Está en la página 1de 47

APORTES: REVISTA DE LA FACULTAD DE E CONOMÍA-BUAP. AÑO VII NÚM .

19

APORTES

De la NEP a la acumulación acelerada

José Valenzuela Feijóo

Revisar la experiencia soviética es exami- despliega una discusión viva y sumamente


nar el más grande de los fracasos que hasta rica. De hecho, hoy por hoy se acepta en
ahora ha sufrido el socialismo. Se trata, todos los medios académicos que la moder-
además de un fenómeno que ha impactado na teoría del desarrollo nació en esas cir-
fuertemente en el curso de la historia con- cunstancias. Se trata de los temas clásicos
temporánea. Por ello, un examen atento de del desarrollo: las relaciones entre agricul-
esta experiencia, amén de ayudarnos a tura e industrialización, entre consumo e
comprender el curso histórico actual, tam- inversión, entre industria pesada e industria
bién nos ayudará a saber por dónde no se ligera, entre crecimiento en función del
llega al nuevo orden y, por lo mismo podrá mercado interno u otro impulsado por las
ayudar, a futuro, a una eventual carta de exportaciones, entre mercado y regulación
navegación algo menos azarosa. Tal vez el (o plan), etc., etc.1 De aquí que un examen
momento histórico más decisivo en la tra- inclusive somero de la problemática del
yectoria de la URSS fue el que se vivió en período, también nos enfrenta a los proble-
el período que va desde los orígenes de la mas del subdesarrollo y el desarrollo. Es
NEP hasta el momento en que se avanza a decir, nos pone frente a problemas que aún
la colectivización forzada del agro y a una ocupan, o deberían ocupar,2 el primer lugar
industrialización acelerada y concentrada
en el desarrollo más que preferente de la 1
sección de bienes de capital. Estos son los Un resumen de la discusión, se puede ver en la
ya clásica obra de Erlich [1960].
momentos que trataremos de evaluar en el 2
Decimos “deberían” pues en las últimas dos
presente ensayo. décadas hemos asistido a la difusión y dominio de los
Los problemas que se presentan en el estilos “neoliberales”. Esta modalidad económica se
período van más allá de los que preocupan apoya y justifica en términos de la ideología neoclásica
al socialismo. Señaladamente, se discuten en su variante walrasiana. Esta corriente santifica la
espontaneidad del mercado y por su abierta propen-
aquí diversas estrategias de desarrollo, di- sión a los análisis de equilibrio estático, deja fuera de
versas rutas que pudieran permitir superar su campo de intereses a los temas más específicos y
el subdesarrollo. En los años veinte se relevantes que involucra el proceso de desarrollo.

[ 11 ]
12 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

de la agenda en nuestros países y en el conviene recordar, mínimamente, el con-


momento actual. texto en que se origina la Nueva Política
En las notas que siguen revisaremos Económica (o NEP). La revolución, tiene
primero los propósitos y la evolución de la lugar en noviembre (octubre en el viejo
NEP. Luego, recordaremos los problemas calendario) de 1917. Al poco andar, el
que dieron lugar a su cancelación y al salto proceso se ve amenazado por la reacción
hacia la fase de industrialización acelerada. militar de las clases dominantes y la misma
Los problemas centrales eran: a) el de la invasión del territorio soviético por la mayo-
pequeña economía campesina dominante ría de las grandes potencias imperialistas.
en el agro, su lento dinamismo y su bajo Todo ello dio lugar a una cruenta Guerra
grado de mercantilización; b) la necesidad Civil y a un desbarajuste y retroceso econó-
de impulsar el proceso de industrialización: mico de marca mayor. Entre 1918 y 1921,
c) el problema del “financiamiento” del mas como reacción de sobrevivencia que a
desarrollo industrial;d)enmarcando todo lo partir de principios teóricos, la Rusia de la
anterior, los grandes problemas políticos época fue regulada con cargo al llamado
que definen el período: el de la alianza “Comunismo de Guerra”.3 En este período,
obrero-campesina, el de las relaciones en- se desarticulan los nexos mercantiles y la
tre el Partido y la clase obrera, el de la economía recae casi en una forma natural.
democracia obrera y demás. Terminare- La producción industrial se derrumba y algo
mos indicando las consecuencias que aca- similar sucede con el empleo industrial. El
rreó, en términos económicos y políticos, el campo tampoco progresa y el abasteci-
curso histórico seguido por ese gran expe- miento de las ciudades es asegurado coac-
rimento. Sólo indicando pues su examen tivamente por el Poder Central, por la vía de
será materia de otro trabajo. un duro sistema de contingentación. La
situación se tornó más y más dramática: i)
I.- La NEP loscampesinos, los mismos que habían sido
a) Los origenes de la NEP beneficiados por la repartición de tierras,
Para mejor entender nuestro problema, empiezan a manifestar un descontento cada
vez mayor: “el campesino había retrocedido
Entre otras cosas, el decisivo problema de las “estra-
a una economía de subsistencia y no tenía
tegias de desarrollo” es algo que escapa completamen- incentivos para producir excedentes que las
te al interés de esta corriente académica. En realidad, autoridades pudieran requisar. Durante el
hasta la misma política económica, es algo que, para invierno de 1920-21 tuvieron lugar en Rusia
las versiones más extremas del paradigma, sale so- central disturbios campesinos generaliza-
brando. Como bien se ha dicho, en esta perspectiva,
la “mejor política económica” es la ausencia de polí-
dos. Pandillas de soldados desmovilizados
tica económica. Y si esto vale para la política, se erraban por el campo en busca de alimen-
comprenderá que tanto más debe valer para el vital
tema de las “estrategias de desarrollo”. Al final de
3
cuentas, y más allá de la repetición de consignas “El ‘comunismo de guerra’ nos fue impuesto por
baratas a favor del “libre mercado” y el “libre comer- la guerra y la ruina. No fue ni podía ser una política que
cio”, para los neoclásicos el proceso de desarrollo es respondiera a las tareas económicas del proletariado.
un perfecto misterio. Fue una medida provisional.” [Lenin, 1973; 613]
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 13

tos, viviendo del bandidaje” [Carr, 1998; y Kolchak, la crisis militar quedó superada.
48]; ii) la clase obrera, se ve afectada por Pero dejó paso al problema igualmente
un proceso de descomposición: la ocupa- grave del colapso económico casi total”.
ción industrial se recorta en términos dra- [Carr, 1998; 43] El historiador inglés no
máticos: “en los tres años siguientes a la exagera: el desplome económico resultaba
revolución, Moscú perdió el 44.5 por ciento impresionante.
de su población. Petrogrado, donde la con- Una muestra de la evolución de las
centración industrial era mayor, un 57.5 por principales variables económicas se mues-
ciento. El Ejército Rojo se llevó a muchos de tra en el Cuadro 1.
los hombres hábiles y masas de gente fluye- Según se observa, el impacto de cuatro
ron hacia el campo, donde si acaso se podía años de guerra imperialista, más tres de
encontrar todavía alimento.” [Carr, 1998; Guerra Civil, añadido al desbarajuste propio
38] Además, también empieza a dar mues- de todo situación de cambio radical, da lugar
tras de descontento: se resiente de la des- a un retroceso económico descomunal. La
ocupación y de muy bajos niveles de vida. El producción agropecuaria cae casi a la mi-
salario medio mensual de un obrero, por tad, amén de que el excedente de alimentos
ejemplo, pasa —en términos reales— des- disponible para el abastecimiento urbano y
de 100 en 1913 a 33.3 en 1920-21.[Nove, para el mercado externo (exportaciones) se
1973; 119] El clima de descontento cunde y derrumba aún más. También se derrumba
se pone de manifiesto, vg., con la rebelión la producción industrial, lo cual llega a nive-
de Kronstadt.4 Según apunta Carr, “a co- les dramáticos en el caso del acero: en esta
mienzos de 1920, con la derrota de Denikin rama, clave para la inversión, casi desapa-
rece la producción. Algo similar se puede
4
“La rebelión no tenía relación con la Oposición
decir de las exportaciones. De hecho, tene-
Obrera, pero reflejaba el mismo sentimiento profundo mos un brutal derrumbe de la “capacidad
de descontento frente a la tendencia de la política del real de acumulación”, al punto que en el
partido”. [Carr, 1998; 49]. período la inversión siempre se situó muy
CUADRO 1
RUSIA, EVOLUCIÓN ECNÓMICA, 1913 – 1921.

Variables económicas 1913 1921


Producción industrial total (*) 100.0 31.0
Producción agropecuaria 100.0 60.0
Importaciones 100.0 15.1
Exportaciones 100.0 1.3
Producción de la Gran Industria 100.0 21.3
Carbón 100.0 31.0
Electricidad 100.0 25.5
Acero 100.0 4.7
Azúcar 100.0 3.8

(*) Incluye minería, industria de transformación, transportes y servicios básicos (agua, luz, electricidad).
Fuente: Estimaciones del autor a partir de A. Nove [1973; 71].
14 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

por debajo de la simple inversión de reposi- del socialismo en un país económicamente


ción. En breve: la capacidad instalada cayó muy atrasado y que, por lo mismo, contaba
en términos absolutos. Esta situación es con una vasta población campesina, ancla-
recogida por Lenin, quien declara que las da y/o proclive a la pequeña propiedad. Esto
potencias capitalistas “nos derrotarán si no mismo, valga el apunte al pasar, torna a la
logramos restablecer nuestra economía”. filosofía de la NEP, especialmente suge-
Agregando que “la conciencia de las cala- rente para los países del “tercer mundo”. Es
midades, el frío, el hambre y privaciones de decir, para aquellos países subdesarrolla-
todo género, debido a la escasez de fuerzas dos donde, por definición, el peso de la
productivas, cala muy hondo en las masas”. población campesina suele ser mayoritario.
De aquí que “sólo aumentando la produc-
ción, elevando el rendimiento del trabajo, la b) La NEP: propósitos y contenido.
Rusia soviética estará en condiciones de Breve sinopsis.
vencer (...). Si no comprendemos esta ta- La “Nueva política económica” tiene como
rea podemos perecer todos.” [Lenin, 1974; objetivo explícito fundamental, recomponer
514] Para Lenin, la situación bordea el o restaurar, la proclamada alianza obrero-
colapso total: “en nuestro atrasado país, tras campesina. Es decir, el partido bolchevique
siete años de guerra, asistimos manifiesta- (Lenin en especial) perciben el serio des-
mente a un estado de agotamiento de los contento campesino y el peligro que de él se
obreros, que han hecho sacrificios inaudi- derivaba: el derrocamiento del nuevo poder
tos, y de las masas campesinas. Este ago- obrero. Según señalaba el agudo político,
tamiento, este estado se parece mucho a la debemos “decir francamente que el cam-
imposibilidad absoluta de trabajar.” pesinado está descontento de la forma de
[Lenin, 1974a; 588] relaciones establecidas entre él y nosotros,
En este contexto, de grave crisis, emer- que no quiere esa forma de relaciones y que
ge la NEP.5 Para la gran mayoría, se trata- no está dispuesto a seguir así”. Y agregaba
ba de un “respiro”, de un “retroceso tácti- que “sólo el acuerdo con el campesinado
co”. Para otros, los principios de la NEP puede salvar la revolución socialista en
iban más allá. Se trataba de un plan estra- Rusia”. [Lenin, 1974a; 580] Un segundo y
tégico, de largo-largo plazo,6 que apuntaba muy importante componente de la NEP fue
a resolver los problemas de la construcción el peculiar modo que se elige para impulsar
la gran industria “socialista”. Se parte de un
5
“El objetivo más inmediato de la NEP es sacar reconocimiento que, en sí mismo, está car-
al país del hambre y del caos económico en que se gado de significación: el nuevo Estado no
encuentra sumido después de cuatro años de guerra
imperialista seguidos de tres años de guerra civil y de
tiene las fuerzas económicas suficientes
intervención extranjera”. [Bettelheim, 1979; 15] para, con cargo a las fuerzas propias, dar un
6
Lenin es quien configura las intuiciones origina- fuerte impulso al desarrollo industrial. Peor
les sobre la necesidad de una linea estratégica como la
NEP. En sus últimas intervenciones enfatiza la nece-
sidad de “recortar” los afanes voluntaristas y las compacto y bien estructurado. De sus colegas es
creencias sobre un comunismo posible a la vuelta de Bujarin el que mejor comprendió, sistematizó y desa-
la esquina. Pero no alcanzó a presentar un programa rrolló la estrategia que esbozara Lenin.
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 15

aún: muy pronto se reconoce que la clase coyunturales. Más allá de la debacle econó-
obrera es incapaz de asumir la gestión de los mica provocada por la guerra imperialista
correspondientes procesos productivos. Le primero y por la civil después, estaba el dato
falta experiencia, le falta cultura y le falta estructural básico: la heterogeneidad7 y el
disciplina laboral. Dadas estas carencias, el terrible subdesarrollo de la economía y so-
nuevo Estado obrero “invita” al gran capi- ciedad rusas. Y en este contexto, resaltan-
tal, especialmente al extranjero, para acep- do el débil peso cuantitativo del proletariado
tar concesiones y arriendos muy ventajosos ruso: una simple “gota en un mar” demasia-
que ayuden a impulsar el desarrollo indus- do inmenso. El Cuadro 2, al señalar la
trial y, sobremanera, difundan la cultura composición clasista de la sociedad rusa,
gerencial propia de la gran empresa capita- ayuda a entender el punto.
lista. Como vemos, la situación es bastante
De fondo, tenemos que la NEP aparece dramática. Se busca instaurar un orden que
como una dramática y descarnada confe- es deseado sólo por una muy pequeña
sión de las carencias del proceso: se desata minoría. Y valga agregar, el partido bolche-
una revolución que busca instaurar un nue- vique, que estaba firmemente asentado en
vo orden pero las condiciones, materiales y la clase obrera de la gran industria, tenía una
subjetivas, para esa nueva sociedad, brillan influencia prácticamente nula en los estra-
por su ausencia. Luego, para buscar salvar
el proyecto, en el campo se acepta el reino 7
“La Rusia soviética de los años veinte era un país
de la pequeña economía campesina (un de contrastes dramáticos: lo tradicional y lo moderno,
sistema bastante más retrógrado que el el arado de madera y la máquina, la amplia desespe-
capitalista) y en las ciudades se trata de ración y los grandes proyectos de construcción, la
impulsar el capitalismo (bajo la forma de brillantez cultural y el persistente analfabetismo, el
desempleo y la pomposa opulencia, la educación
“capitalismo de Estado) en beneficio del primaria gratuita y las bandas de tal vez un millón de
buscado orden socialista. Los problemas, niños vagabundos, sin hogar, las esperanzas socialis-
valga insistir en el punto, no eran puramente tas y el rampante alcoholismo”. [Cohen, 1976; 389].

CUADRO 2
COMPOSICIÓN SEGÚN CLASES DE LA POBLACIÓN
(EN % S DE LA POBLACIÓN TOTAL).

1913 1924 1928


Población total 100.0 100.0 100.0
Trabajadores (incluye empleados) 17.0 14.8 17.6
Obreros 14.6 10.4 12.4
Koljosianos y similares. --- 1.3 2.9
Pequeños campesinos independientes (*) 66.7 75.4 74.9
Burguesía (**) y terratenientes 16.3 8.5 4.6

(*) Incluye artesanos no organizados en cooperativas.


(**) Burguesía industrial, agraria y comercial.
Fuente: Naródnie Josiaistva SSSR 1978, pág. 9. Moscú, 1979.
16 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

tos campesinos. Se empezaba, en conse- En cuanto a la agricultura capitalista,


cuencia, un viaje terriblemente azaroso, sin dirigida por los “kulacs”, la política general
carta de navegación y con un barco que casi era de una aceptación a “regañadientes”,
parecía de papel. Tal es el contexto de la en un contexto de restricciones serias y de
NEP y su propósito estratégico: salir ade- amenazas casi constantes de confiscación.
lante en esas aguas tan procelosas. Antes de la Revolución y de la Primera
Conviene detenerse en los principales Guerra Mundial, se estima que un 71 por
ingredientes de la “Nueva política económi- ciento de los cereales vendidos provenía del
ca”. Para ello, identificamos cuatro rasgos latifundio terrateniente y de los predios de
básicos: a) la política agraria; b) la política los kulaks. Y de los campesinos el 29 por
industrial; c) la restauración del mercado; ciento restante. [Nove, 1973; 115] Hacia
d) el papel del capital de comercio. No 1927 la situación era muy diferente: en la
examinamos el llamado “capitalismo de economía campesina se originaba casi un
Estado” (i.e. la política de concesiones al 80 por ciento de los cereales vendidos, un 12
gran capital extranjero) porque su impacto por ciento o algo más provenía de los cam-
fue prácticamente nulo. Es decir, no se pesinos acomodados (kulaks) y casi un 8
logró atraer a los grandes capitales. por ciento de las haciendas colectivas (ko-
ljoses y sovjoses).
II. La NEP: la política agraria y el El apoyo a la economía campesina, que
predominio de la pequeña economía en un primer momento parece haber sido
campesina. inevitable, daba lugar a algunos problemas
El punto clave es el respeto a la pequeña no menores.
propiedad campesina. Primero, una situación previsible: los
En este contexto, la medida más visible e campesinos eran muy conservadores en
importante es la sustitución del sistema de sus técnicas de cultivo lo que obviamente no
“contingentación”, que era equivalente a una favorecía el crecimiento de la productivi-
confiscación del excedente campesino, por el dad. Según Dobb, “este tipo de economía
“impuesto en especie”. Esta tributo pronto rural permanecía enquistada en los moldes
fue cobrado en dinero y era calculado de tal tradicionales de la aldea rusa de los años
manera que al campesino le quedara una previos a1917; era individualista, primitiva
parte importante del excedente producido. El en sus métodos de labranza y de un conser-
impuesto, se estima, equivalía a la mitad o vadurismo profundamente arraigado. Su
menos de lo que antes se pagaba. El exceden- productividad aún era baja y parecía desti-
te que quedaba en manos del campesino, nada a permanecer así.” [Dobb, 1972; 207]
debía ser vendido. Y al transformarse en Segundo, las economías campesinas
dinero, debía también ser la fuente de finan- funcionaban con un “grado de mercantiliza-
ciamiento de las compras de bienes industria- ción” inferior a la unidad. 8 Es decir, no toda
les que realizaba la economía campesina. Lo
cual exigía del sector industrial, en la óptica 8
Por “grado de mercantilización” se entiende la
oficial, que fuera capaz de generar una oferta porción de la producción total que asume la forma de
adecuada y en términos de precios “justos”. mercancías.
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 17

su producción se transformaba en mercan- sector agropecuario. Y si contabilizamos el


