Está en la página 1de 184

PDFaid.

Com
#1 Pdf Solutions

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
H a ns K elsen

T eo r ía p ur a del d er ec ho ^

^ eu d eb a
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
Eudeba

U n iversidad de Buenos Aires

© Ed i tion de la Baconn iere, Neuchatel, Sui sse


T í tu l o de la edición francesa: T h eóri e pure du droi t,
Introduct ion a l a science du droi t
Traducc ión : M o isés N ilve

1a edición : octubre de 1960


4 a edi ción , 9a re impresi ón: abril de 20 09

© 1960
Ed i tori al Universi tari a de Buenos Aires
Soc i edad de E con om ía M ixta
Av. R ivadav ia 1 5 7 1 / 7 3 (1 03 3) C iu d a d de Buenos Aires
Te l.: 4 3 8 3 - 8 0 2 5 / Fax: 4 3 8 3 - 2 2 0 2
w w w . eudeba. com . ar

Im preso en la Argent ina


H echo el depósi to que establece l a l ey 11. 723

N o se perm i te l a reproducci ón total o parci al de este li bro, ni su al macenami ento


en un si stem a i nform áti co, ni su transmi si ón en cual qui er form a o por cualqui er
m ed i o, electróni co, mecáni co, fotocopi as u otros m étodos, sin el permi so previo
de l ed itor .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
Pró l ogo de l au tor a la edi c i ón fra n c e sa ................................................................................. 11

Prefac io de la ed ic ión a lem ana de 1934 .............................................................................. . 13

C a p ít u lo I
E l d e r e c h o y l a n a t u r a le z a

1. ¿Q ué es una Teorí a “pura” del derecho? .......................................................................... 19


2. C i enc ias de la natura leza y ci enc ias soc i al es .................................................................. . 20
3. O b j eto de la C i en ci a del d e re c h o ...................................................................................... 31

C a p ít u l o II
El d e r e c h o y la m o r a l

1. E l derecho y la J u s t i c i a ......................................................................................................... . 45
2. C i enci a del derecho e i d e o l o g í a .......................................................................................... 50

C a p ít u l o III
D e f in ic ió n d e l d e r e c h o

1. E l pos it i v ism o j urí di co del si gl o X I X ................................................................................ 53


2. E l deber ser com o c a te g o r í a ................................................................................................ 54
3. E l derecho com o orden c o a c t i v o ....................................................................................... 56
4. N o r m a pri m ari a y norm a secundar i a ................................................................................ 60

C a p ít u l o IV
L a o b l ig a c ió n ju r íd ic a

1. o b li g a c i ó n j urí di ca y obli gac i ón m oral ........................................................................... 65


2. ¿Puede conceb i rse una ob li gac ión j ur íd i ca s in s a n c i ó n ? ............................................. . 66
3. o b li g a c i ó n e i m putac i ón ..................................................................................................... 6 7

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o V
E l h ech o il íc it o

1. ¿Es el hecho ilíc ito la negac ión de l derecho? .................................................................. 73


2 . ¿Es el hecho ilíc ito la conducta de l ind iv iduo contra el cua l
es d ir ig ida la sanc ión? ................................................................................................................ . 7 4

C a p ít u l o VI
L a r e sp o n sa b il id a d ju r íd ic a

1. R espon sab ilid ad ind iv idua l y responsab ilidad co lect iva ............................................. . 7 7
2 . R espon sab ilid ad y ob ligac ión ............................................................................................. 7 8

C a p ít u l o V
II j
C ie n c i a d e l d e r e c h o y so c io l o g ía u r íd ic a
i l i l .
1.. N e g a c ió nl de
í jcarácter
í i norm at vo de derecho .............................................................. 81
2 L a soc o og a ur d ca ............................................................................................................ 8 2

C a p ít u l o V
III
E l dul a l is m o e n la it ei o r í a d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n
. j i i
1.. D erech oi natura
l y derecho jposi t vo .................................................................................
j i 87
2. D erechoi ob et vo y derecho subjet vo .............................................................................. . 94
3. R educc ón de
j i derecho
i sub
i et vo al derecho l oí b e t v o ..................................................
l 99
4 L a noc ón de p e r so n a ......................................................................................................... 102
5 C arácter ob et v sta y un versalista de a Teor a pura de d e re c h o .......................... 106

j j
C a p ít u l o IX
. l L a e s t r u c t u r a e r á r q u ic a d e l o r d e n u r í d ic o
. j í i i i i .
1. ¿C uán do as norm as form l an un orden? ........................................................................... 111
2. U n orden ur d co es un l s stem a d nám j ícoi de norm i as l ............................................. . 112
3. La norm a fu n jd a m e n ita ......................................................................................................
j í i i l 113
4 L a norm a fundam enta de un orden ur d co n a c o n a ............................................. 114
5 L a estructura erárqu ca de un orden ur d co nac ona ............................................ 118

C a p ít u l o X
. j i i ..
L a in t e r p r e t a c ió n
. i i i l l i i l i ..
1. Razón de ser y ob eto de ila n te rp rei tac ó ni ..................................................................
ili .129
2. D eterm nac ón parc
i a de ai norm a nfer or p o r a norm a s u p e r o r ...................... . .129
3 L a norm a es un m arco ab erto a var as pos b dades ................................................. 131
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
4 Los m étodos de nterpretac ón ...................................................................................... 132
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
5 . ¿La interpretación es un acto de conoc im iento o de vol untad? ................................. 133
6. L a il usori a seguri dad j urí d i ca .......................................................................................... . 134
7. El prob l em a de las l a g u n a s ................................................................................................ 134

C a p ít u l o XI
L os m odos d e c r e a c ió n d e l d e r e c h o

1. Form aci ón del derecho y form a del E stado .................................................................. 141


2. Derecho púb li co y derecho pri vado .............................................................................. . 142
3 . Func i ón i deo l óg i ca de l dua lism o de l derecho púb lico
y del derecho pri vado ............................................................................................................ 1143

C a p ít u l o X II
El d er ec h o y el E sta d o

1. E l dua li sm o trad i ci ona l de derecho y E stado ............................................................... 149


2. Identi dad del derecho y del E s t a d o ................................................................................ 150

C a p ít u l o X III
El d e r e c h o in t e r n a c io n a l

1. L a estructura jerárqu i ca y la form a fundam enta l del derecho i nternaciona l ....... 159
2 . C arácter pr im it i vo del derecho i n te rn a c i o n a l .............................................................. 160
3 . A p licac ión m ed iata de l derecho internac ional a los i ndi v i duos ............................. . 161
4 . N o c i ó n de un orden j urí d i co u n i v e r sa l .......................................................................... 162
B ib liograf ía de l au tor .............................................................................................................. 175

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
P r ól o g o d el a ut or

A LA E D IC IÓ N FR A N C E SA *

A l publ icarse en 1934, con el título de Reine Rechslehre, una exposi ci ón gene-
ral de la Teor ía pura del derecho, pensé i nmedi atam ente que deberí a aparecer una
traducción francesa ; pero diversas circunstancias, especialmente l a seg u n d a Guerra
Mund ia l, m e lo i mpidieron. M ás de veinte años han transcurrido desde la aparición
de la edición alemana. s e comprenderá fáci lmente que mi Teoría apenas podí a m an-
tenerse intacta durante un perí odo tan largo. Las objeci ones que sel e han hecho, los
traba jos que he emprendi do en el domi ni o del derecho internaci onal posi it vo y le
examen de ciertos probl emas que atañen a l a fil osofí a del derecho, me han inci tado
constantemente a repensar m i concepción del derecho y de la ciencia j urídica. M e he
v i sto así i nstado a precisar diversos puntos que no estaban sufici entemente claros y
que han dado l ugar a interpretaciones erróneas. H e abandonado tambi én una u otra
de m is tesis cuando m e ha parecido que no debían mantenerse; pero no creo haber
mod if icado m i teoría en n ingún punto esencial.
L a presente obra no pod ía , pues , ser una s imp le traducc ión de la que pub liqué
en 1934 . Se diferencia de aqué lla por muchos agregados y mod if icac iones. Por otra
parte, he manteni do sin cambios el prefacio de la edición alemana. Expongo allí las
condi ci ones científicas y pol íticas en las cuales se form ó l a Teorí a pura del derecho,
i nmedi atamente después de l a Pri mera Guerra M undi al, y exami no las reacciones
que ha susc itado. D esde este punto de vista, l a si tuaci ón apenas se ha m odi fi cado y
esto me parece al tamente signifi cativo. D eb o señalar, sin embargo, que uno de los

* Para real izar esta traducci ón español a se ha preferi do l a edi ci ón francesa p o r tratarse de
la más rec iente e laborac ión de la Teor ía pura de l derecho, tal com o l o expresa el au tor en
este prefac i o (N. del E. ).

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 11
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
P r ól o g o d el a ut or

fines principales de la Teoría pura del derecho que ha l legado a ser aún más difícil de
alcanzar es el de mantener l a cienci a j urí di ca separada de l a polí ti ca. L a Segunda
Guerra M und ia l y los desqui ciamientos sociales que provocó han acentuado, efecti-
vamente , la amenaza secular de una subordinac ión de la cienc ia a la po lítica.
Grac ias a M. Henri Thevenaz m e ha si do posi bl e someter al públi co de habla
francesa los elementos esenciales de la Teoría pura del derecho. D ebo expresarle aquí
m i vivo reconocimiento.
H ans Kelsen

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
12
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
P r e f a c io

D E LA E D I C I Ó N A L E M A N A D E 1 9 3 4

H ace casi un cuarto de sigl o que emprendí l a tarea de elaborar una teoría pura
de l derecho, es decir, una teoría depurada de toda i deol ogí a polí it ca y de todo
elemento de las ciencias de l a naturaleza, y consci ente de tener un obj eto regido por
leyes que le son propi as. M i fi nali dad ha si do, desde el pri mer m om ento, elevar la
teor ía de l derecho, que aparecí a expuesta esenci almente en trabaj os m ás o menos
encub iertos de po lí ti ca j urí di ca, al rango de una verdadera cienci a que ocupara un
l
ugar al lado de las otras ciencias mora les. Se trataba de profundi zar las investi gacio-
nes emprendi das para determinar l a naturaleza del derecho, abstracción hecha de sus
diversos aspectos, y de orientarlas en toda l a m edi da posi ble haci a l a obj eti vi dad y la
precisión, idea l de toda ciencia.
H o y tengo a sat sfacc ón de com probar que no m e he quedado so o en este
camino En todosl los países
i i
civilizados en todas las profesiones urídicas porl diferen-
tes que sean unas de otras en los teóricos y los prácticos, y aun jen los representantes
. , ,
de otras cienc as mora es, he encontrado un eco alentador. u n grupo de ur stas
i
preocupados por os ml sm
, os prob em as ha const tu do o que se denom jna i “m
l i l
escuela” que so amente lo es en e sentido i uno
de que cada i lde sus m embros itrata dei
aprender, de los otros
l sin renunciarl a su ind v dualidad propia Son tamb
i én muchos
los uristas que adoptan las tesis esenciales de a Teor a pura del derecho si n conside-
i i .
j sus part darios y muchas veces sin nombrar
rarse l a cuando
í i en forma
no a combaten
i l l
d recta y poco am stosa A ellos les quedo part cu armente agradec do dado que
i
demuestran m e orique .os más fieles part dar osi y aun
l i , que m
contra su vo untad
j l
Teor a puede tener a guna utilidad i i l , i
í a Teor a pura del
L l derecho no. só o ha suscitado adhesiones e imitaciones tam-
bién ha dado lugar a una oposición cuyol apasionamiento cas sin ejemplo en la historia
í ;
de derecho, no es explicable de n nguna manera si cons, deramos
i objetivamente los
l i i
13
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
P r e f a c io

puntos en los cuales hay divergencias de enfoque. Al gunas de estas divergencias son
producto de fa lsas i nterpretaci ones que m uy a m enudo no parecen ser com pl eta-
mente involuntarias, y cuando l a oposi ci ón es real, ésta no podrá justificar la profun-
da an imos idad de m i s adversarios, dado que l a teoría que combaten estál ejos de ser
enteramente nueva y de oponerse a todas las que la han precedido. Muchas de las ideas
que la Teorí a pura ha desenvuelto ya se encuentran en germen en el posi tivi smo
jur íd ico del sig lo X IX , del cual tambi én mi s adversarios son herederos. E n rigor de
verdad, lo que los escandaliza no es tanto la circunstancia de que yo haya conducido la
ciencia del derecho en una nueva dirección , sino el hecho de que la haya i nvitado a
elegir una de las vías entre las cuales esa ciencia vacila permanentemente. El hecho de
que m i teoría sea consecuente consigo mi sma los inqui eta más que su novedad, y esto
permite suponer que razones más políticas que científicas, esencialmente fundadas en
sentimientos, intervienen en la lucha contra la Teoría pura.
¿Es el derecho una ciencia de la natural eza o una cienci a moral ? Esta pregunta
no tiene por qué acal orar los espíritus y l a di sti nci ón entre estas dos categorías de
ciencias se ha operado casi si n resistencia. Ahora bien, se trata sol amente de facilitar
un poco el desenvolvimiento de l a cienciaj urí di ca a la luz de los resultados obtenidos
por l a fil osofí a de las cienci as, de tal m odo que el derecho dej e de ser un pari ente
pobre de las otras di sci pli nas ci entíficas y no si ga el progreso del pensami ento con
paso l ento y claudicante .
E n reali dad, el confli cto no se pl antea en torno de l a ubi caci ón del derecho
respecto de las otras ciencias y sobre las consecuenci as que ello trae aparej adas, sino
alrededor de las relaciones entre el derecho y l a política. Mi s adversarios no admiten
que estos dos dom i ni os estén netamente separados el uno del otro, dado que no
quieren renunciar al hábito, bastante arraigado, de invocar la autoridad objetiva de la
ciencia del derecho para j ustificar pretensiones políticas que tienen un carácter esen-
c ia lmente sub jet ivo , aun cuando de toda buena fe correspondan al i deal de una
religión, de una nac ión o de una clase.
É sta es la razón de la opos ic ión , yo d ir ía cas i del od io , que encuentra la Teoría
pura. Éstos son los móvi les del al ucha que se le ha entabl ado por todos los med i os
.
í j i , i
Es que aqu están en uego los intereses más vitales de la soc edad s n hablar de los
intereses profesi onal es de l os j uri stas que — cosa m uy natural — no renunci an de
buen grado a creer y hacer creer que su ciencia permi te encontrar l a sol ución “j usta”
de los confli ctos de intereses en el seno de l a soci edad. D ad o que ellos conocen le
derecho existente, tambi én se consideran l lamados a crear el derecho del porvenir, ,y
en su deseo de influir en su formaci ón, pretenden tener en el terreno del a pol ítica un
rango superior al de simples técnicos de las cuestiones sociales.
E l princi pi o de l a separaci ón de la cienci a j urí di ca y de l a pol ítica, tal com o ha
s do pl anteado por l a Teorí a pura, tiene natural mente consecuenci as polí it cas, as
i í
fueran solamente negativas. Tal princi pi o conduce a una autolimi tación de l a ciencia

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
14
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
P r e f a c io

del derecho, que muchos consideran una renuncia. Por lo tanto, no debe sorprender
que los adversarios de la Teor ía pura no estén di spuestos a reconocerla, y que no
vacilen en desnaturalizarla para poder combatirla mejor. A tal efecto sus argumentos
,
más que dirigirse a l a m i sm a Teoría, se ori entan haci a la i magen deformada que cada
uno de ellos se ha hecho de acuerdo con sus necesi dades, de tal m anera que sus
argumentos se anu lan los unos a los otros y tornan casi superfl ua una refutación.
Algunos declaran con desprecio que la Teoría pura no tiene n ingún valor, ya que
se trataría de un vano j uego de conceptos desprovistos de s ign if icac ión . o t r o s se
i
nqu i
etan i subversivas, que signif carían
ante sus tendenc as i un peligro serio para e l
E stado y su derecho , y dado que se m anti ene al margen de toda polí ti ca, se l e
reprocha a menudo alejarse de la v ida y por tal razón carecer de todo valor científico.
Tam b ién se pretende frecuentemente que no es capaz de mantener hasta e l f in sus
pr inc ip ios de m étodo y que es só lo la expresión de una f ilosof ía po lít ica part icu lar.
Pero, ¿cuál? Para los fascistas la Teoría pura se vi ncula con el liberalismo democrático.
Para los demócratas liberales o los socialistas abre e l camino a l fascismo . Los comunis-
tas la rechazan , puesto que sería una ideo log ía insp irada en e l estatismo capitalista ,
mientras que los part idari os del capi tali smo naci onali sta ven en ella l a expresión de
un bolchev iqu ismo grosero o de un anarqu ismo dis imu lado . A los o jos de algunos su
espíritu estaría emparentado con e l de la escolástica católica. o t r o s creen reconocer en
ella las características de una teoría protestante del derecho y de l Estado . Pero tam -
b ién tiene adversarios que la condenan por su ate ísmo . E n una pa labra , no hay
n inguna tendencia pol ítica de l a que no haya sido acusada l a Teoría pura del derecho.
Ésta es la prueba — ella m ism a no pod ía darla mejor— de que ha sabido conservar su
carácter de teoría “pura” .
Los princ ip ios de su m étodo no podr ían ser seriamente cuestionados s i e l dere-
cho debe ser el objeto de una disciplina que merezca el nombre de ciencia. Solamente
podr ía preguntarse hasta dónde es pos ib le ap li carl os. Sobre este punto hay una
diferenc ia m uy importante entre las ciencias sociales y las ciencias de la naturaleza .
Si n duda estas ú ltimas tampoco han pod i do permanecer al abrigo de toda tentativa
de presión política, como la historia lo demuestra claramente. ¿N o se sintió amenaza-
da una potencia mund ia l por el anuncio de l a verdad sobre el curso de los astros? Pero
si las ciencias de l a natural eza l ograron independi zarse de l a polí ti ca fue debi do a un
interés soci al todaví a más im portante , el progreso de l a técni ca, que solamente la
libertad de l a investi gación científica puede garantizar. Las ciencias sociales, en cam-
bi o, carecen de esta ventaja, pues no se encuentran en condiciones de hacer progresar
l a técnica social de manera tan directa y evidente como l a física y l a quí mi ca contribu-
yen al progreso de la mecánica aplicada o de l a terapéutica medicinal. Es sobre todo
por su insuficiente desarrollo que las ciencias sociales no han encontrado todavía en
al soc iedad e l apoyo que les perm i ta hacer abstracci ón com pl eta de las ideol ogí as
sociales deseadas por los que ejercen el poder o por los que aspiran a conquistarlo. L a

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 15
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
P r e f a c io

fa lta de este apoyo se nota especialmente en nuestra época, pues la guerra mundi al y
sus consecuencias han sacudi do profundamente las bases de l a vi da social y agudiza-
do al extremo las oposi ciones que se mani fiestan entre los Estados y en el interior de
cada uno de ellos. E n un perí odo de equilibrio social el i deal de una ciencia objetiva
del derecho y del E stado podr ía tener al guna posi bili dad de encontrar un asenti-
miento general, pero nada parece hoy en día más contrario al espíritu de la época que
una teor ía del derecho que qui era sal vaguardar su “pureza”. C a d a poder polí ti co
puede contar con los servicios de al guna de las otras teorías y hasta se llega a reclamar
una cienc ia j urí d i ca fundada sobre l a polí ti ca y a rei vindi car para ella el tí tul o de
cienc ia “pura”, convi rti endo así en vi rtud una acti tud que sol amente una extrema
necesidad personal podría, en rigor, excusar.
Si a pesar de ello me animo en semejante época a condensar los resultados de mis
traba jos sobre el probl em a del derecho, es con l a esperanza de que el núm ero de
aquel los que prefieren el espí ritu a l a fuerza sea m ucho más el evado de lo que en la
actua li dad parece. Qui era l a j oven generaci ón, crecida en el tumul to, no renunciar
enteramente a creer en una cienci a j urí di ca libre, de l a cual el porveni r — estoy
convencido— recogerá los frutos.
H ans Kelsen
G inebra , m ayo de 1934

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
16
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p í t ul o I

E l d e re c h o y la n a tu r a le z a

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1. ¿Q u é es u n a T eo r ía “ p ur a ” d el d er ec h o ?

L a Teorí a pura del derecho es una teoría del derecho posi ti vo, del derecho
pos it ivo en general y no de un derecho particular. Es una teoría general del derecho
y no una interpretación de tal o cual orden juríd ico , nac ional o internacional.
Qui ere mantenerse como teoría, y limitarse a conocer úni ca y exclusivamente su
objeto . Procura determinar qué es y cómo se forma el derecho, sin preguntarse cómo
deber ía ser o cóm o deber ía formarse . E s una cienci a del derecho y no una polí ti ca
jurídica.
A l calificarse como teoría “pura” i ndi ca que entiende constituir una ciencia que
tenga por único obj eto al derecho e ignore todo lo que no responda estrictamente a
su definición. E l princi pi o fundamental de su método es, pues, eliminar del a ciencia
del derecho todos los elementos que le son extraños. Parece que no podrí a ser de otra
manera. Si n embargo, basta echar una oj eada sobre el desarrollo de la cienciaj urídica
trad ic iona l en el curso de los sigl os X IX y X X para comprobar hasta qué punto se ha
ignorado tal princ ip io metód ico . C on una fal ta total de senti do críticol a ciencia de
l
derecho se ha ocupado de l a psi col ogí a y l a bi ol ogí a, del a moral yl a teología. Puede
decirse que hoy por hoy no hay domi ni o científico en el cual el j uri sta no se considere
autor izado a penetrar. M ás aún, esti ma que su presti gi o científico sej erarqui za la
tomar en préstamo conocimientos de otras disciplinas. El resultado no puede ser otro
que la ru ina de la verdadera ciencia jur íd ica .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 19
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

2. C i e n c i a s d e la na t ur a l ez a y c i e n c i a s s o c i a l e s .
C a u sa l i d a d e Im p ut a ci ó n

a) L a n a t u r a l e z a y l a s o c i e d a d

Por ser el derecho un fenómeno soci al, l a cienci a del derecho form a parte del
grupo de cienci as que estudi an l a soci edad desde di sti ntos puntos de vi sta. Estas
cienc ias dif ieren en su esenci a de las de l a natural eza, dado que l a soci edad es una
real idad totalmente dist inta de la naturaleza .
Por natural eza entendemos un orden o si stema de el ementos rel acionados los
unos con los otros por un princi pi o particular: el de causalidad. Toda ley natural hace
ap licac ión de este pri nci pi o. Así, l a ley según l a cual un metal se dilata cuando se l e
ap lica el calor establece una relación de causa efecto entre el calor y la dilataci ón del
metal. L a ciencia primiti va consideraba a la causalidad como una fuerza si tuada en el
interior de las cosas , cuando no es más que un pri nc ipio de conocim iento .
La soc i edad es un orden que regula l a conducta de los hombres. Esta conducta
aparece, ante todo, como un fenómeno natural. u n a ciencia que estudiara la sociedad
ap licando el princi pi o de causal idad sería una ciencia del a naturaleza, con el mi smo
título que la física o la biología. Pero si nos acercamos más percibiremos que en nuestros
ju ic ios sobre la conducta de los hombres apl icamos tambi én otro princi pi o, en todo
diferente del pri nci pi o de causal idad. L a cienci a todavía no le ha dado un nombre
un iversalmente adm itido. Tambi én debemos establecer, en primer término, que se
hace aplicación de ese principio en l as ciencias cuyo objeto es la conducta humana. Sólo
entonces estaremos en cond ici ones de oponer las ciencias sociales a las ciencias de la
naturaleza y ver en la soc iedad un orden o un sistema diferente de l de la naturaleza.

b ) L a i m p u t a c i ó n e n el p e n s a m i e n t o j u r í d i c o

Para describir su objeto, ya se trate del derecho en general o de un orden jurídico


particular, tal como el derecho internac ional o el derecho nacional de un Estado , la
ciencia jur íd ica formu la lo que llamamos reglas de derecho . En esta labor no recurre
al princ ip io de causa lidad que interviene en las leyes naturales, sino a otro princ ip io .
U n a regla de derecho afirma, por ejemplo : “Si un ind iv iduo ha cometido un crimen,
debe ser cast igado” ; “Si no abona su deuda , debe sufrir una ejecución forzada dir igi-
da contra sus bienes” , o de una manera más general: “S i se ha cometido un acto ilícito,
debe ser ap licada una sanc ión” .
A l igual que en l a ley natural, la regla de derecho establece una relación entre dos
hechos, pero mientras en la ley natura l hay una relación de causa a efecto, la causalidad

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
20
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

no interviene en la regla de derecho. El crimen no es la causa de la sanción; l a sanci ón


no es el efecto del acto ilíci to. L a rel ación que existe entre los dos hechos resul ta de
una norm a que prescri be o autori za una conducta determi nada. E sta norm a es le
sentido que se da a uno o muchos actos que los hombres han cumpli do en el espacio
y en el ti empo y a los que se denomi na costumbre, l ey, fallo j udi ci al o acto admi ni s-
trativo.
u n acto ilícito es seguido de una sanc ión porque una norma creada por un acto
jur íd i co (en el sentido de acto creador de derecho) prescribe o autorizal a aplicación
de una sanc i ón cuando se ha com eti do un acto ilí ci to. N o sucede lo mi sm o en la
relación causal: el efecto no sigue a l a causa porque así esté prescrito o autorizado por
una norma ; el efecto se produce independi entemente de toda norma creada por los
hombres.
Cuando dec imos que una norma es “creada” por un acto, nos servimos de una
metáfora dest inada a expresar l a i dea de que este acto tiene un sentido normativo. A
una norm a creada por un acto cump lido en e l espacio y en el t iempo la denom ina-
mos positiva , y se distingue de todas las otras normas que no han sido creadas de esta
manera, que no han sido “puestas” , sino solamente “supuestas” por un acto puramen-
te intelectual. E l derecho y la mora l son órdenes pos it ivos en tanto y en cuanto sus
normas han sido “puestas” o creadas por actos cumpl idos en el espacio y en el tiempo:
costumbres segu idas por los m iembros de una com un idad , órdenes de un profeta ,
actos de un legislador, etcétera .
u n a cienci a del derecho o una ética ci entífica sól o pueden tener por obj eto le
derecho positivo o una moral positiva. Di chas disciplinas describen normas positivas
que prescriben o autorizan una conducta determinada y afi rman que en tales condi-
ciones tal individuo debe conducirse conforme a una norm a dada.
l l
T oda norm a es a expresión de un valor, de un valor m ora si se trata de una
norma moral de un valor urídico s se trata de una norma jurídica. Si comprobamos
, j i
que la conducta de un i ndi vi duo corresponde o no a una norma posi tiva, emiti mos
un ju ic i o de valor, pero tal j ui ci o no difiere esenci al mente de una veri fi caci ón de
j i i li , l i ii ,
hecho (o u c o de rea dad) puesto que se re ac ona con una norm a pos t va y
i l , l l
med ante el a con e hecho que a ha creado.
l , i , l ,
Por e contrario una norma que no ha s do “puesta” sino so amente “supuesta”
no pertenece al domi ni o de l a reali dad. u n j ui ci o que veri fique si un hecho corres-
j i i
ponde o no a una norma no positiva, es un u c o de valor esencialmente diferente de
i
una comprobac ón de hecho.
i l l l j í i il i
Para defin r a re ación que a norm a ur d ca establece entre el acto íc to y la
,l j í i l i
sanción a ciencia ur d ca formu a una regla de derecho que establece que la sanc ón
l il i . l l
debe1seguir a acto íc to H em os dado a esta re ación e nom bre de Zurechnung y

l l í l . . l . .
1. E n a em án se em p ea aqu e verbo sollen (N de a ed francesa )

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 21
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

proponem os en francés el de imputation, puesto que la sanción es im putada al acto


ilícito. Tamb ién decimos que un ind iv iduo es zurechnungsfahig (responsable) cuan-
do una sanc ión puede ser d ir ig ida contra él, o unzurechnungsfahig (irresponsable)
cuando una sanc ión no puede ser d ir ig ida contra él, por tratarse de un n iño o un
a lienado. Im porta , pues, precisar que la relación entre un acto ilíc ito y una sanc ión
supone que el autor del acto es responsable de su conducta. El mi smo acto, cometido
por un ind iv iduo irresponsable , no es v inculado por e l orden jur íd ico a una sanción .
La imputac ión , cons iderada como la relación específica existente entre el acto ilícito
y la sanc ión, es así sobrentendi da en l a proposi c ión de que un ind iv iduo es o no es
jur íd icamente responsab le de su conducta . La ca lificación jur íd ica del autor de un
acto ilícito constituye uno de los elementos de la definición de este acto, y es a un acto
ilícito así defin ido al que se im puta una sanc ión .
L a i m putac ión2vi ncula, pues, dos conductas humanas: el acto il íci to y l a san-
ción. Es evidente que esta relación no tiene un carácter causal. El acto ilícito no es la
causa de la sanci ón ni ésta es su efecto. L a ciencia del derecho no pretende, pues, dar
una explicación causa l de las conductas humanas a las cuales se apl ican las normas
jurídicas.

c) L a i m p u t a c i ó n en e l p e n s a m i e n t o p r i m i t i v o

E l estudio de las sociedades primitivas permi te comprobar que éstas interpretan


la natura leza con l a ayuda del pri nci pi o de i mputaci ón. Probabl emente extraña a la
mentali dad del pri mi ti vo, l a i dea de l a causal idad, fundamento de las ciencias de la
natura leza, apareci ó en un estadi o más avanzado de l a civilización. N o sería, por lo
tanto , una idea innata, como se ha podi do suponer. Cuando el primiti vo interpreta
los fenómenos que percibe por m edi o de sus senti dos, no recurre, según parece, la
pr inc ipi o de causali dad, si no a las reglas apli cabl es a sus rel aciones con los otros
m iembros del grupo soc ial de l cual forma parte.
Recordemos ante todo un hecho fundam ental: cuando los hombres viven en
soc edad , la noc ión del bien y del ma l nace en su espíritu. As í llegan a pensar que en
i
tales circunstancias los m iembros del grupo deben conducirse de una manera deter-
minada , es dec ir , conforme a ciertas normas . Las primeras normas sociales han tenido
verosí m il mente por f in im poner restricciones al inst into sexua l y a la v io lencia . E l
incesto y el hom ic id io en el inter ior de l grupo son , s in duda , los crímenes más

2 . N o s referi remos más adel ante (ver pág. 104) a otra especi e de i m putaci ón cuando
exam i nem os las condi ci ones p o r las cual es el acto de un i ndi vi duo puede ser i m pu tado a
un a persona juríd ica .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
22
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

antiguos y la vendetta la primera sanci ón establecida por el orden social. E sta sanción
está fundada sobre el pri nc i pi o soc ial m ás prim itivo , el de la retr ibuc ión , que se
manifiesta tanto en lo que respecta a la pena como a la recompensa. Podemos formu-
larlo así: “ Si un ind iv iduo actúa bien, debe ser recompensado , y si actúa mal , debe ser
penado” . Entre la cond ic ión y la consecuenc ia , entre la acc ión buena o m a la y la
recompensa o la pena , no hay una relación de causa efecto, sino una im putac ión , ya
quel a recompensa o el casti go soni mputados al a acción al a cual deben “retribuir”.
C u an d o el hom bre pri mi ti vo siente l a necesi dad de explicar los fenómenos
naturales los considera como recompensas o penas según se produzcan a su favor o en
su contra. u n aconteci mi ento ventaj oso es l a recompensa de una conducta buena,
en tanto que un aconteci mi ento desfavorabl e es l a pena de una m al a acci ón. E sta
interpretación de la naturaleza no es pues causal, sino normativa, dado que se funda
sobre la norma soc ial de la retribución.

d) E l a ni m i s m o , i n te rp re ta c ió n so ci al de la n a tu rale z a

Por ani m i smo se entiende l a convicción del hombre pri mi ti vo de que las cosas
tienen un alma, que están ani madas. Espíri tus poderosos pero invisibles se esconden
en ellas o detrás de ellas. E n definitiva, las cosas son personas y se comportan respecto
de los hombres de l a m i sm a manera que los hombres entre sí, según el pri nci pi o de
retribución, ba jo la forma de pena o de recompensa .
Para el hombre primiti vo los espíritus indi can cuál es la conducta correcta, pues
de ellos emana l a pena o l a recompensa. L a correspondencia entre la buena conducta
l , l l , i
y a recompensa entre la m a a acción y a pena es así establec da por seres sobrehu-
i l
manos y poderosos que dir gen a naturaleza.
E l an im ism o es, por consigu iente , una interpretac ión de la natura leza a la vez
personal, socia l y normativa , fundada sobre el princ ipio de imputac ión y no sobre el
de causa lidad . Por eso la natura leza no tiene para el hom bre pr im it ivo la m ism a
s ign if icac ión que para la cienc ia moderna . N o es conceb ida como un con junto de
hechos relacionados por el principio de causa lidad, como un orden causal; ella es un
l i , i l i i i i
elemento de a soc edad un orden normat vo fundado sobre e pr nc p o de m pu-
. l i i l li l l i , l
tación E hombre primit vo gnora e dua smo de a naturaleza y de a soc edad de
l . l i
orden causa y del orden normativo H a sido necesaria una arga evoluc ón para que
l
e hombre civilizado llegara a concebir estos dos métodos diferentes de relacionar los
i i i i i
hechos entre sí y para que h c era una d st nc ón entre el hom bre y los otros seres,
entre las personas y las cosas. L a interpretación normativa se reserva hoy por hoy para
í,
las relaciones sociales de los hombres entre s en tanto que las relaciones entre las cosas
l j . l l
son e ob eto de una explicación causal L a ciencia moderna de a naturaleza es así e
l i i l í i , i
resu tado de una emanc pac ón de esp r tu hum ano que se ha desprend do del
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 23
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

an im ism o y de su i nterpretaci ón soci al de l a natural eza. D uran te el perí odo del


an im ism o el hom bre no conocí a otro orden que el normati vo de l a soci edad. Para
arribar a la noci ón del a naturaleza concebi da como un orden causal ha sido necesario
que se liberara del an im ismo descubriendo el pr inc ip io de causa lidad .
E n otra obra3 hemos tratado de demostrar que el princ i pio de causa lidad ha
em anado de l a norm a de l a retri buci ón que establece una rel ación entre l a buena
conducta y la recompensa , entre la mal a acción y l a pena. Ahora bi en, esta relación
está fundada sobre e l pr inc ip io de imputac ión, de tal suerte que l a noci ón de causa-
li ser aí en ú tl m
dad i o análisis e lresu ltado de una transformac ión de l a noci ón de
.
imputación L a aparición de esta transformación debe ser buscada en las teorías de los
pr imeros fil ósofos de l a Greci a antigua. E n este senti do, resul ta signifi cativo que la
causa haya s ido desi gnada en griego por l a pal abra aitía, que pri mi ti vamente signi-
ficaba culpabilidad. Se consideraba, pues, que la causa es responsable del efecto y que
éste es im putado a la causa como la pena es im putada al crimen .
u n a de las primeras formu laciones del pri nci pi o de causal idad se encuentra en
e l célebre pasa je de Heráclito : “E l so l no traspasará los límites que le están prescritos ;
en caso contrario las Erinnias, servidoras de la justic ia, lo perseguirán”4. L a ley natura l
así form u lada esta aún m uy próx im a a una norm a jur íd ica que dijera : “ S i el so l se
desvía del cam ino señalado , debe ser sanc ionado” . Pero el m om ento decisivo, en el
pasaje de una interpretación normati va a una explicación causal de l a naturaleza, se
produce cuando el hombre se ha dado cuenta de que las relaciones entre las cosas son
independientes de toda vol untad divina o hum ana y que, de esta manera, se di sti n-
guen de las relaciones entre los hombres por ser éstas reguladas por las normas.
H a si do necesari a una l arga evoluci ón para que el pri nci pi o de causali dad se
liberara compl etamente del princi pi o de imputaci ón y de todo rastro de razonamien-
to animista. Así, estaba todavía muy extendida a principios de este siglo la idea de que
hay una neces idad abso luta en l a relación de causa a efecto. Se trata ci ertamente de
un residuo de la concepción ani mista según l a cual el efecto está l igado al a causa por
una vo luntad abso luta , una autor idad todopoderosa .

3. Vergeltung undKausalitat , La Haya , 1940 ; traducc ión inglesa : Society an d N a tu re (Ch i ca-
go , 1943) , traducc ión españo la : Sociedad y N aturaleza (Buenos A ires, 1945 .) Ver tamb ién
nuestro artícu lo “ Causa lity and im putat ion” en la revista Ethics, vo l. 61 , 1950 , p . 1-11 .
[Tamb ién : “ La apar ic ión de la ley de causa lidad a part ir de l pr inc ip io de retr ibuc ión” , en L a
idea del derecho naturaly otros ensayos , Buenos Aires, 1946 , págs . 53-112 . (N . de l T.)].
4 . Fragm ento 29: eli os o u k uperzetai metra, ei de me. E ri nues mi n Di kes epil ouroi
ezeuresousi n .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
24
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

e) C i e n c i a s c a u s a l e s y c i e n c i a s n o r m a t i v a s

E l pri nci pi o de causali dad ha si do tambi én apli cado a las conductas humanas
consideradas como hechos pertenecientes al orden causal de l a naturaleza; de aquí l a
const ituc ión de ciencias causales com o l a psi col ogí a, l a etnol ogí a, l a hi stori a o l a
soc i ol ogí a, que buscan explicar las conductas humanas estableci endo relaciones de
causa a efecto entre ellas. N o examinaremos aquí en qué medi da pueden alcanzar su
fin . Si bi en por su obj eto pertenecen al grupo de ciencias soci al es, son ciencias
causales, de l a mi sm a especie que la física, l a bi ol ogí a o l a fi siología, de las cuales sólo
se diferenci an por el grado m enos el evado de preci si ón que han podi do alcanzar
hasta ahora. o t r a s ciencias soci ales no apl ican el pri nci pi o de causali dad si no el de
imputación . Estudi an las conductas humanas, no como se desarrollan efectivamente
en el orden causal de l a natural eza, si no en rel ación con las normas que prescriben
cómo deben desarrollarse. Son , pues, ciencias normativas, entre las cuales encontra-
m os la ética y la ciencia del derecho.
Q ue una cienci a sea cal ifi cada de normati va no si gni fi ca que tenga por obj eto
prescribir una conducta determinada ni dictar normas aplicables a l a conducta de los
ind iv iduos . Su papel es sol amente describi r las normas y las relaciones soci ales que
ellas establecen. E l sabio que las estudia no es una autori dad social; sol amente busca
comprender los hechos y no dirigir la soc iedad .
Para una ciencia normativa una soc iedad es un orden normativo (moral, religio-
so o uríd ico) constitu ido por un con junto de normas. U n individuo está sometido
j
a un orden normativo en la medi da en que su conducta está regulada por las normas
de tal orden . u n orden normat ivo es eficaz cuando , de una manera general, los
individuos a los cuales se dirige se conforman a sus normas . S i en un orden realmente
eficaz una condición determinada en una norma se realiza , es probab le que la conse-
cuencia prescrita en la m ism a norma se realice igualmente. Sería difícil, sin embargo,
admit ir que una propos ic ión de este género pueda tener e l carácter de una verdadera
l natura l,comparab el a al de al d ilatac ón
ey i de los meta esl ba oj el efecto de lcalor.
Nosotros no tenemos, por otra parte por qué pronunc arnos aqu í sobre este punto ,
, i
dado que las ciencias soc iales normativas no se interesan por las relaciones causales
que pueden existir entre los fenómenos sociales.

f ) L e y e s c a u s a l e s y l e y e s n o r m a t iv a s

T anto el princ ipi o de causa lidad como el de im putac ión se presentan ba jo la


form a de ju ic ios h ipotéticos que establecen una relación entre una condición y una
consecuenc ia . Pero la natura leza de esta re lación no es la m ism a en los dos casos .
Ind iquem os ante todo la fórmu la del princ ipio de causa lidad : “ S i la cond ic ión A se

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 25
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

realiza, l a consecuenci a B se produci rá” o para tomar un ej empl o concreto: “ Si un


m etal es cal entado se dil atará”. El pri nci pi o de i m putaci ón se form ul a de m odo
diferente: “Si la condi ci ón A se realiza, l a consecuenci a B debe produci rse”. H e aqu
í
algunos ejemplos extraídos del dom i ni o de las l eyes morales, religiosas o j urídicas: “Si
alguien os presta un servicio debéis agradecérselo”; “si alguien da su vi da por l a patria,
su memor ia debe ser honrada” ; “aquel que comete un pecado debe hacer penitencia”;
“e l ladrón debe ser encarcelado” .
E n el pr inc ip io de causa lidad la cond ic ión es una causa y la consecuenc ia su
efecto. Además , no interviene n ingún acto humano n i sobrehumano . E n el pr inc i-
p io de im putac ión, por el contrario, la relación entre la cond ic ión y la consecuencia
es establecida por actos humanos o sobrehumanos. Por otra parte, cada causa concre-
ta es s imu ltáneamente efecto de otra causa y cada efecto la causa de otro efecto. Hay ,
pues, por definición, cadenas infinitas de causas y efectos y cada acontecimiento es e l
punto de intersección de un número i nfi ni to de cadenas causales.
o t r o proceso totalmente distinto acontece en el caso de la i mputaci ón. L a con-
dición a la cual se i m puta una consecuenci a moral, religiosa o j urídica, no es necesa-
riamente una consecuenc ia i mputab le a una condi ci ón. Si las cadenas de la causal i-
dad tienen un número i nfini to de eslabones, las de l a i mputaci ón no tienen más que
dos . E l acto bueno al cual se i m puta l a grati tud, el pecado al cual se i m puta la
penitencia, el robo al cual se i m puta el encarcelamiento, todas estas condi ciones a las
cuales es imputada una consecuencia moral, religiosa o jurídica, son el punto final de
la imputación .
Por el contrar io , la causa lidad no conoce punto fina l. L a idea de una causa
primera , aná loga al punto f inal de la i mputaci ón, es i ncompati bl e con l a noci ón de
causa lidad, al menos tal como la físi ca clásica l a concibe. Se trata de un resi duo de l a
época en que el princi pi o de causal idad todavía no se habí a liberado compl etamente
del princ ipio de imputac ión .

g) C a u s a li d a d e im p u ta c ió n

La diferencia fundamenta l entre la causa lidad y la imputac ión consiste, pues, en


que la imputac ión tiene un punto final, mientras que l a causalidad no lo tiene. Di cho
en otros términos, la naturaleza pertenece al domi ni o de l a necesidad, en tanto que la
soc iedad al de la libertad. Considerado como un elemento de l a naturaleza, el hom -
bre no es libre, pues su conducta está determinada por las leyes causales. E n cambio ,
cuando uno de sus actos es juzgado a la luz de una ley mora l, religiosa o jur íd ica , ya
se trate de una buena acción , de un pecado o de un crimen , se im puta a este acto la
consecuenc ia (recompensa , pen itenc ia o pena) determ inada por la ley examinada ,
pero el acto m i sm o no es i m putado a otra cosa o a otra persona.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 26
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

S in dudar decimos en el lenguaje corriente que una buena acción, un pecado o


un crimen son imputados a su autor, pero esto significa simplemente que el autor de
l a buena acción debe ser recompensado, que el pecador debe hacer penitencia y que
el criminal debe ser castigado . L a buena acción, el pecado o el crimen no pueden ser
separados de su autor para serle im putados .
Determ inar quién ha ejecutado tal buena acción, quién ha comet ido tal pecado
o tal crimen no es un prob lem a de i m putaci ón: es una cuestión de hecho.
E l verdadero probl em a que l a i m putaci ón debe resolver es el de determinar
qu ién es responsab le de una buena acción, un pecado o un crimen; en otros térmi-
nos, quién debe ser recompensado; hacer penitencia o ser penado. L a recompensa, la
peni tenc ia o l a pena son l a consecuenci a de una condi ci ón específica, al a cual ellas
son imputadas . Esta imputac ión no puede, en verdad, hacer abstracción del autor de
la buena acción, del pecado o del crimen , puesto que él es quien debe ser recompen-
sado , hacer penitencia o ser sancionado. Pero, lo que es decisivo, a l a inversa de lo que
sucede en la causalidad , es la circunstancia de que l a i mputaci ón encuentra su punto
f i nal en una conducta hum ana, para l a cual l a norm a moral, reli gi osa o j urí di ca
establece la cond ic ión de una consecuenc ia específica.

h ) I m p u t a c i ó n y lib e r ta d

L o expuesto nos lleva a considerar el problema de la libertad atr ibu ida al hom -
bre en su calidad de m iem bro de una soc iedad , de persona som etida a un orden
moral, religioso o jurídico . Por libertad se entiende generalmente el hecho de no estar
sometido al princ ipio de causa lidad , ya que ésta ha sido conceb ida — en su or igen al
menos— como necesidad absoluta. Se suele decir que el hombre, o que su voluntad,
es libre, puesto que su conducta no está somet ida a las leyes causales y en consecuen-
cia, por deducc ión , que puede ser hecho responsab le de sus actos, que puede ser
recompensado , hacer penitencia o ser sanc ionado . L a libertad sería así la cond ic ión
m ism a de la imputac ión moral , religiosa o jurídica.
S in embargo , lo contrar io es lo verdadero . E l hom bre no es libre sino en la
m ed i da en que su conducta, a pesar de las leyes causal es que l a determi nan, se
convierte en el punto fi nal de una i mputaci ón; es decir, l a condi ci ón de una conse-
cuencia específica (recompensa , penitencia o pena).
A menudo se ha querido salvar el libre albedrío tratando de probar que la voluntad
hum ana no está sometida al pri nci pi o de causal idad, pero tales esfuerzos han sido
siempre vanos. Se ha pretendido, por ej empl o, que cada hombre hace en sí mi smo la
experiencia del libre albedrío. Pero esta experiencia no es más que una ilusi ón. N o es
menos erróneo afirmar l a imposi bilidad l ógica de someter la vol untad al pri nci pi o de
causa lidad , en razón de que e lla form ar ía parte de l yo, y que el yo, su j eto del

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 27
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

conoci mi ento, escaparía a todo conocimiento, incluyendo el conocimiento causal. En


los hechos, l a voluntad es un fenómeno psicológico que cada uno puede observar en su
propi a experiencia y en l a de los otros recurriendo al pri nci pi o de causal idad. Ahora
bien, la afirmación de que existe el libre albedrío sol amente puede tener un sentido is
se la relaciona con la voluntad concebida como un fenómeno objetivo, referido al yo en
tanto que objeto (y no sujeto) del conocimiento. Por el contrario, es bien evidente que
el yo suj eto del conoci mi ento escapa como tal al conoci mi ento causal, dado que no
puede ser simultáneamente su jeto y objeto del conocimiento.
Los fís icos m odernos pretenden que ciertos fenómenos — por e jemp lo , la re-
f exión de un e lectrón part icu lar produc ida por el im pacto contra un cristal— no
l
están som et idos al pri nci pi o de causali dad. A dm i tam os que su i nterpretaci ón sea
exacta. D e aqu í no cabe deducir, sin embargo , que la voluntad del hombre puede ser
tamb ién sustra ída al pr inc ip io de causa lidad . Los dos casos no tienen nada en co-
m ún . E n los hechos , la af irmac ión de que el libre a lbedrío existe no vale para el
dom in io de la rea lidad natura l s ino para e l de la validez de un orden normat ivo
(moral, religioso o jurídico) . D icha afirmación no tiene e l sentido puramente negati-
vo de que l a vo luntad de l hom bre no está som eti da al pri nci pi o de causali dad.
Expresa la idea pos it iva de que el hombre es el punto f ina l de una imputac ión .
Si la conducta de los hombres debiera ser sustraída a las leyes causales para poder
ser som et ida al pr inc ip io de im putac ión , la causalidad , en el sentido de neces idad
abso luta , sería natura lmente incompat ib le con la libertad , y un ab ismo infranquea-
ble separaría a los partidarios del determini smo y a los del libre albedrío. E n cambio,
no hay contradicción entre ambos si la libertad de la voluntad hum ana es entendida
en el sentido que le hemos dado . N ada impide , en efecto, aplicar a la conducta de los
hombres dos esquemas de interpretación diferentes.
Para las leyes causa les las conductas hum anas form an parte de l dom in io de la
naturaleza; se encuentran enteramente determ inadas por causas de las cuales son
efectos . C o m o no puede escapar a la natura leza y a sus leyes, el hombre no goza de
n i nguna libertad . Pero las m ismas conductas pueden también ser interpretadas a la
luz de normas sociales, ya se trate de leyes morales, religiosas o urídicas,
j sin que haya
que renunciar por eso al determinismo . N o correspondería ex ig ir , seriamente, que un
crimina l no fuera sanc ionado o que un héroe no fuera recompensado , en razón de
que el crimen de uno o el acto hero ico de l otro só lo son e l efecto de ciertas causas .
Inversamente, l a im putac ión de una pena a un crimen o de una recompensa a un
acto heroico no excluye la idea de una determinac ión causal de las conductas huma-
nas , puesto que el régimen m ism o de las penas y las recompensas ha s ido institu ido
con la idea de que el temor de la pena o el deseo de la recompensa puedan tener e l
efecto de induci r a los hombres a no cometer crímenes o a cumpl ir actos heroicos.
Por cons iguiente , s i el hombre es libre en la m ed ida en que puede ser e l punto
fina l de una im putac ión , esta libertad , que le es atr ibu ida en el orden soc ial, no es

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
28
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

incompat ibl e con l a causali dad a l a cual está som eti do en el orden del a naturaleza.
Adem ás, el pri nci pi o de i m putaci ón utili zado por las normas moral es, rel igi osas y
jurídicas para regular la conducta de los hombres presupone por sí mi smo el determi-
n ismo de las leyes causales.
Ésta es la so lución puramente raciona l y no metafísica que damos al prob lema de
la libertad y con l a cual m ostram os que no hay un verdadero confli cto entre la
necesidad y la libertad. Allí donde se oponí an dos filosofías pretendidamente incon-
ciliables (la filosofía racionalista y empírica del determin ismo y l a fi losofía metafísica
de la l ibertad) vemos dos m étodos paral el os de conoci mi ento, fundados sobre l a
causa lidad y la imputac ión , respectivamente , pero ambos racionalistas y empíricos.

i) A p l i c a ci ó n d e l as n o r m a s s o c i al e s a h e c h o s aj e n o s
a la c o n d u c ta h u m an a

E n su senti do ori gi nari o el pri nci pi o de i m p u taci ó n establ ece una rel aci ón
entre dos actos que emanan sea de dos i ndi vi duos di ferentes (el que ha reali zado
una buena acc ión y el que lo recompensa; el que ha com eti do un cri men y el que
ol cast iga) , sea de uno so lo (el que debe hacer peni tenci a, que es el mi sm o que ha
comet ido un pecado). E n ambos casos el acto prescrito está condi ci onado por otro
acto . S in em bargo , tam bi én encontram os norm as soci al es en l as cual es el acto
prescr ito está condi ci onado parci al o total mente por hechos aj enos al a conducta
hum ana . As í, se prevén penas d iferentes para el h om i ci di o y para l a tentati va de
hom ic id io , pero l a conducta del cul pabl e puede ser l a mi sm a en los dos casos. L a
diferenc ia en l a pena resul ta entonces de un hecho exterior: l a muerte ol a supervi-
venc i a del i ndi vi duo que debi ó ser m uerto, hecho éste que es un fenóm eno fi si o-
l co
óg i y no un e lemento de la conducta de l cu l pabl e. L o mi sm o sucede cuando
hay ob ligac ión de reparar un daño m ater ia l: ese daño es un hecho exteri or a l a
conducta de l que lo ha causado .
E n estos dos ej empl os el acto prescrito por l a norma está condi ci onado a l a vez
por una conducta humana y por un hecho exterior a esta conducta. Algunas normas
van más allá y hacen abstracción de toda conducta humana. u n a religión primiti va
puede , por e jempl o, prescribir l a i nmol aci ón de un ser humano a los dioses cuando
una ep idem ia se extiende por el país. Ahora bi en, una epi demi a no tiene, en m odo
a lguno , e l carácter de conducta humana .
Destaquem os, por último, que la sanc ión prescrita por una norma juríd ica está
cond ic ionada por un acto ilícito, pero que ella puede alcanzar a un ind iv iduo distin-
to al autor de l acto . N in gú n e lemento de la conducta de aqué l contra quien la
sanc i ón está d ir ig ida f igura , por lo tanto , entre las cond ic iones de esta sanc ión . E l
ind vi iduo en cuestión es so amente
l responsab el de la conducta de otro y como tal es

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 29
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

el objeto de l a sanci ón, sin haber si do el autor del acto ilícito al cual dicha sanci ón es
imputada .

