Está en la página 1de 12

PRISION PREVENTIVA

INTRODUCCION:

Uno de los problemas que desde siempre generó gran preocupación es el relacionado con
la libertad del imputado en el marco del proceso penal. A su vez esta situación confronta
con la necesidad de asegurar el llegar a descubrir la verdad a partir de la aplicación de ley
penal. Esto parece romperse cuando frente a ello existe una demanda social que requiere
mayor seguridad y castigo.
Como consecuencia de ello el encarcelamiento cautelar a partir del dictado de la prisión
preventiva al detenido, tiende a responder esa necesidad social de ver de esa manera
restablecida la tranquilidad y evitar que aquel cometa nuevos delitos. Pero por otro lado
se violan derechos inalienables de las personas y se desvirtúa el fin para el cual fue creado
este instituto cautelar.
Este trabajo monográfico aborda temas inherentes a esta medida de coerción penal como:
diferentes conceptos mencionados por los distintos autores, antecedentes doctrinarios y
jurisprudenciales, legislación normativa interna de nuestro país, concepción de este
instituto a la luz de los diversos Tratados de Derecho Internacionales de derechos
humanos como la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que consagra el
derecho de la libertad personal en sus artículos 7,8 y 9; Como así también del Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que lo tratan en su artículo 9 y 14 inc 2,
entre otros. Asimismo se indicarán los aportes doctrinarios y jurisprudencia con respecto
a la duración y el plazo razonable de este instituto, como así también entre otros quien es
la autoridad competente para dictar esta medida cautelar, etc.
Para ello, se ha explorado la bibliografía correspondiente a los efectos de conocer sobre
este instituto procesal.
ANTECEDENTES DE LA PRISION PREVENTIVA:

El origen de las prisiones es remoto, sin embargo la privación de la libertad no es una


sanción antigua, en el Derecho Romano la prisión no se estableció para castigar a los
delincuentes, sino solo para custodiar a los procesados hasta que se dictara sentencia, por
lo que la llamada Prisión Preventiva se anticipó a la prisión en sentido estricto.

Coincide la doctrina en la idea de que el hombre primitivo no pensó en construir cárceles


para los transgresores de sus leyes, más bien tenía la idea de vengar la ofensa que
investigar las causas que influyeron en la comisión del hecho delictuoso.

La Prisión desde la etapa primitiva, hasta finales del siglo XVI pasando por el Derecho
Técnico Germánico, se ha utilizado fundamentalmente para guardar delincuentes, incluso
con ulteriores fines antropológicos, no como medio represivo en sí, y ello es resultado de
la concepción que sobre el delito y delincuente tiene la época; el hecho sancionable es un
mal, y el culpable un "perversus homo" no susceptible de corrección, sino de castigo
rápido y capital. En esta situación la cárcel custodia se impone frente a la prisión
entendida y aplicada como pena.

"La cárcel no ha sido inventada con la finalidad de reclusión, su razón originaria es la de


una medida cautelar apta para asegurar la disponibilidad del reo a los fines del juicio".1

Como la historia de las instituciones penitenciarias guarda paralelo con la evolución del
Derecho Penal mismo, fue hasta que quedó superada la idea de la eliminación del
delincuente, es decir, a través de su muerte o de su expulsión del grupo social, que logró
desarrollarse la idea de la prisión como pena.

La evolución arquitectónica de la prisión, estuvo muy ligada al desarrollo de la filosofía


que se tuviera con relación a la pena, en principio ésta fue tomada en cuenta para la
creación de la estructura para albergar al hombre delincuente;

Aparece primero en Francia, luego en Roma se construyó una prisión que consistió en
una pequeña rotonda, bajo techo sin luz, los guardianes a quienes estaban confiadas dichas
prisiones, le inferían muchos maltratos a las personas recluidas en ésta, utilizaban grillos,
cadenas, esposas y otros instrumentos de sufrimientos, que generalmente llevaban a los
reos a la muerte.

