Está en la página 1de 3

LA LEYENDA DEL CHON CHON

(Cuatro jóvenes, dos mujeres y dos hombres vestidos de campesinos, divagan sobre la existencia
de los mitos y leyendas, toman mate, al calor de un brasero en un comedor común)

JUAN: (al público) Cuenta la leyenda que había un brujo, que se echaba un ungüento en la caeza y
esta se le salía, a la caeza le salían alas, (hace gesto con los brazos) y patas, y garras, y que se
aparecía en las casas avisando que alguien se iba a morir.

MARÍA: ¡San Cipriano va para arriba. San Cipriano va para abajo!, ¡San Cipriano va para arriba. San
Cipriano va para abajo!....

JUANA: No si hay que echarle un par de pericos “oye pájaro retamboreao, ándate pa tu cuea será
mejor!

PEDRO: Son puras leseras no más, (mientras sigue tomando mate) no existen esas cosas, aquí hay
que preocuparse de los vivos no de los muertos.

JUAN: Pero compadre, si yo lo vi, era un pájaro negro, y muy grande que hacía TUE TUE!

PEDRO: Pero mira la tontera que me estay diciendo, si hay un montón de pajaros que hacen asi.

JUANA: Yo creo compadre que no hay que negar que si existe el bien, también tiene que existir el
mal, y este es un brujo malo.

MARÍA: Además dicen que cuando se aparece algo malo va a pasar

PEDRO: Y quisiera que se me asomara para darle una buena tanda, y mostrarle a tooos ustedes
que es una pura lesera esto del chon chon.

MARÍA: Oye no digai esas cosas, toca que se nos aparesca el brujo ese, no te viera no ma yo
rezando ahí de rodillas.

JUAN: Por allá por la cordillera, se dice que aparece, es una cabeza con alas

JUANA: Es un pájaro Negro

JUAN: Es la misma cosa, Los tue tue, los brujos, salen a volar por la noche, están gritando en la
noche, yo no le visto nunca, pero existen. Que son las cabezas de los brujos se salían, y dejaban el
cuerpo boca abajo pa no perderse.

MARÍA: hay que mirarlos de frente porque solo te pueden atacar de espalda

JUANA: Hay que decirle martes hoy martes mañana, martes toda la semana

JUAN: Y hacer una cruz de Salomón en la casa

MARÍA: y tener una cabeza de caballo arriba de la casa

PEDRO: oigan el monton de viejos mentirosos, si esas son puras tonteras no más, que pájaros o
que brujos, si son puras mentiras no más.
(SE ESCUCHA GRITO DEL TUETUE, TODOS SE VEN ASUSTADOS)

MARÍA: Te dije o no?

PEDRO: Pero eso pudo ser cualquier cosa no más po, mira que los brujos nos vienen a visitar.

JUAN: No te riai de esas cosas, no vei que puede venir por uno de nosotros

JUANA: El TUE TUE viene con la pela, y en una de esas puede venir por toitos nosotros.

(SE ESCUCHA NUEVAMENTE EL SONIDO DEL TUE TUE) (TODOS ARRANCAN DEL ESCENARIO)

BAILE DEL CHON CHON.

(ENTRAN LENTAMENTE AL ESCENARIO, COMO BUSCANDO SI AÚN ESTUVIERA EL CHON CHON)

MARÍA: Viste?, te dije que no había que tentarlo, que se aparece

PEDRO: soy porfiá mujer, si es cualquier pájaro

JUANA: Igual saliste corriendo

PEDRO: Porque todos corrían po, que más iba a hacer

JUANA: Igual le tení miedo

MARÍA: Si estos brujos son re peligrosos, bueno todas las brujas y los brujos son de temer

JUAN: Pero no todos los brujos son malos po, hay brujos que ayudan.

JUAN: Pero quizás esos brujos que ayudan también puede hacer el mal.

PEDRO: Pero si el bien y el mal existen, lo que no significa que alguien tenga poderes para hacer el
mal.

JUAN: estay super equivocado, las brujas existen, y lo saben hace ya re muchos años, ellos se
juntan pa allá pa manquehua y hacen sus fiestas y reuniones con todo muy bonito, hay incluso
servicio de plata y oro, pero naadita puedes sacar de ahí.

MARÍA: Incluso es más, muchas de esas andan por aquí, etre todos nosotros (todos miran al
público)

JUANA: Yo conocí un brujo una vez, le hizo un maleficio a una señora, y después de eso le pasaron
puras cosas malas.

JUAN: A mi me contaron que una vez a un viejito de allá pal valle lo invitaron a una de estas cenas,
y se quízo robar una cuchara que se metió en el bolsillo, y que tomo tanto pero re tanto, que
cuando despertó se metio la mano en el bolsillo y tenía un hueso adentro del bolsillo
PEDRO: mira viejito, esas también son puras mentiras, las brujas aquí son de esas que curan el
empacho, que curan el mal de ojo, que hacen remedios, esas son las brujas de la zona, y no tienen
pero nada que ver con esas brujas que son de afuera.

JUAN: a vo te va a aparecer el mismo diablo si seguí hablando así, no vei que hay tenerles respeto

PEDRO: Respeto yo le tengo a mi paire ya mi maire, esos son puros cuentos que inventa la gente.

MARÍA: Si po, no tení que desafiar así no vei que cualquiera de las personas que están aquí podrían
ser brujos, y enojaos son terribles.

JUAN: Ya se esta haciendo tarde y a mi me dan como miedo estas cosas.

PEDRO: si po, no te vaya a salir una bruja no mas (con burla)

JUAN: Como sabí, aparecen como na, como el culebrón, el cavilolén, la llorona, la viuda del Anca o
el burro que crece po.

PEDRO: Oye si serán brutos, ya maría vámonos no más que se empieza a poner helado y oscuro.

MARÍA: si vamole no mas.

(se escucha ruido de golpe y luego risas)

PEDRO: y si nos vamos todos juntos mejor, po si acaso digo yo….

(salen del escenario)

BAILE DE LAS BRUJAS

(Entra solo JUAN al escenario)

JUAN: y así es como nuestra tierra tiene sus historias, sus cuentos, sus leyendas, porque nacimos
en tierra mágica, y hay que sentirnos orgullosos, la cultura no solo son nuestros pueblos
autóctonos, ni solo lo que hace cada país, parte de la cultura es lo que la gente, habla, cuenta,
comenta, en las calles, en las plazas, no dejemos de tener nuestro corazón y nuestra mente abierta
a todo lo que nos puede sorprender. Viva Salamanca, tierra de leyendas y tradiciones.