Está en la página 1de 15

PARTO Y DISTOCIAS EN LA PERRA Y EN LA GATA.

].C. Domínguez Fernández de Tejerina", E]. Peña Vega", B. Castro Llamazaresv"

l. R

El conocimiento de la fisiología normal del parto,


eutocia, resulta indispensable para reconocer y, por lo
tanto, establecer un adecuado plan de actuación clínica
ante un parto patológico o distócico.
En la primera parte de este artículo revisamos los
mecanismos del parto en la perra y en la gata poniendo
especial interés en aquellos aspectos de mayor
trascendencia clínica; posteriormente estudiamos el
parto patológico, su diagnóstico y las técnicas
obstétricas que debemos emplear para resolver el
problema que plantea un parto distócico en los
animales de compañía.

Palabras clave: Perra; Gata; Parto; Distocia.

A B s T R A e T

An adequate knowledge of the physiological


parturition, eutocya, results essential in order to
recognize and then establishing an accurate plan of
clinical performance, to cope with the pathological
whelping or dystocia.
That's why in the first part of this article the
mechanism of parturition in the bitch and the queen
are reviewed, watching especiaUythose aspects of
clinical significance; after this we study the pathological
parturition, its identification and the obstetrical
techniques to use in order to get successin the resolution
of the trouble that a dystocia in companion animals
represents.

Key words: Bitch; Queen; Parturition; Dystocia.

INTRODUCCiÓN.

La fisiología del parto dista mucho, aún, de aspectos reproductores, a diferencia de lo que
ser totalmente conocida en la perra y en la gata, ocurre en los animales de renta, y más concre-
siendo estas dos especies las que han sido objeto tamente en la oveja, especie en la que se han
de un menor número de estudios referidos a sus realizado gran número de estudios sobre los

"Unidad de Reproducción y Obstetricia. 'f*Unidad de Patología


Infecciosa. Facultad de Veterinaria. León.
Campus de la Vegazana.
24017 León.

223
Parto y distocias en la perra y enla gata, J.C. Domínguez Fernández de Tejerina et al. Vol. 14, n." 4, 1994

mecanismos del parto(l). El primer problema que variabilidad. La fecundación se produce no antes
se nos plantea es determinar la duración de la de transcurridas 24 horas tras aquél(27). La fecha
gestación pues presenta gran variabilidad debido del parto se puede estimar, entonces, en 63-64
a la peculiar fisiología reproductora de la perra, días después de la primera cópula.
cuando se establece en función de la fecha de
la cubrición. Se citan márgenes que varían entre
57 y 72 días. FISIOLOGíA DEL PARTO.
Por un lado, en la perra se presenta un celo
muy largo el cual posibilita que se pr~duz~a DETERMINACiÓN DEL MOMENTO
gran número de montas; incluso el propietano DEL PARTO.
poco conocedor de la fisiología sexual de su
animal puede interpretar como cubrición fértil La proximidad de la fecha del parto se puede
los intentos de monta que se producen durante determinar por distintos procedimientos. A partir
el proestro. . del día 50 de gestación, en algunas perras,
Otros factores implicados en la variación que comienza a ser evidente el aumento de tamaño
se observa en la duración de la gestación en esta abdominal, a partir del día 56 es posible, en
especie se refieren al hecho de que en la ovoci- ocasiones, palpar los fetos a través del abdomen
tación se liberan ovocitos primarios, comple- y se pueden sentir por palpación rectal si se
tándose su maduración solamente si existe monta elevan los miembros anteriores de la perra. Así
fértil. Además pueden ocurrir múltiples ovoci- mismo a partir de esta misma fecha son ya audi-
taciones sincrónicamente en un corto período, bles los latidos fetales mediante el empleo del
1,5 a 2 días después del pico de LH. La capa- fonendoscopio'?', Al ser éstos un sonido de baja
cidad del esperma canino para permanecer móvil frecuencia son más fácilmente perceptibles utili-
en el aparato genital de la hembra hasta 11 días zando la campana. La radiología también puede
unido al hecho de poder mantenerse fértil por servir de ayuda a la hora de determinar la proxi-
lo menos 6 días, o incluso lOó 13 días, también midad de la fecha del parto (Fig. 1).
explican la variación observadav? 14). Sin embargo Se puede apreciar con claridad el esqueleto
cuando se establece la duración de la gestación fetal entre 17 y 20 días antes del parto. Cuando
en función del día en que se produce la ola pre- se realizan radiografías seriadas el esqueleto fetal
ovulatoria de LH la variabilidad es mucho menor comienza a ser evidente entre 42 y 52 días tras
oscilando entre 64 y 66 días. Esta menor varia- la cubrición -20 ó 21 días antes del parto-J'?- 14).
bilidad se debe al corto período de tiempo, 2 ó En primer lugar se aprecia el cráneo, columna
3 días, de que disponen los ovo citos para ser vertebral y costillas, posteriormente se hacen
fecundados antes de degenerar en el oviducto, visibles la parte más proximal de las extremi-
ya que se produce la apertura de la unión útero- dades, primero anteriores y después posteriores,
tubárica, parece ser, en un momento muy preciso la pelvis, vértebras caudales, dedos y finalmente
al final del celo'!", Es evidente que el veteri- se hacen radiopacos los dientes, ocurriendo 17,
nario clínico no está en condiciones de deter- 11, 5 Y 4 días antes del parto respectivamente'è".
minar el día en que se produce el pico de LH, Todos estos datos se refieren a radiografías late-
sin embargo, sí puede observar mediante cito-
logía vaginal la aparición del diestro. Basán-
donos en este criterio la duración de la gesta-
ción oscilaría entre 56 y 58 días contados a partir
de la aparición de las características del diestro
en la citología vaginal(3I).
En la gata se admite que la duración media
de la gestación está entre 63 y 65 días, no obstante
se han observado gestaciones de 56 días y otras
de 72. La necesidad de múltiples coitos para que
se alcancen adecuados niveles de LH y por lo
tanto para que se produzca la ovocitación por
estímulo mecánico cervical, originado por las
espículas presentes en el pene del macho, entre
24 y 48 horas después del coito, explican esta Fig. l. Imagen radiográfica de una gestación a término.

224
Pano y distocias en la perra y en la gata. J.C. Dominguez Fernández de Tejerina et al. Vol. 14, n." 4, 1994

Tabla 1. Signos radiográficos que indican la proximidad del 37 "C en la perra y a menos de 37,5 "C en la
parto en la perra (basado en Rendano et al., 1984).
gata. Esta caída en la temperatura rectal refleja
Signo Días antes Días después de la la luteolisis preparto'!". La hipotermia corre
de! parto primera monta
paralela a la disminución de la progesterona
Se aprecia el útero. 35 (32-36) 32 (28-37) plasmática con un retraso de aproximadamente
Engrosamientos circulares
30 (27-33) 35 (31-38)
12 horas. Debido al efecto termogénico de la
en el útero.
Engrosamientos
progesterona es posible que esta caída de la tem-
tubulares/ ovoides. 24 (22-27) 41 (36-45) peratura rectal sea debida a un fallo transitorio
S·e aprecian la espina dorsal, en los mecanismos termorreguladores durante
e! cráneo, y las costillas
del feto. 21 (20-22) 46 (42-50) la rápida retirada del efecto hipertérmico de esta
Se aprecian también hormona, pues la temperatura corporal regresa
la escápula, e! húmero
y e! fémur. 17 (15-18) 50 (45-54)
al rango normal poco antes del inicio del parto.
Cúbito radio y tibia se hacen Existen patrones de comportamiento típicos que
radiopacos. 11 (9-13) 54 (49-59) nos avisan de la proximidad del mismo, si bien,
(a pelvis y los 13 pares no se manifiestan de igual forma en todos los
de costillas se aprecian
claramente en la radiografía. 11 (7-12) 56 (51-66) animales. La perra, dos o tres días antes del parto,
Las vértebras caudales,. comienza a mostrarse nerviosa, busca lugares
la tibia, el calcáneo y las
falanges son evidentes. 5 (2-9) 63 (58-70)
tranquilos y pierde el apetito probablemente
Los dientes se aprecian debido a la elevada prolactinemia existente. Dos
en la radiografía. 4 (3-8) 63 (60-68) semanas antes del parto la vulva se vuelve edema-
tosa y alrededor de 12 horas antes puede existir
una descarga mucoide debida a la licuefacción
raIes. En la toma ventro-dorsal la aparición de
del tapón mucoso que sella el cuello uterino
las distintas partes del esqueleto fetal se retrasa
entre 3 y 5 días(13) (Tabla I). durante la gestación. No existe ningún signo
patognomónica que anuncie un parto inminente;
La ecografía permite establecer el estadio de
gestación'" 19),conociendo el momento en el que se cita como el más indicativo la relajación de
la musculatura pélvica y abdominalv", La tur-
se pueden identificar determinados órganos en
el feto, o mediante la fotometría. Así las estruc- gencia de las mamas y la secreción láctea pueden
aparecer 1 2 semanas antes del parto o bien no
turas cardíacas, los grandes vasos y los pulmones
ó

