Está en la página 1de 21

Dinámica Bullying y Psicopatología en Adolescentes

Lic. Psic. Guillermo Pérez Algorta *

Resumen
El objetivo de este trabajo es analizar la relación entre dinámica bullying y alteraciones
psicológicas en adolescentes. Se han seleccionado de una población de 630 adolescentes,
a 67 que encarnarían los distintos roles que definen la dinámica bullying (hostigadores,
víctimas y hostigadores – víctimas).Para evaluar las alteraciones psicológicas presentes
en la muestra se utilizó el Inventario de Autoaplicación para Jóvenes de Achenbach y
Edelbrock, Youth Self- Report (YSR), Versión Española, cuya factorización aportó 10
síndromes empíricos, cuatro internalizantes, cuatro externalizantes y uno no – patológico
que no fue tomado en consideración para este estudio.
Los resultados indican una marcada relación entre dinámica bullying y alteraciones
psicológicas, obteniendo los hostigadores – víctimas las puntuaciones psicopatológicas
más altas, seguidos por las víctimas y por último los hostigadores.

Introducción

La dinámica bullying es un fenómeno poco conocido y por ende poco evaluado en

el Uruguay. Sin embargo en la práctica clínica con niños y adolescentes se está en

contacto permanente con las distintas formas en que se manifiesta esta dinámica. Lo que

ocurre es que se toman dichas expresiones en forma aislada, sin integrarlas o

conceptualizarlas en un constructo más general.

La dinámica bullying puede definirse en forma global como un comportamiento

que conlleva un ataque o un daño causado intencionalmente, el cual puede ser físico o

*
Doctorando en Psicología en la Universidad de Palermo Buenos Aires. Prof. de la Facultad de
Psicología de la Universidad Católica del Uruguay. Terapeuta del Centro Clínico del Sur.
e.mail. guillermoccs@gmail.com
psicológico, que se da en sucesivas ocasiones (no una sola vez), del más fuerte al más

débil; en el cual se observa un desequilibrio de poder (Nicolaides et al. 2002).

Xin Ma y colaboradores (2001) en una amplia revisión del tema permiten

observar que los datos de prevalencia de la dinámica bullying varían mucho de un estudio

a otro, pero en promedio se puede inferir que entre un 5 y un 15% de chicos de educación

primaria y entre un 3 y un 10% de adolescentes de escuela secundaria son víctimas de

hostigamiento semanalmente o más frecuentemente; y que entre un 2 y un 8% de niños y

adolescentes reportan hostigar a otros frecuentemente. ∗∗

Es común observar niños y adolescentes con problemas psicológicos implicados

en la dinámica bullying encarnando sus distintos roles (como hostigadores, como

víctimas o como hostigadores – víctimas).

De la bibliografía que se ha ocupado del tema se desprende que dicha dinámica

tiene un impacto claramente significativo en la salud física y mental de estos chicos

(Salmon & West, 2000; Bond et al. 2001).

Sourander y colaboradores (2000) plantean que la dinámica bullying se asocia con

severos problemas emocionales y de conducta. Rigby (2000) por su parte postula que

para ambos sexos la dinámica bullying y un soporte social defectuoso contribuyen en

forma significativa e independiente a tener un mala salud mental.

Kumpulainen y su equipo (1998) señalan que los hostigadores – victimas (bully-

víctims) puntúan más alto en comportamientos externalizantes e hiperactividad, y ellos

mismos reportan sentimientos de ineficacia y problemas interpersonales. Dicen además

∗∗
A lo largo del artículo utilizaremos el término Hostigamiento como sinónimo de Dinámica
Bullying.
que la víctimas puntúan alto en comportamientos internalizantes y también en síntomas

psicosomáticos, y que ellas mismas reportan anhedonia.

Kaltiala – Heino y colaboradores (2000) aseveran que la Dinámica Bullying debe

ser vista como un indicador de riesgo de varios desórdenes mentales en la adolescencia.

