Espíritu en los Hechos
fue una "vista previa" o "cumplimiento previo" de lo que aún está por ocurrir en la futura Era del Reino.
Esta perspectiva, sin embargo, da a entender que otras “lenguas” del Nuevo Testamento, incluidas las de
Corinto, no eran genuinas; y tal "cumplimiento previo" nunca es tanto como se insinúa en las Escrituras.
Además, al proponer un "cumplimiento previo" de una "dispensación" posterior; es decir, la del Reino no
es lógica ni bíblica.
Cuando el Espíritu vino sobre los discípulos, hablaron con "otras lenguas". Judíos y prosélitos de tierras
lejanas, reunidos en Jerusalén para la gran fiesta de las primicias (Pentecostés), se sorprendieron cuando
cada uno escuchó alabanzas a Dios en su propia lengua nativa, hablado con fluidez por estos galileos
desaprendidos. Otros (heteroi) "otros de un tipo diferente" es decir, no los mismos judíos, se burlaron de
ellos diciendo que estaban borrachos. Sin embargo, a través de este signo y la predicación de Pedro, tres
mil personas se convencieron y se agregaron a la iglesia.
En otra parte de Hechos, la aparición de lenguas se repite (10: 44-46, 19: 6), y al menos está implícita en
4:31, 8: 12-17 y 11:15. En otros casos, no está claro si “bautismo” se refiere al bautismo del Espíritu Santo
o al bautismo en agua (9:18, 16:15, 18:18, etc.). Otros dones dotados por el Espíritu son evidentes en los
Hechos, como las curaciones y la expulsión de demonios (3: 1-8, 5: l2-16, 14: 8-10, 16: 16-18). La profecía
estuvo activa durante todo el período (13: 2; Agabo, 11:28, 21: 10-11; las hijas de Felipe, 21: 9).
Claramente, tales regalos no estaban limitados al Día de Pentecostés.
Los primeros Corintios ilustran tales dones que todavía están en funcionamiento. Pablo los enumera así:
"palabra de sabiduría", "palabra de conocimiento", "fe", "dones de sanidad", "obras de poder" (milagros),
"profecía", "distinción de espíritus", "clases de lenguas, "interpretación de lenguas"(12: 8-10). El propósito
de estos dones es, primero, edificar a toda la asamblea de creyentes (14: 3, 5, 12, 19, 31), y segundo, para
la edificación personal (especialmente lenguas, 14: 4, 14, 15, 18). La naturaleza de los dones es espiritual,
no natural: son “manifestaciones del Espíritu” (v. 7), no el producto del talento natural. No son posibles
por medios naturales.
Argumentos Anti-Pentecostales
Muchas de las afirmaciones anti-pentecostales se basan en los mismos pocos puntos básicos. Sin
embargo, se deben tener en cuenta las inconsistencias, los casos en que los comentaristas extraen
conclusiones diferentes de la misma evidencia y siguen líneas de razonamiento totalmente divergentes.
Primer argumento: Las lenguas corintias no eran genuinas
Uno de los argumentos más básicos proviene de la premisa de que las lenguas mencionadas en 1 Corintios
capítulos 12-14 no eran genuinas. Se presume que Pablo desaprobó la práctica y esperaba poder canalizar
las atenciones de la iglesia hacia otras áreas sin prohibir expresamente el uso de lenguas.
Uno se pregunta ¿por qué debería hacerlo? Como apóstol, Pablo no teme prohibir otras acciones por su
propia autoridad (14:34, I Tesalonicenses 4:11, II Tesalonicenses 3:30). Los críticos miran el Capítulo 13,
donde el amor, la "manera más excelente", se eleva por encima de los dones espirituales; y versículos
tales como 14:19, en los que Pablo declara: “En la iglesia, preferiría hablar cinco palabras con
entendimiento. . . más de diez mil palabras en una lengua ". Mientras tanto, minimizan la atención a
pasajes como," Deseo que todos hablen en lenguas "(14: 5)," Oraré con el Espíritu y oraré también con la
mente " (14:15), y "Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos ustedes" (14:18).
Muchos eruditos ven las lenguas corintias como un intento ilegítimo de imitar las lenguas de Pentecostés.
Señalan los registros pre-cristianos de "dichos oscuros" y lenguas misteriosas en varios cultos.