se visualizan a partir de los 49 a 51 tras el coito; manifestarse hasta unas pocas horas antes. La in-
un feto de 35 mm de longitud el día 25 de gesta- tranquilidad, jadeos, rascado del suelo y el com-
ción crece hasta alcanzar una longitud de 160 a portamiento típico de preparar el nido normalmen-
175 mm los días 60 a 63. En la perra se producen te se observan de 12 a 24 horas antes del inicio
cambios hematológicos relacionados con la gesta- del parto, cuando la prolactinemia es mayor.
ción; entre los días 30 a 43 tras un coito fértil La gata presenta un comportamiento similar
el hematócrito cae por debajo del 40% ya menos buscando un lugar tranquilo y oscuro donde
del 35% los días 40 a 53 tras aquél. parir, si bien algunas gatas pueden preferir tener
'En la gata gestante la osificación fetal comienza al dueño cerca. En hembras primíparas la leche
en torno al día 25; el esqueleto se hace radio- puede aparecer menos de 24 horas antes del'
lógicamente visible entre los días 36 y 38 de parto, mientras que en multíparas la secreción
gestacióri''?'. Ecográficamente es posible distin- de calostro es ya evidente 1 semana antes. Al
guir la cabeza y el cuerpo del feto entre los días igual que la perra muestra cambios de compor-
35 y 38. Se han propuesto fórmulas que rela- tamiento a medida que se acerca el momento
ciona?do los diámetros de la cabeza y cuerpo, d.el ~~rto y pierde el apetito. Sin embargo, la va-
permIten predecir la fecha del parto!". riabilidad que se observa entre distintas hembras
es muy elevada.

SIGNOS DE PARTO INMINENTE.


ENDOCRINOLOGíA DEL PARTO.
Si monitorizamos la temperatura rectal, se
puede observar 24 horas antes del parto un FACTORES FETALES.
brusco descenso de éstav- 9,12,17,24,30,31,43,44)
que
también se observa en la gata 12 horas antes de El acontecimiento inicial que desencadena el
su inicio. La temperatura rectal puede bajar a parto, al igual que ocurre en otras especies,

226
Pano y distocias en la perra y en la gata. J.C. Domínguez Fernández de Tcjerina et al. Vol. 14, n." 4,1994

depende de factores fetales. La importancia del geno s para alterar el cociente estrógenos-proges-
feto a la hora de determinar el momento de su terona en favor de los primeros. Éste parece ser
nacimiento ya había sido sugerida por Hipó- el principal responsable de la separación de la
crates en el año 400 a.e. La maduración del eje placenta, dilatación cervical y aumento de la con-
Hipotálamo - Hipófisis - Adrenales resulta indis- tractilidad uterina en ambas especies'!".
pensable para iniciar la liberación de glucocor- Glucocorticoides. Los niveles maternos de
ticoides que estimulen la secreción de hormonas cortisol son variables, pero están dentro del
maternas y desencadenen el partoí': 3,5, 10,12,17,24, rango normal durante la semana previa al parto
31,39). El cortisol es también esencial para la (23±1 ng/ml). En la mayoría de las perras se
producción del surfactante pulmonar, sin el cual elevan claramente en el día anterior (63±7 ng/ml)
la vida extrauterina sería imposible, y para que para disminuir a 20±4 ng/ml en el momento del
se produzca la hiperglucemia posnatal que favo- parto'l?'. Se piensa que este aumento en la concen-
rece, entre otras cosas, la absorción de anti- tración plasmática de glucocorticoides en la
cuerpos del calostro. El estrés que inicia la libe- madre, no es más que un reflejo de la libera-
ración de ACTH y por lo tanto glucocorticoides ción de corticoides fetales.
por parte del feto no está aún establecido. Se Prostaglandina F2a. La luteolisis preparto
piensa que es el reflejo de la insuficiencia de la se inicia con la liberación de prostaglandina F2a,
arteria umbilical para aportar todos los nutrien- estimulada por las elevadas concentraciones de
tes necesarios en esta última fase de la gesta- corticoides fetales presentes. La propia caída en
ción(3,31). Otro posible factor implicado sería la la progesteronemia actúa como estímulo para la
limitación de espacio dentro del útero lo que liberación de cantidades crecientes de prosta-
determinaría un estrés físico. Todas estas hipó- glandina F2a. La oxitocina también estimula su
tesis se apoyan en la prolongación que en la liberación. Concannon-'!' ha demostrado la eleva-
duración de la gestación se observa cuando la ción de los niveles plasmáticos de 13,14 dihidro-
camada es poco numerosa, lleva muchos fetos 15 ceto-prostaglandina F-2a (principal meta-
muertos y/o existen anomalías en sus cabezas. bolito de la prostaglandina F2a) en el plasma
Los elevados niveles de cortisol fetal actuarían materno durante la luteolisis preparto y el par-
directamente sobre el útero provocando la libe- to en la perra. Las concentraciones plasmáticas
ración de prostaglandina F2aCIO-12). de este metabolito aumentan desde 395±45 a
2100±600 pg/ml mientras la progesterona des-
ciende desde 2,8±0,2 a 0,7±02 ng/ml. El útero
FACTORES MATERNALES. también produce otras prostaglandinas como la
E2, que parece jugar un papel importante en el
Progesterona. El principal acontecimiento último tercio de la gestación'ê!', En la gata, el
endocrino que se observa durante el parto es el probable aumento en los niveles de estrógenos
brusco y sensible incremento en la relación estró- actuarían estimulando también la liberación de
genos/progesterona. En la perra es debido a la prostaglandina F2a.
súbita caída en los niveles de progesterona toda Prolactina. Los niveles de prolactina aumentan
vez que las concentraciones plasmáticas de estró- hasta llegar a un pico poco antes del parto. La
genos apenas varíanC3,10-12).La progesteronemia semana previa se pueden encontrar prolactine-
en una semana preparto se sitúa entre 3 y 16 mias en torno a 40±7 ng/ml que aumentan 1 ó
ng/ml; 5 días antes oscila en torno a los 4,5 2 días antes del parto hasta valores de 117±
ng/ml. A medida que se acerca el parto podemos ±24 ng/ml dentro de las 36 horas anrerioresl!".
observar valores en torno a 3,2, 1,2 Y 0,6 ng/ml Este aumento en la secreción de prolactina se
36, 18 Y 9 horas preparto réspectivamente. relaciona con el descenso en la concentración
Después del parto se constatan valores inferiores plasmática de progesterona; la prostaglandina
a 0,5 ng/mlCI2). Una diferencia importante de la F2a también podría estar implicada en la mayor
gata respecto a la perra se observa en la fuente de prolactinemia observada, toda vez que ésta es
progesterona durante las dos últimas semanas capaz de estimular la liberación de prolactina
de gestación. Mientras que en la perra el cuerpo en otras especiesC10,12). El papel de esta hormona
lúteo es la única fuente, en la gata la placenta en el desencadenamiento del parto no está aún
también secreta progesteronaC3, 17). Por ello en establecido, sin embargo se ha demostrado su
esta última puede tener mayor importancia la capacidad para desencadenar la liberación de
aromatización de los corticoides fetales a estró- glucocorticoides fetalesi'?'.

