Está en la página 1de 9

Bruner Actos de Significado:

Capítulo 1 El Estudio Apropiado Del Hombre

I-El punto de partida es la Revolución Cognitiva como reacción al objetivismo con el objetivo de
recuperar la mente. Se centraba en las actividades simbólicas empleadas por los humanos para
dar sentido al mundo. Su meta era unir la psicología con las ciencias sociales para investigar los
significados que los seres humanos crean. La psicología cognitiva reformo el conductismo.
Uno de los cambios fue la adopción de la computación como factor dominante y la
computabilidad como modelo teórico, el cambio de énfasis de la construcción de significado a al
procesamiento de la información.
La información es indiferente a los significados ya que comprende un mensaje que ya ha sido
codificado previamente y los significados se asignan con anterioridad. El procesamiento de la
información inscribe los mensajes en una dirección determinada de la memoria, manipulándolos.
La información solo puede tener algo que ver con el significado si accede a la información léxica
almacenada siguiendo un sistema codificado de direcciones. El procesamiento de la información
tiene la necesidad de planificación previa y reglas precisas.
Para los años 50 la computación se convirtió en el modelo de la mente y se usó el concepto de
computabilidad en lugar de significado. Los procesos cognitivos se equipararon con los
programas de la computadora.
Analogía Mente Real/ Mente Virtual ya que podrían explicarse de la misma manera. Con este
nuevo reduccionismo los viejos conductistas y asociacionistas reciclaron los antiguos conceptos
por el procesamiento de la información, reemplazando el E-R por entrada- salida. En estos
sistemas no hay sitio para la mente es sentido de estados intencionales como creer, desear, captar
un significado. Había metas programadas pero no objetivos intencionales.

II- La cultura se convirtió en el factor principal a la hora de conformar las mentes humanas. Los
seres humanos son expresión de la cultura, no existe naturaleza humana independiente de la
cultura. Es la adaptación y el funcionamiento del ser humano. La psicología debe estar
organizada en torno a esos procesos de construcción y utilización de los significados que
conectan al hombre con la cultura. El significado se hace público y compartido, es decir que la
forma de vida adaptada a la cultura depende de los significados y conceptos compartidos. El niño
entra en la vida del grupo participando del proceso público.
La psicología popular es la explicación de la cultura de lo que hace que los seres humanos
funcionen. Se ocupa de la naturaleza, causas y consecuencias de los estados intencionales
(creencias, deseos, intenciones, compromisos). Varía al tiempo que cambian las respuestas que la
cultura da al mundo. Las causas de la conducta humana provienen de la cultura. Conocemos la
mente a partir del ente del otro, de la interacción con el otro.
III- Una cosa es lo que las personas dicen que hacen y lo que hace. Lo que importa es lo que la
gente dice que hace porque la conducta es una actividad mediada traducida en palabras, es la
relación con el deseo, lo que pienso aunque no se lleve a cabo. Lo que importa en la cultura es la
lingüística.
La psicología cultural se ocupa de la acción, que es la conducta intencional y esa acción está
situada en una cultura determinada y en la mutua interacción de los participantes.
IV- Las personas y la cultura están gobernadas por significados. La cultura es como una capa
superpuesta a las condiciones biológicas de los seres humanos. Las verdaderas causas de la
acción humana son la cultura y la búsqueda de significados, siendo lo biológico una condición de
ella. Las limitaciones biológicas son retos para la cultura, y la cultura utiliza herramientas para
superar esas limitaciones convirtiendo nuestro conocimiento en aculturado, es decir, que su
definición se basa en la cultura. Nuestros deseos y acciones están mediados por medios
simbólicos. En síntesis, la cultura y la búsqueda de significados es lo que constituye nuestro
conocimiento y la biología es lo que impone las limitaciones.
V- En la mayor parte de las interacciones humanas, la realidad es el resultado de prolongados
procesos de construcción implantados en la cultura. La tesis básica del constructivismo es que el
conocimiento es correcto o incorrecto dependiendo de la perspectiva que tomemos, es lo que en
derecho llaman ‘aspecto interpretativo’. La verdad o la falsedad no son absolutas sino relativas.
Algo útil acerca de la verdad es explorar la práctica en lugar de la teoría. A Bruner considera
importante tener la voluntad de construir conocimiento y los valores desde múltiples
perspectivas, sean racionalistas o no, sin perder los propios valores. Tienen un compromiso con
las formas de vida, que es inherente a los valores y en su interacción constituyen una cultura. Los
valores se incorporan a nuestra identidad y al mismo tiempo nos sitúan en la cultura.
El constructivismo de la psicología cultural es expresión de la cultura democrática y exigen que
nos hagamos responsables de cómo conocemos y porque sin que exista una única manera de
construir significado. Se basa en valores que son los que mejor se adaptan a los cambios.

