Está en la página 1de 67

IGLESIA DE DIOS

INSTITUTO BIBLICO
PANAMEÑO

EVANGELISMO
Y
DISCIPULADO
Preparado por:
Magister Janett de Graham
2014
Preparado por Magister Janett de Graham Página 1
INTRODUCCION

Se conoce como evangelización el acto de predicar el Evangelio de Jesús,

La palabra evangelista viene del griego koiné εὐαγγέλιον (euangelos, εὔ = "bueno,


buena", ἀγγέλλω = noticia, mensaje), que significa aportador de buenas noticias, dador
de buenas nuevas. La expresión en koiné para buenas noticias, ευάνγελιον (eu-
angelion) es usado para referirse a los cuatro Evangelios en el Nuevo Testamento; así
los Evangelistas son también los autores de los cuatro Evangelios, tradicionalmente
conocidos como Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

La Misión de la Evangelización, comenzó con Jesús mismo, y el cumplimiento de ésta


fue su razón de ser en cuanto Cristo. Conforme a sus divinas palabras, lo mismo que él
había sido enviado por el Padre, envía a sus discípulos y a toda la Iglesia,
comprometiéndoles en el movimiento mismo de esa misión, para que continúe el
ofrecimiento de la Buena Nueva en el corazón de los hombres y de cara a la edificación
progresiva del Reino de Dios.

La intención del evangelismo es dar a conocer la salvación por medio del sacrificio de
Jesús para todas las personas; otros creen que es informar acerca de la pronta venida del
Reino de Dios. El evangelismo es llevado a cabo por la obediencia de la Gran
Comisión, un mandato de Jesús a sus discípulos a "ir y hacer discípulos a todas las
naciones" como aparece en el Nuevo Testamento:

Mat 28:18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo
y en la tierra.

Mat 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el
nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Mat 28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo
estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
Aunque esta misión concierna, a toda la Iglesia y a cada uno de sus miembros, el Señor
escogió a algunos para que fueran evangelizadores enteramente dedicados a esta misión
y a título permanente. Es decir, la vida misma de esos enviados estará marcada con esta
misión hasta el punto de que no podrán realizarla más que a expensas de sí mismos y
sacrificando su vida terrestre hasta la muerte.

La Evangelización en las Escrituras es en primer lugar, el anuncio del kerigma: "es la


buena noticia de que Jesús vive, que ha resucitado". Había muerto, pero ha vencido a la
muerte. Jesús es el único hombre que, a lo largo de la historia, ha conseguido él mismo,
realizar esta hazaña. "Lo hemos visto", dicen las mujeres (Lc 24,7-10), Pedro, los doce
y hasta 500 personas de una vez. El último en constatarlo fue Pablo (lCor 15,3-8). En el
capítulo 28,16-20 de San Mateo, nos encontramos con el llamado testamento misionero
de Jesús: "A mi se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra -dice Jesús a sus
discípulos- Id pues, a las gentes de todas las naciones y hacedlas mis discípulos,
bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo y enseñadles a
poner en práctica lo que yo he dicho. Y tened por cierto que yo estaré con vosotros
todos los días hasta el final del mundo".

Preparado por Magister Janett de Graham Página 2


Con el anuncio del kerigma los apóstoles perseguían el objetivo de ofrecer la salvación,
realizada por Jesús, alcanzada mediante la fe y la conversión, confirmada por el don del
Espíritu Santo y vivida en la comunidad cristiana, a todos los hombres de buena
voluntad. Atendiendo para que el hombre íntegro, y todos los hombres, experimenten la
acción salvífica de Jesús.

El evangelizador es vínculo del amor de Dios, acompañando al evangelizado para llegar


a la presencia de Dios, para que el mismo le declare: "Tú eres mi hijo amado en quien
yo tengo todas mis complacencias" (Mt 3,17). Así el evangelizado podrá confesar que
Jesucristo es en verdad el centro del designio amoroso de Dios, diciendo: " Bendito sea
Dios, Padre de Nuestro Señor Jesucristo que nos ha bendecido con toda clase de bienes
... para que seamos santos e inmaculados en su presencia en el amor, eligiéndonos de
antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo"( Ef. l,3-5).

La palabra "evangelio", que significa "buena noticia", es traducción del vocablo griego
euangelion, formado por el prefijo eu (bueno, favorable, feliz, dichoso) y la raíz angell-
(traer un mensaje, notificar algo de parte de alguien). En el Nuevo Testamento son tres
las palabras que remiten a esta raíz: evangelio, evangelizar y evangelista, que aparecen
respectivamente 76, 54 y 3 veces.

El término euangelion (evangelio) se usa 76 veces en el NT, de las que 60 en los


escritos paulinos, ninguna en los evangelios de Lucas y Juan ni en las cartas de Tito,
Hebreos, Santiago, 2 Pedro, Juan y Judas.
Evangelismo

Totalidad geográfica.
El primero que aparece con la idea de la totalidad geográfica es Juan el Bautista que
“anduvo por toda la región del Jordán, predicando el bautismo del arrepentimiento para
perdón de los pecados” (Lc 3:3). Jesús en mencionado varias veces “recorriendo”
regiones enteras”. En Mateo 4, leemos “Jesús recorría toda Galilea enseñando en las
sinagogas de ellos, predicando el evangelio del reino y sanando toda enfermedad y toda
dolencia del pueblo” (v. 23).

En Lucas 9:6 dice de los apóstoles “saliendo pasaban de aldea en aldea, anunciando el
evangelio y sanando por todas partes.

Pablo también tenía la idea de la totalidad, visitó Frigia, Galacia y Acaya.

La orden de Jesús en Hechos 1:8 “(…) y me series testigos en Jerusalén, en toda Judea,
en Samaria y hasta en lo último de la tierra”.

Jesús nos mandó a predicar por todo el mundo y a toda criatura.

Este debe ser el propósito de la iglesia de hoy en cuanto a todo barrio y cuidad, y en
cuanto a todas las personas.

Totalidad poblacional.

En el Nuevo Testamento notamos también la preocupación por la población total. La


gran comisión “haced discípulos a todas las naciones” (Mt 28:19).

Preparado por Magister Janett de Graham Página 3


En Pablo notamos su preocupación de alcanzar a todas las personas, de todos los
lugares.

Lucas dice durante dos años, “todos los habitantes de Asia, tanto judíos como griegos,
oyeron la palabra del Señor”. Note “todos los habitantes de Asia” y “tanto judíos
como griegos”.

Totalidad de los segmentos de la sociedad.

Dentro de todo lo geográfico y poblacional, el Espíritu Santo busca alcanzar segmentos


específicos de la sociedad.

En la parábola del banquete (Lc 14:15,24), en cierto momento el padre de familia


ordena “Ve pronto a las plazas y a las calles de la cuidad y traé acá a los pobres, a los
mancos, a los ciegos y a los cojos”. Esta es la totalidad del evangelismo en la totalidad
de los segmentos sociales.

Pablo debido a su prisión, alcanzó con el evangelio a muchas personas del palacio del
emperador (Filip 4:13).

Totalidad del mensaje: el mensaje completo.

El plan de salvación cuenta con ciertos elementos fundamentales de conocimiento


amplio y bien fundamentado.

Totalidad de los medios de comunicación: “para que de todos modos “.

Pablo tenía la visión de aprovecharse de todos los medios para intentar salvar a algunos.

Totalidad del hombre: el hombre total.

El ser humano debe amar al Señor con toda la totalidad de su ser y de sus energías. Es el
hombre total.

Cuando una motivación religiosa toca sólo las emociones de una persona, está se vuelve
fanática porque no práctica la religión con la mente, sino con las emociones. La Biblia
advierte que las emociones son engañosas. Cuando una persona práctica su religión sólo
en el espíritu, hace en el misticismo. Pero cuando la práctica apenas con la mente, cae
en el racionalismo y se vuelve sólo un religioso intelectual. En todos estos casos, el ser
humano estaría siendo tocado sólo parcialmente.

Ciertos grupos religiosos están practicando un abordaje evangelístico puramente


emocional creando un ambiente ficticio y que no lleva a las personas a una integración
perfecta con Cristo.

Un segundo grupo es el de los grupos que actúan con un mero intelectualismo, dando
origen a la religiosidad únicamente racional, tal es el caso de los llamados “teólogos
liberales “que ya casi no creen en la Biblia. Un tercer grupo es el de los que se vuelven
místicos, que viven introvertidamente, en una “ santidad de clausura “, de mera
contemplación, que a nadie edifica.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 4


I. Evangelio, Evangelismo y Evangelización

La palabra evangelio aparece 72 veces en el Nuevo Testamento; 54 de ellas se


encuentran en los escritos de Pablo.

El término proviene del griego euanguélion que significa “noticias gozosas “o “buenas
nuevas.

El termino en hebreo es “proclamar buenas nuevas ““tratar nuevas de victoria “.

Thayer: trata de conceptualizar al término euanguélion como “noticias alegres de


salvación a través de Cristo; la proclamación de la gracia de Dios garantizada en Cristo
“. Los antiguos griegos la utilizaban para dar “buenas noticias de campos de batalla “.

El mensajero era el euanguélos, que significa: “el mensajero sagrado “.

Pero el evangelio es más que buenas nuevas. El evangelio es Jesús, todo cuanto él hizo
y enseñó, con el fin de salvar al pecador perdido.

Podemos resumir el evangelio en cuatro palabras, que forman cuatro frases:

1- Jesús vino al mundo para buscar y salvar lo que se había perdido (Lucas 19: 10)

2- Jesús murió por nuestros pecados (1 º Pedro 3: 18). Este es el sentido teológico de
Jesús.

3- Jesús regresará a este mundo (Hechos 1: 9 – 11). Este es el sentido escatológico del
evangelio.

Evangelización:

Evangelización es, concretamente, la acción de evangelizar. En el Salmo 92: 2 es


“anunciar la salvación; en Isaías 60: 6, “proclamar las alabanzas de Jehová “.

“Evangelizar es un mendigo diciendo a otro mendigo dónde conseguir comida. Es la


acción de comunicar el evangelio, con el fin de llevar a los perdidos a Jesús para que
sean salvos por él.

La técnica de la evangelización es la acción; y es acción que se hace efectiva. La


palabra evangelizar es diferente de la palabra predicar. No toda predicación es
evangelización.

La idea fundamental de la evangelización es transmitir el evangelio a alguien, de


manera que éste se arraigue profundamente e la persona.

Evangelismo:

Esta palabra no aparece en el Nuevo Testamento. Sin embargo hace posible la acción de
evangelizar.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 5


La partícula ismo indica sistema, evangelismo incluye los principios, los métodos, las
estrategias y las técnicas utilizadas en la acción de evangelizar. El evangelismo da a la
evangelización las condiciones para que éste logre sus objetivos.

Dr. Miles, en su libro Introduction to Evangelism (Introducción al evangelismo),


utilizado como libro de texto en algunos seminarios norteamericanos, habla del tema.
Damos, seguidamente, un resumen de sus ideas:

1. El centro de la definición:

Este debe ser las buenas nuevas sobre el reino de Dios; las buenas nuevas de que Jesús
es el Señor de todo: el universo físico, de la historia, de los líderes de las naciones, y
sobre todo de nosotros

2. Alcance global:

Que alcance global a la persona en su todo, con la totalidad del contenido del
evangelio, con la totalidad de Cristo, por la totalidad de las iglesias, en la totalidad del
mundo, en la totalidad del tiempo y de la eternidad. Es decir, el evangelio global en el
hombre global.

3. Sentido teológico:

Ejemplo: Si la definición no presenta a Jesús como el Hijo de Dios, como redentor,


como salvador, no tendrá sentido. La teología de la liberación, por ejemplo, no tiene
como fin el nuevo nacimiento.

4. El sentido de castigo para quién no acepte la salvación: (Romanos 1: 18):

El evangelista es como un arma de doble filo: abre puertas de la salvación y puede


también abrir otra para la condenación (Juan 3: 18).

Los métodos son sólo dos: el evangelio personal y el evangelio de masas.

La estrategia para alcanzar a las personas depende del contexto en que estén, ya se trate
de una sola o de varias. Por ejemplo, la estrategia del Espíritu Santo para alcanzar al
eunuco, ministro de la reina Candase, fue dirigir a Felipe al camino de Gaza, por donde
el eunuco pasaba (Hechos 8: 26 – 40). La estrategia de Jesús para alcanzar a la mujer
samaritana y a varias otras personas de su aldea fue pasar por aquel pozo y quedarse allí
sentado, para entablar una conversación con ella (Juan 4: 1 – 42).

De modo que dependiendo del tipo de persona y de las circunstancias que lo rodean, el
evangelizador utilizará la técnica más adecuada.

La técnica es el recurso material que utilizamos, el cual es utilizado por el Espíritu


Santo, y éste utiliza a hombres que, a su vez utilizan los recursos dados por Dios.

Evangelismo no es la simple proclamación del evangelio, sino todo un sistema que


permite la proclamación del evangelio.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 6


Como he dicho el evangelismo se refiere más bien a la sistematización, a la acción de
evangelizar; mientras que la evangelización, la acción de evangelizar, recurre al
evangelismo para hacerlo.

Tenemos aquí lo que podríamos llamar el evangelista de función y el evangelista de


oficio.

El de función es llamado así porque su trabajo es diferente del trabajo de un apóstol.


Todo apóstol podía ser evangelista, pero no todo evangelista era apóstol. En los tres
pasajes del Nuevo Testamento (donde aparece la palabra evangelista), los evangelistas
están subordinados a los apóstoles.

En este sentido estricto del término evangelista. En otro sentido, sin embargo, el
término es extensivo a todos los creyentes. Todos los cristianos son evangelizadores,
testigos de Cristo, y predican el evangelio con el fin de conducir a las personas a Cristo.

11. El Evangelizador:

Experiencia de la conversión:

Parece absurdo mencionar este hecho, pero el evangelizador tiene que tener,
indudablemente, conciencia de que es una persona convertida. Es posible que la
experiencia de conversión sea diferente entre una persona y otra, pero siempre habrá la
convicción única de que ha sido convertida y de que es salva.

Lo que importa es lo que aquel que evangelice pueda decir con convicción que Cristo lo
salvó y que es una nueva criatura.

Sellado por el Espíritu Santo:

Otra convicción que debe estar presente sin duda alguna en el evangelizador es su
relación con el Espíritu Santo. Tenemos que entender, de una vez por todas, que no hay
creyentes sin Espíritu Santo; que no hay conversión sin el Espíritu Santo (Juan 16: 7 –
11). Tampoco nadie puede tener una tercera, o dos terceras partes, de Dios. Si alguien
tiene al Padre, tiene al Hijo y tiene al Espíritu Santo.

Cuando una persona se convierte, se arrepiente de sus pecados y cree en Jesús como su
Salvador personal, recibe el don del Espíritu Santo (Efesios 1: 13 – 14); el Maligno no
la toca (1 Juan 5: 18); nadie la arrebata de las manos del Señor (Juan 10: 28); y viene a
ser morada del Espíritu Santo (1 Corintios 6: 19, 20). Además le es dado el Espíritu
Santo como garantía de vida eterna, y esta es una promesa irrevocable.

El evangelizador y la Santificación:

La salvación es un acto sellado por el Espíritu Santo, pero la santificación es un proceso


que mantiene al “cuerpo en santificación y honor “(1 Tesalonicenses 4: 4).

El evangelizador y la Biblia:

Preparado por Magister Janett de Graham Página 7


El evangelizador tiene que convivir con la Biblia de tal manera que pueda, por medio de
ella, apropiarse de la Palabra de Dios. Pero el evangelizador no sólo debe tener un vasto
conocimiento de ella, sino que también debe alimentarse de ella.

1. El evangelizador debe leer constantemente la Biblia (Apocalipsis 1: 3; Timoteo 4:


13).

Pero el evangelizador debe darse a la tarea de leer, por lo menos una vez, toda la Biblia,
aunque lo ideal sería que la leyera completa cada año.

2. El evangelizador debe leer la Biblia en voz alta (Romanos 10: 17; Apocalipsis 2:
29; Eclesiastés 5: 1).

La lectura de la Biblia en voz alta debe ser cultivada por nosotros, y sería bueno que
hubiera cintas grabadas con voz solemne y con fondo musical para escuchar el mensaje
bíblico.

3. El evangelizador debe, asimismo, memorizarla Biblia (Salmo 119: 11;


Deuteronomio 6: 6; Proverbios 7: 1 – 13).

El evangelizador debe saber de memoria muchos textos, no sólo para utilizarlos en la


evangelización, sino también para echar mano de ellos en sus momentos de lucha y
conflictos espirituales.

El debe aprender de memoria todos los versículos que puedan servir para presentar el
plan de la salvación de manera práctica y sencilla.

4. El evangelizador, sobre todo, debe estudiar la Biblia (Hechos 17: 11; 2 Timoteo 2:
15).

El estudio bíblico resultará, evidentemente, más provechoso si el estudiante de la Biblia


la ha leído completa ya, por lo menos una vez, pues el conocimiento del todo ayuda a la
comprensión de las partes

También el estudiante de la Biblia deberá leer otras versiones y hacer un estudio


comparativo de las mismas, y sólo después debe consultar los comentarios.

Tenemos que acostumbrarnos a estudiar la Biblia con la Biblia misma. El evangelizador


tiene que conocer la Biblia y por lo tanto debe estudiarla en todos los aspectos.

5. El evangelizador debe meditar en la palabra de Dios (Salmo 1: 2; Josué 1: 18;


Salmo 119: 48).

Nuestro mundo actual no tiene tiempo para meditar. Lo característico de nuestros días
es la emoción, no la razón; la estridencia, no el silencio. Pero en la meditación, la mente
está en reposo y el canal de enriquecimiento espiritual queda libre para permitir el paso
a todo cuanto el alma necesita. Es por eso que la misma Palabra de Dios recomienda la
meditación.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 8


Fue precisamente por esto que Jesús acostumbraba orar en los montes, en los desiertos y
en los lugares apacibles, tales como el huerto de Getsemaní.

El evangelizador y la oración:

La oración debe ser parte de la vida del evangelizador. Este debe tener un programa
personal de oración, combinado este programa de santificación. El evangelizador debe
tener una mente de oración. Es por la oración que estamos en la presencia de Dios y, en
la comunión con él, es como asimilamos su maravillosa manera de ser.

El evangelizador debe hacer de la oración su estilo de vida; y puesto que va a enfrentar


al poder de las tinieblas al evangelizar, debe estar debidamente fortalecido
espiritualmente para la lucha, y es por la oración que se obtiene la fortaleza. También
debe orar por las personas que pretende alcanzar para Cristo e igualmente por las que ya
está evangelizando.

El testimonio personal del evangelizador:

El evangelizador debe tener unas vida personal irreprochable; una exigencia, por cierto,
para todo siervo de Cristo (1 Corintios 1: 8, Efesios 1: 4; Filipenses 2: 15; 1
Tesalonicenses 3: 13); Colosenses 1: 22). Esto significa que debe tener una vida moral
moderada. Naturalmente, no se le exige que sea perfecto, porque eso sería imposible.
Pero si tiene que ser una persona digna, de carácter sólido, y de costumbres sanas. No
debe ser dado a las bebidas alcohólicas ni a otros vicios; no debe ser mundano, debe
tener buenas relaciones familiares y comportarse de tal manera que no cause escándalos.
Esto es una de las cosas que más han perjudicado al evangelio.

El evangelizador debe ser una persona optimista:

En un momento de debilidad y pesimismo, un evangelizador puede arruinar todo su


trabajo de testimonio por Cristo.

El evangelizador nunca debe demostrar pesimismo, de modo que si algo no marcha bien
debe saber cómo encarar la situación, pues Dios tiene planes y sus propósitos para sus
siervos.

111. Métodos Estrategias y Técnicas:

La palabra método proviene del griego metá y hodós, que significa en el camino. Es,
entonces, “la dirección que se imprime a los pensamientos con el fin de investigar y
demostrar la verdad. En términos prácticos métodos es el camino que se utiliza para
llegar a un determinado objetivo; la manera de hacer algo.

Método deductivo y el método inductivo:

El método deductivo de abordaje evangelistico es el que va de lo general a lo particular,


eje: hablar del plan de salvación primero para luego entrar en la situación particular que
aqueja a la persona evangelizada. En el método inductivo será al revés el evangelizador

Preparado por Magister Janett de Graham Página 9


empieza por el problema del evangelizado hasta llegar al plan de salvación. ( Jn 4) Jesús
y la samaritana.

