Está en la página 1de 6

1

¿QUÉ ES LA VOCACIÓN?

Los Gustos nos reconfortan y nos dan placer.

Los Intereses nos producen curiosidad y nos


llaman la atención, nos motivan, nos provocan.

Las Habilidades son: facilidad, ocurrencia,


intuición, imaginación, confianza y autonomía.

La Personalidad es nuestra forma de sentir y de


actuar en el medio que nos rodea

La Vocación son nuestros sueños, nuestros anhelos, lo que nos inspira, son la
expresión de nuestros valores.

La Vocación apunta hacia los sueños, los anhelos del alma en relación con la
vida, con nuestra vida como existencia válida y trascendente. Está radicada en
nuestros valores.

" Hay que buscar en nuestra alma lo que queremos decir..."

Esto entra en concordancia con alguno(s) de nuestros gustos, intereses,


aptitudes o algunos factores de nuestra personalidad.

En ello hay inspiración y entrega, nos da satisfacción y sentido de vida.

Inclínate por los intereses que valoras más y te sientes satisfecho de


realizar, por los que están relacionados con tus sueños.

Cómo se expresa la Vocación en la vida adulta.

La vocación permite dar respuesta a las interrogantes profundas que guarda


relación con el sentido de la existencia.

Es un llamado o una demanda interna relacionada íntimamente con tu propia


identidad o forma de ser.

Es entrar en sintonía con la vida universal.


2

Es lo que entrega sentido a la vida, dando la sensación de estar cumpliendo


con ella y que no es en vano. Lo que no se produce con un objetivo
transitorio.

Es la máxima retribución obtenida por alguna actividad.

Todas la actividades humanas responden a una vocación. Y no, como


generalmente se piensa, que se expresa sólo en carreras de servicio,
sacerdotales o médicas, ya que independiente de cuál sea ésta, el sentir es el
mismo.

Es una motivación permanente, al contrario de lo que son determinadas


necesidades que al ser satisfechas , la motivación por ellas termina allí o
ya no es la misma

Por ejemplo: salir de la pobreza, tener casa propia, sacar una carrera
profesional, etc. Son motivos válidos pero transitorios, que una vez satisfechos
se va en busca de otra motivación.

Es lo que termina siendo una pasión y una misión en la vida y nos hace sentir
parte de la vida universal

La autora de esta nota es Licenciada en Psicología y Orientadora


Vocacional

Fuente: mi-carrera.com
3

MÁS ACERCA DE LA VOCACIÓN

La vocación es la tendencia que siente


una persona hacia determinadas
actividades, es una inclinación natural
que ya desde niño se manifiesta.

Las personas no tienen una sola


vocación, sino que tienen muchas.
Esta posibilidad les permite responder
a la más adecuada según su situación
y el lugar donde se encuentren.

El hombre no es un ente aislado sino que es él y sus circunstancias, por lo


tanto el medio en que vive es necesariamente una condición importante a
tener en cuenta.

Por lo tanto, la vocación se relaciona con las habilidades específicas, las


capacidades y las posibilidades económicas y sociales, así como también con
las oportunidades que brinda el contexto.

Como consecuencia, para elegir adecuadamente una carrera u oficio, no sólo


hay que prestar atención a lo que a una persona le gusta hacer, sino también
hay que tener muy en cuenta la posibilidad de participación en la sociedad que
esta ocupación pueda proporcionar, teniendo en cuenta que ante todo hay que
hacerse responsable por lo menos de la propia subsistencia.

Elegir carreras u oficios que no tengan salida laboral produce a la larga la


pérdida del sentimiento de pertenencia al grupo social, así como marginación y
frustración por no poder participar en el medio.

La gente se siente realizada cuando hace lo que le gusta y puede encontrarle


significado a su tarea colaborando en su ambiente. Todo en la naturaleza tiene
un propósito y tiende al equilibrio, y el trabajo creativo de cada uno también
tiene que estar en armonía.
4

Las encuestas registran que la mayoría se siente más gratificada por el


reconocimiento por su trabajo que por el dinero que ganan. El dinero ocupa un
segundo lugar, por lo tanto se destaca que no es el factor más importante.

La identidad profesional se logra cuando se llega a ser creativo en el trabajo y


no un burócrata alienado en el rol, permitiendo así desarrollar una actividad en
forma óptima, sin dejar de ser persona. La mediocridad la expresa quien hace
las cosas por obligación sin ningún compromiso.

Todos los trabajos son dignos y más que tener muchos títulos inoperantes es
mejor hacer las cosas bien aspirando a la excelencia.

Elegir adecuadamente garantiza una buena inserción laboral, buenos ingresos


y mayores posibilidades de realización personal.

Un caso clínico

Pablo tiene 40 años, es soltero y vive con su madre viuda.

Se presenta a la consulta para que le realice un test de Orientación Vocacional


porque a pesar de haber logrado tres títulos universitarios todavía no sabe lo
que le gusta.

Se recibió de Contador Público, luego de Licenciado en Economía y por último


de Licenciado en Ciencias de la Administración. O sea que hizo las tres carreras
posibles dentro del ámbito económico.

No obstante, todavía no consiguió una ocupación ni nunca trabajó en su vida.

Cuando le pregunté qué hacía todo el día me dijo que hasta que logró el último
título, estudiaba y después se dedicó a buscar trabajo.

Pablo me dijo que él no se sentía obligado a trabajar porque el creía que era
deber de su madre mantenerlo, ya que era quien lo había traído al mundo.

Precisamente ese razonamiento era el que lo estaba bloqueando. Su forma de


pensar, su cosmovisión, lo reducían a la categoría de un niño pequeño.

Le recomendé una terapia breve con objetivos limitados a fin de ayudarlo a


modificar sus creencias y a tomar conciencia de su responsabilidad como
adulto.
5

Pablo todavía era un niño, no se daba cuenta que ya tenía cuarenta años y que
todavía seguía haciendo lo mismo que hacía cuando era chico.

Aprendió a comportarse adecuadamente en una entrevista de trabajo, a hacer


un currículum que reflejara mejor sus cualidades personales y principalmente
reconoció su obligación de participar en la sociedad como un adulto.
6

DEFINAMOS VOCACIÓN

Viene de la orientación vocacional La vocación (del latín: vocāre; llamar) es


el deseo de emprender una carrera, profesión o cualquier otra actividad cuando
todavía no se han adquirido todas las aptitudes o conocimientos necesarios.

Según el cristianismo o catolicismo, este deseo es un llamado o destino que


tenemos en esta vida, como ayuda comunitaria para nuestra salvación en el
más allá. Dios ha creado al ser humano para amar y servirle; el cumplimiento
de esta vocación es felicidad eterna. Cristo llama al fiel a la perfección de la
santidad. La vocación de los laicos consiste en buscar el reino de Dios al
involucrarse en asuntos temporales y dirigirlos de acuerdo a la voluntad de
Dios. Las vocaciones católicas religiosas y sacerdotales están dedicadas al
servicio de la Iglesia como el sacramento universal de salvación.

La vocación, según la Iglesia católica, es el camino a la salvación que tiene


Dios para cada individuo, el cual debe buscarla y atenderla por el resto de su
vida para así gozar del paraíso en el momento de llegar a la muerte.

Fuente: wikipedia.com