Está en la página 1de 3

24 de Marzo

Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia

El Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia es el día en el que se conmemora en a


las víctimas del Proceso de Reorganización Nacional, que usurpó el gobierno del Estado nacional
entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983.

Desde 1930, nuestro país sufrió sucesivas interrupciones del orden democrático. La supresión de
los gobiernos elegidos por el pueblo, la represión, los conflictos que surgían entre los distintos
sectores sociales y la apelación a la violencia fueron frecuentes.

Entre 1976 y 1983 fue el comienzo de la dictadura cívico-militar, denominada proceso de


reorganización nacional, más siniestra que gobernó nuestro país. El golpe de estado que comenzó
el 24 de marzo, fue comandado por las fuerzas armadas derrocando al gobierno nacional, al
mando de Estela Martínez de Perón, y destituyendo a los gobernantes de las provincias. Nuestro
sistema de gobierno, basado en la Constitución Nacional, fue arrasado. En su lugar, se instaló
una junta militar encabezada: Jorge R. Videla (Ejército), Emilio E. Massera (Armada) y Orlando R.
Agosti (Fuerza Aérea). La junta militar gobernó tras plan sistemático de genocidio desde el Estado
que coordina con las demás dictaduras militares instaladas en los países Latinoamericanos
mediante el Plan Cóndor, un plan continental de represión hacia los sectores populares, y de
destrucción de los aparatos económicos de los diferentes países.

Los principales medios de comunicación privados, e influyentes grupos del poder civil, la
protección inicial del gobierno de los Estados Unidos y la pasividad de la comunidad internacional
promovieron y apoyaron el golpe y se hicieron cargo de la economía del país.

Las corporaciones económicas más poderosas impusieron un modelo Neoliberal bajo el liderazgo
del empresario y estanciero José Alfredo Martínez de Hoz, y se pusieron en práctica una serie de
reformas económicas. Su objetivo era frenar la inflación y estimular la inversión, pero en cambio,
la economía del país tuvo su peor momento, se privilegió el mercado externo sobre la producción
nacional, lo cual produjo el cierre de fábricas y el desempleo. La deuda externa creció más de un
570% afectando la inversión en salud, educación y aumento de pobreza. También aumentaron las
tarifas de los servicios públicos, hubo congelamientos de salarios y una total desinversión estatal.

Algunas acciones del nuevo gobierno fueron: Suspender la actividad política y los derechos de los
trabajadores, intervención en los sindicatos, prohibir las huelgas, disolver el Congreso y los
partidos políticos. También destituye la Corte Suprema de Justicia, interviene la CGT y la
Confederación General Económica (CGE), suspende la vigencia del Estatuto del Docente, clausura
de los locales nocturnos, ordena el corte de pelo para los hombres, quema miles de libros y
revistas considerados peligrosos, censura los medios de comunicación y se apodera de numerosos
organismos.

La dictadura implementó la desaparición sistemática de personas y funcionamientos de centros


clandestinos de detención y la desaparición de los hijos de detenidos, como también algunos
exilios forzados. En ese contexto, fue clave el rol de las madres y abuelas de plaza de mayo que
enfrentaron al poder militar, exigiendo la aparición con vida de sus hijos y nietos.

Las Fuerzas Armadas instalaron alrededor de 700 centros clandestinos de detención en todo el
país, emplazados en su mayoría en medio de las ciudades: cuarteles, comisarías, dependencias
militares y policiales, escuelas, empresas, fincas particulares y otros sitios de paso.

En la ESMA, Campo de Mayo, Pozo de Banfield y otros centros clandestinos de detención de la


dictadura, funcionaron verdaderas maternidades clandestinas, unos 500 hijos de desaparecidos
fueron apropiados como “botín de guerra” por las fuerzas de represión. Algunos niños fueron
entregados directamente a familias de militares, otros abandonados en institutos como NN, otros
vendidos. En todos los casos les anularon su identidad y los privaron de vivir con sus legítimas
familias, de sus derechos y de su libertad.

La represión en la dictadura completó y profundizó el esquema de persecución y exterminio de


personas que comenzó sistemáticamente con la Triple A, liderada por López Rega. Sufrimos la
desaparición forzosa de más de 30.000 personas de todas las edades y clases sociales. Centenares
de bebés fueron secuestrados con sus padres o nacieron durante el cautiverio de sus madres
embarazadas. La distribución de desaparecidos según profesión u ocupación fue: Obreros 30%
Estudiantes 21% Empleados 17% Profesionales 10% Docentes 5,7% Conscriptos y soldados 2,5
Amas de casa 3,8% Comerciantes 5% Periodistas 5% Religiosos 0,3%.

La operación conocida como la “Noche de los lápices”, que se desarrolló en septiembre de 1976,
implicó el secuestro y desaparición de un grupo estudiantes secundarios de la ciudad de La Plata,
que habían luchado en defensa de un boleto estudiantil. La mayoría de los jóvenes tenían
militancia política. Muchos ya habían participado, durante la primavera de 1975, en las
movilizaciones que reclamaban por el mismo, un beneficio conseguido durante aquel gobierno
democrático y que el gobierno militar de la provincia fue quitando de a poco. Durante su
secuestro, los jóvenes fueron sometidos a torturas y represión en distintos centros clandestinos.

Durante estos 7 años que duro la dictadura surgieron 2 hechos que quisieron encubrir lo que
estaba pasando en el país. Uno de ellos fue el mundial del 78 que fie una muestra de poder a un
mundo que queriendo o sin querer apañaba el terror estatal. Y el otro fue en el año 1982, con la
guerra de Malvinas que el régimen militar decidió, el 2 de abril, que las tropas argentinas
recuperaran las Islas Malvinas reclutando a jóvenes argentinos, sin instrucción militar, la mayoría
de los cuales provenía de provincias pobres del interior del país. La derrota en Malvinas y la fuerte
resistencia de los sectores populares obliga al gobierno militar a llamar a elecciones para el 30 de
octubre de 1983, en las que triunfó el candidato de la Unión Cívica Radical, Raúl Alfonsín.

El 2 de agosto del 2002 se establece la ley 25.633 cuyo artículo 1º establece: “Institúyase el 24 de
marzo como Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia en conmemoración de quienes
resultaron víctimas del proceso iniciado en esa fecha del año”. se conmemora y busca mantener
vivos en la reflexión y memoria social los tristes acontecimientos producidos en la última dictadura
militar. con el objetivo de tener presente los errores cometidos y las consecuencias terribles que
de ellos pueden desprenderse y, también de buscar justicia y dar luz a los acontecimientos que
tuvieron lugar en aquella triste etapa de la historia argentina.
Bibliografía:
 https://www.argentina.gob.ar/educacion/efemerides/24-marzo-memoria
 http://www.proyectoallen.com.ar/3/?p=7439
 http://www.espaciomemoria.ar/historia/
 http://www.espaciomemoria.ar/lugar
 https://ute.org.ar/24-de-marzo-dia-nacional-de-la-memoria-por-la-verdad-y-la-justicia/
 https://www.abuelas.org.ar/abuelas/historia-9
 http://educacionymemoria.educ.ar/primaria/6/terrorismo-de-estado/la-noche-de-los-
lapices/index.html
 http://www.mendoza.edu.ar/24-de-marzo-qdia-nacional-de-la-memoria-por-la-verdad-y-
la-justiciaq/
 https://www.youtube.com/watch?v=pc35S5tLZXQ
 https://www.youtube.com/watch?v=fUMV_6L-ZoE
 https://www.youtube.com/watch?v=SOk3MVQo59M&t=3s