Está en la página 1de 22

1.

- GEOLOGIA DE APURIMAC

La región Apurímac posee una gran variedad de tipos de rocas, de origen ígneo,
sedimentario y metamórfico cuyas edades se encuentran entre más de 600 millones de
años hasta la era reciente (figura 3). Estas unidades están dispuestas de manera compleja
debido a que el área de estudio forma parte de la Cordillera de los Andes, la cual pasó por
una evolución tectónica con fuertes eventos de deformación y posterior erosión ocurridos
en distintos periodos geológicos.

Mapa geológico de la región Apurímac. Tomado de: Marocco, 1975; Pecho, 1981; Valdivia & La Torre,
2003).

Estructuralmente, en la región se observan zonas de fallas de orientación E-O en la parte


septentrional representadas por el sistema de fallas Abancay-Andahuaylas Chincheros y NE-SO
constituidas por el sistema de fallas Patacancha-Tamburco (Carlotto et al, 2006). También se
presentan pliegues con una orientación (E-W) coincidiendo con las fallas, la mayor parte de las
estructuras de la zona de estudio pertenecen al ciclo orogénico andino. (Marocco, 1975; Pecho,
1981; Valdivia & La Torre, 2003).

La zona de Apurímac se encuentra ubicada en la sierra alta sur de la Cordillera Oriental.


En términos generales, la geología del área muestra la complejidad propia de las regiones
de cordillera que han sufrido importantes deformaciones. En este caso, se trata de la
cordillera oriental, una cadena plegada tanto por la orogénesis hercínica como por la
orogenia andina. La antigüedad de gran parte del substrato corresponde al Paleozoico (un
80%) y el resto a rocas del Mesozoico; los volúmenes paleozoicos comprenden
principalmente rocas sedimentarias y metamórficas (arcillosos y arenosos en
proporciones similares), alternando con intrusiones batolíticas y cuerpos intrusivos
menores. Algunas de las formaciones, principalmente arcillosas, y de rellenos
cuaternarios constituyen sectores de riesgo, por su propensión a la erosión y movimientos
de masa; otras formaciones y afloramientos intrusivos, por el contrario son medios
estables.

2.- Área de Estudio

El área de estudio comprende un espacio geográfico conformado por la ciudad de


Abancay y sus alrededores; comprende el casco urbano de la ciudad, los asentamientos
humanos periféricos considerados como barrios urbano- marginales, los campos de
cultivo en trance de urbanización, cercanos a Abancay como Muyocorral, Huayllabmaba,
Qarqatera, Tamburco, Ccocha, Pumaranra y San Antonio, por el norte; e Illanya,
Pachachaca, Fundo Santo Tomás, Cañon del Pachachaca, cauce el río Mariño, Quisapata,
Qatunpata por el Sur.

El área de estudio ocupa unos 32 km2; se extiende desde Ichubambilla, Patibamba en el


S.O, hasta Tamburco, San Antonio y el Mirador en el N.E.; de Sur a Norte se extiende
desde Aymas, Condebamba, Rio Mariño hasta Bellavista, Moyocorral, Maucalle,
Tamburco y Querapata.

Comprende los siguientes asentamientos humanos y localidades: Bellavista, Fonavi,


Barrio Magisterial, Rosario, Pueblo Joven Centenario, Intimpas, Maucalle, Tamburco,
Querapata, Ccocha, Pumarana, San Antonio, Mirador ecológico, por el norte;
Ichubambilla, Helipuerto, Patibamba, Pachachaca, torrente de Ñacchero. Condebamba,
Aymas, Jatunpata por el Sur. También comprende zonas como Lagunas de Ampay de
la cuenca del torrente Chinchichaca y del torrente de Callanmarca.Ver mapa de la zona
de estudio.

Fig.N°1: Mapa de la zona de estudio.


2.1. GEOLOGIA DE ABANCAY

Sobre la geología de Abancay existe un trabajo completo, sistemático, pero le falta


profundidad. Las investigaciones efectuadas por René Marocco en 1975, y publicado en
el Boletín Nro. 27 del Instituto de Geología y Minería, con el título de "Geología de los
cuadrángulos de Andahuaylas, Abancay y Cotabambas", es el mejor realizado hasta
ahora, pero es de nivel semidetallado, por cuanto ha sido realizado a nivel de 3
cuadrángulos: Andahuaylas, Abancay y Cotabambas.

