Está en la página 1de 10

Bioquímica

del rendimiento atlético


La biología celular del músculo ayuda a entender el rendimiento
de los atletas e indica el camino a seguir para mejorar sus posibilidades
Jesper L. Andersen, Peter Schjerling y Bengt Saltin
“¡P
reparados!” Un silencio menos bioquímicos y biomecánicos unas microunidades, los sarcómeros;
absoluto reina en el es- subyacentes bajo esa plasticidad son éstos se unen entre sí por sus ex-
tadio mientras 60.000 sumamente complejos, pero decenios tremos para constituir una miofibri-
pares de ojos se clavan en ocho de de investigación nos han permitido lla. En el interior del sarcómero dis-
los hombres más ligeros del planeta. elaborar una imagen bastante com- tinguimos la miosina y la actina, dos
Nos encontramos en Sevilla. Es el pleta de la respuesta muscular al en- proteínas filamentosas cuya interac-
22 de agosto de 1999 y se celebra trenamiento atlético. ción provoca la contracción. Durante
la final de 100 metros de los cam- Un músculo es un haz de células, la contracción un sarcómero se acorta
peonatos mundiales de atletismo. fibras que se mantienen juntas mer- como un telescopio retráctil: los fi-
El pistoletazo de salida resuena en ced al tejido conjuntivo. Cada fibra lamentos de actina, situados en los
el aire cálido del atardecer. Ruge la de músculo esquelético consta de una extremos de un filamento de mio-
muchedumbre cuando los deportistas membrana, muchos núcleos dispersos sina, se deslizan hacia el centro de
corren por sus calles. Tan sólo 9,80 donde se alojan los genes e instala- ésta.
segundos después el ganador cruza dos justo bajo la membrana a lo largo Posee la molécula de miosina un
la meta. Ese día lo fue Maurice Gree- de la fibra, y miles de haces inter- componente, conocido por cadena pe-
ne, un atleta de 25 años de Los An- nos, denominados miofibrillas, que sada, que determina las característi-
geles. constituyen el citoplasma celular. Las cas funcionales de la fibra muscular.
¿Por qué es Maurice Greene, y no fibras musculares mayores y más lar- En un adulto, existen tres isoformas
Bruny Surin de Canadá, que acabó gas miden 30 centímetros de longi- o variedades de cadenas pesadas. Son
segundo, el hombre más veloz del tud y de 0,05 a 0,15 milímetros de la I, IIa y IIx, apelativos que reci-
planeta? Después de todo, ambos han anchura; contienen varios millares de ben asimismo las fibras que las con-
entrenado sin descanso durante años, núcleos. tienen. A las fibras del tipo I se las
manteniendo un régimen ascético ba- Las miofibrillas llenan el interior conoce también por fibras lentas; a
sado en ejercicio, reposo, una dieta de la fibra muscular, tienen la misma los tipos IIa y IIx, por fibras rápi-
estricta y poco más. La respuesta, longitud que ésta y son la parte res- das. Hay en ello una razón de peso.
compleja, comporta un sinnúmero de ponsable de la contracción de la cé- La máxima velocidad de contracción
pequeños detalles, como la actitud lula en respuesta a los impulsos ner- de una fibra del tipo I es unas diez
mental de los atletas el día de la viosos. Las células neuromotoras se veces menor que la de una fibra del
competición o incluso el diseño de extienden desde la médula espinal tipo IIx. La velocidad de las fibras
sus zapatillas deportivas. Pero en las hasta un grupo de fibras, integrando del tipo IIa se encuentra a medio ca-
carreras cortas, al depender de la po- una unidad motora. En los múscu- mino entre las dos anteriores.
tencia, el factor fisiológico resulta los de las piernas, una neurona mo-
determinante: las fibras musculares tora controla, “inerva”, de cientos La materia muscular
de las piernas de Greene, en parti- a mil fibras musculares. Por contra,
cular sus muslos, desarrollan, en el
breve intervalo de la carrera, una po-
tencia ligeramente mayor que la de
cuando se requiere una precisión fi-
nísima, como en el control de un
dedo, el globo ocular o la laringe,
L as velocidades de contracción de
las fibras difieren en atención a
la forma en que éstas descomponen
sus contrincantes. una neurona motora controla sólo la molécula de adenosín trifosfato en
Los hallazgos recientes de diver- una o, a lo más, unas cuantas fi- la región de la cadena pesada para
sos laboratorios, incluido el nuestro, bras musculares. obtener la energía necesaria en la
han ampliado el conocimiento sobre La contracción propiamente dicha contracción. Las fibras lentas desa-
la adaptación del músculo al ejerci- de la miofibrilla se logra merced a rrollan un metabolismo aeróbico, bas-
cio, o a la falta del mismo, y sobre
el grado de alteración que puede su-
frir para acometer pruebas diversas, 100
como el esfuerzo prolongado del ma-
LENTAS TIPO I
Porcentaje de músculo completo

