Está en la página 1de 23

0rigen y evolución del turismo

El turismo ha estado presente desde que comenzó la historia de la


humanidad. Cuando hablamos de los seres humanos nómadas o
sedentarios, hablamos de los primeros turistas. El turismo ha ido
cambiando junto con el hombre, de acuerdo a sus necesidades y
características, y es esto lo que provoca que el turismo incremente cada
vez más su importancia mundial.

DIFERENTES ETAPAS DEL TURISMO

 Las exploraciones geográficas para el intercambio comercial,


iniciadas en el siglo XV principalmente por portugueses y españoles
para buscar materiales que no tenían en su entorno. Luego éstas se
convertirían también en exploraciones científicas y políticas.
 Los viajes migratorios realizados por los conocidos como
Transhumantes principalmente para la expansión cultural.
 Los viajes religiosos, conocidos también como peregrinaciones que
comenzaron en la edad media.
 Los viajes políticos, entre los cuales se destacan las cruzadas
realizadas por la Europa latina cristiana y el Sacro Imperio romano,
con el objeto de restablecer el control del cristianismo.

La evolución del turismo esta dividida en épocas, cada una con


motivos y características del turismo que las hacen sobresalir. Éstas
son:

Época griega. Caracterizada por los deportes y fiestas religiosas


cuyos principales destinos eran Atenas, Delfos y Olimpia.
Época del imperio romano. Motivada primordialmente por el deseo
de expandirse territorial y religiosamente, por salud (aguas
termales), por descanso exclusivamente para los emperadores y
también para celebrar las fiestas dedicadas a sus dioses. Esta época
se caracteriza porque los romanos contaban ya con itinerarios de
viaje, sistemas de comunicación vial adecuados, prosperidad y paz
en el interior de su imperio y además las personas de alta jerarquía
contaban con tiempo de ocio para realizar los viajes.

Época de la edad media. Caracterizada por las cruzadas y las


peregrinaciones cuyo propósito era evangelizar. Para este momento
de la historia ya se reconoce al encargado del viaje como "guía
contratado".

Siglo XVI. Se inicia la incursión en los inventos y se caracteriza por la


educación abierta a todos, lo cual genera centros vacacionales
exclusivos para los estudiantes además de los viajes juveniles
conocidos como "Grand Tour" que cuentan con nombres específicos

para cada destino.

Siglo XVII. Viajes principalmente por salud donde se implementan


los centros turísticos termales que ofrecen hospedaje.

Siglo XVIII. Caracterizado por viajes a playas donde se realizaban


baños de mar, lo cual motiva el nacimiento de los pioneros de la
hotelería y el turismo.

Siglo XIX. Se aprovechan al máximo las vacaciones tanto de


estudiantes como de trabajadores y gracias a la revolución industrial
se llega a nuevos destinos, por lo cual crece el desarrollo de la
hotelería por categoría (hoteles, alojamientos, posadas, etc.) y
también nacen las agencias de turismo conocidas entonces con el
nombre de "intermediarios".

Siglo XX. Los viajes son motivados por la necesidad humana de


recreación y esparcimiento, salud, religión, negocios, estudios,
acontecimientos programados (festivales, olimpiadas, etc.) y, como
nuevos motivos la aventura en busca de experiencias diferentes y la
ecología, buscando lugares naturales alejados de las ciudades
contaminadas.
Siglo XX en adelante. Se viaja por trabajo, estudio, exploraciones,
eventos programados, comercio y por experimentar lo desconocido
o lugares totalmente diferentes al entorno cotidiano.

Las características del turismo en la actualidad son que el turista


puede prescindir del servicio de una agencia turística pues tiene a su
disposición el internet para programar sus viajes, los viajes de
recreación o esparcimiento tienen nombres propios de cada destino
("Cancún, el paraíso escondido"), los viajes producen un gran
impacto económico directo o indirecto para cada localidad, las
mujeres son cada vez más independientes y pueden costear sus
viajes y además el turista cuenta con productos turísticos
diferenciarios, osea paquetes según la experiencia que desee tener.

El turismo como tal, nace en el siglo XIX, como una


consecuencia de la Revolución industrial, con
desplazamientos cuya intención principal es el ocio,
descanso, cultura, salud, negocios o relaciones familiares.
Estos movimientos se caracterizan por su finalidad de
otros tipos de viajes motivados por guerras, movimientos
migratorios, conquista, comercio, entre otros. No
obstante el turismo tiene antecedentes históricos claros.

Edad Antigua

En la Grecia clásica se daba gran importancia al ocio, y el


tiempo libre lo dedicaban a la cultura, diversiones,
religión y deporte. Los desplazamientos más destacados
eran los que realizaban con motivo de asistir a los Juegos
Olímpicos de la Edad Antigua (las olimpiadas son los 4
años que transcurren entre dos juegos consecutivos en la
ciudad de Olimpia), a las que acudían miles de personas y
donde se mezclaban religión y deporte. También existían
peregrinaciones religiosas, como las que se dirigían a los
oráculos de Delfos y de Dodoma.