VI- La psicología científica es antihistórica, anticultural, y anti intelectual. La psicología


populares las creencias e hipótesis de trabajo de la cultura acerca de que es lo que hace posible
que la gente viva junta.
Capítulo 2 La Psicología Popular Como Instrumento De La Cultura
I- Es necesario renovar y reanimar la revolución original, revolución inspirada por la convicción
de que el concepto fundamental de la psicología humana es el de significado y los procesos y
transacciones que se dan en la construcción de los significados.

Esta convicción se basa en dos argumentos relacionados entre sí. El primero es que, para
comprender al hombre, es preciso comprender como sus experiencias y sus actos están
modelados por sus estados intencionales, y el segundo es que la forma de esos estados
intencionales sólo puede plasmarse mediante la participación en los sistemas simbólicos de la
cultura. En efecto la forma misma de nuestras vidas nos resulta comprensible a nosotros mismos
y a los demás solo en virtud de esos sistemas culturales de interpretación. Pero la cultura es
también constitutiva de la mente. En virtud de su actualización, el significado adopta una forma
pública en lugar de privada. Sólo al reemplazar este modelo transaccional de la mente por otro
aislado e individualista, han sido capaces los filósofos angloamericanos de hacer que las Mentes
de los Demás parezcan tan opacas e impenetrables.

La idea propuesta por Bruner invierte la relación entre cultura (se caracteriza por crear “prótesis”
que nos permiten trascender de nuestras limitaciones biológicas) y biología (caracterizada porque
no dirige la acción o la experiencia del hombre. En lugar de ello lo que hace es imponer límites).
Este punto de vista inverso propone que es la cultura quien moldea la vida y la mente humanas,
confiriéndole así significado a las acciones. Esto lo consigue imponiendo patrones inherentes a
los sistemas simbólicos de la cultura.

Bruner se crea la Psicología Popular (PP) como parte de la Psicología Cultural. En todas las
culturas hay una PP, que consiste en un conjunto de descripciones más o menos normativas y
conexas sobre “cómo funcionan” los seres humanos, nuestra mente y la de los demás. Esta PP la
adquirimos en el momento en el que aprendemos a utilizar el lenguaje y empezamos nuestras
transacciones interpersonales.

II- El uso actual de la PP inició con un elaborado renacimiento del interés por la mente salvaje
(los aborígenes) en especial por las estructuras de los sistemas indígenas de clasificación.

Harold Garfinkel y sus compañeros propusieron que en lugar del método sociológico clásico,
podrían avanzar mejor usando las reglas de la etnometodología. Para ser más exactos Garfinkel
proponía una etnosociología en la que se estudiaba la estructura interna de las sociedades
aborígenes en referencia a las distinciones sociales, políticas y humas dentro de su vida cotidiana
(la de los aborígenes)

III- Para Bruner la PP debe estar en la base de cualquier Psicología Cultural.

Una premisa de esta PP es que la gente tiene creencias y deseos: creemos que el mundo está
organizado de determinada manera, que queremos determinadas cosas que algunas cosas
importan más que otras, etc. Creemos también que la gente no debe creer cosas incompatibles
con lo “coherente” (para nosotros).

La PP presenta también la existencia de un mundo fuera de nosotros que modifica la


expresión de nuestros deseos y creencias. Este mundo en el que se producen nuestros actos puede
proporcionar razones para nuestros deseos y creencias. Esta relación recíproca entre los estados
que percibimos y nuestros propios deseos, crea un sutil dramatismo en torno a la acción humana.

En la PP se da por supuesto que la gente tiene un conocimiento del mundo que adopta la
forma de deseos.