Encontraron que la ansiedad, la depresión y síntomas psicosomáticos eran más frecuentes

entre hostigadores – víctimas e igual de común entre hostigadores y víctimas. El uso

excesivo de alcohol y otras drogas fue más prevalente en los hostigadores, siguiéndoles

los hostigadores – víctimas.

Salmon y su equipo (1998) en un pequeño estudio hallaron que las víctimas eran

más ansiosas y los hostigadores igual o menos ansiosos que sus pares.

Por su parte Forero y colaboradores (1999) remarcan que la dinámica bullying se

asocia con un incremento en síntomas psicosomáticos y especialmente aquellos

estudiantes que son definidos como hostigadores – víctimas son quienes presentan el

mayor número de síntomas psicológicos y psicosomáticos.

En un estudio posterior Kumpulainen y colaboradores (2000) concluyeron que la

dinámica bullying no solo se asocia con síntomas psiquiátricos concurrentes sino que

también con futuros síntomas psiquiátricos. Postulan que la probabilidad de tener

dificultades en la adolescencia se incrementa si el chico se vio envuelto en la dinámica

bullying en los años de escuela elemental.

Roland (2002) en un estudio llevado a cabo en Noruega, en el que estudió a 2.088

chicos de octavo grado, concluye que tanto hostigadores como victimas presentaban

puntuaciones significativamente más altas que aquellos chicos neutros a la dinámica

bullying en cuanto a síntomas depresivos y pensamientos suicidas. Hallaron también que


las víctimas tenían una media significativamente superior en pensamientos depresivos

que los hostigadores. Con respecto a los pensamientos suicidas la media de los

hostigadores era mayor pero no significativamente más alta que la de las víctimas.

Por su parte, Kaltiala – Heino y colaboradores (1999) en Finlandia también

observaron que tanto los adolescentes víctimas y hostigadores estaban en riesgo alto de

depresión y suicidio.

El objetivo de este estudio es evaluar si existen diferencias en la presencia de

trastornos psicológicos en un grupo de adolescentes de un instituto educativo,

adolescentes que han sido considerados “posibles hostigadores”, “posibles víctimas”

y “posibles hostigadores – víctimas”, o sea aquellos cuyos comportamientos definen

lo que se ha dado en llamar dinámica bullying.

Método

Instrumento de Evaluación

Se utilizó el Inventario de Autoaplicación para Jóvenes de Achenbach y

Edelbrock, Youth Self- Report (YSR), Versión Española de Lemos Fidalgo, Calvo y

Menéndez (1992).

Se evaluaron los comportamientos de los adolescentes mediante autoevaluación,

para cuya interpretación se analizó la estructura factorial mediante Análisis Factorial

(Análisis de Componente Principal) con rotación de tipo Varimax, con un eigenvalor = 1

y pesos factoriales mayores a .30. (Perez Algorta & Daset, 2002)


Procedimiento

Para evaluar las alteraciones psicológicas presentes en la muestra se utilizaron los

síndromes empíricos derivados de la factorialización realizada al Inventario de

Autoaplicación para Jóvenes, Youth Self- Report (YSR). La denominación de los

factores se realizó considerando los elementos que componen cada factor: Factor 1

(Depresión), Factor 2 (Quejas Somáticas – Ansiedad), Factor 7 (Retraimiento Social) y

Factor 8 (Autorreferencias – Problemas de Autovaloración), considerados Factores

Internalizantes. El Factor 3 (Búsqueda de Atención), Factor 4 (Disocial), Factor 10

(Problemas de Conducta Escolar), Factor 5 (Agresivo Ansioso) y el Factor 9 (Problemas

de Pensamiento) fueron considerados Factores Externalizantes.

No se tomó en cuenta para este estudio el Factor 6 (Prosocial) por considerarse un factor

No – Patológico.