Al final del siglo XVI, en Ámsterdam, se establecieron los primeros recintos carcelarios
dentro de los regímenes reformadores. Las prisiones eran lugares utilizados con fines de
constreñimientos contra los deudores morosos, los prevenidos contraventores, luego vino
un gran adelanto con la construcción de las casas de corrección y de trabajo con fines de
reformas para los vagos, mendigos, pordioseros, prostitutas y los menores delincuentes.
En lo que respecta a la pena eclesiástica, se dice que la iglesia utilizó como prisiones los
monasterios y los edificios eclesiásticos, luego construyó sus propias prisiones que no
observaban los cánones eclesiásticos.

Se puede decir que la prisión, por su parte, es una institución utilizada desde tiempos muy
remotos, que ha cumplido con la función de asegurar que el que está acusado de cometer
un delito no evada la acción de la justicia.

La cárcel no nació para aplicar tratamientos a los delincuentes, ni para castigarlos, sino
como una medida de asegurar que el imputado se presente al juicio. En el siglo XVIII se
lleva a cabo la separación nocturna de los presos, creándose así la casa de corrección.

El modelo de corrección, fue establecido en Roma, en el año 1704, por Clemente XI, allí
los reclusos aprendían un oficio para trabajar en el día y en la noche se suministraba
instrucción elemental y religiosa, bajo el silencio absoluto.

Así arranca el gran modelo de la regeneración del individuo, puesto que nada se hace con
apresar a una persona y no tratar de que aprenda algún oficio para devolverlo a la sociedad
como una persona de bien y arrepentida.

Ya para el año 1800, surgió la Colonia Británica de América del Norte. En Filadelfia,
Estado de Pensylvania, Estados Unidos, se funda un establecimiento de prisión en Walnut
Street, el cual impuso un tratamiento de aislamiento celular continuo, diurno y nocturno,
bajo el régimen del silencio absoluto.

En 1820, surge en New York, un nuevo sistema de prisión, y el mismo se sustentaba en


la crítica que implantara el sistema de Filadelfia, o sea, tomaba la práctica del sistema
anterior, que era trabajos diurnos sin hablar y aislamiento nocturno.

Dejando la antigüedad atrás y yéndonos a la historia más reciente, la evolución de la


Prisión Preventiva en América Latina aparece que en las dos últimas décadas y ha tenido
lugar un proceso muy vigoroso de reformas al sistema de justicia penal. La Prisión
Preventiva ha evolucionado tanto, que casi en todos los países de habla hispana se ha
abandonado el sistema inquisitivo tradicional, que adoptaba esta medida cautelar como
una regla, y se ha remplazado por sistemas acusatorios, que la acogen como una
excepción.

La regulación de la Prisión Preventiva ha sido con probabilidad el tema más polémico de


aquellos relevados por las reformas a la justicia penal que ha tenido lugar en
prácticamente todos los países de la región.

Durante los últimos 20 años se inició en América Latina un proceso de reforma a la


justicia criminal que afectó con diversa intensidad y grado a los distintos países del
continente. Las razones que motivaron el proceso de transformación a la ley Procesal
Penal fueron los abusos a los derechos fundamentales en el contexto del proceso penal
inquisitivo y la poca eficiencia de este sistema en la persecución penal, siendo la Prisión
Preventiva la institución que más motivó a dichos cambios, entre otras.
CONCEPTO DE PRISION PREVENTIVA:

A continuación se detallan los conceptos de los más destacados autores acerca de esta
medida de coerción que es la prisión preventiva:

-La prisión preventiva es la medida cautelar de coerción más grave autorizada por las
leyes procesales, en contra del imputado, que se concreta mediante el encarcelamiento.
(Carlos A. Chiara Diaz)

-Es la medida cautelar de carácter personal más intensa pues una vez dispuesta y hecha
efectiva, el encarcelamiento perdura durante todo el trámite del proceso. (Francisco J.
D’Albora)- Código Procesal Penal de la Nación - Abeledo Perrot -2003-

-La prisión preventiva es el estado de privación de la libertad ambulatoria, dispuesta


por un órgano judicial, después de la declaración del imputado, cuando se le atribuye,
con grado de probabilidad, la comisión de un delito sancionado con pena privativa de
la libertad por la cual no proceda condenación condicional o, procediendo, existan
vehementes indicios de que intentará eludir la acción de la justicia o entorpecer su
investigación (Balcarce).