j) N o r m a s c a te g ó r ic a s

C om o acabamos de ver, l a i mputaci ón no relaciona sol amente un acto prescrito


o autorizado con una conducta que es su condi ci ón. Puede tambi én relacionarlo con
un hecho de otra natural eza. Se trata por lo tanto de una extensi ón del senti do
ori gi nari o de i m putaci ón; pues l a conducta prescri ta puede ser im putada a no i m -
porta qué condi ci ón que se realice en el dom in io de la naturaleza.
¿Es posible ir aún más lejos y admitir la existencia de normas sociales que prescri-
ban una conducta determinada sin condi ci ón o, l o que es lo mi smo, en toda circuns-
tancia? ¿Sería tal el caso de normas que prescriben una omi si ón: “no menti rás”, “no
matarás” , “no cometerás adulterio” ? Si estas normas tuvieran verdaderamente el carác-
ter de normas categóricas, sería i mposi bl e descubrir en ellas una relación entre una
cond ic ión y una consecuenc ia y el pr inc ip io de im putac ión no se aplicaría.
Es evidente que una acción determinada no puede ser prescrita sin condiciones,
dado que una acción no puede desarrollarse sino en determinadas condiciones. Pero
lo m i sm o sucede en el caso de que las normas prescriban una omi si ón: no se puede
mentir, matar o cometer adul teri o, no i m porta dónde ni cómo. Las normas que
prohíben l a mentira, el homi ci di o o el adulterio no pueden ser violadas u observadas
sino en ciertas condiciones determinadas. Si se admitiera que establecen obligaciones
categóricas , podrí a observárselas durmi endo y el sueño sería el estado ideal desde le
punto de vi sta moral. L a om i si ón de un acto está condi ci onada por el conj unto de
circunstancias en las cuales este acto puede ser cumpli do. Además toda prohi bici ón
está acompañada de algunas reservas. Aun las normas más fundamentales, tales como
la prohi bici ón de mentir, matar o robar, traen aparejadas reservas importantes, ya que
hay circunstancias en las cuales está permi ti do mentir, matar o robar.
Podemos afirmar, pues, que toda norm a soc ia l, suya sea que prescr iba una ac-
ción, ya una omisi ón, es aplicable solamente en condiciones determinadas. Establece
siempre una rel ación entre una condi ci ón y una consecuenci a y prescri be que la
consecuenc ia debe seguir a la condici ón. Tal es el enunci ado del pri nci pi o de i m pu-
tac ión , que en l a esfera de l o soci al es el equivalente del pri nci pi o de causali dad
ap licab le a la esfera de la naturaleza .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
30
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

3. O b jet o de la C ien c ia d el d er ec ho

D espués de haber estableci do que l a cienci a del derecho es una ciencia norma-
t va y no una cienci a de l a natural eza, vamos a tratar de defini r cuál es su obj eto
i
parti cul ar. D estaquem os, ante todo, que l a ci enci a estudi a el derecho en sus dos
aspectos: estático y dinám ico, ya que el mi smo puede ser considerado bien en estado
de reposo, como un sistema establecido, o bien en su movi mi ento en la serie de actos
por los cuales es creado y luego apl icado.
D esde el punto de vista estático, el derecho aparece como un orden social, como
un si stem a de normas que regul an l a conducta recí proca de los hombres. E s el
senti do parti cul ar que acom paña a los actos por l os cual es son creadas las normas
jur íd icas . Para expresar este sent ido part icu lar dec i mos que las normas j urí di cas se
ap lican a los i ndi vi duos, que ellas l os obli gan o los autori zan a hacer ciertos actos;
hab lamos tamb ién de su validez .

a) V a li d e z d e u n a n o r m a

L a validez de una norm a posi ti va no es otra cosa que el m odo parti cul ar de su
existencia. U n a norma positiva existe cuando es válida, pero se trata de una existencia
especia l, diferente de l a de los hechos natural es, aunque l a norm a se encuentre en
estrecha relación con tales hechos. Para que una norma posi tiva exista es preciso que
haya si do creada por un acto, a saber, por un hecho natural que transcurra en le
espac io y en el ti empo. Por otra parte, una norm a regul a l a conducta de los i ndi vi -
duos ; se aplica, pues, a hechos que tambi én transcurren en el espacio y en el tiempo.
C ada norma debe determinar en qué l ugar y en qué momento debe realizarsel a
conducta que prescribe, de tal m anera que su validez tiene un carácter a l a vez
espac ia l y temporal. C u an d o una norm a es váli da sól o para un l ugar y un ti empo
determ inados, no se apl ica sino a los hechos que transcurren en ese ti empo y en ese
lugar. Su validez espacial y temporal es limitada. Por el contrario, cuando una norma
es váli da siempre y en todas partes, se apl ica a los hechos cual esqui era sean el l ugar y
el tiempo en que se produzcan. Su validez es ili mi tada, pero ello no si gnifi ca que sea
i
ndepend i
ente de lespac io y del t iempo , pues los hechos a los cua les l a norm a se
ap lica transcurren siempre en un lugar y en un t iempo determinados .
u n a norm a no tiene so lamente una validez espac ia l y una va lidez temporal.
T ene tamb ién una validez materi al, si se consi deran los hechos parti cul ares, las
i
diversas conductas a las cuales se aplica, sean del orden religioso, económi co o políti-
co. Ti ene, por úl timo, una validez personal, referida a los i ndi vi duos cuya conducta
regula. Estas dos clases de validez, material y personal, son ili mi tadas cuando la

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 31
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

norma puede aplicarse a cualquier hecho que sea o a la humani dad entera. Tal el caso
de la Con sti tuci ón de un Estado federal cuando di stri buye el ám bi to materi al de
validez de las normas jurídicas entre el Estado central y los diversos Estados federados
o cuando una norma mora l se refiere , en pr inc ip io , a todos los seres humanos .
Ex iste todav í a otra relación entre la validez de una norm a y los hechos a los
cuales se aplica. Veremos más adel ante que una norma cesa de ser váli da cuando los
ind iv iduos cuya conducta regu la no la observan en una m edi da sufi ci ente5. La
eficacia de una norma es, pues , una cond ic ión de su validez .

b) E l a c to y su s ig n ifi c a c i ó n

Si toda norma supone un acto por el cual ha si do creada y hechos a los cuales se
aplica, no se la puede identificar, sin embargo, ni con ese acto ni con estos hechos. Es
prec iso tamb ién di sti ngui r lo más cl aramente posi bl e l a norm a del acto que l a ha
creado . Esta labor, por otra parte, no presenta di ficul tad al guna para el j urista, acos-
tumbrado como está a ver dos cosas diferentes en el procedimiento legislativo y en l a
ley que es su resu ltado .
Si analizamos uno cual qui era de los hechos denomi nados j urí di cos (resolución
parlamentaria , acto admin istrativo, sentencia judi ci al, contrato o delito), se pueden
d ist ingu ir dos elementos: por una parte un acto, percepti bl e por l os senti dos, que
acaece en el espacio y en el tiempo, un acontecimiento exterior que consiste frecuen-
temente en una conducta hum ana; por otra parte un senti do, una si gni fi caci ón
específica, de al guna manera inherente a este acto o a este acontecimiento. u n grupo
de hombres se reúnen en una sala, pronunci an discursos, al gunos se levantan, otros
permanecen sentados: estos acontecimientos exteriores significan que una ley ha sido
votada . u n hombre vestido de toga se dirige desde un estrado a otro hombre que se
encuentra frente a él: este hecho s ign if ica que ha s ido pronunc iada una sentenc ia .
u n comerciante envía una carta a otro comerciante, quien se l a contesta: esto significa
que han celebrado un contrato. U n hombre actúa y provoca la muerte de otro: esto
constituye j uríd icamente un hom ici dio o la ejecución de una condena de muerte.
E l acto es un fenómeno exterior. Su si gnifi caci ón por el contrario no es percep-
tible por la vista o por el oí do del mi smo m odo en que se perciben las propiedades de
un ob jeto , su color, dureza o peso. Si n duda, en l a m edi da en que el acto se expresa
por las pal abras del l enguaj e oral o escrito puede, por sí mi sm o, enunci ar su propi a
s ign ificaci ón. É sta es una de las parti cul ari dades de los hechos estudi ados por las
cienc ias soc ia les y espec ia lmente por la cienc ia del derecho. u n a p lanta no puede

5 . Ver p. 115 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
32
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

com un icar nada sobre sí m i sm a al botáni co que l a examina: no trata de dar de sí


m i sm a una i nterpretaci ón ci entífica. u n acto soci al, por el contrario, puede m uy
bien pronunci arse sobre su propi a signifi caci ón, dado que su autor l e atribuye cierto
sent ido , que se expresa de una manera o de otra y que es comprendi do por aquéllos
a los cuales se dirige. Los mi embros de un parl amento pueden declarar su voluntad
de votar una ley y dos comerciantes la de concluir un contrato. L a ciencia del derecho
se encuentra así m uy a menudo, en presencia de una interpretación que es sumi ni s-
trada por los m i smos hechos y que se anti ci pa a l a que deberá establecer un examen
científico.
Por ello es i ndispensab le d ist ingu ir entre el sentido subjetivo y el sentido ob je-
t ivo de un acto . Estos dos senti dos pueden, pero no tienen necesari amente que
coincidir. E l acto que d io celebridad al supuesto capitán de Kopeni ck6fue, en l a idea
de su autor, una orden admini strati va, pero obj eti vamente sól o fue un delito. u n a
soc iedad secreta condena a muerte a un indi vi duo por considerarlo traidor al a patri a
y ordena a una persona de su confianza ejecutar l a sentencia; esto que subjetivamente
es la e jecuc ión de una condena de muerte, desde el punto de vi sta del derecho
ob jet ivo es un crimen, a pesar de que los hechos mi sm os en nada se di sti ngan de la
e jecuc ión de una sentenc ia de muerte .
Cons iderado en su aspecto exterior, un hecho es siempre un fenómeno que se
desenvue lve en el espac io y en el t iempo , y es percept ib le por los sent idos , pero
cuando se trata de un hecho creador de una norma , su s ign if icac ión ob jet iva no es
perceptible por los sentidos ; dicha significación es e l resultado de una interpretación,
, i
es decir de una operac ón intelectual. E n muchos casos esta interpretación objetiva
i l i j i . i
debe hacer abstracc ón de sent do sub et vo dado al hecho C u an d o un ag tador
lí i i i i i l i ,
po t co nc ta a matar a un compatr ota que cons dera com o enemigo de a nac ón
i l li i . l ,
no estamos en presenc a de una norm a m ora mente ob gator a Por e contrario
l l i
encontramos esa norm a en a pa abra de Cr sto que nos exhorta a amar a nuestros
enem igos. Se trata aquí de una norm a posi ti va, dado que ha si do estableci da, de
acuerdo con el Evange lio , en el Sermón de la M ontañ a , o sea por un acto que ha
i l i . i
suced do en una época y en un ugar determ nados Pero, para que este acto const -
l, l
tuya una norma mora es preciso suponer a existencia de otra norma que prescriba
l i i . , l , l j
a obed encia a los mandatos de Cr sto Hay por o tanto en a base del con unto de
, l l i
estos m andatos una norma fundamenta que prescribe e deber de conduc rnos de
l i i i . l ,
a manera nd cada por Cr sto Esta norma fundamenta no es una norma positiva
, l . l
dado que no ha sido “puesta” sino so amente supuesta L a incitación a a muerte que

. li l l lí , , i
6 Loca dad de os a rededores de Ber n don de en 1 9 0 6 un zapatero vest do con un
i i l j i , l l i l j
un form e de C ap tán de e érc to se hizo entregar p o r el a ca de el conten do de a ca a
i i l, i i ili .
m un c pa pretend endo que se trataba de un a orden de las autor dades m tares (N o ta
l .
de a ed en francés.)

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 33
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

emana de un agi tador pol ítico no tiene l a significación de una norma moral, pues no
se encuentra fundada sobre al guna otra norma que confiere directa o indirectamente
a este ag itador la autor idad de alistar normas obligatorias.
Encontramos la m ism a diferencia entre el acto de un band ido que constriñe a su
ví cti ma a entregarle una sum a de dinero y el acto de un funci onari o que obli ga a un
contribuyente a abonar sus impuestos . Subj etivamente ambos actos tienen l a mi sma
s ign ifi caci ón, pero sol amente el segundo consti tuye una norm aj urí di ca desde el
punto de vista objetivo, ya que las normas de carácter general crean l a obli gaci ón de
pagar impuestos y atribuyen el carácter de funcionari o al recaudador. A su vez, estas
normas generales han sido creadas por actos que son interpretados como aplicaciones
de la Const ituc ión . L a validez de la ley fiscal reposa, pues, sobre l a Consti tuci ón y l a
validez del m andato de pagar el i mpuesto deriva de estal ey, en tanto quel a orden del
band ido no es una norma jur íd ica vá lida ya que no se funda en la Const ituc ión .
o t r o e jemp lo : ¿cómo dist inguir la e jecuc ión de una condena de muerte de un
asesinato? Exteri ormente estos dos hechos son semejantes. Sól o una operaci ón inte-
lectual, la confrontac ión del hecho con el código penal y el código de procedimiento
penal, permi te ver en el pri m ero un acto estatal y en el segundo un crimen. D e la
m i sm a manera, un cam bi o de cartas consti tuye l a concl usi ón de un contrato si es
conforme a las reglas del código c iv il, y e l documento que denominamos código c iv il
es una ley si ha sido d ictado por el órgano legislativo inst itu ido por la Const ituc ión
sigu iendo el procedi mi ento prescrito a ese efecto. L a Consti tuci ón, a su vez, puede
haber sido establecida conforme a las reglas contenidas en una Consti tuci ón anterior,
pero si empre habrá una pri m era Consti tuci ón m ás allá de l a cual no es posi bl e
remontarse.
Pero ahora cabría preguntarse: ¿por qué les preciso observar las reglas contenidas
j í en
l
esta primera l l
Constitución? ¿Por qué tienen a significación objetiva de normas ur di-
cas? E acto por e cua la primera Constitución ha sido creada no puede ser interpreta-
do como l a apl icación de una norma j urí di ca anterior. Di cho acto es, pues, el hecho
fundamenta l del orden j urí di co derivado de esta Consti tuci ón. Su carácterj urí di co
solamente puede ser supuesto y el orden j urídico todo entero se funda sobre la suposi-
ción de que la primera Constitución era un agrupamiento de normas jurídicas válidas.
E sta supos ic ión es en sí m i sm a una norma , ya que significa que es preciso
observar las reglas contenidas en la primera Const ituc ión . Se trata, pues , de la norma
fundamenta l del orden j urí di co derivado de esta Consti tuci ón. N o es, sin embargo,
una norm a de derecho positivo. N un ca fue “puesta” , s ino so lamente supuesta . Nos
ocuparem os más ade lante de su s ign if icac ión y del pape l que desempeña en un
orden juríd ico7, pero desde luego podemos afirmar que para atribuir a ciertos hechos

7 . Ver p. 112 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
34
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

la calidad de hechos creadores de normas válidas es necesario suponer la existencia de


una norma fundamenta l. En otros términos, l a validez de toda norma positiva, ya sea
moral o j urídica, depende de l a hipótesis de una norma no posi tiva que se encuentra
en la base del orden normat ivo al cual la norma jur íd ica pertenece .
u n a norma fundamental confiere a un hecho fundamental, como los m anda-
m ientos de Cr isto o el establec im iento de la pr imera Const ituc ión de un Estado la
cua lidad de hecho creador de normas . So lam ente tiene un puro carácter forma l,
dado que no representa en sí m ism a ni ngún valor moral o j urí di co, pero permi te la
creación de tales valores por med io de normas positivas.
L a existencia o, lo que es lo m ismo , la validez de las normas positivas (en part icu-
lar a de las normas jurídicas) no depende so lamente de la supos ic ión de una norma
l
fundamenta l, sino tamb ién , como lo hemos visto , de hechos que se desenvuelven en
e l espacio y en e l tiempo , a saber , de actos por los cuales estas normas han sido creadas
y luego aplicadas. Las normas jur íd icas expresan la s ignif icación de ciertos hechos y
éstos son determinados a su vez por otras normas jurídicas . Para describir este conjun-
to de relaciones la ciencia del derecho formu la proposiciones que pueden ser verifica-
das por la experiencia . Son , pues , verdaderas o falsas, a la manera de las proposiciones
por las cuales una ciencia de la naturaleza describe su objeto . Se puede considerar as í
al derecho positivo , ob jeto de la ciencia jur íd ica , com o una real idad específica. Esta
rea lidad jur íd ica se d ist ingue de la rea lidad natura l por su s ign if icac ión normat iva
específica que se funda sobre una norm a fundamenta l supuesta .
E l sentido subjetivo de los actos creadores de derecho es el de prescribir o permitir
una conducta determinada . Su sent ido objetivo , tal como es ac larado por la ciencia
jurídica, es el de ser normas jurídicas. Estas normas se expresan con la ayuda de fórmulas
diversas . Pueden recurrir a la forma imperat iva (“pagarás tus deudas” , “no robarás” ,
“castigarás a l ladrón”) o limitarse a verificar que el ladrón es castigado, será castigado o
debe ser castigado. Cuando se trata de permitir una conducta determinada, las normas
pueden declarar que cada uno tiene el derecho de comportarse de tal o cual manera ,
pero tamb ién pueden omit ir simplemente proh ibir esta conducta . L a mayoría de las
veces la fórmu la emp leada por el legis lador peca por su fa lta de claridad y es difícil
determinar s i su sentido subjetivo es e l de una prescripción o e l de una autorización. Así
un cód igo pena l defin irá primeramente un delito enunc iando , por e jemp lo , que e l
hurto es el apoderamiento de un objeto mueble sin el consentimiento de su propieta-
rio; luego establecerá que e l ladrón es pas ible de la pena de seis meses a diez años de
prisión . ¿Está esa pena entonces prescrita o solamente autorizada?
E l j uri sta ll amado a determinar el senti do objeti vo del acto dell egisl ador dirá
:
l j l l i i
“E que se apoderare de un ob eto m ueb e sin e consent m ento de su prop etar o i i
debe ser sanci onado con l a pena de seis meses a diez años de prisi ón por l a autori dad
competente” . L a pal abra “debe” dej a entonces abiertal a cuestión de saber si se trata
de una norma j urí d ica que prescribe o perm ite una conducta determinada .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 35
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

c) E l d e r e c h o es u n s i s t e m a d e n o r m a s

Considerado desde el punto de vista estático, el derecho es sol amente un sistema


de normas a las cuales los hombres prestan o no conformi dad. Los actos por los cuales
estas normas son creadas y aquellos con los cuales se relacionen sól o tienen i mportan-
cia para el derecho así concebi do en la m edi da en que son determinados por normas
jur íd icas . D esde este punto de v ista , tienen el carácter de actos j urí di cos, pero no
forman parte del sistema de normas jurídicas.
A l dictar una ley e l parlamento aplica la Const ituc ión ; realiza un acto legislativo
conforme a l a Consti tuci ón, pero el derecho no está consti tui do por este acto, sino
por la Consti tuci ón y por l a ley dictada por el parlamento. D el mi smo m odo cuando
el juez, fundándose en el códi go penal, pronunci a una condena de muerte y cuando
el verdugo ejecuta l a sentenci a, los actos de estos dos funci onari os son conformes a
derecho ; se trata de actos j urí di cos por l os cuales el derecho es apli cado, pero el
derecho m ism o no actúa . Es so lamente el hombre quien actúa observando o vi ol an-
do el derecho.
E n cambio, si consi deramos al derecho desde el punto de vi sta di námi co, o sea
la manera en que es creado y apli cado, debemos poner el acento sobre l a conducta
humana a l a cual se refieren las normas jurídicas. Estas normas son creadas y aplicadas
l
por los hombres y los actos que se cump en a este efecto son regulados por las normas
j í i . l l i l i l i l
ur d cas E derecho tiene a part cu ar dad de que regu a su prop a creación y ap i-
. i i l l l l , l j í i
cación L a C onst tuc ón regu a a egis ación o sea a creación de normas ur d cas
j l l
generales ba o a form a de leyes. Las leyes regu an a su vez los actos creadores de
, i j í
normas jurídicas particulares (decisiones judiciales actos admin strativos, actos ur -
i i . li i
d cos de derecho pr vado) Por ú t m o los actos por los cuales las sanc ones son
i l l
ejecutadas aplican las normas jurídicas sin crear otras nuevas. Tamb én el os tienen e
j í i l i j .
carácter de actos ur d cos en a med da en que son regidos por las normas urídicas
i í
u n a teoría dinám ca del derecho tiene as por objeto un sistema de actos que son
i j í i li
determ nados por las normas de un orden ur d co y que crean o ap can dichas
normas.
l ,
Los actos por los cuales e derecho es creado o aplicado no son por otra parte, los
j . l
únicos determinados por las normas urídicas Así un delito no tiene e carácter de un
i l li i .
acto creador de derecho n tam poco e de un acto de ap cac ón del derecho Lo
i j
m smo sucede con aquellos actos por los cuales se ejecuta una obligación urídica o se
.
ejerce un derecho subjetivo Puede decirse que toda conducta humana está directa o
l l i i
indirectamente determinada por e derecho. Cuando e acto de un ind v duo no está
i i , l i
proh b do por una norma jurídica e derecho positivo mpone a los demás la obliga-
i i li i . j í i
ción de no mped r su cump m ento u n a conducta que no está ur d cam ente
i i j í i ii i i i
proh b da está ur d camente perm t da y en este sent do está nd rectamente deter-
i l i l
m nada por e derecho. L a ún ca conducta directamente determinada por e derecho
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
36
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

es, entonces, aquella que tiene por efecto impedir el cumplimiento de un acto permi-
tido por la norma8.
L a afirmación de que l a conducta de los hombres está enteramente determinada
por el derecho no si gni fi ca que esta conducta sea necesari amente m oti vada por las
noci ones que los hombres se han formado de las normas j urídicas. Qui ere decir que
las normas de un orden j urí di co se refieren a todos l os actos de l a conducta de los
indivi duos reñidos por este orden; que las normas los determinan de manera norma-
tiva y no causa l. E n otros térmi nos, no hay conducta hum ana que no pueda ser
juzgada desde un punto de v ista j urí di co o a l a cual no sea apli cabl e el derecho
positivo , nac iona l o internacional .
D e aqu í resu lta que un orden jur íd ico no puede tener lagunas9.
L a cienci a j urí di ca puede, pues, bri ndar una dobl e defi ni ci ón del derecho,
según se col oque en el punto de vi sta de una teoría estática o de una teoría dinámica.
E n el primer caso, el derecho aparece como un conj unto de normas determinantes de
las conductas humanas ; y en el segundo, como un conj unto de conductas humanas
determinadas por las normas. L a primera fórmul a pone el acento sobre las normas, la
segunda sobre las conductas, pero ambas indi can que la ciencia del derecho tiene por
ob jeto las normas creadas por i ndi vi duos que poseen l a cal idad de órganos o sujetos
de un orden j urí d i co, o l o que es l o mi sm o, órganos o mi em bros de la com uni dad
const itu ida por tal orden .

d ) N o r m a j u r í d i c a y re g l a d e d e re c h o

Contra l a tesis de que las normas jurídicas constituyen el obj eto de l a ciencia del
derecho se ha sostenido que estas normas son solamente el instrumento utilizado por le
jur ista para describir a l derecho. D e la m i sm a manera que las ciencias de la naturaleza
recurren a las l eyes causales para expl icar los fenómenos naturales, la ciencia del derecho
explicaría l a conducta de los hombres con l a ayuda de las normasj urídicas. Esta obje-
ción proviene de una confusión entre la norma j urídica y l a regla de derecho.
Entendemos por reglas de derecho (Rechtssatze) las proposiciones medi ante las
cuales l a cienci a j urí di ca describe su obj eto. Este úl ti mo l o consti tuyen las normas
j íd icas , tales com o han s ido creadas por actos jur í d i cos. Si consi deramos que las
ur
reglas de derecho son tambi én normas, estamos empl eando la pal abra norma en un
sent ido descriptivo y no ori ginario. Las reglas de derecho no son creadas por actos
jurídicos, es decir, por individuos que poseen la calidad de órganos o de miembros de

8 . E s decir, la conducta proh i b i da. (N . del T.)


9 . N o s referi remos m ás adel ante al probl em a de las l agunas (p. 134).

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 37
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

una com un i dad j urí di ca. Son form ul adas por j uri stas deseosos de comprender y
describir el derecho, que empero no actúan en su actividad científica como órganos
o m iembros de la com un idad jur íd ica que estudian .
La función de los órganos y de los miembros de una comun idad jur íd ica consis-
te en crear o apl icar las normas j urí di cas que regul an l a conducta de los i ndi vi duos
integrantes de esa comuni dad. N o en describir estas normas ni buscar l a adquisi ción
de un conoci mi ento científico. Si n duda, para crear una normaj urí di ca es necesario
d isponer de cierto número de conoci mi entos: el legisl ador debe conocer l a materi a
que quiere regular, el j uez comprobar los hechos respecto de los cuales pronunci ará su
fall o. Pero, desde el punto de vi sta del derecho, estos conoci mi entos previ os no
desempeñan un pape l esencial. Sól o i mporta l a norma general creada por el legislador
o l a norma indi vi dual creada por el j uez sobre l a base de los conoci mi entos que han
adquir ido . u n m iembro de un parl amento puede tener sól o un conoci mi ento muy
superfic i al de las proposi ci ones sobre las cuales es ll amado a pronunci arse, pero su
decis ión influ irá sobre la del par lamento .
La tarea del jurista , por e l contrario , consiste en conocer e l derecho, describirlo
con la ayuda de las reglas de derecho. E n tanto que la norm a jur í d ica im pone
obli gac iones y confiere derechos subjetivos , la regla de derecho no puede tener tal
efecto . Só lo puede ser verdadera o falsa. S i una norm a jur íd ica prescribe la pena de
muerte en caso de robo, se la puede considerar justa o in justa , pero no tiene ningún
sentido decir que es verdadera o falsa. E n cambio , si deseando describir esta norma,
un jur ista formu lara una regla de derecho que dijera : “E l que comete un robo debe
ser condenado a una pena de pr is ión” , esta regla de derecho sería falsa.
La regla de derecho es, en l a ciencia j urí di ca, el equivalente de l a ley causal en la
cienc ia de la natural eza. E s el i nstrumento m edi ante el cual l a ci enci a del derecho
describe su obj eto, consti tui do por las normasj urí di cas creadas y apli cadas en le
m arco de un orden j urí di co. L a regl a de derecho es un acto de conoci mi ento, en
tanto que la norma jur íd ica es un acto de vo luntad .
D e aqu í resulta que la reg la de derecho no es un imperativo sino un jui ci o
h ipotético , tal como lo hemos demostrado en una de nuestras primeras obras10. Por
el contrar io , la norm a jur íd ica puede m uy b ien presentarse ba jo la form a de un
imperativo , dado que la función de los órganos legislativos, judiciales o admin istrati-
vos, que crean y apli can las norm as j urí di cas, no es l a de conocer o describi r estas
normas sino prescrib ir o autorizar una conducta determ inada . E l agente de po lic ía
que m ed iante un toque de s ilbato ordena a un automov ilista detenerse crea una
norm a jur íd ica ind iv idua l. L a ley que prescribe al tr ibuna l de po lic ía im poner una

10. Hauptprobleme der Staatsrechtstehre, entwickeltaus derLehre vom Rechtssatze, Tüb i ngen ,
1911 , 2da . ed i c ión , 1923 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
38
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

m u lta al automovili sta que no se ha someti do a las órdenes de un agente de policía,


es una norm a general, cua lqu iera sea la form a gramat ica l ba jo la cua l se presente .
H asta lo que se llama el “ju ic io” de un tribunal no es un verdadero juic io en el sentido
lógico de esta palabra .Es una norma ur j ídica que prescribe una conducta determina-
i i i
da a los nd v duos a los cuales se dirige.
L a situación es diferente cuando un jurista, describi endo el derecho relativo a la
circulación de los automóviles, formul a una proposi ci ón que dice: “Si un automovi-
li
sta no obedece las órdenes de un agente de po lic ía , un tr ibuna l de poli cí a debe
aplicarle una multa” . Esta proposi ci ón es un verdadero j ui ci o hi potético; no se trata
de una norm a jur íd ica, si no de una regla de derecho. Si el automovili sta ll amado a
comparecer ante el tri bunal consul ta a un abogado, éste le dirá: “ Si usted no ha
obedec i do al agente de poli cí a, el tri bunal le debe apl icar una m ul ta”. El abogado
enunc iará así una regl a de derecho, pues su funci ón no es l a de di ctar normas
jur íd icas , s ino so lamente conocer las que se encuentran en vigor.
Podemos, pues, afirmar simul táneamente que las reglas de derecho sonj ui ci os
formul ados por l a ciencia j urí di ca y que el objeto de esta ciencia está consti tuido por
normas j urídicas. N o hay aquí ni nguna contradicción. Sin duda puede considerarse
que las normas creadas y apli cadas en el cuadro de un ordenj urí di co no tienen le
carácter de normas j urídicas en tanto no sean reconocidas por l a ciencia del derecho.
Corresponderá entonces a esta ciencia atribuir a ciertos actos l a significación objetiva
de normas jurídicas. Pero esto no nos impide afirmar que las normas jurídicas forman
el ob jeto de la ciencia del derecho o, lo que es lo mi smo, que el derecho es un sistema
de normas. Tal defini ción se aj usta perfectamente al a teoría de Kant, para quien el
conoc im iento consti tuye o crea su obj eto, dado que aquí se trata de una creación
ep istemol ógi ca y no de una creación por el trabaj o del hombre, en el sentido en que
se dice que el l egisl ador crea una l ey. D e l a mi sm a manera los fenómenos naturales
que form an el obj eto de las ciencias causal es no son creados por ellas si no en un
sentido puramente epistemológ ico .
Podría objetarse que la regla de derecho formu lada por la ciencia jur íd ica es una
repetición superflua de l a normaj urídica, ya que sel imita a reproducir el contenido.
E n los hechos esta reproducción es tan poco superflua como l a acción de un pianista
e jecutando una sonata. Éste despliega una actividad creadora aunque sea totalmente
diferente de l a del compositor. D eci m os, que interpreta l a sonata. Pues bien, ésta es
exactamente la tarea del j uri sta respecto de l a obra del legislador.

e) L a r e g l a d e d e r e c h o es u n a l e y s o c i a l

C om o acabamos de ver, las reglas de derecho son, al igual que las l eyes naturales,
ju ic ios h ipotéticos y por consiguiente no categóricos. Ellos establecen una relación

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 39
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

entre una condi ci ón y una consecuenci a según el esquema “ Si A, entonces B ”. La


natural eza de esta rel ación no es, si n embargo, l a mi sm a en l os dos casos. L a ley
natural enuncia: “S i A es, entonces B es”. Di cho en otros términos: si el acontecimien-
to A se produce efectivamente, el aconteci mi ento B se si gue necesari a o probabl e-
mente . E jem p lo: “ Si se calienta un cuerpo metálico, se produce su dilatación” .
L a regla de derecho recurre a un esquema diferente: “Si A es, entonces B debe
ser” , es decir, si el acontecimiento A se produce efectivamente, el acontecimiento B
debe seguir (aunque efectivamente no lo siguiera) . E jempl o: “Si un i ndi vi duo come-
te un robo , debe ser condenado a una pena de pr is ión” .
E n la ley natura l la relación entre la cond ic ión y la consecuenc ia es una relación
de causa a efecto, mientras que en l a regla de derecho l a consecuenci a es i m putada a
la condi ci ón. Pero, en am bos casos, se trata de un j ui ci o hi potéti co. Esto permi te
establecer una analogía entre l a regla de derecho y la ley natural, entre el princi pi o de
i putac ón
m i y el de causa lidad . L a im putac ión es el pri nci pi o de las leyes soci al es
merced al cual las ciencias normativas describen su objeto. E n este sentido,l a regla de
derecho es una ley social y expresa el carácter normativo de su obj eto afi rmando que
tal consecuencia debe seguir a tal condi ci ón. Sól ol a circunstancia de que el derecho
sea un sistema de normas aplicables a l a conducta de los hombres permi te al a regla de
derecho describ ir estas normas según el esquema de l a i m putaci ón de una conse-
cuencia a una cond ic ión .

f ) D e r e c h o p o s i t iv o y d e r e c h o n a t u r a l

El derecho que constituye le objeto del a cienciaj urí di ca es le derecho posi tivo,
ya se trate del derecho de un Estado particul ar o del derecho i nternaci onal. Sól o un
orden j urí di co posi ti vo puede ser descri to por las reglas de derecho y una regl a de
derecho se rel aciona necesariamente con tal orden. L a regla de derecho que afirma:
“Si alguien comete un robo, un tri bunal debe penarlo” , únicamente tiene sentido en
el marco de un orden juríd ico determinado . Para hacer explícita dicha regla es nece-
sario precisarla diciendo, por e jemp lo: “Si el órgano legislativo del Estado francés ha
di ctado una n orm a general que prescri be a todo tri bunal francés penar a l os que
cometan un robo en el territorio sometido a su jurisd icc ión , y si el tr ibuna l com pe-
tente respecto de dicha norma general comprueba que un individuo ha cometido un
robo, debe condenarlo al a pena fij ada por el órgano legisl ati vo del Estado francés”.
Vano intento sería el de describi r los fenómenos natural es con l a ayuda de
proposi ci ones normati vas. D eci r que un metal som eti do al cal or debe dilatarse no
tiene sentido, puesto que l a reacción entre el calor y l a dilatación, tal como es descrita
por las leyes físicas según el princi pi o de causal idad, no es establecida por un acto de
voluntad que tenga la significación de una norma, como es el caso para las reglas de

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
40
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y la n a t u r al e za

derecho. Entre un robo y el castigo del ladrón no hay una relación de causa a efecto,
sino una relación fundada sobre el princi pi o de i mputación. Ell a supone l a existencia
de una norma que prescriba castigar a los ladrones, perteneciente a l derecho positivo ,
es decir, establec ida por un acto de vo luntad rea lizado en el espacio y en el t iempo .
Por otra parte esta norma no es afectada por la comprobaci ón de que al gunos robos
son cometidos sin que el ladrón sea luego castigado.
E l error característico de la doctrina del derecho natural11 consiste en ignorar esta
diferencia entre la naturaleza y el derecho, o más exactamente entre las l eyes causales
formul adas por las ciencias de l a naturaleza y las reglas de derecho formul adas por la
ciencia j urídica. Para esta doctrina, en efecto, las l eyes naturales son reglas de derecho,
reglas de un derecho natural. Su punto de parti da es l a i dea de una natural eza
leg is ladora , que sería una creación de D ios , una m ani festaci ón de su vol untad. L a
relación entre l a causa y el efecto, tal com o es form ul ada en las leyes naturales, sería
establecida por l a vol untad de Di os, de l a mi sm a manera que l a relación entre el acto
ilíci to y l a sanci ón es estableci da por l a vol untad de un legisl ador humano, autor de
normas jurídicas positivas . A l pretender encontrar normas j urídicas enl a naturaleza,
la doctr ina del derecho natura l se funda sobre una interpretación rel igi osa o social-
normati va de l a natural eza. É sta tendrí a su ori gen en l a orden de Di o s (“H ágase la
luz, y la luz fue”) y estaría sometida a su voluntad como el hombre está sometido al as
normas jurídicas. N o habría, pues, ni nguna diferencia entre l a natural eza y la socie-
dad , fa lta derivada de no saber d ist ingu ir lo que es y lo que debe ser.
Contrar iam ente a la doctr ina del derecho natural, que es una metafí si ca del
derecho, la ciencia j urí di ca únicamente puede ser una ciencia del derecho positivo, o
sea del derecho creado y apli cado por l os hombres. Esto i m portal ai dea de que le
derecho positivo es un orden social eficaz, dado que para el j uri sta un ordenj urí di co
sólo es válido si de una manera general los indi vi duos a los cuales se dirige conforman
sus conductas a las normas que lo consti tuyen. Si n duda no es necesari o que estos
ind iv iduos se conduzcan , en toda c ircunstancia y s in excepción, de l a manera pres-
crita por las normas j urídicas, ya que siempre hay cierto desacuerdo entrel a conducta
de los hombres y las normas que la regulan. M as un orden j urí di co puede ser consi-
derado eficaz cuando la amp litud de este desacuerdo no traspasa cierto límite.
N o hay, pues, identidad entre l a validez y l a eficacia de un orden jurídico. Com o
veremos más adelante12, un orden j urí di co extrae su validez de su norma fundamen-
tal, que es una h i pótesi s ci entí fi ca que atri buye a l a pri mera Con sti tuci ón de un
E stado el carácter de un si stema de norm as váli das. A hora bi en: tal norm a funda-
m enta l es supuesta por la c ienc ia de l derecho só lo si la Con st ituc ión con la cua l se

11 . A este p u n to nos refer iremos m ás ade lante (p . 87) .


12. Ver pág . 113.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 41
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o I

relaciona form a l a base de un orden j urí di co eficaz. E n otros térmi nos, cuando un
documento se presenta subjetivamente como la primera Const ituc ión de un Estado ,
la c ienc ia de l derecho sól o le atri buye l a si gni fi caci ón obj eti va de un si stema de
normas vá li das cuando ll ega a i nstaurar un orden j urí di co eficaz. Pero, aun si un
orden jurídico es válido solamente cuando los individuos a los cuales se dirige confor-
m an sus conductas de una manera general a las normas que l o consti tuyen, son
siempre las normas j urí di cas las que forman el derecho y no l a conducta efectiva de
l hombres .
os

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
42
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u lo II

El d e rec h o y la m o ral

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1. E l d er ec h o y la J ust i c i a

Cuando en una regla de derecho expresamos que l a consecuenci a debe seguir a


la cond ic ión , no ad jud icamos a l a pal abra “debe” ni nguna signifi caci ón moral. Q ue
ta l conducta sea prescri ta por el derecho no si gni fi ca que l o sea i gual mente por la
mora l. L a regl a de derecho es un i nstrumento que sirve para describi r el derecho
posi tivo tal com o ha si do estableci do por las autori dades competentes. D e aquí se
desprende que el derecho posi ti vo y l a moral son dos órdenes normati vos distintos
uno del otro. Esto no si gni fi ca que sea menester renunci ar al postul ado de que le
derecho debe ser moral, puesto que, precisamente, sólo considerando al ordenj urí di-
co como d ist into de la mora l cabe calificarlo de bueno o de malo .
S in duda , el derecho pos itivo puede , en ciertos casos , autorizar la ap licación de
normas morales. Es decir que delega en la moral el poder de determinar la conducta
por seguir . Pero desde que una norm a m ora l es apli cada en vi rtud de una norm a
j íd ica adquiere , por ta l c ircunstancia , el carácter de una norma j urí di ca. Inversa-
ur
mente , puede suceder que un orden moral prescriba l a obedi encia al derecho posi ti-
vo . E n este caso el derecho se convierte en parte integrante de l a moral, l a cual tiene
una autonom ía puram ente formal, dado que al delegar en el derecho posi it vo le
poder de determinar cuál es l a conducta moral mente buena, abdi ca lisa y l lanamente
en favor del derecho y su función queda l imitada a dar unaj ustificacióni deológi ca al
derecho positivo .
Para que el orden moral sea distinto del orden j urí di co es preciso que el conteni-
do de las norm as moral es no se confunda con el de las normas j urí di cas, y que no
haya, por consiguiente, relación de delegación del derecho a la mora l o de la mora l a l

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 45
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o II

derecho. Graci as a esta condi ci ón resul ta posi bl e pronunci ar un j ui ci o moral sobre


un orden jurí d i co consi derado en su conj unto o sobre cual qui era de las normas que
lo constituyen. Medi ante este j ui ci o puede comprobarse l a conformi dad u oposi ción
entre tal norma moral y tal norma j urí di ca, es decir que desde el punto de vi sta de l a
mora l l a norma j urí di ca es buena o mala, j usta o i njusta. H ay aquí unj ui ci o de valor
emit ido sobre l a base de una norma moral y, por consiguiente, extraño al a ciencia de
l
derecho, puesto que no es pronunc iado sobre la base de una norma jurídica.
Los únicos jui ci os de valor que l a ciencia del derecho podrí a pronunci ar teórica-
mente son aquel los que comprueban l a conformi dad u oposi ci ón entre un hecho y
una norma jur íd ica. El hecho sería entonces declarado l ícito o ilíci to, l egal o ilegal,
const ituc iona l o anticonsti tuci onal. C o m o ya lo hemos destacado, tales j ui ci os de
valor son en reali dad jui ci os de hecho, ya que las normas con las cuales se relacionan
han s ido creadas por actos que son hechos acaecidos en el espacio y en el ti empo1 . La
ciencia jur íd ica no puede, sin embargo, pronunciarse, puesto que el derecho positivo
tiene la particu lar idad de reservar a ciertos órganos el poder de decidir si un hecho es
lícito o ilícito. Tal decisión tiene, en efecto, un carácter constitutivo y no simplemente
declarativo . T iene efectos j urí di cos y equivale, por l o tanto, a un acto creador de
derecho . C u an d o se trata de determ i nar si un i ndi vi duo ha com eti do un crimen y
debe ser cast i gado, úni camente el tri bunal competente puede pronunci arse sobre le
punto , y desde el momento en que ha tomado su decisión en úl ti ma instanci a se dice
que la m i sm a tiene fuerza de l ey. El j uri sta que describe el derecho debe aceptarl o
como la norma j urí d i ca apl icabl e al caso concreto. Toda opi ni ón diferente carece de
importancia jurídica.
Cuando un acto que se presenta baj o l a forma de un acto creador de derecho no
es conforme a las prescripciones de l a norma que l o ri ge, no adquiere l a calidad de acto
jur íd ico y no tiene los efectos que pretende tener. Carece , pues, de l a si gni fi caci ón
ob jeti va de un acto creador de derecho; pero sol am ente l a autori dad competente
puede hacer en forma váli da la verificación.
Igualmente la ciencia jur íd ica carece de competencia para decidir si una ley es
conforme a l a Consti tuci ón. Esta decisión pertenece ya al parl amento, ya al tribunal
encargado de ap licar l a ley o a un tri bunal especial. Si l a autori dad competente ha
declarado que la ley es constitucional, el j uri sta no puede considerarla como despro-
vista de efectos jurídicos.
A veces sucede que el derecho positivo confiere a todo ind ivi duo interesado el
poder de pronunc iarse sobre el carácter lícito o ilícito de un acto jurídico . Este poder

1. Ver pág . 21 [Tamb ién , de l m i sm o autor, cf. “ Los j ui ci os de val or en l a ci enci a del
derecho” , en L a idea del derecho n atu ral y otros ensayos, Buenos Ai res, 1946, págs. 23-65.
(N . de l T.)]

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
46
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y l a m o ral

resulta entonces descentralizado, como en el caso de los órdenes jurí di cos primitivos
y especialmente en el derecho internacional. Pero el indi vi duo o el Estado que ejerce
este poder actúa como órgano de la com un idad j urí di ca con el mi sm o título que los
órganos centra lizados encargados de pronunci arse sobre l a consti tuci onali dad de
una ley. L a cienci a del derecho no tiene competenci a para decidir si un E stado ha
v io lado el derecho internaciona l o si un órgano de la comuni dad internacional no ha
cump li do con las normas del tratado que lo instituyó. Sol amente puede describir el
derecho tal como ha s ido creado y aplicado por los órganos competentes.
Se ha ob jetado esta tesis afi rmando que para describir el derecho creado por los
órganos competentes l a ciencia j urí di ca debe decidir cuáles son estos órganos y, más
especia lmente , si tal indi vi duo tiene l a competenci a que se atri buye y si ha obrado
conforme a las normas que se l a otorgan, puesto que una decisi ón sobre l a legal idad
de un órgano se apoya , en defini tiva, sobre la legalidad de sus actos.
E stá claro que el derecho positivo no puede prever siempre el recurso ante un
órgano superior para decidir sobre la l egalidad de un órgano inferior, parti cul armen-
te cuando se trata de la l egali dad del órgano supremo de un orden j urí di co. E n un
caso seme jante l a l egali dad depende de l a acti tud de los órganos inferiores. Así,
cuando es dudoso que un fall o de la Corte Suprem a sea real mente lo que pretende
ser, porque los indi vi duos que l a com ponen no han si do desi gnados conforme a la
Const ituci ón, l a cuesti ón no es zanj ada por l a ci enci a del derecho, si no por los
órganos encargados de ejecutar las decisiones de l a Corte Suprema. Si deciden ejecu-
tar un fa llo dudoso , el j uri sta sól o tiene l a posi bili dad de consi derarl o com o una
sentenci a de l a Corte Suprema. Si se ni egan a ejecutarlo, el fall o es nul o2. N o tiene
existencia jur íd ica y no puede ser ob jeto de la cienc ia del derecho.
E l que considera ju sto o in justo un orden jur íd ico o a lguna de sus normas se
funda , a m enudo , no sobre una norm a de una m ora l positiva , es decir, sobre una
norm a que ha s ido “puesta” , sino sobre una norma s imp lemente “supuesta” por é l.
Así considerará, por ejemplo , que un orden jur íd ico comunista es in justo puesto que
no garantiza la libertad individual. C on ello supone , entonces, que existe una norma
que dice que e l hombre debe ser libre. Ahora bien, tal norma no ha sido establecida
por la costumbre ni por el m andato de un profeta: sol amente ha sido supuesta como
const ituyendo un valor supremo , inmediatamente evidente. Tamb ién podemos co-
locarnos en un punto de vista opuesto y considerar que un orden jur íd ico comunista
es ju sto puesto que garantiza la seguridad social. Suponem os entonces que el valor
suprem o e inmed iatam ente ev idente es una norm a que dice que el hom bre debe
vivir en seguridad .

2 . E l prob lem a de la nu lidad será exam inado m ás ade lante (pág . 125) .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 47
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o II

Las opi n iones de los hombres divergen en cuanto a los valores que han de
considerarse como evidentes y no es posi bl e realizar todos estos valores en el mi smo
orden social. Es necesario, entonces, elegir entre l a libertad i ndi vi dual y la seguridad
social, con l a consecuenci a de que los parti dari os de l a li bertad j uzgaran i nj usto un
orden j uríd ico fundado sobre la seguridad , y viceversa.
Por el mi sm o hecho de que estos valores son supuestos supremos no es posi bl e
darles una just ifi caci ón normativa, ya que por encima de ellos no hay normas supe-
riores de las cuales se los pueda considerar derivados. Son móvi les de orden psi col ó-
g ico l os que conducen al i ndi vi duo a preferir l a li bertad o l a seguri dad, y tienen su
fundamento en el carácter. El que tiene confianza en sí mi smo optará probablemente
por l a li bertad, y el que sufre un com pl ej o de i nferi ori dad preferirá si n duda la
seguridad .
Estos ju ic ios de valor tienen, pues , un carácter sub jet ivo , porque no se fundan
en una norma positiva , sino en una norma so lamente supuesta por e l que los enun-
cia. Por e l contrario, los ju ic ios de valor que verifican que tal hecho es o no conforme
a una norma pos it iva tienen un carácter objet ivo , dado que se refieren a los hechos
por los cuales la norma ha sido creada. En realidad, no se trata de verdaderos ju ic ios
de valor, sino de j ui ci os de hechos, y a este título pueden ser el objeto de una ciencia.
Porque tienen un sentido puram ente subj eti vo, los verdaderos j ui ci os de valor se
encuentran fuera de l dom in io c ient íf ico , dado que la ob jet iv idad es un e lemento
esencial de toda ciencia.
E n consecuencia, l a ciencia del derecho no puede declarar que tal orden — o tal
norm a j urí di ca— es j u sto o i nj usto, pues tal j ui ci o se funda, ya sea en una moral
pos itiva — es decir, en un orden normati vo diferente e i ndependi ente del derecho
positivo— o en un verdadero ju ic io de valor, con carácter sub jetivo .
Además, l a i dea de l a j usti ci a no se presenta casi nunca como un valor relativo,
fundado sobre una m ora l posi ti va, establ eci da por l a costumbre, y por esta razón
d iferente de un l ugar a otro, de una época a otra. E n su senti do propi o l a i dea de
just ic ia es un valor abso luto , un princi pi o que pretende ser válido siempre y en todas
partes , i ndependi entemente del espaci o y del ti empo: es eterna e i nmutabl e. Ni la
ciencia del derecho posi tivo ni ni nguna otra ciencia pueden determinar su conteni-
do , que varía al infin ito .
M ás aún, l a hi stori a del espí ri tu hum ano que se esfuerza en vano desde hace
siglos en resolver este probl ema, muestra que l a j usti ci a absol uta no puede ser defini-
da rac iona lmente3. D o tad a de una validez absol uta, l a j usti ci a está más allá de toda
experiencia, como la idea p latón ica está más allá de la realidad sensible y la cosa en sí

3 . C f . H . Kelsen , “ ¿Q ué es la just ic i a?” , en L a idea del derecho n atu ral y otros ensayos,
Buenos Ai res, 1946 . (N . de l T.)

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
48
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o y l a m o ral

es trascendente a los fenómenos. El carácter metafísico de este dual ismo ontol ógico lo
reencontramos en el duali sm o de l a j usti ci a y el derecho, en el cual l a funci ón es
dob le : por un l ado permi te a l os espíritus opti mi stas o conservadoresj usti fi car un
Estado o un orden social pretendiendo que es conforme al ideal, y por otro l ado a los
espíritus pes im istas o revo luci onarios criticarl o por l a razón contrari a. D e esto se
desprende que es tan i m posi bl e determi nar ci entí fi camente, es decir, de manera
racional y fundándose sobre la experiencia, cuál es l a naturaleza de la i dea o de la cosa
en sí, como obtener por la mi sma vía una definición de la noci ón dej usticia. Todas l as
tentativas hechas en esta dirección sol amente han conduci do a fórmul as compl eta-
mente vacías de sentido, tales como “haz el bien y evita el m al ”, “a cada cual lo suyo”,
“hay que mantenerse en el justo m ed i o” .
Tam b ién el imperat ivo categór ico se encuentra desprov isto de toda s ign if ica-
c ón . Si se pregunta a l a cienci a l a defi ni ci ón del deber consi derado com o el valor
i
absoluto, deberá l imitarse a responder: “T ú debes lo que debes”. Esta tautol ogí a a la
cua l se ha dado formas variadas y disfraces l abori osos, apli ca el pri nci pi o de identi -
dad , dado que se li m i ta a l a comprobaci ón de que el bi en es el bi en y no el mal, que
lo ju sto es justo y no in justo , que A es A y no no-A .Idea lpropuesto a la vo luntad y
a la acción, la just ic ia no puede convertirse en un objeto del conoc im iento raciona l si
no transformándose invol untariamente en l a i dea de verdad, que encuentra su ex-
presión negati va en el pri nci pi o de i denti dad. E sta transformaci ón del probl ema,
que desnaturaliza su sentido, es la consecuencia inevitable de la aplicación de la lógica
a un ob jeto por defin ición refractario a tal operac ión .
Para el conocimi ento racional sólo existen intereses y, en consecuencia, conflictos
de intereses que son resueltos favoreciendo a uno en detri mento de otro o estable-
c iendo un equilibri o, un com promi so entre ellos. Raci onal mente no es posi bl e de-
mostrar que al guna de las dos soluciones tiene respecto del a otra un valor absol uto y
debe ser cali fi cada de j usta. Si existiera unaj usti ci a, en el senti do en que se tiene le
háb i to de invocarla cuando se desea hacer prevalecer ciertos intereses sobre otros, le
derecho pos itivo sería totalmente superf luo y su existencia incomprensib le .
Se objeta habitua lmente que si bien existe una j usti ci a ella no puede ser definida
o o que es lo mi smo, que puede serlo de diversas maneras. Esta tesis se contradice a
, l
sí misma . Pertenece al ti po de i deología destinada a encubrir una realidad demasiado
desagradable .
L a j ust ic ia absoluta es un idea l irracional. Por indi spensabl e que pueda ser a la
vo untad y a l a acción, escapa al conoci mi ento racional, y l a ciencia del derecho sólo
l
puede explorar el domi ni o del derecho positivo. Cuanto menos nos empeñamos en
separar netamente el derecho de l a j ustici a, en mayor grado mostramos indul gencia
con respecto al deseo del l egisl ador de que el derecho sea consi derado com oj usto y
más cedemos a la tendencia i deológi ca que caracteriza la doctri na clásica y conserva-
dora del derecho natura l. E sta doctr ina no busca tanto conocer el derecho en vigor

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 49
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o II

como j ustifi carl o y transfigurarlo, destacando que emana de un orden natural, divi-
no o racional; por l o tanto absolutamentej usto y equitativo. La doctrina revoluciona-
ria de l derecho natural, que desempeña en l a hi stori a de l a cienci a del derecho un
papel relativamente oscuro, tiende al fi n opuesto. pone en duda l a validez del dere-
cho pos itivo , afi rm ando que está en contradi cci ón con un orden absol uto cuya
existencia postu la. presenta así al derecho baj o una l uz que lo hace aparecer a veces
m ucho más imperfecto de lo que lo es en la realidad.

