Está en la página 1de 55

1

INTRODUCCIÓN

La sociedad, en términos educativos, ha venido reclamando cambios en los diferentes procesos que se ejecutan en el sistema educativo; todo con la intencionalidad de promover la calidad de la educación. En tal sentido, en lo referente a acciones didácticas para la enseñanza de la lectura, se han experimentado diversas transformaciones que de una u otra manera reflejan las debilidades existentes en esa práctica; por ello se siguen desarrollando estudios con el propósito de ir mejorando y auspiciando cambios hasta lograr una eficiente actividad docente en lo referente al desarrollo de acciones para que aprendan contenidos a través de la lectura.

En consecuencia, el desarrollo de la lectura amerita atención especial porque es a través de este proceso que se aprende, prepara o contextualizan los contenidos de acuerdo a las necesidades del educando; de allí que incorporar acciones didácticas permite que el docente manifieste un cambio de actitud en su desempeño. Por otra parte, en las instituciones educativas la enseñanza de la lectura se ha convertido en una tarea donde en su mayoría los docentes no conocen los nuevos procedimientos para realizar una adecuada enseñanza de este proceso, y menos aún existe la disposición de establecer cambios que permitan una mejor ordenación de los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Por consiguiente, este estudio es el resultado de la coincidencia de varios elementos en los esfuerzos que actualmente se realizan para fomentar la calidad educacional, entre estos se encuentra el cambio de actitud, propuestas acciones didácticas dentro de los procesos entre otras. En consecuencia, estas necesidades han permitido que se cobre conciencia de las posibilidades que se tienen para lograr el desarrollo educativo.

2

Fundamentado en lo anterior, el presente estudio de investigación tiene como finalidad reflexionar sobre la importancia de las orientaciones pedagógicas para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes de Educación Media General, que a través de la planificación de las mismas permitan generar un cambio de actitud del docente para que de manera individual y colectiva puedan hacer uso de los distintos procedimientos para a través de la práctica y con acciones didácticas optimicen los procesos de enseñanza y aprendizaje para la promoción de la lectura en los estudiantes.

La metodología utilizada fue un estudio documental, nivel descriptivo, diseño bibliográfico y el método analítico. El trabajo está estructura en Capítulos distribuidos de la siguiente manera: Capítulo I Contexto Empírico, con la caracterización del objeto de la investigación, los objetivos y la justificación. Capítulo II Contexto Teórico, con los antecedentes, teorías de entrada, aspectos conceptuales y bases legales. Capítulo III Contexto Metodológico, con el tipo y diseño de investigación, técnicas para la recolección de información y el procedimiento de la investigación documental. Capítulo IV Contexto Crítico, donde se explanan las conclusiones y recomendaciones derivadas del proceso de triangulación de información y finalmente se presentan las referencias

3

CAPÍTULO I

CONTEXTO EMPÍRICO

Caracterización del Objeto de Investigación

La dinámica social en que se desenvuelve la sociedad actual, hace que el hombre se encare ante la multiplicidad de conocimientos, al interés por comunidades con altos niveles cognitivos, con capacidades, habilidades y destrezas cada vez más innovadoras que hacen necesario el uso de nuevas estrategias didácticas que incentiven una actuación bajo el paradigma de un adecuado desempeño académico. En tal sentido, el carácter cambiante de una sociedad que se mueve entre el progreso y la tecnología, exige la presencia de docentes que motiven y propicien aprendizajes asertivos.

Por lo antes expuesto, los países dedican grandes esfuerzos en recursos económicos y humanos, en la planificación, organización, gestión y control y evaluación de los sistemas educativos. De igual manera, los principios de equidad, cobertura y calidad han sido señaladas por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y las conferencias mundiales de educación como características esenciales de los procesos de enseñanza orientados hacia un desarrollo sustentable a la calidad de vida, a una educación pluralista y con condiciones similares para todos.

En tal sentido, el proceso de la lectura a través de acciones didácticas novedosas y bien administradas cobra vital importancia porque a los educandos les agrada concebir la enseñanza desde una tónica divertida, que les entretenga y comprendan con facilidad. Por ello, se concibe a la lectura no

4

sólo como el leer, sino como la compresión e interpretación crítica de un texto producido por otro, depende de una conceptualización del objeto escrito, sus usos y funciones; más que disfrazarlo, es todo un intento por describir el mensaje ya escrito.

En este sentido, Hidalgo (2009) señala que: “Refleja la disposición crítica e indagadora, implica una situación compleja y colmada de significados que permiten momentos interesantes, reflexivos, liberadores, placenteros y de toma de conciencia” (p.57). Por consiguiente, la lectura es un proceso que implica la adquisición de competencias mediante el uso de un sistema de hechos, en un tiempo y espacio; además, la misma debe ser constantemente comentada para corresponder con éxito en caso de existir deficiencias en este aspecto.

Aunado a lo mencionado anteriormente, se le adjunta una continua estrategia a través de acciones didácticas, a fin de que su realización logre una lectura diluida, una mejor comprensión crítica en correspondencia con las necesidades del estudiante, del currículo, de la planificación del docente de aula para el contexto de aprendizaje, a partir de una adecuada aplicación de acciones y estrategias pedagógicas aplicadas por el educador.

Entonces, la planificación educacional tiene por finalidad contribuir a la mejora de la calidad de los procesos de enseñanza y de aprendizaje, por tanto debe darse antes, durante y después de estos; a fin de permitir la regulación de las interrelaciones, detectar las dificultades que se van presentando, averiguar las causas y actuar oportunamente sin esperar que el proceso concluya; por tanto es de naturaleza formativa.

De la misma manera, la planificación de los aprendizajes asume que su objeto lo constituye criterios e indicadores de cada área curricular, que

5

funcionan como parámetros de referencia para determinar los progresos y

dificultades de los educandos. Dichos discernimientos se componen en la

unidad de recopilación, registro, análisis y comunicación del proceso

planificador del docente, dándole así un abordaje práctico a la educación. Al

respecto, Vázquez y Carrera (2012), expresan:

En la organización escolar se requiere plantear el deber ser, porque el ser algunas veces se encuentra estancado en posturas no convenientes, esto constituye evidentemente un sistema abierto en cuanto a su naturaleza, porque que en su dinámica se presentan las relaciones pertinentes al intercambio en la triangulación institución-ambiente-estudiantes a las necesidades de una educación coherente con las insuficiencias sociales y globales

(p.39).

En otras palabras, el ser humano por naturaleza requiere de saberes que

pueden fomentarse, que mejor herramienta para plasmar esta necesidad que

a través de la lectura con la variedad de elementos que esta posee, los cuales

bien enfocados le permiten al educando fomentar el desarrollo de su

pensamiento crítico y competencias. En consecuencia, el proceso de la lectura

se verá enriquecido con la participación de los actores involucrados: docentes-

educandos, para mejorar el aparataje que encierra el proceso de aprendizaje.

No obstante, la calidad del aprendizaje de la competencia lectora no es

un proceso aislado, se requiere de una organización y administración del

docente en su ejercicio. De allí, la importancia de este estudio porque aborda

la acción pedagógica para recoger elementos de juicio que permita llegar a

resultados fiables. Muchas podrían ser las actividades pero debe partir de la

intencionalidad del docente la motivación de los estudiantes para desarrollar

competencia lectoras que les permita cognitivamente colocarse a la

vanguardia de las expectativas que la sociedad reclama en cuanto a

ciudadanos preparados para asumir los retos que demanda la globalización.

6

Por tanto, es considerada como la capacidad de desarrollar una verdadera acción pedagógica flexible y participativa para que los estudiantes logren comprender y puedan hacer producciones es decir, leer más que un simple acto mecánico de descifrado de signos gráficos, es un hecho de razonamiento hacia la construcción de una interpretación del mensaje escrito, es decir una lectura con pensamiento crítico.

En otras palabras, las acciones didácticas para el fomento de competencias lectoras son elementos trascendentales del proceso educativo que tiende acentuar la acción pedagógica entre docentes y estudiantes. Por tanto de no hacerse eficientemente, atentan de forma abierta contra las expectativas de democratización educativa, castrando toda posibilidad de reflexión, construcción individual y colectiva de aprendizaje; aspectos que minimizan la calidad de estos procesos y que se ve reflejada también en el desarrollo cognitivo de las competencia lectoras como la facilidad de síntesis, de análisis, de comprensión, de interpretación, de comparación, entre otras.

En este sentido, para mejorar la práctica del docente en cuanto a la enseñanza de la lectura a fin de que no se convierta sólo en la decodificación de signos o letras, sino en el desarrollo abierto, comprensible y reflexivo de lo que se lee, Breecke (2009) señala: “La lectura es un acto cognoscitivo y comunicativo que como cualquier otro implica tareas mentales que no son específicas de la comprensión lectora” (p.82).

Dicho de otro modo, es un acto fundamental del ser humano, quien en su constante esfuerzo para comprender y darle sentido al mundo, hace hábito de la lectura, escenario que guarda estrecha relación con la adquisición de conocimientos, el crecimiento personal y la socialización del individuo con el entorno que les permite abarcar otras esferas de la sociedad.

7

Bajo esta perspectiva, se ha evidenciado en las instituciones educativas

la existencia mecanizada de la labor docente, repetir, cumplir y asistir pero sin

la convicción real de una calidad dentro de su acción pedagógica. Por tanto,

este estudio permitirá recoger información a partir de la revisión documental

cómo se desarrollan estos procesos con acciones que fomenten las

competencias lectoras, el aprendizaje y la comprensión lectora, aspectos

evidentes que no están presentes en los estudiantes del Nivel de Educación

Media General.

Siguiendo en un mismo orden, existe una brecha cognitiva en los

estudiantes con respecto a la comprensión lectora por cuanto se realiza esta

práctica sin tomar en cuenta elementos integralistas que permitan un

aprendizaje de la lectura fiablemente hacia el desarrollo de competencias

leedoras que redunden al mismo tiempo en la calidad conocedora de los

saberes aprendidos, tanto en los ambientes de aprendizaje como en sus

actividades diarias. Aunado a ello, los docentes no articulan una labor

educativa que se aproxime a la transformación de la educación donde se

establezcan acciones didácticas para el desarrollo de competencias lectoras

en los estudiantes. En este sentido Buscarais, (2006), manifiesta:

La falta de desarrollo en la enseñanza y aprendizaje de la habilidad lectora, probablemente viene supeditada por la práctica que trae el docente consigo. En la escuela, cuando el docente no motiva al educando en el amor por la lectura, la discusión de temas (la participación plena), no está propiciando una acción educativa de calidad; por tanto hay que reflexionar al respecto (p.87).

En consecuencia, la disminuida calidad en los procesos de enseñanza y

aprendizaje produce temor lo que repercute en la valoración como persona; y

más en los estudiantes de educación media porque es necesario propiciar en

ellos a través del docente el amor por la lectura, puesto que en su mayoría

8

consideran que ya están grandes para aprender a leer. De igual forma la carencia de calidad en la enseñanza trae como consecuencia dificultad de expresión y dificultad para entender situaciones que suceden en su entorno.

