Está en la página 1de 17

Francisco de Miranda, el Caballero de la Libertad

La Infancia y Juventud de Miranda


Este criollo universal nació el 28 de marzo de 1750 y es hijo de un comerciante canario llamado
Sebastián de Miranda Ravelo originario de la población de Orotava, una de las Islas Canarias,
perteneciente en esa época a una categoría social considerada inferior por los blancos criollos y que
tuvo que ir a juicio para poder demostrar su orígenes “puros” para así obtener privilegios sociales.

Don Sebastián Miranda contrajo nupcias en la mas rígida normas de la Iglesia Católica con la señorita
Francisca Antonia Rodríguez de Espinoza en la Catedral de Caracas, ella igualmente de origen canario
y tuvo nueve hijos llamados Sebastián Francisco, Ana Antonia, Rosa Agustina, Micaela Antonia,
Miguel Francisco, Ignacio José Josefa Maria Josefa Antonia.

La familia Miranda Rodríguez en un principio vivió modestamente, pero con el tiempo su situación
económica mejoro, llegando Sebastián Miranda a ser propietario de varios inmuebles en la ciudad.

Francisco de Miranda fue bautizado en la misma Iglesia en donde sus padres contrajeron nupcias y su
padrino fue el Bachiller Tomas de Melo, siendo el futuro Precursor el primer miembro de esa familia.
Su educación empieza en la Clase de Menores de la Universidad de Caracas que en ese momento era
dirigida por el Dr. Antonio Monserrate, estudiando latín, inicios de Gramática y el Catecismo.
También realizo el curso de Artes en la Universidad de Caracas estudiando Lógica, Física, Metafísica
para obtener el grado de Bachiller con el que se iniciaba estudios en Teología, Jurisprudencia o
Medicina, Miranda aseguraba haber recibido el titulo de Medico en 1767.

Tuvo como maestros a los Dr. Domingo Velásquez, Francisco José de Urbina y Gabriel Lindo y esto
demuestra por la calidad de sus maestros que gozo de una educación notable.

Cuando este paladín de la libertad contaba con 17 años conoció en carne propia la humillación hecha a
su padre por los “mantuanos” de la época que se negaban a que su padre fuera nombrado Capitán de las
Milicias de Caracas siendo isleño. Estos empezaron a crear intrigas y trataron de desacreditarlo.
Después de una sentencia real el padre de Miranda le fueron reconocidos sus derechos, pero desde ese
momento se creo una enemistad con los mantuanos, quizás esto haya influido en la opinión de
Francisco sobre los criollos y una opinión muy personal mía es que ese mismo resentimiento seria en
parte lo que en el año de 1812 lo haría exclamar “Bochinche, bochinche, esta gente no sabe sino hacer
bochinche” y los choques que tuvo con los hijos de muchos de ellos.

Este acontecimiento de una manera u otra crearían dificultades para planes futuros en Caracas y el
joven en el año de 1771 desde el puerto de La Guaira se apresta a servir en el Ejército español.

Miranda el Guerrero
En Madrid estudia Matemática, Francés y Geografía y hace recorridos para conocer la ciudad. Visita
edificios y monumentos de Madrid y socialmente el joven venezolano acude a las plazas de toros y a
los teatros empezando de esta forma a crearse una vasta cultura y a formar su enorme biblioteca, que
contaba con libros de contenido muchos de ellos prohibidos por la Inquisición de los cuales mantuvo
una lista detallada en su archivo personal.

En 1772 solicita al Rey una plaza de oficial del Ejército y la obtiene por un pago de 85000 reales de
vellón y le fue concedida el 7 de enero mediante escritura notarial como se acostumbraba en la época.
El héroe caraqueño se dedica a estudiar Táctica, Arte Militar, Ingeniería Militar, Fortificación y
Ataque de Plazas, materias que le servirán para una vida en donde las acciones bélicas no brillaran por
su ausencia. En los años de 1773 a 1775 nuestro héroe presta servicios militares en Madrid, Granada,
en el Norte de África y Cádiz y es allí donde conoce al Coronel Juan Manuel Cajigal y John Turnbul.

En esa época Miranda participa en su primera hazaña militar destacada que es la defensa de la ciudad
de Melilla, acontecimiento ocurrido en África en las que las tropas españolas se enfrentaron a las del
Sultan Sidi Muhammed Ben Abadía, Emperador de Marruecos. El criollo venezolano presenta al
Comandante español Juan Skarloch un plan para acabar con la artillería del Sultan en una acción tipo
comando que el dirigiría. En dicha acción recibiría una herida en una pierna y su fusil seria destruido
por una bala salvando por poco su vida.