2. C ien c ia d el d er ec h o e id eo l ogía

Estas tendenci as i deológicas, cuyas intenci ones y repercusiones polí ti cas son
evidentes, imperan hoy todavía en la ciencia del derecho, aun después del abandono
aparente de la doctr ina del derecho natura l. L a Teor ía pura desea combat irlas expo-
niendo el derecho tal cual es, sin tratar de justificarlo o criticarlo. Se preocupa de saber
lo que es y lo que puede ser, y no si es justo o podr ía serlo. E n este sentido es una teoría
rad ica lmente realista . S e abstiene de pronunc iar ju ic ios de valor sobre el derecho,
dado que quiere ser una ciencia y limitarse a comprender la naturaleza del derecho y
analizar su estructura. Rehúsa en particular favorecer cualquier interés político sum i-
nistrándo le ideologías que le permi tan justificar o criticar tal o cual orden social. Se
opone así, en forma terminante , a la ciencia trad ic iona l de l derecho, que tiene siem-
pre, consciente o inconscientemente, un carácter ideológico más o menos acentuado .
Es precisamente esta tendenci a antiideológica la que hace de l a Teoría pura una
verdadera ciencia del derecho, dado que toda ciencia tiene la tendencia i nmanente a
conocer su objeto , en tanto que l a ideologí a encubre la realidad, sea transfigurándola
l i , i l ,
para defender a y asegurar su conservac ón sea desf gurándo a para atacarla des-
tru ir la y remp lazarla por otra. Todas las i deol ogí as emanan de l a vol untad, no del
conoc im iento . S u existencia está li gada a ciertos intereses o, más exactamente, a
l , l i , i
intereses diversos del de a verdad cua qu era sea por otra parte su im portanc a o su
. l i i
valor pero e conoc m ento concluirá siempre por desgarrar los velos con los cuales la
l
vo untad envuelve las cosas.
i l l l
L a autor dad que crea e derecho y que natura mente trata de mantener o en
i il i i i í .
v gor puede preguntarse si es út un conoc m ento exento de toda deolog a Tam -
i l l
b én las fuerzas que quieren destruir e orden socia existente y reemplazarlo por otro
i i i i
que cons deran mejor pueden no prestar gran atenc ón a tal conoc m ento del dere-
cho. pero una ciencia del derecho es indiferente tanto a una com o a las otras. É sta es
l i l í
a act tud adoptada por a Teor a pura.
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
50
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p í t ul o III

D e f in ic ió n d e l d erech o

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1. E l p o s it iv is m o ju r íd ic o d el s ig l o X IX

E l carácter ideológico de la doctrina tradicional, a l a cual se oponel a Teoría pura,


aparece ya en l a defi ni ci ón que da del concepto del derecho. Ell a sufre aún hoy l a
i uenc
nf l ia de la teor ía conservadora de l derecho natura l, que, como lo hemos ya
destacado , parte de una noc ión trascendente del derecho. E n l a época en que esta
teoría estaba en su apogeo, l a filosofía tenía tambi én un carácter esencialmente meta-
físico y el sistema po lítico imperante era el de l a m onarquí a absol uta, con su organi-
zación policial. Cuando la burguesía liberal l a traslada al siglo X IX, se mani fiesta una
reacción m uy clara contra la metafísi ca y la doctri na del derecho natural. En correla-
ción estrecha con el progreso de las ciencias experimentales y con el análisis crítico de
al ideo log ía religiosa , la ciencia burguesa del derecho abandona el derecho natural y
se vuelve haci a el positivismo.
Pero esta evolución, por radical que haya sido, jamás fue completa. E l derecho ya
no es más cons iderado com o una categor ía eterna y abso luta . Se reconoce que su
contenido varía según las épocas y que e l derecho pos itivo es un fenómeno cond ic io-
nado por las c ircunstanc ias de t iempo y de lugar. N o obstante , la idea de un valor
jur íd ico abso luto no ha desaparecido del todo .Subs iste en la idea mora lde ustic
j ia ,
que la cienc ia jur íd ica pos it iv ista no ha abandonado . Por más que e l derecho sea
netamente distinguido de la justic ia, estas dos nociones permanecen ligadas por lazos
más o menos visibles. Se enseña que un orden estatal positivo no puede pertenecer a l
dom in io del derecho s ide a lguna manera no tiene un contacto con la idea de justicia ,
ya sea alcanzando un m ín imo moral ,ya esforzándose , aunque de m odo insuficiente ,
por ser un derecho equitativo y justo . E l derecho pos itivo debe , pues, responder, en

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 53
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o III

alguna med ida, por modesta que sea, a l a idea del derecho. Pero el carácterj urídico de
un orden estatal , es adm it ido natura lmente de antemano, de tal manera que la teoría
del m ín im o m oral no es más que una form a bastarda de l a doctri na del derecho
natura l, cuya f ina lidad es legitimar el derecho positivo.
Esta teoría bastaba en los tiempos relativamente tranqu ilos en que la burguesía
habí a consoli dado su poder y rei naba cierto equilibri o social. L a cienciaj urí di ca no
extraía, sin duda, todas l as consecuenci as posi bl es del pri nci pi o posi ti vi sta al que
oficialmente adhería, pero en él se inspiraba, sin embargo, en amplí sima medida.

2. E l d e b er ser com o c a t eg o r ía 1

a) E l d e b e r s e r c o n s i d e r a d o c o m o i d e a t r a s c e n d e n t e

E sta adhesi ón reticente al posi ti vi sm o aparece cl aramente en el concepto de


norm a ba j o el cual se subsum e el derecho posi ti vo. Se insi ste en l a i dea de que las
normas jurídicas no son idénticas a las normas morales, pero no se pone en duda que
al mora l const ituye un valor abso luto . A unque parece que esta posi ci ón tiene por
ún ico fin hacer resaltar m ej or el valor puram ente rel ati vo del derecho, el si mpl e
hecho de que l a existencia de un valor absol uto no sea puesta en duda por l a ciencia
jur íd ica tiene fuerza suficiente para influir sobre l a noci ón mi sm a del derecho. Ahora
bien, si tanto el derecho como l a moral tienen un carácter normativo y si el sentido de
la norma jurídica se expresa, como el de la moral, en la idea del deber, el valor absoluto
que es prop i o de l a moral se comuni ca, en cierta m edi da, a l a noci ón de norma
jur íd ica . Si de una acción se dice que está prescrita por el derecho, que debe ser, no
podrem os li berarnos enteramente de l a i dea de que esa acción es buena, j u sta y
equitativa. E n este sentido l a ciencia j urí di ca posi tivi sta del siglo XIX, cuando define
al derecho con la ayuda de l a noci ón de norma, no está exenta de cierto el emento
ideológico.

1. E n l a versi ón que traduci m os aparece l a pal abra “deber” cuando, en ir gor de verdad ,
corresponde l a expresi ón “deber ser”, que es l a traducci ón del sollen al em án em pl eado por
el autor. C o n ell o, se preci sa adecuadam ente l a di sti nci ón entre el deberj urí di co y le
deber ser com o si m pl e ví ncul o i m putati vo o cópul a de l a l ógi ca norm ati va. (N . del T.)

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
54
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
D ef in ic ió n d el d er e c ho

b) E l d e b e r s e r c o n s i d e r a d o c o m o c a t e g o r í a
d e la ló g ic a tra sc e n d e n ta l

L a Teorí a pura del derecho se esfuerza por el iminar este elementoi deol ógi co al
br ndar una definición de l a norma j urí di ca totalmente independi ente de l a noci ón
i
de norma mora l y a l afirmar la autonom ía del derecho respecto de la moral .
c o m o lo hemos v isto , la reg la de derecho establece una relación entre una
condici ón y una consecuencia, afirmando que si la condición se realiza, la consecuen-
c ia debe ser. Pero esta expresión “debe ser” está desprovi sta de todo senti do moral.
T iene un sentido puramente lógico. L a relación que ella establece tiene el carácter de
una im putaci ón, mi entras que en l a ley natural hay una rel ación causal entre la
cond ici ón y l a consecuenci a. Pero tanto en un caso como en el otro se trata de una
relación funci onal específica estableci da entre los el ementos de un si stema dado, le
del derecho o el de la naturaleza. La causalidad, en particular, no tiene otra significa-
ción, si se la despoj a del sentido mágico metafísico que tenía primitivamente, cuando
se veía en l a causa, de manera com pl etam ente ani mi sta, al guna fuerza secreta que
extraía de sí m i sm a su efecto. Las ciencias del a naturaleza no pueden, por otra parte,
renunciar a una causal idad así purificada, porque al establecer una relación entre los
hechos dados a nuestro conoci mi ento responde, de l a úni ca manera posi ble, al pos-
tu lado de la inte lig ib ilidad de la naturaleza .
L a noci ón de im putaci ón tiene el mi sm o carácterl ógi co quel a de causali dad .
K a n t ha demostrado que l a causali dad no es una i dea trascendente, por l o tanto
metafís ica , s ino una categoría de l a l ógica trascendental, un pri nci pi o gnoseol ógi co
que perm ite comprender la realidad natural . Tamb ién es verdad que para este filóso-
fo el deber es una idea mora l y no una categorí a l ógi ca. Tam poco supo el iminar la
metafís ica , a la que conmovi era en su fil osofí a de l a natural eza, cuando formul ó su
f ilosof ía de l derecho i nspi rada en l a doctri na tradi ci onal del derecho natural. L a
Teoría pura del derecho, que es una teoría del derecho posi ti vo, o sea de l a realidad
jur íd ica , traspone e l pr inc ipi o de l a l ógi ca trascendental de K an t y ve en el deber ser,
en e l “sollen” , una categoría l ógica de las ciencias sociales normativas en general y de
al ciencia del derecho en particular. c o ol c a as íla im putac ón i en e lm sm i o p ano
l que
la causa lidad y le as igna un carácter rad ica lmente ant imetaf ís ico y ant iideo lóg ico ,
pos ic i ón que es rechazada con vi gor por l a doctri na tradi ci onal del derecho, poco
d ispuesta a adm i ti r que el orden soci al de la U ni ó n Sovi éti ca sea un ordenj urí di co
que tenga los m ismos títulos que el de l a Españ a franqui sta o el de la Franci a demo-
crática y capitalista.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 55
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o III

c) R e t o r n o al d e r e c h o n a t u r a l y a l a m e t a f í s i c a

A partir de l a conm oci ón soci al provocada por l a pri m era G uerra M undi al, la
teoría tradiciona l del derecho tiende a retornar, en todos los aspectos, a la doctrina de
l
i l
derecho natural, de la m sma manera que a filosofía tradicional retorna por completo
a la metafí si ca prekantiana. Las i deologí as pol íticas a las cuales l a nobl eza feudal de
princ i pi os del sigl o X IX recurrió para l uchar contra l a burguesí a han si do utilizadas
de nuevo por esta m i sm a burguesí a cuando se ha encontrado en una si tuaci ón
política análoga.
L a Teoría pura del derecho, al extraer las ú ltimas consecuencias de la f ilosofía y
de la ciencia jur íd ica del sig lo X IX , or iginariamente pos itiv istas y antiideológicas, se
opone de la manera más clara a los teóricos que reniegan de l a filosofía trascendental
de K an t y el pos it iv ismo jur íd ico .

.
3 E l d er ec h o com o o r d en c o a c t i v o

a) L a s a n c i ó n

L a categorí a l ógi ca del deber ser o de l a norm a nos da tan sól o el concepto
genérico y no la diferencia específica del derecho. Los sistemas morales positivos son ,
al igua l que el derecho, órdenes normat ivos, y las reglas que sirven para describirlos
tienen l a m i sm a form a l ógi ca; en am bos casos una consecuenci a está li gada a su
cond ic ión por ví a de una im putaci ón. Se i mpone, por tanto, buscar en otra parte l a
diferencia entre el derecho y l a moral. Ell a aparece en el contenido de las reglas que los
describen . E n una regl a de derecho l a consecuenci a i m putada a l a condi ci ón es un
acto coactivo que consiste en la privación, forzada si es necesario, de bienes tales como
la vida, la libertad o cualquier otro valor, tenga o no contenido económico. Este acto
coactivo se ll ama sanci ón. E n el marco de un derecho estatal l a sanci ón se presenta
ba jo l a form a de una pena o de una ej ecuci ón forzada. Es l a reacción específica del
l i il i l
derecho contra los actos de conducta hum ana ca if cados de íc tos o contrarios a
, ,l i
derecho; es pues a consecuenc a de tales actos.
l, l i , i i i
Las normas de un orden mora por e contrar o no prescr ben n autor zan
i
sanc ones respecto de los actos de conducta hum ana calificados de inmorales.
La sanción, en cambio, desempeña un papel esencial en las normas religiosas. Para
los pueblos primitivos la muerte, la enfermedad, la derrota militar o la mala cosecha son
sanciones infligidas a causa de los pecados . Las religiones más evolucionadas enseñan

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
56
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
D ef in ic ió n d el d er e c ho

que el al ma era castigada en otro m undo por los pecados com etidos en éste. Pero
todas estas sanc iones son de natural eza trascendente, pues se reputan emanadas de
seres sobrehumanos . Las sanc iones jur íd icas , por el contrar io , son actos de seres
humanos prescritos por normas que han sido creadas por los hombres. Constituyen ,
pues , un e lemento de la organ izac ión soc ia l. D esde este ángu lo el derecho aparece
com o un orden coactivo , com o un s istema de normas que prescr iben o perm iten
actos coactivos ba jo la form a de sanciones soc ia lmente organizadas .
L os jur istas de l s ig lo X IX estuv ieron cas i todos de acuerdo en cons iderar la
norma jur íd ica como una norma coercitiva , que prescribe o perm ite e l emp leo de la
coacción , y en admiti r que l a coacción es el carácter distintivo de la norma jurídica.
E n este punto la Teorí a pura del derecho cont inúa la trad ic ión positiv ista del sig lo
pasado .
L a afirmac ión de que el derecho es un orden coactivo se funda en un estud io
comparati vo de l os órdenes denomi nados j urí di cos que existen actual mente y que
han existido en el curso de l a historia. Ell o es el resultado de investigaciones empíricas
sobre el contenido de los órdenes sociales posi tivos. L a cienciaj urí di ca puede, pues,
elaborar reglas de derecho veri ficando que un acto coactivo que tenga el carácter de
una sanc ión debe ser ej ecutado cuando tal condi ci ón se haya cum pli do. C o n esta
l
abor no só lo define la estructura l ógi ca de las reglas de derecho, si no tambi én su
conten ido , dado que i ndi ca uno de los elementos materiales de los órdenes sociales
que califica de jurídicos .
L a regla de derecho, que habíamos considerado en primer término en su aspecto
puramente formal de ley normativa, adquiere así un conteni do material específico,
de la m i sma manera que la forma l ógica de la ley causal se convierte en ley natural (por
ejemplo , la ley de la gravitación universal) cuando expresa el resultado de una serie de
observaciones empíricas.
Los probl emas lógicos que hemos examinado precedentemente son comunes a
todas las ciencias normativas, puesto que l a form a l ógi ca de las reglas de derecho es
idéntica a la de las otras leyes sociales normativas. Si l a ciencia del derecho se limitara
a estos probl em as consti tui rí a sol amente una parte de l a l ógi ca. Pero, en cuanto
aborda l a cuestión del contenido específico de las reglas de derecho, sale del domini o
de la l ógi ca para pasar al del derecho propi amente dicho. El probl emaj urí di co por
excelencia consiste en determinar la nota distintiva de las reglas de derecho respecto
de las otras leyes soci al es. Y en este punto l a l ógi ca es i m potente para resolverlo.
Un icamente l a ciencia j urí di ca puede lograrlo examinando el contenido de los diver-
sos derechos posi tivos, de la mi sm a manera que el contenido de lasl eyes naturales no
resulta de un examen l ógico sino de observaciones empíricas referidas a los fenóme-
nos de la naturaleza.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 57
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o III

b ) E l d e r e c h o es u n a t é c n ic a s o c ia l

c o n s id e ra d o en cuanto a su f in , el derecho aparece com o un m étodo especí-


f co que permi te induc ir a los hombres a conduc irse de una manera determ inada .E
i
l
aspecto característico de este m étodo consiste en sanc onar i con un acto coactivo la
conducta contrar a ia la deseada E
. lautor de una norm a jur íd i ca supone evi den-
temente que los hombres cuya conducta es así regul ada consi derarán tales actos de
coacc ión como un m al y se esforzarán por evitarlos. S u m eta es, pues, encauzarlos
hac i a una conducta determi nada, am enazándol os con un m al en caso de una
conducta contraria , y es por l a presión que así ejerce sobre ellos como obtiene lo que
desea .
Por cons igu iente , las normas jur íd icas , lo m ism o que todas las otras normas
sociales, só lo se apl ican a las conductas humanas; úni camente el hombre dotado de
razón y vol untad puede ser i nduci do por la representación de una norma a actuar de
acuerdo con ésta. Los hechos que no consisten en una acción o una omisi ón de un ser
humano , los acontecimientos exteriores al hombre, no pueden figurar en una norma
jurídica , salvo que estén en estrecha relación con una conducta humana, ya sea como
cond ic ión o com o consecuenci a. c u a n d o l os órdenes j urí di cos pri mi ti vos apl ican
sanciones a los animales o a las cosas e intentan así regular su conducta, actúan según
la concepción ani mi sta en vi rtud de l a cual los animales y las cosas tienen un al ma y
se conducen de la m ism a manera que los hombres.
Si el derecho es una técnica socia l utilizada para induc ir a los hombres a condu-
cirse de una manera determ inada, fal ta exami nar en qué m edi da al canza su fin.
Puede preguntarse a este respecto por qué razones l a mayor parte de los hombres se
conducen de la manera prescrita por el derecho. Ahora bien, es difícil establecer que
su obedi enci a al derecho esté dada por l a amenaza de un acto de coacci ón. E n
muchos casos intervienen más bien motivos religiosos o morales, e l respeto a los usos,
el temor de perder la consideración de su med io socia l o simplemente la ausencia de
toda tendenc ia a conducirse de m odo contrario al derecho.
C o m o veremos m ás adelante2, la concordanc ia entre un orden jur íd ico y la
conducta de los i ndi vi duos a los cuales se diri ge tiene una gran i m portanci a para la
validez de este orden, pero de aquí no se sigue que haya que atribuirla necesariamente
a la eficacia del orden m ism o . Tal concordancia nace a m enudo de ideologí as, cuya
función es la de suscitar o de facilitar el acuerdo entre el derecho y los hechos sociales.
La técnica específica del derecho, que consiste — recordémoslo— en hacer se-
gu ir un acto de coacci ón vi sto com o un m al a una conducta hum ana consi derada
como socialmente nociva, puede ser utilizada con miras a alcanzar no importa qué fin

2 . Ver pág . 115 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
58
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
D ef in ic ió n d el d er e c ho

soci al, ya que el derecho no es un fi n si no un m edi o. D esde este punto de vi sta, el


derecho es una técnica de coacción social estrechamente l igada a un orden social que
ella tiene por fi nali dad mantener.

c) E l d e r e c h o se a t r i b u y e e l m o n o p o l i o d e l a f u e r z a

E l derecho se distingue de otros órdenes normativos por el hecho de que vincula


a conductas determinadas l a consecuenci a de un acto de coacción. Qui en dice acto
de coacc ión , dice empleo de l a fuerza. Al defini r al derecho com o un orden de
coacción, queremos indicar que su función esencial es la de reglamentar el empleo de
al fuerza en las relaciones entre los hombres. E l derecho aparece así como una organi-
zaci ón de la fuerza. El derecho fi ja en qué condi ciones y de qué manera un indi vi duo
puede hacer uso de l a fuerza con respecto a otro. L a fuerza sólo debe ser empl eada por
ciertos individuos especialmente autorizados a este efecto. Todo otro acto de coacción
tiene, cua lqu iera que sea e l orden jur íd ico pos itivo , e l carácter de un acto ilícito .
Los indi vi duos autorizados por un orden j urí di co para ejecutar actos coactivos
actúan en calidad de órganos de l a comuni dad consti tui da por este orden. podemos
decir, pues, que l a funci ón esencial del derecho es l a de establecer un m onopoli o de
la fuerza en favor de las diversas comun idades jurídicas .

d ) E l e m e n t o s j u rí di c a m e n t e i n di f e r e n t e s c o n t e n i d o s
en n o rm a s ju rí d ic a s

L a norm a fundam ental de un orden j urí di co estatal puede, por l o tanto, ser
formul ada así: si una condi ci ón determinada conforme a l a primera Consti tuci ón se
realiza, un acto coactivo , determinado de la m ism a manera , debe ser ejecutado.
Todas las reglas de derecho por las cuales la ciencia jur íd ica describe e l derecho
posi tivo de un E stado reposan sobre l a hi pótesi s de esa norm a fundam ental y son
constru idas además sobre el mi sm o esquema, dado que com prueban una relación
entre una cond i ci ón y un acto coacti vo que debe ser l a consecuenci a. Expresan la
significación objetiva de los actos por l os cuales el derecho es creado y luego aplicado.
E n su sent ido sub jet ivo estos actos son normas, pues prescri ben o permi ten una
conducta determinada , pero es l a ciencia del derecho l a que les atribuye la signifi ca-
c ión ob jetiva de norm as j urí di cas. p u ede darse el caso de que un órgano de una
com un idad jur íd ica realice actos que no tengan l a si gni fi caci ón subj eti va de una
norma. Por ej empl o: un l egislador o unj uez que enuncie una teoría, emita unj uici o
de valor m oral o compruebe un hecho. U n a Con sti tuci ón puede declarar que los
hombres nacen libres e iguales entre ellos, o que e l fin del Estado es e l de asegurar la

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 59
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o III

felicidad de los ciudadanos. U n a ley puede afirmar que l a costumbre no es un hecho


creador de derecho, sino simplemente la prueba de una normaj urí di ca existente. u n
juez puede declarar en su sentencia que considera su decisión como j usta o que tiene
el deber de proteger a los pobres contra los ricos.
Estas af irmac iones no tienen n inguna relación con la norm a fundamenta l del
orden j urí di co y l a cienci a del derecho no está en condi ci ones de reconocerles una
signif icación j urí di ca objetiva. Se trata de elementos j urí di camente indiferentes res-
pecto de l a Consti tuci ón, de l a ley o de la sentenciaj udi ci al de las que forman parte.
La jur isprudenc ia romana diría: pro non scripto habeantur.

.
4 N o r m a p r im a r i a y no r m a sec u nd a r i a

i l
Para induc r a los hombres a conducirse de una manera determinada e derecho
i l . l i i
relaciona una sanc ón con a conducta contraria La conducta que es a cond c ón de
i í i , i
la sanc ón se encuentra as proh bida en tanto que la conducta que perm te evitar la
i . , j l i
sanc ón es prescrita Inversamente una conducta está urídicamente prescrita só o s
l i i i .
la conducta opuesta es a cond c ón de una sanc ón
j l
u n a norma urídica puede ser formu ada en términos que prescriban o prohíban
,
una conducta determinada pero esto no es indispensable. Así, la mayor parte de los
i
códigos penales no prohíben expresamente la comis ón de un crimen o un delito. N o
l
dicen que los hombres no deben cometer crímenes o delitos. Se imitan a definir los
l . ,
diversos crímenes y delitos y a indicar as penas que son la consecuencia D e igual modo
i il l l
los códigos c v es no prescriben a deudor pagar su deuda; definen las distintas c ases de
, l
contratos y prevén que en caso de inejecución por una de las partes, e acreedor puede
l .
demandar ante un tribunal para que ordene la ejecución forzada de los bienes de deudor
l ,
Por e contrario encontramos leyes que prescriben una conducta determinada
sin que la conducta contraria sea la condición de una sanción. E n este caso estamos en
i i l ll il l
presenc a de una s m p e expresión de deseos de eg s ador que no tiene a cance
j í i . i j í i
ur d co Es lo que hemos denom nado un elemento ur d camente indiferente. Así,
i l l i i ,
una ley prescribe a todos los c udadanos celebrar e aniversario de a Const tuc ón
i i . l
pero no prevé n nguna sanc ón con respecto a aquellos que se abstengan A no traer
j i j í i l ,l
apare ada n nguna consecuencia ur d ca la conducta contraria a a prescrita a cien-
j .
cia del derecho no puede considerar a dicha ley como una norma urídica
Para que una norma pertenezca a la esfera del derecho es necesario que defina la
i l i i i i ;
conducta que const tuye a cond c ón de una sanc ón y determine esta sanc ón por
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
60
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
D ef in ic ió n d el d er e c ho

ejemplo: “E l que no cumpl e con el servicio militar debe ser condenado a una pena de
dos a cinco años de pris ión .” Aquí tenemos una norma j urídica completa, que contie-
ne todos los elementos necesarios. U n a norma que se limitara a imponer la obligación
de hacer el servicio militar sería i ncompl eta, dado que no indi caría cuál esl a sanci ón
en caso de vi ol aci ón de esta obli gaci ón. D ebe ser, por l o tanto, com pl etada para
convertirse en una verdadera norma jurídica .
Llamamos norma primaria a la que establece la relación entre el hecho ilícito y la
sanc ón , y norm a secundari a a l a que prescribe l a conducta que permi te evitar la
i
sanc i ón. Paral elamente, l a cienci a del derecho describe estas dos clases de normas
form u l ando reglas de derecho pri mari as o secundari as
, pero una reg
l i a de derecho
secundar a es de hecho superflua, pues supone l a existencia de una regla de derecho
primaria , sin la cual no tendría ni nguna significación jurídica, y esta regla de derecho
pr im ar i a conti ene todos los el ementos necesari os para l a descri pci ón de l a norm a
jur íd ica completa.
Destaquem os , por otra parte, que no puede deduci rse l ógi camentel a regla de
derecho secundaria de la regla de derecho primari a de l a mi sm a manera que pasamos
de la propos ic ión “todos los hombres son mortal es” a la concl usión de que “Pablo es
morta l” . Así la obligación de hacer el servicio militar no se deduce lógicamente de una
reg la de derecho pr im ari a que prescribe o permi te sanci onar a los sol dados que no
respondan a una orden de marcha. E n realidad, hay i denti dad entre l a proposi ci ón
que afirma que un indi vi duo está jurídicamente obligado a cumpl ir el servicio militar
y la que dice que debe ser sanci onado si no lo cumple. L a primera expresa exactamen-
te la m ism a idea que l a segunda, y esta i denti dad es l a consecuenci a de nuestra
definición del derecho que hemos considerado como un orden coactivo, y de nuestra
defin ición de la regla del derecho, en la cual vemos una proposi ci ón según la cual en
ciertas cond ic iones un acto coactivo debe ser e jecutado con carácter de sanción .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 61
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ítu lo IV

La o b l i g a c i ó n j u r í d i c a

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . O b l ig a c ió n ju r íd ic a y o b l ig a c ió n m o r a l

La c ienc ia de l derecho ha tomado en préstamo de la filosofía mora l la noc ión de


ob ligac ión , pero entre una ob ligac ión ju r íd ica y un a ob ligac ión m ora l hay la m ism a
d iferenci a que entre el derecho y l a moral. El orden soci al que denomi namos mora l
está compuesto por normas que prescr iben o perm iten una conducta determ inada ,
pero no estatuyen actos coactivos destinados a sanc ionar la conducta contrar ia . D e-
cimos que hay ob ligación mora l de conducirse de la manera prescrita por la moral. La
noc ión de ob ligac ión m ora l co inc ide , pues , con la de la norm a m ora l que prescribe
una conducta determ inada . E l que acata la norm a cump le una ob ligac ión m ora l y el
que no la acata enfrenta o vi ol a di cha obli gaci ón.
Por el contrario , no hay ob ligac ión j ur í d i ca de conducirse de una m anera deter-
m n ad a si no en el caso de que una norm a j u rí di c a estatuya un acto coacti vo para
i
sancionar la conducta contrari a. u n i ndi vi duo estáj urí di cam ente obligado a ejecutar
un contrato cuando el i ncum p li m i ento de este contrato es l a condi ci ón de un acto
coactivo.
Com o ya lo hemos v i sto1, el legi sl ador omi te a veces establecer un acto coactivo
para sanc ionar l a conducta contrari a a l a prescri ta. En este caso no hay verdadera
ob li gac ión j u r í d i ca de conduci rse de l a m anera prescri ta. H a y sol amente lo que los
romanos llam ab an una obli gatio naturalis, opuesta a l a ob ligatioju r is. Si n duda, le
acto de l leg is lador t ien e su b jet ivam ente e l sent ido de prescr ib ir u n a co n ducta

. . .
1 V er pág 60

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 65
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o IV

determ inada , pero obj eti vamente ese acto no es una norm a j urí di ca y de él no puede
resu ltar ni n g u n a obli gaci ón j u rí di ca. En efecto, es i m posi bl e referi r este acto a l a
norm a fundam enta l del orden estatal como la hemos formu lado más arriba2.

2. ¿P ued e c o n c e b i r s e u n a o b l i g a c i ó n ju r í d i c a s i n s a n c i ó n ?

La s ituac ión ser ía d iferente si e l derecho no estuv iera def in ido como un orden
coactivo , pues la reg la de derecho no establecería una relac ión entre una cond ic ión y
un acto coact ivo . D ir ía s im p lem ente que en ciertas cond ic iones un ind iv iduo debe
conduc irse de un a m anera determ inada . En este caso la no rm a fundam enta l se
enunc iar la así: “Los hombres deben conducirse de la m anera prescrita por las autor i-
dades establecidas conforme a las reglas contenidas en la pr im era C onst ituc ión .” La
sanc ión de jar ía de ser un e lemento esenc ia l de l derecho y cua lqu ier prescr ipc ión de
un a autor idad que estab lezca la C onst ituc ión , o estab lec ida conforme a la m ism a ,
sería u n a norm a ju r í d i ca . La conducta prescr ita co nst itu ir ía e l conten ido de una
ob ligac ión jur íd ica sin que pud iera preguntarse si existe una norm a comp lementar ia
que establezca una sanc ión para la conducta opuesta .
En esta hipótes is , las normas jur íd icas no se d ist ingu ir ían de las normas de una
m ora l pos it iva . Esto es ev idente en los casos en que las unas o las otras han s ido
creadas por v ía de la costumbre . Pero inc lus ive e l hecho de que una norm a ju r íd ica
haya s ido d ictada por un a autor idad espec ífica , por un legislador , no la d ist ingu ir ía
de las normas emanadas de una autor idad m ora l, ta l como Jesucr isto o Zoroastro ,
pues en tal caso la autor idad jur íd ica y la autor idad mora l estarían basadas cada una ,
en ú lt im o aná lis is , sobre una norm a fundam enta l presupuesta .
Si l a coacción no fuera un elemento esenc ia l de l derecho , sería necesario d istin-
gu r dos clases de obligaciones jurí di cas: aquél las cuya vi ol ación es sancionada con un
i
acto coactivo y las que carecen de este carácter. Pero ambas serí an verdaderas obli ga-
ciones ju r í d i cas , y en el caso en que su vi ol aci ón no fuera sanci onada por un acto
coactivo no habr ía n inguna d iferencia entre l a conducta del i ndi vi duo que ejecuta su
ob li gac ión y l a del que l a vi ol a. u n a ci enci a del derecho que form ul ara l a norm a
fundam enta l si n i n trodu ci r en ell a l a noci ón del acto coacti vo fall arí a, pues, en su
tarea pr im ord ia l, que es l a de hacer resal tar l a di ferenci a esenci al exi stente entre el
derecho — como técnica socia l específica— y los otros órdenes sociales. E l derecho es

2 . V er pág. 59.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
66
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La o b l i g a c i ó n ju r í d i c a

el único que tiene el carácter de orden coactivo. De l a m i sma manera, si l a comunidad


jur íd ica (el Estado en part icu lar) no es caracterizada por e l hecho de estar consti tui da
por un orden coactivo, no es posi bl e di sti ngui rl a de otras com uni dades i gual m ente
constituidas por órdenes normativos .
La d ist inc ión que hemos hecho más arr iba3 entre norm a pr im ar ia y norm a
secundaria , entre regla de derecho pri m ari a y regla de derecho secundaria, y a no ti ene
razón de ser si el acto coactivo no es un elemento esencial del derecho. La proposición
de que en tales condi ci ones los hombres deben conduci rse de una m anera determi -
nada es entonces una regl a de derecho compl eta y no una regla de derecho secunda-
r ia subordi nada a una regl a de derecho p ri m ari a que rel aci ona una sanci ón a un
hecho ilí ci to. En el supuesto de que el legi sl ador no se contentara con prescribir una
conducta determ inada , sino que prescri bi era o permi ti era una sanci ón para l a con-
ducta opuesta , la c ienc ia ju r í d i ca podrí a form ul ar dos reglas de derecho: l a pri m era
hace constar l a obli gaci ón de conducirse de una m anera determi nada y l a segundal a
ob li gaci ón o l a autorización de ejecutar un acto coactivo en caso de conducta contra-
ria . Tendríamos así dos reglas de derecho para describir las situaciones j urí di cas en las
cua les interv i ene una sanci ón y una sol a regl a de derecho cuando el l egi sl ador se
lim tai a prescr bi ri una conducta determ inada s in prever sanc i ón para l a conducta
contrar ia . Pero esto supone que e l derecho no sea def in ido como un orden coactivo.

3 . O b l ig a c ió n e im p u t a c i ó n

Si el acto coactivo no es un elemento esenci al de l a regla de derecho, una obli ga-


ci ón j u rí d i c a puede tener por obj eto cual qui er conducta prescri ta por una norm a
jur íd ica , según el sentido subjet ivo de l acto que ha creado esta norma. Por el contra-
ri o, si el acto coacti vo es un el em ento esenci al de l a regl a de derecho, sol am ente l a
conducta contrari a a aquell a que es condi ci ón de un acto coacti vo puede formar le
conten ido de una ob ligac ión jur íd ica .
En l a segunda hipótesis, l a regl a de derecho presenta al acto coactivo como una
consecuenc ia i m putada a una condi ci ón determi nada, pero no es necesario que este
acto forme el conten ido de una ob li gaci ón j u rí di ca. C u ando un a regl a de derecho
afirma que en tales condiciones un acto coactivo debe ser ejecutado, esto no signi fica
que en presenc ia de una ob ligac ión jur íd ica sea siempre necesario ap licar la sanción .

3 . V er p á g . 6 0 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 67
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo IV

M uchas normas j urí d i cas no prescri ben una conducta determi nada; se li mi tan a
perm iti rl a o a autorizarla, con lo cual l a conducta contrari a no es l a condi ci ón de una
sanción , de tal m anera que l a conducta permi ti da no consti tuye el conteni do de una
obligación .
Las normas que establecen una sanción tambi én pueden, a veces, tener tanto el
sentido de una prescripción como el de una autor ización . Las sanciones de l derecho
internac iona l general, tales como las represalias y la guerra , están solamente autoriza-
das, y n ingún Estado tiene ob ligación de recurrir a ellas cuando es v íct im a de un acto
il íc ito . En cambio , d icha ob ligac ión puede ser establecida por un tratado que agrupe
c ierto núm ero de Estados en una com un idad internac iona l. Se presenta entonces
ba jo la forma de una ob ligac ión de recurr ir a las represalias o a la guerra contra todo
Estado que v io le ciertas disposic iones fundamenta les de l tratado , ob ligac ión que se
encuentra sancionada por los actos coactivos previstos en e l tratado mismo . H ay aqu í
un a verdadera ob ligac ión ju r íd ic a ; en tanto que n in g ú n Estado v io la e l derecho
internac ional general si se abstiene de recurri r a las represalias o a l a guerra contra un
Estado responsable de un acto ilíc ito .
Esto supone , como hemos visto , que la ob ligación de conducirse de una manera
determ inada existe so lamente en e l caso en que la conducta opuesta sea la condición
de una sanc ión estab lec ida por un a norm a ju r íd ica . No hay , pues , ob ligac ión de
ejecutar una sanción salvo en e l caso de que l a inejecución de esta sanción sea a su vez
al cond ci ón i de un nuevo acto coact vo i .Ahora b en
i ,es prec soi que esta cadena de
sanciones se detenga en a guna parte de ta modo que siempre habrá normas ju r íd i-
l , l
cas que estab lecerán sanc iones cuyo in cum p lim ien to no será la cond ic ión de una
nueva sanc ión . En otros térm inos , habrá s iempre sanciones que no formarán parte
de l conten ido de un a ob ligac ión jur íd ica . Esto va le para todos los órdenes jur íd icos
positivos , presentes, pasados o futuros . Algunos de ellos no conocen s iqu iera n ingu-
na sanc ión que sea el conten ido de una ob ligac ión ju r íd ica . Ta l es e l caso , como lo
hemos v isto , en e l derecho internac iona l genera l. D e l m ism o modo , la vendetta ,
sanc ión caracterí sti ca de los órdenes j urí di cos pri mi ti vos, no forma el conten ido de
una ob ligac ión jur íd ica , y a que su incum p lim iento no es la cond ic ión de una nueva
sanc ión . En caso de ases inato los par ientes de la v íct im a no t ienen la ob ligac ión
jur íd ica de vengarse de lmatador y los m embros i de su fam ilia . En cambio t enen
i ,es
verdad , una ob ligac ión religiosa de hacerlo , pero si no la cump len no serán objeto de
n in guna sanción jur íd ica .
Esto no qu i ta , por otra parte, a los derechos prim itivos su carácter de órdenes
jur íd icos , dado que estos derechos establecen la ob ligac ión ju r íd ica de abstenerse de
matar, al i n sti tui r l a sanci ón de l a vendetta, de l a m i sm a m anera que el derecho
i nternaci o na l genera l i m pone a los Estados la ob ligac ión ju r íd ic a de abstenerse de
actos ilí ci tos establ eci endo las sanciones de las represalias y l a guerra. Los derechos
primitivos y el derecho i nternaciona l general pueden, pues, ser descritos con la ayuda

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
68
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La o b l i g a c i ó n ju r í d i c a

de las reglas de derecho que estab lecen una re lac ión entre una cond ic ión y una
sanción que es l a consecuencia: “Si se ha perpetrado un asesinato , la vendetta debe ser
ejercida contra el asesino y los miembros de su famili a”; “Si un Estado comete un acto
ilí
c toi las, represa as li o al guerra deben ser d r igi das i contra ese Estado” Pero . si e nl
i cum p lim en i to de al sanc ón i no es al cond ci ón i de u n a nueva sanc ón i ,no hay
obli gaci ón j u rí di ca de ejercer l a vende tta o de recurri r a las represalias o a l a guerra.
Para que estemos en presenc ia de una norm a j u rí d i ca es esencial que sea establecida
una sanc ión , pero no es necesar io que la e jecuc ión de la m ism a tenga e l carácter de
una ob ligac ión jur íd ica .
C u ando un a reg la de derecho af irm a que en ciertas cond ic iones ta l ind iv iduo
debe ejecutar un acto de coacción a tí tul o de sanción, dej a abierta l a cuestión de saber
si este i n d i v i duo está obli gado o sol am ente autori zado a ej ecutar l a sanci ón. Esto
dependerá de la ex istenc ia o de l a ausenci a de un a norm a j u rí di c a que tenga l a
s ign ifi cac i ón ob j eti va de prescri bi r una sanci ón, es decir, establecer una nueva san-
ción para e l caso en que l a pri m era no fuera ejecutada. Si fal tara tal norm a, no habría
ob ligac ión , sino so lamente autorización de e jecutar la pr im era sanción .
La expresión “debe ser”4 que fi gura en l a regl a de derecho i n di ca sol am ente el
sentido específico de l a rel aci ón establecida por toda l ey soci al entre una condi ci ón y
su consecuencia ; esta relac ión tiene el carácter de una im putac ión . En otros términos ,
el “debe ser” ti ene aquí un senti do puram ente l ógi co y está desprovisto de toda
s ign i ficac ión m ora l o j urí di ca, y a que l a i m putaci ón es una categorí a l ógi ca y no una
noc ión moral o jurí d i ca .

4 . V e r n o t a d e la p á g in a 5 4 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 69
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C ap ítulo V

El hecho i l íc it o

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . ¿E s EL h e c h o il íc it o l a n e g a c ió n d e l d e r e c h o ?

L lam am os hecho ilíc ito a la conducta contrar ia a la prescr ita por una norm a
ju r íd ica o , lo que es lo m ismo , a la conducta proh ib ida por d icha norma .Hay , pues ,
una re lac ión estrecha entre la noc ión de hecho ilíc ito y la de ob ligac ión jur íd ica . El
hecho ilíc ito es lo opuesto a un a conducta ob ligator ia y hay una ob ligac ión jur íd ica
de abstenerse de todo acto ilíc ito .
S i cada reg la de derecho es form u lada s igu iendo un esquema según e l cua l en
tales condiciones un ind iv iduo debe conducirse de una manera determ inada , resulta
fác il def in ir e l hecho ilíc ito como la conducta opuesta a la que está prescrita . Pero si la
reg la de derecho es constru ida según el esquema : “En tales condiciones una sanción
debe ser e jecutada”, e l hecho ilíc ito aparece como la cond ic ión de la sanc ión . Ahora
b ien , un acto ju r íd ico sólo t iene e l sent ido ob jet ivo de prescr ib ir una conducta
determ inada si una sanción está prescrita o autorizada en caso de conducta contraria.
Dícese hab itual mente que tal o cual conducta es l a condición de una sanción, porque
e lla es un hecho ilíc ito . Ser ía más ju sto dec ir que es un hecho ilíc ito porque es la
cond ic ión de una sanc ión . No h ay m ala in se, s ino so lamente m ala prohibida. S i el
l si ador
eg l dec ara l que ta lconducta está proh bi da i ,pero om te i prescribir o autorizar
una sanc ión , la conducta proh ib ida no es un hecho ilíc ito .
Para l a teorí a tradi ci onal el hecho ilí ci to es un a vi ol aci ón o u n a negaci ón del
derecho , un hecho contrari o al derecho, que se encuentra, pues, fuera del derecho.
Pero el hecho ilí ci to sólo puede convertirse en objeto de l a ci enci a j u rí di ca si se lo ve
como un e lemento de l derecho, un hecho determi nado por el derecho, o sea, l a
cond ic ión de una consecuencia determ inada e lla m ism a por e l derecho . Definiendo
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 73
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo V

el hecho ilíc ito como la cond ic ión de la sanc ión , la Teor ía p ura lo introduce en el
inter ior m ismo de l sistema jur íd ico .
La teol ogía, otra di sci pli na normati va, procede de l a mi sm a m anera en m ateri a
de teod i cea cuando, queri endo presentar al m undo como un si stema del bi en, des-
poj a al m al de su carácter origi nari o de si mpl e negación del bi en y lo convierte en una
cond ic ión de la realización del bi en, en el sentido de que el m al conduce fi nal mente
a la exp iac ión y por eso m ismo a la v ictor ia de l bien .
Para la Teoría pura e l autor de un acto ilíc ito no “v io la” e l derecho , tanto menos
puede vi olarlo , cuanto que sólo el hecho o el acto ilíc ito perm iten a l derecho desem-
peñar su func ión esenc ia l. Se def ine trad ic iona lm ente e l hecho ilíc ito como una
i
nterrupc ión en la existencia de l derecho , cuando en rigor de verdad es lo contrar io ,
puesto que es la exi stenci a mi sm a del derecho, es su vali dez, que se afi rm a frente al
hecho ilíc ito por la reacc ión de l orden jur íd ico en forma de una sanción .

2 . ¿E s el h e c h o il íc i t o l a c o n d u c t a d el in d iv id u o

c o n t r a el c u a l e s d ir ig id a la sa n c ió n ?

La conducta ca li fi cada de hecho ilí ci to no es l a ú ni ca condi ci ón de l a sanci ón


prescrita o perm i ti da. Tomemos un ejemplo extraído del derecho civil. La obligación
jur íd ica de e jecutar un contrato se expresa m ed iante una regl a de derecho así conce-
b i da: si dos i ndi vi duos han concl ui do un contrato y uno de ellos no lo ejecuta, y si el
otro i ntenta una acción ante el tri bunal competente, éste debe ordenar una ejecución
forzada de los bienes de l que no ha cum p lido e l contrato .
A quel que vi o la su ob ligac ión de e jecutar un contrato comete un hecho ilíc ito ,
pero resu l ta c laro que este acto ilíc ito no es la ú n ica cond ic ión de la sanc ión . Es
necesario , además , que se haya celebrado un contrato y que se haya interpuesto una
acc ión ante el tr ib una l competente . La sanc ión , en caso de incum p lim iento de un
contrato , está as í subord inada , por lo menos , a tres cond ic iones , y una sola de ellas
t iene el carácter de acto ilí ci to . ¿Y cómo es posible reconocerla? ¿Es el acto ilí ci to la
conducta de l ind iv iduo contra e l cua l está d ir ig id a la sanc ión en tanto que conse-
cuenc ia de esta conducta? Para poder af irm ar lo , ser ía prec iso que la sanc ión fuera
s iem pre di ri gi da contra el autor del acto ilí ci to; pero sucede frecuentem ente que l a
sanción recae sobre uno o muchos otros ind iv iduos cuya conducta no f igura entre las
condiciones de la sanción . Estos ind iv iduos son, pues , responsables de un acto ilíc ito
comet ido por cua lqu ier otro . Sucede as í en los casos de vendetta , sanc ión de los
derechos pr im it ivos , y tam b ién en las represalias y la guerra , sanciones de l derecho
internac iona lgeneral.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
74
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C ap ítulo V I

La r e s p o n s a b i l i d a d j u r í d i c a

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . R e sp o n sa bil id a d in d iv id u a l y r e sp o n sa b il id a d c o l e c t iv a

En los ej empl os que acabamos de citar, l a sanci ón no está — o lo está sólo


parc ia l mente— d i ri g i da contra el autor del acto ilí ci to. Recae sobre i ndi vi duos cuya
conducta no f i gura entre las condi ci ones de l a sanci ón. Éstos son responsables del
acto ilí ci to , no porque lo hayan cometido, sino porque pertenecen a l a mi sma comu-
n i d ad que el autor del acto. Su responsabili dad es col ecti va, por oposi ci ón a l a
responsab ilidad i n d i v i d u a l que aparece en los casos en que l a sanci ón es di ri gi d a
exc lusivamente contra e l autor de l acto ilíc ito .
C uando un i ndi vi duo es responsable de l a conducta de otro, su propi a conduc-
ta no figura entre las condiciones de l a sanción. La conducta del i ndi vi duo responsa-
b le sólo presenta, pues, un interés j u rí di co cuando se trata de una responsabili dad
i vi dua
nd i l.
S i exam inamos e l caso en que h ay una responsab ilidad co lect iva , observamos
que siempre hay una relaci ón entre el autor del acto ilí ci to y los i ndi vi duos contral os
cuales está d irig i da l a sanción. Esta relaci ón permi te admi ti r que una sanción di ri gi da
contra las personas co lecti vamente responsables de un acto ilí ci to recaerá i ndi recta-
m ente sobre su autor. Por ej em pl o, el com andante de un ej érci to que ocupa un
territorio enemigo decreta qué rehenes, elegidos entre los notables, serán fusilados si
son cometidos actos de sabotaje contra el ejército ocupante. Esta sanción está direc-
tamente d iri g i da contra i ndi vi duos que no han cometido esos actos de sabotaje, pero
como ellos pertenecen a l a m i sm a com uni dad que los eventual es saboteadores, se
adm ite que éstos serán afectados i ndi rectamente por l a sanción y que esta circunstan-
c ia inc itará a toda la pob lac ión a abstenerse de cometer actos de sabotaje .
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 77
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o V
I

l
Otro ejemplo: e jefe de un Estado A cumple en el ejercicio de sus funciones un acto
i l
que v o a un tratado concluido con el Estado B. Con carácter de represalias el Ministerio
i i l l l l
de Just c a de Estado l B se apodera de os bienes de os súbditos de Estado A que residen
l l
en el territorio de Estado l B. Esta sanción
l no está dirigida contral el autor de a. violación de
tratado sino contra os súbditos de Estado a cuyo frente aqué se encuentra Se ídescribe ,
habitualmente esta situación diciendo quelel Estado, en sui calidad i i de persona jur dica
l es
responsable
í , de, su propia l conducta j í y ique al sanción. es d rl g da contra el autor jdeí acto
i
il cito
li a saber contra a persona url d ca de Estado1 Pero a noción de persona ur d ca
im p ca identificar
ii i los órganos con os sujetos y viceversa, ilí yi permite considerar que una
sanción i d r g da contra un sujeto en
. razón de un acto c to cometido por un órgano
afecta
l ndirectamente l a este órgano Destaquemos
l de paso que dicha situación presenta
ii i
a guna l analogía con a ejecución forzada de derecho l civil.
l Esta. sanción está d r g da
contra os bienes, pero afecta indirectamente a aque que os posee

.
2 R e s p o n s a b il i d a d y o b l ig a c ió n

l
Muchas i confusiones lse habrían evitado jde íhaberse i l sabido hacerj siempre í i . a distin- i
ción quel se mpone i entre a responsabilidad
i i ur d ca y a obligación ur d ca Tamb én
existe e háb to de decir que un ind v duo es responsable de un daño causado por sí
mismo l o por li otro, cuando l está obligado a repararlo. Esta fórmula no es correcta, puesto
que a ob gación l y
li i a responsabilidad i son dos nociones totalmente i diferentes. l
Existe a ob l gac óni de i conduc rse de una . m anera, determ
,i i nada cuando l a con-
ducta opuesta
li i es a lcond c ón l de una sanción Hay pues l dent i dad entre e sujeto
li i de.
una ob gac óni y, e sujeto i i i de a conducta que forma e conten do de estai ob gac ón
Por
l el contrar o un ,nd v duo es responsable de unai , conducta
ii determ l nada (la suya.
o a de otro) cuando en caso , de, conducta i contrarl a se d r ge contra,é una sanción
La liresponsabilidad
i i puede pues relac l onarse con a conducta
l de otro li en. tanto que, lal
ob
i i i gac ón s empre tiene
l porl j objeto a conducta
l de a lpersona ob gada
l Además e
n dliv duol responsab i , e es e ob eto de a
li i i conducta de
li órgano l estata encargado
l de
ap car e unal sanc óni en tanto que li e i nd. v duo ob i gado es li e sujeto
i deli a conducta l
que forma ilí i , e conten do de su
l ob gac ón La
ili noc ón l ide ob gac ón
l está i .gada a a de,
hecho ilí ci to en tanto i que a responsab
l i dad l se re l ac ona con a sanc l i i i vez
ón A su
hecho
i c
i .to y sanc ón están re ac onadosi eni la reg a de derechoí por
l e pr nc . p o de
m putac ón Éstas son las nociones pr mord a es de una Teor a de derecho
i j í i i l .
1. La noc ón de persona u r d c a será exam n ada más ade an te (pág 103 ).
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com78
C ap ítulo V I I

C iencia del d e r e c h o

y so c i o l o g í a jur í d i c a

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . N e g a c ió n d e l c a r á c t e r n o r m a t iv o d e l d e r e c h o

Para la Teoría pura el derecho es un conj unto de normas, un orden normati vo.
Pero ciertos teóricos ponen en duda que e l derecho tenga un sentido normativo , pues
ven en él, en los actos que lo crean , un simple med io de obtener que los hombres a los
cuales estos actos se d ir igen se conduzcan de una m anera determ inada . E l derecho
ser ía as í la causa de ciertos efectos y se m an ifestar ía en c ierta regu lar idad de las
conductas hum anas . Estos teóricos intenc iona lm ente hacen abstracc ión de l hecho
de que todo acto creador de derecho se presenta con un sent ido normat ivo , pues no
creen que se pueda adm it ir otra rea lidad que la de los hechos naturales . En la afirma-
c ión de l leg is lador o de l ju r ista de que e l ladrón debe ser sanc ionado sólo ven un
i
ntento i
de nduc ri a los hombres a no robar hac éndo i l notar que a gunos
es l de ellos
están encargados de sancionar a los ladrones . Se tratar ía s implemente de un medio de
hacer nacer en e l esp ír itu de los hombres ciertas representac iones suf ic ientem ente
fuertes para provocar la conducta deseada. En lugar de decir, como hacen los juristas ,
que los ladrones deben ser sanc ionados o que e l robo está proh ib ido , se lim itan a
com probar que unos tratan de in d u c ir a otros a no robar o a que cast iguen a los
l
adrones y que al genera lidad se abst ene i de robar y que se cast ga i a los ladrones .
As í consi derado, como una rel aci ón entre los hombres que lo crean y los que lo
ap li can, el derecho hace pensar en el cazador que coloca cebos para atraer l a caza a l a
tram pa . Esta com parac ión es exacta no sólo porque en los dos casos se apel a a l os
mismos móviles psicológicos, sino tambi én en l a m edi da en que, según esta concep-
c ión de l derecho , el l egi sl ador y el j u ri sta crean una il usi ón al presentar al derecho
como una norma . La idea de norma no correspondería a n inguna rea lidad y el uso de

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 81
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o V
II

i í , i l i l í ,i
uni a forma
i i inorm at va no
i l tendr
l a contrar am ente
ii . a o que p ensa a Teor a pura
i ,i
n l n g iu n ai si gn f cac ón espec l a en e derecho pos t vo D esde este punto de v sta
ún camente í i existirían fenómenos naturales i sometidos a pr nc i p o de causalidad y os
actos jur d cos serían considerados i ún camente
. como tales, s n quei se tenga l en cuenta
para i nada su sentido normat i i vo específico Este l i sentidoi j normat
í i vo queí e derecho i se l
atr
i buye y
l í i l ique le es atr bu do a su vez por
j a c enc
l a u r
í d c a sólo ser a unl a s m p el
“ deol og .a”, nc ius ve cuando li es despo
l i ado j por a Teor
i l a pura
l de todo
i i va or
i íim ora
abso luto La ún ca , “rea dad”, e ún co, ob eto pos b e de conoc m ento , c ent f co
lsería a naturaleza
li , io sea, eni este campo losjfenómenos í i . psicofisiológicos sometidos a
a causa dad que nterv enen en los actos ur d cos

. j
2 La so c io l o g ía u r íd ic a

i l i i i
Esta concepc. ón de derecho t ene su fundamento í en una c encia denomi nada
sociología jurídical No nos pronunciaremos aqu sobrel sus posibilidades de éxito n sobre
su valor.
í ,Nos imitaremos a destacar que no estudial e sentido lespecífico de las normas
jur dicas sino ciertos í fenómenos
. naturales
j í i que en e sistema de derecho son lcalificados
como hechos jur dicos La sociología ur d ca no establece , una relación entre os hechos
naturales que ella estudia y ciertas normas .válidas sino entre , esos hechos y otros hechos
que
l considera como sus causas lo sus efectos Trata de l conocer i por ejemplo, las razones l por
as cuales un legislador
. dicta ta norma en lugar
i de ta otra, e ntenta determinar os efectos
de su decisión Se pregunta l en qué m l ed da los hechos económicos l o las concepciones
religiosas
l influyen en í a actividad
. de os tribunales, o por qué os hombres se conforman
l
o no a as normasl jur dicas Semejante l ciencia sólo ve en el derecho un hecho
í ,natura que
se manifiesta
i l . l en a conciencia de i os individuos , que , lcrean las normas í jur dicas
, las aplican
o las v o an E objeto de esta c encia no es , pues e derecho en s mismo l sino ciertos
fenómenos naturales
íi que le son paralelos. Así cuando un fisiólogo estudia osl fenómenos
químicos o f s cos que provocan o acompañan una l sensación,
í i lno aprehende a sensación
en sí, puesto que ésta no podría ser j explicada por a qu m ca o i a fisiología.
l
Si el
se}1 ollen), derecho no esi lun con
i unto de normas y si se presc ndei de a nocióni de deberl
(s nol es pos b e af rmar que una acción está prescr ta lo proteg da por e
derecho, l que ta objeto me pertenece . o no me pertenece, , que tengo e derecho de hacer l
esto o la obligación
i j í i de hacer aquello En una palabra las miles de proposiciones
, por as
cuales a v da ur d ca se expresa jcotidianamente í pierden su ilsignificación pues una cosa
es decir que Pedro está obligado ur dicamente a entregar m francos a Pablo y m uy otra
l i .
1. Ver nota de a p ág n a 54
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
82
C i e n c i a d e l d e r e c h o y s o c i o l o g í a ju r í d i c a

decir que h ay probabilidades de que Pedro entregue m il francos a Pablo. De la m isma


manera , afirmar que un acto es en el sentido de l a l ey un delito y debe ser sancionado,
no es lo mismo que decir: aquel que ha cometido este acto será, verosímilmente , sancio-
nado . U na dec larac ión sobre e l curso probable de los acontec im ientos no expresa el
sentido inmanente de las prescripciones o autorizaciones dirigidas por el legislador a los
órganos encargados de ap licar la ley, por un órgano a un sujeto de derecho en una
sentencia jud ic ia l o un acto administrativo , o por un sujeto a otro en un contrato . Este
tipo de declarac ión se coloca en un punto de vista trascendente a l derecho. No respon-
de a la pregunta específicamente jur íd ica de saber qué es e l derecho, sino a la preocupa-
ción meta jurídica de conocer los acontecimientos y el curso probable que el los seguirán.
La soc i o l og í a j u rí di c a no se i nteresa por las norm as que consti tuyen el orden
jur íd ico , sino por los actos por los cuales estas normas son creadas, por sus causas y sus
efectos en la conc ienc ia de los hombres. La Teorí a pura del derecho, que qui ere ser
una c ienc ia específica del derecho, no estudia los hechos de conciencia que se relacio-
nan con l as norm as j u rí di cas, tales como el hecho de querer o representarse una
norma , sino úni camente estas normas tomadas en sí mismas, en su sentido específico,
cua lqu iera sea la m anera en que se lo qui era representar. No se ocupa en un hecho
sino en la m ed ida en que está determ inado por una norm a jur íd ica .
La Teoría pura no trata de di si mul ar que l a si gni ficación normati va específica de
los hechos denom i nados j urí di cos resul ta de una i nterpretaci ón posi bl e, pero no
necesar ia, li g ad a a una hi pótesi s fundam ental. M ás aún, se da cuenta de que no es
posible probar l a existencia del derecho como se prueba l a de los fenómenos natura-
les, n i refutar con argumentos decisivos las concepciones de los teóricos del anarqui s-
mo , para qui enes el derecho del que habl an los j uri stas sólo consi ste en fuerza pura y
simple . Pero d i cha teoría no pretende extraer de aquí l a consecuencia de que haya que
renunc iar a l a categorí a de l a i m putaci ón y a una teorí a norm ati va del derecho que
tenga por f in establecer l a s ign if icac ión espec ífica de ciertos actos.
E l hecho de que una cienci a del derecho exista desde hace siglos bajo l a forma de
una ur isprudenc ia dogm át ica y que responda a las necesi dades intel ectual es de los
j
jur istas basta para probar la pos ib ilidad y aun l a necesi dad de di cha teorí a. No hay
n in g u n a razón para pri var de satisfacci ón a estas necesi dades, desde todo punto de
v i sta l egí ti mas, o para renunci ar a una ci enci a del derecho. La soci ol ogí aj u rí di ca de
n in g u n a m anera puede reem pl azarl a dado que se ocupa de probl emas total m ente
diferentes . De la m ism a m anera que la existencia de una reli gi ón requi ere una teolo-
g ía dogm át ica que no puede ser reemp lazada por una psi col ogí a o una soci ol ogí a de
al religión , al existencia de un derecho da lugar a una teor ía normativa del mi smo. En
cuanto a l lugar que debe ocupar d i cha teorí a en el si stema general de las ciencias, lo
hemos prec isado en la pr im era parte de este estud io2.