Estrategia:

Es un término militar. En principio se refiere al arte, a la organización y a la


planificación de las operaciones de guerra. Cualquier plan de acción que nos ayude a
alcanzar los objetivos que estamos buscando. Es la parte operativa del método. (Lc 9)
fueron enviados 12 en ( Jn 4) fue estrategia personal, en nuestros días un estudio
bíblico, un grupo familiar o una conferencia son estrategias.

Técnica:

Es el recurso material que utilizamos para poner en práctica el método; es la manera


como abordo a la persona; es la manera como abordo el plan de salvación, si utilizo el
argumento deductivo o inductivo esas son técnicas.

Diferentes tipos de técnicas:

 Contar historias a los niños con un franelógrafo


 Usar diapositivas ( power point)
 Repartir folletos
 Otros.

1V. El Evangelismo y el Proceso de la Comunicación:

El proceso de comunicación es de gran ayuda tanto para el evangelizador como para el


predicador, teniendo claro que el evangelizador no deja de ser un comunicador. El
evangelizador está dotado de la unción especial de Dios y no esta sujeto a técnicas, el
conocer cómo funciona la comunicación le resulta de mucha ayuda.

La palabra comunicación proviene del latín comunicare, que significa hacer común. De
aquí se origina el concepto de que “comunicación” es el proceso mediante el cual un
individuo transmite estímulos a otros individuos, con el propósito de modificar su
comportamiento”. La comunicación sugiere la idea de comunión, del establecimiento de
una relación con otras personas, del compartimiento de información, ideas y
sentimientos. Todo esto coincide con la naturaleza del evangelismo y de la predicación.

Tipos de comunicación en cuanto a su naturaleza.

1. Comunicación exclusivamente verbal

Se refiere a la voz humana, sea cual sea el


medio a través del cual ella se propaga.

Es la predicación tradicional, se usa la voz.


También la conversación evangelística.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 10


2. Comunicación exclusivamente visual

Esta incluye la escrita, las señales luminosas o


ambas a la vez. Acá se incluyen, libros,
revistas, folletos, panfletos y otros. Entre las
señales luminosas están las señales de transito
y de navegación; entre las manuales, el
lenguaje gestual utilizado por los sordomudos.

3. Comunicación verbal visual

Ejemplos simples el teatro, el cine, la conversación y la


conferencia. No está de más decir que todos los métodos y
técnicas las podemos aprovechar en la comunicación del
evangelio, si están debidamente aplicados. El teatro puede
ser muy eficiente en la comunicación del evangelio.

1. Tipos de comunicación en cuanto a los objetivos Comunicación


informativa:

Se incluyen los reportajes y periodismo de un modo


general. También abarca el área educativa.

2. Comunicación persuasiva:

Es más de interés para el evangelizador, busca


modificar, fortalecer o destruir las convicciones del
receptor. En el área profesional la propaganda. Desde
el evangelizador, argumentación de mensaje. La
persuasión, es una de las principales herramientas del
evangelizador en su tarea de comunicar el evangelio.

3. De entretenimiento:

Trata de proporcionar experiencias divertidas al


receptor. Incluye humor, este no es el papel del
evangelizador, ya que este no utilizaría medios para
entretener al auditorio. El evangelizador tiene un
propósito con su mensaje; que será siempre urgente.
Dios no utiliza pasatiempos con su pueblo. Sin
embargo, en la evangelización con niños se emplea
teatro de títeres, que no deja también de ser
entretenimiento.

Componentes del proceso de la comunicación.

1. El emisor o la fuente:

En nuestro caso el evangelizador, será muestro emisor o

Preparado por Magister Janett de Graham Página 11


fuente por la cual fluirá el mensaje, dirigido a alcanzar sus

objetivos.

Destrezas comunicativas.

a) La escritura: Todo comunicador debe saber escribir bien. En el pasado todo


evangelizador escribía todas sus predicas, esta puede ser una practica útil. Los
evangelizadores pueden valerse de libros de sermones, al igual que de folletos,
panfletos, y otros materiales semejantes.

Esta es una práctica útil a los evangelizadores por radio, ya que siempre tendrán que
escribir sus sermones.

b) La palabra: es de suma importancia en la vida del evangelizador, que debe saber


utilizarla en todo razonamiento y pensamiento. Deben de ser de conocimiento
común al oyente, de nada sirve utilizar palabras que el auditorio no comprenda.

Lo mejor es utilizar palabras comunes del pueblo, sin descender a la vulgaridad o


ridículo. Debe también ser pronunciada con claridad y corrección, sin omitir letras
y en un tono constante para que no perjudique la comprensión y la comunicación,
debe articular bien las palabras.

Es importante también el tono de la voz, el grado de elevación con que pronuncia,


el tono debe ser audible y agradable. El evangelizador que acostumbra a gritar
termina fatigando a los oyentes, los momentos de entusiasmo en la predicación
deben ser espontáneos.

c) La lectura: El evangelizador debe saber leer bien, si tiene que hacerlo en una
prédica, muchas veces como introducción leer en voz alta un pasaje es bastante
efectivo. Hay que saberle dar expresión, vida y sentido a la lectura sin trabarse a la
hora de la lectura o no averiguar como se dicen algunas palabras.

d) El sentido de audición: este debe de ser adecuado, si un comunicador no tiene este


sentido adecuado tenderá a hablar demasiado alto o bajo y puede crear problemas
en el auditorio.

e) El razonamiento: es la capacidad de pensar de manera adecuada. Los pensamientos


del mensaje deben ser organizados y coordinados para que exista comunicación. El
evangelizador debe tener conocimiento de los oyentes y auditorio, para saber hasta
donde serán capaces de entender los razonamientos del mensaje.

1. Actitudes.

a) La actitud para consigo mismo: debe ser optimista y creer en si mismo, el


comunica con su misma presencia. Debe ser una persona que confía en si mismo,
consciente de lo que hace y de lo que es, para poder transmitir seguridad a sus
oyentes. Jamás debe pedir disculpas por haber predicado mal, él siempre predica
bien, aunque no lo haya sentido. Se debe tener la certeza que obtendrá resultados
por que “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 12


b) Actitud para con el tema: el evangelizador debe creer en el tema que esta
presentando, no puede ni debe ser que no creas en el mensaje a entregar. El
comunicador cristiano debe creer el mensaje que predica.

c) Actitud con el receptor: el receptor que es el que esta al otro extremo de la


comunicación, es el punto más importante en la tarea de comunicar. Por ello, el
evangelizador debe tomar en cuenta su status social y económico, su cultura –poca
o mucha-.

2. Nivel de conocimiento:

Especial atención merece el nivel cultural y de


conocimiento del comunicador frente al nivel cultural y de
conocimiento del receptor.

a) Menos conocimiento que el receptor: se refiere al área en que la persona


está involucrada en el proceso de comunicación. El comunicador debe tener
más conocimientos que el receptor en cuanto al tema que le está
comunicando. El evangelizador debe tener más conocimiento que la gente
que lo escucha, pues de lo contrario no habrá comunicación. Es evidente
que la gente pueda tener más conocimiento en otras áreas, pero aquí se trata
de un área específica de la materia que se está comunicando, en este caso el
mensaje de Dios.

b) Exceso de conocimiento: en la teología todo conocimiento es poco, sin


embargo, cuando el nivel intelectual del comunicador es mucho más
elevado que el de su auditorio, correrá el riesgo de no poder comunicarse.
En este caso deberás bajarte al nivel de tu auditorio.

c) Conocimiento equilibrado: o el comunicador tiene un conocimiento


equilibrado en relación con su receptor, o deberá desarrollar una gran
capacidad para descender a su nivel, en cuando ser necesario hacerlo. Esto
no significa que el evangelizador debe saber todo lo que sabe el oyente,
pero si saber más en cuanto a religión, para poder comunicarles algo nuevo.

d) Contexto sociocultural: uno de los grandes secretos de la comunicación, en


cuanto al comunicador, es el conocimiento que debe tener del contexto
sociocultural de sus oyentes. Por esto, se hace necesaria una cierta
adaptación del comunicador al contexto. El comunicador debe involucrarse
lo más posible en la cultura del pueblo al cual comunica su mensaje, para
poder hablar en lenguaje de ellos.

2. El receptor:

Desde el punto de vista del emisor debe conocer lo más posible al


receptores trabajo del emisor será preparar el material de su mensaje y
llevarlo al mundo del receptor. Pero, para que ello se produzca, “el
mundo del receptor” debe ser muy bien conocido por el emisor. No es
el receptor el que debe ser transformado para recibir el mensaje, sino
que el emisor debe adaptarse al receptor para alcanzarlo.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 13


a) El nivel cultural del receptor: el evangelizador debe tener cierto
conocimiento o información en cuanto a la situación cultural promedio del
auditorio, pues ello lo ayudará a utilizar algo muy importante llamado
código. El propósito es utilizar el lenguaje y la terminología apropiados.
¿Cuál es el nivel de escolaridad del pueblo?, ¿primaria?, ¿secundaria?,
¿universitario?, no hay que llegar a los más mínimos detalles, pero si es
necesario tener un conocimiento mínimo acerca del receptor.

b) Contexto cultural: se refiere al tipo de vida que lleva el pueblo, lo que


hacen en el lugar donde viven. Se dedican a la agricultura, cría de animales,
industria, pesca, vida de cuidad.

c) Situación religiosa del receptor: este aspecto pertenece al cultural. Saber de


la mente y conciencia religiosa del pueblo es importante, ya que podría
entrar mal si ignora las tradiciones religiosas de sus oyentes, esto no quiere
decir que se deba tener miedo y dejar de predicar la verdad del evangelio,
pero sí debería saber cómo abordar mejor el asunto.

Es muy importante saber que piensa el pueblo para poder sacar provecho de
esto.

d) Ir donde está el receptor: el buen comunicador entrega el mensaje


precisamente en el lugar donde se encuentra el receptor. El receptor es el
objeto del interés del comunicador y no importa donde este se encuentre.
Jesús al ver a Zaqueo subido en el árbol dejó de lado la multitud y ahí le
habló.

3. El mensaje:

Es el contenido que se desea colocar en el receptor; lo que se desea transferir


a su esfera mental y espiritual.

Algunos aspectos del mensaje son:

a) El contenido: es la esencia de los que se desea transmitir al receptor y


siempre debe ser preciso.

b) El código: es el símbolo o grupo de símbolos que voy a utilizar. Se puede


representar por la escritura, el lenguaje gestual o por señas luminosas.
Debemos saber si el código a utilizar es conocido por mi receptor, es decir,
si entiende los símbolos que voy a utilizar. Ej. Si alguien sabe leer español,
puedo escribir en español y él entenderá.

Mi codificación debe estar acorde con mi receptor, para que este lo pueda
decodificar, o sea, interpretar mi mensaje.

c) El tratamiento: es la manera en como dispondré el mensaje para que llegue


al receptor. Se refiere a la organización del material del mensaje, al orden
del sermón o discurso, al tema, a la introducción, a la discusión, todo ello
colocado dentro de un orden lógico.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 14


d) El canal: ya hemos colocado al emisor en un primer extremo y al receptor al
otro extremo; ahora para alcanzar al receptor necesitamos un canal.

El canal desde el punto de vista del emisor:

-Canal exclusivamente verbal: la voz humana, la radio, el teléfono

-Canal exclusivamente visual: la escritura, las señales luminosas, la música.

-Canal oral-visual: el teatro, la televisión, la conversación, el cine, el

discurso a viva voz.

El canal desde el punto de vista del receptor: en este caso depende

Únicamente de la propia naturaleza humana.

-La audición: es el principal canal de comunicación. Si una persona no puede oír


entonces tendrá que comunicarse por medio del lenguaje gestual. El comunicador
deberá saber si su receptor está escuchando bien. Puede ser que este no tenga
problemas de audición, pero que el ambiente presente algún problema. Pueda que haya
mucha distancia, o que haya interferencia que no le deje escuchar bien.

-La visión: si la persona está escuchando entenderá mejor el mensaje de su emisor si


también puede verlo. El lugar donde la persona esta sentada es de mucha importancia
para la buena comunicación. La combinación de lo auditivo y lo visual origina el
proceso audiovisual por ejemplo: la televisión, las diapositivas y franelógrafos.
Exclusivamente visual es el lenguaje gestual, que utiliza diferentes partes del cuerpo, las
manos y los dedos, para comunicar el mensaje.

-El tacto: El tacto es para el ciego, lo que la visión para el sordomudo. Por medio de }
tacto los ciegos pueden leer el sistema Braille. Naturalmente los ciegos pueden también
utilizar el sentido de audición y en ellos este canal se desarrolla más para compensar su
falta de visión.

-Gusto y olfato: son canales menos importantes para el proceso de la comunicación.


Solo en casos muy especiales de da la comunicación por estos canales.

4. El ruido:

Es toda interferencia que pueda afectar, deformar, desviar, interrumpir o


neutralizar el mensaje. Por ejemplo: el llanto de un niño, los movimientos
en el auditorio, una luz dañada, una silla desnivelada, en resumen
cualquier cosa que pueda distraer la atención del receptor, cerrando su
mente para la comunicación.

5. Retroalimentación:

Es la respuesta que obtiene la comunicación, es decir, es el


medio por el cual el comunicador comprueba si el mensaje

Preparado por Magister Janett de Graham Página 15


llegó o no al otro extremo. Se puede notar por el semblante y
actitud del auditorio.

La prueba de las siete preguntas.

Este es un pequeño cuestionario, que ayuda a una mejor comunicación.

1. ¿Por qué? - ¿Por qué voy a hablar o escribir? ¿Cuál es, o cuáles son, los objetivos
específicos de mi comunicación?

2. ¿A quién? -¿Quién será mi receptor (lector, oyente, auditorio)? ¿Cuáles son sus
características?

3. ¿Quién? o ¿De quién? - ¿Quién hablará? ¿Cuáles son mis características personales
que debo tener en cuenta?

4. ¿Qué? - ¿Qué contenido tendrá mi mensaje? ¿Qué tema? ¿Qué quiero comunicar?

5. ¿Cuándo? -¿Cuándo es el momento oportuno o apropiado? ¿Cuáles son las


circunstancias especiales de la ocasión en que estaré comunicando?

6. ¿Cómo? -¿Qué tipo de canal utilizaré para alcanzar a mi receptor? De los canales
humanos, ¿Cuál será el más apropiado? ¿Es posible hacerlo?

7. ¿Dónde? -¿Dónde hablaré o dónde estará mi receptor? ¿Frente a un televisor, radio,


o en un auditorio?

V. El Espíritu Santo y el evangelismo.

Debemos tener claro que todo método, estrategia y técnicas para la evangelización debe
ser liderado por el Espíritu Santo. En el Nuevo Testamento notaremos estos recursos
pero también descubriremos que todos esos recursos fueron utilizados por personas que
estaban revestidas del Espíritu Santo para la obra de evangelización.

El Espíritu Santo en el creyente:

El creyente debe tener la conciencia de la presencia del Espíritu Santo en su vida.


Algunas características de la presencia su presencia son:

1. El don del Espíritu Santo:

a. En Hechos 2:1,13 encontramos el relato de la venida del Espíritu Santo “para que este
con vosotros para siempre”, conforme a la promesa. En hechos 2:37,39 hallamos la
pauta de Pedro en cuanto a cómo recibir el don del Espíritu Santo que, según el mismo
texto, es “para cuantos el Señor nuestro Dios llame”. Esto nos dice que para ser
verdaderos creyentes tenemos que tener al Espíritu Santo.

2. La garantía sellada:

Preparado por Magister Janett de Graham Página 16


1. Efesio 1:13,14 “En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el
evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el
Espíritu Santo que había sido prometido, quien es la garantía de nuestra herencia
para la redención de lo adquirido, para la alabanza de su gloria.” Note “habiendo
creído en él”, “fuisteis sellados”, y “quien es la garantía de nuestra herencia”.

2. El creyente debe entender que ha sido sellado, cerrado, para Dios. Esta es la garantía
de que es salvo y de su herencia eterna. El Espíritu Santo debe habitar en el creyente,
Pablo lo confirma “El Espíritu Santo da testimonio juntamente con nuestro espíritu de
que somos hijos de Dios” (Ro 8:16).

El Espíritu Santo en la vida del evangelizador.

El poder del Espíritu Santo:

Hechos 1:8 “Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre vosotros,
y me testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra”.

Testificar de Cristo, evangelizar, hacer discípulos, exige un poder especial. Este poder
lo da el Espíritu Santo y si un creyente recibió ya al Espíritu Santo, ya tiene ese poder.
Debes creer en el Espíritu Santo para realizar esta tarea.

La motivación:

El evangelizador, el misionero, el pastor, son motivados por el Espíritu Santo, quien


opera sobre la naturaleza de ellos. Así es como el Espíritu Santo Trabaja en nosotros.
Una vez que hemos sido sellados por el Espíritu Santo y habita en nosotros, lo más
natural y normal es que el Espíritu Santo actúe en nosotros.

No hay ninguna duda de que el Espíritu Santo en nosotros nos mueve y motiva para las
cosas del evangelismo.

El secreto de esto está en que La Santísima Trinidad, que es una unidad, se entrelaza
con nosotros y forma una unidad con nosotros: con cada uno de nosotros. Por
consiguiente, si somos realmente creyentes, convertidos, portadores del Espíritu Santo,
no trabajamos solos, ¡sino que siempre trabajamos juntamente con él!

Dirección:

El evangelizador es dirigido por el Espíritu Santo, quien lo guía a toda la verdad (Jn
16:13), y quien también guía nuestros esfuerzos evangelísticos y misioneros.

El Espíritu Santo nos dirige día a día en la evangelización; así debe ser siempre;
debemos aprender a depender siempre de él.

El trabajo del Espíritu Santo en el pecador:

El apóstol Pablo dijo que el hombre natural “no acepta las cosas que son del Espíritu de
Dios, por que le son locura” (1 Cor 2:14). Es por esto que el Espíritu Santo trabaja a

Preparado por Magister Janett de Graham Página 17


través de la instrumentalidad del creyente, del evangelizador, que sí comprende las
cosas del Espíritu de Dios.

El Espíritu Santo despierta el interés:

Hechos 16:14 “Entonces escuchaba una mujer llamada Lidia, cuyo corazón abrió el
Señor para que estuviese atenta a lo que Pablo decía”. El evangelizador necesita de esta
ayuda, sin la cual no obtendrá resultados.

La comprensión de las escrituras:

El Espíritu Santo les comunica a las personas la necesidad de creer en las Escrituras, no
hay evangelización y menos evangelismo, sin el trabajo de la Palabra de Dios. En Lucas
24:45, Jesús abrió el entendimiento en sus discípulos para que pudieran comprender las
Escrituras. Es el trabajo mental de confrontación, de comprensión, para llevar a la
persona a un juicio de valores y a la comprensión.

El trabajo de persuasión:

En Juan 16:7,11 leemos que el Espíritu Santo convence al mundo de pecado, de justicia
y juicio. Por lo tanto, en el proceso de persuasión no valen las simples técnicas
humanas. Mediante los argumentos humanos nadie se convencerá jamás de que es
pecador. El Espíritu Santo toca la mente del pecador, que éste se lamenta por sus
pecados. En este proceso el Espíritu Santo trabaja en ambos direcciones: del lado del
evangelizador, dándole la manera de presentar sus argumentos; y del lado del pecador,
ayudándole a decodificar el mensaje y a quebrantarse por la convicción que tiene de sus
pecados cometidos.

El Espíritu Santo trabaja respetando la libertad de la persona, esta debe aceptar


voluntariamente el mensaje. Después de persuadirlo, el pecador está en la libertad de
aceptar o rechazar el mensaje. Si lo acepta, se produce el arrepentimiento. Frente al
deseo del pecador de “cambiar de mente”, el Espíritu Santo actúa en el pecador. El
arrepentimiento es una operación del Espíritu Santo. El evangelizador pone en la mente
del pecador la “palabra viva” y el Espíritu Santo se encarga de la operación necesaria
para que se produzca el cambio (1 Pedro 1:23,25).

V1. Principios generales del evangelismo.

Principios en este sentido son los fundamentos, normas o preceptos, con la observación
de que, a pesar de que existe lo posibilidad de que en materia de evangelismo haya
diversos métodos, estrategias y técnicas, hay ciertas normas que son inevitables y que
deben orientar toda la metodología de la evangelización.

Principio de la motivación:

a) La conversión: la motivación para hacer evangelización comienza con la


experiencia de la conversión, pues solo un convertido puede evangelizar a otra
persona. Nadie puede dar lo que no tiene.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 18


b) Pasión por las almas: una vez convertido y persuadido de su salvación, el creyente
es motivado por la certidumbre de que él pertenece a Dios y que todo mundo esta
bajo el maligno (1 Juan 5:19). Se produce la pasión por las almas. El verdadero
creyente tiene la seguridad de su salvación, pero lo aflige que el mundo este bajo el
maligno, de modo que hará todo lo posible por que cambie esta situación.