En este valioso trabajo que debería citarse, siempre que se haga un estudio sobre la
Geología de Abancay, se mencionan los estudios previos realizados hasta 1975. Por
ejemplo menciona los trabajos de Arnold Heim (1948), titulado “Geología de los ríos
Apurímac y Urubamba”; el trabajo de NEWEL N.D., CHRONIC J, y ROBERTS T.G
(1953), titulado”Upper Paleozoic of Perú”; el trabajo de Kalafatovich V. titulado
“Etude Geológique de la Chaine Andine au niveau de la Deflexión de’ Abancay
(Perou)”. Lamentablemente no cita a Antonio de Raimondi, quien en su monumental
obra “El Perú”, de cinco tomos, en el tomo V, referido a Itininerarios geológicos, hace
mención a la geología de Abancay.

Sin pretender superar los estudios del geólogo René Marocco, investigado ORSTOM
(Office de la Recherche Scientifique et Techinique o Outre Mer), vamos a
presentar nuestras observaciones en 4 subtítulos: Geohistoria, Estratigrafía, Litología y
Tectónica de Abancay.
2.2. GEO- HISTORIA

Era Paleozoica:

La historia geológica de Abancay y sus alrededores se remontan hasta la era Paleozoica,


período Pérmico inferior y medio, cuya edad se estima en unos 250 a 270 millones de
años. Esta conclusión la deducimos de la observación de rocas pertenecientes al grupo
Copacabana, que están constituidos por rocas calizas, lutitas y pizarras lutáceas que se
observan debajo de los depósitos eluviales y aluviales de la ciudad Abancay, en el Este,
hasta el C.E. Nuestra Señora de las Mercedes; en el Oeste, desde los conos- terrazas de los
ríos Mariño- Colcaque, hasta el Nevado de Ampay.

Las viviendas de Fonavi, Bellavista, AA.HH. Gilbert Urbiola, Molino Pata, Moyocorral,
se encuentran en una formación geológica más reciente, perteneciente al grupo Mitu, cuya
edad se estima en unos 240-200 millones de años y que pertenecen al Pérmico medio y
superior. Esta inferencia se basa en las rocas observadas, constituidas principalmente por
areniscas, lutitas de colores rojizos, marrones, conglomerados y materiales volcánicos
como diabasas, andesitas y basaltos de colores violáceos, verdosos y marrones(2).

El Grupo Mitu, se formó en ambiente continental después de la segunda fase del


plegamiento y levantamiento de la Orogenia tardi-herciniana. Los sedimentos derivados de
los procesos de erosión y remoción en masa, en la Cordillera Oriental, se intercalaron con
materiales volcánicos post-orogénicos. (Bellido, 1969:44).
San Antonio y Ccanabamba, pertenecen también al Grupo Mitu, por ende su edad
también es similar a los ya señalados, para Moyocorral Bellavista y Molinopata.

Era Mesozoica:

Pummaranra Cocha, Chillihua, Huinco Pucro, Incapercca, que ocupan la parte alta del
valle del Colquepata y Asillo, siguiendo la ruta de la carretera de Abancay a Curahuasi-
Cuzco, se encuentra en formaciones geológicas del Grupo Pucará, de la era Mesozoica,
período Triásico- Jurásico, cuya edad se calcula en unos 200 a 180 millones de años.

Era Cenozoica
Condebamba, Aymas, Cerro Quisapata y la margen izquierda del río Mariño, tienen edades
más recientes, porque pertenecen a intrusivos del terciario inferior cuya edad se estiman en
55 a 60 millones de años. Esta inferencia se basa en la observación de rocas
granodioríticas, dioritas y granitos.

El grupo Copacabana.-
Está constituido principalmente por rocas calizas, lutitas pizarrosas y areniscas, formados
en ambiente marino, nerítico (3). Como bien lo puntualiza Marocco (1976), "El grupo
Copacabana está compuesto esencialmente por calizas, y lutitas". En efecto, las calizas se
observan en la ladera alta de Abancay, hasta el nevado de Ampay, desde el C.E. " Nuestra
Señora de las Mercedes", en el Oeste, hasta la última cuadra de la Av. Prado- Norte-
Tamburco; de sur a Norte, se extiende de las riberas del Mariño'- Colcaque, 2200 m.s.n.m.
hasta 2 900 m.s.n.m., cerca de la estación ecológica del IDMA, que se encuentra a 2 890
m.s.n.m.
Las calizas también se observan en el casco urbano de Abancay, y alrededores. En el sector
del Barrio Magisterial, en Maucacalle y otros lugares se observan que han sido arrastrados
o transportados por la enorme competencia de alud-viones y aluviones ocurridos durante
el cuaternario.
Las calizas son de color oscuro, cubierto con una pátina de color blanco, que reaccionan
vivamente frente al HCL. En la Urb. Intimpas se observan tobas calcáreas.
Un kilómetro antes del IDMA, se observa lutitas negras y pizarras lutáceas en toda la ruta
hacia la laguna de Angascocha que se encuentra a 3 250 m.s.n.m.
Las lutitas son de estructura hojosa, de color negro parecida a las pizarras. En IDMA se
observan árboles fosilizados.