2 . V e r p á g . 2 5 y s ig s .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 83
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C ap ítulo V I I I

El d ua l ism o e n la t eor ía

del d e r e c h o y su e lim ina ció n

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . D e r e c h o n a t u r a l y d e r e c h o p o s it iv o

a) El error l ó g i co de l a d o c tr i n a de l derecho n atu ra l

La Teoría genera l del derecho, tal como ha sido desarrollada por l a ci enciaj urí di -
ca positivista del siglo XIX, está caracterizada por un dual ismo que afecta al sistema en
su con junto y en cada una de sus partes. Es una herenci a de l a doctri na del derecho
natura l a la cua l ha suced ido esta Teor ía general.
La doctri na del derecho natural ti ene por fundam ento el duali smo del derecho
natura l y del derecho posi tivo. Con l a ayuda de este duali sm o cree poder resolver le
prob l ema eterno de l a j usti ci a absol uta y dar una respuesta defi ni ti va al probl ema del
b i en y del m al en las m utuas rel aci ones de los hombres. Adem ás, j u zg a posi bl e
d ist i ngu ir los actos de conducta hum ana que son conformes a l a natural eza y los que
no lo son, y a que los primeros están de al guna m anera prescritos porl a natural eza y
los segundos prohi bi dos por ella. Las reglas aplicabl es a l a conducta de los hombres
podrí an así ser deducidas de l a natural eza del hombre, y en parti cul ar de su razón, de
la natura leza de la soc iedad e igua lm ente de l a natural eza de las cosas. Bastaría exami-
nar los hechos de l a natural eza para encontrar l a sol uci ón absol utamente j usta del os
problemas sociales . La natura leza reempl azarí a las funciones l egislati vas y sería así el
legislador supremo1 .

1. Hemos desarrollado esta idea en un artículo titulado “The Natural Law Doctrine
before the Tribunal of Science”, aparecida en The Western Political Qua rte rly Universidad
de Utah, vol. 2, 1949, págs. 481-513 .
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 87
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o V
III

i í l i i
D cha teor a supone que los fenómenos . natura es t enen i un f n y que i enli su
conjunto
l i son determinados
l l por causas finales
i li Este punto
i de v
l sta teleológico
, mp ca
a dea de que a natura eza está dotada, de nte genc a iy de vol untadl que l es un orden
establecido por un ser sobrehumano ,l por una autor l dad a a cua e hombre debe
obediencia. En otros términos , a naturaleza en genera l y elj hombre en particular. serían
una creación l de Dios una i ii manifestación l i ili i de su vo untad i usta y todopoderosa i l l
Enl e grado más l pr m t vo
, de a c v l zac ón esta ,nterpretac
l ón de a, natura eza
reviste a forma i de animismo : í para el cua los animales as plantas, los ríos las estrellas
son seres an mados los esp ritus o las almas se l encuentran
i en ellos o detrás de ellos y
se comportani i con respecto í a los hombres de a m sm a lm anera que ,los hombres i entre
sí. Ell an m smo resulta l as una i l. interpretación , socialíi de a naturaleza
i conceb
li i da como
un e em ento de grupo soc a M ás aún los esp r tus ub cados en e nter or de las
cosas
l o detrás de ellas son considerados l . comoi seres m uy poderosos, capacesl de, dañarl
a hombre tanto l icomo i de proteger i l o Tam bi én debeni ser objeto li i de un l cu to de ta.
m anera que e an im smo es l gua m ente
l una l i nterpretac li i , ón re g osa de a naturaleza
íi
En un estad o más e evado, de a evo l uc ónj re g osa los diversos esp ir itus son
reemplazados
l l . por i l un solo i Diosl cuya vo untad l usta i y todopoderosa se man f esta ien
a natura
, eza S a doctr na de derecho , natura l qu ere ser consecuente l consigo
i m s-
ma debe tener i i un , carácter religioso ya que ei derechol natura , esi necesar amente l un
derecho
i , d v no si l es que i l ,ha de ser eterno e n m utab . e contrar
l am , ente l a derecho
pos tivo tempora y var l ab el creado i por
l losl hombres Igua i m ente i sólo i a hipótesis
de un derecho natu i ra estab i ec dol por a vo untadi de D os perm te af rmar ,que los
derechos subjet vos son l nnatos a hombre y queí t enen un carácter i sagrado l con la
consecuencia l de que e derecho positivo no podr
l . a otorgarlos n arrebatarlos a hom -
bre, sino so amente i protegerlos
l y garantizar
l i os
Toda doctr , na
l de derecho natura t ene pues, un carácter religioso más o menos,
acentuado2 i iperoi a mayor l parte de sus l partidarios
l y iespecialmente
i los más íeminentes l
buscan d st , l ngu r e derecho
i natura de l derecho d v no . y fundar su teor ia sobre a
naturaleza l ta como l es nterpretada por a razón humana
í Pretenden deduc r el dere-
.
cho natura
il de a razón hum ana y dar así a su teor i a un i carácter
í , l seudorracionalista
i j i
S a contemplamos desde l uni puntol de v sta c ent fico l a pr m era ob l ec ón i quei
podemos formular contra a doctr na de derecho natura es que l no hace l a dist nc ón
necesaria entre las proposiciones por las cuales llas ciencias lde a natura l eza describen
l .
su objetoi y aquellas
, por
i las cuales las ciencias lde derecho li ly ai mora i i describenli e suyo
Ahora b en hemos v sto que las leyes natura es ap can e pr nc p o de causa dad en

. . . j. i , e iure belli acpa cis, l , ; li . . i


2 C ; f p e H uco Grot , eviathan,
us D , . ; l egom ena , Pr.e12
Pro iure nbaturae
I, cape tI,gentiu
secc ón,
li10 T hom
, as .H obbes
, iL . I cap 15 Sam ue Pufendorf D m
bro H cap 3 secc ón 20
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com 88
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

tanto que las leyes normati vas recurren al de i m putaci ón. c o m o objeto del conoci-
m i ento c ientí fi co, l a natural eza es un si stema de hechos ligados los unos a los otros
por relaci ones de causa a efecto, i ndependi entes de toda vol untad h um ana o sobre-
hum ana . El derecho y l a moral, por el contrari o, son sistemas de normas creadas por
una vo l untad hum ana o sobrehumana y que establecen relaci ones fundadas sobre el
pr inc ip io de im putac ión entre las conductas hum anas que regulan .
La naturaleza es, pues, lo que es el derecho y la moral, lo que debe ser. A l identificar
las leyes naturales con las reglas de derecho y al pretender que el orden de l a naturaleza es
un orden socia l justo o que contiene dicho orden, l a doctri na del derecho natural, al a
manera del animismo primitivo , considera que la naturaleza forma parte de la sociedad.
Como ya lo expresamos más arriba3una norma constituye un valor; un j ui ci o que
comprueba que un hecho es o no es conforme a una norma , es un ju i c i o de valor. Este
ju ic io es esenc ialmente diferente de un ju ic io de realidad si l a norma con l a cual se
relac iona no ha sido creada por un acto que se desenvuelve en el espacio y en el tiempo,
sino que ha sido solamente supuesta por el autor del j ui ci o. El valor no esi nherente la
objeto juzgado sino que l e es atribuido por una norma. Ese valor representa l a relación
entre el objeto y l a norma. El análisis de un objeto o de una conducta humana no permite
descubrir el valor, puesto que éste no es i nmanente a l a realidad natural y no puede ser
deducido de ella. c u a n d o un hecho se da en l a realidad natural, de ello no resulta que
deba existir o no. Del hecho de que los peces grandes se coman a los pequeños no es
posible deducir que su conducta es buena o mala. Ni ngún razonamiento lógico permite
pasar de lo que es a lo que debe ser, de la realidad natura l al valor mora l o jurídico.
l l l i i
So amente en a vo untad d v na lo que debe ser coincide con lo que es y sólo en
ll l li i l li l l li i ;
e a e dua sm o lóg co de a rea dad y de va or se encuentra e m nado pero esto
i íi i i l. i
supone colocarse en un punto de v sta metaf s co e rrac ona S consideramos que la
j i i i l li , ii li
u st c a de Dios es nm anente a a rea dad es preciso adm t r que esta rea dad es la
i i l l j .
m an festac ón de a vo untad u sta de Dios
i i i i l
H em os v sto que los valores const tu dos por normas s m p em ente supuestas
l j i i i i , ,
por e autor de un u c o t enen un carácter subjet vo puesto que están fundadas en
li , i l l
un ú t mo análisis sobre el deseo o el temor. La doctr na de derecho natura pretende
l l
que las normas que regu an a conducta de los hombres pueden ser halladas analizan-
l li l, í j l l l
do a rea dad natura dado que ser an creadas con untam ente por a natura eza y a
l i . í , , ii . i l i
vo u ntad de D os Ser an pues norm as pos t vas Pero no es pos b e de n n gun a
l i i l l l i . li ,
m anera probar a ex stenc a de acto por e cua han s do creadas En rea dad las
l i l l i l l
norm as que a doctr na de derecho n atu ra cons dera “puestas” por a vo untad
i i , i ll i li .
d v na son ún cam ente normas supuestas por aque os que af rm an su va dez Los
l l
valores que ellos dec aran objetivos y absolutos son so amente subjetivos y relativos.

. . .
3 V er p á g 2 1

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 89
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo V III

b) Las co n trad icc io n es de la d o c tr in a de l derecho n atu ra l

Según la doctr ina del derecho natural existe, por enci ma del derecho positivo —
i
mperfecto y creado por los hombres— , un derecho natura l, perfecto, absol utamente
justo , establecido por una autor idad sobrehumana . D e aqu í resul ta que el derecho
positivo encuentra su j usti fi caci ón y su validez en su correspondencia con el derecho
natura l. Pero si esto fuera exacto, y si se pudi eran descubrir, como lo afirma l a doctrina
de l derecho natural, las reglas del derecho natural anali zando l a natural eza (algunos
autores cons ideran a este derecho natural evi dente por sí mi smo), el derecho positivo
sería verdaderamente superfluo. La el aboración del derecho posi tivo serí a por tanto
una actividad r id ícu la , comparable a una ilum inac ión art if ic ia l en pleno so l.
En r igor de verdad , n in g u n o de los part idar ios de la d o ctr ina de l derecho
n atu ra l ha ten ido l a aud ac i a de arri bar a esta concl usi ón. Por el contrari o, todos
i isten sobre la neces idad abso luta de un derecho pos it i vo . Para estos autores l a
ns
tarea más im portante de l a doctri na del derecho natu ral consi ste en demostrar que
es in d isp en sab le que h aya un derecho posi ti vo y, en consecuenci a, un Estado
encargado de establ ecerl o. Puestos en esta tarea, l a m ayor parte de los teóri cos del
derecho n atu ra l i ncurren en una contradi cci ón caracterí sti ca. Si l a natural eza h u -
m ana es l a fuente del derecho natu ral, deben admi ti r que el hombre es fundam en-
ta lm ente bueno , pero para j usti fi car l a necesi dad de un orden coacti vo en l a forma
de l derecho posi ti vo, deben i nvocar l a perversi dad del hombre. De este m odo, no
deducen e l derecho n atu ral de l a natural eza h um an a tal como es, si no de l a n atu -
ra leza h u m an a ta l como deber ía ser o tal como serí a si correspondi era al derecho
n atu ra l. En l u g ar de deduci r el derecho n a tu ral de l a verdadera natu ral eza del
hom bre , deducen u n a n atu ral eza i d e al del hom bre de un derecho n a tu ral cuya
ex istenc ia suponen .
Si el derecho positivo extrae su va lidez de su correspondenc ia con e l derecho
natura l, toda norm a leg is lat iva o consuetud inar ia contrar ia a l derecho natura l debe-
r ía ser cons iderada nu la e inexistente . Ésta es la consecuencia inev itab le de una teoría
que hace de l derecho positivo un sistema de normas subordinado a l derecho natura l.
Podemos juzgar de la s incer idad de los teóricos de l derecho natura l exam inando en
qué m ed ida adm iten esta consecuencia , pero m uy pocos de entre ellos pueden pasar
ta l prueba . D ichos autores intentan a m enudo sa lir de apuros probando , según los
métodos espec íficos de l a doctri na del derecho n atu ral, que un confli cto entre el
derecho positivo y e l derecho natural es imposible4, o si adm i ten l a pos ib ilidad de tal
conf licto , éste se presentar ía so lam ente en aque llos casos excepc iona les que m uy
poco podr ían afectar la va lidez de l derecho pos itivo . Para e lim inar práct icam ente la

4 . H obbes , D e Cive , cap . XIV, Pr. 10 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
90
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

pos ib ili dad de una anul aci ón del derecho positivo5 por el derecho natural en caso de
conflicto entre estos dos derechos, se ha argumentado que se trata necesariamente de
un conflicto de opiniones sobre el contenido del derecho natural en un caso parti cu-
lar, conflicto en que se oponen el órgano estatal que crea o apli ca el derecho positivo
y el sujeto sometido a este derecho. Según esto el sujeto no puede resolver el conflic-
to . U n icam ente el órgano estata l es competente para deci di rl o, de tal modo que su
op in ión preva l ece cuando un suj eto consi dera una norm a j u rí di c a posi ti va como
contrar ia a l derecho natura l6.
o t r o med io de asim ilar e l derecho positivo a l derecho natura l consiste en definir
la ju st ic ia d ic iendo , como lo hace l a m ayor parte de los parti dari os del derecho
natura l, que l a m i sm a consiste en dar a cada uno lo debido. Como esta defi ni ci ón no
ni d cai qué es lo deb ido a cada uno , e l reenvío a l derecho pos it ivo es i nevi tabl e. En
otras palabras, sign i fi ca que l a j usti ci a del derecho natural exige dar a cada uno lo que
le es deb do i según el derecho pos tivo i .
Por ú lt im o , todos los representantes notables de la doctr ina de l derecho natura l
declaran que éste no reconoce e l derecho de resistir a l a autoridad , o sólo lo adm i te de
una m anera m u y restring ida. Así un conflicto posi bl e entre el derecho posi tivo y el l
derecho natura í no podr a tener efectos peligrosos para las autor i dades establecidas. i
C u ando se admi te uni derecho
, de resi stenc
, a queda reduc
i l do y a sea a un a s mp e
resistencia pasiva (es decir a la desobed ienc ia segu ida de sumis ión a la sanción estatui-
da por el derecho positivo) , y a a la resistencia contra un uso ilega l de la fuerza según
el derecho pos itivo , o b ien e l derecho de resistencia se lim ita a los casos m u y graves o
a l a resistencia ind iv idua l con exc lusión de toda resistencia organ izada7.
S i procedemos a un análisis crítico de las obras clásicas de l a doctri na del derecho
n atu ra l, comprobaremos que l a i dea de un derecho n atu ral superi or al derecho
pos iti vo no ti ene por fi n ali d ad debili tar l a autori dad del derecho posi ti vo, como
podr í a creerse de pri m era i ntenci ón, sino el de reforzarl a. La doctri na ti ene en su
con junto un carácter conservador m u y acentuado. Si n duda, ha teni do ciertas ten-
denc ias reformadoras, como es posi bl e comprobarl o sobre todo en el domi ni o del
derecho internac iona l, pero con respecto al derecho naci onal no ha teni do l a i mpor-
tanc ia que se le ha queri do atri bui r. M ás aún, allí donde se preconiza una adaptación
de l derecho positivo al derecho natural, se l a presenta sol amente como un postulado
d ir ig ido al legislador , y no como un efecto automát ico de l derecho natura l. Se parte ,

. , cit., li . , . i
5 Pufendorf op. b VIII cap 1, secc ón 2.
. , c i t , li . , . i ; li , . , i .
6 Pufendorf op. b VIII cap 1, secc ón 5 bro VII cap 4 secc ón 2
. , cit., li . , . , i : l , ie eta p h y sik der
7 Pufendorf op. b VII cap 8 secc ones 4 y 5 E m m anue Kant D M
Sitten, esa elte Sch rifte n h er ausgege ben n der reu ssische n kad e ie d er issenschaf-
G mm vo P A m W
ten , l. , . .
vo VI p 320

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 91
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo V III

pues, de l a i dea de que el derecho posi tivo permanece en vi gor tanto tiempo como
tarde el legislador en adaptarlo al derecho natural. Notemos, sin embargo, que ciertos
part idar ios de l derecho natura l se han opuesto a toda reforma leg is lat iva8.

c) Los resu ltados c o n trad ic to r io s de l a d o ctr i n a


de l derecho n a tu ra l

La af irm ac ión de que una conducta h um ana es natural, es decir, conforme a la


natura leza o prescrita por ella, es, en úl ti m o análisis, un j ui ci o de valor subjeti vo. De
aqu í se s igue que no hay una doctri na de derecho natural, si no un gran núm ero de
doctr inas que sost ienen tesis contrad ictor ias . Para una, l a dem ocraci a es l a forma
natu ra l de gob i erno9. Para otra, di cha form a es contrari a a l a natural eza, y sólo la
autocrac ia , y más part icu larm ente la m onarqu ía abso luta , es conforme a sus leyes10.
Locke h a deduc ido de l a natural eza que el poder del gobi erno es esenc i al m ente
lim itad o 11; Hobbes ha extraído el pr inc ip io contrar io12.
E l p r in c ip a l pro b lem a de nuestro ti em po es el de l a pro pi ed ad pri vad a y de
la ju st ic ia de los s istemas jur íd ico s y económ i cos que sobre ell a se fundan. Ahora
b i en , en tre l as teorí as j u rí d i c a s y p olí ti cas reci en tes se v eri fi ca u n acen tu ad o
retorno a l a d o ctr i n a del derecho n a tu ral. Esto es debi do, en ci erta m edi d a, a la
di ea de que sólo esta do ctr ina p erm it ir ía defender ef i cazm ente el si stem a capi ta-
li en su ucha
sta l contra e lcom un ism o . D e hecho , de Groti us a Kant los represen-
tantes m ás em n en tes de la d o c tr i n a del derecho n a tu ral se h an esforzado en
i
dem ostrar que l a p ro p i edad p ri vada es un derecho sagrado, acordado al hom bre
por la natu ra leza o por D ios .
Esta tesis resu lta tanto más notab le cuanto que , según las Sagradas Escrituras y
la nterpretac
i i dada por al Ig es
ón l ai ,Dios d oi todas las cosas en com ún a todos os l
hombres . Es, por lo tanto , part icu larmente d ifíc il demostrar que la prop iedad pr iva-
da , domi ni o exclusivo de un hombre sobre una cosa, es conforme a l a naturaleza, tal
como e lla ha sido creada por Dios . Se ha llegado a esto por el razonamiento siguiente :
creado a la im agen de D ios , e l hombre era or ig inar iam ente bueno , pero hab iendo ,
conforme a la Prov idenc ia d iv ina , sucum b ido a l pecado , se ha convertido en ma lo .

8 . Bened ictus W in k ler , P rincipioru m iuris lib ri qu inq u é, 1615 .


9 . Jo h n Locke , T he S eco n d Treatis e on C ivil G overn m ent, cap . V III , Pr. 99 .
10 . Robert F ilmer, P atriarcha, cap. II, Pr. 1.
11 . Op. cit., cap . XI , Pr. 135 .
12 . Th e Elem ents o f L aw , p ub licado p o r F. Toenn ies , C am b r id ge , 19 28 , p . 8 7 y ss.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
92
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

Las cosas han debido adaptarse a esta segunda natura leza después de la ca ída y as í se
han convertido en prop iedad pr ivada de l hom bre13.
Pero no se m tan a af rmar que a natura eza establece e derecho de prop edad
li i i l l l i
nd v dua sino que tamb én cons deran que consagra su nv o ab dad La d str bu-
i i i l, i i i i l ili . i i
ción de los bienes ta como ha sido efectuada por e derecho positivo es usta puesto
, l l , j ,
que es conforme a derecho n atu ra y se encuentra fun dada sobre a nst tuc ón
l l l i i i
nquebrantab e de a prop edad pr vada Com o esta d str buc ón garant za e m áx -
i l l i i . i i i i l i
mo de fe c dad posible, toda tentat va de mod f car a por a adopción de otro sistema
li i i ii l l
económico es uzgada contrar a a derecho natura y en consecuenc a n usta14
j i l l i i j .
Diversos part dar os de derecho n atu ra est m an que una de las pr nc pa es
i i l l i i i l
func ones de Estado es decir de derecho pos t vo es a de proteger e derecho de
i l , , l ii , l l
prop edad estab ec do por a m sm a natura eza E Estado carecer a de poder de
i l i l i l . l í l
abo r ta derecho que ex st r a ndepend entem ente de derecho pos tivo A gunos
li l , i ií i i l i . l
egan hasta pretender que a natura eza no establece un derecho abso uto a a v da
ll l l l l i .
E derecho pos t vo podr a así, s n v o ar e derecho natu ra m poner a hom bre a
l ii í i i l l l, i l l
ob gac ón de sacrificar su v da a Estado. Pero, a m smo tiempo estos autores decla-
li i i l l i ,
ran que e Estado no puede en n n g u n a c rcunstanc a estab ecer m puestos s n el
l i i i l i i
consentimiento de los contribuyentes y que a expropiac ón sin ndemn zac ón v o a
, l i i i i i l
una ey abso uta de a natura eza15 La prop edad tendr a así, con respecto a a natu-
l l l l . i í l
raleza , un va lor m ucho más grande que el de la v ida .
Es comprensible que una teorí a fundada sobre el derecho natural sea consi dera-
da como el más fuerte basti ón de l a defensa contra el com uni smo. Si n embargo, el
m ismo derecho natural ha sido invocado para demostrar que l a propi edad pri vada es
contrar ia a l a naturaleza, y que ella esl a fuente de todos los males sociales. Tal esl a tesi s
de una obra pub li cada si n nombre de autor, que apareci ó en Parí s en 1755 con el
t ítu lo de Code de la Nature ou le véritable espritde ses loi^6. Atri bui da pri meramente a
D derot esta obra en r gor de verdad es deb da a a p u m a de un ta M o re de
i , , i , i l l l lli,
qu en no sabemos gran cosa. Cons derada como e evangelio de soc alismo durante
i i l l i
e s g o XVIII Baboeuf efe de un m ov m ento com un sta durante a revo uc ón
l i l , ,j i i i l l i
francesa a c ta frecuentem ente M uchas de sus ideas han s do desarro adas más
,l i . i ll ,
tarde por Four er y otros teóricos comunistas
, i .
La doctr na de derecho natura a segu r un método óg cam ente erróneo per-
i l l l i l i ,
m ite just if icar los ju ic ios de valor más contrad ictorios . Carece , por lo tanto , de interés

13 G rot us op. it b II, cap 2.


. i , c ., li . .
14 R ch ard C u m b er an d D 1672 cap 1, pr 27 cap VII pr 2 y 9
. i l , e legibus naturae, , . . ; . , . .
15 Locke op. cap XI pr 138 y 139
. , cit., . , . .
16 Pub cado en a C o ecc ón de econom stas y reformadores soc a es de Franc a por E
. li l l i i i l i , .
D París, 1910
o lléa ns , .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 93
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o V
III

i l i i íi . i i i
para qui en busca a verdad desde unl punto del v sta c ent , f co Pero s b en ili d cha
doctrl na eni modo
i l alguno
lí i sirve
, parai e avance de i a ciencia
l lpuedel ser de gran ut dad
en e dom n o de a po t ca como nstrum ento nte ectua para a defensa de ciertos
intereses. l as leyes , l i i i ii
En el diá ogo L 17 P atón d st ngue las m ent ras perm t das de las que no
l . i ii i il l . , j l ,
o son u n a m ent ra está p erm t da s es ú t a gobernante Se puede por e emp o
l j , i l . i
enseñar que sólo e hombre usto es feliz aunque esto sea contrar o a a verdad S es
i , il, i l i i l . l i
un a m ent ra es m u y ú t y a que garant za a obed enc a a derecho De a m sm a
,l i l l l l
manera a doctr na de derecho natura trastrueca a verdad a pretender ser apta para
i j i j , i i i
determ nar de m anera ob et va lo que es usto pero sus part dar os pueden cons de-
l i il.
rar a como una m ent ra út

. j j
2 D e r e c h o o b e t iv o y d e r e c h o su b e t iv o

i l i j ii l
El pos tivismo de siglo XIX no renunc a enteramente a ust f car e derecho por
, i i ,
valores suprapositivos sino que procede de m anera nd recta y por decirlo así, encu-
i . i l ,
b erta Sus representantes no adm ten (a menos de m anera expresa) que haya por
i l ii , l l , i
enc m a de derecho pos t vo un derecho que tenga un va or abso uto pero d cho
l i lí i i l i i l , l
va or está. m p c tam en te conten do en a m sm a noc ón de derecho ta como la
conciben , , l li , l i
l Dejemos
, sin embargo
l lia un ado este dua i smo i de a guna m anera lnmianente i i y
ocu to y estudiemos i e dua j smo i ,patente y s stemát co li que aparecei , en a d st nc ón
entre derecho objet vo y sub et vo entre i derecho púb . co y pr vado
li entre
, Estado y
derecho y otros m uchos , pares
i de noc
i ones iopuestas ii Este l dua sm o de
i formas
; y
aplicaciones
i ijvariadas no t ene
i . ilpor ún ca func
i ón just f car e derecho pos tivo tiende
tamb én a f arle iciertos j lím i i tes S , la oposic i i ón i entre Estado y derecho j i tiene esencial-j i
mi entel un a func i i óni ust li f cadora li i a d st nc ón i i entre l derecho obi et vo . y sub et vo
tl ene a imian f esta f na dad de lim tar eli dom ,n io de iderecho i i ipos tivo En cuanto a
a opos c ón entre derecho púb . co y pr vado t ene s gn f cac ones m u y diversas y
funciones ideológicas variadas

. i . l
17 L bro III (N de T.)
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
94
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

a) La noc i ón de derecho sub jet i vo

Se enseña a m enudo que el derecho ti ene que ser entendi do a l a vez en un


sent ido ob jet ivo y en un senti do subj eti vo, pero de esta m anera se i ntroduce una
contrad icc ión de pr inc ip io en la base m ism a de l a teorí a del derecho, y a que en su
sent ido objetivo el derecho ti ene un carácter normati vo, es un conj unto de normas,
un orden , en tanto que en su sentido subjeti vo es un interés o una vol untad, es decir,
una cosa tan d iferente que no es posi bl e subsumi r el derecho obj eti vo y el derecho
subjetivo bajo un concepto único. Esta contradi cci ón subsiste hasta si se qui ere hacer
valer una relaci ón entre el derecho objetivo y el derecho subjetivo, al afirmar que este
ú lt im o es un interés proteg ido por el pri mero, una vol untad reconoci da y garanti za-
da por e l derecho objetivo .
En su s ign if icac ión pr im era este dua lism o expresa la id ea de que e l derecho
sub etivo es anter ior a l derecho ob jet ivo , tanto desde e l punto de v ista lógico como
j
cronológico . Los derechos subjetivos nacen pr imero , en espec ia l e l de prop iedad , su
prototipo , que es e l resu ltando de la aprop iac ión o r ig inar ia . E l derecho ob jet ivo
aparece más tarde , baj o l a form a de un orden estatal que reconoce, garanti za y
protege los derechos subjet ivos que han naci do en form a i ndependi ente. Esta con-
cepción es sosten ida en especia l por los representantes de la escuela h istórica , que fue
al pr m i era m an festac
i i de lpos ti vi smo
ón i uj r dí co
i en e lsig ol X X
i ,y que ejerció una
ni f ul enc ai cons derab
i el en al form ac ón
i de as l noc ones
i de al Teor aí genera lde l
derecho . Dernburg escribe, por e jemplo : “Los derechos en e l sentido subjet ivo exis-
t ían en l a hi stori a mucho antes de que un orden estatal consci ente fuera establecido.
Estaban fundados sobre la persona de sus ti tul ares y en el respeto que éstos habí an
sab ido obtener e im poner para ellos m ismos y para sus b ienes . Es so lam ente por
abstracc ión que se ha pasado poco a poco de la com probac ión de los derechos
subjetivos a la idea de un orden jur íd ico . Es, pues , inexacto y contrar io a la h istor ia
af irmar que los derechos subjetivos ser ían so lamente emanaciones de l derecho en el
sentido objetivo”18.

18 . H e i n ri ch D ernburg, Pandekten, 4 “ ed., 1894, vol. I, Pr. 39: “R echte i m subj ekti ven
s inne bestanden gesch i ch tli ch schon l ange, ehe si ch ei ne sel bstbewusste staatli che O rd-
n u n g ausb ild ete . S ie grü n d e te n s ich i n d e r P ersonli chkei t d er Ei nzel nen u n d i n der
A ch tu n g , w e lche sie für i hre Person u n d i hre G üter zu erri n gen u n d zu erzwi ngen wuss-
ten . Erst d urch A b strakti on musste m an all m ahli ch aus der A nschauung der vorhandenen
sub jekt ivon R echte den B egri ff der R echtsordnung gewi nn en. Es i st d ah er ei ne ungeschi -
cht liche u n d e ine u n ri ch ti ge A n sch auun g, dass di e Rechte i m subj ekti ven Si n n e ni chts
se ien a ls Ausf lüsse des Rechts im o b jekt iven S in n .”

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 95
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o V
III

i j
b) La no c ó n de su eto de derecho o de persona
i j li l
La noc ón de. su eto de derecho ,o de persona está estrechamente g adl a a i a de
derecho
i . subjetivo
l j En rigor de verdad, no son l otra cosal que
i dos i aspectos
, l i del a m sma
noc ón E su j etoi .de derecho i cuyo m ode o esj e íprop i ietar o es ie t tu arl de un
derecho
j í i . sub et vo
í í Se lo conc beli como j í i un ser u r d co ndepenj d ien te de orden í
ur dl co H ab r a as unai persona dad li i i u r d ca que el derecho sub et vo. encontrar
l a
de ja guna
i , manera preex
, l stente en e nd v duo o en ciertas
, colectividades
í l E derecho
ob et vo es decir
li e derecho í establecido i por el Estado podr a so amente
. reconocer
esta persona i dad i y deber l a hacerlo si qu
j i ere ser un
l j verdadero derecho i i
i La opos c ón l entrei e derecho obi et vo y e su eto de derecho es contrad l ctor a,
lóg camente en a m edí dal en que se afjrma i que uno y otro existen sim u táneamente i
dado queli eni esta teor a e derecho i ob , et vo es una lnormlia heterónom a que j ímipone,
un a ob gaci , lón y hasta i un a sanc ónli en itanto , l que
li a ca dad de personal u r d c a es
por
i iesenc a a negac
l ón de toda
í . ob gac ón a bertad
: en iel sentido de a autodeter-
l l
m nac lónl o de a, autonom l a Así,
i ili Puchta declara “La nocí ón fundam. enta de dere-
cho es a ibertad o sea i a pos b dad i ilide determinarse
, i a s mismol El hombre es sujeto
de derecho porque t ene esta pos b dad porque t ene una vo u ntad”.19

i i l i l i j i
c) F u n cj ó n d e o ó g c a de as noc ones de derecho sub et vo
y de su eto de derecho
l i i i l li j í i i i i i
. Ta l def n c ónl de a persona dad ur dl ca t ene ev dentemente i i un icarácter
i i f ct -
cio
l En a esfera l de derecho encontramos
i ,a autodeterm
l nac ón de los nd v duos en
e marco, de derecho denom nado privado í donde e contrato
i i ies un hecho
i creador de.
derecho
i y sólo se trata de, una autonom i ia m u y restr ng da
; l e m prop am ente dicha
N nguna
li i persona puede
, i en efecto,
l i atr bu rse derechos , e derecho del uno supone
j í i la
ob j gac ón
i , i de otro y d i cha rei ac ón no puede nacer l conforme
l a orden u r d co
ob
i et i ivo s .no por m an : festac ones i concordantes
l de ja vo i u ntad i em anada l de dos l
ndliv duos M ás aún es necesar o que, e derecho l ob et vo atr b uya
l li a contratoli i a l
ca dad de hecho creador l de derecho
l de ta i m anera que en e ú t m o aná s .s e
derecho contractua lem ane de derecho objet vo y no de las partes í contratantes
Es fácil percibir a función ideológica de estas nociones, entre l i s contradictorias, de
derecho subjetivo y de sujeto de derecho. Se trata de mantener a dea de que el derecho

. . , ursus d er In stitu tio n en , ., , l. . , :


19 C f Puchta i C i i i i ... 7 ma ed 1 8 7 1 vo i I, págs i 4 i 6 i y : 8 “Der
li
G runi dbegr
, i ff des Rechts st di e F re...he t iD er abstrakte
j B egr ff der Fre, he t sti Mjo g -
chke lit s chi zu
, i etwas zu bi est m m, en D er , st S ub ekt
i des Rechts
ill d aru
. m dass hm ene
M o g ch ke t s ch zu best m m en zukom m t das er e n en W e n h a t ”
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
96
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

subjetivo, es decir, l a propiedad privada, es una categoría trascendente al derecho objeti-


vo, una institución que le impone límites infranqueables. Esto es tanto más importante is
e l derecho objetivo es concebido como un orden susceptible de transformarse y evolucio-
nar constantemente , como una creación arbitraria del hombre y no como un orden
fundado sobre la voluntad eterna de l a divi ni dad, sobre l a razón o l a naturaleza. Es
importante también cuando la creación del orden jurídi co tiene un origen democrático.
M ed iante la idea de un derecho dist into e independ iente de l derecho objetivo —
que no sería menos , sino más que éste , un verdadero derecho— se trata de evitar que la
i nsti tuci ón del a propi edad pri vada sea supri mi da por el ordenj urí di co. N o es difí cil
comprender por qué l a ideología del derecho subjetivo se apoya sobre el valor moral de
la libertad in d iv idua l y de la autonom ía de la persona , si la prop iedad pr ivada está
s iempre comprend i da en el domi ni o reseñado a esta li bertad y a esta autonomí a. Se
trata de rehusar l a calidad de orden j urí di co a un sistema de normas que no reconozca
d icha libertad a los individuos , es decir, que no garant ice sus derechos subjetivos.
u n e jemp lo m u y caracter íst ico de esta tendenc ia es la f ilosof ía de l derecho de
Hege l, para la cua l e l derecho subjet ivo , que ident if ica con la prop iedad , consiste en
al realización exterior de al libertad .E lhombre es una persona gracias a al libertad de
su vo luntad , pero ello requ iere un dom in io exterior donde esa libertad se ejerza ; este
dom in io es la prop iedad . Para H ege l la prop iedad es la pr im era ex istenc ia de la
li
bertad ,
y como ta l,un f ni en sí, de una mi portanc ai esenc al.i La razón exige pues , ,
l .
que e hombre posea bienes En tanto que personas los hombres son guales pero no i ,
ol son en tanto que prop etar i i .Ident fi cando
os i al noc ón
i de prop edad i con al de
prop edad pr vada o n d v d u a H ege descarta resue tam ente e postu lado de la
i i i i i l, l l l
i dad
gua l de al propiedad .Para él, al vo untadl de un ndi vi duo
i i ar
part cu l se realiza en
l a propiedad. De aquí resulta que l a noción de propi edad colectiva, o de comunismo,
es incom pati bl e con l a de propi edad20. Hegel ll ega a decir: “Lai dea de una cofradía,
re li gi osa, ami stosa o aun i m puesta, de l a h um ani d ad, con com uni dad de bi enes y
abo li ci ón del pri nci pi o de l a propi edad pri vada, puede seduci r fácil mente a los que
desconocen l a natural eza de l a li bertad del espí ri tu y l a del derecho y no las conciben
en sus momentos determ inados”21. Esta teor ía de l derecho subjet ivo no es sino una

20 . G.W.F. H ege l, G rundlinien d er P hilosophie des Rechts, p ub licado por Georg Lasson ,
L e ipz ig, 19 11 ; 3 ra ed ., 193 0 , trad uc id o al francés por A n dré Kaan con e l t ítu lo : P rincipes
de la philosoph ie d u droit, Par ís, 7 ma ed ., 194 9 . Ver los parágrafos 4 1 , 4 5 , 4 6 . 4 9 y 71 .

2 1 . Op. cit., Pr. 46 : “D ie Vorste llung von e in er from m en oder freundschaft lichen u n d
se lbst erzw ungenen Verbrüderung d er M enschen m it G em e inschaft d er G ü ter u n d der
V erbannung des p r i vate igentüm lichen Pr inz ips kan n s ich d er G es innung le icht darb ieten ,
w e lche d ie N atu r d er Fre ihe it des Ge istes u n d des Rechts verkenn t u n d sie n ich t id ihren
b est im m ten M o m en ten erfasst .”

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 97
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo V III

ideol ogí a desti nada a sostener un si stem a polí ti co fundado en el p ri n ci pi o de l a


prop iedad privada.

d) La no c ió n de re lac ió n ju r íd ic a

Está en un todo de acuerdo con esta i deol ogí a consi derar l a rel aci ón entre el
derecho y l a soci edad, en parti cul ar, entre el derecho y l a vi da económica, como una
relación de forma a contenido; y la relación jur íd ica , como una relación socia l a la cua l
el derecho se lim ita a dar una sign ificación exterior. Esta concepc ión es especialmente
la de los representantes de la c iencia jur í d i ca tradi ci onal que dicen tener preocupacio-
nes soc io l ógi cas, pero que en reali dad ti enen si m pl em ente una i n cli n aci ón por el
derecho natura l. En l a teorí a de las relaci ones j urí di cas, esos autores introducen un
dua lism o que recuerda al del derecho obj eti vo y el derecho subj eti vo, al di sti ngui r
derechos personales y derechos reales, según que se trate de una relaci ón entre sujetos
de derecho , o entre un su jeto y un ob jeto jur íd ico , entre una persona y un a cosa.
La propi edad es el derecho real por excel enci a y sirve de punto de parti da a toda
la construcc ión . Se la def ine como e l dom in i o excl usivo de una persona sobre una
cosa, y se la opone a los derechos creditorios, que fundamentan relaciones jurí di cas de
natura leza ún i cam ente personal. Esta di sti nci ón, que desempeña una funci ón i m -
portante en l a teorí a del derecho civil, presenta tambi én un carácter ideológico m ani -
fiesto . Se l a m anti en e a pesar de l a obj eci ón constantem ente renovada de que el
dom in io ju r í d i co de un a persona sobre un a cosa consi ste excl usi vam ente en una
re lac ión entre un sujeto y otros sujetos, o más exactamente, en una rel aci ón entre l a
conducta de un i nd i v i duo y l a de otro u otros i ndi vi duos, a saber, en l a posi bili dad
ju r íd ica para e l prop ietar io de im ped ir a todos los otros sujetos gozar de l a cosa y en
e l deber de éstos de no coartar la facu ltad de l prop ietar io de d isponer de ella .
Si se defi ne a l a propi edad como una rel aci ón entre una persona y una cosa, se
d is im u la su i m portante funci ón soci al y económi ca, que de acuerdo con las teorí as
soc iali stas consi sti rí a en una “expl otaci ón”. En ri gor de verdad l a propi edad es una
re lac ión entre el prop i etari o y todos los otros sujetos de derecho, que deben por el
derecho ob jetivo respetar el poder excl usivo del propi etari o sobre su cosa. Pero l a
c ienc ia jur íd i ca tradi ci onal se rehúsa a admi ti r que el derecho subjetivo del propi eta-
rio sólo sea un aspecto secundari o del deber de los otros sujetos de derecho; i nsi ste
sobre el carácter pri mari o de los derechos subjetivos y ll ega hasta identificarlos con el
derecho mismo .
c o m o vemos, los teóricos del derecho se i nteresan mucho más por los derechos
subjetivos que por los deberes j urí di cos. Algunos ll egan hasta pretender que el deber
no es una noc i ón j u rí d i c a y que úni cam ente exi sten deberes moral es. El derecho
conocer ía derechos sub jet ivos , pero no deberes jur íd icos . A hora b ien , un orden
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
98
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

coactivo como e l derecho t iene por func ión esencia l establecer una relac ión normat i-
va entre la conducta de un in d iv iduo y un acto de coacc ión dest inado a sanc ionar
esta conducta , y es de esta rel ación de donde resu lta el deber de conduc irse de ta l
m anera para ev itar la sanc ión . E l deber desempeña , pues , en e l sistema de l derecho ,
una func ión más importante que e l derecho subjetivo . Pero si vemos en la noción del
derecho sub jet ivo una genera lizac ión de la noc ión de prop iedad pr ivada , ser ía efec-
t ivam ente una torpeza ligar la a la de deber ju r íd ico y, sobre todo , ver en esta ú lt im a
una noción de im portanc ia igua l, o inc lus ive super ior ; esto comprometer ía los servi-
cios que la noc ión de derecho sub jet ivo puede rend ir en el p lano ideo lóg ico .

