Está en la página 1de 4

EVALUACION DE RIESGO EN LA REGION DE APURIMAC

 POR INUNDACION

Una inundación es la ocupación por parte del agua de zonas que habitualmente están
libres de esta, por desbordamiento de ríos, torrentes o ramblas, por lluvias torrenciales,
deshielo, por subida de las mareas por encima del nivel habitual, por maremotos,
huracanes, entre otros.
Las inundaciones fluviales son procesos naturales que se han producido
periódicamente y que han sido la causa de la formación de las llanuras en los valles de
los ríos, tierras fértiles, vegas y riberas, donde tradicionalmente se ha desarrollado la
agricultura.
En las zonas costeras los embates del mar han servido para modelar las costas y crear
zonas pantanosas como albuferas y lagunas que, tras su ocupación antrópica, se han
convertido en zonas vulnerables.
 POR DESLIZAMIENTO

Corresponde a movimiento ladera debajo de una masa de suelo o roca cuyo


desplazamiento ocurre predominantemente a lo largo de una superficie de falla, o de
una delgada zona en donde ocurre una gran deformación cortante
Este fenómeno se presenta en materiales ubicados en taludes inestables y relieves con
pendiente; para lo cual requiere elementos activadores como las precipitaciones
pluviales, ruptura y mal manejo del recurso hídrico, los sismos, explosiones, y en otros
la permanente modificación de la forma del relieve que realiza el hombre

Definición y características

Un deslizamiento de tierras es el desplazamiento de suelo o rocas controlado por la


gravedad. La velocidad de desplazamiento puede ser lenta o rápida, pero nunca muy
lenta. Los deslizamientos de tierras pueden ser superficiales o profundos. El material está
constituido por una masa correspondiente a una porción de la ladera o a la propia ladera.
El desplazamiento se produce cuesta abajo y hacia fuera, para caer sobre un plano
despejado.
El término deslizamiento de tierras se utiliza en su sentido amplio, e incluye el
desplazamiento hacia abajo y hacia el exterior del material que conforma una ladera (roca
madre y suelo). Los deslizamientos pueden producirse por lluvias copiosas, erosión del
suelo o temblores, pero también pueden ocurrir en zonas cubiertas por espesas capas de
nieve.
Resulta difícil juzgar los deslizamientos de tierras como fenómenos independientes, por lo
que parece adecuado asociarlos con otros peligros, como ciclones tropicales, tormentas
locales de gran alcance e inundaciones fluviales.
El desprendimiento de rocas se refiera a rocas o
piedras que caen libremente de la pared de un corte
vertical en el terreno. Se produce por debilitamiento
o meteorización del suelo, o por la degradación del
suelo permanentemente helado.

El hundimiento es el movimiento hacia abajo de la


superficie terrestre, en relación con un plano de
comparación (p. ej., el nivel del mar). El
hundimiento (seco) puede ser resultado de: fallas
geológicas, rebote glacial o isostático, actividades
humanas (p. ej., minería, extracción de gas natural),
etc. El hundimiento (húmedo) puede tener su origen
en: suelos kársticos, cambios en la saturación de
agua del suelo, degradación del suelo
permanentemente helado (thermokarst), etc.

El período de alerta puede variar. Cuando el desplazamiento se debe a un terremoto, este


período puede ser pequeño, o puede no ser posible alertar. Sin embargo, sí puede
emitirse una alerta general cuando existe riesgo de deslizamientos de tierras por lluvias
fuertes y persistentes. A veces, pequeños desprendimientos iniciales pueden
considerarse un aviso de posteriores deslizamientos de tierras en gran escala.

Prevención
 Sistemas de seguimiento, cuando proceda.
 Normas sobre el uso de la tierra y de edificación.
 Programas de sensibilización pública.