Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD LATINA DE PANAMÁ

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN Y DESARROLLO HUMANO

ESCUELA DE PSICOLOGÍA

“DESARROLLO PERSONAL EN LA FAMILIA”

PROFESORA:
ARACELY CASTILLO

ESTUDIANTES:
NADESKA S. BLAKE R.
MARY ANN ALCEDO
TANIA TOBACÍA
GLORINETH ABREGO

PANAMÁ 26 DE SEPTIEMBRE DEL 2019


Desarrollo personal en la familia

La familia se puede considerar como un sistema en constante transformación, lo

que significa que es capaz de adaptarse a las exigencias del desarrollo individual

de sus miembros y a las exigencias del entorno; esta adaptación asegura la

continuidad y a la vez el crecimiento psicosocial de los miembros (Lila et al., 2000),

si bien es un proceso que ocurre debido al equilibrio entre las dos fuerzas que

prevalecen en todo sistema: por un lado la tendencia hacia la homeostasis o

morfostasis, es decir la tendencia a mantener estable el sistema adaptándose a los

cambios, y por otro, la capacidad de desarrollo y de cambio, o morfogénesis (Ochoa

de Alda, 1995)

Existen dos aspectos básicos en la concepción aplicada a la familia.

Los cambios o transformaciones, por lo general, suelen comenzar produciéndose

desde los elementos más externos del sistema, mostrando más resistencia al

cambio a medida que nos acercamos al núcleo del mismo. Esto es debido a que los

elementos más periféricos y recientes suelen ser más vulnerables e influenciables

por otros sistemas, a la vez que manifiestan una mayor predisposición al cambio y

por tanto a la intervención. Por el contrario, los elementos internos, que suelen

coincidir con los primigenios del sistema, suelen estar más protegidos de las

influencias externas y resultar así ser más estables, lo cual es lógico al suponer que

son la base sobre la cual se constituye el sistema, según ha expresado Andolfi

(1993). En consecuencia, existe la tendencia entre los elementos internos a

considerar que sus normas y creencias sean las adecuadas, debido a que a ellos
mismos les han servido. Esta característica podría explicar la facilidad con que los

hijos se adaptan a las nuevas demandas sociales, mientras que los padres

presentan una mayor dificultad para adaptarse o entender las mismas. Y por otro

lado, al entender que el equilibrio u homeostasis de todo sistema está íntimamente

relacionado con el medio donde el sistema se instaura e interactúa. Por esta razón

podemos encontrar familias disfuncionales, o con grandes desequilibrios desde

nuestra perspectiva de normalidad en función de la concepción que tenemos de

nuestro propio sistema familiar, pero que en cambio han hecho de la

disfuncionalidad una forma de equilibrio y de permanecer como sistema

relativamente estable dentro del contexto donde están inmersas, en muchas

ocasiones también disfuncional. Existen familias en las que imperan la violencia y

los abusos pero que, a pesar del sufrimiento, mantienen durante décadas la misma

estructura interna.

La familia es el ámbito natural de la educación y del desarrollo de la persona.

El lugar donde se nace, se crece, se vive y se muere como persona. Donde se

acepta a cada uno de sus miembros como es y en donde se deben prestar con

naturalidad, las ayudas necesarias en el momento oportuno.

El amor es el ingrediente esencial que logra eficacia en el desarrollo familiar. El

intercambio entre el dar y el recibir es la mejor manifestación de amor.

Para amar es necesario conocer y para conocer es necesario comunicarse. Es en

la familia donde la comunicación adquiere la mayor importancia por ser el medio


más eficaz y necesario para conocerse y por lo tanto para prestar las ayudas

necesarias.

En la educación familiar se debe intentar lograr el mayor conocimiento en cada

uno de los hijos teniendo siempre en cuenta las posibilidades y las limitaciones de

cada uno.

Importancia de los padres en el desarrollo personal

Los padres necesitan que su estilo de relación brinde posibilidades reales para llevar

a la superación de sus integrantes, conociendo cuáles actitudes estimulan o

empobrecen sus contactos afectivos.

