Está en la página 1de 5

¿Qué es la macroeconomía?

La macroeconomía es una de las muchas ramas que forman el estudio de la


economía. Es la que se encarga de estudiar el funcionamiento de la economía en
un país como un conjunto. Para ello usa una serie de variables agregadas entre
las que están el empleo y el consumo de bienes y servicios.

Por lo tanto podemos decir que la macroeconomía estudia los fenómenos


económicos que suceden en el interior de un estado. Pero estos fenómenos
siempre deben estar relacionados con el consumidor, ya que sin los datos de este
no podemos llegar a tener unas cifras correctas.

Su utilidad se basa en que mediante el estudio de las unidades económicas, la


macroeconomía muestra la evolución y crecimiento económico que sucede en un
territorio durante un periodo de tiempo

La macroeconomía, es una parte o rama de la Economía, que tiene por objeto el


estudio de las magnitudes colectivas correspondientes a un sistema económico.
Las magnitudes se establecen generalmente para un país o territorio concreto. En
términos macroeconómicos, se entiende por Renta nacional, el conjunto de bienes
y servicios producidos en una economía nacional en el plazo de un año. Suele
representarse por Y, que, a su vez, se identifica como la suma del Producto
Interior Bruto más las exportaciones.

Entendiendo por Producto interior bruto, PIB, el sumatorio del consumo privado, C;
el gasto o consumo público, G; la inversión, tanto pública como privada, I; y la
diferencia entre exportaciones e importaciones (X-M). Debido a su enfoque, la
macroeconomía es útil para la gestión política y administrativa de un país. Esta
rama de la Economía, tiene por objeto la simplificación de la gran variedad de
relaciones económicas existentes en un Estado, mediante la utilización de los
denominados modelos económicos.

Características de la macroeconomía
La macroeconomía tiene muchas más características que las que hemos
comentado, ya que es una de las ramas más grandes de todo el estudio sobre la
economía. Algunas de sus características son las siguientes:
 Estudia la evolución de las tasas de empleo y desempleo.
 Estudia el crecimiento económico y la inflación.
 Intenta prevenir las crisis económicas.
 Crea modelos de posibles variantes económicas.
 Estudia las relaciones entre consumidor y empresa.
 Calcula las cantidades totales de bienes y servicios.

La importancia de la macroeconomía radica en que busca dar una explicación


del comportamiento de la economía como un todo; así, analiza la inflación, el
crecimiento económico, la relación de todas las variables que intervienen en la
economía, así como las medidas de la política económica que adopta un gobierno
para mantener la estabilidad y alcanzar los niveles de crecimiento (PIB) y
desarrollo económicos esperados para proporcionar los máximos niveles de
bienestar a su población.

Pero también estudia con detalle las relaciones de ingreso-gasto que existen entre
los diversos agentes de la economía, considerando todas las variables que
modifican el comportamiento de éstos
La información macroeconómica es importante para las empresas, pues por medio
de ésta las empresas conocerán el comportamiento de la economía, sabrán cómo
les afecta este comportamiento. Si éste es en forma positiva planearán nuevas
inversiones; en caso contrario, tomarán las medidas preventivas que consideren
pertinentes.

Las empresas no sólo utilizan la información macroeconómica de un país, sino


también la de otros países que son eje de la economía mundial; todo lo anterior le
sirve para, primero, realizar proyecciones y realizar, posteriormente, una correcta
planeación con el fin de tomar las decisiones correctas.

Para qué sirve la macroeconomía


El objetivo principal de la macroeconomía es el análisis de la economía de un país
para buscar el crecimiento económico mediante la acumulación de capital,
intentando prevenir y evitar los distintos problemas que surgen en la economía de
un estado.
Para el estudio de todo esto la macroeconomía usa tres variables distintas que le
permiten ver la evolución económica, aunque con algunas salvedades. Estas tres
variables son las siguientes:

Producto interior bruto: También llamado PIB, calcula los bienes y servicios de
un país determinado durante un periodo de tiempo determinado.
Producto nacional bruto: También llamado PNB, bienes y servicios producidos
en país durante un periodo de tiempo.
Producto nacional neto: También llamado PNN, es la suma de todas las
inversiones de un país.

