Está en la página 1de 56

«E l p á ja r o a z u l » ( 1908)

"Publicada en 1909 por:Fasqueile y representada en Moscú


el 30 de septiembre de 1908 por ú Tbéatre d .fírl de Sianis1.iv.s-
Id, E lpájaro azul conoce desde sus inicios un igran éxito, sien­

MAURICEMAETERLINCK do, junto con Pelléusy Mélismuü, y entre todas Jas obras para
teatro de Maeterlinck, ía que alcanza mayor popularidad.
Á partir dé su estreno, se- suceden las; representaciones:
Londres. (1909), Nueva York (] 910)] País en el Theátxe Réja-
ne (1911), con decorados de Egaroy, .: ■j
Traducida muy pronto a varias lenguas ti español en 1916,
ha dado también lugar a varias adaptaciones .einematográfir
cas: Maúricé Toumeiir (1918), Walter Lang (Í940) y Géorges
Cukor (1987). ' - ,
Bajo la apariencia de un cueíito infantil, se vislumbra un
texto'filosófico. '

60920 -56 copias-


HTU
RoBERT: Míle. María Fromet ; ■ ;
J ea n n ette : Mlle. Jeanne Evrard. ; ' I
M a d elein e : Mlle. Giavelli : :
P ie r r e t t e : Mlle, Henriette Galleta :
Pa u l in e : Mlle. Henriette Maillefer j-
R iq u e t t e : Mlle. Nini Mano ¡;
La NocHE:.Mlle. Clarel ¡
E l S u e ñ o : Mlle. Louise Starck ;
L a M u e r t e : Mlle;. Rachel Horeliek !
P e r s o n a je s 1 E l C a t a r r o : Mlle. Renée Dahom .- |
P r im e r N iñ o A z u l : 'Mlle. María Fromet
2.a N iñ o A z u l : Mlle. Laura Walter
..(Por orden cíe aparición.en escena en el,estreno de la obra 3.° N iñ o Az u l : Mlle. Maria Dumont !
en París, en el Théátre Réjane, el 2 de marzo de 1911) 4.° N iñ o A zu l: Mlle. Fernande Faveret i
5 .° N iñ o 1A z u l: Mlle. Maud Loti ■; . ! ■
La m ádre T y l : Mlle. Métiiven . |: '
6 .° N iñ o Az u l : Mlle. Suterre ; ■
T y l t y l : M . D e lp h in '"
7 ° N iñ o A z u l: Mlle. Suzanne Bailly . I
M ytyt.,: MUe; :Odette Cariia
8 .° N iñ o A z u l : Mlle. Giavelli ■
E l H a d a : Mine, Gina Barbieri
9 .° N iñ o A z u l: Mlle. Madeleine Fromet
ÉL Pa n : M. R: L. Fugére
E l r e y d e lo s N u e v e P l a n e t a s : iMlle. Batistina Rousseau
E l F u e g o : M. Amele Sydney 1 11.° N iñ o A z u l : Mlle.-Renée Pré ; ¡
E l A g u a : Mlle. Is is ' ' :
12.° N iñ o A z u l : Mlle. Henriette Maillefer
L a L e c h e : Mlle. Diris '
1 3 ° N iñ o A z u l : Mlle. Béatrice Raymond
E l A z ú c a r : M . Bbsm ah
14.° N iñ o A z u l : Mlle, jeanne Corrége |
E l P e r r o : M , Séverin-Mars
L a E n a m o r a d a : Mlle.' Lucy Fleuiy j
L a G a ta : M ' Synplieri
E l E n a m o r a d o : Mlle. Blanche Borelli i
L a L u z : M lle.;Georgette Leblanc
E l T i e m p o : M. Garry
L as H o r a s : Miles. Nini Mano, Henriette Maillefer, Fernan-
E l h e r m a n i t o q u e v a a n a c e r :; Mlle. Maria Fromet
de Faveret, Blanche Faveret, Suzanne Bailly, Raymonde Fa­
Los o t r o s N iñ o s A z u le s : Miles.: Berthe Libovitz, Fernande
veret, Laurence Pedt, jeanne Faveret, Berthe Libovitz, An-
Faveret, Suzanne Faveret, Rlanúhe Faveret, Raymonde Fa-
toinette Raymond, Debossey, Georges
veret, Henriette Gallet, Jeanne Evrard, Dense Choquet, Léa
E l pa d re T y l : M. Félix Barres
Dumont, Marcelle Malherbe, Júliette .Malherbe, Lucienne
L a a b u e l a T y l : Mine. Daynes Grassou
Chezeaux, Dupechier
E l a b u e l o T y l : M. Maillard
L a s G u a r d i a n a s : Miles. Deroissy, Georges, Théloz, Albert
P ie r r o t : Mlle. Suterre
E l j e f e d e l o s g r a n d e s P l a c e r e s : M.'Barré
Los o t r o s P l a c e r e s : M. Alfroy,;Adalbért, etc. .
' Fi número y h vanediu! ele los personajes es apabullante: humanos {la Los p e q u e ñ o s P l a c e r e s : M iles.ILucienne Chezeaux, Nini
madre, el padte, tl iiíño, la niña, la vecion...), anímales {el Perro, !a Gata...), ob­
Mano, Jeanne Corrége, Henriette Maillefer, Fernande Fave-
jetos o elementos naturales personificados (el Pan, el Priego, la Luz...), alegóri­
cos (la Muerte, la Guerra...), simbólicos (el pájaro azul.,,). ret, Blanche Faveret, Louise Starck, Rachel Horeliek
Los a d o l e s c e n t e s : Miles. Jeanne Fayeret; Rayliioncle:-Fave-
rol, M aud Lo ti, Aniicllc Libovitz, Laurence Petit ; ;
E l j e f e DE l o s - P l a c e r e s : Mlle. Renée Beauval
E l P l a c e r ^ e - e n c o n t r a r s e - b í e n : Mlle. Dorchére. : ■■ ■
E l P la c e r -d e l-a iíu s -p u r o : M lle.F leu ry ■ :-
E l P la c e r -d e -a m a r -a -lo s ^ p a d r e s : Mlle. G annon .
E l P l a c e r -d e l - c ie l o -a z u l : Mlle. Blanche Borelli ^ ,
E l P l a c e r -d e l -b ó s q u e ; M lle. Diris
E l P l a c e r -d e -las -h o r a s - d e -s o l :.M lle. Boissiére -'
E l P l a c e r -d e -la -p r im a v e r a : Mlle. Renée D a h o n . T rajes 2
E l P l a c e r d e -las -pu est a s -d e -s o l : Mlle. Soyez ' : ;
E l P l a c e R'DE-v e r -s a ií Rj LAS-estrjei .l a s ; Mlle. Georges -
T y lt y L: traje de Pulgarcito, como en los cuentos de Penault:
E l P l a c e r -d e -la -LLUVTA: Mlle. D a r i é z e ‘ r ^
E l P l a c e r -d e d f ü e g o - d e t n v ie r n o ; Mlle, Carene . ■ ■; calzón rojo, chaqueta corta ¡jzül celeste,-¿tóéJiás "blancas, 'za:
E l PLACER-DE-LOSrPENSAMIENTOSTNOCklMTES: Mile, Laura
patos b botines de cuero leonado,:
M y tyl : traje de Grethel o de Caperucita R,oja, de color ázui.
Walter | :‘ '' " ‘ La Luz; vestido color luna. o sea, de color oto pálido con re­
E l P l a c e r -d e - c ó r r e r -d e s c a iz o s -s o b r e -e l -r g c í o : Mlle.
flejos plateadbs/cón gasas brillantes fonhando: rayos, etc.
A ntoinette R aym ond - ■I :' ■
Estilo néo-gríego o angío-griego de tipo Walter Craue, o in-
L a A i .e g r i a d e S K k ju sro : Mlle. Alberi ■ ^ .
. ’ cítiso estilo hrtperio, aproximadamente;"Cintura alta, sin
L a ALEGRÍA-DE-SEk-BUEKtos: Mlle. Bulaine:
. Tuangás, etc. Peinado: con uña especiedekiitjdema; o inclu-
LA ALEGRÍA’DELLTRABAjO'BIEN-HECHO: Mlle. Tréloz
J 'so con.'una corona,ligera. ' j ; : 'r
L a A l eg r ía -d e ~p e N sa r : M ile. D ero íssy ;: - ■* .'
Fi. iía d a B éR y Ílíñ é y La v e c in a B e ^ lí^ g ó t: el.clásico
L a A l eg r ía - d e - c o m p r e n d e r : Mlle. Lefebvre '
. traje de mujer pobre de cuento de nadas. Se podría supri­
La A x e g r í a - d e - v e r - l o - h e r m o s o : Mlle'. Didier
mir, en el primer.acto, en' lá 'translorma<fión del Hada en
l.A AlEGUiA uk -a m a r : Mlle. Dervii ' "‘^V. ' ;
j) linces a'. | ’
E l A m o r m a t e r n o : M ie l M éthivet
P.l PADRE T y í „ ¡ A MADRE T y L, EL ABIJELO f YL V i A ABUELA
Las A leg rías d e s c o n o c id a s : Miles, Soyez, Delattraz, Des-
T y l ; los típicos trajes .de leñador.y de campesinos alemanes
soyci, etc. ■: ' ' V-:
1 103 cuentos de Grimm. • ’
L a v e c in a B e r l i ^ g o t : |Mme. GinaEarbieri. .
i.o s i ierm an o s y h e rm a n a s de Tyli'YL: variantes 'del traje
L a NIÑITA: Mlle. jnlietie M alherbc . .. -
de.Pulgarcito. j
E l T i e m p o : el clási.cp trajédel Tiempo, un amplio manto ne-
gro- ó azul oscuro, barba blanca lai'ga, guadaña y reloj de
arena. /; - - |
E l A m or ívIAtérno:- Traje parecido al de ja luz, o sea, :c ó n li-
" geros velos casi transparentes de estatua griega, Blancos, a

2 Obsérvese la precisión con la que el autor describe Jos detalles de los tra-,
jes;'Ésta-preciáión t'írtibíéñ'apsiece en las iiülicacíoiies q'ue própóráouá sóbie
los decorados;' -T ■•-X ■’ -i,.- •■■.•••• ' 7 - i1

[13 7 ]
ser posible. Perlas y pedrerías tan ricas y abundantes como
se quiera., con tal de que no rompan la armoiíía cánclida y .
pura del conjunto.
L as g r a n d e s A leg r ía s : como se dice en el texto, vestidos
con matices sutiles y suaves de despertar de rosa, sonrisa de
agua, rocío db ámbar y de azul'de aurora, etc.
Los P l a c e r e s p e la c a s a : vestidos de diversos colores, o si
se quiere, traje de campesino, de pastor, de leñador, etc,
pero idealizados e interpretados con magia.
L os q r a n d .e s P l a c e r e s : antes de la transfomiación, túnicas
ACTO PRIM ERO
amplias y pesadas de brocado rojo y amarillo, enormes jo ­
yas, etc. Después de la Iransíoimacián. maillots color café
. ó chocolate, fiara parecer marionetas de tripa..; ; .
L a N o c h e :..amplios vestidos negros m isteriosamente cubier­ ■; P r im e r cuadro
tos de estrellas, co n reflejos castaños dorados, velos, aína l.a cabaña del leñador ,
polas oscuras..;; . *
L a I IljA p e q u e ñ a d e la v e c in a :, cabello rubio y brillante, E l teatro representa él interior de una cabaña de leñador, simple, rús­
vestido largo blanco. tica, pero en_ah$oluto miserable. Chimenea, con te%>ellín, en ¡a. que se
E l Pe p jio : chaqueta roja, calzón blanco, botas.de charol, consume unfuego de leña. Utensilios dé cocina', armario, anón, reloj
sombrero encerado; traje que recuerda más o menos al de de péndulo, tomo de hilar, bomba de agua, etc.' Sobre una mesa, una
John Bul!. ,. . lámpara encendida. A ¡os pies del armario, aseada lado, dormidos,
L a G ata : Maillots de.seda,negra con lentejuelas. Conviene acunucados con la nariz bajo la cola, un P e r r o y una G ata . En­
queJa cabeza de estos dos personajes imite discretamente tre ellos dos, un enorme Pa n de azúcar,[ Colgada del muro, unaja ji­
ál animal que representa. , :. ,, .... .. la redolida con una. tórtola. A l fondo, dos ventanas con los postigos
E l Pa n : suntuoso traje cíe pachá. Vestido amplio de seda o, de cenados. Bajo una de las ventanas, una banqü'eta.A la izquierda, la
' terciopelo carmesí, broche de oro. Turbante grande. Cimi­ puerta de entrada de la casa, con ungían picaporte. A la derecha otra
tarra. Enorme barriga, cara roja y muy mofletuda. puerta. Una escalera que conduce a l granero.: También a. ¡a derecha,
E l Az ú c a r : vekído de seda, como los de los eunucos, mitad dos pequeñas camas de niño, y a su cabecera, dos. sillas, con ropa cui­
blanco, mitad.azul, para recordar los envoltorios de los pa- . dados úntente doblada. .
nes de azúcar. Tocado como el de los guardianes del serrallo.'
E l Fuego:, Maillot negro, túnica roja con reflejos tornasolados, - (A l levantar el telón, T y i t y i . y M y t y l estánprofunda­
forrada de oró. Penacho dé llamas de diferentes colores. . mente dormidos en sus cainitas. L a M a d r e T y l los arro­
E l A g u a : vestido color de los tiempos cíe Piel de Asno, o.sea, p a una úllima vez, se inclina, sobre ellos, contempla su sue­
azulado o glauco, con. reflejos transparentes,,efectos .con ño un momento y llam a con la mano: a l P a d r e T y l , que
gasa chorreante, también, de estilo amplio, más vaporoso. asom a la cabeza, p or la puerta. La- M a d r e T y l se pone
Peinado con flotes y algas o con juncos. un dedo en los labios para pedirle silencio, y luego sale de
Los A n im a l e s : Trajes populares, o cle campesinos, puntillas por la derecha, después de haber apagado la luz.
Lós Á r b o l e s : Vestidos con matices verdes ó, de color tropeo El. es<enatjo.se queda a oscuras un. untante, y luego, una
de árbol. Atributos identificativos, hojas o ramas. luz cuya intensidad, aumenta poco a p oco se va filtrando
entre los postigos. L a lámpara de la mesa vuelve a encen­ M y t y l .— Pero llevan pantalones,., - | : :
derse sola. Los dos niños parecen despertarse y sé incorpo­ T y l t y l .—-Tú no entiendes de eso,., ¡No má empujes!...
ran.) ‘ M y t y l .— Pero si no t:e he tocado. ■ ; j
T y lt y l (que ocupa él solo 'toda la banqtíetaj.y Estás :ocupando
T y l t y l .— ¡M ytyl! todo el sitio.... i;;!,:--?:: ! .
M y t y l .— ¡Tyltyl! ( M y t y l .—-¡Pero si yo no tengo sitio!.:,: - :
T yltyl ..— ¿E stás dorm ida? T y l t y l .-H Anda, cállate! ¡Se ve el árbol!... •
M y t y l .— ¿Y tú? : M y t y l .— ¿Q ué árbol? vy;:-;'. y /: y y -- -
T yltyi ...— No, claro. Si te: estoy hablando... Tvci yí .... riPtic.s el árbol de Navidad!;.. ¡Estás mirando a la pa
M ytyí .— Dime ¿Es ya Navidad? ; red!... 'y : ' y
T y l t y l .— Todavía' 110 . Es mañana.! Pero Papá Noel no nos M y t y l ..... Miro a la pared/porque 110 hay sipo,..- ■■■"
traerá nada este año... ; T y l i y l (cediéndole.un escaso sido en la bán¿¡Ml<y~ÍÁqiú !.V. ¿Tie-
i\í Y ¿ \í .— ¿Porqué? ■'nes bastante?... ¿No es el m ejor sitio?..; iHay luces! ¡Cuán­
T yltyl .— O í decir a mamá que no: había podido ir a la ciu­ tas hay!... y y Y ; Y
dad para avisarle... Pero vendrá el año que viene... M y t y t ;— ¿Qué hacén esos que están haciendo tanto mido?...
M y t y l .— ¿Es largo el año que viene? T y l t y l .:— 1laten música... .. y . °y .■■:■■■ ;
T y l t y l .— No es d;emasia:do. corto..; Pero esta, noche viene a Mv 1 y l .- -¿Están enfadados?... ; ;Y Y ' : ;
casa de los niñojs ricos... ■ T y lt y l .— No, pero es bastante cansado.
M y t y l .— ¿Ah, sí?! T ■; ■ ^ M v t Yi„ - ¡C iro coche con'caballos b lan coá ; ■
T y l t y l /— iAnda!;.| ¡Mamá se ha olvidado de la lámpara!,;. T y l t y l .— ¡C alla!... ilvíha!;..
Tengo una ideaJ ■ M y t y l ;— ¿Q ué, es-lo que. cuelga allí, dorado, de las raiíias?
M'i i vi.... ¿...? : I : T y ÍTYL— iPués los juguetes, mujer!... Sables!,afusiles, solda­
T y l t y l .— Vam os a levantarnos. dos, cañones... Y; y
Mvi v i. No nos clejan. ; M y t y l .-—;¿Y no han puesto'm uñecas? i -V ;; ‘ '
T yltyl .— Pero sí lio hay nadie;.; ¿Ves los postigos? ■ T y l i y l .-—¿M uñecas?... E so no estliyerddo:j es una tontería...
M y t y l .— ¡Oh! i.Se ve luz! ' '-: y 1 ' : ' M y t y l .— ¿Y qué es todo eso,.alrededor de la m esa?.
T yltyl ,.— Son las juces de la fiesta, -■ T y l t y l .-—-Son pasteles,* frutas, tartas de creiíta,.,
M y t y l .— ¿Qué fiesta? ■ M y m .. • Yo, una vez, comí una, cuando.erá pequeña;..
T y l t y l .^-Enfrente, en casa de los niños líeos. Es el árbol de T yltyl .;— ’Yo támbién:. es. mejor que el pan, pero hay m uy po-
Navidad. Vamos a abrirlos... r ■ cas... Y:;Y - 'J YY ■
M y ty l.— ¿Se puede? ’ . M yí yí .... -Pues ellos tienen muilias... Hay; montones en la
T y l t y l — 'C laro, domo.estamos solos..., ¿Oyes- ]&■ música?... mesa... ¿Se las van a comer?
Vamos a levantarnos... (Los dos niños se levantan, corren bada T y it y l — Pues' claro; ¿qué iban a hacer si n p ? ; - "
una de las ventanass se suben a la banquetay empujan lospósti- M y t y l .— ¿Y pon qué. no se ias com en enseguida?
i gos, Una gran claridad entra cu la habitación, Los niños miran T yltyl .— Porque no tienen hambre... í
■ ávidamente haciajuem .) i Se ve todo!... v , ^ M y t y l (estupefacta),— i Que 110 tienen hambre? ¿Porqué?;..
M y t y l — ¡Está nevando!... i Hay dos coches dé. seis caba- T y l t y l .— Porque com en cuándo quieren... 1 ; .■
; ilos!... ¡Y están bajando de. ellos Hoce piífos! .; • : M ytyt . (incrédula).— ¿Todoslos días?... ■"
T y i t y l .— ¡Eres tonta!.., Son niñas... ■ Y T y l t y l .:— Eso dicen... . . .
M y t y l .— ¿Y se lo com erán todo?..; ¿D arán algo?, ■ E l -HAd A;— ¿Por qué? : ' ; !
T ylt yl .— ¿A quién? ,. :, T y l t y l .— Porque es mío. ; L '■
M y t y l .-—A nosotros... E l H a d a .— E s una buena razón. claio. ¿D ónde está ese ¡pá­
T y l t y l .— N ó nos conocen:.. jaro?... [■ ^
M y t y l .— ¿Y si les preguntáramos? TYLrvi (señalando la jaula). Ln la jaula... ^
T y lt y l . - - E so no se hace. ■ . . E l H a d a poniéndose sus antiparras para examinar al pája­
M y t y l .— ¿Po rq u é ? ; -; ■ ro).— No lo quiero; no es lo bastante ázul. Tendréis qü;e ir
T y l t y l .—-Poique está prohibido. ;, a buscarme el que. necesito. ; .i ! ,
M y tyl (agitando fa<¡ 'manos)... ¡< )h! ¡Q ué guapos están!’ . T y l t y l .— PercTyoño sé~;!oiTde‘está... ■i ' ■
T yltyl (entusiasmado)._ — ¡C ó m o se ríen! E l H a d a .— Yo! tampoco.- Por eso hay que buscarlo. Como
M y t y l .—-iY có m o bailan, los-pequeños!. ^ ... " mucho, puedo prescindir de la hierba que canta; pero ne­
T y lt yl .— ¡Sí, vamos a bailar nosotros tam bién!;.. (Pátaíean de cesito el Pájaro Azül. Es para mí hijitaj que está enferma..
alegría sobre la. banqueta.) ~ -. . - T y lt y l — ¿Qué le pasa?; " ' . ; - , . ’
M y t y l .— ¡O h! ¡Qué divertido!... E l H a d a .— N o se sabe exactam en te; ella quería ser feliz.;.
T y l t y l .—--'¡Les están dando los pasteles! .¡Pueden tocarlos! ÍEs^ T y l t y l .- — ¡Ah!... O
tán comiendo!.! ¡Están co m ien d o !.,,; E l H a d a .— ¿Sabéis quién soy? j '
M ytyl ,.— Y los ínás pequeños tam bién.,; ¡Tienen dos, o tres, T y l t y l .— Se parece usted Un poco a nuestra vecina, la señora
o cuatro!... Berlingot... ■|
T yltyl (embriagado de alegría).— ¡O h! ¡Q ué bueno!... ¡Q ué E l H a d a (enfadándose de repente).—-B e ninguna manera... ;No

6 of 56
bueno está! ■■ ■ tengo.nada que ver con ella... ¡Es abominable!... Yo soy el
M ytyi (i'vtaudi] los pasteles en su im aginación).^ A: m í me han hada Bérylune... i
tocado doce!, J¡ ¡ : T y it y i , .... ¡Á h ! Muy bien... ; | ■
T y l t y l .- —iY a nií cuatro veces m ás!... pero te daré unos cuan­ E l H a d a .:—Llabrá que marcharse; enseguida.
tos. ([Jam an d la puerta d éla cabaña. T y l t y l se calma súbita- T y l t y l .— ¿Usted vendrá con nosotros? j
' mente, asustada.) ¿Q ué pasa?... ■ , ■ E l H a d a . — Es absolutamente imposibl^ a'causa del cocido
M y t y l QyonorizMa) .— i Es'.papá! ¡.. ■■ que he puesto esta mañana, y que sd empeña en rebosar
cada vez que me ausento más de una hora... (señalando su­
(Como ■tardan en abrir, se ve levantarse solo elpicaporte, chi­ cesivamente el techo, ¡a chimeneay ¡a ventana). ¿Pordónde que­
rriando■lafuerta se abre un poco, para dejar pasar a unape­ bréis ^alir.?,.¿Pqr aquí,; por ahí o por allí?... V _^ _ ■
queña anciana vestida de verde,y cubierta con tina caperuza T y lt y l (señalando tímidamente la puerta),....Yo preferiría salir
roja, E,sjorobada, coja, tuerta; la nariz.y la barbilla casi se,to­ por aquí:.. ; 1
can, y caniina encorvada apoyada en un bastón. No hay El, H ad a (enfadándose otra vez de repente).—-'(Es completamen^ 5¡ ^ t
duda de que se trata, de•un H a d a .). . .. ■ te imposible, es una costumbre indignante! (Indicando la XXV 11
.ventana.) Saldremos por ahí... ¡Y biep!... ¿Qué; estáis espe- ¿A
E l H a d a .— Penéis aquí la hierba que canta o el pájaro que raudo?... Vestios enseguida... (Los niños obedeceny se visten rá-
es azul? f ■ -V ’ ; O.-: - pidanientc.) Voy a ayudar a Mytyl... ¡-
1 y i .tv’L.— 'léñenlos.hierba,-pero no canta:. T y lty l.— No tenemos zapatos. : !
M y t y l .— Y Ivltyí tiene un pájaro. ■ É L 'H a d a .;—No importa. Voy a daros mi sombrerito mágico,
I v ' TV!.— Pero no puedo dársela. ■ .- ¿Dónde están vuestros padres?.;. ¡ •

[zoi] [-203]
T y i t y l (mudando la puerta de la derecha).-—Ahí. Están ■do rni.it E l H a d a — E s- absolutamente, igual;.lo'-que pasa es que tú
dos... , ■ :, ■ no ves... M/'::; ¡ - ,¡'y. Y Iy :,
E l H a d a .— ¿Y vuestros abuelos? l'YTT^;--^Ciarü..quejí,: veo perfectamente^ tesígo muy buc
TY l t y l .— H an m uerto... ; ' . y - na vista. Puedo ver la hora en el reloj de. la. iglesia, que
E l H a d a .— <Y vuestros hérmanitos?... ¿Tenéis hermanos?. . papá no ve... ‘ : ? ;-■i-; v
T y l t y l .—-Síj sí; tres hérm anitos. . 1k O E l H a d a (eiifadándose de repejite):-----\Vivcs, yó le digo que no
M y t y l .— Y cuatro hermanitás. ■ . . . ; ves! A ver, ¿cómo nie ves?:;.!¿Cómo soy?;;.. (Silencio incórno-
E l H a d a ,— ¿Y dónde están? ' : . ■■ ■ .- k -" ■ do de T y li vi .) Y bien ¿ vas a contestarme para que yo sepa
T y l t y l .— Tam biénjhan m u e r t o . . . .; -kk-i si yes o no?... ¿Soy- hermosa !o fea?.... (Silencia cada vez niás
E l H a d a .— ¿Q ueréis volver a verlos?-\ ; ¿nduuayuso) ¿No quieres; contestar?. ¿Soy joven o vieja?..;
T y l t y l .—T¡O h, sí!...¡ ¡Enseguida!... ¡Enséñenoslos!..; ....', ¿Sonrosada o amarilla? ¿Acaso tengo muí joroba?...
E l H a d a — No los: tengo en mi bolsillo...; Pero ríos viene de T y lty l (conciliador)— No, no es muy glande. , . ,
maravilla; los veréis al pasar por él País del Recuerdo. Está Üí. 1Iada . Pues por tu cara, se diría que es. encune... ¿Y ten-
en el camino del Pájáro Azul Enseguida a la izquierda-deir go la nariz: ganchuda y el ,ojo izquierdo tuerto?; :.
pues a el tércer'Tíruce. ¿Qué estabais haciendo cuando, h e' TyltyT;—-No, no; no lodigo.,.-.¿Quién se ki ha reventado?...
llamado a la puerta? . ;* E l \\ÁúA.(cadavez'más-imiiúláJ.^V-éto si njó..está tuerto! ¡In-
T y l t y l . — Estábamos jugando a comer pasteles.- • soleute! ¡Miserable!... Es más bonito que el otio; es más
E l H a d a .— ¿Tenéisj pasteles?,.. ¿Dónde están? . ■:.r grande, más claro, azul-como el cielo... Y mi cabello ¿lo
T y l t y l — En el palacio de los niños'ricos... Venga a ver,; íes ves? Es rubio como el ttigo.... ¡parece oro.virgen!.; Y tengo
tan bonito...! j tanto que me pesa la cabeza; Se; escapa [mi todas partes.
. ¡. ¿Lo ves en mis manos? {Muestra doypeqiíeños'meéones de ca­
(Arrastra a l H a d a hasta la ventana.) bello gris.) . ; < '
T y ijy l ;— Sí, ved alguno. ' ■!
E l H ad a (en la ventana). ¡Pero si son los..otr.os los que se los E l H a d a (indignada).— ¡Dice que algunos!..], [Tengo haces de
están comiendo!,!. -’í- -f cabellos! ÍBrázadas! ¡Enormes mechones! ¡Oleadas de
T yltyl .— Sí, pero como se ve, todo.,. : oro!... Ya sé que luy gente que dice que no loS ve; pero
E l H a d a — ¿Y no Ips.guardas rencor? ■ 'k - . imagino que tu ho erés'de esa gente ciega y maliciosa...
T y i t y l .— ¿Porqué?! T y l t y l —-No, no: Yo veo muy bien a los que no se escon­
E l H a d a .---Porque ise lo están com iendo todo. A mí m ep a- den..: ' '■■■
rece que se^qñiYtiHH ^I no darte un poc:o... E l IíA D Á ':— Pues hay que,ver a los demás don la misma osa
T y l t y l ,— C laro” qüe no. Ellos, son ricos."TQu*é bonita es su ; día.;. Son curiosos, los hom bres. Desde laimuerte dedas har_.
casa! ¿E h ?3. ¡ ■ - •m das, ya río v eri nada y ya 110 tien en iiríagináciortrAfbrtnna- .
E l H a d a .— N o es más bonita que la tuya,- ...' ¡ ., dam eñt cySÍernPre llevo conm igo tocfo1lo necesario para en­
T y l t y l ,-— ¡B ah! Nuestra casa.es más o.scura,:más pequeña y cender de. nuevo los oios apagados,;.''"¿qué es lo que estoy
n o hay pasteles... | sacando de mi bolso?... ■| ,
I YtTYL....¡Oh! ¡Qué. sombre rito verde tan bonito!... ¿Qué es
lo que brilla en la escarapela?...
3 ¡Se ha criticado el conformismo que transmite aquí, com o en el desenlace E l . H a d a — Es el Gran Diamante que hace ver... .;.: .
de la obra, el personaje cié Tyltyl. T y i t y l .— i Aid... V' .