Para avanzar en esta construcción, el profesional docente de educación media general requiere inicialmente un fuerte compromiso individual con la educación, que lo lleve a desarrollar todas sus potencialidades personales y profesionales. Para ello, debe ser un docente con características de formación permanente, socializadora, planificador, evaluador, afectivo, entre otras.

Además, debe ser poseedor de elementos científicos pertinentes con el propósito formativo, más aún si se trata de la lectura, pieza neurálgica en los procesos de enseñanza y de aprendizaje en niveles superiores a la primaria, porque se piensa que quien sabe deletrear sabe leer, pero la lectura es más profunda requiere del análisis, de la interpretación, pensamiento y entendimiento de lo que se lee con el propósito de descubrir un aprendizaje significativo.

Los planteamientos esbozados poseen, sin duda, alguna validez y se merece tener en cuenta cuando se considera transformar la educación y el docente comprenda hacia quien va dirigida la evaluación del aprendizaje, es entonces cuando se le dará giro a la innovación de la educación, por ende los estudiantes de Educación Media General se verán beneficiados en el desarrollo de competencias lectoras que redunden en pro de un aprendizaje eficaz.

Ahora bien, fundamentado en lo mencionado se deriva la siguiente premisa general de investigación, ¿Cómo se podrá reflexionar sobre de la importancia de las orientaciones pedagógicas para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes de Educación Media General?, ahora

9

bien, de la misma se desglosaran los objetivos específicos del estudio, encaminados a proporcionar solución a la problemática planteada.

Objetivos de la Investigación

Objetivo General

Reflexionar sobre la importancia de las orientaciones pedagógicas para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes de Educación Media General.

Objetivos Específicos

Analizar las teorías de entrada que fundamentan la comprensión lectora.

Identificar las acciones didácticas que utiliza el docente para el desarrollo de competencias lectoras en los estudiantes de Educación Media General.

Visualizar la importancia de las orientaciones pedagógicas para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes de Educación Media General.

Justificación de la Investigación

La relevancia de este estudio se centra en destacar el papel del docente como ente transformador de su práctica pedagógica a través de su acción didáctica y el rol de los educandos para el desarrollo de competencias lectoras. Si se toma esto como eje fundamental en esa práctica, el docente habrá logrado abrir espacios libres de reflexión y entendimiento. Se necesita el entusiasmo del educador en el compartir de sus clases, al impartir la enseñanza a través de la calidad pedagógica que abra espacios reflexivos y de imaginación en el educando.

10

Lo anterior, demuestra la importancia del presente estudio puesto que se beneficiarán no sólo los docentes sujetos de estudio, por medio de la información teórica aportada, sino también los estudiantes, puesto que se lograra fortalecer su comprensión lectora, orientada hacia la consolidación de una educación de calidad, formativa e integral.

De la misma manera, la investigación se justifica en el ámbito teórico, puesto que analizará diversos conceptos y teorías que enmarcan la comprensión lectora con estrategias didácticas utilizadas por el docente a fin de fortalecer en sus estudiantes el aprender a leer; debido a que actualmente es de urgencia nacional el fortalecer la lectura, el formar estudiantes lectores, capaces de tomar la palabra, compartir el conocimiento, escribir y resolver problemas de manera crítica y asertiva.

También, se enmarcó en el aspecto metodológico, porque indica el camino recorrido por la investigadora para el acopio de información y su posterior análisis. En cuanto al aporte práctico busca crear una análisis crítico que logre la puesta en práctica en las instituciones educativas de Educación Media General el uso orientaciones pedagógicas para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes.

Cabe destacar que la investigación se enmarca en el área matriz de la Universidad Bicentenaria de Aragua UBA denominada “La transcomplejidad como forma de pensamiento”, y tomando como línea de investigación el estado, sociedad y desarrollo, puesto que por medio del alcance de la comprensión lectora en los estudiantes el docente maximizará su labor educativa, logrando con ello una educación participativa, inclusiva, talentosa, formativa integradora y de calidad, contribuyendo al avance de la sociedad en general.

11

CAPÍTULO II

CONTEXTO TEÓRICO

El contexto teórico, referencial o conceptual tiene el propósito de dar a la investigación un sistema coordinado y coherente de teorías, antecedentes, conceptos o proposiciones que permitan abordar el problema. En tal sentido, Sabino (2013), manifiesta que: "el planteamiento de una investigación no puede realizarse si no se hace explícito aquello que nos proponemos conocer…” (p.129), es decir, ningún hecho o fenómeno de la realidad puede abordarse sin una adecuada conceptualización.

Antecedentes de la Investigación

Los antecedentes de la investigación son para Bernal (2013), “El conocimiento anteriormente construido sobre el tema que se va a tratar, el cual permitirá ampliar la información del investigador” (p.178). Con base en el planteamiento del autor consultado, para el presente estudio se recopilaron una serie de investigaciones relativas a la temática del fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes, a fin de que las mismas sean fundamento para la investigación.

En el espacio internacional se menciona a Suárez (2010), con su trabajo titulado: Programa Motivacional Basado en la Lectura Narrativa como herramienta para el fortalecimiento de la comprensión lectora de los estudiantes. El investigador se formuló como objetivo proponer por medio de un programa de lectura narrativa orientaciones pedagógicas para fortalecer en los estudiantes la comprensión lectora. Trabajo de grado presentado ante la Universidad de la Sabana en Bogotá a fin de optar al título de MSc. en Maestría en Pedagogía e Investigación en el Aula.

12

La metodología utilizada fue de tipo descriptivo, diseño de campo, no experimental dentro de la modalidad de proyecto factible, como población determinó a diecisiete (17) docentes, a quienes se les aplicó la técnica la encuesta por medio de un cuestionario contentivo de diez (10) ítems con alternativas de respuesta de Escala de Likert. Por medio del cual se evidenció la necesidad de ofrecer como alternativa de solución al problema planteado, la ejecución del programa motivacional de lectura para el fortalecimiento en los estudiantes de su comprensión lectora de manera crítica.

El aporte de la investigación se centra en las conclusiones, porque el autor planteó que a través de la motivación pueden distribuirse o incluirse innumerables acciones que permitan mejorar el proceso de enseñanza de la lectura como el caso de las técnicas grupales, las acciones lúdicas, el desarrollo de actividades extraescolares y otras acciones que permitan un efectivo perfeccionamiento de la práctica de leer de manera efectiva.

En el espacio nacional se tiene a Castellanos (2013), con su trabajo titulado: Diseño de un Programa de Comprensión Lectora para el fortalecimiento de la enseñanza y aprendizaje de las materias teóricas. La investigadora se formuló como objetivo diseñar orientaciones pedagógicas por medio de un programa de comprensión lectora para fortalecer en los estudiantes el aprendizaje de materias teóricas. Trabajo de grado presentado ante la Universidad Arturo Michelena en Valencia a fin de optar al título de MSc. en Investigación Educativa

La metodología utilizada fue de tipo descriptivo, diseño de campo, no experimental dentro de la modalidad de proyecto factible. Se aplicó una encuesta a cuarenta y cuatro (44) docentes que imparten las clases en los planteles oficiales del Distrito Escolar N° 2 en la ciudad de Valencia que permitió conocer la opinión de ellos con respecto al proceso de administrar las

13

referidas asignaturas teóricas, donde se recomienda implementar el proyecto de comprensión lectora como una estrategia metodológica que desarrolla los docentes para prevenir y resolver problemas de lectura en los estudiantes.

El aporte de este estudio se refleja en las conclusiones emitidas por la investigadora donde se desprende que a través de programas dedicados a la lectura y escritura, sin importar su índole, es decir a través de orientaciones o acciones metodológicas, el juego, la motivación, los círculos de estudio u otros, se logran generar actitudes positivas para querer aprender a través de la lectura lo que constituye una solución a estos procesos.

Finalmente en el espacio regional, Camacho (2012), presentó un trabajo titulado: Programa con orientaciones pedagógicas dirigidas a los docentes para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes del 3er. año de Educación Media General en la Unidad Educativa Dr. Ramón Reinoso Núñez, ubicada en Barinas. La investigadora se formuló como objetivo diseñar un programa para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes a fin de minimizar la problemática existente en la institución relacionada con fallas en la lectura de los estudiantes.

La metodología utilizada fue de nivel descriptivo, diseño de campo, no experimental dentro de la modalidad proyectiva, la población estuvo constituida por 50 docentes adscritos a la institución, no determinó muestra, fue censal por ser finita. Como técnica de recolección de información aplicó la encuesta, como instrumento un cuestionario compuesto por 15 ítems y opciones de respuesta dicotómicas o cerradas SI y NO. Luego de aplicado el diagnóstico concluyó de la siguiente manera:

El proceso de lectura debe ser sistemático y observado durante la vida escolar de los estudiantes, durante todos los niveles de la educación, también

14

la de los docentes porque investigaciones han arrojado información acerca de que la mayoría de profesionales no saben leer, escenario que extrapolan a su praxis laboral por cuanto no fomentan en sus educandos la comprensión lectora. En cuanto al aporte, consiste en información de primera data acerca de la importancia del trabajo en el aula para la enseñanza por medio de la lectura con fluidez tanto en los estudiantes como en el docente porque actualmente existen educadores que no cuentan con acciones orientadoras que motiven a sus estudiantes a aprender significativamente a leer.

Teorías de Entrada

En lo que respecta a las teorías de entrada se debe considerar lo expresado en el Manual para la Elaboración, Presentación y Evaluación del Trabajo Final de Investigación de los Programas de Postgrado de la Universidad Bicentenaria de Aragua (2012): “Las teorías ayudan al investigador a ver de una manera amplia y en perspectiva al objeto de investigación” (p.37). En otras palabras, son todas aquellas teorías en las que se sustentará el estudio. En virtud de ello, para efectos de la presente investigación se trabajará con la teoría de la comprensión lectora de Isabel Solé, la teoría del aprendizaje significativo de Ausubel.

Teoría de la Comprensión Lectora de Isabel Solé

Isabel Solé es profesora e investigadora en la Universidad de Barcelona. Imparte clases relacionadas con la psicología de la educación y la intervención psicopedagógica. Sus trabajos de investigación tratan sobre los procesos educativos de los niños. Se interesa principalmente por el tema de la alfabetización académica que está relacionada con la enseñanza y el aprendizaje de la lectura, escritura y su evaluación.