cías pues una parte no despreciable del muy fuerte peso del sector en la economía
consumo campesino (personal y producti- global (en la primera parte de los veinte, la
vo) se sustentaba en la producción propia. economía generaba más de la mitad del
Para el abastecimiento urbano este aspecto ingreso nacional), tenemos el consiguiente
es muy importante. Supongamos, para ejem- impacto negativo en los ritmos de expansión
plificar, que en un caso tenemos un nivel de de la economía en su conjunto: “se progre-
producción igual a 100 con un grado de saba, pero lentamente, tan lentamente que
mercantilización igual a uno. En este caso, era imposible incrementar el rendimiento de
la oferta mercantil llega a 100. Supongamos la agricultura al ritmo necesario para hacer
ahora un segundo caso: la producción sube frente a las demandas de la creciente pobla-
hasta 110 pero el grado de mercantilización ción urbana y de la floreciente industria. Si
llega a un 70 por ciento. Si así son las cosas, la industria debía marchar a la par con la
aunque el producto se haya elevado, la agricultura, debía reducirse al mínimo la
oferta mercantil bajará desde 100 a 77. industrialización.” [Dobb, 1972; 208]
Para el concreto caso ruso, Dobb apunta ¿Se podía superar este problema? Y en
que durante el año económico 1925-26 el caso de una respuesta afirmativa, ¿cuáles
área utilizada por la agricultura alcanzó el eran las posibles rutas a seguir, por lo menos
95 por ciento del nivel de preguerra (1913) en el papel?
y la cosecha superó ese porcentaje. No La opinión de los bolcheviques era muy
obstante, el excedente destinado al merca- clara. La pequeña economía campesina era
do, fuera de la aldea, sólo llegó al 70 por impotente como impulsor del crecimiento y
ciento de la cantidad previamente estable- altos niveles de productividad en el agro
cida. La situación, en cuanto a los cereales sólo se podrían alcanzar si se desarrollaba
era aún peor: si la cantidad producida ya se una producción mecanizada y a gran esca-
acercaba al 90 por ciento de los montos la. Para ello, se conocían dos caminos: la
alcanzados en 1913, el excedente comer- penetración del capitalismo en el agro o la
cializable no llegaba ni a la mitad del nivel emergencia de grandes haciendas colecti-
logrado en 1913. Si antes de la guerra el 26 vas.
por ciento de la cosecha llegaba al mercado, ¿Cómo podía operar la ruta capitalista?
hacia 1925 sólo entre un 13 por ciento y un Para que esta vía pudiera ensayarse con
14 por ciento.[Dobb, 1972; 210] éxito, se necesitaban al menos dos requisi-
El tercer problema es el más grave: el tos fundamentales: uno, dejar que la ley del
sistema de pequeña economía campesina, valor actuara con libertad y espontánea-
por su misma naturaleza, funciona con un mente al interior de las pequeñas unidades
techo muy bajo en materia de niveles de campesinas. Con ello, empezaría a actuar el
productividad. Dicho con otras palabras: consabido proceso de diferenciación eco-
cuando el gobierno bolchevique declaraba nómica y social que siempre provoca el
su apoyo a los campesinos también se funcionamiento espontáneo de la ley del
estaba comprando a futuro un problema valor. Los campesinos se irían inicialmente
mayor: los bajos ritmos de crecimiento del separando en estratos ricos, medios y po-
18 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

bres. Para luego, transformarse los ricos en familiar-campesino. Y por cierto, si la vio-
capitalistas y los pobres en fuerza de trabajo lencia estatal iba a jugar algún papel en
asalariada. Dos, no reprimir la emergencia Rusia, no era a favor del capitalismo agrario
de empresas capitalistas en el agro. Es sino justamente en su contra.
decir, la formación de una burguesía agra- La segunda ruta era el desarrollo de
ria. En el caso ruso, ello equivalía a no haciendas colectivas.
molestar el enriquecimiento y desarrollo de Para avanzar en este sentido, que era la
los kulaks. alternativa obviamente privilegiada, juga-
La vía capitalista, en Rusia, encontraba ban algunas restricciones no menores. Pri-
dificultades serias. La primera fue muy mero, el afán de no utilizar la coacción a
obvia: la decisión política de los bolchevi- favor de esta ruta. El punto es singular: la
ques (con muy contadas excepciones, como violencia que sí se usaba en contra de la
quizá pudo ser el caso de Bujarin) era muy primera alternativa, la capitalista, quedaba
clara: evitar el enriquecimiento de los ku- prohibida si se iba a usar a favor de la
laks. Más aún, regular y controlar sus acti- segunda alternativa, la de las haciendas
vidades, entorpecer su crecimiento y hasta colectivas. Lenin era muy claro al respecto:
liquidarlos como clase. La segunda gran “la violencia para con el campesino medio
dificultad no era privativa de Rusia, sino de es perjudicial en grado sumo”, “en este
carácter general. El proceso de penetra- problema no es posible, por la misma natu-
ción del capitalismo en el agro, si se regula raleza del asunto, conseguir nada con los
exclusivamente con cargo a la esponta- métodos de la violencia”, “actuar por la
neidad de la ley del valor, resulta histórica- violencia significa, en este caso, echarlo
mente muy lento. Y si este proceso se todo a perder”.9 Se trataba, entonces, de
desea acelerar, resulta imprescindible el usar solo la persuasión. No obstante, los
papel de la coacción y, más precisamente, campesinos, casi en su totalidad, rechazan
del impulso estatal a favor del proceso. En acremente la posibilidad de incorporarse a
el caso inglés, por ejemplo, las ovejas se predios colectivos. Inclusive, buena parte
“comieron” a los campesinos, se recreó un de los muy pocos que inicialmente se incor-
“landlordismo” burgués poco ocupador de poraron a sovjoses y koljoses, optaron por
mano de obra que dio lugar a una expulsión renunciar al trabajo en este tipo de predios.
violenta de las huestes campesinas. Por el En esto incidieron, amen de la tradicional
contrario, en el caso francés (como en psicología campesina a favor de la propie-
Rusia) se usó la fuerza contra la hacienda dad individual de la tierra, otros factores que
feudal y se recreó un régimen de pequeña en la época fueron importantes. Por un lado,
propiedad con fuertes segmentos capitalis- el poco apoyo material que en los primeros
tas. Y aunque ningún obstáculo se empleó años de la NEP tuvieron este tipo de hacien-
contra el desarrollo de relaciones capitalis- das. Pero quizá mucho más serio, fue el
tas (mas bien al revés), al término de la
Segunda Guerra Mundial (un siglo y medio 9
V.I. Lenin, Informe ante el VII Congreso del
después de la Gran Revolución) todavía PC(b) de Rusia (23/3/1919); citamos de Lenin [s/f;
eran muy fuertes los predios de carácter 120 y 121]
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 19

gran desconocimiento que el grueso de los la pequeña propiedad agraria. Esto, signifi-
bolcheviques tenían tanto de la situación ca un lento crecimiento industrial y el con-
social en el campo como, muy especialmen- siguiente “sacrificio” en el bienestar y en la
te, de los problemas asociados a las activi- ocupación obrera. De modo análogo, el
dades productivas en el agro. De hecho, avance a una agricultura socialista se su-
nunca los bolcheviques lograron el apoyo bordina al estricto convencimiento de los
activo de masas campesinas mayoritarias campesinos y a las posibilidades que vaya
o significativas desplegando la industria a favor de este
Como vemos, las restricciones al creci- proceso (fabricación de tractores, expansión
miento agropecuario eran muy fuertes. Lo de la industria química, etc.). En términos
cual, obviamente también debía afectar la generales, la deducción es muy clara: el hori-
dinámica global de la economía. En pala- zonte de construcción del socialismo se torna
bras de Lenin, “este tránsito sólo es posible extremadamente largo. En palabras de Buja-
a un ritmo bastante más lento de lo que rin, “se trata de cabalgar hacia el socialismo a
pensábamos. Hace falta una preparación lomos de un jamelgo de labranza”.
mucho más prolongada, un ritmo más len- Por cierto, esa no fue la ruta que final-
to”.10 Y agregaba reflexiones a subrayar: “ mente se siguió. Pero éste es un problema
la labor de rehacer al pequeño productor, la que examinaremos más adelante. De mo-
labor de trastrocar toda su psicología y mento, nos interesa recoger el diseño estra-
todos su hábitos es obra de varias genera- tégico que suponía la NEP, algo que muy
ciones. Resolver este problema en relación pocos actores de la época parecen haber
con el pequeño agricultor, sanear, por decir- percibido a plenitud.
lo así, toda su psicología, únicamente puede
hacerlo la base material, la maquinaria, el III. La NEP: un crecimiento
empleo en gran escala de tractores y otras industrial subordinado a las
máquinas en la agricultura, la electrifica- posibilidades abiertas por el
ción en escala masiva. He aquí lo que podría desarrollo del sector agropecuario.
transformar de raíz y con enorme celeridad Para los bolcheviques, el crecimiento de la
al pequeño productor. Esto es obra de industria era prácticamente equivalente al
generaciones enteras, pero yo no digo que desarrollo del sector socialista y de la clase
hagan falta siglos. Comprenderéis bien que, obrera. Si a esto añadimos el notorio subde-
en todo caso, se requiere cuando menos sarrollo del sector en la economía rusa de la
varios decenios para conseguir tractores y época y los siempre presentes riesgos de
máquinas y electrificar un país inmenso. Tal ataques militares, se comprende la impor-
es la situación objetiva.” [Lenin, s/f; 237]. tancia que le asignaban al crecimiento in-
El diseño estratégico, en principio, es claro. dustrial. No obstante, en el esquema de la
Se parte privilegiando la alianza obrero- NEP, se daban serias limitaciones para
campesina y, para ello, se respeta y protege lograr altos ritmos de crecimiento en el
sector.
10
V.I. Lenin, Informe al X Congreso del PC(b), 8/ Los problemas centrales tienen que ver
3/1921. [Lenin, s/f; 193] con la disponibilidad de alimentos para la
20 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

fuerza de trabajo urbana y con la llamada dustrial se verá seriamente afectada. De


“capacidad material de acumulación”. Con- hecho, asistiremos a una situación parecida
viene examinar estos aspectos. la dibujada por Ricardo para describir la
Examinemos primero el problema de la Inglaterra de su época. El encuentro de una
disponibilidad de alimentos para las zonas demanda alimentaria ágil con una oferta
urbanas. Para concentrarnos en el proble- rígida, dará lugar a fuertes presiones en los
ma medular, supongamos que toda la pobla- precios agrícolas y sobre el balance de
ción urbana está constituida por los obreros pagos. Y si hay control sobre las importa-
industriales y que estos sólo consumen ali- ciones y el tipo de cambio, toda la presión
mentos y bienes que produce el sector recaerá en el precio de los alimentos. Estos
agropecuario. Si el desarrollo industrial se se elevarán en estampida y, por lo mismo, se
acelera también lo hará la ocupación urba- producirá un violento deterioro de los térmi-
na y, por ende, crecerá la demanda por nos de intercambio para la industria. Y
alimentos. Luego, para satisfacer esta de- caerán los salarios reales en la industria y
manda, también deberá crecer la produc- también se reducirá hasta desaparecer, el
ción agropecuaria. Más precisamente, se excedente industrial. En breve, la rigidez de
deberá expandir la cantidad de alimentos la oferta agropecuaria terminará por es-
que quedan disponibles para las zonas urba- trangular el crecimiento industrial.
nas. Este excedente de alimentos es igual a Para mejor aclarar el problema pode-
la producción del sector agrícola menos la mos ayudarnos con un esquema formal.
parte que el sector aparta para cubrir sus Suponemos una economía en que sólo
propias necesidades. Para simplificar aún existen dos sectores. El sector 1 produce
más el problema podemos suponer que el bienes industriales y el sector 2 es el agro-
agro sólo produce alimentos. En conse- pecuario, que como bienes finales sólo pro-
cuencia, si a su producción total le restamos duce alimentos. También suponemos que
el consumo de los campesinos, nos quedará campesinos y obreros industriales sólo con-
un sobrante que se deberá transformar en la sumen alimentos que genera el sector agro-
oferta de alimentos para las urbes. Se trata, pecuario. La demanda total de alimentos
en consecuencia, que este excedente crez- pasa a depender de la ocupación industrial,
ca en conformidad lo hace la demanda de del salario industrial, de la ocupación cam-
alimentos que proviene de los obreros in- pesina y del consumo campesino. Esta de-
dustriales. La demanda crecerá en función manda, debe coincidir, en equilibrio, con la
del crecimiento de la ocupación industrial y producción del sector agrícola. En términos
del nivel que vayan alcanzando los salarios formales podemos escribir:
industriales. La oferta, por su lado, crecerá
en función de las variaciones en la ocupa- (1) (Tv1) (srh1) + (Tv2) (srh2) = (Tv2) (F2) (1+γ2)
ción agraria, en la productividad del trabajo
agropecuario y del nivel que en este sector Tv1 = trabajo vivo aplicado en el sector industrial.
alcance el consumo por persona (o “sala- Srh1 = salario real por hora en el sector industrial.
rio” rural). Si esta oferta “excedentaria” Tv2 = trabajo vivo aplicado en el agro.
crece muy lentamente, el crecimiento in- Srh2 = consumo campesino por hora trabajada
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 21

(convertido a salario real). (3) Tv1 = Tv2 F2 (1 + γ2) - srh 2


F2 = productividad del trabajo en el agro. { }
γ 2 = consumo intermedio y depreciación por srh1
unidad de trabajo vivo en el sector 2.
Podemos suponer que la ocupación en el
En la expresión (1) el lado izquierdo sector rural permanece constante. Se trata
nos muestra la demanda. El primer térmi- de una simplificación pero es claro que en
no del lado izquierdo nos muestra la de- un proceso de desarrollo no cabe esperar un
manda de alimentos que proviene del incremento poblacional en los sectores pri-
sector industrial. El segundo, la que se marios. Mas bien al revés, lo que suele
origina en el mismo sector que produce suceder es una caía absoluta en los niveles
los alimentos. Por último, en el lado dere- del empleo. En cuanto al coeficiente gama,
cho de la ecuación se muestra la oferta se trata de un parámetro técnico que en la
alimentaria, la cual coincide con la pro- realidad se mueve con bastante lentitud. En
ducción bruta del sector 2. nuestro caso, también lo podemos suponer
Para el problema que nos interesa debe- constante. De este modo, nos podemos
mos comparar la demanda que proviene de concentrar en las variables centrales.
las zonas urbanas con la oferta de alimentos Si observamos el lado izquierdo de la
que queda disponible una vez satisfecho el expresión (3), podemos ver que el creci-
consumo campesino. Para ello, le restamos miento de la ocupación industrial pasa a
el consumo campesino a la producción bru- depender de tres factores fundamentales:
ta del sector 2. Obtenemos: a) la productividad del trabajo en el
sector agropecuario. Mientras más rápi-
(2) (Tv1) (srh1) = (Tv2) (F2) (1 +γ2) - (Tv2) (srh2) do se eleve esta productividad, mayores
serán las posibilidades de un rápido aumen-
(Tv1) (srh1) = (Tv2) [ (F2) (1 +γ2) - srh2 ] to ocupacional en el sector industrial. No
obstante, ya hemos apuntado que tratándo-
A partir de estas expresiones nos pre- se de una régimen de pequeña economía
guntamos por las condiciones que posibili- campesina (al cual, además, se le reprime
tan el crecimiento de la ocupación indus- su eventual conversión al capitalismo), sólo
trial. Esto es importante en si mismo: el cabe esperar que los ritmos de crecimiento
sistema deber ser capaz de absorber pro- de la productividad sean bastante bajos.
ductivamente a su fuerza de trabajo y no Este primer factor, el de la productividad
olvidemos que en las condiciones de la NEP agraria, pasa entonces a obstaculizar el
el problema de la cesantía (abierta o disfra- crecimiento industrial; b) el salario real o
zada) era bastante agudo. Pero además, la ingreso real por hora trabajada con que
mayor ocupación es uno de los determinan- opera la economía campesina. A igualdad
tes del crecimiento del PIB industrial, un de otras circunstancias, si este salario cae,
factor que no era menos decisivo en la aumentan las posibilidades del desarrollo
época. Partiendo de la expresión (2) despe- industrial. Y viceversa. Por cierto, amenos
jamos el nivel del trabajo vivo en el sector 1: que opere un factor coercitivo directo, no
22 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

cabe esperar que los campesinos, “motu- trial. Multiplicando la expresión (3) por la
propio” pasen a reducir su nivel de vida. productividad del trabajo en el sector 1, con
Mas bien al contrario, podemos suponer algunas leves sutituciones podemos arribar
que tratarán de elevarlo en la medida de sus a la expresión que sigue:
posibilidades. Tenemos, en consecuencia,
otro factor que no parece militar a favor de (4) PA1 = Tv2 [ F 2 (1 + γ 2) - srh 2 ] (1 + p1)
una rápida expansión del empleo industrial;
c) por último, tenemos el salario real hora en PA1 = producto agregado industrial.
el sector industrial. Su impacto es claro: p1 = tasa de plusvalía en el sector industrial.
mientras más reducido sea, mayor será el
crecimiento posible del empleo industrial. Y Suponemos, al igual que en el caso
viceversa. Y de suyo se comprende: que un anterior, que el trabajo vivo y el coeficiente
gobierno obrero decida disminuir el nivel de gama del sector 2, permanecen constantes.
vida de los obreros, sería algo bastante Por lo tanto, el crecimiento del sector indus-
paradojal. trial pasa a depender de la productividad
En general, se nos presenta un panora- agropecuaria, del consumo personal cam-
ma bastante sombrío. Si se acepta el lento pesino y de la tasa de explotación en el
crecimiento de la productividad en el cam- sector industrial. Y nuevamente, si el creci-
po, lo cual parece inevitable si se acepta el miento de la productividad está muy acota-
régimen de pequeña propiedad campesina, do, pasamos a constatar que el crecimiento
el crecimiento de la ocupación indus- industrial debe asentarse en el aumento de
trial pasa a depender de la caída en los la tasa de explotación en la industria y en la
niveles de vida tanto de los campesinos caída del nivel de vida de los campesinos.
como de los obreros. Es decir, crece la En suma, si se desean aceptar los acuerdos
industria sólo si se eleva la tasa de explota- políticos que definen a la NEP, se debe
ción por el más retrógrado de los métodos aceptar un muy suave crecimiento indus-
conocidos: la caída del salario real. Sin trial. Al revés, si el afán es acelerar el
coacción, tal suceso parece imposible. Pero crecimiento de la industria, la preservación
si se aplica la coacción, primero se rompe la de la NEP se torna prácticamente imposi-
alianza obrero-campesina y segundo, esta- ble.
ríamos ante la manifestación o expresión de El segundo de los problemas que debe-
un fenómeno previo mayor: el cambio en la mos examinar es el de la “capacidad mate-
misma naturaleza clasista del Estado. De rial de acumulación”. Como el punto lo
este, mal se podría seguir diciendo que volveremos a abordar más adelante, de
encarna el poder de los obreros. momento podemos ser muy breves.
Si en vez de la ocupación industrial, nos La “capacidad material de acumula-
preguntamos por el crecimiento del Pro- ción” con que opera el sistema nos señala la
ducto Agregado industrial, el problema no disponibilidad de bienes de inversión (ma-
sufre grandes modificaciones. De hecho, la quinarias y equipos) con que cuenta la
nueva variable que entra a jugar es la economía en un momento dado. Es decir,
productividad del trabajo en el sector indus- nos estamos refiriendo a aquella masa de
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 23

mercancías que, por su específico valor de la economía (en especial la industria) se