227
Pano y distocias en la perra y en la gata. J.c. Domínguez Fernández de Tejerina et al. Vol. 14, n." 4, 1994

Oxitocina. La alteración del cociente estró- sivos por parte de la perra. Las contracciones
genos/ progesterona y los elevados niveles de comienzan proximales al feto más distal en el
glucocorticoides fetales sensibilizan el miome- cuerpo uter ino!". La contractilidad uterina
trio a la acción de la oxitocina. Cuando el feto durante la gestación y el parto ha sido estudiada
avanza por el canal del parto distiende el cuello por Van der Weyden et al.(39). Wheaton et af.(40,41)
uterino -que sufre marcados cambios durante estudian la motilidad uterina en las distintas
la última fase de la gestación, atrofiándose la fases del ciclo estral. Esta primera etapa refleja
capa muscularv'v-, y la vagina, desencadenando los cambios endocrinos iniciales relacionados
un reflejo neuroendocrino (reflejo de Ferguson) con la alteración en el cociente estrógenos/
que se traduce en la liberación de oxitocina en progesterona. El comportamiento del animal en
la neurohipófisis. Esta hormona estimula la este momento se asocia con dichos cambios y
contractilidad uterina y también provoca mayor con el comenzar a sentir las contracciones ute-
liberación de prostaglandina F2a. Se ha demos- rinas; aparece intranquilidad, anorexia, pueden
trado en la rata que el parto se asocia con un aparecer vómitos, temblores, la perra en este mo-
marcado aumento del número de receptores mento puede mirarse los flancos e intensifica la
miometriales para la oxitocina'". preparación del nido. La actitud del animal res-
Relaxina. Esta hormona polipeptídica en pecto al propietario puede variar, mientras algu-
diversas especies juega un papel importante rela- nas perras prefieren contar con su presencia, otras
jando los ligamentos pélvicos y el canal del buscarán un lugar apartado y oscuro para parir.
parto. También parece modular de alguna manera Es importante reconocer el comportamiento del
la contractilidad uterina durante la gestación, lo animal, pues una mala interpretación puede
que permitiría el crecimiento del útero. En la determinar una inhibición voluntaria del partoí!".
perra la relaxina se produce en la placentav'", La sensación dolorosa en cada contracción es
Downing y Hollinsworth'P' revisan las acciones debida a la compresión de las terminaciones
biológicas de la relaxina. El papel de esta nerviosas que se produce durante éstasí".
hormona en el parto de los carnívoros domés- Normalmente esta fase dura de 6 a 12 horas,
ticos aún no ha sido bien establecido. no obstante en primíparas puede prolongarse
Los cambios endocrinos relacionados con el hasta 36 y en algunas perras multíparas puede
parto se modulan a través del nervio pélvico. incluso pasar desapercibida. En esta etapa la
En la rata se ha comprobado que el bloqueo gata se tiende en el cajón de partos, ronronean-
bilateral de dicho nervio impide su desarrollo'v. do continuamente. Se puede observar la pérdida
Mecánica del parto. Si bien el parto es un vaginal de un fluido claro, y la vulva y perineo
proceso continuo, se pueden establecer tres fases se tornan fláccidos(17, 27).
diferenciadas, dilatación, expulsión y secundi- Expulsión. Las contracciones uterinas inter-
nación. Podríamos hablar también de una fase mitentes de la fase anterior aproximan los fetos
preparatoria. Los autores anglosajones deno- hacia el cérvix. El feto comienza a penetrar en
minan a estas etapas como estados de parto I, él, dilatándolo, lo que provoca la aparición del
JI y I JI. Esta clasificación, pensada para espe- reflejo de Ferguson que se traduce en el aumento
cies monotócicas, se puede aplicar a especies de la secreción de oxitocina y por lo tanto en
politócicas, como la perra y la gata, teniendo la intensificación de las contracciones.
en cuenta que las dos etapas finales, expulsión A medida que el feto se aproxima a la pelvis
y secundinación se simultanean. la capa más externa de las membranas fetales,
Dilatación. En esta fase, que se inicia con la el alantocorión, alcanza la vulva, momento en el
bajada de la temperatura corporal relacionada que suele romperse espontáneamente, o bien, lo
con el descenso en la progesteronemia, se produce hace la madre al morderla -"ruptura de la bolsa
la relajación del cérvix y de los tejidos blandos de las aguas" - derramándose algo de líquido.
de la vagina. Comienza con la aparición de con- El amnios, cuya bolsa es más resistente penetra
tracciones uterinas regulares y se completa con en la vagina conteniendo gran cantidad de fluido
. la total dilatación cervical. Se producen contrac- lo que contribuye a dilatarla. En este momento
ciones uterinas de modo intermitente -para el feto ya ha rotado y se encuentra extendido
permitir así el mantenimiento de un adecuado en el canal del parto. La rotación y extensión
aporte sanguíneo a la placenta- aumentando del feto desde la posición en que se encuentra
progresivamente tanto en frecuencia como en en el útero -descansando sobre su espalda con
intensidad, pero aún no existen esfuerzos expul- la cabeza y extremidades flexionadas- es esen-

228
Parto y distocias en la perra y en la gata. J.C. Domínguez Peméndez de Tejerina et al. Vol. 14, n." 4, 1994

cial para el desarrollo normal del parto. Si la suelen nacer a intervalos menores de dos horas.
cabeza no se estira, el hocico del feto no se Muchas perras pueden parir dos cachorros con
puede encajar correctamente en el canal del par- un intervalo de minutos entre ambos nacimientos.
to penetrando en el mismo primero la región Algunas hembras terminan de parir en 2 ó 4 ho-
occipital lo que origina una obstrucción. El ras, mientras otras pueden emplear hasta 6 ó 12
impulso inicial para el cambio de posición sería para expulsar la camada cornpleta'<",
debido a las contracciones del útero y el movi- La presentación del feto puede ser anterior o
miento de los fluidos fetales, sin embargo el posterior dependiendo de la parte qúe penetra
propio feto es el principal responsable del cambio antes en el canal del parto. En la perra y en la
de postura. Un feto que muere antes de alcanzar gata el 60% de los cachorros nacen en presen-
el canal del parto, invariablemente permanecerá tación anterior, haciéndolo el restante 40 % en
en la postura fetal'!". Cuando la cabeza de un presentación posterior (Fig. 2) sin que esta última
feto, en presentación anterior, penetra total- se considere como distó cica, aunque puede
mente en el canal del parto, la presión que ejerce predisponer al parto patológico, debido a una
desencadena un reflejo neural simple -reflejo inadecuada dilatación cervical. El término posi-
pélvico- que determina la aparición de contrac- ción hace referencia a la orientación del eje longi-
ciones voluntarias de la prensa abdominal que tudinal del feto respecto al canal del parto,
ayudan a progresar la cabeza y hombros a través pudiendo ser dorsal, la postura normal, ventral
de la pelvis, una vez éstos alcanzan el exterior o lateral. La postura fetal se refiere a la posi-
la estrechez del resto del feto permite su fá- ción de los miembros y la cabeza, siendo lo
cil progresión. La madre, en el momento en normal la completa extensión de la cabeza,
que la cabeza del feto asoma por la vulva, rom- estando además los miembros anteriores comple-
pe el amnios mordisqueándolo, limpia el ho- tamente extendidos hacia delante y los poste-
cico del cachorro y lamiéndolo lo libera de las riores hacia atrás. Esta segunda fase del parto
envolturas. Normalmente la madre rompe el en la gata es muy similar a lo ya descrito en la
cordón umbilical mordiéndolo con la muela perra, sin embargo el intervalo entre el naci-
carnicera. miento de dos crías es más corto, completán-
Se ha comprobado que los cuernos uterinos dose muchas veces el parto en 2 ó 3 horas a
se alternan en la expulsión de los cachorrosv?', partir del nacimiento del primer gatito(17). La
siendo el cuerno que contiene el mayor número gata al cesar -las contracciones come, amamanta
de fetos el que inicia la expulsión del primero. a sus gatitos y actúa como si el parto hubiera
La presencia de un feto muerto puede alterar concluido, sin embargo cuando las contracciones
este mecanismo. La duración de esta segunda se reanudan pare con normalidad. Es conve-
fase del parto varía mucho en función de la raza niente recordar este hecho para no confundirlo
y el tamaño de la camada, así mismo se presenta con una inercia uterina'?'. Esta especie también
también una gran variabilidad individual. En un tiene la capacidad de interrumpir momentá-
parto normal el primer cachorro debe haber neamente el parto para reanudarlo más tarde en
nacido dentro de las cuatro primeras horas tras el mismo o en otro lugar al que también habrá
iniciarse el período expulsivo, y los siguientes trasladado el resto de la camada. En el momento
en que las contracciones son más intensas la
gata puede gemir y llorar, en ocasiones las prime-
rizas pueden volverse con fuerza gimiendo y
maullando, tratando de morder al feto, sin
embargo el canibalismo de crías recién nacidas
viables es extremadamente raro.
Secundinación. Este es el período en el que
las contracciones uterinas provocan la expulsión
de la placenta y los restos de las membranas
fetales retenidas. Normalmente ocurre en los 15
minutos siguientes al nacimiento de cada cachorro.
Como la expulsión de los fetos situados en cada
cuerno uterino suele alternarse, dos fetos pueden
nacer antes de que se expulsen sus respectivas
Fig. 2. El 40 % de los cachorros' nacen en presentación posterior. placentasv-'- 12,43,44). Una descarga vaginal de color