15

En 1992, publica "Estrategias de Lectura" que es un libro didáctico y

pedagógico para ayudar a los Profesionales de la Educación y a los

educadores, a enseñar a aprender a leer a sus alumnos, explicándoles qué

significa realmente leer, las diferentes funciones de la lectura y facilitándoles

las estrategias de aprendizajes necesarias. Dichas estrategias son

fundamentales ya que sirven para formar a buenos lectores y fomentar el

aprendizaje significativo y autónomo del alumnado. Solé (2012), manifiesta en

su teoría lo siguiente:

Comprender un texto, poder interpretarlo y utilizarlo es una condición indispensable no sólo para superar con éxito la escolaridad obligatoria, sino para desenvolverse en la vida cotidiana en las sociedades letradas. Si bien el tema de la lectura (qué es, cómo se aprende, cómo hay que enseñarle) es siempre un tema polémico, cabe señalar que cualquiera que sea la opción o perspectiva teórica desde la que se aborde existe un acuerdo generalizado en conceder una importancia fundamental a la comprensión de aquello que se lee. (p.57)

En otras palabras, aunque el tratamiento que se otorga a la lectura y los

procesos de enseñanza y de aprendizaje que se ponen en marcha para

asegurar su consecución varían ostensiblemente según el punto de vista

teórico que se adopte, la necesidad de acceder a la comprensión lectora está

en cualquier caso fuera de duda.

En esta perspectiva, el lector analiza el texto partiendo de lo que se

considera más simple (la letra) hasta llegar a lo que se cree más complejo (la

frase, el texto en su globalidad); resulta, pues, imprescindible manipular con

soltura las habilidades de decodificación, que posibilitan el procesamiento del

texto en el sentido que se postula. Puede afirmarse, pues, que de los dos polos

que siempre están presentes en una situación de lectura el lector y el texto, el

punto de vista bottomup concede prioridad al segundo.

16

Esta línea de pensamiento ha gozado de una larga hegemonía tanto en el ámbito de la investigación sobre lectura como en el de la intervención pedagógica. Respecto de esta última, cabe señalar que la enseñanza de la lectura, en esta perspectiva, se asimila, al menos en sus inicios, a la enseñanza de la decodificación; en cuanto ésta se automatiza, el lector puede ya ocuparse de comprender lo que está leyendo.

Teoría del Aprendizaje Significativo de Ausubel

Ausubel desarrolló una teoría sobre la interiorización o asimilación, a través de la instrucción, de los conceptos verdaderos, que se construyen a partir de conceptos previamente formados o descubiertos por la persona en su entorno. Como aspectos distintivos de la teoría está la organización del conocimiento en estructuras y las reestructuraciones que se producen debido a la interacción entre esas estructuras presentes en el sujeto y la nueva información.

Este autor, considera que para que esa restructuración se produzca se requiere de una instrucción formalmente establecida, que presente de modo organizado y preciso la información que debe desequilibrar las estructuras existentes. La teoría toma como punto de partida la diferenciación entre el aprendizaje y la enseñanza.

Es una teoría psicológica debido a que se ocupa del proceso que los individuos realizan para aprender. Su énfasis está en el contexto de ese aprendizaje, en las condiciones requeridas para que se produzca y en los resultados. Según Ballenilla (2008), “La Teoría del Aprendizaje Significativo aborda cada uno de los elementos, factores y condiciones que garantizan la adquisición, la asimilación y la retención del contenido que se ofrece a los estudiantes, de modo que adquiera significado para ellos” (p.118).

17

En el mismo sentido, Díaz, 1989, citado por Díaz y Hernández (2008), señala que el aprendizaje no es una simple asimilación pasiva de información literal, el sujeto la transforma y estructura. Sino que es el proceso según el cual se relaciona un nuevo conocimiento o información con la estructura cognitiva del que aprende de forma no arbitraria y sustantiva o no literal.

Esa interacción con la estructura cognitiva no se produce considerándola como un todo, sino con aspectos relevantes presentes en la misma, que reciben el nombre de ideas de anclaje (Ausubel, 1976, 2002; Moreira, 1997; citados por Rodríguez 2009, p.3). Al respecto, Díaz, 1989, citado por Trueba (2010), indica que los materiales de estudio y la información exterior se interrelacionan e interactúan con los esquemas de conocimientos previo y las características personales del aprendiz.

Teoría Constructivista

En el enfoque pedagógico esta teoría sostiene que el conocimiento no se descubre, se construye: el estudiante construye su conocimiento a partir de su propia forma de ser, pensar e interpretar la información. Desde esta perspectiva, el alumno es un ser responsable que participa activamente en su proceso de aprendizaje. El Constructivismo ha recibido aportes de importantes autores, entre los cuales se encuentran Jean Piaget, Vygotsky, Ausubel y Bruner.

En cuanto a Piaget según Pozo (2008) aporta a la teoría Constructivista:

“El concebir el aprendizaje como un proceso interno de construcción, donde el individuo participa activamente adquiriendo estructuras cada vez más complejas, a los que este autor denomina estadios” (p.93). En otras palabras según el autor para el teórico el aprendizaje es un proceso activo en el cual los estudiantes construyen nuevas ideas o conceptos basándose en su

18

conocimiento corriente o pasado. Él selecciona y transforma información, construye hipótesis, y toma decisiones, confiando en una estructura cognitiva para hacerlo, (es decir, esquemas, modelos mentales) provee significado y organización a las experiencias y permite al individuo ir más allá de la información dada.

Siguiendo en un mismo orden, la teoría Constructivista permite orientar el proceso de enseñanza aprendizaje desde una perspectiva experiencial, en el cual se recomienda menos mensajes verbales del maestro (mediador) y mayor actividad del alumno. La aplicación del modelo Constructivista al aprendizaje también implica el reconocimiento que cada persona aprende de diversas maneras, requiriendo estrategias metodológicas pertinentes que estimulen potencialidades y recursos, y que propician un alumno que valora y tiene confianza en sus propias habilidades para resolver problemas, comunicarse y aprender a aprender.

Aspectos Conceptuales

Acciones Didácticas en la Lectura

El proceso de enseñanza requiere de acciones didácticas basadas en la lectura y se encuentra vinculado con diversidad de acciones que facilitan la compresión de material escrito. De acuerdo a lo expresado por Del Río y otros (2002) la acciones son: “Los lineamientos que el docente debe considerar para desarrollar su plan de trabajo y los procedimientos de lectura, redacción, expresión oral e investigación que se consideran más adecuados para el logro de los objetivos” (p.78). Estos permiten al docente seleccionar, evaluar, permanecer o abandonar determinadas acciones para lograr la meta que se ha propuesto.

19

Las acciones didácticas se clasifican en: cognoscitivas, las que utiliza el lector frente al texto y las acciones educacionales o institucionales, son las utilizadas por el docente con el fin de lograr sus objetivos de aprendizaje. Las cognoscitivas las utiliza el lector para comprender el material escrito; éstas permiten saber a qué prestar atención y a qué no prestar atención, facilitando la comprensión del mensaje contenido en el texto. En tal sentido, Durán (2008) enumera una serie de acciones cognitivas, entre las cuales están: las de selección, inferencia, predicción, confirmación y corrección.

La habilidad para hacer inferencias es considerada como una estrategia fundamental para la comprensión de textos y con ellos los cuentos. Paggiolli (2009) señala: “La elaboración de inferencias constituye una estrategia que tiene como propósito construir el significado” (p.25). Ahora bien, al inferir información de un texto, se produce un texto constructivo: donde el lector amplía el conocimiento a través de la elaboración de predicciones en relación con el significado del texto, a fin de lograr su comprensión y poder integrar la información del texto al conocimiento previo.

Es necesario suscitar en los estudiantes la producción de inferencias, con el objeto que aprendan a ir más allá y puedan establecer relaciones internas entre el conocimiento previo y la información no expresada en el texto. Estas permiten hacer interpretaciones o elaborar predicciones que le convierten en un lector crítico, capaza de admitir juicios o de inferenciar lo real o lo fantástico.

Las acciones cognoscitivas, tienen el propósito de dar sentido al texto, se presenta en forma continua e interactiva de manera que el lector seleccione sobre la base de las predicciones e infiera sobre la base de lo que se selecciona. Para ser buen lector es necesario asumir progresivamente el control del propio proceso, y atender que es necesario utilizar estas acciones que facilitan la compresión del texto.

20

El docente es la persona que debe orientar y facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje de la lectura, pero es el alumno quien debe ejercer el mayor control de la misma; por lo tanto deberá proporcionarle al educando situaciones que le ayuden a desarrollar y perfeccionar la habilidad y destreza para una mayor comprensión de lo leído. En este sentido Escalante, (2002) expresa: “La incapacidad para leer bien, que presentan muchos lectores, hecho que se evidencia en el bajo rendimiento académico de algunos estudiantes, se deriva en alto grado del desconocimiento o uso deficiente de las acciones básicas de lectura” (p.37).

Lo antes expuesto por el autor, destaca la necesidad de enseñar al educando acciones de compresión lectora, a fin de que disponga de los recursos para aprender a leer y una de esas acciones es el cuento como recurso de entretenimiento, reflexión, comprensión y hasta diversión. Esta estrategia requiere de objetivos que se deben lograr, la planificación de las acciones a seguir para alcanzarlos, la evaluación de las mismas con los posibles cambios o modificaciones.

Ellas orientan al lector a seguir otros caminos cuando presenten problemas en la lectura. La planificación de las acciones de aprendizaje, plantea la necesidad de planear la enseñanza de la lectura en cuatro (4) fases:

iniciación, interacción, aplicación y ampliación. La primera fase, de iniciación, se basa en la importancia de motivar al alumno, despertando su interés por la lectura, tomando en cuenta las características y las capacidades del educando para que pueda lograr un aprendizaje más significativo.

La segunda fase, de interacción, plantea que el aprendizaje debe ser compartido entre el alumno y sus compañeros en forma libre y espontánea, donde cada uno tenga la oportunidad de compartir sus experiencias,

21

aportando ideas y reflexionando sobre ellas. En esta fase el docente cumple la función de guía, ejerciendo el menor control en la discusión.

En la fase de aplicación, el aprendizaje se fortalece según la medida que se presenten oportunidades para su aplicación; por lo tanto el maestro debe suministrar material adicional, el cual podrá ser utilizado de acuerdo a la forma sugerida en la fase de interacción. El aprendizaje adquirido se amplía y se profundiza cuando el alumno relaciona los conocimientos adquiridos con otras experiencias. Esta permite generalizar la importancia de la lectura hacia otros aspectos de la lengua y otras áreas de estudio.

El Rol del Docente para el Fomento de la lectura

Han existido posiciones educativas ampliamente difundidas a lo largo de los años que asignaban docente la función de centralizar y transmitir la información a los educandos, destacando la importancia casi absoluta de su actuación. A los niños les correspondía, entonces, ser sujetos pasivos y acatar las directrices e indicaciones del docente.

Desde el inicio del siglo XX, especialmente durante las últimas décadas, se han dado a conocer concepciones educativas que ponen en tela de juicio la postura antes citada, y hacen nuevas propuestas acerca de la función docente. En algunos casos, como todo planteamiento que surge ante una reacción opuesta, se adopta un punto de vista totalmente contrario como lo

plasman Ferreiro y Taberosky (2008): “

docente es una figura apenas

complementaria, casi secundaria e incluso pasiva que deja el protagonismo a los educandos y se limita a llevar a cabo las iniciativas y propuestas de estos”

(p.39).

el

Entonces, cabría preguntarse ¿cuál es el rol que debería tener el maestro? Porque éste es una figura clave en la dinámica del aula, es la

22

persona que articula el trabajo educativo, coordina el proceso de enseñanza y hasta se puede pensar que lo que sucede en el aula está determinado, casi en su totalidad, por las decisiones del docente. Por lo tanto, no tendría que haber una disminución de su función, sino más bien un cambio cualitativo de ésta.