En la tabla I (Anexo I) pueden observarse en detalle los ítems que componen cada factor

con su carga factorial correspondiente y porcentaje de varianza explicado.

Muestra

De una población de 630 jóvenes de un instituto educativo cuyas edades están entre

los 15 y 19 años se seleccionaron aquellos sujetos que:

- en el Factor 3, Búsqueda de Atención, obtuvieron una puntuación menor a la

media más una desviación estándar (F 3 < X + 1SD), valor que se corresponde

con el punto de corte menos exigente (ausencia de patología)

- en el Factor 3, Búsqueda de Atención, obtuvieron una puntuación igual o mayor a

la media más dos desviaciones estándar, valor que se corresponde con el punto de
corte más restrictivo (presencia clara de patología) (Ver distribución por sexo y

edad en Tabla II)

FACTOR 3 ≥ X + 2SD =

HOSTIGADORES

N = 33

Mujeres 14 42.4%
SEXO
Varones 19 57.6%

15 1 3%

16 15 45.5%

EDAD 17 14 42.4%

18 2 6.1%

19 1 3%

Tabla II , Distribución Sexo y Edad de Hostigadores

- en el Factor 8, Autorreferencias – Problemas de Autovaloración, obtuvieron una

puntuación menor a la media más una desviación estándar (F 8 < X + 1SD), valor

que se corresponde con el punto de corte menos exigente (ausencia de patología)

- en el Factor 8, Autorreferencias – Problemas de Autovaloración, obtuvieron una

puntuación igual o mayor a la media más dos desviaciones estándar, valor que se

corresponde con el punto de corte más restrictivo (presencia clara de patología)

(Ver distribución por sexo y edad en Tabla III)


FACTOR 8 ≥ X + 2SD =

VICITMAS

N = 29

Mujeres 19 67.%
SEXO
Varones 10 33%

15 2 7.1%

16 11 39.3%

EDAD 17 14 50%

18 2 3.6%

19 0 0%

Tabla III , Distribución Sexo y Edad de Víctimas

- en el Factor 3, Búsqueda de Atención y en el Factor 8, Autorreferencias –

Problemas de Autovaloración, obtuvieron una puntuación menor a la media más

una desviación estándar (F 3 < X + 1SD) y (F 8 < X + 1SD), valor que se

corresponde con el punto de corte menos exigente (ausencia de patología)

- en el Factor 3, Búsqueda de Atención y en el Factor 8, Autorreferencias –

Problemas de Autovaloración, obtuvieron una puntuación igual o mayor a la

media mas dos desviaciones estándar (F 3 ≥ X + 2SD) y (F 8 ≥ X + 2SD), valor

que se corresponde con el punto de corte más restrictivo (presencia clara de

patología) (Ver distribución por sexo y edad en Tabla IV)


FACTOR 3 ≥ X + 2SD y FACTOR 8 ≥ X + 2SD =

HOSTIGADORES - VICITMAS

N=5

Mujeres 3 60%
SEXO
Varones 2 40%

15 0 0%

16 2 40%

EDAD 17 3 60%

18 0 0%

19 0 0%

Tabla IV , Distribución Sexo y Edad de Hostigadores – Víctimas

Aquellos jóvenes con puntaciones iguales o mayores a la media más dos desviaciones

estándar en el Factor 3 Búsqueda de Atención se consideraron como los Hostigadores de

la Dinámica Bullying (Decisión tomada en función de los elementos que componen el

factor (ver Tabla V, Anexo II)

Aquellos con puntuaciones menores a la media más una desviación estándar en el Factor

3 fueron considerados No Hostigadores.


Aquellos jóvenes con puntaciones iguales o mayores a la media más dos desviaciones

estándar en el Factor 8 Autorreferencias – Problemas de Autovaloración se consideraron

como las Víctimas de la Dinámica Bullying (Decisión tomada en función de los

elementos que componen el factor (ver Tabla VI, Anexo II)

Aquellos con puntuaciones menores a la media más una desviación estándar en el Factor

8 fueron considerados No Víctimas.