La división entre un mundo interior de experiencia y un mundo exterior totalmente


autónomo de la experiencia crea 3 dominios:

1ero: Bajo el control de nuestros propios estados intencionales. Uno como agente que opera con
conocimiento del mundo y con deseos que se expresan de una manera congruente con el
contexto u las creencias.
2do: Este comprende una mezcla indeterminada del primer y tercer tipo y distribuye de forma
adecuada la parte de la responsabilidad que corresponde al agente individual
3er: Se produce desde fuera de una manera que escapa a nuestro control. Es el dominio de la
naturaleza. En el primer dominio somos “responsables del curso de los acontecimientos”, pero en
este no lo somos.

Michelle Rosaldo sostiene que nociones como “yo” no surgen de una esencia “interior”
relativamente independiente del mundo social, sino que viene de la experiencia en un mundo de
significados.

Los “Yoes” posibles representan las ideas que tuene la gente acerca de lo que podría, llegar
a ser, lo que le gustaría llegar a ser, y lo que teme llegar a ser.

Para resumir la PP trata de agentes humanos que hacen cosas basándose en sus creencias y
deseos, que se esfuerzan por alcanzar metas y encuentran obstáculos que superan o que les
doblegan

IV- Aquí Bruner se concentra en las Narraciones.

La propiedad más importante es el hecho de que son inherentemente secuenciales: una


narración consta de una secuencia singular de sucesos, en los que participan seres humanos como
personajes y actores, estos actúan como componentes y estos no tienen una vida o significado
propios. Su significado viene dado por el lugar que ocupan en la configuración global su trama.

Una segunda propiedad de las narraciones es que pueden ser reales o imaginarias sin
menoscabo de si poder como relatos. En otras palabras lo que determina su configuración global
o trama es la secuencia de sus oraciones, no la verdad o falsedad de las mismas.
V- La Narración se especializa en la elaboración de vínculos entre lo excepcional y lo corriente.

Bruner se plantea un dilema aparente, la PP está marcada por cánones pero al mismo tiempo
posee los instrumentos para que lo inusual y extraordinario pueda ser comprensible. Porque para
que una cultura pueda existir es necesario que haya capacidad de resolver conflictos explicar
diferencias y renegociar los significados comunitarios. Los significados renegociados son
necesarios para la conducta una cultura y son posibles gracias al aparato narrativo.

Si bien es necesario que una cultura tenga normas también lo es que contenga un conjunto de
interpretaciones que permita comprender las desviaciones de esas normas y hacer que tengan
sentido en virtud de creencias ya establecidas.

Barker propone que todas as personas actúan dependiendo del lugar y la situación en la que se
encuentran en cada momento

Esta regla de situación rige tanto para el discurso como para la acción. El principio propuesto
por Paul Grice capta bien la idea. El propuso 4 máximas: cualidad, cantidad, relevación y
manera.

Cuando una persona se comporta dentro de lo establecido por Barker o con las máximas de
interacción de Grice, no nos preguntamos el por qué, sencillamente porque esa manera nos
parece la adecuada.

VI- Aquí Bruner pasa a ocuparse del carácter dramático de la narración-

Burke propone que las historias para estar bien construidas deben constar de 5 elementos:
Actor, Acción, Meta, Escenario, e Instrumento y a estos debe sumárseles un Problema. El
Problema consiste en la existencia de un desequilibrio entre cualquiera de los 5 elementos
anteriores.

Narrar una historia supone ineludiblemente adoptar una postura moral.

Hay otra cosa característica de las narraciones bien construidas, lo que en otro lugar he
llamado su “paisaje dual”, esto quiere decir que los acontecimientos y las acciones del mundo
supuestamente “real” ocurren al mismo tiempo que una serie de acontecimientos mentales en la
conciencia de los protagonistas. Esto otorga a las historias un estatus moral y otro
epistemológico.

VII- Dada la especialización de los lenguajes normales para establecer constantes binarios, ¿Por
qué ninguno de ellos impone una distinción gramatical o léxica, radical y definitiva entre las
historias que son verdad y las que son imaginarias?

La ficción se disfraza con la “crítica de lo real” para conseguir su verosimilitud imaginaria


(esto quiere decir que lo falso hace referencia a lo real para para obtener verosimilitud).
Si la verdad y la posibilidad resultan un problema muy intrincado de resolver en las
narraciones, este hecho debería poner las narraciones de la PP a una extraña luz dejando al
oyente como si dijéramos perplejo respecto a qué pertenece al mundo y que a la imaginación.