En 1780 participa en la expedición a La Habana y es nombrado Capitán del Ejército de Aragón y


Segundo Ayudante del General Cajigal.
En este año España se involucra en la Guerra por la Independencia con el fin de conseguir ampliar sus
territorios en Luisana y recuperar Florida, los españoles preparan una expedición para combatir a
Inglaterra en el Caribe comandado por el Almirante José Solano. España inicia un ataque en contra
desde Luisana contra los ingleses y se prepara para arremeter contra Pensacola en donde se unen la
Flota Expedicionaria y las tropas españolas de Luisana.

Nuestro caraqueño se destaca en esta acción y es ascendido a Teniente Coronel debido a su


planificación y estudio del terreno. Desde ese sitio concibe Miranda la idea de la libertad de su Patria y
de toda América que seria llamada Colombeia.

Dos años después Miranda se une a la expedición que sale para conquistar las islas británicas de las
Bahamas y le toca como ayudante de Cajigal negociar la capitulación de esa plaza, desde allí parte a
Haití.

En esos momentos los españoles preparaban una acción conjunta junto a los franceses para invadir
Jamaica y la persona idónea para planificar las operaciones era el caraqueño por tener un conocimiento
de la situación de los ingleses en la zona, pero la situación no se concreto por un ataque preventivo de
los ingleses y dificultades de la flota francesa hizo que la invasión no se diera.

Desde allí donde tendrá su primera acusación en donde se le culpaba de permitir la visita del General
ingles Campbell a las fortificaciones en la Habana y es arrestado pero luego puesto en libertad gracias
a las influencias de su amigo Cajigal igualmente tiene una acusación del Tribunal de la Inquisición por
la posesión de libros prohibidos y pinturas obscenas.

No le valen a Miranda todas las acciones heroicas a favor de España y en la Habana tiene que
esconderse con la ayuda de Cajigal burlando así la vigilancia del Gobernador para no ser sometido a
prisión.

Junto con la ayuda de James Seagrove que le arregla su viaje en barco que lo traslada a New Bern
donde desembarca en 1783, exactamente un 10 de junio a las cinco de la tarde y desde ese momento
Francisco de Miranda se convertirá en un trotamundo que recorrerá dos continentes ya con la idea de
la libertad de la América española.

Miranda el Viajero
Al llegar a Los Estados Unidos Miranda se empieza a relacionar con gente importante y conoce al
paladín de la libertad norteamericana George Washington cuando este venia de recibir el control militar
de Nueva York al fin de la guerra. En el país estaba muy reciente la guerra por su Independencia y se
iniciaba la construcción y se discutía sobre la forma política que se adoptaría, la pugna era entre el
federalismo y la confederación.

Miranda se intereso por la arquitectura militar e hizo un estudio crítico sobre sus defensas militares,
demostró que conocía ampliamente su revolución y sus sucesos. Viajo por Filadelfia, Charleston y
Boston haciendo amistad con personas del mundo de la política, de las artes y militar, entre los que se
puede nombrar a la familia Livingston en donde varios de ellos tenían altos cargos políticos.

En esa familia había una joven llamada Susana, hija del Canciller Livingston y se dice que tuvo una
relación amorosa que Miranda se vio obligado a suspender ya que en su posición no podía
corresponderle. Una relación matrimonia atarían al aventurero y el no estaba dispuesto a cambiar de
vida.

El prócer caraqueño se dedica a estudiar el proceso de la Revolución Norteamericana y se reúne con


personajes como Jorge Washington, Alexander Hamilton, Henry Knox, Samuel Adams y al Marqués
Gilbert de la Lafayette. Visito instituciones de la recién formada nación que le impresionaron como la
Biblioteca de New Port o el Princenton Collage, Rhode Island Collage y el Cambridge Collage.

Su estadía en Los Estados Unidos solo es turbada por el conflicto de intereses entre Francia y España,
los franceses no querían que se supiese su intervención contra Inglaterra en la invasión de Jamaica.

El gobierno español no cesaba los ataques contra el venezolano, enviando informes acusándolo de
traidor y desertor que fueron divulgados por los franceses ya que Miranda era el único que podía hablar
los detalles de las operaciones de espionaje en Jamaica que era secreto de Estado.
En ese tiempo es cuando Miranda empieza a vislumbrar la Independencia de la América española
utilizando la ayuda de Inglaterra.

De Los Estados Unidos el futuro Precursor de la Independencia Latinoamericana viaja a Inglaterra


después de permanecer 18 meses en ese país. Miranda aprovecha sus viajes para perfeccionar su
cultura, llega a conocer los principales idiomas occidentales, aprende a traducir del latín y del griego.
En los próximos cuatro años se dedica a viajar por Europa y visita Holanda, Sajonia, Bohemia,
Hungría, Italia y Grecia, visitando sitios históricos, artísticos y culturales, pero siempre vigilado por
espías del gobierno español

En 1786 se traslada a Rusia en donde hace una amistad con el Príncipe Potemkin. El criollo se había
trasladado a ese país para ser testigo de las maniobras militares preparadas por Federico el Grande. En
Rusia tiene que guardar un periodo obligatorio de cuarentena sanitaria más de un año y ahí conoce la
corte de Catalina II, Emperatriz de todas las Rusias.