Lo que nos lleva a la gran empresa evangelizadora y misionera es esta doble


convicción: nuestra posición espiritual y la condición del mundo.

Principio de la comisión:

El creyente es comisionado por Jesús a ir a predicar por todo el mundo y predicar el


evangelio a toda criatura (Marcos 16:15,16). El creyente tiene que tener la convicción
de que fue el mismo Jesús quien lo envió a evangelizar. El creyente es un siervo del
Jesús y está trabajando para su reino.

Principio de la capacitación:

En consecuencia siendo que no hay ningún creyente que no tenga el Espíritu Santo, y
que sin el trabajo del Espíritu Santo la conversión resulta imposible, todo creyente está
capacitado para evangelizar.

Principio del aprendizaje:

Antes de enviar a sus discípulos a evangelizar, Jesús los preparó, discipulandolos, y


después mandó que ellos hicieran lo mismo con todas las naciones. El creyente debe
dedicarse a aprender, a estudiar, a capacitarse. Nadie piense que aquellos discípulos de
Jesús andaban tras él sólo para hacer turismo en Palestina. Ellos trabajaban duro todo el
día

Principio de la ubicación del perdido a ser alcanzado:

La orden es predicar el evangelio por todo el mundo, pero el Espíritu Santo, a través de
diversos medios, indica a cada creyente dónde ubicar a la persona que será alcanzada.
Dios siempre tiene a alguien en algún lugar a quien tenemos que alcanzar, y el
evangelizador debe estar en armonía con la voluntad de Dios para descubrirlo. El
evangelizador debidamente sintonizado con la autoridad del Espíritu Santo sabrá
siempre a quien ir.

Principio de mensaje completo de evangelización:

Siendo evangelizar la acción de comunicar el evangelio de Cristo, el mensaje de


evangelización debe tener los elementos esenciales del evangelio para que las personas
puedan ser llevadas a arrepentirse y creer. Así pues, todo abordaje o tentativa de
evangelización debe contener los siguientes elementos, de alguna manera u otra.

a) Idea de pecado y de que la persona es pecadora.

b) La idea de las consecuencias, principalmente espirituales, del pecado en el ser


humano: la condenación eterna.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 19


c) El plan providencial de Dios para salvar al pecador: el haber enviado a su hijo al
mundo.

d) El deseo voluntario del ser humano de apropiarse de la salvación.

Son muchas las personas intentando evangelizar sin dar al pecador la más mínima
orientación sobre la salvación y cómo obtenerla. Es bueno hablar del poder de Jesús
para curar, para hacer maravillas y para resolver problemas. Pero, por encima de todo
esto, la persona tiene que ser llevada a aceptar a Jesús como salvador personal.

Principio del momento de hacer el abordaje evangelistico:

La persona a ser evangelizada debe ser abordada en cualquier oportunidad que se le


presente. La evangelización comienza con la persona donde esta se encuentra
desarrollando sus actividades normales. La mujer samaritana fue abordada por Jesús
cuando esta buscaba agua. Es imprescindible que las personas sean abordadas, ya que
muchas veces no tendrán una nueva oportunidad de escuchar el mensaje evangelístico.

Principio de adecuar el mensaje al contexto de cada persona que está siendo


evangelizada:

A los que se dedicaban a la agricultura, Jesús les habló del sembrador, a los pescadores
les dijo: “… os haré pescadores de hombres” (Mt 4:19), a los que sabían de impuestos y
se oponían a estos, Jesús les hablo de la moneda (Mt 22:19), a un grupo de religiosos
Pablo les hablo del dios no conocido (Hechos 17:15,24). El mensaje por lo tanto, debe
ser puesto en el lenguaje adecuado a cada persona, en su contexto cultural para que lo
entienda.

Principio del llamado a tomar una decisión:

Toda persona que escucha la exposición del evangelio debe ser apremiada a tomar una
decisión por Cristo. Esto significa el llamamiento a una toma de decisión para que se
complete la experiencia que está en proceso. El llamado es muy importante para la
coronación de la experiencia.

Principio de la responsabilidad del creyente:

Existiendo una diferencia entre predicar y evangelizar, la tarea de predicar puede ser
solo de quienes tienen el llamamiento, pero la testificación de Cristo es de todos los
creyentes. No todos pueden preparar un sermón estructurado homiléticamente, pero toda
persona puede contar a los demás quién es Jesús y como fue salvada por Cristo. Esto es
evangelizar. Es responsabilidad de todos los creyentes transmitir las buenas nuevas por
todo el mundo y no solo les corresponde a pastores y oficiales de la iglesia; esto va
unido al don del Espíritu Santo que todo creyente ya posee.

Principio de la integración al cuerpo de Cristo:

Toda persona convertida debe ser integrada a la iglesia –el cuerpo de Cristo- para crecer
espiritualmente (Ef. 4:10). Forma parte de esta integración el bautismo, mediante el cual

Preparado por Magister Janett de Graham Página 20


la persona públicamente se declara seguidora de Cristo, convirtiéndose en miembro de
la iglesia local.

Principio del crecimiento espiritual:

Toda persona que se convierte necesita crecer espiritualmente. Si una persona se


convierte y no es enseñada a crecer espiritualmente, vivirá una vida cristiana raquítica

V1. EL PLAN DE SALVACIÓN

Para evangelizar es indispensable conocer el llamado plan de salvación, es decir, la


manera ordenada de exponer el programa de Dios al pecador. Hay ciertos elementos
esenciales que el pecador debe conocer y entender, sin los cuales no habrá una completa
evangelización.

Si observamos cuidadosamente a los predicadores del Nuevo Testamento, por lo menos


en aquello que fue escrito, notaremos algunas líneas generales. Naturalmente, el orden
no es siempre el mismo, mas sí los elementos.

Pedro, por ejemplo, en su magnífico sermón el día de Pentecostés, habló de la muerte y


resurrección de Cristo en favor del pecador (Hechos 2:29-33)

Ante la reacción del pueblo a su mensaje, él dijo: "Arrepentíos y sea bautizado cada uno
de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados" (v. 38). Aquí
se nota el elemento "pecado". Más adelante advierte: "¡Sed salvos de esta perversa
generación!" (v. 40). Aquí, entonces, se encuentra la idea de condenación y salvación.

En su sermón en la casa de Cornelio, la línea de Pedro es más o menos la misma: habla


de la muerte y resurrección de Cristo (Hechos 10:39, 40) y del perdón de los pecados
por la fe (v. 43).

El evangelista Felipe, al evangelizar al eunuco, se vale del capítulo 53 de Isaías que éste
leía, que hablaba precisamente del pecado. Comenzando desde aquí, Felipe le anunció a
Jesús (Hechos 8:35). Sin duda Felipe, al anunciar a Jesús, habló de su muerte y
resurrección por el pecador. Más adelante, cuando el eunuco pide ser bautizado, Felipe
le exige fe: "Si crees de todo corazón, bien puedes" (v. 37, Santa Biblia, versión Reina-
Valera). Aquí está la presencia de la fe, la cual, necesariamente, está acompañada de
arrepentimiento.

El apóstol Pablo no fue diferente en sus sermones. En el Areópago destacó la


resurrección de Jesús y habló del arrepentimiento. Por tanto, incluyó el elemento de
pecado y habló del juicio, que incluía la idea de condenación. Al final, algunos de los
que lo escucharon se hicieron creyentes (Hechos 17:15-34).

Esta clase de predicación provenía, naturalmente, del propio Señor Jesús, quien antes de
morir enfatizó esos elementos. Aunque estuviera haciendo algún milagro de sanidad,
Jesús hablaba primero a la gente del perdón de los pecados (Marcos 2:1-12). Basta citar
su encuentro con Zaqueo. Allí Jesús declaró que él había "venido a buscar y a salvar lo
que se había perdido" (Lucas 19:10). El texto se refiere a la perdición, y por ello habla
de salvación. Al tener contacto con Jesús, Zaqueo confesó sus pecados y demostró que

Preparado por Magister Janett de Graham Página 21


creía en el plan de salvación de Jesús, al prometer que daría la mitad de sus bienes a los
pobres y que devolvería lo robado (Lucas 19:1-10). Finalmente, Jesús declaró: "Hoy ha
venido la salvación a esta casa." Notamos aquí, por tanto, todos los elementos del plan
de salvación.

Citaremos un ejemplo más: el ladrón que fue salvo en la cruz. Aquí observamos que
éste reconoció su pecado, se dio cuenta de su condenación espiritual, confesó a Jesús
como Salvador, se arrepintió de sus pecados y clamó a Jesús por su salvación. Este fue
escuchado por Jesús y recibió la salvación. Y puedo imaginar, que en aquel mismo día,
pocos momentos después, Jesús entró con el malhechor, ahora salvo, en el paraíso
(Lucas 23:33-48).

Haciendo un ligero análisis de los textos que hemos mencionado, podemos precisar un
esquema más o menos lógico en cuanto al orden del plan de salvación. Hay, por lo
menos, cuatro" elementos principales que no pueden estar ausentes en una presentación
evangelística:

1. El pecado

2. Las consecuencias del pecado

3. El plan providencial de Dios para el problema del pecado: el haber enviado a


Jesús para salvar al pecador 4. Lo que el pecador debe hacer para apropiarse
de la salvación: arrepentirse y creer.

Este es el orden lógico del plan de salvación. Sin embargo, notamos que la
sabiduría del Espíritu Santo utilizó un orden más apropiado —en vista de la
reacción natural del pecador— partiendo de lo positivo, no de lo negativo.

A nadie le gusta que le comiencen a hablar del pecado, y por ello vemos que
todos los predicadores del Nuevo Testamento comenzaban con la muerte y la
resurrección de Cristo, para después, casi al final de la exposición, hablar del
pecado.

Lo dicho más arriba es el orden básico. No obstante, podemos utilizar otro orden al
hacer la presentación del mensaje, siempre y cuando los elementos fundamentales
estén presentes en el mensaje. Actualmente han aparecido muchas técnicas
diferentes para presentar el plan de salvación, cuando se hace la evangelización
personal.

EL PECADO

De las palabras originales utilizadas para designar al pecado, hay dos que son
sumamente importantes. La primera es chata, que significa "no dar en el
blanco". La segunda es pasha, que significa "transgredir", "traspasar la cerca".
De esto se desprende que, al pecar, el ser humano ha fallado en el objetivo
verdadero de la vida; se ha convertido en un alienado; vive uña vida
desordenada. O bien, para utilizar la explicación del segundo significado, al

Preparado por Magister Janett de Graham Página 22


desobedecer, la primera pareja "traspaso la cerca" y el ser humano pasó a vivir
en un ambiente que no era el que había sido creado originalmente para él.

La transgresión de la pareja original produjo consecuencias inevitables para la


raza humana. Por eso dice la Biblia: "Porque todos pecaron y no alcanzan la
gloria de Dios" (Romanos 3:23). En otro lugar dice: "No hay hombre que no
peque" (1 Reyes 8:46). La ciencia se interesa por los defectos que aparecen en
las estructuras más primitivas del ser humano, y por ello la ingeniería genética
se preocupa por seleccionar genes más perfectos para mejorar la especie
humana. Naturalmente, la ciencia no comprende las cosas espirituales y sigue
caminos equivocados que jamás conducirán a la verdad de las cosas.

Por ello, el pecado funciona como una voluntad mala. Pablo habla de esto en el
capítulo 7 de Romanos, llamándolo "ley". "Por lo tanto, hallo esta ley: Aunque
quiero hacer el bien, el mal está presente en mí... pero veo en mis miembros una ley
diferente que combate contra la ley de mi mente y me encadena con la ley del
pecado que está en mis miembros" (Romanos 7:21, 23).

Esta ley funciona como una voluntad, algo parecido a lo que sucede con las leyes
fisiológicas. Por ejemplo, necesitamos del alimento para nuestro organismo. La
naturaleza nos dotó de una voluntad llamada apetito, al que erróneamente llamamos
"hambre".

Por tanto, al tener hambre buscamos la comida, porque nuestro cuerpo necesita el
alimento. Lo mismo ocurre con la sed. Esta es una ley perfecta, saludable, necesaria
para la vida. Pero si alguien tiene el deseo o la voluntad de comer tierra, como
sucede en algunos casos, la persona tiene un problema y debe ir al médico. O, si la
persona tiene el deseo de tomar algún veneno (yo he visto a personas con este
problema), significa que está enferma. Este es un deseo o voluntad mala que lleva a
la muerte. Igualmente sucede con el deseo de ingerir bebidas alcohólicas o de
utilizar drogas. Este tipo de voluntad mala lleva al hombre a objetivos equivocados,
a errar el blanco, y esto es pecado. Es así como funciona el pecado en las personas.

EL PLAN PROVIDENCIAL DE DIOS

Algunas cosas son muy importantes en el plan providencial de Dios. Aunque


tampoco tenemos que explicarlo siempre, el evangelizador debe, no obstante,
comprender con cierta profundidad este asunto.

1. Dios envió a su Hijo

Dios pudo haber ideado algo diferente en el cielo para encontrarle una solución
al problema de la salvación del ser humano. Pero en vez de ello envió a su Hijo,
y al mismo tiempo vino con él a este mundo. Con esto, él demostró su interés y
su amor por el pecador perdido. Dios vino a identificarse con nosotros: "Y el
Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y contemplamos su gloria..." (Juan
1:14). Es el mismo Dios saliendo del Edén, saltando al otro lado de la cerca, al
ambiente del pecador, por amor, para rescatarlo y llevarlo otra vez a su Edén.

2. El segundo Adán

Preparado por Magister Janett de Graham Página 23


El plan de Dios fue hecho para atacar al problema desde la base. Cristo se hizo
carne y se convirtió en otro Adán. Fue una suerte de segundo Adán (1 Corintios
15:45-49). Y este segundo Adán habría de triunfar en la prueba en la cual el
primer Adán fracasó (Hebreos 4:15).

3. La muerte

Jesús vino para morir. Este era el plan, y no podía ser cambiado. El pecado era como
una infección. Hoy hay algunas infecciones o contaminación que la ciencia no logra
eliminar fácilmente.

Es lo que ocurre, por ejemplo, con los residuos atómicos producto de la


radioactividad, a los cuales los científicos no han descubierto todavía la manera de
destruirlos. De la misma manera, el pecado tenía su proceso de contaminación y
sólo Dios lo sabía. El proceso que Dios utilizó fue el de "muerte contra muerte".
Recordemos que, cuando el hombre pecó, también murió. Murió, antes que nada, en
cuanto a su separación de Dios. Pero después se produjo otra muerte para neutralizar
la primera. Este proceso funciona más o menos como ciertos principios de la
terapéutica. Por ejemplo, el veneno de la cobra es utilizado para fabricar suero
antiofídico que sirve para curar la picadura de la cobra. En este caso, el mal de la
"muerte" es utilizado contra el mismo mal de la "muerte". Es por esto que Pablo
afirmó: "Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley
del pecado y de la muerte" (Romanos 8:2).

El plan providencial de Dios, por lo tanto, fue insondable y eficaz.

EL ARREPENTIMIENTO

La palabra "arrepentimiento" significa cambio de mente.

Nuestra mente, formada y desarrollada según las leyes del pecado, sólo nos conduce
al otro lado de la cerca, a la transgresión. Pero hay que explicar bien lo que significa
arrepentimiento. No se trata de penitencia, como dicen algunas versiones no
evangélicas, lo cual no refleja la verdad del original griego (de Marcos 1:15). Por
ello, la necesidad de explicar lo que significa realmente arrepentimiento: un cambio
de mente.

LA FE

Fe es confianza. La persona es persuadida a depositar su vida y destino en Jesús


desde el mismo momento en que cree en él. Cuando esto se produce, la persona
cree en Cristo como el "Salvador de su alma; cree en el programa de Cristo para
la vida; cree en su promesa de vida eterna; y cree que el modo de vida que Cristo
ofrece es mucho mejor que el de su vida presente.

El arrepentimiento y la fe llevan a la persona a tomar la decisión más importante


de su vida: ponerse del lado de Cristo, para seguirlo hasta el tm. Esto lo veremos
mejor cuando consideremos lo relativo a la conversión.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 24


Cuando el evangelizador comprende más adecuadamente el plan de la salvación,
se encuentra en mejores condiciones para transmitir este mensaje a las demás
personas.

LA CONVERSIÓN

En esta oportunidad deseo, simplemente, enfocar el asunto desde el punto de


vista bíblico y práctico.

La palabra "conversión" proviene del latín cun verteré, que significa: mudar de
dirección, girar, y de allí la idea de dar media vuelta, tal como sucede con la
orden militar cuando el comandante ordena en voz alta: "¡Media vuelta!"

El término griego correspondiente a la palabra conversión es epístrofe, que


quiere decir: volver, regresar, retornar, cambiar de rumbo.

En la versión griega del Antiguo Testamento llamada Septuaginta, o LXX, la


palabra epístrofe aparece 579 veces, incluyendo la forma verbal u otras formas,
con el sentido de volverse a o volverse de. El verbo denota movimiento y
generalmente significa: dar vuelta o cambiar de lugar. Algunas veces, también
en el Antiguo Testamento griego, el término significa devolver algo, pagar
nuevamente, restituir a alguien, proporcionar a alguien. Otras veces significa
movimiento marcial y sucesión de años.

La iniciativa por parte de Dios de traer al pueblo de Israel del cautiverio en Egipto,
es un acto de la gracia divina, y el volverse Israel de sus pecados a Dios, es una
conversión.

Algunas veces el término aparece dentro de un contexto de apostasía. Cuando


alguien se vuelve de la apostasía, el acto es llamado conversión. En algunos casos,
además, la palabra significa alteración del estado del alma por la aplicación de la ley
del Señor, es decir, de las normas divinas. También incluye la idea de restauración o
renovación (Lamentaciones 1:16; 5:21).

En el Nuevo Testamento, conversión aparece 39 veces como verbo y una como


sustantivo. El sentido dominante es el cambio, tanto interior como exterior. En
algunos textos podemos verlo, aun en sentido negativo, cuando alguien se vuelve al
mal (Lucas 1:16; 17:4; 2 Pedro 2:21, 22; Gálatas 4:9). En general, en el Nuevo
Testamento la palabra conversión significa "volverse del pecado a Dios". Y esto se
logra a través del arrepentimiento, que es un cambio de mente (Hechos 11:21;
26:18; 14:15).

EL LLAMADO A LA CONVERSIÓN

La Biblia está llena de llamados a la conversión, tanto en el Antiguo como en el


Nuevo Testamento, y algunos de los pasajes son sencillamente admirables. El
profeta Ezequiel, hablando en nombre de Dios, dice: "Por tanto, yo os juzgaré a cada
uno según sus caminos, oh casa de Israel, dice el Señor Jehovah. Arrepentíos y
volveos de todas vuestras transgresiones, para que la iniquidad no os sea causa de
tropiezo" (Ezequiel 18:30). Y más adelante, en el versículo 32 del mismo capítulo,

Preparado por Magister Janett de Graham Página 25


concluye diciendo: "Ciertamente, yo no quiero la muerte del que muere, dice el
Señor Jehovah. ¡Arrepentíos y vivid!"

Jesús, dentro de otras afirmaciones profundas sobre este asunto, nos da la


siguiente que ha quedado registrada en Mateo 18:3: "De cierto os digo que si no
os volvéis y os hacéis como los niños, jamás entraréis en el reino de los cielos."

El apóstol Pablo tampoco se queda atrás, cuando habla de la misión que recibió
del propio Señor Jesús: "... para abrir sus ojos, para que se conviertan de las
tinieblas a la luz y del poder de Satanás a Dios, para que reciban perdón de
pecados y una herencia entre los santificados por la fe en mí" (Hechos 26:18).

EL PROCESO DE LA CONVERSIÓN

La conversión es una actitud motivada por ciertos factores , internos y externos,


que da como resultado la transformación del ser humano, a la que la Biblia llama
"ser renacido" o regeneración; "nueva criatura"; "nuevo hombre"; "nacido de
nuevo".

A la luz de esto, examinemos el proceso de la conversión.

1. El conflicto interno

Toda persona sufre conflictos internos, y éstos son inevitables porque el pecado,
que forma parte de la naturaleza humana, se opone siempre a cualquier impulso
divino en la persona. Y estos impulsos divinos se agitan siempre en el ser
humano, ya sea por escuchar el mensaje proclamado, por la influencia de algún
creyente, por las lecturas que la persona hace, por ciertas experiencias El apóstol
Pablo fue uno de los grandes ejemplos de este conflicto, al cual se refirió con
gran profundidad en el capítulo 7 de Romanos, diciendo: "Por lo tanto, hallo esta
ley: Aunque quiero hacer el bien, el mal está presente en mí" (v. 21).