uso, pueden servir como sustrato material vería obligada a aceptar muy lentos ritmos
del proceso de acumulación. de crecimiento.
Esta capacidad depende básicamente
de dos factores: i) la producción interna de
bienes de capital; ii) el nivel de importacio- IV. La NEP: mercado
nes de maquinarias y equipos que puede y capital de comercio.
efectuar la economía. Si hay exportaciones Ya para terminar este excurso por los
de bienes de capital, este rubro aparece principales aspectos o dimensiones de la
como un sustraendo. O sea, reduce la capa- “Nueva política económica”, conviene alu-
cidad materia de acumulación. En el caso dir a otros dos rasgos que resultaron muy
ruso, tiempos de la NEP, la situación era decisivos. Primero, el intento de restaurar el
bastante dramática en este respecto. Pri- funcionamiento del mercado y, dentro de
mero, la industria interna de bienes de capi- cierto marco regulador, sus funciones eco-
tal, que nunca alcanzó un alto nivel de nómicas centrales. En segundo lugar, un
desarrollo, se encontraba disminuida y debi- rasgo que mucho molestó a la operación del
litada. Sus equipos estaban obsoletos y para modelo: la concentración de buena parte de
modernizarse y crecer necesitaba de muy los flujos de comercio, por lo menos de
fuertes inversiones. En cuanto a las impor- buena parte de los más rentables, en manos
taciones, dependían de dos factores: la ca- del sector privado.
pacidad exportadora del país y la posibilidad Restauración de los nexos económi-
de restringir las importaciones de bienes cos mercantiles. Se trata, en realidad, de
intermedios y de consumo. Estos dos rubros reconocer algo elemental: el “comunismo
eran muy rígidos y, por ello, todo pasaba a de guerra” había roto o descompuesto estos
depender de las posibilidades de funcionar nexos y los había reemplazado por un siste-
con un alto dinamismo exportador. No obs- ma de “órdenes administrativas” que era
tante, por lo menos a corto plazo, la capaci- una simple respuesta a una situación econó-
dad exportadora radicaba esencialmente mica desesperada. Pero los fundamentos
en el sector agropecuario. Particularmente materiales para una gestión planificada de
en el rubro cerealero. Pero ya hemos visto la economía estaban ausentes casi por com-
que el potencial comercial de la economía pleto. A lo más, se podía pensar en una
campesina era bastante bajo. Como sea, gestión planeada, dentro de ciertos límites,
tenemos dos puntos a remarcar: uno, la del sector industrial estatizado, en su seg-
capacidad de acumulación pasa a depender mento de grandes industrias. Los nexos
en muy alto grado de las exportaciones mercantiles básicos, pasan a ser los que
agropecuarias; por lo tanto, del comporta- conectan al campo con la ciudad. Es
miento de la economía campesina. Dos, en decir, a la industria (básicamente estatal)
ausencia de un fuerte desarrollo de la indus- con la agricultura (asentada, casi por com-
tria pesada productora de bienes de capital, pleto, en la pequeña economía campesina).
el lento crecimiento de la capacidad para Por lo mismo, tenemos que las relaciones
importar resultaba inevitable. Por lo mismo, entre obreros y campesinos, pasan a depen-
24 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

der en muy alto grado de la forma que Nepman, como se llamaba entonces al
asumen estas relaciones de mercado. Se- capitalista privado, llegó a florecer durante
ñaladamente, los precios relativos, o rela- unos cuantos años.(...) Se ha calculado que
ción de precios de intercambio entre los dos alrededor se las nueve décimas partes del
mencionados sectores, se transforman en mercado al por menor (incluidas las ventas
un indicador central. Por supuesto, el inter- de kioskos y puestos callejeros) en aquel
cambio mercantil también afecta al sector tiempo, eran privadas y que las tres cuartas
agrario en su interior e inclusive, pese a partes del beneficio del comerciante al por
algunos regulaciones, a los nexos que se menor, iba a manos privadas.”[Dobb, 1972;
dan entre las diversas empresas del sector 143-144] En esta esfera la acumulación de
estatal industrial. Lo mismo vale para el ganancias llegó a ser grande pues, por el
mercado de bienes de consumo y para la mismo subdesarrollo de la economía y el
misma fuerza de trabajo (aunque esta últi- peso de los segmentos campesinos, este
ma sujeta a fuertes regulaciones). En suma, capital rara vez se subordinaba a la obten-
renace la producción para el mercado con ción de una tasa media de ganancia. Es
todo lo que este suele conllevar: fuerzas decir, tenía una clara propensión (amén de
económicas que operan a favor de una posibilidades reales) para funcionar como
mayor diferenciación económica y social y un capital de comercio “prediluviano”.11 En
fuerzas ideológico-culturales que expresan los campos, por ejemplo, el precio de las
y legitiman la lógica del mercado. Es decir, mercancías industriales de origen urbano,
un espectro ideológico muy opuesto a los resultaba desmesuradamente superior al
valores y hábitos que exige el orden socia- precio vigente en las ciudades. Según Preo-
lista-comunista a desarrollar. Con todo, hay brallensky, “ a consecuencia de la extrema
un punto que se debe subrayar: en ese pobreza del país en capitales y en una
momento histórico, “no había de otra”. O coyuntura de desarrollo bastante rápido de
sea, no existían condiciones objetivas para la circulación de mercancías, la utilidad
suplir el mercado por el principio de una comercial alcanza proporciones enormes
gestión planificada global. También aquí, que recuerdan la situación del período de la
comprobamos lo ya apuntado: estamos en acumulación primitiva capitalista. En esas
presencia de un afán revolucionario que se condiciones, este campo de la acumulación
topa, si se quiere “choca”, con una ausencia adquiere una importancia extrema: los éxi-
casi total de condiciones objetivas a favor tos del capital privado retardan considera-
de dichos propósitos. blemente la afluencia de recursos proce-
La circulación de mercancías —es dentes del medio pequeño burgués al fondo
decir, las operaciones de compra y venta-
queda en manos del sector privado. Se
11
dan algunas leves excepciones en el comer- “El capital a interés o capital usurario, para
cio mayorista que conecta a algunas gran- emplear el término arcaico, figura con su hermano
gemelo, el capital comercial, entre as formas antedilu-
des empresas estatales. Según Dobb, “el vianas del capital que preceden desde muy lejos al
comercio, especialmente el comercio al por régimen de producción capitalista”. [Marx, 1973;
menor, fue el sector principal en que el 555].
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 25

de acumulación socialista y se tragan una En términos generales, este renacimien-


parte importante del sobreproducto de la to de las formas “prediluvianas” del capital
misma economía de Estado”. [Preobra- circulatorio, dado el ambiente económico
llensky, 1971; 112] Este problema era muy imperante en el campo, resultaba de mo-
difícil de resolver a favor del Estado. Por la mento inevitable. Sólo un proceso extendi-
época, el moderno sistema de grandes tien- do de modernización agraria podía superar
das al por menor (los super o mega merca- este problema. Entretanto, queda un dato a
dos) estaba todavía en pañales. Peor aún, la subrayar: por esta ruta, se filtraba una
extrema fragmentación demográfica y eco- importante porción del excedente generado
nómica del medio rural ruso, tornaban casi en el campo. El cual, salvo en muy pequeña
imposible (o muy antieconómico) el funcio- porción, no se canalizaba a la acumulación
namiento de las grandes tiendas. Por lo productiva.
mismo, es el mediano y pequeño comer-
ciante, que además pago salarios bajísimos V. Las contradicciones que emergen
y exige muy largas jornadas de trabajo, el y el problema del crecimiento.
que impone su ley en las rutas del comercio Aceptar lentos ritmos de crecimientos, so-
minorista rural. bremanera en el sector industrial, era predi-
En semejante contexto, tampoco extra- car la paciencia histórica de la clase. Pero
ña el surgimiento del capital de préstamo la prédica era más fácil que aceptarla. Los
usurario. En el medio rural y, más en gene- que impulsaban un paso lento se podían
ral en el mundo de la pequeña producción cubrir con el prestigio del fallecido Lenin,
mercantil, este capital se extiende de modo pero dado el clima que reinaba al interior del
inevitable, con la fuerza de una ley que es Partido, lo más probable era que terminaran
objetiva. Como bien apuntaba Marx, “el siendo confundidos con los “nepmen” y los
capital usurario (...) corresponde a la fase enemigos de la clase obrera. La misma
de predominio de la pequeña producción, a clase no estaba contenta: sus condiciones
la fase de los campesinos que trabajan para económicas eran penosas, el poder —a
sí mismos y de los pequeños maestros nivel de fábricas y de aparato estatal— se
artesanos”.[Marx, 1973; 556] El problema le empezaba a escapar de las manos ante la
que genera esta forma económica es cono- maraña creciente de burócratas, de espe-
cido: junto con arruinar a los pequeños cialistas y de despotismo gerencial. En rea-
productores, tiende a aferrarse y a reprodu- lidad, su estado de ánimo no estaba para
cir la pequeña producción. Lo hace como aceptar largos retrocesos “tácticos”.
condición de vida pues se trata de una Las presiones por acceder a altos ritmos
forma económica esencialmente parasita- de crecimiento fueron creciendo y no se
ria. En suma, “paraliza las fuerzas produc- debían a puros sentimientos subjetivos.
tivas en vez de desarrollarlas y al mismo Primero, tenemos la necesidad de dar
tiempo eterniza este estado de cosas la- empleo productivo y de elevar los deprimi-
mentable en el que la productividad social dos niveles de vida de la población trabaja-
del trabajo no se desarrolla.” [Marx, 1973; dora. La ocupación industrial venía cre-
557] ciendo poco y si a eso se le añade el impacto
26 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

de la desmovilización militar y la creciente o incluso hostiles, era algo que se parecía


migración rural-urbana, nos encontramos demasiado a un suicidio político y que,
con un cuadro penoso para el nuevo Estado evidentemente, no se podía aceptar.
obrero: un creciente número de desocupa- Cuarto, a los bolchevique no se les esca-
dos que se van transformando en vagos y paba el tremendo atraso económico del país
lúmpenes. en relación las grandes potencias capitalis-
Segundo, la necesidad de impulsar el tas. Y la necesidad de empezar a disminuír
sector socialista. Este, se concentraba en la ese atraso lo antes posible. Como recorda-
gran industria urbana y, por lo mismo, era el ba Trotsky en los años veinte, la superiori-
más afectado con los bajos ritmos de creci- dad histórica de un modo de producción se
miento. Aceptar este paso cansino era como manifiesta y prueba en su capacidad para
autodecretarse una anemia casi perpetua o operar con niveles de productividad (i.e.
una muerte lenta. El crecimiento de la clase de desarrollo de las fuerzas productivas)
obrera dependía obviamente del crecimien- superiores a los que pueden alcanzar otros
to del sector. Además, en la lucha contra los modos de producción. 12 En suma, luego de
otros sectores socioeconómicos (el capi- constatar el atraso presente, había que
talista y el de pequeña producción mercan- empezar a crecer más rápido que esas
til) se debía asegurar el crecimiento prefe- potencias para así empezar a recortar el
rente del sector industrial socialista. retraso y, a futuro, pasar a superar los
Tercero, si no se impulsaba el desarrollo logros productivos del sistema capitalista.
industrial, se pasaba a reproducir una situa- Quinto, el peligro de nuevas agresiones
ción de fuerte dependencia económica de militares y la consiguiente necesidad de
las grandes potencias imperialistas. Como prepararse para la guerra. Los bolchevi-
ya hemos visto, sin una fuerte base indus- ques siempre tenían presente esta posibili-
trial, la capacidad real de acumulación (y, dad. Cuando cesa la agresión externa y la
por ende, de crecimiento) del país pasaba a Guerra Civil, Lenin advertía: “no podemos
depender de su capacidad para importar decir de ninguna manera que estemos ya
bienes de capital. Y el nivel de importacio- garantizados contra una nueva guerra”,
nes, a su vez, dependía de la capacidad [Lenin, 1974b; 504] y agregaba que “no hay
exportadora del país, la que estaba radicada que olvidar que si actualmente hemos al-
en el sector agrícola. Dicho de otra manera, canzado una victoria militar, si hemos obte-
las claves de la reproducción ampliada pa- nido la paz, la historia nos enseña, por otra
saban a ser controladas primero por el
sector agrario —por lo tanto por los campe- 12
“El capitalismo todavía produce bienes menos
sinos medios y los kulaks, fuerzas nada caros y al mismo tiempo mejores que los del socialis-
confiables— y segundo, por las grandes mo” subrayaba el gran tribuno, para luego agregar: “a
potencias extranjeras, productoras de los la larga, la victoria pertenece al régimen que lleva a la
bienes de capital y de la tecnología que sociedad humana a un nivel económico más elevado.
La disputa histórica desde luego se resolverá, aunque
exigía el proceso de crecimiento. Que estas no inmediatamente, por los indicadores comparativos
dos tan decisivas “llaves de paso” quedaran de la capacidad de producción”. En “Rusia y el mundo
en manos de fuerzas políticas no confiables capitalista; citamos de Leon Trotsky, [1973; 134].
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 27

parte, que ni una sola cuestión importante, ni Preguntemos ahora: ¿qué exigencias
una sola revolución se resolvió de otro modo económicas planteaba el pasar a operar con
que por una serie de guerras. Esta lección altos ritmos de crecimiento económico?
no la olvidaremos. Ahora, a toda una serie Para mejor entender el problema nos
de grandes potencias les hemos quitado las podemos apoyar en un ejercicio numérico
ganas de guerrear con nosotros, pero no muy simplificado.
podemos garantizar que sea por mucho Supongamos que se trabaja con dos
tiempo. Hay que estar preparados a que, al metas fundamentales. Primero, se busca
menor cambio de la situación, los rapaces que la ocupación se eleve al 2.5 por ciento
imperialistas se lancen de nuevo sobre no- anual. Si suponemos que la jornada de
sotros.” [Lenin, 1974b; 510] Ante el peligro trabajo permanece constante, dicha meta
de una nueva guerra, la provisión autónoma también significa que la masa de trabajo
de armamento resultaba vital. Pero ello vivo aplicada en la producción crecerá al
obligaba a contar con un fuerte desarrollo 2.5 por ciento anual. Segundo, suponemos
industrial, especialmente de la industria pe- que se trabaja con una meta de crecimiento
sada, que es la clave para la fabricación de de la productividad del trabajo igual al 6.5
armamento moderno. Junto a ello, se adver- por ciento anual, un ritmo muy ambicioso.
tía la necesidad de relocalizar al sector Como la tasa de crecimiento del produc-
industrial pesado ligado al sector militar: to (= rg), es aproximadamente igual a la
desde zonas casi fronterizas había que tras- suma de la tasa de crecimiento de la masa
ladarlo a las profundidades (interiores) de de trabajo vivo (= tv) y de la tasa de
Rusia: los Urales y Siberia. crecimiento de la productividad del trabajo
Estas aprensiones, jugaron un papel de- (= f), tenemos como resultante:
cisivo a favor de la industrialización acele-
rada. Y como se sabe, resultaron completa- (5) rg = tv + f = 0.025 + 0.065 = 0.09
mente exactas. Cuando algo más tarde del
momento que nos viene preocupando, se El Producto, por lo tanto, crecerá al 9.0
estaba desahuciando la NEP, Stalin, en su por ciento anual, lo que significa que se
célebre discurso del 4 de febrero de 1931, duplicará al cabo de aproximadamente ocho
declaraba: “en un período máximo de diez años.
años debemos salvar la distancia que nos En el ejemplo, la variación del PIB apa-
separa de los países capitalistas adelanta- rece como residual. Se podría haber opera-
dos (...) marchamos con un atraso de cin- do de otra manera: fijando las metas de
cuenta o cien años respecto a los países crecimiento del PIB y de la ocupación. De
adelantados. En diez años tenemos que este modo, el crecimiento de la productivi-
salvar esta distancia. O lo hacemos, o nos dad se estima por residual (f = rg – tv). Pero
aplastan”. [Stalin, 1977; 533] Estas fueron aquí no entraremos a discutir la prelación de
palabras proféticas y tremendamente exac- las metas.
tas: una década después, la Unión Soviética Para simplificar al máximo nuestro ejer-
se vería invadida por la Alemania de Hitler cicio (y así ayudar a mejor perfilar el proble-
y empujada a la Segunda Guerra Mundial. ma central) vamos a suponer que la relación
28 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

producto a capital (= α) permanece fija y nas y equipos con que opera el trabajador
que es igual a 0.30.O sea, por cada unidad promedio.
de capital fijo, la economía genera 0.30 La densidad de capital, tiene una tasa de
unidades de producto. El supuesto de variación que, en términos aproximados, es
constancia, en un contexto de fuerte in- igual a la diferencia entre la tasa de varia-
dustrialización, puede resultar exagera- ción de los acervos de capital fijo (= k) y la
do. Lo más probable es que, al menos en tasa de variación del trabajo vivo (= tv). O
un largo período inicial, el coeficiente sea:
disminuya. Si esto sucede, el esfuerzo de
inversión se ampliaría. Es decir, nuestro z = k - tv
supuesto de constancia estaría subva-
luando el esfuerzo de acumulación que Y como , dados nuestros supuestos, z =
exigirían metas de crecimiento como las f , también podemos escribir:
indicadas.
Aceptando el supuesto de un alfa cons- f = k - tv
tante, tenemos que el crecimiento de la
productividad (= f), pasa a coincidir con la Por lo tanto:
tasa de variación de la densidad de capital
(= z). Expliquemos esto. Por definición k = f + tv= 0.065 + 0.025=0.090
tenemos:
k = ∆K / K
F = PIB / Tv; Z = K / Tv; α = PIB / K K = acervos de capital fijo.