El uso de “palabras mágicas” y lenguajes misteriosos por parte de los hucksters a través de las edades es
un hecho histórico, y no se puede descartar la actividad demoníaca. Pero Hechos registra lenguas
2
genuinas que se practican habitualmente en la iglesia primitiva (Hechos 19: 6) después de la primera visita
de Pablo a Corinto. Si las lenguas corintias fueran falsificadas, ¿no habría estado bien dentro del carácter
de Pablo denunciar por completo a sus practicantes como lo hizo con los falsos maestros en 2 Corintios
11: 1-15?
Los anti-pentecostales a menudo se refieren a las experiencias de las lenguas como “expresiones
extáticas”. Esto les presta la connotación de un estado emocional elevado, es decir, un frenesí. En este
estado fuera de control, tal vez inducido por gritos, sacudidas, carreras, saltos, música fuerte, etc., es
probable que una persona haga algo. El "lenguaje" producido es simplemente "galimatías". Esta
experiencia, dicen, le puede pasar a cualquiera, por sincera y bienintencionada que sea. Observaciones
del Dr. Charles Smith,
Toda la evidencia sugiere que las lenguas bíblicas fueron en todos los casos expresiones extáticas y
esencialmente ininteligibles. Cualquiera de estas expresiones (hoy también) puede haber incluido
ocasionalmente palabras o frases extranjeras, pero éstas eran solo fragmentos de la masa de sonidos
irreconocibles.
Esto, sin embargo, coloca a las lenguas en Pentecostés en la categoría de "incoherencia" también.
Entonces, ¿cómo podrían preguntarse, los testigos "los escucharon en [sus] lenguas hablando la grandeza
de Dios" (Hechos 2:11)? Pocos comentaristas pretenden etiquetar el episodio de Hechos 2 como una
tontería. Más bien, muchos intentan trazar una línea entre la experiencia de los Hechos y la de Corinto:
las lenguas en Jerusalén eran lenguas reales que podían entenderse (es decir, xenolaliao xeno glossae)
mientras que en Corinto era necesaria la "interpretación". Según el Dr. Carl Tuland,
Y el verbo que significa interpretar [hermeneuein] es lo que se usa en 1 Corintios 12:10; 14:13, 26 y 28,
una clara señal de que hablar en lenguas en Corinto no fue el talento natural o el don carismático de
hablar idiomas extranjeros, para lo cual no se requirió traducción. El hablar en lenguas en Corinto era una
expresión extática o balbuceo. Para ser entendido por otros, tenía que ser interpretado, pero no
traducido.
Además, John MacArthur señala otras diferencias entre los dos pasajes.
La afirmación del Dr. Tuland, sin embargo, está bien presentada por HM Ervin:
En cuanto a la exégesis del Nuevo Testamento del Dr. Tuland, una comparación de metermeneuo
["traducir"] con hermeneuo muestra que se usan indistintamente. . . .
La confusión . . . se complica aún más por su afirmación de que “el verbo que significa interpretar es lo
que se usa en 1 Corintios 12:10; 14:13, 26 y 28. "En realidad, este verbo no se usa en ninguno de estos
lugares. En 1 Corintios 14: 5, 13, 27 se usa un tercer verbo, diermeneuo , mientras que su nombre cognado
aparece en 14:28. En Lucas 24:27, este verbo significa "interpretar", mientras que en Hechos 9:36 significa
"traducir". . . no hay apoyo exegético para su opinión de que las lenguas en 1 Corintios 14 son “expresiones
extáticas o balbuceos”
Además, incluso un escéptico, S. Lewis Johnson, Jr., señala:
Es bien sabido que la terminología de Lucas en Hechos y de Pablo en 1 Corintios es la misma. A pesar de
esto, algunos han defendido una diferencia entre el don como ocurrió en Hechos y como ocurrió en
Corinto. Esto es manifiestamente imposible desde el punto de vista de la terminología. Esta conclusión se
fortalece cuando recordamos que Lucas y Pablo fueron compañeros constantes y, sin duda, habrían usado
la misma terminología. Es muy probable que los primeros creyentes usaran una terminología fija para
describir este don, una terminología que todos entienden.
Este problema, como tantos otros, aparentemente no puede ser "probado" para la satisfacción de todos.
Sin embargo, hay mucha evidencia que arroja la sombra de la duda sobre esta línea particular de
razonamiento.
Segundo argumento: El don de lenguas cesó después de la era apostólica
El impulso principal de este argumento se basa en 1 Corintios 13: 8 y 10: “… y si las profecías serán
eliminadas; si las lenguas cesarán; si conocimiento, se eliminará; pero cuando lo perfecto [lo perfecto, la
realización, el cumplimiento] viene [ocurre, llega, aparece, surge], se eliminará el parcial.