230
Pano y distocias en la perra y en la gata. J.C. Domínguez Fcrnández de Tejerina er al. Vol. 14, n." 4,1994

verdoso acompaña a la separación de la placenta. mas establecer tres grupos. Las razas braqui-
Este color se debe 'a la biliverdina, pigmento céfalas presentan una especial tendencia al pade-
formado por productos resultantes de la rotura cimiento de distocias por desproporción feto-
eritrocitaria en los hematomas marginales durante pélvica, debido al gran tamaño relativo de la
el proceso de dislocación de la placenta. Normal- cabeza del feto y el escaso diámetro de la pelvis
mente la madre come la placenta y, en ocasiones, materna. Además la raza bulldog suele padecer
vomita. Las membranas fetales de la última cría falta de fuerza en la musculatura abdominal. Las
se expulsan con ella o poco después. Excepcio- razas pequeñas, normalmente de temperamento
nalmente, sin embargo, se produce un retraso de nervioso, tienden al padecimiento de inercia
hasta 24 horas antes de que el parto se complete. uterina primaria. También estas razas frecuen-
Durante el parto se observa un aumento de las temente gestan camadas de un solo feto, lo que
concentraciones plasmáticas de fibrinógeno, fibro- predispone a las distocias obstructivas. Las razas
nectina y factor van Willebrand(20). gigantes, por el contrario presentan una baja
incidencia de problemas en el parto. Sin embargo,
en ocasiones, se presenta el problema de una
PARTO ANORMAL (DISTOCIAS). inercia uterina secundaria como consecuencia
de una camada muy numerosa, que causa una
Etimológicamente distocia significa "parto excesiva distensión uterina y posterior fatiga del
difícil". Cuando las fases del parto no transcu- miometrio'l- 12,17,43,44). En la gata se observa un
rren en la forma y el tiempo adecuados se consi- mayor porcentaje de partos distócicos en la raza
dera que es distócico. Desde el punto de vista persa(27), debidos sobre todo al excesivo volumen
clínico podemos definir como parto distócico de la cabeza lo que predispone a las distocias
aquel que necesita asistencia obstétrica veteri- por desproporción feto-pélvica. En la raza
naria. En la perra las principales causas de distocia siamesa se observa a menudo inercia uterina
son la inercia uterina primaria, que también es primaria de origen psíquicov'".
la principal causa de distocia en la gata(27),y la
desproporción fetopélvica'!'. Clasificación de las distocias. Tradicional-
Incidencia de distocias según la raza. Pode- mente se han clasificado las distocias, según su

nutrición fetal PERRA


FETO
inadecuada
estrésfísico CUERPOLÚTE~
LÚTEO LISIS .
<, T
AL ERA
CIÓN DEL COCIENTE
~
UTERO, EXCITABILIDAD
YCONTRACTILlDAD
hipotálamo ESTRÓGENOS - PROGESTERONA AUMENTADAS

CRF I
adenohipófisis PLACENTA

\ ACTH

adrenales glucocorticoides t
Relaxina

".relajación de
I-< Pg F2 alfa "")

ligamentos
pélvicos? NEUROHIPOFJ5IS
LIBERACJON DE OXITOCINA

CERVIX VAGINA

DILATACION POR EL

FETO

REFLEJO DE FERGUSON

Fig. 3. Mecanismos del parto.

231
Pano y distocias en la perra y en la gata. J.C. Domínguez Fernández de Tejerina er al. Vol. 14, n." 4, 1994

Falta de dilatación
Distocias obstructivas
maternales ':.útero torsión, anomalías
congénitas, fibrosis
del cuello uterino

Estrechez de la pelvis
':.vagina y vulva fibrosis
':.fracturas previas neoplasias
qUIstes
':.inmadurez
inmadurez
':.predisposición de raza prolapsos
(Boston Terrier) etc.

':.anomalías óseas

Fig.4

origen, en maternales y fetales. Según el defecto ':'Distocias obstructivas de origen fetal. Este
que impide la normal progresión del parto se tipo de distocias tienen su origen en el excesivo
pueden dividir en obstructivas y no obstructivas. tamaño del feto o bien en su actitud anormal.
Son susceptibles de ser resueltas por manipula-
':'Distocias obstructivas de origen maternal. ción manual o instrumental, en el segundo caso,
La obstrucción se debe, bien a la estrechez de o bien mediante cesárea en el primero (Fig. 5).
la pelvis materna que impide la normal progre-
sión del feto, o bien a la insuficiente dilatación ':'Distocias maternales no obstructivas. En este
de los tejidos blandos. del canal del parto. Este apartado se incluyen todos aquellos tipos de
tipo de distocias casi siempre se resuelven distocia debidos al fallo de los mecanismos expul-
mediante cesárea (laparohisterotomía) (Fig. 4). sivos. La mayoría son de origen materno, si

Actitud anormal
Distocias obstructivas de origen fetal
':.Presentación.
transversal
bicorne
simultánea

Excesivo tamaño ':.Posición


ventral
':.Absoluto lateral
camada pequeña
'é Postura
gestación prolongada
flexión del carpo
raza (Welsh Corgi)
flexión del codo
flexión del hombro
':.Relativo
cabeza flexionada
razas braquicéfalas
lateral
Sealyham, Chiuahua,
dorsal
Terriers escocés y
ventralmente
Pomerania.
flexión tarsal
hidrocefalia, ascitis, anasarca.
flexión de la cadera

Fig.5

232
Parto y distocias en la perra y en la gata.j.C. Domínguez Fernández de Tejerina er al. Vol. 14, n." 4, 1994

Distocias maternales no obstructivas

Abdominales
Uterinas Raza (Bulldog)
Inercia primaria
Y,-

Razas (Caniche, Chow Chow, Edad


Labrador, Terriers). fatiga
Distensión uterina
obesidad ruptura diafragmática
vejez, enfermedades generales hernia uterina
infección uterina
origen síquico (Cocker)
Alteraciones séricas
Hormonal
est:óg~nos/progesterona
oxitocina
hipocalcemia
hipoglucemia
,;-Inercia secundaria
Fig.6

bien la muerte fetal origina una distocia de este encontremos ante una distocia obstructiva. Otro
tipo al fallar la liberación de glucocorticoides criterio que indica la existencia de distocia se
que desencadenan el parto. Este tipo de disto- produce cuando pasan más de 4 horas desde el
cias suelen responder al tratamiento médico nacimiento del último cachorro, sin que se
(Fig. 6). mantengan las contracciones, y puede indicar
inercia uterina. Los signos de enfermedad sisté-
Anarnnesis. Se debe realizar un correcto inte- mica, la presencia de una descarga vulvar anormal
rrogatorio que nos ponga al corriente de posi- y la prolongación de la gestación más de 70 días
bles problemas en partos anteriores, enferme- pueden ser signos de parto patológico.
dades durante la gestación, relacionadas con ella
o no, etc. La condición corporal de la hembra Examen clínico de la madre y los cachorros.
ha de ser tenida en cuenta, pues la obesidad Se debe evaluar no sólo al animal sino también
predispone al padecimiento de inercia uterina el ambiente en el que se desarrolla el parto. Hay
primaria y otros tipos de distocia'" 17,28). La alte- que prestar atención al carácter y fuerza de las
ración brusca del estado general en una gata contracciones, observar la cama en busca de
gestante es un signo muy compatible con una secreciones y examinar los cachorros ya nacidos
torsión uterina'!" 27, 29). para evaluar su estado. El examen de la vulva
puede poner de manifiesto la presencia de bili-
Diagnóstico de las distocias. Una vez hemos verdina, que nos informa de la separación de la
establecido la fecha probable del parto, es conve- placenta. El examen del perineo revela la pre-
niente monitorizar dos veces diarias la tempe- sencia o no de fetos en el interior de la vagina.
ratura rectal del animal durante la semana previa. La auscultación abdominal de la madre permite
Un retraso en la aparición de los esfuerzos expul- evaluar la viabilidad fetal. La caída de la fre-
sivos tras la caída de la temperatura rectal nos cuencia cardíaca fetal a una similar a la materna
indica un problema de inercia uterina primaria. es signo de la existencia de gran sufrimiento
Si el parto ya ha comenzado, pero se debilitan fetal y riesgo para la vida de los cachorros. Sin
o detienen los esfuerzos expulsivos sin comple- embargo no es fácil apreciar los latidos fetales
tarse el nacimiento de la camada, podemos sospe- debido a las contracciones abdominales y
char la presencia de una inercia uterina secun- uterinas.
daria. De otro lado si la madre presenta fuertes La palpación digital del canal del parto se
contracciones sin que se produzca el nacimiento debe realizar bajo unas estrictas condiciones de
de ningún cachorro es muy probable que nos asepsia. Si el obstetra es diestro se recomienda

