Está en la página 1de 10

30 de octubre de 2019

Señores:
COMISION ESCRUTADORA DEPARTAMENTAL.
Manizales, Caldas.
E.S.D.

REF. Solicitud de reconteo oficioso de votos por irregularidades en el


proceso electoral en el municipio de Filadelfia (Caldas)

ALEJANDRO FRANCO CASTAÑO y SEBASTIAN JAVIERRE BONILLA,


identificados como aparecemos al pie de nuestras correspondientes
firmas, el primero de ellos obrando en calidad de apoderado para asuntos
electorales de la coalición LIBERAL-CENTRO DEMOCRATICO, encabezada
por el señor CAMILIO GAVIRIA GUITIERREZ , identificado con la Cedula de
ciudadanía Nro.75.091.440 , quien es candidato inscrito para el cargo de
GOBERNADOR del departamento de Caldas y el segundo obrando en
condición de apoderado de la señora MARIA ENIDIA RIOS NARANJO;
identificada con la Cedula de Ciudadanía Nro.24.644.929 expedida en el
municipio de Filadelfia (Caldas),quien se encuentra inscrita como
candidata para el cargo de ALCALDESA del municipio de Filadelfia por el
partido liberal colombiano; de la forma más respetuosa y atenta posible,
nos permitimos elevar a ustedes la presente solicitud formal de reconteo
oficioso de la totalidad de los votos del municipio en mención para la
elección del cargo -ALCALDE- lo anterior con base en los siguientes:

CAPITULO I
FUNDAMENTOS FACTICOS

PRIMERO: En las elecciones electorales para la configuración de cargos


territoriales departamentales, municipales y locales realizadas el pasado
veintisiete (27) de octubre de dos mil diecinueve (2019), se presentaron
una serie de irregularidades y actos fraudulentos que afectaron e
influenciaron los resultados del preconteo electoral para la corporación-
ALCALDE-.
SEGUNDO: De la serie de anomalías que se presentaron, encontramos las
siguientes:
A. Presunta compra de votos realizada por el señor concejal
CRISTOBAL LOAIZA, favoreciendo al aspirante al cargo de ALCALDE
por el partido de la U, el señor WILLIAM JAIRO NOREÑA VASQUEZ,
quien gracias a esas inconsistencias es a estos momentos el alcalde
electo. En razón a ello se realiza la respectiva denuncia ante La
Unidad de Recepción Inmediata para la Transparencia Electoral, por
sus siglas “URIEL”.

B. Presunta realización de actividades lucrativas y juegos de azar


amañados para el favorecimiento de la campaña electoral del partido
de la U, en el municipio de Filadelfia a cargo del señor CRISTOBAL
LOAIZA, quien a su vez también es candidato al cargo de CONCEJAL
MUNICIPAL por el partido político en mención, asignándosele a este
el numero uno (01).

C. Una serie de inconsistencias y anomalías injustificables en los


formatos E-14 dentro de las cuales podemos evidenciar
inconsistencia entre el numero de sufragantes consignado en el E-11
que efectivamente ejercieron su derecho al voto contrastado con el
total de votos en la urna.

D. Una serie de inconsistencias y anomalías injustificables en los


formatos E-14 dentro de las cuales podemos evidenciar que algunos
no están diligenciados en su totalidad como lo requiere la normativa
electoral; prueba ostensible de ello son los formatos E-14 del puesto
de votación “MORRITOS”, zona: 99, puesto:07 y mesa 001 , donde se
evidencia que se ha dejado en blanco las casillas de “TOTAL DE
SUFRAGANTES E-11”, “TOTAL VOTOS EN LA URNA” y “TOTAL
VOTOS INCINERADOS”.

Otro formato E-14 que presenta la misma inconsistencia es el del


Lugar: puesto cabecera municipal, zona:00, puesto:00 y mesa: 016.
Por último, cabe precisar que estas pruebas son tomadas apenas de
un muestreo aleatorio y no absoluto de la totalidad de formatos E-
14, que de hacerse el reconteo de las mismas podría entonces salir a
la luz muchas mas incongruencias de este estilo.

E. Otra anomalía injustificable en los E-14, es el hecho de que en varias


de las mesas aparecen tachaduras y enmendaduras evidentes, sin
existir ningún tipo de observación que las justifique, muestra
evidente de ello es el formato E-14 del lugar: samaria,puesto:09 y
mesa 002 donde al candidato numero cuatro(04) el señor WILLIAM
JAIRO NOREÑA VELASQUEZ, al parecer le sumaron votos, pues se
evidencia en su casilla para la consignación del total de votos en mesa
que le modificaron el numero real de sufragantes, lo cual podría dar
una diferencia ostensible en la votación de aproximadamente
noventa(90) votos.

