Está en la página 1de 2

El voleibol es un deporte que comprende actividades de alta intensidad

intercaladas con intervalos de reposo, es un deporte en el que se utilizan dos vías


de energía; la aeróbica y la anaeróbica. Esto quiere decir que se necesitan tener
buenas reservas de energía en forma de glucógeno y buen aporte de hidratos de
carbono. Durante un partido los jugadores pasan períodos de tiempo más
prolongados en reposo que en el juego activo; siendo el saque, la devolución y la
colocación, remate y bloqueo las actividades de alta intensidad. Es un juego de
fuerza explosiva, agilidad, habilidad y concentración. Los jugadores del voleibol
estallan distancias muy cortas, comienzan y paran rápidamente, saltan a menudo,
se zambullen rápidamente, y cambian direcciones con frecuencia durante juego.
El principal sistema energético que abastece es el sistema de los fosfágenos y los
períodos de reposo permiten la regeneración del mismo.
Estudios acerca de los patrones de utilización de glucógeno muestran una
depleción sustancial de las fibras de contracción lenta, por lo tanto las
manipulaciones alimentarias deben tener como fin que el jugador comience el
partido con sus reservas glucogénicas repletas, que no se deshidrate durante el
partido y colaborar con el proceso de recuperación posterior al juego.
Se puede decir que el voleibol genera los mismos beneficios a la ingeniería de
alimentos como a otras carreras ya sea de modo que este, brinda:
1. TONIFICACIÓN MUSCULAR COMPLETA
“Fortalece los músculos de las piernas, especialmente los glúteos y
cuádriceps, los músculos de los pies, la zona lumbar y los hombros,
atenuando además el efecto nocivo sobre las articulaciones que tiene
el vóley.
2. REDUCCIÓN DE LA GRASA CORPORAL
Uno de los principales beneficios de voleibol es que ayuda a quemar
calorías, ya que es un componente importante de una pérdida de peso o
programa de mantenimiento.

3. MEJORA LA COORDINACIÓN OJO-MANO:


El voleibol es todo acerca de la coordinación mano-ojo. Al servir, debe
seguir la pelota con los ojos, y golpear la pelota en el punto correcto. En la
defensa, debe reaccionar a dónde va la pelota, debe estar en condiciones
óptimas para contestar la pelota. La coordinación ojo-mano le ayuda a ver
dónde están sus oponentes, para asegurarse de darles un buen conjunto.
4. CONSTRUYE AGILIDAD, COORDINACIÓN, VELOCIDAD Y EQUILIBRIO:
Debido a sus rápidos cambios de ritmo y dirección, voleibol coloca un gran
número de demandas en las habilidades técnicas y físicas de un jugador.
Durante el curso del juego, los jugadores están obligados a servir, pasar,
atacar, bloquear y clavar la pelota. Estas habilidades requieren flexibilidad,
equilibrio, fuerza superior e inferior del cuerpo y la velocidad con el fin de
reproducir de manera efectiva.
5. MEJORA LAS HABILIDADES INTERPERSONALES:
Voleibol requiere que los compañeros de equipo trabajen cooperativamente,
ya un ritmo rápido. Las habilidades de liderazgo y cooperación, así como
victorias de manejo de práctica y pérdidas proporcionan adecuadamente
características valiosas que transfieren al trato con los demás en muchas
otras situaciones.
6. AUMENTA EL ESTADO DE ÁNIMO Y UNA MAYOR UNIDAD PARA
TENER ÉXITO:
Su participación en el voleibol puede mejorar su estado de ánimo, reduce
el estrés y fomenta el orgullo en sus logros como un miembro del equipo.
La actividad también puede mejorar su confianza en sí mismo, la
autoestima, la imagen de su cuerpo hace que se sienta más feliz sobre la
vida en general.
Durante los entrenamientos y partidos, se produce una importante pérdida de
líquidos que puede afectar al rendimiento deportivo. Por lo tanto, es de vital
importancia, tener en cuenta el aporte hídrico durante las sesiones de actividad,
sobre todo cuando se trata de un tiempo prolongado.
La hidratación debe comenzar en las horas previas al partido o entrenamiento. Y
debe seguir durante y después de la práctica deportiva.
Las bebidas isotónicas, constituyen una buena fuente de energía (por su
contenido en azúcar) y además ayudan a cubrir las pérdidas de electrolitos
producidas a través del sudor.

El voleibol es perfecto para ganar agilidad, ya que hay que ser rápido y
desplazarse para llegar a tocar el balón sin que caiga.
La posición casi permanente de media sentadilla, hace que el trabajo recaiga en
gran parte en las piernas y los glúteos, por lo que es un deporte perfecto para
tonificar estas zonas. Practicar voleibol ayuda a desarrollar los reflejos y la
capacidad de reacción, ya que se trata de un deporte muy dinámico en el que hay
que estar muy atenta para evitar que el equipo contrario encaje puntos.
El voleibol es un deporte aeróbico, por lo que es muy recomendable para perder
peso y quemar grasa.

YESMITH ADRIANA CAMPO MARTINEZ

También podría gustarte