ratón o el ímpetu de los 100 me-


RAPIDAS TIPO IIa
tros. Esta información nos ayuda a 80
RAPIDAS TIPO IIx
comprender por qué triunfó Greene
y a conocer mejor las posibilidades
del común de la gente. También 60
arroja luz sobre la cuestión perma-
nente de si los corredores, los na-
40
dadores, los ciclistas y los esquia-
dores de elite nacen diferentes del
resto de los mortales o si el tesón 20
y el entrenamiento convierten a cual-
quiera en un campeón.
El músculo, el tejido más abun- 0
dante del cuerpo humano, destaca Persona Velocista Persona Persona Corredor Corredor Deportista
con lesión olímpico sedentaria activa de medio de maratón de resisten-
por su versátil adaptación. Un en- espinal media media fondo olímpico cia extrema
trenamiento intenso con pesas pue-
de duplicar o triplicar el tamaño del 1. LAS PIERNAS DE BRIAN LEWIS, corredor de los 100 metros (página an-
músculo; por contra, la falta de ejer- terior), albergan una proporción de fibras musculares rápidas mayor que las
cicio —durante un viaje espacial, por de un corredor de fondo u otro atleta que fíe en la resistencia. La celeridad
ejemplo— puede encogerlo un 20 por de contracción de las fibras rápidas IIx decuplica la de las fibras lentas del ti-
ciento en dos semanas. Los fenó- po I; entre ambas se sitúa la velocidad de contracción de las fibras del tipo IIa.

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, noviembre, 2000 5


ciento. El sujeto con un 95 por primitivas contaban con isoformas
JESPER L. ANDERSEN, PETER ciento de las fibras lentas podría, a de miosina no muy diferentes de las
SCHJERLING y BENGT SALTIN buen seguro, llegar a ser un mara- nuestras.
trabajan en el centro de investiga- toniano consumado, pero no tendría
ción muscular adscrito a la Univer-
sidad de Copenhague. Andersen, que
nada que hacer en las carreras cor- Espesor muscular
entrenó al equipo de atletismo de la tas; lo opuesto sería cierto para una
selección nacional danesa, investiga
en el departamento de biología mo-
lecular del músculo. Schjerling pa-
persona con un 19 por ciento de las
fibras lentas.
Amén de los tres tipos de fibras
L as fibras musculares no pueden
dividirse para formar otras nue-
vas. Con la edad se van perdiendo
só de la genética de levaduras a la enumerados, existen híbridos que por- fibras musculares, que nunca se re-
humana. Saltin, director del centro, tan dos isoformas de miosina. Las cuperarán. Por tanto, el músculo sólo
participó en su juventud en compe-
ticiones atléticas.
fibras híbridas siguen una escala con- aumentará de masa cuando sus fi-
tinua que va de las que están casi bras componentes adquieran mayor
totalmente compuestas por la iso- espesor.
forma lenta a fibras donde predomina Espesor que depende de la crea-
casi por entero la rápida. En cual- ción de miofibrillas adicionales. El
tante eficiente; mientras que las fi- quier caso, las características fun- estrés mecánico que produce el ejer-
bras rápidas dependen más del me- cionales de la fibra se asemejan a cicio sobre los tendones y otras es-
tabolismo anaeróbico. Así, las fibras las del tipo de isoforma dominante. tructuras conectadas al músculo pone
lentas cumplen un papel excelente en La miosina es una proteína insó- en marcha proteínas de señal que ac-
ejercicios de resistencia, carreras lar- lita. Llama la atención que, tras la tivan los genes responsables de la
gas, ciclismo y natación; las fibras comparación entre las isoformas de síntesis muscular de más proteínas
rápidas son esenciales para suminis- distintos mamíferos, se hallara que contráctiles. Estas proteínas, en su
trar potencia (caso de la halterofilia hubiera poca variación de una es- mayoría miosina y actina, se van ne-
y las carreras cortas). pecie a otra. La miosina lenta (ti- cesitando a medida que la fibra va
Si nos fijamos por ejemplo en el po I) en ratas es mucho más pare- produciendo grandes cantidades de
músculo cuádriceps del muslo de un cida a la isoforma lenta en humanos ulteriores miofibrillas.
adulto sano observaremos un núme- que a la propia miosina rápida en Se requieren más núcleos para la
ro aproximadamente igual de fibras ratas. Se refuerza así la idea de que síntesis y mantenimiento de más pro-
lentas y rápidas. Pero las variacio- la presión evolutiva ha mantenido teína y para conservar cierta pro-
nes interindividuales son notables. a las isoformas de miosina funcio- porción entre volumen celular y nú-
Nosotros hemos observado personas nalmente distintas, presión que ha mero de núcleos. Sabemos que las
con un porcentaje de fibras lentas conservado isoformas particulares fibras musculares contienen múltiples
en el cuádriceps de sólo un 19 por que surgieron hace millones de años. núcleos, pero los del interior de las
ciento y otras de hasta un 95 por Incluso las criaturas más antiguas y fibras no pueden dividirse; los nue-