-La prisión preventiva ha sido definida como “la privación de la libertad del imputado
con el fin de asegurar el proceso de conocimiento a la ejecución de la pena” (ROXIN,
CLAUS, “Derecho Procesal Penal”; pág. 257, Editora del Puerto, Argentina, año
2000)

El profesor cordobés Dr. Alfredo Vélez Mariconde la define como aquel estado de
privación de la libertad que el órgano jurisdiccional impone al procesado (imputado)
durante la sustanciación del proceso, cuando se le atribuye un delito reprimido con
pena privativa de la libertad.

Arturo Zabaleta, afirma que “La prisión preventiva es la situación permanente y


definitiva por la que se priva judicial y formalmente al inculpado de su libertad durante
el tiempo que se estime conveniente a los fines de justicia”.

Carlos Fontan Balestra, afirma que la prisión preventiva tiene como meta exclusiva el
aseguramiento del proceso. La prisión preventiva es un mal necesario, se fundamenta
la necesidad que tiene la sociedad de tomar medidas de precaución contra quienes
presuntamente ha cometido un delito; es una medida de seguridad, un medio para
instruir los procesos y una garantía de que se cumplirá la pena.

Beccaria intenta legitimar el encarcelamiento preventivo, destacando el único


argumento válido y razonable, que es la necesidad. Referente a esto señala que “la
privación de la libertad no puede preceder a la sentencia sino cuando la necesidad
obliga. La cárcel es sólo la custodia de un ciudadano hasta en tanto que sea declarado
reo; y esta custodia, siendo por su naturaleza penosa, debe durar el menos tiempo
posible, y debe ser la menos dura que se pueda”.

Asimismo Ferrajoli afirma “la prisión preventiva constituye una fase del proceso
ordinario y es decidida por un juez. Así, en razón de sus presupuestos, de sus
modalidades y de las dimensiones que ha adquirido, se ha convertido en el signo más
evidente de la crisis de la jurisdiccionalidad, de la administrativización tendencial del
proceso penal y, sobre todo, de su degeneración en un mecanismo directamente
punitivo.”.

También sostiene Ferrajioli que: “La prisión preventiva obligatoria es verdaderamente


una contradicción en sus términos. La prisión preventiva se justifica solamente en casos
graves de peligro de falsificación de las pruebas o de fuga del imputado. Debería tratarse
de una medida absolutamente excepcional y acotada. No debería ir más allá de alguna
semana. Pero naturalmente eso implica un costo, porque el imputado podría ser culpable.
Pero la democracia implica ciertos peligros. Si la prisión preventiva es obligatoria
funciona como una pena anticipada y, por lo tanto, totalmente ilegítima.”
La prisión preventiva sólo se puede aplicar en la medida en que tenga fines procesales,
esto es, que pretenda resguardar la averiguación de la verdad y la aplicación de la ley
penal. Por ello, los únicos criterios válidos para imponerla son el entorpecimiento de la
investigación y el peligro de fuga probados en el caso concreto. De este modo, la
detención cautelar únicamente puede tener carácter excepcional; por supuesto, esta
coerción no puede ser más gravosa, ni durar más, que la propia pena. Debe existir una
sospecha relevante sobre el imputado y tener carácter provisional. Además, la medida es
legítima mientras se mantengan sus presupuestos de justificación. Por último, el Poder
Judicial debe garantizar un adecuado control de la legitimidad de las detenciones.