Aquellos jóvenes con puntuaciones iguales o mayores a la media mas dos desviaciones

estándar en el Factor 3 Búsqueda de Atención y en el Factor 8 Aurorreferencias –

Problemas de Autovaloración se consideraron como Hostigadores – Víctimas de la

Dinámica Bullying. Aquellos con puntuaciones menores a la media más una desviación

estándar en el Factor 3 y Factor 8 fueron considerados No Hostigadores – Víctimas.

Análisis Estadístico

Se realizaron comparaciones de medias (Independent – Sample T Test) utilizando

el paquete estadístico SPSS 10.0, con el objetivo de estudiar si habían diferencias

significativas entre hostigadores (F 3 ≥ X + 2SD) y no hostigadores (F 3 < X + 1SD),

entre victimas (F 8 ≥ X + 2SD) y no victimas (F 8 < X + 1SD) y entre hostigadores –

victimas (F 3 ≥ X + 2SD) - (F 8 ≥ X + 2SD) y no hostigadores – victimas (F 3 < X +

1SD) - (F 8 < X + 1SD).

Entre hostigadores (F 3 ≥ X + 2SD) y victimas (F 8 ≥ X + 2SD), entre

hostigadores (F 3 ≥ X + 2SD) y hostigadores – victimas (F 3 ≥ X + 2SD) - (F 8 ≥ X +

2SD) y entre victimas (F 8 ≥ X + 2SD) y hostigadores – victimas (F 3 ≥ X + 2SD) - (F 8


≥ X + 2SD) con respecto a las puntuaciones obtenidas en cada uno de los síndromes

empíricos.

Resultados

De los jóvenes que componen la muestra un 5% podrían ser considerados

hostigadores, un 4.5% víctimas y un 0.7% hostigadores – víctimas. Por tanto un 10% del

total de la muestra estarían involucrados en la dinámica bullying.

Al comparar las puntuaciones medias de hostigadores con no hostigadores se

observan diferencias significativas en todos los trastornos externalizantes así como en

Retraimiento Social y Depresión (internalizantes). No se observan diferencias

significativas en Quejas Somáticas – Ansiedad. O sea que los hostigadores tenderían a

presentar más comportamientos delictivos (robos, destrucción de pertenencias ajenas,

etc.) conductas violentas (peleas, discusiones, etc.) y problemas en rendimiento

académico. Este patrón externalizante parece combinarse a su vez con timidez,

vergüenza, infelicidad, tristeza, soledad, etc. (Tabla VII)


NO
HOSTIGADORES
HOSTIGADORES
N = 33
N = 538

Media DS Media DS T p

Depresión 24.30 15 18.51 10.24 -3.05 .002 ∗∗

Quejas Somáticas –
11.97 10.7 10.95 7.16 -7.72 .440
Ansiedad

Retraimiento Social 7.39 2.60 5.34 2.28 -4.98 .000 ∗∗∗

Disocial 4.39 5.30 1.11 1.49 -9.55 .000 ∗∗∗

Agresivo Ansioso 11.67 4.08 6.97 3.27 -7.87 .000 ∗∗∗

Problemas de
5.55 2.44 3.98 1.80 -4.59 .000 ∗∗∗
Pensamiento

Problemas de Conducta
6.06 2.54 3.46 1.82 -7.77 .000 ∗∗∗
Escolar

∗∗∗ P<0.001 ∗∗ P<0.01 ∗ P<0.05

Tabla VII , Comparación de Medias entre Hostigadores y No Hostigador

Al observar lo que ocurre con las víctimas y las no víctimas, se encuentra que

las puntuaciones medias de las víctimas son significativamente más altas tanto en

factores externalizantes como internalizantes. Se señala también que a diferencia de los

hostigadores, las víctimas tienen más problemas físicos como ser dolores de cabeza,

nauseas, desatacándose también la presencia de ansiedad, nerviosismo, miedos, etc.