Otro ejemplo del mismo acto para traer a colación es el E-14 del
lugar: samaria, puesto:09 y mesa 001, donde sucede exactamente lo
mismo. Sin mediar observación alguna por parte de los jurados. Lo
anterior sucede de nuevo en el formato E-14 del lugar: cabecera
municipal, zona:00, puesto:00 y mesa:012. También sucedió en el
formato E-14 del lugar: cabecera municipal, zona:00, puesto:00 y
mesa:015 y por último en el formato E-14 del lugar: cabecera
municipal, zona:00, puesto:00 y mesa: 017.

Para justificar la serie de inconsistencia aportare los formatos E-14


y una lista de algunas otras inconsistencias que se evidenciaron.
F. Se evidencia también una serie de inconsistencias respecto de los
formatos E-14 donde no corresponde el numero total de sufragantes
del E-11 con el total de votos en la urna, siendo mayor el numero de
los del E-11 con los de la urna sin mediar observación alguna que lo
justifique. Prueba ostensible de ello es el formato E14 del lugar:
cabecera municipal, zona:00, puesto:00 y mesa:018. Otro puesto con
la misma inconsistencia es el del lugar: samaria, puesto:09 y
mesa:004.
G. Por otra parte, se evidencian anomalías en el formato E14 de varios
puestos de votación , en donde se consigna un numero de
sufragantes del E-11 , un numero menor de votos totales en la urna
que se corresponde al total de votos en la mesa, pero que en el
acápite de votos incinerados o en las observaciones se evidencia que
se realizo el procedimiento sin justificación alguna, es decir no hay
constancia de las razones por las cuales se hizo o como se hizo.
Algunos de estos formatos son el del lugar: san luis, puesto:20 y
mesa:001 y el del lugar: cabecera municipal, zona:00, puesto:00 y
mesa .006, otro es el del lugar: samaria, zona:99, puesto:09 y mesa
005, por último, otro con la misma inconsistencia e incluso una
enmendadura que pese a que tiene constancia no es clara es el del
lugar: cabecera municipal, puesto: 00 y mesa:005.

TERCERO: Una de las anomalías que mas nos llama la atención es que en
una de las mesas, se realiza el procedimiento de incineración de un voto
que no fue seleccionado al azar sino de forma amañada por parte de los
jurados de votación.

CUARTO: Por otra parte, también tenemos evidencia como lo son pruebas
fílmicas de uno de los candidatos del partido de la U repartiendo materiales
de construcción con una volqueta en el municipio de filadelfia. El mismo se
aportará en medio magnético con esta solicitud.
CAPITULO II
SOLICITUD

En consideración a los hechos antes narrados, que constituyen una serie de


anomalías para el proceso electoral, realizo la siguiente petición:
PRIMERO: Se REALICE por parte de ustedes como comisión competente y
de forma OFICIOSA, como lo establecen los artículos 163 y siguientes de
código electoral, el reconteo de los formatos E-14 de la totalidad de los
votos de la corporación-ALCALDE- del departamento nueve (09) Caldas,
municipio treinta y siete (37) -Filadelfia no zonificado. Lo anterior con
fundamento en las incongruencias ya evidenciadas.
SEGUNDO: Una vez efectuado lo anterior, SE DISPONGA el traslado de los
votos del anterior municipio, para el reconteo manual de los votos, en aras
de garantizar la exactitud de los resultados electorales y que este sea el
reflejo exacto de la voluntad del electorado.

CAPITULO III
FUNDAMENTOS DE DERECHO

Invoco como fundamentos de derecho los artículos 13, 29 y 40 de la Carta


constitucional, los articulo 163 y siguientes del decreto 2241 de 1986, ley
163 de 1994 - articulo 5 / articulo 41 numeral12 / articulo 41 numeral 13
también encontramos la sentencia del Consejero ponente: MAURICIO
TORRES CUERVO en Bogotá, del veintitrés (23) de septiembre de dos mil
diez (2010) con Radicación número: 07001-23-31-000-2009-00034-01,
que regula lo pertinente a las facultades oficiosas de la comisión
escrutadora electoral.