Como fuera mencionado al inicio, la prisión preventiva trata de una privación de libertad
como medida de precaución-tomada a fin de garantizar una efectiva investigación del
delito en cuestión, el juzgamiento del imputado y el eventual cumplimiento de la pena.
En ese sentido, y siguiendo un estricto respeto al principio legal relativo a la presunción
de inocencia, para efectos del presente trabajo esta definición de la prisión preventiva
abarcará tanto a aquellas personas detenidas e imputadas con un delito y en espera de
realizarse un juicio o salida alternativa; como a personas detenidas y sentenciadas en
primera instancia, pero cuyo caso está en proceso de apelación o revisión. Se excluye
evidentemente a aquellas personas privadas de libertad que se encuentran cumpliendo
condena mediante sentencia firme así como a personas detenidas por motivos ajenos a la
investigación y sanción de un delito por la vía penal. Esta posición tiene base en, primero,
el Artículo 2 del Título Preliminar del NCPP 2004, donde se lee que:

1. Toda persona imputada de la comisión de un hecho punible es considerada


inocente, y debe ser tratada como tal, mientras no se demuestre lo contrario y
se haya declarado su responsabilidad mediante sentencia firme debidamente
motivada. Para estos efectos, se requiere de una suficiente actividad probatoria
de cargo, obtenida y actuada con las debidas garantías procesales. En caso de
duda sobre la responsabilidad penal debe resolverse a favor del imputado.
2. Hasta antes de la sentencia firme, ningún funcionario o autoridad pública puede
presentar a una persona como culpable o brindar información en tal sentido.
Segundo, responde también al hecho de que, en Perú, el proceso de apelación admite una
revisión del caso tanto para cuestiones de hecho como de derecho, admitiendo incluso
presentación de nuevas pruebas. Tal como afirma Talavera, “[con el NCPP 2004] se ha
decidido configurar un recurso de apelación amplio, de modo tal que toda decisión final
es susceptible de curso de apelación y también se abre la posibilidad de ofrecer y practicar
prueba en la vista oral, configurándose de esta manera una verdadera segunda instancia”.
A esto vale anotar que en el transcurso de la investigación se encontró interpretaciones
alternativas del alcance delos términos “prisión preventiva”, “procesado” y “condenado”.
Así, por ejemplo, para el Registro Nacional de Detenidos y Sentenciados a Pena Privativa
de Libertad Efectiva (RENADESPPLE), del Ministerio Público, “los detenidos
procesados son aquellos cuyos casos han llegado a judicializarse y los sentenciados son
aquellos que tienen una sentencia de cualquier tipo”.4De igual formase manifestaron
expertos consultados, al señalar que “quien interpone apelación o nulidad contra sentencia
condenatoria es un condenado. La pena privativa de libertad impuesta es de inmediata
ejecución aun cuando haya interpuesto uno de esos recursos.”5Finalmente, el Instituto
Nacional Penitenciario (INPE), fuente de algunas de las cifras utilizadas en este trabajo,
explicó que “un interno será contabilizado como procesado hasta el momento en que
tenga una sentencia firme consensuada y ejecutoriada. Sólo cuando el Poder Judicial diga
que se acabó el proceso, pasa a sentenciado”.

PRESUPEUSTOS MATERIALES DE PROSION PREVENTIVA:

1. Presupuestos de las medidas cautelares

Básicamente, existen dos presupuestos que la doctrina reconoce y que son de suma
utilidad para marcar los lineamientos básicos en la adopción de las medidas cautelares: el
fumus boni iuris y el periculum in mora.
El primer presupuesto es el humo o apariencia de buen derecho, es la razonada
atribución del hecho punible a una persona y que, al igual que el primer supuesto, se debe
de sustentar en suficientes elementos de convicción. Este primer presupuesto está
representado por la imputación motivada y verosímil; vale decir, por la atribución de
responsabilidad penal por ciertos concretos hechos delictivos en oposición a una
concentra persona.
El periculum in mora o peligro en la demora es la imperante necesidad de conjurar
el riesgo derivado del retraso del procedimiento que pudiera provocar la ineficacia de la
resolución definitiva.
Entre los presupuestos formales para la imposición de las medidas cautelares y,
por ende, de la prisión preventiva figuran: la descripción breve de los hechos, la finalidad
específica de la medida, los elementos de convicción (prueba) que lo sustenta y el tiempo
de duración de la medida.
2. Presupuestos para la prisión preventiva en el CPP de 2004