Desde ese momento entre la mujer y el venezolano se establece una corriente de amistad
convirtiéndose en su favorito. Miranda es autorizado para usar el Uniforme del Ejercito Ruso.

En esos tiempos se relaciona con el conde de Ségur, ministro de Francia, el conde de Dillon, el coronel
prusiano de Anhalt y el conde Dimitri Mamonoff, amante titular de la emperatriz, y el rey de Polonia.
Los militares buscaban la compañía de Miranda para saber sus opiniones sobre la guerra. Las
duquesas lo sondeaban sobre el amor. Pero era con Catalina II, con quien el héroe se veía más.

Desde ese momento sale la leyenda que la Emperatriz y Miranda fueron amantes y ella en un furor de
pasión cuando él le cuenta sus planes de libertar su Patria esta le dice que su bandera será amarillo
como su pelo, azul como sus ojos y rojo como sus labios.

Miranda continúo su viaje junto a su amigo el Príncipe Potemkin llegándose hasta Moscú en donde
estableció amistad con la aristocracia rusa, teniendo acceso a los archivos más secretos de la corte,
estudio los tratados comerciales y políticos que cayeron en sus manos.
Los españoles a la caza de Miranda se ofuscaron por la preferencia demostrada hacia él por la nobleza
moscovita, un hombre juzgado por desertor y traidor no podía tener trato preferencial y trataron de
arrestarlo y apelaron a la extradición pero Catalina II lo protegió.

Nuestro héroe viaja a Finlandia y en Estocolmo es recibido por el Rey de Suecia, Gustavo III, continua
a Oslo y Coperhaguen. El gobierno español sigue tratando de capturarlo, viaja a Hamburgo y Holanda
en donde se cambia de nombre llamándose el señor Meroff. Ya tiene 35 años y en Dinamarca es
acusado de ser espía de Catalina de Rusia por la prensa danesa, tratan de extraditarlo a España pero el
Rey de Dinamarca le da protección, pero el inquieto viajero se aburrió en la corte y se llega a Alemania
en donde imagina la posibilidad de abrir un canal en Panamá que uniera al Mar Atlántico con el Mar
Pacifico al contemplar el canal que comunicaba el Báltico al Mar del Norte.

En el año de 1789 llega a Paris en donde el venezolano viviría mas aventuras en búsqueda de la
libertad.

Miranda y la Revolución Francesa


El futuro Precursor llega a Paris en el año de 1792 y se reúne con el Alcalde de la ciudad Jerónimo
Petión y un grupo de diputados girondinos. El ministro de Guerra de ese tiempo José Servan le ofrece
el titulo de Mariscal de Campo del Ejército Revolucionario, siendo poco tiempo después Segundo Jefe
del Ejercito del Norte comandado por el General Carlos Dumouriez, el venezolano aprovecha ese
puesto para promover la Independencia de Hispanoamérica.

Participa nuestro prócer venezolano en varias acciones, al mando de una división, obliga a retroceder el
12 de septiembre de 1792, en las batallas de Morthomme y Briquenay, a las fuerzas prusianas; las
cuales se retiraran de manera definitiva el día 20 del Campo de Valmy. Acto seguido invade Amberes y
toma el mando del ejército en Bélgica. Se ve en la necesidad de levantar el sitio de la ciudad de
Maastricht (Holanda). La derrota de Neerwinden (Bélgica) le obliga a retirarse. El gobierno francés
planea enviarlo a Saint Domingue(Haiti) para someter a la rebelión de los esclavos negros y mulatos
que luchan por la libertad de su patria, pero se niega. Dumouriez que ya se encuentra planeando una
traición y piensa pasarse al bando contrario invita al militar venezolano para que lo acompañe pero este
se niega, Dumouriez acusa a Miranda de las derrotas sufridas en el campo de batalla y en 1793 tiene
que presentarse a comparecer ante Danton y la Convención en Paris.

La rivalidad entre jacobinos y girondinos hacen que nuestro prócer tenga que comparecer ante el
Tribunal Criminal Revolucionario siendo acusado por Antonio Fouquier Tinville y le dictan auto de
detención. Desde ese momento empieza un largo recorrido por las cárceles, la Conserjería, la Force, la
Madelonette, es defendido por Claudio Chauveau-Lagarde que logra su libertad en 1795. Nuestro
héroe se residencia en Paris en un lujoso apartamento en donde llevo su amplia y lujosa biblioteca y
obras de artes, pero la policía francesa no lo deja en paz y le allana su morada.

El jefe de la policía Jose Fouche se convierte en un enconado rival que le pasara factura por sus
antiguos amores con Delphina de Custine, hermosa mujer con la cual el famoso policía francés tiene
una relación amorosa. Los amores poblaron la vida de este insigne viajero de la libertad entre ellas
tenemos a las viudas Custine y Pethion y su fiel criada Francisca que comparte labores domesticas y
como compañera de alcoba del famosos venezolano.

