Está en la página 1de 3

Flórez Franco Natalia 07 de abril de 2019

ASPECTOS PSICOLÓGICOS DEL DOLOR

La asociación internacional para el estudio del dolor IASP, ha dado al dolor algunas
características: es subjetivo, es una experiencia compleja la cual atribuye el
significado a los hechos sensoriales desagradables implicando también
asociaciones entre la experiencia sensorial y un estado afectivo aversivo,
otorgándole gran importancia al informe verbal del sujeto.

Psicofisiológica del dolor: es muy complejo el estudio del dolor en cuanto a


sensaciones pero está claro que predominan las reacciones emocionales frente al
mismo; aunque se desconoce cuál es el estímulo propio para el dolor, los receptores
para el dolor responden a la energía térmica, química y eléctrica. Existe adaptación
(perdida de sensibilidad al dolor) y habituación al dolor (intensidad del dolor,
observándose una gran relación entre ésta y la concentración del ion potasio).

Se ha demostrado que existen dos tipos de dolor que corresponden a dos sistemas
dolorosos: el dolor rápido o primero que se debe a las fibras A delta y el dolor lento
o segundo que se debe a las fibras C que actúan en un circuito neural en el sistema
nervioso. Un dolor puede ser agudo, penetrante o débil, recurrente o constante,
repentino o sordo, punzante, etc.

La percepción y la toleración al dolor son fenómenos separados en los que los


núcleos intralaminar y parafascicular y el sistema límbico y el córtex prefrontral
actúan.
Los umbrales para el dolor se mide con un instrumento llamado algesímetro.
El dolor y su significado:

Según afirma Taylor (1986) “el dolor daña y puede ser tan insistente que supere
cualquiera de las necesidades básicas como el hambre, la sed, el abrigo (refugio) o
la seguridad” y esto es totalmente real ya que el cubrimiento de estas necesidades
pasa a un segundo plano por la intenso dolor. Igualmente el componente psicológico
del dolor puede ser crítico para la experiencia dolorosa, donde la ansiedad aumenta
esa experiencia.

En pocas palabras el dolor es significativo porque: produce sufrimiento, actúa como


señal para buscar tratamiento, proporciona feedback sobre el funcionamiento
normal del organismo, se afecta por la respuesta psicológica hacia él, sus altos
costos de tratamiento.

Dolores clínicos: son dolores sin aparente base fisiológica pero con un claro
significado clínico, ya que la gente sufre y busca tratamiento, algunos de ellos son:
causalgia, neuralgia, dolor de miembro fantasma.

Interpretación del dolor: según Beecher, el dolor tiene varios componentes:


experiencia del sujeto hacia el dolor, el contexto en el que se experimenta; la
cultura, ya que se ha evidenciado que las reacciones al dolor cambian de unas
culturas a otras.
Flórez Franco Natalia 07 de abril de 2019

Modelos multidimensionales:

Melzack y Casey (1968) definen tres categorías: sensorial-discriminativa,


motivacional-afectiva y cognitivo-evaluativa, dependiendo de sistemas cerebrales
especializados; este autor además crea la teoría del control de compuerta del dolor.

Loeser (1980) formula la experiencia del dolor desde cuatro niveles:


nocicepción, dolor, sufrimiento y conductas de dolor.
Evaluación del dolor:
Los datos e informaciones que se solicitan con más frecuencia son:
-Aspectos del comportamiento verbal del sujeto
-Aspectos verbales y no verbales considerados socialmente significativos

-Indicadores de incapacitación o invalidez, interferencia en el nivel de actividad


habitual y estilo de vida.
-Aspectos del comportamiento general que ofrezcan más información sobre el dolor.

Para lo anterior se usa la evaluación subjetiva (informe propio del paciente, auto
informes y auto registros) y la objetiva (observación directa o indirecta de las
conductas del dolor y el nivel basal conductual); además se realiza la entrevista o
historia clínica en la cual se conocen entre otros: características del dolor,
medicación y medidas analgésicas adoptadas, intervenciones quirúrgicas,
influencias del dolor sobre el sueño, el estado de ánimo, etc.

Para esto se utilizan escalas de estimación cuantitativa (escalas verbales o


descripciones simples; escalas numéricas o escalas analógicas visuales) y de
estimación cualitativas (cuestionario de dolor de McGill, elaborado por Melzack y
Torgerson en 1971)

El cuestionario nombrado estudia 3 dimensiones: sensorial, afectivo-motivacional,


evaluativa y una última llamada miscelánea; este es administrado por un
entrevistador que le indica al paciente que describa de la mejor forma posible los
síntomas; con este instrumento se pueden obtener 3 índices: valoración del dolor,
numero de palabras elegidas, intensidad del dolor presente.
TRATAMIENTO PSICOLOGICO DEL DOLOR

Como primer punto es importante distinguir el dolor crónico del agudo ya que ambos
tienen repercusiones sobre el tipo de evaluación y tratamiento.

Para ambos tipos de dolores las técnicas de relajación y terapia farmacológica


pueden llevar a un buen control, algunas de ellas:

-Biofeedback: método para obtener autocontrol en los procesos orgánicos; en esta


técnica se aprende una señal fisiológica transformada en una de tipo auditivo o
visual que informa al sujeto los cambios que en él se producen, llevando a los
Flórez Franco Natalia 07 de abril de 2019

sujetos a auto controlarse tanto al frente de la maquina como en un ambiente


natural. Los casos más empleados son en cefaleas y migraña.

-Técnicas de relajación para controlar la ansiedad, el estrés, la tensión muscular.


Las más usadas: relajación profunda de Jacobson (1974) y la meditación.

-Hipnosis: antigua técnica usada para el tratamiento de los dolores, combinada con
técnicas de relajación y administración de fármacos puede ser muy útil.
-Distracción: focalizar la atención del paciente sobre estimulación irrelevante,
ejemplo de ello: audio-analgesia.

-Imaginación asistida: se usa bastante para combatir el dolor y las incomodidades.


Se enseña al sujeto a imaginar y concentrar su atención en escenas relajantes,
dejando de lado el dolor.

Para el dolor crónico se usan las técnicas anteriormente descritas combinadas con
programas de condicionamiento operante en los que se busca controlar las
variables ambientales y comportamentales que inducen al dolor, con objetivos
como:

-Aumentar la actividad física hasta un nivel normal de acuerdo a la edad y sexo del
paciente.

-Eliminar la medicación relacionada con el dolor, en los casos en que se pueda


hacer.
-Normalizar el nivel de actividad funcional del paciente
-Modificar las relaciones familiares

-Eliminar la dependencia de hospitales, de médicos y cambiar actitudes y forma de


relacionarse con los mismos. Reducir las quejas de dolor tanto verbales como
conductuales.

Efecto placebo: con este se busca mimetizar la reacción esperada de la sustancia


activa propiamente dicha por efecto de la actividad psicológica humana. Con esto se
pretende reducir el dolor y la incomodidad del paciente, con variantes como:
características del paciente, actitudes hacia el personal sanitario, factores
situacionales, normas sociales.
Referencias
Latorre Postigo José Miguel, psicología de la salud, cap. 7 y 8.