Ahora bien, en función de la temática, que se refiere exclusivamente al papel del docente como fomentador de la lectura. Al respecto de esto, se comenta específicamente la estrategia fundamental de esa función: es hacer evidente su propio interés y placer por leer. Es prioritario que el docente se muestre ante los niños como un sujeto que lee cotidianamente; que se compromete al hacerlo y obtiene satisfacción.

En este mismo orden, dirección, la revisión del docente de su propio vínculo con la lectura contribuye a mejorar su relación con el lenguaje, con las formas expresivas de éste a ser un buen modelo de usuario ante los educandos. En muchos sectores sociales, los estudiantes no tienen ocasión de ver a los adultos leyendo; sólo lo hacen sus compañeros de escuela o sus hermanos que están escolarizados. Para muchos leer es una actividad de la escuela para la escuela, que cuando ya no se asiste a ella se abandona esas actividades definitivamente, razones que le permiten al docente promover y fomentar la lectura para la vida, hacer de ésta una actividad placentera.

De manera que no sólo es decisivo que los educandos vean el sentido y obtengan placer al participar de las situaciones escolares de lectura, también es fundamental que verifiquen que los adultos al menos algunos adultos- continúan haciéndolo, y a gusto, toda la vida. También es importante señalar, lo planteado por Kaufman (2008) “El docente debe tratar de compartir los propios actos lectores de diferentes tipos de texto y de distintas situaciones con sus estudiantes para que éstos se sientan motivados” (p.23).

23

En tal sentido, es importante generar acciones acerca de las situaciones más significativas de la enseñanza de la lectura a través de los recursos expresivos para que el educando adquiera habilidades y destrezas; y además sea capaz de analizar e interpretar los textos. Por otra parte, en las manos del docente está lograr comunicar la emoción que en él suscita el leer bien, por ello se debe canalizar el proceso de la lectura tomando en consideración los recursos expresivos y las estrategias de aprendizaje que se presentan en el gráfico que a continuación se describe a manera de lograr el fomento y el interés por leer.

La Planificación del docente en el Fomento de la Lectura

La conceptualización de la instrucción o del proceso de enseñanzas y aprendizaje requiere necesariamente revisar algunos términos en el ámbito educativo, entre los que se destacan los conceptos de instrucción y aprendizaje. A continuación se describen estos conceptos tratando de establecer las relaciones existentes entre ellos para las acciones de la planificación:

1. aprendizaje: No pocas veces los términos aprendizaje, instrucción, enseñanza se manejan indiscriminadamente en el contexto educativo, sin precisar realmente la significación de cada uno de ellos. El aprendizaje ha sido teóricamente definido de múltiples maneras, por teóricos, investigadores y profesionales de la educación. Pese a no existir una definición único, la mayoría de ellas presentan elementos comunes. Al respecto, Shunk (1991) citado por Ertmer y Newbt, (2006) hace referencia a definición dada por Shuell. “El aprendizaje es un cambio perdurable en la conducta o en la capacidad de comportarse de una determinada manera, la cual resulta de la práctica o de alguna otra forma de experiencia”. (p.154).

24

En ese mismo sentido, el aprendizaje es visto como una modificación permanente en la acción del individuo, originada por la incorporación de conocimientos y experiencias. Estos cambios; es decir, el aprendizaje, pueden ser planificados o no. No sólo el aprendizaje es producto de la regularización e intencionalidad propia del ser humano. La condición social del individuo, como integrante de diversos grupos de intercambio, el desempeño de diversos roles sociales y la búsqueda de solución a los problemas, hace que el ser humano esté permanentemente incorporando conocimientos y experiencias que le permiten asumir nuevas formas de afrontar y solucionar problemas.

2. Instrucción: En el contexto que ocupa, se entiende como Instrucción el proceso mediante el cual se organiza y facilitan experiencias de aprendizaje. La enseñanza representa la función básica de los diversos niveles en los que se agrupa el quehacer educativo. Constituye el proceso mediante el cual se transmite conocimiento con valor social inmediato, y se desarrollan experiencias en habilidades y destrezas.

Algunas definiciones de Instrucción según Orántes, (2005): “Es la disposición de las contingencias. De reforzamiento dentro de las cuales aprenden los estudiantes. Ellos aprenden en su ambiente natural, sin necesidad que se les enseñe, pero los maestros disponen contingencias especiales en que facilitan el aprendizaje” (p.72). Es por ello, que la instrucción puede ser vista como un proceso donde se visualizan las siguientes características:

- Sistematización: su concepción se basa en la interrelación de un conjunto de elementos que se influencias entre sí.

25

- Secuencialidad: opera en función de etapas o pasos secuenciales. A su vez requiere insumos de entrada, sobre lo que se actúa a través de procedimientos y actividades para obtener un producto final.

- Intencionalidad: responde a fines y propósitos preestablecidos del sistema macro en el cual se inserta.

-Planificación: incorpora elementos propios de la planificación como proceso: fijación de objetivos y metas, organización de procedimientos y manejo de recursos, ejecución de acciones y evaluación de ejecución y resultados.

A partir de los conceptos vistos de aprendizaje e instrucción, es posible

definir la planificación de la instrucción, como un proceso mediante el cual se organizan sistemas de instrucción a fin de alcanzar los cambios previstos en los objetivos de aprendizaje es precisamente hacia el fomento de la lectura a través de la interacción y disposición de los recursos en el entorno para la significatividad de los aprendizajes. Según Briggs. (1976) citado por Gardner (2003) la planificación de la instrucción es la previsión de lo que ocurrirá en el aula o ambiente de aprendizaje.

Estos autores plantean, que cuando se planifica un evento de instrucción sea un taller, curso o un clase están presentes los principios relacionados con el proceso de facilitar el aprendizaje y en este sentido se determinan los resultados que se desea alcanzar, se establece la secuencia de la información o procedimientos requeridos, y forma como se medirán estos resultados, es decir, se genera el modelo esquemático o arquitectura de la situación de aprendizaje que conlleve al logro de los objetivos aprovechando los recursos disponibles para el desarrollo de los proyectos.

26

Al planificar la instrucción a través de proyectos en vital que el docente conozca los factores que inciden en el proceso de enseñanza o instrucción para diseñar situación donde se potencien los aspectos que favorezcan esas condiciones y se minimicen aquellas que obstaculizan o impiden obtener los aprendizajes deseados.

La Enseñanza a través de la Lectura

El proceso enseñanza se considera el aspecto más importante de los primeros años de estudio, por cuanto repercute directamente en el éxito o fracaso del educando en la escuela y en la prosecución de los estudios. Por ello, la enseñanza debe canalizarse a través de recursos que permitan la interacción para iniciar el aprendizaje de la lectura y la escritura se logra en forma progresiva iniciándose en la educación preescolar, continua en la educación primera, pasa por la media general hasta lograr su dominio y perfeccionamiento.

Al respecto Villamizar (2008) expresa: “La lectura implica un proceso en el cual se transitan etapas más o menos diferenciadas, en las que se producen adquisiciones que tienen que ver con el descifrado, el trazo, la comprensión, interpretación, composición y redacción” (p.44), visto de esta manera, el proceso de desarrollo del aprendizaje a través de la lectura se encuentra íntimamente relacionado con el aspecto cognoscitivo, psicológico y emocional del individuo, ya que es necesario que el lector además de comprender el mensaje, sea capaz de evaluar, juzgarlo y de esta manera poder aceptarlo o rechazarlo.

De acuerdo a lo expresado por Del Río (2002): “La lectura es un proceso mental complejo que en los sistemas modernos de enseñanza va unido, desde luego, a la escritura, pues se aprende simultáneamente, o casi al mismo

27

tiempo a leer y, a representar los signos gráficos” (p.25). Se evidencia que

ambos procesos van de la mano y a pesar de ser independientes el uno

necesita del otro, los mismos transitan por diferentes etapas que comprenden

el descifrado, el trazo, la comprensión, la interpretación, composición y

redacción.

A través de la lectura el ser humano expresa lo que siente y piensa para

comunicarse con sus semejantes. Ambas permiten al hombre solucionar

conflictos existenciales, ampliar conceptos e ideas, cambiar la conducta de las

personas y facilita al individuo la toma de decisiones. De allí, su importancia

en la enseñanza porque a través de la misma se amplía lo cognitivo y lo

procedimental del educando, orientado hacia la adquisición de saberes para

la vida.

Es necesario, mediante un trabajo mancomunado entre el hogar y la

escuela, desarrollar en el educando hábitos de lectura desde la infancia, el

cual debe estar orientado hacia la búsqueda e innovación de acciones

didácticas vinculadas a la enseñanza de las mismas, con el fin de despertar

en el educando el interés por aprender. Según Baker y Scarpit, citado por

Andricaín (2004) afirman que:

En las primeras etapas de la Educación Básica es cuando se

Es

conveniente entonces que el libro entre en la vida del niño antes de

la edad escolar y que pase a ser parte de sus juegos y actividades cotidianas (p.15).

forman las actitudes fundamentales ante el libro (

).

Por consiguiente es de vital importancia inculcar en el educando el

interés por aprender desde temprana edad; estos hábitos se logran con la

práctica, la cual debe convertirse en una costumbre. Igualmente, el autor

señala que formar hábitos de aprendizaje a través de la lectura es lograr que

28

el individuo recurra regularmente y por su propia voluntad a los materiales de

lectura como medio eficaz para satisfacer sus demandas cognoscitivas y de

esparcimiento.

La Didáctica para la Enseñanza de la Lectura

Desde la Didáctica Magna de Comenio (1657) la pedagogía ha ocupado un lugar relevante en el campo de las Ciencias de la Educación. Nace como

la disciplina que prescribe el qué y el cómo de la enseñanza, es decir, como

una metodología de base normativa cuyo objetivo es hacer de la enseñanza una actividad eficaz. Es por eso que históricamente el vocablo didáctica se asocia con otros como: pasos, reglas, método, medios predeterminados,

además es vista como una herramienta.

La didáctica comenzó a ser una disciplina científica en el momento en que la psicología le dio su apoyo. De esta manera, heredó diferentes enfoques, teorías o programas de investigación de la psicología y además se configura en función de ellos. Para referirnos a las corrientes actuales de la didáctica se debería contraponer el conductismo como programa de investigación científica

y el cognitivismo teoría que proporciona nuevas bases que sustentan a la

didáctica. En tal sentido, a comienzos del siglo XX, nace la psicología del desarrollo siendo, a partir de entonces, el sujeto de aprendizaje y la identificación de las etapas evolutivas el nuevo horizonte de la didáctica a ser

aplicada.