234
Parto y distocias en la perra y en la gata. J.C. Domínguez Fernández de Tejerina et al. Vol. 14, n." 4, 1994

emplear el dedo índice izquierdo por ser más señalar que una manipulación brusca del feto
sensible que el derecho't'". También es conve- puede hacer que éste cambie su posición. Una
niente levantar el tercio anterior de la madre. mala manipulación puede causar una mala actitud
Con el examen digital podemos apreciar en fetal. Se debe realizar un examen físico completo
primer lugar el grado de dilatación del vestí- de la hembra. Si es posible también se debería
bulo y la vagina y la presencia de cualquier realizar una analítica completa, prestando espe-
anomalía, ya sea congénita o adquirida que cial atención a la calcemia y a la glucemia.
provoque una obstrucción. Es preciso recordar
que el cuello uterino no es normalmente explo- Radiología. La radiología abdominal es de
rable al situarse craneal mente a la pelvis. Tan gran utilidad en un animal sospechoso de padecer
solo en perras muy pequeñas puede llegar a una distocia por lo que siempre se debe realizar.
hacerse. En hembras de tamaño igualo supe- Es más reveladora la toma lateral.
rior al de un terrier de tamaño medio no suele En la radiografía (Fig. 7) se aprecia el número
ser posible, al menos antes del nacimiento de y posición de los fetos. Su viabilidad también
uno o más cachorros; después puede intentarse se puede evaluar; son signos de muerte fetal los
explorar el cuello uterino aproximando con la siguientes'": 2S, 31,43,44):1. evidencia de colapso o
mano derecha el cuello del útero, a través del maceración de la columna vertebral; 2. presencia
abdomen, hacia el dedo que explora. La fuerza de gas en el interior del feto; 3. superposición
de las contracciones uterinas puede evaluarse de los huesos del cráneo, que es el signo más
provocando la aparición del reflejo de Ferguson precoz de muerte fetal. La alteración de la rela-
ej erciendo presión sobre la pared dorsal de la ción espacial del esqueleto fetal, que le da el
vagina. Si somos capaces de palpar un feto aspecto de ser un cc saco de huesos" es también
podemos diagnosticar su actitud. En las razas indicativo de muerte, al igual que la existencia
dolicocéfalas el hocico del feto es fácilmente de posiciones muy anómalas.
identificable. Puede ser necesario romper el
amnios para introducir el dedo en la boca e Ecografía. Esta técnica también permite deter-
identificar la rugosidad del paladar dorsalmente minar el número de cachorros y su viabilidad.
y las mandíbulas y la lengua en posición ventral. Son signos de muerte la pérdida de la defini-
Un feto en presentación posterior se identifica ción de la anatomía, con la presencia de una
fácilmente al palpar la punta de la cola y las ecogenicidad, mal definida, amorfa, en el saco
extremidades posteriores. La presentación trans- fetal. También se puede observar la distorsión
versal es rara, y es también difícil diagnosticarla del mismo y un aumento de la eco densidad
por exploración digital, sin embargo en algunas uterina. La presencia de gas en el feto o en el
ocasiones pueden llegar a palparse las vértebras útero es muy indicativa de muerte fetal(33). Con
o Ias costillas del feto. Las posiciones y posturas la ecografía se pueden observar los latidos fetales.
fetales anormales también se pueden identificar. Es conveniente recordar que la caída de la
La viabilidad fetal se puede evaluar por la frecuencia cardíaca del feto a menos de 2 veces
presencia del reflejo de succión. Es conveniente la de la madre es indicativo de su sufrimiento.

DISTOCIAS.

1. Defectos en la expulsión. Inercia uterina


primaria y secundaria. Debilidad de la muscu-
latura abdominal. La inercia uterina primaria
se debe al fallo de la musculatura uterina para
contraerse adecuadamente y liberar así los cacho-
rros del claustro materno. Se observa principal-
mente en perras en torno a los 5 años de edad,
que además suelen gestar pocos fetos'! 3, IS). Se
habla a menudo del ce síndrome del cachorro
único" como causa frecuente de distocia!". En
la gata se observa principalmente en hembras
Fig. 7. Se aprecian todos los signos de muerte fetal excepto la
presencia de gas.
viejas, casi siempre obesas y muy raramente en

.235
Parto y distocias en la perra y en la gata. J.C. Domínguez Fernández de Tejerina et al. Vol. 14, n." 4, 1994

gatas con camadas numero sas'v 17). Entre las


causas de la inercia uterina primaria se encuen-
-tran, por lo tanto, cambios degenerativos en el
útero debido a la obesidad, edad avanzada, etc.,
o bien una inadecuada secreción hormonal. La
existencia de un componente familiar al pade-
cimiento del problema se ha sugerido en algunas
t~milIas de terriers escoceses. Una camada muy
numerosa puede determinar la presentación de
una inercia uterina primaria debido al estira-
miento excesivo del miometrio, al igual que el
padecimiento de un hidro amnios. Determinadas
patologías de origen vírico, especialmente la in-
Fig. 8. Las gestaciones de 1 ó 2 fetos predisponen a la despro-
fección por el adenovirus canino tipo 1 (CAV-l), porción feto-pélvica, y por lo tanto a la distocia obstructiva.
pueden ser responsables en algunos casos de
una inercia uterina prirnariav- IS). La inhibición
voluntaria del parto es una causa común de daria o, lo que es más normal, instaurarse rápi-
distocia. La ansiedad del propietario, su presencia damente una inhibición del parto debido al dolor
o su ausencia, dependiendo del animal, el dolor que origina la cabeza del feto al entrar en la
que pueda provocar un feto muy grande al entrar pelvis materna. Anomalías en el desarrollo fetal
en la pelvis materna, la inmadurez de la vulva que originen anasarca, monstruosidades e hidro-
en primíparas que puede originar un fuerte dolor cefalia, especialmente en los yorkshire terriersí'v,
cuando el feto la distiende, etc., son motivo de pueden originar una obstrucción. Si la anomalía
distocia debido a una inercia uterina primaria afecta a la cabeza es más probable que se origine
de origen síquico. Los cocker parecen ser bas- antes una inercia uterina primaria por falta de
tante sensibles al padecimiento de este tipo de estímulo hormonal. Una actitud fetal inadecuada
distocias. La hipocalcemia y la hipoglucemia se traduce a menudo en una distocia obstruc-
también son causa de inercia uterina. johnson'ê'" tiva. Generalmente se produce cuando los fetos
califica de inercia uterina primaria a aquella de mueren antes del nacimiento. En los galgos se
origén desconocido, que no responde al trata- observa una relativamente alta incidencia de
miento médico. Nosotros pensamos que, en este muerte fetal.
caso, es más apropiado hablar de inercia uterina
idiopática. 3. Distocias maternales obstructivas. Anoma-
La inercia uterina secundaria sigue normal- lías en los huesos pelvianos suelen ser causa de
mente a las distocias obstructivas y se debe a la distocia. Existe asimismo una predisposición de
fatiga del miometrio. El fallo de la prensa abdo- raza; los terriers tienen un pequeño diámetro
minal para contribuir a la expulsión de los cacho- vertical de la pelvis lo que facilita la aparición
rros se puede deber a muchas causas. La raza de este tipo de distocias. Por ello en estos
bulldog está especialmente predispuesta a padecer animales un nacimiento en la presentación poste-
este problernav- 9, IS). En la gata se han descrito rior supone un mayor riesgotIS). Una enfermedad
roturas uterinas con fetos localizados en el peri- ósea o una fractura previa también son causa
roneo": 32). En una perra se describe la exis- posible de obstrucción con origen maternal.
tencia de un feto extrauterino que asemejaba un La inadecuada dilatación de los tejidos blandos
teratorna'V'. Se ha descrito, también un caso de del canal del parto predispone asimismo a la
gestación extrauterina acompañada de piometra distocia por obstrucción. La persistencia de
en una perra(26). restos del conducto de Müller, en forma de una
brida de tejido que va desde el techo al suelo
2. Distocias fetales obstructivas. Un feto de la vagina caudalmente al cérvix se ha descrito
demasiado grande para avanzar por el canal del en el terrier escocés como causa rara de distocia,
parto da origen a una obstrucción. General- pera que debe tenerse en cuenta/!". La hipo-
mente se asocian con camadas pequeñas de 1 ó plasia de la vulva o una vulva infantil determina
2 fetos (Fig. 8). La madre puede realizar grandes una causa no demasiado frecuente de distocia
esfuerzos de expulsión al principio, para dete- que puede necesitar de una episiotomía para
nerse después al desarrollar una inercia secun- resolverse.