CAPITULO IV
RAZONES DE DERECHO.
Sobre la justificación de esta solicitud, para que la comisión escrutadora de
forma oficiosa realice la respectiva revisión de las irregularidades que aquí
se deprecan, traemos a colación un extracto jurisprudencial, donde se
realiza el recuento histórico de la posición de la corte sobre el tema, donde
a fin de cuentas se opta adelante por una posición garantista en pro de los
principios fundamentales democráticos, la transparencia electoral y la
voluntad soberana del electorado, en ese orden de ideas, observemos esta
cita textual de la sentencia encontramos la sentencia del Consejero
ponente: MAURICIO TORRES CUERVO en Bogotá, del veintitrés (23) de
septiembre de dos mil diez (2010) con Radicación número: 07001-23-31-
000-2009-00034-01:

“El recuento de votos implica que la autoridad electoral escrutadora facultada


legalmente para ello tiene la posibilidad de verificar la contabilización hecha ab
initio a fin de dar transparencia y efectividad a la voluntad electoral. Observada la
jurisprudencia la Sala encuentra que en materia de recuento de votos y el ejercicio
oficioso de esa actividad son dos las etapas demarcadas antes y después de la
sentencia de 22 de marzo de 2007 en la cual se decidió la demanda acumulada de
nulidad electoral de los Representantes a la Cámara por el Departamento de
Cundinamarca. En efecto, en la etapa que antecedió a esta sentencia la
hermenéutica sobre el recuento de votos oficioso se le dio un carácter restringido
y estricto, bajo una interpretación exegética de las normas.

En sentencia de 20 de marzo de 2003 se advirtió en forma expresa que la facultad


oficiosa para el recuento de votos sólo procedía en los eventos de tachaduras,
enmendaduras o borrones en las actas de escrutinio y que en el evento “en que no
se adviertan irregularidades, ni las personas autorizadas para solicitar
reclamaciones lo hagan en la oportunidad debida, el escrutinio de las Comisiones
Escrutadoras deberá efectuarse con base en los registros de escrutinio de los
jurados de votación. […]”. (…) Posteriormente, en providencia de 14 de diciembre
de 2005 se consideró que el escrutinio general que efectúa la Comisión Escrutadora
Departamental se fundamenta en el escrutinio realizado por las Comisiones
Escrutadoras Municipales o Distritales, pero, con base en el artículo 182 del Código
Electoral, se mencionó que como medida excepcional las Comisiones Escrutadoras
Departamentales pueden realizar el recuento físico de los votos ante la negativa
de hacerlo de la comisión municipal o distrital o porque las Escrutadoras
Departamentales lo hallaren fundado previa apelación de la decisión. No obstante,
en algunos de sus pronunciamientos, la Sala morigeró un poco la posición
estricta en algunas de sus providencias. Así, en sentencia de 29 de junio de
2001 se aludió a los errores de los jurados de votación en el conteo de votos
y la posibilidad de correcciones por parte de la comisiones escrutadoras,
más allá de los eventos de tachaduras, enmendaduras o borrones, ante la
invocación de los principios de contenido superior que regentan el proceso
electoral como lo es la transparencia (num. 1, art. 1 del C.E) que obliga a que
las comisiones escrutadoras corrijan las inconsistencias o yerros de los
jurados de votación pero dejen anotación expresa del cambio. En sentencia
de 6 de mayo de 2005 al referirse a la carga de la prueba de la falsedad para
atacar el recuento de votos cuando se hubieren modificado los resultados
diferenció entre qué pasaba ante la existencia de explicación del cambio por
recuento de votos o por reclamación o cuando esa explicación no existiera;
lo que evidencia que existe el recuento de votos que no se deriva de la
reclamación y que se da incluso eventos en que la modificación responde a
actos diferentes del recuento de votos. (…)

El cambio jurisprudencial aparece con la sentencia ya mencionada proferida por


la Sala el 22 de marzo de 2007, en el entendido de que las disposiciones del
Código Electoral deben ser adaptadas en su interpretación al Acto
Legislativo 01 de 2003 porque éste superó los supuestos de hecho
consagrados en el Código Electoral del año de 1986, así figuras como el voto
preferente, el umbral o la cifra repartidora evidencian que los hechos
constitutivos de recuento derivados de tachaduras, borrones o
enmendaduras, por el cambio de las circunstancias reguladas en la Reforma
Política de 2003, pasaron a ser un enunciado ejemplarizador pero no
taxativo ni limitante ante la realidad del nuevo sistema electoral,
argumentos que en esta oportunidad prohíja la Sala en su esencia y en su
concepto filosófico son aplicables a los cargos de elección unipersonal si
tiene en cuenta que en efecto el tiempo transcurrido entre 1986 hasta
nuestros días ha traído al mundo jurídico electoral avances que sobrepasan
a la realidad fáctica de ese antaño.”(negrilla, cursiva y subrayado fuera del
texto original).