3. R e d u c c ió n d el der e c h o s u b je t i v o a l d e r e c h o o b je t i v o

a) El deber j u r í d i c o

A l oponerse en este punto a l a doctri na tradi ci onal, l a Teorí a pura del derecho
coloca en pr imer p lano l a noción de deber j urí di co. Extrae así las úl ti mas consecuen-
cias de ciertas ideas fundam enta les que y a se encontraban en l a doctri na posi ti vi sta
de l siglo XIX, pero que no habí an sido casi desarrolladas. Para l a Teoría pura el deber
jur íd ico no es otra cosa que la m ism a norm a ju r í d i ca consi derada desde el punto de
v i sta de l a conducta que prescri be a un i ndi vi duo determi nado. Es l a norm a en su
re lac ión con e l ind iv iduo al cual prescribe l a conducta, vi ncul ando una sanci ón a l a
conducta contrar ia . E l deber j u r í d i co es, pues, l a norm a j u rí di ca i ndi vi duali zada, y
por este hecho no t iene n in gun a rel aci ón con l a noci ón de deber m oral. u n i n di vi -
duo está jur íd icam ente ob li gado a adoptar una conducta determi nada en l a m edi da
en que una norm a jur íd ica hace de la conducta contrari a l a condi ci ón de un acto de
coacción llamado sanción . Según los casos, l a sanción está di ri gi da contra el autor del
acto ilíc ito o contra uno u otros muchos i ndi vi duos. A quél contra el cual l a sanción
está d ir ig id a es responsab le de l acto ilí ci to , aun cuando no l o hubi era com eti do él
mismo . Pero sólo e l autor de l acto ilí ci to vi ol a el deber que l e señal a abstención y este
deber subs iste aunque no sea responsab le del acto ilí ci to. La conducta prescri ta es
s iempre e l objeto de un deber j urí di co, hasta si el i ndi vi duo obli gado es di sti nto del
responsable de esta conducta .
Por el contrar io , puede suceder que a l establecer un deber y una responsabilidad
jur í d i ca una norm a no cree un derecho subjetivo correspondiente. El establecimien-
to de derechos subjetivos no es una funci ón esenci al del derecho objeti vo. Podemos
im ag inar un orden jur íd ico que no los establezca, pero n inguno podr ía abstenerse de

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 99
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo V III

determ inar los deberes y las responsabilidades j urí di cas, ya que se trata de una de las
funciones esenciales de l derecho objetivo .

b ) E l d erecho su b j et i v o

H ay derecho subj eti vo, en el senti do específico de l a pal abra, cuando entre l as
condiciones de l a sanc ión fi gura una mani festaci ón de vol untad, querell a o acción
jud ic ia l, emanada de un ind iv iduo lesionado en sus intereses por un acto ilí ci to. Sola-
mente cuando una norm a jur íd i ca coloca así a un i ndi vi duo en posi ción de defender
sus intereses, se crea un derecho subjetivo a su favor. Este derecho no puede ser opuesto
a l derecho objetivo , dado que sólo existe en l a m edi da en que ha sido creado por éste.
El derecho objetivo no se encuentra, por otra parte, en l a necesi dad de i nsti tui r dere-
chos subjetivos. Sólo t iene facul tad para recurrir a esta técni ca especial, propi a de los
órdenes jur ídicos capitalistas. Efectivamente, éstos son construidos sobre l a i nstitución
de la prop iedad pr ivada y toman amp liamente en cuenta los intereses privados .
D i ch a técni ca no es, si n em bargo, utili zada en todos los sectores de un orden
jur íd ico capitalista . Un icamente aparece desarrollada en forma comp leta en el ámbi -
to de l derecho “pr ivado” y en a lgunos sectores del derecho adm i ni strati vo. El dere-
cho pena l moderno ha renunc iado a utili zarl a, pues, en l ugar del i ndi vi duo l esi ona-
do en sus intereses , interv iene un órgano estatal, el acusador públi co, que i m pul sa de
oficio e l proced im iento tend iente a la ap licac ión de la sanción .
Después de haber ana lizado as í la noc ión de derecho , entend ido en el sent ido
sub jet i vo , l a Teorí a p ura está en condi ci ones de resolver el duali sm o del derecho
objetivo y del derecho subjetivo. Para ella ambos derechos son de l a mi sm a natural e-
za. El segundo no es más que un aspecto del pri m ero y tom a, ya sea l a form a de un
deber y de una responsab ili dad cuando el derecho obj eti vo di ri ge una sanci ón
contra un i nd i v i duo determi nado, ya l a de un derecho subj eti vo cuando el derecho
ob jeti vo se pone a di sposi ci ón de un i n di vi duo determi nado. Esta reducci ón del
derecho sub jet ivo a l derecho obj eti vo, esta absorci ón del uno por el otro, excl uye
todo abuso ideo lógi co de estas dos nociones y, sobre todo, l a defi ni ci ón del derecho
no queda ligada a la técn ica de un orden j u rí di co parti cul ar, pues ti ene en cuenta el
carácter cont ingente de los órdenes jur íd icos capitalistas .
Hemos v isto que hay derecho subjetivo cuando una man ifestac ión de vo luntad
del interesado (querell a o acción j udi ci al ) es un elemento esenci al del procedi mi ento
que desemboca en la norm a in d iv idua l por l a cual el tri bunal determi na l a sanci ón
por aplicar en un caso concreto . En otros términos , el i ndi vi duo al cual le es acordado
un derecho sub jet ivo es adm it ido a part ic ipar en la creac ión de l derecho .
De l a m i sm a m anera es posi bl e consi derar otros derechos que tambi én han sido
llam ados sub jet ivos , pero que no se e jercen por u n a m an ifestac ión de vo luntad

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
100
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

tend i ente a l a aplicaci ón de una sanción. Así, los derechos denomi nados políticos son
genera lm ente def n dos como i i e poder lde part c par di recta
i oi ind rectamiente en a
formac lón i de l a vol untad del Estado y, por lo tanto, enl a creación del ordenj urí di co
en e l cua l esta “vo lu n tad” se expresa. Pero aquí, como en los otros casos donde l a
“vo luntad de l Estado” personifica el orden j urí di co, sólo se pi ensa en normas genera-
les, en leyes que const ituyen este orden .
En los Estados democráticos los su jetos de derecho pueden part ic ipar en la
e aborac ión de las l eyes, en tanto que esta facul tad les es rehusada en los Estados
l
autocráticos.
H ay democracia cuando la legislación es establecida directamente por e l pueblo ,
es decir, por los mi smos sujetos de derecho, cada uno de los cuales ti ene el derecho
subjetivo de i nterveni r en las discusiones y votar en el seno del a asamblea legislativa.
H a y dem ocraci a i n d i recta cuando l a l egi sl aci ón es establ eci da por un parl am ento
e leg ido por el pueb lo . La form aci ón de l a vol untad del Estado, o sea l a creaci ón de
normas generales, se produce en dos etapas: elección del parl amento y, luego, voto de
las leyes por los par lam entar ios el egi dos. H a y entonces dos especies de derechos
sub jet ivos : el derecho de voto de los el ectores, que form an un grupo más o menos
vasto, y el derecho de los elegidos, rel ati vamente pocos, dei nterveni r en las discusio-
nes y en las votaciones en e l seno de l par lamento .
S i los derechos políticos perm iten part ic ipar en la formac ión de la vo luntad de l
Estado , los derechos subjetivos del derecho privado son tambi én derechos políticos,
y a que dan igual m ente a sus titul ares l a facul tad de contri bui r a l a formaci ón de esta
vo luntad. Ésta se expresa tanto en l a norm a i ndi vi dual establ eci da por l a resolución
de un tr ibuna l, como en la norm a genera l in st itu id a por el leg is lador . Los derechos
po lít icos y los derechos sub jet ivos de l derecho pr ivado pueden ser eng lobados en
una sola y m ism a noción , pues tanto unos como otros desempeñan la m isma función
jur íd ica , la de perm it ir la part ci pac
i óni de los sujetos de derecho en al formac ón i de
i ;
las normas que los r gen normas generales en el caso de derechos po t cos normas lí i ,
i vi dua
nd i l en e lcaso de derechos subjet vos
es i de derecho privado .
El enfoque de derecho subjetivo como una técn ica part icu lar de la creación de l
l
derecho permite el iminar toda oposición entre derecho objetivo y derecho subjetivo, al
mismo tiempo que hace resaltar el carácter primario del deber jurí di co, en relación con
el derecho subjetivo. En tanto que el deber aparece como l a función esencial y necesaria
de toda norm a jur íd ica , el derecho subjeti vo sólo aparece en el ámbi to del derecho
privado como una i nstitución propia de l os órdenes j urí dicos capitalistas y en el ámbito
de l derecho público como un elemento de los órdenes jur íd icos democráticos.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 101
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo V III

4. La n o c ió n d e p e r so n a

Nos vemos así i nduci dos a ver en l a noci ón de suj eto de derecho o de persona
una construcción artificia l, un concepto antropomórfico creado por l a ci encia j u rí di -
ca con m iras a presentar al derecho de una m anera sugesti va. En ri gor de verdad, la
“persona” sólo des igna un haz de obli gaci ones de responsabili dades y de derechos
sub j eti vos; un conj unto, pues, de normas. Al personi fi car este haz, se desdobl a el
ob jeto del conoci m i ento j u rí di co, con l o cual se arri ba fácil m ente a concl usi ones
erróneas.

a) La p erso n a “f í s i ca”

La teorí a posi tivista ha i ntentado demostrar que no hay diferencia de naturaleza


entre la persona física y l a persona j urí di ca, pero esta concepci ón no ha teni do un
desarrollo comp leto . La persona física no es el hombre, como lo consi dera l a doctri na
trad ic iona l. El hombre no es una noci ón j urí di ca que expresa una funci ón específica
de l derecho ; es una noci ón bi ol ógi ca, fi si ol ógi ca y psicológica. Cuando una norma
jur íd ica ut iliza el concepto de hombre no le confiere por ello el carácter de una noción
jur ídica . De la m isma manera, el concepto físico de l a electricidad no se convierte en una
noción jur í d i ca cuando es utilizado en una norma j urí di ca que regula el empleo de esta
fuerza natural. El hombre solamente puede transformarse en un elemento del conteni-
do de las normas j urí di cas que regul an su conducta cuando convierte algunos de sus
actos en el objeto de deberes, de responsabilidades o de derechos subjetivos. El hombre
no es esa un idad específica que denom inamos persona .
La d ist inc ión entre el hom bre , ta l como lo defi ne l a ci enci a de l a natural eza, y
la persona como concepto ju r íd ico , no s ign i fi ca que l a persona sea un m odo parti -
cu lar del hom bre, si no, por el contrari o, que estas dos noci ones defi nen obj etos
to ta lm en te d iferentes . El concepto j u rí di c o de persona o de suj eto de derecho
expresa so lam ente l a uni dad de un a pl u rali d ad de deberes, de responsabili dades y
de derechos sub jetivos , es deci r l a u ni d ad de una pl u rali d ad de normas que deter-
m i nan estos deberes, responsabili dades y derechos subj eti vos. La persona denomi -
n ad a “fí si ca” desi gna el conj unto de normas que regul an l a conducta de un solo y
m i smo i nd i v i duo. La persona es el “soporte” de los deberes, de las responsabili da-
des y de los derechos sub jet ivos que resu ltan de estas norm as , o más exactam ente ,
e l punto com ún a l cua l deben ser refer idas las acc iones y las om is iones regu ladas
por estas norm as. Podemos deci r tam bi én que l a persona fí si ca es el punto central
de un orden j u r í d i co parci al compuesto de normas apli cabl es a l a conducta de un
solo y m ism o ind iv iduo .
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
102
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

Si el hom bre es una rea lidad natura l, la persona es una noc ión e laborada por la
c ienc ia de l derecho , de la cua l ésta podr ía , por lo tanto , prescindir . Fac ilita la descrip-
ción de l derecho, pero no es indispensable , ya que es necesario siempre remit irse a las
normas que regulan l a conducta de los i ndi vi duos al determi nar sus deberes, respon-
sab ilidades y derechos sub jetivos . D ec ir de un hom bre que es una persona o que
posee persona lidad ju r íd ic a s ign if ica s im p lem ente que a lgunas de sus acciones u
om isiones const ituyen de un a m anera u otra e l conten ido de normas jur íd icas . Es ,
pues , necesario mantener una d ist inc ión m uy neta entre e l hombre y la persona. Por
lo tanto ,no es correcto dec ri que e lderecho conf ere i derechos a las personas y es l
i pone deberes y responsab ilidades ,pues sólo los puede confer ri o m
m i poner a los
hombres . co n f iere un derecho subjetivo relac ionando un efecto jur íd ico determ ina-
do con la expresión de la vo luntad de un hombre y le im pone un deber v incu lando
una sanción a una de sus acciones u omisiones . El conten ido de las normas jur íd icas
no se re lac iona con las personas , sino so lamente con los actos de conducta humana .
La persona es, pues , un concepto e laborado por la c ienc ia de l derecho , un in stru-
m ento de l cua l se sirve para descr ib ir su objeto .

b) La p erso n a “j u r í d i c a ”

A sem ej anza de l a persona fí si ca, l a persona ll am ad a m oral o j u rí di c a desi gna


solamente l a un i dad de un conjunto de normas, a saber, un orden j urí di co que regula
la conducta de una p lura lidad de ind iv iduos . Ella es, a veces, l a personificación de un
orden j u r í d i co parci al, tal como los estatutos de una asoci aci ón y a veces l a de un
orden j urí d i co total, que comprende el conj unto de los órdenes j urí di cos parcial es y
es denom inado hab itua lm ente con e l nombre de Estado .
Para la teor ía trad i c i ona l l a persona fí si ca es un hom bre, suj eto de derechos y
deberes , en tanto que l a personaj u rí di ca no es un hom bre sino al guna otra cosa. Al
no hacer l a di sti nci ón necesari a entre el hom bre y l a persona, ve una di ferenci a
esenc ia l entre la persona f ísi ca y l a persona j u rí di ca, y es i ncapaz de concebi r l a
persona física como una persona j urí di ca y reunir a estas dos personas en una noci ón
común .
Para la Teor ía pura del derecho, por el contrari o, l a persona fí si ca y l a persona
ju r íd ica son ambas la person if icac ión de un orden j urí di co, de tal modo que no hay
d iferenci a esenci al entre estas dos clases de personas, y a que l a persona fí si ca es
tamb ién una verdadera persona j urí di ca. Esta concepci ón ti ene l a ventaj a de descar-
tar l a i dea de que l a persona es una especi e de sustanci a que “ti ene” sus deberes, sus
responsabilidades y sus derechos subjetivos. Al ver en l a persona l a personificación de
un con junto de normas jur íd icas , por lo tanto de un orden ju r íd ico parc ia l o tota l,
d i cha concepción ev ita el error de cons iderar la como cosa d ist inta de l con junto de
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 103
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo V III

deberes, responsab ilidades y derechos sub jet ivos const itu idos por esas normas . Se
abst iene as í de proceder a un desdob lam iento superf luo y engañoso a la vez.
A l i gual que l a persona física, l a personaj u rí di ca carece, pues, de exi stenci a real
o n atu ra l. En este senti do sólo son “reales” las conductas hum anas regul adas por
normas de natura l eza di versa. La persona j u rí di c a concebi da como una reali dad
d ist inta de los ind i vi duos, pero, cosa extraña, no perceptible por los sentidos, o como
un organ ismo social superior a los indi vi duos que l a componen, esl a hipóstasis de un
concepto puro destinado a facili tar l a descripción del derecho. La persona j urí di ca no
es un superhombre as í como tampoco la persona f ís ica es un hombre .
Los deberes, responsabilidades y derechos subjetivos de una persona j urí di ca no
son en reali dad otra cosa que los deberes, responsabilidades y derechos subjetivos de
los i nd i vi duos que l a componen, pues las normas j urí di cas sólo regul an conductas
hum anas . C uando un orden estatal i m pone deberes y responsabili dades a una per-
sona u r d ca y e confiere derechos sub et vos regu a a conducta de ciertos nd v -
duos js ní designar
i l os y de ega e poder de j iproceder , la esta
l des gnac ón en a persona i i i
i l , l l
u r d ca es decir en e orden u r d co parc a cuya u n d ad expresa esa persona La i i l
jconducta
í i , de los , nd vl duos des j ígnados i pori l a persona i u r d c a es as regu ada. de
i i i i l j í i í l
m anera nd recta por conducto de un orden ur d co parc a
i i j í i i l
Esta d str buc ón de funciones entre el orden ur d co tota y los órdenes u r d -
i i i j í i l j í i
cos parcia es es pos b e porque a conducta de un nd v duo comprende dos elemen-
l i l l i i i
tos d st ntos uno persona o sub et vo e otro m ater a u ob et vo Hay por una
i i , l j i , l i l j i . ,
parte e su eto de a acc ón o de a om s ón e nd v duo que obra o no obra y por
, l j l i l i i , li i i ,
otra parte a acc ón o a om s ón en s m sm a u n a norm a es com p eta cuando
,l i l i i í i . l
determ na estos dos e ementos S sólo determ n a uno es ncom p eta y debe ser
i l . i i , i l
comp etada por otra norma u n a norm a de a cua se dice que regu a a conducta de
l . l l l l
una persona ur d ca ún cam ente determ na de manera d recta e elemento objetivo
j í i i i i l ,
y a sea una acción o una om s ón D e a que otra norm a se encargue de determ nar el
i i . j i
e em ento sub et vo de des gnar a nd v duo que deberá conduc rse de a m anera
l j i , i li i i i l
prescrita
.

c ) La m p u ta c ó n de un acto a u n a p erso n a u r d c a
i i j í i
j í i
Los deberes, responsabilidades y derechos subjetivos de una persona ur d ca no
, ili j i
son otra cosa que los deberes responsab dades y derechos sub et vos de ciertos
i i i , i i l i ,
nd v duos pero mpuestos o confer dos de m anera co ect va y no como sucede
i l , i i i l. i l i
hab tua m ente de m anera n d v d u a Lo que se denom na a prop edad de una
persona j u rí d i ca es la prop iedad colectiva de los i nd iv iduos que l a componen , pero
éstos no pueden disponer de ell a de la m ism a m anera que d isponen de su prop iedad
i ndi vi dual. Deben conformarse a las reglas establecidas por el ordenj urí di co parci al

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
104
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

cuya un i dad expresa esa persona j u rí di ca. El crédi to de una personaj u rí di c a es un


crédito colectivo de sus miembros. Sólo el órgano competente puede hacerlo valer y
no cada m i em bro en form a ai sl ada. El i ndi vi duo que i ntervi ene como órgano sólo
posee esta cali dad en l a m edi da en que su acción está autori zada por el ordenj urí di co
parc i al y, por consi gui ente, puede ser i m p utada a este orden consi derado como una
un idad .
La persona jur íd ica se convierte as í en un punto de im putac ión . Todos los actos
de un a persona j u rí di c a son, en ri gor de verdad, actos cum pli dos pori ndi vi duos,
pero i m putados a un suj eto ficti ci o que representa l a u ni d ad de un orden j u rí di co
parc ia l o total. Esta i m p utaci ón es, pues, una operaci ón desde todo punto de vi sta
d iferente de l a i m p utaci ón en l a cual nos hemos ocupado precedentem ente y que
cons iste , dentro de un m ismo orden ju r í d i co , en establecer una rel aci ón entre dos
hechos22.

d) La resp o n sab ilid ad de la p erso n a ju r íd ic a

Cuando un i ndi vi duo que obra como órgano de una personaj urí di ca hace valer
un crédito perteneciente a esta ú l ti m a, es decir, un crédito colectivo de los indi vi duos
que const ituyen l a com un i dad personi fi cada por l a persona j u rí di ca, los valores
rea lizados por v ía de ej ecuc i ón forzada entran en l a propi edad col ecti va de estos
ind i viduos. De l a mi sm a manera, cuando una persona j urí di ca no realiza una presta-
c ión a la cua l está ob ligada , cuando un acto ilí ci to de derecho pri vado l e es i m puta-
b le, l a ej ecuci ón forzada no es di ri gi da contra l a propi edad i ndi vi dual de sus mi em -
bros, sino contra su propi edad colectiva. De aquí que l a responsabilidad del a perso-
n a jur íd ica sea la responsab ilidad colect iva de sus miembros .
u n acto ilí c i to le es i m putab l e cuando es cum pli do por un i ndi vi duo que obra
en ca lidad de órgano de l a com uni dad que ell a constituye. Es posibl e tambi én que la
persona j urí di ca sea responsable de un acto ilí ci to cometido por un i ndi vi duo que no
tenga l a cali dad de órgano, pero en este caso, como en el otro, se trata de una
responsab ilidad colect iva de los m iembros de las personas jur íd icas .
S i la persona ju r íd ica no cump le uno de sus deberes y la ejecuc ión forzada es
d irig ida exclusivamente contra su propiedad colectiva y no contra la propiedad ind iv i-
dua l de sus miembros , la responsabilidad de la persona jur íd ica se denom ina lim itada ;
ésta es una de las características de las personas jur íd icas de l derecho privado.
u n a persona j urí di ca puede ser tambi én pasible de una responsabilidad penal is
sus m iembros deben ser sancionados por crímenes o delitos im putab les a la persona

22 . Ver pág. 20.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 105
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o V
III

j í i í i . , , ili l .
ur d, ca en is m sma Ésta li tiene entonces una i responsab dad penaj colectiva í i Em-
peroi un cr men i o un de to sólo
i i i puede ser m putado a una persona
li ur d ca cuando l
ha s doi com et do por un n d. v duo que ha obrado ien icai dad de órgano de a
com un dad que ella constituye l Esto
j í supone i . i que dicho , ndl v iduo ha obrado i l confor-
m e a los estatutos de a persona u r d ca S n duda resu ta nconceb b e que esos
, l l l , il
estatutos sometidos generaj mente í i a contro de las autoridades i estatales
li , autor cen a
los lórganos de a persona i u r d c a a cometer un cri m,en o un de to perol ello lno
exc uye que p uedan serl nterpretados l en este sent . do o que contengan c áusu as
secretas
i no sometidas i a contro l de las autoridades l j í i
i ndepend entem li ente l casoi en que al persona
de , i u r d ca sea responsable de un
cr imen o de un de lito que e fuere i m putab i ei tamb i én puede ser responsable li de un
cr m en.o de un, de to com , et do por un nd
l i v duo que no
l li ha obrado . en ca dad de
órgano Ella j í es i entonces l responsable
, l de cr men o de de to de otro j í En i cuanto i a lal,
persona ur di ca de Estado que es al personificación l de un
i i iorden ur d co nac ona
i
no puede i ev dentemente im putárse l e a conducta
j í i de un
i nd
l. i v duo si ésta const
i í il tuye
un cr men o un delito respecto i i i de orden i l ur, d co nac ona D í , chol orden d f c m en-
te puede
i autorizar a un nd v duo a v
i o arlo ya que no podr i a a a vez, prescribir una li
sanc ón para i una conducta determ nada y .establecer l que ni ,nguna sanción será i i -
ap
cada
l i a qu en
l se conduzca de esta m anera i Por l e contrar i o no hay contrad l cc lónl
óg ca en ie caso de i que
li un derecho nac ona
i , prescr , ba l una conducta a a icua
l e
derecho i nternac j í i , ona m pone una sanci i l ón pues ,si e Estadoi l no puede l l ar su
v o
prop
i o orden
i l. ur d co puede en , camb ol v o ar otro y ilí espec
i a mente e de l derecho
nternac
i ona
i lEn consecuencia
i es posib e que un acto c to con respecto
l . a derecho
nternac
l ona sea m p utado a
ili un Estado l y que éste sea responsab l Veremosilimás
e
adel ante i que esta responsab
i i i dad de Estado i no es . otra cosa que a responsab dad
co ect va de los nd v duos que son sus súbd tos23

. j
5 C a r á c t e r o b e t iv is t a y u n iv e r s a l is t a
de la T e o r ía p u r a d e l d e r e c h o

l j l j í i
A despo ar de esta m anera de todo , el emento m eta ur d co a las nociones de
derecho
í i subjetivo y de sujeto de derecho y a buscar siempre las verdaderas relaciones
jur d cas que se ocultan bajo el velo de las personificaciones, únicamente encontramos

. . .
23 Ver págs 161 y 162
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
106
El d u a l is m o e n l a t e o r ía d e l d e r e c h o y s u e l im in a c ió n

relac iones estab lec idas por normas jur íd icas entre ind iv iduos , o más exactamente ,
entre conductas hum anas que t ienen, unas el carácter de una obli gaci ón o de una
responsab ilidad , y otras e l carácter de un derecho sub jet ivo . Hemos v isto tamb ién
que para la Teor ía pura las diversas formas denom inadas sub jet ivas de l derecho
(su jeto de derecho , deber , responsab ilidad , derecho sub jet ivo) sólo son func iones
particu lares de l derecho ob jet ivo o un a m anera antropomórf ica de descr ib ir lo . Por
ello se rehusará adoptar con re lac ión a l derecho la act itud sub jet iv ista de l abogado
encargado de la defensa de ciertos intereses particulares y preocupado ún icamente de
buscar cuá l es la s ign if icac ión de l derecho para e l in d iv iduo , en qué m ed id a le es
provechoso o desventajoso , si sirve a sus intereses o amenaza con ocasionarle per ju i-
cio . Esta act itud corresponde espec ia lmente a la c ienc ia de l derecho entre los roma-
nos, que nació esenc ialmente de las consultas evacuadas por los jur isconsultos y cuya
recepción se produ jo a l m ismo t iempo que la de l derecho romano .
La Teor ía p u ra de l derecho , por e l contrar io , t iene un carácter ob jet iv ista y
uni versal ista. Estudi a el derecho en su totali dad y sólo sei nteresa por los fenómenos
part icu lares para estab lecer una rel aci ón si stem áti ca entre cada uno de ellos y para
volver a encontrar en ell a l a funci ón general del derecho. Sustenta una concepci ón
orgán ica de l derecho , sin que por ello parti ci pe de l a opi ni ón de los que por razones
de orden ét ico o po lít ico ven en el derecho una enti dad suprai ndi vi dual, de natura-
l b oi lóg ica o psicológica que escaparía a la existencia , y que tendrí a así un carácter
eza
m etaf ís ico . Para l a Teorí a pura l a i dea de que el derecho es un organi sm o si gni fi ca
solamente que es un sistema de normas y que todos l os problemas jurí di cos deben ser
considerados y resueltos como los problemas de un orden normativo . A l descartar de
este modo todo ju ic io de valor ético o político, l a teorí a del derecho se convierte en un
análisis lo más exacto pos ib le de la estructura de l derecho pos itivo .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 107
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C ap ítulo IX

La e s t r u c t u r a j e r á r q u i c a
DEL O R D E N J U R Í D I C O

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . ¿C u á n d o l a s n o r m a s f o r m a n u n o r d e n ?

Dado que el orden j urí di co es un sistema de normas, se pl antea de entrada una


pregunta : ¿Qué es lo que consti tuye l a u ni dad de una pl urali dad de normas j u rí di -
cas? ¿Por qué una norm a pertenece a un orden jur íd ico determinado?
u n a p l u ra li d ad de norm as consti tuye una uni dad, un si stem a o un orden
cuando su va lidez reposa , en ú l ti m o análi si s, sobre una norm a úni ca. Esta norm a
fundam enta l es la fuente com ún de vali dez de todas las normas perteneci entes a un
m ism o orden y consti tuye su uni dad. u n a no rm a pertenece, pues, a un orden
determ inado ún icam ente cuando existe l a posi bili dad de hacer depender su vali dez
de la norm a fundam enta l que se encuentra en la base de este orden .
Según sea la natura leza de esta norm a fundam enta l, de este pr inc ip io super ior
de validez, se pueden di sti ngui r dos grupos de órdenes o sistemas normati vos. En el
pri mero, l a vali dez de las normas resul ta de su conteni do, pues l a conducta prescrita
por cada una de ellas ti ene una cuali dad i nm edi atam ente evi dente: l a de poder ser
referida a l a norm a fundam ental como un concepto parti cul ar es subsumido bajo un
concepto genér ico . Por e jempl o: las normas moral es que prohí ben l a m en ti ra, el
engaño o e l per j uri o . Estas normas se deducen de una norm a fundam en tal que
prescr ibe dec ir l a verdad, de l a mi sm a m anera que con l a norm a fundam ental que
prescr ibe el amor al próji m o se rel aci onan el deber m oral de no dañar a otro y el de
ayudar a los necesitados .
No investigaremos aqu í cuá l es la norm a fundamenta l de un orden m ora l deter-
m nado. Sol amente hemos queri do mostrar que muchas normas de una moral cual-
i
qu i era y a se encuentran conteni das en una norm a fundam ental, del m i smo modo
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 111
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo IX

que lo parti cul ar está conteni do en lo general y que las normas moral es parti cul ares
pueden ser deducidas de una norm a fundamental m edi antel a operación que consis-
te en i nferi r lo parti cul ar de lo general. Esta no rm a fundam ental ti ene, pues, un
carácter m ater ia l y estático .

2. U n o r d e n ju r í d i c o es u n si s t em a d in á m ic o de n o r m a s

O tra cosa sucede con las normas jurí di cas. Su validez no resulta de su contenido.
E derecho puede tener no i m porta qué conteni do, pues ni nguna conducta hum ana
l
es por s í m ism a inepta para convertirse en el objeto de una norm a j urí di ca. La validez
de d icha norm a no se encuentra afectada por el hecho de que su conteni do se hall e
en oposic ión con un valor m ora l u otro cua lqu iera .
u n a no rm a ju r íd ic a es v á lid a s i h a s ido creada de u n a m an era part icu lar , es
decir, según reglas determ i nadas y de acuerdo con un m étodo espec ífico . El ún ico
derecho vá lido es e l derecho pos it ivo , e l que ha s ido “puesto”. Su pos it iv idad reside
en e l hecho de que prov iene necesar iam ente de un acto creador y es as í in dep en -
d ien te de la m o ra l y de todo otro s istem a no rm at ivo aná logo . Las norm as de l
derecho n atu ra l y las de l a m o ra l son , por e l con trar io , deduc idas de u n a no rm a
fun dam en ta l que , en razón de su conten ido , está cons iderada como si aparec iera
inm ed iatam ente ev idente , como una em anac ión de la vo luntad d iv ina , de la n atu -
ra leza o de l a razón pura.
La norm a fundam enta l de un orden j u rí di co ti ene una natural eza di sti nta. iEs
slmp emente l a regla fundam enta l según l a cua l son creadas las normasj ur í di cas; llde
ei a der
l vai e i pri nc ip o m smo de sui creac . ón Es,, pues
l e punto de i part d a de un
procedimiento y su carácter es esencialmente forma l y dinámico . Sólo la validez de las
normas de un orden j u r í d i co puede ser deduc ida de su norm a fundam enta l. Su
conten ido está determ inado en cada caso por un acto part icu lar que no es una
operación m enta l, sino un acto de vo luntad : costumbre o proced im iento legislativo ,
si se trata de normas generales ; dec is ión ju d ic ia l, acto adm in istrat ivo o acto jur íd ico
de derecho pr ivado , si se trata de normas ind iv idua les .
Referi r las diversas normas de un sistema jur íd ico a una norm a fundamenta l,
significa mostrar que han sido creadas conforme a esta norma . Tomemos el ejemplo de
al coacción ejercida por un nd i vi duoi sobre otro cuando lo pr va i de su libertad encar-
celándolo ¿Por qué esta coacción es un acto ur d co que pertenece a un orden jurí dico
. j í i
determinado? Porque está prescrita por una norma ind iv idua l establecida por un tribu-
nal. Esta norma es vá lida porque ha sido creada conforme a l código penal. A su vez, la

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
112
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La e s t r u c t u r a je r á r q u i c a d e l o r d e n ju r í d i c o

validez del código pena l resulta de la Const ituc ión de l Estado, que establece el proce-
d im iento para la formación de las leyes y señala e l órgano competente .
Si qui siéramos ahora determi nar cuál es el fundamento de vali dez de l a Consti -
tuc ón de l a cual depende l a vali dez de las l eyes y los actos j urí di cos, podrí amos
i
remontarnos hasta una Consti tuci ón más anti gua, pero llegaríamos fi nal mente a una
pr im era C onst i tuci ón establ eci da por un usurpador o por un grupo cual qui era de
personas . La vo l untad del pri m er consti tuyente debe ser consi derada, pues, como
poseedora de un carácter norm ati vo, y de esta hi pótesi s fundam ental debe parti r
toda invest igac ión ci entí fi ca sobre el orden j urí di co consi derado. Todo acto de coac-
ción debe ser cumpli do respetando las condiciones de fondo y de forma establecidas
por e l pr im er const ituyente o por los órganos a los cual es ha del egado el poder de
fij arl os: tal es, esquem áti cam ente, el conteni do de l a norm a fundam en tal de un
orden jur íd ico estatal, la ún ica de la que nos ocuparemos por el momento .

3. La n o r m a f und a m e n t al

La Teor ía p u ra de l derecho atri buye a l a norm a fundam ental el papel de una


hipótesis básica . Partiendo de l supuesto de que esta norm a es váli da, tambi én resulta
vá lido el orden j urí di co que l e está subordi nado, ya que l a mi sm a confiere a los actos
de l pri m er consti tuyente y a todos los actos subsi gui entes del orden j u rí di co el
sent ido normati vo específico que aparece en l a rel aci ón establ eci da por una regla de
derecho entre un hecho ilí c i to y su sanci ón. Ahora bi en, l a regl a de derecho es l a
form a t íp ica en l a cual toda l a m ateri a del derecho posi ti vo es presentada por l a
c ienc ia jur íd ica . Es, pues, en úl ti mo análisis, en l a norma fundamental donde encon-
tramos la fuente de l a si gni fi caci ón norm ati va de todos los hechos que consti tuyen
un orden jur íd ico . Sólo l a hipótesis de una norm a fundam ental permi te conferir un
sent ido ju r íd i co a los materi al es empí ri cos que se presentan al examen del j u ri sta y
considerarlos como formando un sistema de normas. Inversamente, el contenido de
al norm a fundam enta l de un orden ju r íd ico part icu l ar depende de l a natural eza de
los mater ia les a los cuales debe dar una s ign if icac ión jur íd ica .
La norm a fundam enta l es as í la h ipótes is necesar ia de todo estud io pos it iv ista
del derecho. A l no haber si do creada según un procedi mi ento j u rí di co, no es una
norm a de l derecho posi tivo; di cha norm a no es “puesta” sino “supuesta”. Es l a hi pó-
tesis que perm ite a la c ienc ia ju r í d i c a consi derar al derecho como un si stem a de
normas vá li das. Todas las proposiciones por las cuales esta ci enci a describe su objeto
están fundadas sobre e l supuesto de que la norm a fundam enta l es una norm a vá lida .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 113
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo IX

Pero esto no s igni fi ca que l a ci enci a del derecho afi rme l a vali dez de l a norm a funda-
menta l: se li m i ta a declarar que si l a norma fundamental es supuesta váli da, el estable-
c im iento de la pr im era Consti tuci ón y los actos cumpli dos conforme a ell a ti enen la
s ign ificac ión de normas válidas .
A l recurrir a la noción de norm a fundamenta l, la Teoría pura no desea introducir
un método nuevo en l a c ienc ia de l derecho , pues se lim i ta a poner de re lieve una
operación que todo jur ista realiza , a menudo inconsc ientemente , cuando después de
haber descartado e l derecho n atu ra l como fuente de va lidez de l derecho pos it ivo ,
considera, sin embargo , este derecho positivo como un orden normativo vá lido , y no
como un s im p le dato psicológico que consiste en las relac iones de m ot ivac ión entre
dos o más actos . La Teoría pura muestra que la hipótesis de la norm a fundam enta l se
encuentra en la base de todos los ju ic ios jur íd icos , y a se refieran a la competenc ia de
un órgano o a los deberes , responsab ilidades y derechos sub jet ivos de un su jeto de
derecho ; es decir , que todos los ju ic ios que atr ibuyen un carácter ju r íd ico a una
re lac ión entre ind iv iduos sólo son pos ib les con la cond ic ión genera l de suponer la
va lidez de un a norm a fundam enta l. As í, la va lidez que la c ienc ia ju r íd ic a puede
atr ibu ir al derecho no es abso luta , sino cond ic iona l y relativa .

4. La n o r m a f u n d a m e n t a l d e u n o r d e n ju r í d i c o n a c i o n a l

a) S u co n ten i d o

La im portanci a de l a norm a fundam ental se m ani fi esta parti cul arm ente en l os
casos en que un orden ju r íd ico sust ituye a otro no por la v ía lega l s ino por una
revo luc ión . Es, por otra parte , en e l m om ento en que un derecho se encuentra
am enazado en su ex istenci a cuando su natural eza aparece más c laram ente. En un
Estado hasta entonces monárqu ico , un grupo de ind iv iduos busca reemplazar por la
v io lenc ia e l gob ierno leg ítimo y fundar un rég imen republicano . Si ello se logra , esto
s ign if ica que e l orden ant iguo de ja de ser eficaz y pasa a serlo e l nuevo , pues la
conducta de los ind iv iduos a los cuales estos dos órdenes se d ir igen no se conforma
ya , de una m anera genera l, a l ant iguo , sino al nuevo . Éste es , entonces , cons iderado
como un orden ju r íd ico y los actos que están conformes con é l son actos jur íd icos ,
pero esto supone una nueva norm a fundam enta l que de lega e l poder de crear e l
derecho y a no en e l monarca , sino en e l gob ierno revolucionario .
S i, por e l contrar io , la tentat iva de revo luc ión fracasa , e l nuevo orden no se
convierte en efectivo , pues los ind iv iduos a los cuales se d ir ige no lo obedecen , y no

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
114
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La e s t r u c t u r a je r á r q u i c a d e l o r d e n ju r í d i c o

estamos, pues, en presenci a de una nueva c o n sti tu ci ó n, sino de un cri m en de al ta


tra ic ión . No h ay creaci ón, sino vi ol aci ón de normas, y esto sobre l a base del orden
ant iguo , cuya va lidez supone una norm a fundam enta l que del ega en el m onarca el
poder de crear el derecho .
Llegamos así a la conclusión de que una norma fundamenta l ind ica cómo se crea
un orden al cual corresponde, en ci erta m edi da, l a conducta efecti va de los i n di vi -
duos a qui enes rige. Deci mos en ci erta m edi da; en efecto, no es necesario que haya
una concordanci a compl eta y sin excepción entre un orden normati vo y los hechos
a los cuales se ap lica . Por el contrar io , debe haber la pos ib ilidad de una discordancia .
Si no el orden norm ati vo y a no tendrí a ni n g ú n senti do. ¿Por qué dar una orden a
a lgu ien si puede admitirse que se conduci rá necesariamente de l a manera deseada? La
norm a fundam enta l de un orden soci al al cual se obedeci era en toda ci rcunstanci a
deber ía leg it imar de antemano todo hecho posi bl e prescribiendo l a conducta efecti-
vam ente segu ida . o r d e n a r í a hacer l o que se qui ere hacer. u n orden soci al de esta
natura leza no tendr ía más sentido que otro orden en contradi cci ón compl eta con l os
hechos que regula . Por otra parte, un orden normati vo pi erde su validez cuando deja
de estar, en c ierta m ed ida , de acuerdo con la realidad .
Hay , pues , una re lac ión entre la va lidez y la efect ividad de un orden jur íd ico ; la
pr im era depende, en cierta m edi da, del a segunda. Se puede representar esta relaci ón
como una tensión entre l a norm a y el hecho, pero para defi ni rl a es preciso li mi tarse a
ind icar un tope superior y otro inferior , dic iendo que l a posi bili dad de concordanci a
no debe sobrepasar un m áx im o ni descender por debaj o de un mí ni m o.

b) V a lidez y e f icac ia de un orden ju r íd ic o . El derecho y la fuerza

La comprobación de esta rel aci ón de dependenci a puede, conduci r fácil mente


a l a i dea de que l a validez y l a eficaci a de un ordenj urí di co son nocionesi dénticas. Tal
conc lus ión tendr ía la ventaj a de si m pli fi car consi derabl emente el probl ema, pero es
en vano que se si ga intentando formul arl a. Si se consi dera l a validez del derecho, por
lo tanto su existencia específica, como una suerte de reali dad natural, resulta im posi -
b le comprender el sentido propio de las normas j urí di cas. Apli cados a hechos natu-
rales, el derecho se d ist ingue de ellos por esa m i sm a aplicaci ón, y tales hechos podrán
estar o no de acuerdo con l a norma j urí di ca sólo si no se confunden con ella. Así como
es impos ib le en l a definici ón de l a validez del derecho hacer abstracción de l a realidad
natura l, tamb ién es im pos ib le confund ir estas dos nociones .
Para que un orden j u r í d i co nac iona l sea vá lido es necesar io que sea eficaz , es
decir, que los hechos sean, en ci erta m edi da, conformes a este orden. Se trata de una
cond ic ión sine q u a non , pero no de una condi ci ón per q u a m, un ordenj u rí di co es
vá lido cuando sus normas son creadas conforme a la pr im era c o n st itu c ió n , cuyo

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 115
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ít u l o IX

carácter norm ati vo está fundado sobre l a norm a fundam ental. Pero l a ci enci a del
derecho veri fi ca que d i cha norm a fundam ental sólo es supuesta si el orden j urí di co
creado conforme a la pr im era Const ituc ión es , en c ierta m ed ida , eficaz.
S in duda existe tam b ién un pr inc ip io denom inado de lega lidad o de leg it im i-
dad , en vi rtu d del cual las normas j urí di cas sólo son váli das si han si do creadas
conforme a la Consti tuci ón y no han sido ul teri ormente abrogadas según un proce-
d im iento conforme a l a Consti tuci ón. Pero este pri nci pi o de l egali dad es restringido
por el de l a efectiv idad de l orden jur íd ico considerado en su con junto .
Si en lugar de rea lidad o de efectiv idad hab lamos de fuerza , la re lac ión entre la
va dez y l a efi caci a de un orden j u rí di co no es otra cosa que l a rel aci ón entre el
li
derecho y l a fuerza. De esta m anera, nos hemos li mi tad o a form ul ar en térmi nos
c ient íf icam ente exactos la v ie ja verdad de que el derecho no puede subsi sti r si n l a
fuerza, sin que sea, empero, idénti co a ella. Consideramos al derecho como un modo
de organ izar la fuerza.

c ) La n o rm a fu n d a m e n ta l de un derecho n ac io n a l es u n a n o rm a
de l d erecho i n te rn a c i o n a l

A l establ ecer el pri nci pi o de que un orden j u rí di co para ser váli do debe tener
cierto grado de efi caci a, nos li mi tam os a form ul ar una norm a del derecho posi tivo
que no pertenece a este orden j urí d i co, sino al derecho i nternaci onal. A lo l argo de
esta obra veremos , más detall adam ente, que el derecho i nternaci onal consi dera un
poder de hecho como l egí ti mo en l a m edi da en que el orden de coacción establecido
por d icho poder es rea lm ente eficaz1.
Este princ ip io de efectividad , que es una de las reglas de l derecho internac iona l,
const ituye la norm a fun dam enta l de los diversos órdenes jur íd icos nac iona les . La
Const ituc ión establecida por e l pr imer constituyente sólo es vá lida a condición de ser
eficaz . La rea li dad a la cua l se ap lica debe corresponder de una m anera genera l al
orden ju r íd ico constru ido sobre sus dispos ic iones . D e la m ism a m anera , hasta un
gob ierno llegado a l poder por la v ía de una revo luc ión o de un go lpe de Estado es
cons iderado leg ít im o por e l derecho internac iona l, si es independ iente de otros go-
b iernos y está en cond ic iones de hacer respetar de modo duradero las norm as que
d icta . Esto s ign if ica que un orden coactivo depend iente de l derecho internac iona l es
un orden jur íd ico leg ít imo , y por lo tanto vá lido y ob ligator io para e l territorio en e l
cua l se ha convert ido en efect ivo de m odo estab le . La com un idad const itu ida por
i , , i l i i l.
d cho orden es entonces un Estado en el sent do de derecho nternac ona

. .
1. Ver pág 170
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
116
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La e s t r u c t u r a je r á r q u i c a d e l o r d e n ju r í d i c o

Si l a norma fundamental de l os diversos órdenes jurí dicos nacionales es una norma


de l derecho positivo, tal como sucede si el derecho internaci onal es concebido como un
orden j urí d i co válido, no hay ya, en l a base de los diversos órdenes nacionales, norma
fundam enta l en el senti do específico, es decir, puram ente hipotéti co, que l e hemos
dado . D icha norma se encuentra solamente en l a base del derecho internaci onal. Sien-
do una reg la de l derecho i nternac iona l, el pri nci pi o de efecti vi dad no es sino de un
modo relativo la norma fundam enta l de los órdenes jurí di cos nacionales. En tanto se
adm ita l a pri mací a del derecho internaci onal, el problema de l a norma fundamental se
convierte en el del fundamento úl ti m o de un orden j urí di co total que comprende
todos los órdenes jur ídicos nacionales , como lo veremos más adelante2.

d) V a li d ez y efi cac i a de u n a n o rm a j u r í d i c a p a rti c u l a r

Si l a validez de un orden juríd ico , cons iderado , por as í decirlo , como un sistema
cerrado de norm as , depende de su efi cacia , o sea, de una correspondenc ia genera l
entre este orden y los hechos a los cuales se ap lica , esto no s ign if ica que la va lidez de
u n a norm a tom ada a is ladam ente dependa de la m ism a m anera de su ef icac ia . La
va lidez de un orden jur íd ico subsiste aún si algunas de sus normas están desprovistas
de eficac ia , y éstas permanecen vá lidas si han sido creadas de la m anera prescr ita por
este orden . La va lidez de una norm a a is lada se determ ina en re lac ión con la pr im era
C onst ituc ión , de la cua l depende la va lidez de todas las normas que pertenecen a l
m ismo orden jur íd ico . Si esta pr im era Const ituc ión es vá lida , todas las normas crea-
das conforme a sus d ispos ic iones lo son tam b ién . E l pr inc ip io de efect iv idad , ta l
como es conocido por el derecho internac iona l, sólo se ap lica de modo inmed iato a la
pr im era Const ituc ión de un orden jur íd ico nac iona l, es decir, a un orden cons idera-
do en su con junto y no a cada una de sus norm as tom adas a is ladam ente . Esta
ausenc ia pos ib le de concordanc ia entre la va lidez y la ef icac ia de una norm a jur íd ica
part icu lar m uestra una vez más la neces idad de d ist ingu ir netam ente entre estas dos
nociones.
El pri nci pi o de efecti vidad no es sol amente un a regla del derechoi nternaci onal
positivo ; puede tambi én formar parte de las normas posi tivas de un ordenj urí di co
nac iona l en l a m edi da en que éste haga depender l a vali dez de ciertas normas de su
eficacia . Ta l sucede, especi almente, cuando l a Consti tuci ón escrita establece o admite
la costum bre como fuente de l derecho ju n to a la l eg i sl aci ón. La costum bre puede
entonces derogar una l ey que ha caído en desuso por el hecho de que durante cierto
t iempo no ha sido ap licada por los órganos competentes . Pero aún si la Const ituc ión

2. V er págs. 1 6 7 y 168.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 117
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo IX

escri ta no reconoce l a costum bre como fuente de derecho, puede suceder que los
tribunales se rehúsen a aplicar una l ey que ha caído en desuso. A menos de considerar
ta l fa l ta de aplicaci ón como ilí ci ta, es necesario admi ti r que una norma constitucional
de or igen consuetud i nari o perm i te l a derogaci ón de un a l ey por una costumbre
opuesta.
En todos estos casos se trata de l a derogaci ón de un a norm a precedentemente
vá li da. Tam bi én u n a l e y reci entem ente di ctada es váli d a aún antes de poder ser
eficaz ; en tanto que l a l ey no h aya caí do en desuso, su no apli caci ón consti tuye un
hecho ilí ci to , en l a m edi da en que su apli caci ón confi gura el conteni do de un deber
jur íd ico y no e l de una s im p le autor izac ión . Hay, pues, siempre un período durante
e l cua l una l ey desprovista de efi caci a conserva su vali dez por el hecho de que no ha
s ido todav ía derogada por un a costumbre opuesta . A un en el caso de desuso, la
va lidez y l a ef icac ia no deben ser confund idas .

5. La e s t r u c t u r a je r á r q u i c a d e u n o r d e n ju r í d i c o n a c i o n a l

a) La C o n st i tu c i ó n

El análi si s que il u mi n a l a funci ón de l a norm a fundam ental descubre tambi én


un a p art icu lar idad de l derecho : que él m ism o regu la su prop ia creac ión , pues una
norm a determ ina cómo otra norm a debe ser creada y , además , en una m ed ida var ia-
b le , cuá l debe ser e l conten ido . En razón de l carácter d inám ico de l derecho , una
norm a sólo es vá lida en la m ed ida en que ha s ido creada de la m anera determ inada
por otra norma . Para describir la relación que se establece as í entre dos normas , una de
las cua les es e l fundam ento de la va lidez de la otra , puede recurr irse a im ágenes
espaciales y hab lar de norm a super ior y de no rm a infer ior , de subord inac ión de la
segunda a la pr imera . u n orden jur íd ico no es un sistema de normas yuxtapuestas y
coordinadas . H ay una estructura jerárqu ica y sus normas se d istr ibuyen en diversos
estratos superpuestos . La un idad de l orden reside en e l hecho de que la creac ión —
y por consecuenc ia la va lidez— de una norm a está determ inada por otra norm a ,
cuya creación , a su vez, ha sido determ inada por una tercera norma . Podemos de este
m odo rem ontarnos hasta la no rm a fundam enta l de la cua l depende la va lidez de l
orden jur íd ico en su con junto .
Si para comenzar nos li mi tam os al orden j u rí di co naci onal podemos descri bi r
esquemát icamente su estructura j erárqui ca de l a manera si gui ente: de acuerdo con la
norm a fundam enta l, cuyo carácter h ipotét ico ya hemos def in ido , e l grado superior

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
118
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La e s t r u c t u r a je r á r q u i c a d e l o r d e n ju r í d i c o

del derecho posi tivo es l a Consti tuci ón, entendi da en el senti do m ateri al de l a pal a-
bra , cuya funci ón esenci al es l a de desi gnar los órganos encargados de l a creaci ón de
las normas generales y determi nar el procedi mi ento que deben seguir. Estas normas
generales forman lo que se denomi na l a l egislación. La Consti tuci ón puede también
determ inar e l conten i do de ciertas l eyes futuras al prescri bi r o prohi bi r tal o cual
conten ido . La prescr i pci ón de un conteni do determi nado equi val e a m enudo a l a
prom esa de d i ctar una ley, pues, las más de las veces l a técni ca j u rí di c a no permi te
prever una sanc ión para e l caso en que d icha ley no sea d ictada .
Por el contrario, una Constitución puede, con mayor eficacia, prohibir las leyes que
tengan un determinado contenido. Así, cuando una Consti tuci ón moderna establece
una lista de derechos individuales básicos, tales comol a igual dad antel al ey ol a libertad
de conciencia, dicha Constitución prohíbe por ello mismo l a sanción del eyes que consa-
gren desigualdades entre los sujetos de derecho o que ataquen alguna de las libertades que
les están garantizadas. La técnica j urí di ca permi te dar eficacia a di cha prohi bi ci ón al
declarar personalmente responsables al jefe del Estado o a l os ministros que han tomado
l l l i
parte de a sanción de una ey inconstitucional, o al prever a derogación o anulac ón de
l . l l ,
dicha ey Esto supone, sin embargo, que una ey no puede derogar a Constitución y que
l ,
para modificar a o derogarla es preciso llenar condiciones especiales como por ejemplo
í quoru
una mayor a calificada o un m más elevado. En otros términos, es necesario que la
Constitución haya previsto para su modificación o derogación un procedimiento dife-
rente del legislativo ordinario y que presente mayores dificultades.

l i l i l l
b ) La e g s ac ó n y e concepto de fu en te de derecho

i l i i
Inm ed atam ente después de a Const tuc ón encontramos las normas generales
l i i l i , i
emanadas de proced m ento egislat vo las cuales determ nan no sólo los órganos y
i i , i i i i l
el proced m ento sino tamb én y sobre todo el conten do de las normas ind v dua es
j i i l i i i .
que han de ser dictadas por las autoridades ud c a es y adm n strat vas En tanto que
l i i l l
a Const tuc ón tiene por función esencia regular a creación de leyes y se ocupa poco
,l l i l l
o nada de su contenido a egislación determ na tanto a creación como e contenido
j i i l i i i . l , , l ,
de las normas u d c a es y adm n strat vas Las eyes pertenecen pues a a vez al
i l l l l i il l
derecho m ater a y a derecho formal; el código pena y e código c v son comp eta-
l ; ,
dos por los códigos de procedimiento en lo pena y civil las leyes administrativas por
i i i i i .
las leyes de proced m ento adm n strat vo
l i l l i l i l j i i i l i i i ,
La re ac ón entre a eg s ac ón y a ur sd cc ó n o a adm n strac ón es así, de
l, i l l i i l l i l i .
m anera genera parec da a a que existe entre a C on st tuc ón y a eg s ac ón La
i i i l l i i l
ún ca d ferenc a reside en a m anera en que a norm a super or determ na a a norm a
. , l i l;
inferior En un caso el elemento forma prepondera sobre el elemento mater a en el
, ili .
otro los dos elementos se equ bran
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 119
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo IX

En l a mayor parte de los órdenes j urí di cos nacionales las normas generales de la
legislación se encuentran repartidas en dos o más grados diferentes. Así, l a disti nci ón
entre l a l e y y el regl am ento es parti cul arm ente i m portante cuando l a Consti tuci ón
atr ibuye , en pri nc i p i o , a un parl am ento el egi do por el puebl o l a com petenci a para
crear normas generales, pero adm ite que éstas sean detalladas por otras normas gene-
rales d ictadas por un órgano adm in istrat i vo . La si tuaci ón es l a mi sm a cuando, en
ciertas circunstancias excepcionales, l a Consti tuci ón autoriza al gobi erno a dictar, en
reemp lazo de l par lam ento , todas o parte de las normas general es necesari as. Las
normas generales que no emanan del parl amento sino de una autori dad admi ni stra-
t iva se denomi nan regl amentos, los cuales detall an o supl en una ley. En este úl ti mo
caso se dice que t ienen “fuerza de ley” .
En su sent ido m ater ia l la pa labra “ley” des igna toda norm a ju r íd ica genera l, en
tanto que su senti do formal se apli ca a una norm a general creada en l a forma de una
l (es decir, votada por el parlamento y pub licada de acuerdo con las reglas especiales
ey
que cont ienen l a m ayor parte de las consti tuci ones), o bi en, a una norm ai ndi vi dual
creada de l a mi sm a manera. La expresión “l ey en sentido form al ” es, pues, equ í voca .
Por el contrari o, no hay posi bili dad de confusión cuando se habl a de l a “forma de l a
l , la cua l puede ser ut ilizada para referirse tanto a las normas generales como a las
ey”
ind iv idua l es. Sucede tambi én que di cha expresión es empl eada para cual qui er con-
ten ido que no tenga el senti do subj eti vo de un a norm a. Así, l a exposi ci ón de una
teor ía o l a comprobaci ón de un hecho pueden revestir l a forma de una ley, pero ésta
no tiene por efecto darles una s ign if icac ión jur íd ica .
Para simplificar , sólo consideraremos aqu í los casos de las normas constituciona-
les y otras normas generales creadas por ví a estatutari a y no por costumbre. Se ti ene
por estab lec ida una norm a general cuando ha sido creada de modo consci ente por
un órgano centra l, y por consuetud inar ia cuando ha sido creada de m anera i ncons-
c iente y descentra lizada por los propi os suj etos de derecho. Se di ce de estos dos
modos de creac ión de las normas j urí di cas que son “fuentes” del derecho, pero esta
mi agen es equ ívoca , porque puede tam b ién des ignar el fundam ento úl ti m o de l a
va lidez de un orden jur íd ico , a saber, su norm a fundam enta l.
En su sent ido más extend ido , puede decirse que h ay una fuente de derecho en
toda norm a general o i n di vi d u al, en l a m edi da en que deri van de ell a deberes,
responsabilidades o derechos subjetivos. Así, el fallo de un tri bunal es para una de las
partes en e l proceso la fuente de una obligaci ón parti cul ar y para l a otra l a del derecho
subjetivo correspondiente. En razón de las diversas signi ficaciones que puede tener,
al expres ón i fuente de l derecho se torna in ut ilizab le . En l ugar de recurri r a esta
mi agen , es preferible def in ir de modo claro y d i recto cada uno de los problemas por
resolver. Es lo que haremos con respecto a l a norm a general consi derada como “fuen-
te” de normas ind iv idua les .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
120
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La e s t r u c t u r a je r á r q u i c a d e l o r d e n ju r í d i c o

c) La j u r i sd i c c i ó n

A l def in ir de m anera abstracta el hecho ilíc ito y la sanción que es su consecuen-


c a u n a norm a genera l sólo adqu iere su verdadero sent ido después de haber sido
i ,
i vi dua
nd i lizada .Se trata de establecer si, en un caso concreto ,estamos en presenc ai
de l hecho ilí ci to definido abstractamente por l a norm a general y, en caso afirmativo,
de ap licar de modo concreto e l acto de coacción , prescrito tamb ién de m anera abs-
tracta por la norm a genera l. Ésta es la func ión de las sentencias de los tr ibuna les , de
l que se denom na
o i uj r sd
i cc
i ói n o poder ju d ci ai l.La iuris-dictioo acto de “dec ri el
derecho” no tiene e l carácter s imp lemente declarativo que sug ieren estos términos y
que af irm an ci ertas teorí as, para las cual es el derecho se encuentra y a tota lm ente
contenido en la norma genera l de la ley y e l tr ibuna l no t iene otra m is ión que verificar
su existencia . La jur isd icc ión t iene , por e l contrar io , un carácter netamente constitu-
tivo . Es un verdadero acto creador de derecho, puesto que solamente merced a ell a se
comprueba la ex istenc ia de un hecho ilíc ito y se ap lica una sanción .
La re lac ión entre e l hecho ilí c i to y l a sanci ón no es establ eci da por l a l ey sino de
una manera abstracta y general. Para ind iv idua li zarl a y concretarla es preciso un acto
jur isd icc iona l que establezca una norm a ju r íd ica in d i v i dual y consti tuya una nueva
etapa en el proceso de creación del derecho. Estas conclusiones se i m ponen no bien
se adm i te que el derecho no está compuesto úni cam ente por normas generales y no
se confunde con la ley.

d) j u r i s d i c c i ó n y a d m i n i s tra c i ó n

La adm in istrac ión t iene tam b ién por func ión in d iv idua lizar y concretar las
leyes . En gran parte de su activ idad desempeña el m ismo pape l que la jur isd icc ión ,
esforzándose , como ésta , en obtener la conducta soc ia l deseada por e l leg is lador al
recurrir a actos de coacción en caso de conducta contrar ia . No hay diferencia esencial
entre e l acto de un tr ib un a l que ap lica una pena a un ca lum n iador con m iras a
proteger el honor de l ind iv iduo ca lum n iado , y el de un a autor idad adm in istrat iva
que condena a un automov ilista im prudente a l pago de una m u lta a f in de garantizar
la segur dad
i de la c rcu
i ación
l .
La u r sd cc ó n y a adm in istrac ión no están , s in embargo , organ izadas de la
j i i i l
m sm a manera . Los tri bunal es gozan, por razones históricas, de una i ndependenci a
i
de la que carecen casi siempre las autoridades admi ni strati vas. Además, si l a j uri sdi c-
ción trata de alcanzar el fi n del Estado de m anera m edi ata o i ndi recta, no siempre es
éste el caso de l a admi ni straci ón. Ésta puede ser obli gada j urí di cam ente a establecer
de m anera di recta e i nm edi ata el estado soci al deseado construyendo ell a mi sm a un
edificio escolar, exp lotando ferrocarriles o prestando asistencia a los enfermos en los

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 121
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo IX

hospitales . Esta adm i ni straci ón di recta es esenci almente diferente del aj uri sdi cci ón y
de la adm i n istraci ón i ndi recta. No se puede, pues, oponer l a j uri sdi cci ón al a admi -
n istrac ión en genera l, sino so lamente a la adm in istrac ión directa .
u n a def in ic ión correcta de las funciones jur íd icas v iene as í a parar en d ist inc io-
nes diversas de las que se encuentran en la organ izac ión de los Estados modernos y
que son un producto de l a hi stori a. En efecto, conti núase oponi endo l a j uri sdi cci ón
a la adm in istrac i ón , es decir, dos grupos de autori dades que cum pl en en gran parte
funci ones de l a mi sm a natural eza, cuando en ri gor de verdadl a di sti nci ón esenci al
deber ía ser hecha entre l a admi ni straci ón di recta y l a admi ni straci ón indi recta.

e ) E l acto j u r í d i c o de derecho p ri vad o y l a ej ecu ci ó n

En algunos dom in ios jur íd icos , espec ia lmente en derecho pr ivado , las normas
genera les no son ind iv idua lizadas d irectam ente por un m ag istrado que actúa en
ca lidad de órgano de l Estado . Entre la ley y la sentenc ia de l tr ibuna l se interca la un
acto ju r íd ico de derecho pr ivado , cuya func ión es in d iv idua lizar e l hecho ilíc ito .
u t ili z a n d o las facu ltades que les son de legadas por la ley , las partes crean normas
concretas para regu lar su conducta recíproca . Corresponde luego a l tr ibuna l, llegado
e l caso , comprobar la v io lac ión de estas normas y ap licar la sanc ión de la e jecuc ión
forzada.
Si se parte del establ eci mi ento de una Consti tuci ón, el proceso de creación del
derecho term ina de esta m anera con l a ejecuci ón de un acto de coacción destinado a
sancionar un hecho ilíc ito .

f ) C re ac i ó n y ap li c ac i ó n de l derecho

El análisis de l a estructura j erárqui ca del orden j urí di co muestra que l a oposición


entre l a creación del derecho y su ej ecución o aplicaci ón no tiene el carácter absoluto
n i la im portanc ia que l a ci enci a j urí di ca tradi ci onal l e atri buye. La mayor parte de los
actos jur íd i cos son, a l a vez, actos de creaci ón y de apli caci ón del derecho. Apli can
un a no rm a de un grado superi or y crean una norm a de un grado inferi or. Así, l a
pr i m era Consti tuci ón , es decir, el pri m er acto creador de derecho, apli ca l a norm a
fundamenta l. A su vez, las normas generales de la legislación ap lican la Const ituc ión ,
y las normas ind iv idua les de la jur isd icc ión y de la adm in istrac ión ap lican las leyes .
Sólo los actos de evasión que aplican las normas i ndividuales son exclusivamente
de aplicaci ón del derecho. Inversamente, al suponer una norm a fundam ental no hay
ap li caci ón de una norm a superi or a ella. Pero entre estos dos casos lí mi tes, todos l os
actos jur íd icos t ienen a la vez por func ión crear y aplicar normas jur íd icas . Así, el acto

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 122
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La e s t r u c t u r a je r á r q u i c a d e l o r d e n ju r í d i c o

ju r í d i co de derecho pri vado no es un si m pl e acto de apli caci ón de l a ley, según lo


enseña la teor ía trad ic iona l, as í como la ley no es un puro acto creador de derecho .

g) U b icac ió n de l derecho in te rn a c io n a l en la je ra rq u ía

S i se adm ite que no hay un orden estata l ún ico sino muchos órdenes estatales
coordinados, cuyos ámbitos respectivos de va lidez están jur íd icam ente de lim itados ,
y s i se cons idera — vo lveremos más ade lante sobre este punto3— que e l derecho
internac io na l pos it ivo t iene por func ión , preci sam ente, coordi nar y deli mi tar los
diversos órdenes estatales , se puede defin i r al derecho i nternaci onal como un orden
jur íd ico superior a los órdenes de los Estados y que consti tuye con ellos una comuni -
dad j u r í d i c a uni versal. El conj unto del derecho forma, entonces, para l a ci enci a
jur íd ica , como un sistema único de normas si tuadas en diferentes estratos, y j erárqui -
camente relacionadas .

h) C o n f lic to s en tre norm as p erte n ec ien tes a estratos d iferentes

La un idad del orden j urí di co parece estar en discusi ón cada vez que l a creación
o e contenido de una norm a inferior no se conforma a las prescripciones de l a norma
l
que le es superior, y a se trate de una l ey i nconsti tuci onal, de un decreto o un regl a-
m ento il ega l, de un acto j u ri sdi cci o n al o admi ni strati vo contrari o a una l ey o a un
decreto.
¿Es posib le mantener la un idad lógica de un sistema de normas jur íd icas cuando
dos de ellas , situadas en estratos diferentes, son lóg icamente contrad ictorias ; cuando
h ay va lidez s im u ltánea de la C onst ituc ión y de una ley inconst ituc iona l, de una ley
y de u n a sentenc ia ju d ic ia l ilega l? E l derecho pos it ivo conoce tales s ituac iones . E l
m ism o tom a en cuenta e l derecho “contrar io a l derecho” y conf irm a su ex istenc ia
adoptando diversas med idas para im ped ir su surg im iento o mayor expansión . Pero
si , por una razón cualqu iera, perm ite que una norm a no deseada conserve su validez,
subraya su carácter de norm a ant ijur íd ica . Resu lta claro que no podr ía hablarse de la
un idad de l orden jur íd ico si e l fenómeno de la norm a contrar ia a l derecho im portara
rea lmente una contrad icc ión lóg ica entre una norm a superior y una norm a inferior.
Pero éste no es e l caso.