3
En el versículo 8, las profecías y el conocimiento "serán eliminados" (katargethesetai, voz pasiva), pero las
lenguas "cesarán" (pausontai, voz media). El significado de la voz media con respecto a las lenguas es el
estado según los anti-pentecostales, que significa que las lenguas actuarán sobre sí mismas, es decir, que
cesarán sin la acción de la "cosa perfecta". Según John MacArthur,
La profecía y el conocimiento serán aplicados por alguna otra fuerza, y serán eliminados. Esa otra fuerza
que Pablo llamó "la cosa perfecta" hará que la profecía y el conocimiento cesen, mientras que el don de
lenguas habrá cesado por sí solo antes de la cosa perfecta.
El verbo pauo nos dice que las lenguas debían cesar, lo que significa que nunca volverían a empezar. Estas
son suposiciones amplias, especialmente porque la terminación de la voz media no tiene, de hecho,
significación temporal (¿" antes de lo perfecto"?). Según el razonamiento de MacArthur, las lenguas
podrían cesar después de la cosa perfecta. Además, la afirmación de que las lenguas cesarán sin la acción
de lo perfecto contradice el claro significado del texto, lo que implica que es lo perfecto lo que provoca la
cesación en los tres casos.
Siempre es peligroso basar las posturas teológicas en sucesos aislados de una palabra o terminación de
un verbo en particular, o, en realidad, en un versículo o versos aislados. En su análisis de la voz media, una
gramática griega estándar afirma que "cualquier análisis de los usos de la media es necesariamente más
o menos arbitrario. En realidad, no se pueden trazar líneas rígidas de distinción”
Con respecto a 1 Corintios 13: 8, D. A. Carson escribe:
. . . [pauo] aparece regularmente en forma media. En la voz activa, su significado léxico es "parar, hacer
parar, aliviar"; en el medio, ya sea "detenerse" (uso reflexivo), o "cesar" (es decir, se convierte en
equivalente a un deponente con fuerza intransitiva). Nunca lleva inequívocamente el significado de "cesar
de sí mismo" (es decir, debido a algo intrínseco en la naturaleza del sujeto) . . . dieciséis
La idea detrás de la interpretación en contra de las lenguas es probar que el hablar en lenguas como un
don espiritual legítimo se fue con la Iglesia del primer siglo. Muchos estudiosos anti-pentecostales
mantienen una visión "dispensacional" aquí: las lenguas, junto con algunos o todos los otros "regalos",
eran una señal, a través de la cual muchos llegarían a creer. Después de que se completó la “dispensación”
y se estableció la Iglesia, las señales ya no eran necesarias y cesaron.
Hay opiniones mixtas de lo que realmente significa "lo perfecto", que elimina los regalos o dones.
Sigue siendo popular interpretar esto como el canon del Nuevo Testamento, aunque no hay una inferencia
bíblica de que se forme un canon de un solo volumen. La advertencia de no "agregar" o "quitar las palabras
del libro" en Apocalipsis 22: 18-19 se refiere adecuadamente a ese único rollo (como era su forma
original); y la advertencia proporciona un cierre, que sirve como un "sujetalibros" o imagen de espejo de
la bendición pronunciada en 1: 3. Por lo tanto, no se puede manejar justificadamente como un arma
contra cualquiera que se atreva a "agregar", como los críticos suponen, a la masa general de revelación
mediante la práctica de los dones carismáticos.
Esta visión también niega la posibilidad de un nivel secundario de revelación personal o corporativa por
debajo del de las Escrituras inspiradas. La mayoría de los pentecostales tienen cuidado de subordinar toda
revelación carismática a las enseñanzas de las Escrituras, y no literalmente "agregarlas" al "libro". Muchos
no creen que las profecías o interpretaciones deban ser escritas o registradas, para que no sean
consideradas equivalente a la Escritura. Dicha revelación es para una persona en particular o una
necesidad en particular, de manera inmediata, y no significa necesariamente para una declaración o
preservación universal.
Muchos comentaristas ven la madurez de la Iglesia como "la cosa perfecta". Primera Corintios 13:11 se
usa para ilustrar esto: "Cuando era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño;
cuando me convertí en hombre, eliminé lo infantil. ”Los regalos o dones, dicen, eran simplemente el
trampolín para la Iglesia. Esencialmente, eran solo eso. Pero ¿fue realmente madura la Iglesia después de
la muerte de la generación apostólica? Cuando uno explora la historia de la Iglesia primitiva, uno se
pregunta si realmente habían alcanzado la "madurez" para cuando las lenguas cesaran; y, de hecho, si
todavía tenemos que llegar a ese punto.