236
Parto y distocias en la perra y en la gata. j.C. Domínguez Femández de Tejerina er al. Vol. 14, n." 4,1994

fórceps de cremallera para evitar la tentación de


TRATAMIENTO DE LAS DISTOCIAS. cerrarlos por completo. Si se emplean, el grado
de ajuste se puede establecer del siguiente
Para la resolución de una distocia se pueden modo'P': se aplica la pinza del fórceps sobre una
emplear tres grupos de técnicas. En primer lugar uña y a continuación se cierra en el primer diente
un tratamiento médico, en aquéllas susceptibles de la cremallera; si se puede ejercer una ligera
de resolverse de este modo, a base de ecbólicos; tracción sin producir dolor y sin salirse, es el
un segundo grupo de distocias se pueden resolver cierre adecuado. También se puede emplear un
mediante maniobras obstétricas que requieren pellizco en la parte más carnosa de la palma de
el uso de instrumental y/o el dedo del obstetra. la mano. El principio básico para el empleo de
Cuando las anteriores técnicas fallen o cuando fórceps de Rampley es el poder sujetar partes
la distocia no pueda ser resuelta de otro modo del feto sin aumentar el diámetro total en el
se impone el tratamiento quirúrgico: operación interior de la pelvis!". Para la resolución de esta
cesárea y más raramente episiotomía. postura se procede del siguiente modo: se debe
Asistencia al parto: tratamiento obstétrico atrapar un pellizco de piel por encima de la
de las distocias, manipulación digital y empleo región occipital a la vez que se propulsa lige-
de instrumental (fórceps). Las indicaciones para ramente el feto. El fórceps se deja en esta posi-
la asistencia al parto a través de la vagina son(3): ción a la vez que, con la otra mano, se levanta
1. corregir actitudes fetales anormales; 2. en casos la cabeza a través del abdomen materno. Una
de desproporción fetopélvica no muy acusada, vez se ha conseguido, se introduce el dedo en
en los que la extracción del feto encajado pueda la boca del feto, para mantener la posición, a la
suponer la normal progresión del parto, por vez que se aplica de nuevo el fórceps en el
ejemplo cuando la inercia uterina secundaria aún maxilar.
no se ha establecido; 3. para extraer un feto Desviación lateral de la cabeza. En estos
muerto, si es el último feto; 4. para extraer el casos siempre aparece extendido el miembro del
último feto en caso de inercia uterina. lado contrario hacia el que la cabeza está doblada.
Actitudes fetales anormales en presentación Por ello, esta mala postura se debe sospechar
anterior. La postura de "cabeza encapotada o siempre que en la exploración digital sólo se
vértice" se produce cuando la cabeza del feto detecte una extremidad. Con el fórceps se pinza
está 'flexionada hacia abajo, siendo la región una zona accesible de un lateral de la cabeza o
occipital y las orejas las primeras en recono- del cuello para hacer una propulsión del feto
cerse a la exploración digital de la vagina. Esta siguiendo una línea diagonal imaginaria por el
postura se puede corregir elevando el abdomen lado hacia el que la cabeza se encuentra flexio-
de la madre con la mano, a la vez que se inserta nada. Las posturas incorrectas de las extremi-
el dedo en forma de gancho bajo el maxilar del dades, tanto en la presentación anterior como
feto para empujarlo hacia arriba, haciendo que posterior, ocurren en fetos muertos o de tamaño
el morro se introduzca correctamente. excesivo, los fetos pequeños se pueden expulsar
Postura de cabeza bajo el pecho. Esta postura con los miembros anteriores flexionados. En
se palpa, si es posible hacerlo, como una gran general la flexión de los miembros se corrige
zona de piel lisa y músculo debajo; en la palpa- rodeando el miembro o los miembros retenidos
ción abdominal se puede apreciar una estruc- con el dedo, a la vez que se tracciona del mismo
tura anterior al borde de la pelvis. Para corregir, hacia arriba y atrás para situarlos dentro de la
y diagnosticar esta postura se ha de emplear pelvis materna'?'.
instrumental. El fórceps de Rampley recubierto Postura, en presentación posterior, con los
de esponja está especialmente indicado en estos miembros pelvianos extendidos hacia delante
casos'! 3, IS). Respecto al empleo de fórceps es (presentación de cadera o nalgas). En estos
necesario tener en cuenta lo siguiente: nunca casos puede ser necesario el empleo de fórceps.
deben emplearse si el feto está completamente Se pinza en la cola del feto lo más cranealmente
fuera del alcance del dedo, se ha de tener cuidadc posible, para evitar su arrancamiento accidental.
de no pinzar la pared vaginal. Esto se puede El feto se levanta el!- el interior de la pelvis de
lograr comprobándolo con el dedo o bien apli- modo que, con el dedo índice, deslizándose
cando siempre un movimiento rotatorio a las desde la cadera del feto, se alcance la rodilla y
pinzas antes de cerrarse y sólo entre contrac- el corvejón para asirlo y levantándolo llevarlo
ciones uterinas'?'. Puede ser preferible no utilizar hacia atrás hasta colocarlo sobre el borde de la

