Está en la página 1de 2

2.1. Ángulo de fricción.

El ángulo de fricción es la representación matemática del coeficiente de rozamiento entre los granos

dentro de la matriz de roca.

El ángulo de fricción depende de varios factores de los más importantes son: tamaño de los granos, forma de

los granos, distribución de los tamaños de granos y la densidad.

2.2. Cohesión.
La cohesión es una medida de la cementación o adherencia entre las partículas de la formación. En

formaciones eminentemente granulares en las cuales no existe ningún tipo de cementante o material que pueda

producir adherencia, la cohesión se supone igual a 0 y a estas formaciones se les denomina rocas no cohesivas.

2.3. Resistencia.
En arenas, gravas y limos no plásticos, las cuales se denominan como rocas granulares, la cohesión puede ser

baja y en muchos casos considerarse de valor cero y el ángulo de fricción depende de la angulosidad y tamaño

de las partículas, su constitución, mineralogía y densidad. En arcillas normalmente consolidadas y limos

arcillosos se puede considerar la fricción igual a cero y la cohesión como el valor total del esfuerzo de

resistencia obtenida.

2.4. Esfuerzo efectivo.


Una roca saturada consiste de dos fases distintas: el esqueleto formado por las partículas sólidas y los poros

entre partículas llenos de agua. Cualquier esfuerzo impuesto sobre la roca es soportado por el esqueleto de

partículas y la presión en el agua. Típicamente, el esqueleto puede transmitir esfuerzos normales y de corte

por los puntos de contacto entre las partículas y el agua, a su vez puede ejercer una presión hidrostática, la

cual es igual en todas las direcciones. Los esfuerzos ejercidos por el esqueleto solamente se conocen

como esfuerzos efectivos y los esfuerzos hidrostáticos del agua se los denomina, presión de poros.

2.5. Presión de Poro.


Como se nombró anteriormente la presión de poro es la fracción de los esfuerzos normales y de corte

transmitidos por los puntos de contacto entre las partículas de la roca y los líquidos contenidos en ella,

denominados esfuerzos hidrostáticos, generando una presión hidrostática que es igual en todas las

direcciones. A medida que la presión de poro disminuye existe más riesgo de producir arena.
2.6. Fallas de corte.
El incremento de la caída de presión genera mayores esfuerzos efectivos entorno al pozo o al túnel

dejado por los disparos, y si tales esfuerzos exceden la resistencia de la roca fallará pudiendo producir

arena.

2.7. Fallas por Tracción.


Las fallas por tracción se producen en arenas débiles, fundamentalmente por una elevada velocidad de flujo

de fluidos. Este tipo de falla suele ser esporádica, produce volúmenes de arena relativamente

pequeños, se agrava por los cambios rápidos en los regímenes de producción de pozos y a menudo se

estabiliza con el tiempo.

2.8. Fallas Volumétricas.


La falla volumétrica o colapso de los poros, está asociada con la caída de presión y al agotamiento que se

produce en yacimientos de alta porosidad y baja resistencia.

2.9. Formaciones Pobremente Consolidadas.


Las areniscas no consolidadas son aquellas donde no hubo una buena cementación a través de los granos, por

lo tanto la consistencia es baja y en algunos casos, nula. La desventaja de tener arenisca no consolidada es

que la porosidad y la permeabilidad de la formación en las cercanías del pozo decrecen a medida que la

arena fluye con los fluidos del yacimiento por efectos de caída de presión.

2.10. Altas Ratas de Producción.


Las elevadas ratas de producción y velocidad del flujo de fluidos agravan aún más el problema de la

producción de arena debido a que genera un alto draw down. (Diferencia entre la presión promedio del

yacimiento y la presión del flujo de fondo de pozo.) Por ello es necesario emplear un método de regulación

de producción, este elemento es el variador de frecuencia.

(Los variadores de frecuencia son circuitos de potencia para el control de la velocidad de un motor, en la

industria petrolera se utilizan para optimizar sistemas de extracción, en los que la bomba debe realizar la

presión sobre los fluidos del pozo para que estos salgan.

Utilizando los Variadores de Frecuencia, los motores tienen un arranque suave y un control de mejores

características. Ello contribuye a mejorar la fiabilidad y la vida útil de los motores)