! :■ E204]
E l H a d a — S í, cuando sé tiene el som brero puesto, se gira un y riéndose, a carcajadas, se ponen a bailar, al son de una deii
p oco el Diañiante: de derecha a izquierda, por ejem plo; ■ ciosa música. Lógico espanto ¿feTYLr'YL, que grita, señalando
■ así,, ¿lo ves?...¡ Etitón'ces el diamante presiona uña protube­ a las H o r a s .) ■ . K
rancia de la cabeza que naclIe ;conoce.:.y' .que abre los oiosl..
TyltyL .— IY eso no hace daño? . ^: T y l t y l .— ¿Quiénes son estas bellas damas?
E l H a d a .-—A l contrarié, es mágico:-.. Se-ve al instante lo que E l H a d a — No, tengas miedo. Son las, horas de tu vida, que
liay en las c osas; el alm a x lel pan, del vino; de la pimienta, ■ están .felices de ser jibres y.visibles por 'un momento... ;
' por ejemplo^.;.' T y it v l .¿Y p o r -qué las paredes están táñ claras?... ¿Son:de
M ytyl .— ¿Y taínbién se ve el alma del azúcar? azúcar o de- piedras preciosas?... : : ■ ■
E l H a d a (enojada, de repente) - - ¡Por supuesto!...'No. me gus­ E l H a d a — todas las piedras son: iguales, todas- las piedras
tan las preguntas inútiles... El alma del azúcar ño es más in­ son preciosas: pero el hombre 'Solo ve algunas de ellas...
teresante que la de la. pimienta... Allí lo tenéis, os doy jo
¡ que tengo pam ayudaros én la, búsqueda del Pájaro A zu l.: (Mientras hablan, elprodigio mágico contimiay se completa.
Ya sé que el Anillo que vuelve-invisible o. la Alfombra Vola­ Las almas dé los Pa n e s -d e - c ü a t r o -l ib r a s , conform á de
dora os serían más útiles, pero, líe perdido la llave de dori- hombrecillos vestidos con un calzón de color corteza de pan,
■de los tengo guardados.1., iAh! Me olvidaba;.. (Señalando el atolondrados y cubiertos de harina., se escapan de la artesa y
Diamante.) S ilo coges así, ¿ves?...' una pequeña vuelta: más, . brincan alrededor de la mesa. Se une 4 ellas el F u e g o , que,
y ves el pasado... Y otra vuelta .más; y Ves el futuro... Es cu­ salido del hogar con un calzón vernteUón y color azufre, Mas
rioso y práctico, y además no hace ruido;,. persigue retorciéndose de risa.) ! . '
■ . .í . ;
T ylt yl .— Papá ine lo quitará... '.
E l H ada;—-Nodo verá; nad.ie puede verlo mientras esté en la T y l t y l — ¿Qué son esos hom brecillos tan feos?... ;
cabeza... (Quieres probarlo?... ( © H a d a le pone a T y lT y l el E l Pía d a .— N ada grave; son las aliñas dejlos Panes-de-cuatro-
pequeño sombrero verde.) Y ahora, gira el Diamante.;. Una libras que aprovechan el reino ele la vefdad para salir de la
vuelta, y luego... - .--Y. artes a donde trabajan co n tanta es trecHez;:., ,.£ L. ’> /
T y l t y l .— ¿Y ese gran diablo rojo que huele tan m al?
i ., (Apenas TyiTYL gii'fl el Diamante, se produce uít camino re- E l - H a d a — iCalla!.... No hables tan altojles el Fuego;., tiene
jh¡y^ -pen -itm
-■¿11r— .t.,, , o■
,. IIy* tírodmóso'.en todas ¡as cosas. L a vieja H a d a es,J de r mal carácter.. . .. h '
' í \ 0 |\ < -pronto, una princesa maravillosa; las piedras de ¡as que están
. - '■ ' hedías las paredes de la ca ha ña se ihiminan,, se vuelven azules (Este diálogo no ha interrumpido el proceso mágico. EIV e-
' como zafiros, se hacen transparentes,: brillan y deslumhran rr o jj ' la
G ata , acurrucados al. pie del 'armario, dan simultá-
como si fuéran las piedras más preciosas. E l humilde mobilia- 1 . ' ■ ■mámente- un gran grito y desaparecen por una. trampilla y en
nose-anim ay resplandece; la mesa de madera blanca, se con- su lugar; aparecen dos personajes, uno con una máscara de
. vierte m im a mesa tan digna y tannoble cómo-si juera de bulldogy otro con una cabeza ,de gala. Inmediatamente, el
"mármol; la esfera del reloj guiña el (je y sonríe divertida, hombrecillo con cara de hulldog, a l qué a partir de ahora ¡la.
mientras qke la. portezuela iras la que,va y viene el péndulo se ...maremos el P e r r o 5, se precipita sobre T y l t y l , ¡o abraza
■ entreabrey deja escapar a las H o ra s que, cogidas de la m am

4 Contrariamente; a Jas primeras obras de teatro, en ésta sé necesita la ayu­ 5 Conocidos son él amor de Maeterlinck por los perros y la pocá simpatía
da de la magia para alcanzar el conocim iento. que le inspiran los gatos. i
violentamente y lo acosa-con ruidosase impetuosas caricias, - . que se abalanza el altua del f G l i a , igualque tena'mucha-
. . mientras que Id mujercilla, con cara de gata, a la que llamare­ .ív- ■; chita chorreando, despeinada, para batirse a l pistante con­
mos simplemente la G a t a ,, se peina, se lava las manosy se alir tra ¿ '/F u e g o .) . ¡ .; \ ; . ; .
sa el bigote, antes de acercarseíí M y ty l.) V'
T'y it y l .— ¿Y la dama mojada? <■■ ■ :
E l P e r r o (aullando, saltando, empujando todoy insoportabk).rr-. l.ii. I l.u -No tengas miedo; es el Agua, que sale del grifo.;.
¡Mi pequeño clips!... ¡Buenos días!,--¡Buenos días, mi pe­
queño dios!;.. ¡Por fin, por fin,.puedo:liablar! ¡Tenía tantas
(L a lechera sii vfelea, se cae ele, la rim á j u. rompe en el suelo;
cosas que decirte...! ¡Por mucho.que.:ladrara y moviera la
v y una grah forhíci bíancáy pudibunda, qt¡e parece tener mié-
■ cola, tú no me ¡entendías!... ¡Pero:ahora!... iBuenos 'días!
í , do ele todo, se eleva de la leche derramada.)
¡Buenos días!...'¡Te. quiero!.;. ¡Te...quiero!..; ¿Quieres que
haga algo sorprendente?... ¿Quieres que me ponga a dos
patas?... ¿Quieres que:camine sobre las-manos o qué salte a T y it y í ,.-—-¿Y;es,a dama en camisqñ, que Ucnc miedo?...
.. la comba?... -j ' j -v E l .í ;Íaida.“—Es la Léciie, que há roto'su j u n " '
T y l t y l |í¿ / l Ia.1Vv)r ¿Quién es este hom bre a m cabeza de
perro?- I' '' -u :- : . (E 7 P a n pE;;A¿úCAR colocado alp i i l lunario crecerse en-
E l í Ia d a . ....¿Pero no lo/ves?,,.'Es el alma de Tylo, a la que has - sancbay rasga su envoltorio de papel, de donde sale un .ser me­
'liberado... -v ’ü ■ . loso y qduládor, ve itido con una casaca blanca y. azul, }' que,
l^fXjKl'isfacercándose a M y t y l y tendiéndole la mano, ceremonio­ sonriendo beatíficamente-, avanza hacia ivh r u .) . . ■
samente, con circunspección).— Buenos días, señorita... i Qué
guapa eslá esta m añana!... M y t y l (con inquietud).— ¿Qué quiere?... uvj
9 of 56

M y t y l — Buenos días, señora... (A l H a d a .) ¿Quién es?... E l H a d a . — -¡Pero sí es ei alma del Azúcar!..;


E l H ad a.—-Es fáeíj de ver; e.s el alma dé Tylette, que; te tien­ M y t y l (tranquilizada).— ¿Y. tiene pirulíes?...; v
de 1.a mano... Dálé un abrazo... ■ . i m v ! ■-v E l 1 I a d a . • Tiem. los bolsillos llenos, y cada uno de. sus de­
E l P e r r o (empujando ala. Gata) í- h Yo tambiéní!-iQuiero be: dos es uno... /: ^. ,■ ' ^;
sar al pequeño dios!...¡Quiero besar a la riiñitaL: -¡Quietó
besar a todo el mundo!... ¡Bien!... ¡Vamos :a divertirnos! ■ (La Lám para cae d éla mesa, é inmecLiUamente, su llama
¡Voy a meterle miedo a Tylette!...- ¡Auh, auh, auh! . se endereza y se; transforma'en una himihosa Virgen, ele tu
La G ata.— Señor, no le conozco... ■ comparable belleza. E stá vestida con largos velos transpareu-
E l H ad a (amenazando (f/Piii<kO con su varita)— Tú, vas a que­ ;tes y resplandecientes, y se mantiene inni&ifd en una especie
darte tranquilito; si no¿ regresarás al silencio hasta el final dé éxtasis.) ' ' i ] ■:' • . !■
de los tiempos;..i
T yu yl.~ ÍF.í la Reina! ^ Y í .
1 (Entre -tanto, la transformación mágica ha* seguido su cur­ M y t y l — ¡Es la.Santa Virgen!... . .. 1
so: la R u e c a se ba puesto a dar vueltas vertiginosamente B¡. 1 Iada. No, niños, es la l.uz...
en un rincón,, hilando espléndidos rayos de luz; /^ F u e n ­
t e , en otro rincón, empieza a cantar con una voz sobrea- (Mientras tanto, las <cacerolas, en los estantes, giran como
>guday transformándose en fuente luminosa, inunda elfre­ . peonzas, el armario de la.mantelería ab/ey cierra sus puertas
gadero de la cocina con perlas y esmeraldas>■a través de las y ¡empieza una magnífica exposición de idas de color sol y

[208] [209]
luna-, ala, que se unen, no menos espléndidos, paños y trapos E l P e r r o .— ¡NoJ no!...;jN o .ciuieró!... ¡Quiero acompañar al
que bajan'por la escalera del gran ero, Pero, de repente, se oyen pequeño dios!.». ¡Quiero poder hablarle siempre!
tres golpes',,secos en lapuerta déla derecha.) ' L a G a ta .— ¡Imbécil! .... ; 1
T yityl (aterrorizado).— ¡Es papá!... ¡Nos lia.oído!, -■ :■(Siguen, llamando a la puerta.) ', '
E l H a d a —:iG:ira el Pintmnfo!... ií/)c izquierda a derecha!
(T y n T L gira\ bruscamente, el diamante), ¡Tan deprisa no!... E l Pa n (llorando amargamente).—h Yo . no quiero m orir al final
¡Dios .mío! ¡Es demasiado, tarde!..,. Lo 'has girado demasia­ -d el viaje!.-., ¡Q uiero volver rápidam ente a mi artesa!...
do bruscamente. No..tendrán tiempo de. volver a su sitió, y E l F u e g o (que ip ha cesado de recorrer vertiginosamente la habita­
tendremos problemas,.. (Él H ad a vuelve d convertirse en una- ción dan do silbidos de angustia).-— ¡Ya nó encuentro mi chi­
vieja mujer, las paredes de la cabaña apagan su esplendor, las H o ­ m enea!...
ra s regresan ai reloj, la R u e c a se para, etc. Pero en medio de las E l A g u a (que intenta inútilmente entrar en él grifo).— ¡Ya n o pue­
prisas y de la cpnfiisión general, mientras .qué el FÚegÓ corre alo­ do entrar en el grifo!
cadamente alrededor de la habitación, en busca de la chimenea, E l A z ú c a r (que se agita alrededor de su envoltorio de papel).—
uno de los Pan e s-d e-cu a tro -lib ra s, que no ha podido encon­ ¡He roto m i envoltorio de papel! :
trar sitio én la artesa-, rompe en sollozos, dando alaridos de terror.) L a L e c h e (linfáticay pudibunda).1-^ Han .roto m i jarrita! .
¿Qué pasa?. .i ■ E l H a d a .— ¡Q ué to n to s,so n , D io s m ío !... ¡Q u é to n to s y^
E l Pa n (llorando). ¡V;i no'queda sitio en la artesa!... co b ard es¡..TT E s ^ u e ^ p r e í S s seguir viviendo en vuestras
E l H ada (inclinándose sobré'la art.esa):-—-CÁavo que sí, Claro que "e^urpIcTas cajas, en vuestras tram pillas !y en vuestros grifos
sí... (Empujañdo a los otros panes que ya han ocupado su sitio.) en vez de aco m p añ ar a los niños que van a buscar al Pá­
A ver; rápido^ colocaos... : . í.:.-
jaro?... !
T o d o s (W m ? í?/P e r r o jfaLuz).™ H Sí ! ¡Sí! ¡Ahora mismo!...
(Llaman de nuevo a la puerta.) ¡Mi grifo!... ¡Mi artesa!... ¡Mi chimenea!... ¡Mi trampilla!
E l H a d a (a la Luz, quernira soñadoramente los trozos rotos de su
E l Pan (desesperado, esforzándose, inútilmente por entrar en la artc- lámpara).— ¿Y tú, Luz, qué opinas?... !
¡No hay- manera!... ¡Me comerá el primero!...' La Luz.—Yo acompañaré a los niños... j
E l P er r o (brincando alrededor de, T ylt yl ).~— ¡Mi pequeño E l P e r r o (chillando de alegría). — ¡Yo tam bién! ¡Yo tam bién!...
dios!... ¡Yo todavía estoy aquí! ¡Todavía puedo hablar!... E l H a d a .— E so está mejor. Adem as, es demasiado tarde para
¡Todavía puedo abrazarte!... ¡Todavía! ¡Todavía! ¡Todavía!... echarse atrás; ya no tenéis elección, saldréis todos con no-
E l H a d a .— ¿C é m o , tú también?... ¿Todavía estás aquí?... ...sotros... Pero tú, Fuego, no te acerques a nadie; tú. Perro,
E l P e r r o . T-ngo suerte... N o he podido entrar; la trampilla .. n o hagas rabiar a la Gata; y ni. Agua, m antente derecha e
se ha cerrado ^demasiado rápido..: intenta no verterte por todas partes...
L a G ata .— La mía también... ¿Qué va a pasar ahora? ¿Es pe­
ligroso? : : ' \: (Llaman de nuevo a la puerta con violentos golpes.)
E l H ada .— Dios mío, debo deciros la.verdad::todos los que
acompañen a los dos niños morirán al final del viaje... T y lt y l (escuchando).— ¡Es otra vez; papáU. ¡Y esta vez se está
L a G ata — ¿Y los.que no los a c o m p a ñ e n O ^ --^ ^ ”- "” levantando! Lo oigo caminar... ; '
E l H a d a .— Sobrevivirán, algunos.minutos... - E l H a d a .— Salgamos por la ventana... Vendréis todos a mi
La G a ia (al P ri'j’o).—^Ven, entremos por la trampilla.;, ■ ¡ casa, donde v e ^ re T d é a lá B a m e n te aTos animales y a los fe-
. nómenos... (S4/Pan.);Tú, Pan, coge la jaula en la que pon 1
dremos al Pájaro Azul... Tú te.encargarás de ^uaulaila... Rá­
pido, rápido, 110 perdamos tiempo...' ; ' ■■ ■ . ■ .

(La ventana se alarga bruscamente■,como sifuera .unapuerta.


Salen todos>y la ventana recupera suforma, originaly vuelve
'a cerrarse inocentemente. L a habitación vuelve d séi) oscura, y
las do.s cainitas se sumergen en. la sombra. L a puerta derecha
se. entreabrá y por d hueco 'aparecen las cabezas ¿¿/Padre y
la iVlAORÍ: f Yi.) '. ' ACTO SE G U N D O

El pa d r e T y l .-tt:N ó era nada... Es' el-grillo, que:está cantan­


do... : V; Se g u n d o cuadro
La m a d r e .Ty l .^ ¿ L os ves?... ^ En ca\u d\l Hada 1 !
El pa d re TYL,“4C laro... Están durmiendo tranquilamente...
La m á d r e TYL.-pLos oigo respirar... :_ a/í : Magnífico vestíbulo en elpalacio del hada B é r y l u n e . Columnas de
mármol claro con capiteles ele oro y ile plataj esadeías, pórticos, ba­
(La ¡mcila vuelne a cenarse.) laustradas, etc. ■■■

. •! i TELÓ N V: (Por. elfondo, a la derecha, suniuosamenk vertidos', entran la


C a ta , el A z ú c a r y ¿ /F u e g o . Salen ¡le una babitacióude
donde emanan rayos de luz; es el vesüdofdel bada: La' G a í K
. Iki echado por encima dé su mdüht de séda negra úna Ibera
■ , gasa, d A z ú c a r se ha puesto un vestido de seda, blanyo y
- '■ a¿id, y el F Ue g o , tocado 'con penad>os midticolores, una lar-
*. ga túnica carmesí ¡oiráda.de'oro; Atraviesan Id sáld entela, y
. ; bajan hasta colocarse en priinérplanQ, a la derecha,; dónde ¡a
; G a ta los;reúne bajó un pórtico f \\ \'■, ■:;

La C a ía . P ui aquí. Conozco todos los iccovecos de este pa


lacio... F.l luida Béiylunc lo heredó de BaiLazul6:,; Mientras
que los niños y la Luz'visitan a ia hijita -del liada, a pro ve
. chemos. nuestro último minuto de libertad... Os lie hecho
venir aquí con el fin de debdii a propósito de nuestra ac­
tual situación... ¿Va estamos t idos?...

^'iEri A n a m cí BarbeBkUc,.}Aácítx\mzk también descebe lili maravilloso pa­


jado y las riquezas que contiene. . ' ¡i' -.;

[212]
El A z ú c a r ..—
Aquí llega el Peno, que estaba en el vestidor tma mano sujeta la funda, de la cimitarra, ajustada a su.tjn-
del. hada.., ; •: turón, y m i la otra lleva la jaula destinada., al PÁJARO
E l F u e g o .— ¿Cómo diablos se ha vestido?... . A zul.) ■ ; ■ :.
L a G ata .— Ha cogido la librea de uno de los lacayos de la ca­ E l Pan (contoneándose vanidosamente).— Y bien... ¿Cómo me
rroza de Cenicienta... Es justo lo que necesita... Tiene alma encontráis?..! |
de criado... Escondámonos detrás ele la balaustrada... No me E l PéRRO :(brincando alrededor del Pan).—UQué guapo! ¡Qué
fío de él... Es mejor que no oiga lo que tengo que deciros... torito! IQué:guapo ¡Qué guapo!,..' j :
E l Azúcar -.—rEs inútil... ya nos ha visto... ¡Anda! Mira al La G ata (¿í/Pan) — ¿Están ya vestidos los niños?...
Agua, que s:ale también del vestidor del hada. ¡Dios mío!, E l Pan .— Sí , el s,éñúr Tyltyi ha elegido la chaqueta azul, las me­
iqué guapa ésta!...; dias blancas y él calzón azul de Pulgarcito; y la señorita Mytyl
ha elegido el vestido de Gretliely las pantuflas de Cenicien­
(7í/PERRO _T ¿ /A g u a se reúnen con el grupo.) ta... ¡Pero el gran problema lia sido vestir a la Luz!...
L a G a t a .— ¿Porqué ? ...1 ’
E l P e r r o (hwcando).— r\Yz,está! .¡Ya .está!... ¡Qué guapos esta­
E l Pan.... i El hada la encontraba tan bella que no quería ves­
mos! ¡Mirad estas puntillas y estos bordados!... ¡Es oro de
verdad!.;. tirla!;,. Entonces, yo he protestado en nombre de nuestra
1ta G A t a (^/A g u a ). — Es, el vestido, «color del. tiempo» de. Piel
dignidad de elementos esenciales y eminentemente respe­
de Asna?,.. Me.parece que lo conozco... tables; y aen bé por~d ecla rár 'qué?'en es as condiciones, me
E l A gú A - .Sí; el que mejor me iba... negaba n salir con ella... i 1 ;

12 of 56
E l Fu e g o .—L¡Había que haberle comprado una pantalla!.;.
EL,.F u e g o , (mire dientes). No lleva su paraguas.,.
E l A g u a —“¿Q yé decía?... , , La G a t a . ..¿Y qué contestó el hada? j 1
E l F u e g o .— N ada, nada... . ■ ... E l Pan .— M e dio unos cuantos bastonazos en la cabeza y en
E l Á g u a — C reía que hablaba de la narizota roja que vi el la barriga... :
oí!o din... ; . . . . . . ,/ La Gata,—:¿Y entonces?... ;
La G ata.-—A ver, no discutamos,, tenemos cosas .más impor EL Pan :—M é convenció rápidamente, pero en él último nio-
tantesque hacer... Sólo falta el Pan: ¿dónde está? . . , mentó, la Luz se decidió por él vestido -«color luna» que es­
E l Pe r r o —--No. hacía más que incordiar para elegir sü'traje.,. taba en el fondo del cofre del tesoro d^ Piel de Asno...
E l F u e g o .— M ás vale, cuando se tiene esa. pinta de idiota y
La G ata.— Bueno, ya hemos charlado pastante,1 el tiempo
ese barrigón... = apremia... Se trata de nuestro futuro... Ya lo habéis oído,; el
E l Pe r r o .— Finalmente, se ha decidido por un traje turco¿ Hada acaba de decirlo, el -fin de nuestro viaje niarcará tam­
adornado'con pedrerías,.una cimitarra y un turbante.... bién el fm de nuestra vida... Se trata, pues, de .prolongarlo
L a G ata .— ¡Acjuí está!... Se ha.puesto el traje más hermoso de lo máximo posible y con todos los medios posibles... Pero
BarbazuL.' ; aún hay otra cosa; tenemos que pensar en el sino de nues-
■ fra ráza'y en el destino de nuestros hijos...
f'Entm el Pan, con el traje quese acaba de describir. 'El vestido E l Pa n — ¡Bravo! ¡Bravo!...-ÍLa Gata tiene razón!.:.
de seda sé cruza con dificultad sobre su ¿norme bdrñga7. Con La G ata.— Escuchadme... Todos los aquí presentes, anima
■les, cosas y elementos, poseemos un alma8 que el hómbre
7 Pata el lector ele Bul!rs blata. Somvnirs hewcux, esta «enorme barriga» evo­
ca la fie! «O nde FloritnbütT qué Maetetliück describe en uno de los capítulos A medida que pasen los años, MaeterJinck se interesará cada vez más por
de este relato autobiográfico. : . todo lo relacionado con la idea de un alma universal! ' .

[215]
aún no conoce; Por eso conservarnos un trozo de. indepeiT ¡ sin nombre?....Recuerden el tiempo en el que, antes de la
ciencia; pero si:encuentra, el Pájaro Azulólo sabrá todo, lo , ; venida del déspota, errábamos libremente; sobre la taz ele la
verá todo, y estaremos completamente a su merced... Eso Tierra... El Agua y eí Fuego, eran, los únicos, dueños del
es.lo que acaba.de enseñarme mi vieja amiga la.Noche^ que mundo; ¡y miren en lo que se han convertido!... En cuan
al mismo tiempo es la guardiana de los misterios de ía lo a nosotros,, miserables descendientes de las grandes lie
; Vida... Por eso nos interesa a toda costa que no-encuentren i :.;, ras.., "Veo; venir al Hada y a ja Luz.,, La Luz se ha puesto dei ^
ese P'ájaro, incluso aunque haya que .poner en peligro la lado del Hombre; es nuestro peor enemlgo^r Aqufés'fán...
vida de los niños... . : ...
E l P e r r o (indignada).- •¿Pero qué está diciendo?... ¡Vuelve a (Entran por la derecha el H ada y la ilx jz ,. seguidas de
repetirlo para, que m e ¡entere!' v. c . ;.; T y lt y l y de M y t y l .) -i ; ■ -.
E l .Pa n “ ¡Silencio!... ¡Usted no tiene la palabra!... Yo presido
la asamblea,., ; . E l H a d a !— ¿Y bien?... ¿Qué pasa?... ¿Qué hacéis en este rin­
E l F u e g o .— ¿Q uién le ha nom brado presidente?... ; . cón?... Parece que estáis conspirando... Yales hora de poneT
E l A g u a (¿z/ F u e g o ) ---¡Silencio!... ¿Por qué.se inmiscuye?..,; : ;se; en marcha... Acabo de decidir que la l.uz será vuestro
E l F u e g o . Me m eto en lo que hace falta... Usted no tiene jefe... Todos la obedeceréis como si fuera yo misma, y le
derecho a decirm e nada... confio mi varita mágica....Los niños visitarán esta tarde a
E l.A z ú c a r (conciliador).-.—Permítanme.,. Ño discutamos... La sus abuelos; que están muertos,;. Por ..discreción, . no los
situación es grave... Se trata, ante tocio, de ponerse de acompañaréis,,. Pasarán la tarde acompañados de su difun­
acuerdo sobre ljts medidas que hay;que tomar... ta familia... Mientras tanto, vosotros prepararéis todo lo ne-
E l Pan .— Yo comparto enteramente la opinión del Azúcar y cesario para la etapa de. mañana, que será larga... ¡Vamos,
de la Gata... ¡. •' ._ ■? ; en pie, en ruta, y cada uno a su puesto!... ¡
E l P e r r o ,— ¡Es icliota!.;.. ¡El Hombre existe, eso. e s .todo!... La G ata (hipócritamente).— Es justo lo quejes estaba dicien-
iHay que obedecerle y hacer todo lo que quiera!,.'. Ésa es,la do. señora Piada,;. Les exhortaba a cumplir.concienzuda y
■ única verdad... JEs ebúnico amo que conozco!... ¡Viva el ' valientemente su deber; desgraciadamente, el Perro no; de­
, Hombre!... ¡En;la yida y en; la muerte, todo por el Hom ja b a de interrumpirme... I : v---:
bre!... ¡El Hombre es dios!...,' ,' E l P e r r o .— ¿Pero qué está diciendo?.,, ¡Espera y..verás!,..
E l P an .^ Y o :comparto en (era mente la opinión del Perro;
L a G ata P e r r o ).— Pero estamos exponiendo nuestras; ra- (Se dispone a saltar sobre la G ata, pero T y íty l ¡.que. ha pre­
■zones... ', ■ visto $u movimiento, lo detiene con un,gesto amenazador.)
El PERRO,-“ iNo.l}ay razones!... Yo amo al Hombre,: ¡con eso
..basta!... Si hacéis algo en contra.suya, primero ps:estrangu­ TYLrex.^vi Quieto, Tylo!... Ten cuidado; y como vuelvas un a
laré y luego iré á revelárselo todo..., : . i-:.. : í. sola yez a... . |
Ei. A z ú c a r (interviniendo con dulzura).— Permítanme,.. Ño E l P e r r o .— M i pequeño dios, no te enteras, es ella la que.,,
hagamos la.discusión más agria... Desde un cierto punto T y itíx . (amenazándole).—- ¡Cállate!... . ' ;
. de .vista, ambos tie nen razón; ;. Hay razones a favor y- en E l 1 Iad .a. A vet, acabemos,de:una:Vez...;;Que el Pan le dé -
; contra... ■j esta noche la jaula a Tyltyh--Es posible que el Pájaro Azul
E l Pa n .— ¡Yo com parto enteramente la opinión del Azúcar!... se'oculte en el pasado, en casa^sti^^pSelps-.r liñ 't o 3 o
L a G ata .-—¿Acascj no somos todos aquí, el Agua, el Fuego; y caso!'lslíñl~p^iBi113ádl^ñe"Tiay^^'que epnsi’d'eiir,.. Y bien,
|ustedes mismos* el Pan y el Perro, víctimas de una tiranía Pan, ¿esa jaula? ■
E l P an (solemne).— Un. instante, por favor, señora'H ada... E l H a d a — ¿Cómo van a estar muertos, si viven en vuestro
(Como sifie r a un orador tomando la palabra.) Todos ustedes, recuerdo?9,.; Los hombres no conocen ekte secreto, porque
sean testigos de que esta jaula de plata, que tiré fue confia­ conocen muy pocas cosas; sin embargo!, tú, gracias al Dia­
da p o r .... manté, vas a ver que los muertos’lde losj que uño se acuer­
E l H a d a (interrumpiéndolo).-— ¡Ya basta!... Nada de frases... da viven taiifeiices como si.no estuvieran muertos...
Nosotros saldremos por allí, mientras que los' niños saldrán T V ÍtyI:—- <La Luz viene con nosotros?... i
por aquí..-, L ' : L a Luz.— Ñ o , es mejor que todo quéde en familia... Esperaré
T y u t l (bastante inquieto).—-¿Saldremos nosotros solos?... aquí cerca para no parecer indiscreta... A. mí n o me han in-
M y t y l .— -Tfengo hambre... r . . v iu d o .; : ;
T y l l y l .— iYo tam bién!... TYLrYL,-—¿Por dónde; hay que ir?,:. I |
E l H ada (/tÍP á n ).— A bre fu vestido turco y dales tina rebana­ E l H ada .'— Por allí... Estáis en el umbral.del «País del Recuer-
da de tu apetitosa barriga,,. ' :. do»10. En.cuanto gires el Diamante, verás un enorme árbol
con un letrero, que te anunciará que has llegado... Pero no
(El P an abre su vestido, saca su cimitarra:, corta dos rebana- olvidéis que los dos deberéis.haber regresado a las nueve
das de sti banigota,y se las ofrece a ¡os niños) menos anirto... Es extremadamente importante... Sed muy
. ptmtualeir porque todo estaría perdido, si os retrasarais...
E l A z ú c a r ' (ritereándose a ¡oí m»osJ.“ Perniitidmé también : HasS'pfoñtoT.. (Llamando a la- G a t a , k/ P e r r o , a la Luz,
que os ofrezca algunos pirulíes.1.. etc.) Por aquí... Y los pequeños por allí.i.

14 of 56
(Rompe 'mío a mío tos cinto dedos de m nidno izquierday se ' (Sale por la derecha con la Luz, los ÁÑimales, etc... mien-
los ofrece.) ■ : . tras qué los niños salen por la izquierdá.)

M ytyl > —¿Quéestá haciendo?... Se está rompiendo todos los . '■ ; TELÓN- :
dedos... - i
El. A z ú c a r (animándolos).— Probadlos, son excelentes... So.n
verdaderos pirulíes...' ' T e r c e r c u a d r ó .1
M y t y l (chupando uno de los dedos) . — ¡Q ué bueno está!... ¿Tie- El. País del Recuerdo
- nes m uchos?...
E l A z ú c a r (modestamente) . — C laro que sí, tantos co m o Una espesa niebla déla que emerge, por la derecha, en primer plano,
quiera... el tronco de un enorme roble con un letrero. Claridad lechosa, difusa,
M y t y l .— ¿Y te hace m ucho daño cuando los rom pes 'ást?... impenetrable.
E l A z ú c a r .— E n absoluto... Al contrario: es m uy beneficio­
so, vuelven a crecer enseguida, y de esta m anera, siempre . 9 Ésta es la idea que desarrollará Maeterlinck en süs ensayos sobre la muer­
tengo dedos limpios y n u e v o s . - te, Se trata de una visión menos angustiosa y trágica que la que se encuentra
E l H ada .— A yer, niños, no comáis demasiado azúcar. No en sus obras más tempranas. ■
olvidéis que luego cenaréis en casa de vuestrosabuelos... 10 El «recuerdo» es un tema que recorre toda la obra de Maeterlinck. Oniro-
T v iv v ¡.....iE^íán aquí?... 1 logie lo desaírolk vinculándolo a.ía noción dé «inconsciente» y a la idea de una
memoria anterior al nacirrnehto. Por su parte, Bulles bleim. Sotmnirs héureux es,
E l H ada . a verlos en un momento... v de manera' voluntaria y explícita,.úna autobiografía qué sólo evoca los recüer-
T y l t y l .— ¿Cómb vamos a verlos, si están muertos?.:, : dos felices. i. ,