Ahora, sin embargo, incluso muchos no pentecostales llegan a la conclusión de que "lo perfecto" se refiere
al Rapto o la Segunda Venida de Cristo. Stanley Toussaint escribe que “el cuadro en el versículo 11 no
4
ilustra a la iglesia; más bien, retrata el principio establecido en el versículo 10 ", y continúa: "Primero, lo
perfecto mencionado en el versículo 10 encuentra su significado en el rapto. Segundo, el versículo 12, que
explica el versículo 10, se refiere claramente a la venida de Cristo por su cuenta” Si lo perfecto es el Rapto
o la Segunda Venida de Cristo, eso implica que ni la profecía ni el conocimiento, ni las lenguas, han sido
eliminadas. Además, los pentecostales afirman que Pentecostés inauguró la Era de la Iglesia (la Era de la
Gracia, el Año Aceptable del Señor, la era de la predicación del Evangelio, etc.), que se proporcionaron los
dones carismáticos para este mismo tiempo y propósito, y que sigan siendo no solo útiles sino necesarias
hasta el final de la era.
Finalmente, los anti pentecostales apuntan a un supuesto vacío de dones espirituales en la Iglesia,
especialmente en las lenguas, después de la época de los apóstoles. Por ejemplo, aducen como evidencia
este extracto del comentario de Juan Crisóstomo (347-407) en 1 Corintios 12: 1-11:
Todo este pasaje es extremadamente oscuro; y lo que crea esta oscuridad es tanto la ignorancia en estos
asuntos como el cese de las cosas que sucedieron entonces pero que no ocurren ahora. . . . “¿Por qué
sucedieron entonces, pero ya no ocurren?”
Pero también se pueden consultar referencias como Ireneo (segundo siglo): “Oímos a muchos hermanos
en la iglesia. . . que a través del Espíritu hablan todo tipo de idiomas” y Justino Mártir (100-165) “Porque
los dones proféticos permanecen con nosotros, incluso hasta el presente. Y por lo tanto usted debe
entender que [los regalos o dones] [antiguamente entre los Judios] han sido transferidos a nosotros.”
‘dones proféticos’-nota el plural, probablemente incluye lenguas e interpretación, que también
constituyen mensajes de Dios.
Es una cuestión de opinión cuáles son las referencias más fiables. Una cosa que debe tenerse en cuenta
es que, en la época de Crisóstomo, el énfasis en las iglesias estaba en el desarrollo de los credos para
contener las herejías y en la formación catequética. El celo misionero del primer siglo se había
desvanecido, el carácter de la Iglesia había cambiado.
La pregunta sigue siendo si esas manifestaciones post-apostólicas fueron, tal vez, erróneas. Eusebio (c.265
-c.339) cuenta la historia de Montano que, hablando en lenguas demoníacas y profetizando falsas
profecías (en opinión de Eusebio), engañó a algunos de los frigios. Eusebio definitivamente etiqueta a
muchas de las expresiones como anticristo, fallando así en las pruebas bíblicas de la profecía (cf. 1
Corintios 12: 3, 1 Juan 4: 1-3.). Sin embargo, solo a partir de estos episodios y escasas referencias, no se
puede suponer que todas las manifestaciones del hablar en lenguas fueran falsificadas. Los estudiosos
modernos están mal equipados para hacer un examen satisfactorio de los fenómenos, debido a la falta
de evidencia. Si uno sigue el modelo del Nuevo Testamento, cada mensaje profético debe ser juzgado por
su contenido y carácter (1 Corintios 14:29).
Tercer argumento: Las lenguas y la interpretación son dones inferiores
Para los anti pentecostales, ya sea que existan o no las lenguas verdaderas, Pablo ciertamente deja en
claro que este es un don humilde, que apenas vale la pena tener. Después de todo, Pablo lo pone al final
de sus listas (1 Corintios 12: 8-10, 28), declara que no vale nada sin amor (capítulo 13) y explica su
inferioridad a la profecía (14: 1-33)
Sin embargo, simplemente al enumerar las lenguas y la interpretación como dones espirituales, Pablo las
eleva inmediatamente por encima de todos los talentos humanos, habilidades, sabiduría, etc. El ministerio
sin amor, ya sea por lenguas u otros dones, no vale nada, pero el amor también es, por ahora, imperfecto,
estando sujeto a las limitaciones del mundo actual. El hombre no dotado no puede amar perfectamente.