3 . V er p á g . 170 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 123
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo IX

S i una ley en v igenc ia puede , en razón de la m anera en que ha sido creada o en


razón de su conten ido , encontrarse en contrad icc ión con la co n st itu c ió n , hay una
so la interpretac ión pos ib le : es necesar io ad m it ir que la c o n s t itu c ió n reconoce no
so lamente la va lidez de las leyes const ituc iona les , sino tamb ién , en cierto sent ido , la
de las leyes denom inadas inconstitucionales ; de lo contrar io no se podr ía afirmar que
dichas leyes estén en v igenci a. En efecto, la Consti tuci ón no se li m i ta a prescribir que
las leyes deben ser d ictadas s igu iendo un proced im iento determ inado y tener o no
tener ta l o cua l contenido . Prescribe , además , que las leyes dictadas de otra m anera o
que tengan un contenido diferente no deben ser consideradas nulas . Por el contrario ,
son válidas hasta el momento en que sean anuladas por un tr ibuna l o por otro órgano
l i i ij l i i .
competente de acuerdo con e proced m ento f ado en a co n st tu c ó n
i i l i i i
La c rcunstanc a de que a C o n st tuc ó n prescr ba a veces expresamente un
í i l , li i
m n m um de formalidades para a sanción de una ley, por ejemplo su pub cac ón en
i i i . í
un Registro Oficial, t ene sólo una mportanc a secundaria De aqu solamente resul-
ta que los tribunales deben tener por vá da toda norm a que se presente bajo la forma
li
de una ley , en tanto no haya sido derogada . Es necesario destacar la im portanc ia de
este hecho , porque muchas constituciones no prevén n ingún proced im iento para la
derogac ión de las leyes inconst ituc iona les . Se contentan con la pos ib ilidad de res-
ponsab ilizar persona lmente a ciertos órganos , a l jefe de l Estado o a un m in istro , por
al aprobac ón i de d cha
i ley, pero esto en modo alguno afecta su validez .Su pretend -i
da nconst tuc ona lidad no es una contrad icc ión lóg ica entre la ley y la con st itu c ió n ;
i i i
es una cond ic ión f ijada por la c o n st itu c ió n para la in ic iac ión de un proced im iento
i , l l l li , i ii
que t ende y a sea a a derogación de a ey (hasta entonces vá da y por cons gu ente
i l, i .
const tuc ona ) y a sea a condenar a un órgano determ nado
l i i l i l i
Las normas de a Const tuc ón relativas a a creac ón y a conten do de las leyes
y las que conciernen a a v o ac ón de dichas normas forman pues un todo. En rigor
l i l i , ,
de verdad ti enen el carácter de disposici ones al ternati vas, si n que ello i m pli que que
los dos térm i nos de l a al ternati va tengan el mi smo valor. Las leyes enfocadas por le
segundo supuesto sufren una especi e de descali fi caci ón por el hecho de que son
anulab les y pueden acarrear el castigo del órgano que las sancionó. No se trata, pues,
de leyes inconst ituc i onal es, si no si m pl em ente de l eyes defectuosas que pueden ser
anu ladas de acuerdo con un proced im iento especial .
Lo m ismo sucede en el caso del decreto o reglamento il egal y cuando l a decisión
ju d ic ia l o adm in istrati va es contrari a a una l ey o a un reglamento. Si se presci nde del
caso en que l a n uli dad es absol uta, porque sol amente hay una apari enci a de norm a
ju r íd ica , una dec is ión ju d ic ia l o adm in istrat iva es vá li da con respecto a l a l ey hasta
tanto no sea anu l ada según el procedimiento previsto a este efecto. La l ey no seli mi ta
a prescribir que di cha decisión deba ser tom ada de una m anera determi nada y tener
ta l o cual conteni do. Añade que las decisiones tomadas de otra m anera o que ti enen
un conten ido di ferente perm anecen váli das mi entras no sean anul adas según un
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
124
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La e s t r u c t u r a je r á r q u i c a d e l o r d e n ju r í d i c o

proced i m i ento especi al. Si este procedi mi ento no ti ene éxito o no se ha previsto
n i nguno , la decisión ti ene “fuerza de l ey” aunque su contenido esté en oposici ón con
e l de la ley , y su va lidez resu lta de la ley m ism a .
N o se puede com prender el sent ido de una norm a super ior que determ ine la
creación y e l conten ido de una norm a i nferi or si n tener en cuenta las prescripciones
com p lem entar ias que estab lecen para el caso en que sus pri m eras prescri pci ones
fueran v io l adas. La determ i naci ón de una norm a i nferi or por un a norm a superi or
t iene , pues, un carácter al ternati vo. El órgano competente para crear l a norm a infe-
rior de conform idad con la norm a superior ti ene l a posi bili dad de optar entre los dos
térm inos de l a al ternati va, pero el pri merol e es señal ado porl a norm a superi or; y is
elige el segundo, l a norm a por él creada es anul abl e, aunque permanece váli da mi en-
tras no haya sido anu lada .
u n a norm a es, pues, váli da si ha sido establecida conforme a l a norm a superior,
es decir, de acuerdo con uno o con otro térmi no de l a al ternati va conteni da en esta
norm a superior. Sólo una norma váli da puede ser anul abl e, y si no lo es, si gni fi ca que
queda def i n it ivam ente vá li da. N o h ay una tercera p osi bili dad, y a que una norm a
n u l a no es una norm a , pues sólo t iene de e lla su apar ienc ia .
Esto nos perm ite formular e l pr inc ip io genera l de que en el dom in io de l derecho
no hay j am ás nu li dad, sino solamente anul abili dad. U na norm aj urí di ca no es jamás
nu l a; solamente puede suceder que sea anul abl e. Por el contrari o, h ay diversos grados
de anu lab ili dad . El orden j urí di co puede autorizar a un órgano especial a disponer l a
anu lac ión con efecto retroactivo de una norm a creada por otro órgano, de tal modo
que todos los efectos j urí d i cos produci dos por l a norm a sean aboli dos. Se habl a
entonces , incorrectam ente , de un a n u li d ad ab initio o de una decl araci ón de n uli -
dad , pero l a anu l aci ón de l a norm a no es un acto decl arati vo, sino un acto consti tu-
t ivo , sin el cua l la norm a no puede ser ten i da por nul a, pues, antes de l a pretendi da
“dec laraci ón de n uli d a d ”l a norm a exi stí a, era váli da. H a is do necesario un acto del
órgano competente para que sea aboli da. Si no hubi era habi do norm a váli da, el acto
de l órgano competente no habr ía ten ido objeto .
u n orden j u r í d i co puede autori zar a todo i ndi vi duo afectado por una norm a
pretend idamente jur íd i ca a declararl a nul a, es decir, a anul arl a con efecto retroactivo.
Este caso es e l de más a lto grado de an u l ab ili dad, h abi tual m ente cali fi cado como
nu lidad . Si n embargo, no se lo encuentra en los derechos naci onal es modernos. u n
orden soc ia l que confiera a todos sus m i embros el poder de deci di r si una norm a de
este orden es o no vá lida , no está m u y al ej ado de l a anarquí a. La ausenci a de un
órgano centra lizado encargado de pronunciarse sobre l a validez de las normas j u rí di -
cas caracteriza a los derechos pr im iti vos. Los derechos naci onales modernos i nsti tu-
yen , por el contrari o, órganos centralizados para l a creación y l a aplicaci ón de normas
j íd icas , lo que da a estos derechos e l carácter de órdenes j urí di cos estatales. En estos
ur
órdenes , e l ind iv iduo puede , a lo sumo , estimarse autor izado por su cuenta y riesgo

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 125
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo IX

a consi derar n ul a una norm a. No podrí a, pues, escapar a una sanci ón si el órgano
competente no part ic ipa de su m anera de ver y t iene la norm a por vá lida .
Esto no si gni fi ca que todo acto que se presente como creador de derecho sea un
acto jur íd i co en tanto que no se lo anul e. H a y natural m ente casos en que tales actos
son nulos ab initio sin que sea necesario anularlos, pero tal aparente nuli dad absol uta
se encuentra fuera de l domi ni o del derecho.
¿Cóm o podemos reconocer la y d ist in g u ir la de la anu lab ilidad? Só lo e l orden
j u r í d i co podrí a responder a esta pregunta determi nando en qué condi ci ones no es
necesario anu l ar un acto pretendi dam ente j urí di co. Pero si lo hi ci era, deberí a tam -
b ién encargar a un órgano que compruebe l a realizaci ón de estas condiciones en un
caso concreto. Ahora b ien , esta veri ficación tendrí a necesariamente el carácter de una
dec is ión const itutiva, eventual m ente con efecto retroacti vo; se referi rí a a un hecho
jur íd ico existente y sign if icar ía , por lo tanto, l a anul aci ón de una norm aj urí di ca. Así
como todo lo que tocaba el rey Mi das se transformaba en oro, todo objeto al cual se
ap lica el derecho adqui ere una existencia j urí di ca. Esto nos confi rma que l a nuli dad
abso luta es meta jur íd ica .
La alternativa p l anteada por l a norm a superior en su determi naci ón de l a norma
infer ior excl uye l a posi bili dad de una verdadera contradi cci ón l ógi ca entre las dos
normas , y a que una contrad icc ión con el pri mer térmi no de l a al ternati va no es una
contrad icc ión con l a norma consi derada en su conjunto. Además, una contradi cci ón
entre la norm a inferior y el pri m er térmi no de l a al ternati va pl anteada por l a norm a
super ior sólo existe a parti r del m omento en que ha sido comprobada por l a autori -
dad competente s igu iendo el procedi mi ento prescrito. Si un si mpl e parti cul ar pre-
tende que hay una contrad i cci ón, ésta no ti ene ni n g u n a i m portan ci a en el sistema
de l derecho. u n a “contradi cci ón” sólo aparece así en el m om ento mi smo en que l a
norm a contrad ictori a es derogada.
Si se presci nde de l a responsabili dad personal de los órganos que han di ctado
una norm a “contrari a al derecho” (esta responsabilidad no ti ene ni ngún efecto sobre
al va lidez de la norm a) , una norm a supuestamente váli da es consi derada contrari a al
derecho y a sea cuando puede ser derogada — es decir, anul ada por un acto j u rí di -
co— , y a cuando ti ene sol am ente para l a ci enci a del derecho l a apari enci a de una
norm a vá li da y debe, por consi gui ente, cesar de ser consi derada como tal. o bi en es
anulab le , sin perder su validez , por lo tanto , conforme a l derecho , hasta su anu lac ión ,
o b ien es nu la , y entonces no es una norma .
u n a ci enci a norm ati va no puede admi ti r contradi cci ón entre dos normas que
pertenecen a l m ism o s istema . Ahora bi en, el derecho mi smo resuelve el confli cto
pos ib le entre dos normas vá li das si tuadas en estratos di ferentes, de tal m anera que
n in g u n a contrad icc ión lóg i ca afecta l a uni dad del orden j u rí di co en su estructura
jerárquica .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
126
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ítu lo X

La i n t e r p r e t a c ió n

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . R a z ó n d e se r y o b je t o de l a in t e r p r e t a c ió n

La estructura j erárqui ca del orden j urí di co tiene consecuencias m u y i m portan-


tes para e l probl em a de l a i nterpretaci ón. Esta es una operaci ón del espí ri tu que
acom paña a l proceso de creaci ón del derecho al pasar de l a norm a superi or a una
norma inferior.
En el caso normal, el de la interpretación de una ley , se trata de saber cómo, aplicando
una norma genera l a un hecho concreto, el órgano jud ic ia l o administrativo obtiene la
norm a ind iv idua l que le incumbe establecer. Pero tamb ién la Const ituc ión debe ser
interpretada cuando se trata de aplicarla con la f ina lidad de sancionar leyes ordinarias ,
leyes de excepción u otras normas jur ídicas reguladas directamente por aquélla. Hay ,por
ú lt imo , una interpretación de las normas individuales : sentencias jud ic ia les , órdenes
administrativas, actos jurídicos de derecho privado, etc. En síntesis , toda norma debe ser
i
nterpretada para su aplicación ,o sea ,en al m ed da i en que e lproceso de creación y de
aplicación de derecho desciende un grado en a erarqu ía de l orden jur ídico .
l l j

2 . D e t e r m in a c ió n p a r c ia l d e l a n o r m a in f e r io r
p o r l a n o r m a s u p e r io r

A l estud iar l a relación entre una norm a superior y otra inferior, hemos v isto que
la pr im era regu la e l acto por e l cua l la segunda es creada . De la m ism a m anera , una

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 129
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a pítu lo X

norma que se encuentra al fina l de l proceso de creación de l derecho regu la e l acto por
el cua l debe ser ejecutada , sin que una nueva norm a sea creada .
La norma superior puede tambi én determi nar el contenido de l a norma inferior,
pero no en forma compl eta , dado que no puede regul ar en todos sus detalles el acto
por el cual debe ser apli cada. Si empre dej a un m argen más o menos am pli o de li bre
apreciación , y se presenta, de esta manera, como una especie de marco que es necesa-
rio llenar . Todo orden, por detallado que sea, dej a una serie de puntos que su ejecutor
debe decidir. Cuando el órgano A ordena al órgano B proceder a l a detenci ón de un
ma lhechor, el órgano B debe deci di r cuándo y cómo ej ecutará esta orden, y sus
decisiones dependerán de ci rcunstanci as que el órgano A no ha previsto y no puede
prever la m ayor ía de las veces.
Toda norm a determi na, pues, de m anera solamente parc ia l, e l acto jur íd ico por
e cual es apli cada, y a se trate de un acto que crea una nueva norm a o de un sim p le
l
acto de e jecuci ón. Por otra parte , los e lementos que la norm a de ja indeterm inados
pueden atañer tanto a l hecho ilíc ito como a la sanc ión . A m enudo , e l autor de la
norma superior se abstiene vo luntar iamente de determinar cierto número de puntos .
Así, cuando establece una norma general, supone siempre que una norm a ind iv idua l
cont inuará e l proceso de determ inac ión de l derecho , que es e l sent ido m ismo de la
estructura jerárqu ica de l orden jur íd ico . Por e jemp lo : un par lam ento d icta una ley
que ob liga a la pob lac ión a tomar en caso de ep idem ia ciertas med idas para im ped ir
al propagac ón i de al enfermedad .D e ega l entonces en un órgano adm ni strat i i la
vo
facu tad de determ nar para cada enferm edad cuáles son las m ed das por tomar.
l i , , i
Igua lm ente, el código pena l prevé para determ inado de lito una pena que puede ser
pecun iar ia o pr ivat iva de libertad , y de ja librado a l juez determ inar en cada caso la
especie y la im portanc ia de la pena , ten iendo eventua lmente en cuenta e l m ín im o y
e l máx imo fijados por e l m ismo código .
La no determ i nac i ón de un acto j u rí d i co puede ser tam bi én l a consecuencia
i n vo l un tari a del texto de l a norm a que regu l a ese acto . E l caso más frecuente se
presenta cuando las pal abras o las frases por m ed i o de las cuales l a norm a se expresa
son equ ívocas . Q u ien debe ap licar la norm a se encuentra entonces en presenc ia de
varias si gni fi caci ones posi bl es. Sucede lo m i smo cuando h ay moti vo para pensar en
una di screpancia entre el sentido gramati cal y l a vol untad de su autor. Prescindiendo
de los medi os que perm i ten acredi tar esta vo l u ntad si n atenerse exc lus ivam ente al
texto de l a norma, debe admi ti rse en todo caso l a posi bili dad de lograrlo. La ci encia
j u rí d i ca trad i ci onal consi dera, de una m anera m uy genera l, esta pos ib ilidad de des-
acuerdo entre la “vo luntad” del legislador o de las partes contratantes y el texto de la ley
o del contrato. La discrepancia es solamente parcia l cuando esta vo luntad corresponde
por lo menos a una de las diversas significaciones que el texto de l a norma puede tener.
Por úl ti mo, l a no determi naci ón de un acto jur íd ico puede resultar de una contrad ic-
ción total o parcial entre dos normas que pretenden ser válidas concurrentemente, por

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
130
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La in t e r p r e t a c ió n

ejemplo , cuando pertenecen a l a mi sm a ley. En cuanto a l a posi bili dad de un conflic-


to entre una norm a superi or y otra inferior, hemos vi sto que no afectal a uni dad del
orden j u r í d ico 1.

3. La n o r m a es u n m a r c o a b ie r t o a v a r ia s p o s ib il id a d e s

En todos los casos de no determ i naci ón vol u ntari a o i n vol un tari a de un acto
jur íd ico , la aplicac i ón de l a norma que regula este acto ofrece varias posibi lidades. Así,
puede retenerse un a de las diversas si gni fi caci ones que el texto de l a norm a puede
tener , o b ien puede adecuarse a la vo l untad del autor de l a norm a si se pudo determi -
nar la de otra m anera, o el egi r un a de dos normas contradi ctori as, o consi derar que
éstas se anu lan recí procamente. La norm a superi or es así un m arco abi erto a varias
posib ilidades y todo acto de aplicación es conforme al a norma si no sale de este marco
y en camb io lo ll en a de al guna de las maneras posibles.
S i se ent iende por interpretac ión la determ inac ión de l sent ido de la norm a por
ap licar , e l resu ltado de esta act iv idad no puede ser otro que la determ inac ión de l
marco const itu ido por la norm a y, por cons iguiente , la comprobación de las diversas
m aneras pos ib les de llenar lo . La interpretac ión de un a no rm a no conduce , pues ,
necesar iam ente , a una so luc ión ún ica que ser ía la exc lus ivamente justa . Puede pre-
sentar varias soluciones que desde el punto de v ista jur íd ico son todas de igua l valor
si están de acuerdo con la norma por interpretar . Por e l contrario , el órgano encargado
de aplicar la norm a puede atr ibu ir a estas soluciones valores diferentes s i los considera
desde e l punto de v ista po lít ico o m ora l. Él t iene competenc ia para escoger la que le
parezca más aprop iada, de ta l m odo que entre las diversas interpretac iones posibles
una sola se convertirá en derecho positivo para e l caso concreto. Decir que su decisión
está fundada en derecho s ign if ica s im p lem ente que se m ant iene en e l inter ior de l
marco constitu ido por la norm a , que es una m anera de llenar lo , pero no la única .
La c ienc ia ju r í d i ca trad i ci onal ti ene del papel de l a i nterpretaci ón una concep-
ción más amp li a, pues l a m i sm a no se reduci rí a a l a determi naci ón del marco que un
acto ju r í d i co deberá ll enar, si no tam bi én, y sobre todo, a em pl ear un m étodo que
perm ita llenar lo correctamente . Según esta teoría, l a aplicaci ón de una l ey a un hecho
concreto sólo puede conduc ir a una ún i ca decisión correcta, im puesta por l a mi sm a
ley . E l intérprete tendr ía as í por func ión esclarecer o com prender e l sent ido de l

1. V er p á g . 123 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 131
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a pítu lo X

derecho con l a ayuda , no de su vol untad, si no de su razón, y entre las diversas


soluciones posibles podrí a, por una acti vi dad puram ente i ntel ectual, el egi r una que
sea la ún ica ju sta con respecto a l derecho positivo .

4. Los m ét o d o s d e int e r p r et a c ió n

La teorí a del derecho posi tivo no sumi ni stra ni ngún criterio y noi ndi ca ni ngún
método que permi ta dar preferencia a una de las diversas posi bi lidades contenidas en
e l marco de una norma, a uno de los sentidos que ésta puede tener, si se l a consi dera
en s í m isma o en relaci ón con las otras normas del orden j urí di co. A pesar de todos sus
esfuerzos, la c iencia j urí di ca tradi ci onal no ha logrado resolver de modo objeti vamen-
te vá lido l a d i vergenci a que puede exi sti r entre el texto de un a norm a y l a vol untad
de su autor. Todos los métodos de i nterpretaci ón que han si do propuestos sólo
conducen a una so luci ón posi bl e y no a una sol uci ón que sea l a úni ca correcta. Uno
puede no cui darse del texto y atenerse a l a vol untad probabl e del l egi sl ador, o bi en
respetar estr ictam ente el texto y desentenderse de esta vol untad, en general m u y
prob lem áti ca . Desde el punto de vi sta del derecho posi tivo estas dos acti tudes son
por comp leto equ ivalentes .
C u ando dos norm as s im u ltáneam en te vá lidas se contrad icen puede elegirse
entre las tres posi bi lidades lógicas y a mencionadas, a saber: aplicar l a primera, aplicar
la segunda o cons iderar que se anu lan rec íprocam ente . Serí a vana tarea buscar una
que fuera l a ún ica “jur íd ica” con exc lusión de las otras dos.
Las reglas corrientes de interpretac ión que prescriben recurr ir a la ana log ía y al
argumento a contr ario están desprovistas de todo valor, pues conducen a resultados
opuestos y n in gún criterio perm ite dec id ir cuándo debe darse preferenc ia a una o a
otra. De la m isma manera , la regla que prescribe tener en cuenta los intereses en juego ,
se li m ita a ub icar el prob lema sin aportar l a so luc ión , y a que no br inda e l criterio
objetivo que permi ta eval uar los intereses opuestos y resolver el conflicto resultante.
Este criterio no podría ser extraído en particular de l a norma por interpretar, ni de l a l ey
en la cua l se encuentra , n i de l orden jur íd ico cons iderado en su con junto , pues la
necesidad de una “interpretación” resulta precisamente del hecho de que l a norma o el
sistema de normas por interpretar es un marco abierto a varias posi bili dades y no
decide, entre los intereses en juego , cuá l es e l que tiene mayor valor. Para ello es preciso
un nuevo acto creador de derecho , como e l fallo de un tr ibuna l.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
132
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La in t e r p r e t a c ió n

5 . ¿L a in t e r p r e t a c i ó n es u n a c t o d e c o n o c im ie nt o

O DE vo l u n t a d?

La teor ía trad ic ion a l de la interpretac ión parte de la id ea de que basta cierto


conoc im iento de l derecho existente para determ inar los e lementos que fa ltan en la
norm a cuando se trata de aplicarla . Esta concepc ión es a la vez ilusor ia y contrad icto-
ria , pues es inconc iliab le con la h ipótesis m ism a de la pos ib ilidad de un a interpreta-
c ión . E l derecho pos it ivo no perm ite la e lecc ión de la so luc ión “ju sta” entre las
diversas pos ib ilidades conten idas en e l marco de la norm a , con lo cua l e l prob lem a
por resolver no es de la com petenc ia de la c ienc ia de l derecho s ino de la po lít ica
jur íd ica . No h ay d iferenc ia esenc ia lentre la preparac ión de una sentenc ia ju d ic ia lo
un acto adm in istrat ivo conforme a la ley y la e laborac ión de una ley conforme a la
C onst ituc ión . La interpretac ión de la C onst ituc ión no pos ib ilita más a l leg is lador
d ictar un a l ey j u sta de lo que l a i nterpretaci ón de l a l ey posi b ili ta a un tri buna l
pronunc iar una sentencia justa . Entre estos dos casos, s in embargo , existe una dife-
renc ia de orden cuanti tati vo, y a que desde el punto de vi sta m ater ia l la libertad de l
legislador es más am p lia que la de l juez , pero éste tamb ién está llamado a crear normas
ju r íd icas y goza de c ierta lib ertad en su act iv idad , puesto que la creac ión de una
norm a i n d i v i d u a l es un acto de vo lu ntad en la m ed ida en que se trata de llenar el
marco establecido por la norm a general.
u n comentari o ci entí fi co debe li mi tarse a i ndi car las interpretaci ones posibl es
de un a norm a . No puede dec id ir cuál de ellas es l a úni ca correcta o j usta. Esta
deci sión es un acto de vol untad que i ncum be excl usi vamente al órgano que ti ene l a
competenc ia de apli car l a norm a creando una nueva. La m ayor parte de los comen-
tarios que se cons ideran c ient íf icos son , en rea lidad , obras de po lít ica ju r íd ic a . A l
e l eg i r un a sol a de las i nterpretaci ones l ógi cam ente posi bl es, tratan de ejercer una
in f lu enc ia en e l proceso de creac ión de derecho induc i endo a los tri bunal es y a las
autoridades adm in istrat ivas a cons iderar que no hay otra interpretac ión posible .
Ahora bi en , el j u ri sta que descri be el derecho no es una autori dad j u rí di ca. Su
tarea cons iste en conocer el derecho. No le corresponde crearlo ni apli carl o por un
acto de vo luntad Su in terpretac . ón de derecho i no tl ene carácter obi gator o en
tanto que eliórgano i competente
,l , l una norm a inferior, da de a norm
a crear l a superior
una nterpretac ón que t ene fuerza de ley Esta nterpretac ón es autén ti ca en la
i i i . i i
m ed i d a en que l a norm a i nferi or es váli da. Se em pl ea h abi tual m en te l a expresión
i
nterpretac ión autént ica en e l caso de una norma que tenga expresa y exclusivamente
por func ión interpretar otra norma , pero una i nterpretaci ón conteni da en una nor-
m a que tamb ién t iene otra func ión no es menos autént ica y ob ligator ia .
c u a n d o una norm a inferi or es creada sobre l a base de una norm a superi or y en
e m arco fij ado por ella, ya se trate de una ley fundada en la c o n st itu c ió n o de una
l

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 133
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a pítu lo X

decisión j ud i c i al fundada en una ley, resulta claro que el órgano creador de l a norm a
i
nfer i no sólo tiene en cuenta a la norm a superior , sino tambi én a otras normas no
or
jurí di cas relativas a l a moral, a l a j usti ci a o lo que se denomi na “bien público”, “interés
de l Estado”, “progreso”. Si m i ramos desde el punto de vi sta del derecho posi tivo, no
podemos pronunc iarnos sobre l a vali dez de di chas normas ni sobre l a m anera de
comprobar su existencia . Lo ún i co que podemos decir es que no se trata de normas
j íd icas y que la creación de la norma inferior se de j a a l a li bre apreciación del órgano
ur
competente en la m ed ida en que no se h a lla determ inada por la norm a superior.
La s ituac ión sería diferente si la norm a superior prescribiera la aplicac ión de una
norm a m ora l o de otra norm a m eta j urí d i ca; pero, en tal caso, di cha prescri pci ón
tendr ía por efecto transformar l a norm a m etaj u rí di ca en u n a n orm a de derecho
positivo.

6. La i l u s o r i a s e g u r i d a d ju r í d i c a

C uando el senti do de una norm a es dudoso, según l a teorí a tradi ci onal, existe
una sola interpretac ión correcta y un método ci entí fi co que permi te establecerla en
todos los casos . El derecho sería así un orden fijo que determi narí a de manera i nequí -
voca l a conducta de los hombres y, en parti cul ar, l a de los tri bunal es y l a de los otros
órganos encargados de aplicarlo , con lo que garanti zarí a, si no una seguri dad econó-
m ica , al menos una seguri dad j urí di ca. Esta i dea es, sin embargo, il usori a y l a Teoría
p ura del derecho , que sólo se dedi ca a l a búsqueda de l a verdad, se ve obli gada a
destru ir esta ilus ión a pesar de los efectos m uy útiles que pueda tener en el ámbi to de
al política .

7 . E l p r ob le m a de la s la g un a s

a) L a s l a g u n a s l ó g i cas

Se atr ibuye un pape l espec ia l a l a i nterpretac i ón en l a tarea de ll enar l o que se


denom ina las lagunas del derecho. C on esto se hace referencia a l a i m posi bili dad de
aplicar el derecho v igente en un caso concreto porque n inguna norm a jur íd ica ind ica

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
134
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La in t e r p r e t a c ió n

l a conducta debida. Según esta posición , de ocurrir un lit ig io tal, el órgano encargado
de resolverlo sería incapaz de hacerlo si deb iera lim itarse a aplicar e l derecho v igente ,
y para llenar esta laguna se ver ía constreñ ido a recurr ir a la interpretac ión .
S in embargo , tales lagunas no ex isten . H a y lit ig io cuando una de las partes
pretende tener un derecho que la otra cuestiona , o , más exactamente , cuando la otra
parte cuestiona tener la ob ligac ión correspondiente a este derecho. El órgano encar-
gado de resolver e l lit ig io debe determ inar s i e l derecho v igente im pone o no d icha
ob ligac ión a la parte que la cuestiona . En la af irmat iva dará razón a l demandante , en
la negat iva rechazará su dem anda .En ambos casos ap lica e lderecho v gente i . Si da al
l li l i li i l
razón a actor, ap ca a norm a que mpone una ob gac ón a demandado Si rechaza .
la dem anda , ap lica al reg al genera lsegún al cua ltodo lo que no está proh bi do i está
jur íd icam ente perm it ido ; n ingún hom bre puede ex ig ir de otro que se conduzca de
un a m anera determ in ada s i éste no está ju r íd icam en te ob ligado a e llo . En otros
térm inos , cada uno es libre de obrar según su vo luntad cuando su conducta no está
determ inada por el derecho. Esta libertad le está garant izada por e l orden jur íd ico ,
pues éste no establece so lamente el deber de conducirse de una manera determi nada
(en la m ed ida en que la conducta contrar ia es la cond ic ión de una sanc ión) ; tamb ién
garant iza la libertad de hacer o no hacer aque llo a lo cua l no se está ob ligado , puesto
que im pone a cada su jeto la doble ob ligac ión de no im ped ir a l otro hacer lo que no
está proh ib ido y de no constreñirlo a hacer lo que está proh ib ido . Por cons igu iente ,
el derecho v igente es s iempre ap licab le y perm ite resolver cua lqu ier lit ig io .
S i en a lgunos casos se hab l a, no obstante, de una l ag u n a del derecho, no es
porque una decisión sea l ógi camente im posi bl e ante l a fal ta de disposici ones apli ca-
bles, si no si m pl em ente porque l a deci si ón l ógi cam ente posi bl e aparece al órgano
encargado de ap licar el derecho a tal punto i noportuna o i nj usta que él se i n cli n a a
ad m it ir que e l l egi sl ador no ha pensado en ese caso, y que si lo h u bi era pensado
hab r í a tom ado un a deci si ón di ferente de l a que resul ta del derecho vi gente. La
m ayor í a de las veces es im posi bl e determi nar si esta suposi ci ón esj usta o falsa, pero
ello no t iene prácti camente ni nguna i m portanci a si l a Consti tuci ón prescribe aplicar
e l derecho ta l como el l egi sl ador lo h a creado y no como podrí a haberl o creado. El
derecho debe ser aplicado aun si es juzgado malo. Por otra parte, lo que uno considera
ma lo otro puede encontrarlo excelente. En el caso de un li ti gi o, el derecho vi gente es
casi siempre satisfactorio para una de las partes y cri ticable para l a otra. Acá, donde se
pretende ver una l aguna, no h ay en ri gor de verdad otra cosa que una di vergenci a
entre e l derecho posi ti vo y otro “derecho” consi derado m ej or o más j usto. Sólo l a
com parac ión de estos dos “derechos” hace aparecer una i nsufi ci enci a del derecho
positivo.
En razón m i sm a de l a natural eza de una l aguna tal, es evi dente l a i m posi bili dad
de enarl a por ví a de l a i nterpretaci ón. Ésta y a no ten drí a por funci ón facili tar la
ll
ap licac ión de una norm a v igente , s ino e lim in ar la y reem p lazar la por una norm a
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 135
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a pítu lo X

juzgada me jor o más ju sta por e l encargado de ap licar e l derecho . S i en apar ienc ia se
comp leta el derecho, en realidad se lo deroga y se lo reemplaza por un derecho nuevo,
creado espec ia lmente en v ista de un caso concreto . H ay aqu í una f icc ión a la cua l se
recurre sobre todo cuando es d if íc il o im pos ib le obtener la m od if icac ión de una
norm a genera l por la v ía leg is lat iva , por e jem p lo cuando se trata de una norm a
consuetud inar ia que , por def in ic ión , no puede ser m od if icada s igu iendo un proce-
d im iento rac iona l, o un a ley a la cua l se atr ibuye un or igen sagrado o d iv ino , o
cuando por otras razones no parece pos ib le u oportuno poner en m ov im iento e l
aparato legislativo .

b) L as l a g u n a s té cn icas

Además de las lagunas lógicas se hab la a veces de lagunas técnicas. Su existencia


es adm it ida aun por aque llos autores que , colocándose en un punto de v ista positivis-
ta , cuest ionan que pueda haber verdaderas lagunas lóg icas . u n a lag u n a técn ica se
presentar ía cuando e l leg is lador ha om it ido d ictar una norm a ind ispensab le para la
ap licac ión técn ica de la ley y ta l lagun a podr ía ser llenada por v ía de interpretac ión .
En rea lidad , se ent iende por lag u n a técn ica una lagun a ló g ica que resu lta de una
divergencia entre e l derecho positivo y e l derecho deseado , o b ien , aque lla indeterm i-
nac ión que resu lta de l hecho de que la norm a es so lamente un marco .
As í hay lag u n a lóg ica y no técn ica en e l caso de una ley que estab lezca que el
contrato de venta es obligatorio , pero no ind ique qu ién soportará los riesgos si la cosa
vend ida es destru i da de modo fortuito antes de haber sido transferida a l comprador .
No puede afirmarse que la ley nada prescribe a este respecto , puesto que no libera al
vendedor de l a ob ligac ión de entregar la cosa o abonar una compensación . El vende-
dor que qu is iera ser liberado de esta ob ligac ión pretenderá que hay una laguna en la
ley , pero e lla no im p id e que la ley sea ap licab le , pues los riesgos están a cargo de l
vendedor cuando no ha sido prevista n inguna excepción a su ob ligac ión de entregar
al cosa .
l i l i l l l
En otros casos, a pretend da agun a técn ca resu ta de hecho de que a norm a
li l . l i l l i ,
por ap car es so amente un m arco Así, una ey prescr be a e ecc ón de un órgano
l l i i , , li l i l
pero no seña a e proced m ento es decir si debe rea zarse según e s stem a de as
í l i l, li i ii
mayor as o e proporc ona por voto púb co o secreto. Esto s gn f ca que el procedi-
i l li l i i l l i .
m ento electora queda brado a arb tr o de órgano encargado de a elecc ón C o-
, , i i l i i l i
rresponde pues a un a no rm a de un grado nfer or a determ nac ón de proced -
i
m ento electoral.
: l l
o t r o ejemplo una ey establece un órgano que tiene e carácter de una asamblea,
,
con ciertas funciones legislativas o administrativas y prescribe que esta asamblea, para
, .
obrar válidamente debe haber sido convocada por su presidente Éste debe ser elegido
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
136
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
La in t e r p r e t a c ió n

por la asamblea, pero la ley no ind ica qu ién debe convocar la asamblea en e l caso de que
todav ía no haya presidente . Esto puede sign if icar que , en ausenc ia de un presidente ,
todo otro modo de convocatoria está perm it ido , pero s i esta conclusión no fuera posi-
b le , ser ía necesario adm it ir que en v irtud de la ley m ism a d icha asamb lea no está en
condiciones de reunirse válidamente . S in embargo , aqu í no se está en presencia de una
laguna , pues e l sent doi de al ey l es claro : al asamb ea l debe ser convocada por su
pres idente aún cuando éste no exista. Si la ley nada hub iera prescrito con respecto al
sujeto de l a convocatoria ésta hub iera podido tener lugar de cualquier manera , pero la
ley contiene una disposic óni absurda y ta leventualidad no puede ser exc ul da i absolu-
, .
tamente dado que las leyes son obras humanas c u a n d o una norma está desprovista de
sentido, de ni nguna manera l a i nterpretación puede encontrárselo, puesto que úni ca-
m ente puede extraer de una norm a lo que en e lla ya está contenido .

c) L a s l a g u n a s a d m i t i d a s p o r el l e g is la d o r

A unque no haya l agunas en el derecho, el l egi sl ador ori entado por una teorí a
errónea puede adm i ti r l a existencia de verdaderas lagunas lógicas. Pero estas lagunas
no ti enen qui zás el senti do que el l egi sl ador les atri buye. Éste puede adoptar, y de
hecho adopta frecuentem ente di sposi ci ones para el caso de que ni n g u n a deci si ón
pueda ser adoptada basándose en l a ley. C uando en caso de “l aguna”, el artí cul o 1°
de l c ó d i g o c i v i l suizo prescri be al j uez deci di r “según las reglas que establ ecerí a si
tuv iera que actuar como l egi sl ador”, esto si gni fi ca que elj uez está autori zado para
resolver libremente , hac iendo abstracción de l a ley, en el caso de que su apli caci ón le
parec iere conduc ir a un resultado inaceptab le .
u n buen l egi sl ador no puede renunci ar a los m edi os que permi tan en ciertas
circunstancias correg ir los efectos de una ley, pues ciertamente se presentarán hechos
que é l no ha previsto y que no estaba en condi ci ones de prever, por l a ci rcunstanci a
de que las normas general es sólo pueden tener en cuenta los casos prom edi o. Es
ev idente que el legislador se encuentra i ncapacitado para determi nar previamentel os
casos en que el j uez deberá susti tui rl o, ya que si pudi era preverlos crearía él mi smo las
normas que le parecieran apropiadas . No tiene, pues, otro recurso que el de autorizar
a l juez a realizar actos de legi sl ador cuando l a apli caci ón de l a ley, tal como ella, sería
lóg icam ente pos ib le , le parec iera poco sat isfactor ia por razones de orden polí ti co o
m ora l. c o r r e entonces el riesgo de que el j uez i ntervenga en cali dad de l egi sl ador
sup lente en los casos en que deberí a apli car l a ley. Además cuesti ona el pri nci pi o de
la lega lidad de la jur isd icc ión as í como tamb i én l a validez de las normas generales que
deben aplicarse . E l centro de gravedad en l a creación del derecho podrí a tener así la
tendenc ia de pasar del legislador, autor de las normas generales, a las autoridades que
están encargadas de aplicarlas estableciendo normas ind iv idua les .
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 137
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a pítu lo X

A fi n de di smi nui r este peli gro en l a m edi da de lo posi bl e, l a autori zaci ón de


hacer abstracción de l a l ey es form ul ada de tal m anera que no se perci ban los plenos
poderes que ell a comporta. Se trata de dar l a i m presi ón de que esa autori zaci ón es
acordada so lamente en e l caso en que es lógi camente i mposi bl e apli car l a ley. Elj uez
debe ser induc ido a pensar que no ti ene l a facul tad de determi nar por sí mi sm o en
qué caso puede sust i tu irse al l egi sl ador, y tal es preci sam ente l a concl usi ón que la
f icc ión de l a l agun a debe sugeri r. Al em pl ear consci ente o i nconsci entem ente una
fórmu la incorrecta , e l legislador tiende a obtener que el j uez haga uso m uy raramente
de la autori zaci ón que l e da de no apli car l a l ey en un caso concreto, pues elj uez no
ad m it i rá l a ex i stenci a de un a verdadera l ag u n a si no está en presenci a de una m u y
fuerte d i vergenci a entre l a l ey y su propi a concepci ón de l a j u sti ci a, es decir, si él
puede cons iderar que el caso no h a si do previ sto por el l egi sl ador y no está en
consecuenc ia regu lado por l a ley. Com o toda apli caci ón del derecho se produce
inf iri endo de lo general lo parti cul ar, esa premi sa no funci onarí a aquí. La teorí a de l a
laguna ti ene, pues, un carácter ideológico m u y acentuado. Así, cuando, a criterio del
juez , la ap licac ión de la ley resu lta inoportuna por razones de polí ti ca j urí di ca, esta
teor ía pretende que es lóg icamente im pos ib le aplicarla .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
138
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C ap ít ulo XI

Los m o d o s de c r e a c ió n del d e r e ch o

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . F o r m a c ió n d e l d e r e c h o y f o r m a d e l E st a d o

La teorí a de l a estructura j erárq ui ca del orden j u rí di co m uestra al derecho en


m ov i m i ento . Lo si gue en el proceso constantemente renovado de su creación autó-
noma , y se di sti ngue así de las teorías que, desde un punto de vi sta estático, i ntentan
comprender e l derecho si n tener en cuenta su creación, consi derándol o úni camente
como un orden creado , cuyo ám b ito de va lidez se trata de determ inar .
E l prob lem a centra l de la d inám ica ju r íd ic a es e l de los diversos modos de
creac ión del derecho. Si l a funci ón esenci al de toda norm a j u rí di ca es l a de obli gar a
los hombres a que se conduzcan de un a m anera determ inada prescri bi endo un acto
coactivo en caso de conducta contrar ia , es importante exam inar si , y en qué med ida ,
los sujetos de derecho part ic ipan en la formación de las normas a las cuales se encuen-
tran sometidos; en otros términos , si sus obligaciones nacen con su consentimiento o
s in é l y , eventua lm ente , aun contra su m ism a vo luntad . Esta d ist inc ión entre auto-
nom ía y heteronom ía aparece sobre todo en la teor ía de l derecho púb lico . Sirve de
base a la clas ificac ión hab itua l de las diversas formas de l Estado, donde se opone la
democrac ia a l a autocracia, l a repúbli ca a l a monarquí a.
No se trata aquí, si n embargo, más que de un caso parti cul ar del probl em a
genera l de l a formación del derecho. Por forma del Estado se enti ende habi tual mente
el modo de creación del derecho en el grado superior del orden j urí di co, es decir, las
reglas establecidas por l a c o n st i tu c i ó n para l a formaci ón de las normas generales. Se
i
dent if ica as í a l Estado con la co n sti tu ci ó n, ateni éndose al a concepci ón tradi ci onal
de un derecho formado ún i cam ente por normas general es, mi entras que l a i n di vi -
dua lizac ión y la concreción de normas generales y abstractas se efectúan tamb ién en
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 141
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo XI

el marco del orden j urí di co. A l a i dea de que l a forma del Estado está determi nada por
al C o nst ituc ión corresponde e l pre ju ic io según el cual el derecho está conteni do
í
ntegram ente en la ley. En rea lidad , e l prob lem a de l a forma del Estado o del modo
de creación de l derecho no se pl antea úni camente en l a relaci ón entre l a Constitución
y l a l egislación, sino en todos los grados de l a formación del derecho y especi almente
en la relaci ón entre las normas generales de l a l egislación y las normas i ndi vi dual es de
los actos adm i ni strat ivos, de las sentencias j udi ci al es y de los actos j urí di cos de dere-
cho privado .

.
2 D e r e c h o p ú b l i c o y d e r e c h o p r iv a d o

La d ist inc ión entre derecho públi co y privado ti ene una i m portanci a esencial en
la moderna c ienc ia de l derecho , pero hasta hoy no ha sido posi bl e lograr una defi ni -
ción sat isfactor ia de esa diferenci a. Se l a consi dera en general como un pri nci pi o de
c las if icac ión de las rel aci ones j urí di cas. El derecho pri vado serí a un a rel aci ón entre
dos sujetos i gual es y el derecho públi co una rel aci ón entre dos suj etos, uno de los
cuales estar ía subord inando a l otro, y tendrí a así menos valor j urí di co. Uni camente
las rel aci ones de derecho pri vado serí an verdaderam ente “j u rí di cas” en el senti do
estricto de l térmi no, en tanto que en el derecho público habrí a relaciones de “poder”
o de “dom i ni o”, cuyo caso tí pi co está dado en l a rel aci ón entre el Estado y sus
súbdi tos. La di sti nci ón entre derecho públi co y pri vado ti ende así a oponer el dere-
cho al Estado concebi do como una fuerza que carecerí a total o parci al m ente de
carácter jur íd ico .
Si se exam ina más deten idamente en qué consiste este valor superior atr ibu ido a
ciertos sujetos respecto de los cuales los otros estarían subordinados , se descubre que
se trata de una di ferencia en el modo de creación de l derecho, d ist inc ión seme jante a
la que s rvei de fundam ento a al c as l fi cac
i óni de las formas de l Estado . E lvalor
ju r íd ico super or i atr bu
i do i a lEstado en re ac l ón
i a sus súbd tos
i cons ste i en que e l
orden ur d co confiere a los nd v duos dotados de a ca dad de órganos de l Estado ,
j í i i i i l li
o por lo menos a algunos de ellos denom inados magistrados, el poder de obligar a los
súbd itos m ed iante dec larac iones un ilatera les de vo luntad . E l e jem p lo t íp ico de la
re lac ión de derecho púb lico es la norm a ind iv idua l d ictada por un órgano adm in is-
trat ivo para im poner una conducta determ inada a l ind iv iduo a l cua l se d ir ige , en
tanto que en derecho pr ivado nos encontram os sobre todo con contratos , a decir ,
normas ind iv idua les por las cuales las partes contratantes se ob ligan rec íprocamente
i .
a una conducta determ nada
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
142
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
Los m o d o s d e c r e a c ió n d e l d e r e c h o

Los i nd i vi duos li gados por un contrato han parti ci pado en l a form aci ón de l a
norm a a l a cual se han someti do, l o que no sucede cuando es el sujeto el destinatario
de una orden admi ni strati va. De un l ado tenemos una producci ón democráti ca del
derecho , de l otro una producci ón autocráti ca. Con todo acierto, desde hace mucho
t iem po , l a teorí a del derecho ve en el contrato una i n sti tuci ó n perteneci ente a l a
esfera de la autonomí a privada.