F = productividad del trabajo. Según podemos ver en la última expre-


Z = densidad de capital. sión, dadas las metas de crecimiento ocupa-
α = relación producto a capital fijo. cional, son las metas de incremento en la
productividad del trabajo las que pasan a
Luego, dividiendo F en Z, obtenemos el definir el ritmo con que debe ampliarse el
valor de α: acervo de medios de producción. En nues-
tro ejemplo numérico, esto significa que el
F/Z = [PIB/Tv]:[K/Tv] = [PIB.Tv]:[K.Tv] =PIB/K = α acervo de capital fijo debe crecer al 9.0 por
ciento anual. En realidad, como hemos su-
En suma, si el coeficiente á permanece puesto que el coeficiente alfa (o relación
constante, la productividad (= F) se moverá producto a capital fijo) permanece constan-
al mismo ritmo que se mueve la densidad de te, el crecimiento del acervo viene directa-
capital (= Z). Por ende, tendremos que las mente dado por el crecimiento del producto.
tasas de variación serán iguales. O sea, si α O sea, k = rg , algo que las cifras calculadas
es constante, entonces f = z . En términos obviamente confirman.
económicos esto significa que la productivi- A partir de la citada igualdad (rg = k) ,
dad del trabajo se va expandiendo de acuer- deducimos el esfuerzo de inversión que
do al crecimiento de la dotación de máqui- exigen las metas planteadas. Definiendo
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 29

este esfuerzo, en términos operativos, como reposición. La inversión total, es igual a la


el cuociente entre la inversión neta (=DK) suma de la inversión neta y de la inversión
y el PIB. Escribimos: de reposición. Por lo tanto, tenemos que:

(6) [∆PIB/PIB] = [∆K/K] = [∆K]/[PIB/α] = [∆K/PIB] . [α] (8) IT/PIB = Kr/PIB + ∆K/PIB = 0.11 + 0.30 = 0.41

Partiendo de esta expresión, despeja- IT = Kr + ∆K = inversion total.


mos el esfuerzo de inversión:
Un coeficiente de inversión bruta igual a
[∆K/PIB] = rg/α = 0.09 / 0.30 = 0.30 un 41 por ciento del PIB resulta simplemen-
te descomunal. Y de acuerdo a la expe-
En suma, para lograr las metas antes riencia histórica conocida, jamás ha sido
enunciadas, el país debe efectuar un es- alcanzado por ningún país capitalista, a
fuerzo de inversión que equivale a un 30 por lo largo de un período relevante. Sólo
ciento del PIB generado. O sea, 30 de de Japón, luego de la Segunda Guerra Mundial
cada 100 unidades de producto deben ser (años cincuenta, sesenta y parte de los seten-
dedicadas a la ampliación de los acervos de ta) se ha aproximado a dicha cifra. No obstan-
capital fijo. te, estas cifras —las de nuestro ejercicio— se
Lo indicado, sólo nos señala los requeri- acercan bastante a las que se conocieron
miento de inversión neta. O sea, no consi- posteriormente en la Unión Soviética. Es
dera el desgaste que experimentan los acer- decir, las que se dieron en el período que siguió
vos y la consiguiente necesidad de reponer a la cancelación de la NEP. Esto, por cierto
ese desgaste. Es decir, a la inversión neta nos demuestra que ese esfuerzo de inver-
hay que agregarle la inversión de reposi- sión sí era posible. El problema, en todo
ción. Esta, es igual al capital de reposición caso, son las implicaciones y consecuen-
(= Kr), el que a su vez depende del coefi- cias de tamaño esfuerzo.
ciente de depreciación del capital fijo (= d)
y del monto del acervo (= K). O sea: VI. Excedente e inversión.
Preobrallensky y la “acumulación
Kr = d . K socialista originaria”.
Como hemos visto, el afán por elevar los
Por lo tanto, el esfuerzo de inversión de ritmos de crecimiento, planteaba un esfuer-
reposición, suponiendo que d = 0.033, resul- zo de inversión enorme, descomunal. El
ta igual a: problema que surge es claro: ¿dónde en-
contrar el excedente y cómo captarlo y
(7) Kr/PIB = d . K/PIB = [d/α]= 0.033 / 0.30 = 0.11 canalizarlo hacia la inversión industrial? Es
decir, ¿ qué sectores y grupos sociales iban
Tenemos, por lo tanto, que para asegu- a “financiar” el proceso de desarrollo?13
rar la reproducción simple de los acervos, la
economía debe destinar 11 de cada 100 13
Ponemos comillas al vocablo “financiar” pues
unidades de su producto a la inversión de lo que nos interesa es el problema real y no el
30 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

En principio, podemos distinguir dos fuen- ingreso nacional, cifra que llegaba aun 44
tes posibles. Uno, el excedente que puede por ciento en 1928.[Anuario, 1979; 39] El
provenir desde el mismo sector socialista. monto de la mano de obra empleada en el
Lo que en la Rusia de la época, significaba sector era relativamente menor (no supe-
básicamente la gran industria urbana. Dos, rior al 10 por ciento) y la productividad del
el excedente que el sistema podía captar en trabajo era bastante reducida. Por ello,
sectores externos al socialista. En lo grue- inclusive si se pensaba en una muy alta tasa
so, aquí se pueden barajar dos posibilidades: de explotación, el producto excedente pro-
i) lograr una apropiación de excedentes en ducido por el sector resultaba bastante de-
el extranjero, a favor del país. Lo cual, ficitario en relación a las ambiciosas metas
obviamente supone la presencia de regio- de inversión que antes hemos revisado. En
nes colonizadas o dependientes del país;ii) segundo lugar nos encontramos con un
apropiación de excedentes generados en el factor no menos decisivo, por lo menos “en
país por las formaciones económicas no teoría”: si se acepta que la clase obrera (i.e.,
socialistas. En la Rusia de la época, el el proletariado industrial) es la clase dirigen-
segmento clave era el de la economía cam- te y sustentadora del Poder Estatal, parece
pesina, con todas sus gradaciones. completamente anti-natural la pretensión
El sector de la gran industria socia- de extraer más y más excedente del sector.
lista. Sustentar la acumulación planeada en Hacerlo, obligaba a elevar drásticamente
el excedente generado por este sector equi- la tasa de plusvalía vigente. Y valga
valía a un crecimiento sustentado en las recordar las restricciones “técnicas” que se
fuerzas propias o internas del sector socia- daban para tal logro: la jornada de trabajo se
lista. Pero esto, en las condiciones de la había fijado primero en ocho horas y, muy
época, resultaba extremadamente difícil, pronto, se empezaron a emitir normas que la
por no decir imposible. Dos son los argu- bajaban a siete horas por día. Y por el lado
mentos claves que conspiran contra esta de la productividad ya hemos indicado que
posibilidad. Primero, la debilidad o pe- tanto en la agricultura como en la industria
queñez del sector. Hacia 1925, el sector liviana, la situación apuntaba o a un estan-
industrial recién comenzaba a alcanzar los camiento o a un tremendamente lento cre-
niveles de producción que había logrado en cimiento de la productividad. En conse-
la pre-guerra (1913), aunque esta recupe- cuencia, la única forma disponible para
ración no era homogénea: sectores impor- elevar la tasa de plusvalía (y por esta vía
tantes, como la industria del acero aún aumentar el excedente económico genera-
estaban por debajo de los niveles de produc- do en el sector) radicaba en la reducción
ción de la preguerra. De hecho, según datos del salario real. Y como este ya era
oficiales, en 1924 el sector socialista (i.e. el bastante bajo, se comprende que de la clase
estatal) generaba sólo el 35 por ciento del trabajadora no se podía esperar ni el más
mínimo apoyo a semejante medida. Se tra-
ta, en consecuencia, de una propuesta que
monetario-financiero. Es decir, de dónde y cómo se
va a extraer el excedente que demanda el esfuerzo de
era muy difícil de “tragar” por parte de la
acumulación. dirigencia política. En palabras de Preobra-
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 31

llensky, “desde su victoria, la clase obrera, Dos, una agricultura atrasada en que la
de objeto de explotación se transforma en penetración del capitalismo todavía es inci-
sujeto de explotación. No puede tener, ante piente. En el caso ruso, obviamente estaba
su propia fuerza de trabajo, su salud, su presente el primer rasgo. En cuanto al
trabajo y condiciones de éste, la misma segundo, al liquidarse la gran propiedad
actitud que el capitalista. Y esto constituye terrateniente, se originó una estructura en
una limitación determinada del ritmo de la que predominaba, en modo aplastante, la
acumulación socialista”.[Preobrallensky, pequeña propiedad campesina.
1971; 131] Sentado lo anterior, se deduce lo que
En suma, las metas de acumulación no Preobrallensky denomina “ley fundamental
se pueden sustentar, del todo, con cargo a de la acumulación originaria socialista”. En
los recursos propios. El sistema, por ende, sus palabras, esto significa que “cuanto más
debe lograr el faltante de excedente atrasado económicamente, pequeño bur-
fuera de su ámbito. En países dependiente gués y agrícola sea tal o cual país que pase
o colonizados, o bien, en sus “colonias inter- a la organización socialista de producción,
nas” o hinterland nacional: las formas no menor será la herencia que reciba en su
socialistas de producción vigentes en el fondo de acumulación socialista el proleta-
país. Para el caso ruso, esto equivalía a riado del país considerado (...) y más, en
pensar en la economía campesina mercantil términos relativos, estará obligada la acu-
y, dentro de ésta, en sus estratos producto- mulación socialista a apoyarse en la enaje-
res de excedente: kulaks y campesinos nación de una parte de la sobreproducción
medios, básicamente. de las formas presocialistas de economía,
Excedentes externos: el “despojo así como será menor la parte específica de
colonial-imperialista”. Este mecanismo, la acumulación sobre su propia base de
que fuera tan importante en los primeros producción, es decir, menos se alimentará
tiempos del capitalismo y que aún hoy ,aun- del sobreproducto de los trabajadores de la
que bajo otras formas, sigue teniendo un industria socialista”. [Preobrallensky, 1971;
gran peso, resulta o debe resultar ajeno al 132 y 133]
socialismo: “ el Estado socialista, que reali- El problema se puede plantear en térmi-
za una política de igualdad de derechos de nos formales.
las nacionalidades y de libre entrada de Suponemos que existen dos sectores
éstas a tal o cual unión nacional, rechaza por económicos: el socialista y el no socialista.
principio todos los métodos de compulsión Para simplificar al máximo, decimos que el
del capitalismo en ese campo. Esta fuente sector no socialista no acumula. Es decir,
de acumulación está cerrada para él desde toda la inversión queda en manos del seg-
el comienzo”. [Preobrallensky, 1971; 101] mento socialista. Este financia la inversión
Excedentes “externos”: la economía requerida con cargo a fuentes internas y
campesina. En un país capitalista subdesa- fuentes “externas” al sector. Las fuentes
rrollado, diríamos que por definición, nos internas dependen del excedente que gene-
encontramos con dos rasgos concomitan- ra el sector socialista y de la parte de ese
tes. Uno, un bajo grado de industrialización. excedente que aplica a gastos improducti-
32 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

vos, como mantención de la burocracia puede cubrir con recursos propios. Depen-
estatal, gasto militar, etc. Las fuentes “ex- de del peso del sector en la economía global
ternas son transferencias que operan a (= y 1) , del nivel que alcanza el salario real
favor del sector y que, obviamente, provie- en el sector (= Srh 1), de la productividad en
nen del sector no socialista. Escribimos: el sector agrario o no socialista (= F 2), y de
la parte del excedente que va gastos impro-
(9) Ak = Ak1 = PE1 (1 - gi1) + T ductivos (= gi). Llamando RAI a este pri-
mer término, tendríamos:
Ak = acumulación.
PE = producto excedente. (11) RAI = f {y1, Srh1, F2 , i1}
gi = gastos improductivos sobre producto exce- (+) (-) (+) (-)
dente.
T = transferencias (de 2 a 1). En el caso ruso, mediados de los años
1 = sector socialista. veinte, el coeficiente y1 no era muy elevado;
2 = sector no socialista. había presiones por elevar Srh1 y el creci-
miento de F2 era muy lento, casi nulo.
En la expresión (9), en el lado izquierdo También eran muy fuerte las presiones por
tenemos la acumulación socialista, que co- elevar el gasto militar y, por ende, por elevar
incide con la total. El primer término del lado el coeficiente gi de gastos improductivos.
derecho nos señale la parte de la acumula- Supongamos, a simple título de ejemplo, que
ción sustentada en el excedente generado y1 = 0.40;14 que pra1 igual a 1.0 y que gi 1 es
por el mismo sector. Y el segundo términos, igual a 0.50. En este caso, tendríamos que
los recursos que se allega desde el sector no RAI= 0.20. Luego, si suponemos que la
socialista. Si dividimos la expresión (9) por tasa de acumulación es igual a 0.41, tendría-
el producto agregado total (= YN) y efec- mos que t= 0.21. O sea, nada menos que un
tuando algunas sustituciones, podemos arri- 51 por ciento (= 0.21 / 0.41) de la acumu-
bar a la siguiente expresión: lación total vendría sustentado por la trans-
ferencia de excedentes desde el sector no
(10) Ak / YN = y1 (pra1) (1 - gi1 ) + t socialista al socialista.
Examinemos ahora lo que esa transfe-
pra = [ 1 - (Srh1 / F2) ] = potencial de reproducción rencia significa para el sector no socialista.
ampliada El coeficiente (t) lo podemos escribir:
y1 = YN1 / YN
t = T / YN (12) t = T / YN =(pra2 ) (1 – y1) [ T / PE2 ]
Srh1 = salario real hora en el sector socialista.
F2 = productividad en bienes salarios, asimilado El cociente [ T / PE2 ] nos está indicando
al sector no socialista. la carga que debe soportar el sector no
socialista para satisfacer las metas de acu-
En la expresión (10), el primer término
de la derecha representa la parte de la 14
En 1924 un 35% del ingreso nacional correspon-
acumulación total que el sector socialista día al sector socialista.
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 33

mulación que maneja el sistema. Para ver socialista. De este modo, habría una carga
de qué depende el nivel de la “carga” o directa y también visible; b) utilizar el
succión, lo despejamos: mecanismo de los precios relativos. Más
precisamente se trataría de utilizar el poder
(13) [ T / PE2 ]= t / (pra2) (1 – y1) monopólico de la gran industria estatal para
provocar un movimiento de los términos de
pra2 = 1 - Srh2 / F2 intercambio entre la industria y la agricultu-
ra que fuera favorable a la primera. Es
Supongamos que pra2 es igual a 0.50. decir, usar el mecanismo del intercambio
Como ya conocemos y1 y t, tenemos que: no equivalente para provocar la transfe-
rencia buscada.
T/PE2 = 0.21 / (0.50) (0.60) = 0.70 Preobrallensky fue claro y franco en estas
materias. Escribe que “es no solamente posi-
En suma, nada menos que un 70 por ble sino inevitable en nuestra situación” (...
ciento del excedente generado en el sector llevar adelante ...) una política de precios
campesino (que es el no socialista) debería concientemente calculada con miras a la
ser transferido al sector socialista para así enajenación de una parte determinada de la
poder satisfacer las metas de acumulación. sobreproducción de la economía privada en
El despojo resulta descomunal. En el caso todas sus formas. (...) La concentración de
ruso real, cuando empieza el proceso de toda la gran industria del país en manos de un
acumulación acelerada, de colectivización trust único, a saber, el Estado obrero, aumenta
de la tierra t demás, la transferencia operó en un grado inmenso las posibilidades de
y sin dudas fue muy fuerte. No obstante, aplicar, sobre la base del monopolio, una
parece difícil aceptar que haya llegado a política de precios que no sea sino otra forma
niveles tan extremos. De seguro fue bastante de la imposición fiscal a la economía privada”.
menor. Aunque si lo fue se debió a una razón [Preobrallensky, 1971; 121] Agrega nuestro
muy poco feliz: se reduce el salario en el autor una observación de interés: “la acumu-
sector socialista y también en el campesino, la lación por vía de una política de precios
retribución correspondiente. Es decir, aumenta apropiada, tiene sus ventajas sobre las otras
la tasa de explotación, con ello aumenta el formas de imposición directa e indirecta de la
Producto Excedente en ambos sectores y, pequeña explotación. La más importante de
por lo mismo, se atemperan —en términos ellas consiste en la extrema comodidad de la
relativos— las transferencias de excedente. percepción, que no exige un solo kopeck para
Examinemos un último punto. ¿Qué mecanismos fiscales particulares”. [Preobra-
mecanismo utilizar para que tenga lugar la llensky, 1971; 121 y 122] Es decir, aparte de
transferencia? En su libro Preobrallenky ser menos invisible, el mecanismo del inter-
analiza con algún cuidado diversas posibili- cambio no equivalente ahorraría gastos im-
dades. En términos gruesos, podemos agru- productivos.15
par estas alternativas en dos grandes meca-
nismos: a) el impositivo. Es decir, aumen- 15
En nuestro esquema formal, esto significaría
tar la carga tributaria sobre el sector no una eventual reducción en el coeficiente gi 1.
34 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

VII.- Crecimiento e industria λ . X = Mbc + Mbi


pesada. El modelo de Feldman.
a) La capacidad Mbc = importaciones de bienes de consumo.
material de acumulación. Mbi = importaciones de bienes intermedios.
Según ya hemos señalado, para sustentar
un gran esfuerzo de inversión, a veces no La penúltima expresión la dividimos por
basta que el excedente crezca en conformi- el PIB y obtenemos:
dad. Se necesita, adicionalmente, que los
bienes que integran el excedente, puedan (15) CRA/PIB = [PBbk/PIB] + [(X/PIB) (1 - λ)]
funcionar como sustento material del pro-
ceso de acumulación. O sea, que su espe- El primer término del lado derecho nos
cífico valor de uso les permita funcionar define el componente interno de la capaci-
como acumulables. dad de acumulación real. Como vemos,
La capacidad de acumulación material depende del peso o nivel de desarrollo, que
depende tanto de la producción interna de alcanzado el sectroq ue produce bienes de
bienes de capital, como de la cantidad de capital. El segundo término nos define el
dichos bienes que el país es capaz de impor- componente externo y, como se puede ver,
tar. En términos formales y precisos pode- depende del nivel que alcanza el coeficiente
mos escribir: medio de exportaciones y del nivel que
asume el coeficiente lambda. Para que el
(14) CRA = PBbk - Xbk + Mbk proceso de acumulación pueda tener lugar
se necesita que la CRA (medida respecto al
CRA = capacidad real de acumulación. PIB) sea igual o superior al coeficiente de
PBbk = producción nacional de bienes de capital. inversión bruta. Y podemos recordar que
Mbk = importación de bienes de capital. en nuestro anterior ejercicio numérico este
Xbk = exportaciones de bienes de capital. coeficiente de inversión bruta resultaba igual
a un 41 por ciento. En términos formales,
Las importaciones se pueden financiar podemos escribir:
con cargo a las divisas que genera el sector
exportador (una vez que se descuentan las [CRA / PIB ]³ [ (∆K + Kr) ] / PIB = 0.41
que se usan para comprar bienes de consu-
mo y bienes intermedios) más el posible En el caso ruso, la situación es dramáti-
financiamiento externo que puede conse- ca.
guir el país. En el caso de Rusia, podemos Primero, tenemos que el coeficiente
suponer que este financiamiento era nulo. lambda resultaba extremadamente rígido.
También suponemos que las exportaciones Si se suspendía la importación de bienes
de bienes de capital son iguales a cero. Por intermedios se paralizaban importantes ac-
lo tanto, podemos rescribir: tividades económicas. Y si se suspendía o
reducía la importación de bienes de consu-
(14a) CRA = PBbk + X (1 - λ) mo, se provocaban , literalmente, hambru-
nas extendidas. Amén de rígido, el coefi-
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 35

