Está en la página 1de 2

Portios no arriostraos Para diferentes necesidades de transmisión de potencia son válidas para

opciones señaladas en el acápite 6.3. cada una de ellas tiene características particulares que,
según caso hacen conveniente su selección.

De manera de comparación, en la tabla 6.4 se presenta las características de diferentes


sistemas de transmisión para el caso de una potencia continua de 75KW, la velocidad N= 1000
rpm y relación de transmisión, i= 4.

Se puede apreciar, por ejemplo, que la transmisión por fajas trapezoidales es de menor precio
relativo que la transmisión por engranajes es la más compacta.

A continuación, presentamos las características más relevantes de los principales sistemas de


transmisión.

VENTAJAS:

 Posibilidad de unir el árbol conductor con el conducido, dispuestos a distancias


relativamente grandes.
 Aparte de los cojinetes, no se requiere lubricación.
 Debido a que l transmisión es por fricción en caso de sobrecargas se produce
resbalamiento entre fajas poleas, lo que protege a otros elementos de la transmisión y
a los equipos involucrados.
 Funcionamiento relativamente suave sin golpeteo originado por la propia transmisión.
 Sencillez.
 Costo inicial relativamente bajo.

DESVENTAJAS:

 Grandes dimensiones exteriores.


 En caso de bajas velocidades, su empleo se limita a pequeñas potencias, ya que si las
potencias fueran grandes en número de fajas y las dimensiones exteriores serán
desproporcionalmente altas.
 Debido al resbalamiento relativo entre faja y poleas, no se puede garantizar una
relación de transmisión constante n una sincronización entre los movimientos
conductor y conducido.
 Duración relativamente baja (entre limites desde 1000 hasta 5000 horas).

Normalmente se producen grandes cargas sobre los ejes apoyos y, por consiguiente,
considerables pérdidas de potencia.
Las fajas de transmisión pueden ser planas o trapezoidales, aunque también existen fajas
especiales dentadas.

Las fajas planas son relativamente más antiguas en los equipos y maquinarias. Inicialmente se
fabricaban de cuero tratado, actualmente se fabrican en tejidos de algodón y/o fibra sintética
con entre capas y recubrimientos exteriores de caucho. En caso de las fajas tejidas deben
tomarse en cuenta que los tejidos soportan las cargas de tensión y que los recubrimientos
exteriores proporcionan la fricción necesaria por lo que deben ser resistente al desgaste
superficial.

En el caso de fajas tejidas con diferente número de telas, las fajas planas se fabrican de
diferente ancho espesor, deben empalmarse por sus extremos para alcanzar la longitud
requerida, estos empalmes se obtienen por articulaciones metálicas de diferente tipo y
también vulcanizados, siendo este último el que las hace más eficientes, alcanzando hasta el
100% de la resistencia de la faja, lo que produce golpeteo en la polea y causa oscilaciones en la
velocidad del movimiento.

Las fajas trapezoidales se fabrican en longitudes cerradas estándar a las que debe adaptarse la
transmisión. El efecto de que se produce en el contacto entre fajas y poleas crea el caso
equivalente a un altísimo coeficiente de fricción, lo que permite que la capacidad de tracción a
mayor que la correspondiente a fajas planas y por consiguiente, que se permitan menores
ángulos de contacto distancia