La nueva ley procesal, en su artículo 268.1, establece los presupuestos para que el juez
decida la prisión preventiva:
 Que existan fundados y graves elementos de convicción para estimar
razonablemente la comisión de un delito que vincule al imputado como autor o
partícipe del mismo. La ley exige la necesidad que tiene el juez de evaluar los
elementos de convicción (prueba) que acompaña el fiscal en su pedido, de tal
manera que sirvan para sustentar la imposición de la medida. Lo que supone que
la labor investigadora preliminar debe relacionar al imputado con la comisión del
delito. En caso de existir suficiencia probatoria sobre el delito, pero sin
vinculación con el imputado, no se satisface este presupuesto. La disposición
procesal no hace distingo de participación delictiva (autor, cómplice primario o
secundario, instigador). Es el fumus boni iuris de la prisión preventiva. También
es del caso señalar que esta medida de coerción procede tanto por la comisión de
delito doloso como culposo.
 Que la sanción a imponerse sea superior a cuatro años de pena privativa de la
libertad. Al igual que la legislación anterior, nos encontramos con la probabilidad
de pena a imponer mayor a cuatro años que pueda merecer el imputado. Se trata
de posibilidad de pena en atención al delito que se imputa y de los elementos de
convicción (prueba) existentes. El análisis y razonamiento judicial debe llevarlo
a determinar, en vía de probabilidad y con las pruebas que presenta el fiscal, la
pena que podría imponer al imputado. No se trata de un prejuzgamiento, no solo
porque el juez que lo dicta no será el juez del juicio, sino de una prognosis de pena
de naturaleza temporal, útil solo para decidir sobre la prisión preventiva. En
consecuencia, no se trata de la pena conminada prevista en el código penal para
cada delito, sino de poner énfasis en la consideración del juez sobre la pena que
podría aplicarse sobre la base de la prueba existente.
 Que el imputado, en razón a sus antecedentes y otras circunstancias del caso
particular, permita colegir razonablemente que tratará de eludir la acción de la
justicia (peligro de fuga) u obstaculizar la averiguación de la verdad (peligro de
obstaculización). Este apartado exige la verificación del peligro procesal que debe
de estar ausente para evitar la medida de coerción. El legislador ha considerado
importante establecer las dos manifestaciones del peligro procesal y los criterios
que deben de observarse en cada caso: peligro de fuga y de obstaculización.

Como se puede advertir, el peligro procesal, en sus dos manifestaciones reguladas en


el CPP de 2004, tiene carácter esencialmente subjetivo y reconoce un amplio margen
de discrecionalidad al juez. A nuestro criterio, esta denominada discrecionalidad se
presenta no tanto al momento de estimar los criterios para determinar el peligro de
fuga o de obstaculización de la actividad probatoria, puesto que estos ya se encuentran
descritos en la norma procesal; sino al momento de estimar acreditados o no los
mismos. Claro está que la enumeración de estos criterios no es exhaustiva (numerus
clausus); pero ciertamente constituye un avance el hecho de incluirlos en el texto
normativo. El peligro de fuga se encuentra en relación con la posibilidad que el
procesado se sustraiga de la acción de la justicia y se imposibiliten el cumplimiento
de los fines del proceso. Por ello, este peligro, en términos positivos, supone el
aseguramiento de la comparecencia del imputado para determinar, en palabras de
Ascencio Mellado, el correcto establecimiento de la verdad o la actuación de la ley
penal. Con respecto a los criterios para determinar el peligro por temor de fuga del
imputado, el artículo 269 del CPP de 2004 establece los siguientes:

 El arraigo en el país del imputado, determinado por el domicilio, residencia


habitual, asiento de la familia y de sus negocios o trabajo y las facilidades para
abandonar definitivamente el país o permanecer oculto. Estos criterios
permiten establecer si el imputado, en razón de su familia, sus propiedades, su
domicilio, residencia habitual, su trabajo o bienes, está en condición de fugar
de la acción de la justicia. Así, por ejemplo, si el imputado comienza a vender
sus bienes o sus familiares empiezan a salir del país o se van de viaje, se puede
presumir que hay peligro de fuga. También se considera el hecho de que el
imputado tenga las facilidades para fugar u ocultarse, circunstancias que
pueden relacionarse con la naturaleza de su trabajo, medios económicos,
medios de transporte, etc. Es el caso del imputado o sus familiares que realizan
trámites para la adquisición de pasaporte o pasajes.
 La gravedad de la pena que se espera como resultado del procedimiento, que
constituye un elemento de mucha carga subjetiva (y que se encuentra más en
la esfera del imputado), dado que el delito que se le imputa prevé al imputado
una sanción penal muy severa. Lo que puede generar afán de eludir la acción
judicial, como sucede en los delitos de homicidio calificado o agresión sexual
de menores, en donde la pena a imponer resulta ser una razón de temor y de
posible fuga.
 La magnitud del daño causado y la ausencia de una actitud voluntaria del
imputado para repararlo. En relación a la redacción original, este apartado fue
modificado por la ley 30076, solo en términos cosméticos, puesto que se sigue
manteniendo el criterio de la gravedad del daño causado y la actitud del
imputado frente a ello. De modo que si el imputado no adopta una actividad
voluntaria de reparar el daño causado, esto puede ser un indicio de
concurrencia de peligro de fuga. Ahora bien, la inclusión de este criterio de
índole civil para la concurrencia del peligro de fuga es cuestionado, debido a
la introducción de un elemento ajeno a la punibilidad, más aún cuando el
imputado alega inocencia en la sustanciación del proceso penal.
 El comportamiento procesal del imputado o en otro procedimiento anterior,
en la medida que indique su voluntad de someterse a la persecución penal.
Constituye un criterio a considerar la conducta procesal positiva o negativa
del imputado ante la actividad judicial en las diligencias de cualquier fase del
proceso o en otros procesos. Por ello, resulta importante y hasta estratégico
para la defensa que el imputado se entregue en fase de investigación
preliminar o preparatoria ante la autoridad policial o fiscal. Lo contrario
sucede cuando el imputado intente fugar al momento de la intervención
policial, incluso repeliendo la intervención la fuerza pública.
 La pertenencia del imputado a una organización criminal o su reintegración a
la misma. En la redacción original del artículo 268 del CPP de 2004, este
elemento se consideraba como presupuesto material para imponer la prisión
preventiva; sin embargo, la ley 30076 lo incluye como un criterio para
determinar la concurrencia del peligro de fuga.

Por otro lado, con respecto al peligro de obstaculización de la actividad probatoria, es


válido mencionar que San Martín Castro, le niega la naturaleza cautelar y solo le atribuye
funciones aseguratorias de la prueba, que válidamente justifican la imposición de la
prisión preventiva. Para determinar el peligro de obstaculización de la actividad
probatoria, el artículo 270 del CPP de 2004 estatuye que se debe de tener en cuenta «el
riesgo razonable de que el imputado».

 Destruirá, modificará, ocultará, suprimirá o falsificará elementos de prueba. El


peligro radica en el hecho de que el imputado en libertad pueda incurrir en alguna
de las acciones señaladas. Naturalmente deben existir elementos materiales de
juicio para establecer que el imputado podrá alcanzar estos objetivos.
 Influirá para que coimputados, testigos o peritos informen falsamente o se
comporten de manera desleal o reticente. Cabe analizar en este apartado la
posibilidad de que el imputado pueda influir en sus coprocesados, agraviados o
testigos para que depongan, informen indebidamente o no cumplan con los
mandatos judiciales.
 Inducirá a otros a realizar tales comportamientos. El legislador ha previsto la
posibilidad de que el imputado pueda utilizar a terceros a fin de que procedan a
ejercer influencias en las personas indicadas en el apartado anterior.