ciente era bastante elevado. En 1925-26, de este segmento operaba ya sin márgenes de
acuerdo a cifras oficiales, las importaciones capacidad ociosa. Es decir, cualquier inten-
totales ascendieron a 2636 millones de ru- to de elevar el componente interno de la
blos. De ellos, sólo 542.1 millones se desti- capacidad de acumulación exigía fuertes
naron a la compra de maquinarias y equi- inversiones en la industria pesada. Hacia
pos.16 O sea, tendríamos, para dicho año, un 1928, la industria pesada (que ya venía
coeficiente lambda igual a un 79 por ciento. creciendo a muy altos ritmos) tenía un nivel
En segundo lugar tenemos que las ex- de producción equivalente a un 44 por
portaciones se habían derrumbado en tér- ciento de la producción industrial total y a un
minos espectaculares. Con la NEP se ob- 29 por ciento de la renta nacional. Y la de
serva cierta recuperación pero, como sea, máquinas y herramientas, podemos supo-
el coeficiente medio seguía siendo extre- ner, con bastante optimismo, que generaba
madamente bajo. Hacia 1925-27, se ubica- un 23 por ciento de la producción indus-
ba por debajo del 5 por ciento. Ver [Carr y trial.18 Esto, equivalía a menos del 7 por
Davies, 1980; 752] Y hacia 1929 habría ciento del ingreso nacional y, para 1926, es
caído a 3.2 por ciento y a menos del 1 por lícito suponer un porciento más bajo.. Por lo
ciento a mediados de los años treinta. [Carr tanto, si consideramos las posibles importa-
y Davies, 1980; 752] Más aún, más allá de ciones de bienes de capital, tendríamos una
la coyuntura, como las exportaciones tenían inversión posible en capital fijo activo (i.e.
un perfil básicamente primario (cereales y en maquinaria y equipos) del orden del 7 por
embrionariamente petróleo), de ellas no se ciento o menos del ingreso nacional. A esta
podía esperar un comportamiento especial- magnitud se le debe agregar la posible
mente dinámico. Si suponemos un coefi- producción de herramientos y vg. de cercos
ciente medio de exportaciones igual a 0.05 agrícolas ejecutados por artesanos, peque-
y un lambda igual a 0.8, tenemos que el ños capitalistas y campesinos. Luego, de-
sector externo apenas si podría sustentar un beríamos agregar la inversión fija “pasiva”
coeficiente de inversión del orden del 1 por (edificios e instalaciones) y arribamos, muy
ciento. O sea, una magnitud irrisoria. tentativamente, a una cifra que podría girar
En tercer lugar, tenemos la industria de en torno al 15 por ciento (siendo ésta, la tasa
bienes de capital. Dado el tradicional atraso de acumulación para 1913). El dato oficial,
ruso, no puede extrañar el débil desarrollo para 1926, indica una tasa de acumulación
de esta industria.17 Más aún, hacia 1926 neta (i.e. inversión neta sobre Ingreso Na-
cional neto) del 15.9 por ciento. Estas, son
16
Los datos se toman de Fedorenko [1976; 422].
17 18
En realidad, el sector estaba menos subdesarro- La información estadística sobre el período
llado de lo que se podía esperar a partir del nivel de resulta insuficiente y también, a veces, muy poco
ingreso per cápita de la economía rusa. En San Peter- confiable. Recogemos aquí, la información oficial
sburgo, se había dado un desarrollo industrial muy disponible para 1928. El dato para el peso de máqui-
rápido y a la vez muy concentrado en la última cuarta nas y equipos lo estimamos a partir de la información
parte del siglo XIX. Un ejemplo de ello fue la muy que conocemos para 1932. En este año, este segmento
famosa fábrica Putilov, la que también fuera el corazón habría generado un 25% de la producción industrial
mismo de la militancia bolchevique. total. [Colectivo de Autores, 1976].
36 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

magnitudes que se asemejan bastante a las En general, un punto quedaba muy claro:
de la preguerra. Si las cotejamos con los la tremenda dificultad de acceder a eleva-
valores que luego se alcanzaron, podremos das tasas de acumulación en la Rusia de la
ver la tremenda intensidad del esfuerzo. NEP. El intento, amén de muy azaroso,
Según estimaciones de Strumilin, la situa- obligaba a romper con los acuerdos econó-
ción habría sido la que se muestra a conti- micos y político involucrados en la NEP. Y
nuación en el Cuadro 3. junto con la segura aparición de cuellos de
En el Cuadro 3, se observa también un botella y desequilibrios económicos mayo-
fenómeno a subrayar: el alto peso de la res, lo que cabía esperar era un tremendo
inversión de reposición, la que en 1928 se salto a favor de una distribución del in-
aproxima a un 12 por ciento. Esta situación greso altamente regresiva. Lo peor, es
se explica por el comportamiento previo de que esta regresividad debía asentarse, ini-
la acumulación. Por largos años, la inver- cialmente al menos, en una reducción ab-
sión bruta fue menor a las necesidades de soluta muy significativa de los niveles de
reposición y el acervo total de capital fijo vida de obreros y campesinos. Por lo mis-
cayó en términos absolutos. Los equipos, mo, avanzar en el sentido de una industria-
además, en muchos casos se usaban más lización acelerada, se visualizaba como algo
allá de su período de vida útil normal. Y tremendamente peligroso.
como se sabe, el comportamiento pasado En este contexto, el modelo económico
de la inversión genera un efecto de “eco”: elaborado por Feldman viene en ayuda de
si, por ejemplo, se ha dado una recesión en los “industrialistas”. Y así como Preobra-
el pasado, en el presente se eleva el peso de llensky racionaliza la ulterior confiscación
la inversión de reemplazo. Todo lo cual, del ingreso campesino, es Feldman el que,
contribuía a elevar las dificultades en el en muy alto grado, racionaliza los que se
plano del esfuerzo de inversión. creyeron “sacrificios iniciales”.

CUADRO 3
E SFUERZO DE INVERSIÓN EN LA URSS, 1928 Y 1933.
(MIL MILLONES DE RUBLOS)

Variables 1928 1933 (*)


1. Ingreso Nacional neto 24.7 43.3
2. Ingreso Nacional bruto (1 + 3) 28.0 48.31
3. Consumo de capital fijo (depreciación) 3.33 5.01
4. Inversión neta 4.66 14.54
5. Inversión total (3+4) 7.99 19.55
6. Tasa de inversión neta (4/1) 18.9 % 33.6 %
7. Tasa de inversión bruta (5/2) 28.5 % 40.5 %
8. Tasa de reposición (3/2) 11.9 % 10.4 %

(*) Variante óptima del Plan. No se corresponde con cifras reales.


Fuente: S.G. Strumilin, “Sotsialnie Problemi Piatiletki”, citado por [Dobb, 1972; 230].
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 37

b) El modelo de Feldman. La expresión (13) nos define la tasa de


Feldman, el notable y “silencioso” econo- crecimiento de la inversión y, como pode-
mista ruso,19 desarrolló un modelo que lle- mos ver, esta depende de dos factores: uno,
garía a ser, muchos años después, muy la parte de la inversión total que se aplica en
famoso en occidente. La razón es fácilmen- el sector que produce bienes de capital y
te discernible: junto con los trabajos de que la simbolizamos con (q). Dos, el nivel de
Preobrallensky, son tal vez los que mejor la relación producto capital en el sector 1 de
sintetizan el nuevo curso que seguiría la la economía.
economía soviética luego de la disolución de Para nuestros propósitos, podemos usar
la NEP. Por ello, conviene ensayar una una función de crecimiento continua y es-
breve presentación de sus rasgos más esen- cribir:
ciales.
(q . α1 . t)
Distinguimos dos sectores: el 1 produce IT = IT0.e
bienes de capital fijo; el sector 2, bienes de
consumo personal. Uno y otro sector están Haciendo IT0 igual a uno, podemos ver
integrados: producen sus propios bines in- que la inversión total pasa a crecer a una
termedios. Se supone una relación producto tasa:
a capital fijo constante y, para simplificar,
no se considera la depreciación. El coefi- (18) IT = (e) q α1 t
ciente (q) nos indica qué parte de la inver-
sión total se aplica en el sector 1. Como no (d IT / dt) (1 / IT) =(q) (α1)
hay depreciación, la producción total del
sector 1 equivale a la inversión total: O sea: Tenemos un crecimiento exponencial
constante. Esta expresión importa pues para
(16) IT = ∆K = Y 1 = (K1) . (α1 ) el consumo y para el ingreso nacional total
se arriba a tasas de crecimiento en que en
∆ IT = ∆ Y 1 = (∆ K1 ) · (α1)=(q) (α1 ) (IT) el exponente también aparecen, idéntica-
mente, el coeficiente q y el coeficiente alfa
∆ K1 = (q) . (IT) del sector 1. La diferencia viene por la
base.20 Por ello, los ritmos de crecimiento
(17) ∆ IT / IT=(q) . (α1 ) del sector 1, del sector 2 y de la economía
en su conjunto (que es la suma de los dos
19
sectores) difieren. No obstante, mientras
Feldman escribió unos pocos artículos en los más largo sea el tiempo transcurrido (mien-
años veinte. El más famoso, K’ teorii tiempov naró-
dnavo dajoda”, se publicó en dos entregas de la revista tras mayor sea t), el impacto del exponente
Planovoie Josiaistva, nov. y dic. de 1928. Después, se irá agrandando de tal modo que los ritmos
permaneció en silencio y alejado de las polémicas
públicas. Hay versión inglesa en N. Spulber editor,
20
“Foundations of Soviet Strategies for Economic Se arriba a expresiones algo engorrosas (que aquí
Growth”, Indiana University Press, 1964. Una pre- no nos van a interesar en su detalle) pero que conllevan
sentación muy sugerente y que aquí utilizaremos la anotada propiedad. El desarrollo formal se puede
bastante es la de Evsey Domar. [1978]. ver en Domar. [1978]
38 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

de crecimiento del ingreso y de los dos capital. Correlativamente, también tene-


sectores comenzará a aproximarse más y mos que la tasa de crecimiento del sector
más, convergiendo con los ritmos de cre- que produce bienes de capital se va elevan-
cimiento del sector 1. do. Lo cual, es ciertamente obvio pues
La moraleja es muy clara: acelerar el mayor es la acumulación que se aplica en el
crecimiento de la inversión y, por ende, de sector y, por lo mismo, más rápido se van
la sección productora de bienes de capital, expandiendo sus capacidades productivas.
a la larga provoca un crecimiento igual- La interrogante que emerge se refiere a
mente acelerado del consumo personal y lo que pasa con el comportamiento del
del ingreso nacional. Igualmente, en virtud consumo y del ingreso nacional. 21
del proceso de convergencia dinámica, si se En el caso de la alternativa C, por ejem-
elige un crecimiento menor para la Sección, plo, como se le está a signando nada menos
en el largo plazo el crecimiento del ingreso que un 95 por ciento de la inversión total al
nacional y del consumo será igualmente sector productor de bienes de capital, lo que
lento. Podemos imaginar tres estrategias le queda al sector productor de bienes de
alternativas, en función de la importancia consumo resulta irrisorio. De hecho, se
que se le concede a la producción de bienes podría pensar que esa dosis de inversión ni
de capital para luego explorar sus resulta- siquiera bastaría para lograr reponer el
dos. En el Cuadro 4 se muestran los ele- capital fijo desgastado. O sea, la inversión
mentos definitorios de cada estrategia.
Como se puede observar, las estrategias 21
A, B y C sólo difieren en un aspecto: el nivel Domar desarrolla más claramente que Feldman
las expresiones formales del caso. Para el crecimiento
que se le asigna al coeficiente q. En la del consumo se tiene:
estrategia A, sólo un 30 por ciento de la
inversión total se aplica en bienes de capital. C = C0 + [(1 – q) / q] (α1/α 2) { e u - 1}
En la estrategia B, esa parte sube hasta un
60 por ciento. Luego en la estrategia C u = q . α1 . t
encontramos un propósito “maximalista”: Para el Ingreso Nacional:
casi toda da la inversión, un 95 por ciento, se
aplica en el sector que produce bienes de Y = Y0 + { [ (1 – q) / q ] (α1 / α2)+ 1 } { e u - 1 }

CUADRO 4
ESTRATEGIAS DE CRECIMIENTO Y PESO DEL SECTOR DE BIENES DE CAPITAL.

Variables A B C
Relación Producto a Capital fijo (= α1) 0.33 0.33 0.33
Parte de la Inversión aplicada en 1 (= q) 0.30 0.60 0.95
Tasa de crecimiento del sector 1 10.0 % 19.8 % 31.7 %
Ingreso Nacional inicial (= Y0) 10 10 10
Consumo inicial (= C0) 9 9 9
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 39

en el sector sería inferior a la inversión de miento de los bienes de capital. Como escri-
reposición requerida. Con ello, la produc- be Domar, “si las autoridades de planeación
ción de bienes de consumo se reduciría en tienen un tiempo de planeación corto, pue-
términos absolutos con el consiguiente duro den olvidarse de las industrias de bienes de
impacto en los niveles de vida de los traba- capital y mantenerse en la línea de q = cero.
jadores. En la variante simplificada del A medida que su horizonte se expande,
modelo que estamos manejando, este im- deberá hacerse un gran esfuerzo para de-
pacto no se advierte en virtud del supuesto sarrollar estas industrias”. [Domar, 1978;
hecho sobre la depreciación. Dado este 155]
supuesto (que lo usamos sólo para simplifi- En el Cuadro 5 se entrega un ejercicio
car el aparato matemático), lo que aparece numérico que detalla la evolución del con-
como muy lento crecimiento (o cuasi estan- sumo y el ingreso nacional en cada una de
camiento) del consumo, en la realidad que las estrategias —A, B y C— antes defini-
incluye el desgaste de los equipos, debería das.
traducirse en caída de la producción. Esta Como se puede observar, en la estrate-
situación sí se dio en el caso ruso y conviene gia más “dura”, el crecimiento inicial del
advertir sobre el punto. consumo es muy bajo (y como ya se advir-
El horizonte temporal a manejar resul- tió, en un modelo que considere la inversión
ta decisivo. Ello, pues la convergencia sólo de reposición, con seguridad se daría una
opera para un período de tiempo suficiente- variación negativa). Pero luego, al cabo de
mente largo. Al revés, si el horizonte de quince o más años, comienza a crecer a
planeación es muy corto, esa convergencia ritmos muy elevados. De hecho, al cabo de
no será observada. un número suficiente de años, se recuperan
Supongamos que el alfa de la sección 1 las pérdidas iniciales y se llega a niveles de
es más o menos reducido y que la parte de consumos que las estrategias menos duras
la inversión que se aplica al sector (nuestro no son capaces de alcanzar. Pero esto
coeficiente q) es muy elevada. En el corto puede exigir, perfectamente, un plazo del
y mediano plazo, el consumo crecerá muy orden del medio siglo. Es decir, casi dos
poco, inclusive podrá hasta descender en generaciones se verían sacrificadas por
términos absolutos. Por lo mismo, el pano- esta ruta de crecimiento.
rama se puede calificar como sombrío y Si el horizonte de planeación fuera del
como no aceptable. Si se acepta este recha- orden de los cinco o seis años, es muy
zo a la compresión del consumo, se pasaría probable que se rechazaría la estrategia C.
a corregir hacia la baja al coeficiente q. Es Es decir, en este contexto, serían más fuer-
decir, para preservar un ritmo aceptable de tes los argumentos a favor de la estrategia
crecimiento en el consumo, se restringiría el A. Esto sería tanto más atendible en tanto el
desarrollo de la sección productora de bie- punto de partida implicara muy bajos nive-
nes de capital. No obstante, pudiera suce- les de consumo. Es decir, cuando el grueso
der que al cabo de un tiempo suficientemen- de la población trabajadora se encuentra en
te largo, el consumo resultara menor en esta niveles de extrema pobreza o cercanos,
alternativa que en la que privilegia el creci- cualesquier sacrificio en el consumo resul-
40 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

tará muy difícil de aceptar. Incluso, pudiera capital. Si la producto-capital es más eleva-
no ser recomendable si se piensa en el da, se pueden aliviar las presiones por un
impacto negativo que los bajos salarios consumo decreciente. Y es sabido que las
acarrean sobre la productividad y la inten- industria pesadas se tipifican por una rela-
sidad del trabajo. En suma, se puede espe- ción producto a capital que es bastante más
rar que la preferencia se dé a favor de la baja que las industrias livianas. Es decir, si
estrategia A. Incluso se puede pensar en la preferencia por la industria pesada es
una estrategia cambiante a lo largo del muy marcada, en un primer momento el
tiempo: en la medida que el consumo se ingreso crecerá más lentamente (una uni-
aleja de niveles muy bajos, el país puede dad de inversión rinde menos unidades de
empezar a optar por rutas más “duras”. O producto) y algo similar sucederá con el
sea, avanzar a estrategias del tipo B y/o del consumo. Al revés, si una parte mayor de la
tipo C. El modelo, según se puede advertir, inversión se aplica en aquellas industrias
es muy sensible al valor del coeficiente de cuyo alfa es relativamente mayor, que es el

CUADRO 5
TRAYECTORIAS DEL CRECIMIENTO EN EL MODELO DE FELDMAN.
(TASAS DE CRECIMIENTO, POR AÑO, EN %S).