Miranda tiene que comparecer en los tribunales pero es absuelto, el peligro de ser guillotinado no se
acaba ya que tiene un gran enemigo oculto como es Maximilien Robespierre quien es miembro del
“Comité de Salud Publica” quien no cesa de atacar al caraqueño hasta que lo vuelve a detener y salva
su cuello gracias al Fouquier- Tinville que detiene varias veces la orden de guillotinarlo hasta que
Robespierre fija la sentencia de muerte para el día 30 de julio de 1794 pero tres días antes los
moderados se sublevan y guillotinan a Robespierre, Miranda permanece preso por seis meses mas.

Hace una reclamación monetaria por los daños patrimoniales que le ocasiono su prisión y obtienen
éxito logrando así alquilar una lujosa habitación amueblada y es en esa época conoce a Bonaparte quien
opino que Miranda tenia fuego sagrado en las venas.

Pero como lo admiro en 1795 le lanzara la policía de Fouche en 1800. Debido a que su situación no
luce nada prometedora el futuro Precursor se traslada a Inglaterra con motivo de la alianza de Francia
con España.
En ese país su residencia se convierte en el refugio ideal para todos los conspiradores latinoamericanos
que estén en contra de España. Aprovechando que ha comenzado la guerra entre Inglaterra y España se
acerca a políticos y funcionarios británicos para proponerles que apoyen expediciones en contra de la
América española para lograr su liberación. Se reúne con el Primer Ministro Pitt, pero el gobierno esta
indeciso ya que el canciller Lord Grenville no cree en los planes de Miranda.

Pero el venezolano no cesa en su afán de buscar ayuda para la expedición que liberaría a esas sus
tierras, busca ayuda de hombres importantes en el gobierno norteamericano pero no consigue tampoco
ninguna respuesta ya que estos han enfriado su ánimo a favor de la independencia de las colonias de
España en América. En esos tiempos conoce al hijo natural del Virrey del Perú, llamado en ese tiempo
Bernardo Riquelme, después conocido como Bernardo O´Higgins, militar chileno considerado uno de
los padres de la Patria chilena. Las reuniones que se dan en la casa de Miranda hacen que se forme la
famosa logia “Lautaro”.

En el año de 1800 a tratar de salir de Inglaterra nuestro héroe es impedido a hacer y pasa
clandestinamente a Francia en donde esta de Primer Cónsul Napoleón. Al tiempo es detenido acusado
de ser espía de Inglaterra pero logra su libertad al alegar que ha sido Teniente General de la Republica
y Mariscal de Francia y de esta manera logra su libertad y regresa a Londres en donde seguiría este
quijote de la libertad soñando a favor de la América libre.

La Batalla de Valmy
Francisco de Miranda participa en la Batalla de Valmy a la orden del General Francois Dumoriez. El
venezolano tiene la jerarquía de Mariscal de Campo en este famoso enfrentamiento durante las
Guerras Revolucionarias Francesas. Las fuerzas francesas eran comandadas por Dumoriez y
Francois Kellerman y las prusianas encabezadas por Charles Ferdinand, Duque de Brunswick.

Este combate fue considerado una de las quince batallas decisivas del mundo ya que si hubieran
perdido los franceses se hubiera propiciado la derrota de la Revolución Francesa. Los prusianos
son alrededor de 160.000 hombres y los franceses son solamente 95000 y esas tropas están
conformadas por voluntarios que no están acostumbrados a combatir
Al declarar la guerra a Austria los contrarrevolucionarios y las fuerzas invasoras integradas por
prusianos, austriacos avanzan dentro de Francia. El Ejercito Revolucionario Francés comandados por
Rochambeau , Lafayette y Luckner forman dos ejercitos que eran mandados por Dumouriez y
Kellerman. Los invasores marchan tomando poco a poco Francia, primero capturan Longwy y Verdun
tiene que rendirse con la muerte del Coronel Beaurepaire que se suicida ante la desesperación de ver
esa ciudad con menos defensas que Longwy. Los invasores marchan hacia Paris y se aproximan a los
desfiladeros pero Dumouriez casi bajo los mismos ojos de la guardia de avanzada prusiana.llega al
camino que lleva a Paris y pide el auxilio de Kellerman, este se le une en Saint Menehould.

Ambos generales desplegaron una línea de defensa muy amplia. Dumoriez era hijo de un comisario del
ejército real francés, se sentía un magnífico general y era muy audaz Solo tenía un principio: su
oportunismo. El Ejercito Prusiano es aumentado por los franceses contrarrevolucionarios de los
hermanos de Luís XVI, de los condes de Provenza y de Artois y sus planes era atacar el centro de la
línea francesa y así llegar a Paris, de esa manera los Generales franceses se replegarían hacia el interior
y les cortarían el camino hacia la capital, el plan era bueno pero lo lento en la maniobra malogro el
éxito del ataque.