238
Pano y distocias en la perra y en la gata. J.C. Domínguez Fernández de Tejerina er al. Vol. 14, n." 4, 1994

pelvis materna donde se puede sujetar con otro Éste está especialmente indicado para la extrac-
par de fórceps. Se procede de igual forma con ción fetal por tracción forzada, que se utiliza
la otra extremidad, que se sujeta con el primer principalmente en caso de fetos muertos y enfi-
fórceps deslizándolo desde la cola del feto. sematosos pues permite un agarre más firme. La
Extracción del feto. Para ello es conveniente extracción forzada debería realizarse bajo anes-
mantener al animal en la estación; así mismo es tesia general con la perra en decúbito es terno-
necesario trabajar bajo unas estrictas condiciones abdominal, y no comenzar la tracción hasta no
de asepsia. Se pueden emplear los dedos o fórceps, estar completamente seguros de no haber pinzado
también es importante una lubricación adecuada. otra cosa que no sea la cabeza o la pelvis fetal,
Se ha comunicado como complicación de un parto sin incluir tejido materno'!', Se puede utilizar,
distó cica la formación de una fístula recto-vaginal también, una sola valva, aplicada sobre la super-
traumática como consecuencia de la extracción ficie dorsal de la cabeza o sobre la pelvis que por
forzada de un feto por personal no cualificadov'v. presión hacia abajo fija el feto, momento en el
Extracción manual. En la presentación ante- que se introduce el dedo índice que ejerce presión
rior en primer lugar es conveniente romper el hacia arriba, ·formando una tenaza con la valva
amnios para permitir la respiración en caso de que permite ejercer tracción sobre el feto. El
interrumpirse la circulación materna a través del fórceps de lazo de Roberts es especialmente útil
cordón umbilical. Los fluidos fetales son muy en gatas y perras de pequeño tamaño. Se emplea
resbaladizos por lo que puede ser necesario el de la siguiente manera: a través de la pared abdo-
empleo de una gasa para asir al cachorro. Con minal se fija el feto contra el borde pélvico, se
el dedo índice y el medio, o el pulgar insertados introduce el fórceps cerrado guiándolo con el
en la vagina es posible coger la cabeza del feto dedo índice, hasta colocarlo por encima de la
por detrás de las orejas a lo largo de la mandí- zona superior del cuello, momento en que se
bula. La otra mano ayuda a fijar el feto a través abre todo lo posible y se baja hasta la parte más
de la pared abdominal. La tracción debe ser suave, ventral, cerrándolo en este momento. Así queda
pero continua, coincidir con los esfuerzos expul- explicado el fórceps listo para poder ejercerse la
sivos de la madre y seguir la dirección natural tracción a través de sus ramas y de los extremos
del canal del parto, primero dorso-caudal hasta libres del lazo. El fórceps de Rampley se aplica
lograr encajar el feto en la pelvis y después caudo- en la presentación anterior del siguiente modo'!",
ventral, siguiendo la inclinación natural de la se inserta cerrado en la vagina y guiado por el
vagina. Es conveniente rotar ligeramente el feto dedo, cuyo extremo se introduce en la boca del
hacia un lado, para permitir el paso de un hombro, feto, alcanza la nariz del mismo. En este momento
y después hacia el contrario y liberar el otro. se abre y se pinza ésta sin cerrar la cremallera,
Esta parte del feto es la de mayor diámetro, cons- se aplica una ligera tracción hasta que el lugar
tituyendo el principal obstáculo para su progre- donde se ha pinzado esté al alcance del dedo para
sión; debe ser resuelto haciendo que pasen alter- comprobar que no se ha incluido tejido materno,
nativamente. Puede ser útil retirar hacia atrás la una vez hecho se acomoda la cremallera del
vulva. Un dedo introducido en el recto puede fórceps. La tracción, en todos los casos se realiza
servir para ayudar a colocar el feto en el canal coincidiendo con las contracciones maternas.
del parto. En la presentación posterior es conve- Cuando la cabeza del feto ha atravesado la pelvis
niente coger las extremidades del feto lo más puede quitarse el fórceps y emplear los dedos
cranealmente posible. Si la cabeza impide el paso para completar la extracción del cachorro. En la
del feto, se puede resolver la obstrucción haciendo presentación posterior, el fórceps de Rampley se
una ligera rotación hacia una posición oblicua. aplica a la cara lateral del corvejón, uno en cada
La rápida retirada de las secreciones de la nariz extremidad. La tracción se aplica hasta que
y garganta es muy importante en estos casos'!", podamos sentir las costillas más caudales del feto
se puede lograr por aspiración, o bien mante- dentro de la pelvis, en este momento se dirige
niendo el cachorro cabeza abajo mientras se agita ligeramente hacia un lado para permitir encajar
lateralmente. primero un hemitórax y luego el otro, que se
Extracción mediante fórceps. Además del encaja con un movimiento hacia el lado contrario.
fórceps de Rampley, ya descrito, se puede utilizar La misma maniobra se utiliza para liberar los
el fórceps de Hobday, que presenta la desven- hombros. El último punto susceptible de provocar
taja respecto al anterior de efectuar el agarre obstrucción es la cabeza del feto, que se libera,
sobre el cráneo, lo que aumenta su diámetro . como ya hemos indicado antes, con un movi-

.239
Parto y distocias en la perra y en la gata. J.C. Domínguez Fernández de Tejerina er al. Vol. 14, n." 4, 1994

miento rotatorio hacia una posición oblicua. maxlmo de 3 dosis. El calcio ha de adminis-
Cuando los miembros posteriores protuyen lo trarse lentamente para evitar la aparición de
bastante por la vulva se pueden retirar los fórceps vómitos, es conveniente monitorizar electro-
y completar la extracción asiendo los miembros cardiográficamente a la hembra para detectar
posteriores del cachorro con la ayuda de una gasa rápidamente cualquier arritmia. El calcio puede
estéril. ser empleado como primera medida ante una
inercia uterinav", Puede esperarse hasta 6 horas,
controlando mientras el estado de los cacho-
rros. La administración de 5 a 15 ml de una
TRATAMIENTO MÉDICO DE LAS solución de glucosa al 20 % por vía intravenosa
DISTOCIAS. puede ser de utilidad. Los derivados del alca-
Comprende el uso de ecbólicos (oxitocina, loide del cornezuelo del centeno tienen una dura-
derivados del alcaloide del cornezuelo del ción de acción más larga que la de la oxitocina.
centeno), soluciones de borogluconato cálcico Además existe mayor riesgo de rotura uterina
y glucosa. Está indicado el tratamiento médico con su empleo, e interfieren la lactación al
en los casos de inercia uterina primaria y bloquear la liberación de prolactina'f". Algunos
contraindicado siempre que exista una distocia autores recomiendan utilizar estrógenos junto
obstructiva. con la oxitocina pues relajan el cérvix y sensi-
Antes de recurrir al tratamiento médico se bilizan el útero a su acción'".
puede intentar provocar la aparición de contrac-
ciones uterinas por estimulación vaginal del
siguiente modov'", Se introduce un dedo enguan- TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LAS
tado y lubrificado en la vagina, se dobla en el DISTOCIAS.
interior y doblado se tira de él hacia atrás: Esta
simple maniobra puede ser suficiente para iniciar Comprende la operación cesárea -laparohis-
las contracciones. terotomía o laparohisterectomía- y la episio-
Oxitocina. Además de estimular la contrae- tomía. La última está indicada en casos de este-
tilidad,Javorece la involución uterina, previene nosis vestibulovulvares, sin embargo rara vez se
la aparición de hemorragias postparto y la reten- recurre a ella. La operación cesárea está indi-
ción placentaria, Tiene, sin embargo una corta cada en casos de desproporción feto-pélvica
duración de acción y tiende a acelerar la sepa- severa, torsión uterina, inercia uterina que no
ración de la placenta por lo que existe riesgo responde al tratamiento, cuando no es posible
de muerte fetal. Si ha de recurrirse a la cesárea desencadenar el parto tras 70 días o más de
se ha de dejar pasar media hora para reducir el gestación, mala actitud fetal no reducible y
riesgo de muerte por anoxia fetaF34). Además cuando existen signos de separación placentaria
algunos autorest" asocian el uso de oxitocina visibles después de 3 horasv'", La única contrain-
con una mayor friabilidad del útero, lo que, en dicación sería una distocia susceptible de ser
caso de ser necesario recurrir a la cesárea, difi- fácilmente resuelta de otro modo. En la anes-
culta su sutura. Se aplica bien en inyección intra- tesia es preciso recordar que muchos fármacos
muscular a la dosis de 2 a 10 unidades o por atraviesan la barrera feto-placentaria, también
vía intravenosa lenta en solución glucosada isotó- los cambios cardiorrespiratorios asociados con
nica. Dosis más altas pueden causar hipoxia la gestación, y los posibles efectos sobre la
fetal(43). Para estimar la dosis correcta se puede contractilidad uterina de los agentes anesté-
usar el reflejo de bajada de la leche'?', Si la secre- sicos'f". -
ción láctea es evidente después de su aplicación En caso de utilizar anestesia epidural es preciso
la dosis es correcta. Si la primera dosis falla se recordar el riesgo de hipotensión por bloqueo
puede aplicar una segunda dosis, sensibilizando simpático. El peligro de emesis, y neumonía por
previamente el útero con una solución de boro- aspiración del vómito, es también alto. Se puede
gluconato cálcico al 20 %, 2 a 10 ml por vía prevenir premedicando con glicopirrolato o
intravenosa. La oxitocina y el borogluconato metoclopramida.
cálcico se repiten cada 30 minutos hasta un