Año Estrategia A Estrategia B Estrategia C


Ingreso Consumo Ingreso Consumo Ingreso Consumo
Nacional Nacional Nacional
1 3.56 2.79 3.93 1.78 4.40 0.25
2 3.79 2.99 4.60 2.13 5.75 0.35
3 4.03 3.21 5.34 2.54 7.39 0.47
4 4.27 3.43 6.16 3.02 9.33 0.65
5 4.52 3.66 7.04 3.57 11.54 0.88
6 4.77 3.89 7.98 4.20 13.94 1.20
7 5.02 4.13 8.96 4.90 16.44 1.62
8 5.27 4.38 9.95 5.68 18.91 2.18
9 5.52 4.63 10.95 6.52 21.23 2.92
10 5.76 4.88 11.93 7.43 23.31 3.88
15 6.91 6.11 16.61 12.33 29.50 12.82
20 7.87 7.21 18.32 16.27 31.20 24.32
25 8.59 8.10 19.35 18.45 31.57 29.82
30 9.09 8.75 19.76 19.40 31.65 31.27
35 9.43 9.21 19.91 19.77 31.66 31.88
40 9.65 9.50 20.00 19.92 31.67 31.65
45 9.78 9.69 20.00 19.97 31.67 31.66
50 9.87 9.81 20.00 19.99 31.67 31.67
55 9.92 9.88 20.00 20.00 31.67 31.67
60 9.95 9.93 20.00 20.00 31.67 31.67
65 9.97 9.96 20.00 20.00 31.67 31.67
70 9.98 9.97 20.00 20.00 31.67 31.67
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 41

caso de las industrias livianas productoras ciudad y el campo, de la industria y la


de bienes de consumo personal, el creci- agricultura, de la empresa grande y la em-
miento del ingreso será mayor. Correlativa- presa pequeña, del plan racional y el merca-
mente, el consumo se verá menos compri- do anárquico (...) expresa una relación
mido. clasista de suma importancia: el problema
Para nuestros propósitos, el punto a de la relación entre la clase obrera y el
recalcar es claro: con cargo a un modelo campesinado”. 22 En este contexto, Bujarin
como el descrito, los planificadores y políti- apunta que “la principal orientación que se
cos soviéticos, por lo menos encontraban puede dar al partido proletario dominante
una justificación para sus propósitos de es: entenderse con el campesino”. [Löwy,
elevar los ritmos de crecimiento, de la in- 1973; 284]. Más aún, nos dice que “nuestra
dustria en particular. En el esquema, se salvación consiste en entendernos con los
trataba de un sacrificio inicial que, al cabo campesinos”. [Löwy, 1973; 271] El punto
de los años, permitiría arribar a un auténtico es claro: para preservar el poder obrero y
“paraíso” socialista. El mismo Stalin, cosa para avanzar en la construcción del socia-
muy rara en él, llega a arrebatarse de lismo, es imprescindible preservar la alianza
entusiasmo: “ marchamos a todo vapor por obrero campesina. En el resumen de Löwy,
el camino de la industrialización” apuntaba “el proletariado no tiene alternativa, sino
en noviembre de 1929. Y agregaba: “cuan- que está obligado a atraerse el campesina-
do pongamos a la URSS al volante del do para la edificación del socialismo. El
automóvil y al mujik al volante del tractor, proletariado tiene que aprender a hacer eso,
¡que prueben a alcanzarnos esos honora- porque, si no, no conseguirá afirmar su
bles capitalistas, que tanto se envanecen de poder”. [Löwy, 1973; 274]. Recordemos
su ‘civilización’! ¡Ya veremos entonces que a la época, casi el 80 por ciento de la
qué países pueden ‘clasificarse’ de atrasa- población era de corte campesino. Se supo-
dos y cuáles de adelantados!”. [Stalin, 1977a; nía, además, que los campesinos eran inca-
448]. El problema involucrado es también paces de desplegar una postura hegemóni-
conocido: en el ínterin, en la fase de los ca y un camino propio. Pero sí podían
“sacrificios”, trabajadores y campesinos decidir el juego según se ladearan hacia el
pueden quedar destruidos. lado de los capitalistas (bastante debilita-
dos) o hacia el proletariado, que controlaba
VIII. Consecuencias. el poder. Obviamente, se trataba de que la
a) Alineamientos políticos. “smychka” (alianza) se tradujera en resulta-
De los grandes dirigentes bolcheviques, fue dos concretos para el campo. De otro modo,
Bujarin el único que de manera consistente el apoyo se debilitaría e inclusive podría trans-
y sin pausas defendió la continuidad de la formarse en oposición. Sin recibir beneficios,
NEP. el campo no apoyaría y el Estado obrero se
Para el que fuera considerado el favori- tambalearía ... a menos que empleara una
to del Partido, “lo característico del período coacción generalizada y mucho muy dura
de transición es en sustancia la sociedad de
dos clases, en la cual el problema de la 22
N. Bujarin, citado por M. Löwy [1973; 273].
42 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

en contra de los campesinos. Algo que, por New York, fue impresionado por la expe-
cierto, escapaba a la visión de Bujarin. riencia de la agricultura estadounidense. En
En términos más concretos, Bujarin sus palabras, Bujarin “no creía en el peligro
manejaba dos orientaciones centrales: Uno, de los kulaks. Un cierto desarrollo del tipo
se debía permitir que los campesinos acu- del farmer, pues Bujarin pensaba en los
mulen y se enriquezcan. Dos, había que campesinos del medio oeste norteamerica-
darles seguridades económicas y políticas no, que había conocido durante su estancia
para que desplegaran sus actividades eco- en New York, no podía sino ser útil para la
nómicas. economía y, por lo tanto, también para la
Escribía, por ejemplo: “hoy día la capa construcción del socialismo”. [Löwy, 1973;
alta acomodada del campesinado y la capa 289]. Para el caso, digamos que esta vía de
media que aspira al bienestar no se atreven desarrollo es muy diferente a la que dibuja-
a acumular (...) Cuando un campesino se ran primero Kausky y que muy pronto,
dispone a recubrir de lata su tejado, se dice todos los bolcheviques empezando por Le-
que es un kulak, y eso significa su pérdida. nin, tomaron como artículo de fe. Para
Cuando un campesino compra una máquina elevar la productividad, se decía, es impres-
procura hacerlo de tal modo que no se cindible avanzar hacia una agricultura me-
enteren los comunistas de la aldea (...) canizada, quimizada y produciendo a muy
Nuestra política en el campo tiene que grande escala. La vía farmer, según lo
tender a suavizar y eliminar en parte las muestra el ejemplo de Estados Unidos,
muchas restricciones que impiden el desa- supone altos niveles de mecanización. Tam-
rrollo de la hacienda de los campesinos bién, está a la vanguardia del uso de fertili-
acomodados y de los kulaks. Hemos de zantes, pesticidas y demás. No obstante, al
decir a los campesinos, a todos los campe- revés de lo que proclamaba la ortodoxia,
sinos: enriqueceos, desarrollad vuestras ese tipo de agricultura implicaba: i) predios
granjas, no temáis que vayamos a tomar que, en su aplastante mayoría, emplean
medidas coactivas contra vosotros. Por muy poco trabajo asalariado: no más de tres
paradójico que pueda parecer, hemos de a cinco personas por predio, en términos
promover las granjas de los campesinos generales; ii) esos predios tienen un buen
acomodados para poder ayudar a los po- tamaño pero nunca alcanzan las grandes
bres y a los medianos”.23 extensiones de las haciendas que se imagi-
Más aún, Bujarin llega a insinuar (con na la ortodoxia bolchevique.24
gran ambigüedad, en todo caso) la posibili- Los problemas que esta postura aca-
dad de impulsar en la URSS una ruta de rreaba ya los hemos señalado: i) obligaba a
desarrollo agropecuario de estilo farmer. manejarse con un crecimiento industrial
Según Löwy, cuando Bujarin estuvo en bastante menor; ii) consecutivamente, ello

23 24
N. Bujarin, citado por Löwy [1973; 287]. El La agricultura de los EEUU, emplea menos del
famoso slogan del “enriqueceos” se transformó al 3 por ciento de la población ocupada total. No
poco andar en un pecado mortal. En realidad, a Bujarin obstante, alimenta bastante bien a toda la población
y su grupo se le llegó a denominar la “fracción kulaka”. urbana. Amén de que es un fuerte exportador.
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 43

suponía también un crecimiento de la ocu- planteos públicos, es claro que no le tenían


pación industrial bastante más débil. Lo especial cariño a los sectores campesi-
cual, amén de ser muy contradictorio con la nos.26 Preobrallenski, probablemente el más
base clasista del partido en el poder, amena- brillante economista de la época, señala la
zaba con no resolver el problema ocupacio- médula del problema con una sencilla pre-
nal bastante grave que existía en la época.
26
Para el caso, recordemos que la desocupa- En realidad, las posturas de Trotski y Preobra-
ción urbana abierta se estimaba, hacia 1924 llenski no son del todo iguales. El primero siempre
insistió en que la revolución “no puede llegar a buen
en un mllón 340 mil personas. Luego “cae” puerto (...) por medio de su alianza con los campesi-
a 848 mil personas, pero por un puro artificio nos revolucionarios”. Más aún, sostenía que “sin un
estadístico. En ese año, la Bolsa de Trabajo, apoyo estatal directo del proletariado europeo, la
que publica los registros del caso, decidió no clase obrera de Rusia no podrá mantenerse en el poder
considerar a los que se incorporaban a la y transformar su dominación temporal en una dicta-
dura socialista duradera. De ello no cabe dudar ni un
fuerza de trabajo y a los migrantes (ello, instante” [Trotski y Zinoviev, 1976; 161 y 169]. El
para favorecer el empleo de la clase obrera problema de esta postura es manifiesto: pudiera ser
más vieja y a la vez sindicalizada). Con todo, correcta como hipótesis sociológica, pero si la revo-
en 1929 la cifra de desocupados llegaba a lución proletaria no tenía lugar en los países adelan-
un millón 700 mil personas. [Bettelheim, tados, en términos políticos podía conducir a la
inanición. Preobrallenski, más ágil en este respecto, no
1979; 266].25 Además, en el campo se se queda de brazos cruzados y delinea una alternativa
estimaba que la sobrepoblación relativa para el país. Y no es curioso o casual que los partida-
“oculta” giraba en torno a los 10-15 millones rios del “socialismo en un solo país” (Stalin et al)
de personas; [Bettelheim, 1983; 267] iii) terminen por implementar el plan económico de
asimismo, el lento crecimiento de la indus- Preobrallenski. Como sea, en ambos casos, la ninguna
confianza en el segmento campesino es la constante.
tria pesada implicaba debilitar a la industria En el caso de Trotski esto se traduce en el recurso a
militar y, por lo mismo, dejar al país en una la revolución externa. En el caso de Preobrallenski, al
situación de indefensión ante la casi segura recurso de la acumulación acelerada para salvar al
agresión externa (el problema no era si ésta modelo desde adentro. Por cierto, en la realidad
se iba a dar o no, sino cuándo tendría lugar) ninguno de los dos recursos funcionó. Agreguemos
que estos dos fracasos no implican que necesariamen-
que iba a sufrir la Unión Soviética. te la vía “gradualista”, de alianza con los campesinos
Una segunda línea es la que enarbolan en un marco al estilo de la Nep, pudiera haber tenido
personeros como Trotski y Preobrallenski. éxito. Simplemente nos abre la interrogante, muy
Estos dirigentes tienen una postura co- crucial, sobre su viabilidad como diseño estratégico a
nocida que aquí no vamos a repetir: son favor del desarrollo socialista. Desgraciadamente,
hasta ahora y salvo muy contadas excepciones, la
firmes defensores de la industrialización discusión sobre estos temas vitales, ha sido llevada en
acelerada y, más allá de los matices o términos extremadamente subjetivos y plagados de
silencios que pudieron introducir en sus prejuicios. Pareciera, en la mayoría de los casos, que
tales o cuales errores y fracasos, se habrían debido o
a las estupideces o maldades de tal o cual fracción o
25
Grosskopf maneja una cifra mayor, de 20 dirigente. Es decir, se reemplaza la discusión objetiva
millones o más. Y agrega: “del 30 por ciento al 40 por (lo que no significa discusión sin compromiso militan-
ciento de las personas ocupadas en trabajos del sector te) por la degradación maniquea, por los improperios
agrícola estaban de sobra”. [Grosskopf, 1983; 353] y manipulaciones grotescas y desvergonzadas de las
44 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

gunta: “¿el desarrollo de la industria estatal mente se debe recprdar a Bujarin. Como
y la reconstrucción de toda su base técnica escribe Cohen, “las observaciones de Buja-
puede gravitar sólo sobre sus hombros de rin suponían un esfuerzo para ajustar la
tres millones de obreros de nuestra industria teoría marxista, que tradicionalmente veía
o debe ser compartido también por los 18 al campesinado como una reliquia reaccio-
millones de haciendas campesinas?” [Preo- naria del feudalismo, a los movimientos
brallenski, 1971a,239]27 agrarios revolucionarios motivados por la
En el período que nos preocupa, otros primera guerra mundial. También iban diri-
dirigentes de gran relieve, como Zinoviev y gidas contra el sentimiento anticampesino
Kamenev, también se pliegan al bando in- dentro del partido.” [Cohen, 1967; 239]
dustrialista. Zinoviev, por ejemplo, ha escri- Muy asociado a este aspecto está la
to que “existen peligros de degeneración escasa o nula implantación de los bolchevi-
que arraigan en la NEP (...) sólo el predo- ques en el agro. Al decir de Iakovliev, que
minio de la industria pesada elimina esos fuera Comisario del Pueblo para la agricul-
peligros”.28 Esta postura, va más allá del tura, “no hay secciones del partido en las
“trotskismo” clásico. De hecho, es parte de aldeas (...) no hay ninguna que transmita la
la tradición, urbano-occidental, de la social- influencia de la clase trabajadora en el
democracia europea marxista. En este sen- campesinado”. Según cuenta este mismo
tido, no es casual la nula implantación de los alto dirigente, la opinión de los campesinos
comunistas rusos en el campo. En el co- sobre los bolcheviques era: “lo único que
mentario de Lukacs, “ en nuestro partido hacen es recaudar impuestos y andar por
domina una especie de hostilidad al campe- ahí dando órdenes”.30 Adviértase además
sino que es una de las peores herencias que, ante tales condiciones, toda transfor-
socialdemócratas. También entre nosotros mación en el agro impulsada por los bolche-
(se refiere a Hungría, luego de la Segunda viques, no podía sino asumir una dirección
Guerra Mundial) hubo camaradas, incluso desde arriba hacia abajo. O sea, tenía
inteligentes, que se aterrorizaban ante la que ser coactiva.
idea de que los campesinos ganaban más Una “tercera” postura es la que asumie-
que los obreros. En este punto la única ron Stalin y su grupo (Kaganóvich, Molotov,
excepción ha sido Lenin.”29 En realidad , Voroshilov, etc.). Al finalizar 1929, Stalin se
amén de Lenin también y muy señalada- interrogaba: “¿Se puede afirmar que nues-
tra pequeña hacienda campesina se rige, en
hipótesis que se combaten. Por cierto, es el grupo de su desarrollo, por el principio de la repro-
Stalin el que da los mejores y más elevados ejemplos
en este “arte” singular. Pero los grupos alineados en
ducción ampliada? No, no puede afirmarse.
torno a Trotski y a Bujarin tampoco están libes de Nuestra pequeña hacienda campesina, le-
toda culpa.
27
En el libro de ERA también aparece este ensayo la experiencia china. O sea, como olvidar a los campe-
pero el párrafo que citamos tiene una traducción sinos también es olvidar al “tercer mundo” (donde
menos exacta.. predominan), no deja de reproducir los defectos que
28
Zinoviev, citado por Löwy [1973; 269]. critica.
29
G. Lukacs, entrevista con Löwy, [1973; 250]. 30
Y. Iakovliev, citado por Shanin [1983; 260 y
Curiosamente, Lukacs olvida a Mao Tse Tung y toda 261].
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 45

jos de ajustarse, en su conjunto, a la repro- disputa por el poder, al parecer fue el peligro
ducción ampliada de año en año, experi- de una agresión militar externa, el factor
menta lo contrario, pues es muy raro que que con mayor fuerza incidió en sus decisio-
pueda incluso llegar a la reproducción sim- nes. Por cierto, éste fue el grupo que pasó a
ple. ¿Se puede impulsar con ritmo acelera- monopolizar las palancas del poder político y
do nuestra industria socializada, teniendo no vaciló en arrasar, con singular dureza y
una base agrícola como la pequeña hacien- total ausencia de escrúpulos, con sus oposito-
da campesina, incapaz de la reproducción res. Primero, mientras defendía a la NEP,
ampliada y que, por si fuera poco, es la liquidó a Trotski y sus seguidores. Después,
fuerza predominante de nuestra economía cuando se volcó a favor de la super-industria-
nacional? No, no es posible” [Stalin, 1977b; lización, amén de no perdonar a los impulsores
454]. Agrega que “la solución está en am- originales del proyecto, como Preobrallens-
pliar las haciendas agrícolas (...) agrupando ki,32, aplastó a Bujarin 33 y sus seguidores.
las pequeñas haciendas campesinas en gran-
des haciendas colectivas” [Stalin, 1977b; b) Las dificultades económicas: la pro-
455]. Este camino, se decía, debía ser vo- ductividad del trabajo, la distribución
luntario. En la práctica, como bien sabemos, del ingreso y el nivel de vida.
se desplegó usando la fuerza a diestra y Examinemos primero las consecuencias
siniestra, provocando un espectáculo dan- económicas, restringiéndonos a las de corto
tesco en las aldeas soviéticas. Y no deja de y mediano plazo.
ser curioso: los que siempre criticaron a Lo primero a registrar es muy obvio: se
Trostki y Cía. por su desprecio y descon- logra un crecimiento descomunal, especial-
fianza de los campesinos, en su accionar mente en el espacio de la industria pesada.
práctico concreto, terminaron dando mues- Y con ello, todo el complejo de consecuen-
tras del peor de los odios. cias, sociales y culturales, que acarrean los
En realidad, en el caso que nos preocupa procesos del caso. Por razones de espacio,
no se trata de una tercera vía sino, más bien, aquí no discutiremos este punto. Nos limita-
de un camino que “salta” desde una alterna-
tiva (la de Bujarin) a la otra (la de Preobra- Bujarin “empezó a describir en privado a Stalin como
llenski). En un primer momento, tenemos el representante del neotrotskismo”. Y a los pocos
que Stalin defiende a la NEP, en todo caso días, de Stalin decía que “es un intrigante sin princi-
sin darle la proyección que le diera Bujarin. pios que lo subordina todo a la preservación de su
Luego, a partir de 1927-28, este grupo gira poder. Cambia las teorías según a quien desee quitarse
de encima en ese momento”. [Cohen, 1967; 405].
en 180 grados y se transforma en firme Valga apuntar: la gran torpeza, entre otras, de Bujarin,
defensor de la industrialización pesada y fue ese estilo de “hablar en privado” en vez de llevar
ultra acelerada. Y, junto con ello, en propul- la discusión, sin tapujos, al seno de las masas popu-
sor y ejecutor de la colectivización forzada lares. En general, todas las oposiciones a Stalin incu-
del agro.31 Para esta fracción, amén de rrieron en ese error.
32
Preobrallenski fue fusilado en 1937. En 1929
consideraciones políticas asociadas a la había roto con Trotski para apoyar la industrializa-
ción acelerada impulsada por Stalin.
33
31
La voltereta fue espectacular. Según Cohen, Bujarin fue fusilado el 13 de marzo de 1938.
46 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

remos a indicar, muy someramente, las disciplina e intensidad con que se desplie-
dificultades y conflictos que originó el pro- gan las actividades laborales. Según Carr,
ceso en sus primeros años. Digamos, en “el núcleo de trabajadores industriales su-
torno a los dos primeros planes quinquena- pervivientes del período anterior a la revo-
les. lución se había visto diezmado y dispersado
Un primer juego de consideraciones se durante la guerra civil, no legando a recom-
refiere a diversos desequilibrios que obs- ponerse del todo. En 1929, un 61.6 por
taculizan el crecimiento de la producti- ciento de los mineros, un 40 por ciento de los
vidad del trabajo. trabajadores del metal y un 36.1 por ciento
Un primer cuello de botella se refiere al de los trabajadores textiles eran de origen
abastecimiento de materias primas y bienes campesino”. [Carr y Davies, 1980; 493] En
intermedios. Como se trata de un proceso cuanto a la disciplina, el Vesenja publica
que opera masivamente, en bloque (lo que informes, hacia 1926, en que se “hablaba de
recuerda la posterior idea de Rosenstein trabajadores que después de las fiestas no
Rodan sobre el “big-push”), la posibilidad acudían al trabajo debido a la embriaguez,
de que se logren las secuencias temporales que volvían al campo sin permiso para
adecuadas en el desarrollo de las diversas ocuparse de las faenas agrícolas o que
ramas e industrias, es prácticamente nula. simulaban enfermedades o accidentes”.
Por ende, es casi obligatorio que surjan la [Carr y Davies, 1980; 525] Al parecer,
escasez, las interrupciones de los flujos de juegan aquí dos factores fundamentales.
abastecimiento, las deficiencias en la espe- Uno, el origen campesino de la mano de
cificación, etc. obra y la consiguiente inadaptación al traba-
Un segundo y fuerte desequilibrio se jo industrial; dos, un factor de rechazo que
refiere a la escasa calificación de la fuerza parece haber ido creciendo según se acen-
de trabajo disponible. El déficit de personal tuaba el carácter burocrático represivo del
técnico (ingenieros, químicos, etc.) es bru- régimen. O sea, descontento ante normas
tal: muchos emigran y otros sufren el hosti- de exigencia y de gestión que poco o nada
gamiento y la represión. En 1929,”el 43.7 tomaban en cuenta a la voluntad del colec-
por ciento de los puestos de la industria que tivo de trabajadores.
requerían una alta preparación técnica es- Un tercer y muy notorio déficit tiene que
taban ocupados por personas sin ninguna ver con las capacidades gerenciales. El
capacidad técnica especial, los llamados tema, fue una de las mayores preocupacio-
‘prácticos’”. [Baykov, 1948; 168]. El régi- nes de Lenin. En una de sus últimas inter-
men busca evitar este cerco amén de que venciones públicas señalaba que “cualquier
recorta a tres años el período de estudios empleado que haya cursado la escuela de la
universitarios. El problema también es gra- gran empresa capitalista sabe hacer (...), y
ve en la fuerza de trabajo obrera. Se estima el 99 por ciento de los comunistas que
que la mitad o más de los nuevos incorpora- ocupan cargos de responsabilidad no saben
dos al ejército industrial son migrantes que ni quieren comprender que a ellos les falta
vienen del campo, la calificación es muy esta habilidad, que hay que aprender desde
baja y, además, se resiente notablemente la el abecé.” [Lenin, 1974c; 720]. Hacia 1926,
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 47

