Está en la página 1de 3

6.

14 Termorregulación

Competencias

• Identifica los factores que alteran la temperatura corporal.

• Valora la temperatura corporal.

• Aplica el pensamiento crítico para enunciar los diagnósticos de enfermería relacionados


con la termorregulación.

Introducción

La temperatura corporal se mantiene en unos márgenes muy estrechos, regulada por una
serie de mecanismos complejos coordinados en el hipotálamo anterior. Las alteraciones
de la termorregulación engloban una serie de entidades en cuya sintomatología destaca la
alteración de la temperatura corporal, sin que existan trastornos de los mecanismos de
termorregulación. En la hipotermia accidental existe un descenso de la temperatura del
organismo por debajo de los 35°C, generalmente asociada a la exposición a temperaturas
ambientales bajas. En la hipertermia se produce un aumento de la temperatura, bien por
aumento de la producción de calor o bien por una alteración en la eliminación del mismo.
Los síndromes de mayor trascendencia clínica son los trastornos por exposición al calor,
hipertermia maligna, síndrome neuroléptico maligno y síndrome serotoninérgico. Se
revisan la fisiopatología, manifestaciones clínicas y tratamiento de estas entidades, que
deben diagnosticarse y tratarse en los servicios de urgencias.

Objetivos

• Diferenciar los valores normales de temperatura corporal y sus variaciones.

• Razonar los mecanismos de homeostasis térmica.

• Deducir el mecanismo fisiopatológico de la fiebre.

Desarrollo

La termoregulación es la capacidad que tiene el organismo para regular su temperatura.


La temperatura normal del cuerpo de una persona varía dependiendo de su sexo, su
actividad reciente, el consumo de alimentos y líquidos, la hora del día y, en las mujeres, de
la fase del ciclo menstrual en la que se encuentren. La temperatura corporal normal, de
acuerdo con la American Medical Association, puede oscilar entre 36.5 y 37.2ºC. En el
caso de los humanos, el control de la temperatura en condiciones normales es
asombroso, ya que éste no cambia más allá de los 0.6ºC, aun sometidos a temperaturas
altas (60ºC) o relativamente bajas (12ºC). Todo lo relacionado con la temperatura animal ha
sido medido cada vez con más precisión desde 1592, con la creación del primer
termómetro.

El hombre siempre está perdiendo calor, ya sea por factores ambientales o por procesos
biológicos; éstos pueden ser externos o internos, Una vez producido, el calor es
transferido y repartido a los distintos órganos y sistemas.

Mecanismos externos de pérdida de calor: Entre ellos se incluyen:

Radiación: Como todo cuerpo con temperatura mayor de 26.5 ºC, los seres vivos también
irradian calor al ambiente por medio de ondas electromagnéticas. Es el proceso en el que
más se pierde calor (60%).

Conducción: Es la transferencia de calor por contacto con el aire, la ropa, el agua u otros
objetos (una silla, por ejemplo). Si la temperatura del medio circundante es inferior a la del
cuerpo, la transferencia ocurre del cuerpo al ambiente (pérdida), si no, la transferencia se
invierte (ganancia). En este proceso se pierde 3% del calor si el medio circundante es aire
a temperatura normal.

Convección: Este proceso, que ocurre en todo fluido, hace que el aire caliente ascienda y
sea reemplazado por aire más frío. Así, se pierde 12% del calor. La tela (ropa) disminuye la
pérdida. Si existe una corriente de aire (viento o ventilador mecánico) se produce una
convección forzada y la transferencia es mayor. Si no hay aire más fresco para hacer el
reemplazo, el proceso se detiene.

Evaporación: Así se pierde 22% del calor corporal, mediante el sudor, debido a que el
agua tiene un elevado calor específico y para evaporarse necesita absorber calor y lo
toma del cuerpo, el cual se enfría. Una corriente de aire que remplace el aire húmedo por
el aire seco, aumenta la evaporación. Para que se evapore 1 g de sudor de la superficie de
la piel se requiere aproximadamente 0.58 kcal, las cuales se obtienen de la piel, con lo que
ésta se enfría.

Los mecanismos internos de pérdida de calor son controlados por el organismo, como:

Sudoración: Cuando el cuerpo se calienta de manera excesiva, se envía información al


área preóptica, ubicada en el cerebro, por delante del hipotálamo. Ésta desencadena la
producción de sudor. El humano puede perder hasta 1.5 litros de sudor por hora.

Transpiración insensible: Cada persona en promedio pierde 800 ml de agua diariamente.


Ésta proviene de las células e impregna la ropa, que adquiere el olor característico.

Vasodilatación: Cuando la temperatura corporal aumenta, los vasos periféricos se dilatan y


la sangre fluye en mayor cantidad cerca de la piel para enfriarse. Por eso, después de
hacer algún ejercicio la piel se enrojece, ya que está más irrigada.

Además existen mecanismos de ganancia de calor y, al igual que la pérdida de calor, éstos
pueden ser externos e internos. Sobre los mecanismos externos de ganancia de calor se
incluye la radiación directa del sol y la irradiación de la atmósfera.

Los mecanismos internos de ganancia de calor son la vasoconstricción, la piloerección, la


termogénesis química, espasmos musculares o fiebre.

Bibliografia

Fundación para la Formación e Investigación Sanitarias de la Región de Murcia. (2019). La


termorregulación. Ffis.es. Recuperado 11 November 2019, a partir de http://www.ffis.es/
volviendoalobasico/2la_termorregulacin.html

Ornelas, M. (2010). Termorregulación. Revista Nacional De Pediatría, 1(2). Recuperado a


partir de https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=68018