2. EL MUSCULO consta de células repletas de miofibrillas, ha-


ces formados por unidades contráctiles denominadas sarcóme-
ros. Los componentes principales de los sarcómeros son la ac-
tina y la miosina, dos proteínas filamentosas. A medida que los
NERVIO
sarcómeros se contraen y se relajan, esas moléculas se deslizan
una sobre otra.

MUSCULO

FASCICULO DE FIBRAS

CELULA MUSCULAR (FIBRA)

TEJIDO
CONJUNTIVO

NUCLEOS
MEMBRANA

6 INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, noviembre, 2000


vos núcleos provienen de células sa- mación pasa del núcleo celular al ci- por Michael Bárány, del Instituto de
télite (o células madre). Dispersas toplasma, donde se producirá la pro- Enfermedades Musculares en Nueva
entre los múltiples núcleos en la su- teína, comienza con la transcripción. York, realizaron una serie de estu-
perficie de la fibra de un músculo Acontece ésta en el núcleo, cuando dios en animales en los que con-
esquelético, las células satélite están la información de un gen (codificada vertían fibras musculares rápidas en
separadas de las musculares. Las cé- en ADN) se copia en una molécula fibras lentas, y a la inversa. Emplea-
lulas satélite poseen un núcleo solo de ARN mensajero. Luego, el ARNm ron varios métodos, sobre todo el de
y pueden replicarse por división. Tras porta esta información a los riboso- inervación cruzada. Conmutaron un
fusionarse con la fibra muscular, sir- mas, fuera del núcleo. Los riboso- nervio que controlaba un músculo
ven de fuente de abastecimiento de mas ensamblan aminoácidos en pro- lento con otro asociado a un múscu-
nuevos núcleos para la fibra en cre- teínas —en actina o en una de las lo rápido, de suerte que cada uno
cimiento. isoformas de miosina— de acuerdo controlara el tipo de fibra opuesto.
Las células satélite proliferan en con las especificaciones del ARNm. Provocaron también la estimulación
respuesta al desgaste debido al ejer- A este último proceso se le llama eléctrica de los músculos durante pe-
cicio. Se supone que tamaña activi- traducción. Por “expresión” del gen ríodos prolongados o, para obtener
dad provoca microfisuras en las fi- se entiende el mecanismo entero de el efecto opuesto, cortaron el nervio
bras. El área dañada atrae a las células síntesis de la proteína a partir del motor.
satélite, que se incorporan al tejido gen en cuestión. Durante los años setenta y ochenta,
muscular y comienzan a producir pro- En el estudio del músculo esque- la investigación se propuso demos-
teínas para rellenar el espacio. A me- lético importan dos aspectos funda- trar que la capacidad de una fibra
dida que se van multiplicando las cé- mentales, que atañen directamente al para cambiar de tamaño y tipo se
lulas satélite, unas persisten en su rendimiento atlético. Uno se centra daba también en humanos. Un ejem-
estado y otras se incorporan en el en la hipertrofia muscular causada plo, extremo, de este efecto de plas-
tejido muscular. Los núcleos de és- por el ejercicio y demás estímulos; ticidad muscular se produce en las
tas se tornan indistinguibles del resto el otro contempla la conversión de personas que han sufrido una grave
de los núcleos de la célula. Con ta- las fibras musculares de un tipo en lesión de la médula espinal con la
les núcleos supernumerarios, la fibra otro por obra de dicho ejercicio. En paraplejía consiguiente. La falta de
sintetizará más proteínas y creará nue- ambos frentes se han registrado no- impulsos nerviosos y la ausencia de
vas miofibrillas. tables avances, con la participación, actividad muscular provocan una mer-
Para fabricar proteínas, las células entre otros, de los redactores de este ma extensa de tejido, acorde con lo
ejecutan el programa cifrado en los artículo. esperado. Menos imaginado resulta
genes, donde se indica el orden de Hemos de remontarnos a comien- el cambio espectacular que experi-
engarce de los aminoácidos compo- zos de los años sesenta, cuando A. menta el tipo de fibra. Estos pacien-
nentes; dicho de otro modo, especi- J. Buller y John Carew Eccles, de tes paralizados sufren una disminu-
fica qué proteína se sintetizará. El la Universidad Nacional Australiana ción aguda de la cantidad relativa
proceso a través del cual la infor- en Canberra, y el equipo encabezado de la isoforma lenta de miosina y
un drástico incremento de la canti-
dad de isoformas rápidas de ésta.
Se ha demostrado que muchos de
estos pacientes, después de cinco a
SARCOMERO diez años de parálisis, apenas tienen
miosina lenta en el músculo vasto
lateral, que es parte del cuádriceps
del muslo; toda la miosina allí pre-
sente es del tipo rápido. Recuérdese
que en un adulto sano la mitad de las
fibras son lentas y la otra mitad rá-
pidas. Nosotros propusimos que, para
mantener la expresión de la isoforma
lenta de la miosina, se requería la
FILAMENTO estimulación nerviosa del músculo
FILAMENTO DE MIOSINA
DE ACTINA
mediante activación eléctrica. Así,
la electroestimulación muscular o el
ejercicio inducido eléctricamente po-
dían reintroducir, hasta cierto punto,
la miosina lenta en los músculos
paralizados.