El interés sobre el sujeto de aprendizaje se consolida con los aportes de

las nuevas teorías del aprendizaje cuyos enfoques terminarán por caracterizar

la concepción sobre la enseñanza del siglo XX, y donde se conjugan para dar

aportes científicos a la educación. Toda práctica educativa es una actividad intencional, desarrollada de manera consciente, que solamente puede hacerse

29

inteligible con relación a los esquemas del pensamiento; en este aspecto es

conveniente plasmar lo que manifiesta Andricain (2004)

…el hecho de realizar una práctica educativa presupone un esquema teórico que, al mismo tiempo, es constitutivo de esa práctica y el medio de comprender las prácticas educativas de otros. Esto nos remite a preguntarnos qué entendemos por práctica educativa, para qué se realiza. (p. 45)

Por consiguiente, la práctica educativa es un compromiso que debe

asumirse de orden personal y profesional, de tal manera que la misma se haga

por vocación y convicción ejerciéndose una práctica consciente y bien

realizada. Por lo tanto, en lo que se refiere a la enseñanza de la lectura, la

didáctica es imprescindible y debe aplicarse con variedad de estrategias,

acciones que permitan consolidar las competencias en esta área, y establecer

un aprendizaje significativo en los educandos.

Autores varios presentan, hoy día, como Litwin, G. (1997) a la didáctica

como una teoría de la enseñanza. La enseñanza como proceso diferenciado

del aprendizaje se convierte en objeto propio de conocimiento de esta

disciplina. En cuanto, a la enseñanza de la lectura, se plantea el señalamiento

de Camilloni (2000)

Entre los procesos de enseñanza y aprendizaje que en su momento puedo ser significativo, se encuentra enseñar la lectura, como inicio a la producción del conocimiento, pero que en los últimos tiempos se había convertido en una razón especial, porque a partir de la lectura se construyen nuevos pensamientos para la comprensión, explicación y formulación de nuevas ideas (p.98).

Sobre la base de esta diferencia, la didáctica se está constituyendo en

un proceso que no sólo permite enseñar sino abrir espacios a la reflexión, el

entendimiento y a la creatividad partiendo de la lectura, además se puede

30

enfocar de distintas maneras porque es polisémica, pero que constituye un objeto sólido de conocimiento y acción.

Con estos fundamentos se puede definir las acciones didácticas en la enseñanza de la lectura como un proceso que se ocupa de enseñar a leer bien, para que aprendan bien, no sólo descifrar las sílabas, sino interpretar acerca de lo leído, de allí la esencia de acciones didácticas bien definidas. Las mismas, tienen como objetivo “ayudar al alumno a aprender de forma

significativa y autónoma los diferentes contenidos curriculares.” (

La

estrategia se considera como una guía de las acciones que hay que seguir, y que, obviamente, es anterior a la elección de cualquier otro procedimiento para

actuar, según lo expresado por Monereo (2001).

)

Si se centran en la enseñanza de la lectura que se persigue se espera que los estudiantes no solamente conozcan y utilicen un procedimiento para resolver una tarea concreta, sino que además pretendemos favorecer el análisis de las ventajas de un procedimiento sobre otro en función de las características de la actividad concreta que hay que realizar, o la reflexión sobre cuándo y por qué es útil aquella técnica el proceso se complica y entran en juego las acciones de aprendizaje. Esta forma de aprender, indudablemente, facilita el aprendizaje significativo a través de la toma consciente de decisiones.

Promoción de la Lectura

Promover lectura se refiere a la posibilidad de percibir el mundo a través de la lectura del libro y de lo escrito, posibilitando, de este modo que personas o grupos de personas logren una mayor y mejor comprensión del medio que les rodea; elaboren una concepción del mundo en el cual habitan y realicen asertivamente toda la trama de sus relaciones e interacciones sociales

31

en el encuentro con sus iguales y diversos, para entrar a un proceso de

construcción y reconstrucción sociocultural de su entorno.

Por consiguiente, el logro de estos propósitos mediante la promoción de

la lectura y escritura se asocia al inicio mismo del proceso. Al producirse un

verdadero encuentro entre un lector con intereses y necesidades específicas

y un texto revelador de hechos y detalles útiles a las expectativas de quien

realice la lectura, se inician o reorientan las reflexiones sobre el mundo, al

respecto, Eco (2006), en su libro Lector en Fábula, formula el siguiente

planteamiento:

se produce el encuentro entre el niño y un texto

determinado, un contenido específico, un formato, una modalidad

portadora de textos: libros, revistas, CD, videos portátiles, computadoras, entre otros; se están sentando las bases para generar un encuentro con realidades conocidas y aún

desconocidas, próximas o lejanas, acondicionadoras de diversas interacciones entre lectores, siempre y cuando la comprensión

permita la interpretación de lo real hacia la comunicación

Cuando

(p.63)

En ese sentido, se observa la esencia de la lectura, por ello plantear

promoción de lectura para lectores principiantes, que son los educandos, para

que sea la lectura la auspiciadora de esa generación de conciencia, que

provoque algunas reflexiones acerca del mundo que los rodea. Por otra parte,

Paulo Freire, en sus cartas a Cristina, plantea en este sentido desafíos

verdaderos para que los educandos aprendan a leer bien y a interpretar

cuando señala:

1. La enseñanza de la lectura es un acto de conocimientos, un acto de

creación, y no de memorización mecánica de letras y sílabas.

2. Los educandos que están aprendiendo deben ser desafiados a asumir

el papel de sujetos del proceso de aprendizaje de la lectura.

32

3. La enseñanza de la lectura debe surgir de la investigación del universo

del vocabulario, que al mismo tiempo nos brinda el universo temático de las áreas. Las primeras codificaciones a ser leídas vale decir decodificadas por los estudiantes ofrecen la posibilidad de una discusión sobre el concepto de cultura.

4. El diálogo como camino de conocimientos debe caracterizar a la práctica de la enseñanza de la lectura, lo que no invalida la información necesaria hecha discursivamente y sin la cual no hay conocimiento.

5. Es absolutamente necesario no dicotomizar la lectura de la escritura.

No existe la una sin la otra, y es fundamental ejercitarlas ambas sistemáticamente. Aún más, el aprendizaje de la escritura y de la lectura debe mejorar la moralidad, de ahí la necesidad de su práctica.

6. Además, se debe considerar la inseguridad del niño, que se agravará

si se siente tratado como un ser que no sabe. Y no hay manera más eficaz de respetarlo que atacar su conocimiento de experiencia hecho con el objeto de ir más allá de él. Trabajar con los educandos con la idea de crear un ambiente de confianza en el que pueda existir la seguridad es definitivamente favorable al proceso de aprendizaje.

Por ejemplo, la discusión sobre la afirmación de Freire de que nadie lo sabe todo y nadie lo ignora todo, enriquecida por ejemplos concretos, puede ayudar a que el educando asuma una postura más crítica, lo que refuerza lo descubierto y lo que puede ir descubriendo en el mundo que los rodea. La reflexión sobre estos aspectos críticos contenidos en la promoción de la lectura dentro de una organización social, confirma la creencia de la necesidad de un eficiente sistema para promover y animar la lectura. En virtud de ello, se hace necesario fomentar y fortalecer la enseñanza de la lectura por medio de

33

estrategias que contribuyan con los docentes en la adquisición de saberes lectores en sus educandos.

Acciones para el Mejoramiento de la Lectura

La lectura debe desarrollarse en las instituciones con actividades interesantes para los estudiantes con el propósito de discutir la función social que estos objetos de conocimientos cumplen en la vida. La lengua escrita no puede seguir siendo estudiada en las aulas escolares como una simple combinación de letras sino como un modo de comunicar significados.

El diseño de acciones para la promoción de la lectura deben ser realizadas por los docentes de las escuelas del país de acuerdo a los recurso disponibles tanto en la institución como en la comunidad aprovechado el potencial creativo del docente para plantear estrategias innovadoras que permitan la promoción de la lectura . Pero para ello, se debe comenzar con conocer que ¿Qué es leer? y de acuerdo a esto Sánchez (2006) señala "Leer es un acto por el cual se otorga significado a hechos, cosas y fenómenos y mediante el cual también se debela un mensaje cifrado, sea este un mapa, un gráfico, un texto" (p.76).

Así mismo, ayudar a leer significa mucho más que decodificar signos, es motivarlos y estimular su imaginación. Los materiales educativos para las actividades de lectura deben ser escogidas de acuerdo a la edad del niño, específicamente en las instituciones de educación primaria, porque en los primeros años de la vida escolar del niño y niña necesita de fortalecer y desarrollar el hábito de la lectura, necesario para su desenvolvimiento en la vida escolar, académica, profesional y en la vida diaria, luego en las otras etapas de la educación se deben aplicar otro tipo de estrategias y adecuarlas al contexto del estudiante. Al respecto, Sánchez (2006) señala algunas

34

acciones

continuación:

didácticas

para

fortalecer

la

lectura

como

se

especifican

a

1. Conocer que necesita cada estudiante para su aprendizaje

2. Determinar la colaboración del Centro de Recursos para el

Aprendizaje a cada unidad de trabajo.

3. Identificar posibles estrategias para el desarrollo de las unidades.

4. Determinar y organizar acciones didácticas que requieran

medios de apoyo.

5. Establecer pautas para el uso de los recursos.

6. Programar el uso de los materiales, equipos, mobiliario y

espacios del centro de recursos y de la comunidad.

7. Detectar los estudiantes que requieran atención especial, la cual

puede dárseles a través del uso de diferentes materiales

8. Desarrollar acciones didácticas que contribuyan a su maduración

psico-motora de los niños y niñas de educación primaria.

9. Acciones que estimulen la imaginación de los niños y niñas y su

mundo afectivo, permitiéndoles relacionar vivencias con la lectura. 10. Acciones que muestren al niño que el libro es un objeto común, parte del mundo físico normal en que se desenvuelve, y la lectura una actividad imitable, deseable y valorable. (p.64)

Estas actividades deben motivar al niño y estimular sus competencias y

capacidades de lectura a través de la promoción; para ello existen diferentes

tipos de lecturas que son aplicadas en las acciones didácticas y para ello

Sánchez (2006) señala: (a). lecturas recreativas: que tiene como propósito el

deseo de descanso o expansión, búsqueda de experiencias, evasión de la

realidad, deseo de vivencias novedosas, y apreciación estética.

Entre los materiales se puede señalar: Mitos, fábulas, leyendas, cuentos,

novelas, poesía y libros de aventuras en general; (b) lecturas Informativas:

tiene como propósito mantenerse informado del acontecer nacional o mundial,

deseo de sentirse integrado en la sociedad actual, afán profesional y conocer

diversos tipos de realidades. Entre los materiales que se utilizan se

encuentran: avisos y señales, periódicos y revistas y (c) Lecturas estudio y

35

científicas: el propósito se enfoca en el anhelo de superación a través de la

educación, cumplir con tareas encomendadas, actualizar conocimientos

profesionales y el deseo de investigación en ciencia y tecnología.