Procedimiento para la imposición de la prisión preventiva

Conforme a la regulación procesal, corresponde al Ministerio Público pedir al juez la


prisión preventiva del imputado, para lo cual deberá acompañar los elementos de prueba
necesarios. De allí que el juez «atendiendo a los primeros recaudos» apreciará la
concurrencia de los presupuestos que establece la ley. Consecuentemente, la prisión
preventiva no procede de oficio ni a petición de parte, solo a pedido del Fiscal, lo que
no se contrapone con la facultad del juez a variar la medida “aún de oficio”» (artículo
255.2).
Como se aprecia, el pedido de prisión preventiva lo hace el fiscal; no se incluye a
la parte agraviada. Por lo general este requerimiento se hace conjuntamente con la
comunicación al juez sobre el inicio de la investigación preparatoria. No es necesario
que el fiscal haya solicitado antes la detención preliminar.
El juez de la investigación preparatoria cita a una audiencia judicial dentro de las
48 horas de producido el requerimiento fiscal, bajo responsabilidad. Es obligatoria la
concurrencia del representante del Ministerio Público, así como a del imputado y su
defensor; si este no asiste, «será reemplazado por el defensor de oficio» (artículo 271.1).
En estos casos, el juez actúa inmediatamente y cita a las partes a la diligencia para
escuchar sus posiciones. La citación al imputado obedece a la necesidad de ser
escuchado antes de la decisión judicial, pero su presencia es relativa. La Corte Suprema
se ha pronunciado respecto a la prescindencia del imputado a la audiencia judicial.
De acuerdo a la ley procesal, el juez dictará resolución en la misma audiencia sin
necesidad de postergación alguna. Ello se justifica por la naturaleza de la medida y la
afectación de la libertad personal del imputado, además de la inmediatez de la decisión.
Se prevé la posibilidad de que se imponga medidas disciplinarias contra el fiscal
y el defensor si por su causa se frustra la audiencia. Asimismo, el juez incurre en
responsabilidad funcional si no realiza la diligencia dentro del plazo establecido
(artículo 271.2). También se establece que si el imputado no asiste a la audiencia será
representado por su abogado defensor o el defensor de oficio.
Si el juez no considera fundado el requerimiento de prisión preventiva, puede
optar por imponer una medida de coerción menos intensa, como la comparecencia
restrictiva o simple.
La ley exige que la resolución que dicte el juez sobre la medida de prisión
preventiva deba ser especialmente motivada, «con expresión sucinta de la imputación,
de los fundamentos de hecho y de derecho que lo sustente, y la invocación de las citas
legales correspondientes» (artículo 271.3).