[218] [219]
( T y lty l jy M ytyL; se encuentran al pie del árbol.):: ■ ,1 A buela TYL.Wlengo la impresión de que: nuestros nietos,
.. que viven todavía, van a venir a vemos ■hoy.'.:- ...
A b ije lo .T y tj 7 ;-Claro que si. Eiloscse acuerdan de noso
T v i 'i v i .." ¡A q u í ¿:s(a el ai b u l !... 'y ':-:1' ■
tros; porque me siento raro y tengo un hormigueo en las
ÍVlv l Yi .— ¡Y hay:uu letrero!...
piernas... ;-<■ ■' \
T y l t y l .— N o puedo leerlo... Espera, voy a subirme en osla
A b u e l a .T y l .— Y creo que ya están cerca, porque se me sal­
raíz... Es aquí.* Está escrito: «País del Recuerdo ».1 1 tadlas lágrimas de alegría...
M y ty l....¿Empieza aquí?... 0 - ' ■ ■' _
Acuhi.o T y l - N o, no; deben de esiat lejos... 'lulavía me
T y l t y l .— Sí/hayuna flecha,./ ;. 1 ,.
. siento muy débil... , - .-;■
M y t y l .— Bien, ¿y dónde están el abuelo y la abuela? ' " J
A b u ela Tyl.-.-—Tc digo que "están muy cerca; ya tengo toda
T y l t y l .— Detrás de la niebla... Varaos a ver... : ;
mi fuerza... w1
M y ty l.— ¡No veo nádadenada!... Yo no,me veo 111 los pies
T y lty l y "M y ty l (precipitándose desde detrás dd roble}.— ¡Aquí
ni las manos..'. ■(Lloriqueando.) ¡Tengo trío!... No quiero via­
estamos!... ¡Aquí estamos!/.; ¡Abuelo, abuela!... ¡Somos no­
jar más... Quiero volver a casa..// : "r:ih> ' ■
sotros!...EtSornos nosotros!...
T y lty l.-—A ver. 110 llores todo el rato, como el Agua;,, ¿No A b u e l o ’I vi . ¡Aquí!... ¿Lo.ves?....¿Que.te;decía yo?... Esta­
te da vergüenza?!;.' ÍUna ñiñaTiiáyor como tu!,:; M’itái se ba seguro de que vendrían hoy... : ■1 :; : - - ’
está levantando ya lá niebla... Vamos;a ver lo q ü e h a y A b u e l a T yt,,— iTylíy.lL. ¡Mytyl!... ¡Eres íú!... ¡ e l l a ! . . . ¡Son
dentro... : i 1 .‘ : ' -' ' -yj ellos!... (Esforzándose por: correr hacia dios:) ¡No puedo co­
; i ' ' ' rrer!... ¡Sigo.con mis achaques de reúm a!; •- '
(Efectivamente, la bruma, etnpieza a moverse; se aligera, se A b u e l o T yl (acudiendo hacia dios cajeando).— rHo támpoco...
aclara, se dispersa, & 'evapora. Enseguida, con tina luz cada Sigo "con .esta pierna de piadera que me pusieron cuando
vez más transparente; aparece, bajo una bóveda de plantas me rompí.la otra al caerme del gi íu roble... .:
verdes, una alegre casita de campesino, cubierta deplantas tre­
padoras. Las ventanas y la puerta están abiertas. Se ven col­ (Los abuelos y los niños se ab izin docadámente.)
menas de abejas bajó, un cobertizo, macetas en el alféizar de las
ventanas, una jau la con un mirlo dormido, etc. Cerca de la A b u e l a T'y l .— i Qué alto y fuerte estás,' Tyltyl!... - •
puerta, boy itn banco en el que están sentados, profundamen­ A b u e l o T y l (acariciando los cabellos de M y t y l ).-- --¡Y M ytilL .
te dormidos, un viejo campesinoy su mujer, o sea, el A b u elo ¡Mírala!... ¡Qtié cabello tan bonito, qué cabello tan boni­
y la A b u ela ¿e.TYixYi..) to!... ¡Y qué bien huele!... - ' ;
Ab u e l a ' ,TYl..,-------iDa.dine .otro beso!... Sentaos en ‘mis rodi-
T y l t y l (reconociéndoles decrepente) - —¡Son abuelo y abuela!... ■ lias... : -i : l 'r ■
M y t y l (agitando las manos).— ¡Sí! ¡SIL. ¡Son' ellos!... ¡Son A b u e l o T'yi.,.--^Y para mí no ísay .nada?
ellos!... i ... .; . Abu ela T y l .— N o, no... Primero yo..-. ¿Cómo están Papá y
T y l t y l (todavía un poco dcsio/yiadu).
Cuidado... Todavía no Mamá Tyl?... .
sabemos si se llueven,.. Quedémonos detrás del 'árbol.'.,’ ’ T y i .i y.i .• -Muy bien, abuela... Estaban dormidos cuando salí
mos.,; ’í ;■ ; V>':v A: ■ ■[ :'' y .-
A b u e i a T y l (contemplándolos y acariciándolo s).:-~-~\Y)\o$, mío!
(La A buela|T y;l abre los ojos, kvan tála cabeza, se despere­
za, susp ira, y \m ira. al Ab y e l o T y l, que también sale lenta-, ¡Qué guapos y qué bien arregladitos están!... ¿lía sido
mente de su skeño.) :. mamá quien te ha arreglado?.., ¡Y 110 tienes ningún aguje­
ro en las medias!.;. Antes era yo quien.las zurcía. ¿Por qué Tytltyl,— Papá me ha dicho que ya no hace falta rezar... I
no venís i vernos.'más a. menudo?... ¡Nos encantaría!... A b u e l o T y l .-— Pues-claro-que sí... Rezar és acordarse... i
•..Hace ya meses que .nos tenéis olvidados y qué.rio vemos a A b u e l a T y l .—Sí,, sí, todo iría bien si virtierais más a menu­
. nadie;..,.- j ... ■■■ ■ / ■■ do... ¿Te acuerdas, Tyltyl?... La última vez, yo había hedió
T y l t y l .— N o;podíamos, abuela; hoy ha sido gracias al hada, una magnífica tarta de manzanas... Comiste tanta que ¡te
que... ■
: hizo daño... . i •
A buela T yl.— Nosotros siempre estamos aquí, esperando una T y l t y l .— Pero yo no he vuelto a i comer tarta de manzana
yisidta.de los que viven...'¡Yi.eiien tan poco!... La última vez desde el año pasado... Este año lio ha habido manzanas:..
que habéis venido, a ver, ¿cuándo ha sido?,;. El día de Todos A b u e l a T y l .— No digas tonterías..i. Aquilas hay siempre...
los Santos, cuando sonó la:campana de la iglesia.,, T y it y l .— No es lo mismo... !
T yltyl.— ¿Pot Todos los Santos?... Ese día no salimos, por­ A b u e l a T y l .— ¿Cómo que no es jo mismo?... Todo es igual
que estábamos muy resinados... si podemos abracarnos... . i
A b u e l a T y l;— No, peto os habéis acordado de nosotros... T yltyl (mirando alternativamente a sit abueloy. a su abuela).— No
Tvi.! yl.— .Sí... . . . ■■ •- : •: í ■ has cambiado nada,'abuelo, nada de nada... Y la abuela
A buhla .T y i ,,--P ues bien, cada vez que:pensáis en nosotros, ■ tampoco ha cambiado nada... Incluso estáis más guapos...
nos despertamos y iros volvernos a ver... ;, A b u e l o T y l . - h Claro! ÍNo nos va mal!..'. Ya no envejece­
TYLJYLY-T¿Cóinó? ¿Basta con que.;.? ’ • rnos.'..¡ Pero vosotros sí que crecéis!.!.. ¡Ah! ¡Estáis cre-
A b u e la T yl:- 4 Pues claro,'si tú sabes bien que;..' ..ciendo mucho!...:M irad, ahí en la puerta, se ve la marca
T y o y l .— No, no lo sé..: . dé la última vez... Era el día de 'lodos los Santos...:A ver,
A b u e la T y l (al A b u e lo T y l). — Es increíble allí abajo:,. To­ ponte derecho... {T y l t y l se pone derecho apoyado en la puer­
davía no,saben que... ¿Es. que no se enteran de hada?... ta.) ¡Cuatro dedos!.-., iEs enorme!... (M y t y l 'también, se ■
A b u e lo T y l .- 4-Es igual qué en nuestra época... Los Vivos son pone derecha apoyada en. la puerta.) ¡Y Mytyl cuatro dedos y
tan tontos cuando hablan de los Oíros... medio!... ¡Ahí ¡Ah! ¡La mala hierba, fcómo crece, cóm o
Tvi i vi .• •¿Y estáis dormidos dujante todo eí tiempo?: crece!... . '
A buelo T yl .—-"Sí, dormimos bastante, esperando qüe algún T y lt y l (mirando encantado a su alrededor).--HTódo está igual de
pensamiento de los Vivos nos despierte... ¡Ah! Es bueno bien, todo está en su sitio!... ¡Si incluso está todo más bo­
dormir .cuando la vida ha terminado..: Pero'también es nito!... Ahí está elreloj, con la gran aguja que yo rompí por
agradable despertarse de vez en cuando..;:: la punta... ¡
T y lt y l .— ¿Entonces, no estáis muertos de verdad?... A b u e l o T y l .1— Y .aquí está la sopera que rom piste...
A buelo.T yi. (sobresaltado).— ¿Pero qué dices?... ¿Qué está di T y l t y l .— Y el agujero que le hice a la puerta, él día que en-
ciendo?... Está empleando palabras que ya no entende­ contré el berbiquí... * - v;
mos... ¿Es una palabra nueva, una invención im'evá?w ' A b u e l o T y l .— Ah, sí, ¡hiciste buenas trastadas con él!... Y aquí
TyuYL.--;-'¿La palabra «muerto»?.., ; . i. está el cimelo al que te gustaba trepar cuando yo no esta-
Abl /e l o T yl ,—:Sí; era eso... ¿Qué quiere decir?... . ba,.. Todavía sigue dando sus hermosas! ciruelas...
Tyltyl-.— Fües1quiere decir que'ya' no'se está vivo... T ylty l'.— ¡Son todavía más hermosas!.:, j ;■ ■
A•b u e l o T y l .— ¡Q ué tontos
.. ..... son
.... ....JH allí abajo!...
------------—
r, M y ty l.-H Y aquí está el viejo mirlo!... ¿Sigue cantando toda­
1yityl .— ¿Y se ,esta bien aquir.., / •- • vía?... . 1 ’
A buelo TYL,^ÍGlaro que sí; nada mal, nada mal; y si se reza
ra :Uh poco nrás,.. ■•. ■ (El mirlo se despiertay se pone a cantar a voz en grito;)

[222] [223]
Ab u e l a T y l .-—Ya lo ves... En cuanto se piensa en él.., . .> ( l ’vi.ivi ¡' Mv ¡ Vi. corrai hacia las niños. Se dan empujones,
T y i x y l (dándose, cuenta con asombro de que elm ido es compkta- : sé abrazan, bailan, se arremolinan, dan gritos de. alegría.)
inenU 11/, id). ¡Pero si es azul!... ¡Pero si es él, el Pájaro Azul
que debo llevar al Hada!... ¡Y vosotros no decíais .que. lo te­ T y i x y l —-¡Anda, Pierrot!... (Se cogen del pelo.) ¡Aid Vamos a
níais aquí! ¡Qh! ¡Qué azul es, totalmente.azul,icomo una peleamos como antes... iRoben!... ¡lióla, jean!... ¿Ya no
bola de cristal azul!.;. (Suplicando.) Abuelo, abuela, ¿me lo tienes tu peonza?...¡Madejeine y Pierretle!.jPauline y Ri-
dais?... . i , quede!... "V , r¡-, ,.
A b u e lo 1 T y l.— Bueno,., puede que , sí... ¿Tu qué piensas, M y t y l .—..i Oh! ¡Riquette, Riquetie!... ¡Todavía anda a gatas!...
Mamá Tyl ?...: ; Abuela .Ty l .— S í, ya no,crece--. :
A buela T yl .— Por supuesto que sí... Para lo que sirve: aquí... l’v'i ryi (fijándose cu el pequeño Perro .que jadm alrededor de
No hace más que dormir.., Nunca se le oye... - ello.). Y ;u.ji jí está Kiki, al que le corté Ja cola con las ¡¡je
T y l t y l .— Voy a meterlo en mi jaula... ¡Anda! ¿Dónde está Ja ■ras de Páuliné... El tampoco ha cambiado.'.
jaula?... ¡Ah! Es verdad, la he olvidado detrás del.gran ár­ A b u e lo T y l (sentencioso).— ^No, aquí nada cam bia...'
bol... (Corre hacia el árbol trae la jaula y encierra al m irlo) En­ T y l t y l .— ¡Y Paulino todavía tiene el grano en la uujid
tonces, ¿me lo dais de verdad?... ¡EU iada sí que. estará con­ A b u e la T y l.— Sí, no se le quita; n o ’hay nada que hacer..;
tenta!,., ¡Y la Luz también!... ' , : -■ T yltyl ,— ¡Oh! ¡.Qué buen aspecto tienen!1¡Qué gorditós y
A b u e l o . T y l .— Pero, ¿sabes?, yo no: respondo, del pájaro... V: iusñ:ósód;;fciQué mejillas taif boiiitas!:’’>Se Ve que están
Temo que no pueda acostumbrarse a'la vida agkadai de allí ^ bien alimentados...' ■\ :
abajo, y que vuelva aquí a la primera de c a m b io ,E ir fin , A b u e l a T y l .— Se encuentran ''mucho mejor desde que no vi­
■ ya veremos... Déjalo ahí, de. momento, y ven a ver la vaca... ven,.. Ya no hay nada que temer, aquí nunca se está eider-
T y u it l (fijándose! m las colmena:). Dinie, ¿y las abejas, qué li/iü, ni si: íiuien pieouipadoned'...
tal?... !■ . . ‘v- sV
Ab u e l o T yl .'—No están;mal.... Ellas ya tampoco viven, como (En la casa, el reloj da las ocho.)
decís allá; pero trabajan tenazmente..;
T y l t y l (acercándose a las colmenas11).— ¡Oh, sí!... ¡Huele, a A b u e i .a T y l (sorprendida).— ¿Qué es eso?
miel!... ¡Deben de estar las colmenas llenas!... ¡Son tan bo­ A b u e l o T y l — N o tengo ni idea... Debe. de.ser el reloj... .
nitas todas las flores!.;.. ¿Y mis hermanitas muertas también A b íje l a T y l .— Pero, si 'nosotros ya n unca! pensam os en la
están aquí?... : ; , .-. hora... ¿Alguien lia pensada cu la luna?... ;
M y ty l .—Y mis tres hermanitos enterrados, ¿dónde están?,..', T y l t y l .— Sí, yo. ¿Q ué hora es?...
A h ueso T y l . - ..Pues no lo sé... 1le perdido la costumbre.
(Simultáneamente a estas palabras, siete niños pequeños, de 1 lan sqnado -ocho ‘campanadas, debe de se rlo que allí aba-
diferentes edades, salen uno'.a uno de la casa) ' ^ ,;: : A - jo llaman las o d io . .\-d. ■
T yltyl ,— L a í.uz me, espera a las. nueve menos cuarto... Es
A b u e la T y l.— ¡Aquí están! ¡Aquí están!.,’. ¡En cuanto se.ha- por el Hada... Es extremadamente importante... Me voy...
bla de ellos, aquí aparecen estos m o n to s!. .7 •

12 C om o ya liemos señalado, la visión que de la rimerle ofrece, está obra se


sitúa en el extremo opuesto a lo que podemos leer en la fctypa literaria anterior
: 11 Clara alusión a ia afición de Maeterlinck por la apicultura, heredada de á 1896: N o'hay1que olvidar qjjé sé-trata aquí cié ima «íeerie»; es. decir, de una
su padre. .: : ■■ ■ . : ■ í: . - ensoñaciqn,inágica:de,tálantéoptim ista. í :.=_

[2.24]
A b u e l a T y l .- ¡N o vais a dejam os así á la hora de la ceña!...
das que dabas cuando estabas; vivo..! ¡Abuelo, qué bien
Ilíp ido, rápido, pongam os la mesa delante de la puerta:..
sienta!... ¡U n abrazo!... i. ■;
Precisam ente tengo una excelente, sopa de repollo y una es­
A bu elo :T y l .:—B ueno, bueno; si tanto té gustan, tengo mas...
tupenda tarta de'ciruelas;.. : '
(TI rchj da las ocho y media.) . ¡.
■ (Sararí la misa, la preparan ddáitfe de la puerta., y traen las T y l t y l (sobresaltado).— ¡Las ocho y m edia!... (Tira la cuchara.)
bandejas, los platos, etc. Todos ayudan.) , . ' : .
¡Mytylj casi no tenemos tiempo!...
A b u e l a T y l .— ¡A ver!... ÍU nos minutos más!... Ni siquiera
T y l t y l .— ¡Qué bien!, ya tengo él'Pájaro Azul... ¡Y además está el fuego encendido en casa!... Nos vemos tan poco...
está sopa de repollo, hace tantc> tiempo qué rióla toino!... T y l t y l .— No, es imposible... La Luz es tan buena... Y se lo he
Desde qué estoy viajando... Esto ño tó hay en las posa­ prometido... ¡Vamos, Mytyl, vamos!...:
das... A b u e l o T y l .— ¡Por Dios! ¡Qué aguafiestas son siempre los
A b u e l a TvLPHAquí está!.... Listo... A la'mésá, niños!.. Si te­ Vivos con sus asuntos y sus prisas!..., ■
néis prisa, rio,perdamos tiempo,..' T y l t y l (cogiendo la jau la y besando apresuradamente a todo el
mundo, uno por uno).— Adiós,; abuelo... Adiós, abuela...
(Seencieii.de la lámpara.y se sin>e,la sopa. Los abm losy ¡os ni­ Adiós, hermanos, hermanas, Pierrot, Roberv, Jean, Pauline,
ños se sientan alrededor de la cena, entre empujones, codazos, Pieriette, Madeleine, Riqüette, y tú también, Kiki!... No po­
gritosy motadas de alegría) . .... . demos quedamos más tiempo!.;. No llpres, abuela, volvere­
mos a menudo...
T y l t y l (comiendo jalonamente),— ¡Qué tica está! iDios mío, A b u e l a T y l .— ¡Volved todos los días!... ¡
qué rica!... (Quiero más! ¡Más!... T y lty l.-— ¡Sí, sí! Volveremos lo más a menudo posible...
A b u e la T y l.-—Es nuestra única alegría,lies como' una fiesta
(Agita su cuchara de madera y golpea, ñudosamente elplato.) . guando vuestro' pensamiento nos visita!...
A b u e lo T y lP ~ N o teneinos^E^dlstracIion...
A buelo T yl ,::—A ver, a ver, uii poco de calma... Sigues'sien­ T y lty l.— ¡Rápido, rápido!... ¡M i jaula!...)¡Mi pájaro!...
do tan maleducado; vas a romper él plato..-, . ' . : ■ AbueLo T y l (pasándole la jaula).—HAquí ¡está!.... Sabes, no ga­
T y l i y l (casi levantándose, en el b a n c o ) ; más, quiero rantizo,nada, y si su color se altera...' \
más! ■■■■■■■■ T y l t y l .;— ¡Adiós! ¡Adiós!... j
L os I1KRMANOS v h e r m a n a s T y l .— ¡Adiós, Tyltyl ¡...¡Adiós,
(Alcanza la soperay tira de ella tan bruscamente que. se m el­ Mytyl!... ¡Acordaos ;de los piixilíesfJ, ¡Adiós!... ¡Volved
ca,y ¡a sopa, se vierte sobre la mesay las rodillas de los comen- . pronto!... ¡Volved pronto!...
sales, que, escaldados, dan gritosy alaridos.) '
(Todos agitan los pañuelos, mientras que T y l t y l y M y t y l se
A b u el a . T y l .- H Lo ves?.,.'Ya te lo había dicho,,. alejan lentamente. Pero ya, durante las últimas réplicas, la
A b u e l o T y l : (dándole a. T ylt yl una sonora, bofetada).— niebla delprincipio se ha vuelto a form ar gradualmente^ y el
i loma!... ..V!. . - sonido de las voces va debitilátidose, de manera que a l fin al de
T yltyl (desconcertado por. un instante, y poniéndose, después, encan­ la escena, todo ha desapareado, en la bruma, y que cuando el
tado, la m am sobre la n¡(:ula.}. ¡Ah, sí! pian así, las bofeta­ telón baja, sólo se ve a T yli Y!.;v M y t y l bajo el gran árbol.)
j
T y i x y l — E s por aquí, Mytyl... a ■
M y t y l ,--— ¿Dónde está la Luz.?,,. . ;
T y lty i..“ N o .lo sé...(M irando alpájaro en la ja u la :} ¡Anda!. ¡El
pájaro ya 110 es azul! ¡Se ha vuelto negro!..,
—Dame;la mano, hérmanitq... Tengo mucho-miedo,
M y t y l ..-
y mucho fno,.L
í
TELÓN-,

A c t q T ER C ER O

C lJA llT O C U A p R O
E l palacio de la noche -.

Una vasta, y prodigiosa sata de una. magiiificencia austerd, rígida,


ntelálicay. 'sepulcral qm recuerda á ún templo griego o egipcio, cuyas
columnas, arqail¡abe'>, baldosas y c>rnamentos podrían'ser de már­
mol negro] de oro y de ébano. L a sala íieuejbrma'de trapecio, linos
escalones ele basalto, que: ocupan casi toda la anchum de la sala, la di­
viden en. tres planas sucesivos qué se elevan gradualmente hacia el
19 of 56

fondo. A 'derecha e izquierda, .mire 'las.colutftiias, varias puertas de


kronce oscuro.Alfinido, una monumentalpuerta de. bronce. Uita’luz
difusa que parece emanar delpropio, mármoly delébano es la única
iluminación, delpalacipn.

(A l levantar él telón, la N o c h e , conjornia de hermosa mu-


■; i ;;’ jer, cubierta de largas vestiduras negras, 'está sentada sobre los
'.¿¡calones detsegundo plano, entré dos niños. Uñó de los niños,
; cfsí desnudo/ cómo el Áiyiók, 'sonríe en un profundo sueño,
a - Mientras.'que el otro se itumiiene.depie}inmóvily tapado de
c bv: fies-acabeza. Entrála C \IA, por la dtirecbaiy se sitúa en el
primer plano de la sala.)

La N o c ííi:. ¿Quién es?... ■


L a G a ta(dejándose caer con abatimiento sobre los escalones de már-
: mol} - —Soy yb^ madre-Noche..'. N opuedo más;..'

13 Es evidente la dificultad que supone la puesta en;esccua de Blpájaro azuL

[228].
L a. ÑocHE.--~¿Qué te pasa, raí niña?... Estás pálida, flaca y L a G a ia .— Ya lo sé madre Noche, ya lo sé. Los tiempos son du­
llena de bario hasta ios bigotes.,. ¿Te has vuelto a pelear en ros, y casi estamos solas en Jajucha contra el Hombre ...1Pero
los camiones, bájo la nieve y la lluvia?... ■ ya los oigo acercarse... Sólo veóliñTsbTución: como son ni­
L a Gata ,— ¡Precisamente! ... ¡Se trata de nuestro secreto!... ños, hay qué darles tanto miedo que ho se atrevan a insistir
¡Es el comienzo del fin!... He podido escaparme un'm o­ ni a ábrir la gran.puerta del fondo, detrás de la que sé encuen­
mento para;avisarla; pero me temo que no hay nada que tran los pájaros dé la. luna... Los secretos de las otras cavernas
hacer...' ' bastarán para disüaer su atención o para aterrorizarlos...
L a N o c h k .— ¿Qué?... ¿Qué ha pasado?... L a N o c h e (espichando im ruido del exterior),— ¿Qué estoy oyen-
L a G ata .1...Ya ;lé he hablado del pequeño Tyltyl, el hijo del le­ ' do?... ¿Es que son varios?
ñador, y def Diamante maravilloso... Pues bien, viene hacia L a G ata .— No es nada; son nuestros amigos, el Pan y el Azú­
aquí para reclamarle el Pájaro Azul... car: el A.gua está indispuesta y el Fuego no ha podido venir,
L a N o c h e .— Todavía no lo ha conseguido... poique es pariente de la Luz... El único que no está de
L a G ata .— Pero lo conseguirá pronto, si no hacemos un nuestra parte es el Perro; pero no hay manera de apartarlo...
milagro... Esto es lo qué ocuite: la Luz , que le guía y que
nos ha traicionado a todos, porque se. ha puesto de parte (Entran tímidamente por la derecha, en el primer plano,
del Hombre:1'*, acaba de informarle d ^ u e el Pájaro Azul, ' T y l t y l , M y ty l, el P an , el A z ú c a r y el P e r r o .)
el verdadero, el único que puede vivir en la claridad del
día, se esconde aquí, entre los pájaros azules qüe se ali­ L a --Gata (precipitándose delante de T y h 'Yl ).— Por aquí, mi pe­
mentan de rayos de (una y que se mueren en cuanto ven queño amo... Lie avisado a la Noche y está encantada de re-
; él sol... Sabe que para ella está prohibido franquear el . cíbirie... Hay que disculparla, se encuentra un poco mal;
urnbral del su palacio; por éso envía a los niños; y como por. eso no ha podido salir a su; encuentro...
usted no puede impedir al Hombre que abra las puertas T y l t y l .— Buenos días, señora Noche... ;■
dé sus secretos, yo no sé cómo va a acabar esto... En todo L a N o c h e (ofendida).--^¿Buenos ;dfas? Eso' no lo conozco...
caso, si por desgracia pusieran la mano sobre el verdade­ Podrías decirme: buenas noches, o por lo menos: buenas
ro Pájaro Azul, no nos quedaría otro remedio que des a tardes...' |
■parecer.,.
T y l t y l (humillado):— Perdón, señora... Ño lo sabía. (Señalan­
L a N o c h e .— ¡Señor, Señor!,.. ¡En qué tiempos vivimos! No do con el dedo a los niños.) ¿Son sus dosdiijitos?... Son muy
tengo un minuto de descanso.,. Ya no entiendo, ai Hom- -graciosos...:
b.re, desde hace algunos años... ¿Adóikíe. quiere llegar?,,. L a N o c h e .— Sí, éste es el Sueño.;..
¿Es que tiene que. saberlo tocio?... Ya se lia incautado de la " T yltyL:— ¿Por qué/está tan gordo?
■ tercera parte de mis Misterios15, todos mis Terrores tienen
L a N o c h e — Porque duerme muy bien...
miedo y ya no se atreven a salir, mis Fantasmas han huido T y l t y l .— ¿Y el otro-que se esconde?..;; ¿Por qué se tapa la
y la mayoría de mis Enfermedades río se encuentran bien...
■'' cara?... ¿Está enfermo?... ¿Cómo se llama?...
L a , N o c h e .— Es:Ia hermana del Sueño!.. Más vale no nom­
brarla... ¡
n Id optimismo y ía magín que s ; desprende de la obra no implica sin. env
híitgo que MítCíetliíK'k fleje de aludir n la capacidad de destrucción que csiac- T y l t y l .— ¿Porqué? . ,
terha al ser humane)'. L a N o c h e .— Porque es un nombre que no gusta oír... Hable­
El Misterio ---jim io cutí el Secreto y el Enigma— es uno de ios concep­ mos de otra cosa... .La Gata acaba de decirme que venís a
tos más pre’íepfe.'; en l;i obm de Maetedítidc.. :.
buscar el Pájaro Azul...
señora, si usted lo permite.,. ¿Puede decirme
T y l t y l . - t- S í , treesos indisciplinados personajes... Ya se; ve lo que pasa cuan-
dónde está?..; ■doamo de ellos se escapa y se muestra 'sobre la Tierra,.,:
L a N o c h e ,— Yo no. sé nada, amiguito... lo d o lo que puedo ■ E l Pa n , - ..Mi avanzada edad, mi experiencia^ nii abnega­
decirle es que no está aquí... Yo nunca lo he vito...: ción me convierten en el natural protector de,estos dos
TYL'rYL.— Sí, sí... La Luz me ha dicho, que. está: aquí; y ella niños; por esoy señora Noche, permítanle, que le hagamna
sabe lo que dicé... ¿Puede darme sus llaves?...: pregunta...
L a NoCHE.“ PeróJ amiguito, tú entiendes perfectamente que L a N o c h e — Pregunte...
: yo. no puedo darle así las llaves al primero que llega... Ten­ E l Pan,— En caso de peligro, ¿por dónde hay que huir?...
go la custodia de todos los secret.QA.de la Naturaleza, sóy~Ia La N o ch e .;—No hay manera de huir,
respoíiiaEléT^mé está totalmente prohibido entregarlos, á ivt'ivi (cogiendo la llave y. subiendo los primeros escalones).
nadie, y mucho.menos a un niño... ' . : peqerpqs por aquí... ¿Qué hay detrás; de.esta puerta de
T y l t y l .— Usted no tiene derecho a, negárselos al Hombre bronce?,,.
que se los pida... Yo lo sé... . La NqgHE.— Creo que son los Fantasmas... ÍTace mucho
L a N o c h e .— ¿Quién te lo ha dicho?... .. tiempq que ño la.abVo'y que no saíep..,
T y l t y l .— La Luz. T y l t y l ' (metiendo la llave en la cenad ¡ira). Voy a ver... {C4/..Pan,)
La N o c h e .— ¡Otra vez la Luz!... ¡Siempre la Luz!..;,¿Por qué ; '.¿Tiene la jaula 'del Pájaro.' Azul?'..! ' ! ' \
se mete donde no la llaman?... ■ E l Pan (icastañeteando los dientes)----No es que yo tenga miedo,
E l P e r r o .— ¿Q uieres que se las quiie a la fuerza, mi. peque­ pero ¿no cree que sería mejor no abrir y nnrar por el ojo ele
m o s dios?... . f , la cerradura?.,.
T y l t y l .— Cállale,; quédate tranquilo' e intenta ser educado... T y l t y l .— No le estoy pidiendo su opinión...
(A la N o c h e .) A ver, señora, deme sus llave?, por favor... M y t y l (echándose a llorar de repente).— ¡Terigo’miedo!... ¿Dón­
L a N o c h e . — ¿Tienes, por lo menos, la señaI.?.;|’¿ D ónde está? de está el Azúcar?...' ¡Quiero volver a casa!.,.
T y lty l (tocando sií sombrero)— Mire el Di aman t;é.„ ■ E l AzuCÁR' (solícito; obsequio so).r~rhc\\\í, señ ori ta, ■es 1;oy aqu í...
L a N o c h e (resignándose a ío inevitable).—-En fm .Éstaes la que No llore.-Vóy "a. cortar uno de mis dedos para ofrecerle un
abre todas las puertas16 de la sala... Peor para ti, si té ocurre pirulí... ;; :■■■'":
^ alguna desgracia... Yo no respondo de nada. : , TY'LtYL,— Acabemos con.esto...
El- P a n (muy inquieto).-:-~¿Es peligroso?
L a N o c h e . — ¿Peligroso?;... Digamos que ni yo misma sabría (Gira la llave y entreabre prudentemente la puerta. Inmedia­
m uy bien c ó m o ; escaparme, cuando se abran sobre el abismo tamente, aneó o seis espectros de diferentesform as se escapan )»
algunas de esas puertas;,. A hí están, alrededor de toda la sala, ■ se esparcen por todas partes, EIV añ; aterrorizado, tiralu jaii -
en cada una de ésas cavernas de basalto,;todos ios majes, to.- :- la )•va a esconderse alpondo de la sala, mientras que la noche,
- das la plagas, todas las erifeninedadeS. todónonTorráres, todas, persiguiendo d lós espectros, grita a l\ 11 a i . !
~Ta”s"catástrofes,"todos ios mistériQFqUe~aEigpn^a la h u m anidad j
d esd e'd ^ n ñ ap ip d3 T5 üí^o..TYo ya tuve, bailantes•dificulta­ La NóCHE.-ríiRápidoI. ¡Rápido!... ¡Cierra la puerta! iVán a es­
des para enceiTarlos, con ayuda del Destino; y os aseguro que caparse todos y no podremos atraparlos!... Se aburren alu_
me cuesta bastante esfuerzo mantener un poco, de orden en- dentro desde que el Llombre ya no los torna en serio17,,.

16 Aquí, com o en tantas otras obras cíe Maetedinc.k, aparece la puerta y Sa 17 Posible alusión al positivismo, al realismo y al prághíatisriió reinantes cu
llave que abre los dominios dé lo desconocido, " elm om ento, 'r ' 1 ■"■ :í ■ " -
(Persigne a los espectros, ron la ayuda de un látigo de serpientes, es­ (T ylt yl entra en la caverna y sale enseguida.) \
forzándose por llevarlos hacia la. puerta de su prisión.) ¡Acaldad­
m e!... ¡Por aquí!... ■ :í T y l t y l .— Aquí no está el Pájaro Azul...! Sus Enfermedades tie-
T yltyl f'/í/PniiRo).““-¡Ayúdala, Tilo; corre!;-.; ■ ! - nen aspecto de encontrarse im iy tml... Ni siquiera han le­
E l P e r r o (saltandoy lidiando). ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí!... ^ vantado la cabeza...; (Una pequeña. E n f e r m e d a d , en pantu­
T y i t y i .— Y el Pan, ¿dónde está?... flas, camisóny gorro de dormir, k escapa de la caverna y se pone
E l Pan (desde elfondo de Ja sala) .— Aquí..: Estoy cerca de la ■ a hincar por la sala.) ¡Anda!..! ¡Se escapa una pequeña!...
puerta para impedirles salir... ¿Qüé es?... ■ ■ i
L a N o c h e .-—N o es.nada, es la más pequeña, es el Catarro58...
- . (Cuando, uno de los E sp e c t r o s se acerca hacia ese lado, Es úna dé las que menos combaten yjde las que mejor se en-
:: ' huye a. todo correr, dando gl ifos de honor.) i:; . . cuentran... (Llamando al C a tarro .) Ven aquí, pequeña... Es
demasiado pronto, hay que esperar ai la primavera... !
L a N o c h e (d los 'T'res e s p e c t r o s que há cogido por él cue-
. lio).— i'Vosotros, p o f aquí!... (A T y lt y l .) .Abre úñ poco la . (El C atarro , estornudando, tosiendo y sonándose, viielve a
'puerta... (Étñpuja a los E s p e c t r o s a la caverna.) Ahí, muy entrar en la cavernay T ylt y l cierra la puerta..) •.
bien.., (E l Té r r o traca otros dos.) Y estos dos.1:. A ver, rápi-
, do, colocaos.:. Ya .sanéis que vosotros sólo podéis salir el T ylt yl (yendo.hacia la siguiente puerta).t -V éam os ésta... ¿Aquí
día de Todos los Santos!' :■ qué-hay?... ! |■ ■ ;
L a N o c h e .— 'Ten cuidado... Son las Querrás... Son más terrf
. (Vuelve, acerrarla puerta.) '. ■ bles y poderosas que nunca...: ¡SabeiDios lo que pasaría si
escapara una: de ellas!... Afortunacíamente, son bastante
obesas y les falta agilidad.;. Pero estemos listos para empu-
T y lt y l (yendo hacia otra punta). ¿Qué Hay detrás de ésta?...
jar la puerta'todos juntos mientras que .tú echas un vistazo
La N o ^ ite .— ¿Para qué?.. Ya te lo he clícho, ei Pájárd A zul.no
en la caverna.:. '■■ . f
ha venido nunca por aquí... Eti fin, como quieras... Ábreía, ’ i. ; ' ■

^ si eso es lo que quieres... Son las Enfermedades... _ ¡ :