De la laguna Angascocha hacia Uspaicocha, se observan arenisas calcáreas, intercalados


con lutitas y calizas.
Las areniscas se observan en IDMA, formando estratos tumbados que buzan en direcciones
NE-SO, con 45· de ángulo.
Grupo Mitu:
De facies continental, está constituido de rocas volcánicos- sedimentarias, entre los cuales
se observan "Areniscas y lutitas rojas, arcosas, conglomerados..." con intercalaciones de
basaltos, andesitas y brechas volcánicas de colores abigarrados que van del rojo ladrillo,
rojo violáceo, púrpura, verde o gris. (Marocco, 1975: 15).
En efecto, estas rocas las hemos observado en el sector oeste de Abancay, a partir de la
última cuadra de la Av. Perú, hacia la Asociación de Vivienda FONAVI, AA.HH. Fidel
Urbiola, Bellavista, y la ladera alta hacia Moyocorral, pasando por el cementerio Puca-
puca y León Pampa. También las hemos observado en el torrente de Ñacchiro. Las
principales rocas que hemos muestreado son : lutitas y areniscas rojas; brechas volcánicas
de color violáceo, andesitas, basaltos; pizarras y lutitas pizarrosa.
La meteorización de las rocas del grupo Mitu, han dado origen a estratos arcillosos, que
explican el nombre de Mitu, que en castellano significa barro. En efecto las lutitas y los
materiales volcánicos dan origen a las arcillas que son las responsables del barro arcilloso
que se forma después de las lluvias. También explica el nombre significativo de
Moyocorral.
Grupo Pucará
Está constituido por rocas calizas, calizas dolomíticas con intercalaciones de lutitas,
limolitas, areniscas, evaporitas y chert alargados. Las calizas son principalmente detríticas
con fósiles (lamelibranquios y crinoideos), de colores gris claro a gris oscuro (Marocco,
1975:19).
Estas calizas, como ya se ha dicho, se observan en Pumaranra, Cocha, Chillihua, Huinco
Pucro, Incapercca y Soccllaccasa.

Depósitos Cuaternarios:
Está constituido por depósitos aluviales, eluviales y glaciares del holoceno y pleistoceno.

Depósitos Aluviales:
Se observan en los conos-terrazas, sobre los cuales se ha edificado la ciudad de
Abancay, en la ribera derecha de los ríos, Mariño-Colcaque. Estos depósitos son
potentes y alcanzan a 60-80 m. de espesor.
Estos depósitos están constituidos por materiales aluviónicos y fluviales, en los que
destacan cantos rodados, guijarros, block rocosos heterométricos, envueltos en una
matriz arenosa y limosa. (Marocco, 1975:30).
Los cantos rodados y block rocosos pertenecen a la familia de rocas sedimentarias,
principalmente calizas y en menor grado lutitas, pizarra y areniscas
Estos depósitos aluviales son muy importantes porque han dado origen a suelos agrícolas
muy fértiles del tipo fluvisoles y kastanozem, como los que se observan en los alrededores
de la ciudad de Abancay. Debajo del suelo se observan una capa detrítica, en proceso de
consolidación, denominado "Caliche", cuyo espesor alcanza 2 a 4 m. y en algunos lugares,
como en la Universidad, el caliche se presenta en dos capas, intercalado por una capa de
gravas y arena, lo que nos hace presumir que a mayor profundidad se pueda presentar otras
capas más (4).
El caliche"(...) es una mezcla de fragmentos líticos en el orden siguiente:
 Elementos redondeados a sub-redondeados de roca caliza con dimensiones entre
algunos cm. hasta 2-4m. de diámetro, en 30% color gris plomo.
 Elementos sub-angulares a subredondeadas de roca arenisca 2-4 cm a 10-20 cm. de
diámetro, color rojizo chocolate, o5%.(...) (Amesquita, 1987:4).