El escritor judío Sholen Ash, en su libro El apóstol, imagina el conflicto de


Pablo y escribe hermosas páginas sobre su lucha de conciencia, particularmente
después de que estuvo de acuerdo con la muerte de Esteban (Hechos 6 y 7). Pero
en verdad, el conflicto se inicia cuando el Espíritu Santo comienza su trabajo de
convencimiento en la persona (Juan 16:7-11).

Personales, o hasta por la simple reflexión. 2. El juicio de valores

Cuando el Espíritu Santo comienza a actuar, la mente humana empieza a trabajar


en el análisis de la verdad. Esto es lo que llamamos juicio de valores. En este
proceso, la persona comienza a confrontar su situación con aquello que la verdad
de Dios le plantea. Imaginemos lo sucedido con Zaqueo, cuando éste trepó al
árbol para ver a Jesús. Antes de esto, él ya debió haber experimentado su
conflicto interno. Pero ahora estaba tomado por la curiosidad y quería
encontrarse con Jesús. De repente, Jesús se dirige a Zaqueo y lo invita a
descender. Y, lo que es más increíble, Jesús decide pernoctar en su casa. En su

Preparado por Magister Janett de Graham Página 26


conversación con Jesús, Zaqueo entra en un proceso de juicio de valores
confrontando lo que él hacía con lo que Jesús predicaba.

De modo que no tardó mucho en confesar: "He aquí, Señor, la mitad de mis
bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo
cuadruplicado" (Lucas 19:8).

El juicio de valores es algo que se produce normalmente en personas de cualquier


nivel cultural y dentro de su propio contexto. Es una operación llevada a cabo por el
Espíritu Santo. Así, pues, cuando Jesús dice que el Espíritu Santo "convencerá al
mundo de pecado, de justicia y de juicio" (Juan 16:8), está hablando de un trabajo
mental, de convencimiento, que no coacciona ni obliga por la fuerza. En otras
palabras, el pecador está siendo movido para que llegue a la conclusión de que Dios
dice la verdad y de que él está equivocado.

2- El arrepentimiento

La palabra arrepentimiento quiere decir "cambio de mente". La palabra griega


correspondiente es metanoía. Es en el arrepentimiento que se apoya la
conversión. Nuestra mente, que fue formada dentro de la influencia de las leyes
del pecado, es transformada. Es entonces cuando podemos comprender la
profundidad del primer mensaje de Cristo al mundo: "El tiempo se ha cumplido,
y el reino de Dios se ha acercado. ¡Arrepentíos y creed en el evangelio!"
(Marcos 1:15). Lo que él quiso decir fue: "¡Cambiad de mente!" Y si cambiamos
de mente, cambiamos la dirección de nuestra vida. El mensaje del
arrepentimiento satura toda la Biblia. Podemos poner el dedo en un punto
distante, por ejemplo en la ciudad de Nínive, en el Antiguo Testamento, cuando
el arrepentimiento de toda la población de esa ciudad, comenzando por el propio
rey, cambió los planes de Dios (Jonás 3:1-10).

Podemos, después, saltar al Nuevo Testamento, dentro de otros muchos ejemplos, y


detenernos en Hechos 19:18, 19, en el cual un pueblo que practicaba ritos ocultistas
se convirtió y quemó sus libros de magia en una plaza pública.

3. La fe

Pero el arrepentimiento no está completo sin la fe, sino que ambas actitudes se
dan en el mismo proceso de la conversión. La verdad es que, para poder aceptar
el cambio radical, la persona necesita del elemento de la confianza en la
proposición que le es hecha. Si la persona se decide a cambiar de dirección, el
Espíritu Santo investiga las ventajas y las propuestas de la nueva dirección.

Evidentemente, el evangelio es presentado siempre en términos de cambio o


trueque. Esto es lo que enseña la parábola de la perla de gran precio, en la que el
comerciante halla algo mucho más valioso que todo lo demás que posee. Por ello,
vende todo lo que tiene para adquirir algo nuevo y de más valor (Mateo 13:45, 46).
En el mismo sentido está la conversación de Jesús con el llamado "joven rico"
(Marcos 10:17-31), a quien Jesús dijo que vendiera todo cuanto tenía y que lo si-
guiera para tener un tesoro en el cielo.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 27


En este punto el pecador entiende que la obra de Jesús es real y provechosa para
él, y que vale la pena hacer el cambio.

4. La decisión

Todo este proceso se hace efectivo con la decisión. Después de estar convencido
de su pecado y de la salvación que Jesús le ofrece, el pecador decide aceptarlo.
Este es el acto final del diálogo entre el Espíritu Santo y el pecador. Es en este
punto donde éste se da media vuelta. Es el regreso a Dios.

CARACTERÍSTICAS DE LA CONVERSIÓN

Hemos visto, entonces, que el acto de volverse a Dios es el resultado de un


proceso interior. Toda la operación del Espíritu Santo en el pecador da como
resultado su decisión de aceptar a Jesucristo. En consecuencia, el convertido se
distingue por las siguientes características:

1. Es una nueva naturaleza

La primera característica distintiva de la conversión es el implante de una nueva


naturaleza en el ser humano. El texto de Pablo en 2 Corintios 5:17 habla de
"nueva criatura" en el sentido de ser de naturaleza diferente de la anterior, no en
el sentido de haber sido hecha otra vez. A esto se refería Jesús cuando hablaba
de un "nuevo nacimiento". Pedro, igualmente, se refería al mismo proceso
cuando decía, hablando de los creyentes: "habéis nacido de nuevo" (1 Pedro
1:23).

En verdad, esta es una idea fascinante, pudiendo hablarse en este caso de "una nueva
creación de Dios". El pecado deformó a la primera criatura y pasó después a
dominar toda su naturaleza. Pero Dios ideó un plan sabio y efectivo. De hecho, si
leemos cuidadosamente el capítulo 15 de la Primera Epístola del apóstol Pablo a los
Corintios, donde el apóstol discurre profundamente sobre la resurrección, veremos
que Dios habla de una nueva creación, y en su nueva creación no sólo la parte
espiritual es recreada, sino también el cuerpo. El pecador asumirá nuevamente la
imagen de Dios, a la que fue creado y que perdió por el pecado (1 Corintios 15:48,
49). La misma idea se encuentra también en 1 Juan 3:1-3.

2. Se renueva constantemente

La conversión, sin embargo, no hace perfecto al hombre. Pero sí hay un nuevo


comienzo que es irreversible y que se irá desarrollando.

La idea de transformación forma parte, de hecho, de todo el proceso. En el


evangelio de Juan, capítulo 1, versículo 12, leemos: "Pero a todos los que le
recibieron, a los que creen en su nombre, les dio derecho de ser hechos hijos de
Dios." La palabra griega traducida "ser hechos" tiene mucha fuerza. Este verbo
quiere decir "ser, llegar a ser, ser hecho, ponerse," lo cual significa que los que creen
en Cristo y lo reciben como Salvador y Señor "se vuelven hijos" de Dios. La fuerza
del verbo, repetimos, va más allá de volverse hijos simplemente en el sentido de ser

Preparado por Magister Janett de Graham Página 28


"formados" con una naturaleza propia para serlo. Por ello la expresión "nacido de
nuevo" de 1 Pedro 1:23.

Este es el inicio de una transformación que continúa todo el tiempo en la


persona convertida. Uno de los textos más hermosos en este sentido es 2
Corintios 3:18: "Por tanto, todos nosotros, mirando a cara descubierta como en
un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la
misma imagen, como por el Espíritu del Señor." Y el apóstol Juan perfecciona la
idea diciendo: "Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado
lo que seremos. Pero sabemos que cuando él sea manifestado, seremos
semejantes a él, porque le veremos tal como él es" (1 Juan 3:2). Obsérvese que
comenzamos a hablar de nuestra transformación en hijos de Dios (Juan 1:12) y
terminamos con el testimonio del mismo apóstol de que, por ser hijos de Dios,
"seremos semejantes a él". He aquí el proceso de la renovación constante.

Es un nuevo hombre

En consecuencia, a medida que somos perfeccionados y renovados a la imagen del ser


humano perfecto (Jesucristo), muchas cosas empiezan a cambiar cuando hemos sido
convertidos. Sabemos que todavía está presente en el nuevo hombre la lucha entre la
carne y el espíritu (Gálatas 5:17). Pero la nueva dirección, la nueva voluntad espiritual,
comienza a cambiar las cosas de nuestra vida social, de nuestra vida emocional y aun de
nuestra vida intelectual.

La conversión, que es una actitud que proviene de un proceso interior, da como


resultado un nuevo hombre en Cristo. Y esto es lo que le está haciendo falta a
nuestro mundo. De manera que, al evangelizar, el evangelizador debe tener en
mente este resultado del mensaje del evangelio.

LA POSIBILIDAD DE LA CONVERSIÓN

Pero, ¿es realmente posible que se produzca una transformación en el ser


humano tan corrompido?

En estos últimos años, los científicos están preocupados por las imperfecciones
del ser humano, por su fragilidad, y por el origen de sus enfermedades; por lo
cual están tratando de lograr una generación más perfecta. Por ello, se habla
mucho de selección de genes, y de la eliminación de ciertos genes enfermizos
con el fin de mejorar la especie humana.

Más allá de este esfuerzo declaradamente científico, ha habido otros que pueden
conceptuarse como románticos, en el sentido de que han buscado lograr una
humanidad perfecta, porque la actual está llena de defectos. Aldous Huxley, por
ejemplo, concibió una sociedad de personas ideales, que alcanzarían la
perfección a través de cierta droga llamada soma.

Stanley Jones, en su libro La conversión, menciona el hecho de que, en la


naturaleza, hay tipos de conversión o transformación que se producen de modo
rutinario. Es el caso de la fotosíntesis de las plantas, proceso mediante el cual

Preparado por Magister Janett de Graham Página 29


una planta obtiene del aire y de la luz solar el material que es convertido en el
color verde de la clorofila.

En el campo de la naturaleza, una de las "conversiones" más hermosas es la


metamorfosis de la mariposa. Una oruga rastrera y de feo aspecto avanza
lentamente en busca de un lugar para quedarse allí. Después de algún tiempo, se
prende de un rinconcito cualquiera y queda allí colgada como si estuviera
muerta. Después de algunos días, y en el momento preciso, algo nuevo comienza
a moverse dentro de la cascara. Poco después, la "cosa" nueva que está allí
dentro comienza a empujar con fuerza la cascara hasta aparecer totalmente.
Ahora es una hermosa mariposa. Al comienzo permanece cerca, asentada sobre
los pedazos de la cascara, ejercitando sus alas. ¡Pero no pasa mucho tiempo,
pues alza vuelo y se remonta a las alturas! ¡Es un hermoso símbolo de una nueva
vida, libre, independiente y victoriosa!

Sin embargo, en esta ilustración de la naturaleza hay una diferencia con la


conversión humana: en el caso de la mariposa, el proceso es cíclico y sucede
siempre en el momento preciso. En el caso del hombre, la conversión sólo se
produce si él lo desea. Todo lo que dependa de Dios estará siempre disponible
para que se inicie el proceso y para que tenga buen término. Pero el hombre
necesita querer la conversión, sin lo cual ella no se producirá.

Vemos, pues, que la conversión es un milagro de Dios, pero que no se produce


de manera espectacular, sino que sigue todo un proceso de actividad tanto por
parte de Dios como del hombre.

V11. La Evangelización Personal:

Nos referimos aquí al evangelismo de persona a persona, donde se puede estar


cerca de la persona que está siendo evangelizada, encontrándose con sus ojos,
notando sus reacciones y sus emociones, y al mismo tiempo poniendo delante de
ella nuestra vida cristiana como luz del mundo y sal de la tierra. No hay nada
que sustituya a esta experiencia personal.

Jesús es nuestro mejor ejemplo en cuanto a este tema. El escritor J. E. Davis, en


su libro Manual del Evangelismo Personal, dice que Jesús destacaba lo
individual dentro lo colectivo, cuando diferenciaba, por ejemplo:

1) Una dracma entre 10.

2) Una oveja entre 100.

3) Un hijo entre 2.

4) Un solo pecador arrepentido que provoca la alegría de todos en el cielo


(Lucas 15:10).

El mismo autor destaca también que las grandes enseñanzas de Jesús fueron
hechas a individuos particulares. Así:

Preparado por Magister Janett de Graham Página 30


1) En cuanto al primer mandamiento: a un escriba.

2) Sobre los verdaderos adoradores: a una mujer samaritana.

3) A quien mucho se le perdona, mucho ama: a una prostituta.

4) El nuevo nacimiento: a Nicodemo.

5) Jesús dio inicio al plan de salvación, llevando a un malhechor —el ladrón


colgado en la cruz— al paraíso.

La verdad es que, aunque trabajemos con grupos, la evangelización terminará


siendo siempre de persona a persona, cuando llegamos al punto del aconseja
miento. He aquí la razón por la cual la evangelización personal es fundamental
para todos los demás tipos de evangelización.

Observamos, por el Nuevo Testamento, que la evangelización personal era algo


que se producía de forma natural. Uno de los mejores patrones para nosotros, en
este sentido, está en el primer capítulo del evangelio de Juan.

Inmediatamente después de hablar con Jesús, Andrés buscó a su hermano Simón


y lo llevó a Jesús; y Felipe, después de haber hablado con Jesús, fue a buscar a
Natanael y lo condujo a él (Juan 1:35-51).

Según los historiadores, este método fue el secreto del gran crecimiento del
cristianismo en la iglesia primitiva. De allí que el historiador Gibson haya dicho:
"La razón principal por la que el cristianismo se extendió tan rápidamente, era
que inmediatamente después de que una persona se convertía, corría a compartir
la noticia con su vecino." El profesor G. William Schwerin, del Seminario
Teológico Bautista de Golden Gate, de San Francisco, California, ha definido
así a la evangelización personal: "Es la comunicación del evangelio del reino
persona a persona guiada por el Espíritu Santo y llevada a cabo por uno o más
cristianos, en tal manera o maneras que el receptor individual tenga una
oportunidad válida de aceptar a Jesucristo como Señor y Salvador y llegar a ser
un miembro responsable de su iglesia."

Esta definición no olvida mencionar la dirección del Espíritu Santo, que es muy
importante en la evangelización, e incluye además la integración del nuevo
creyente a la iglesia de Jesucristo.

JESÚS COMO MODELO DEL EVANGELIZADOR PERSONAL

Sin duda alguna, Jesús es el Maestro por excelencia en todo. Algunos de los
ejemplos más sobresalientes de su actividad como evangelizador fueron sus
encuentros con: El joven rico (Mateo 19:16-22), Zaqueo (Lucas 19:1-10),
Nicodemo (Juan 3:1-16) y la mujer samaritana (Juan 4:1-30).

Preparado por Magister Janett de Graham Página 31


Del estudio de los diversos encuentros evangelísticos que Jesús tuvo con las
diversas personas, podemos observar algunas características muy especiales que
deben distinguir a la evangelización personal:

1. Jesús demostraba compasión por el pecador

Era capaz de detenerse y dar atención a un hombre rechazado por la sociedad,


como lo fue, por ejemplo, "el endemoniado gadareno" (Marcos 5:1-20); y a un
joven rico y, quizás también presuntuoso, al que amó profundamente (Marcos
10:21). Jesús observaba las multitudes y sentía compasión de ellas (Mateo 9:36),
porque era capaz de mirar el interior de las personas y ver, antes que nada, su
pecado (Marcos 2:5).

Ver el pecado de la persona en su condición de perdición espiritual debe ser,


también, la principal actitud de un evangelizador.

2. Jesús no tenia, prejuicios

Por ser puro y divino, era de esperarse que Jesús rechazara a ciertas personas por
motivos religiosos y de principio. Pero él no actuaba así. Cuando le trajeron la
mujer adúltera, sorprendida en el acto mismo del pecado, se esperaba que Jesús
la repudiara. Algunos miembros de nuestras iglesias hoy en día habrían actuado
con muchos prejuicios en un caso así. Pero Jesús actuó con amor y comprensión.
En realidad, aquella mujer era una pecadora, pero Jesús había venido
precisamente para salvar esa clase de personas. Es muy hermoso el diálogo final
entre ellos: "Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha
condenado? Y ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te
condeno. Vete y desde ahora no peques más" (Juan 8:10, 11).

Notamos, sin embargo, que en términos generales muchos creyentes evitan


entablar conversación con cierto tipo de pecadores, tales como prostitutas,
drogadictos y homosexuales. No debemos, por supuesto, contemporizar con el
pecado, pero sí debemos aceptar a este tipo de personas tal y como son, y
anunciarles el evangelio que puede cambiar sus vidas.

3. Jesús iba donde se encontraba la persona Jesús no tenía un templo para invitar
a las personas a venir a él para que escucharan su mensaje. Por lo tanto, iba a las
personas, a su contexto normal de vida. Fue a Samaria y se detuvo allí, junto al
pozo, pues sabía que aquella mujer vendría a buscar agua. Y cuando comenzó a
conversar con ella, lo hizo precisamente refiriéndose a lo que ella estaba
haciendo. Lo mismo hizo con Zaqueo (Lucas 19:1-10), con Leví (Marcos 2:13-
17) y otros.
4. De hecho, Jesús vino del cielo a buscarnos, "a buscar y a salvar lo que se había
perdido" (Lucas 19:10). Como evangelizadores, tenemos que estar dispuestos a
ir al pecador, en vez de esperar que él venga a nosotros.
5. 4. Jesús sabía cómo dar inicio a un diálogo evangelístico
6. El comenzaba precisamente hablando de la situación en la que se hallaban las
personas. Con Nicodemo, partió de la propia pregunta que éste le hizo, para
llevarlo después a considerar él profundo tema de la vida eterna (Juan 3:1-21).

Preparado por Magister Janett de Graham Página 32


7. Con los qué trataron de hacerlo caer en una trampa, como fue el caso de.la
pregunta que le hicieron sobre el pago del impuesto, comenzó hablando
justamente de la moneda del tributo (Mateo 22:15-22). Con Zaqueo, decidió ir a
su casa a reposar y a hablar después de la necesidad que éste tenía (Lucas 19:1-
10).
8. El evangelizador debe aprender de Jesús cómo iniciar un diálogo evangelistico.
El comenzaba precisamente hablando de la situación en "que se encontraban las
personas. Hoy en día, muchos creyentes —y aun pastores— comienzan a
"evangelizar" condenando los vicios de la persona, o las modas, o el adulterio.
Pero no es así como se debe evangelizar. Todos los errores de la persona serán
señalados por Dios, y lo único que a nosotros nos toca es trabajar con el Espíritu
Santo para que la persona se convenza de su situación y entienda que Jesús tiene
el poder de transformar su vida.
9. Jesús iba, directamente al grano
10. El no se andaba por las ramas. A Nicodemo le dijo: "De cierto, de cierto te digo
que a menos que uno nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios" (Juan 3:3).
Con la samaritana, respondiendo a una pregunta polémica que ésta le hizo sobre
el verdadero lugar de adoración, fue tajante: "...ni en este monte ni en Jerusalén
(vosotros los samaritanos) adoraréis al Padre” (Juan 4:21). Y cuando se refirió,
públicamente, a los galileos que fueron asesinados por orden de Pilato, les dijo:
"¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron estas cosas, habrán sido más"
pecadores que todos los galileos? Les digo que no; más bien, si no os arrepentís,
todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:1-3)"
11. No es correcto el proceder de algunos predicadores quienes, para inflar las
estadísticas, llaman al frente a las personas para entregarles un Nuevo
Testamento o para orar por ellas. Los evangelizadores debemos ser claros y
directos e invitar a las personas a aceptar a Cristo como Salvador, pues es
posible que esa sea la única oportunidad que tendremos de hacerlo.
12. 6. Jesús estaba consciente de la urgencia de la salvación
13. El decía: "Mees preciso hacer las obras del que me envió, mientras dure el día.
La noche viene cuando nadie puede trabajar (Juan 9:4). Jesús sabía que tenía un
tiempo limitado para alcanzar personalmente al mayor número posible de
personas, y por ello trabajó intensamente y también capacitó a sus discípulos
para enviarlos después a todas las aldeas.
14. Y antes de ascender al cielo, les dio la orden de ir por todo el mundo a predicar
el evangelio a toda criatura (Marcos 16:15).
15. La evangelización no es trabajo de un solo día, ni algo sin importancia. Es un
trabajo urgente que debemos hacer con diligencia si consideramos que cada
minuto que transcurre mueren muchas personas en el mundo. Una de éstas
puede estar muy cerca de nosotros y partir a la eternidad sin la salvación. De ahí
el sentido de urgencia que debe estar siempre presente en el evangelizador
cristiano.