La batalla comienza con el cañoneo prusiano y los franceses responden bien con sus bayonetas, casi
400 franceses y 84 prusianos pierden la vida. Un día después de la victoria de Valmy, la Convención
Nacional votó la abolición de la Monarquía. El 22 de septiembre nació La Primera Republica
Francesa.

Miranda recibe una carta de Pethion Presidente de la Convención Nacional donde dice: “Miranda se ha
comportado como un oficial de experiencia y excelente ciudadano que sabe cómo merecer la confianza
de los soldados que están bajo su mando", continua: “No se trata tan sólo de asegurar la libertad de
Francia sino la del mundo entero. Nunca lucharemos por una causa más grande o más noble. Que le
vaya bien. Le abrazaremos después de la victoria

Miranda y el Leander
En el año de 1806 Miranda tiene planes para realizar unas acciones para promover la libertad de la
América hispánica con ese fin desembarca en Nueva York proveniente de Londres y se reúne con el
Coronel William Smith que fungía como Inspector del Puerto de Nueva York, Samuel Orden, armador
que tenia relaciones comerciales con Haiti y Thomas Lewis, propietario de una casa de comercio en
Haití que era amigo de Petion. El fin de esas reunió era conseguir los recursos necesarios para alquilar
un barco de 180 toneladas con 18 cañones que bautizo como el Leander en honor de su hijo mayor.
Miranda recluta 200 hombres en los muelles de Los Estados Unidos y son capitaneados por Thomas
Lewis. Se encargaron de reclutarlos en los muelles de Nueva Cork o en las tabernas de Brooklyn entre
gente sin trabajo. Entre el grupo existe un granjero de Vermont llamado Peter Rose, que nunca había
estado en el mar, John Edsall, un adolescente y Moses Smith, antiguo carnicero que quería cambiar de
profesión.

Entre las cosas que contaba la expedición era una imprenta con la cual se planeaba realizar planfetos,
además de 500 fusiles, pólvora, plomo y piedras de chispa y zarpan del Nueva York el 23 de Enero y
el día 26 bajan por el río Hudson y se dirigen a Jacmel en Haití. El Precursor no se encontraba a bordo
de la embarcación. Dos días después se embarca en el Leander. Las autoridades españolas se
encuentran sobre aviso advertidos por funcionarios diplomáticos y consulares de España en Los
Estados Unidos.

Miranda se encuentra escondido en la embarcación hasta que varios días después se dirige a la
tripulación y a los reclutas informándoles el objetivo de la expedición. En esos días de navegación la
Fragata inglesa Cleopatra se encuentra con el Leander y el caraqueño se dirige abordo y le explica al
Capitan Wight; que así se llamaba el jefe del barco, su objetivo. El ingles le da una recomendación
para otros buques de su nacionalidad y sigue navegando.

La expedición empieza con la gran rivalidad entre Thomas Lewis y el Capitan William Armstrong,
estos dos personajes no caben en el mismo sitio y eso produce serios conflictos disciplinarios en el
Leander. El venezolano se pasea por la embarcación y los futuros cronistas de la expedición como
James Biggs, John Edsall y Moses Smith describen al precursor vestido de uniforme distinguido, de
porte altivo en su alta estatura y con los brazos cruzados al pecho, con cierta elegancia londinense.
El 18 de febrero llegan a Jacmel y el Capitan Thomas Lewis y el Edecan W.S, Smith se reúnen con el
Capitán Jacob Lewis, comandante del buque Emperor y le piden que se una a la Expedición. Pero ya
los expedicionarios trabajan preparando la invasión, se entrenan todos los días en artes militares y la
imprenta trabaja día y noche imprimiendo las proclamas que han sido redactadas por Miranda, pero
solo tiene el mes y no el día ya que el ataque lo tiene preparado el caraqueño para el mes de marzo.
Pero el Leander sigue varado en Jacmel ya que Jacob Lewis no se decide a unirse a Miranda por
dificultades que ha tenido con las autoridades.

El día 12 de marzo de 1806 Miranda y sus hombre participan en una ceremonia de gran significado en
el mástil del Leander ondea por primera vez la bandera con los tres colores amarillo, azul y rojo ideada
por el héroe caraqueño y se disparan salva de cañonazos y se hacen votos por la libertad de América. A
la expedición se une una pequeña goleta llamada la Bee (Abeja) con el fin de reforzar la expedición,
pero a mediados de marzo se recibe la noticia que el Emperor no podrá acompañarlos y tienen que
buscar otro buque. La expedición esta siendo espiada por la goleta Bacchus y se ancla al lado del
Leander.

En ella se encuentra un espía enviado por los españoles para informar los pasos de la invasión, ya
Thomas Lewis sospecha de ellos y con la ayuda del General Maglorie Ambroise, Comandante de
Jacmel alejan al espía y obligan al capitán de la goleta vendérsela a Lewis y la Bacchus la incorporan a
la expedición. Miranda ha contado con la ayuda del Presidente Petion.