Los Depósitos Eluviales:


Están constituidos principalmente por depósitos torrenciales, producto de "Corrientes de
barro" "lavas torrenciales", o huaycos, los que se observan en el canal de desagüe y en los
abanicos o conos de deyección, de los torrentes: Chinchichaca- Los Olivos, Ullpuhuayco y
Ñacchero.
Estos depósitos son menos potentes que los depósitos aluviales y está constituido por
guijarros angulosos y bloques rocosos de variable tamaño, envueltos en una matriz
arcillosa. (Marocco, 1975:30)
Los cantos angulosos y bloques rocosos heterométricos, son del tipo de calizas, lutitas,
volcánicas, de variados colores.
Los Depósitos Glaciares
Se observan en los diques morrénicos frontales y laterales que contienen las lagunas de
Anqasccocha a 3 250 m. y Uspaicocha a 3,700 m. También se observan en las dos cuencas
lacustres desaguadas y colmatdas que se encuentran, el primero, después de la laguna de
Anqascocha, a 3,500m.
Gracias a la foto análisis de dos pares estereoscópicos del nevado de Ampay, se han
reconocido depósitos morrénicos de variables dimensiones, a 4,400 y 4,500 m. próximos a
la laguna de Tornacocha, que constituyen un riesgo potencial de desastre que más adelante
veremos.
Los diques y depósitos morrénicos, localizados en diferentes niveles están constituidos por
guijarros angulosos, conocidos como tillitas, cantos y bloques rocosos, envueltos en una
matriz arenosa-limosa. Las rocas son del tipo de las calizas, pizarras, lutitas y arenisca.
3.- GEOMORFOLOGIA DE ABANCAY
3.1.1. UNIDADES GEOMÓRFICAS

El relieve de la zona de estudio es variado: presenta grandes desniveles altitudinales y


corresponde a la gran unidad geomórfica montañosa de la cordillera Oriental y de la
cordillera de los Andes. En esta gran unidad se observan. El fondo de valle, las
vertientes medias, las vertientes altas y la zona glaciar del Ampay.
El fondo del valle del Mariño- Colcaque- Marcahuasi- Hatumpata se aprecian unidades
geomórficas menores: el cauce, las terrazas fluviales y conos- terrazas, en ambas
riberas.
En las estrechas terrazas fluviales, que se observan, el campesino utiliza el suelo para el
cultivo de frutales, maíz y otros productos. El cauce de los ríos mencionados es estrecho
y encajonado, por los conos- terrazas y el talud de afloramientos rocosos.
La ciudad de Abancay se asienta sobre depósitos fluvio-aluviales, de una antigüedad
que se estime entre los 4,000 y 16,000. Los campos se cultivos (chacras) que se
observan alrededor de la ciudad de Abancay, forman parte de los depósitos aluviales y
eluviales de edad cuaternaria.
Los canales de escurrimiento de las torrenteras del Sahuaynay- Chinchichaca- Los
olivos, Ullpuhuaycco y Ñacchiro no son muy profundos, salvo el de Ñacchero.
La cuenca media y alta del torrente del Sahuanay, en las que se encuentran las lagunas
de Anqascocha, Uspaicocha y Tornacocha, presentan una morfología muy compleja.
Hasta un poco más arriba de la estación ecológica del IDMA, a unos 3,000 m.s.n.m. se
aprecia nítidamente el canal de escurrimiento del torrente, pero luego se pierde debido a
la presencia de un enorme dique eluvial- glaciar, que contiene a la laguna de
Anqascocha. Este enorme dique eluvial- glaciar (5), impide el drenaje normal de las
aguas que proceden del nevado de Ampay y otros afloramientos de aguas subterráneas.
Por esta razón existe un cauce marginal, llamado Supayhuaycco, por donde drena, las
aguas pluviales veraniegas y los afloramientos de aguas subterráneas de las partes altas,
durante la sequía.
En este enorme dique eluvial- glaciar, que contiene a la laguna de Anqascocha, hemos
observado, en un tercer trabajo de reconocimiento, grietas, que no podríamos
denominarlas de desgarramiento, porque nos falta efectuar un estudio más prolijo,
dotado del equipo necesario. Sin embargo cebe recordar que estas grietas que fueron
observadas por primera vez por el Sr. Enríquez, un campesino que viven Chuyllurpata,
en 1986, motivó una gran preocupación en el comité Departamental de Defensa Civil,
por lo que una Comisión de estudios, en el que participó el Ing. Amézquita, hizo las
observaciones correspondientes, llegando a la conclusión, de que las grietas son de
desgarramiento, lo cual constituye un riesgo potencial de desastre.
Ya hemos dicho que por encima de la laguna de Anqascocha, a 3,500 m.s.n.m. se
encuentra depósitos morrénicos, frontales y laterales de una laguna desaguada. También
se observan depósitos morrénicos frontales y laterales en las lagunas de Uspaicocha y
Tornacocha, que se encuentra a 3,850 y 4,400 m.s.n.m.

3.1.2.- PROCESOS Y AGENTES GEOMÓRFICOS.