UN EVANGELIZADOR EN ACCIÓN EN EL NUEVO TESTAMENTO

Felipe fue uno de los siete de la iglesia de Jerusalén cuyo principal trabajo era el
diaconado (Hechos 6:1-7). Sin embargo, se destacó también como evangelista.
En el capítulo 8 de Hechos, lo encontramos como predicador de masas (v. 5, 6)
y también como evangelizador personal (v. 26-40). En esta experiencia de Felipe

Preparado por Magister Janett de Graham Página 33


con el eunuco, subrayamos algunos principios fundamentales de la
evangelización personal:

1. La dirección de Dios en ciertos casos específicos

Un ángel del Señor le dijo a Felipe que fuera a un lugar específico, donde
encontraría a alguien que estaba preparado para escuchar el evangelio (v. 26).

El evangelizador debe tener intimidad con Dios para que pueda recibir la dirección
segura de Dios para su trabajo, ya que él tiene ciertas personas a las cuales quiere
enviarnos.

2. Dios está con las personas que lo buscan, aunque lo hagan por medios equivocados

Pero él necesita de sus siervos para enviarlos a tales personas (v. 27). Siempre hay
alguien a quien Dios quiere salvar, y él necesita de nosotros para ello.

2. El Espíritu Santo dirige siempre el momento preciso en que debe hacerse el


abordaje a la persona a ser salvada: "Acércate y júntate a ese carro" (v. 29).
3. 4. El evangelizador atento inicia el abordaje en el lugar apropiado
4. "Y Felipe corriendo le alcanzó y le oyó que leía el profeta Isaías. Entonces le
dijo: ¿Acaso entiendes lo que lees?" (v. 30).
5. 5. La Biblia —las Escrituras— es siempre el texto clave para anunciar a Jesús
6. Jesús ya había dicho: "... ellas son las que dan testimonio de mí" (Juan 5:39).
Esto fue lo que hizo Felipe.
7. 6. La evangelización debe ser completa, un verdadero discipulado
8. El eunuco fue enseñado sobre el bautismo. Esto se desprende de Hechos 8:36.
Fue una integración inmediata.
9. 7. La evangelización completa le halla solución al problema del pecador, y lo
convierte en alguien realizado y feliz
10. El eunuco acostumbraba ir a Jerusalén a adorar, pero nunca había encontrado lo
que ahora había logrado a través de Felipe. Fue la evangelización lo que le
produjo ese gozo (v. 39).

LA TÉCNICA DEL ABORDAJE EN LA EVANGELIZACIÓN PERSONAL

El evangelizador debe hacer uso de sabiduría al abordar a las personas. Cada


persona de este mundo es un universo complejo, con su lastre cultural, sus
creencias, sus conceptos, sus "filosofías de la vida", sus excentricidades y, sobre
todo, su personalidad propia, que no es igual a la de nadie más.

Esto significa que, de acuerdo a como sean abordados, responderán negativa o


positivamente al evangelio. Por ello, es preciso que el evangelizador, antes que nada,
dependa totalmente del Espíritu Santo y, junto con ello, desarrolle un conocimiento
profundo de la naturaleza humana. A continuación, algunas sugerencias en cuanto a
cómo abordar a la persona:

Preparado por Magister Janett de Graham Página 34


1. Comience con la mayor naturalidad

Cada persona es como un jardín florido, donde nuestra mano puede coger rosas
pero también herirse con sus espinas. Por consiguiente, el abordaje debe hacerse
de una manera que no despierte prejuicios ni hiera la sensibilidad de las
personas. El ejemplo del abordaje de Jesús a la mujer samaritana es clásico:
"Dame de beber".

2. Comience donde se encuentra la persona

Es indispensable que quien desee evangelizar, haga el abordaje de la persona


comenzando con lo que ella está haciendo, o diciendo, o viendo, para hacer
después la transición al mensaje del evangelio. El eunuco estaba leyendo la
Biblia y Felipe comenzó bien, diciéndole: "¿Acaso entiendes lo que lees?"
(Hechos 8:30). De allí que, si la persona está leyendo el periódico, comente con
ella alguna noticia; si está cuidando un niño, juegue con éste; y si está trotando
por la mañana, corra también con ella mientras le habla. 3. Hable durante
algunos momentos, y con toda naturalidad, del tema inicial de conversación

El evangelizador no debe pasar inmediatamente al abordaje de la persona con el


evangelio. Muchas veces tendremos que gastar horas, días y aun semanas, antes
de poder hacerlo. No podemos hacer cambios bruscos en el proceso de abordaje.

4. No exagere su interés por la persona

Debemos actuar como si no estuviéramos tan interesados por ella. No debemos


obrar como vendedores que deseamos vender un producto, aunque es verdad que
queremos ganarla para Cristo. Lo que estamos haciendo procede de Dios y podrá
cambiar la vida de la persona. Sin embargo, si ella ve que esa es nuestra
intención, corremos el riesgo de que pierda interés y de que se aleje de nosotros.

5. Haga después la transición, de la manera más natural, al plan de salvación Lo


mejor es mostrarle la necesidad espiritual de la vida humana o la necesidad de
Dios, y aun de una religión sana. Por ejemplo, al abordar a una persona que se
ocupa de cultivar flores, ¿que tal si le hablamos de la sabiduría del Creador al
crear tantas flores, a cual más hermosa, y después lamentar que, a pesar de tan
bellas, duran tan poco y son tan frágiles? Otra estrategia podría ser abrir la
Biblia y mostrarle el Salmo 90:5, 6; 1 Pedro 1:24, 25 y otros textos semejantes.
Con apenas los dos textos antes mencionados, estamos ya en el camino de la
evangelización.
6. El texto de Pedro está relacionado con la idea de regeneración (1 Pedro 1:23) y
no podría haber un mensaje más adecuado en este tipo de abordaje.
7. 6. Si la persona se muestra interesada por el tema de la salvación, pase a la fase
decisiva
8. Si usted la abordó en la calle, mientras se encontraba evangelizando, invítela a
sentarse para que escuche la exposición del plan de salvación. Si ello no es
posible en ese momento, fijen una hora en que podrán hacerlo ese mismo día o
Preparado por Magister Janett de Graham Página 35
en los días siguientes. Podría ser una visita en la casa de la persona o un
encuentro a la hora del almuerzo. Dependiendo de la persona, ¿qué tal si la
invita a almorzar o a cenar?
7. Según lo que pueda percibir de la condición cultural de la persona, escoja
uno de los esquemas ya conocidos en cuanto al plan de la salvación
8. Comience a hablar del plan de salvación, a partir del punto ignorado por la
persona

Puede ocurrir, por ejemplo, que la persona ya tenga una profunda convicción en
cuanto al pecado y aun del evangelio. Una vez detectado, el evangelizador percibirá
dónde debe comenzar con cada persona en particular.

9. Al tratar el tema del pecado, resulta más conveniente abordar el lado de la


experiencia humana con el pecado, en vez de mencionar primero el lado bíblico

El problema es que, en general, a las personas no les gusta la palabra pecado. Pero
esto no importa. El evangelizador puede cambiar la etiqueta y llamarlo, por ejemplo,
veneno.

10. Siendo que la mayoría de las personas tiene ya cierta conciencia del
problema del pecado, la mejor manera de comenzar a presentar el plan de
salvación es habiéndoles del amor de Dios (Juan 3:16)
11. La presentación del plan, utilizando los dedos de la mano, resulta muy
positivo en el caso de los niños y de las personas sencillas:

1) Dios te ama (dedo pulgar) - Juan 3:16.

2) Tú eres pecador (dedo índice) - Romanos 3:23.

3) Cristo murió por nosotros (dedo del corazón) - Romanos 5:8.

4) Debes recibir a Jesús como tu Salvador personal (dedo anular) - Juan 1:12.

5) Después de hacerlo te convertirás en una nueva criatura (dedo meñique) - 2


Corintios 5:17.

12. Si las circunstancias lo permiten, utilice una Biblia y deje que la persona
misma haga la lectura de los versículos.
En caso contrario, utilice los textos de memoria. El evangelizador debe
esmerarse en la memorización del mayor número de versículos bíblicos. No hay
que olvidar que la Palabra do Dios es viva y eficaz, y que citarla es
indispensable.
El testimonio personal del evangelizador es muy importante, pero nunca deberá
sustituir el citar la Palabra de Dios.
13. Evite que la persona haga interrupciones cuando usted esté presentando el
plan de salvación, o que desvíe el tema para hablar de doctrinas controversiales
de sectas. Insista en la exposición del plan de salvación

Preparado por Magister Janett de Graham Página 36


La semilla está siendo sembrada en la tierra, que ahora está abierta, y si esa
semilla cae "junto al camino", las aves vendrán a devorarla, y nunca germinará
(Mateo 13:4).
14. Siempre que sea posible, trate de utilizar ilustraciones de acuerdo con el
nivel cultural de la persona que está siendo evangelizada

15. Después de hacer la presentación del plan de salvación, compruebe si la


persona entendió todo el plan Haga un breve resumen de todo para que el asunto
quede perfectamente claro para la persona.

16. Frente a las consideraciones o reflexiones de la persona sobre algún punto en


particular, explique nuevamente los puntos en los cuales tenga duda o que no
fueron bien asimilados

Recuerde la experiencia de Felipe con el eunuco: "¿Pues cómo podré yo, a menos
que alguien me guíe?" (Hechos 8:31). El evangelio tiene que ser entendido, pues la
emoción sola no basta.

17. Lleve a la persona a tomar una decisión

18. Enséñele a orar

19. Ore con la persona, dando gracias a Dios por la decisión que ha hecho

20. No olvide llenar una tarjeta de decisión de la persona, que será de utilidad para
usted en el proceso de integrar a la persona a la iglesia local

ESTRATEGIAS

Además de las técnicas de abordaje de evangelismo personal antes presentadas


—que pueden ayudarnos en las diversas situaciones que se nos presenten—
podemos también hacer uso de algunas estrategias especiales.
1. Visitación

La visitación puede ser planificada; puede surgir espontáneamente por causa de una
nueva amistad; o puede ser consecuencia de nuestras relaciones profesionales.
Cualquiera que sea el motivo para visitar, el evangelizador debe ser sabio al
introducirse en el ambiente donde vive la persona. En algunos casos no podrá
abordar de inmediato el tema evangelístico, pues muchas veces tenemos que ganar
antes a las personas para nosotros, para intentar después ganarlas para Cristo.

2. Aprovechando y creando situaciones Innumerables veces surgen ante nosotros


situaciones que podrían ser perfectamente aprovechadas para evangelizar a alguien

Preparado por Magister Janett de Graham Página 37


Una reunión de negocios, una petición de información, un accidente, una noticia de
la TV —todo ello puede ser transformado en una oportunidad para la evangelización
personal. Lo único que hace falta es que el evangelizador esté alerta.

En cierta ocasión tuve que ir a una compañía de publicidad para ordenar una
placa para mi oficina. En ese tiempo ejercía temporalmente el derecho. Estando
en el mostrador del establecimiento, me enteré de que la señora que me atendía
—la esposa del dueño de la compañía— era creyente, pero su marido era hostil
al evangelio y no le permitía asistir a la iglesia.

Encargué el trabajo y después de esto continué relacionándome con este hombre.


Nos hicimos amigos, y hasta utilizó mis servicios de abogado.

Después lo invité, junto con su familia, a venir a almorzar en nuestra casa. Vinieron,
y él se mostró satisfecho. No hablamos de religión. Entonces él se sintió en la
obligación de invitarme a su casa el domingo siguiente, y fuimos. Allí se enteró de
que yo era pastor, pero ya habíamos hecho amistad y continuamos la relación. Dos
meses después mi amigo estaba convertido, su esposa dirigía el coro de nuestra
iglesia y un grande y hermoso letrero luminoso había sido colocado en la fachada de
nuestro templo, por él mismo.

3. En medios de transporte colectivos En el autobús urbano, en el tren, en un barco,


podemos hablar a la persona que va a nuestro lado. El contacto puede comenzar con
la entrega de un tratado, y a partir de esto puede iniciarse una conversación
evangelística. Principalmente en las ciudades en que las personas están siempre
dispuestas a conversar, será invariablemente fácil iniciar un diálogo evangelístico.
La misma oportunidad se produce cuando viajamos de una provincia o Estado a
otro, ya sea en autobús o en avión.

4. La hora del almuerzo

En las grandes fábricas, en las que los trabajadores comen allí mismo —ya sea que
lo hagan en los comedores de la empresa o que traigan su comida de casa— hay
siempre una media hora de descanso y de conversación amigable entre ellos.

5. En los supermercados

Hay muchas oportunidades de conversar dentro de un supermercado utilizando


como tema de conversación cualquier comentario, la inflación, los precios altos de
los productos y otros asuntos.

6. Salones de belleza y peluquerías

Muchas veces tenemos que pasar un tiempo considerable en la barbería, en la


peluquería o en un salón de belleza (principalmente las mujeres, en este último

Preparado por Magister Janett de Graham Página 38


caso). ¿Qué tal crear un ambiente de evangelismo e involucrar a algunas de las
personas que allí se encuentran? Yo he hecho esto con buenos resultados.

7. El evangelismo como un estilo de vida

En los Estados Unidos de América se están produciendo muchos libros que hablan
de este tema. Allí se está haciendo un gran esfuerzo por desarrollar en los creyentes
el hábito de evangelizar. Es lo que ha sido llamado "el evangelismo como un estilo
de vida". Este consiste en despertar a la persona para que esté siempre alerta a fin de
que aproveche todas los momentos y oportunidades para testificar de Cristo.
Conozco a algunas personas que lo están haciendo y es maravilloso escuchar sus
testimonios. Por donde éstas pasan, exhalan evangelización; no pierden ni una sola
oportunidad para testificar. No hay nadie que se cruce en su camino que no se lleve,
por lo menos, un tratado evangelístico. Y esto es algo maravilloso.

EXCUSAS MÁS COMUNES OFRECIDAS POR LAS PERSONAS

El evangelizador debe saber de memoria, o tener subrayado en su Biblia, por lo


menos un versículo para responder a cada excusa.

1.- 'Yo no soy pecador" - Romanos 3:23; 5:12.

2.- "Soy demasiado pecador para ser perdonado" - Lucas 19:10; 1 Timoteo 1:15.

3.- "Yo no siento que debo buscar la salvación" - La Biblia no manda sentir, sino
creer - Hechos 16:31; Isaías 55:7; Jeremías 17:9, 10; Juan 5:24.

4.- "Tengo miedo de no poder perseverar" - Judas 1:24; 2 Timoteo 1:12; Juan 5:24.

5.-"Conozco a muchos creyentes que son hipócritas" -


Romanos 14:4-10; 2:1, 21-23; Santiago 4:17; Hechos 16:31;
Romanos 14:12; 2 Corintios 5:10.

6. "He buscado a Dios pero no lo he encontrado" - Jeremías 29:13.

7. "No puedo dejar mi vida de pecado" - Marcos 8:34-38; Santiago 4:4:


Deuteronomio 30:13-16; Mateo 6:24; Romanos 6:23.

8. "Si me hago creyente, tendré que dejar mi actividad profesional" - Marcos 10:29,
30; Mateo 6:33; 1 Timoteo 6:9.

9. "No sé si podré cambiar mi vida para después convertirme en creyente" - Mateo


9:12, 13; Romanos 5:6-8; Lucas 23:39-43; 8:10-14

Preparado por Magister Janett de Graham Página 39


10. "Creo que no necesito de la salvación. Yo me considero una persona buena,
honrada, no le deseo mal a nadie..." - Romanos 3:20; 4:2-6; Lucas 16:15; Proverbios
16:2; Juan 6:28, 29; Hebreos 11:6; Juan 3:3-7.

11. "Ya es demasiado tarde para mí" - Romanos 10:13; 2 Pedro 3:9; 2 Corintios 6:2.

12. "Todavía soy joven. Puedo esperar" - Eclesiastés 12:1, 2; Hebreos 3:13; 2 Corintios
6:2; Lucas 12:20; Isaías 55:6.

13. "La Biblia está llena de errores" - 2 Pedro 2:12; 1 Tesalonicenses 2:13; 2 Pedro
1:20, 21; 2 Timoteo 3:16, 17

14. "La vida del creyente es muy exigente" - Proverbios 3:17; 4:18: 1 Juan 5:3.

15. “Yo creo...; yo pienso..." - Romanos 9:19-21; Isaías 55:8, 9.

La evangelización masiva.

Esta es la evangelización que busca al individuo cuando éste forma parte de un grupo,
sea grande o pequeño.

Naturalmente, la evangelización tendrá siempre el propósito de alcanzar al individuo,


pues el trabajo del Espíritu Santo en la conversión es siempre individual. En el caso de
la evangelización masiva, el trabajo evangelístico apunta al grupo, para alcanzar al
individuo.

En este tipo de evangelización sucede, que las personas están en sitios diferentes,
aunque estén relacionados con la misma fuente del mensaje; Ej. radio, televisión y otros
medios de comunicación de masas.

Por otra parte, podría ser que, para reunir al grupo, tengamos que crear las condiciones
adecuadas para las personas en un lugar determinado. Ej. Las grandes campañas
evangelísticas.

Al evangelizar en masas, se puede quedar con la duda, de si realizamos bien el trabajo,


por no haber ganado personalmente a alguien para Cristo.

LOS CULTOS AL AIRE LIBRE.

Según Michael Green, “Además de trabajar en las sinagogas, los discípulos imitaron a
su Maestro predicando al aire libre. En Hechos vemos, gran cantidad de estos ejemplos
Jerusalén, Samaria, Listra y Atenas.”

Ejemplos del uso de utilización de la predicación al aire libre.

El hacerlo “al aire libre” provenía de los judíos, que lo hacían en cualquier lugar:
jardines, patios, orillas de los ríos y mercados.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 40


Ireneo (uno de los teólogos más famoso del siglo II), acostumbraba predicar en los
mercados y a cielo abierto en las pequeñas aldeas.

Cipriano enfrentó serios riesgos, de ser hecho preso por predicar en desiertos a cielo
abierto.

PLANIFIACACIÓN DE UN CULTO AL AIRE LIBRE.

Debemos comenzar organizando y planificando los servicios evangelístico al aire libre.


Nada de agarrar una Biblia en el último minuto y empezar a improvisar.

Algunas cosas que son importantes planificar:

 Preparar a la iglesia para que participe en el programa: se debe realizar un


trabajo previo de concientización y el pastor debe predicar algunos sermones sobre
la actividad a realizar.

 Formación de equipos de trabajo en cada área: un departamento de


evangelización y su director debe estar al frente de los preparativos. Cada área de
atención especial puede exigir un equipo particular.

 Selección del sitio: dependiendo del sitio, así deben ser las previsiones. El sitio de
la reunión debe ser escogido previamente y que la iglesia como llegar al lugar, lo
cual debe ser anunciado y facilitado.

 El programa: debe ser preparado con suficiente anticipación y establecer el


predicador al igual que un sustituto por alguna emergencia.

El programa debe contar con una parte musical, se puede incluir también poesía,

que es un excelente instrumento de evangelización.

 La literatura: el tipo de tratado o literatura deberá ir acorde con el tipo de oyente,


y debe estar sellada o identificada por la iglesia.

 Los consejeros: debe ser un grupo bien entrenado, sin este detalle es perder el
esfuerzo.

 El día de la actividad: se debe mencionar la fecha fijada para la actividad y hacer


la debida promoción.

Aspectos físicos a considerar al evangelizar al aire libre:

1. La ubicación de los participantes: los participantes (el predicador, los músicos,


etc.), deben ubicarse donde puedan versen bien. Es importante la visibilidad para el
éxito de la comunicación.

2. Servicio de sonido: se debe probar con suficiente anticipación, no hay nada más
sujeto a contratiempos que este aspecto. Sin sonido no se logra nada. Es
conveniente tener uno o dos micrófonos de reserva.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 41


3. Cartel de identificación: se acostumbra montarlo sobre un trípode, para
identificación del público asistente. Esto con el objetivo de no ser confundidos con
otra iglesia o secta.

Elementos del programa:

 Recurso audiovisual: debe ser atractivo, dinámico y espiritual, pues en caso


contrario no atraerá a nadie. Ej. Vallas, títeres, presentaciones de teatro.

 Interpretaciones musicales: la música debe ser escogida de acuerdo con el tema


general del programa general.

 El mensaje: debe ser breve y concreto, con frases cortas sencillas y claras, y no
deberá tomar más de 15 minutos.

 El texto bíblico: se debe elegir un texto corto y sencillo, que diga por si mismo
algo de lo que se desea predicar.