Bruner plantea 3 hipótesis:

1ra: Entrar en las historias subjuntivas es más fácil, y resulta más sencillo identificarse con ellas.

2da: La segunda tiene que ver con cómo se aprende a distinguir “entre el baile y el bailarín”. Una
historia es la historia de alguien. A pesar de los esfuerzos literarios del pasado por estilizar al
narrador en un “Yo, Omnisciente”, las historias tienen inevitablemente una voz narrativa.

3ra: es más fácil vivir con versiones alternativas de una historia que con premisas alternativas de
una explicación científica.

VIII- Bruner explica el papel que desempeña la PP en forma narrativa, en la “organización de la


experiencia”. Le interesan 2 cuestiones, la Elaboración de Marcos o Esquematizaciones y la
Regulación Afectuosa. La primera proporciona un modo de “construir” el mundo. La manera
típica de enmarcar la experiencia es la modalidad narrativa, y según Jean Mandler lo que no está
enmarcado es muy posible que escape de nuestra memoria.

Bartlett dice que cuando nos esforzamos por recordar algo, normalmente lo primero que
nos viene a la mente es un afecto o una actitud cargada, es decir, que lo que estamos intentando
recordar es algo desagradable.

IX- Las narraciones dependen en una medida sorprendente del poder de los tropos, es decir, de la
metáfora la metonimia y la sinécdoque. Sin ellos las narraciones pierden su poder de ampliar el
horizonte de posibilidades. Ricoeur se refiere a la mimesis como “metáfora de la realidad”.

Interpretamos las historias por su verosimilitud, por su “Apariencia Verdadera”, o para ser
más exactos por su “Similitud con la Vida”.

No hay que confundir el proceso de pensar por un lado, y el “pensamiento puro” por el otro.
El primero es totalmente irrelevante para el ámbito del significado en su sentido filosófico: es
subjetivo, privado, sensible al contexto e idiosincrático, mientras que los pensamientos puros,
encarnados en proposiciones, son compartidos, públicos y susceptibles de escrutinio riguroso.

También se plantea que las oraciones “huérfanas” o sea que no tienen ni un dueño (alguien
que lo haya dicho y se pueda demostrar) ni se sepa cuando se dijeron quedan “fuera de juego”
por lo que no son analizables.
Capítulo 3 La Entrada En El Significado
I- Una de las formas de estabilidad social más poderosas radica en la posibilidad de narrar
historias. Los niños tienden a incluir en la narración los desvíos de los cánones establecidos.

II- Los niños aprenden a dar sentido narrativo al mundo y dar significado desde muy pequeños.

Pierce distingue entre icono, índice y símbolos, siendo el primero una relación de “parecido”
con su referente; el segundo funciona como una contingencia (Humo = Fuego); y el tercero
depende de un sistema de signos en que la relación de estos con su referente es arbitraria. El
significado simbólico depende de la capacidad humana de internalizar ese lenguaje especial
(Corona = Poder).

Luego de lo planteado por Chomsky sobre la adquisición del lenguaje muchos autores
científicos han opinado al respecto, de esas opiniones científicas, surgen 3 ideas:

La primera se refiere al hecho de que para adquirir el lenguaje, el niño requiere de interacción
con los adultos, ya que el lenguaje se adquiere utilizándolo y no adoptándolo.

La segunda plantea que determinadas funciones o intenciones comunicativas están muy bien
establecidas antes de que el niño pueda expresarlas lingüísticamente.

La tercera es un resumen de las dos primeras la adquisición del lenguaje es muy sensible al
contexto y esto hace que el niño capte mejor el significado lingüístico en un contexto particular.
Esto nos lleva a la pregunta original (¿cómo capta el niño el significado?).

Bruner plantea la “captación del contexto” para explicar cómo el niño adquiere el lenguaje.
Las reglas sintácticas solo pueden aprenderse como instrumentos con los cuales llevar a cabo
ciertos objetivos.

Existe en la práctica una captación protolingüística de la PP, antes de que el niño pueda
expresar o comprender estas mismas cuestiones mediante el lenguaje.