El fondo de valle de los ríos Mariño- Colcaque- Marcahuasi-Hatumpata, se debe


principalmente al proceso de erosión fluvial, en el que el agua es el agente geomórfico
más importante, el que através de millones de años ha erosionado lateral y verticalmente
el fondo del valle, aprovechando la presencia de los sinclinales del plegamiento andino.
La erosión fluvial ha realizado su trabajo de profundización y ensanchamiento del valle,
debido a un conjunto de procesos menores como: la fluvirapción, corrosión, abrasión,
atracción y transporte.
Mediante la fluvirapción o acción hidráulica, el agua de los río Mariño- Colcaque-
Marcahuasi-Hatumpata, captura los materiales meteorizados (rocas diaclasadas,
triturada, canchales, talud de derrubios etc., o acumulados transitoriamente, en el cauce
o en sus riberas).
Mediante la corrosión el agua de los ríos disuelve y desgasta los materiales rocosos del
cauce y mediante la abrasión los materiales que transporta el río (bloques rocosos,
cantos rodados, graves, arenas etc) van erosionando vertical y lateralmente el cauce del
río, y por ende, el fondo del valle.

La atricción Fluvial consiste en el desgaste de los materiales que transporta el río, por
golpeteo, frotación, raspado, trituración y por ende facilitan, de manera indirecta la
profundización y ensanchamiento del cauce. Por este proceso los grandes bloques
rocosos que captura el río se convierten en cantos rodados, grava y finalmente
arena(Thornubury, 1960:50).
Finalmente, gracias al transporte fluvial los materiales capturados por la fluvirapación,
son acarreados aguas abajo, debido al caudal del río y a su competencia. Este transporte
asume varias formas: tracción, saltación, suspensión, solución y flotación. (Thornbury,
1960:50)
El transporte fluvial por tracción consiste en el acarreo de materiales, por acción del
caudal y competencia del río."La tracción involucra el sostén ascencional del agua(...),
pero consta principalmente del rodaje, empuje y arrastre de las partículas de
rocas"(Thornbury, 1960:50).
El transporte por saltación se produce por saltos y brincos de las rocas, al chocar unas
con otras y debido a la fuerza ascencional del torrente. El transporte por suspensión
consiste en el sostén temporal de las partículas de rocas más pequeñas, debido a la
fuerza ascencional y turbulencia del torrente.

El transporte por solución se realiza sin gasto extra de energía de aquellos materiales
que son solubles. Finalmente el transporte por flotación se realiza con materiales
sumamente ligeros o pequeños, del tipo de las pumitas, micas y arcillas. (Thornbury,
1960:51).
Los materiales acarreados por los ríos mencionados son depositados en sus riberas,
formando terrazas fluviales. Debido en sus riberas, formando terrazas fluviales. Debido
a la juventud y estrechez del cauce, de los ríos mencionados, no se observan playones
del río. (6).
Las terrazas fluviales que se observan en el fondo del valle, son también estrechos. En
la confluencia de los ríos Colcaque y Hatumpata, las terrazas fluviales se sueldan con
conos aluviales, que reflejan antiguos problemas de desagüe.

Los depósitos aluviales, sobre los cuales se asienta la ciudad de Abancay, se formaron
por remoción en masa, por deposición de numerosas cargas de aluviones y alud-
aluviones, durante el Holoceno y probablemente durante el pleistoceno superior.

Los depósitos eluviales, que se observan en el canal de desague o conos de deyección,


de los torrentes del Sahuanay- Chinchichaca, Ullpahuaycco, y Ñacchiro, se formaron
también por remoción en masa, por deposición de las "lavas torrenciales", "corrientes
de barro" o huaycos.

Los Depósitos glaciares, que se observan en la laguna de Anqascocha, en Uspaicocha,


Tornacocha y otros lugares mencionados, se formaron por erosión y sedimentación
glaciar, durante el pleistoceno superior.
4. GEOMORFOLOGIA.-

El relieve de la zona de estudio es variado: presenta grandes desniveles altitudinales y


corresponde a la gran unidad geomórfica montañosa de la cordillera Oriental y de la
cordillera de los Andes. En esta gran unidad se observan. El fondo de valle, las vertientes
medias, las vertientes altas y la zona glaciar del Ampay.

El fondo del valle del Mariño- Colcaque- Marcahuasi- Hatumpata se aprecian unidades
geomórfica menores: el cauce, las terrazas fluviales y conos- terrazas, en ambas riberas.

En las estrechas terrazas fluviales, que se observan, el campesino utiliza el suelo para el
cultivo de frutales, maíz y otros productos. El cauce de los ríos mencionados es estrecho
y encajonado, por los conos- terrazas y el talud de afloramientos rocosos.

La ciudad de Abancay se asienta sobre depósitos fluvio-aluviales, de una antigüedad que


se estime entre los 4,000 y 16,000. Los campos se cultivos (chacras) que se observan
alrededor de la ciudad de Abancay, forman parte de los depósitos aluviales y eluviales de
edad cuaternaria.
Los canales de escurrimiento de las torrenteras del Sahuaynay- Chinchichaca- Los olivos,
Ullpuhuaycco y Ñacchiro no son muy profundos, salvo el de Ñacchero.