 La distribución de la literatura: se debe distribuir al final con el llamado. Pero si


algún asistente desea retirarse antes, es importante hacerle la entrega de la
literatura. La entrega durante el culto, puede causar distracción.

 El llamado: debe hacerse siempre, es preciso se haga en términos claros.

 La conclusión del culto: el director del mismo dará las gracias y la dirección de la
iglesia, así como el horario de cultos.

Las conferencias evangelísticas.

Estas forman parte de la evangelización en masiva. Constituyen un modelo tradicional


utilizado por las iglesias, pero se han convertido hoy en algo carente de impacto, debido
a que no realizan como deberían de ser.

Su idea es la de cosecha, y bien elaboradas son un gran recurso.

El valor de los conferencias evangelísticas.

Lo ideal sería que la iglesia se dedicará todos los días a un programa de evangelización,
pero existen problemas para ejecutar esto, la falta de tiempo, debido a que mucho pastor
debe trabajar secularmente para completar lo necesario de su sustento, el tipo de vida
del creyente, le hace casi imposible un programa intensivo. Este sistema de conferencias
es para iglesias que no puedan implementar un programa intensivo de evangelización.

La frecuencia.

En realidad no hay una regla fija. Según la recomendación del autor dos ciclos al año.

Etapas de preparación.

La pre conferencia: la mayoría de iglesias la incluyen en un calendario de actividades.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 42


1. Inicio de la planificación: se debe iniciar por lo menos tres meses antes.

2. El conferencista: debe ser invitado por lo menos un año antes, un buen predicador
siempre tiene su agenda llena. Se debe definir con tiempo y precisión los detalles de
viaje, hospedaje y ofrenda.

3. Las comisiones: por lo general las comisiones son de: consejeros y visitación,
promoción, recepción, transporte, programa, música, conferencista, y relaciones
públicas. Las finanzas a cargo de la tesorería. La comisión del conferencista debe
quedar a cargo del pastor o pastor auxiliar.

La preparación espiritual: se debe incluir una preparación espiritual y el pastor debe


ser el encargado. Debe haber un programa de oración intensa y un esfuerzo de
santificación del pueblo de Dios.

La promoción, las invitaciones y la visitación.

La invitación impresa: puede haber dos tipos; una de buena calidad para personas
especiales y la otra un tipo volante para el público general.

La radio y la televisión: si existen recursos se pueden lanzar cuñas por radio y TV, se
puede lograr una entrevista en un medio evangélico o un noticiero secular.

La prensa: se puede usar los periódicos para invitar a las personas.

Los afiches y las pancartas: en los comercios o tiendas se pueden colgar afiches
hechos a mano.

Los altos parlantes: en ciertos lugares se puede utilizar este recurso.

La conferencia.

1. La reunión general de información: si el conferencista ya ha llegado es


importante su presencia, para conocer su forma de trabajo. Esta es una reunión de
chequeo, para revisar como están todas las áreas.

2. El orden del culto: el pastor, juntamente con la comisión de programa, debe tener
todo listo y en orden.

3. La duración de la predica: los conjuntos musicales, coros y recitales en su


momento oportuno; lo que queremos es escuchar un mensaje y el mayor tiempo
debe ser a esto.

4. La música: debe ir acorde con la naturaleza de la conferencia. Muchas vidas han


cambiado por el mensaje cantado.

5. Los niños: es importante tener un programa separado para los niños, esto para los
niños de la iglesia, como para los niños visitantes.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 43


6. La recepción: el personal de esta comisión debe estar preparado para su trabajo,
los invitados deben ser tratados con cortesía y educación.

7. El llamado: durante el llamado los consejeros deben estar atentos. Es bueno que
cuneado alguien pase al frente los consejeros pasen donde él de uno en uno, de ser
posible de acuerdo al sexo.

8. El conferencista y las actividades extras: el conferencista no debe hacer visitas


durante el periodo de las conferencias, si se puede llevar a conocer puntos de interés
cultural.

La post conferencia.

Después que todo ha terminado y el predicador se ha marchado, todos se sienten


realizados. Pero esto no es más que un engaño. Es aquí donde empieza la consolidación
de todo lo hecho.

 La reunión de las comisiones para la evaluación: se debe hacer una evaluación


de todo lo hecho y tomar notas de fallas. Es bueno que haya un informe o acta, para
que no se pierdan los datos de la evaluación.

 La reunión con los que han hecho una decisión: se debe realizar antes de las dos
semanas próximas a la decisión. Se puede organizar un té o una comida de
confraternización. Acá el pastor de una forma informal da una explicación de cómo
funciona la iglesia y de la necesidad de mantenerse firmes con la decisión que
tomaron.

Las campañas o cruzadas evangelísticas.

Estamos distinguiendo entre conferencias evangelísticas y campañas por que las


primeras son más apropiadas para las iglesias locales, mientras que las segundas son
más adecuadas para un grupo de iglesias. Sin embargo una iglesia puede llamar
campaña a su actividad, dependiendo de la extensión que quiera imprimirle a la misma.

Para su estudio lo dividiremos en tres etapas: la precampaña, la campaña y la post


campaña.

La precampaña.

La comisión ejecutiva: son los que tienen la idea y se encargan de invitar a pastores y
líderes y de ahí en adelante empieza todo el trabajo de logística para la realización de la
campaña.

La integración de las demás campañas: no hay un número determinado de


comisiones, todo depende de la dimensión y el enfoque de la campaña. El autor sugiere
las siguientes comisiones: preparación espiritual, relaciones públicas, publicidad y
propaganda, transportes, finanzas, conservación de resultados y de mercadeo. Esta
selección debe hacerse sin mucho protocolo.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 44


Los coordinadores regionales: si la campaña es de grandes dimensiones es necesario
la utilización de coordinadores regionales. Si hay más de una asociación es necesario el
nombrarlos.

La reunión de planificación general: una vez elegidas todas las comisiones lo ideal es
una reunión general, en un lugar de retiros o campamento. La comisión ejecutiva debe
tener los lineamientos para cada comisión a fin de saber como trabajar. Conforme se
aclaren las dudas a cada comisión se entenderá mejor el trabajo grupal.

El cronograma: el tiempo es de vital cuidado, la planificación no debe empezar antes


de ocho meses antes. La comisión ejecutiva debe elaborar un cronograma y llevarlo de
acuerdo a cada etapa y evitando atrasos. Un atraso en una etapa implica el atraso en el
conjunto.

Programas de pre evangelización: en campañas grandes es importante un programa de


pre evangelización.

Algunos ejemplos de modelos de pre evangelización son censos, estudios bíblicos y


programas de visitación a hogares.

La campaña propiamente dicha.

En el caso de campañas grandes es importante considerar dos fases: 1) conferencias


simultaneas 2) las conferencias en el estadio.

Las conferencias simultáneas: es un trabajo conjunto en todas las iglesias. Durante la


semana de conferencias se debe intensificar el trabajo de visitación, distribución de
invitaciones y evangelización casa a casa.

Las conferencias en el estadio: se aconseja que no sea mayor a tres días, por que
agotaríamos a los participantes y a la iglesia. Es acá donde entran en función todas las
comisiones que previamente elegimos, capacitamos y organizamos.

La post campaña.

Aquí es donde a veces fallamos. Termina la campaña, todos se encuentran cansados,


pero debemos continuar para que los esfuerzos no se pierdan.

La reunión de evaluación: la comisión ejecutiva se reunirá en un plazo no mayor a siete


días después de terminada la actividad, para evaluar resultados. Deben estar presentes
todas las comisiones. Se deben anotar tanto los puntos positivos como negativos y
realizar un acta o informe. Se dará un tiempo de gratitud a Dios por las bendiciones
recibidas.

La conservación de resultados: en este momento esta comisión estará trabajando.


Tendrá la responsabilidad de enviar las fichas de toma de decisión a cada iglesia para su
respectivo seguimiento y la oficina de la campaña se dejará una copia de cada ficha.

V111. LA INTEGRACIÓN DE LOS NUEVOS CREYENTES.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 45


En colosenses 2:6,7; podemos ver expresiones como “andad en él”, “arraigados y
sobreedificados”, “confirmados por la fe”, son retos para que integremos a los nuevos
creyentes a la iglesia.

Tenemos claro que entre más pequeño es el grupo, más sencillo es el proceso de
integración a la iglesia.

El consejo a la persona que ha hecho una decisión.

El consejero comienza su trabajo desde el momento en que alguien pasó al frente


durante el llamado. En este momento el consejero debe hacer saber a la persona la
alegría que siente por la decisión tomada.

Se llevarán a otro salón no muy distante de donde tomaron la decisión y les dará una
breve orientación, cada consejero se ocupa de una persona. Todo debe ser muy natural
para no asustar el visitante. Se debe presentar con naturalidad y entablar una breve
conversación. Es importante saber si la persona aceptó a Cristo a si fue una
reconciliación. Se leen algunos versículos para confirmar su salvación y se le invita a
seguir en el proceso.

Visitación y seguimiento.

Se aconseja antes de visitar a la persona, que reciba algún tipo de tarjeta o carta por
parte de la iglesia. Se debe realizar por alguien que pueda seguir visitando a la persona,
se puede invitar también a la persona que persuadió a nuevo creyente a tomar le
decisión.

Precauciones a tomar antes de la visita:

 Tratar de siempre visitar a alguien del mismo sexo, o hacerse acompañar por
alguien del mismo sexo de la persona a visitar.

 Tratar de buscar la mejor hora para la visita y no interrumpir la rutina de la familia.

 Esté preparado para la pérdida o falta de interés por parte del nuevo creyente.

Lo que debemos hacer durante una visita.

Como se dijo es probable la perdida de interés, en algunos casos producto de la presión


social o familiar al cambio de religión.

Debemos hacer la visita natural y amena y tratar de conocer a la familia.

Luego trate de averiguar sus expectativas espirituales y como llegó a la iglesia, si es


posible trate de ver el nivel de compromiso que puede llegar a tener.

En este momento podemos explicar mejor el plan de salvación y de mayor énfasis a la


certeza de la salvación.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 46


Una nueva visita es importante para enseñarle el uso de la Biblia e incentivarlo a
empezar su lectura por el nuevo testamento.

Enséñele como orar y a confiar en la oración.

Este proceso puede durar dos o tres visitas.

La clase doctrinal.

Después de dos o tres visitas se debe dar la transición a la iglesia. En la iglesia debemos
seguir trabajando con la persona, y la iglesia debe estar preparada con una muy buena
clase doctrinal.

La clase doctrinal debe estar a cargo del mismo pastor de la iglesia, de no ser asi, se
deberá contar con un pastor auxiliar o un seminarista. Esta persona que de la clase debe
tener una madurez comprobada en su doctrina, de lo contrario lo que hará será un nuevo
creyente lleno de dudas y problemas.

Se recomienda que todos los que asistan a esa clase deben tener biblias iguales, para
poder guiarlos por el número de página, ya que todavía no conocen el uso de la Biblia.

Es recomendable llevar una ficha con el progreso de cada alumno, por control de
avance. Estando en este proceso, el nuevo creyente puede ser bautizado en cualquier
momento siempre y cuando, adquiera el compromiso de terminar las clases doctrinales.
Si el creyente no ha llevado la clase de bautismo, esta se le dará por aparte y en privado
por el pastor o por alguna persona debidamente autorizada.

X1X. La Dinámica de una Campaña Evangelistica:

Al hablar de dinámica, nos referimos a algunas fuerzas que forman parte de esa
dinámica.

La fuerza del Líder:

Para llevar a cabo sus grandes obras, Dios siempre llama a un gran líder, así lo hizo con
Moisés y Josué, en la época de los jueces, lo mismo hizo en tiempos del N.T. y siempre
será asi hasta nuestros días.

Jueces 6,8; 7:1-25; 6:11-23 Dios llama a Gedeón para una campaña poderosa veamos
sus cualidades:

 Hombre decidido y de mucho ánimo: ( Juc 6:11) luchaba contra los enemigos a
pesar de verse solo.
 ( Jc 6:13) Era inteligente y exigia respuestas: Dialogo con el angel sin
intimidarse y quería saber la razón de las cosas.
 Era valiente: ( Jc 6:13)
 Era temeroso de Dios ( Jc 6:22)
 Era un hombre de fe ( 6:36; 7:10-15; 7:18) Cuando estuvo seguro que Dios
estaría con él avanzo hacia su conquista.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 47


Estas son algunas cualidades que debe tener un líder para una campaña, Dios quiere
gente decidida, inteligente, temerosa de él y de fe. Dios escoge un hombre una mujer
para ciertas tareas y tratara con ellos hasta hacerlos entender lo que el quiere.

La Fuerza del Hombre Creyente:

( Jc 6:14) Dios le envía ve con el poder de tu fuerza, pero la fuerza humana sino la
fuerza del poder de Dios en la persona, pero esta fuerza o poder no esta solo en el que
Dios escoge sino también en los que lo ayudan (7:37) 300 hombres dispuestos a la
batalla. En una campaña no importa que no contemos mucha gente lo que importa es
que los que estén, estén dispuestos a trabajar.

La Fuerza de Dios:

El poder de Dios actúa en todas las formas. El capacita dinamiza da sabiduría y renueva
nuestras fuerzas. (6:16; 34; 7:18; 7:20) En el N.T. es diferente Jesús dio a sus discípulos
al comisionarlos ( Mt 28:18-19) ( Hch 1:8) El creyente tiene que tener claro que tiene el
poder de Dios para actuar.

La Fuerza de la Simultaneidad:

(7:17-20) Gedeón tomo grupos de hombres de los 300 y los coloco en diferentes lugares
y a su señal debían actuar todos al mismo tiempo. ( 7:18-20). Hoy por hoy no logramos
mucho porque no trabajamos de esta forma sino cada quien aislado del otro, las fuerzas
del mal trabajan mancomunadamente y muchas veces nos ganan ventaja pero debemos
trabajar de acuerdo y seremos una fuerza irresistible.

La Fuerza del Impacto:

Teas y cornetas poseían cada uno imaginemos por un momento la escena en medio de la
noche cornetas sonando por todos lados y teas iluminando la oscuridad. Para los que
estaban dormidos y no esperaban el ataque fue sorprendente. Gedeón estaba poniendo
en práctica luces sonido mucho antes de existieran. (7:20-21) En estos tiempos en que
vivimos necesitamos campañas de impacto para derrotar al enemigo que está acabando
con la humanidad, sus valores etc.

XX- La Santificación Personal y los Grandes Eventos de Dios:

Para realizar la obra de evangelización debemos mantener una vida de santificación

(Josué 3:5) Cuando queremos recibir y hacer cosas grandes de Dios y ver que las
personas vienen a rendirse a los pies de Jesucristo nuestra vida debe estar santificada.
Veamos el caso de Moisés (Ex 19:10) el pueblo debía santificarse para poder estar
delante de la presencia de Dios.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 48


¿Qué significa santificación? Separación y dedicación espiritual para el servicio de
Dios.

XXI- La evangelización a través de la radio.

Vamos a dar énfasis a que debe saber el predicador para preparar el programa de radio,
de modo que al llegar al estudio lo tenga todo preparado para trabajar.

Lo que se refiere a la estación de radio y los equipos, no lo veremos, debido a que en el


estudio siempre estarán los profesionales en este campo.

El programa.

Para una buena labor radial, debemos llevar todo preparado y no andar en apuros,
algunos aspectos a considerar son:

1. La potencia de la emisora: debemos conocer el alcance que tendremos, para tomar


en consideración detalles de las regiones, necesidades y aspectos culturales.
2. El tipo de auditorio: cada emisora esta destinada a un tipo de oyente meta, ósea, se
dirige a un segmento específico y el evangelizador debe tomar en cuenta esto para
estructurar su trabajo.
3. La hora: debemos saber esto para adaptar el mensaje, en la radio hay ciertas horas
que llamamos estelares y son las horas de mayor audiencia y se mide por medio de
encuestas y estudios solicitados por las emisoras.
4. El tipo de oyente: es importante saber a que tipo de oyente le vamos a presentar el
mensaje. En una emisora secular el objetivo que tendremos es en su totalidad
pescar; en una emisora cristiana tenemos que desarrollar el crecimiento espiritual
del creyente, sin dejar de lado la posibilidad de la pesca.

Tipos de programas evangelisticos.

1) Retransmisión de servicio en vivo:

Este tipo de programa se está utilizando en ciudades grandes y pequeñas.

Revisiones para la retransmisión del programa:

· Una cabina de sonido.

· El programa del culto debe ser cronometrado.

· Los participantes

· Buena ubicación de los micrófonos.

2) Programas hechos en los estudios:

Cambian de acuerdo al tipo de oyente que se quiera alcanzar.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 49


Evangelización directa: es el programa radial tradicional. Por lo general tiene un
nombre claramente evangélico. El libreto consta de una o dos canciones, el mensaje y
una invitación a congregarse o un llamado.

La diferencia entre la predica en iglesia y por radio está en el tono de voz. Por radio el
tono de voz es el que empleamos al hablar con una sola persona y no con el tono o
euforia con que lo hacemos en la iglesia o masivas.

Programa mixto: este tipo de programa se realizará con noticias y un mensaje; o por
preguntas y respuestas y el mensaje siempre será al final del programa.

Programa carnada: al igual que al pescar utilizamos tipos de carnada dependiendo del
tipo de presa; de igual forma lo debemos hacer con auditorios apáticos a la religión
evangélica. La sabiduría de este tipo de programa inicia con el nombre, este no debe ser
religioso, no debe causar miedo o apatía a los oyentes. La música puede ser clásica y el
mensaje igual discreto.

Podemos comenzar el programa tipo crónica, hablando de algún hecho cultural o


conocido por la audiencia y en algún momento se introduce el mensaje bíblico.

Crónica: narración o comentario sobre algún hecho histórico de actualidad y en


determinado momento se hace la asociación con el mensaje bíblico.

Programa musical: un buen programa musical con intervenciones breves entre tema
musical y tema musical, puede tener un gran efecto evangelístico. Las intervenciones
no deben ser mayores a un minuto y la música acorde al segmento meta de la emisora.

Nombre del programa.

El nombre o título del programa es de gran importancia. En nuestro caso, la naturaleza


del programa debe ser evangelístico; por eso el nombre debe guardar relación con el
evangelismo.

Debe ser atrayente: con solo el nombre del programa ya debe llamar la atención del
oyente.

Debe ser breve: un nombre largo o complicado, no resulta agradable al oído y no se

fija fácilmente en la memoria. Dos o tres palabras son suficientes.

Deben evitarse nombres que contengan una declaración: si expresamos


anticipadamente nuestro propósito con el programa, corremos el riesgo de perder al
oyente, si este no simpatiza con nosotros.

XXII- La Evangelización Urbana:

En los actuales momentos estamos enfrentando una nueva dimensión de la


evangelización por parte de la iglesia, es la evangelización urbana. Según los
estudiosos, para el año 2000 más del 50 % de la población mundial habitará en
ciudades de más de 100000 habitantes.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 50


La evangelización masificada no ayuda a resolver efectivamente los problemas críticos
de los habitantes de las grandes urbes como lo son: el anonimato; la deshumanización;
las carencias; las tensiones; y el escapismo. Por mucho tiempo las iglesias han estado
obsesionadas con la grandeza y el crecimiento, pero se han preocupado poco con los
peligros de la despersonalización que esto acarrea. La alternativa es la constitución de
verdaderas Comunidades Cristianas, donde se promueva la intimidad entre los
participantes y de estos con el Señor, una profunda preocupación los unos por los otros
y por los seres humanos que circundan a la comunidad, y fidelidad y sujeción entre
ellos y a la globalidad del cuerpo de Cristo. Es en esta clase de atmósfera donde se
producirán discípulos de los que habló Jesús en Mateo 28:18-20.

El Oikos como pivote evangelístico

El hogar familiar, el núcleo del sistema social grecorromano, conformado por una serie
de lazos y relaciones consanguíneas, laborales y geográficas es lo que se denomina el
oikos.

Los hogares siempre han sido elementos fundamentales dentro del plan de Dios para los
hombres. Fueron Noé y su familia los que entraron en el Arca (Gen 9:8-17), Abraham y
su familia los que entraron en el pacto (Gen 12:1-5), David y su familia los que
recibieron la promesa del Reino (2 Sam 7:1-17). Estos hogares incluían a la esposa, los
hijos, sirvientes y los extraños que allí habitasen (Deut. 14:26; 12:12).