Evaluación de la Lectura

La evaluación permite emitir juicios de valor sobre la forma como se ha

venido realizando el proceso de enseñanza de la lectura y escritura y así poder

orientarlo hacia el uso de acciones adecuadas al desarrollo intelectual del niño.

Según Miras y Solé (2010) expresan:

La evaluación es una actividad mediante la cual, en función de determinados criterios, se obtiene informaciones pertinentes acerca de un fenómeno, situación, objeto o persona, se emite un juicio sobre el objeto de que se trate y se adoptan una serie de decisiones relativas al mismo (p.167).

Por consiguiente, toda actividad de lectura y/o escritura debe ser

evaluada continuamente en el aula con el fin de determinar las fallas que

presentan los estudiantes a lo largo del proceso de enseñanza de la misma, y

de esta manera hacer las correcciones pertinentes. Existen tres tipos de

evaluación con las cuales se pueden valorar el proceso de lectura en los

estudiantes: la evaluación inicial, la evaluación formativa y la evaluación

sumativa. Éstas se complementan, y siempre están presentes permitiendo ir

adaptando las características del proceso de aprendizaje con las

características de la enseñanza para lograr optimizar este proceso.

En este sentido, es preciso considerar la actividad de la enseñanza de la

lectura como “tareas compartidas” comentando el texto leído, donde el docente

y el estudiante interactúen, lográndose así un intercambio progresivo de ideas,

comunicación de unos a otros, a manera de permitir al profesor adoptar una

36

actitud receptiva para ir ajustando el proceso de enseñanza y aprendizaje cada

vez que lo considere necesario.

Así mismo, evaluar es indagar e inferir por qué el estudiante falla o tiene

éxito, con el fin de ir progresivamente adaptando, modificando y enriqueciendo

la enseñanza de la lectura y la escritura. Por ello, es de vital importancia que

el docente planifique y evalúe su práctica con relación a la lectura y de esta

forma lograr mejorarla en beneficio del estudiante. La enseñanza de la lectura

debe ser trabajo en equipo, cada profesor, debe planificar y llevar a cabo esta

práctica basándose en la reflexión e innovación, integrándose en una dinámica

en la que puede discutir sus proyectos, compartir sus dudas con las de sus

compañeros de equipo, esto permite al estudiante responder a un conjunto de

decisiones acordadas por los docentes y no de uno en particular.

Fundamentación Legal

La investigación debe ser sustentada con bases legales, los cuales van

a aprovechar para darle ese carácter jurídico, de legalidad al trabajo que se

está ejecutando, en ese orden de ideas, el presente estudio para la

fundamentación legal se apegó a los siguientes textos legales a objeto de

revisión. Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (2001), Ley

Orgánica de Educación (1999)

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999). Gaceta Oficial 36860. Extraordinaria. Diciembre, 30.

En primer lugar se tiene a la Carta Magna la Constitución de la República

Bolivariana de Venezuela (1999), en la cual establece en su artículo 103 que

“toda persona tiene derecho a una educación integral, de calidad permanente,

en igualdad de condiciones y oportunidades, sin más limitaciones que las

derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones”. En el mismo artículo se

37

señala que la educación es obligatoria en todos sus niveles y que el Estado

garantiza su gratuidad hasta el pre-grado universitario. De igual manera, la

Constitución señala en su Artículo 105, quienes deben ejercer como docentes,

previa demostración de sus capacidades y los requisitos éticos, académicos,

científicos que la ley establece.

En estos apartes se refiere a la educación como un derecho humano y

un deber social fundamental, es considerada democrática, gratuita y

obligatoria. Para ello el Estado la asumirá como función indeclinable y de

máximo interés en todos sus niveles y modalidades, y como instrumento del

conocimiento científico, humanístico y tecnológico al servicio de la sociedad.

Además, del derecho que tiene todo ciudadano a una educación integral de

calidad, para ello, el estado dispondrá lineamientos para estimular su

constante actualización. El encargado de impartir educación deberá ser una

persona de reconocida moralidad, el Estado estimulará su preparación los

incentivará a superarse.

Ley Orgánica de Educación (2009)

Artículo 6º Todos tienen derecho a recibir una educación conforme con sus aptitudes y aspiraciones, adecuada a su vocación y dentro de las exigencias del interés nacional o local, sin ningún tipo de discriminación por razón de la raza, del sexo, del credo, la posición económica y social o de cualquier otra naturaleza. El estado creará y sostendrá instituciones y servicios suficientemente dotados para asegurar el cumplimiento de la obligación que en tal sentido le corresponde, así como los servicios de orientación, asistencia y protección integral al alumno, con el fin de garantizar el máximo rendimiento social del sistema educativo y de proporcionar una efectiva igualdad de oportunidades educacionales.

Lo mencionado se resume de la siguiente manera: (a) La educación es

Integral, porque atiende al desarrollo integral y holístico de la personalidad del

educando, mediante el desarrollo de sus capacidades cognitivas

38

(intelectuales, motrices, afectivas) de equilibrio personal y de integración social; (b) es general, al promover aprendizajes y conocimientos variados de los elementos humanísticos, artísticos, científicos y tecnológicos de la cultura nacional y universal; facilita al individuo las herramientas e instrumentos necesarios para la continuación con éxito de sus estudios en el nivel de Educación Media Diversificada y Profesional. Por su parte, la Ley Orgánica de Educación (2009), en su artículo 17 establece que “…Las familias, la escuela, la sociedad y el Estado son corresponsables en el proceso de educación ciudadana y desarrollo integral de sus integrantes.

Ley Orgánica de Protección al Niño, Niña y Adolescente LOPNNA (2007)

Ahora bien, con respecto a lo que la LOPNNA, manifiesta al respecto se hace referencia al cumplimiento legal que se debe hacer a los deberes y derechos de los educandos. Asimismo, en su Artículo 3°, donde se menciona el principio de Igualdad y no Discriminación hacia los niños y niñas independientemente de su raza, color, sexo, edad, idioma, religión, creencias, cultura, posición económica, origen social, discapacidad, enfermedad, entre otras. Según los artículos contentivos de dicha Ley se habla acerca de los derechos de los niños, niñas y adolescentes de participar en el proceso de educación, a ser respetados por los educadores, a cumplir con la disciplina escolar, al derecho al Descanso, Recreación, Esparcimiento, Deporte y Juego.

39

CAPÍTULO III

CONTEXTO METODOLÓGICO

El marco metodológico una parte importante del proceso investigativo por cuanto en él, se plasma el tipo de investigación, el nivel y diseño del estudio, de acuerdo a los objetivos planteados, además, los procedimientos

a realizar durante el proceso de investigación. De acuerdo a su definición,

Palella y Martins (2013), manifiestan: “El marco metodológico indica el cómo

se realizará el estudio para responder al problema planteado” (p.94).

Visto de esta manera, permite organizar las actividades del estudio para poder proporcionar un proceso válido y confiable, es la instancia referida a los métodos, las diversas reglas, registros, técnicas, y protocolos con los cuales una teoría y su método calculan las magnitudes de lo real. Los elementos que sirven de sustento al proceso metodológico y que regirán este estudio se plantean se presentan siguiendo lineamientos del Manual para la Elaboración, Presentación y Evaluación del Trabajo Final de Investigación de los Programas

de Postgrado de la Universidad Bicentenaria de Aragua (2012): los cuales se

presenta a continuación.

Tipo de Investigación

De esta manera, según Landeau (2011), el tipo de investigación tiene relación con: “La estrategia que adopta el investigador para responder al problema planteado” (p.129). Ahora bien, de acuerdo al tema planteado referido con Reflexionar sobre la importancia de las orientaciones pedagógicas para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes de Educación Media General, la investigadora determinó que los siguientes criterios para el tipo de investigación del presente estudios serán:

40

Primeramente por la forma de recolectar la información el tipo de investigación fue documental, con apoyo en un estudio descriptivo, diseño bibliográfico y el método analítico sintético. En cuanto al tipo documental se debe considerar lo expresado al respecto por Palella y Martins (2013), “Se concentra exclusivamente en la recopilación de información en diversas fuentes. Indaga sobre un tema en documentos escrito u orales y en cualquier fuente derivada de ellos” (p.99). Por ello, se está en presencia de un estudio documental cuando la fuente principal de información está integrada por documentos que representan la población.

Por otra, un estudio descriptivo según Balbo (2012), radica en: “La investigación descriptiva consiste en la caracterización de un hecho, fenómeno, individuo o grupo, con el fin de establecer su estructura o comportamiento” (p.97). Por consiguiente, estos estudios describen con mayor precisión los detalles o singularidades de la realidad estudiada, su objetivo central está en proveer un buen registro de los tipos de hechos que tienen lugar dentro de esa realidad.

En un mismo orden, el diseño bibliográfico según Bernal (2013), “Se fundamenta en la revisión sistemática, rigurosa y profunda de material documental de cualquier clase, con la finalidad de descubrir hechos, sugerir problemas, orientar hacia otras fuentes de investigación” (p.117). En otras palabras, este diseño es un proceso que se realiza en forma ordena y con objetivos precisos con la finalidad de fundamentar la construcción de conocimientos con diferentes técnicas de localización, fijación de datos y análisis de documentos o contenidos.

Por su parte, es analítico según lo expresado por el Manual para la Elaboración, Presentación y Evaluación del Trabajo Final de Investigación de los Programas de Postgrado de la Universidad Bicentenaria de Aragua (2012);

41

“Son aquellos que tratan de entender las situaciones en términos de sus componentes, intentan descubrir los elementos que conforman cada totalidad y las interconexiones que explican su integración. Esta investigación implica la síntesis posterior de lo analizado” (p.60). De otra manera, se puede decir que estos estudios incluyen el análisis del tema desarrollado para una vez analizado proporcionar conclusiones o reflexiones.

Matriz Correlacional de Constructos

Las variables son elementos o factores que pueden ser clasificados en una o más categorías, es decir son medibles o cuantificables, según sus propiedades o características. En tal sentido, Palella y Martins (2013), manifiestan: “Es una cualidad susceptible de sufrir cambios por lo que un sistema de variables está conformado por un conjunto de características operacionalizadas” (p.73). De lo anterior se desprende, que toda variable presenta un grado de abstracción que impide utilizarla como tal en la investigación, por ello, es necesario operacionalizarla.

En tal sentido, el Manual de la Universidad Santa María (2010), señala:

“ésta representa el desglosamiento del constructo en aspectos cada vez más sencillos que permiten la máxima aproximación para poder medirla(p.39). En otras palabras, en la matriz correlacional de constructos el investigador hace una simplificación de todos los componentes teóricos utilizados en el proceso investigativo para una mejor comprensión de los mismos.

42

Cuadro 1

Matriz Correlacional de Constructos

Objetivo General: Reflexionar sobre la importancia de las orientaciones pedagógicas para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes de Educación Media General.