La cuenca media y alta del torrente del Sahuanay, en las que se encuentran las lagunas de
Anqascocha, Uspaicocha y Tornacocha, presentan una morfología muy compleja. Hasta
un poco más arriba de la estación ecológica del IDMA, a unos 3,000 m.s.n.m. se aprecia
nítidamente el canal de escurrimiento del torrente, pero luego se pierde debido a la
presencia de un enorme dique eluvial- glaciar, que contiene a la laguna de Anqascocha.
Este enorme dique eluvial- glaciar, impide el drenaje normal de las aguas que proceden
del nevado de Ampay y otros afloramientos de aguas subterráneas. Por esta razón existe
un cauce marginal, llamado Supayhuaycco, por donde drena, las aguas pluviales
veraniegas y los afloramientos de aguas subterráneas de las partes altas, durante la sequía.
Por encima de la laguna de Anqascocha, a 3,500 m.s.n.m. se encuentra depósitos
morrénicos, frontales y laterales de una laguna desaguada. También se observan depósitos
morrénicos frontales y laterales en las lagunas de Uspaicocha y Tornacocha, que se
encuentra a 3,850 y 4,400 m.s.n.m.

5. GEODINAMICA
En la zona de Abancay se dan un conjunto de procesos físicos y químicos que generan
cambios notables, y riesgos de desastres naturales, en la epidermis terrestre, debido
principalmente a la acción combinada de agentes geomorfológicos, como lluvias
torrenciales, grandes avenidas de agua, vientos, movimientos sísmicos, etc. favorecidos
por un conjunto de factores como: el clima, la fuerte pendiente, depósito de vertiente no
consolidados, presencia de matriz arcillosa debajo del manto de derrubios, la funesta
acción antrópica como la quema de la cobertura vegetal, la ampliación de carreteras o
apertura de nuevas vías, etc.
Los principales procesos de geodinámica externa son: la reptación, las corrientes de barro
o huaycos, los deslizamientos, los aludes de rocas, los aluviones y alud-aluviones.
6.- PELIGROS GEOLÓGICOS EN LA REGIÓN APURÍMAC

En base a los trabajos de gabinete como la interpretación de fotografías aéreas e imágenes de


satélite y las investigaciones de campo como el cartografiado e inventario sistemático de
peligros geológicos a escala 1:50 000 en la región Apurímac se ha registrado un total de 849
procesos que pueden causar desastres. Del inventario se obtuvo la estadística resumida en la
figura 4, en la cual se establece que en esta región son más frecuentes los eventos de caídas de
rocas, los flujos (huaycos), los deslizamientos y la erosión de laderas. En menor cantidad pero
no menos importante, por los daños asociados, se encuentran los fenómenos de inundación,
erosión fluvial, movimientos complejos y reptación de suelos.

Mov.
Complejo Reptación

Inundación 4% 2%

2 %
Caída
Flujo 37 %
21 %

Erosión
fluvial
5%
Erosión de Deslizamiento
ladera 19 %
10 %

Figura 4 . Porcentaje de Peligros geológicos inventariados en la región

6.1. CAIDA

La caída de rocas es un fenómeno que ocurre principalmente por gravedad y al producirse la


pérdida de equilibrio en el macizo rocoso. Los bloques de roca y/o suelo se desprenden de una
ladera, donde no hay un desplazamiento cortante apreciable en superficie (figura 6). Cuando el
material se desprende, el desplazamiento ocurre generalmente por el aire efectuando golpes,
rebotes y en algunos casos rodamiento. Generalmente el movimiento de estos procesos es
rápido a extremadamente rápido con velocidades que superan los 5 m/s (Cruden y Varnes 1996;
cuadro 1). Una variedad de las caídas son los derrumbes, que se producen de manera violenta.
Inventario de peligros geológicos y geo-hidrológicos en la región Apurímac (Modificado de: Villacorta,
Valderrama y Roa; 2012).
Foto 1. Caída de rocas en la margen derecha del rio Huiriquilla,
en el distrito de Curasco, provincia de Grau. Se observan los
fragmentos suspendidos en el talud sobre la carretera.