Conversión del músculo


FILAMENTOS

L a transformación de las fibras


musculares no se limita al res-
tablecimiento de músculos paraliza-
dos y otros casos extremos. Cuando
los músculos sanos se someten a car-
gas pesadas de forma repetida, como
en los programas de entrenamiento

INVESTIGACIÓNMIOFIBRILLA
Y C IENCIA, noviembre, 2000 7
25 bras más rápidas se dupliquen. Así,
PERIODO PERIODO
sería aconsejable que programasen
DE ENTRENAMIENTO DE INACTIVIDAD un período de entrenamiento mode-
20
DE RESISTENCIA rado, o de disminución gradual, en
Porcentaje de miosina rápida IIx

vistas a una competición importante.


De hecho, muchos velocistas ya apli-
can este régimen por propia expe-

ión
15 riencia, sin conocer la fisiología sub-

res
xp
Sedentario yacente.

ree
medio

ob
¿Lento a rápido?

es
10

od
Sujeto
L

en
a conversión de las fibras rápi-
experimental

óm
das IIa en IIx (y a la inversa)

n
5

Fe
es una consecuencia natural del en-
trenamiento y del cese del ejercicio.
Pero, ¿a qué se debe la conversión
de las fibras lentas de tipo I en fi-
0 1 2 3 4 5 6 7 8
bras rápidas de tipo II? Los resulta-
Meses dos a este respecto son más som-
3. CIERTOS RESULTADOS EXPERIMENTALES INESPERADOS tienen apli- bríos. Muchos experimentos realizados
caciones prácticas para el atleta. Tal como se esperaba, la concentración de mio- a lo largo de los últimos veinte años
sina rápida IIx decayó durante el entrenamiento de resistencia. Pero cuando se no aportaron pruebas de la conver-
abandonó el ejercicio, en vez de volver de nuevo a los niveles de partida, la sión de fibras lentas en rápidas, o
cantidad relativa de IIx duplicó estos valores tras tres meses de inactividad. viceversa. Pero a comienzos de los
¿Qué significado encierra ello para un velocista? Puesto que en su caso la mio- años noventa nuestros resultados in-
sina IIx es decisiva, deberá programar un período de entrenamiento moderado dicaban que un ejercicio intenso puede
antes de una competición. convertir fibras lentas en fibras rá-
pidas IIa.
En un estudio de tres meses, cen-
con pesas, el número de fibras rápi- de resistencia y volvieron a su vida trado en velocistas de distancias cor-
das IIx desciende y se convierten en sedentaria. A los tres meses de inac- tas, se combinó el entrenamiento de
fibras rápidas IIa. En estas fibras el tividad (de acuerdo con su proceder resistencia intensa con carreras (ejer-
núcleo deja de expresar el gen IIx y previo al entrenamiento) se les vol- cicios básicos en el ciclo anual de
comienza a expresar el IIa. Tras un vió a realizar una tercera y última entrenamientos de un “sprinter”). Por
mes de entrenamiento, todas las fi- biopsia. su parte, el equipo encabezado por
bras musculares IIx acabarán trans- Como era de esperar, la cantidad Mona Esbörnsson, del Instituto Ka-
formadas en fibras IIa. Al propio relativa de la isoforma IIx de mio- rolinska, obtuvo datos similares en
tiempo, las fibras aumentan su pro- sina rápida en el músculo vasto la- un estudio con doce personas que
ducción de proteínas y volumen. teral cayó de un 9 por ciento a un no eran atletas de elite. Estos re-
A comienzos de los años noventa, 2 por ciento, de media, en el perí- sultados respaldan la tesis de que un
Geoffrey Goldspink propuso que el odo de entrenamiento. Se contaba programa de entrenamiento intenso
gen IIx constituía una especie de nor- con que durante el período de inac- con levantamiento de pesas, unido a
malización por defecto. Esta hipóte- tividad la cantidad relativa de la iso- otras formas de ejercicio anaeróbico,
sis se ha ratificado en estudios que forma IIx volvería simplemente al convierte no sólo las fibras IIx en
han demostrado que las personas se- nivel previo al entrenamiento, el 9 por IIa, sino también las fibras del ti-
dentarias tienen mayor nivel de mio- ciento. Para nuestra sorpresa, la can- po I en IIa.
sina IIx en sus músculos que las ac- tidad relativa de miosina IIx alcanzó Si una clase de ejercicio convierte
tivas y “en forma”. Agréguese a ello un valor medio del 18 por ciento. fibras I en fibras IIa, ¿habrá otra que
la correlación positiva entre miosi- No se continuaron las biopsias tras transforme IIa en I? No ha quedado
na IIa y actividad muscular que se ha estos tres meses, pero sospechamos demostrado. Lo cierto es que los atle-
descubierto en investigaciones com- que la miosina IIx volvió a su va- tas de competiciones de resistencia
plementarias. lor inicial del 9 por ciento algunos —carreras de fondo, natación, ciclis-
¿Qué ocurre cuando se abandona meses después. mo y otras— tienen muchas fibras
el ejercicio? Las fibras IIa se recon- Desconocemos el motivo de este lentas del tipo I (hasta un 95 por
vierten en IIx, aunque no en la for- fenómeno de sobreexpresión de la ciento) en las principales masas mus-
ma esperada. Para elucidar los me- isoforma IIx de la miosina rápida. culares, las de las piernas por ejem-
canismos de la transformación, se Lo que no nos impide extraer al- plo. Se ignora si esos deportistas na-
tomaron muestras musculares del gunas conclusiones prácticas. En con- cieron con tamaño porcentaje de fibras
músculo vasto lateral de nueve va- creto, si los corredores de distan- I y vencieron en las disciplinas en
rones daneses jóvenes y sedentarios. cias cortas quieren aumentar la que aprovecharon esa característica
Después, se sometieron a un entre- cantidad relativa de las fibras más congénita o si la proporción muscu-
namiento fuerte de resistencia, cen- rápidas de sus músculos, lo mejor lar de fibras del tipo I aumentó con
trado en el cuádriceps, durante tres sería empezar por hacer desaparecer el entrenamiento prolongado. Sabe-
meses; a cuyo término se realizó otra las fibras rápidas mediante un en- mos, no obstante, que, si las fibras
biopsia muscular. Transcurrido ese trenamiento intenso, para moderar rápidas del tipo IIa se transforman
período, se cortó el entrenamiento luego éste a la espera de que las fi- en lentas de tipo I, el tiempo re-

8 INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, noviembre, 2000


VELOCISTA MARATONIANO
MIOSINA LENTA MIOSINA LENTA
MIOSINA RAPIDA IIa IIx MIOSINA RAPIDA

4. LOS SPRINTERS Y LOS CORREDORES DE MARATON róbico. Por eso, las fibras lentas importan en deportes de
manifiestan diferencias notables en la musculatura de sus resistencia y las rápidas en la velocidad en distancias cor-
piernas. Las fibras rápidas se apoyan en el metabolismo tas y la halterofilia. El velocista es Brian Lewis; el mara-
anaeróbico; las fibras lentas dependen del metabolismo ae- toniano, Khalid Khannouchi.