(T y l ít l , con milprecaucmtes, abre\ un poco la puerta de ma­
1vi i vi. (con la llave en la cernidura).—-'¿Hay que tener cuidado
nera que no haya, más que una pequeña ranura por dortde mi-
. . al a b r i r ? . ■
.
rar. De repente, se apoya con m ásfirm eza gritando.) !
La N o c h e .—-Ñ o, no .hace falta.,. Están muy. tranquilas, las
>pobrecifas... No.son felices.., Desde, hace raígún tiempo, ¡el
T y l t y l .— ¡Rápido! ¡Rápido!... ¡Empujad!.., ¡Me han visto!...
Hombre las día combatido tanto!,., Sobre todo desde el
: ¡Vienen todas!... ¡Están abriendo la'puerta!...
descubrimiento de los miojobios... Abte, y verás...
L a N o c h e .:—[Vamos, todos!..; ¡Empujad fuerte!;.. A ver,
. . Pan, ¿qué está haciendo?... ¡Empujad todos!... ¡Tienen mu­
I 1 V! i vi libre la puerta de par en par. No aparece nada.) - cha fuerza!... ¡Ah! ¡Ya está!.!.. Están cediendo.:, ¡Ya! era
hora!... ¿Has visto?... ^ ■
T y l t y l .— ¿N o salen?..:
L a N o c h e ..—Ya te había avisado, casi ninguna se encuentra
bien, y están xlesanimndas... Los médicos no son muy sim­
18 Papel interpretado por Rene D áhoiij futura esposa de M áetedinck, junto
páticos con. ellas... Entra un momento y lo verás... con el de El-Plácer-de-lá-primavera. 1
í T y l t y l .-—i Sí! ¡Sí!... ¡Son fn o rm es, espantosas!... Creo que iO ua v ez \ ..é(la N o c h e , el P e r r o , la ( Ama y d A z ú c a r
ellas no tienen el Pájaro Azul... \ ernpüjanj a puerta.) \O h! ¡Lo.he visto!.,, v
La N o c h e — Porsupuestolque n o lo tienen;;. Se lo comerían La N o a i¡-..; ¿Y qué?... re. ■ : :-
enseguida;,.. Bueno, ¿tienes bastante?... Ya ves que no hay . J Yí.TYL (trastom ado).~N a sé, ¡era.espantoso!..; ¡Estaban todos
\ nada que hacer,., : sen tad oscom o.m on stru os sin ojos... ¿Quien era el gigante
^ T yt jy l .— Tengo que verlo todo... Lo ha dicho ¡a Luz... que quería atraparme? ;:
...U ' iW T je ......i.o l i a ¡ c l i r C T n ;^ .. Es fácil decirlo cuando La NOCHE^-rSem probablemente el. Silencio!9; tiene la cus­
uno tiene miedo y'se queda en casa,.. . ' ; todia ele esta puerta;.. ¡Parece que te lia asustado!... Estás to­
T y l t y l .— Vamos a la siguiente... ¿Qué es?... ■ davía pálido y tem bloroso... ■; . . r, ,.
L a N o c h e .— A quí encierro a las Tinieblas y los Terrores. T y lty l.— Sí,. no lo habria creído... Nunca había visto... Y ten
T y ity l. ¿Y se puede abril?... . go las m anos heladas... - y .■; ; : _;
La N ocH £.---Sin problema... Son bastante tranquilas;; son L a N o c h e .— Será m ucho peor si continúas... ¿ : ¡; .
como las Enfermedades.4 . T y l ty l (yendo hacia la siguiente puerta) . — ¿Y ésta?... ¿Es tan ho-
T y lt y l (entreabriendo la puerta, con cierta desconfianza y aventu­ 11¡ble co m o la otra?..,; : - i , .
rando una mirada en la caverna).-—Aquí no está. . : La N o c h e .-— N o, hay un p oco de todo... Ahí guardo a las Es-
L a N o c h e (mirando también en la caverna).— A ver, Tinieblas, • trellas sin em pleo,' :mis. Perfumes personales, algunos res­
¿qué estáis haciendp?... Sálid un m o m en to, os vendrá Bien plandores que m e pertenecen, co m o los fuegos fatuos, las
y os desentumecerá un poco. Y los Terrores también; ;:;N o luciérnagas; y también eí R ocío, el C an to de los Ruiseño-
hay liada que temer... (Algunas'Xim^.m.hsy algunos T e r r o ­ .. res, etc. ; , ; ■ ..y ;.;:/ ■■■ '■.-V y
r e s , co n aspecto de mujeres cubiertas, Jas primeras con velos negros T y lt y l .— Precisamente, las Estrellas, el C anto dedos.Ruiseño­
y los segundos con velos verdosos, se aventuran; lastimosamente res... D ebe de ser aquí,
■míospasosfuera de ht caverna,y a un gesto íA: T y ity l. vuelven a
entrarprecipitadamente.) A ver, comportaos..,- Es un niño, uo ( T y l t y l abre la puerta d¿ /<>// en par. Inmediatamente, las
os hará daño ... (A T y l t y l .) Se han vuelto, extremadamente T. E £ í r e í .l a s v. con .fm m .d e-.herniosas joveneilas-con velos de
tímidos; excepto los grandes, ios que ves ai fondo... resplandores InuUicolores, se escapan de su. prisión y. se. espar
T y lt y l (mirando a l fondo de. la ccwerna).— ¡Oh! ¡Son horri­ m i por- la sala formando sóbrelas escalones,y alrededor de las
bles!,'... . ■ : , i. columnas graciosos corros bañados con tmaéspecie de lumino-
L a N o c h e — -Están encadenados... Son los .únicos que no ■ : . v-. sapenumbra. I a)s V:e \\vxjm es Y& la .N o c h e , casi invisibles,
tienen miedo del 1 lom brc... Pero cierra la puerta, no vayan J : ! ; ' los P u E G o srw v JQ s, ü í L ií c ih r ^ a g a s t V / R o c í o irans-
a enfadarse.:. : ' v . i parente. se unen a ellas, mientras qtie el Cai^ÍQ .DE L.OS Rui-
T y l t y l (yendo.a la p u é fa siguiente).— ¡Anda!...- Está es. más os- - - ■se ñ o re s^ que sale a oleadas de la caverna, kumda elpalacio
cura... ¿Qué hay aquí?... nocturno,).
L a N o c h e .— Detrás de estai puerta hay varios Misterios.;: Si
• te empeñas, también.puedes abrirla... Pero no,,entres... Sé M y fy i,: (encantada, agitando ¡as manos).—-¡O h ! ;¡Qué señoritas
muy pmdente, y preparéknonos para empujar, la puerta, C áan b ellas!... 'Y-..—-.' ■■'■ ; ■
como hemos hecho jcou las Guerras... T y itY L .— ¡Y .qué bien.bailan!."./ :y ' d.
T y lty l (abriendo un poco con extremada precaución, y pasando te­
merosamente la cabeza por la abertura). ■■ ¡Oh!... i.Qué. frío!...
¡Mfe escuecen los ojos!...; ¡Cerrad rápido!... lEmpujad!... El Silencio es percibido aquí com a algo negativo y auienazadoí.
M y t y l .— ¡Y qué bien huelen!... ' ■■ atacar al hombre que ose rozar con la mirada las primeras
amenazas de este abismo al que nadie se atreve a dar un nom­
T y l t y l .— i Y qué b ie n c a n ta n L . ' ¿ ■ -:
bre... Hasta el punto de que yo. misma, si', a pesar de todo, ite
M y t y l .-— ¿Quiénes son eso s, que casi no se ven?.'.-. -
v empeñas en tocar esta puerta, te pediré que esperes a que esté
LA N o c h e .— -Son los Perfumes dé mi som bfá..;:
■ a salvo en mi torre sin "ventanas,.. Ahora, la decisión es tuya...
'I'y l t y l —--¿Y esos otros de allí, que parecen de Cristal?...' ■
La N o c u r . Es el Rocío ele los bosques y de las llanuras.,.
:v‘. -, . : (M y ty l, a.pleno, limito,, da gritos de honor inarticulado^ e
; Pero ya basta... Si se les dejaúio acabarían' nunca... Uña vez
que se han puesto a bailar, ■sólo el diablo puede hacerles ■ intenta arrastrar4 T y lty l.) Y :
volver a entrar... (Dando palmadas,) ¡Venga, rápido, Estre­
llas!.., Ahora nú es raomeiito de bailar... E l: cielo está cu­ E l Van. (castañeteando los 'dientes),—■ i No ;lo .haga, pequeño
amo!... (Poniéndose de rodillas,) ¡Tenga piedad de nosotros!...
bierto, hay grandes nubes... Vamos; rápido, volved todos, si
no iré a buscar un rayo de sol..; .Ya ve que la Noche tiene razón..Y i .
L a G ata.— E s nuestra vida lo que sacrifica...
(Huida espantada de las EstR.ELLAS, los P e p tu m ts , tic., '!Vt:rYL.— Debo abrir;.. , . ¡
M y ty l (pataleando..y sollozando).— ¡Yo nó quiero!..; í'Yo no
- ■que se precipitan a la caverna, que vuelve á cerrarse detrás' de
ellos. , 11 mismo tiempo, se extingue el C A m o DE LOS. Rui- ; q u ie ro !...: ' |
T yttyt..— -Que el Azúcar y el Pan cójan a Mytyl de la manó y
SEÑÓPvES,) i- : ^ ;Y '^ ' •■'V.' .
..* qué se vayan coii ella... Voy a abrir..;, :1
La N o c h e .-h Sálvese quien pueda!... ¡Venid rápido!,..- ¡Ya!...
T\ i m . (yendo hacia la puerta del fondo).— Aquí está la gran
pueil.n del medio... ■ ■■■■;,
L a N o c h e {gravemente).— No abras ésta.... . ■ ; f'/ I:
T\TfYL.--¿Por qué?...
L a N o c h e .— Porque está píohibido...,
E l Pan (huyendo desesperadamente).-— ¡Espere por lo menos a
T y íx y l -Entonces es aquí donde se esconde el Pájaro Azul;
que.estemos ni final de la sala!... j
la Luz me lo ha dicho,;, ■’ 1 La G a ta (huyendo igualmente) — ¡Esperad!.;. ¡Esperad!.,.
La N o c h e (maternal)— Escucha, hijo mío... 1le sido buena y
: . : (Sé esconden, detrás de ¡as columnas al. otro lado de la sala.
complaciente..; He hecho por ti lo que nunca había hecho
por nadie... Te lie entregado todos mis s e c r e to s ,le aprecio .i .TyiT'yl se cqueda solo con í/ P e rro , cerca de la monumental
y tengo piedad dé tu juventud y de fu inocencia y té hablo . : puerta.) ' :
corno uíia niadré,,. Escúchame y créeme, hijo, renuncia,
no vayas más lejos, no' provoques al Destino, .ño abras esa E l P e r r o (jadeando e hipando de miedo contenido).— Yo me que­
puerta,,. . do, me quedo;.: Yo no tengo miedo... ¡Me quedo!.., Yo me
I y i x v l (bastante desconcertado).-..¿Pero por qué?... ' v quedo cerca de mi pequeño dios...; ¡Me quedo!... Me quedo...
La N ociIÉ r—Porque nb quiero que te pierdas,.'. Porque nadie, Tyf.tyf. (acariciando al P e r r o ).--1 ¡Muy¡ bien, Tylo, muy
óyeme 'bien, nadie de quienes la han abierto, aunque 'sólo bien!... Un abrazo... Somos dos..; ¡Y ahora cuidado con lo
fuera el grosor de un cabelló, ha vuelto vivo, a la-luz del díá.;. que .hacemos!,.. (Mete, la llave en j a caradura. Un grito de es­
Poique todo lo más espantoso que'se pueda imaginar, todos panto viene del otro lado de. la sala donde están refugiados losfii-
los terrores, todos los horrores de los que sé habla sobre la tie­ gitivos. Tan pronto como la llave toca la cerradura los batientes su­
rra, nó son náda comparados a lo más inocente que puede periores de la puerta se abren por él medio, resbalan lateralmentey.

k:'9l :
desaparecen, a derecha e izquierda, en el grosor de los muroSi de- La G ata - N o... L o estoy viendo sobre aquel rayo de luna.,;
; jando de repente a descubierto, irreal, infinito, inefable, el más ines- : No han podido alcanzarlo, estaba demasiado alto... ;
■ perada de los jardines de ensueño y de luz nocturna,
que tocan, volando sin . .. (Cae eltelón.. Inmediatamente después,, dejante ./<:/ idon, ca­
... cesar de pedrería en pedrería, de rayo de luna enrayo, de luna,, evo­ lían simultáneamente, la. 1.1 i/' por da i/qnieráa, v Tyi i yi ,
lucionan mágicos; pájaros azules, perpetua y armoniosamente, • M yiitlj/ 4 P e rro , por la derecha, cmupleUmenle cubiertos
hasta los confines del horizonte, tan innumerables hasta'élpunto ■•por los. pájaros azules, que. acaban decapttmtr..Peyó parecen y a
de que parece que son d aliento, la atmósfera celeste, la propia sus­ ■inanimadas, y. con la cabeza, colgando y ¡ai alas-redas no. son
tancia deljardín maravilloso. T y l t y l , maravillado, emociona­ máy que despojos inertes entre .i/v> manos.) .■■ '. j .
do, de pie en medio de la luz cleljardín.) \0\i\..C\t\ c ielo!... (Gi-
La Lu / .—Y bien, ¿lo.habéis cogido?...
rancióse hacia los que han huido.) ¡Venid'rápido!.,, ¡Están
Tvttví . i Sí, sí!... 'laníos com o hemos querido... ¡Había mi­
aquí!... ¡Son ellos!... ¡son ellos!... ¡Por fin los tenemos! ¡Mi­
les!... ¡Aquí/están!... ¿Los ves?/.. (Mirando ¡os pájaros que L
llares de pájaros azules!,.,- ¡Millares!'..-, ¡Hay demasiados!..:
. muestra, a la. L u z ,y- 'dándose cuenta de, que están muertos.)
¡Ven, M ytylL, ¡Ven, Tylo!... ¡Venid todos!,,,, ¡ayudadme!...
¡Anda!... Están .nmeitos.... ¿Qué les, han .hecho?,., ¿Los. tu-
(Abalanzándose sobre los pájaros.) ¡Se -dejan coger con la
.. yqs también,.Mytyl?,.. Los de Tylo también. (Virando colén-
; mano! ¡No son salvajes!... iÑo tienen miedo de nosotros!...
~ .ám ente los cadáveres , cíe los pájaros.) \Ah! ¡Hs horrible!...
‘j -'¡Por aquí! ¡Por aquí!... :(MYTYL_y los otros acuden. Entran tó-
¿Quién los lia matado?... ¡Qué mala sueit tengo!...
| dos en d deslumbrante jardín, excepto la N o c h e y la G ato .)
I ¿Lo veis?...- ¡Hay muchísimos!.:.;ÍVienen a mis manos!..; (Esconde lacabeza bajo los brazos y 1 b iz llo r a r)
:‘i ¡Mirad, están comiendo rayos de luna!... Mytyl, ¿dónde es-
25 of 56

jj tás?... ¡Caen tantas alas: azules y tantas plumas que no se ve La. 1.(rz (.'estrechándolo éntre sus brazos ¡uatenhámeme).- No 1lo­
| nada!... ¡Tylo! N¡o los muerdas... ¡No les hagas daño!,,. iCó- tes,, mi niño.:. N o! has cogido el que puede vivir en pleno
í gelos suavemente! - : - 1 l- día... Se ha icio a 1otro sitio... Ld encontraremos'.'.: '•
M y t y l (rodeada de pájaros, azules).-— ¡Ya he cogido siete!... ¡Oh! E l P e r r o (mirándolos pájaros inuertos).1--i8e pueden córner?...
;¡j ¡Cóm o agitan las alas!.:..‘¡No ptiedo sujetarlos!..:'■
i:¡ T yltyl .— ¡Yo tampoco!... ¡Tengo demasiados!... ¡Se están, es-. ■■. (Salen todos por la izquierda .) , : " C '. C
' capando!... ¡Están volviendo! ¡Tylo también tiene!...'¡Van a
arrastramos!... ¡Nos van a llevar al cielo!... ¡Ven, salgamos
por aquí!... ¡La Luz nos espera!..’ ¡Estará muy contenta í, ■■■ j Q u in t o cuadro : - ■-"- .'
¡Por aquí, por aquí!... -, .v -■ . El bosque: .

■ (Sé evaden p o r eljardín, con las manos llenas de pájaros"que Un bosque.—- Es de noche.— Claro de luna.— Viejos árboles de di­
se debaten, y atraviesan- toda la sala en medio del alboroto de ferentes especies,: entre otros: un roble, mi haya, un olmo, un álamo,
\ las alas celestes, sobre todo p o r la derecha, por'donde han ek- iinpi.no, un ciprés, un tilo, un castaño, etc:. :■
\ irado, seguidos del Pan >' del A z ú c a r , que no. han cogido pá-
jaros. Una vez a solas, la N o c h e y la G aya suben hacia el (Entra la G ata.) ■
■fondo y miran ansiosamente en eljardín.) ■/v -:;
:! 1 ' i ............................... '
LÁ' G ata (saludando a todos los árboles).---iHola a todos!... .
| L a N o c h e .— ¿N a lo tienen?..? ^ M i iHMiii.ic.) iiriTtd; ia s h o ja s .- -¡Hola!...

Ú40]
I,A G a ta .— iHoy es un.gran día!.Nuestro enemigo acaba dé li­ he adelantado para anunciar su llegada... Todo va bien.
berar vuestra ■energía y se lia entregado, él mismo....Es Esta vez tenemos ai Pájaro Azul, estqy segura... Acabo de
lyltyl. el hijo del leñador que tanto daño os ha hecho... mandar al Conejo a dar la señal para convocar a los princi­
Está buscando el Pájaro'Azul que vosotros ocultáis al pales Animales de la zona... Ya; se lesloye entre el follaje...
' Hombre desde eí comienzo del mundo, el único que cono­ ¡Escuche!... Son un poco tímidos y nó se atreven a acercar-
ce nuestro; secreto... (Murmullo en ¡as hojas.) ¿Qué decís?... ■ se.... (Ruidos de diferentes animales, comdwacas, cerdos, caballos,
‘ ¡Ah!, es el Alamo el que habla... Sí, posee un Diamante que burros, etc. A T y l t y l , en voz baja, aparte.) ¿Por qué ha traí­
tiene él poder dé liberar por un instante nuestro espíritu; do ai Perro?... Ya se lo he dicho.,. Se lleva mal con todo el
puede obligarnos a entregar él Pájaro Azul, y a partir de en­ mundo, inclp'so con los árboles... Noime extrañaría que lo
tonces, estaríamos definitivamente a ni ere ed del Hombre.„ , estropeara todo con su odiosa presencia.
(Aímmullo kn las hojas.) ¿Quién está hablatido?... ¡Anda! es Tyltyí., No he podido librarme de él:.. (A l P e r r o , amena­
el Roble... ¿Cómo está usted?... (Miirmidlo entre las hojas del zándolo.) t .Quieres largarte, estúpido animal?..: __
R o d le .) ¿Todavía resinado?.,. ¿El Regáliz yade no le hace E l P e r r o .— ¿Quién?... ¿Yo?..; ¿Por qué?..TTQuires lo que he
efecto?... ¿El reunía de siempre?... Hágame caso, es por cul­
. hecho?...' a ■ :
pa del musgo; se pone usted demasiado en los pies.,, ¿Sigue TYLI'YL,— ¡Te he dicho que te vayas!... No te necesitamos, es
estando en ¡su casa el Pájaro' Azul?... (Murmullo en las hojas.)
muy sencillo... ¡Nos entorpeces!...
¿Cóvúo dice?... Sí, tío cabe duda, hay que aprovechar, tiene ■EL P e r r o .---No diré nada,,, Los seguiré: de lejos... No me ve­
que átstvpúzcn... (Mimmitto vn lashojm .) ¿Cómo?... Sí, está
rán.;. ¿Quiere que me ponga a dos pátas?,..
con su. hermanka; ella también tiene que morir... (Murmu­ L a G ala (en voz baja, a T ylt yl ) ^¿Córrio consiente semejan­
llo en las hojas.) Sí, el Perro los acompaña; no hay medio de te desobediencia?... ¡Déle unos cuantos bastonazos en la
alejarlo... (Murmullo en las hojas.) ¿Cómo dice?... ¿Corrom­
‘ nariz, es realmente insoportable!... ;
perla?... imposible... .Ya lo he intentado todo... (Murmullo T y li y l (pegando al P e rro ),— ¡Esto te Enseñará a obedecer
entre las hojás.) ¡Alí! ¿Eres, tú, Pino?... Sí, prepara cuatro ta­
más rápido!,;, . a
blones... Sí, también están el Fuego, el Azúcar, el Agua, el
El. P hp.r o (.vi liando).-- ¡Ay! ¡Ay! IAy!... • ;
Pan... Sólo la Luz está.de parte del Hombre, pero ella no
T ytxy L;--—¿Qué dices ahora? ■ i-
vendrá... Lié convencido a los pequeños de que debían es­ E l P e r r o .---¡Un abrazo, ya que me has pegado!...
caparse a escondidas cuando ella estuviera dormida... La
ocasión es perfecta... (Murmullo en las hojas.) ¡Anda! ¡Es la (A brazay acaricia.bruscamente 4 T y l t y l .)
voz del haya!,,. Sí, tiene usted razón; hay que avisar a los
Animales... ¿ Tiene su tambor el Conejo?... Pues que dé la
T y l t y l .— Bueno.;. Está bien... Ya basta... ¡Vete!.:. .
señal enseguida... ¡Aquí están!...
M y tyl .— No, no; yo quiero que se quede... Tengo miedo de
' todo cuando él no está...
' .(Se oye akjane.ei' redoble del tambor del CONEJO.)
E l P e r r o (saltandoy casi tirando a M y t y l , agobiándola con ca­
(Entran T y l t y l , M y t y l j ’ í’/P e p jjo .) :;
ricias precipitadas y entusiastas).— ¡Oh! ¡Qué niña tan bue-
T yltyl.— ¿Es áquí?...: . na!;.. ¡Qué guapa es! ¡Qué buena es!... ¡Qué guapa y qué
dulce es!.,. ¡Un abrazo! ¡Más! ¡más! iniás!... .•
L a GAYA.,— (obsequiosa,, zalamera, solícita, precipitándose a l en­ L a G a ia .— íQ lie idiotaL. Bueno* ya veremos... No perdamos
cuentro de. los niñbs)-.— ¡Ah! i Ya estáis nquí, pequeño amo!,.:
■ tiempo... Gire el Diamante... . .
¡Qué buen aspecto tiene y qué guapo está esta noche!... Me
T y l t y l ;— ¿Dónde tengo que colocarme?

[242]
L a G a t a .—-E n este .rayo: de, luna;..-verá, con más claridad... E l Á l a m o ,- - Í Silencio!... ¡Aquí viene el Roble, que sale de su
¡Ahí!... Gírelo suavemente... - ; ...v-vyyr- . " palacio!.., Tiene aspecto de encontraise nia|,.;-¿Mo les pare-
. ce que ha envejecido?;.. ¿Qué edad puede tener?... El Pino
(TYUYL<gz'/iaíjf/DiAMAN'i'E; inmediatamente, un largo temblor :. . dice que tiene cuatro m ilanos; pero yo estoy seguro de que
: agita las ramasy las hojas. Los troncos de los más ancianosy de ■ .está exagerando;;.. Atención, va: a decirnos lo que pasa..;'
los más majestuosos se entreabren para, dejar paso al alma que
.i encierra cada uno de ellos. E l aspecto de estas almas tan a según y. y (E lR o b le se. adelanta lentamente.. Es increíblemente viejo,co-
'eVaspeHoy^elcarácter del árbol que representan. La dd O lm o , roñado de muérdago y vestido con un largo ajumdo bordado de
por ejemplo, es una especie de.gnomo tisfixiado,. barrigóny. tosco; i musgoy liquen. Es ciego, su barba blancaf¡oía en el viento. Se
la del T ilq es.plácida, familiar; jovial- la del\ Iaya, elegantey . j apoya con. "una mano sobre un bastón sarmentosoy con la otra
. ágil; la M.'Aseeajl ,-. blanca, reservada, inquieta; la del SaU: . enunjo.veh.Roüi.E que le sirve de guía. '¿7 P a ja r ó A z u l está
CE, enclenque, desgreñada, quejumbrosa; ¡a de! P in o , larga, ■ , posado sobre su. hombro. A l acercarse, movimiento de-respeto
desgarbada, taciturna.; la del C ip ré s ¡trágica; la del CASTA­ ... éntrelos árboles,, que se ponen enfday.se inclinan.) ■
ÑO, pretenciosa, un poco snob; la d d A la m o , alegre, volu-
: miñosa, parlanchína. Unas -salen lentamente de su trunco, T y l t y l ,— -¡Tiene el Pájaro A zul!... ¡Rápido! ¡Rápido!... ¡Por
entumecidas, 'desperezándose como si hubieran estado.en cau- aquí...! ¡D ém elo!...
■ > tividad o se despertaran de un. sueño secular; otras se liberan Los, Á rb o le s ,— ¡Silencio!..; ...y 4 ; ..
de un salto, ágiles, diligentes, y todas se. colocan alrededor de L a :G a tá (a T y i t y l ). Descúbrase, ies el Roble!... - .
los dos niñosJ 'mantmiéndose itodo lo. cerca posible del .árbol E l R o b l e (¿íTYiíra..).— ¿Quién eres tú?... C ’-y-y
del que. han nacido.). ■ y ; ■. ..;y , y . l'vi.i vl . lyltyi, señor..... ¿Cuándo podré coger eí Pájaro
Azul?...
■E l -Á lam o (acudiendo el primero y gritando desíforademmte).— E l R o b l e ,— ¿'lyltyi, el hijo,del leñador?... ;,y ;.
iHombres!... ¡Pequeños Hombres!... ¡Podremos, hablarles!... 1' 1i i Vi . Si. señor... . - y i y ..X C 1 ■y \ y...- y;
¡Se.acabó el silencio!..; ¡Se, acabó!... ¿De .dónde vienen?./. E l R o b l e .—-Tu-padre; nos ha-:hedió amicho' daño... ¡Sólo en
¿Quién es?... ¿Quiénes son?... (y//T¡io, que se acerca fumando ■ m i familia ha matado, a seiscientos de.rnis. hijos, cuatrocien-
trcmqtdbmente supipa.) ¿Tú los conoces, padre Tilo?.., -, , .: ... tos ¡setenta y cin co tíos, mil doscientos prim os, trescientas
E l T i l o , — No recuerdo haberlos visto... ochenta nueras y doce mil bisnietos!..; -■ . y •¡:y .....
E l Á l a m o . — ¡Pues claro que sí!... T ú conoces a iodos los T y l i t l — Yo no sé:n ada/señ or..:..l ía :sid o sin;quereiyC
Hombres, siempre estás paseando alrededor de sus casas... E f R o b l e — ¿Q ué vienes a lvacer aquí, y por qué lias hecho
E l T i l o (examinando a los niño_s),-^~Ríes ;no, os -lo aseguro... No salir nuestras almas de sus m oradas?... . : .■~Cr
los conozco..; .Son' demasiado jóvenes... Yo sólo conozco TyLTYL.-*;“Í)éitiprJ.lé pido perdorTpSFflaberlei m olestado../ La
bien a los enamorados que vienen a yérmela la.luz .de la luna; Gata m e dijo, que usted me diría dónde se encuentra el Pá-
o a los bebedores; de cervezá:que.brindan bajo lilis ramas.., I jr.10 Azul... :y C ; y - y ■
El; C a sta ñ o (afectiidamente, ajustando.su monóculo).....¿Qué es Eí R o bí ti. •Sí, ya lo se, buscas al.Pájaro Azul, o. sea, el gran
esto?... ¿Son pobres del campo?.,, .; y C -; •i secreto de las cosas y de ta felicidad-0, para: que losíH óm -
Eli Ai a m o .— iQhiipesde que no frecuenta usted lus buleva bres puedan hacer aun más dura nuestra eseíavítud.
res de las grandes ciudades,., .' •.. . Y - :',y.
E l; S a u c e (quejumbroso).— ¡Dios mío,.Dios mío!... ¡.Vienen a 20 En boca del Roble se rios da la'definición-de lo que significa ej tan ansia­
cortarme la cabe¿a y los brazos para, hacer leña!... do Pájaro A¿ ul. . <y ; :

i
T y ix y l .— G laro que no, señor; es por Ja hija pequeña del T yltyl .— ¿Qué dice?... .
Hada Bérylúne que está muy enferma... E l P e r r o (merodeando alrededor del R. mi .!■'. enseñando sus cohni-
E,l R o b le (imponiéndole silencio).—~\Yz basta!.;. .No' oigo a los . //o.íj,“ ¿Has visto mis dientes, viejo tullido?...
Animales... ¿Dónde están?... 'iodo esto les interesa tanto E l H aya (indignada).— (Está insultando al Roble!... >
como a nosotros... No sólo los Árboles tenemos que asu­ E l R o b l e .-—-¿Es el Perro?... ¡Que-le-expulsen! No tenemos
mir la responsabilidad de las graves medidas que se impo­ por qué tolerar a un traidor entre nosotros!...
nen... El día en que los Hombres se enteren: de que noso­ L a G a ta (en voz baja, a'Tvli yi.). Aleje al Perro... Es un. 111 a-
tros liemos liecho lo que vamos a hacer, habrá'horribles re­ . 1entendido... Deje que yo me ocupe, yo lo arreglaré...- Pero
presalias, lo r eso conviene que nuestro ; acuerdo sea aléjelo lo mas rápido posible...
unánime, para que nuestro silencio lo sea .igualmente... - T y l t y l . (¿í/Perro)!— ¡Quieres irte de una vez!...
E l T in o (mirando por encima de los otro* á>hok'). Llegan los E l Pe r r o .— ¡D éjeme romperle las pantuflas de musgo a este
/Animales... Van siguiendo al Conejo... Aquí :está el alma viejo achacoso!... ¡Nos vamos a reír!:
del Caballo, del Toro, del Buey, de la Vaca, del Lobo, del T y lty l.— ¡Que te calles!... Y vete..; ¡Vete, animal estúpido!...
Cordero, del Cerdo, del Gallo, de la Cabra, del Burro y del E l P e r r o — Bueno, bueno, me iré... Volveré cuando me ne­
Oso:.. cesites... .i
La G a ta (en voz baja, ¿r T y lty l) .— Sería más,prudente encade-
(Tjiir.id.-y 'sucesiva de las almas de ios Anímau-s, que, a m e­ narlo, si no, hará alguna tontería; los Árboles se enfadarán,
did.! ■]!<■--¿/Pino las va n<>»TimnJo, 1FaiJidañh¡a y van a sen­ y todo acabará mal... ' y
tarse entre los árboles, exceptó el alma de la cabía, que vaga- TYLTYLr-r-íPero cómo?.,..He.perdido su correa...
. hm dea aquíy allá, y la del cerdo, que hurga entre las raíces,) L a G ata .—-Precisamente aquí viene la hiedra, con sus sólidas
ligaduras... . j
E l R o b l e .-—¿Están todos aquí presentes?.'.. : E l P e r r o (ladrando).-—-IVolvcrél ¡Volveré!..;. ¡Gotoso! ¡Bron­
E i Gownjo.~...La Gallina no podía abandonar sus huevos, la quítico!... ¡M ontón cíe, viejos escuchimizados, m ontón de
Liebre estaba haciendo la compra; al Ciervo le duelen los viejas.raíces!... ¡Es culpa de la.Gata!... ¡Mellas pagará!... ¿Por
cuernos, el Zorro no se encuentra bien — aquí está el ce!ti-' qué tienes que cuchichear así, Judas, Tigr;e?.;.'. ¡Guau, guau,
' iicado médico— , la Oca no ha comprendido y el Tavo se guau!-..: , .:. ‘. i
ha enfadado... 1 :- .. y L a G a t a — ¿Lo ve? Está insultando a todo el mundo...
E l R o b l e :— Éstas---abstenciones son extremadamente lamen­ T y l t y l — Es., verdad, es insoportable, ya ¡no nos entende-
tables;.; No obstante, estamos en número suficiente... Ya . nios... Señora Hiedra, ¿puede usted atarlo?...
sabéis, hermano, de qué se trata. Este niño, gracias a:un ta La H ie d ra (acercándose temerosamente a l.P e rro ). —-<No me
,{/)- lismán 'robado a los poderes de. la. Tierra; 'puede,apoderarse - • morderá?..;
' ele “rmestro rájñrñ~A:'.u!, y arrancarnos ■así el secreto.que E l P e r u o (gruñendo),— ¡Al contrario! ¡Al contrarío!... ¡Te daré
guardamos desde el origen de la Vida... Ahora bieti, noso- .. un beso!... ¡Espera, vas a ver!,,,. ¡Acércate, acércate, montón
, t i os conocemos bastante ai 1 lumbre para no tener ninguna de viejas cuerdas!... .-
duüa sobre la suerte que noTdcpañ^ T y l t y l (amenazándolo con el bastón).
'eirp o ^ sío írá g HIFsécreto. PoreTfcTmFparece.que toda va- E l . P e r r o (anastrándose a los pies de T yw y 'l agitando la
cilicio F senaUaíTestúpidíTcomo perversa... El momento es ■ cola).- ¿Qué tengo que hacer, mi pequeño dios?...
graye; es: necesario que el ruño desaparezca antes-de que T y l t y l .— ¡Echate!..; Obedece a-la Hiedra... -D'éj ate ¡atar, si
sea demasiado tarde... no...