6.2. DESLIZAMIENTOS

Son movimientos ladera abajo de una masa de suelo o roca, desplazándose por lo general a lo
largo de una superficie de falla, o en el trayecto de una delgada zona en la que ocurre una
gran deformación cortante. La saturación de agua de los depósitos inconsolidados que
conforman una ladera es una de las principales causas que provocan derrumbes y
deslizamientos. Según la clasificación de Varnes (1978), se puede clasificar a los
deslizamientos según la forma de la superficie de la escarpa por la cual se desplaza el
material, en traslacionales y rotacionales. A su vez los deslizamientos traslacionales pueden
ser planares o en cuña. Es clásico encontrar en un deslizamiento saltos de escarpas
centimétricos a métricos. Los deslizamientos pueden encontrarse en un estado de constante
desplazamiento activo, lo cual involucra una amenaza latente para las poblaciones ubicadas
en el área de influencia.
Existen en la región Apurímac ciertas zonas con alta probabilidad de ocurrencia de este tipo de
procesos. A continuación la descripción de algunos de esos sectores.

Uno de los deslizamientos más notorios de la temporada de lluvias de marzo del 2012, ha
sido el de la comunidad de Cconchayoc (anexo Ccayao, distrito de Haquira, provincia de
Cotabambas, foto 5). Según la inspección de campo se ha determinado que las principales
causas para la ocurrencia de este proceso ha sido la saturación con agua del material del
substrato (capas rojas), que condujo al debilitamiento de los suelos.
CONCRETO ARMADO II

Foto 5. Deslizamiento de tipo rotacional ocurrido en la provincia de Cotabambas distrito de


Haquira, Anexo Ccayao situado en la comunidad de Cconchayoc producido en marzo del
2012

6.3. FLUJOS

Son un tipo de movimiento en masa que durante su desplazamiento presentan un


comportamiento semejante al de un fluido. Pueden ser rápidos o lentos, saturados o secos.
Existen casos en que estos procesos se originan a partir de otro tipo de movimiento, como por
ejemplo deslizamientos o caídas (Varnes, 1978).
Sector afectado por flujos es la quebrada Uramayo, (distrito de Haquira, provincia de
Cotabambas), rellenada de arenas, gravas y cantos rodados de hasta 50 cm con formas
redondeadas a bien redondeadas, este material suelto se encuentra estable o sin movimiento
alguno en épocas de estiaje. Debido a la pluviosidad alta en temporadas de lluvia en la región,
satura el material del cauce y lo arrastra por la fuerza del agua hacia la menor pendiente. En
la foto 14 se puede ver qué la estructura de un puente artesanal construido con el mismo
material transportado ha sido afectada por la fuerza de impacto de los materiales rocosos
traídos por el flujo de detritos.

Foto 14. Flujo de detritos de la quebrada Uramayo, en el distrito de Haquira,


provincia de Cotabambas, cuyo trayecto es marcado por una quebrada ya
canalizada.
6.4. MOVIMIENTOS COMPLEJOS

Posterior y seguidamente al desprendimiento del material que conforma una ladera, los
detritos o bloques movilizados pueden desplazarse como un flujo o causar un desplazamiento
de mayor dimensión y recorrido como una avalancha. A la ocurrencia sucesiva de uno o más
movimientos en masa, se le denomina movimiento complejo.

Un ejemplo de este proceso se observa en el poblado de Huayllati ubicado en la provincia de


Grau. El movimiento en masa empezó como una avalancha de detritos y en el trayecto pasó a
ser un flujo no canalizado, que atravesó por el margen izquierdo al poblado, con una
velocidad extremadamente rápida (cuadro 1), la pendiente es pronunciada, lo cual facilita la
velocidad con la que se desplaza el material suelto creando mayor intensidad de impacto en
las viviendas y obras de infraestructura.

Fotos 16 y 17. Movimiento complejo; avalancha antigua sobre la cual nace un flujo de detrito s. Se
observa la dirección del flujo y como esta impacta con las viviendas (poblado del distrito de
Huayllati, provincia de Grau).

6.5. REPTACIÓN DE SUELOS

La reptación se refiere a aquellos movimientos lentos del terreno superficial en donde no se


distingue una superficie de falla. Este fenómeno se da generalmente en valles glaciares y en
altitudes elevadas, a causa de las bajas temperaturas que originan el proceso de gelifluxión. El
congelamiento y descongelamiento donde la pluviosidad es estacional se asocia a cambios en
la humedad del suelo y producen ligeros desplazamientos en esos materiales. La figura 10
muestra las características del terreno expuesto a un proceso de reptación de suelos.
Las partes altas de la región Apurímac son propensas a sufrir este tipo de fenómenos. Muchas
de las áreas afectadas por este tipo de fenómenos suelen formar extensos bofedales que puede
dar indicios de la presencia de zonas de reptación. Un claro ejemplo se tiene en el sector de
Sabaino (foto 21), ubicado a una altura de 4239 msnm de altitud, cerca de la comunidad de
Ccasccane en la provincia de Antabamba. En el lugar se observa el fenómeno de reptación en
la naciente de una quebrada, la dirección de desplazamiento de la reptación coincide con la
dirección de flujo en la quebrada.
Foto 21. Reptación del sector de Sabaino en la provincia de Antabamba.
La flecha azul señala la dirección de desplazamiento.