Dzierllinsky, poco antes de morir, alegaba de la acumulación y de las tecnologías que


que “administramos nuestra economía de se van incorporando sino, más bien, por los
un modo horrorosamente antieconómico indicados problemas de ejecución e imple-
(...) Si contemplan ustedes todo nuestro mentación. Consecutivamente, valga re-
aparato, si contemplan todo nuestro sistema cordar, no se logran las reducciones de
administrativo, si contemplan nuestro inau- costo previstas en los planes quinquenales.
dito burocratismo, las increíbles trifulcas El problema de la productividad no es
antes de llegar a cualquier acuerdo, verán bien recogido por la estadística oficial. En
que hay que desesperarse”. [Löwy,1973 ello, operan diversos factores. Uno, no se
;324] imputan los problemas de la calidad ni, en
Un cuarto problema tiene que ver con la general, del alto desperdicio de materias
calidad de la producción. Esta, sufre un primas y bienes intermedios. Si esto se
deterioro inmenso: “en muchas ramas de la hiciera, de seguro obtendríamos cifras bas-
industria ligera el descenso en la calidad de tante más bajas en los niveles de produc-
la producción ha llegado al punto en que la ción. Dos, se presentan serios problemas
utilidad para los consumidores de un volu- por la evolución de los precios relativos.
men cada vez mayor de producción no Estos, por el mismo violento cambio estruc-
aumenta ya, sino disminuye”.34 El Pravda, tural que está sufriendo la economía, expe-
a su vez, escribe: “en los talleres Stranko- rimentan cambios sustantivos. Emerge en-
met de Moscú, los artículos echados a tonces el consabido problema de cómo
perder en el moldeado llegan al 26.5 por operar con los índices de cantidad: ¿Laspe-
ciento, en los vaciados se pierde el 38 por yres? ¿Paasche? El hecho es que cuales-
ciento y en la fundición de tornos más del 50 quier cambio de base en los precios que se
por ciento (...) La planta de maquinaria usan como factor de ponderación da lugar
agrícola de Rostov declara que de 10884 a muy fuertes variaciones en el movimiento
‘galla’ para máquinas combinadas recibi- del quantum. La estadística oficial soviética
das por la planta, 2780, es decir el 25 por para la época, suele usar una base de
ciento, resultaron inútiles”.35 precios de 1926-27 y, con ello, eleva fuerte-
La resultante es clara: pese al duro mente la ponderación de la industria pesa-
esfuerzo de acumulación y al consiguiente da. Los analistas estadounidenses, como
aumento en la densidad de capital, la pro- Abraham Bergson, usan 1937 y con ello,
ductividad efectiva del trabajo crece muy manejan una ponderación más baja. Los
poco. Se trata, en consecuencia, de una resultados son diametralmente opuestos.
reproducción ampliada de corte básica- Por ejemplo, Bergson estima un crecimien-
mente extensivo. Pero no por la naturaleza to del 11.4 por ciento anual del PIB entre
1928 y 1937 usando un Laspeyres y un 4.9
por ciento si usa un Paasche. [Bergson,
34
Torgovo- promyshlennaya Gazeta (Boletín 1961; 180] Tres, casi siempre el cómputo de
comercial-industrial), 24/9/1930. Citado por Baykov
[1948; 167].
la producción se hace en términos del valor
35
Pravda, 4/2/1934. Citado por Baykov [1948; bruto de la producción, un indicador que no
194]. siempre es el más adecuado para medir la
48 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

productividad. Cuatro, en el caso de esta- que los datos ocupacionales suelen ser más
dísticas agregadas, nos encontramos con el confiables.
“efecto desplazamiento”. Es decir, pudiera Haciendo 1928=100, tenemos para 1940
ser que, vg., ni en la industria ni en la un índice igual a 422.4. O sea, en el período
agricultura se modifique la productividad. la expansión del empleo industrial fue de un
Pero si parte de la ocupación se traslada 322 por ciento, lo que es equivalente a una
desde la agricultura hacia la industria (don- tasa media anual de 12.8 por ciento. Estas
de la productividad es mayor), la producti- son las cifras que pasamos a manejar. Y las
vidad promedia de la economía sí se eleva- cotejamos con tres alternativas de creci-
rá. De igual modo, al interior de la industria miento de la producción.
puede suceder algo análogo entre los secto- Si aceptamos el dato oficial sobre la
res I (medios de producción) y II (bienes de evolución de la producción bruta industrial,
consumo). Cinco, en ocasiones se propor- tenemos una elevación del 555 por ciento en
ciona sin ninguna explicación un dato que es el período. Luego, despejamos la variación
dudoso o claramente inconsistente. implícita en la productividad obteniendo un
En términos generales, hay suficientes 54 por ciento de aumento. Lo cual, equivale
elementos de juicio como para pensar que a una tasa media anual del 3.66 por ciento.
en la estadística oficial del período se da una Se trata de un ritmo muy inferior al oficial
sobrevaluación del crecimiento de la pro- pero que, en todo caso, es aceptable.
ducción y, por ende, de los niveles que Como ya hemos señalado, las estadísti-
alcanza la productividad del trabajo. cas oficiales sobre la evolución de la pro-
Por su impacto en la evolución del sala- ducción bruta despiertan dudas y se suele
rio real, conviene insistir en el problema de pensar que existe una sobrevaluación no
la productividad. Si aceptamos las cifras menor en ellas. Pasamos, entonces, a utili-
oficiales sobre productividad y producción, zar las estimaciones de autores estadouni-
tendríamos que el empleo industrial se ha- denses. 36 En los dos casos que manejamos,
bría elevado en un 110 por ciento entre 1928 nos encontramos con que la productividad
y 1940. La misma fuente señala que en tal del trabajo habría descendido en el período.
período, el total de obreros y empleados (a Los resultados se muestran en el Cuadro 6.
nivel de la economía en su conjunto) se Por cierto, ninguna alternativa es com-
habría expandido en un 200 por ciento pletamente segura. Pero todo parece indi-
[Anuario, 1979; 31]. Pero aceptar que, en car que el comportamiento de la productivi-
este período, el empleo industrial creció dad en el período que nos preocupa ha sido
menos que el global, es completamente muy deficiente. En términos muy gruesos,
descabellado. si suponemos que se dio un estancamiento
La misma fuente oficial señala que en
1940 el total de obreros y empleados ocupa-
36
dos en la industria alcanzó a 13.079 millo- Para el VBP industrial usamos Paul Gregory y
nes. Otro texto oficial, indica que en 1928 el Robert Stuart, “Soviet Economic: Structure and Per-
formance”, Harper and Row, N. York, 1981. Estos
número de ocupados llagaba 3.096 millo- autores se apoyan en Bergson [1961]. Para el valor
nes. [Vinogradov, 1977; 124]. Agreguemos agregado, Gur Ofer [1987].
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 49

o cierta caída, es probable que no andemos “plusvalía relativa” no funciona con la fuer-
muy equivocados. Y si así son las cosas, za suficiente, el costo de la mayor acumu-
tenemos que el impacto sobre la evolución lación necesariamente debe recaer en el
de los salarios de este comportamiento nivel de vida de obreros y campesinos.
tiene que haber sido muy negativo. De Desembocamos, por lo tanto, en una distri-
hecho, nos encontramos con un “techo que bución del ingreso notoriamente más
se empieza a caer” sobre la cabeza de los regresiva. Peor aún, con una caída abso-
trabajadores. luta en los niveles de vida de la gran masa
La secuencia causal más gruesa que se de la población.
va poniendo en operación sería: a) muy Según Smilga, en un discurso de 1926
altos ritmos de acumulación; b) un creci- ante la Academia Comunista, haciendo el
miento de la productividad que es lento salario real industrial igual a 100 en 1913,
(cuando no negativo); c) distribución del habría llegado a un nivel igual 91 en 1926.
ingreso más regresiva. Arribamos enton- En 1927 parece darse algún aumento y en
ces a nuestro segundo juego de considera- 1928 un nuevo retroceso. Luego, entre
ciones, las que se refieren a la norma 1928 y 1932 (años del Primer Plan Quin-
distributiva puesta en juego por el mo- quenal), el salario real habría caído en un 12
delo. por ciento.[Curr y Davies, 1980; Cap. 19] O
El gran esfuerzo de acumulación combi- sea, hacia 1932, se habría ubicado entre un
nada con una productividad que no crece 20-15 por ciento por debajo de los niveles
muy rápido, da lugar a que las presiones de preguerra. Y nada hay que nos hable de
contra obreros y campesinos se multipli- una recuperación sustancial en el siguiente
quen. Es decir, como el mecanismo de la quinquenio. Lo cual, tratándose de un Esta-

CUADRO 6
ESTIMACIONES SOBRE EL COMPORTAMIENTO DE LA PRODUCTIVIDAD, 1928-1940.

Variables 1928 1940 Tma


1. Ocupación
100.0 422.4 12.8%
Producción
2. Variante 1 (Producción bruta) (*) 100.0 650.0 16.9%
3. Variante 2 (Producción bruta) (**) 100.0 361.4 11.3%
4. Variante 3 (Valor agregado)(***) 100.0 287.5 9.2%

Productividad del trabajo


5. Variante 1 (2 / 1) 100.0 154.0 3.7%
6. Variante 2 (3 / 1) 100.0 85.6 - 1.3%
7. Variante 3 (4 / 1) 100.0 68.1 - 3.2%

(*) Valor bruto de la producción [Anuario].


(**) Valor Bruto de la producción. [Gregory y Stuart, 1981].
(***) Valor Agregado. [Ofer, 1987]
Tma= tasa media anual de crecimiento.
50 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

do “obrero”, resulta bastante “singular”. una hambruna generalizada. Se estima que


Conviene agregar y subrayar: como el sala- por la fecha mueren alrededor de cinco
rio industrial siguió siendo bastante superior millones de campesinos. [Gregory y Stuart,
a su equivalente agrario, la migración del 1981; 105] Otro autor, apunta que la colec-
campo a la ciudad implicaba un importante tivización provocó la muerte de 3.5 millones
aumento en el nivel de vida para el trabaja- de campesinos, que otros 3.5 millones fue-
dor.37 Y como el crecimiento del empleo ron confinados a trabajos forzados y otros
urbano-industrial fue bastante elevado, nos 3.5 millones fueron reubicados geográfica-
encontramos con toda una nueva camada mente.39
de obreros, que provenían del campo y que, Resumamos: el crecimiento de la pro-
en términos de ingreso, tenían buenas razo- ductividad resulta no sólo bastante inferior
nes para estar relativamente satisfechos.38 al pronosticado. Muy probablemente, cayó
En el campo, la colectivización forzada su nivel en términos absolutos. Lo cual,
engendra resultados dramáticos. La pro- decuplica las presiones por una distribución
ducción bruta del sector agropecuario cae más regresiva. En corto: el mayor peso del
de 100 en 1928 a 81 en 1933. La catástrofe esfuerzo recae en los trabajadores industria-
mayor se da en el sector pecuario en que la les y, muy especialmente, en los campesinos.
producción bruta, entre 1928 y 1933 se Las implicaciones políticas de semejan-
reduce a la mitad [Gregory y Stuart, 1981; te evolución de la economía fueron mayo-
105]. En cuanto al ingreso per-cápita, evo- res. Las pasamos a examinar en el siguiente
luciona como sigue[Jasny, 1962; 107]: apartado.

1928 100 c) Las consecuencias políticas.


1932-33 53 Este es de seguro el punto más decisivo y
1936 60 cargado de consecuencias. Por su misma
1937 81 complejidad, amerita un tratamiento más
1938 63 detallado que el que aquí podemos hacer.
Por ello, le hemos dedicado un ensayo
En 1932-33, la situación se traduce en aparte [Valenzuela; 2001]. De momento,
nos bastará pasar a señalar las consecuen-
37
Se estima que en 1928 el salario medio agrícola cias más gruesas de los procesos que he-
fue de 313 rublos, entretanto el salario medio indus- mos venido analizando. Es decir, se trata de
trial habría sido de 823 rublos. [Bettelheim, 1979a; indicar lo que provocó, en el plano social y
270].
38
Este sector, con seguridad, conformó la mayor político, el despliegue de las políticas estali-
parte de la base social de apoyo manejada por Stalin. neanas. En especial, las que tienen que ver
Refiriéndose a los antiguos y nuevos obreros (Bujarin con el tremendo esfuerzo de acumulación,
hablaba de “masas campesinas proletarizadas”) un con el tipo o modelo de industrialización,
observador de la época apunta que “estos dos traba- abrumadoramente favorable a la industria
jadores aún trabajando codo a codo en la misma
empresa, son seguramente portavoces y representan-
39
tes de dos grupos sociales diferentes”. [Carr y Davies, Lazar Volin, “A century of Russian agricultu-
1980; 494]. re”, [Gregory y Stuart, 1981; 104].
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 51

pesada y, finalmente, con el proceso de der con métodos coactivos abiertos. Con
colectivización forzada del agro soviético. bastante exactitud, Bujarin hablaba de “ex-
El primer punto a subrayar se refiere a plotación militar-feudal de los campesi-
la colectivización forzada del agro y sus nos”. Adviértase además: se trataba de un
consecuencias. sector de la población absolutamente ma-
Más allá de las muy hipócritas declara- yoritario, que abarcaba casi tres cuartas
ciones oficiales, la colectivización provocó partes de la población total.40 Por lo mismo,
una repulsa generalizada. En realidad, fue esa explotación y esa coacción extremas,
una auténtica guerra civil la que se desplegó necesariamente tenían que pasar a per-
en las aldeas rusas. El Estado aplicó una mear al conjunto de la sociedad soviética.
represión durísima y los campesinos se Esta, en consecuencia, asume el gris tono
rebelaban, se desataban batallas campales de las dictaduras abiertas. 41
e insurrecciones masivas no menores. De Un segundo y muy decisivo punto se
modo análogo, ante la impotencia, optaban refiere al impacto de estos procesos sobre
por destruir sus aperos, matar el ganado, la clase obrera.
incendiar los campos. Según Cohen, “las En las ciudades, la disponibilidad de
cifras publicadas en 1934 revelaban que alimentos se recortó dramáticamente. Por
habían perecido más de la mitad de los 33
millones de caballos, 70 millones de vacas, 40
Hay un punto que se debe subrayar. Detrás de
26 millones de cerdos y dos tercios de los estas decisiones siempre estaba el peligro de una
146 millones de ovejas y cabras que tenía el agresión externa y la consiguiente necesidad de desa-
país”. [Cohen, 1967; 487] En breve, el rrollar una fuerte industria militar. Como hemos visto,
capital fijo agrario recibió un golpe durísi- se justificó la colectivización forzada del agro con
mo. Mucho más grave fue el costo humano: cargo a las exigencias de un proceso de industrializa-
ción ultraacelerado. Lo que Stalin y su fracción jamás
“informes de primera mano hablan de al- advirtió fue la necesidad de apoyo popular para
deas abandonadas, casas quemadas, ca- repeler eventuales agresiones. O sea, terminó cam-
rros transportando deportados hacia el nor- biando artefactos militares por gente pues pensaba
te, hordas errantes de campesinos mendi- que en las guerras son las armas las que deciden todo
cantes, hambrientos, incidentes de caniba- y no la disposición de las clases en juego. Se trata,
también aquí, de otra muestra de la inveterada descon-
lismo y cuerpos abandonados de hombres, fianza de Stalin y su grupo en los sectores populares.
mujeres y niños; en resumen, un campo Pero la repulsa campesina fue tan grande que cuando
destrozado, totalmente derrotado. Al me- tiene lugar la agresión e invasión alemana a la URSS,
nos 10 millones de campesinos, y tal vez los campesinos recibían, inicialmente, a los alemanes
más, murieron a consecuencia de la colec- como sus liberadores. Esto puede parecer increíble
pero es un dato registrado amén de masivo.
tivización, la mitad de ellos durante el ham- 41
Es decir, regímenes en que la ley (si existe) no
bre impuesta sobre ellos en 1932-3.” [Co- es respetada, el poder se ejerce en términos discrecio-
hen, 1967; 488] nales y arbitrarios y la violencia desde arriba es
Como es obvio, la famosa “smychka” generalizada. Como sabemos, en ocasiones la forma es
(alianza) quedaba completamente destrui- democrática (la ley existe y se respeta y la coacción
sólo se aplica a los que no la respetan) aunque el
da. Los campesinos se transformaban en contenido sigue siendo dictatorial. Esto es lo propio
una clase ultraexplotada y sometida al po- de los regímenes demoburgueses.
52 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