Llego el Leander y sus acompañantes a Aruba el 9 de abril para aprovisionarse de agua y víveres, ya
los españoles informan a Venezuela de la actividad de Miranda.

De la Guaira a Cumana, del Castillo de San Antonio al de San Carlos y al de San Felipe, los Jefes de
las fortalezas de la Capitanía General han sido alertados de una posible invasión. El jefe del Leander
pensaba hacer el desembarco por el puerto de Ocumare que se encontraba poco defendido por los
españoles y de esa manera tendría el camino abierto por los valles de Aragua. Ya en aguas venezolanas
se enfrentan los invasores a barcos de la Armada española, el Argos y el Celoso que tratan de
guarecerse en Puerto Cabello para de esa manera recibir ayuda de la fortaleza.

Miranda desde el puente del Leander ordena la defensa de su barco, en el combate y en el intento de
desembarco se apartan las goletas Bacchus y Bee siendo apresadas y sus tripulantes hechos
prisioneros.
El Leader no puede hacer nada para ayudar a las goletas, para completar la mala estrella con que había
empezado la invasión se produce un conflicto entre Miranda y el Capitán Lewis, un aventurero que
había participado en la invasión con el fin de buscar botín y en estas horas aciagas lo que quería era
huir para salvar el pellejo.

El venezolano se encuentra en el peor de los dilemas como es la retirada para convencer a Hislop,
Gobernador de Trinidad para que le preste auxilio con tropas para reiniciar el ataque y así salvar a los
prisioneros de sus dos goletas o seguir en la lucha y morir en el intento.

El Capitán General de Venezuela, feroz y fiel servidor del Rey de España llamado Manuel Guevara y
Vasconcelos necesitaba hacer un escarnio público, la cabeza de Miranda ha sido puesta a precio, los
criollos venezolanos aportaran dinero para contribuir en el castigo de semejante “monstruo” como
llaman al jefe de la expedición libertadora. En Puerto Cabello levantan las horcas para colgar a los
prisioneros de las goletas aliadas de la invasión.

Acusan al líder caraqueño de luterano y de traidor ya que según dicen los religiosos es un católico que
se convirtió en traiciono a su Monarca, igualmente lo acusa de ser un demonio que entregara estas
tierras en manos de los ingleses.

El héroe no se siente derrotado y cumple un recorrido conspirativo por Las Antillas, viajan de Trinidad
a Barbados y Granada, explica a las autoridades británicas que el fracaso de la invasión se debió a la
poca cantidad de tropas y la pequeñez de lo barcos con que contaban.

En ese momento Miranda se encuentra acorralado por el fracaso de la expedición y las críticas que se
levantan en su contra poniendo en entredicho su habilidad de jefe en esta fracasada expedición.

En Trinidad el Gobernador Hislop permite que Miranda se aprovisione de hombres y la flotilla se dirige
a costas venezolanas a fines de julio. El objetivo será Coro que esta menos defendida que Puerto
Cabello y cerca de Aruba y Curazao por si fuera necesaria una rápida retirada.
La flotilla llega el 1 de agosto pero el mal tiempo evita un desembarco y es el día 3 que pueden soltar
ancla. Se enfrentan con uno pequeño foco de resistencia que son repelidos rápidamente, los vecinos
huyen y queda solamente el fortín de la Vela de Coro que es rápidamente tomado por Miranda y sus
hombre enarbolando la nueva bandera tricolor símbolo de la guerra contra el imperio español. El
ejército invasor va entrando en el territorio y pegando las proclamas en las paredes de las casas que se
encuentra abandonadas igualmente en la ciudad de Coro, pero infructuosamente son colocadas las
Proclamas al Continente Americano y “La Carta a los españoles americanos de Vizcardo y Guzmán”.
La Proclama al Pueblo Americano anuncia que trae el orden civil y la liberación del yugo a las castas
oprimidas como los indios y pardos. Además ordena un alistamiento de todos los varones en edades
comprendidas entre 16 y 55 años para servir en contra de los españoles. El obispo de Mérida lo acusa
de monstruo, insensato, irreligioso, ateo y amenaza de excomunión a los que lean las proclamas de los
invasores.

Los españoles se aprestan a la defensa y desde la serranía vienen jinetes con sus lanzas en ristre a
cerrarle el paso a la invasión mirandina que ya le escasean las provisiones y Miranda se encontrara con
todas las rutas cerradas menos la que conduce al mar y el día 13 se retiran desde el puerto de La Vela
cuyas alturas se están llenado de tropas españolas.

La retirada se realiza para esperar auxilios que ha pedido a Trinidad, Barbados y Jamaica.

El Quijote sin locura como lo llamo un día Napoleón Bonaparte, sigue soñando ser apoyado por el
gobierno ingles y espera un año más por la respuesta pero sin lograr nada, teniendo el caraqueño una
vez mas la incomprensión de sus ideas que años después se repetirá en el puerto de La Guaira, pero ya
esa será otra historia.