Dentro de las actitudes que debilitan los lazos familiares encontramos:

 Expectativas y actitudes descalificadoras

 Concentrarse en los errores

 Esperar perfección

 Sobreproteger

 Ser autoritario

Sin embargo, los padres pueden identificar estos comportamientos negativos y

crear nuevas formas de relación más integradoras y que promuevan el bienestar en

forma natural. Deben partir de una relación afectuosa en que el respeto por el

mundo individual facilite el conocerse a si mismo para evolucionar a partir de una

sana convivencia familiar.

Las actitudes que facilitan el progreso familiar son:


 Demostrar confianza

Para lograrlo es adecuado otorgarles responsabilidades de acuerdo con su edad;

Pedir y tener en cuenta sus opiniones y comentarios, confiar en los niños, evitando

repetir las instrucciones que se les han dado.

 Concentrarse en sus fortalezas

Se deben reconocer sus habilidades, dar crédito a sus puntos fuertes sin

condiciones, concentrarse en el esfuerzo que hacen por superarse, comentar y

señalar el progreso a cada paso.

 Valorar y aceptar

Se debe aceptar al hijo como es, con su inmadurez, cualidades y defectos; Separar

el valor personal de sus logros o éxitos y también diferenciar a la persona de sus

errores o fallas, así los padres deben aprender a apreciar la identidad de cada niño.

 Estimular la independencia y autonomía

Se debe dejar a los hijos en libertad para realizar por sí mismos sus actividades,

invitarlos a colaborar y participar en las actividades de la familia; impulsarlos para

que busquen sus metas y su realización personal.

 Respetar y reconocer igual dignidad

Hay que escucharlos con interés y atención; apreciar sus ideas y sus opiniones,

respetar sus gustos, valorar sus contribuciones y tratarlos con cortesía.


Importancia del ciclo vital familiar

En cada etapa, se enfrentan retos en la vida familiar lo que permite desarrollar o

adquirir nuevas habilidades. La adquisición de estas habilidades les ayuda a lidiar

con los cambios que casi todas las familias atraviesan.

Las etapas del ciclo de vida familiar son:

 Independencia.

 La vida de pareja o el matrimonio.

 La crianza de los hijos: desde los bebés hasta los adolescentes.

 La separación de los hijos adultos.

 La jubilación o la tercera edad.

¿Por qué es importante comprender el ciclo de vida familiar?

Dominar las habilidades y los hitos de cada etapa permite pasar con éxito de una

etapa de desarrollo a la próxima. Si se no domina las habilidades, es posible que se

pueda de todos modos avanzar a la siguiente etapa del ciclo, pero se tiene más

probabilidades de tener dificultades en las relaciones y las futuras transiciones. La

teoría del ciclo de vida familiar sugiere que la transición exitosa también puede

ayudar a prevenir enfermedades y los trastornos emocionales o relacionados con el

estrés.
Las actitudes que facilitan el progreso familiar son:

Demostrar confianza

Para lograrlo es adecuado otorgarles responsabilidades de acuerdo con su edad;

Pedir y tener en cuenta sus opiniones y comentarios, confiar en los niños, evitando

repetir las instrucciones que se les han dado.

Concentrarse en sus fortalezas

Se deben reconocer sus habilidades, dar crédito a sus puntos fuertes sin

condiciones, concentrarse en el esfuerzo que hacen por superarse, comentar y

señalar el progreso a cada paso.

Valorar y aceptar

Se debe aceptar al hijo como es, con su inmadurez, cualidades y defectos; Separar

el valor personal de sus logros o éxitos y también diferenciar a la persona de sus

errores o fallas, así los padres deben aprender a apreciar la identidad de cada niño

Estimular la independencia y autonomía

Se debe dejar a los hijos en libertad para realizar por sí mismos sus actividades,

invitarlos a colaborar y participar en las actividades de la familia; impulsarlos para

que busquen sus metas y su realización personal.

Respetar y reconocer igual dignidad

Hay que escucharlos con interés y atención; apreciar sus ideas y sus opiniones,

respetar sus gustos, valorar sus contribuciones y tratarlos con cortesía.