3 . F u n c ió n id e o l ó g ic a d el d u a l ism o d e l d e r e c h o p ú bl ic o

y d e l d e r e c h o p r iv a d o

La di ferenci a decisiva entre el derecho públi co y el derecho pri vado radi ca en la


opos ic i ón de dos modos de form aci ón del derecho; resul ta de ello que los “actos
púb li cos” de l Estado son actos j urí di cos al i g u al que l os contratos, y sobre todo l a
m an ifestaci ón de vol untad que consti tuye el hecho creador de derecho aparece en
ambas s ituac iones como l a conti nuaci ón del proceso de form aci ón de l a vol untad
estatal, pues se trata cada vez de i nd i vi duali zar una norm a general: una l ey admi ni s-
trat iva en e l caso de una orden adm in istrat iva , e l código c iv il en e l caso de l contrato .
En estas cond i ci ones l a Teorí a p u ra del derecho, que se col oca si em pre en un
punto de v ista un iversa li sta y enfoca el orden j u rí di co como un todo, puede sin
parado j a ver un acto del Estado tanto en un contrato como en l a sentenci a de un
mag istrado , dado que ambos son actos creadores de derecho i mputabl es a l a uni dad
de l orden jur íd i co . De esta m anera l a oposi ci ón entre derecho públi co y pri vado se
torna puram ente re lat iva e intras istem át ica , m ientras que para la teor ía trad ic iona l
tiene un carácter abso luto y extrasistemát ico , a l oponer a l derecho un Estado que es
d istinto de aqué l.
La ideo log ía que funda e l dua lism o del derecho púb lico y pr ivado en la opos i-
ci ón absol uta entre derecho y fuerza, o al menos entre derecho y poder estata l,
conduce a l a idea errónea de que en el dom in io del derecho púb lico y en part icu lar
en las ramas — importantes desde el punto de v ista po lít ico— de l derecho const itu-
c iona l y de l derecho adm in istrat ivo , la va lidez de la norm a ju r íd ic a no tendr ía el
m i smo sentido n i l a m i sm a intensidad que en el dom in io del derecho privado. En el
derecho púb lico el interés de l Estado y e l bien público preva lecerían sobre e l derecho
estricto, en tanto que el derecho privado sería en cierto modo el verdadero dom in io
del derecho. Así l a relaci ón entre l a norm a general y el órgano encargado de apli carl a
no serí a l a m i sm a en estas dos partes del derecho : en el derecho privado , ap licaci ón
estr icta de la le y a l caso part icu lar ; en e l derecho púb lico , libre rea lizac ión de la

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 143
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo XI

f i na lidad del Estado en el marco de l a l ey y aún contra l a l ey si las ci rcunstanci as l o


exigieran.
Esta teorí a no ti ene, sin embargo, ni n gún fundam ento en le derecho posi tivo ,
en l a m edi da en que no seli mi te al a comprobaci ón de que los órganosl egislat i vos
,
l i i i i l li
gubernamenta es y adm n strat vos t enen en genera m ayor bertad de apreciación
que los tr ibuna les . Además, incurre en contradi cci ón al reivi ndi car para el “derecho”
púb lico , en razón de su i m portanci a vi tal para el Estado, ci ertai ndependenci a con
respecto a l derecho, a l a vez que atri buye a estai ndependen ci a el carácter de un
pr i nc ip i o j urí di co, de una cuali dad propi a del derecho públi co. A lo sumo se podría
hab lar de dos técnicas j urí di cas diferentes, pero no de una oposi ci ón absol uta entre
e l Estado y e l derecho .
Este dua lism o , lóg icam ente insosten ib le y s in va lor c ient íf ico , sólo t iene un
a cance i deol óg i co. D i fund i do por la doctr ina de l derecho const ituc iona l, t iende a
l
asegurar al gobi erno y a los órganos admi ni strati vos que l e están subordi nados una
li bertad de acci ón deduci da, por así deci rl o, de l a natura leza de las cosas: no una
li bertad respecto del derecho, que es en verdad im posi bl e, sino respecto de l a ley
elaborada por el parl amento o con su parti ci paci ón. Esto no si gni fi ca sol amente que
una regl amentaci ón demasiado estrecha de l a acti vi dad del gobi erno y del a admi ni s-
tración sea contrari a a l a natural eza de sus funciones, sino tambi én que tal regl amen-
tac ión, cuando existe, puede ser i gnorada. En razón de l a oposi ci ón h abi tual entre
gob ierno y parl am ento encontramos parti dari os de esta teorí a tanto en las m onar-
qu ías constitucionales como en las repúblicas democráticas .
Adem ás, al dar un carácter abso luto a la d ist inc ión entre derecho púb lico y
pr ivado , se da a entender que el dom i ni o de l a p olí ti ca está li mi tad o al derecho
const ituc iona l y a l derecho admi ni strati vo y que de ni n g u n a m anera se exti ende al
derecho privado. Hemos teni do ocasión de mostrar precedentemente que entre l os
derechos sub jetivos no hay opos ic ión entre los púb licos o po lít icos y los pr ivados1.
Estos ú lt imos son derechos políticos con e l m ismo t ítu lo que aque llos a los cuales se
reseña esta calificación. Unos y otros permi ten parti cipar en l a formación de l a vol un-
tad del Estado y, por lo tanto, interveni r en el domi ni o de l a política. No difi eren más
que en el m odo de parti ci par en esa form aci ón. La di sti nci ón entre un derecho
púb lico , que ser ía po lí ti co, y un derecho privado, que no lo sería, no ti ene en cuenta
e l hecho de que el derecho pri vado creado por contrato pertenece tanto como le
derecho púb lico a l dom in io de la po lít ica .
Por la func ión que desem peña e l derecho denom inado pr ivado en un orden
jur í d i co, él no es otra cosa que l a formaj u rí di ca parti cul ar dada al a producci ón y al
reparto de las r iquezas en u n a econom í a cap itali sta ; por lo tanto , esa func ión es

1. V er p á g . 100 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
144
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
Los m o d o s d e c r e a c ió n d e l d e r e c h o

em inentemente po lít ica . En una econom ía soc ialista la estructura de l derecho priva-
do sería diferente. Ya no se fundar ía sobre los princ ip ios de autonom ía y democracia ,
s ino probab lem ente sobre los de heteronom í a y autocraci a y se acercarí a más a l a
estructura de l derecho administrativo actual. A qu í no exami naremos si esta estructu-
ra ser ía más satisfactoria o más justa , pues se trata de un punto sobre el cual l a Teoría
pura del derecho no qu iere n i puede pronunc iarse .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 145
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a p ítu lo XII

El d e r e c h o y el E stad o

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . E l d u a l ism o t r a d ic io n a l d e d e r e c h o y E st a d o

La opos ic ión que la doctr ina trad ic iona l establece entre e l derecho púb lico y el
privado constituye y a un ejemp lo m u y claro de l dua lismo fundam enta l de Estado y
derecho que caracteriza a la c ienc ia ju r íd ica moderna y a nuestra concepc ión m ism a
de la soci edad. Para l a doctri na trad i ci onal, el Estado es u n a enti dad d i sti nta del
derecho a la vez que es una en ti dad j u rí di ca. Él es un a persona y un suj eto de
derechos y ob ligac iones , pero a l m ism o t iempo su ex istenc ia es in depend iente de l
orden jur í d ico . As í como para ciertos teóricos de l derecho pr ivado la persona lidad
jur íd ica de l ind iv iduo es lóg ica y crono óg
l camente
i i a lderecho objetivo ,por
anter or
lo tanto a lorden uj r dí coi ,para los teór cosi de lderecho púb lico e lEstado ,ent dad i
co ect va capaz de querer y de obrar es ndepend ente de derecho y hasta anter ior a
l i , i i l
su existencia . Enseñan que e l Estado cump le su m is ión h istór ica a l crear el derecho ,
“su” derecho , es decir, e l orden jur íd ico objetivo , y a l someterse a lm ismo , puesto que
su propio derecho l e confiere derechos y obli gaci ones. Así concebido como un ente
m eta jur íd ico , un a espec ie de superhombre todopoderoso o de organ ismo soc ia l, el
Estado sería a l a vez l a cond i c ión de l derecho y un su jeto cond ic ionado por el
derecho.
A pesar de sus contrad icc iones ev identes y de las críticas que no han de jado de
d r gírsele, esta teor ía denom inada de los dos aspectos de l Estado o de la auto lim ita-
i i
c ión del Estado cont inúa s iendo enseñada con una perseverancia asombrosa.
La doctr ina trad ic iona l d if íc ilm ente puede renunc iar a l dua lism o de Estado y
derecho, pues él cum p le una func ión ideo lóg ica cuya im portanc ia no puede subes-
timarse . Para que el Estado pueda ser legit imado por el derecho es preciso que aparezca

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 149
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a pítu lo X II

como un a persona di sti nta del derecho y que el derecho en sí m i smo sea un orden
esenci al mente diferente del Estado, si n rel aci ón con el poder que se encuentra en el
origen de éste. Es preciso, pues, que sea en cierto sentido un ordenj usto y equi tativo.
El Estado de ja as í de ser una s imp le man ifestac ión de la fuerza para convertirse
en un Estado de derecho, que se leg it im a creando e l derecho . En la m ed ida m isma en
que una leg it imac ión religiosa o metaf ís ica de l Estado p ierde su eficacia, esta teor ía se
convierte en e l único med io de leg it imar e l Estado. N o se turba por sus contrad icc io-
nes internas y co n t in úa v iendo en e l Estado una persona ju r íd ic a , un ob jeto de la
c ienc ia de l derecho , e ins iste a la vez sobre la idea de que es una m an ifestac ión de la
fuerza , un ente extraño a l derecho que no puede ser com prend ido jur íd icam en te .
Además , las contrad icc iones jam ás han turbado ser iam ente una ideo log ía . Por el
contrar io , son un e lem ento necesar io , ya que no se trata de profund izar e l conoc i-
m iento científico , sino de determ inar la vo luntad , y en e l caso que nos ocupa importa
menos comprender la natura leza de l Estado que reforzar su autor idad .

2 . I d e n t id a d del d er e cho y del E sta d o

a ) E l E s t a d o es u n o rd e n j u r í d i c o

u n a teorí a del Estado depurada de todo el em ento ideo l óg i co , m etafí sico o


místico sólo puede comprender l a natural eza de esta insti tuci ón social consi derándo-
l a como un orden que regul a l a conducta de los hombres. El análi si s revel a que este
orden organ iza la coacción socia l y que debe ser idéntico al orden jur íd ico , ya que está
caracterizado por los mismos actos coactivos y una sola y mi sm a comuni dad social no
puede estar con sti tui da por dos órdenes di ferentes. El Estado es, pues, un orden
j urí di co, pero no todo orden j urí di co es un Estado, puesto que no ll ega a serlo hasta
el momento en que establece ciertos órganos especializados para l a creación y ap lica-
ción de las normas que lo consti tuyen. Es preciso, por consigui ente, que haya a lcan-
zado cierto grado de centra lización .
En las comuni dades j urí di cas pri mi ti vas, preestatales, las normas generales son
creadas por v ía consuetud inar ia . Son el resul tado de l a conducta h abi tual de los
sujetos de derecho. No hay un tri bunal central encargado de crear las normas i ndi vi -
dua les y de asegurar su apli caci ón por un acto coactivo. El cui dado de comprobar le
hecho ilí ci to y apli car l a sanci ón está a cargo de aquell os cuyos intereses protegidos
por el derecho son l esi onados. Corresponde al hij o vengar l a m uerte de su padre
ejerciendo la vendett a sobre e l hom ic ida y su fam ilia ; corresponde a l acreedor prender

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
150
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d er e cho y el E sta
do

l í l
a su deudor moroso para tener de a guna m anera una garant a para e resarcimiento
l . i ii l l i .
de a deuda Tales son las formas pr m t vas de a pena y de a ejecuc ón forzada Los
li li l j í i ,
que las ap can obran en ca dad de órganos de orden u r d co puesto que están
. i i i
autorizados a ello por él En razón m sm a de esta autor zac ón sus actos pueden ser
i l i i i l j í i , l
m putados a a com un dad const tu da por e orden u r d co de ta modo que no
i ilí i , l i l i j í i
const tuyen nuevos actos c tos sino a reacc ón de a com un dad u r d ca contra
esos actos.
l l l í i
Los órganos centra es sólo se form an en e curso de un argu s m o proceso de
i l j i i l l
divis ón de trabajo y los órganos ud c a es y ejecutivos aparecen mucho antes que os
l i . i i l l
órganos egislat vos Por m portante que pueda ser una transformac ón ta desde e
i l i j í i , , i , i i li i
punto de v sta de a técn ca u r d ca no existe s n em bargo d ferenc a cua tat va
l j í i li .
a guna entre un orden ur d co descentra zado y un Estado
j í i l ,
En tanto que no haya orden ur d co superior a Estado éste representa el orden
l i j í i . li i i l i l ,
o a com un dad u r d ca suprema y soberana Su va dez terr tor a y m ater a es sin
, i , i
duda lim tada puesto que no se extiende sino a un territorio determ nado y a ciertas
l i , i l l i i
re ac ones hum anas pero no hay un orden super or a é que e m p d a extender su
li i .
va dez a otros territorios o a otras relac ones humanas
i l l i i l i ,
A p art r de m om ento en que e derecho n ternac o na se const tuye o más
j í i
exactamente desde que es considerado como un orden ur d co superior a los diversos
í i , l l j í i
órdenes jur d cos nacionales e Estado, que es a personificación de un orden ur d co
i l, . i i l ,
nac ona y a no puede ser soberano Su super or dad es so amente relativa y a que se
ll i i i l, l l i .
ha a subord nado al derecho nternac ona de cua depende d rectamente La defi-
i i l , , l l i l i
n c ón de Estado debe pues comenzar por a re ac ón que lo une a derecho nter-
i l. i i j í i l ,
nac ona Éste const tuye una com un dad u r d ca supraestata que a ejemplo de las
i l , i i li
com un i dades preestata es no se encuentra suf c entem ente centra zada para ser
cons derada como un Estado

l i i
b) E E s ta d o es un p u n t o de m p u t a c ó n
l , j í i i i l ,
E Estado i como i acabamos
li i de ver, es un orden u r d co ídei espec . e part cu ar
launquei no se id st ngue cua tat vamente l de los otros órdenes jur di cos i Encontramos
a conf rmi ac ón de lo
l expuesto en e hecho
j í i , de que toda su act v dadli se presenta
necesar
j í i . l amente bajo a forma
i i i de actos ur d cos de actos que crean o ap can j normas
í i
ur d cas lE acto de
li i i . un nd vi duo no es un acto
l estatal, salvo
i si iuna norm
i , l ur d ca le
a
otorga
i i ta ca f cac ón co n s d erad j ío idesde e l punto de v stal d nám ico e Estado i , se
m an f esta en una serie de actos ur d cos y p antea uni prob em a de m putac ón ya
que
j se trata
i de determinar
, i lpor qué un actolestatal i no . es l mputado a su autor sino j í ai un
su etoi ub cado por dec r o así, detrás , de
l m smo So am ente
i i i una norm a u r d ca
perm te responder a esta pregunta pues a conducta de un nd v duo sólo puede ser
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com 151
C a p ít u l o X
II

l i l j í i l i ii
referida
. a a uni dad , l de orden ur d co li si una norm a de este orden e da esa s gn f ca-
lción Ahorai i b eni e Estado en su j caí i dad de sujeto de actosi estatales
i es precisamente
.
a personi f cac ón i de un orden url d co y no puede
l ser def n do de otra manera
La m putac ón de un acto a a persona de Estado lo convierte en un acto estatal
, , l . j í i l
y a su autor que es un hom bre en un órgano de Estado La persona u r d c a de
, , , l i j í i .
Estado tiene pues exactamente e m smo carácter que las demás personas ur d cas
l i j í i , i i ,
Com o expresión de a un dad de un orden u r d co es un punto de m putac ó n y
i l i i
ún cam ente a neces dad de representarse concretam ente una noc ón tan abstracta
i i i i l j í i
nduce dem as ado a m enudo a m ag n ar detrás de orden u r d co un Estado que
l .
sería otra cosa que ta orden

l i j
c) E E s ta d o c o n s d e r a d o c o m o u n c o n u n t o de ó rg a n o s
j í i l i ii
Desde el momento en que un orden ur d co ha superado e estadio pr m t vo de
l l
a comp eta descentralización y que se han formado los órganos especializados para la
li i j í i , i l l i
creación y ap cac ón de las normas ur d cas espec a mente para a ejecuc ón de los
i , i i i l
actos coact vos un grupo de nd v duos se destaca netam ente de a m asa de los
i l . li i í ,
m embros de Estado o sujetos de derecho Esta centra zac ón no podr a por otra
, l , i i l i l li i l
parte ser com p eta dado que en ciertos dom n os a creac ón y a ap cac ón de
. i i i
derecho permanecen siempre descentralizadas La act v dad de los órganos espec ali-
l l li i j í i i
zados forma
i li i . i en genera e objeto de una l ob gac ón ur d ca i isanc onada por una l pena
disc p nar a T ende además a tomar e carácter de una act v dad profesiona y remu-
. i i i li i i i l
nerada Los nd v duos que rea zan esta tarea se conv erten en func onar os de
, l j í i .
Estado es decir, l ien órganosi i específicos
, de ordenl ur dj co l í l l
Esta evo uc ón h stór ca que está lig ad a a pasa e de a econom a n atu ra a a
í i , l i l,
econom a m onetar a supone a form ac ón de un fisco estatal, de un tesoro centra
i i ,i i i i , l
cuya const tuc ón y empleo ncrem ento y d sm nuc ón son objeto de una regu a-
i j í i i i i i i i l
c ón u r d c a espec al. Este tesoro perm te retr bu r a los func onar os de Estado y
i i i . i i i i , l l
cubr r los gastos de su act v dad La adm n strac ón d recta ta como a hemos defi-
i , i i i i
n do precedentemente1 es tamb én una act v dad que el Estado ejerce por nterme-
i i i . l il i i li
d o de sus func onar os u n a escue a o un ferrocarr son inst tuc ones púb cas o
l li i i j í i i .
privadas según a ca f cac ón u r d ca de qu en las dirige
l
La creación de órganos estatales compuestos de funcionarios señala e pasaje del
j i i l l i i i , li , i
Estado u d c a a Estado adm n strat vo pero este ú t m o es tamb én él, un orden
i . i i i l i li l i
coercit vo Sus func onar os pers guen a f na dad estata creando d rectam ente el
i l . li i li li
estado soc a deseado No se m tan a crear y ap car norm as que ob guen por una

. . .
1 V er p á g 133
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
152
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d er e cho y el E sta
do

l li
parte a los sujetos de derecho desprovistos de a ca dad de funcionarios a conducirse
i l i i i l
de una m anera determ nada y por a otra a los func onar os a reacc onar contra a
i i j í i , ,
conducta contrar a por med o de actos coactivos. El método ur d co es sin embargo
l i i l i l
e m sm o en los dos casos. C u ando se trata de crear d rectam ente e estado soc a
,l li i i i i
deseado a ob gac ón está a cargo de un func onar o y en caso de conducta contrar a
l li l . i i i
corresponde a otro órgano de Estado ap car e acto de coacción La adm n strac ón
, , i , i l l .
está pues tamb én ella somet da a aparato coactivo de Estado
Cuando se ha constituido un sistema de órganos especializados se puede oponer
l i j , i i ,l
a a noc ón de su eto de derecho cons derado como persona pr vada a de órgano
l l i i i l l , ,
estata en e sent do restr ng do de a pa abra es decir un órgano compuesto de
i i j í i i l . i i i l
func onar os y sometido a reglas ur d cas part cu ares Este sent do restr ng do es e
ll j i l i l
de engua e corr ente que no ve un órgano de Estado en un part cu ar que crea en
j í i l . i ,l i l i l
un contrato normas ur d cas ob igatorias S n embargo a func ón de part cu ar en
l l j í i i i l i i i
e marco de orden u r d co no se d ferenc a de a de un func onar o que d cta un
. ll j , , , l
decreto E engua e común no es por otra parte lógico y a que reconoce a elector, al
i l l i l l ,
d putado y a par am ento m smo e carácter de órganos de Estado aunque no
l i i i i i . l i í
respondan a a def n c ón de func onar o E térm no de órgano está tomado aqu en
i i .
su sentido pr mar o
l i i i l l i i i
A a noc ón restr ng da de órgano estata corresponde una noc ón restr ng da
l , i j i i ,
de Estado conceb do como un con unto de órganos compuestos de func onar os
i i i i i
como una organ zac ón más concentrada en el nter or de un Estado entend do en
i li , . i i
sent do amp o que abarca a todos los súbditos Ésta es una concepc ón m u y d fun-
i , . l l ,
d da pero un poco ingenua u n análisis exacto de a estructura de derecho conduce
l i i i l , l i ,
en a def n c ón de órgano a reemplazar a noc ón de persona (más concreta pero
i l i , l li i i j í i i i i
ncorrecta) por a de func ón y a que a ca f cac ón u r d c a de un n d v duo que
l i l i .
ejerce a func ón de órgano de Estado sólo es uno de los elementos de esta func ón
l i i
E Estado en su sentido restr ng do aparece entonces como un sistema de funciones
j í i i , i i i
ur d cas claramente determ nadas correspondientes unas a los nd v duos a los cua-
l j í i i l li i i
les e orden ur d co atr buye a ca dad de func onar os y otras a los órganos que no
i li , .
t enen esta ca dad como son los órganos legislativos
i i i i , l j
Entend do en este sent do restr ng do e Estado es un con unto de hechos que
i i j í i i . l j í i
t enen una sign ficación ur d ca part cular Es e sistema de normas ur d cas que dan
i ii i . , , i il j í i
su s gn f cac ón a estos hechos Podemos pues def n r o como un orden u r d co
i l l l l
parc a extraído de manera más o menos arbitraria de orden estata tota que denomi-
j í i i l.
namos orden ur d co nac ona

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 153
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C a pítu lo X II

d) L a te o r í a de l E s ta d o es u n a p a rte de la te o r ía de l d erech o

Nuestra conclusión es conf irm ada por e l hecho de que los problemas exam ina-
dos trad ic io na lm ente en e l marco de la teor ía genera l de l Estado se re lac ionan , en
rea lidad , con la teor ía de l derecho , pues se ref ieren a la va lidez y a la creac ión de l
orden ju r íd ico . La teor ía de los “e lem entos” de l Estado (poder púb lico , terr itor io ,
pob lac ión) sólo es un m odo de encarar la va lidez de l orden ju r íd ico , y a sea en sí
m isma, y a en su alcance terri tori al o personal. La naturaleza j ur í d i ca de las divisiones
territoria les del Estado y l a de las uniones de Estados p lantea úni camente un proble-
m a de centra lizac ión o de descentra lizac ión en e l marco de l prob lem a genera l de la
va lidez terr itor ia l de las norm as que const ituyen un orden jur íd ico . Por ú lt im o , la
teor ía de los tres poderes o funciones de l Estado versa sobre las diferentes etapas de l
proceso de creación de las normas jur íd icas . Los órganos de l Estado sólo t ienen por
func ión crear y ap licar las normas jur íd i cas y l a form a de l Estado seña la so lamente
cómo estas normas se producen o, para emplear una expresión f igurada , cómo se crea
al “vo untad”
l de lEstado .

e) P o d er de l E s ta d o y e fe c t i v i d a d de l o rd e n j u r í d i c o

Si el Estado es un orden j urí di co y si personifica l a uni dad de ese orden, el poder


de l Estado no es otra cosa que l a efectividad de un orden j urí di co. Este orden es eficaz
en l a m edi d a en que los suj etos de derecho son i nfl ui dos en su conducta por le
conocim iento que ti enen de las normas a las cuales están sometidos. Las manifestacio-
nes exteriores del poder del Estado, las cárceles y las fortalezas, las horcas y las ametra-
lladoras, no son en sí mismas más que cosas inertes. Se convierten en instrumentos del
poder estata l sólo en la m ed i da en que los i ndi vi duos se sirven de ellas en el marco de
un orden j u r í d i co determ i nado, es decir, con l a i dea de que deben conduci rse de l a
m anera prescrita por este orden.
A dm i tiendo lo expuesto , e l dua lism o Estado y derecho desaparece , ya que se
trata so lam ente de un desdob lam iento produc ido por la c ienc ia ju r íd ic a cuando
em p lea un vocab lo ta l como e l de persona para des ignar la u n id ad de un ob jeto y
l
uego atr ibuye a esta un idad una realidad d ist inta de los elementos que la componen .
Para a teorí a del conoci mi ento, el duali smo de l a persona estatal y del orden j urí di co
l
recuerda e l dua lism o tam b ién contrad ictor io de D ios y e l m undo . La ideo log ía
p o lít ico- jur íd ica co inc ide en todos los puntos esenc iales con la ideo log ía teo lógico-
re lig iosa de la cua l em ana y de la cua l const ituye un sucedáneo .
Por el contrar io , para una c iencia que no se enreda en imágenes antropomórficas
y busca la rea lidad de las relac iones humanas detrás de l velo de las personificaciones ,
el Estado y su derecho son un solo y m ismo s istema de coacc ión . De aqu í resu lta la

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
154
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d er e cho y el E sta
do

l i i ili l ii l l , i l
com p eta m p os b dad de eg t m ar e Estado por e derecho pues no es pos b e
l ii l í i , l
eg t mar e derecho por s m smo a menos que se trate de dos derechos diferentes, e
i l l j i i .
derecho pos tivo y e derecho justo o a ust c a
i l ii l l
La tentat va de eg t m ar e Estado presentándo o como un Estado fundado
, t, l .
sobre el derecho como un Rechtsstaa resu ta enteram ente vana Todo Estado está
i l i
necesar am ente fundado sobre e derecho si se ent ende por esto que es un orden
j í i . i ll
u r d co u n Estado que no fuera o que aún no h u b era egado a ser un orden
j í i , , j í i .
u r d co no existe y a que un Estado no puede ser otra cosa que un orden ur d co
i ii , , i j i i l
Esta comprobación no s gn f ca por otra parte n ngún u c o sobre e valor político
l . i l i
de Estado Para ciertos teór cos un Estado sólo está fundado sobre e derecho s
i i i i l , i l l l l li l
garant za los derechos nd v dua es perm te e contro de a ega dad de os actos
l j í i .
estatales y asegura a formación de normas ur d cas según los métodos democráticos
j í i ,
Ver en estos sistemas normativos los únicos órdenes ur d cos verdaderos constituye
, j i i l. í i
sin embargo un pre u c o de derecho natura Para una teor a pos tivista consecuente
i i l l li
cons go m sm a e derecho (o e Estado) sólo puede ser un orden coactivo ap cado a
l i j i i
a conducta de los hombres y esto no comporta n ngún u c o sobre el valor de dicho
l i l l l j i i . l i i
orden desde e punto de v sta de a m ora o de a u st c a E Estado no es n más n
j í i l i . li l l,
menos ur d co que e m smo derecho En tanto que rea dad de orden inte ectua es
i i l i i i l ,
un s stem a de normas estud ado por a c enc a norm at va de derecho pero si se lo
i
considera como una serie de actos de carácter psicofisiológico que se mot van los unos
, l i l i l í i l
a los otros es una fuerza y como ta su estud o pertenece a a ps co og a soc a o a la
sociología.

i il i l i i
f ) I m p o s b d a d de e g t m a r el E s ta d o p o r el d e rech o

l i i l li i í i , l li ,l í
A supr m r así, por e aná s s cr t co e dua sm o Estado y derecho a Teor a
j i i i l í i
p u ra no de a subs st r n ad a de una de las más poderosas deo og as dest nadas a
l ii l . íl i
eg t m ar e Estado De ah a resistencia apasionada que oponen los part darios de la
í i i l l l i i l l .
teor a trad c ona a a tesis de a dent dad de derecho y de Estado
i l l ii l i
La negat va de a Teoría pura a eg t mar el Estado por e derecho no sign fica que
i l ii i l i i l . l l
cons dere toda eg t m ac ón de Estado como mpos b e Sostiene so amente que a
i i l j ii l ,l
c enc a de derecho no está en condiciones de ust f car el Estado por e derecho o o
l i , j ii l l . i , ,
que es o m sm o de ust f car e derecho por e Estado No p ensa además que
i i j ii l . j ii i j i i
corresponda a una c enc a ust f car cosa a guna u n a ust f cac ó n es un u c o de
, i i j i l i l lí i . i l
valor que t ene s empre un carácter sub et vo y atañe a a ét ca o a a po t ca S os
l i i lí i , l l
teóricos de derecho qu eren hacer c encia y no po t ca no deben salir de ámbito de
i i .
conoc m ento objetivo

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 155
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C ap ít ulo X III

El d erech o in t e r n a c io n a l

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
1 . L a e st r u c t u r a je r á r q u i c a y la n o r m a f u n d a m e n t a l

d e l d e r e ch o in t e r n a c io n a l

El derecho internac iona l comprende espec ialmente normas establecidas por v ía


consuetud inar ia para regu lar las re lac iones entre los Estados y que resu ltan de los
actos cumplidos por los Estados, o más exactamente por los órganos estatales compe-
tentes para ello. Estas normas constituyen e l derecho internac iona l general, dado que
crean ob ligac iones , responsab ilidades y derechos subjet ivos para todos los Estados .
U n a de las más im portantes se expresa con l a fórm u l a pacta su n t servanda, que
autor iza a los Estados m iembros de la com un idad internac iona l a celebrar tratados
que regu len su conducta rec íproca , es decir , la de sus órganos y súbd itos . Estos
tratados , que son normas creadas por declarac iones concordantes de vo luntad ema-
nadas de órganos competentes de dos o más Estados, constituyen e l derecho interna-
c iona l part icu lar , puesto que sus normas no son vá lidas para todos los Estados sino
solamente para las partes contratantes , o sea grupos de dos o más Estados que forman
comun idades internac iona les parcia les . E l derecho internac iona l convenc iona l y el
derecho internaci onal general de ori gen consuetudi nari o no son sistemas coord ina-
dos, y a que el primero ti ene su fundamento en una norm a del segundo , y le está, por
lo tanto , subordinado .
l j i l i i l i
U n tercer grado en e sistema erárqu co de derecho nternac ona lo const tu-
i l i i l l ,
yen las normas creadas por tr buna es nternac ona es u órganos aná ogos cuyas
funciones están determinadas por los tratados , es decir, por normas que pertenecen al
, l l i i l i l, i
segundo grado e de derecho nternac ona convenc ona que a su vez t ene su
fundam ento en una norm a consuetud inar ia de l derecho internac iona l general.
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 159
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo X III

La norm a fundam enta l de l derecho internac iona l, que por v ía de consecuencia


resulta ser tamb ién la de los diversos órdenes jur íd icos nacionales subordinados a este
derecho , es una norm a que confiere la ca lidad de hecho creador de normas jur íd icas
a la costumbre resultante de la conducta recíproca de los Estados. La c ircunstancia de
que la formación de l derecho internac iona l genera l sea seguramente posterior a diver-
sos órdenes jur íd icos nac iona les no im p ide que aqué l sea cons iderado fundam ento
de la va lidez de estos ú lt im os . Tam b ién la fam ilia como com un idad ju r íd ica es más
ant igua que e l Estado centra lizado o que agrupa a un gran número de fam ilias pero
t iene actual m ente su fundam ento en el orden j urí di co estatal. De l a m i sm a manera,
en un Estado federa l los órganos jur íd icos de los Estados federados están subord ina-
dos a la C o nst ituc ión federa l, aunque ésta haya ag lut inado a Estados que ya eran
independ ientes . Es importante , pues , no confund ir e l punto de v ista histórico con el
normativo .

2. C a r á ct er p r im it iv o d e l d e r e c h o int e r n a c io n a l

No h a y n in g u n a d iferenc ia de natura leza entre e l derecho in ternac io na l y los


órdenes jur í d i co s nac iona les . Com o éstos, es un s istem a de normas que regu lan el
empleo de la coacción , es decir , que prescriben o perm iten e jecutar un acto coactivo
para sanc ionar un a conducta determ inada , denom inada hecho ilíc ito . E l derecho
internac iona l conoce dos sanc iones espec íficas , la guerra y las represa lias , pero se
encuentra en un estad io pri m i tivo , superado desde hace m ucho ti em po por los
órdenes jur íd icos nacionales . S i consideramos más espec ialmente e l derecho interna-
c iona l general, a saber, la com un idad internac iona l en su con junto , comprobamos la
ausenc ia de órganos especializados para la creación y aplicac ión de normas jur íd icas .
La descentralización es completa. Las normas generales son creadas por ví a consuetu-
d in ar ia o por la de l tratado , es decir , por los m ismos m iem bros de la com un idad
i
nternac i
ona ly no por un órgano legislativo especial. Lo mismo sucede respecto de la
aplicac ión de las normas generales a los casos concretos. Corresponde a l Estado que se
cons idera lesionado en sus intereses dec id ir si es v íct im a de un acto ilíc ito que ocasio-
na la responsabilidad de otro Estado. Si este ú ltimo cuestiona haber comet ido dicho
acto , no h ay autori dad independ iente de las partes para resolver e l lit ig io m ed iante
un proced im iento f ijado por e l derecho . E l Estado les ionado está autor izado para
reaccionar contra e l Estado que cons idera responsable , recurriendo a las represalias o
a la guerra , es decir , a los actos coact ivos adm it idos por e l derecho internac iona l
general.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
160
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o in t e r n a c i o n a l

Esta técn ica ju r íd ic a de la ju st ic ia pr ivada era la de l derecho nac iona l en los


comienzos de su desarrollo . E lla ap lica e l pr inc ip io de la responsab ilidad co lect iva
fundada en e l resultado y no el de la responsab ilidad ind iv idua l fundada en la culpa .
La sanción no se d ir ige contra el ind iv iduo que en su ca lidad de órgano de l Estado ha
comet ido un acto ilíc ito intenc iona lmente o por neg ligenc ia , sino contra otros in d i-
v iduos que no han tomado parte a lguna en ese acto n i han estado en condiciones de
i ped ri ol . Las represa lias y al guerra no afectan a los órganos estata es
m l que han
v o ado e derecho nternac ona por actos u omisiones mputab es a Estado, sino al
i l l i i l i l l
con j unto de sus hab tantes i o a , menos l i
a los ntegrantes de su e érc jto si
i es, que a
técn lcai m oderna de l a guerra permi te todaví a hacer una di sti nci ón entre el ejército y
e l con junto de la pob lación .

3. A p l i c a c ió n m e d iat a d el d e r e c h o int e r n a c io n a l

a l o s in d iv id u o s

El derecho internac iona l determ ina las obligaciones , las responsabilidades y los
derechos subjet ivos de los Estados . C ontrar iam ente a una op in ión m u y d ifund ida ,
esto no s ign if ica que las normas de l derecho internac iona l no se ap liquen a los in d i-
v iduos . Toda norm a ju r íd ic a t iene por f in regu lar las conductas hum anas y sólo
puede aplicarse a otros hechos en la m ed ida en que t ienen re lac ión con la conducta
de un ind iv iduo . En tanto que los órdenes jur íd icos nac ionales determ inan d irecta-
m ente las ob ligac iones , las responsabilidades y los derechos subjet ivos de los ind iv i-
duos , e l derecho in ternac io na l los determ in a de m anera so lam ente m ed iata , por
i
nterm ed oi de un orden ur
j dí co
i nac ona
i l,personificado ba oj e lnombre de Estado.
La s tuac ón de los Estados en e marco de l derecho internac iona l es seme jante a la de
i i l
las personas ju r íd icas en e l marco de un orden ju r íd ico nac iona l. Los Estados son
tamb ién personas jur íd icas y las normas de l derecho internac iona l que les son aplica-
bles son incomp letas . Ellas determ inan ún icam ente e l e lemento m ater ia l de la con-
ducta hum ana que t ienen necesariamente por objeto , dejando a un lado e l elemento
persona l. Se lim itan a prescr ib ir lo que es necesar io hacer o abstenerse de hacer y
de legan en el Estado , es decir, en e l orden jur íd ico nac iona l, e l poder de designar los
i vi duos
nd i que deberán conduc rse i de al m anera prescr ta i . Esta reg am l entac ón
i
ind recta
i l i i , ,
de a conducta de los ind v duos tiene por otra parte im portantes excep-
ciones . Tanto en el derecho internac iona l genera l como en el derecho convencional se
encuentran normas que se aplican inmed iatamente a los individuos . Ellas determinan
no sólo qué debe hacerse o abstenerse de hacer , sino también qu ién debe conducirse de

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 161
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo X III

la m anera prescrita. lEi nd


i i v duo así des
i gnado es entonces unjsu eto i nmied ato lde i
derecho nternaci onal.
En la mi sm a m edi da en que el derecho i nternaci onal penetre en los domi ni os
reservados hasta ahora a los órdenes jur íd ico s nac iona les , reforzará su tendenc ia a
regu lar d irectam ente la conducta de los ind iv iduos , y el pr inc ip io de la responsabili-
dad in d iv idua l fundada en la cu lpa reemp lazará progres ivamente a l de la responsa-
b ilidad co lect iva fundada en el resu ltado . Para le lamente se irán formando órganos
centrales encargados de la creación y aplicac ión de las normas jur íd icas , los que por el
momento sólo existen en e l marco de las comuni dades internaciona les particu lares.
c o m o ocurrió con los órdenes jur íd icos nacionales , la centra lización se produc irá en
pr imer térm ino en e l ámb ito de la jur isd icc ión .

4. N o c ió n d e u n o r d e n ju r í d i c o un ive r sa l

a) T o d a c i e n c ia p o s t u l a la u n i d a d de su o b je to

Si l a técni ca j urí di ca evoluciona en el sentido recién esbozado tenderá fi nal men-


te a borrar l a lí n ea dem arcatorí a que separa el derecho i nternaci onal de los órdenes
jur íd icos nac iona les . Por una centra li zaci ón creciente desembocará en una com uni -
dad ju r íd ic a organ izada que se extenderá a todo el orbe y consti tui rá un Estado
m und i al; pero actual m ente tal Estado no existe y puede que no exista nunca. Sol a-
mente desde un punto de vi sta teórico podemos habl ar de un sistemaj urí di co único
que abarque e l derecho internac iona l y los órdenes jur íd icos .
S i n embargo, esta concepción no es admi it da porl a teoría tradicional, que ve en lei
derecho nternaci onal y el derecho naci onal dos sistemas diferentes, independientes y
aislados uno de otro, en razón de que tendrí an normas fundamental es disti ntas. Esta
doctr ina dua lista, o más exactamente pl urali sta, dado el gran número de órdenes
jur íd icos nacionales , tropieza sin embargo con una im pos i bili dad l ógi ca si las normas
de l derecho internaci onal y las del os derechos nacionales deben ser consideradas como
s im u l táneamente válidas y, unas y otras, como normas j urí di cas. Este criterio, que la
doctr ina dua lista no niega , lleva a l a necesidad lógica de concebir todo el derecho desde
un solo y m ismo punto de v ista y a considerarlo como un sistema único .
Si l a ciencia del derecho atri buye un carácter j urí di co tanto al orden i nternaci o- l
n ai como l a ilos órdenes
l l nac lona es v ncuí ándo
l os a aj categor
í i li a, de a norm a ur
, dl ica
vá l da se encuentra
i i a l g u a que
l las, c enc
l as lide ai natura eza en a ob gac ón de
presentar su ob jeto como una un idad . E l cr iter io negat ivo de esta u n id ad es la

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
162
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o in t e r n a c i o n a l

ausenc ia de contradi cci ón y es válido tambi én en el domi ni o de las ciencias norm ati -
vas. No podr í a afi rm arse l a vali dez si m ul tánea de una norm a de conteni do A y de
una norm a de contenido no A. Si n duda, puede suceder que las normas contradi cto-
rias sean efect ivamente d ictadas y que los i ndi vi duos que son sus desti natari os las
conozcan y se conformen o no a el las. Pero, en esa com probaci ón, que al canza a
hechos pertenecientes a l dom in io de l a natural eza, no hay más contradi cci ón l ógi ca
que en la determ inac ión del efecto de dos fuerzas opuestas. Por el contrari o, no puede
af irm arse a la vez : “A debe ser y no-A debe ser”, de l a mi sm a m anera que no puede
af irmarse a la vez : “A es y no-A es” .
C uando la c ienc ia de l derecho se encuentra en presenc ia de normas contrad ic-
torias se esfuerza en resolver la contrad icc ión mostrando que e lla es tan sólo aparente .S
noi lo logra cons
, dera i que las normas en cuest óniestán desprovistas de sent do iy que
por este hecho no pertenecen a dom l n i o i de lderecho .Ya nos referimos a esta
tendenc ia inm anente de l a ci enci a j u rí di c a cuando exami namos el probl em a de la
interpretac ión1.

b) R e l a c i o n e s p o s i b l e s entre d o s s is te m a s de n o rm a s

En l a m edi da en que el derecho i nternaci onal y los órdenes j urí di cos nacionales
son definidos como sistemas de normas váli das y por consi gui ente obli gatori as y no
como con juntos de hechos natura l es, es necesari o reuni rl os en un a construcci ón
lóg icam ente coherente . En presenc ia de dos s istemas de norm as a p ri m era vi sta
d ist intos el uno del otro, puede consi derársel os como perteneci entes a un si stema
ún ico cuando uno está subordi nado al otro o cuando ambos se encuentran en una
re lac ión de coord inac ión . En el pri m er caso, las norm as del si stem a subordi nado
extraen su va li dez de una norm a perteneciente al otro sistema, l a cual desempeña así,
con respecto a las norm as de l si stem a subordi nado, el papel de una norm a funda-
m enta l rel ati va. En el segundo caso, l a coordi naci ón de los dos sistemas de normas
supone una deli mi taci ón de sus respectivos ámbitos de vali dez y por consi gui ente la
existencia de un tercer sistema de normas, superior a los dos primeros, que determi na
e l m odo de su creac ión , deli m i ta sus ám bi tos de vali dez y establ ece l a rel aci ón de
coordinación .
Hemos visto precedentemente que e l ámb ito de va lidez de una norm a jur íd ica
es uno de los el em entos de su conteni do y que el mi sm o está determi nado por l a
no rm a super ior2. En cuanto a l m odo de creac ión de la norm a infer ior puede ser

1. Ver págs. 131 y 137.


2. Ver págs. 118 y 129.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 163
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo X III

establecido de manera directa o indirecta. En el primer caso, la norma superior


establece el procedimiento por seguir para crear la norma inferior; en el segundo se
limita a autorizar a un órgano a que dicte a su gusto normas válidas para un ámbito
determinado , delegándole así una parte de sus poderes. De aquí se sigue que, con
respecto a los órdenes jurí di cos que le son subordi nados, un orden superior se
encuentra en la situación de un orden total con rel aci ón a los órdenes parciales que
lo componen. La norma fundamental rel ati va de cada uno de los órdenesi nferi ores
es una norma del orden superior, y la norma fundamental de este úl timo se en-
cuentra en la cima del orden total formado por el orden superior y los órdenes que
le están subordinados . De e lla depende la validez de todas las normas pertenecien-
tes al orden total .
Para que el derecho internacional y los ordenes jurídicos nacionales formen en
conjunto un sistema único es necesari o, pues, que sus rel aci ones recí procas tengan el
carácter de una coordinación o de una subordinación .

c ) M o n i s m o o d u a li s m o

Contra una construcción monista se argumenta que la independencia recí proca


de l derecho internacional y del derecho nacional resul ta de la posibilidad de contra-
dicciones insolubles entre estos dos derechos. Si esta objeción fuera fundada sería
completamente imposible afirmar la validez simultánea del derecho i nternacional y
de un derecho nacional o l a de dos derechos nacionales, de la misma manera quel a
mora l y el derecho positivo, que son completamente i ndependientes entre sí, no
pueden ser sistemas de normas simultáneamente vigentes. El jurista que estudial as
normas de un derecho positivo y l as considera como válidas debe hacer abstracción
de la moral en la medida en que se encuentre en contradicción con estas normas. Los
partidarios de la construcción dualista deberí an lógicamente limitarse a estudiar un
único derecho nacional partiendo de la hipótesis de que él forma una uni dad y
cons iderándo lo como el único sistema de normas j urídi cas váli das. Los otros derechos
nacionales y el derecho internaci onal no deberían ser para ell os conjuntos de normas
válidas, sino simples hechos desprovistos de significación jurídica.
La construcción dualista es l a de l os primitivos, i ncapaces de concebi r un orden
jurídico fuera del que ri ge su propia comunidad. Para ell os, l os extranjeros son “bár-
baros” que se encuentran fuera de la ley y l as reglas a las cuales están sometidos no
t ienen carácter jurídico, ol a menos no constituyen un verdadero derecho , puesl ta l i es
reg ias son de
l naturaleza
l .d stinta y no t enen e mismo
i va or Desde este punto de v sta
no cabe hablar de un verdadero derecho internacional. Esta concepción no ha des-
aparecido todavía completamente. Resabios de ell a se encuentran en la idea de que
únicamente e l derecho naciona l es un verdadero derecho en e l sentido pleno de la

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
164
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o in t e r n a c i o n a l

pa labra , y tales resabios const ituyen e l punto de part ida , las más de las veces incons-
ciente , de la teor ía dua lista .

d) P r i m a c í a de u n o rd e n ju r í d i c o n a c io n a l

D ado que casi no es posi bl e negar todo carácter normati vo al derecho i nterna-
c iona l, y menos aún a los otros órdenes j urí di cos naci onal es, l a teorí a duali sta se ve
ob li gada a abandonar su posi ción i ni ci al y a orientarse haci a una construcción moni s-
ta. Para exp licar la natura leza j u rí d i ca de los sistemas normati vos existentes fuera de
un derecho nac iona l dado , esa teor ía enseña que un Estado sólo está obli gado por el
derecho internac iona l si lo ha reconocido y que los otros Estados sólo existen j u rí di -
camente o , en otros térm inos , sólo son órdenes j urí di cos, si los ha reconoci do como
tales. La “vo luntad” de l Estado que procede a este reconoci mi ento sería así el funda-
mento de l a vali dez del derecho i nternaci onal y de los otros órdenesj urí di cos naci o-
nales y este Estado ser ía la autor idad ju r íd ica suprema .
S i e l derecho internac iona l es váli do para un Estado sol amente en l a m edi da en
que éste lo reconozca como obli gatori o, no es, en consecuenci a, un ordenj u rí di co
superior al derecho naci onal ni un orden independi ente de él. Como derecho, es una
parte i ntegrante del derecho naci onal, librem ente aceptada por éste, una especi e de
derecho púb li co externo que comprende el conj unto de normas estatales que regu-
lan las re lac iones con los otros Estados y cuya recepci ón se reali za por l a ví a del
reconoc im iento . D e l a m i sm a m anera, si l a exi stenci a j u rí di ca de otros Estados de-
pende de su reconoc im iento , el orden jurí d i co del Estado que lo realiza se extiende a
los otros Estados, en el senti do de que les del ega el poder de crear el derecho váli do
para sus territorios respectivos.
A l establ ecer así una rel aci ón de del egaci ón entre el ordenj u rí di co naci onal
tomado como base de l a construcción y todos los otros órdenesj urí di cos nacionales,
la teor ía de lreconoc m i ento
i desemboca tam b én i en al dea
i de un s stemi a uj r dí co
i
i l l i l l i l l
un versa que abarca e derecho nac ona en e sent do estricto de a pa abra (a saber,
las normas creadas por los órganos de un Estado) y luego las normas, reconocidas por
él, que pertenecen a los órdenes j urí d i cos de otros Estados, o a lo que se denomi na
hab itua lm en te derecho i nternac iona l. Podrí a decirse que en tal si stema el derecho
i
nternac i
ona ly los otros órdenes jur íd icos nac iona les están inc lui dos en el derecho
nac ona tomado como base de l a construcci ón, pero esto es sol amente unai m agen
i l
para expresar la idea de que es necesario buscar en este derecho naci onal l a razón de
va li dez del derecho i nternaci onal y de los otros órdenes j urí di cos nacionales. Podría-
mos tamb ién recurrir a una metáfora dici endo que l a validez del derecho i nternaci o-
n a l y de los otros órdenes j urí di cos naci onal es depende de l a vol u ntad del Estado
soberano que los ha reconocido . Estamos , pues , en presenc ia de un sistema jur íd ico
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 165
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo X III

universa l fundado sobre l a pri m ací a de un derecho naci onal que desempeña el papel
de orden j uríd ico supremo .
Así, l a necesi dad de adm i ti r l a vali dez del derecho i nternaci onal y de los otros
derechos nac iona les a l l ado de l a del derecho naci onal tom ado como base de l a
construcción , conduce la teoría dual ista a l a i dea del reconocimi ento y por eso mismo
a una construcc ión m on ista . Por más que los parti dari os de esta teorí a j am ás hayan
extraído de e lla todas las consecuencias , sus i ntenci ones polí ti cas son claras: desean
que el Estado cont inúe siendo califi cado de soberano o de autori dad j urí di ca supre-
ma . Esta cua li dad no puede natural m ente ser atri bui da sino al Estado tomado como
base de l a construcci ón, puesto que, en su sent i do pr
i mi it vo, l a soberan
í i a de un
Estado es ncom pati bl e con l a de otro Estado.
E l dogm a de la soberan ía de l Estado y la pr im ac ía de l orden ju r íd ico nac iona l
que es su consecuencia se vi ncul an a l a concepci ón subjeti vista que en úl ti m o análisis
t iende a l solipsismo , que coloca a l i ndi vi duo, al “yo” en el centro del mundo y sólo ve
en este m undo un ob jeto de l a vo l untad y de l a representaci ón del “yo”. El subj eti -
vismo busca comprender el mundo parti endo del “yo” y dilatándol o hasta las di men-
siones de l universo ; por esto no puede exceder l a noci ón del “yo” soberano para llegar
a la de un m undo obj eti vo. Es incapaz de admi ti r que otro suj eto di sti nto del “yo ”,
que re iv ind ique l a m i sm a soberaní a, un “tú ” que qui era ser un “yo”, pueda tener l a
m ism a natura leza que e l “yo” .
Además, l a construcción moni sta de l a pri mací a del derecho nacional, en l a cual la
construcción dua lista desemboca por su teoría del reconocimiento, destinada a conser-
var el dogma de l a soberaní a, es desde todo punto de vi sta i nconcili abl e con l a noción
de una p lura lidad de Estados soberanos. En úl ti mo análisis signi fica que, con l a excep-
ción de uno solo , los Estados están privados de soberaní a y, más aún, que no existen
como tales, dado que para esta teoría l a soberaní a es un elemento esenci al del Estado.
De aqu í resu lta tambi én que no hay derecho internaci onal en el senti do propio del
término ; el Estado tomado como base de l a construcción es el único que tiene el carácter
de un orden jur íd ico . Ahora bien, si cualquier Estado puede así convertirse en el centro
de un sistema jur íd ico universal, que i m pli que, en el sentido que hemos i ndi cado, al
derecho internac iona l y a los otros órdenes j urí di cos naci onal es, resul ta claro que el
derecho internac iona l se está transformando en derecho nacional, que hay tantos siste-
mas jur íd i cos universales como Estados u órdenes j urí di cos nacionales y que en cada
uno de estos sistemas otro Estado sirve de base a la construcción .

e) P r i m a c í a de l d e re c h o in te rn a c io n a l

La tesis de que un Estado sólo existe j urí di cam en te para otro Estado si h a sido
reconocido por él se funda en e l derecho internac iona l positivo , el cua l determ ina , en

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
166
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o in t e r n a c i o n a l

efecto, las condi ci ones que una com uni dad debe reuni r para ser un Estado en el
sent ido del derecho i nternaci onal, y autori za a los Estados existentes a comprobar is
d ichas cond ic iones se encuentran reuni das por una nueva com uni dad. Esta com-
probac ión es denom inada reconoc im iento y t iene un carácter constitutivo .
Por e l contrar io , n ingun a norm a de derecho internac iona l pos itivo hace depen-
der l a vali dez de este derecho de su reconoc im iento por los Estados, con la conse-
cuenc ia de que un Estado no estaría sometido al derecho internaci ona l sino en el caso
en que éste hub iera reconoci do l a validez. Esta norm a serí a en efecto i nconcebi bl e,
puesto que presupondr ía la va lidez que tuviese por f in establecer . La s ituac ión es la
m i sm a en e l m arco de l derecho nac iona l, pues su va lidez no depende de su recono-
c im iento por los ind iv iduos a los cuales se ap lica . U n a escue la de jur istas que tuvo
m ucha inf luenc ia en e l sig lo X V iii, pero que carece de representantes actua lmente ,
enseñaba , s in embargo , que un ind iv iduo no está somet ido a l derecho nac iona l más
que si lo ha reconocido y en la m ed ida de ese reconocim iento . Esta escuela se fundaba
en una filosofía ind iv idua lista según la cual , por su naturaleza , e l hombre es libre y no
puede ser ob ligado sino por su prop ia vo luntad3. La neces idad de un reconoc im ien-
to de l derecho nac iona l no era , pues , extra ída de l derecho pos itivo , sino de la natu-
raleza de l hombre , o más exactamente , de un a filosofía de los valores .
A lgunos jur istas y tr ibuna les , espec ialmente en Ing laterra y en los Estados U n i-
dos, pretenden aún hoy que un Estado sol am ente está li gado por las norm as del
derecho internaciona l si ese Estado ha reconocido la validez de tales normas de modo
directo o ind irecto , expreso o tácito . Estos jur istas están guiados por una fi losofía del
Estado aná loga a l ind iv idua lism o de l s ig lo X V iii, pero no pueden fundarse en
n ingun a norm a de l derecho internac iona l pos itivo . Éste no exige n i puede exig ir ser
reconoc ido por los Estados, y su vali dez es i ndepen di ente de tal reconoci mi ento.
Aparece así como un orden jur íd ico a l cua l los derechos nacionales están subord ina-
dos , de ta l m anera que tenemos un s istem a ju r íd ico un iversa l fundado sobre la
pr im ac ía de l derecho internac iona l. La razón de va lidez de este derecho y a no debe
buscarse en un orden jur íd ico nac iona l; por e l contrar io , es la va lidez de los órdenes
jur íd icos nac ona
i l la que t ene
es i su fundam ento en e lderecho internac ona i l.
La pos ib ilidad de interpretar el m undo de l derecho con la ayuda de dos cons-
trucciones diferentes fundadas una sobre l a pri m ací a del orden j urí di co naci onal y la
otra sobre l a pr i m ac í a del derecho i nternaci onal, es comparabl e a l a posi bili dad de
i
nterpretar e l m undo de la f ís ica según d iferentes si stemas de referenci a. La fí si ca
m oderna cons idera que para un fenóm eno que se desarroll a en el espacio y en el

3 . C f. p. e j.: Rousseau, J. J.; El contrato social, li b. IV, cap. II: “Todo hom bre h a naci do
lib re y dueño de s ím sm i o y por e llo no puede ser so juzgado , baj o ni n g ú n pretexto, por
nad ie s in su co n sen t i m i en to... Insti tui do el Estado, el consenti mi ento está en l a resi den-
c ia ; h ab itar e l terr itor io s ign if ica someterse a l a soberan ía”.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 167
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo X III

ti empo l a form ul aci ón de un resultado cuanti tati vo no ti ene un senti do determi na-
do si no se i nd i ca el sistema de referencia al cual se relaci ona. La formulación varía, en
efecto , según e l s istem a de referenc ia y éste puede ser el egi do arbi trari am ente. Por
ejemplo , si nuestro planeta es considerado como base del sistema de referencia, se dirá
que el So l g i ra al rededor de l a T i erra, pero si se eli ge el Sol como base del si stem a se
d irá , en cambi o, que permanece i nm óvil y que l a Ti erra gi ra a su alrededor. Según la
teor ía de l a rel ati vi dad, estos dos si stemas son i gual m en te admi si bl es y no hay en
fí sica método cientí fico al guno que permi ta afi rmar que uno de los dos es preferible
a l otro4.
La s ituaci ón es exactam ente l a m i sm a en el dom i ni o del derecho. Si el j u ri sta
adopta un sistema de referencia fundado en el orden jur íd ico nac iona l, d irá que este
orden jur íd ico es un Estado soberano y que e l derecho internac iona l le está subord i-
nado , y a que está reconoci do por él y consti tuye una parte i ntegrante del m i smo .
Pero si adopta un sistema de referencia fundado en el derecho internaciona l, d irá que
los órdenes jur íd ico s nac iona les , a saber , todos los Estados inc lu ido e l suyo , están
subord inados a l derecho internac iona l y no pueden ser soberanos . La formu lac ión
de la re lac ión entre e l derecho internac iona l y e l derecho nac iona l var ía , pues , según
e l s istem a de referenc ia adoptado . Para la c ienc ia ju r íd ic a estos dos s istemas son
i lm ente adm is ib les ,pues no hay método jur íd ico a guno
gua l i dar prefe-
que perm ta
i i
renc a a uno en detr mento de otro l .

f ) ¿P uede h a b e r c o n tr a d i c c i o n e s l ó g i c a s entre el d erech o


i n te rn a c i o n a l y el d e rech o n ac io n a l?