¿Qué debe hacer el cristiano hasta que llegue “lo perfecto”? Él debe dejar que el Espíritu Santo obre a
través de él. Después de todo, el amor no es un don del Espíritu sino un fruto (Gálatas 5: 22-23, 2 Pedro
1: 3-9) y se "cultiva" en el que permite que el Espíritu obre en y por medio de él. él, uno podría presumir
permitiendo que los dones espirituales fluyan a través de él. Los dones espirituales están destinados a
facilitar obras poderosas mucho más allá de las capacidades limitadas de la humanidad finita.
Las lenguas no interpretadas son, claramente, inferiores a la profecía, pero cuando se interpretan, para
que todos puedan escuchar y entender el mensaje de Dios, las lenguas se vuelven esencialmente iguales
a la profecía. Como Pablo escribe: “Mayor es el que profetiza que el que habla en lenguas, a menos que
él interprete” (14: 5).

5
Cuarto argumento: Las “lenguas” en las iglesias modernas son falsas.
Independientemente de si las lenguas y la interpretación fallecieron con los apóstoles, muchos críticos
creen que las manifestaciones de hoy no son genuinas. Proponen, de diversas maneras, que las
manifestaciones puedan ser "falsificadas" para justificar una actitud de superioridad espiritual; que
pueden ser "enseñados" y "aprendidos"; que pueden ser inducidos psicológicamente sobre una persona
bien intencionada; o que podrían ser de origen demoníaco, diseñados para desviar a los ignorantes e
incautos.
Más generalmente, la popularidad de las lenguas se atribuye al deseo de escapar de la sequedad espiritual
de muchas denominaciones tradicionales, o de recuperar el elemento milagroso que se encuentra en el
Nuevo Testamento. Pero los mismos pentecostales son rápidos para denunciar los métodos mecánicos y
los incentivos psicológicos.
Los abusos, de hecho, han ocurrido. Pero ¿se debería permitir que estos proyecten una sombra sobre
todas las manifestaciones? Incluso Kenneth Gangel, un no pentecostal, propone la liberalidad: ¿no podría
Dios, en su soberanía, elegir derramar su Espíritu en diversos momentos para edificar su Iglesia, o como
una señal para los incrédulos? Gangel llama a la mentalidad abierta.
E. Lorna Kendall continúa diciendo que: “La autenticidad de hablar en lenguas en la comunidad cristiana
debe ser juzgada por sus efectos en la vida de quienes la practican; como por ejemplo, en el crecimiento
mutuo de los frutos del Espíritu, amor, alegría y paz, y el resto. Aquellos que han recibido el don, ya sea
en respuesta a sus propias oraciones o a las oraciones de otros, o si les ha llegado sin buscarlo
previamente, deben estar entre los que siguen lo que San Pablo llamó el mejor camino, el camino de
amor.
Tal vez la efectividad del Pentecostalismo en este sentido esté demostrada por su profunda expansión y
su creciente aceptación entre personas con hambre espiritual y emocional en todo el mundo.
Conclusión
Este estudio no es concluyente, pero no fue pensado como una prueba de que los dones de las lenguas y
la interpretación que se practican hoy en día son genuinos; de hecho, ¿cómo se puede "probar" una cosa
así, como tampoco se puede probar que Jesucristo ha resucitado? Tal creencia llega cuando se
experimenta la realidad. Más bien, este ha sido un estudio del otro lado de la consulta: ¿son válidos los
argumentos en contra de las lenguas?
En algunos casos, solo se han planteado preguntas. En otros lugares, los activistas en contra de las lenguas
son llamados a rendir cuentas por la dudosa exégesis y el uso sesgado de la evidencia. Se ha demostrado
que son perjudiciales en su uso de "éxtasis", así como en su descripción de la actitud de Pablo hacia las
lenguas. Su exégesis de 1 Corintios 13: 8-10 ha demostrado ser mucho menos clara de lo que infieren. Del
mismo modo, han identificado con demasiada rapidez las lenguas modernas con la religión y la falsedad
paganas, sin ofrecer pruebas concretas.
Como cristianos, aún podemos esperar en la expectativa de la venida de Cristo, cuando todas las cosas se
conozcan totalmente; entre tanto, habiendo experimentado las bendiciones de pentecostés,
renovémonos en esas preciosas experiencias y dejémonos usar por el maravilloso Espíritu de Dios.