Está en la página 1de 2

ROBOTS, LOS ABOGADOS DEL FUTURO

Las nuevas tecnologías ofrecen la posibilidad de reemplazar a jueces y abogados. Los


robots, el 'big data' y la inteligencia artificial son ahora los encargados de dirimir
conflictos.

Los algoritmos y el big data ya reemplazan a jueces y abogados. Si pensábamos que


la tecnología suprimiría únicamente profesiones como la de taquillero en los
parqueaderos estábamos equivocados. El software inteligente podría reemplazar
para el año 2025 a una cuarta parte del personal mundial actual, de acuerdo a un
informe publicado por el Boston Consulting Group. Asimismo, un estudio publicado
por la Universidad de Oxford y la consultora Deloitte, pronostican que en 20 años el
35 % de la fuerza laboral será sustituida por las nuevas tecnologías. Camioneros,
médicos, contadores y obreros son desde ahora robots. Ahora las casas se imprimen
en impresoras 3D, de hecho, ya se prevé el primer barrio impreso en 3D en el mundo,
solucionando entre otros problemas de pobreza
extrema https://www.reasonwhy.es/actualidad/casas-impresion-3D-america-
latina-2019.

Los abogados tampoco estamos exentos de ser reemplazados. Este año,


especialistas canadienses en negociación electrónica, iCam Systems, se convirtieron
en la primera compañía en dirimir un conflicto en Inglaterra y Gales, utilizando un
“robot mediador”. Smartsettle One, una herramienta de inteligencia artificial,
reemplazó a un mediador humano logrando que en menos de una hora se
solucionara un conflicto generado por una factura impaga de 2000 libras esterlinas,
que en tres meses no había podido ser dirimido por abogados humanos.

Profesores de las universidades de Sheffield, Pensilvania y del London College


lograron predecir mediante IA (inteligencia artificial), sentencias del Tribunal
Europeo de Derechos Humanos en un 79%. Análogamente, científicos de la
Universidad de Michigan y de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas
desarrollaron un modelo estadístico que es capaz de predecir el 71 % de los procesos
resueltos en la Corte Suprema de los Estados Unidos. Tanto en Europa como Estados
Unidos, ya pueden predecirse los fallos de los tribunales.

Herramientas como BrainSpace detectan información requerida en 2,7 millones de


documentos en solo dos horas, agilizando enormemente el trabajo de cualquier
firma de abogados. Los recién egresados contratados para este tipo de labores
dejarían de ser necesarios. Consultoras como
LexPredict https://www.lexpredict.com/ son capaces de analizar millones de
documentos y conocer las tendencias de un panel de árbitros en un tiempo muy
breve, por citar solo un ejemplo.

A 31 de diciembre de 2018 el Estado colombiano acumulaba pretensiones en contra


por el orden de los $371 billones, 100 billones superior a los 271,7 propuestos por el
gobierno nacional para cubrir todos los gastos del Estado en 2020. Herramientas
como las anteriormente mencionadas ayudarían enormemente a entidades como la
Agencia de Defensa Jurídica del Estado para no solo prevenir, sino ganar pleitos,
ahorrándonos billones a los colombianos. Lo mismo aplica para las firmas de
abogados; no solo se evitarían la contratación de personal innecesario para el
análisis de datos, sino que podría conocerse de antemano cómo fallaría un tribunal
de arbitramento o cualquiera de las altas cortes. Esto ya se está haciendo en otros
países, ese es definitivamente el futuro.

El problema ético

Ahora bien, más de uno pensará que jamás las capacidades profesionales de un
abogado podrían ser reemplazadas por una máquina. Eso es cierto, pero también
rebatible. La revolución digital trajo consigo la automatización de procesos, y esto
hace parte de eso. Es una realidad a la que debemos acomodarnos, utilizando la
tecnología, más no siendo enemigos de ella. ¿Que muchos puestos de trabajo de
abogados serán eliminados? Posiblemente. Pero también se crearán otros,
generando empleo para aquellos dedicados a la investigación y a la hermenéutica
jurídica, información que siempre necesitarán las máquinas.

Visto desde otra arista, la tecnología podría ayudarnos a eliminar problemas como
la corrupción en la rama judicial. Podrían analizarse los perfiles de los aspirantes a
jueces y así prevenir sus posibles conductas delictivas, algo que ya se viene haciendo
en ciudades como Dubai, al mejor estilo de la película Minority Report, en donde la
policía cuenta con un sistema llamado Crime Prediction que avisa de los delitos antes
de que estos sucedan.

Sería el fin de los Gustavo Moreno, los Malo, Ricaurte, Bustos, Tarquino, Pretelt y
amigos. ¿Qué más pedir? Asimismo, contar con un software especializado ayudaría
a los jueces a contar con un sistema de alertas tempranas que les avise de aquellos
procesos que peligren por vencimiento de términos. Entonces, personajes como
Carlos Palacino, que utilizaba los recursos de miles de colombianos para su beneficio
personal, estarían en la cárcel, lugar al que pertenecen.

¡Que viva la tecnología!.

También podría gustarte