Miranda en Venezuela
Después de la fracasada invasión a Venezuela Miranda se dedica a editar un Periodico llamado “El
Colombiano” y a escribir a famosos prohombre criollos de Venezuela y la Argentina para incitarlos a
formar Juntas de Gobiernos Independientes. En estas labores llega el 19 de abril de 1810 y varios
meses después los comisionados de la Junta Suprema de Gobierno de Caracas que eran Simón Bolívar,
Luís López Méndez y Andrés Bello llegan a Londres y se ponen en contacto con él.
Simón Bolívar apartándose de las indicaciones que le ha dado la Junta Suprema invita al Precursor de
que lo acompañe, a pesar de que las ordenes emanadas no son esas, ya que consideran a Miranda
demasiado apasionado y los epítetos que se utilizaron contra él cuando la invasión del Leander están
demasiado reciente.

El futuro Libertador y el viejo conspirador parten en barcos diferentes. Bolívar en la corbeta Saphire el
25 de septiembre y Miranda en el Avon el 10 de octubre. El revolucionario traslada su pesada
biblioteca y archivo personal. Llega el 10 de octubre al puerto de La Guaira y es recibido por Bolívar y
hospedado en su casa. Los mantuanos de la época que muchos de ellos despreciaron a su padre y que lo
habían llamado hereje en 1806 ahora lo visitan cortésmente y hasta lo agasajan. Pero de todas formas
los rumores y chismes a costillas del personaje que se hospeda en la casa de los Bolívar recorren la
ciudad. Su “extranjería” es la primera fabula que empiezan a circular.
Miranda recibe los visitantes rodeados de extranjeros como su Secretario Molini, el Periodista José
Antepara, el francés Antoine Leleux. El Precursor es nombrado Teniente General de los Ejércitos de
Venezuela. En las tropas que comandara Miranda serán abundante la presencia de extranjeros como el
oficial de artillería Rolichon, el de caballería Coronel Joseph du Cayla, el Teniente Colot, el Capitán
Chantillon, Manuel Servier y eso crea disputas con los oficiales venezolanos ya que Miranda se apoya
frecuentemente en los consejos de estos extranjeros que en los de los poco veteranos militares del país.
Igualmente Miranda es uno de los principales promotores de la Sociedad Patriótica y en 1811 se une al
Congreso Constituyente. En el Congreso de 1811 esta de parte de los que creen que la Independencia
debe ser proclamada inmediatamente. El 5 de julio logra ser diputado por el pequeño pueblo del Pao de
Barcelona, la inquina de los criollos hace que el General Miranda sea solamente encargado de diseñar
la bandera nacional en vez de ser el que presida el Poder Ejecutivo de este nuevo país que nace por su
declaración de Independencia.
El clero se encarga de acusar al héroe de ateo y de masón y los grandes cacaos lo odian únicamente los
Bolívar, Cortes de Madariaga y Coto Paúl tratan de entender al revolucionario venezolano. El cura
Ramón Ignacio Méndez en una fuerte discusión trata de golpear al anciano prócer de la Revolución
Francesa. Días después de la declaración de la Independencia se realizan actos de rebeldías en contra
de ella. El peligro verdadero se encontraba en Valencia y en la propia Caracas. Coro, Maracaibo y
Guayana no pertenecían a las "Provincias Unidas de Venezuela" y no se adhirieron a ellas.
Al crearse la Constitución Federal Miranda la considera poco adecuada para los momentos que vive la
recién creada Republica. La situación empeora en el año 1812, el terremoto que destruye parte de
Caracas y otras ciudades es utilizado por los curas españoles y el Arzobispo Narciso Cols y Prats, para
asustar a las masas diciéndole que es un castigo del cielo por haberse apartado del Rey de España y
esto aumenta la amenaza de insurrecciones de los españoles y de esclavos que han huido de las
haciendas de los criollos. Tres Comandantes de sus tropas planean una conspiración para detenerlo y
sacarlo del país, el complot es revelado pero los responsables no sufren ningún castigo
Domingo Monteverde viene con un grupo de españoles desde Coro y para enfrentarse a él los patriotas
tienen al Marques Fernando Rodríguez del Toro, pero el venezolano muestra gran incapacidad y tienen
que solicitar en Miranda sus conocimientos y experiencia militar. Traza un plan de operaciones y cree
que le podrá imponer disciplina a sus noveles tropas pero la intriga del mantuanaje, la oposición a sus
actitudes políticas, el temor sembrado en la población después del terremoto y la indisciplina de sus
tropas, además de la perdida de la Plaza de Puerto Cabello lo llevan a proponer al español Monteverde
un armisticio y una posible capitulación.
El día 5 de julio Miranda y otros patriotas se disponían a celebrar el primer año de la firma del Acta de
la Independencia, y les llega la mala noticia de la perdida del bastión. Bolívar le ha escrito
comunicándole la perdida: “Mi General, lleno de una especie de vergüenza, me tomo la confianza de
dirigirme a usted, en el adjunto parte, que apenas es una sombra de lo que realmente ha sucedido. Mi
cabeza y mi corazón no están para nada. Así suplico a Ud. permita un intervalo de poquísimos días
para ver si logro reponer mi espíritu en su temple ordinario”.
Miranda exclama poniéndose las manos en la cabeza en francés: “Mon Dieu. La Republique est blessée
au coeur” (Dios Mío la Republica esta herida en el corazón) ya no queda mas que hacer y el héroe tome
la terrible decisión de proponer un Armisticio. Monteverde no es un militar europeo que respeta al
vencido y acepta capitulaciones, Venezuela esta en ruinas Miranda no quiere mas derramamiento de
sangre y piensa en sacrificar la Republica para evitar mas muerte, consulta la idea de la capitulación
con Juan German Roscio, su enemigo declarado, con Pedro Gual, Antonio Fernández, Francisco Espejo
y José de Sata y Bussy.
El 17 de julio se realiza una primera reunión en San Mateo entre patriotas y realistas pero no se llega a
ningún acuerdo, la intención de Miranda era buscar algún tipo de ventajas al garantizar la vida y bienes
de los vencidos. Monteverde se niega alegando la ventajosa posición de sus fuerzas y después de
varias negociaciones se capitula. La intención del prócer era la de viajar a la Nueva Granada para
buscar reesfuerzos de hombres y municiones. Monteverde y sus tropas vienen cometiendo tropelías por
los territorios que van tomando.
Diez días después Miranda se dirige al Puerto de La Guaira, esta conciente que si es capturado los
españoles desataran contra el las iras de 20 años de persecución, días antes ha enviado su archivo a la
corbeta inglesa “Sapphire”. Esa noche no sube a la corbeta sino que se queda en el puerto y un grupo
de oficiales entre los que se encuentra Bolívar detener a Miranda.
A las tres de la madrugada entran, Soublette que es el secretario del héroe caraqueño que descansa en
la habitación contigua lo llama y al verse rodeado de gente exclama: “Bochinche, esta gente no sabe
sino hacer bochinche” y siendo Miranda hombre reconocido y protegido por altos mandos militares del
mundo y tratado con gran aprecio por círculos políticos de dos continentes es apresado por sus
compatriotas y entregado a los españoles. Durante año y medio el General Miranda recorre tres cárceles
en Venezuela y una en Puerto Rico hasta que llega a la prisión de Las Cuatro Torres del Arsenal de La
Carraca en Cadiz en donde fallece el 25 de abril de 1816 y allí termina una vida que mezcla al guerrero,
al sabio, al hombre culto, al conspirador y al gran amante de la Libertad. Su ejemplo será un testimonio
histórico para toda América Latina de una vida con gran pasión en defensa de la libertad.