(Tabla VIII)
VICTIMAS NO VICTIMAS

N = 29 N = 554

Media DS Media DS T p

-
Depresión 41.72 11.34 17.10 8.65 .000 ∗∗∗
14.69

Quejas Somáticas –
20.07 10.32 10.21 6.56 -7.61 .000 ∗∗∗
Ansiedad

Retraimiento Social 7.10 2.62 5.39 2.35 -3.80 .000 ∗∗∗

-
Disocial 5.03 5.79 1.14 1.47 .000 ∗∗∗
10.67

Agresivo Ansioso 11.69 4.18 7.05 3.30 -7.27 .000 ∗∗∗

Problemas de Pensamiento 6.34 3.39 4.01 1.78 -6.47 .000 ∗∗∗

Problemas de Conducta
6.07 2.36 3.49 1.83 -7.28 .000 ∗∗∗
Escolar

∗∗∗ P<0.001 ∗∗ P<0.01 ∗ P<0.05

Tabla VIII , Comparación de Medias entre Víctimas y No Víctimas

Lo mismo ocurre con los hostigadores – víctimas, quienes presentan puntuaciones

significativamente más altas que los no hostigadores – víctimas ya sea en factores

internalizantes como externalizantes. (Tabla IX)


HOSTI – NO HOSTI –

VICTIMAS VICTIMAS

N=5 N = 485

Media DS Media DS T p

Depresión 49.20 18.97 16.90 8.78 -8.05 .000 ∗∗∗

Quejas Somáticas –
25.80 16.72 10.29 6.68 -5.05 .000 ∗∗∗
Ansiedad

Retraimiento Social 9.60 1.67 5.18 2.28 -4.32 .000 ∗∗∗

-
Disocial 12.40 9.48 .99 1.31 .000 ∗∗∗
16.27

Agresivo Ansioso 17.40 1.52 6.68 3.14 -7.62 .000 ∗∗∗

Problemas de
8.20 3.27 3.91 1.75 -5.40 .000 ∗∗∗
Pensamiento

Problemas de Conducta
8.80 3.27 3.31 1.76 -6.88 .000 ∗∗∗
Escolar

∗∗∗ P<0.001 ∗∗ P<0.01 ∗ P<0.05

Tabla IX , Comparación de Medias entre Hostigadores – Víctimas y No

Hostigadores – Víctimas

Cuando se comparan las puntuaciones de víctimas con las de hostigadores se halla que

solo dos factores, ambos internalizantes (Depresión y Quejas Somáticas – Ansiedad)

muestran diferencias estadísticamente significativas, siendo las puntuaciones medias de

las víctimas más altas que las de los hostigadores (Ver Tabla X)
Se puede concluir entonces que si algo diferenciaría a víctimas de hostigadores es

la mayor presencia de síntomas como tristeza, soledad, confusión, sentimientos de

inferioridad, así como dolores físicos sin causa médica, llanto, miedos, etc.

En lo demás, si bien se podrían esperar mayores puntajes de los hostigadores en

los síndromes externalizantes, no se ve confirmada esta expectativa al menos en la

muestra seleccionada. (Tabla XI)

VICTIMAS HOSTIGADORES

N = 29 N = 33

Media DS Media DS T p

-
Depresión 41.72 11.34 19.86 8.84 .000 ∗∗∗
8.09

Quejas Somáticas – -
20.07 10.32 9.50 6.09 .000 ∗∗∗
Ansiedad 4.68

-
Retraimiento Social 7.10 2.02 7.00 2.55 .881
.151

-
Disocial 5.03 5.79 2.96 2.44 .086
1.74

-
Agresivo Ansioso 11.69 4.18 10.64 3.50 .311
1.02

Problemas de -
6.34 3.39 5.07 1.98 .091
Pensamiento 1.72

Problemas de Conducta 6.07 2.36 5.57 2.10 - .404


Escolar .840

∗∗∗ P<0.001 ∗∗ P<0.01 ∗ P<0.05

Tabla XI , Comparación de Medias entre Víctimas y Hostigadores

Tanto en factores internalizantes como en factores externalizantes las diferencias

entre puntuaciones medias son estadísticamente significativas al comparar hostigadores –

víctimas con hostigadores, siendo las medias de los primeros siempre significativamente

mayores que las de los segundos. (Tabla XII)