Si suponemos que el derecho internaci onal es váli do para un Estado sólo en le


caso de haber sido conoci do por el mi sm o, no puede m antenerse l a p ri nci pal obj e-
ción hecha a una concepc ión mon ista de las relaciones entre e l derecho internac iona l
y el derecho nac iona l, a saber, que pueden ex istir contrad icc iones inso lub les entre
estos dos derechos. ¿Cómo serían posibles estas contradicciones si es l a mi sma “volun-
tad”5 la que establece el orden j urí di co naci onal y reconoce el derecho internaci onal?
Las contrad i cci ones que se creen ver entre el derecho i nternaci onal y el derecho
nac ona l no son de n i nguna m anera contradi cci ones lógicas, sino casos especiales de
i
al opos ci ón
i que puede existir entre una norm a super or i y una norm a nfer
i i .Así ,
or6

4. Según Max Planck, Vortrage undErinnerungen, Stuttgart, 1949, pág. 311 .


5. La voluntad del Estado sólo es, por otra parte, una experiencia antropomórfica que
sirve para designar la validez de ciertas normas.
6. Ver pág. 123.
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
168
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o in t e r n a c i o n a l

cuando la l ey de un Estado está en desacuerdo con un tratado concl ui do por este


Estado , ello no afecta l a vali dez de l a l ey ni l a del tratado. Si tuaci ones anál ogas se
presentan en el marco de un derecho naci onal si n que por ello se deba dudar de su
un idad . U n a l ey i nconsti tuci onal permanece váli da sin que por ello haya derogación
o mod i fi caci ón de l a Consti tuci ón; una sentenci a il egal conserva su vali dez mientras
no haya sido inva lidada por otra sentenc ia .
Com o hemos v isto , la ex istenc ia de una norm a infer ior que contrad ice una
norm a superior no sign ifica la existencia de una contrad icc ión lógica , sino solamente
que la norm a infer ior puede ser an u lad a o que un órgano responsab le puede ser
penado . Estab lecer esta norm a puede tam b ién const itu ir un acto ilíc ito a l cua l el
orden j u rí d i co i m p uta l a sanción de sus actos específicos de coacc ión, pero hemos
demostrado que tampoco h ay contrad icc ión lóg ica entre un acto ilíc ito y la norm a
que él “vi ol a”7. La creaci ón de normas váli das por un acto ilí ci to no pl antea, pues,
difi cultades de orden lógico. Si tal acto ocasiona la aplicación de una sanción esto no
im p id e que la n orm a cont inúe s iendo vá lid a hasta e lm om ento de su anu lac ión o
i ncl uso por un lapso i ndetermi nado, si su imperfección no es anu lada en los hechos .
C uando el derecho i nternaci onal obli ga a un Estado a cum pli r tal o cual acto,
por e jemp lo d ictar normas de un conteni do determi nado, esto si gni fi ca sol amente
que un acto contrari o, como establecer una norm a que tenga un contenido opuesto,
es l a condi ci ón para recurri r a las sanci ones especí ficas del derechoi nternaci onal
(guerra o represalias). U na norm a del derecho naci onal di ctada en “vi ol ación” de una
norm a del derecho i nternaci onal perm anece váli da aun desde el punto de vi sta del
derecho i nternac iona l genera l, pues éste no prevé ni n g ú n procedi mi ento para l a
anu lac ión de una norm a tal. u n a anul aci ón sólo es posi bl e en el marco del derecho
i
nternac i
ona lpart icu lar . u n a norm a de l derecho nac iona l contrar i a al derecho i nter-
nac ona es comparable a una l ey inconstitucional, por ejemplo a unal ey que vi ol al os
i l
derechos fundamenta les otorgados por l a Consti tuci ón a los indi vi duos, aunque esta
Const ituc ión , como sucede frecuentemente, no prevea el procedimiento que permi -
ta anu lar una l ey en razón de su carácter inconsti tuci onal y se li mi te a responsabilizar
persona lmente a ciertos órganos de l a prom u lgac ión de d icha ley.
La determ inac ión del contenido de un derecho nac iona l por e l derecho interna-
c ona l, lo m ism o que la de l conten ido de u n a ley por una C onst ituc ió n que no
i
inst ituye jur isd icc ión encargada de pronunc iarse sobre la const ituc iona lidad de las
l eyes, se presenta baj o l a form a de una al ternati va. Tanto las normas conformes al
derecho i nternaci onal como las de un conteni do diferente son váli das. Las segundas
sufren una descalificación por el hecho de que su creación consti tuye un acto ilí ci to,
pero n i este acto n i la norma creada por é l contrad icen a l derecho internac ional. Nada

. . .
7 V er p á g 7 3

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 169
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo X III

im p ide, pues, admi ti r que el derecho i nternaci onal y los órdenes j urí di cos nacionales
forman en con junto un sistema único.

g) E l d e rech o in te rn a c io n a l d e li m i ta lo s d o m in io s de v a lid e z
de l d e re c h o n a c i o n a l

La un i dad del s istema ju r íd ico no resu lta ún icam ente de la ausenc ia de contra-
dicciones lóg icas ; t iene tam b ién un sent ido pos it ivo . G enera lmente se adm ite , aun
por los part idarios de la construcción dualista , que los órdenes jur íd icos nacionales se
encuentran en una re lac ión de coordinación y que sus ámbitos de validez , y especial-
mente sus territorios , están jur íd icam ente de lim itados . Esto supone que otro orden
j dí co
ur i procede a esta coordinación y de lim ta i los ámbitos de validez .Ta les ,efecti-
vamente e pape que desempeña el derecho nternac iona l con respecto a los órdenes
, l l i
jur íd icos nac iona les tanto en al construcc ón i en al cua lforma parte ntegrante
i de l
derecho nac iona l como en l a que const ituye un orden ju r í d i co super ior a l derecho
nac iona l. Estas dos interpretac iones posib les de la re lac ión entre e l derecho interna-
c iona l y e l derecho nac iona l sólo conc iernen , en efecto , a la razón de va lidez de uno
y otro derecho. Pero no se rel ac ionan con sus conten idos , y part icu larm ente no
afectan en nada a l de l derecho internac iona l.
U na regla de l derecho internac iona l genera l que ya hemos menc ionado y que es
reconoc ida por la teor ía y por la práct ica establece que todo gob ierno , aun el que ha
ll
egado l
a poder i de una revo uc
surg do l óni o de un go pe l de Estado ,es eg l tí mi o
desde e l punto de v ista de l derecho internac iona l s i es indepen d iente y capaz de
hacer respetar de manera duradera las normas que dicta . Esto sign ifica que un sistema
de normas coercit ivas que dependan d irectam ente de l derecho internac iona l es un
orden jur íd ico válido cuando los habitantes de un territorio determ inado adecuan su
conducta de una m anera genera l a las normas de este orden . La com un idad const i-
tu ida por este orden es un Estado en e l sent ido de l derecho internac iona l. E l pr inc i-
p io de efecti vidad es as í una de las reglas fundam enta les de l derecho internac iona l.
De aqu í resul ta que los poderes de los órdenes jurí d i cos nac ionales const ituyen una
de legac ión de l derecho internac iona l, pues para que un a autor idad que establece
normas respetadas de manera duradera , en un territorio determ inado , sea cons idera-
da como un órgano creador de derecho , es prec iso que esta ca lidad le haya sido
atr ib u i d a por el derecho in ternac io na l ba jo la forma de una autor izac ión de crear
normas jur íd icas .
Esto s ign if ica que la razón de validez de l derecho nac iona l puede ser encontrada
en el derecho internac iona l. Pero, si se adopta l a teorí a de l a pri m ací a de un derecho
nac iona l, esta conc l usi ón no ti ene val or p ara el Estado tom ado como base de l a
construcc ión , y a que la va lidez de l derecho internac iona l con respecto a este Estado

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
170
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o in t e r n a c i o n a l

depende de su incorporación en el derecho nac iona l. Por e l contrar io , la validez de los


otros órdenes jur íd icos nac iona les permanece fundada sobre e l derecho internac io-
na l, dado que , a l reconocer la ca lidad de Estado a estos órdenes jur íd icos , e l Estado ,
fundam ento de l sistema, apli ca el derecho i nternaci onal previ amente convertido en
parte i ntegrante de su derecho nac iona l.
M erced a l pr inc ipi o de efecti vidad, el derecho i nternaci onal deli mi ta los ám bi -
tos de va lidez de los órdenes j urí di cos naci onal es desde el tri pl e punto de vi sta
terr itori al, personal y temporal. El terri tori o de un Estado se exti ende, en vi rtud de l
i i l, i l
derecho nternac ona por doqu era e derecho de este Estado es efect vamente ap -i li
cado y el derecho in ternaci onal garanti za l a i ntegri dad de este terri tori o previ endo
sanciones para e l caso de que fuera vio lado . Abstracción hecha de ciertas excepciones ,
el sistema de coacción constituido por un orden jur íd ico nac iona l sólo puede aplicar-
se en el i nteri or del territorio garantizado por el derecho i nternaci onal. Su aplicaci ón
fuera de este terri tori o consti tuye una vi ol aci ón del derecho in ternaci onal. Así, l a
coex istenc ia en el espacio de una pl urali dad de Estados se convierte enj urí di cam ente
posible.
A l de lim itar el ámbito territoria l de la validez de los órdenes jur íd icos nacionales ,
el derecho internaci onal deli mi ta tambi én i ndi rectam ente el ámbito personal de esta
va lidez, y a que los i ndi vi duos que se encuentran sobre el terri tori o de un Estado se
h a llan , en v i rtud del derecho in ternac i ona l, someti dos al derecho naci o nal de ese
Estado .
En lo que se refiere a l a sucesi ón en el ti empo de dos órdenes j urí di cos naci ona-
les, tamb i én es regul ada por el derecho i nternaci onal, pues, el pri nci pi o de efecti vi-
dad perm ite establecer cuándo comi enza l a vali dez de un orden j urí di co naci onal y
cuándo term ina . D esde este punto de vi sta, l a form aci ón y l a desapari ci ón de un
Estado son , en e l marco del derecho i nternaci onal, fenómenos análogos a l a funda-
c ión y a l a d iso luc ión de una persona ju r íd i ca en e l m arco de un derecho nac iona l.
Por ú lti m o, el derecho i nternaci onal deli mi ta el ámbito m ateri al de l a validez de
los órdenes jur íd icos nacionales , pues sus propias normas, y especi almente las que son
creadas por tratado, pueden tener cual qui er contenido. Si n duda, un ordenj urí di co
nac io na l ti ene tam bi én, en pri n ci pi o, l a com petenci a de establ ecer norm as sobre
cua lqu ier punto , pero l a pierde a m edi da que nuevas normas de derecho i nternaci o-
na l v i enen a restringir su li bertad de acción. u n ordenj urí di co naci onal puede, pues,
regu lar cua lqu ier m ateri a con l a úni ca reserva de las restri cci ones i m puestas por el
derecho internac ional.
El derecho i nternaci onal deli mi ta los ámbitos de validez de los órdenes j urí dicos
nac ona les aun si se supone que es váli do sol amente como parte i ntegrante de dicho
i
orden , pero es preci so entonces di sti ngui r entre el derecho naci onal en el senti do
estricto de l a palabra, es decir, abstracción hecha de las normas del derecho internacio-
na l, y el derecho nac iona l que comprende las citadas normas . Se puede así considerar

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 171
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo X III

que el derecho i nternaci onal, como parte i ntegrante del derecho naci onal en el sen-
tido amp lio de l a palabras, deli m i ta los ámbitos de vali dez del derecho naci onal en el
sentido restri ngi do del térmi no. El derecho i nternaci onal cum pl e, pues, l a funci ón
de de li m i tar los ámbitos de validez de los órdenes j urí di cos nacionales cual qui era que
sea l a teorí a adoptada con respecto a l a razón de su vali dez: p ri m ací a del derecho
nac iona l o pr im ac ía de l derecho internac iona l.

h) E l E s t a d o c o n s id e r a d o c o m o u n ó rg a n o
de l d e re c h o i n te r n a c i o n a l

C om o orden soci al i dénti co al derecho naci onal, en el senti do estri cto de la


pa abra , el Estado puede ser defi ni do como un orden j urí di co parci al referido direc-
l
tamente al derecho internac iona l, lo que i m pli ca cierto grado de centrali zaci ón. Su
ám b ito de va lidez está de li m i tado por el derecho i nternaci onal desde el punto de
v ista terr itor ia l, persona l y tem pora l. En lo que se refiere al ám bi to m ateri al de su
va li dez, es ili m i tado, con l a úni ca reserva de las restricci ones que l e pueden ser i m -
puestas por e l derecho internaci onal. Si se prefiere un l enguaj e más figurado, diremos
de l Estado que es una persona j u r í d i ca y que cum pl e l a funci ón de un órgano de la
com un idad consti tui da por el derecho i nternaci onal, especi almente enl a m edi da en
que part ic ipa en la formac ión de las normas de este orden jur íd ico .
Sólo puede comprenderse l a formación de las normasj urí di casi nternacionales is
se l a contempl a desde el punto de vi sta del derecho i nternaci onal general. Éste es, en
efecto , el que determ i na cómo se crean estas norm as, al cali fi car especi al m ente el
tratado como acto creador de derecho y obli gar a los Estados a respetar los tratados
celebrados . Los representantes de dos Estados que parti ci pan en l a conclusión de un
tratado const ituyen un órgano compuesto, pero úni co, del a com uni dad de Estados
formados por el derecho i n ternaci onal general y no un órgano com ún a ambos
Estados. El poder de desi gnar l a persona encargada de expresar en nom bre del
Estado su vol untad de concl ui r un tratado es delegado por el derechoi nternaci onal
en e l derecho nac i onal. Los representantes de los Estados contratantes que por su
reun ión const ituyen el órgano creador de l a norm a convenci onal son, pues, en
pri mer lugar, órganos del derecho i nternaci onal, y sólo en segundol ugar órganos del
Estado que ellos representan. Bajo l a i nfl uenci a del dogma de l a soberaní a se di ce a
menudo que el derecho i nternaci onal convencional es creado por los Estados, cuan-
do en rigor de verdad lo es por l a com uni dad i nternaci onal que ellos consti tuyen, de
la m ism a m anera que e l creador de l derecho nac iona l es el Estado por medi o de sus
órganos.
A l dec ir que el Estado es un órgano del derecho i nternaci onal empl eamos una
expres ión f igurada para def in ir los lazos que unen un orden ju r íd ico nac io na l a l

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
172
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
El d e r e c h o in t e r n a c i o n a l

orden j u r í d i co in ternaci onal y por i nterm edi o de éste a los otros órdenesj urí di cos
nac iona les. Estos lazos consti tuyen, en un senti do enteram ente posi tivo, l a uni dad
de l s istema jur í d i co uni versal. Destaquemos, si n embargo, para evi tar todo m al en-
tend ido, que esta u ni dad ti ene un carácter puram ente teóri co. No consti tuye un
Estado m un d ia l, puesto que el Estado es un orden j u rí di co centrali zado, mi entras
que l a com un i dad formada por el derecho i nternaci onal posi tivo es total m ente des-
centra lizada, y esto sucede tanto en l a teorí a del a pri m ací a del derechoi nternaci onal
como en l a de l a p ri m ací a de un derecho naci onal. En el pri m er caso el derecho
internac iona l abarca todos los derechos nacionales ; en el segundo, forma parte i nte-
grante del derecho naci onal del Estado consi derado como base del a construcci ón y
por ello sólo comprende los derechos nac ionales de los otros Estados .
S i se funda el sistema jur íd ico universa l sobre la pr imac ía de un derecho naciona l
tenemos tres grupos de normas : las creadas por los órganos de l Estado cons iderado
como base de la construcción (derecho nac iona l en e l sentido estricto de la pa labra) ,
las de l derecho internac iona l y las de otros derechos nacionales (en e l sentido estricto
de l térm ino) reconocidos por este Estado ; pero ún icam ente un derecho nac iona l en
e l sentido estricto de l vocablo es bastante centra lizado para responder a la definic ión
de Estado . Si l a cuali dad de Estado es igual m ente atri bui da a otros órdenes jurí di cos
nacionales reconocidos por e l Estado considerado como fundamento de l a construc-
c ión , la soberan ía no puede ser un e lemento esenc ia l de la noc ión de l Estado , y a que
en ta l construcción ún icamente e l Estado tomado como base puede ser considerado
como soberano en e l sentido de una autor idad jur íd ica suprema . Su soberan ía exclu-
ye necesar iamente la de todos los otros Estados y t iene ún icam ente e l carácter de un
supuesto teórico . De la m ism a manera va de suyo que en e l caso en que la pr im ac ía es
atr ib u id a a l derecho internac io na l no puede hab larse más de Estados soberanos ,
pues todos están subordinados a l derecho internac iona l, que const ituye entonces la
autor idad jur íd ica suprema .
De este modo , la Teoría pura del derecho qu i ta al Estado el carácter absoluto que
e l dogm a de l a soberaní a l e confiere. Lo rel ati vi za al consi derarl o como un estadio
i
nterm ed io en la serie de formas j u rí di cas que va de l a com uni dad uni versal del
derecho internaci onal a las diversas comuni dades j urí di cas subordinadas a l Estado.

i) L a T e o r í a p u r a de l d e rech o y e l d e sa rro llo


d e l d e re c h o in te r n a c io n a l

La e lim inac ión del dogma de l a soberaní a, pri nci pal i nstrumento de l a ideología
im per ia li sta d i ri g i d a contra el derecho i nternaci onal, es uno de los resul tados más
im portantes de l a Teorí a pura del derecho. Aunque haya sido obteni do si n ni nguna
intenc ión po lít ica , puede tener repercusiones en el ám b ito de la po lít ica . Aparta , en

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 173
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
C apítu lo X III

efecto , un obstácu lo , que ha pod ido parecer insuperab le , a todo desarro llo técn ico
de l derecho internac iona l, a toda tentat iva de centra lizar lo más . La Teor ía pura no
adm ite que ta l desarrollo esté exc luido por la natura leza m ism a de l derecho interna-
c ional o por la del Estado, es decir , por todo aquello que se supone expresado por la
noc ión tradi ci onal de l a soberaní a. D em uestra que esta noci ón no puede utili zarse
para dar aparienc ia de verdades incontestables a argumentos puram ente po lít icos , a
los cuales se puede s iempre oponer argumentos contrar ios de la m ism a natura leza .
F ac ilita as í e l desarro llo de una p o lít ica ju r íd ic a que h a s ido trabada por nociones
erróneas, sin que ello s ign if ique just if icac ión o recomendac ión a lguna de d icha po lí-
t ica , pues en tanto que teor ía no puede tener preferencias po lít icas .
Sus posibles efectos en el ámbi to de l a polí ti ca no l e qui tan su carácter de teorí a
pura . De l a m i sm a manera, sólo las ciencias de l a natural eza permi ten el progreso de
la técn ica s in que ésta sea su f in a li d ad y por el si m pl e hecho de que ellas ti enden
ún icamente al conoci mi ento puro. En este sentido se puede afirmar que al relativizar
al noc ión de l Estado y a l estab lecer la u n i dad teóri ca de todo lo j u rí di co, l a Teorí a
p ura del derecho crea una condi ci ón esenci al para l a u ni dad p olí ti ca m u n di al con
una organ izac ión jur íd ica centra lizada .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
174
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
B ib l i o g r afía d el au t o r

D ie Staatslehre des D a n te A lighieri, V i en a y Lei pzig . 1905 , 149 págs.


K ornm entar z u r osterreichischen Reichsratswahlor dnung (G esetz vom 2 6 . Ja n n e r 180 7 ),
V ien a , 1907 , 2 1 7 págs .
Hauptproblem e der Staatsrechtslehre, entw ickelt aus der L ehre vom Rechtssatze, T üb in-
gen , 1911 ; 2 ed ., 1923 , XXXVI , 70 9 págs .
U eber G renzen zwis chenjuristischer u n d soziologischer Methode, T üb ingen , 1911 , 64
p ágs .
D as Prob lem der Souveranitat u n d d ie Theorie d es Volkerrechts. Beitrag z u einer reinen
Rechtslehre, T üb in gen , 1920 ; 2a . ed ., 1928 , XII , 3 2 0 págs .
Sozialism us u n d Sta at. E ine U ntersuchung derpoli tischen Theori e des M arxism us, Le i-
pzig , 1920 , 129 págs .; 2a . ed ., 1928 . VIII, 208 págs.
Vom Wesen u n d W ertd er D em ok ra tie, T üb i ngen , 1920 , 38 págs.; 2a . ed . 1929 , VII,
119 págs [ Esen cia y va lor de la democracia , Barcel ona-Buenos A ires , Ed itorial
Labor, S. A ., 1934 , 159 págs. ]
D ie Verfassungsgesetzeder Republik D eutsch-Oesterreich, m it ein er historischen Uebersi-
cht u n d kr itischen Erlauterungen, V i ena y Le ipz ig , 1 9 1 9 -19 22 , 5 vol úmenes.
D er soziologischeu n d derju ristische Staatsbegriff. Kritisc he U ntersuchungdes Ver haltnis -
seszw ischen S taa t u n d Recht, T ü b in gen , 1922 ; 2a . ed ., 1928 , VIII , 253 págs .
Rechtswissenschaftu n d R echt. E rle digungeines V ersuches z u r U eberw indungder “Rechts-
dogm atik”, V iena y Le ipz ig , 1922 , 135 págs.
Oesterreichisches Staatstecht. E in G rundri ss entwic ktlu ngsgeschic htli ch dargestellt, T ü -
b ingen , 1923 , 25 6 págs .
A llgem ein e Staatslehre, Ber lín , 1925 , XIV , 433 págs. [ T eoríageneral d elEstado, Barce-
lona-M adr id-Buenos Aires , Ed itor ia l Labor , S . A ., 1934 , XIX , 543 págs.]

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 175
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
B i b l io g r a f í a del a ut or

G r undriss ein er allgemeinen TheoriedesStaates, Vi ena, 1926, 64 págs. [Co mpend io de


T eoríageneral delEstado ,Barcelona, Núñez y C ía ., 1928, XXVI, 131 págs. 2a. ed.,
corregida, con un estudio preliminar sobre la Teoríapura delderechoy del Estado, por
Luis Recaséns Siches, Barcelona, Bosch-Casa Editorial, 1934 , 235 págs.]
“Les rapports de systém e entre le d ro it in tern e et le d ro it in te rn a t io n a l p u b lic ”,
R ecueil des cours de l ’A cad e mie d e d r o it in tern a tio n a l, vol. 14, 1 9 2 6, págs.
2 3 1 -3 3 1 .
D ie philosophischen Grundlagen der Naturrech tsl ehre u n d des Rech tspositivismus, Char-
lottenburgo , 1928 , 7 8 págs .
D e r S ta a t als Integration. Ein e prinzipielle Auseinandersetzung, Vi ena, 1930, 91
págs.
¿W erso ll H ü te rd e r V erfassungsein?, Ber lín , 1931 , 53 págs.
“Théorie générale du dro it internat iona l pub lic . Problémes choisis” , R ecueil des cours
de l ’A cademie de d roit international, vol. 4 2, 1932 , págs. 121-351 .
Reine Rechtslehre, Einleitung in die rechtswissenschaftliche Pro blem atik , Lipzig y Viena ,
1934 . XV, 23 6 págs . [ L a teoría p ura d el derecho. Introducción a la problemática
d el derecho, Buenos Aires , Ed itor ia l Losada , S . A ., 1a. ed .: 1941 , 213 págs . 2a .
ed .: 1946 , 2 1 6 págs.]
“Legal Techn ique in Internat iona l Law. A Textua l Cr it ique o f the League Covenant”.
Geneva Studies, G inebra , vo l. X , 1939 , Nro . 6 , 178 págs.
Vergeltung u n d K ausalita t. Einesoziologische Unterschung, La H aya , 1940 , 514 págs.
Society a n d N ature. A SociologicalInquiry, U ni versi ty o f C hi cago Press, 1943, 391
págs. [Sociedady na turaleza. Una investigación sociológica, Buenos Aires, Edito-
r ia l D epa lm a , 1945 . XXII , 63 4 págs.]
La w a n d Peace in International Relations, H arvard U ni versi ty Press, 1942 . [Derecho
y p a z en la s relaciones in ternacionales, con pról ogo de Lui s Recaséns Siches,
M éx ico , Fondo de C u ltu ra Económ ica , 1943 , 20 9 págs .]
G eneral Theory o f L a w a n d Sta te, H arvard U n i vers ity Press , 1943 , 600 págs.
E l contr ato y el tratado, analizados d esde elpunto de vista de la Teoríap u ra d el d erecho,
M éx ico , Pub licac iones de l a Escuela N aci onal de Juri sprudenci a, serie de mo-
nografías N° 1, Im prenta U n ivers itar ia , 1943 , XIII , 166 págs.
“Zur Theor ie der jur ist ischen F ikt ionen . M it besonderer Berückdcht igung von Vai-
hingers Ph ilosoph ie des A ls-O b”, Anna len der Philosoph ie , vol. 1, 1919 , págs.
6 3 0 -6 5 8 .
“Der Staatsbegr iff der ‘verstehenden Soziologie ’ ”, Z eitschriftf ü r Volkswirtschaft u n d
Sozialpolitik, nueva ser ie , vo l. 1, 1921 , págs. 104-119 .
“Das Verhaltnis von Staat und Recht im L ichte der Erkenntn iskr it ik”, Z eitschriftfür
O ffentli ches Recht, vo l. 2 , 1921 , págs . 4 5 3 -5 1 0 .
“Staat und Recht. Zum Problem der soziologischen oder jur ist ischen Erkenntnis des
Staates”, KolnerVierteljahresschriftfür Soziologie,serie A , 1922 , año 11, págs. 18-37 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
176
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
B ib l io g r a f ía d e l a u t o r

“D er B egr iff des Staates und d ie Soz ia lpsycho log ie . M it besonderer Berücks icht i-
gung von Freuds Theor ie der M asse”. Im ago, Z eitsch riftf ü r A n w endung der
Psycho- A na lyse a u fd ie G eisteswissenschaften, vo l 8 , 1922 , págs . 97 -14 1 .
“Gott und Sttaat”, Logos, Internatio na le Z eitschriftf ü r Philosophie der K ult ur, vol. 11,
1922/23 , págs. 2 6 1 -2 8 4 .
M a r x oder Lassalle?, Leipzig , 1924 , 50 págs.
“ ‘K ihantek i Ta ike i’ to sh iteno Kokka” (“El Estado en tanto que orden normat ivo”) ,
H ogaku Ronso, Kyoto , Jap ó n , vo l. 11 , 1924 , págs . 1 1 7-1 34 , 2 6 0 -2 7 0 , 3 8 7 -
3 9 6 y 52 8 -5 5 0 .
“D e Lehre von den drei Gewal ten oder Funkti onen des Staates”, Arehi vf ü r Reehts-
i
undW irtschaftsphilosophie, vol. 17, 1924 , págs. 37 4 -4 0 8 .
“D r tto pubb lico e pr ivato”, Revista Internazionale de filoso fía d el diritto, 1924 ,
i i
págs. 3 4 0 -3 5 7 .
“Souveranitat, volkerrechtliche”, Wortefbuch d es Volkerrechts u n d der Diplomatie , Ber-
lín , 1925 , vo l. 2 , págs . 55 4 -5 5 9 .
“D as Prob lem des P ar lam ehta rism us, V iena y Le ipz ig , 1925 , 4 4 págs.
“Sttaat und Volkerrecht” , Z eitschriftfür offentliches R echt, vol. 4 , 1925 , págs. 207-222 .
Peace Through Law , Un ivers ity o f North C aro lina Press, 1944 . [La p a z p o r m edio del
derecho, Buenos Aires , Ed itor ia l Losada , S.A . 1946 , 238 págs.]
L a idea del derecho naturaly otr os ensayos, Buenos Aires , Ed itor ia l Losada S . A ., 1946 ,
30 5 págs.
T P olitical T heory o f Bolshev ism, U n i vers ity o f N orth C aro lin a Press , 1949 , 59
he
p ágs .
The L a w o fth e U nited Nations, Londres, 1950 , 903 págs.; 2 a ed ., 1952 , 94 4 págs.
P rin cipiesofIn terna tiona l La w , Nueva York, 1952 , XVII, 461 págs.
“Zur Soziologie des Rechta. Kritische Betrachtungen”, A rchiv f ü r Sozialwis senscha ft
u n d Sozialpolitik, vol. 3 4 , 1912 , págs. 60 1 -6 1 4 .
“U eber Staatsunrecht . Z ug le ich e in Be itrag zur Frage der D e liktsfah igke it jur ist is-
cher Personen und zur Lehre vom feh lerhaften Staatsakt”. Z eitschriftf ü r das
P rivat u n d offentliche R echt der G egenwar t, vol. 4 0 , 1913, págs. 1-114.
Politische W elta nschauung undE rziehung, “Anna len fur soziale Po lit ik und Gesetzge-
b u n g ”, vo l. 2 , 1913 , págs . 1-26 .
“Zur Lehre vom offent lichen Rechtsgeschaft” , A rchiv des offe ntlic hen R echts, vol. 31 ,
1913 , págs . 5 3 -98 , 19 0-2 49 .
“Rechtsstaat und Staatsrecht”, Oesterreichische Rundschau, vol. 36, 1913, págs. 88-94.
“Zur Lehre vom Gesetz i m formellen und m ateri ellen S inn , m i t besonderer Berüc-
ksi chtigung der osterreichischen Verfassung”, Juristische Blatter, 1913 , año XLII,
págs. 2 2 9 -2 3 2 .
“Re chsgesetz und Landesgesetz nach der osterrei chi schen Verfassung”, Arch iv d es
i
offentlichen Rechts, vo l. 32 , 1914 , págs . 2 0 2 -2 4 5 y 3 9 0 -4 3 8 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 177
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
B i b l io g r a f í a del a ut or

“Eine Grund legung der Rechtssoziologie” , A rchiv f ü r Sozialw issenschaft u n d Sozial-


p olitik . vol. 3 9 , 1915 , págs . 8 3 9 -8 7 6 .
“D i e Rechtswissenschaft als Norm- oder als Kul turwissentschaft. Eine methodenkri -
tische U ntersuchung”, Sch mollersJa hrb uch f ü r Gesetzgebung Ver wa ltung u n d
V olkswirtschaft im Deutschen Reiche, 1916, año XL, págs. 11 81-1239.
“Impartirea Teritoriala a statu lu i”, Rev ista de dreptpubli c, Bucarest. vol. I, 1926 , págs.
3 7 5 -3 9 5 .
“Das Wesen des Staates” Revu e internationale de la théorie d u d roit, vol. 1, 1926,
págs. 5-17 .
“Staatsform als Rechtsform”, Z eitschriftf ü r offentli ches Recht, vol. 5, 1926 , págs. 7 3 -
93 .
D er S taa t als Uebermensch. Ein e Erwli derung, V iena , 1926 , 2 4 págs.
“D i e Bundesexekuti on. Ein Bei trag zur Theori e und Praxis des Bundesstaates unter
besonderer Berücksi chti gung der deutschen Rei chs- und der osterreichischen
Bundesverfassung”, Festgabef ü r F ritz Fleiner, T üb ingen , 1927 , págs. 127-187 .
“D ie Idee des Naturrechts”, Z eitsch riftfu r offentli ches R echt, vol. 6 , 1927 , págs . 2 2 1 -
250. [“La i dea del derecho natura l ”, Boletín de la Facultad de Derecho y Ciencias
S ociales, nCórdoba
a tu , 1943, N° 6, págs. 2 2 1 -2 7 1; tam bi én en La id ea d el derecho
ra ly otros ensayos, Buenos Ai res, E di tori al Losada, S. A., 1946, págs. 13-
52.]
“N aturrecht und positives Recht . Eine U ntersuchung ihres gegensei ti gen Verhalt-
nisses” , Revue in ternationale de la théorie du droit, vol. 2 , 1927/28 , págs. 71-94 .
“Zum Begrift des Kompetenzkonflikte” Z eitschriftf u r offentliches Recht, vol. 7 , 1928;
págs. 58 3 -5 9 9 .
“Der B egr iff des Kompetenzkonf liktes nach ge ltendem osterre ich ischem R ech t”,
Juristische Blatter, 1928 , año LVII, págs. 105-110 .
¿Rechtsgeschichte gegen Rechtsphilosophie? E in e Erwid erung, V iena , 1928 , 31 págs.
“La garantie jut id ist ione lle de la const itut ion (La just ise const itut ione lle)”. Revue du
droitpublic et de la sciencepolitique en France et el l ’étranger, vol. 45 , 1928, págs.
1 9 7-2 57 ; tam b ién en e l A n n u aire de l ’I n slitu t international de d roit public,
1929 , págs. 5 2 -14 3 .
“Wessen und Entw i cklung der Staatsgerichtsbarkeit”; Veroffentlichungen der Verein i-
g u n g d e r D eutchen S taa trechtslehrer, B erli n y Lei pzi g, 1929 , 59 , 5° cuaderno ,
págs . 3 0 -38 y 11 7-1 28 .
“Justiz un d Verwal tung, Zeitshriftfü r so z ia le s Reeht, vol. I, 1929, págs. 80-83.
“Souveran itat”, D ie neue R undschau, 1929 , año XL, págs. 43 3 -4 4 6 .
“Jur ist ischer , Forma lismus und re ine Rechts lehre”, Juristische Wochenschrift, 1929 ,
año LVIII, págs . 17 2 3 -1 7 2 6 .
“La naissance de l ’état et l a formati on de sa nati onali té. Les principes, leur aplicati on
au cas de la Tchécos lovaqu ie”, Revue de droit intenational, vol. 4 , 1929 , págs.
http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
178
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
B ib l io g r a f ía d e l a u t o r

61 3-6 41 . (El texto a lemán apareció en las P ubl icaciones de la C orte P ermanente
deJu stic ia in ternacional, serie C , N° 68, págs. 7 1 -1 0 2 ).
“D er W ande l des Souveran itatsbegr iffes”, S tu d ifilosofico-giuridici dedicati a l Prof.
Gio rgio D e l V ecchio, M óden a , vol. 2 . 1931 , págs 1-11 .
“A gemen ine Rechts lehre im L ichte mater ialistscher Geschichtsauffassung” , Archi v
ll
f ü r Sozialw issenschaft u n d sozialpo li tik, vol. 66 , 1932 , págs. 44 9 -5 2 1 .“U
nrecht und Unrechts-fo ge l m Volkerrecht”,
i Z eitschriftf ü r offent
li chesRec vol.ht,
12 , 1932 , págs. 4 8 1 -6 0 8 .
Staatsfor m u n d W eltanchauung, T ü bi n gen, 1933, 3 0 págs. [Forma de Estado y
filosofía”, en Esencia y valor de la democracia, Barcelona-Buenos Aires, Editorial
Labor S . A ., 1934 , págs. 1 3 1-1 59 .
“D ie p laton ische G erecht igke it”, K ant-Stud ien, vo l. 3 8 , 1933 , pags 9 1 -1 1 7 . [“La
ju sti ci a pl atóni ca”, en La id ea d el d erecho n aturaly otros ensayos, Buenos Aires,
E d i toria l Losada , S .A ., 1946 , págs . 113-144 .]
“D ie platonische Liebe”, Imago, Zeitschr if tf ü r psychoanalytischepsychologie, ihre G renz-
gebiete u nt A n w end un gen , vol. 19, 1933 , págs. 3 4 -9 8 y 2 2 5 -2 5 5 .
“D e Hellen isch-makedon ische Po lit ik und d ie “Po lit ik” des Aristoteles”, Z eitschrift
i
f ü r offentliches R echt, vol. 13, 1953 , págs. 625-678 . [“La “política” de Aristóteles
y la po lít ica he leno-m acedón ica” , en L a idea d el derecho naturaly otros ensayos,
Buenos A ires , Ed itor ia l Losada , S .A ., 1946 , págs . 145-206] .
“T he Philosophy ofAr istot le and the He llen ic-M acedon ian Policy” , Ethics. A n Inter-
nationalJo u r n a l ofSocial, Political a n d Legal Phylosophy, vol. 48 , 1937 , págs. 1-
64 .
“Zur T heor ie der lnterpretat ion”, Revue internationale de la théorie du droit , vo l. 8 ,
1934 , págs . 9-17 .
“La m éthode a la not ion fondam enta le de la théor ie pure du dro t” i ,Revue dem éta-
physique et de mora le, vol. 4 1 ,1 9 3 4 , págs . 1 8 3-2 04 . [E lm étodo y lo sco ncepto s
fu nda m entales de Ia teor ía p u ra d el derecho, M adr id , Ed itor ia l Rev ista de Dere-
cho Pri vado , 1933 , 83 págs.]
“D e T echni k des Vol kerrechts und di e O gani sati on des Fri eden”, Z eitschriftf ü r
i
offentliches Recht, vo l. 14 , 1934 , págs. 2 4 0 -2 5 5 . [La técn ica de l derecho inter-
nac iona l y la organ izac ión de la paz”, Revista G eneral de Legisla ción y Ju risp ru -
dencia , M ad r id , 1935 , N° 66 , págs. 7 6 8 -7 8 9 .]
L a dictature departi, Publi cati ons de l ’Insti tut i nternati onal du droi t publi c, Pari s,
1934 , 19 págs ., [“D ictaduras de p art ido”, U niversidad de P ana má, 1936 , 1,
N° 4 , págs. 1-12]
“Volkerrechtliche Vertrage zu Lasten D r itter”, P rager Juristiche Zeitschrift, 1934 , año
XIV, co lumnas 4 1 9 -4 3 1 .
“Tráites internat ionaux a la charge d ’Etais t iers”, M élanges offerts a Ernest M ahai m ,
París. 1935 , vo l 2 . págs . 16 4-1 72 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 179
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
B i b l io g r a f í a del a ut or

“La transformation du dro it internati ona l en dro it interne”, R evuegénérale de droit


internationalpublic, vol. 4 3 , 1936 , págs. 5-49 .
“L ’ame et le dro it”, A n nu aire de l ’I n stitu t international du philosophie du d roit et de
soc iologie Ju ridique, París, vo l. 2 . 1936 . págs . 60-82 .
“D ro it et État du p o in t de vue d ’une théor ie p u re”, A n nales de I n stitu t de d roit
comparé de l U niversite de Paris; 1936 , págs. 17-59.
“Contr ibut ion a la théorie du traite internat iona l”, Revue interna ti onale de la théorie
du droit, vo l. 10 . 1936 , págs . 2 5 3 -2 9 2 .
“C entra lizat ion and decentra lizati on”, A uthority a n d the Ind ividual, H arvard Ter-
centenary Pub licat ions , 1937 , págs . 2 1 0 -2 3 9 .
“W issenchaft und D em okrat ie”, N eueZ ürcher Z eitung, 1937 , N ° 321 y 32 7 .
“Z ur rechtstechn ichen Rev is ion des V o lkerbundstatus”, Z eitschrift f ü r offentliches
Recht, vo l. 17 , 1937 págs. 4 0 1 -4 9 0 y 59 0 -6 2 2 .
“T he Funct ion o f the Pure T h eo ry o f Law”, Law. A C entury ofP rogress 1 8 3 5 -1 9 3 5 ,
New York U n ivers ity Press , 1937 , vo l. 2 , págs . 2 3 1 -2 4 1 .
“De a séparati on du Pacte de l a Soci eté des Nati ons et des trai tés de pai x”, La c rise
l
m ondia le, colección de estudios publi cados con moti vo del décimo aniversari o
del Insti tut uni versi tai re de hautes étudesi nternati onal es, Zuri ch, 1938, págs.
1 4 3 -1 7 3 .
Z u r R eform des Volkerbundes, Praga , Ed ic ión Pax , 1938 , 19 págs.
“Zur Lehre vorn Pr im at des Volkerrechts”, Revue in terna ti onale de la théorie du droit,
vo l. 12 , 1938 , págs . 2 1 1 -2 1 6 .
“D e Entstehung des Kausalgesetzes aus dem Vergel tungspri nzi p”, The Jo u r n a l o f
i
U nified Science, 1939 , págs. 6 9 -1 3 0 . [“La apar ic ión de la ley de causa lidad a
partir del princ ip io de retribución”, en L a idea del derecho naturaly otr os ensayos,
Buenos Aires , Ed itor ia l Losada , S . A ., 1946 , págs . 53-112 .]
“T he Essential Conditions oflnternationa l Just ice”, Proceedingsofthe 3 5th A n n u al M ee-
tin goftheAm erican Society ofInternational Law , Washington, 1941, págs. 70-86.
“Pure T h eo ry o f Law and A na lyt ica l J ur isprudence”, H arvard L a w Review , vo l. 55 ,
1941 , págs . 44 -7 0 . [“La teorí a pura del derecho y l a j uri sprudenci a analí ti ca”,
Buenos Aires, Rev istajurídica La Ley, 1941, N° 24, págs. 197-208; tambi én en
L a idea d el derecho n aturaly otros ensayos, Buenos Aires, Ed itor ia l Losada , S.A.,
1946 , págs. 2 0 6 -2 3 8 . ]
“C au sa lity and R etr ibut ion”, P hil osophy o f Science, vol. 8 , 1941 , págs . 5 3 3-5 56 .
“Recogn ition in Internat iona l Law”, TheAm erican Jo u r n a l ofInternational Law, vol.
3 5 , 1941 , págs. 6 0 5 -6 1 7 .
“T he Law as a Specif ic Socia l Techn ique” , The Universit y o f Chicag o L aw R eview , vol.
9 , 1941 , págs . 7 5 -9 7 .
“Jud c i a l Rev iew o f Legislation , A Comparative Study o fth e Austrian and Amer ican
i
Const ituti ons”, TheJo u r n a l of Politics, vol. 4, N° 2, 1942, págs. 183-200.

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
180
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
B ib l io g r a f ía d e l a u t o r

“Value J udgements in the Science o f Law”, Jo u r n a l o fS ocia l Ph ilosophy a nd Jurisp ru -


dence, vol. 7 , N° 4 , 1942, págs. 3 1 2-3 33. [“Los j ui ci os de valor en l a ci enci a del
derecho”, en L a id ea d el derecho n aturaly otros ensayos, Buenos Aires, Edi tori al
Losada , S . A ., 1948 , págs . 2 3 9 -2 6 5 .]
“Rev ision o f the Covenant o f the League o f N at ions”, W or ld O rgan izat ion , 1942 ,
págs. 3 9 2 -4 1 2 .
“Post-War Problems” , P roceedingsoftheA m erican Scadem y o fA r tsa n d Sciences, vol.
7 5 , 1942 , págs . 11-13 .
“Com pu lsory Ad jud icat ion o f Internat iona l D isputes” , TheAm erican Jo u r n a l o f In-
ternation al L a w vo l. 3 7 , 1943 , págs. 3 9 7 -4 0 6 .
“Q u i n cy W r i g h t ’s A S tu d y o f W ar and the B e llum Justum T h eo ry”, Ethics. A n
Intern ationa l J o u m a l o f Socia l, Political a n d Legal Phylosophy, vol. 53, 1943,
págs. 2 0 8 -2 1 1 ,
“Peace Through Law”, Jo u r n a l ofL eg a l a n d Political Sociology, vol. 2 , 1943 , págs. 52-
6 7 . [“La paz por e l derecho”, Revista d el Colegi o deA bogados de B uenos Air es,
1 943 , N° 2 1 , págs. 125-161 . ]
“Co ecti ve and Indi vi dual Responsabili ty i n Internati onal Law wi th Parti cul ar Re-
ll
gard to the P un ishm ent o f W ar c r im in a ls ” , C alifornia L a w Review , vol. 31 ,
1943 , págs . 53 0 -5 7 1 . [“La responsab ili dad col ecti va e i n d i vi d u al en derecho
internac iona l, con especia l consi deración al castigo de los criminales de guerra”,
Revista de la U niversidad N acion al de Córdoba, 1944 , N° 31 , págs. 3 1 7 -3 6 8 ].
“T he Pri nci pl e o f Soverei gn E quali ty o f States as a Basis for Internati onal Organi za-
t ion” , The Y a leLaw Journ al, vol. 53, 1944, págs. 20 7 -2 2 0. [“El pri nci pi o de l a
soberan ía entre los Estados, como base de la organ ización internac iona l” , R evis -
ta de la U niversidad N acio n al de C ór doba, 1944 , N° 31 , págs. 7 7 3 -7 9 2 ].
“T h e Strategy ofPeace” , TheAm erican Jo u r n a l ofSociology,vol. 49 , 1944 , págs . 381
389.
“T h e In ternat i ona l Lega l Status o f G erm any to be Estab lished In m ed iate ly upon
T erm inat ion o f the W ar”, The Am erican J o u r n a l o fIn tern ation a l La w , vol. 38 ,
1 944 , págs . 6 8 9 -6 9 4 ] .
“T he O l d and the New League”, TheAm erican Jo u r n a l ofInternational Law , vol. 39 ,
1945 , págs. 4 5 -8 3 .
“T h e R u l e A gai nst ex Post Facto Laws and the Prosecuti on o f the Axi s W ar Cri mi -
na ls”, TheJudgeA dvocate Journ al, vol. 2 , N ° 3, 1945 , págs. 8-12 .
“T he legal Status ofG erm any Actordi ng to the Dec laration o f Ber lin”, TheAm eric an
J o u r n a l ofIn tern a tion a l La w , vol 99, 1945, págs. 5 1 8-5 26. [“El ‘ status’ j u rí di -
co de A lem ani a de acuerdo con l a D ecl araci ón de B erlí n ”, La Nación, Buenos
A ires , 3 de nov iem bre de 1945 , págs . 6-7] .
“Sancti ons in Intern ati ona l Law under the C harter o f the U n ited N at ions”, Iow a
L a w Review, vo l. 3 1 , 1946 , págs . 4 9 9 -5 4 3 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 181
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
B i b l io g r a f í a del a ut or

“T h e Preamb le o f the Charter . A C r ilica l A n a lys is”, The J o u r n a l ofP olitics, vo l. 8,


1946 , págs. 13 4-1 59 .
“Organ izat ion and Procedure o f the Secur ity C ounc il o fth e U n ited Nat ions” , H ar-
vard L a w Review , vo l. 59 , 1946 , págs. 1 0 8 7 -11 21 .
“M em bersh ip in the U n ited N at ions” , C olum bia L aw Review , vo l. 4 6 , págs . 3 9 1 -
41 1 . [“La rea lidad de m iembro de las Naciones U n idas”, Buenos Aires , R evista
ju ríd ica L a Ley, 1946 , N° 44 , págs. 9 8 1 -9 9 3 ].
“L im itat ions on the Functions o f the U n ited Nat ions” , The Y aleL aw Journal, 1946 ,
págs. 9 9 7 -1 0 1 5 .
“Sanctions under the C harter o f the U n ted i N at ons”,
i C anadia n Jo u r n a l o fE cono-
m ic sa n d P o litic a l Science, vol. 12, 1946 , pág. 3 2 9 -4 3 8 .
“Zur Grundl egung der Volkerreshtslehre”, O esterreichischeZ eitschrif tf ü r offentliche s
Recht, vo l. 1, 1946 , págs. 2 0 -8 3 .
“Roscoe Pound ’s O utstand ing Contr ibut ions to Am er ican Jur isprudence”, H arvard
L a w SchoolY earbook, 1946, págs. 12-13.
“T h e Internat iona l Law o f the Future . T h e San Franc isco Conference and ‘T he
U n i ted Nati ons O rgan izat ion ’ ”, P roccedings o l th e In stitute o f W o rld A ffairs,
XXIa. ses ion , 1946 , págs . 19 0-203 .
“Metamorphoses o f the Idea o fJust ice”. Interpreta tions o f M odern L egal Philosophies,
serie de ensayos en honor de Roscoe Pound , 1947 , págs . 3 9 0 -4 1 8 .
“W ill the Nuremberg Tria l Const itute a Precedent ig”, The International L a w Q uar-
terly, vo l 1, 1947 , págs . 15 3-1 71 .
“¿Is a Peace Treaty w ith G erm any Lega lly Possib le and P o lit ica lly Des irab le?” , The
Am erican P olitical Science Review ; vo l. 4 1 . 1947 , págs . 1 1 8 8 -11 93 .
“Law , State and Just ice in the Pure T h eo ry o f Law”, Th e Y ale L aw Journ al, vo l, 57 ,
1948 , págs. 3 7 7 -3 9 0 .
“Absolutism and Relativism in Philosophy and Politics” , TheAm erican Political Science
Review , vo l. 4 2 , 1948 , págs . 9 0 6 -9 1 4 . [“E l abso lut ism o y e l re lat iv ism o en la
f ilosof ía y en la po lít ica”, Buenos A ires , Revista ju ríd ica L a Ley, 1946 , N° 55 ,
págs. 1-3.]
“W thdraw a l from the Un ited Nations” , The W estern P oli tic al Quarterly vol. 1 , 1948 ,
i
págs. 2 9 -4 3 .
“T he Settlement ofD isputes by the Secur ity C ounc il”, The lnternational L a w Q uar-
terly , vo l. 2 , 1948 , págs . 17 3-2 13 .
“Co ective Secur ity and Co llect ive Se lf-Defense under the Charter o f the U n ited
ll
Nations”, TheAmer ican^Journal ofInternational Law, vol. 42, 1948, págs. 7 8 3 -
796.
“Conflicts between Obli gati ons under the Charter o fth e U ni ted Nati ons and Obl i-
gati ons under O ther Internati ona l Agreem ents”, University o f Pittsburgh La w
Review , vo l. 10 , 1949 , págs 2 8 4 -2 9 4 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
182
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
B ib l io g r a f ía d e l a u t o r

“T h e N atura l-Law D octr ine before the T r ibuna l o f Sc ience”, The Western P olitical
Qua r terly , vo l. 2 , 1949 , págs . 4 8 1 -5 1 3 .
“C o llect ive and Ind iv idua l R esponsab ility for Acts o f State in Internat iona l L aw ”,
TheJew ish Yearbook ofIntern ation a l La w , 1949, págs. 22 6 -2 3 9 .

“T h e D raft D ec larat ion on R ights and D ut ies o f States”, The A m erican J o u r n a l o f


Intern ationa l La w , vo l. 4 4 , 1950 , págs. 2 5 9 -2 7 6 .
“¿Is the Acheson P lan Const itut iona l?” , The Western P oli tic al Quarterly, vol. 3 , 1950 ,
págs. 51 2 -5 2 7 .
“C au sa lity and Im putat ion”, Ethic s. A n ln terna tiona lJourn al ofSocial, P olitical a n d
LegalPhilosophy, vol 61 , 1950, págs. 1-11.
“El derecho como objeto de la c ienc ia de l derecho”, Revist a de la Facultad de Derech o
y Cie ncias Sociales, Buenos A ires , 1950 , págs . 7-38 .
“T he Free Terr itory ofTrieste under the Charter o fth e U n ited Nations” , The Y earbo-
ok o fW o rld A ffairs, vo l 4 , 1950 , págs . 174-190 .
“¿Is the North A tlant ic Treaty in Conform ity w ith the Charter o f the U n ited Nat io-
ns?”, U niv ersity o f K ansas Cit y L aw Review , vo l. 19 , 1 9 5 0 -1 9 5 1 , págs . 1-15 ,
“¿Is the North A t lan t ic Treaty a R eg iona l A rrangem ent?”, The Am erican J o u r n a l o f
Intern ationa l La w , vo l. 4 5 , 1951 , págs . 162-166 .
“R ecent Trends in the Law o f the U n ited Nat ions”, Socia l Research, vo l. 18 , 1951 ,
págs. 13 5-1 51 .
“Science and Po li tics”, TheA m erican P olitical Science Review , vo l. 4 5 , 1951 , págs .
6 4 1 -6 6 1 .
“W h a t Happened to the Secut ity C ounc il”, The N ew Leader, agosto 27 , 1951 , págs.
10 -12 y 31 .
“¿Was ist ein Rechtsakt?” , OesterreichischeZeitschriftf ü r offentliches R echt,vol. 4 , 1952 ,
págs. 2 6 3 -2 7 4 .
“Reine Rechtsl ehre und Egologische Theori e, Antwort auf: Carlos Cossio, Egologis-
che T heori e und Rei ne Rechtsl ehre, eine vorl aufi ge Bil anz von Kelsens Besuch
in A rgent in ien”, O este rreichische Z eitschriftf ü r offenfliches Recht, vol. 5, 1953,
págs. 4 4 9 -4 8 2 .
“Kausalitat und Zurechnung”, Oesterreichische Z eit schriftf ü r offentliches Recht, vol. 6,
1954.
“¿Que l est l e Fondement de l a Valid i té du D ro it?”, Revue Iniernationale de C ri mino-
logie et de Poli ce Technique, vol. 10 , 1956 .
“¿W hat is Just i ce?”, Justice, La w and P olitics in t h e M i r r o r o f S cience, Berke ley y Los
Ángeles, 1957 .
“Ex stenci ali smus i n der Rechtsw i ssenschaft”, A rchivf ü r R echts-und Sozialphiloso-
i
phie, vo l. XLIII/2, 1957 .

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen 183
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.faceboo 1k8 4.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
http://www.facebook.c 1o8 5 m/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
• 1

http://www.facebook.com/taller.hanskelsen
Distribución Gratuita: www.basicsolutionsystems.blogspot.com
I l