Duración de la prisión preventiva

Conforme a su naturaleza, la prisión preventiva tiene sus límites temporales: su


plazo no excederá de nueve meses y, cuando se trate de procesos complejos, el plazo
límite será de dieciocho meses (artículo 272). En esta última hipótesis, ha de estimarse
que el caso que se investiga debe haber sido declarado complejo, bajo los criterios de
número de imputados, agraviados, concurso de delitos, dificultades en la realización de
las pericias, principalmente.
La consecuencia natural del vencimiento del plazo señalado sin haberse dictado
sentencia de primer instancia es la inmediata libertad del imputado por mandato judicial,
sea de oficio o a pedido de la parte, sin perjuicio de que la autoridad judicial pueda dictar
concurrentemente las medidas necesarias para asegurar la presencia del imputado en la
sede judicial. Por ejemplo, el impedimento de salida del país, la detención domiciliaria
e incluso aquellas relativas a restricciones como: obligación de no ausentarse de la
localidad, prohibición de comunicarse con personas determinadas y pago de caución
económica (artículo 273).
En cuanto al límite temporal de la prisión preventiva, es importante resaltar que,
mediante la ley 30076, se modifica la institución de la prisión preventiva. Antes de la
modificatoria, el inciso 1 del artículo 272 prescribía: «Cuando concurran circunstancias
que importen una especial dificultad o prolongación de la investigación, y que el
imputado pudiera sustraerse a la acción de la justicia, la prisión preventiva podrá
prolongarse por un plazo no mayor al fijado en el numeral 2 del artículo 272. El Fiscal
debe solicitarla al Juez antes de su vencimiento». Ahora bien, con la modificatoria, el
texto normativo se lee de la siguiente manera: «Cuando concurran circunstancias que
importen una especial dificultad o prolongación de la investigación o del proceso y que
el imputado pudiera sustraerse a la acción de la justicia u obstaculizar la actividad
probatoria, la prisión preventiva podrá prolongarse por un plazo no mayor al fijado en
el numeral 2 del artículo 272. El fiscal debe solicitarla al juez antes de su vencimiento».
Dos son los extremos importantes de la modificación. En primer lugar, se agrega que la
dificultad no está referida solamente a la investigación, sino que incluye también al
proceso (etapa intermedia y juzgamiento); en segundo lugar, que el peligro procesal no
se restringe únicamente al peligro fuga, sino al peligro de obstaculización de la actividad
probatoria.
Corresponde al fiscal requerir la prolongación de la prisión preventiva, debiendo
el juez de la investigación preparatoria citar a una audiencia dentro de los tres días
siguientes con asistencia del fiscal, el imputado y su defensor. Luego de haber
escuchado las partes, podrá dictar resolución en la misma audiencia o podrá hacerlo
dentro de las setenta y dos horas siguientes. Esta diligencia es de suma importancia
porque el juez conocerá de los fundamentos que hace el fiscal sobre la necesidad de
prolongar la prisión del imputado, con vista de la documentación sustentatoria;
asimismo, tendrá en cuenta la posición del defensor e incluso oír al imputado.
También se ha regulado el supuesto en que el imputado hubiera sufrido condena,
pero la sentencia se encuentra en apelación, estableciéndose que en tal supuesto la
prisión podrá prolongarse hasta la mitad de la pena impuesta (artículo 274.4).
Es necesario señalar que, para efecto de cómputo del plazo, no se tendrá en cuenta
el tiempo que el proceso sufriera dilaciones maliciosas de parte del imputado o su
defensa. En los casos donde se declare la nulidad de lo actuado y se disponga nuevo
auto de prisión preventiva, «no se considerará el tiempo transcurrido hasta la fecha de
la emisión de dicha resolución»; lo que puede ser cuestionable si se tiene en cuenta la
efectividad de la restricción de la libertad y el hecho que amerita la nulidad no proviene
del imputado o su defensor. El mismo criterio se sigue tratándose de los casos anulados
en el fuero militar que pasan a la jurisdicción ordinaria, computándose el plazo «desde
la fecha en que se dicte el nuevo auto de prisión preventiva» (artículo 275.1 y 2).

Impugnación del mandato de prisión preventiva

El auto que resuelve la prisión preventiva puede ser impugnado dentro del plazo de tres
días de notificado. El juez concederá la apelación en un solo efecto; elevará lo actuado
dentro de las veinticuatro horas, bajo responsabilidad. La sala penal resolverá previa
vista de la causa con citación al fiscal superior y al defensor del imputado, dictando la
resolución en la audiencia o dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes, bajo
responsabilidad (artículo 278), entendiéndose la realización de una audiencia para
escuchar la opinión del fiscal y el defensor del imputado. Si la sala resuelve la nulidad
de la resolución de prisión preventiva, devolverá lo actuado al juzgado de origen o
dispondrá que pase a otro juez para que emita nueva resolución.

En el caso de apelación de la resolución que decide el requerimiento de prolongación de


la detención, será vista por la sala superior dentro de las setenta y dos horas siguientes de
recibido el expediente, con citación del fiscal superior y del defensor del imputado y
resuelta el mismo día o dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes, bajo
responsabilidad (artículo 278.2).