Citas

Daniel Florencio O'Leary, edecán de Simón Bolívar, dijo sobre la muerte de Miranda:

Miranda era un hombre del siglo dieciocho cuyo genio levanta el sentido y la confianza de sus
conciudadanos Americanos. Aunque él se enorgulleció de ser soldado, sus batallas más grandes
fueron libradas con su pluma

CONCLUSIÓN

Es apasionante conocer la vida de este venezolano universal como lo fue Francisco de Miranda.
Insigne luchador por la libertad con una vida que pareciese una novela de capa y espada.
Su vida se desarrolló entre conflictos bélicos, intrigas, conspiraciones para terminar su vida tristemente
en un encierro aquella alma libre como el viento.
Su participación en tres guerras a favor de la libertad como lo fueron la Independencia de Los Estados
Unidos, la Revolución Francesa y la Independencia de Venezuela.
Su nombre aparece en el Arco del Triunfo en Paris y su retrato se encuentra en la Galería de los
Personajes en el Palacio de Versalles y hasta su estatua se encuentra en un lugar de honor en el Campo
de Valmy en Francia.
Su ideal político sirvió para influir en Simón Bolívar para la creación de la Gran Colombia y a
Bernardo Higgins en la lucha por la emancipación de su país.
Miranda navega solo en el libro que escribe aquella hada caprichosa llamada Historia y viene a ser en
esos tiempos compulsivo para los conservadores un apasionado y peligroso jacobino con ideas
peligrosas para la Patria y la Religión y después se convierte en un viejo revolucionario algo
anacrónico para mucho como los jóvenes revolucionarios de 1811 en Venezuela.
Francisco de Miranda brilla con luz propia luchando cual Quijote para alcanzar la quimera de la
libertad.
Es apasionante la vida de este caraqueño que Napoleón Bonaparte lo llamo “Un Quijote sin locura” y
en este trabajo haremos un recorrido por la senda que recorrió aquel criollo llamado “el primer criollo
universal”.