HOSTI –
HOSTIGADORES
VICTIMAS
N = 29
N=5

Media DS Media DS T p

-
Depresión 49.20 18.97 19.86 8.84 .000 ∗∗∗
5.64

Quejas Somáticas – -
25.80 16.72 9.50 6.09 .000 ∗∗∗
Ansiedad 4.06

-
Retraimiento Social 9.60 1.67 7.00 2.55 .037 ∗
2.17

-
Disocial 12.40 9.48 2.96 2.44 .000 ∗∗∗
4.74

-
Agresivo Ansioso 17.40 1.52 10.64 3.50 .000 ∗∗∗
4.20
Problemas de -
8.20 3.27 5.07 1.98 .006 ∗∗
Pensamiento 2.94

Problemas de Conducta -
8.80 3.27 5.57 2.10 .007 ∗∗
Escolar 2.91

∗∗∗ P<0.001 ∗∗ P<0.01 ∗ P<0.05

Tabla XII, Comparación de Medias entre Hostigadores – Víctimas y

Hostigadores

Por último, al comparar puntuaciones medias de hostigadores – víctimas con

víctimas, se observa que de los factores internalizantes solo en Retraimiento Social se

observa una diferencia estadísticamente significativa, siendo la puntuación media de los

hostigadores - víctimas mayor que la de las víctimas.

En cuanto los factores externalizantes, las diferencias son estadísticamente

significativas en Disocial, Agresivo Ansioso y Problemas de Conducta Escolar, siendo en

todos los casos las medias de los hostigadores – victimas más altas. (Tabla XIII),
HOSTI –
VICTIMAS
VICTIMAS
N = 29hb
N=5

Media DS Media DS T p

-
Depresión 49.20 18.97 40.17 8.91 .106
1.67

Quejas Somáticas – -
25.80 16.72 18.88 8.50 .177
Ansiedad 1.38

-
Retraimiento Social 9.60 1.67 6.58 2.50 .016 ∗
2.56

-
Disocial 12.40 9.48 3.50 3.31 .001 ∗∗
3.80

-
Agresivo Ansioso 17.40 1.52 10.50 3.51 .000 ∗∗∗
4.25

-
Problemas de Pensamiento 8.20 3.27 5.96 3.36 .184
1.36

Problemas de Conducta -
8.80 3.27 5.50 1.72 .003 ∗∗
Escolar 3.31

∗∗∗ P<0.001 ∗∗ P<0.01 ∗ P<0.05

Tabla XIII, Comparación de Medias entre Hostigadores – Víctimas y

Hostigadores
Discusión

En líneas generales los datos obtenidos son congruentes con los presentados en los

estudios de referencia.

Los adolescentes que componen la muestra (10% de la población estudiada), que

desempeñarían alguno de los roles que definen la dinámica bullying presentan un mayor

nivel de psicopatología que los adolescentes neutros a la dinámica bullying.

Los que han sido definidos como hostigadores – víctimas (bully-victims) son

quienes presentan mayores índices de psicopatología, tanto en trastornos de tipo

internalizante como externalizante.

A ellos les siguen los adolescentes definidos como víctimas, destacándose la

presencia de puntuaciones mayores en trastornos de tipo internalizante, lo cual es

congruente con la bibliografía consultada. Sin embargo llama la atención que las víctimas

presenten puntuaciones medias más altas en factores externalizantes que los hostigadores

de nuestra muestra, cuando lo esperado de acuerdo a la bibliografía sería lo contrario.