lo mismo, las presiones en contra de los Ucrania y los Urales, se sustituyó entre el
salarios reales se decuplicaron. Tomski, el 78 y el 85 por ciento de sus miembros”.
jefe de los sindicatos, resaltaba que los [Cohen, 1967; 460]
“sindicatos existen para servir a las masas El problema no sólo reside en la caída de
trabajadoras” y rechazó con firmeza los los salarios reales. Junto a ello y jugando un
propósitos de Stalin y su fracción. Se daba rol más importante aunque menos visible,
perfecta cuenta que ante tales metas la está la definitiva cancelación de los propó-
clase obrera se vería violentamente afecta- sitos por impulsar la democracia obrera
da. Se le acusó de practicar un “sindicalis- fabril (las nociones de consejos obreros de
mo estrecho”, de “tradeunionista” y de fábrica se tornan sospechosos), por cam-
apolítico. En la nueva concepción, los sindi- biar la división del trabajo y el estilo de
catos deberían ponerse al servicio de la organización heredados del capitalismo.
ampliación de la producción. Muy en espe- Todo ello, es violentamente rechazado y,
cial, contribuyendo a elevar la intensidad por el contrario, se impulsan las técnicas
media del trabajo, a respetar la dirección tayloristas menos refinadas, el despotismo
unipersonal despótica y a evitar “sesgos” fabril y la continua redefinición de las nor-
anarquistas, “ultraizquierdistas” y demás. mas de trabajo hacia arriba. En suma, se
Con métodos totalmente arbitrarios, Toms- reproduce por completo la estructura social
ki y el grueso de la dirigencia sindical fueron (i.e. su red de relaciones sociales) de la
destituidos en 1929. Kaganóvich, aceptó fábrica capitalista, aunque ahora revestida
con brutal cinismo: “podría decirse que fue con una forma de propiedad estatal. El
una violación de la democracia proletaria; fetiche que se despliega es muy claro:
pero, camaradas, se sabe desde hace tiem- primero se confunde o más bien reemplaza
po que la democracia no es ningún fetiche la forma jurídica con el fenómeno real de la
para nosotros los bolcheviques”. [Cohen, propiedad. Luego, se pasa a establecer la
1967; 429] El punto es muy claro y sugeren- ecuación propiedad estatal = propiedad so-
te: se parte de la denuncia marxista sobre la cialista. Y esto, así sea que para nada se
hipocresía y falsedad de la democracia toma en cuenta la voluntad del colectivo
burguesa, algo del todo correcto, para des- obrero.
pués justificar los atentados contra la demo- Consecutivamente, tenemos que. 1) se
cracia proletaria. En corto: la efectiva dic- rompe el nexo o ligazón del Partido con la
tadura que supone el Estado burgués, me clase. Se produce un movimiento de sepa-
sirve para justificar la dictadura de “mi ración y distanciamiento entre el partido
Estado” en contra de la clase obrera. Con y la clase, o sea, un proceso de burocrati-
esta declaración, uno puede decir: “a confe- zación. 2) Por lo mismo, tenemos que el
sión de partes, relevo de pruebas”. Como partido deja de recoger, reconocer e inter-
señala Cohen, la resistencia obrera fue pretar-sintetizar la voluntad de la clase: se
importante: “su amplitud puede juzgarse por tapan o rompen los canales que posibilitan
la reconstitución general de los comités de esta comunicación. Y así como no fluye la
fábrica en 1929-30: en los principales cen- información verídica desde abajo, el flujo
tros industriales de Moscú, Leningrado, político que va desde lo alto hacia lo bajo (de
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 53

la dirección a las bases) ya no es una una nueva versión (¿”proletaria”?) del des-
orientación o dirección política sino una potismo ilustrado, aunque a juzgar por la
orden administrativa, despótico-autoritaria. experiencia conocida, hubo más despotis-
Se obedece por oportunismo y miedo, no mo que ilustración en el manejo de tal
por convicción. dogma. Como bien se preguntaba un dubi-
En este proceso hay dos principios ideo- tativo Bujarin (esa especie de Hamlet de los
lógicos que funcionan como un verdadero bolcheviques): “a veces temo que la lucha
dogma y que contribuyen a consolidar el sea tan enconada y tan larga que pueda ser
proceso. Primero, la idea de que el Partido pisoteada toda la cultura europea”. 43
representa la vanguardia lúcida de la clase. En este contexto, dada la separación, el
Este principio (que en sí mismo puede ser partido pasa a imponer, no a proponer sus
acertado), se pasa luego a interpretar, con directivas. Es decir, se manifiesta una clara
una extrapolación bastante abusiva, en el disociación de voluntades, la del partido y la
sentido de que “el Partido siempre tiene la de la clase. La coacción, por ende, no sólo
razón”, que nunca se equivoca. El punto se aplica contra los campesinos. También
llega a ser patético: la misma experiencia contra la clase obrera. La que se supone es
histórica señala una y otra vez un sinnúmero el pilar y fundamento del “nuevo” Estado.
de equivocaciones, casi todas las discusio- La lógica del proceso no termina en lo
nes giran en torno a “errores”, “desviacio- señalado. De manera inevitable se avanza
nes” y demás. No obstante, se insiste en el a un tercer momento que se despliega al
dogma: el partido siempre tiene la razón.42 interior del partido. En éste se comienza
Es decir, es sólo el Partido el que define los a dar una creciente disociación entre la
“verdaderos” intereses, de conjunto y de dirección, los cuadros intermedios y las
largo plazo, de la clase: algo así como un bases. El principio del centralismo demo-
papá que le dice al hijo lo que debe o no debe crático se metamorfosea en “centralismo
hacer. Segundo, a partir de lo anterior, se burocrático”: las órdenes sólo van desde
sostiene que la vanguardia tiene el derecho arriba hacia abajo y aquello del “mandar
de reprimir a su retaguardia si ésta no obedeciendo” se transforma en un puro
entiende y rechaza las directrices partida- mito. De hecho, la obediencia ciega se
rias: la “verdad” de la clase, se le impone a transforma en un valor a difundir, en lo
la clase a punta de patadas. Es nada menos propio del buen militante comunista. Carr es
que Bujarin, tal vez el menos troglodita de la muy preciso al respecto: “según el partido
alta dirigencia, el que escribe que “la coer- fue avanzando cada vez más de prisa por el
ción puede ejercerse también en contra del pedregoso camino de la industrialización y
proletariado, porque en ocasiones la van- de la inexorable presión sobre todos los
guardia presiona sobre su retaguardia”. sectores de la población necesaria para
[Bujarin, 1971a; 123] Se podría pensar en lograrla, las relaciones entre los órganos
directivos del partido y sus miembros fue-
42
En el caso de Trotski, esta apreciación (textual
43
en 1924) resulta patética y lo llevó, directamente, a su Según Arthur Ransome, “Russia in 1919”,
peor derrota política. Londres, 1920. Citado por Cohen [1976; 143].
54 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

ron ajustándose al modelo de órdenes desde 1934 fueron arrestados y la mayoría de ellos
arriba y obedeciendo incondicional desde fusilados; 110 de los 139 miembros del
abajo y, cuando junto con la base del partido Comité Central de 1934 fueron ejecutados
se movilizó para esta gigantesca tarea a o impulsados a suicidarse”.[Cohen, 1967;
toda la población, la dictadura de la organi- 490]
zación del partido terminó cuajando en la Arribamos, por lo tanto, a un régimen de
dictadura del dirigente único”. [Carr, 1983; terror generalizado.44 Como declarara Bu-
140] jarin en su “juicio” póstumo: “es la NKVD
En este contexto, ya al interior del par- y no el partido la que gobierna hoy al país”. 45
tido, el que no está con la alta dirección se Y, por cierto, manejando todos los hilos, la
transforma no en un oponente político sino voluntad del “supremo líder”. Como vemos,
en un puro y simple “enemigo del pueblo”, la lógica de la coacción burocrática desem-
en “agente del enemigo” etc. Y toda esa boca en una organización de tipo militar que
clase de adjetivos repelentes que populari- es casi perfecta: las órdenes vienen desde
zara el tristemente célebre Vishinsky. Aun- arriba, desde la “personalidad suprema”. Y
que no se trata de simples adjetivos. Se el que contra ellas se rebela, debe desapa-
empieza con ellos, se sigue con las expulsio- recer.
nes y degradaciones políticas y morales. Se
desemboca, en los fusilamientos y oscuros 44
La represión avanza hasta el círculo íntimo de
asesinatos. Los datos no mienten: en la Stalin, su secretario personal por 20 años, su jefe de
purga de 1936-1939, “fueron detenidos al seguridad,etc. Peor aún, aniquila casi por completo a
menos 7-8 millones de personas, de los que su misma familia. Abel Enukidze, amigo de la infancia
unos tres millones murieron fusilados o a y padrino de Nadia, su segunda esposa, es fusilado en
1937. Alexander (Aliosha), hermano de su primera
causa de los malos tratos. La población de esposa, es fusilado en 1941. María, esposa de Aliosha
las prisiones y los campos de concentración y Marikó, hermana de su primera esposa, son fusila-
en lugares remotos aumentó a nueve millo- das en 1942. Pavel, hermano de Nadia su segunda
nes de detenidos a fines de 1939 (compara- esposa, muere en1938, al parecer envenenado. Stanis-
dos con los 30 mil de 1928 y los cinco lav Redens, esposo de Ana, hermana de Nadia, es
encarcelado en 1938 y fusilado en 1940. Ana más
millones de 1933-5). Una de cada dos fami- Eugenia (esposa de Pavel y al parecer amante de Stalin
lias tuvo una víctima. Fueron diezmadas por algún tiempo), más Kira (hija de Eugenia y Pavel)
todas las élites, políticas, económicas, mili- son detenidas en 1947 y salen liberadas luego de la
tares, intelectuales y culturales”. En el seno muerte de Stalin. Curiosamente, la mayoría de los
del partido Comunista, la situación, si cabe, sobrevivientes le atribuían la culpa más a los ayudan-
tes de Stalin (a Beria en especial) que al mismo “gran
fue peor. “De sus 2,8 millones de miembros jefe”. Incluso, parecen haberle conservado un gran
en 1934, al menos un millón, antiestalinistas afecto. Esta actitud, bastante curiosa, no es privativa
y estalinistas, fueron arrestados y dos ter- de la familia. Buena parte del pueblo ruso, junto con
cios de ellos fusilados. Se destruyó su vieja temerle le manifestaba una completa y literal idolatría.
dirección, de la cabeza a los pies: desapare- Se trata de un fenómeno a indagar en otra ocasión.
Sobre el tema ver Lilly Marcou [1997]. También la
cieron comités enteros a nivel local, regio- famosa biografía de Isaac Deustcher [1969].
nal y republicano; mil 108 de los mil 996 45
Según A. Uralov, “The reign of Stalin”, Lon-
delegados al XVII Congreso del Partido de dres, 1953. Citado en Cohen [1967; 537].
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 55

Bajo tales condiciones, ¿se puede hablar dad a los asuntos públicos y políticos. Y
de socialismo? también de subordinación pasiva al Poder.
Pensamos que no. Primero, porque la En un sentido muy fuerte, es una respuesta
clase obrera queda completamente ausente de sobrevivencia casi instintiva, casi pura-
del poder económico. No es ella la que toma mente física. Bastante frecuente, por lo
las decisiones económicas fundamentales demás, en las sociedades sometidas a regí-
como cuánto consumir, cuánto acumular, menes dictatoriales.
qué tipo de sectores desarrollar de modo ¿Cómo pudo desarrollarse un proceso
preferente, etc. Segundo, porque también como el descrito? Es decir, ¿por qué fraca-
queda desligada del poder político. A la só la primera y gran experiencia de cons-
clase nunca se le consultó y ni siquiera se le trucción de un régimen socialista? Los fac-
informaba sobre las grandes discusiones. tores causales más inmediatos y directos,
Decisiones vitales como las de la colectivi- son los que hemos venido examinando a lo
zación forzada o como las de marginar o largo de este ensayo. Pero el tema exige
expulsar a los mayores dirigentes (Bujarin, una nueva aproximación, a efectuar en otro
Trotski, Rikov, Kámenev, Zinoviev), se to- ensayo. Además, ¿era posible otra ruta
maban entre cuatro paredes y luego, sim- estratégica? ¿Cuál? ¿Acaso la ruta de la
plemente se publicaban y, por lo común, un NEP? ¿Pudo preservar esa ruta el proyecto
buen tiempo después de decididas. Entre- socialista?
tanto, se seguía hablando de la “monolítica Finalmente, ¿cuál fue la naturaleza so-
unidad” del Politburó, del Comité Central y cioeconómica del régimen encabezado por
demás. El Partido, ya desde la discusión de Stalin? Es decir, del existente en la URSS
Lenin con la “oposición de izquierda”,46 desde el inicio de los años treinta hasta
empezó a ocultar sus desavenencias y a aproximadamente los ochenta del siglo XX.
impedir las opiniones contrapuestas a la Si no era socialista, ¿cómo caracterizarlo?
dirección. No se discute de cara al pueblo y También éste, es un tema que dejamos
éste, mal podía participar y, por lo mismo, pendiente.
mal podía aprender a moverse en los juegos De momento, y ya para terminar, quisié-
y luchas políticos. De hecho, termina el ramos recordar algunos apuntes de Bujarin.
pueblo desarrollando una actitud de ajeni- Para éste, existía un gran temor: que “el
atraso cultural de las masas trabajadoras
permitiera el desarrollo de una clase nueva.
46
Las “respuestas” de Lenin a la oposición de Si los estratos avanzados del proletariado
izquierda fueron simples rabietas de alguien que no
deseaba pensar ni discutir sobre los temas que se le
(sus cuadros dirigentes) habían de ‘alienar-
planteaban. Lenin, por la época, estaba demasiado se de las masas’ y ser ‘asimilados’ a las
preocupado por la debacle productiva y de organiza- élites administrativas dominantes, podían
ción, por la tremenda incapacidad de los cuadros y de entonces fundirse en una casta monopolista
la clase obrera en llevar adelante las tareas de recons- y privilegiada y juntos ‘transformarse en el
trucción. La preocupación era justa pero no justifica-
ba el trato que le dio a los opositores: no a la discusión
embrión de una nueva clase dirigente’”
y sí a las amenazas de expulsión. Muy caro se pagaría [Cohen, 1967; 203]. En 1928 imaginó la
más adelante esa actitud. posibilidad de “una economía planificada,
56 JOSÉ VALENZUELA FEIJÓO

una distribución organizada no sólo en rela- ducción de mercancías desaparecería, pero


ción con los vínculos y las interrelaciones con mayor razón tampoco sería socialismo,
entre las diversas ramas de la producción, por el hecho de que la dominación de una
sino también en relación con el consumo. El clase sobre otra sería mantenida y aún
esclavo de esta sociedad recibe su parte de agravada. Una estructura económica de esta
provisiones, de los bienes que constituyen el clase recordaría mucho más una economía
producto del trabajo general. Cabe que cerrada de esclavizadores sin que existiera
reciba muy poco, pero a pesar de eso no mercado de esclavos” [Bujarin, 1979; 224].
habrá crisis”.47 En otro texto previo, de Como se sabe, en materias de táctica política,
1915, se imagina un posible trust único que el joven dirigente bolchevique fue más o
suprima el “carácter mercantil de la pro- menos torpe. Pero en materia de visión teles-
ducción”. En este caso, no se podría ya cópica, de largo plazo, como podemos cons-
hablar de capitalismo,”puesto que la pro- tatar en las citas previas, fue sin dudas el más
notable de todos los bolcheviques.
47
Bujarin, “O nekatori vaprosaj iz pervoi chasti
proekta programii K.I.” citado por Cohen [1967; 49].

BIBLIOGRAFÍA

Anuario (1979) “Narodnie Joziaistva SSSR v 1978. 1929)”, Vol. II. Alianza edit., Madrid.
Moscú. — (1998) “La revolución rusa: de Lenin a Stalin, 1917-
Baykov, Alexander (1948) “Historia de la economía 1929”. Edic. Altaya, Barcelona.
soviética”. FCE, México. Cohen, Stephen F. (1967) “Bujarin y la revolución
Bettelheim, Ch. bolchevique”. Siglo XXI , Madrid.
— (1979) “Las luchas de clases en la URSS. Segundo Colectivo de autores, (1976) “Istoria Sotzialisticheskoi
período: 1923-1930”; Siglo XXI edits. México. ekonomiki SSSR”, Tomo 3. Edit. Nauka, Moscú.
— (1979a) “Las luchas de clases en la URSS. Segundo Deustcher, Isaac (1969) “Stalin. Biografía política”,
período: 1923-1930”; Tomo 2, Siglo XXI edits. ERA, México.
México. Dobb, M. (1972) “El desarrollo de la economía
Bergson, A. (1961) “The real national income of soviética desde 1917”. Edit. Tecnos, Madrid.
Soviet Russia since 1928”. Harvard University Domar, Evsey (1978) “Un modelo soviético de
Press, Cambridge. crecimiento”, en Nove y Nutti edits., “Teoría
Bujarin, N. económica del socialismo”, FCE, México.
— (1971a) “Crítica de la plataforma económica de la Erlich, Alexander (1960) “The soviet industrialization
oposición”, en Bujarin y Preobrallenski, “La debate, 1924-1928”, Harvard University Press,
acumulación socialista”. Madrid Cambridge, Mass. .
— (1979) “La economía mundial y el Fedorenko (Colectivo de autores), (1976) “Istoria
imperialismo”,(notas). Pasado y Presente Sotzialisticheskoi ekonomiki SSSR”, Tomo 2.
Carr E. y R.W. Davies, (1980) “Bases de una economía Edit. Nauka, Moscú.
planificada (1926-1929)”, Vol. I, 2° parte. Alianza Gregory, Paul y Robert Stuart, (1981)“Soviet
edit., Madrid Economic: Structure and Performance”, Harper
Carr, E. H. and Row, N. York.
— (1983) “Bases de una economía planificada (1926- Grosskopf, Sigrid (1983) “La alianza obrero campesina
DE LA NEP A LA ACUMULACIÓN ACELERADA 57

en la URSS”. FCE, México. XXV, december.


Jasny, Naum (1962) “Essays on the Soviet Economy”. Preobrallensky, E. (1971) “La nueva economía”.
Praeger, N. York. Edic. ERA, México.
Lenin, V. I. Preobrallenski, (1971a) «De lo nuevo sobre la
— (1973) “Sobre el impuesto en especie”, en Obras acumulación socialista», en Bujarin y Preobrallenski,
Escogidas, Tomo 3, pág. 613. Edit. Progreso, «La acumulación socialista», Madrid
Moscú. Shanin, Teodor (1983) “La clase incómoda”. Alianza
— (1974a) Informe al X Congreso del PC (b), 15/3/ editorial, Madrid.
1921; en Ob. Escog., Tomo 3. Edit. Progreso , Stalin, J. V.
Moscú. — (1977) “Las tareas de los dirigentes de la economía”,
— (1974b)»Informe al VIII Congreso de los Soviets en Stalin, “Cuestiones del leninismo”. Edic. en
de toda Rusia»; en Obras Escogidas, Tomo 3. Lenguas Extranjeras, Pekín.
Edit. Progreso , Moscú. — (1977a) “Cuestiones del leninismo”. Edic. en
— (1974c) Informe al XI Congreso del PC (b), 27/3/ Lenguas Extranjeras, Pekín.
1922; en Ob. Escog., Tomo 3. Edit. Progreso , — (1977b). “En torno a las cuestiones de la política
Moscú. agraria de la URSS”, en Stalin, “Cuestiones del
— (s/f)“Discursos pronunciados en los Congresos leninismo”. Edic. en Lenguas Extranjeras, Pekín.
del Partido (1918-1922)”. Edit. Progreso, Moscú. Trotsky, Leon (1973) “La era de la revolución
Löwy, A. G. (1973) “El comunismo de Bujarin”. Ed. permanente” (antología de textos). Juan Pablos
Grijalbo, Barcelona, España. Editor, México.
Marcou, Lilly (1968) “Stalin.La vida privada” , Espasa Trotski, N. Bujarin L. y G. Zinoviev, (1976) “El gran
Calpe, Madrid. debate”, Tomo I, “La revolución permanente”;
Marx, C. (1973) El Capital, tomo 3. FCE, México. Siglo XXI, Madrid.
Nove, A. (1973) “Historia económica de la Unión Valenzuela, José (2001) “¿Del subdesarrollo al
Soviética”. Alianza Universidad, Madrid. socialismo?”, UAM-I, Documento de trabajo.
Ofer, Gur (1987) “Soviet Economic Growth: 1928- Vinogradov, (1977) “Istoria sotzialísticheskoi
1985”, en Journal of Economic Literature, Vol ekonomiki SSSR”, Tomo 3. Moscú.