240
Pano y distocias en la perra y en la gata. J.C. Domínguez Fernández de Tejerina et al. Vol. 14, no"4,1994

BIBLIOGRAFíA.
1. Arthur, G.H., Noakes, D.H., Pearson, H. Reproducción y Obsrerricia 24. johnston, S.H. Parturition and Dystocia in the Bitch. En: Morrow,
en Vererinaria. Ed. McGraw-Hill, Madrid, 1991. D.A. (Ed.), Current Theraphy in Theriogenology, Saunders, Phila-
2. Beck, K.A., Baldwin, c.L., William, M.S., Bosu, T.K. Ultrasound predic- delphia, 500-501, 1986.
tion of parturition in queens, Veterinary Radiology 31; 1: 32··35, 1990. 25. Kock, M.D. An unusual sequel to dystocia in a bitch, Vet. Rec. 101;
3. Bennet, D. Normal and Abnormal Parturition. En: Morrow, D.A. (Ed.). 384, 1977.
Current Therapy in Theriogenology, Saunders, Philadelphia, 595-606, 26. Lacalandra, G.M., Laterza, B. Su di un caso di gravidanza extrauterina
1980. secondaria e piometra nella cagna. La Clinica Veterinaria 108; 1: 15-
4. Bilkei, Von G. Einflují des Nahrzustandes auf die Geburt der Katze, 18, 1985.
Berl. Münch Tierdrztl. Wschr. 103; 49-51,1990. 27. Laliberté, L. Pregnancy Obstetrics and Postpartum management in the
5. Brogniart, M.L. Les Dystocies chez la chienne. Thèse. Alfort, 1983. queen. En: Morrow, D.A. (Ed.). Current Therapy in Therogenology.
6. Burden, H.W., Renegar, R.H., Steel, M., Hodson, C.A. Endocrine Para- Saunders, Philadelphia, 812-821, 1986.
meters Associated With Parturition Block After Bilateral Pelvic Neurec- 28. Mialot, ].P. Pathologie de la Reproduction chez les Carnivores Domes-
tomy in Rats, Biology of Repro duction 44, suppl. n." 1; 91, 1991. tiques, Editions du Point Vétérinaire, Maisons-Alfort, 1984.
7. Carniel, P. Echographie de l'appareil reproducteur de la chienne, Le 29. Montgomery, R.D., Saidla, ].E., Milton, J.L. Feline Urerine Horn
Point Vétérinaire 19; 109, 1987. Torsion: A Case Report and Literature Review,]ournal of tbe American
8. Chan, W.Y., Dong-Lin Chen. Miometrial Oxitocin Receptors and Pros- Animal Hospital Association 25: 189-190, 1989.
taglandin in the Parturition Process in the Rat, Biology of Reproduc- 30. Morgan, R.V. Manual de urgencias de los pequeños animales, Salvar,
tion 46; 58-64, 1992. Barcelona, 1987.
9. Christiansen, lB.]. Reproducción en el perro y en el gato, Ed. Intervet, 31. Mosier, ].E. Obstetricia Canina y Felina. En: Ettinger (Ed.). Tratado
Buenos Aires, 1989. de Medicina Interna Veterinaria. Intermédica, Buenos Aires, 1992.
10. Concannon, P.W. Phisiology and Endocrinology of Canine Pregnancy. 32. Palmer, N.E. Ectopic pregnancy in a cat, Vet. Rec. 125; 24, 1989.
En: Morrow, D.A. (Ed.), Current Therapy in Theriogenology, Saun- 33. Peter, A.T., Jakovljevic, S. Real Time Ultrasonography of the Small
ders, Philadelphia, 491-497, 1986. Animal Reproductive Organs, Compend. Contin. Educ. Prac. Vet. 14;
11. Concannon, P.W., Isaman, L., Frank, D.A., Michel, F.J., Currie, W.B. 6: 739-784, 1992.
Elevated concentrations of 13, 14-dihydro-15 keto prostaglandin F-2u 34. Prats, A. Reproducción de la perra y la gata, Canis et Felins 2, 1993.
in maternal plasma during prepartum luteolysis and parturition in dogs 35. Rendano, V.T., Lein, D.H., Concannon, P.W. Radiographic evaluation
(Canis familiaris),]. Reprod. Fert, 84; 71-77, 1988. of the prenatal development in the beagle. Correlation with the time
12. Con can non, P.W., McCann, J.P., Temple, M. Biology and endocrino- of breeding LH release and parturition, Veterinary Radiology 25; 3:
logy of ovulation, pregnancy and parturition in the dog,]. Repro d. 132-141, 1984.
Fert, Suppl, 39; 3: 25, 1989. 36. Roszel, ].F. Anatomy of the Canine Urerine Cervix, Compend. Contin.
13. Concannon, P.W., Rendano, V. Radiographic diagnosis of canine preg- Educ. Prac. Vet. 14; 6: 751-760, 1992.
nancy: Onset of fetal skeletal radiopacity in relation to times of breed- 37. Schoning, P., Carlson, V.D. Ecopic Canine Fetus simulating a Tera-
ing, preovulatory luteinizing hormone release, and parturition, Am. ]. toma, Canine Practice 17: 4, 1992.
Vet. Res. 44; 8: 1506-1511, 1983. 38. Tsutsui, T., Stewart, D.R. Dererrnination of the Source of Relaxin
14. Concannon, P.W., Whaley, S., Lein, D., Wissler, R. Canine gestation Inmunoreactivity during Pregnancy in the dog,]. Vet. Med. Sci. 53; 3:
length: Variation related to time of mating and fertile life of sperm, 1025-1029,1991.
Am.]. Vet. Res. 44; 10: 1819-1821, 1983. 39. Van der Weyden, G.c., Taverne, M.A.M., Dieleman, S.J., Wurth, Y.,
15. Downing, S.J., Hollingsworth, M. Action of relaxin on urerine contrae- Bevers, M.M., Van Oord. Physiological aspects of pregnancy and partu-
tions-a review,]ournal of Reproduction and Fertility 99; 275-282, 1993. rition in dogs.]. Reprod. Fert. Suppl. 39, 211-224, 1989.
16. Faunel-Barret, D. Cas eliniques: hydrocéphalies chez le chien. Le Point 40. Wheaton, L.G., Rodríguez Martínez, H., Weston, P.G., Heng Ko, C.,
Vétérinaire 19; 105: 253-257, 1987. Guftafsson, B.K. Recording uterine motiliry in the nonanesthetized
17. Feldman, E.C., Nelson, R.W. Canine and Feline Endocrinology and bitch, Am.]. Vet. Res. 47; 10: 2205-2207, 1986.
Reproduction, Saunders, Philadelphia, 1987. 41. Wheaton, L.G., Pijanowsky, G.J., Weston, P.G., Burke, T.J. Uterine
18. Freak, M.J. Practitioners' -breeders' approach to canine parturition, Vet. motility during the estrus cyele: Studies in healthy bitches, Am.]. Vet.
Rec. 96; 303-308, 1975. Res. 49; 1: 82-86, 1988.
19. G. de Bulnes, A., Herreros, M.A., G. Botey, C. Estudio ecográfico de 42. Wright, M. Anesthesia for the pregnant bitch. En: Morrow (Ed.):
la gestación en cánidos, Medicina Veterinaria 10; 6: 345-354, 1993. Current Therapy in Theriogenology, Saunders, Philadelphia, 502-504,
20. Gentry, P.A., Feldman, B.F., Liptrap, R.M. Haernostasis and Parturi- 1986.
tion Revisited: Comrarative Profiles in Mammals, Comparative Haema- 43. Wykes, P.M., Olson, P.N. Normal and Abnormal Parturition. En:
tology Internationa 1: 150-154, 1990. Slatter, D.H. (Ed.), Textbook of Small Animal Surgery, Saunders, Phila-
21. Gerber, ].G., Hubbard, W.c., Nies, A.S. Uterine vein prostaglandin delphia, 1316-1322, 1992.
levels in late pregnant dogs, Prostaglandins 17; 4: 623-627, 1979. 44. Wykes, P.M., Olson, P.N. Parto normal y anormal. En: Slatter, D.H.
22. Hosgood, G. Uterine Rupture with Intraperitoneal Foetuses in a cat, (Ed.), Texto de Cirugía de los Pequeños Animales, Salvar, Barcelona,
Aust. Vet. Practit, 19; 3: 150-151, 1989. 1755-1762, 1989.
23. johnson, CH.A. Uterine diseases. En: Ettinger, S. (Ed.). Textbook of
Veterinary Interna] Medicine, Saunders Philadelphia, 1797-1804, 1989.

241