Por último los adolescentes definidos como hostigadores presentarían

puntuaciones mayores en psicopatología que los adolescentes neutros, no siendo

significativa la diferencia en Quejas Somáticas – Ansiedad lo cual también es congruente

con los estudios citados, ya que este tipo de trastorno psicosomático se adscribe solo a

hostigadores – víctimas y especialmente a víctimas.

Este trabajo no intenta agotar el tema de la dinámica bullying. Solo pretende ser

una invitación a pensar e investigar sobre la temática con la finalidad de conocer para
poder diseñar buenas estrategias de prevención e intervención, por ejemplo desarrollar

propuestas psicoeducativas destinadas a docentes.

Sería importante trabajar con instrumentos elaborados especialmente para evaluar

la dinámica bullying y contrastar nuestros resultados con los aportados por los mismos.

Referencias Bibliográficas

Bond, L; Carlin, J; Kerryn, T y Patton, G (2001) Does bullying cause emotional problems?

A prospective study of young teenagers. British Medical Journal, 323: 480 - 484

Forero, R; McLellan, L; Rissel, C y Bauman, A (1999) Bullying behaviour and psychosocial

health among school students in New South Wales, Australia: cross sectional survey.

British Medical Journal, 319(7206): 344 – 348

Kaltiala – Heino, R; Rimpela, M; Marttunen, M; Rimpela, A y Rantanen, P (1999). Bullying,

depression, and suicidal ideation in Finnish adolescents: school survey. British

Medical Journal, 319(7206): 348 - 351

Kaltialia-Heino, R; Rimpelä, M; Rantanen, P; Rimpelä, A. (2000) Bullying al school – an

indicator of adolescence at risk for mental disorders. Journal of Adolescence 23: 661

– 674

Kumpulainen, K; and coll. (1998) Bullying and psychiatric symptoms among elementary

school-age children. Child abuse & neglect 22(7): 705 – 717


Kumpulainen, K; and coll. (2000) Children involved in bullying at elementary school age::

their psychiatric symptoms and deviance in adolescence. An Epidemiological sample.

Child abuse & neglect 24(12) 1567 – 1577

Lemos, S., Fidalgo, A. M., Calvo, P. y Menéndez, P. (1992). Estructura factorial de la prueba

YSR y su utilidad en Psicopatología infanto – juvenil. Análisis y Modificación de

Conducta. 18 (62).

Nicolaides, S; Toda, Y; Smith, P. (2002) Knowledge and attitudes about school bullying in

trainee teachers. British Journal of Educational Psychology 72: 105 - 118

Pérez Algorta, G; Daset, L (2002) ¿Cómo son nuestros adolescentes? Estudio Exploratorio.

Revista de la Sociedad de Psiquiatría Biológica del Uruguay 2: 10 – 18

Rigby, K. (2000) Effects of peers victimization in schools and perceived social support on

adolescent well-being. Journal of Adolescence 23: 57 – 68

Roland, E. (2002) Bullying, depressive symptoms and suicidal thoughts. Educational

Research 44(1): 55 – 67

Salmon, G; James, A y Smith, D (1998) Bullying in schools: self reported anxiety,

depression, and self esteem in secondary school children. British Medical Journal,

317(7163): 924 – 925

Salmon, G; West, A (2000) Physucal and mental health issues related to bullying in schools.

Current Opinion in Psychiatry, 13(4): 375 - 380

Sourander, A; and coll. (2000) Persistence of bullying from childhood to adolescence – a

longitudinal 8-year follow-up study. Child abuse & neglect 24: 873 – 881

Xin Ma; Len, L; Stewin; Deveda, L; Mah. (2001) Bullying in school: nature, effects and

remedies. Research Papers in Education 16 (3): 247 – 270