CATALIZADORES

MOTIVANTES

INTERVENTORES

Teorías de Entrada

Fundamentan comprensión lectora

la

*Teoría de la Comprensión Lectora de Isabel Solé *Teoría del Aprendizaje Significativo de Ausubel *Teoría Constructivista

Acciones

Didácticas

Que utiliza el docente

*El Rol del Docente para el Fomento de la lectura *La Planificación del docente en el Fomento de la Lectura *La Enseñanza a través de la Lectura

Importancia de las

orientaciones

pedagógicas

Para el fortalecimiento

comprensión

lectora

estudiantes

los

de

la

en

*La Didáctica para la Enseñanza de la Lectura *Promoción de la Lectura *Acciones para el Mejoramiento de la Lectura *Evaluación de la Lectura

Fuente: Rujano, I. (2017)

Técnicas e Instrumentos de la Investigación

De acuerdo al tipo de investigación y con base al catalizador se realizara

un análisis abductivo descriptivo, basado en la técnica de observación

documental, la presentación resumida descriptivo crítico. La revisión de

documentos de referentes teóricos, mediante la lectura y relectura para llegar

43

a la interpretación de los hechos que nivelaran el origen científico del hecho investigado.

Efectivamente esta primera visión dimensional de la lectura y relectura fue desarrollada luego de varias revisiones que permitieron la selección para la información a ser correlacionada de acuerdo al nivel bibliográfico de la investigación, permitiendo el reajuste del análisis crítico de la situación encontrada. Las técnicas de recolección de datos fueron soportadas con las respectivas definiciones teóricas, a saber, análisis de contenido.

De acuerdo al estudio se realizarán los protocolos propios de la investigación documental tales como es el subrayado y el fichaje. El subrayado es definido por Bernal (2013), como una “técnica de trabajo intelectual, porque sirve para analizar y comprender los contenidos de un texto” (p.112) por tanto, subrayar es destacar o seleccionar las ideas claves. Mediante un trazo, las partes especiales de un escrito, la técnica permite centrar la atención en las partes esenciales del texto; en consecuencia, se ahorra esfuerzo y se hace más provechoso el trabajo intelectual.

En cuanto a la técnica del fichaje, indica las citas del autor mencionado que esta consiste en un modo de recolección de información, cada fichaje es una técnica auxiliar de todas de todas las demás técnicas empleadas en la investigación. A través de ella se registra los datos que se van obteniendo en los instrumentos llamados fichas, las cuales al ser debidamente elaboradas y ordenadas contienen la mayor parte de la información que se recopilan en un estudio por lo cual constituyen un valiosos auxiliar en la tarea investigativa.

Procedimiento de la Investigación Documental

En este enfoque, la investigadora plantea las diferentes las etapas desarrolladas para lograr los objetivos planteados, sistematizando cada uno

44

de los pasos y describiéndolas de acuerdo a la secuencia lógica enfocadas

hacia la investigación documental. En consecuencia, el Manual UBA (2012)

señala: “En este aspecto se describe y explica cada etapa o fase del

procedimiento seguido para ejecutar la investigación, señalando cada una de

las técnicas, así como el producto de cada fase” (p.89). De acuerdo a ello, a

continuación se presentan las fases aplicadas por la investigadora.

1 La búsqueda y lectura: En esta esta etapa el estudioso desarrolla los

procesos con anterioridad, como fue la selección del constructo a investigar

como lo es la comprensión lectora, esto se logró a través de revisiones y

lecturas de material impreso y el intercambio de opiniones durante el transitar

por la unidades curriculares que conformaron la maestría; dando una visión

más consistente acerca del tema que guiará el camino hacia la caracterización

del objeto de la investigación.

Por lo tanto, Arias (2012), señala: “el planteamiento del problema

consiste en describir de manera amplia la situación objeto de estudio,

ubicándola en un contexto que permita comprender su origen y relaciones”

(p.103). Una vez delimitado y enfocada la problemática la investigadora

procedió a levantar la preposición general de investigación, posteriormente

configurar los objetivos y describir los catalizadores en estudio que darán una

visión más precisa hacia los logros de los objetivos de la investigación. En

consecuencia Namakforoosh, (2008), señala:

Cada proceso de investigación necesita de la formulación de uno o varios objetivos claramente definidos, que son justamente los que orientan la acción del investigador. Por tanto, es lógico suponer que cuando se selecciona un problema de investigación ya se tienen implícitamente concebidos, los objetivos que se persiguen en torno al mismo. (p.93).

45

Una vez claramente definido el problema y los objetivos que orientaron el proceso la investigadora, procedió a desarrollar la segunda etapa con la firma decisión de darle respuesta a los planteamientos establecidos dentro del esquema de trabajo.

2. Recolección y selección de la información: Una vez clarificada la

problemática se procedió a realizar lecturas más profundas que permitieron recolectar, clasificar y seleccionar el material relacionado con la temática propuesta a través de técnicas acordes con el tipo de investigación. Por lo tanto, Palella y Martins (2013) manifiestan: “Puede decirse sin temor a exagerar, que no hay investigación si no hay recolección de datos, los cuales una vez analizados y procesados, constituyen materia prima para la elaboración de las conclusiones” (p.169).

En consecuencia para la recolección de esta información fue necesario la utilización de observaciones documentales y recopilación de información a través de la técnica del fichaje que permitió clasificarla de acuerdo al tema, al autor y otras fichas como las de citas textuales. En consecuencia a lo anterior Navarro y Villalobos (2009), señalan: “La observación documental como su nombre lo indica, se refiere a la investigación bibliográfica realizada en diversos tipos de escritos, tales como libros, documentos académicos, actas, informes o revistas, documentos personales. (p.151). Este proceso facilitó el análisis que conllevó al logro de los objetivos planteados.

3. Análisis e interpretación: Para el análisis e interpretación de los

resultados se utilizaron métodos de la investigación científica acordes con el tipo que conllevaron al desarrollo del contexto teórico donde se plantearon los antecedentes que le darán respaldo al trabajo, las teorías de entrada y se desarrollaran los catalizadores y motivantes para darle respuesta a los

planteamientos establecidos. En tal sentido, Arias (2012), indica:

46

En este punto se describen las distintas operaciones

al análisis, se definirán las técnicas lógicas (inducción, deducción, análisis, síntesis), o estadísticas (descriptivas o inferenciales), que serán empleadas para descifrar lo que revelan los datos que sean recogido (p.55).

en lo referente

Cabe señalar que entre los métodos utilizar se encontraran el de

inducción, deducción para el análisis y síntesis de las teorías que conllevaron

al desarrollo de las temáticas para dar aportes significativos al proceso. Una

vez cumplida con los planteamientos y desarrollado el hecho investigado, la

investigadora procedió a desarrollar la última etapa del proceso de

investigación según el autor en estudio.

4. Aporte Personal: En esta última etapa la investigadora desarrolló las

conclusiones y recomendaciones como aportes personales logrados durante

el proceso de investigación. En las conclusiones se realizó una introducción

de la problemática y se darán un pequeño aporte dirigido a cada uno de los

objetivos planteados.

47

CAPÍTULO IV

CONTEXTO CRÍTICO

Análisis de la Información Recopilada

Posterior a la acción de recopilación de información para la investigación documental a fin de dar respuesta a la premisa general del estudio se hace necesario presentar un análisis de los datos indagados. En tal sentido, el Manual para la Elaboración, Presentación y Evaluación del Trabajo Final de Investigación de la Universidad Bicentenaria de Aragua (2012), manifiesta: “El investigador debe analizar e interpretar los resultados obtenidos en el desarrollo de la investigación, a través de un proceso crítico-reflexivo con base en los hallazgos encontrados en la investigación” (p,71). En virtud de ello, a continuación se presenta el siguiente análisis.

En relación con explicar las teorías de entrada que fundamentan la comprensión lectora, la investigadora para el desarrollo de este objetivo de investigación procedió a recopilar información de diversas fuentes a fin de depurar datos necesarios para plasmar las teorías que dieran soporte científico al estudio; en consecuencia, trabajó con la Teoría de la Comprensión Lectora de Isabel Solé, Teoría del Aprendizaje Significativo de Ausubel y la Teoría Constructivista.

Siguiendo en un mismo contexto, estas teorías le aportaron a la investigación información relevante acerca de la comprensión lectora de Solé se evidenció que aunque el tratamiento que se otorga a la lectura y a los procesos de enseñanza y de aprendizaje que se ponen en marcha para asegurar su consecución estos varían ostensiblemente según el punto de vista

48

teórico que se adopte, la necesidad de acceder a la comprensión lectora está en cualquier caso fuera de duda. De ahí la importancia de que los docentes estén evaluando constantemente las herramientas que utilizan para fortalecer la lectura en sus estudiantes indistintamente del nivel educativo en que se encuentren.

Por otra parte, se tiene que en el aprendizaje significativo como aspecto distintivo de esta teoría presenta la organización del conocimiento en estructuras y reestructuraciones que se producen debido a la interacción entre esas estructuras presentes en el sujeto y la nueva información que está recibiendo a fin de que al ser acopladas se genere un saber significativo es decir duradero no para el momento.

En este sentido, Ballenilla (2008), expresa: “La Teoría del Aprendizaje Significativo aborda cada uno de los elementos, factores y condiciones que garantizan la adquisición, la asimilación y la retención del contenido que se ofrece a los estudiantes, de modo que adquiera significado para ellos” (p.118). Es decir, no es una simple asimilación pasiva de información literal que el sujeto la transforma y estructura, sino que es el proceso según el cual se relaciona un nuevo conocimiento o información con la estructura cognitiva del que aprende de forma no arbitraria y sustantiva o no literal.

En un mismo contexto, se trabajó con la teoría constructivista la cual sostiene que el conocimiento no se descubre, se construye: el estudiante construye su conocimiento a partir de su propia forma de ser, pensar e interpretar la información. Desde esta perspectiva, el educando es un ser responsable que participa activamente en su proceso de aprendizaje. Esto es importante para la enseñanza de la comprensión lectora por cuanto si el estudiante está consciente de que su aprendizaje depende en gran medida de

49

que él esté en capacidad de asumirlo y construirlo de manera crítica y autorregulada.

Siguiendo en otro orden, con respecto a los fundamentos teóricos desarrollados en la presente investigación que al ser documental, descriptiva, analítica/sintética y diseño bibliográfico tuvo en la teoría su principal sustento, en virtud de ello la investigadora indagó en diferentes bibliotecas, libros, guías, tesis de grado, por mencionar algunas que aunadas a su proceso investigativo en las distintas fuente digitales presentes en el material de internet, procedió a archivarlas, analizarlas, depurarlas, a fin de presentarlas en el contexto teórico del estudio, en razón de ello, se presenta a continuación un análisis triangulado de la misma.

En esta perspectiva, con relación a las actividades o acciones a desarrollar en el proceso de enseñanza aplicado por el docente, donde se requiere el uso de acciones didácticas que tienen en la lectura una vinculación relevante por cuanto al hacer uso el estudiante de un pensamiento crítico a la información que está recibiendo, tiene grandes posibilidades de tener una buena comprensión lectora.