En la época del Nuevo Testamento, la familia mantuvo su importancia. Por esta razón
los misioneros cristianos se propusieron ganar a los hogares para la causa de Cristo.
Según los estudiosos modernos, la importancia estratégica del oikos en la
evangelización de las grandes ciudades del Imperio Romano fue esencial. Desde el
momento de la primera reunión del grupo de los ciento veinte en el aposento alto para
esperar la venida del Espíritu Santo (Hechos 1:13), hasta la "iglesia en la casa" de
Aquila y Priscila (Hechos 18:26; 1 Cor. 16:19; Rom. 16:35), se observa que la
utilización del hogar fue fundamental para la proclamación de las buenas nuevas, y para
numerosas actividades de la naciente Iglesia como:

 Evangelización casa por casa


 Predicación al aire libre
 Serie de conferencias
 Conferencias simultaneas
 Grandes campañas o cruzadas evangelisticas
 Evangelización de grupos especiales
 Evangelización de grupos Discapacitadas
 La utilización de medios de comunicación
 Proyectos especiales.
 Cárceles, hospitales etc.

La evangelización de la niñez tiene significados diferentes a personas diferentes.


Para algunos, quiere decir que los niños tendrán una experiencia específica cuando
ellos acepten a Cristo. Para otros, quiere decir que los niños aprenden que la fe es la
única manera de vida, y crecer como cristiano de una edad muy joven.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 51


En la Biblia, leemos que Saulo tuvo una experiencia de conversión muy fuerte. Dios le
llamó con una luz y una voz del cielo. Para algunas personas, su conversión es
semejante -- una experiencia distinta y memorable. Pero, otras personas no tienen una
experiencia fuerte. Su conversión es más un proceso.

En la Biblia, leemos que Timoteo creció como un cristiano desde una edad muy
joven. Su madre Eunice y su abuela Loida le enseñaron la fe. Pablo escribió (en
1Timoteo 1:5 y 2Timoteo 3:14-15) qué, "Desde la niñez has sabido las Sagradas
Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en
Cristo Jesús." La experiencia de Timoteo es más semejante a las experiencias de
algunas personas.
En la Biblia, vemos dos tipos de conversión: una experiencia y un proceso. Hoy,
cuando estamos hablando de evangelización de la niñez, no diremos que hay una
manera exacta. Pero, hay principios básicos que podemos aprender y usar
cuando estemos trabajando con los niños.
Primeramente, vamos a preguntar:

A. ¿POR QUÉ DEBEMOS EVANGELIZAR A LOS NIÑOS?

1. Todo el Mundo Es Pecaminoso, Incluyendo los Niños.


Romanos 3:23 dice, "por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria
de Dios."
Aunque los niños muy pequeños no pueden entender que son pecadores; en
algún tiempo ellos se dan cuenta que sus acciones son contrarias a lo que Dios
quiere para ellos. En este tiempo, son responsables por sus pecados.

2. Podemos Ver en la Biblia Que los Niños Son Responsables por Sus Pecados.

Mateo 18:10-11 En este pasaje se puede ver que los niños pueden perderse.
En Mateo 18:14 dice: "no es la voluntad de vuestro Padre... que se pierda uno de
estos pequeños." Este versículo muestra que los niños pueden perderse. No
podemos excusar a los niños diciendo, "están demasiados pequeños." Si los
niños pueden perderse, tenemos la responsabilidad de evangelizarles.

Los niños necesitan oír que Jesús les ama, que él murió para salvarlos, y que él
puede cambiar sus vidas.
Un buen entrenamiento cristiano debe guiar al niño al arrepentimiento de sus
pecados, pidiendo a Dios perdón, y creencia en Jesús como su Salvador
personal.
Pero, también, pueden creer - Mateo 18:6
3. Una Advertencia - Mateo 18:6

¿Qué importancia da a lo que hacemos con los niños?

Los niños son impresionables - siguen ejemplos y adquieren actitudes.


Están mirándonos. ¿Qué estamos presentándoles?
¿Pueden ver el gozo de Jesús en nuestra enseñanza?

Preparado por Magister Janett de Graham Página 52


¿Pueden ver que damos importancia en la manera que hemos preparado?
¿Qué es la actitud que los niños tienen hacia la Escuela Dominical? ¿Por qué?

 4. Valores y Morales
Debemos evangelizar a los niños porque ellos necesitan desarrollar valores
morales cuando son pequeños, para que puedan tener suficiente fuerza para
resistir las influencias negativas del mundo. Antes de desarrollar valores de los
medios de comunicación como la televisión, y de sus amigos, debemos impartir
los valores de Cristo. Entonces, cuando están mayores, tendrán fuerza para
resistir las tentaciones e influencias del mundo.
Proverbios 22:6 - la promesa
Deuteronomio 11:19-20 Debemos comenzar cuando son niños

B. ¿CUÁNDO ESTÁN LISTOS LOS NIÑOS?

No hay una edad específica cuando los niños pueden entender la salvación.
Muchos cristianos famosos, como John Wesley, fueron salvados antes de tener 6
años. No hay una edad demasiado corta. Aun cuando no entiende
completamente, el niño muy pequeño puede responder a Dios.

Miriam Hall escribió:..."en cualquier tiempo en la vida de un niño, el Espíritu Santo


puede hablar con el niño, revela el amor de Dios, ayudándole a experimentar pena
por sus pecados, y ayudándole a entender que significa el dar su vida a Jesús. Sin
embargo, es vano esperar que cada niño en cada clase deba recibir a Cristo. Unos
están listos, y otros no."

1. Antes de convertirse, hay varias condiciones que podemos ver en un niño


listo para la salvación:

a. Debe tener un concepto de Dios. Debe entender que Dios le ama y que Dios
quiere su amor a cambio. Los adultos y los niños necesitan aprender que salvación
es una relación entre Dios e ellos.

b. Debe saber la diferencia entre lo correcto y lo malo, y tiene que poder


experimentar pena al hacer el mal. El sentido de culpa para pecados debe ser que
ha pecado contra Dios, no solamente contra la autoridad de sus padres.

c. Debe tener una comprensión básica de qué hizo Jesús para su salvación, y
qué significa confiar en el Señor.
d. Debe tener la habilidad de hacer una elección racional.
e. Debe ser motivado por el Espíritu Santo.
Sabemos que 86% de los que reciben a Cristo, le reciben antes de tener 15 años.
Con estos porcentajes, podemos ver que los ministerios con la niñez son
extremadamente importantes. Debemos preguntar si los ministerios con la niñez
tienen un lugar de importancia en nuestra iglesia.

2. Las esencias de Salvación:

Preparado por Magister Janett de Graham Página 53


Antes de recibir a Cristo, los niños necesitan aprender conceptos básicos. El
profesor u obrero en la iglesia o la escuela cristiana debe enfocar su enseñanza a la
edad y habilidades y capacidades de sus estudiantes. Estas verdades son esenciales
para la salvación:

 a. El niño necesita saber que es un pecador. (Romanos 3:23). Para entender esto,
el niño necesita saber qué es pecado. Explíquelo claramente: pecado es
desobediencia, pecado es mentira, pecado es defraudar, pecado es robar, etc. La
razón porque son pecados es porque Dios dijo no hacerlos. Pecado es violar las
reglas de Dios, y los pecados excluyen de la familia de Dios.
b. El niño debe entender que el pecado desagrada a Dios y lleva al castigo.
Romanos 6:23 dice que "la paga del pecado es muerte." Asegúrese usted que el
niño entiende que "muerte" aquí no es la muerte del cuerpo, sino del alma - la
parte de nosotros que seguirá viva después de morir nuestro cuerpo, será
separado de Dios para siempre.
c. Dios ama al niño y no quiere que muera por sus pecados. El niño debe
entender que Jesús murió por nuestros pecados e hizo lo posible para juntarnos
con la familia de Dios. Esto quiere decir "nacer otra vez". Es como nacer en la
familia de Dios. Romanos 6:23 y Juan 3:16 y 17 dicen que "la dádiva de Dios es
vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro." No se puede ganar una dádiva. Dios
no nos forzará a aceptar esta dádiva. La podemos tener si la queremos.
d. El niño necesita entender que Jesús es el único que puede salvarle. Jesús
nunca pecó. Era la única persona a vivir sin pecados, por eso él es el único que
puede salvarnos de nuestros pecados. "Ser bueno" no puede salvarnos. Sólo
Cristo es quien llevó el castigo que nosotros merecíamos.

e. Para tener sus pecados perdonados, el niño necesita creer esas cuatro cosas, y
responder al amor de Dios. Tiene que recibir a Jesús como su Salvador. Esto quiere
decir juntar la familia de Dios.
"Mas a todos los que le recibieron a los que creen en su nombre, les dio potestad de
ser hechos hijos de Dios." Juan 1:12

3. El proceso de recibir a Cristo incluye:

a. Arrepentimiento.
Tiene que arrepentirse. Eso quiere decir que él tiene convicción de sus pecados y
dice a Dios que va a cambiar. (Arrepentimiento en la casa con sus padres puede
ayudar al niño a entender el arrepentimiento con Dios.)
b. Confesión.
El niño tiene que confesar, o hablar con Dios sobre las cosas malas que ha
hecho.
c. Perdón. Tiene que pedir perdón a Dios. El niño necesita entender que después
de recibir a Cristo, cuando él peca, sólo necesita confesar sus pecados, porque
"Dios es fiel y justo para perdonar nuestras pecados, y limpiarnos de toda
maldad." (1 Juan 1:9). Muchos niños no entienden que no se necesita recibir a
Cristo muchas veces.

4. Cómo se puede invitar a los niños a recibir a Cristo.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 54


Los maestros de la escuela dominical tienen la responsabilidad de presentar
Cristo y el plan de salvación a sus estudiantes.
Busque usted oportunidades apropiadas para compartir el plan de salvación en
vez de presentar sólo el plan cada semana. Por supuesto, todas las lecciones
presentarán más del amor de Dios, y algo de sus deseos para nosotros. Hable
sobre la relación personal del estudiante con Cristo cuando hay algo en la
lección relatado a uno de los conceptos básicos que hemos visto antes.
Podría sugerir que los estudiantes hablen con usted después de la clase cuando
tienen preguntas de la salvación.
5. Después de Recibir a Cristo
Cuando dice una persona "sí" a Cristo, no es el fin de nuestra responsabilidad.
Necesitamos continuar el trabajo con los niños. Debemos tomar algunas medidas
para desarrollar la fe del estudiante.
a. Dé a él o ella una Biblia. Explique la importancia e leer la Biblia, y sugiera
una parte puede leer inmediatamente, como Juan o Marcos.
b. Escriba versículos, y los números de las páginas de los versículos usó usted a
explicar la salvación. Sugiera que los versículos sean leídos más tarde.
c. Discuta las emociones -- ahora y en el futuro. Cada persona tiene una
reacción emocional diferente con la experiencia de conversión. Algunas están
muy emocionadas, pero cuando este sentido disminuye en el futuro, pueden estar
confundidos. Hable sobre la presencia de Cristo en nuestras vidas que es
indiferente a las emociones que tenemos.
d. Ofrezca a ir con el estudiante a compartir su decisión con alguien. Si es
necesario, sugiera una persona con quien el estudiante puede compartir --
posiblemente su madre o padre, el pastor, un amigo, o alguien otro.

Es de suma importancia que el niño haga su decisión por Cristo a esa edad, ya
que su corazón está tierno hacia Dios y no se ha metido en los vicios y el
crimen; todavía no se ha endurecido su corazón. Es más fácil ganar a un niño
para Cristo que a un adulto. Mateo 19:14 dice: "Jesús dijo: Dejad a los niños
venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos."

C. ACTIVIDADES

1. Evangelismo en la iglesia.
La iglesia debiera ser el lugar donde más se predica el evangelio y donde más
personas se entregan a Cristo. Pero esto no siempre es verdad, y Dios tiene que
usar campañas especiales y otros esfuerzos cuando la iglesia no está ganando
almas para Cristo. ¿Cómo se puede evangelizar al niño en la iglesia? Veamos
algunas sugerencias prácticas.

a. Lecciones de la Escuela Dominical que enfaticen la Salvación. De vez en


cuando debe haber lecciones que se presten para hacer una invitación para recibir a
Cristo. Si no aparece este énfasis en el material didáctico que se está usando, el
maestro tendrá que adaptar alguna lección para este fin.

b. Reuniones o clases especiales para presentar el evangelio. Con el fin


evangelístico se podrán programas de vez en cuando, una campaña evangelística
para niños, en horarios adecuados. Deber alcanzarse a todos los niños de la

Preparado por Magister Janett de Graham Página 55


vecindad que no conocen a Cristo. Puede haber música especial, y un
evangelista, pero todo deber ir de acuerdo con la mentalidad de los niños.
c. Ministración personal del maestro a sus alumnos. El maestro debe saber
quiénes de los niños de su clase han hecho su decisión personal de entregarse a
Cristo y también quienes no lo han hecho todavía. El maestro debe buscar una
oportunidad para conversar con cada uno sobre la salvación a nivel personal.
2. Evangelismo en los hogares.
Ya que muchos niños inconversos no llegan hasta la iglesia, debemos proveer y
buscar otros medios para llevarles el Evangelio glorioso de Cristo, quien ama
tanto a los niños. En los hogares de cristianos se puede reunir niños para
ministrarles. A continuación veremos algunas maneras de lograrlo.
a. Clases Semanales de Biblia. Puede ser una clase similar a la clase de la
Escuela Dominical, solamente que habrá una variedad de edades y habrá una
situación más informal. Puede ser una tarde o un sábado por la mañana cuando
los niños de la vecindad no tienen que ir a la escuela y podrá acudir a la clase
bíblica. Entre dos madres cristianas podrán dirigir y enseñar la clase.
b. Series de 5 días. Este es un esfuerzo especial de evangelismo del niño en el
hogar. Son cinco días seguidos donde se imparten lecciones bíblicas con el
énfasis en la salvación de los niños. Podrá ser todas las tardes de una semana o
lo que más convenga, como por ejemplo de lunes a viernes. Es muy efectivo este
medio de evangelismo para los niños.

c. Aprovechando un momento especial. Aprovechar un cumpleaños, una fiesta.


Cualquier oportunidad es buena para enseñar al niño acerca de Cristo. Junto con una
piñata se podrá planificar una lección visualizada y una invitación a los niños para
recibir al Señor Jesucristo en sus vidas.

3. Evangelismo al aire libre.

El evangelismo del niño al aire libre abarca otra área que tiene muchas posibilidades
para desarrollarla. Puede realizarse en cualquier lugar en el que se junten niños para
jugar, por ejemplo en la calle o un parque. Es una buena oportunidad para llevarle
allí el mensaje del evangelio.

a. En los parques. Los niños pasan a veces tardes enteras jugando en los parques o
plazas, con su bicicleta, la pelota y otros juegos pequeños. Con mucha alegría estos
niños se acercarán a escuchar una historia visualizada y aprender cantos sencillos de
Jesús.

b. En lotes vacíos. Los varones, sobre todo se juntan para jugar fútbol en campos libres
o terrenos desocupados. Luego de un partido se podrá repartir folletos infantiles o se
podrá tener una clase similar a la que señalamos en los parques.

c. En una esquina. Hay barrios donde casi no hay parques y los niños juegan en la
calle. Se podrá tener clases para ellos usando una esquina donde no hay tanto tránsito de
vehículos.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 56


LA EVANGELIZACION EN LOS HOSPITALES:

La evangelización en los hospitales es uno de los más importantes, si no el más


importante, de los métodos de evangelización. Hay más personas que pasan por los
hospitales del mundo, por año, que por las iglesias. Durante su estadía en el hospital, las
personas son por lo general, más receptivas al mensaje del Evangelio que cuando se
encuentran saludables, seguras de sí mismas y en situación próspera; son más
conscientes de su necesidad de un consolador y un salvador.

 Nuestro Señor Jesucristo dedicó una gran parte de sus tres años y medio de
ministerio público a los enfermos. «Seguidme», fue su mandamiento. «Así como
el Padre me ha enviado a mí, yo os envío a vosotros».
 Si bien en los países donde dominan ideologías o religiones tiranizantes se
cierran las iglesias y se prohíbe la predicación, los hospitales raramente se
cierran.

Realizar evangelización en los hospitales de manera competente no requiere de gran


instrucción, pero sí son esenciales mucho amor y mansedumbre. El problema del
sufrimiento ha causado alarma y dolor a la humanidad a través de los siglos: confronta a
hombres y mujeres que no sólo se encuentran cara a cara con este misterio, sino que
también experimentan sus incomodidades en forma tangible. Recuerde que la sombra de
la muerte descansa sobre algunos de ellos y que el hospital bien puede ser la «última
parada» antes de la eternidad. Según la Biblia, pasarán este período sin fin en el cielo o
en el infierno. Tratar con ellos requiere de toda la compasión, preocupación y solicitud
posibles. Pídale a Dios que le proporcione su propio amor por las personas perdidas.
Trate de descubrir sus necesidades profundas, en especial las espirituales. Desarrolle el
arte de establecer un buen contacto visual, vocal, táctil.

Un paciente con cáncer terminal le preguntó, con nerviosismo, a un médico: «Por favor,
dígame, ¿me voy a morir?» Con calma y con toda intención él respondió: « ¿Puede
decirme de alguien que no vaya a morirse? Yo me encuentro bien y usted está enfermo;
pero es posible que yo me muera antes que usted. La pregunta no es: « ¿Cuándo me voy
a morir?» sino « ¿Adónde iré cuando me muera?» Esto proporcionó una oportunidad
excelente para explicar el camino de la salvación y el sacrificio expiatorio de Cristo.

SUGERENCIAS PRÁCTICAS

Dado que la evangelización en los hospitales es de tal importancia y sensibilidad y que


puede producir una cosecha tan abundante, resulta de primordial importancia que sea
llevado a cabo de una manera eficaz. Las siguientes son algunas recomendaciones
prácticas.

Vaya en oración y con cautela. Las personas que va a visitar han sido debilitadas por la
enfermedad y el dolor. En un mayor o menor grado se encuentran temerosas y ansiosas.
Se requiere que sea, a la vez, un serio y alegre mensajero de esperanza. La suavidad de
espíritu es lo que debe caracterizarlo. No vaya hasta que no haya orado con intensidad,
sensibilidad y compasión. La predicación enérgica y convincente está fuera de lugar
para esta ocasión. Todas las instituciones de salud, grandes o pequeñas, poseen ciertas
reglas que las gobiernan. Póngase al tanto de las mismas y cúmplalas. No está en una

Preparado por Magister Janett de Graham Página 57


iglesia o en un salón evangelístico, sino en un sitio muy diferente, cuya función apunta a
proporcionar la sanidad física o mental de los pacientes.

Las personas a cargo de los hospitales a veces se oponen con fuerza a la evangelización
en sus instituciones. Tal vez en el pasado hayan tenido experiencias desafortunadas y
desagradables con evangelistas poco sabios o demasiado vehementes; o pueden
considerar su visita como una intrusión en las vidas y el tratamiento de aquellos bajo su
cuidado. No obstante, como visita sabia, usted puede convertirse en un miembro valioso
del equipo de salud que rodea al paciente.

Siempre pida permiso para ver al paciente. Si su visita está fuera de horario, no
interrumpa la rutina de las salas. Los pacientes no deben recibir visitas inmediatamente
después de una operación o durante las visitas del médico. Preséntese a la persona a
cargo de la sala (estación) y diga que tiene permiso del director (jefe, supervisor).
Pregúntele si sabe de pacientes que no tengan visitas y dígale a quién piensa visitar.