■ [246] t¿47 ]
E l P e r r o (gruñendo entre dientes mientras que la H ie d r a lo TYi;iTL.--T¿Q ué es todo esk)? a . ¿Adonde quiere ir a parar?...
. a ta )— \Cuerdu cha ! .1.. i Cuerda : de: ahorcados !... ¡ Correú- Em piezo1a hartarme.... Ya que tiene el Pájaro.Azulaque me
cha de ternera!..",. {Cadena para cerdos!... M í pequeño, .- ío dé... . ‘ : - .:( ■■ A- a ■
dios, miradme está torciendo las'patas/ime está ahogan­ E l T o r o (adelanidndoíe). ^7 \xi m is j^k\úx:o y seguro es u n a
do!;.. ■. r : : y--: -Y j 7 A: buena cornada e n el estóm ago.:— ¿Quiere, que me lance?...
T y l t y l — ¡Peor, para.tiL. ¡Tú lo .has querido!.;,-¡Cállate, qué­ E l R o b le.-— ¿Q uién está hablando?, / ; i:
date tranquilo /1eires insoportable!.;. . ’ .; v a 1.A C/UA. • Es e l - T o r o . A V -A; A; . - a
E l P e r r o .....Es igual, te equivocas... Ellos tienen m u y .malas L a V a c a .— M ás valdría tranquilizarse... Yo no m e m eto en
intenciones... iTen cuidado, m i pequeño dios!... ¡M e está , .-.-esto...-Tengo..'qué pacer toda la hierba de la- pradera cjiie se
cerrando la boca!..; ¡Y ¡10 puedo hablad... y . < ■■■■ve allí, bajo la luna... Tengo m ucho que hacer...
L a H i e d r a (que ha atado al P e r r o como sifiiera a a paque­ E l . B u e y .--■-Yo.:..|:an\bián..:Además,..yo estoy de acuerdo con
te). ¿A donde hay que. llevarlo?....Lo he am ordazado.!, ya. todo por adelantado. a
no puede decir ni Una palabra... ., .. a v ; ' ¡ ;, E l H aya..—-Yo ofrezco mi rama más alta para .laborearlo.-..
E l RoflLE;— Q ue le aten bien sujeto allí, detrás de mí tro n co , Í.A I In.uio-..- Y yo el nudo corredizo...: :-1 "
a mi gruesa raíz... Ya verem os después lo que hacem os eon El. P in o . Y yo los :cu a tro tablones para:el ataúd... :
él... (La H i e d r a , ayudada por el A la m o , üeva ¡d P e r r o de­ E l C ip r é s ,— Y y o la concesión a perpetuidad;..
trás del tronco).-f -¿Ya está?... Bien, ahora que nos hemos; li­ El. Sai k .e . I.o más simple serla ahogarlos en alguno ele mis
brado de este m olesto testigo y de este renegado^delibere­ ríos.,. Y ) me encargo... U'- aa".. -A-
m os de acuerdó-con nuestra justicia y co n nuestra, verdad... E l T i l o (conciliador) . — A veiy a ver... ¿Es absolutam ente'nece:
N o os oculto m i em oción, profunda y dolorosa... Es la pri­ A, sario llegar a esos extrem os? Son todavía m uyjóvenes... Po-
m era vez que tenem os la oportunidad de juzgar al H om bre : : di tamos simplemente impedirles que'. sigan perjudicándo-
y de hacerle sentir, nuestro poder... N o creo que después del ¡ ; nos reteniéndolos prisioneros en un recinto,|cerrado.queyo
m al que nos ha hecho, después, de las m onstruosas injusti- m e encargaría de construir plantándom e alrededor... ,
: cias que hem o:s sufrido, quepa alguna duda sobre la senten­ E l RoBLE.-r-¿Qviién habla de ese m o d o?....C reo reconocer la
cia que le espera;.. , a ¡ a : . --a a —■ ;| voz m elosa d e !T ilo ,..:: :. a - aa , a - .
T o d o s l o s á r b q l e s y ;T o o o s l o s a n im a le s .— iNo! ¡N o!... E l P in o . ^Efectivam ente... - :: ■/..■ .' ¡|., ■
¡N o hay duda!... ¡La; horca!... ¡La m uerte!... ¡H a sido una E l R o b l e .— ¿E s,que hay, un renegado entré.nosotros, co m o
injusticia!... iH;a abusado dem asiado!... ¡Desde siempre!..! . . entre los Animales?... Plasta ahora lo púnico que teníamos
¡Q ue le aplasten!... ¡Q ue se lo co m an !.,; ¡Ya!... ¡Va!... que reprochar era la deserción, de los Arboles frutales; pero
T y l t y l (a la G a ta ).— íQ u é les pasa?... ¿N o .están conten­ .: esos no son verdaderos Árboles... ., f aaaI-;. .
tos?... : ■ -- 'AA,-: E l. C e r d o (moviendo ios ojillos glotones)....Yo pienso.que pri-
L a G a ta .— -No se preocupe....Están un p oco enfadados por^ . mero hay que com erse a la.niña..; Debe de.,estar tiernecita...
que la Primavera viene co n ‘retraso..; Deje que yo m e o cu ­ T virm .. ¿Pero qué dice ese?... Espera y verás, pedazo de...
pe, yo lo arreglaré tocio... A , -. : L a G a ta .— N o sé quedes pasa; pero esto esta tornando mal
E l R o b l e .— E sta ¡unanimidad era inevitable.., A hora se trata' ' cariz..!
; de saber, para evitar las represalias, qué tipo de suplicio será E l R o b i .e — ¡Silencio!....Se trata de saber quién de nosotros
el más práctico*, m áslcóm od o, más expeditivo' y : más segu­ tendrá el h o n or de asestar el primer golpe; quién apartará
ro; el que deje [menos huellas acusadoras cuando el H o m ­ de nuestra i cúspide el m ayor peligro q u e ; liemos corrido
bre encuentre los cuéipecitos en el bosque... desde el nacim iento del D o m in e... a ... aa -
E l P in o .':—-E s a usted, rey y patriarca, nuestro, a-¡quién'corres­ (Todos los Á r b o l e s ; tioado un grito tic espanto a la vista del
ponde ta l honor.!.: :■■■-. ■■ . cuchillo, la misteriosa e invenabk'arma'dellloMB'RS,, se in-
El, P,t >iui-, ;E s el Pino quien habla?... ¡Lástima! Yo soy de- ■: taponen y detienen a l R o b l e .) . ! !:
, masiado viejo, y mis entumecidos brazos ya no me'obede­
cen... No, es a usted, en mi lugar, hermano, siempre verde Los á r b o l e s — -¡El cuchillo!,,. ¡Tenga; cuidado!... iEl cuchillo!...
y siempre derecho, y que ha visto nacer a la mayoría de es­ E l R o b le . (debatiéndosef^Údt}%dme\...\ ¡Qué importa!;.,
tos Árboles, es a quien le toca la gloria, del nóhle-gesto de i Qué más da .cuchillo o hacha!.;. ¿Qúién me retiene?...
nuestra liberación... : ■ . ¡C óm o! ¿Estáis todos.aquí?... ¡Pero com o! ¿Todos que­
E l P i n o ; —Se lo agradezco,.venerable padre... Pero como yo réis?... (Tirando su bastón.) ¡Está bien, de acuerdo!... ¡Qué
tendré ya el. honor de sepultar a las dos víctimas, temería vergüénza parJa nosotros!... ¡Tendrán ique liberamos ios
despertar la justificada envidia de mis colegas; y creo que A n im ales!... .. j. i.
después de nosotros, el más anciano y el más digno, el que E l T o r o .— ¡Eso!... ¡Yo me encargó!... ¡Y de una sola cor-
posee el mejor niazo, es el Haya... n ad a!... i i
El, H aya ,-—Ya saben que estoy carcomida y mi mazo no es El B u ey y la Va ga (reteniéndolo por el rabo).— ¿Por. qué te me­
fiable... Pero el Olm o y el Ciprés tienen poderosas armas... tes?.. ¡No hagas tonterías!... ¡Es mal asunto!... Esto acabará
E l O lí-.!''. .Sería u n .h on o r, pero yo casi no puedo m ante­ mal... Y nosotros pagaremos el pato... Déjalo.,. Es cosa de
nerme en pie,-..-Esta noche, un topo me ha retorcido el los Animales salvajes... :
dedo gordo... É l . T o r o .-—¡No, no!... ¡Es asuntó mío!..i ¡Esperad!... ¡Suje­
tadme o hago una barbaridad!.;.. _; j

30 of 56
E l C ip r é s . - - E n cuanto a mí/yo estoy preparado..; Peró
como mi buen hermano el Pino, yo tendré ya, si iro el T y lty l (a M y ty l, que. da gritos agudos).— i^ío tengas miedo!..,
■privilegio de sepultarlos, al menos la ventaja de llorar so­ Ponte detrás de. mí... Tengo el cuchillo .4
bre su tumba.., Sería ilegítimo'acaparan,. Pregunten al E l G a llo .-—-¡Qué valiente es él jovéncito!...
Ajamo... .. T y l t y l .— Entonces, ¿está decidido, vais contra mí?...
E l Á la m o .—-iYo?... ¿Ustedes creen?.,: ¡Pero sí mi madera es E l B u r r o .;— Pues claro qué sí, pequeño, ijiás tardado en dar-
más blanda! que la. carne de un niño!... Y además, 110 sé lo :' 'te cuenta!... ' , . , ! . , ;
que me pasa... Estoy titilando de fiebre... Miren mis ho­ E l C e r d o .1-- -Venga, ya puedes ir rezando,jha llegado tú hoía.
jas... He debido de coger frío esta mañana, al amanecer..; - Pero no escondas a la pequeña... Quieto regalarme la vis­
El;: R o b l e (ettallando de indignación),— llenéis miedo del ta... Me la comeré a ella primero...
Hombre!... ¡Incluso estos niñitos aislados y desarmados os T y i .i vi......¿Qué os he hecho yo?.. ■
inspiran ese terror misterioso que siempre hizo de nosotros E l C o r d e r o .— N ada dé nada, pequeño... A pesar de mi her
los esclavos que somos!,;: ¡Pues no! ¡Ya basta!... Pues lo que ■ manifo, mis dos hermanas, mis tres tíos, mi tía, mi abuelo
estamos en está situación, y ya que el momento fes único, y mi abuela... Espera, espera, ya verás rilando estés por los
iiré yo solo; viejo, tullido, tembloroso, y ciego, contra el suelos como yo también tengo, dientes.;.
heredero de!nuestros enemigos!... ¿Dónde está?... ; E l B u r r o .— iY como yó tengo pezuñas!.;..
E l C a b a llo (piafando feróZmente).~AV&ü a ver, vais .ver!...
■ . (Se acercó a lientas, con su bastón, hacia T y l t y l ,) ■ ¿Preferís que lo. destroce a dentelladas o que lo abata a
:coces?... (Se adelanta■arrogantemente hacia T y l t y l, que le
T vp yi (*orando su cuchillo del bolsillo).—"¿Es. á mí a quien pre­ hace frente levantando su cuchillo. De repente, el C a b a l l o ,
tende atacar este viejo con su bastón?.;.: ■/ presa del pánico, dala, vuelta, y huye, a todo correr) ¡A h! ¡Eso

[,2 5°]
no vale!.., ¡No es justo!... ¡No hay derecho!..,;iSe está de­ T y it y l (ago tado¿ - 7 iNo puedo más!... El Ciprés me ha ciado
fendiendo!... : " i. .ó. : \ ’ . un porrazo en la cabeza.;. ■ .
E l G ^ llo (sinpoder ocultar su admiración).— Tiene agallas este EL;PER.RC),-^-¡Ay!. ¡Un rgolpe del Sauce L.. ¡Me lia rolo la
pequeño... pata!.... . ; .
E l C e r d o (al O s o j :¿í/Lobo).— Abalancémonos todos a la T y it y l .— ¡Vuelven a la carga! ¡Todos a la vez!,.. ¡Ahora es el
vez... Yo os lo sujetaré por detrás...-Lo derribaremos y nos I uSkj !... ' -v-í-.
repartiremos Ja niña cuando esté en el suelo... E L :P E R B Q . - - IEsp era, y o le: daré p r i m e r o ! ; ; ■■ ■■
: .ov
E l L o b o .— D istraedlos p o r aq u í.,..y o voy a atacarlos por E l-L o b o .— ¡Imbécil!..; ¡Nuestro propio 1 hermano!... ¡Sus pa-
d etrás..; ; > '■•■'dres ahogaron a tris hijos!... ;
El. P erro .--¡H iciero n bien !,..1 ¡Mejor!..'. ¡Fue porque se pare­
cían a ti!... - v ; f '1 .■
(Da vueltas en tomo a T y l t y l , atacándolo por detrásy derri:
..To d o s los Arbo les y 'io d o s los aním ales ..... ¡Renega­
- bándolo a medias,)- „¡; v -
do!..., ¡Idiota!... ¡Traidor!.'¡Villano! ¡Estúpido!.'..- ¡judas!...
¡Déjalo! ¡Es la muerte! ¡Ven con nosotros!;..
Tyutyi.,—"¡Traidor!... (S? incorpora sobre una rod.ülá,;blandiendo E l P-ERRO (embriagado de ardor y de cdniegacián):::--\N o !
su cuchilloy protegiendo ¡o mejorposible a su hermana, qtte da gri­ ¡No!... ¡Yo solo contra lodos'... ¡N o!:¡No!... ¡Siempre fiel
tos de angustia:-— A l va lo casi derribado, tocios los A m m ales y a los dioses!, ¡a ios mejores!, ¡a los mas grandes!... ¡.i
los ÁRBOLES' se acercan e intentan golpearle)'Se. hace ¿le noche sú­ ■ ■T y l t y l .) ¡Cuidado: con el Oso!... Vigila al Toro;.. Voy a
bitamente. .T y l í y l pide ayuda desesperadamente.) ¡Socorro! sallarle al cuello... iAy!... ¡Qué patada!... El Burro me ha
,iSocorro!... iljylo! ¡Tylo!.., ¿Dónde.está la Gata?... iTyío.L. roto los dientes... v - . . .v. ;v ¡ . ; r .
¡Tylette! ¡Tylette!... jVeni<d!.;¡Venid!..'.' ¡ ': V . ; T y lt y l .-^-iNó puedo más, Tylo!... ¡Ay!... Qué goipa/.o deS
La G a ta (.hipócritamente; apartada),— Yo n o puedo..'. Acabo de Olmo..'.' Mira, me está sangrando la rnaho... Ha sido el
torcerme una;pata...: : í' . V; Lobo 0 el Cerdo,.-. ■< ¡ ’ ' 5■ ' '
TY LTYL (parando los golpes y defendiéndose lo mejor que. puede).— E l P e r r o .— Espera, mi pequeño dios... Déjame darte un
¡Socorro!.„ ¡Tylo! ¡Tylo!.... ¡No puedo más!... ¡Son demasia­ ;' beso; Un buen lametazo... Te vendrá bien.:.. Quédate detrás
dos!... ¡El Osó!, ¡el Cerdo!, ¡el Lobo!, ¡el Biirro!,.¡eT Pino!;, de mí...: Ya no se:.atreven: a acercarse... ¡Vaya, sí!... ¡Otra vez
¡el Líayá!... ¡Tylo! iTylo! ¡Tylo!... ' . vuelven!... ¡Ah! ¡Éste golpe es grave!.,.dAguantemos!,,.
T y lty i, (dejándose caer en el suelo),- - No, es imposible..;:
(Arrastrando sus ataduras rotas, eí P e r r o salta por detrás^ E l P e r r o .— ¡Ya vienen! ¡Ló oigo, lo huelo!.;..-
-del tro7ico del Rcjbi.i-. >' empujando a Ákisoi e s jf Anima- T y l íy l ;:—-¿Quién?— ¿Quién?.1.. vv .o.v , ; .
■ l e s , se lanza delante de Tyi.í y ' í . lo defiende con rabia.) . Et/PERRO.-riAllí! ¡Allí!... ¡Es la Luz!,.; ¡Nos ha encontrado!...
; iEstamos1salvados,* mi pequeño reyl.v. ¡Un abrazo!... ¡Esta­
E l P e r r o (repartiendo enormes mordiscosf-r-iY^.- está! ¡Ya está! mos salvados!... ¡Mira!... ¡Ya no se atreven!... ¡Se están-ale­
¡Mi pequeño dios!...; ¡No tengas miedo!.j Vamos'h.i-.¡Téttgó jando!... ¡Tienen miedo!... - :í.v:
■ buenas dentelladas!.;. ¡Toma, Oso, en tu gordo trasero!.,. T y o y l — ¡IlaTúz!,,.' ¡LaT.uz!.^ ¡Venga aquí!;.; ¡Dése prisab.
; ¿Quién más quiere?... ¡Toma, Cerdo, y este para el Caballo, ¡Se han rebelado!..; ¡Están todos en contra de nosotros!...
y para el rabo jdei Toro! ¡Ya está!- ¡He destrozado el calzón
; -del Haya.y las|enaguas del Roble!... iEl Pino se larga!... Da . ; v.: (Entra /« L u z ; íím edida que avanza, se levanta Ui A u r o r a
igual... ¡Qué calor!..v ■ sobre el bosque, ,¡ue se ilumina.) - - 1

[252]
La Luz,— ¿Q u é -pasa?... ¿Qué ocurre?... Pero, ¡desgraciado! E l P e r r o (a la G a ta , entré dientes).—{Tú, yaj sabes, tengo unas
¿Es que no sabías que...? ¡Gira el Diamante! Regresarán palabritas que decirte,,. ¡M ás te vale que rio quieras oírlas!.;.
, al Silencio'y a la Oscuridad; y tú ya no verás sus sentí1 L a G a t a (quejumbrosamente, a M y ty l).— Kjíadrecita, m e está
míenlos... insultando... Quiere hacerm e dañó... i
M y t yl (¿í/P er ro ).— ¿Q uieres dejarla en paz, ¡animal estúpido?.;.
(T y u y l gira el DIAMANTE.— Inmediatamente, las almas | ’ :
de toáoslos Á rb o le s se precipitan a sus-troncos, que vuelven (Salen todos.) i
acerrarse.— Las almas de ¡os A n im a le s desaparecen ignáb
mente; d lo lejos se ve pacer serenamente a una Vac :a ;)■a un TELÓ N
C o r d e r o .— ¿'/ B o sq u e vuelve a ser mócente. Éxtrañá-
do, Tyi:Í'YL mira a su alrededor.)

T ylty L í—;¿Donde están?... ¿Qué les,pasaba?.., ¿Es que esta­


ban todos locos?.. . ;■/ : .' . : .
L a L u z .—--Ciato que fio, son siempre así; pero no se sabe por­
que tío se ve... Ya te lo había dicho: es peligroso desperar­
los si yo no estoy.,; -r..,:; -.'Y- ! - - . .
T y l t y l (¡impidndo.su cuchillo).-—Es lo,mismo: si no.hubiera
sido por el Peno y si no.hubiera tenido mi cuchillo.':. ¡Nun­
ca habría pensado que fuesen tan mulos!...
L a L u z .— Ya ves que el Hombre está solo en el mundo con-
:. tra io d o s.!."" — _____ 1
E l T é r r o :— ¿Je han hecho mucho daño, mi pequeño
■'d¡OS? ; ;í: - ' - ■ .
T y l t y l — -Nadá grave... E n cuanto a Mvtyl, ni la han toca-
. do... Pero tú, ?ni buen Tylo... Estás sangrando por la boca y
¿tienes !a pata rota?... . • , ' •-
E l Pr.Rno. N o merece la pena hablar de.ello... Mañana ya
no tendré nada... ¡Petó la cosa ha sido grave!... -
L a G a t a (salieitdo cojeando de los. arbustos),-—iVa ya que sí!...
El Buey me ha dado una cornada éii la barriga... Ya no se
nota pero me duele, mucho..: Y el Roble me-ha-roto la
pata,.;. , o .,;j
E l P e r r o . — ¿Ají, sí? Me gustaría saber qué pata, ■■ . :
M ytyl (aam áándo a la Gáta).— Miv.pobre, Tyíette, ¿de ver­
dad?... ¿D ónde estabas?:'.--: N o t? he visto...
L a G a ta (lnpóaitameiite).-~M^.(ÍKciU, m e hirieron enseguida
al atacar al malvado Cerdo, que quería comerte....-.Entonces
el Roble me dio un porrazo qué me,..dejó aturdida...
E l F u e g o ^/rimando).— ¡Yo no tengo miedo!,.;:Estoy acos­
tumbrado 1a quemarlos... Antiguamente, los quemaba a Lo­
dos; era mucho más'divertido que'ahora.;. - ,
T y i t y l .— ¿Y por quéTylo, también está temblando?... ¿Tam­
bién tiene miedo?... ■ ■
E l P erro (castañeteando íoí dimíes).—-¿Yo?... i Yo no tiemblo!... Yo
nunca tengo miedo; pero si di te Hieras, yo también me iría...
T y l t y l .— ¿Y la Gata no dice nada?, ■ " :
L a G ata (misteriosa).— Yo sé lo que es..; í
á c to cuarto T yltyi . (a la Luz).-^¿Tú-yendrás con nosotros?...
L a L u z .:— N o, es m ejor que m e'quede a la puerta del cem en­
terio con" las:Cosas y los Animales... 'Todavía n o es el m o­
: ■ Se x t o cuadro m ento... La Luz aún no puede penetrar en casa de los
! Delante del telón 'm u ertos... Voy; a dejarte solo con M ytyl..;:
T ylt yl .— ¿Y Tylo no puede quedarse con nosotros?...
(Entran T y i t y l , M y t y l , /¿-/ L u z, ¿ / 'P e r r o ,. la G a ta , el E l P e r r o .---Sí, sí, yo me quedo, rne quedo aquí.,. ¡Quiero
P an , el F u e g o , e/Azúc a r * el A g u a jí la L e c h e .) quedarme con mi pequeño dios!
L a L u z .— -Es imposible..1. La orden del. Hada es tajante; ade­
L a Lu z ,— Lie' recibido una nota del Hacia Béryhme informándo­ más, no hay nada que temer...
me de que el Pájaro Azul se encuentra probablemente aquí... E l P e r r o .— Bueno, -quéle vamos a hacer... Si son malos, pe­
‘T y l t y l .— ¿D ónde? queño dios, sólo-tienes que hacer así (silba);-y ya verás...
;La Luz.—-Aquí] en el cementerio que está detrás de este Será como en el bosque: ¡Guau! ¡Guau! ¡Guau!...
muro... Parece que uno de los muertos de este cementerio La Luz,,—-Venga, adiós, pequeños... No estaré muy lejos...
lo esconde en!su tumba... Sólo falta saber cuál... Habrá que (Besa a los niños.) Quienes me quieren y a quienes quiero
pasarles revístL.. . ' siem pre me en con trarárTTT/í las C OS ASy] a ¿mAním a le s .")
T y l t y l .— ¿Revista?... ¿Y cómo?,.. \ Vosotros'... por aquí. " r
L a L u z .— Es muy sencillo: a medianoche, para no molestar­
los demasiado, girarás el Diamante. Se les verá salir de la (Sale con las C osas y los A, ¡i; i.-.l i-s. Los ¡unos se quedan
tierra; o si río,! se podrá ver en el fondo de sus tumbas a los solos en medio del escenario. El telón se abre para descubrir el
que no salgan... séptimo cuadro.)
T y l t y l .— ¿Y no|se enfadarán?
L a L u z .— En absoluto, nisiquiera se darán cuenta... No les
gusta que los importunen, pero como de todas maneras tie­ Séptimo c u a d r o
nen costumbre de salir a medianoche, no les molestará... E l cementerio .
T y l t y l .— ¿Por qjué el Pan, el Azúcar y la Leche están tan pá­
lidos y tan callados?... (Es de noche, Claro de luna. Un cementerio en el campo. Nu­
L a L e c h e (tambaleándose),— Creo que me voy a cortar... merosas tambas, túmidosfunerarios' de hierba, cruces de m a­
L a L u z (en voz Baja, a T y i t y l ).-—N o les hagas'caso... Tienen dera, lápidas mortuorias, etc. T y lty l jy :V1 y ivi están de pie
m iedo de los m uertos... cerca de un cipo.) "‘• ~c

; M [2-57]
Mv'rYL.—TIfengo m ie d o !: ^ ¡ ; ; ^ (Silencio,.)
I vi r vi (hadante intranquilo).-----Yo nunca tengo miedo.-.., - :
M y ty l.— Di, ¿los muertos son m alos?;.. :- M y :lyl .:— -¿Cuándo girarás el Diamante?.;.. i
I.YITYL.---Ctaro que no, ¿rio ves que están m uertos?,.., ; T y l t y l .— Ya sabes que la Luz ha dicho ¡que hay que esperar
M y t y l .— ¿T ú has visto a alguno?... - ■' , ., hasta .medianoche, porque entonces sejlés m olesta m enos...
L y l t y t —-Sí; .una,.'vez, .háce.imuclio -.'.tiempo,. cuando ..yo era M v i-vi. — ¿Y por qué se les m olesta m enbs?...
... m u y j o v e n ... . .. r - ... - T y l l y l .— Porque es la hora-a la que ellosisalen a tom ar el aire.
M y t y l .— ¿Y có m o son? Di... •■>''' .: .’ . ;/ M y t y l — ¿Todavía no es m edianoche?...! . ■
T yltyl ..— Són pálidos, m uy tranquilos y.m úy. fríos, y no ha­ .Ty l t y l .— ¿Ves,la esfera del reloj de la iglesia?...
blan... ' . ■■■: ' M y t y l .— Sí, veo incluso la aguja pequeña...
M y t y l .- t^ Y víimós a ver a alguno?.:.- .; i ; ■ . .-. T y l t y l .—-iPues bien! Van a dar las doce:de J.a noche... ¡Aho-
■J'ylt yl .-—fClaro, si í.;i Luz lo ha prom etido. . ra! ¡E xactam ente!... ¿Lo oyes?:.. ; . ¡ ¡
M y t y l . - —-¿V d ó n d e e s tá n lo s m u e r t o s ? ... ; r, ■ ;
I y lt y l .... -Aquí,
debajo dej césped, p,bajo estás enormes pie­ (Se oyen las doce campanadas. de medianoche.)
dras... y v:.. , v- '
M ytyl ,,-—¿ Y éstán aquí todo: el año?... j' ■ ; v -.." - M y t y l .— iQuiero irm e!... ■ ¡ '
TVÍ I Y1 Sí. . V ", TYLrYL::—A hora no es el m om ento... Voy ja girar el Diamante...
M y ty l (señalando ¡as lápidas}---¿S oíi las puertas;de'sus casas?;.. M y t y l .— ¡N o, no!... iN o lo hagas!... ¡Q uiero irm e!... ¡Tengo
T y l t y l .— Sí. tanto m iedo...! ¡Tengo un m iedo atroz, herm ánito!:..
M y t y l . —¿ Y salen cuando hace buen día?:!. T y l t y l .— Pero si no hay peligro... ; ;
T y lty l.--S c > 1o pueden salir por.la noclie¿. M ytyl /,— íNo, quiero, ver. a los m uerto|L. ¡No quiero ver­
M y 'J'YI..— ¿ P o rq u é ? .-. Y los!:..;: : |..:
T y l t y l .— Porque están en cam isón,.; : T y l t y l .— Bueno, pues no los veas, cierra los ojos...
Mv.i v i . ¿Y salen también cuando llueve?... M 'y ty l (agarrándose a la ropa de T y l ty l). j™¡Tyltyl, yo no pue-
J ylt y l .:— C uándo llueve' se quedan .en.su casa.,.-. ■¡ ■ . .do!... ¡No* es imposible!;.- ¡Ván a salir ¡de la tierra!... .)
M y t y l ..... Dij ¿es bonita su casa?... T Y 13T L .— :-No tiembles tanto;.: Sólo saldránam m o m en to ;..
I Ylty l .— D icen que es muy estrecha... . M y ty l. ¡Pero si fú tam bién estás tem blando!,.. ¡D eben de
M y t y l —t-íY..tienen niños?.-..;-.,: ,1 - ser e.spnnlosos!... ¡ »
l yltyl,-=—¡Claro Llieiiéft a.todos los que se m ueren... T y l t y l .— Ya es la htíra,,el-tiem po pasa...; ■ v .
M y t y l .— ¿Y de qué viven?...
T y l t y l .— C om en raíces... ;(T y l t y l gira í7 Diamam it.. Un tenorífico minuto de silen­
M y t y l .-—¿Los veremos?... ", cioy de impovüidad; después, lentamente, las cruces se tamba-
I y l t y l . - - C láio, se ve todo, cuando se gira el Diam ante. -: ¡can. los túmidos se abren y las lápidas se levantan.)
M y'T'yi .;.--¿Y qué dirán?..: ^ - --i
I y l t y l - .N o dirán nada, porque no hablan. . M ytyl (pegándose ,-/TY« ' YL). ¡Pstán saliendo! ¡Están aquí!...
M y t y l .— ¿Y por qué no hablan?...
I YiTYi - —Porque ño.tienen n ad aq u é dec ir... (Entonces, de todas las himbas abiertas brota gradualmente
M y i '.y l .:— i V por qué no tienen nada que decir?.... ■ .Y . úna[florescencia, primero débdy tímida, como un vapor de
I yltyl .— M e estás aburriendo... \ -. . .: agua, y después blanca y virginal, cada vez más frondosa,

[258]
alta, abundante y maravillosa. Poco a poco, irresistiblemente, ■■más desagradables, fueron expulsados del jardín hace algún
va invadiendo todas las cosas, transformando el cementerio en v tiempo y buscaron 'refugio en casa de las’Desgracias. Por-
una especie dejardín mágicoy nupcial, sobre el quttio tardan .que no hay que olvidarque las Desgracias viven en un an­
"InW tifloípnm éros rayos deíM iX T in w íoú ^ tro contiguo que se comunica, con el jardín, de las Alegrías
las hojas, las abejas zum­ y que sólo está separado por una especie de vapor o de cor­
ban , los pájaros se despiertan e inundan el espacio con el entu­ tina sutil que el viento que sopla desde lo ylto de la justicia
siasmo de susprimeros himnos al soly a la vida: Estupefactos, o desde el fondo de la Eternidad levanta cada dos por tres...
maravillados, T y l t y l ? M y t y l se cogen déla mano,y cami­ Ahora, hay que organizarse y tomar ciertas precauciones.
nan algunos pasos entre las flores, buscando la huella de las En general, los Placeres son muy buenos: sin embargo, hay
\tHmbas.MYTYl., buscando entre la hierba.) algunos que son más peligrosos y más perversos que las ¡
¡nnaTHormines Desgracias... ' ; - '■■■-~~T
¿D ónde están los m uertos?... ' ■ ' . ELT?ÁN.l-i---¡Tengo unaTdeáTSi son pérfidos y peligrosos, ¿no
T y l t y l (buscando también),— H o lwy m uertos21... ./ sería mejor que nosotros esperásemos en la puerta para po-
: der ayudar a los niños en' cas.o de que estuvieran obligados
: TELÓ N a luiii?... . i;.
H¡. 1’lhb.í). ÍIX: eso nada!... ¡En. absoluto!... ¡Yo . quiero
acompañar a mi pequeño dios a todos los; sitios!... ¡Que se
OciÁYH ) CUADRO -• queden en la puerta los.que tengan miedo!... No necesita-
Delante ]d el telón, que representa herniosas nubes ■ . . naos (mirando al Pan), a cobardes (mirando a la-.Gata) ni a
- traidores... : -
(Entran T y lty l, IvIytyi , la l.uz, el P¡üu« ), la G a ta ; el E l F u e g o , — -iPues yo voy!... íParece que es,divertido!... Allí
PaNj el PuJegOj el A z ú ca r, el A g u a jí U L ech e.) i están siempre bailando;.^ ■■
E l PAN:— ¿Y.tarnbién se com e?....,
L a Luz.--^Creo 4 ue es^ vez ya tenemos al Pájaro Azul. Se me Et. A g u a, (gimiendo)—--,ÍNtinca he,conocido:.el más mínimo
habría tenido jque'ocurrir desde el primer momento.:. Has­ placer!... iQ 13ie.ro tener por fin alguno!... .
ta esta mañana, recuperando fuerzas:en la aurora, no me ha La Luz.— i Callaos! : Nadie está preguntando vuestra , opi­
: venido ia idea, como si fuera un rayo del cielo... Estamos nión... Esto es lo que he decidido: el Perro;, ei Pan y e! A.zúr
en la entradá de los jardines encantados donde se encuen­ ■car acompañarán a los niños. El Agua no entrará, porque
tran reunidos,! bajo la custodia del Destino, tocias ias Ale :.es demasiado fría, ni el Fuego porque es demasiado turbu­
grías, y todos los Placeres de los Hombres... lento. Aconsejo vivamente a la Leche que se. quede en Ja
T yltyl .—-¿Hay ímichos? ¿Tendremos alguno?'¿Son peque­ puerta, porque es demasiado impresionable; en cuanto a la
ños? ■ . ....... ■ ■ . Gata, que haga lo que;quiera,.,.
L a L u z — L os hay peqrieños y grandes, .toscos y delicados, E l F e r r ó .--¡E lla tiene miedo!... '.. r ’
m uy herm osos y otros que son m enos agradables... Pero los La lG ata,-—Iré. a saludar de paso; a. algunas-Desgracias,, viejas
- amigas mías que viven al lado de jos Placeres,.’. , ;..
T yltyl .---¿Y tú, Luz, no vienes?... . .
21 N o se trata splojde la desaparición de los muertos com o seres que provo­
can rniedo y repugnancia. Se trata también de negar la muerte misma. Se per- La Luz.— Yo no puedo entrar así en casa de los Placeres; la
Tila ya aquí la idea'de una LHiidad'cósmica; cádá vez más presenté en el pen­ :m ayoríajiq me;soporta.,. Pero,.aquí tengo.el velo tupido
samiento del autor, donde vida y niúerté se confundenen un conúnuwn. con el que. me cubro. cuaiulo visiío a la gente feliz...: (Des-:

