Está en la página 1de 2

Ensayo Expositivo

¨Las pasiones humanas¨

El presente ensayo habla sobre las pasiones humanas, aquellos afectos, emociones o
impulsos de la sensibilidad, componentes naturales de la psicología humana, que inclinan a
obrar o a no obrar, en vista de lo que se percibe como bueno o como malo. Las pasiones se
distinguen de las emociones y sentimientos por tener mayor intensidad y mayor duración,
dándole a la persona que las experimenta la sensación de ser dominado por ellas. En términos
generales, se las puede clasificar dentro de dos grupos, cada uno de ellos con características
propias: pasiones de auto conservación y pasiones de autorrealización.

Entonces, de manera más precisa, se puede definir a las pasiones como la inclinación
impetuosa de la persona hacia lo que desea. Una emoción fuerte y continua que domina la
razón y orienta la conducta humana. Las pasiones se caracterizan porque no quitan el
conocimiento, es decir, a la pasión no se le califica intelectualmente, el apasionamiento
supone la fuerte concentración de la persona hacia otras; las pasiones a su vez influyen en el
entendimiento y la voluntad de la persona, interviniendo así en el modo de valorar las cosas;
y por último, si no se las controla e interpreta de manera adecuada pueden llegar a tener
tendencias obsesivas y adictivas.

Las pasiones de auto conservación son las energías que nos ayudan a lograr la protección de
nuestra vida física y nuestra conservación como especie humana. Dentro de éste grupo de
pasiones encontramos: el deseo de descanso que es la tendencia a recuperar nuestras
fuerzas, el deseo sexual que es el impulso hacia las personas del sexo complementario para
la conservación de la especie, el hambre que es la tendencia a la propia conservación por la
alimentación y la sed que es la tendencia a la propia conservación por la bebida. Es importante
saber distinguir entre pasión y adicción, sin un equilibrio adecuado las pasiones nombradas
anteriormente pueden resultar en pereza, erotismo, gula y embriaguez, respectivamente.

Las pasiones de autorrealización son las energías que nos ayudan a conseguir la protección
de nuestra vida psíquica, es decir, el sano fortalecimiento interno de nuestra propia
personalidad. Dentro de éste grupo de pasiones encontramos: el deseo de amar y ser amado,
sabiendo que sin equilibrio puede convertirse en envidia o celos, la valentía que sin equilibrio
puede transformarse en temeridad, el sentimiento de rechazo hacia algo o alguien, sabiendo
que sin equilibrio puede convertirse en odio, el orgullo que sin equilibrio se puede convertir
en soberbia y el deseo de justicia, que sin un equilibrio adecuado puede llevar a la ira.

En conclusión, podemos decir que las pasiones son la energía de las personas, aquella energía
que lleva a la persona a actuar de cierta o tal manera, y esa energía que necesita medidas de
control, una pasión descontrolada puede llegar a ser muy nociva. Las pasiones no pueden ser
evitadas pero sí se puede canalizar su fuerza para el bien de la persona humana, resulta
fundamental el no dejarse dominar por las pasiones y mantener siempre claro las realidades
de la vida diaria, porque las pasiones son de naturaleza afectiva, y no siempre lo afectivo se
supedita a lo lógico. La pasión más grande de la persona humana es el amor, ese amor que es
capaz de hacer hasta lo imposible.

Fuentes de consulta:

Revista Espacios. (2018). Las emociones y las pasiones. Obtenido de


http://www.revistaespacios.com/a18v39n04/a18v39n04p26.pdf

Ribot, T. (s.f.) Qúe es una pasión? Obtenido de


http://23118.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/obligatorias/034_
historia_2/Archivos/Ribot.pdf

Carolina, N. (2009). Las pasiones. Obtenido de https://es.slideshare.net/yamilez/monografia-pasiones-


1712172.pdf