querido para esta conversión es muy ficies relativas ocupadas por las fi- Por contra, para un grupo de velo-
superior al que requiere la conver- bras lentas en la sección muscular. cistas de distancias cortas la super-
sión de fibras IIx en IIa. Cuanto mayor sea la superficie rela- ficie media de las secciones de es-
Quizá los deportistas maratonia- tiva ocupada por las fibras rápidas, tas fibras era, respectivamente, de
nos han nacido diferentes del resto tanto más veloz será el músculo. Por 5000, 7300 y 5900 micrometros cua-
de la gente. Pudiera ser también que tanto, un “sprinter” puede modificar drados. Nosotros hemos recogido re-
los velocistas presentaran peculiari- las características de sus músculos, sultados similares.
dades congénitas: éstos, en contraste si los ejercita intensamente, lo que Las transformaciones difíciles de
con los corredores de distancias lar- aumenta la superficie relativa de obtener por entrenamiento, así las de
gas, se beneficiarían de un porcenta- fibras rápidas. fibras IIa en fibras I, se lograrán muy
je pequeño de fibras del tipo I. Lo En 1988, el grupo encabezado por pronto a través de la manipulación
que no significa que un aspirante a Michael Sjöström, de la Universidad genética. Se estudia la expresión de
velocista con demasiadas fibras del de Umea en Suecia, demostró que, los genes de miosina presentes en el
tipo I deba retirarse, pues el entre- en cortes histológicos del músculo, genoma humano, que, sin embargo,
namiento de resistencia hipertrofia las superficies medias de las seccio- no se expresan naturalmente. Esos
las fibras del tipo II el doble que nes transversales de los tres tipos genes son vestigios archivados de
las fibras del tipo I. Así, el entre- principales de fibras eran casi idén- ciertos tipos de miosina que debie-
namiento con pesas aumenta la su- ticas en los músculos vastos latera- ron dotar, a nuestros antepasados ma-
perficie ocupada por las fibras rá- les de un grupo de corredores de ma- míferos, de un tejido muscular muy
pidas sin modificar la proporción ratón. En estos individuos la superficie rápido, utilísimo para escapar de los
muscular entre fibras lentas y rápi- media de las secciones de tipo I, IIa depredadores.
das. Las características funcionales y IIx era, respectivamente, de 4800, Las vacunas que insertarán genes
del músculo dependen de las super- 4500 y 4600 micrometros cuadrados. artificiales en los núcleos de las cé-

10 INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, noviembre, 2000


ENVEJECIMIENTO MUSCULAR
on la edad nuestros músculos se debilitan y pier- “mueren”. Las fibras musculares del nervio dejan de
C den ligereza. ¿A qué atribuirlo?
El envejecimiento comporta muchos cambios de los
recibir estímulos, se atrofian y mueren, a menos que
sean reinervadas por otro nervio motor vecino.
músculos esqueléticos. El que llama más la atención Si una fibra muscular se reinerva con un nervio de
es la pérdida de masa, que comienza a los 25 años. un tipo distinto de unidad motora —así, si una fibra
Llegados a los 50, hay ya un 10 por ciento menos; a muscular rápida se reinerva con un nervio de fibras
los 80 se ha perdido un 50 por ciento aproximada- lentas— la fibra se quedará con señales en conflicto.
mente. Esta merma asociada a la edad viene causa- Atendiendo a su desarrollo, se trata de una fibra rá-
da por la pérdida de fibras musculares. Los ejercicios pida; pero recibe estímulos que conduce a un patrón
de fuerza pueden frenar la pérdida de masa del múscu- de activación propio de una fibra lenta. A la larga,