[260]
pliega un largo velo con e l que se cubre'cuidadosámente,) Tengo T y ít y l ..... ¿Quiénes son ésos señores tan gdrdos que se divier­
que procurar' que ningún rayo ele ini alma los asuste, por- ten y que comen esas cosas tan buenas?! '
■ que hay m uchos Placeres que tienen m iedo y que no son La i . i ...Son los Placeres1más grandes de la Tierra,, los que
felices..; Así; de esta m anera, no tendrán nada que tem er ñi se'pueden ver a 'simple vista. Es posible, ¡aunque poco pro-
los m enos Hermosos ni los más toscos...- , , .o, babléj que el Pájaro Azul se haya perdido entre ellos. Por
eso, no gires todavía el Diamante.; Vamoís a explorar prime­
(El. telón ‘se levanta para descubrir el noveno cuadro, ) ;y':'- ro esta parte de la sala, por si acaso, ■ i
TYLTYL.-f^éPodémos acercamos? r
L a .Luz.- Por supüesto. No son malos, aúnque muy vulgares
; .N o v e n o cuadro -: ‘ y liabitualnrente bastante maleducados.:
111 jardín de los placeres12 M ytyl :—-iQUé pasteles tan buenos tienen L.
E l P e r r o .—i Y caza! iY .salchichas!; iY piernas de cordero e
A l levantar él telón,rsé descubre, 'insta desde los primeros planos del hígado de te r n e r a i (Afirmando con autoridad.) Nada es me-
jardín, una especie de salaform ada por altas columna? de marmol -■ jor, ni más'bueno ni vale más que el hígado cíe ternera!...
entre las que, ocultando elfondo, cuelgan pesados, tapices sostenidos Kt. Pa n ..... ¡Excepto los panes de ciiatro libras amasados con
por cordajes de, oro. Arquitectura que: recuerda a los momentos más fina liatina de trigo! ¡Son admirables!.L ¡Qué hermosos
sensnales y suntuosos delRenacimiento vénecíano oflamenco (Vero- ■son!... ¡Son íiiás grandes que yo!... 1
ñéfdlViJBens), Guirnaldas, cuernos de la abundancia, espirales, ja - E l AzúGAR.“--Perdóii, perdón, mil perdones:;. Permítanme, per­
Irdñe^’lstdruas y abundantes ornamentos dorados por todas par­ mítanme.;. Yo no qüerría ofender a nadie; pero no olviden los
tes,— En el medio, una mágica- mesa maciza de jaspe y plata dora Dulces, que son la gloria de ésta mesa y! cuyo resplandor y
da, atestada de candelabros, de cristalerta, de vajilla de plata y oro, y : magnificencia sobrepasan, y perdonen la! expresión, todo lo
llena defabulosos manjares. — Alrededor de la mesa, comen, beben, ■que hay en está sala y puede que en ningún otro lugar...
pitan, cantan, se agitan, se revuelcan o se duermen entre las bánde-' T y liy l.—~~iQué aspecto tari contento y feliz tienen!... ¡Gritan,
ja s de caza, las frutas milagrosas, los agtiumanilesy las ánforas vol­ ríen, cantan!... Creo que nos han visto..]
cadas, los Pl.AOfiRRS MÁS GRANO RS DR. IA T i ERRA. Son enor­ • ti
mes, increMemcn te gordos y rubicundos, cubiertos de terciopelo y d.e (Efectivamente, una docena de los más ¡G ra n d e s P la c e ­
brocados, con cofonds dé oro,perlas y pedrerías. Bellas esclavas traen ras se: han levantado de la mesa y se .acercan penosamente,
sm cesar bandejas engalanadas y espumosos brebajes, — Música 'sujetándose la baniga, hacia el grupo cielos niños:)
vulgar, jocosa y bárbara., en la que predominan los metales.-^á- Una
luzpesaday roja baña la escena. -Y1 v ':i y .-.■•rr,- La buz.....No temas, son muy hospitalarios,;. Probablemente
van a invitarte a comer... No aceptes, nó aceptes nada, no
(TyuiYL, M y ty l, el P e r r o * "eí P an y iel A z ú c a r , .bastan­ i : vaya a ser qúe olvides'tu misión.,, . ■ r v
tes intimidados alprincipio, se apretujan-,'a la derecha, en pri­ TyLTO;.^-éCómo? ¿Ni siqüiéra1 u n ; pastelíto? ¡Tienen pinta
mer plano, alrededor de la. Luz. La G a ta , sin-decir dada, se de estar tan buenóSj :tán frescos,: tan bien espolvoreados
dirige hacia elfondopiguálmchte a la derecha, levanta una ■ -con azúcar, tan adornados co.ii'frutas confitadas y tan Ue-
cortina oscura y desaparece,) ' ^ t'o«de (tenia!... ■ -'YO-íY. ,Y. - ¡ ' ■
La Luz .-— Son peligrosos y romperían tu. voluntad. Hay que
22 Este jardín contrasta cotí otras representaciones dé la iíioiiograOa leíigió- saber sacrificar ciertas cosas al deber que hay que cumplir.
ía que Míteterimcfc cdncicicCssgüramenl-e durante sis infancia: ■Y ' ‘ ' Recházalo cortésmente, pero con firmeza. Aquí están,., :

b 6 i) Í^ 3 Í
E l P l a c e r - m á s .- .g r a n d e (tendiéndole la memo ¿í T y l t y l ) .— jn o s mucha prisa, buscamos al Pájaro Azul. ¿Usted 110 sa­
¡Buenos días, Tyltyl!...; -. bría, por casualidad, dónde se esconde?:. f:
T y l t y l (asombrado).— ¿Es que.me conoce?... ¿Quién es. usted? E l - g r a n P la c e r .—;¿El Pájaro Azul?.;.'Espere... Sí, sí, me
E l g r a n P l a c e r . ---.Soy el más'grande de. los Placeres, el Pía , acuerdo... Me hablaron de él hace tiempo,.j Creo que es un
cer-de-ser-rico, y cu nombre de mis hermanos, vengoTffO- pájaro que no es comestible. En todo caso, nunca ira apa­
'garíes, a usted y ;su familia, que-nos concedan el honor, de recido, en nuestra mesa... Es tanto:como decirle que no se
acompañarnos en nuestra comida sin fin. Disfrutarán .de. lo . le tiene en. demasiada'estima... pero no 4e complique la
mejor que hay entre los verdaderos y grandes Placeres dé vida; tenemos otras, muchas cosas mejores;,. Unanse a,no­
esta Tierra. Permítanme, que les. presente a los principales. sotros y verán todo lo que hacemos,;.
Éste es mi yerno, el Placer-de~ser-propietano, que tiene la T y l t y l .-—¿Y qué es lo que hacen?
barriga en forma de pera. Éste'es e! Placer de la vanidad-sa­ E l gran P l a c e r ,-—Pues nos ocupamos sin cesar de no hacer
tis lecha, cuyo rostro está graciosamente hinchado, (id Pi a- nada... No tenemos ni un minuto, de descanso... Hay que
c ER- d e -l a-v an id a d -s á ti s FE CHA saluda con aire protector,) beber,, hay-que. comer y hay que dormir. Es una ocupación
Éstos son el Placer-de-beber-cuando-ya-no.-se:tiene-’sed y. el extremadamente absorbente...
Placerde-comer;Cuando-ya-no-se-tiene-hambre,: que tiene T y i t y l — ¿Y es divertido?
■las piernas en forma de macarrones, (Saludan tambaleándo­ E l g r a n . P l a c e r Claro que sí... Es necesario, no hay otra
se.) Esos son el, Placer-de-no-sabérnada, que está sordo cosa mejor en esta Tierra...
■;como una tapia, y el Píacer-de-no-compreirder-nada, qué La Luz.— ¿Usted.cree..,? , , -
:está ciego comoi.un. topo. Éstos son el Placer-de-nodracer- Ei, g r a n P l a c e r . (.señalando con el dedo a la Luz, a T y l t y l , en
nada. y el Placer-de-dormir-más-dedo-necesai'io, que tienen voz baja)---IQ uxtn es esa joven tan maleducada?..,
37 of 56

las manos de miga de pan y los ojos de jalea de melocotón.


Y finalmente, éste es la Risa-1.oca, que tiene la 1¡oca de ore­ (Durante la. conversación precedente, tina lUfisa de G ran d es
ja a oreja y al qué nadie puede resistirse... ; ■■ . . P l a c e r e s <k segunda categoría se ha ocupado del P e r r o , del
A z ú c a r y del P a n , y los ha arrastrado a la orgía, I v ¡:i v¡ se
(La R isa L o c a saluda retorciéndose.) fija de repente en estos últimos, que, sentados a la mesa con ellos
fraternahnenle, comen, beben, y se agitan alocadamente.)
T y lty l (señalando con el dedo a un G r a n P l a c e r que se mantie­
ne un poco aparte.). - ¿Y ése que nos. da la espalda y. que no T y l t y l .—rilvíire, Luz!... ¡Están.sentados a la mesa!...^
■se atreve a acercarse?... L a LtJZ.-^—¡Llámalos! ¡Si no, esto acabará ma)!;.. .
E l g r a n P l a c e r — No insista, está un poco.molesto.y no es T yt.t y l .~-,-¡Tylo!.-„, ¡Tylo!... Aquí... ¿Me estás oyendo? ¿Quie­
presentable a niños... (Cogiendo las manos de T y lty l.,). ¡Pero res, venir aquí enseguida?... Y vosotros, el Azúcar y el Pan,
vengan! Volvemos a empezar el festín..,,.Es la duodécima ¿quién os ha.dado permiso para dejarme?— ¿Qué hacéis
vez desde el amanecer. ;Sólo faltaban ustedes... ¿Oyen a to­ , ahí sin autorización?.,.
dos los comensales que| les reclaman.a grandes gritos?... No E l P a n (con la boca,llm a).---iN o podrías hablarnos más cortés-
puedo presentársplos a todos, son demasiados... (Ofreciendo-, . mente?,...
le el brazo a los dos 'niños.) Permítanme que les conduzca a los Tyi i y 1 . . ¿Que? ¿Es el Pan el que se permite el hijo.de tutear-
dos asientos de lionor..., . me?... .¡Pero qué. te has creído! ¡Y tú, Tylo!.... ¿Es así como
T y u y l . Se lo agradezco mucho, señor Gran Placer,„ Lo : sé obedece? ¡Venga, ven aquí, de rodillas, de rodillas!... ¡En
siento mucho..., Pero río puedo en este momento... Tene- un santiamén!...; ■í;

[264]
E l P e r r o (á medid voz, desde elfina! de la mesa). Yo, cuando ■: ■ p r e n d e r - n a d a perthanece totalmente en calma, mientras
estoy com iendo, no estoy para nadie y nó oigo nndn... que sus colegas sé agitan desesperadamente, intentan Imir, es-
E l A z ú c a r , (melósámente),----Discúlpenos, no "podríam os ■ ionderse en rincones oscuros. Pero y a rio hay sombras en el
abandonar así a estos anfitriones tan amables sin ofen­ jardín maravilloso. A sí pues, la mayoría decide, fr a n q u e a r ,
derlos.. C- ■V■/" ■ . :■ como último recurso, el. amenazador télón que, a la derecha,
E l g ra n P l a c e r .— ¡Ya lo ven!.;. ¡Les están datido ejemplo!... eñ un rincón, cierra, la bóveda de la caverna de las D esg ra -
^ Vengan', les estamos esperando.:. No admitimos un no por s "cía s: Cada vez que uno de ellos, en medio del pánico, ¡le-
respuesta.’.. Les obligárémos suavemente... iVenga, Grandes ■ vanta un lado del telón, se oye salir de lo mas profundo del
Placeres, ayudadme!...- ¡Empujémosles a la fuerza a la mesa, antro uña tempestad- de injurias, imprecaciones y maldicio­
para que sean felices a su pesar!..v : ■ . ;■ nes. En cuanto ¿// P e r r o , a¡ P an y al A z ú c a r , con las
■ orejas gachas, se reúnen con el guipo de los niños, y, muy
{ lodos los G r a n d e s P la c e re s ," brincando con grifos de avergonzados, se esconden detrás de ellos.) ■'
■ 'alegría, arrastran a los niños, que se resisten, mieiitras qué la
Risa-I.OCA agarra 7Úgorosámente a la Luz por la cintura.) T y lfy l (viendo huir a los G ra n d e s P lacieres).— ¡Qué feos
- son!... ¿Adonde van?... :
L a L u z .1—iGiraiel Diam ante, ahora es el m o m en to !..: La Luz.— Creo que han perdido la: cabeza... Van a refugiarse
en casa de las Desgracias y mucho me'temo que ios reten­
( ! YI.XYL h a c e lo que la L u z ordena, Inmediatamente ¡a es­ gan allí definitivamente... i
cena se ilumina, con uña. claridad inefablemen té pura:;- divi­ T y l t y l (mirando a su alrededor; maravilladoJ.— ¡Oh! ¡Qué jar­
namente rbsada, arm oniosay ligera. Los pesados ornamen­ dín tan Hermoso!... ¿Dónde estamos? ;
tos del primer plano, las espesas colgaduras rojas se caen y L a L ux . No hemos cambiado de lugar; ;es tu manera de mi­
■desaparecen, desvelando un fabuloso y dulce, jardín de sose­ rar lo que ha cambiado...-AHoraT é m o jla m co-
gada y serena paz, úna. especie dé palacio de verdor, con ar­ ■ sas;-y poHremoTyirH aliñirH^Ias Placeres que^sopoitaiTIa
moniosas perspectivas, donde la m agniftcenciádel folhije, claridad del Diamante. :
poderoso y luminoso, exuberante.y sin embargo disciplina­ T y l t y l .—-iQué bonito es!... ¡Qué buen tiempo hace!... Pare-
do, dondeda embtiaguez virginal de las flores y la alegría ce que estamos en pleno verano.:. ¡Anda! Parece que: se
fresca de las aguas que corren, chorrean y brotan de. todas acerca alguien y que van a ocuparse de nosotros...
parles, parecen llevar hasta los confines del horizonte lá idea-
misma defehcidad:. L a mesa de la orgía se derrumba sin de­ (Efectivamente, los jardines empiezan a poblarse de form as
ja r huella; con el luminoso soplo que invade la escena, el ter­ angelicales que parecen salir de un largó sueño, resbalando ar
ciopelo, ¡os brocados, ¡as.coronas dé los G r a n d e s P l a c e - ’: moniosameute entre los árboles. Están V estidas con ropas lu-j
■■ r e s , se alzan, se desgarran y caen, al mismo tiempo que las mino cas, de sutiles y suaves matices: despertar de rosa, sonri­
jocosas máscaras, a los pies de los aturdidos comensales, És- sa de agua, a n d aurora, rocío de ámbar, etc.) .
■'■■■■'■ tos se. deshinchan a la vista, como'vejigas reaventadas, sumi­
rá n entre >/, pestañean ante los desconocidos rayos que les L a Luz. - Aquí se acercan algunos Placeres amables y cu l io
hieren, y al verse taly como son en realidad, es deárprepug- sos que. podrán informarnos.;, c :
■ nantes, desmMsiJopslyÚm'entabUsi'empjezuWa.deé-gritos T yltyi :.....¿Los co n o ce 1;?:.. l
■ Wvergu&iza yl& éspanfofefrire se destacan clara­ La Luz. Sí. I<'<; conozco a todos, vengn a menudo a su casa,
mente los a’c ¡a R i s a ; L o c a , Sólo e l P l a c e r - d é :n o - o o i v L sin que lo sepan... ■ ■
T yi;í t l ;— ¡C uántos: hay!UCuántos hay!... ¡Salen de todas (Otra pandilla de Vi.ACEiiES, un poco nueyeres que los ante­
partea!... . riores, se precipitan en el jardín, y cantan a voz en grito;
L a L u z Antiguamente: había muchos más. Los Grandes . «/Aquí están, aquí están! ¡Pueden vernos!,.> Bailan alrede­
Placeres les han perjudicado mucho. dor de los niños una alegre farándula, y a su fin , el que parece
T y l t y l —-Da-igual,!quedan m uchos... ser eljefe ¿le la pandilla se acerca a Tyltyl tendiéndole la mano.)
La Luz.—^Y verás, muchos más, a medida que la influencia
del Diamante se extienda por los jardines... En la.Tierra hay :E l PLACER.--¡Buenos días, Tyltyl!......
•muchos más Placeres de los q ue se_cree; peíola mayoría cíe T y lty l.— ¡Otro que me conoce!... (S-f la LüZ;) Empiezan a co­
íosTdoñibres nunca los;descubren. nocerme por todas partes... ¿Quién eres tv¡?.,; ■ =• •
TYmnL~—Aquí se acercan algunos pequeños, corram os a su E l P l a c e r .-™ ¿N o me. reconoces?..,'A.puestq a que ao cono-
encuentro..., .. ’’ 1.es a ninguno'de los que.eslán aquí...
L a L u z .— Es inútil; los que nos interesan pasarán por aquí. Í YITYí (bastante turbado)....Pues 110... No sé...'No recuerdo
No tenemos tiempo de: conocer a todos... "' . haberos, visto antes. : ;
E l P l a c e r .-— ¿Oís?... ¡Estaba seguro!... ¡No úos ha visto nun-
(Una p an d illaje pequeños P l a c e r e s , brincando y riendo a. ■>,:-éa!:.. (lodos los otros P l a c e r e s se echan a reít)— ¡Pero, mi pe­
carcajadas, sale delfondo de la vegetación y baila en corro, al­ queño Tyhyl, si no conoces.a nadie más ,que a nosotros!...
rededor délos ñiños,).. , ■¡Estam os siempre alrededor de ti!. '.Y ¡C on iem os,'b eb em os,
nóslle.spet'larn<.)s, respiijíños^y v iv im o stó n tig o !;,. c
T y l t y l .— ¡Qué guapos son!... ¿De dónde vienen? ¿Quiénes perfectam ente; ya sé,'ya me acuerdo.,, PeroQ,
son?... | , m é gustaría saber có m o os llaman.;. ^ :c f.
La Luz.— Son los.placeres de los niños... .' E l -P l a c e r .-—Ya veo que no sabes n a d a .S o y el jete-de los ^
■Ty l t y l .— ¿Se puede hablar con ellos?-. : ■Placeres-de-tu-casa; y todos éstos son-los otros Placeres que ,
L a L u z .— JBs inútil.{C antan, bailan, ríen, pero todavía no. ha­ la habitan;c '■ ■-u.
blan-... I TYLTYL.—^ E n to n ce s, hay Placeres en casa?..;
T ylt y l (revoltoso).—[¡Buenos días, buenos días!... ¡O h ! ¡Aquel
gordito que se riel..; ¡Qué'mofletes tan graciosos, qué vesti­ : (fó¿los los Vi a c e r e s se echan a reír.) ;: ;
dos tan bonitos!... ¿Aquí son. todos ricos?...
L a L u z .— Claro que no, como en todas partes, hay más po­ E l P l a c e r .1—¿Habéis' oído?... ¡Que si hay Placeres en tu
bres que ricos... i " casa!,,; Pero, infeliz, ¡si está llena a rebosar!... Nosotros, reí­
T y l t y l .“—¿Y dónde están los pobres?..,: : mos, cantamos, fabricamos tanta alegría, que se sale de la
La L u z .—-No pueden distinguirse...' La Felicidad de un .niño casa: pero por mucho que hagamos, tú; no ves ni oyes
está siempre revestida de lo más bello que h ay en la Tierra nada... Espero que en el futuro/seas un poco más razona­
y en el cielo. ; ■ . ' i :. ble... Entre tanto, ven a saludar a los más importantes...
T y l t y l (sinpoder contenerse) .— Me gustaría bailar con ellos... ■ Guando regreses a casa, los reconocerás más fácilmente,;,
L a L u z .— Es .absolutamente im posible, no tenemos ,tiem­ Y luego, al final de un agradable día, podrás animados con
po.,, Veo que no tienen el Pájaro Azul,;, Además, ellos una sonrisa,'darles las gracias con una palabra amable, ya
también tienen prisa, ¿lo ves?, ya han pasado de largo.;. que hacen todo lo que pueden para hacerte la vida sencilla
■No tienen-ningún tiempo, que perder, porque la infancia y deliciosa,,. Primero yo, a tu servicio/soy el Placer de en
es muy breve... .' contrarse-bien... No soy el más guapo, pero sí efm áslen o.

[268 ]
¿Me reconocerás?;;;--Este es el Placer-del-aire-puro, que es (Eldiablillo sigue incordiandoa'Xs i Y ! que intenta en vano
■ más o menos .transparente;;.'ÉsleUs ¿r^^ér-deiHiar-a-los- <defenderse,y después, de repente, riéndose a carcajadas desti-
padres,, vestido de gris y siémpre.un poco^tíisíéi'-porqüe no ' parece por las buenas, como' había venido.)
le iuítan lumen... Este es el Placer-del-cielo-a¿ul, que natu­
ralmente va Vestido de azul; y el Plácer-debbosque, que, no TyLtYL.— ¿.Queje pasá?:¿Éstá liñ poco locfo?
menos naturalmente, va vestido de verde, y que volverás a La Luz.-—No lo sé. Parece que tú mismo jeres así cuando rio
ver cada vez que te .asomes a la ventana,.. Y por último, él -.¡eres büeno.. Pero,mientras, habría que preguntar por el Pá­
..Pkcerde!as~hbras; de-sol, de color diamante* y el Plácer-dé- jaro Azul. Puede que el jefe-de los Placeres ele tu casa sepa
,la-primavera, cíe intenso color,esmeralda..; ■ dónde se. entilen Ira... -. •]
T y l x y l ,— ;¿Y vais todos .los días tan guapos?:;. ; , TYLXYL.T-T¿Dónde .está?.;. ' ■ :j..
E l P l a c e r . ---Claro que sí, todos los días es domingo, en todas E l P l a c e r .— IE l .110 sabe dónde se encuentra el Pájaro Azul!...
las casas, cuando sé abre b.ien;los ojos... Y luego.* cuando se
hace de noche; éste es el Placer de ías-puestas-de-sol, más her- (lodos los P l a c e r e s -d e -LA-CASA se eéfran a reír.)
■ moso que todos ;los reyes, del mundo; al que sigue el Placer
de-yer-Iás-éstrellas, dorado, como un. dios antigüen... Luego, T y lx y l (molesto),— Puesno, rio ,1o sé;.. No tiene-gracia...
cuando el tiempo-está: malo, éste es el Plácenle la-lluvia, cu
. I’ie*!o ele perlas, y él Pláccr-del-fuego-de-iíiviemo, c]ue oíiecc a (Nuevas carcajadas) \
las manos heladas su Hermoso, abriga purpura,..-"Y no te ha
. blo dehmejot de todos, porque es casi hermano de las Gran­ E l P l a c e r .— Venga, no te enfades... Además, seamos un
des Alegrías que pronto veléis, el Placer-de-los-pensamientos- poco serios...-. No lo sabe, qué le vamos]a hacer, no es por
- inocentes, el nías puro de todos nosotros... Y luego, éste es.;. eso más ridículo que lá mayoría de los Hombres... Mirad,
. iEs que:,son demasiados!.-.. No acabaríamos nunca, y debo : el .pequeño: Placer-de-correr-descalzo-sobre-el rocío ya Ha
avisar primero a las Grandes Alegrías que están allí ánib.á, al avisado a las Grandes Alegrías, y se acercan a. nosotros.
fondo, cerca de las puertas del cielo, y que todavía rio saben
que habéis llegado... Voy a enviarles at Placer-de-correi-descal- (Efectivamente, unas esbeltas y angelicales figuras, con vesti-
zo-sobre-el-rocío, que es el más ágil.;. (, 11V\ \C!'!’ que acaba de .: dos luminosos, se acercan lentamente.)
mimbrar y que sé. acerca haciendo cabriolas.) iVe!...
T ylxyl ..— ¡Que.bellas, son!....¿Por qué no se ríen?.:. ¿Es que
: (En ese momento, se acerca i7.Tvt.XYL una espeeie.de diablillo no son felices?... . ' b
-. en eakon negro, empujando a todo el mando y, dando gritos L a L u z .— No se necesita reír para ser feliz;..
inarticulados, que brinca alocadamente, agobiándolo-con ca- T y LXyL — ¿Q uiénes son?..;.
■ pnvtazos, caponesy patadas irrefrenables') :r . r:: ~ E l P l a c e r .— Son las ..Glandes Alegrías...,,
T y l l y l .— ¿Conoces sus nombres? ■
T y i x y l (sorprendidoy profundamente indignado).— ¿Pero -quién E l .P la c e r .— Naturalmente, jugamos cotí ellas a menudo...
es este salvaje? : ¡ • -C;:-1 V ■ - Veamos: delante, de las otras,: lá :Alegría-de-ser-justo, qué
E l Placer .—dVáya! Otra vez el Placer dc-'er insopoiíable. ■' sonríe cada vez que una justicia es reparada • yo soy muy
que.se Ha escapado de la caverna de las Desgracias. No sa­ joven y todavía no la He visto sonreír. Detrás de ella, la Ale-
ben dónde encerrado. Sé escapa dé todas partes; y. ya ni si­ gría-de-ser-buenos, que es la más feliz, péro la más triste; y
quiera las Desgracias quieren quedarse "con el; -: iros cuesta mucho, impedirle, que vaya a tasa de las Desgra-
cias a consolarlas, A la derecha, la Alegría del-trabajo bien­ - sentía muy sola en casa, ¡y mira' por dónde subís al cielo,
hecho y a su laclo lai Alegría-de-pensar. Inm ediatam ente ■ ' dónde resplandecen" de alegría las almas de todas las ma­
después, la Alegría-de-comprender, que siempre está bus­ dres!... iPero dadme un beso, iodos los besos que podáis!...
cando a su herm ano, el Placer-de-no-comprender-nada... "■ ¡Venid los tíos a mis brazos, no hay nada *.n el mundo que
T ylt yl .— iYo he visto a su herm ano!... Pía ido a casa'dé las me haga: rais ¡reliz!,,, Tyltyl, qué serio'estás...' Y tú también,
iDesgracias^ co n los Gráneles Placeres— ' ■ Mytyl,.'; ¿Es:que no-reconócéis el amor clie vuestra madre?
E l P l a c e r . i i o saína!... lia cam biado m ucho, las malas Miradme bien, ¿rio/ son mi-: oj. i.\"m¡s labios y mis-bra-
com pañías lo han corrom pido... Pero no se lo cuentes a su :: zós?.P' 1 : : :.C - ': ;
herm ana. Querría i r a buscarlo, y perderíamos a una' de' las lY LL Y L^Sí, claro, lós: reconozco, pero "no sabía qlte.;. Té'pa-
alegrías más bellas... Y ésta es una de las más grandes, la : ‘reces a mamá, pero eres mucho/más guapa... ; ■
A legría-de-veiToherm oso, que añade cada día algunos ra­ E l Am o r MATERNO:—:Evi den temen te, porque1yo 110 enve-
yos a la luz que aquí reina... ' ''jej:co... Y cada dia que pasa me'aporta-más tuerza, juven­
T y ltyl .— ¿Y allí, lejos, lejos, en las nubes de oró, l^ qüe casi tud y felicidad—-Cada sonrisa tuya me quita un año.:; En
no puedo ver ni:aunque m e ponga de puntillas?... ■■ casá no'se víspera aquí'se ve todo, y es la verdad/..'1
E l P l a c e r .— E s la-gran Alegría-de-amar... Pero p o r m ucho T y l t y l ' (maravillado, contemplándola y'abrazándola una y otra
que te esfuerces, eres dem asiado pequeño para verla en­ ■¡’éz).....¿Y esíe vertido, de qué/está hecho?... ¿De seda, de
tera... - : p la ta o d e p e rla s?... ¡ ■' ^ *■; - c :
T y lt y l ." ¿ Y allí, en el fondo, las que están tapadas y que no E l A m OR: MATERNO;--No, está hecho de besos, de miradas,
. se acercan?...: : I; ' ' ele caricias!.. Cada beso que se da'le añade’un rayo de'sol o
E l P l a c e r .-— Son las que los H om bres no con ocen todavía... de luna. !'-'/'-"■■■^ T ^ ■ -i; '' n;:
T y l t y l .— ^¿Q ué quieren estas;Otras?... '¿Por qué se apartan?... Tyí . t y i .- - E s curioso, minea habría '"pensado que lueras tan
• EL P l a c e r — Paral dejar paso a una nueva Alegría,, quizá la rica..; ¿Dónde'escondías este vestido?...'¿En él armario que
más pura que vive aquí... papá cierra cotí llave?... ■;:C ■■ •C;
T y l t y l .— ¿Q uién fes?... . , E l A m o r m atern o /"—C laro que no, lo llevo siempre; lo que
E l P i./u . e r . -¿N o la reco n o ces todavía?...' ¡M írala bien, pasa es que no se ve, porque no Se ve nada cuando los ojos
abre los ojos hasta el fondo de tu co razó n !... ¡Ella te ha están cerrados24.,. Todas las madres son ricas cuando aman
visto! ¡Ella te ha v isto!... ¡A cude a ti co n los brazos abier­ a sus hijos..V No hay madres pobres, ni ftíás, ni viejas... Su
to s!... ¡Es la Alegría de tu m adre, la Alegría-sin-igual-del- amor es siémpre k más bella de las Alegrías..; Y cuando pa-
am or-m atern o L . ■ recen tristes, basta1con que recibán ó den uu besó para'que
todas las lágrimas de sus ojos se' conviertan en/estrellas en
(Después de aclamarla, las otras A le g r ía s , que han venido el fondo de sus ojos'... ■ ■ ,-■■ : ■ 'l •
de todas partes, se apartan en silencio ante la A legríA -Sin- T y i t y l (mirándola con asombro).- -StV es verdad, tus ojos están
IGUAL-DEL-AMQR'MALERNO23:) . , ;' llenos de estrellas..-,' Y son tus ojos, pero; son 'mucho más
■•i . ; hermosos..; Y^es también tu mano, lleva lu anillo... liene
E l A m o r m a t e r n o .— liTyltyl! ¡Y M ytyl!... ¿C ó m o es posi­ misma quemadura que te híciste uña noche al encender
ble? ¿Sois vosotros?... ¡N o esperaba encontraros'aquí!... M e

^ Esta afirmación se diferencia cié lo que podemos leer en las primeras


obras dé M aeteiiinck en las que, por .1 ... ;iií-.i;¡... d.^a^ócim iento es mayor
* El Am or materno merece en estü obra una particular atención. cuanto m enor es la percepción visual y sensorial/ /G ’' - ^ y

[2.72 .] -
la lámpara... ¡Pero es mucho más blanca y con la piel mu­ L a A leg r ía -d e -COMPRENDER (apartando, a las demás para ir a
cho más fina!... Parece que la luz brota ele ella... ¿Esta mano besar a la Luz).— ¡Es usted la Luz, y rio lo sabíamos!...uY
.■no trabaja corno la de casa?,.. " hace .años y años que la esperamos!.,. ¿¡Me reconoce?.,. Soy
E l, A m o r m aihrnO .--C la ro que sí, es lá misma; ¿iió vesque se la Alegría-de-comprender, que tanto la ha buscado.., Somos
vuelve más blanca.y que se llena de luz cuando te acaricia?... muy felices pero nadie ve más allá de nosotros mismos..1.;
T y i t y l .— E s asom broso, mam á, es también tu voz; p ero jia- La A leg r ía -d e -s e r -ju s t o (besando a su 'vez a la Luz).— ¿Me
, blas m ucho m ejor que en c a s a ..,; reconoce?... Soy la Alegría-de-ser-justo; que tanto le ha ¡ro­
E l Amor, m a te rn o .— En casa lia y mucho que hacer y no te­ gado... Somos muy felices, pero no .vemos más allá i de
nemos tiempo..i, Pero lo que no se dice se oye de todas ma­ nuestras sombras... , - ;
neras... Ahora "qué. me has visto;¿m e reconocerás con mi L a A le g r í A-DE-VER-LO-i iERMOso (besándola igualmente).— ¿Me
vestido roto, cuando vuelvas mañana a. la choza?... reconoce?... Soy la Alegría-de-la-belleza, qüe tanto la ha
T y lt y l .— No quiero volver... Si ;tú .estás, aquí, yo. tam bién amado... Somos muy felices, pero no vemos más allá de
quiero quedarme, todo el..tiempo qiie tú te quedes,.; nuestros sueños... - ;
E l Á w oR >lA 'l'nR ko.~Péro si es lo mismo, es allí donde yo es­ L a AlEGRÍA-DE-COMPRENDER.-^Ya lo ve, hermana, no nos
toy, es,allí doiide estamos... Tú sólo has venido aquí para haga esperar más... Somos lo bastante fuertes, lo bastante pu­
darte cuenta y! aprender cómo tienes que yerme cuando me ras,.., Aparte ese velo que sigue ocultándonos la última verdad
ves allí... ¿Entiendes, mi Tyltyl?... Tú crees ;q üe:estás en el cie^ y la última felicidad...-Ya lo ve, todas mis hermanas se arrodi-
. lo’ i>"m el c irio está allí donde .podamos, abrazamos... No lian a sus pies...' Usted es nuestra reina y áuestra recompensa...
hay dos madres, y tumo tienes Otra... Cada niño no tiene L A L u z (cubriéndose aún más con sus velos).— Llermanas mías,
más que una, y es .siempre la misma, y siempre la más bella; ' ‘ mis hermosas hermanas, obedezco a mi Maestro... No ha
pero.hay que conocería y saber mitada... ¿(Vio cómo has fle­ llegado la hora, pero quizá1,llegará y entonces vendré sin te­
cho tú para llegar aquí, y pata encóritrílpuri camino que. los mores y sin sombras,,. Adiós.;Levantaos, abracémonos; de
Hombres han buscado desde t¡uc viven en ía Tierra?.;."'; nuevo como hermanas que vuelven á encontrarse, mien­
I s f i vi (señalando a la Luz, que por discreción se ha apartado ún tras esperamos el nuevo día.,, T .
poco). Me: ha guiado ella... El. A m o r m a t e r n o (abrazando alalM /"). Ha sido usted
E l A m o r m a t e r n o .-— ¿Quién es?... ■ •buena con mis.niños... ■¡
T Y L m .. La Í.UZ... LA Luz.— Sieriipre seré bueña con aquellos qué se aman,..
E l A m o r ma i ri’ n o .
Nunca la había visto... Me habían di­ La A le g b ía ~ d e -c o m p re n d e d (acercándose a la L u z). — Un úl-
cho que os quería mucho y que era muy buena... ¿Pero por v timo beso en mi frente..-. ■;
. qué se. esconde?,.; .¿Nunca.enseña su rostro?,..; - .;
TYíTYL.— Claro :que sí, pero teme que lo s Placeres ,tuyierán ; (Sefunden, en un largó abrazo3 y cuando se separan y levan­
miedo si hubiera demasiada luz... - ; A; , tan la cabeza, se ven lágrimas en sus ojos.)
E l A m or m A terno,-.-¡Pero, entonces no sabe que la estamos
esperando!... ([Jam ando a las. otras G r a n d e s A leg r ía s .) T yltyl (asom brado)-- ¿Por qué lloráis?,..- (Mirando a las, otras
¡Venid,^veuid, hermanas! i Venid, acércaos tocias! ¡Por fin ha Al e g r ía s :) ¡Anda! Vosotras también, lloráis... ¿Pero poi­
venido a visitarnos la Luz!... qué todo el mundo tiene los ojos llenos de lágrimas?...
-Silencio, hijo mío... ■ ;
La Lu z -
' ígi/arián a:trc hn Gr. ■'■.'!!»i,-'; A legpK s qué se acercan.
Grifos de «La Luz está a-/ui;... ¡La lu z , la Luz!,..»;) TELÓ N
pan alrededor de los insólitos mulantes-, ci hs que contemplan
con curiosidad) . j ., !