Temas principales de la macroeconomía


La macroeconomía es una rama muy amplia, y por ello son muchos los temas que
trata para lograr sus objetivos. Por ello es importante identificar cuáles son estos
temas y conocer una pequeña definición sobre ellos.

Crecimiento económico: Uno de los principales objetivos a largo plazo de la


macroeconomía, estudia el ritmo de la producción de bienes y servicios. Mediante
su estudio se logra entender porque algunos países crecen más rápido que otros.

Productividad: Un factor que marca la economía, ya que una gran productividad


aumenta la riqueza. Algunos de los factores que la modifican son el desempleo y
la mejora técnica.

Ciclos económicos: Analiza el porqué de los ciclos económicos, es decir, las


fases por las que pasa la economía de un país. Existiendo ciclos más positivos y
ciclos más negativos.

Desempleo: Uno de los temas principales de la macroeconomía. Estudia la


evolución del desempleo, por qué puede aumentar o disminuir en un periodo de
tiempo y las medidas que se pueden tomar para que baje.
Inflación: Se analiza el aumento del precio de bienes y servicios en un país y
como afecta esto al bienestar. Por ello también se encarga de estudiar la
deflación, que es la disminución del precio de los bienes y servicios.

ORIGEN DE LA MACROECONOMIA
Los economistas empezaron a estudiar el crecimiento económico de largo plazo,
la inflación y los pagos internacionales desde mediados del siglo XVIII, y estos
trabajos fueron el origen de la Macroeconomía. La Macroeconomía moderna
surgió a partir de la Gran Depresión, durante una década de desempleo elevado y
producción estancada en toda la economía mundial (1929 – 1939). Durante la
peor época de la depresión en Estados Unidos, en 1933, la producción de granjas,
fábricas, tiendas y oficinas era de sólo 70 % comparada con la del año 1929, y el
25 % de la fuerza laboral estaba desempleada. Estos fueron años de pobreza
humana en una escala que es difícil concebir hoy en día. También fueron años de
pesimismo extremo acerca de la capacidad de la economía de mercado para
funcionar de manera apropiada. Muchas personas creían que la propiedad
privada, los mercados libres y las instituciones públicas democráticas no podrían
sobrevivir.

La ciencia económica no tenía soluciones para la Gran Depresión. El principal


sistema alternativo, basado en la producción central y el socialismo, parecía cada
vez más atractivo para muchas personas. Fue en este clima de depresión
económica y agitación política e intelectual, que emergió la macroeconomía
moderna, con la publicación en el año 1936 de La teoría general de la ocupación,
el interés y el empleo, de John Maynard Keynes.

La teoría de Keynes planteaba que la depresión y el desempleo elevado


resultaban de un gasto privado insuficiente, y que para resolver estos problemas,
el gobierno debería aumentar sus gastos. Keynes se enfocó primordialmente en el
Corto Plazo. Quería resolver un problema inmediato, independientemente de las
consecuencias de largo plazo de la solución, debido al argumento de que, según
Keynes, “en el largo plazo todos estaremos muertos”.

Pero Keynes sospechaba que una vez que la economía se recuperar, los
problemas de largo plazo como la inflación y bajo económico retornarían. Y
sospechaba que su alternativa para la depresión (el aumento del gasto
gubernamental) podría desencadenar la inflación y reducir la tasa de crecimiento
de la producción a largo plazo.
Para finales de la década de los sesenta, las predicciones de Keynes se volvieron
realidad. La inflación aumentó, el crecimiento económico se desaceleró y el
desempleo aumentó. Las causas de estos problemas apuntan a una conclusión
ineludible: los problemas de largo y de corto plazo están entrelazados y es más útil
estudiarlos de forma conjunta.

En la actualidad, la Macroeconomía estudia tanto el crecimiento económico y la


inflación de largo plazo, como las fluctuaciones económicas y el desempleo a
corto plazo.

DANISA
JAIME
MARIA