lo en conjunto, al aumentar el volumen de las fibras, parece que este cambio en la estimulación transforma
si bien no evita la disminución de su número. la fibra rápida en fibra lenta (o viceversa, en el caso
Antes de atrofiarse, las fibras cambian de forma y opuesto).
aspecto. En un corte histológico, las fibras muscula- El envejecimiento es más pernicioso para las fibras
res de los jóvenes se distinguen por su carácter an- rápidas, que se atrofian a un ritmo mayor de lo que
gular; en los ancianos suelen ser más redondeadas y lo hacen las lentas. Se venía creyendo que el cam-
en casos extremos con forma de plátano. El enveje- bio gradual en la distribución de las fibras lentas y
cimiento parece, además, estimular la “agrupación en rápidas favorecía a las fibras lentas. Esto explicaría
tipos”: en los músculos de individuos jóvenes y de por qué un chico de 10 años deja atrás a su sep-
mediana edad las fibras rápidas y lentas se alternan tuagenario abuelo en una carrera de 100 metros li-
siguiendo el patrón de un tablero de ajedrez, mien- sos, mientras que éste le gana en una carrera de
tras que en el músculo senil las fibras se agregan fondo de 10.000 metros.
formando grupos de células lentas o rápidas (este fe-
e trata, sin embargo, de una hipótesis controver-
S tida, pues no ha podido demostrarse el aumento
previsto de la cantidad relativa de fibras lentas. En
un estudio reciente, abordamos el problema desde otro
enfoque. Convencimos a un grupo de doce ancianos
con una edad media de 88 años para que nos ce-
diesen una biopsia de su músculo vasto lateral (que
está situado en la parte frontal del muslo y es uno
de los músculos esqueléticos humanos mejor estu-
diados). A partir de estas muestras, y operando con
agujas finas bajo el microscopio, separamos las fibras
y determinamos la composición de isoformas de mio-
sina de 2300.
Sabemos que todos los humanos no tienen sólo fi-
bras lentas y rápidas puras, sino también fibras que
EL LEVANTAMIENTO DE PESAS limita la pérdida de contienen a la vez las isoformas de miosina lenta y
masa muscular que acompaña al envejecimiento. Pero IIa (rápida) o las dos isoformas rápidas (IIa y IIx). En
nada puede evitar los cambios en la forma y la distri- el músculo vasto lateral joven estas fibras híbridas
bución de los diferentes tipos de fibra (músculo joven, son escasas: menos del 5 por ciento de las fibras
superior; músculo senil, inferior). contiene a la vez la miosina lenta I y la isoforma de
miosina rápida IIa. En nuestros ancianos, un tercio de
todas las fibras examinadas contenía ambas isofor-
nómeno se manifiesta también en gente joven que pa- mas de miosina. Esta fibra híbrida era el tipo predo-
dece ciertas enfermedades del sistema neuromotor). minante en los músculos muy seniles.
Algunos fisiólogos atribuyen la agrupación en tipos La cuestión de si el músculo senil tiene más fibras
del músculo envejecido a un proceso complejo en el lentas no puede dirimirse con un simple sí o no. No
que los nervios que controlan el músculo cambian de se trata de un cambio en la proporción entre fibras
una fibra muscular a otra. La unidad motora comprende lentas y rápidas, sino de un obscurecimiento de la
todas las fibras musculares controladas, o “inervadas”, frontera entre fibras lentas y rápidas. En el músculo
por un único nervio motor que parte de la médula es- muy senil un tercio de las fibras no son estrictamente
pinal. Al envejecer, algunos de estos nervios motores ni lentas ni rápidas, sino algo intermedio.