TYLXYL,--:T¿Dpnde están d Azúcar, la .Gaiai.y el buen Pao?...


i La L u z ,- - N o pueden, entrar, aquí; conocerían el futuro y ya
i

i no obedecerían... ■■■.-' --
T v i:m . ¿Y d Peno?... „
L a LUZ.— Tampoco es bueno que él conozca lo que le espera
; ^A C T Q .Q U IN TO ' : ■. . . :en los. siglos, venideros... l-os he ,entenado en los subtená-
. neos25 de la iglesia... . ■■■:>
T y l it l — ¿Dónde estamos?... , ■
: D é c im o c u a d r o L a Luz.— Estamos en el Reino dd Porvenir, entre los niños
■■E l reino delpomenir. que aún no han nacido.,Ya que el Diániaute nos permite
ver claramente en esta región que los Hombres-no pueden
Inmensas salas del Palacio A zul en el que esperan los. niñas que van ver, aquí.encontraremos probablemente:al Pájaro Azul...
anacer. —- Infinitas perspectivas de columnas de záfiro que sostienen Ty l t y l .— Por supuesto, que el Pájaro será azul, ya que todo ¿s
bóvedas de turquesa. Todo aquí, desde la luzy las losas de lapislázu­ azul, aquí.,, (Mirando a su .alrededor.) ¡Qué hermoso es todo
li pasando por elfofídp pulverulento en el que se difuniinan los. últi­ esto!...
mos arcos, basta los más mínimos objetos, es de.un azul irreal, inten­ La Luz,— Mira a los niños que se acercan.;. :
43 of 56

so,. mágico. Sólo, algunos capiteles, los pedestales de las columnas, las T v 'i i vr. i l ;s¡áu enfadadas?... ...
claves de las bóvedas, algunos asientos y algunos bancos circulares L a L u z — En absoluto.... Ya ves que están sonriendo, pero es­
son de mármol blanco o de alabastro. — A la derecha, entre las.co­ tán extrañados...
lumnas, grandes puerjas opalinas. Por esta puerta, qu eel Tiempo. Los N IÑ O S AZULES (acudiendo cada vez mas numerosos).--- Ni-
abrirá alfin a l de la escena,, se accede a. la VlDA actualy a los eau-ces . ños Vivos... ¡Venid a ver a los Niños Viyos!...-
de la A u r o r a . Por todas partes, poblando ., armoniosamente la T y l t y l — ¿Por qué nos llaman «niños Vivos»?...
sala, una multitud de niños con largos vestidos azulados, — Unos La L u g — Porque ellos no viven todavía... ! ■
juegan, otros pasean,, otros charlan o sueñan; muchos están dormi­ T yltyl ,— ¿Y entonces qué hacen?... . ■. .:
dos, otros muchos trabajan, entre las columnas, enfuturos inventos; La Luz.;—-Están esperando el momento de su nacimiento...
y sus herramientas, sus instrumentos, los aparatos que construyen, T yltyl — ¿El momento de.su n acim iento?-;...-.. ■
las plantas, lasfloresy lasfrutas que cultivan o que. recolectan son del L a L u z .— Sí; es de aquí de donde vienen todos los niños que
m ismo azul sobrenatural y luminoso que la atmósfera general del. . nacen en la Tierra. Cada uno espera suldía... Cuando los
P a la c io , — Entre los niños, vestidas de. un azul más pálido y diá­ Padres y las Madres desean hijos., se abren esas puertas gran­
fano, pasan una y otra vez. unas esbeltasfiguras, de una soberana y des que ves allí, a la derecha; y los.niños:bajan...
silenciosa belleza, qile,parecen ángeles. . ■ i; .• ; T y i ;lyl .- - ¡C uántos hayí ¡Cuántos hay!

(Entranpor laiizqmerda, como a escondidas, deslizándose en­


El subtertáneo es - ..junio a !a caverna, la maziriorra, 'el pozo, la sima,
tre las columncis delprimer,plano, Tvi i v i, M y ty lj; la Luz. e tc — o t r a m anifestación de la idea de «prohmdidad>v Referida al agua o a 1a
Su llegada provoca un cierto movimiento entre los N iñ os tierra; se trata de una constante en la obra de Maetertiúck.

; k/<>j ■
La Luz.—-Hay muchos más... No se fes ve a todos... Imagína­ E l n iñ o .— ¿Q ué es el dinero?... ! !
te,' tiene que haber suficientes para poblar el inundo hasta T ylty l.-— Es con lo que se paga... . . j ■ : '
el final de los: tiempos... Nadie podría contarlos... :El n iñ o — ¡ A h ! . . . ! ’
T y l t y l . ---¿Y esas peí serias azules y altas, quiénes son?... TYLrYL.— Algunos tienen y otros no tienen nada... .
L a Luz'.— No se sabe exactamente..: Se cree que son gúárdia- E l m iñ ó .— ¿Por qué? , !■ . ¡
nas... Dicen que vendrán a la Tierra después de los Hom­ T yltyl ;— Porque nó son ricos... ¿Tu éres rico?... ¿Cuántos
bres... Pero no se les puede interrogar... - años tienes?... — i
T y it y i .— ¿Porqué? E l n iñ o .— Voy a nacer pronto...:Dentro de doce años..: ¿Es
La Luz.^-Porque es el secreto de la Tierra:..’ , bueno nacer;?... ■■■■.■:- ■
Tvr.rv!. Y a los otros, los pequeños,"¿se.les puede hablar?... T y ix y l .— ¡Sí, claro!... ¡Es divertido!... i ;
La Luz. - Claro, sólo hay que conocerlos.:. Mira, ahí hay E l n iñ o — -¿Y cómo lo hiciste?... .
uno más curioso que los otros... Acércate, habíale... TYLrYL.—-Ya no me acuerdo... ¡Hace tanto tiempo!...
T y j .;i 'Y.l .— ¿Qué tengo que decirle?.;. ' E l n iñ ó !— ¡Dicen que es tan bonito, ,la:Tierra y los Vivos!...
La L u z .— L o que quieras, como a un ainiguiío... ■ T yltyl .— Claro que sí, iio está mal... Hay pájaros, pasteles,
T yltyl .— ¿Se lé: puede dar la mano?..: juguetes... Algunos tienen de todo; y los :qne no tienen
La L u z .— C laró, no té hará daño... Pero; sí ver, no seas taxi tí­ pueden mirar a los demás...
mido... Voy a-dejaros solos, estaréis más a gusto entre voso­ E l n iñ o . - Dicen que las Madres esperan en la puerta... ¿Son
tros... Además tengo que hablar coir la Persona Alta y buenas, verdad?... Is !

44 of 56
Azul... T y t t y l ,— ¡Oh, sí!.:, ¡Es lo mejor que hay!... Y las abuelas tam­
T y l t y l (acercándose al N iñ o Azur, y tendiéndole la mano) . — - bién; pero sé.mueren.demasiado pronto... ■
¡Buenos días!... (locando con el dedo el vestido azul del niño'.) •El NiÑO.” <Qué se mueren?... ¿Qué esfeso?... ;
¿Qué es eso ?:' ■ - ....-' T y i x y l .— Se van una iioche y.no:vuelven...
E l n i ñ o (tocando seriamente con el dedo el sombrero de T y l t y l ) . —- E l n iñ o .— ¿Porqué?... .j.
¿Y eso?.;. - * TYLTYLr—iQiié sé yo!.-.. Puede qu:e estéxl tristes...
T y l t y l .— -¿Esto?,.. Es mi sombrero... ¿ T ú no tienes sombrero?... E l n iñ o .-—¿La ’tuya se ha i d o ? . ; . . j . . ;
E l N IÑ O . — No. ¿pa'ii qué vale?... - T y l iy l — ¿Mi abuela?...,; : '
T y l t y l .— Para saludar... Y también para cuando hace frío.;. E l n iñ o .:—Tu madre o tu abuela; no sé;..
E l n i ñ o .— ¿Qué es hacer frío?.;: ■ T y l t y l.- - i Ah! ¡Es que no es lo mismo!... Las abuelas se:van
T yltyi...—-Cuando se tirita así: ibrfr, bnr!... y se sopla en las ,. primero; y ya es bastante triste.:. La niía era muy buena...
manos, y se liace así con los brazos... Ei. n i ñ o . • ¿(’Xié les pasa á tus ojos?... ¿Hacen perlas?...
T y lty l.— No, no son perlas..: ,
' (Sefrota- ingorosámen/econ los brazos.) Ei. n iñ o ....¿Y entonces qué es?...
T yttyl .— No es nada, e s; que este azul me deslumbra un
E l n i ñ o ,— ¿Hace frío en la llerra?... T poco... . ■r ' , :1
T y 'L'í "Y L .--'-S í , claro, a veces, en invierno, cuando no se tiene E l ,n iñ o ;— ¿Cómo se llama eso?.;. !
fuego... T yltyl .— ¿El t]ué?...
E l l h ñ o — ¿Y por qué no se fiene?... E l. n iñ O.— Eso, lo que cae!..
T yixyl .- -Porque cuesta caro y hace Taha dinero para com­ T y jt y t .— No es nada, es un:poco: de agua....
prar leña,.. E l n iñ o .— ¿Y sale dé los ojos?... ,. j .

[2.7 9 ] :
T y i x y l .— :Sí, a veces, cuando se llora... ventores pone en junemum nenio su ¡náqiuna ideal. Los cerú­
E l NIÑO.— ¿Qué e.s llorar? ; " leosvapores de lo irreal eimueloen un azulado, remolino de rue-
T y l t y l .— Yo no he llorado; es-por culpa de éste azui... Pero si . das, discos, volantes, engranajes, poleas,y objetos extraños e inclu.-
hubiera llorado sería igual... .^ ■ . . so sin nombre. Una multitud de aparatos\raros y misteriosos se
El n i ñ o .— ¿Se 11oía a menudo?... " - , elevan ^ planem kamlas¥úmdas. ose qrrk¡tmualzp¿e Wím co­
T y l t y l .— Los niños no; pero las niñas' sí,:. ¿Aquí no se llora?,:, lumnas, mientras que los niños extienden mapas y planoss abren
E l n iñ o .— No, yo no sé... lihrn, descubren estatuas azuladas, traen mamesflores ygigarr
TYLTYL.-^Bueno, ya aprenderás... ¿Q ué son esas grandes alas ■leseasfrutas que parecen estar hedías de zafiros y de. turquesas.)
azules co n las que estás jugando?... ;
E l n iñ o .— ¿Esto?„. Es para el invento que haré en la Tierra... LIn p e q u e ñ o n iñ o AZUI, (encorvado bajo el peso de colosales
T yltyl .— ¿Qué invento?... ¿Es que has'inventado algo?... ¡ -margaritas azules),-—-¡Mirad mis flores!...y .
E l n iñ o :— Claro, ¿es que no lo sabes?... Cuando esté en la T y lt y l .— ¿Q ué es?.;. No las conozco... ; ■ -.■
'Tierra, tendré que inventar la Cosa que hace F e l i z , , . ' ¡ E l P E Q U E Ñ O N íÑ O a z u l . - - : ; ¡Son margaritas!...
T y lty t.— ¿Se cóme?... ¿Hace ruido?..: - v : v, . ; TYLrYL.7~;¡Imposible!.,. ¡Si son tan grandes como ruedas!...
E l míño —-N o, no hace ningún’ruido.,-. V E l„ p e q u e ñ o NIÑO AZUL,-r : iY mira qué bten huelen!...
Tvi 1VI (oliJn.tnia',). ¡AcíwlnLro.so!... :;-s- ,
T yixyl ,,— Q ué pena,., : ■ y ' ■■■
E l n i ñ o .-—Trabajo. en ello todos los días... Está casi acaba­ E l PEQUEÑO n i ñ o a z u i.,— Serán así tarando yo vaya a la
Tierra,,.
do... ¿Quieres verlo?...; ■ . : -y'
T y l í y i .— ¿Cuándo?
Tvli'yí . Ci.no... ¿D ónde está?... ' -: ■; ’
E l P E Q U E Ñ O NIÑO a z u l.- —Dentro de cincuenta y tres años,
E l n iñ o .. — Ahí, sejve desde aquí, entre esas dos columnas...
O t r o n i ñ o KZXS\.,\(acercándose # T y l t y l y tirándole de la'mañ-
cuatro meses y nueve días.,.
ga).— ¿Quieres ver el mío, di?.., ■■ ' v ■"
T y i t y i ..— Claro qiie sí, ¿qué es?... ; :
(Llegan dos N iñ o s A z u le s que llevar^ como sijuera una
S e g u n d o n i ñ o .—i-Los treinta y treá remedios para prolongar
lámpara de. araña colgada de una rara, un increíble racimo
la vida... Ahí, erí esos frascos azules..; .■> 1 : ■ deiwcis cuyasfrutas sonruás grandes ¿que las.peras.) . .
T e r c e r m iño (saliendo déla multitud).--^ÍYo traigo una luz que
nadie conoce!.;. '(Se ilumina entero con úna extraordinaria lla­ U n o de. l o s n iñ o s (jije ll e v a n e l . r a c i m o —-tí Y qué opi-,
ñas de mis f.utas?...
ma.) Es bastante:curioso, ¿no?...'
C u a r t o n i ñ o (tirando a Tyí i y l del ¡naio). iVen a ver mi T y l t y l .— ¡Un racimo de peras!...
máquina que vuela por el aire comp^un pájaro sin alás!...:> El n iñ o . son uvas!... Así serán cuando yo. tenga trein­
.¡N o ,

Q u i n t o n i ñ o . — No, no; iprimero él mío, que' sirve para-en­


ta años,,.. He encontrado la fórmula?7,., l .
O t r o n iñ o (aplastado fa jo elpeso., de una cesta de manzanas azu­
contrar ios tesoros que se esconden en la luna!... ■' ■ ■' :
les gordas cómo melones),—:iN mis meloncjtos?...
(Los N iñ o s A z u í BS gritan, solícitos, alrededor de T ylíyi >' T y lfy l,' — ¡Pero si son como calabazas!...
M y t y l todosjuntos: «¡No, no, ven a ver el mío!... iNo, el mío es E l n i ñ o d e l o s m e lo n e s .— ! Cuando yo yaya a la. Tierra, los
más bonito!... ¡El mío es sorprendente!... ¡Elmío. es todo dé azú­
car!, ., ¡El suyo no es interesante!... /Me ha copiado la idea!. „ etc.•» Z6' Hasta lo «cerúleo»1es aquí positivo, " ;' "
En medio de tóelas esas desordenadas exclamaciones, arrastran a 27 Alusión á la practica paterna de la liotliculiura eij lóS jardines'de'la resi­
dencia de Oostakker.
los niños vivos hacia los talleres azuks;y allí, cada uno de los m-
melones estarán orgullosos!.,. Seré el jardinero del Rey de E l n iñ o .— Parece que no podrán marcharse juntos..,. r
los Nueve Planetas... ■. ■ ■■■' T ylty L.—-Y el pequeño’sonrosado, c[ue parece tan serio y'que
I y lty l.— ¿El Iley de los Nueve Planetas?.,'. ¿Dónde está?... se está chupando el dedo, ¿quién es?.;.
E l rey iSií l o s ,:NUEVE p l a n e t a s (acercándose orgullosámenle. E l n i ñ o . Po'. lo yisto es el que debe borrar la Injusticia de
Tiene unos amito añosy cast nó se tiene en pie sobre, sus pequeñas la Tierra.,. ;
¡ieraas torcidas). - ¡Estoy aquí! T Y n Y i . ¿ A h , s í? ... ¡
T yltyl .— ¡Pues n o eres m uy grande!.;. : . ■' E l n iñ o .-—T )icen que es un trabajo horrible...
E l REY DE LOS H u e v e PLANETAS (gravey sentenciosamente).— TY Ü ’YL.-r-Y el pelirrojo que camina como si no viera, ¿es que
Pero lo que háré será grande. ■■■; es ciego?.... .. . ¡ •'
T y l t y l .— ¿Y qué h arás?: E l n iñ o .— Todavía no, pero lo será.;. Míralo bien; parece ser
E l rey d e l o s : n u e v e PLANETAS^-Fundaré la Confedera­ . que es el encargado de vencer a la Muerte... .
ción general de los Planetas solares. T y lty l;— ¿Qué quiere decir eso?..., .; : ■ -
T y l t y l (sorprendido),—¿De verdad?■ \ 1 E l n iñ o .— No sé exactamente; pero dicen que es grande...
E l r e y d e l o s n u e v e p la n e ta s .— ' lodos formarán parte de T y lt y l (señalando una midlitiid de niños dormidos a l pie de las co­
ella, excepto. Saturno, Urano y Neptuno, que están a una lumnas, sobre las escaleras, ios bancos, etc.).— ¿Y todos esos que
distancia exagerada e inconmensurable; . están dormidos?.¡Cuántos niños dorirudos! ¿Ellos no ha-
: ce a nada?... j.
(Se retira dignamente.)
E l n i ñ o . Están pensando en algo... j
I ylt yl .— E s interesante... ' .' . Tyltyl.-~~¿Eii qué?... . '. |
U n n i ñ o AZUL.4- ¿ Y v e s a ése? E l n iñ o .'— No lo saben todavía; pero deben llevar algo a la
T y l i y l .— ¿C uál? Tierra; está prohibido salir con las manos vacías...
E l n i ñ o . — E s e , él p e q u e ñ o q ue está d u r m i e n d o al p ie de la T y lty l.— ¿Quién lo prohíbe?... J . j
c o l u m n a ..;- . ■ ' 1 - E l n iñ o .— El Tiempo, que está juhto a-lja puerta... Ya lo verás
TYLTYL.— -¿Y b ien ? V ^ : ■ cuando abra... Es muy pesado...:, j
E l n iñ o .— É l llévala la alegría plena sobre el M undo.;. U ñ n iñ o (acudiendo desde elfondo de la skla, cruzando la multi­
T y l l y l .-—¿ C óm o? >' tud).—¡Hola, lyltyl!... ' j';
E l n iñ o .— C on ideas que nadie ha tenido todavía... T yltyl .^—¡Anda!... ¿Cómo sabe Mi nombre?...
I y lt y l ,— Y el otro, el pequeño gordito que tiene el dedo en E l n iñ o (que acaba de llegary abraza a T y lty l v a M ytyi. con
la nariz, ¿él qué hará?... efusión).-:--¡Buenos días!,., ¿QuéTal?:,. Dame un beso, y tú
E l n iñ o .— ÉI debe encontrar el Riego para calentar la Tierra también, Mytyl... No es extraño:que sepa tü nombre, pues-
cuando el sol se apague,.. : : '; - to que vov a ser tu hermano... Acaban de decirme que es­
I yl t y l .-— Y los dos <|ue esfán cogidos'ele la tnnno y que se tabas, aquí.;. Estaba al fondo de ia sala, empaquetando mis
abrazan todo'él rato; ¿son hermanos?.;.' ideas... Dile a Mamá que estoy listo ...:
E l n i ñ o — N o, son m uy graciosos... Son los Enam orados... T yltyl .-1--^Cómo?.;. ¿Es que vas a venirla nuestra casa? ■
1 y l t y l r — ¿ Y e s o q u é e s ? .,. - ■ ¡ E l n iñ o .— C laro, el año que vierte, el clomíngo de Ramos...
E l n iñ o . N o lo sé. El liem p o les llama así para burlarse de No me hagas rabiar demasiado cuando seá p e q u e ñ o .E s ­
ellos... Están todo el día m irándose a los ojos, besándose y toy muy contento de haber podido saludaros por adelanta­
: diciéndose-adiós... do... Drle a papá que arregle la cuna... ¿Se está bien'en
nuestra casa?,.. ' . ' ■■■
T y l t y l ,—-No se está aacla mal... V además, ¡mamá es tan E l ñ iñ q .^-N o, pero no oye nada... Por mucho que alguien le
buena!..., ; Y' ■ suplique, si nó le toca, siempre rechaza i los qué quieren
E l ;n i ñ o .— ¿Y la com ida?.;. ; ; irse.-,;. ■ • -"¡Y Y
T ylyyl .--—D e p e n d e H a y !- días que ■.hay pasteles, ¿verdad, T y ít y l — ¿Están contentos de marcharse?.,..
Mytyl?... .; El.,; NIÑO.— No estamos contentos dé queclarnos, pero esta­
M y t y l .— El día de. Año Nuevo y-el 14 de julio... Los hace mos tristes de irnos..: ¡Ahora! ¡Ahora!, JY a está abriendo!.,-.
mamá...
T y l t y l .— ¿Q ué llevas ahí, en esa bolsa?.;. ¿Nos traes algo?.... (Las enormes puertas opalinas giran leniámeníe sobre susgoz-
E l n iñ o (muy orgulloso).— Llevo tres, enfermedades, la-escarla­ ■ ríes. Los rumores de la'\'\'EV.x<Áseoyen cómo sifueran una le­
tina, ¡a tos ferina y el sarampión... jana, niúsicá, Una claridad roja y verde penetra m ía sala; el
T y l t y l .— ¡Vaya!, ¿y eso es todo?... ¿Y qué harás después?:.. Tii:M ro, un viejo alio , con la, barba flotando al viento, ar­
E l n iñ o .—riDespués?... Me iré.,.,.: ; . mado con la guadaña y el reloj de arena, aparece en el umbral,
T y l t y l ,— ¡Pues no vale la pena que vengas!... : ■■■■ a la vez que se ven los:extremos de las ó la s de una ¿alear'
E l NIÑO.—YAcaso. hay elección?... - ■ - amarrada a úna especie de m uelle formado por los vapores de
la A u r o r a .) ' yY; ,
(En este momento, se eleva y se propaga una especie de vibra­
ción prolongada, poderosa y cristalina, que parece m iañar de E l T íem po (en el umbral).- ¿Están liUos aquellos a los que les
las columnasy de las puertas de ópalo., iluminada por lina luz ha llegado la hora?.;.-V- 1 ; : í" : -
LÍNOS n iñ o s A2Ui.es (cruzando la multitudy¡apareciendo de to-
más viva.) j ' ;
daspartes).— ¡Aquí estamos!... ¡Aquí estarnos!... ¡Aquí esla-
. mos!... y-: " ;V y1
T y l t y l .— ¿Qué es eso?... ', . . . . Ei.'TiempoY^w voz áspera, a los niños que desjfilan ante élpara sa-
Un n iñ o .— ¡Es el l]iempo!... ¡Ya a abril las pucita.d...
■■■- lir).-- ¡Urn; a unoL.YAquí hay muchos más de la cuenta!...
- :: 1 Siempre igual!... ¡No me engañáis!.;. (Rechazando aunó.) ¡ A
(Inmediatamenfe, seproduce un enorme alboroto entre,la. mul­ : ti no te toca!..: Vuelve, te toca' mañana... A. ti Tampoco, en-
titud de N iñ o s A z u l e s , l a mayoría deja .su mdquinay su .tra: y vuelve dentro de diez años... ¿Trece pastores?.,. Sólo
trabajo, muchos cielos que están dormidos se¡despiertan, y tan­ hacen falta doce; ya no se necesitan, 110 estamos en la épo
to unos, como otros dirigen la vista hacia las puertas de ópalo, . ca de'Teócrito ni de Virgilio... ¿Más médicos?.,, Ya hay de­
y se acercan a ellas.).. . masiados; se quejan de ello en la Tierra.,:,;¿Y los'ingenieros,
dónde están?... Quieren a uirhombre- íntegro, tan sólo a
La Luz (uniéndose a T y ity j ).— Intentemos ocultamos'detrás uno, coma algo excepcional... ¿Dónde está el hombre ir.
délas columnas...- Que no nos descubra el Tiempo... . tegro?... ¿Eres tú?.;. (El niño hace una señal de asentimiento.)
T y ity l.— ¿Cómo bájarán?^.. ¿Hay escalas?;,, ; ■ ¡Me pareces un poco enclenque... 110 vivirás mmho tierá-
E l n iñ o ,— Ahora vérás... El Tiempo está quitando l o s cerro­ po!... ¡Hh, yüsoíios, no tan d e p risa !.¿Y tú, qué traes?..:
jos... '■ r ^ '¿Nada? ¿Vienes, con las'manos yacías?...;: Entonces 110 pa-
T y l t y l .— ¿Quién esleí Tiempo?... sis.'.; Prepara algo, mrcrimen, si quieres,;una enfermedad,
El ñ i ÑO.— E s un anciano que viene a llam ara los que se mar­
chan... : -Y 1 ■■ .
T y l t y l .— ¿Y es m alo?... . y -y c ; : ^ ;2á- Alusión a los b aicos:que atravesaban ¿I jardín 'dé su infancia.

; [484 ]' [2.85]


.loque sea, a ih h u e tía igual... (Fijándose-m un pequeño al que es la tercera vez que intentas'nacer -antes de tiempo... Que
~Tos otros empujan y que resiste con todas susfuerzas.) ¿Y a ti qué no te vuelva a ver, si no, será la espera eterna cerca dej mi
te pasa?... Ya sabes que es tú hora... Han. pedido un héroe ..hermana la Eternidad; y ya'sabes que allí no se divierte
que combata la Injusticia; y eres tú, tienes que marcharte.;. uno... A ver, ¿estamos listos?... ¿Todo lel mundo está en su
L o s n iñ o s -a z u í ;es .— N o quiere, señor..;;: : .. sitio?... (Recorriendo con la mirada a los niños reunidos en el
E l T ie m p o .—---¿í'’.'óm o -qué no quiere? ¿Dónde se cree que muélle o sentados y a en la galera.) Todavía falta uno... Por mu-
está, este pequeño engendro?... Aquí no se admiten recla­ "cho que se esconda lo veo entre la multitud... A mí no se
maciones, noítenemos tiempo... ... : . . me engaña,;. Venga, tú, al que llaman el Enamorado, di
■El.pequeño. (al que están"empyando).— :iNo¿ no!... ¡No quie­ adiós a tu amada... ' !
ro!... ¡Prefiero -Mp nacer!;.. ¡Prefiero quedarme aquí!...
E l Tiempo.-—¡No se trata de lo que prefieras o 1 1 0 !... ¡Cuau- . (Lospequeños a los que llaman «los E n a m o r a d o s », abra­
. do es la hora, tes la hora!... ¡Venga, rápido, adelante!... zados tiernamente, y con el rostro lívyio de desesperación, se
I 'n m iñ o (adelantándose). ¡LVjadmr pasar!... ¡Yo iré en su lu- acercan al T ie m pO y se arrodillan a sus pies)
; gar!..: ¡Dicen que mis padres son ya mayores jeque me es­
peran desde hace mucho tiempo!... PRIMER ÑIÑO.1—i Señor T iem p o , déjeme ^marcharme con él!...
E l T ie m p o .— Dé.eso nada... La hora es la hora y el tiempo es S e g u n d o n i ñ o . — ¡Señor Tiempo, déjeme quedarme con
■el tiempo... No acabaríamos nunca si os hiciéramos, caso... ella!... . ; . ..
Uno quiere.irse, otro no quiere, que si es demasiado pron­ É l Tiem po.— ¡im p o sib le !.S ó lo nos quedan trescientos,no­
to, que.si es demasiado tarde... (Apartando a.'los niños que venta y cuatro segundos... '
han invadida el umbral.) No os acerquéis tanto, pequeños... P r im e r .n iñ o .— ¡Yo prefiero,no.nacer!...¡
Los curiosos, hacia atrás... Los que no tengan que marchar­ E l T i e m p o .— No hay elección... ; ¡
se no tienen nada que hacer ahí fuera... Ahora tenéis prisa'; Se c u n d o n í bjo (suplicando).^—¡Señor Tiempo, yo llegaré de­
luego, cuando ¡os toque, seguro que. tenéis miedo y os masiado tarde!...,- , j
echáis para atrás... Mirad, ahí hay cuatro que están'tem­ P r im e r n iñ o .— ¡Ya no estaré allí cuandp ella baje!... .
blando como si fueran una hoja... -.(A un niño que.regresa S e g u n d o ñ iñ o .— ¡No volveré a verlo!.í. '
bruscamente cuando está a punto de cruzar el umbral) ¿Y a ti P r i m e r n i ñ o .— ¡Estaremos solos en el mundo!...
■qué te pasa?... i E l T i e m p o .— A mí eso no me incumbe..., H-acedle las recla­
E l n iñ o .— H e olvidado la caja con los dos crímenes que ten -’ maciones a la Vida..-. Yo uno o separoi según lo que me di­
. gó.que..cometer... ■> cen... (Agarrando a uno de los niños.) iVen!...
O tr o n iñ o .— Y :''yo el bote con la. idea para iluminar a las P r im e r n iñ o (resistiéndose).— ¡No, no, no!... ¡Ella también!...
. multitudes... ; ; ^ S é g ü n d o n iñ o (agarrándose a lü ropa del primero).— ¡Déje­
T e r c e r n iñ o .— i A- mí se me ha olvidado el injertó de mi me- lo!... ¡Déjelo!,... ;...
^ jor pera!..; ; , - -: v.-;; E l T ie m p o .— Pero si.no.es para morir, ¡es para vivir!... (Anas-
E l i’n'MPO.--- ¡Gpnecf rápidamente a buscarlos!..?- Sólo nos trando a l primer niño.) ¡Ven!... ; ,i
. quedan seiscientos doce segundos... La galera de la Aurora S e g u n d ó ' NIÑO (tendiendo desesperadamente los hazos hacia'el
, ya está: batiendo las velas corno señal de'que está, esperan­ ■' niño que se llevan).— ¡Una señal...: ¡Una señál!... ¡Diine cómo
do.,. Vais a llegar demasiado tarde y ya no naceréis..; ¡Ven­ encontrarte!... . —: í :'
ga, rápido, embarquemos!... (Agarrando a. un niño que se le es­ P rim e r n i ñ o .— iSiempre te amaré!... j
cabulle entre las piernas para llegar a l muelle.) ¡Ah, tú no!... Ya S e g u n d o NIÑO.-—¡Seré la nías triste!... ¡M e recon ocerás!...
(Se cae y se queda tendida en d suelo.)- La Luz ( a T ro n o ).—-¡No contestes!... Tengo el Pájajro Azul...
. Está escondido bajo mi capa.-- Larguémonos... Gira el Dia:
E l T iem p o .— Sería m ejor que esperarais... Y ahora, ya está... ^mañtery perderá"nuestro raStro........
. (Consultando su reloj de. am ia.) Sólo nos quedan, sesenta y
tres segundos... . (Se van. esconclulos por la izquierda, entre las columnas del
primer plano.)
(Últimosy moletitos alborotos entre los niños que se van y los
. que\ se "quedan,]— : Se\ íntercambian precipitados, adiases:
'FELÓN
«¡Hasta n u n c a /P ia r e !'A diós, je a n ,,. —jé.Llevas todo lo
que necesitas?..'. ¡Anuncia mi pensamiento!..'. — iN o olvidas
nada?... — ¡Intenta reconocerme!.,. — ¡Te encontraré!... —
i No pierdas tus ideas!.... — ¡No te indines demasiado al Es­
pacio!... — ¡Dame noticias tuyas!... — iDicen que río se pue­
de!... — i Sí, sí!... ¡Tú inténtalo!... — iIntenta decir si es tan
bonito como, dicen I... —-¡Iré a tu encuentro!... — ¡Naceré en
un trono!..:», etc.)

E l T iem p o (agitando\sus ¡laves),— ¡Ya basta! ¡Ya basta!... ¡Han


levantado el am laL.
h
e '• '- . ■
(Las velas de la)galera pasan y desaparecen. Se oye cómo 'se
49 of 56

• alejaft los gritos de los niños en la galera: ¡T i e r r a 1!... STíe-


: rjia !... ¡La veo! ¡Qué bonita! ¡Qué clara! ÍQuégrande!:..»
Luego, como si saliera delfon do del abismo, un canto extre­
madamente lejano de alegríay de espera.) ' ~ '

T y l t y l (a la Luz).— ¿Qué es?.. No son ellos ios que cantan.:.