En ese orden de ideas, se hace necesaria la intervención de la comisión para


que se haga respetar el principio democrático y haya la debida
transparencia que corresponde al caso, pues pese a que las causales para
la revisión oficiosa están el código electoral, como ya se dijo antes por la
alta corte, esta lista es ejemplizadora y no restrictiva; pues a al hora de
definir el sistema electoral , este no se puede alejar de la voluntad electoral,
a transparencia e incluso la realidad sobre las formalidades. Pues a fin de
cuentas lo mas importante para nuestro estado social de derecho es lo
sustancial y no lo formal. En consecuencia, encontramos en el mismo
extracto jurisprudencia la siguiente afirmación:

“a) El recuento oficioso de la votación no es per se irregular, ni vicia ipso jure el


acto de elección porque está permitido por el legislador. b) La aplicación
armónica y coordinada de los principios y el objeto del Código Electoral con la
nueva normativa constitucional y legal propende por el exacto reflejo de la
voluntad del electorado y por la adaptación de las normas de 1986 a las
consagradas en las dos reformas políticas constitucionales. c) La
responsabilidad de la exactitud en los resultados electorales es propia de las
comisiones escrutadoras y no sólo de los candidatos, sus apoderados o de los
testigos electorales. d) Si la comisión escrutadora al revisar las actas de
escrutinio de los jurados de votación evidencia que hay irregularidades en el
escrutinio debe proceder al recuento para depurar los resultados electorales so
pena de que el resultado no sea el reflejo exacto de la voluntad del electorado. e)
No obstante, debe tenerse en cuenta que el recuento es restrictivo
orgánicamente porque está asignado a unas pocas autoridades electorales. f)
Finalmente, la carga de la prueba de la falsedad de los registros resultantes del
recuento está a cargo de quien los demanda.”(subrayado y cursiva fuera del texto
original).

En síntesis, la nueva posición de la Sala se sustenta entonces en las


siguientes premisas:

A. El recuento oficioso de la votación no es per se irregular, ni vicia ipso


jure el acto de elección porque está permitido por el legislador.

B. La aplicación armónica y coordinada de los principios y el objeto del


Código Electoral con la nueva normativa constitucional y legal propende
por el exacto reflejo de la voluntad del electorado y por la adaptación de las
normas de 1986 a las consagradas en las dos reformas políticas
constitucionales.
C. La responsabilidad de la exactitud en los resultados electorales es propia
de las comisiones escrutadoras y no sólo de los candidatos, sus apoderados
o de los testigos electorales.

D. Si la comisión escrutadora al revisar las actas de escrutinio de los


jurados de votación evidencia que hay irregularidades en el escrutinio
debe proceder al recuento para depurar los resultados electorales so pena
de que el resultado no sea el reflejo exacto de la voluntad del electorado.

E. No obstante, debe tenerse en cuenta que el recuento es restrictivo


orgánicamente porque está asignado a unas pocas autoridades electorales.

Al final manifiesta la corte:

“De interés resulta el planteamiento de dicho apoderado en la


apelación quien insistió en que se debe buscar la verdad y dar
aplicación al principio de eficacia del voto y a lo normado
constitucionalmente tendiente a tutelar los derechos ciudadanos que
se regulan en los artículos 13, 29 y 40 de la Carta “.

CAPITULO V
PRUEBAS

Solicito se tengan como tales las siguientes:


PRIMERO: Formatos E14 con las inconsistencias anotadas anteriormente.
SEGUNDO: Prueba fotográfica de la rifa realizada por el partido de la U a
cargo del concejal CRISTOBAL LOAIZA.
TERCERO: Denuncias realizadas ante la URIEL por las inconsistencias,
presuntos fraudes electorales y compraventa de votos.
CUARTO: Copia del documento con lista de inconsistencias taxativas.
QUINTO: Pruebas fílmicas de las anomalías presentadas en la campaña del
señor WILLIAM, como compra de votos y demás.
CAPITULO VI
ANEXOS

Me permito anexar con este recurso se reposición, copia del poder.

De ustedes, con sumo respeto,

ALEJANDRO FRANCO CASTAÑO.


C.C.75.086.934
T.P.116.906 del C.S de la J.
Apoderado Coalición Liberal-centro democrático.

SEBASTIAN JAVIERRE BONILLA


C.C. No. 1.053.848.539 de Manizales.
L.T. No. 20.945 del C. S. de la J.
Apoderado María Enidia.