lulas musculares, serán, a buen se- pruebas de control y sanciones. La foráneos los elementos genéticos y
guro, las sustancias estimuladoras invención de nuevas sustancias im- las proteínas cifradas por ellos en
(dopantes) del futuro. A lo largo de pone la invención de nuevas prue- las células musculares.
la historia del deporte hubo siem- bas de detección. En un futuro pró- En la mayoría de los países de-
pre quien abusara de los estimulan- ximo, cuando los atletas utilicen sarrollados la terapia génica consti-
tes. El Comité Olímpico Internacio- terapias génicas, estaremos en una tuye, por razones múltiples, un campo
nal y otros organismos han venido situación inédita, en la que quizá re- intenso de investigación. En lugar
prohibiendo tales compuestos, con sultará imposible identificar como de tratar las enfermedades muscula-

12 INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, noviembre, 2000


res con medicamentos, se espera ofre- competición? No parece previsible y que te permitirá batir el récord de los
cer al organismo los instrumentos mucho tememos que el dopaje gé- 100 metros lisos con facilidad. Tus
para fabricar las proteínas necesa- nico escape a todo control. músculos continuarán sintetizando
rias para su curación. Se trata de velocifina durante años sin más in-
estrategias viables, al menos en teo- Un nuevo mundo feliz yecciones. Y sin una biopsia muscu-
ría, desde el momento en que se co- lar de los cuádriceps, los poplíteos
secharon los primeros éxitos en la
obtención de copias artificiales de ¿C ómo será el atletismo en la
era de la potenciación del ren-
o los glúteos, nadie sabrá de esta
modificación genética.”
genes humanos. Tales genes pueden dimiento por métodos genéticos? Ima- Doeson se encamina ahora a la
introducirse en el cuerpo humano ginemos la final de 100 metros lisos pista. Recuerda que el médico le ha-
donde, en muchos casos, sustituyen de los Juegos Olímpicos del año 2012. bía asegurado que era un tratamiento
un gen defectuoso. Tras las semifinales, los corredores exento de efectos secundarios. De
Igual que nuestros genes, los arti- de apuestas ya habían arriesgado por momento, todo perfecto. Se sitúa en
ficiales son de ADN. Se pueden ad- el corredor de la calle cuatro, John la cuarta calle. “¡Preparados. Listos.
ministrar al cuerpo de varias mane- Doeson, quien ya en octavos de fi- BANG!” Un par de segundos des-
ras. Si suponemos que el gen determina nal rompió en tres centésimas de se- pués, Doeson saca ya dos metros al
una de las muchas proteínas u hor- gundo el récord mundial vigente. En pelotón, ventaja que aumenta con el
monas de señalización que estimulan cuartos de final batió la plusmarca paso de los segundos. Sus zancadas
el crecimiento del músculo, el ca- en quince centésimas. En semifina- son visiblemente más poderosas y
mino directo sería inyectar el ADN les rebajó el récord mundial a unos frecuentes que las del resto. Se siente
en el músculo. Las fibras muscula- increíbles 8,94 segundos, y cruzó la bien al pasar los 30, 40 y 50 me-
res captarían el ADN y lo incorpo- meta más de diez metros por delante tros. De repente, en los 65 metros,
rarían en su acervo génico. del segundo. Los periodistas comen- siente una punzada en el poplíteo.
Pero ese método no resulta muy taban en televisión que se estaba asis- En los 80 metros la punzada se con-
eficaz. Se prefiere el empleo de vi- tiendo a “algo fuera de este mundo”. vierte en un dolor insoportable cuando
rus que transporten la carga génica No del todo, pero casi. En 2012 contrae su músculo poplíteo. Una dé-
hasta el núcleo celular. A grandes la terapia génica es una técnica mé- cima de segundo después, el tendón
rasgos, un virus no es más que un dica muy difundida. Doce meses an- de la rótula de Doeson cede, inca-