INDICACIONES IMPORTANTES

 A menos que el paciente ya lo conozca, preséntese y explíquele que pertenece a


cierta iglesia u organización, para que la persona se sienta cómoda.
 Pregúntele el nombre al paciente y utilícelo.
 Comience formulando preguntas corrientes: « ¿Cómo se siente?» « ¿Cuánto
tiempo ha estado en el hospital?»
 Siéntese para hablar: a los pacientes les resulta más fácil verlo a su mismo nivel
e indica que no está apurado.
 Nunca se siente en la cama; en especial si el paciente tiene dolores.
 No se quede mucho tiempo; evite mirar a su alrededor a otros pacientes o mirar
revistas. Preste toda su atención a la persona que está visitando.
 Lleve la conversación al tema espiritual lo antes posible. Confíe en que el Señor
lo guíe.
 Hable sobre el temor, la depresión, la ansiedad, y la respuesta que la Biblia da.
 Observe si hay una Biblia o libro cristiano, cenicero, cigarrillos o rosario sobre
la mesa de luz.
 Siempre hable con suavidad; nunca en voz muy alta.
 Nunca discuta para probar su punto de vista: los pacientes no necesitan
sermones sino hechos simples.
 Siempre hable acerca de la persona de Jesucristo.
 Manténgase en las verdades fundamentales de la salvación.
 Sea paciente si no lo entienden.
 Recuerde que la persona que visita probablemente tenga algo más que una
simple enfermedad física.
 Esté dispuesto a ser un oyente atento. Comparta su propia experiencia y dele al
paciente la oportunidad de compartir la de él.
 Ayúdelo a entender cómo Dios a menudo permite una enfermedad física para
traer bendición espiritual.
 Trate de hablarle sólo al paciente y tenga cuidado de no avergonzarlo si alguien
más se encuentra presente.
 Evite ser demasiado personal o hablar sobre la muerte; hable más bien de la vida
eterna.
 Sea respetuoso.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 58


 Los pacientes muy enfermos necesitan visitas frecuentes pero cortas.
 Ore de manera sensible. Cuando ore por la sanidad física y por el alma del
paciente, incluya un pedido de bendición divina sobre todo el tratamiento
administrado.
 No hable con otros acerca de lo que el paciente ha compartido con usted de
manera confidencial.
 Ofrezca una ayuda práctica, por ejemplo entregar un mensaje, hacer un llamado.
Sea en extremo sensible a las necesidades del paciente.
 Muéstrese disponible. Deje un número de teléfono o dirección.
 Sea fiel como visita. El paciente eventualmente esperará con agrado su llegada.
 Esté preparado, después de que haya llevado a los pacientes a Cristo, a
edificarlos mediante el aliento y la enseñanza.
 Anime a los pacientes cristianos a seguir confiando en el Señor y a buscar una
relación más profunda con Él.
 Pase mucho tiempo en oración personal por ellos y pídale al Señor que le dé las
palabras apropiadas, a tiempo, para cada paciente en particular.
 Incluya a los miembros del personal en su ministerio. Recuerde que ellos pasan
la mayor parte de su tiempo con los pacientes. Algunos pueden ser cristianos;
propóngase conocerlos. Ellos también pueden ayudar al paciente
espiritualmente. Trate de convertirlos en sus colaboradores y en una extensión
de su evangelización. En países donde la evangelización en los hospitales no
está permitido, trate de entrenar al personal del hospital en evangelización,
oración y discipulado.

Grupos de canto

La evangelización en los hospitales puede ser llevada a cabo por grupos de canto
(reduzca el número a pocas personas) de las iglesias. Cuando esté permitido, podrían
incluir un breve mensaje, conversaciones personales con los pacientes y la distribución
de folletos adecuados. Los grupos de canto son especialmente bienvenidos en la época
de Navidad y Pascua.

Su mensaje

Simplemente enunciado, el mensaje del Evangelio es que todos somos pecadores y


merecemos eterno castigo; pero Dios nos amó de tal manera que envió a su único Hijo
para que cargara con nuestra culpa en la cruz del calvario.

Aliente al paciente a pedir perdón por sus pecados y a creer que Dios lo otorga por
medio de Cristo. Mantenga el mensaje simple y claro. Dé testimonio de lo que Dios ha
hecho por usted personalmente; muestre que usted no es simplemente un cristiano
profesional sino que ha experimentado aquello de lo que habla.

Aprenda cuándo y cómo formular la pregunta más importante: « ¿Le gustaría recibir a
Jesús como su Salvador?»

Ofrézcase a orar por ellos, en especial con los pacientes muy graves, para ayudarles a
verbalizar una oración con usted. «Hasta los enfermos en estado inconsciente
(comatosos) pueden ser llevados a Cristo mediante la oración con ellos, aun cuando
ellos mismos no puedan responder de manera verbal», dice el Profesor Gerry Landry,

Preparado por Magister Janett de Graham Página 59


ex-profesor adjunto de Medicina Interna. Busque cualquier respuesta que pueda darle:
un movimiento de mano, de ojo, de cabeza. Utilice las Escrituras tanto como sea
posible, ya que si bien la mente puede estar en inactividad, el espíritu puede responder a
la Palabra (He 4.12).

Argumentos en contra de la evangelización en los hospitales

Los argumentos en contra de la evangelización en los hospitales son muchos y variados.


Busque aliento, sin embargo; en el hecho de que el Señor mismo dispensaba libremente
el mensaje del Evangelio mientras curaba las enfermedades físicas de hombres y
mujeres. El caso del hombre paralítico que fue descendiendo a través de una abertura en
el techo, en Capernaum, es un buen ejemplo. El Señor Jesús primero perdonó sus
pecados y luego sanó su cuerpo.

La oposición a la evangelización en los hospitales a menudo se basa en lo siguiente:

 Que estamos aprovechándonos de la debilidad de una persona para obligarla a


creer lo que no aceptaría completamente, si estuviera sana de mente y cuerpo. La
respuesta a esto es que, en realidad, llevamos consuelo y un mensaje de
esperanza, paz y amor que sólo puede tener un efecto positivo y sanador. La
salvación otorga calma y gozo inmenso. Además hemos recibido la comisión de
predicar el Evangelio a todas las criaturas. Dios a menudo usa una cama de
enfermo para llamar la atención de una persona que se encamina, sin remedio,
hacia una eternidad sin Cristo. Muchos se encuentran en el hospital por causa de
una vida de pecado. Mire a cada paciente como alguien en quien el Señor está
expresando un interés particular. Cuando llega una enfermedad, los que se
encuentran apartados con frecuencia también se dan cuenta de que se han
alejado del Señor.
 Que ponemos nerviosos a los pacientes cuando les hablamos sobre religión, ya
que les da la impresión de que se van a morir. En realidad mucha gente que sufre
una enfermedad tiene un grave sentimiento de culpa y se siente aliviada de poder
hablar con alguien que la puede ayudar. «Estaba yo postrado y me salvó»
escribió el salmista (Sal. 116.6). En realidad, no estamos llevando "«religión» a
los pacientes, sino que les estamos hablando de Jesucristo, cuya bondad y ayuda
hacia los enfermos son reconocidas por cristianos y no cristianos.

Empleo de material impreso

Normalmente los pacientes tienen tiempo para leer, y un libro o folleto, bien elegido,
podría ser de gran valor para ellos. Recuerde que están en el hospital porque no están
bien y en consecuencia no son capaces de poner toda su concentración en lo que están
leyendo.

Un libro «pesado», físicamente o en su contenido, no es la mejor elección. Un libro en


rústica o un tratado con letra grande y que contenga un mensaje que dé alegría y luz al
paciente sería lo más aceptable. Algunos tratados y libros hechos para llamar la
atención, despertar y bendecir a un no cristiano cuando está bien, podrían resultar
perjudiciales cuando está enfermo. Folletos impresos en colores con porciones de las
Escrituras, tales como los publicados por las Sociedades Bíblicas, son adecuados para
los pacientes. Estos se pueden obtener en muchos idiomas.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 60


LA EVANGELIZACION POR TELEFONO:

Es la predicación del evangelio utilizando uno de los medios de comunicación, o sea,


usando la telefonía que es el medio de comunicación más común y accesible para la
mayoría de las personas.
Un día Dios planeó enviar a Moisés a Egipto para liberar a su pueblo de la esclavitud, y
le preguntó a Moisés, qué tenía en sus manos.
Una vara, le dijo él. Entonces Dios le dijo que lo usaría con aquella vara. A través de
ella, Dios realizó muchos milagros.
¿Hoy Dios te pregunta: qué tienes en tus manos?
Quizás tenga un teléfono.
Veamos qué puede hacer para poder evangelizar por teléfono:
Por teléfono podemos:
Hacer amistad con las personas, si no es amigo(a).
Mostrar lo importante que son las personas, al punto de siempre recordarlas.
Aproximarse a ellas sin inconvenientes (hay personas que no aceptan visitas).
Invitarlas a las conferencias y cultos de la iglesia.
Llevar mensajes bíblicos de Consuelo, seguridad y paz.
Romper prejuicios y barreras en relación a la iglesia.
Mostrar a esas personas la importancia de su participación en las conferencias de
la iglesia.
Hacer oraciones con las personas por teléfono. (Orar por toda la familia).
Ofrecer mensajes musicales y narraciones bíblicas.
Mostrar que Jesús es la solución para todos los problemas.
Hablarles de que Jesús desea satisfacer todos sus anhelos.
Haga una lista de interesados virtuales.
Ore en particular por cada uno
Folletos evangelísticos
Una de las mejores formas de presentar el mensaje del Evangelio, es a través de un
impreso evangelístico. No son pocas las personas que se han convertido gracias a un
folleto entregado en mano, o encontrado de forma casual (entiéndase). Sin duda, es una
manera sencilla y práctica de dar a conocer el plan de la Salvación, sobre todo si
tenemos en cuenta que a muchos creyentes se les hace difícil presentar el mensaje con
precisión; por lo que tener siempre a mano un tratado que exponga el Evangelio
claramente, es indispensable para la evangelización.

Éste es uno de los métodos más útiles para seguir el ejemplo del apóstol Pablo, el cual
declaraba:

«Todo lo he llenado del Evangelio de Cristo» (Ro. 15:19).

Ventajas en cuanto a la evangelización:

Preparado por Magister Janett de Graham Página 61


•En un folleto se puede explicar y resumir el mensaje central y más importante de las
Sagradas Escrituras: El plan de la Salvación.
•Se destaca la posibilidad de llegar a muchas personas sin dedicarle demasiado tiempo.
•Todos los cristianos pueden participar en esta labor, sean o no evangelistas.
•Elimina las posibles situaciones que se puedan crear: coacción de la libertad personal,
invasión de la intimidad, o molestia de la privacidad.
•La persona recibe el mensaje directo de la Palabra de Dios, que al ser escrito, es
transmitido con fidelidad a los textos bíblicos.
•También evita la reacción lógica de escepticismo religioso, o posible hostilidad por
parte del receptor.
•El tratado se puede entregar en mano de forma directa, o bien en algún lugar público
que, de una manera natural, nos permita dejar un folleto.

La Evangelización de las Personas con Discapacidad

¿Por qué servir y evangelizar a las personas discapacitadas? Hay a lo menos seis
poderosas razones bíblicas, aparte de la base estadística, que impulsan al Espíritu
Santo hoy a movernos en esta dirección.

MAGNITUD DEL PROBLEMA

Actualmente hay una gran cantidad de personas en la sociedad que sufren algún tipo de
discapacidad. Se calcula que en América Latina y el Caribe, unos 50 millones de
personas, aproximadamente el 10 % de la población, tienen alguna discapacidad.

Alrededor de un 82 % de ellas vive en la pobreza, menos del 20 % cuenta con seguro


médico, y solamente entre el 20 y 30 % de los niños con discapacidades asiste a la
escuela.

"Necesitamos ofrecer oportunidades a los 600 millones de personas que presentan una u
otra forma de discapacidad, ya que independientemente de sus discapacidades son
tremendamente competentes"

Millones de personas sufren algún tipo de discapacidad; es decir, una limitación física o
psíquica que impide a quien la padece realizar una actividad diaria normal.

LOS DISCAPACITADOS EN LA IGLESIA

Estas estadísticas se reflejan en la Iglesia. Necesitamos saber cuál es el porcentaje de


hermanos que portan ceguera, sordera, algún tipo de inhabilidad motriz, retardo mental,
etc. Consideremos que algunas familias tienen hijos con discapacidad, que algunos
hermanos la adquieren por enfermedad o accidente y que en la tercera edad aumentan
las posibilidades de adquirir una deficiencia.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 62


Es una realidad de nuestras iglesias que debemos enfrentar. La mejor propuesta que
tenemos es la creación de un MESON DE SAMARITANOS, es decir la formación de
un pequeño grupo de hermanos llamados y capacitados para este fin. Hay que aprender
a tratar a las personas con discapacidad, conocer como es el proceso psicológico que
viven, en qué consiste su educación y rehabilitación, como se comunican y de qué modo
pueden participar en la vida eclesial.

El samaritano debe aprender el Sistema Braille para transcribir la Biblia y otros


materiales escritos para personas ciegas y el Lenguaje de Señas para comunicar la
Palabra de Dios a las personas sordas. Debe recibir una capacitación espiritual y técnica
para el servicio y la evangelización de las personas con discapacidad.

FUNDAMENTOS BÍBLICOS DEL MESÓN

La primera pregunta que puede surgir en la Iglesia es: ¿Por qué servir y evangelizar a
las personas discapacitadas? Hay a lo menos seis poderosas razones bíblicas, aparte de
la base estadística, que impulsan al Espíritu Santo hoy a movernos en esta dirección.

1) Las personas con discapacidad siempre fueron una preocupación del ministerio
de Jesucristo: "los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos
oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio" (San Lucas
7:22). No sólo son un signo del poder de Dios o un símbolo de nuestra discapacidad
espiritual, sino que concretamente el Maestro nos está indicando la misericordia que
debemos tener hacia todos los que sufren estos problemas.

2) Hay una fuerte admonición a buscar a aquellos que padecen dolores y


enfermedad, el Señor nos envía a ellos: "Ve pronto por las plazas y las calles de la
ciudad, y trae acá a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos" (San Lucas 14:16-
24). Su orden es traer a Su Iglesia a todos los que sufren una discapacidad.

3) Cristo ama a los discapacitados y dio su vida por ellos, porque "lo débil del
mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte" (1 Corintios 1:27). Se vislumbra
un propósito en la salvación de las personas con discapacidad. No pensemos solamente
en la posibilidad del milagro, sino en el ejemplo de fe, sumisión a la voluntad de Dios y
valentía para enfrentar la adversidad, que puede servir de ejemplo para la Iglesia.

4) Este llamado se fundamenta en la Parábola del Buen Samaritano, el cual tuvo


compasión de quien estaba herido y golpeado en el camino. Dios quiere que sigamos el
ejemplo del buen samaritano, que "fue movido a misericordia" (San Lucas 10:33).

El samaritano es un cristiano capaz de renunciar a sí mismo -bajar de su cabalgadura-,


lavar las heridas del que sufre con la sangre de Jesús, ungirlas con el Espíritu Santo y
vendarlas con la Palabra de Dios, para luego conducirle al Mesón.

5) El samaritano es una visión práctica de la fe, reservada a aquellos hermanos que


son llamados a ejercer un ministerio de misericordia. "La fe, si no tiene obras, es muerta
en sí misma" (Santiago 2:17

6) La Gran Comisión nos ordena anunciar el evangelio hasta lo último de la tierra.


Los discapacitados son un pueblo no alcanzado (San Mateo 28:28). La Iglesia hace

Preparado por Magister Janett de Graham Página 63


grandes esfuerzos para alcanzar las naciones, misionar en tierras lejanas.

Sin embargo aquí mismo, en nuestros barrios y ciudades, muy cerca de nosotros, hay
muchas personas que no oyen la Palabra de Dios, que no pueden leerla porque no ven,
que no pueden acudir al templo porque no caminan, que no pueden entenderla porque
les falta inteligencia y nadie hay que les explique. "¿Y cómo creerán en aquel de quien
no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?" (Romanos 10:15).

Evangelización en vehículos de transporte

En Latinoamérica es frecuente que los vehículos de transporte urbano e intermunicipal -


-como buses y colectivos-- se constituyan en espacios para la comercialización de todo
tipo de productos, desde elementos de aseo hasta libros.

Esta se ha convertido en una nueva alternativa para la generación de empleo frente a la


recesión que muchos países enfrentan, y que ha traído como consecuencia un progresivo
cierre de las fuentes de trabajo.

Es una práctica generalizada que abre las puertas para la proclamación del evangelio,
con la diferencia de que usted y yo no vamos a pedir recursos sino a compartir
gratuitamente una salida al laberinto que viven miles de hombres y mujeres, quienes
todavía no tienen a Jesucristo en su corazón.

¿Cómo se integran los equipos?

Para evangelizar en los vehículos de transporte urbano se aconseja integrar equipos de


tres personas.

La primera persona se encarga de proclamar el de Jesucristo a través de un mensaje


corto.

La segunda persona, distribuye los tratados o folletos evangelísticos entre quienes


viajan en el vehiculo.

El tercer colaborador estará intercediendo mentalmente a favor de esa actividad. Se


ubicará en la parte posterior del bus o colectivo, en la salida. De esta manera, si alguien
va a bajarse sin escuchar la totalidad del mensaje, le pueda obsequiar un folleto para que
lo lleve consigo.

¿Qué tipo de mensaje compartir?

El mensaje de evangelización que se compartirá, debe ser breve. Lo aconsejable son


cinco minutos. No olvide que con facilidad perdemos la atención de los oyentes y es
imprescindible aprovechar al máximo cada segundo.

Se recomienda leer un versículo bíblico (puede hacerlo directamente de la Biblia o


acudiendo a la memorización del texto) y, a partir de allí, desarrollar la predicación.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 64


En lo posible, acuda a las ilustraciones con hechos prácticos que le permitan a los
oyentes asimilar todo lo relacionado con él y la forma como contribuye a nuestro
crecimiento personal y espiritual.

Insistimos en un principio: que su exposición sea breve. Mire a los ojos a quienes están
escuchándole. No se sienta inquieto ni se desanime o distraiga porque hayan quienes
siguen dialogando sin prestar atención a sus palabras. Inconscientemente están
asimilando información. Ellos también son impactados.

¿Qué hacer cuando se entrega un tratado (folleto)?

Lo más aconsejable es que entregue cada tratado con una amplia sonrisa, un sincero
"Jesucristo te ama" y la disposición de enfrentar con optimismo cualquier rechazo.

Si no le reciben el material, recíbalo de vuelta. No exprese molestia o desilusión. Usted


predica a Jesucristo, no a usted mismo.

Hay quienes dicen "Gracias por recibirlo" a aquellos que notan con un semblante
renuente al mensaje. Generalmente esas tres palabras desarman a cualquiera, rompen el
hielo y le comprometen sutilmente para que reciba el plegable.

¿Es viable realizar una oración de decisión de fe por Jesucristo?

Por supuesto que es viable llevar a quienes se encuentran en el vehículo a abrir su


corazón para que reciban a Jesucristo como su único y suficiente Señor y Salvador. Lo
que no es conveniente es invitar a quienes tomaron dicha decisión, a levantar la mano.
Pocos lo harán, probablemente ninguno. ¿La razón? Pueden sentirse cohibidos.

¿Qué podemos y debemos hacer entonces? Formularles tres invitaciones. La primera,


para que diariamente hablen con Dios mediante la oración. La segunda, que asuman el
principio de leer cada día la Biblia, y la tercera, acercarse a una iglesia cristiana y,
compartirle al pastor, que ya tomaron la decisión de fe.

Es probable que alguien quiera más información. No desperdicie la oportunidad. Usted


puede tomar los datos de la persona y hacerle una visita.

EVANGELIZACION HACIA ADICTOS, PROSTITUTAS, ALCOHOLICOS:

Muchas por no decir todas las personas que se sumergen en el mundo de las drogas,
alcohol y prostitución son personas que han crecido en hogares disfuncionales o que han
tenido mucho o poco cariño de parte de sus familiares. Muchos otros caen en estas
profundas oscuras oscuridades por la pobreza, dificultad para conseguir empleos etc.

Otros fueron personas abusadas y violadas sexualmente y esta fue una o la causa que los
llevo a penetrar en el mundo de la homosexualidad etc., etc.

El evangelizador competente tendrá que escuchar una y otra vez las historias de estas
personas. Es una labor que demanda tiempo y esfuerzo para poder llegar al origen del
problema y una vez conocido poder empezar a trabajar para eliminar las causas del
problemas, muchas veces habrá que involucrarse con los familiares de estas personas,

Preparado por Magister Janett de Graham Página 65


deberán ser re-educados y llevados a la luz de la palabra poco a poco hasta lograr que la
buena noticia se haga realidad en sus vidas. Pero debemos saber que por estas personas
Jesús vino a este mundo y que también murió por ellas así que debemos poner todos
nuestros esfuerzos en llegar a ellas.

CONCLUSIÓN: No se ha pretendido con esta recopilación dar la última nota en


cuanto a evangelización pero si hemos querido dar a conocer y abarcar aunque sea
brevemente el arte de la evangelización y el discipulado a grupos especiales, el
evangelismo de casa en casa, personal, masivo, etc., etc. Esperamos que esta
compilación sirva para ilustrar al profesor y al alumno en este mandato que nos fue
dado y que pensemos en alcázar a todo el mundo con el evangelio de Jesucristo y que
no dejemos a ningún grupo de personas sin escuchar las buenas nuevas de salvación.

Bibliografía

Ferreira Damy EVANGELISMO TOTAL, Editorial Mundo Hispano, Brasil 2001.

Padilla René DISCIPULADO COMPROMISO Y MISION, Visión Mundial 1994.

Wimber John EVANGELIZACIÓN PODEROSA, Editorial Bethania1984.

Preparado por Magister Janett de Graham Página 66


Preparado por Magister Janett de Graham Página 67

También podría gustarte