Parecen otras voces.;. !
E s el canto! de las;Madres que vienen
L a L u z .— a su enciífen*
tro... ":V ■ ;■■■■' - - ..o ■-

(Entre tanto, el Tiem po vuelve a cerrar las puertas opalinas.


Se da la vuelta para echar un último vistazo a la sala, y dé re-
- pente sefija en T y lty l, M y t y ljí la Luz...),

E l T iem p o (estupefactoy curioso).--¿Pero qué es esto?.... ¿Qué


hacéis vosotros aquí?.;, ¿Quiénes sois?... ¿Por qué no sois
azules?... ¿Por dónele habéis entrado?... ■ :

,: (Se acerca a ellos '-amenazándolos con la guadaña.)

[288]
T y lt y l (acercándose a la puerta).— Pero yo creo... Efectivamen­
te... Me parece.,.:estapuertecita:..; Reconozco la aldabilla...
¿Estamos cerca^de-marná?..; Quiero! entrar enseguida...
ÍTengo muchas ganas' de abrazarla!.;, j. . , i
L a Lu z .—-Un momento... Están pro fundamente -dormidos,
. ■no hace falta despertarlos de golpe... Además la puerta1 no
se abrirá hasta que no llegue la hora... ¡ ;
T y l t y l .— ¿Qué. liqra?......¿Hay.que:esperar mucho?...
La Lu z .— iNo!... ¡Unos minutillosL. . ,
ACTO SEXTO T y l t y l .— ¿No 'estás contenta de volver?... ¿Q ué-te pasa,
Luz?... Estás pálida. Parece que estás enferma...
L a Luz.-—No pasa nada, hijo... Estoy un poco triste porque
U NDÉCIMO CLIADRO voy a dejaros...
El adiós T y l t y l .— ¿D ejam os?..., .
LA :Luz.--Tiene que ser,así... Ya:no .tengo nada que hacer
En escena representa-, al amanecer; un muro con una pequeña puerta. aquí; ha transcurrido un año, elTIada Va a volver v te pecli-
. rá el PajáTo Azul...
(Entran T y i t y l , M y ty l, la Luz, el P an , el A z ú c a r , el T y l t y l .— iPero si yo no lo tengo!.,; El del Recuerdo se. v o lv ió
F u e g o y la L e c h e .) ' negro, el del Porvenir se volvió rojo, loS de la Noche,se mu­
rieron y no pude coger-el del Bosque... ¿Es culpa mía si
L a L u z .— -Seguro 'que no adivinas dónde estemos... cambian de color, si.se .mueren o si se ¡escapan?... ¿Se enfa­
T ylt yl .— Ciato: que no, Luz, si. tío lo sé;.. dará el Hada? ¿Qué dirá?... .. i .... ;
L a L u z . - .:¿No reconoces este muro y esta pequeña puerta?... La L uz ,— Hemos, hecho, lo que hemos podido... Habrá que
T y l t y l ..--Es un muro rojo y una pequeña puerta verde... pensar que, el Pájaro. Azul. no existe; .0 que cambia de color
La L u z .-—¿Y esó no te recuerda nada? . cuando se fe m ete en una_laiila! ~ ~ 1 ’ :
T ylt yl .-— Me recuerda que el 'fietupo nos ha dado con la T ylt yl . IJTmITIc está la ja\iI7*T~ .. •
puerta en las hafices... E l Pan.— Aquí, amo..-. Fue confiada a.ínis diligentes cuida­
L a L u z .— Qué rato es uno cuando sueña... No se reconoce ni dos durante.este largo y peligroso viáje; hoy que mi mi-
la propia mano... . sión llega a. su fin, se la devuelvo, intacta v bien cerrada,Tal
T y lt y l ... -¿Quién está soñando?... ¿Yo?... y como la recibí;,, (Como..sifuera un orador tomando la pala­
L a L u z .....A
k>; mejor soy yo... ¿Qué sabernos?...'Pero este bra.) Ahora, en nombre de todos, perrnítanme añadir unas
muro rodea una casa que tú has visto más de una vez des­ palabras... .
de tu nacimiento... E l F u e g o .— ¡Él 110 tiene la palabra!...-;
T y lt y l ....--¿Lina casa que he visto más ele u n ay éz? E l Agua.-— ¡Silencio!...
L a Luz. — (Claro, dormilón!... Es la casa de la que partimos una E l Pan.— Las malintencionadas interrupciones de un despre­
nodie, hace exactamente un ano^ni día más ni día menos. ciable: ene migo, de un rival zm idioso...-, (Subiendo la voz.)
TYi.TYL.-:-í,. H ácé exactam ente un año?... ¿Pero entonces?... no me impedirán cumplir mi deber hasta el final... Así
L a L u z .- N o pongas esa cara... Es ella, la casita de tus pa­ pues, en nombre de todos... ,v
dres... E l F u e g o .— En el mío no... iYo tengo lengua!... ;

[290]
E l Pan, — Así pues, en nom bre de todos, y con una em oción E l F u e g o ,— ;¿Y los ahogados10?..,. :
contenida pero sincera y profunda,' rae -despido- de éstos El. A g u a . A m ad a las Fuentes, escuchad los Riachuelos... Yo
dos niños predestinados, cuya elevada misión finaliza hoy. siempre estaré allí.,; :, ■. A a -a .
Diciéndoles adiós c o n ito d a la aflicción y toda d a. ternura E l F u e g o .— (Lo ha inundado todo!... i-
que una muí na estima... a r- . E l A g u a .— Cuando os sentéis al borde de los Manantiales
T y u 'YL.-—¿ C ó m o ? ¿N os dices adiós?.;. ¿Tú"tam bién ños de­ -—-hay más de uno en el bosque—- intentad comprender lo
jas?... - -:a : ■’ •' -A ■ que dicen... Yo ya'no-puedo... Las lágrimas me ahogan y
E l Pa n .— -¡Desgraciadamente, tiene que ;,er asi!... Os dejo, es me impiden hablar...' - ■" a
verdad; pero la separación será sólo aparente,'ya uo me oi­ E l F u e g o — ¡Pues ñ o io parece!..., . . ■/
réis hablar... E l 'A gua ..— Acordaos de mí criando-veáis la jana... También
E l FUEGO.— iNo se perderá nada!...- .A\-A; a a me encontraréis en el cántaro, en la regadera, en la cisterna
E l A g u a .— -iSilencio!' . a ' . a.a - -a.- . '- ' y en el grifo... . :. ' a'
E l P a n (muy digno)A— Eso no. m e afecta... Decía que ya no rae E l A zljg á r " (naturalmente camandulero y empalagoso).-—Si os
oiréis, ya no m e ceréis co n la form a anim ada..: Vuestros queda un pequeño sitio en el recuerdo,: acordaos de que mi
ojos se cerrarán'a la vida invisible de las cosas29; pero yo presencia, a veces,: os fue dulce,.. No puedo deciros más...
siempre estaré ahí, en la artesa, en la tabla de cortar, al lado ■ Las lágrimas van en contra de mi temperamento, y me ha­
de la sopa, com o^d más fiel com ensal y el más viejo amigo cen mucho daño cuando caen sobré mis pies... ■
del H om bre,,,. • i ' A A' ,:a a - a E l Pa n ,—-¡.Hipócrita!.., .-a :a
E l . FUEGO. ¿Y yo?... a -A a A: A; E l F u e g o (chillando)- ~¡Pirulíes! ¡Bombones! ¡Caramelos!...
L a L u z ,— A ver, los m inutos pasan y .lá hora que nos hará en­ T y l t y l - - ¿ Y dónde se han metido Tyleíte yTylo?... ¿Qué es­
tán haciendo?;.. - ■ ■; :
51 of 56

trar en el silencio|está m uy próxim a... D aos prisa-en despe­


diros de los niños.,. ■ ; ■ -■ ; - - ■<:í'
E l: F u e g o (preápüándose)..— ¡Yo prim ero!... (Ab'raza‘brusca­ (En ese momento, se oyen los agudos gritos de la C a í a .) :
mente a los niños.) !¡Adiós, Tyltyl y Mytyl!... Adiós, m is que­
ridos pequeños...'j¡Acordaos de m í si por casualidad necesi­ M ytyl (alarmada).— ¡Es Tylette; que está llorando!... ¡Le han
táis a alguien para prender Fuego en alguna parte!.., : hecho daño!... v
M y ty l.- ¡Av. ay!... ¡M e está quem ando!... ■ a
T y l t y l — ¡Ay, ay! ¡M e está cham uscando la nariz!..:' -.' ■ ': a (Entra corriendo la C aía, espeluznadadespeinada, con la
L a L u z .— A ver Fuego, m odere un po co sus arrebatos... No ■ ropa desgarmday sujetándose un pañuelo en la mejdla, como
está tratando con) su chimenea... aa . - si k dolieran los dientes. Va dando enfurecidos gemidos y es
E l A g u a ,— ¡Q ué idiota!...: ' ^ ■ ■ - • C ; . perseguida muy de cerca por ¿/P e r r o , que la acosa.'con cabe-
Ft. Pa n .— ¡Q ué m aleducado!... .-.vAA-.'- aa, . ¿tizos, puñetazos y patadas.) ; ■■ a: a - : a- .
E l A g u a (acercándose a los niños) . — Yo os abrazaré sm ;haceros
daño, tiernam ente, m is-niños... a a a . a; E l P er r o (pegando a la C a ía ) . -M iom a!;,. ¿Tienes bastante?.,.
El, F u e g o ......¡C uidado, que m oja!... ¿Quieres mas?... ¡ loma, toma, toma!...
E l A gua .— Yo soy ejulce y cariñosa; soy buena con los huma­
nos,..' '¡ — i 'i AA-;:'- -A " a
— ------- - " j, : : ■ Af'V 30 En su autobiográfica Bulles bleues, Maeterlmck cuenta. cóm o én «na oca-
29 Afirmación que contrasta con la expresada por el A raorm atem o; ' sión,"siendo aún niño, esturo a 'pasito de morir ahogado en td canal. ; > ■"

[292]
L a L u z, T y l t y l , y M y t y l (precipitándose para separarlos),— T y liy l y M y t y l (agarrándose al vestido de la Luz).— ¡No, no,
i PyíoL., ¿Estás loco?,., ¡Quién lo hubiera creído!.:: ¡Quie­ no, Luz!.,; ¡Quédate aquí, con nosotiós!... Papá no dirá
to!... ¿Quieres estarte quieto?... il labrase visto!... ¡Espera, ;nadá... Le diremos a mamá que has sido buena con noso­
espera!... tros... !
L a L u z. — ¡Desgraciadamente, no puedo!..-. Esta puerta está
" (Los separan enérgicamente,)- • • . cerrada para nosotros y debo dejaros...'
T y l t y l . — ¿Dónde irás, tú sola? 1
L a L u z .— ¿Pero qué es esto?... ¿Qué ha pasado?... . ,v. L a L u z .- - N o muy lejos, mis niños; allá- al país del Silencio
La G ata (lloriqueandoy enjugándose las lágrimas).— Es 'él, seño­ de las cosas...,
ra Luz,...¡Me b;i insultado, lia puesto clavos en mi sopa, me T y l t y l — No, rio; ño quiero... iremos contigo... Se lo diré a
ha tirado del ¡abo, me ha molido a golpesr y yo no he he­ m am á...
cho nada, nada de nada!... : : L a L u z — N o lloréis/queridos pequeños... Yo no tengo,,voz '
E l P er r o (im itándola).--¡Nada de nada, nada de nada!... (A me­ como el Agua; no tengo más que mi claridad que el Hom­
dra voz, hurlándose de ella.)... ¡Da igual, ya has tenido bastan­ bre no oye... Pero yo velo por él hasta el fin de los días...
te, ya has tenido bastante, y tendrás más!.:; ; Acordaos bien de que soy yo quien os habla en cada rayo
M y t y l (estrechando a ‘ la G a t a en sus Imzos) .— -Mi pobre.Tyle fr­ de luna que sé expande, en cada estrella que sonríe, en cada
íe, dirnc dónde te duele... ¡Yo también voy a llorar!.,, .. aurora que se levanta, en cada lámpara1qne se enciende, en
La Luz (W Per.ro, con severidad).— Vuestra conducta es tanto cada pensamiento bueno y limpio de yuestra alma... (Dan

52 of 56
más .indigna cnanto que habéis elegido para darnos este pe­ las ocho detrás del muro.) ¡Escuchad!... ¡Está dando la hora!...
noso espectáculo el momento, ya de por si bastante peno­ ¡Adiós!..; ¡La puerta se está abriendo!...' ¡Entrad, entrad, en­
so, en que tenernos que separarnos de.estos pobres niños... trad!;.. ■ ; i
E l P e r r o (desilusionado, de repente).--¿Separarnos de estos po­
bres niños?...: (Empuja a los niños por la abertura delápuertecita, qtie vuel­
La Luz.-—Sí, la hora que ya sabéis va a llegar... Vamos a regre- ve acerrarse detrás de ellos. /:/ Pan enjuga unafurtiva lágri­
: sar al Silencio... Ya no podremos hablarles.:. . m a, el A z ú c a r , el A gu a, a pleno llanto, etc., huyen precipi­
E l P h r.ro (dando, de pronto, verdaderos aullidos de desesperacióny tadamentey desaparecen p orta derechay parla, izquiada, en­
lanzándose a los mños, agobiándolos con bruscas y atropelladas tre bastidores. Aullidos del. P e r r o , en la esquina delforo. E l
: raimas), i No, no!... iYo no quiero!... ¡Yo hablaré siern . 'escenario se queda vacío un instante; después, el decorado que
pie!... ¿Tú me comprenderás, verdad, mi pequeño dios?... reprsénta el mino con.la pequeña puerta se abre por el medio
¡Sí, sí, sí!... ¡Y'nos lo contaremos todo, todo, todo!,;. Y seré : para dejar paso al último cuadro,)
muy bueno... ¡Y aprenderé a leer, a escribir y a jugar a) do­
minó!... Y seré siempre muy limpio... Y no volveré a robar­
en ja cocina',:. ¿Quieres que haga algo sorprendente?... D u o d é c im o c u a d r o
. ■¿Quieres que abrace a la Gata?..; - ■. . .-j.. E l despertar
M y ty l (a la G ata).—-¿Y tú* Fylette, no tienes nada que decir­
nos? . E l mismo interior que en elprimer cuadro, pero ahora todo, las pare­
La G ata (afectada, enigmática),... -Yo os quieto a los dos, tanto des, la atmósjera, parece incómparablemen te mágico másfresco, más
como .merecéis,,. , . '- . i radiante, másfem:. ■ — TdJuz sefiltra áRgrementepor todas las ren­
La Luz.— Ahora que yo también os doy el último abrazo..;. dijas de lospostigos cenad.osfS 1 a
—-—» ^.r~v .r
[294] N s l' :
(.- /la derecha, un elfondo de la habitación, en \/¡>. dos camitas, T'yrTYL— ¿íle hecho así todo el
T y lty l y M v i 1'!, están profiindámente dormidos.. — . L a La m a d r e T y l.—-¿Qué viaje?...
G a t a , el P e r r o y los O b j e t o s están en el sitio ¡/u¡: ocupa- T Y L F Y L .? -~ P u e s el d e l a ñ o p a s a d o .
han en elprimer, cuadro, antes de la llegada del H a d a . Lu­ L a m a d r e T y l . — ¿ E l a ñ o p a s a d o ? ... ■ ' / ' ;-
irá la madre "i’v i .) :. ; i T y i t y l .— ¡P u e S ;cla ro !..-: E n N a v i d a d , 'c i a n d o m e m a r c h é .,.
L a 'M a d r e T yl.--¿C u an d o te marchaste?.;; Si no has dejado
L a M AD RE T y l (con una voz alegremente gruñona).— iArriba, esta habitación,,. Yo te acosté ayer por la noche, y vuelvo a
venga, arriba! ¡Perezosiljos!... ¿No os da vergüenza?... [Han ■■ encontrarte esta mañana... ¿LgJaaw oñ^íU pík)? : ■■■
dado las ocho y el soí;ya está más alto que el bosque!... T y lty l. — ¡Nó'lo entiendes!... 'Pue 'el"año pasado, cuando 1 me
¡Dios mío, cómo duermen!.., (Se inclina y besa a los niños:) marché con Mytyl, el Hada, la Luz... ¡qué buena es lá Luz!
Están sonrosadlos... Tyltyl huele a lavanda y Mytyl a li- -. .v-Y. eLPañpd Azúcar, el Agua, el Fuego. Están todo el rato pe­
' ¿io-" (Besándolos otra vez) ¡Qué bonitos son los niños!... Sin leándose... ¿No estás enfadada?... ¿No has estado demasia­
u Já. embargo no pueden seguir dormidos, hasta el mediodía... do triste?... ¿Y papá, que decía?.,. No pude negarme... Dejé
No vayan a convertirse:en perezosos... Además, tengo en­ una nota para explicarlo...' L.C"; v i :.
tendido que rio es muy bueno parada salud... (Zarandean- L a m a d r e TYL.---¿Pero que estás diciendo?;.: Claro que estás
do suavemente a.T yi;ra,.} Venga,venga, Tyltyl.... órnalo, o si ño, estás dormido todavía... (Leda un empujón i,/
T y l t y l (despertándosé)<-—¿ Q u é . Luz,,, ¿Dónde está? No, no, riñoso.) Venga, despiértate... A ver, .¿ya estás mejor?... -
. no te vayas... . ■Tyltyl.-—Pero mamá, te aseguro que;-.. Eres tú la que está to­
La m a d r e T y l.— ¿Lá Luz?... Pues claro que está aquí,.: Y hace davía dormida... ' :'^ •-' !
ya mucho tiempo... El día está luminoso como al medio­ La. m a d r e Tyl,;— ¿Cómo? ¿Que-yo estoy dormida?... Estoy
día, aunque los postigos estén cerrados... Espera que los en pie desde la seis.:.:. He hecho todas lasíaréas de la casa y
abra... (Empuja los postigos, la cegadora luz del día invade la ha- he eiuendido el fu ego... ■ -i- : :
E bitadón.) ¡Ya está!.;. ¿Qué te pasa?....Estás como atontado,.. TYLTYL “ -Pues -pregúntale a Mytyl si es verdad o no;„ ¡Ah,
T y l t y l (frotándose los {yb.fj.-HMamá, mamá !...; ¡Eres tú!... / hemos-tenido muchas aventuras!...- - : ■^ i:
L a m a d r e T y l.— Pues claro que soy yo... ¿Quién quieres que L a m a d r e T y l — ¿Cómo?... ¿Mytyl: también í ’ ■
sea?... ■ ¡. ■ i ... v TYi.:rYL,^--Ella estaba conmigo.;. lie m o s visto a los abuelos..'.
T y l t y l . — ¡Eres tú!...¡¡Claro que sí, eres tú!... - . . . •La:m a d r e T y l (cada vez más asom brada)^i;AAqs abuelos?
L a m a d r e T y l . — Pues claro, soy yo... N o.he cambiado de T y l t y l .— Sí, en el país del Recuerdo...1ISÍos:caía!de paso... Es­
cara esta noche... ¿Por qué me miras así?.,. ¿Tengo monos tán muertos; pero se encuentran bien.,. L a abuela nos ha
en la cara?... . . ■-hecho una estupenda tarta de chuelas.'.. YTuego, los herma-
T y l t y l . — ¡Oh! ¡Qué alegría volver a verte!... ¡Hace : tanto nitos, Pierrot, Robert, Jean con su peonza^Madeleine y Pie-
tiempo! ¡Corre, dame un abrazo!... ¡Otro, otro!... ¡Y ade-, rrette, Pauline y Riquette... : ;;
más, es mi camaLvNEstoy en casa!... ■■ ¡\Iyt \i ,— ¡Riquette sigue andando a gatas!.;,
LaívIADRE T y l.— ¿Pero qué te pasa?... ¿Sigues'dormido? ¿No T y i t y l . — Y P a u l i n e t o d a v í a t i e n e n e l g r a n o e n ¡a n a r i z . . .
estarás malo?... A ver, enséñame la lengua... Venga, levánta­ M ytyl . - - Á ‘ ti' t a m b i é n t e v i m o s a y e r p o r ' l a ; n o c h e .
te y vístete... j ■. . ... - \ La m adre T y l.- ..-¿Ayerpor la noche? No me extraña, si te he
T y l t y l .— ¡Anda! ¡Si estoy:en.camisón!... , : . ‘ a c o s ta d o yo. :?
L a m a d r e T y l . Claro... Ponte el calzón y la chaqueta... Es­ TYrLTYi,.-L--No, no,; en los jardines de los Placeres, eras la más
tán ahí, encima de. la silla... • herm osa, pero te parecías...
L a m ad re T y l .:— ¿El jardín de los Placeres?.Yo rio conozco T y l t y l .— Señora Hada Bérylune, no he encontrado el Pájaro
eso... ■; - ■Azul... : ■■ ! - ;
T y l t y l (contemplándolay abrazándola).— Sí, estabas más gua­ LA V ec in a .——¿Q ué dice?... ■:: ^ ; i- _ :
pa, pero yo te prefiero así... L a m a d r e Tyl;-—-No me háble, señora Beriingot... Ya no sa-
Myi vr. (abrazándola también).— Yo también, yo tam bién.... ■ben iq que..diceh... Están así desde que se han despertado...
La mal:-p.p. T y l (enternecida, pero muy inquieta).— ¡Dios mío! : Deben de haber comido algo que les ha sentado mal... ;, _
¿Qué les pasa?.;; ¡Voy a perderlosLanibién, como.a los de­ L a V e c i n a .— Qué, Tyltyl, ¿no reconoces a la madre Berlin­
más!... (Dé repente muy Herniosa, 'llamando.) ¡Papá Tyl! ¡Papá ga!, tu vecina Beriingot?.., ; ;
Tyl!... ¡Ven! i! .os niños están enfermos!..'., T y l t y l .— Claro que sí, señora... usted es el Hada Béiylune...
¿No está enfadada?... 1
(Entra el Pal’P.p. I'vi , tranqrdlamente, con un hacha en la L a V e c i n a .— ¿Beri qué?
, - nimio.) • . '■ T y i t y í .....Bérylune. i _'
La v e c i n a .— BeBihgot, quieres decir Beriingot...
E l padre T yl. -t.¿Qué pasa?../ ' . T y l t y l .— Bérylune, Beriingot, como quiera, señora, pero
T y lty l y M y ty l '(acudiendo alegremente para abrázar a m pa- Mytyl que sabe...
. dre). ¡Anda. j^npí!... ¡Es papá!... ¡Hola, papá!... ¿Has traba­ La m a d r e T y l.— Y eso es lo peor, señora, que Mytyl tam­
jado mucho este año?... ^ : bién.;. '1 1
E l.r a d r e Tyl.--:¿C óm o?... ¿Qué pasa?....No.'tienen aspecto El PADRK 1y!..- ¡Bnh, bah!... Ya se les ipasará; voy a' darles

54 of 56
de éstar maloá; tienen muy buena cara... ,¡; ; unos bofetones^. |..r . C .„ ,
L a m a d rv Tyr. (llorosa),-—b\o hay que fiarse... Les pasará, lo mis­ La V e c i n a .— Déjelos, no vale la pena...j Yo conozco éso; no
mo que a los demás... También tenían muy buena cara,, has­ son más que sueños... Llabrán dormido en un rayo' de
ta el fina!; y luego el buen Dios se.los llevó... No sé qué les - luna... M i pequeña, que está bien enferma, está, a menudo
.. pasa„. Los acosté tan 'tranquilamente'ayer por la noche; y está asf.,- ■
mañana, al despertarse, tocio va nial... No saben lo que dicen;- La m a d r e T y l.— A propósito, ¿qué tal ¿stá su hijita?
hablan de un Viaje... J Tan. visto a la Luz, a] abuelo, a la abue­ La V e c i n a .— Regular... No puede levantarse... El doctor dice
la, que. lian muerto, pero según, ellos se encuentran bien..., que son tos liem os... De todas formas' yo S£-bien lo que la
F y lty l.-—Pero el abuelo sigue llevando la pierna de madera,-. quraría... Me lo lia vuelto a pedir esta mañana, como rega-
M y t y l .-:.. Y la. abuela sigue con los mismos achaques..: : IcTcíeHÑavidad; es uña.idea que se le ha...
.1 A MAdp. l 3. y l . -..¿Lo nyes?... ¡Corre.a buscar al médico!... L a m a d r e T y L — SÍ, ya sé, otra vez el pájaro de Tyltyl... Bue^-
E l p a d re I y i .-- Que no, que no... Todavía 110 se han m uer­ 110 , Tyltyl, ¿por qué no se lo das, a esta pobre niña?...
to... Venga, vamos a ver... (Llaman a la puerta de casá.) \Kát- T y u y l. ¿El qué, mamá?
lante! La m a d r e Tyl.;— 'T u pájaro... Total, para lo qué te sirve... Ni
siquiera lo miras... ¡Y ella tiene muchas ganas de él desde
(Entra Ja V rg in a ; pequeña anciana que se parece í?/I Ja d a ■ hace mucho tiempo!... ,
delprimer acto, y que camina apoyándose en un bastón.) ;: T y l t y l : —-Anda, es verdad, mi pájaro... ¿Dónde está?... ¡Ah!
iAhí está la jaula!... Mytyl ¿ves la jaula?..; Es la que llevaba
L a V e c in a . ... V engo a buscar un p o co de fuego para el coci­ el Pan... Sí, sí, es la misma; pero sólo;hay un pájaro... ¿Se
do de la fiesta.,. H ace fresquito esta m añana,.. H ola, niños, ha comido al otro?... ¡Anda!... ¡Pero sfes azul!.:. ¡Es mi tór­
tola!... ¡Es mucho más azul que Icuando me fui!... ¡Pero si

[299]
es el Pájaro A 2 11 L que liem os estado b u scan d o !... ¡H qm ós L a m ad re T y l . - — ¿Por qué dicen esas cosaslan extrañas?...
jd ü tan lejos y estaba aquí!... ¡Es m aravilloso!... Ei. -la d r e T y l ... Déjalos, no te preocupes... Sólq-, están jugan-
e l ' p a j a r o ¿Qué di.ria?lá Luz!\.:. Voy .a "descolgar ja jaula..,. do a ser leli> es... .. fy
(Se sube a una silla, descuelga la jau la y-se la lleva a la %’ecinu-) T y líy l.—Yo quería sobre todo a la I ir,y.. ¿Dónde está su
Aquí la tiene, señora Berlingot..-. Todavía no es muy azul, lámpara?... ¿Puedo encenderla?... (Mirando todavía a su alre­
oero ya se pondrá, ya lo v erá ... Pero llévesela .rápido a su dedor.) ¡Que bonito es todo ésto, y qué contento estoy!,..'
iiiiía... p; .... . v
La V e c in a .— ÍNo!... ¿Deiverdad?... ¿Me la das así, enseguida, , (Llaman a la.puerta de frisa.) y
a cambio de nada?... IDios mío! ¡Qué contenía va a poner­
se!... (Abrazando ¿í T y l t y l .) ¡Déjame que. te dé un abrazo!... E l padre T yl .— ¡Adelante!...
¡Me voy corriendo!... ¡Me voy!... .
T y l t y l .— Sí, sí. Vaya... Que algunos cambian de color...-, ■ (Entra la V e c i n a , cogiendo de la mano a una umita rubia,
L a V e c i n a .—-Vendré a contaros qué ha dicho... de una extraordinaria belleza, que estrecha entre sus brazos a
la tórtola de Tyi:vyiv) ■ ■
(Sah.) ‘ " ■ ' > ; y ./ "'
L a V e c i n a — :¡Ya
veis el milagro!...
T y l t y l (después de mirar detenidamente a su alrededor).-—Papá, L a m ádre T y l .— ¡E s imposible!... ¡Puede caminar!...
mamá,.¿qué le.hábéis hecho ala casa?..; F..-,Ui iguaLpero é<¡ L a V ec in a .— ¡Puede , caminar! .¡Y correr, bailar, volar!...
mucho más bonita... y- ■y . .¡Ciiando ha'visto.el pájaro, saltó, así, de un brinco hacia la
E l p a d r e T yl. ¿C ó m o que es más bonita?;., ventana, para ver a. la luz si era.', efectivamente la tórtola de
T y l t y l .— Claro que .sí, todo está recién pintado, renovado, Tyltyl!... ¡Y después, plaí !... En la calle, corno un ángel...
todo reluce, todo está limpio.,,. El año, pasado no era así... - Apenas podía seguirla...
E l p a d r e T y l .— ¿El año pasado?... T ylty i. (acercándose, maravillado).— iOh! iCómo se parece a la
T y lt y l (jmido a la ventana) .— ¡Y este bosque!... iQué grande, y
hermoso es!.,. ¡Parece que, es; nuevo!... [Qué bien se está M yty l .— Pero es más pequeña... •
aquí!... (Acercándose a abrir la. artesa.) ¿Dónde está el Pan?... T y l t y i ,. — ¡Claro! Pero crecerá...
"" Está muy tranquilo... ¡Y Tylo!... ¡Piola, Tylq, TyloL. ¿Bue­ L a .V e c i n a — ¿Pero qué dicen?... ¿Siguen igual?.;.:
na pelea, eh?„. ¿Te acuerdas en el bosque?,., . ' 'f , L a nsad^eTyi.,.— Ya están mejor, se les va pasando... Cuando
M y ty l.-t-¿Y Tyletté?,.,M e reconoce, pero ya no me habla... hayan desayunado estarán bien.del todo...
T y ixy l.— Señor Pan... ( Tocándose lafrente) ¡Vaya, ya 110 tengo L a V e c in a (empujando a la pequeña a los hazos de I yltyl ).
el Diamante! ¿Quién me ha cogido el sombrerito verde?... Vamos, pequeña, dale las gracias a Tyltyi...
iDa igual! Ya no lo necesito... ¡/\Ii’ ¡El Fuego!..; ¡Qué
bueno!... Qusporroíea sonriente, para hacer rabiar, al (T y l t y l , súbitamente tímido, retrocede un paso.)
Agua... (Corriendo a Z«;Fuente.) — ¿ Y ;el Agua?... {Hola,
Agua!.,. ¿Qué dice?... Ella sigue hablandoj pero ya no la en La. m a d r e T y l . — ¿Q ué te pasa, Tyltyl?... ¿ps que tienes mie­
.tiendo tan bien. J . do de la pequeña?... Venga, dale un beso... A ver, un beso-
ívsy'iy l . No veo al Azúcar... ■ . , te... Uno más grande... ¡Con lo atrevido que eres siem­
T y l t y l — ¡Dios mí6 , qué:feliz soy,.qué feliz!... ... pre!... ¡Venga, otroL, ¿Pero qué te pasa?... Parece que vas a
M y ty l. — ¡Y yo también, yo (ambiéuL” : .y,
" 'deiptds de bisar lófpemmté 'dh.pe'quénnípérbiané!-
' ce un intihieñfo de pie delante de ella, y sin que ningúiio de tos­
i d o s diga hada dc>pués'XYVTYl,, acariciando la cabeza delpá-
ja i o.) - )

T y l it l .— ¿Es jo bastante azul?... : ;^ ■ -v: :>


La NffíiiA — Claro, estoy muy contenta...
T y lt y l - I os:lie visto más azules..; Pero-Jos q u e s o h com­
pletamente azules, por más que'se intente, no se pueden
atrapar. ÍN D IC E
La n in it a .— N o im porta, es muy bonito...
T y o t l I— ¿Ya lia comido?... —
T'Á NiÑJTA.— -Todavía no..:. ¿Qué 'come? I n t r o d u c c ió n ..................................... .........
T y u y l .— De todo, trigo, pan, maíz, cigarras:..-'
: Marinee Maeteríinck (.1862-1949)
L a N iÑ ifA .-...¿ Y c ó m o c o m e ? ...
. Introducción, a la obra de Maeted.in.ck
T y l t y l .— C o n ;e l p i c o , 'y a v e r á s j te lo e n s e ñ a r é ..; ^
C p t i t e x t o lite ra r io .............................................
V= Maefcerímck y el sim bolism o ................
(Va acoger elpájaro de las manos de la N iña, esta resiste ins~
. . Jil teatro de Maetérlinck .................
' tintwámeftte^y aprovechando la vacilación de su gesto, la tór­
tola se, escapa volando.) ' ■■" ■ .BlBllOGtÍAPlA .........................;..........-.................

L a n iñ i ta (dando un grito de desesperación) ~-\Mamá!... ¡Sé ha L a INTRUSA ...................................................... .....


escapado!... ;
LO S CIEGOS ................. ......................... .
(Se echa adorar.) ■ '
:P e l l é a s y M é l is a n d e .............................. .....
T y lty l. — No importa,.. No llores... Volveré a cogerlo... 0 I d ­
eándose h aáa el borde del escenarioy dirigiéndose álpúblico.) Sí .É L PÁJARO AZUL .................. ........................
alguien lo eiicuentra, ¿podría'devolvérnoslo? Lo necesita­
mos para setfelices más tarde31..,

TELÓ N -■

31 Este final tecúérda'ei tteseiilace de OníroJogié, en el que cí 'ral l ador se di­


rige también ;íl lector pidiéndole ayuda. :

. [3 Ó2.]