conjunto de genes empaquetados en tes de las olimpiadas, un médico paz de resistir las fuerzas brutales
una cápside proteica capaz de en- planteó a Doeson una propuesta ca- generadas por su músculo cuádriceps.
garzarse a una célula e inyectar los paz de tentar a cualquier velocista. El tendón de la rótula arranca parte
genes. Se sustituyen genes propios ¿Qué le parecía si lograra que sus del hueso de la tibia, que se quie-
del virus por el gen artificial, que células musculares expresaran la iso- bra, y el cuádriceps entero sale dis-
pasará sin dificultad a las células del forma IIb de miosina? En condicio- parado por todo lo largo del hueso
cuerpo. nes normales, esta isoforma no se fémur. Doeson cae, su carrera de-
Mas, a diferencia de la inyección expresa en el hombre, pero el gen portiva se acabó.
directa de ADN, la carga génica ar- está en los músculos del esqueleto, A medida que la genética comience
tificial no penetra sólo en las fibras listo para actuar. a introducirse en la praxis médica
musculares, sino también en otras, de Esta isoforma conferiría a las fi- se producirán cambios profundos en
manera singular en las células san- bras musculares unas celerísimas ca- los deportes, no siempre beneficio-
guíneas y hepáticas. La expresión del racterísticas funcionales. La presen- sos. La sociedad debe preguntarse si
gen artificial en un tipo celular dis- tan la rata y otros micromamíferos las nuevas plusmarcas y otros lau-
tinto del pretendido comportará, sin que necesitan huir como balas para reles atléticos son en realidad una
duda, efectos secundarios. Una so- eludir a los depredadores. La iso- simple continuación del empeño por
breexpresión del gen en el músculo forma IIb se contrae mucho más de- demostrar lo que nuestra especie
cardíaco podría producir una cardio- prisa que las fibras IIx o IIa y, por puede dar de sí.
megalia, con riesgo de insuficiencia ende, genera mayor potencia. Aun-
cardíaca. Para obviar ese problema que Doeson no acababa de entender
se trabaja en otra línea, que com- de qué le estaban hablando, sí re-
porta extraer del paciente los tipos tuvo las palabras “velocidad” y “ener-
celulares específicos, incorporar el gía”.
gen artificial en el laboratorio y rein- El médico prosiguió. El gen ex-
troducir las células en el organismo. presa un factor de transcripción, pro- BIBLIOGRAFIA COMPLEMENTARIA
Si, como es de temer, los atletas teína que a su vez activa el gen de
abusaran de tales técnicas, las auto- la isoforma IIb de la miosina. Al THE CYTOSKELETON. Bruce Alberts
ridades deportivas se verán en gra- factor de marras, descubierto hacía et al. en Molecular Biology of the
Cell (tercera edición). Garland Pu-
ves apuros para descubrir el fraude, poco, lo llamaban velocifina. Le- blishing, 1994.
pues los genes artificiales producirán vantando un minivial ante la mirada
MUSCULAR AGAIN. Glenn Zorpette
proteínas idénticas a las naturales. de Doeson, declaró: “Este es el ADN en SCIENTIFIC AMERICAN PRESENTS:
Bastará una inyección, y no se de- del gen artificial de la velocifina. Your Bionic Future, vol. 10, n.o 3,
tectará el ADN introducido a menos Con sólo unas partículas en tus cuá- páginas 27-31; otoño de 1999.
que se conozca el genoma de las cé- driceps, poplíteos y glúteos, tus THE MYSTERY OF MUSCLE. Glenn
lulas modificadas. Por eso los labo- músculos empezarán a producir ve- Zorpette en SCIENTIFIC AMERICAN
ratorios encargados de los análisis locifina, que activará el gen de la PRESENTS: Men-The Scientific Truth,
deberán contar de antemano con mues- miosina IIb. De aquí a tres meses, vol. 10, n.o 2, páginas 48-55; ve-
tras del tejido. Pero, ¿se prestarán tus músculos contendrán una buena rano de 1999.
los atletas a una biopsia antes de la proporción de fibras IIb, condición

INVESTIGACIÓN Y CIENCIA, noviembre, 2000 13