Lo anterior se fundamenta de acuerdo a lo expresado por Del Río y otros (2001) cuando expresa que estas acciones desarrolladas tanto por el docente como el estudiante son lineamientos que juntos deben considerar para desarrollar un plan de trabajo con procedimientos de lectura, redacción, expresión oral e investigación considerados en conjunto como los más adecuados para el logro de los objetivos que en la materia de lectura se han programado.

Además, es importante tener en cuenta que el docente es la persona idónea para orientar y facilitar los procesos de enseñanza y aprendizaje de la

50

lectura, sin embargo, el estudiante es quien debe ejercer el mayor control de la misma, es en este escenario donde las estrategias que aplique el docente para que el estudiante aprenda juega un papel significativo; por lo tanto éste deberá proporcionarle al educando situaciones que le ayuden a desarrollar y perfeccionar sus habilidades y destrezas para una mayor comprensión de lo leído.

Ahora bien, con respecto a la planificación que hace el docente para el fomento de la lectura, se evidenció que cuando se planifica un evento de instrucción sea un taller, curso o una clase se hace necesario la presencia de los principios relacionados con la planificación del proceso de enseñanza a fin de facilitar al estudiante el aprendizaje. En este sentido, se debe considerar lo expresado por Sánchez (2006) señala: “El docente debe planificar su trabajo adecuadamente a fin de lograr aprendizajes significativos en sus estudiantes las lecturas recreativas, son un recurso importante que contribuye con fortalecer la imaginación en el educando.

Lo anterior evidencia, la necesidad de planificar adecuadamente las actividades a desarrollar en los espacios de aprendizaje en relación con el fomento de la lectura en los educandos sin tomar en cuenta el nivel o grado en que se encuentren puesto que la lectura es necesaria en cualquiera de ellos, puesto que le permite tanto a docentes como educandos ir en búsqueda de experiencias, de vivencias novedosas, y de apreciación, en este sentido al momento de planificar el docente su acción pedagógica se determinan los resultados que se desean alcanzar, para ello, se establece la secuencia de la información o procedimientos requeridos y la forma como se medirán estos resultados, es decir, se genera el modelo esquemático o arquitectura de la situación de aprendizaje que conlleve al logro de los objetivos aprovechando los recursos disponibles para el desarrollo de los proyectos planificados.

51

Conclusiones

Luego de haber desarrollado los objetivos planteados para la investigación se hace necesario presentar conclusiones. En esta referencia, el Manual UBA (2012) plantea: “Las conclusiones deben reflejar el logro de los objetivos de la investigación y puntualizar cada uno de los aspectos de la investigación que merezcan ser resaltados”. (p.71). En esta perspectiva, a continuación se presentan las siguientes conclusiones.

Con respecto al objetivo analizar las teorías de entrada que fundamentan la comprensión lectora, para el desarrollo de este aparte del trabajo de investigación la investigadora se planteó el ahondar en las teorías que han sido el inicio de todas las actuaciones del acontecer pedagógico en la educación, por ello, a fin de sustentar el estudio se formuló como teorías de entrada a la Teoría de la Comprensión Lectora de Isabel Solé, Teoría del Aprendizaje Significativo de Ausubel y la Teoría Constructivista, las cuales contribuyeron con direccionar el estudio.

Continuando con identificar las acciones didácticas que utiliza el docente para el desarrollo de competencias lectoras en los estudiantes de Educación Media General, con el apoyo de bibliografía de expertos, trabajos de grado con temáticas afines a la investigación, páginas de internet, por mencionar los más relevantes la investigadora plasmó como teoría temas relacionados con las acciones Didácticas en la Lectura, el Rol del Docente para el Fomento de la lectura, la Planificación del docente en el Fomento de la Lectura, la Enseñanza a través de la Lectura y la Didáctica para la Enseñanza de la Lectura.

Finalmente con visualizar la importancia de las orientaciones pedagógicas para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes de Educación Media General, al igual que el anterior objetivo se

52

desarrolló con la bibliografía existente en la temática, se trabajó con temas como: Promoción de la Lectura, acciones para el Mejoramiento de la Lectura y la evaluación de la Lectura, las cuales fueron seleccionadas por la investigadora con la finalidad de sustentar teóricamente la investigación .

Recomendaciones

1. Es recomendable que los docentes desarrollen acciones didácticas

para la promoción de la lectura en todos los niveles de la educación con la finalidad de que ella les permita promover en los estudiantes el desarrollo del pensamiento crítico, que la enseñanza sea integral y motivadora en los educandos. Por otra parte, recomienda que los docentes se forman e acciones didácticas para que procedan a desarrollar la enseñanza de la lectura con una planificación coherente y de acuerdo a las necesidades de los educandos, con acciones contextualizadas e inherentes a cada etapa de la educación.

2. De igual manera, es recomendable que las actividades de lectura se desarrollen fundamentadas con acciones didácticas novedosas donde se innove, dejando de lado viejos paradigmas a fin de formar a los educandos no solo adiestrados como lectores, sino también para que los que ya lean tengan la oportunidad de hacer de la lectura una práctica compartida que sean pensadores críticos y analíticos de lo leído.

3. Desde esta perspectiva hay que pensar en el rol del docente como

promotor auténtico de la lectura, porque la urgencia nacional es la de crear un ser integral, que lea, comprenda lo leído y que lo apliquen el diario convivir. En general, que un ser crítico, creativo y que lo aplique en el transcurso de su formación. Es este sentido, un educando que se integre a los grupos, al desarrollo cultural, al disfrute y al esparcimiento.

53

REFERENCIAS

Andricaín F. (2009) Procesos de la Enseñanza, cómo se Desarrolla en el Aula. Madrid. España: Editorial La Muralla.

Arias, F. (2012). El Proyecto de Investigación. Guía para su Elaboración. Sexta Edición. Caracas. Editorial Episteme C.A.

Balbo, J. (2012) Guía Práctica para la Investigación sin Traumas. 2da. Edición. Táchira: FEUNET.

Ballenilla H. (2008). Procesos Didácticos Vía de Acción. Buenos Aires- Argentina: Editorial Paidos.

Bernal, C. (2013). Metodología de la Investigación Científica. Tercera Edición. Bogotá: Editorial Pearson.

Camacho (2012), Programa con orientaciones pedagógicas dirigidas a los docentes para el fortalecimiento de la comprensión lectora en los estudiantes del 3er. año de Educación Media General en la Unidad Educativa Dr. Ramón Reinoso Núñez, ubicada en Barinas.

Camilloni (2000). Corrientes Didácticas Contemporáneas. Buenos Aires:

Paidós.

Castellanos (2013), Diseño de un Programa de Comprensión Lectora para el fortalecimiento de la enseñanza y aprendizaje de las materias teóricas. Trabajo de grado presentado ante la Universidad Arturo Michelena en Valencia a fin de optar al título de MSc. en Investigación Educativa.

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999). Gaceta Oficial 36860. Extraordinaria. Diciembre, 30.

Del Río y otros (2002) La Lectura como herramienta en el Desarrollo Cognitivo. México: Editorial Norma.

Díaz

y

Hernández

(2008).

Aprendizaje

mediante

Experiencias

Significativas. Tercera Reimpresión. México: Editorial Trillas.

Durán, O. (2008) La Lectura Métodos para Principiantes. México. Ciudad de México: Editorial Norma. 2° reimpresión.

Eco (2006). Lector en Fábulas. Caracas-Venezuela: Editorial Universitaria.

54

Escalante, D. (2002). Adquisición de la Lecto-escritura. Editado por Consejo de Publicaciones de la Universidad de los Andes. Mérida.

Ertmer y Newbt, (2006). El leer es una estrategia. Barcelona. España. Editorial Paidos

Ferreiro, Taberosky (2008). Protagonismo y Desempeño del Alumno. Barcelona-España: Editorial Humanitas.

Gardner, F (2003). Calidad de la Educación; Estudios y Documentos. México: Editorial Pearson.

Hidalgo (2009) Los docentes y la Motivación hacia los Métodos Lectores. Guía Práctica del Magisterio. Bogotá Colombia.

Kaufman A (2008). Planificación en los Centros Educativos. Madrid- España: Editorial La Muralla.

Landeau, R. (2011). Elaboración de trabajos de Investigación. Editorial ALFA. Caracas. 2da. Edición.

Ley Orgánica de Educación (2009). Gaceta Oficial del 15 de agosto del 2009. Caracas. Venezuela.

Ley Orgánica de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPNNA) (2007). Gaceta Oficial del 10 de diciembre de 2007. No. 5.859 Extraordinaria. Caracas.

Miras y Solé (2010). Educación. Su teoría y praxis. Madrid-España. Editorial Popular C.A.

Monereo.C.

(2001)

La

lectura

y

sus

Venezuela. Ediciones COBOS.

Beneficios

para

la

Escritura.

Namakforoosh, M (2008). Metodología de la Investigación. Editorial LIMUSA. Noriega Editores. México Dtto. Federal.

Navarro T, y Villalobos H. (2009), Procesos y Productos en la Investigación Documental. Zulia: Editorial Universidad del Zulia LUZ.

Orántes, A (2005). El Educador y su Acción Social. Perfil del Educador. Buenos Aires-Argentina: Ediciones PAIDOS.

55

Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) (2004). Conferencias Mundiales de Educación. Fondo Unesco.

Paggiolli

(2009)

La

Lectura

y

Escritura

Dibujada.

Pasos

para

Una

Adecuada Lectura. Buenos Aires-Argentina: Editorial Paidós.

Palella y Martins (2013). Metodología de la investigación cuantitativa. 8va. Edición. Caracas: FEDUPEL.

Pozo (2009) Estrategias de la Lectura. Barcelona. España: Editorial Graó. 5ta Edición.

Sánchez L, (2006). Promoción de la lectura, Lima. Perú: Desuso Editores.

Solé (2012)

La Lectura y la Escritura cómo hacer de Ellas un Trabajo

Motivador. Técnicas y Análisis. España: Editorial La Alambra.

Suárez (2010), Programa Motivacional Basado en la Lectura Narrativa como herramienta para el fortalecimiento de la comprensión lectora de los estudiantes. Trabajo de grado presentado ante la Universidad de la Sabana en Bogotá a fin de optar al título de MSc. en Maestría en Pedagogía e Investigación en el Aula.

Universidad

Bicentenaria

de

Aragua

UBA.

(2012).

Manual

para

la

Elaboración, Presentación

y

Evaluación

del

Trabajo

final

de

Investigación los programas de Postgrado.

Universidad Santa María (2010). Normas para la Elaboración, Presentación y Evaluación de los Trabajos Especiales de Grado. Caracas-Venezuela.

Vázquez, M. y Carrera, L. (2012) Herramientas para un Aprendizaje Eficaz. Caracas: Editorial Panapo de Venezuela.

Villamizar, G. (2008). La Lecto-escritura en el Sistema Escolar. Caracas:

Editorial Laboratorio Educativo. Segunda Edición.