Si el niño menor de 4 años no está involucrado en la acción, no es capaz de explicar el error


del otro, pero en cambio si está implicado en la misma es capaz de ocultar información e incluso
de poner pistas falsas para no ser descubierto.

III- Bruner dice que para que una Narración de un niño esté bien construida son necesarias 4
constituyentes gramaticales: en primer lugar se necesita un medio que enfatice la acción humana;
en segundo lugar se necesita que se establezca y se mantenga un orden en las secuencias, que
acontecimientos y estados se encuentren alineados; en tercer lugar, la narración requiere una
sensibilidad para lo que es canónico y lo que no; y por último, se requiere algo parecido a lo que
sería la perspectiva de un narrador.
Una vez captada la idea de referencia (necesaria para manejar cualquier lenguaje) pasan a la
necesidad de narrar y centran su interés en la interacción humana. Este sería el primer requisito

El segundo requisito es la predisposición temprana del niño por marcar lo no habitual. El


acto mismo de hablar es un modo de marcar lo inusual frente a lo habitual

El tercer requisito es que primero que lo dominen los niños son las formas SVO (Sujeto-
Verbo-Objeto) luego incorporan las formas adverbiales (entonces, después) y finalmente las
casuales.

El cuarto requisito la perspectiva es utilizada desde muy temprano. (Función de Narrador)

Los niños entienden las proposiciones lógicas más fácilmente cuando forman parte de una
historia. Gracias a la cultura y las tradiciones conseguimos más material para la narración.

IV- Los medios narrativos están especializados para necesidades culturales determinadas, todos
estilizan al narrador como una forma del Yo, y definen algún tipo de relación entre narrador e
interlocutor

V- El niño aprende a jugar un papel en el drama familiar antes de que tenga que justificarlo,
contarlo o disculparlo.

Los niños escuchan acciones de sus propios actos contadas por sus padres o sus hermanos
mayores (Péntada de Burke: acción-meta-agente-escenario-instrumento).

Las narraciones se convierten en un instrumento para justificar la acción relatada

Mientras adquiere estas habilidades aprende a utilizar las argucias, adulaciones y engaños.
Pero aprende también muchas de las formas útiles de interpretación, lo que desarrolla una
empatía más penetrante.

VI- En esta parte Bruner cuenta el caso de una niña de 4 años llamada Emily, ella sufre muchos
cambios en su vida, los más importantes el nacimiento de su hermano (lo cual la saca del puesto
de hija única) y el ingreso a la escolaridad.

Los 3 logros más precoces y notables de los soliloquios de Emily son:

En primer lugar se produjo un dominio cada vez mayor de forma lingüística, sus primeros relatos
comenzaban ligando los sucesos mediante simples conjunciones. Luego empezó a utilizar
adverbios temporales, para culminar utilizando partículas casuales como los porqués.

En segundo lugar hay un progreso muy rápido del interés de Emily por lo canónico y habitual, u
por las formas para lograr distinguirlo de lo inusual.

En tercer lugar, Emily introducía una perspectiva y una evaluación personal en sus narraciones,
es la manera habitual de acción en una narración.
VII- Hay algo importante para lograr la coherencia de una cultura, y es la existencia de
procedimientos interpretativos que nos permitan juzgar las diversas construcciones de la
realidad.

Pertenecer a una cultura viable es estar ligado a un conjunto de historias interconectadas


aunque esa interconexión no suponga necesariamente un consenso

Cuando se produce una ruptura en una cultura esta puede vincularse con varias causas:

La primera seria la existencia de una profunda discrepancia sobre lo que es lo ordinario y lo


canónico en la vida, y qué es lo excepcional y divergente.

Una segunda amenaza que es inherente a la excesiva especialización retórica de las narraciones,
cuando las historias se hacen tan ideológicas y de motivación tan egoísta que la desconfianza
sustituye a la interpretación.

Ronald Dworkin compara el proceso de interpretación jurídica con el de la interpretación


literaria, muchos estudiosos de la jurisprudencia lo siguen en esa comparación.

Narrar no es solo un juego de niños sino es el instrumento para dar significado a la


cultura.

Los niños vienen con la intención de narrar su propias historias y nosotros les proveemos
más instrumentos para que puedan perfeccionarlas