6.6 EROSIÓN
La erosión de materiales superficiales se manifiesta como erosión fluvial y erosión de laderas. A
continuación se muestran algunos ejemplos en la región.

6.6.1 EROSIÓN DE LADERAS

Se manifiesta a manera de surcos y cárcavas en laderas de valle y altiplanicies. Comienza con


canales muy delgados que a medida que persiste la erosión, pueden profundizarse a decenas
de metros. La erosión está relacionada al proceso de escorrentía o arroyada. Normalmente la
arroyada posee una profundidad pequeña, pocas veces superior a un centímetro. A partir de
ese momento las partículas se movilizan en el sentido de la máxima pendiente y por tanto el
flujo comienza una excavación que tiende a aumentar con la velocidad de la erosión.

Las laderas de las montañas se encuentran sometidas también a otros procesos químicos y
mecánicos que ayudan a que se formen cárcavas. El desgaste que se produce tiene un avance
lento mostrando diferentes etapas de evolución. En esta evolución las cárcavas pueden ir
juntándose unas con otros dando origen a escarpas que pueden ocasionar deslizamientos y
otros peligros geológicos. En la foto 23 se observa la erosión de laderas del cerro Leclecocha
(distrito de Lambrama, provincia de Abancay).
Foto 23. Erosión de cárcavas que se encuentran paralelas e intersectadas uniéndose
a los valles, Cerro Leclecocha, distrito de Lambrama provincia de Abancay).

6.6.2 EROSIÓN FLUVIAL

Proceso frecuente ocasionado por acción de las corrientes fluviales sobre las márgenes y/o
cauces de ríos y quebradas. Se desarrolla siguiendo los patrones de drenaje, los cuales son
controlados por la dureza de los materiales, la carga fluvial, entre otros factores. Ejemplos de
este proceso se pueden observar en los centros poblados de Chalhuanca y Totora-Oropesa.

El centro poblado de Chalhuanca, capital del distrito del mismo nombre es afectado
frecuentemente por erosión fluvial del río Chalhuanca durante la época de lluvias.

Otro sector crítico por inundaciones es Totora – Oropesa, donde muchas de las viviendas
están ubicadas sobre terrazas fluviales en ambas márgenes del río Oropesa.

Pobladores de Totora-Oropesa tratando de reforzar defensas ribereñas en la margen


derecha del río Oropesa (foto por cortesía del GORE Apurímac, enero del 2004).
6.7 INUNDACIONES

Proceso geo-hidrológico provocado por la variación del régimen de descargas de un curso


hídrico, donde los volúmenes de agua sobrepasan la capacidad de ríos o quebradas. Las zonas
más afectadas son las terrazas fluviales y/o aluviales que no son lo suficientemente altas para
encauzar las aguas. Las inundaciones se dan generalmente en periodos de pluviosidad alta. Es
necesario recordar que en la mayoría de los casos los peligros asociados a estos fenómenos se
dan por causas antrópicas ya que la población se ubica en terrenos que corresponden al cauce
natural de un curso. Por ello se recomienda reubicar a la población y a los terrenos de cultivo
ubicados en terrazas fluviales y aluviales.
zonas afectadas por inundación son los centros poblados de Chuyama y Pulkay (distrito de
Huaccana, provincia de Chincheros) que en diciembre del 2012 fueron afectadas por el
desborde del río Pulkay (foto 27) que inundó unas 15 viviendas y causando la muerte de
decenas de animales y daños a campos de cultivo. Además la erosión fluvial asociada afectó
al puente principal de acceso a los centros poblados.

Desborde del rio Pulkay. Aisló en diciembre del 2012 los


Centros poblados de Chuyama y en febrero del 2012. (Tomado de:
http://www.rpp.com)
6.8 SISMOS

Según los estudios del IGP los sismos en la región Apurímac estarían relacionados a la
actividad de las fallas regionales. Según el mapa de zonificación sísmica del Perú (figura 12).
Se esperan para Apurímac Intensidades Máximas entre VI y VIII en la escala Mercalli. Los
últimos sismos registrados en la región son los de Agosto del 2012 en Andahuaylas (magnitud
en la escala de Richter 5.0, profundidad de 78 km) y Enero de 2013 en Antabamba (magnitud
de 4.1 grados en la escala de Richter y profundidad de 22 km).

Mapa de distribución de intensidades sísmicas de la región Apurímac. Tomado de: Alva & Meneses
(1984)