Durante el Imperio romano los romanos frecuentaban


aguas termales (termas de Caracalla), eran asiduos de
grandes espectáculos, como los teatros, y realizaban
desplazamientos habituales hacia la costa (muy conocido
es el caso de una villa de vacaciones a orillas del mar).
Estos viajes de placer fueron posibles debido a tres
factores fundamentales: la Paz romana, el desarrollo de
importantes vías de comunicación y la prosperidad
económica que posibilitó a algunos ciudadanos medios
económicos y tiempo libre.

Edad Media

Durante la Edad Media hay en un primer momento un


retroceso debido a la mayor conflictividad y recesión
económica consiguiente. En esta época surge un tipo de
viaje nuevo, las peregrinaciones religiosas. Éstas ya habían
existido en la época antigua y clásica pero tanto el
Cristianismo como el Islam las extenderían a mayor
número de creyentes y los desplazamientos serían
mayores. Son famosas las expediciones desde Venecia a
Tierra Santa y las peregrinaciones por el Camino de
Santiago (desde el 814 en que se descubrió la tumba del
santo), fueron continuas las peregrinaciones de toda
Europa, creándose así mapas, mesones y todo tipo de
servicios para los caminantes). En el mundo Islámico el
Hajiad o peregrinación a La Meca es uno de los cinco
Pilares del Islam obligando a todos los creyentes a esta
peregrinación al menos una vez en la vida. (Pavel)

Edad Moderna

Las peregrinaciones continúan durante la Edad Moderna.


En Roma mueren 1500 peregrinos a causa de una plaga
de peste bubónica. Es en este momento cuando aparecen
los primeros alojamientos con el nombre de hotel
(palabra francesa que designaba los palacios urbanos).
Como las grandes personalidades viajaban acompañadas
de su séquito (cada vez más numeroso) se hacía imposible
alojar a todos en palacio, por lo que se crearon estas
construcciones.
Ésta es también la época de las grandes expediciones
marítimas de españoles, británicos y portugueses que
despiertan la curiosidad y el interés por viajar.

A finales del siglo XVI surge la costumbre de mandar a los


jóvenes aristócratas ingleses a hacer el Grand Tour al
finalizar sus estudios con el fin de complementar su
formación y adquirir ciertas experiencias. Era un viaje de
larga duración (entre 3 y 5 años) que se hacía por
distintos países europeos, y de ahí proceden las palabras:
turismo, turista, etc.

El Grand Tour es un viaje motivado por la necesidad de


instrucción de estos jóvenes aristócratas que en un futuro
habrán de gobernar su país. Del conocimiento "in situ" de
la grandeza de Roma, París o Atenas así como de los
debates en los cafés de los grandes centros termales, los
viajeros deberían aprender cómo llevar las riendas de un
Imperio como el británico. Para algunos autores éste es el
auténtico fenómeno fundacional del turismo moderno ya
que surge como un fenómeno revolucionario en paralelo
al resto de transformaciones que se dan en la Ilustración.

También en esta época hay un resurgir de las termas, que


habían decaído durante la Edad Media. No sólo se asiste a
ellas por consejo médico, sino que también se pone de
moda la diversión y el entretenimiento en los centros
termales como por ejemplo en Bath (Inglaterra). También
de esta época data el descubrimiento de los baños de
barro como remedio terapéutico, playas frías (Niza, Costa
Azul) a donde iban a tomar los baños por prescripción
médica.

Con la Revolución industrial se consolida la burguesía que


volverá a disponer de recursos económicos y tiempo libre
para viajar. En la Edad Contemporánea el invento de la
máquina de vapor supone una reducción espectacular en
los transportes, que hasta el momento eran tirados por
animales. Las líneas férreas se extienden con gran rapidez
por toda Europa y Norteamérica. También el uso del
vapor en la navegación reduce el tiempo de los
desplazamientos.

Comienza a surgir el turismo de montaña o salud: Se


construyen famosos sanatorios y clínicas privadas
europeas, muchos de ellos llegan a nuestros días como
pequeños hoteles con encanto.
Es también la época de las playas frías (Costa azul, Canal
de la Mancha,…).

En 1841 Thomas Cook organiza el primer viaje organizado


de la historia. Aunque fue un fracaso económico se
considera un rotundo éxito en cuanto a precedente del
paquete turístico, pues se percató de las enormes
posibilidades económicas que podría llegar a tener esta
actividad, creando así en 1851 la primera Agencia de
Viajes del mundo "Thomas Cook & son".

En 1867 inventa el bono o Boucher, documento que


permite la utilización en hoteles de ciertos servicios
contratados y pre pagados a través de una agencia de
viajes.

Al estallar la Primera Guerra Mundial en el verano de


1914 se considera que había aproximadamente 150.000
turistas americanos en Europa.

Tras finalizar la guerra comenzó la fabricación en masa de


autocares y automóviles. En esta época las playas y los
ríos se convierten en el centro del turismo en Europa
comenzando a adquirir gran importancia el turismo de
costa.

El avión, utilizado por minorías en largas distancias, se va


desarrollando tímidamente para acabar imponiéndose
sobre las compañías navieras.

La crisis del 1929 repercute en el negativamente en el


sector turístico limitando su desarrollo hasta bien entrado
en 1932.

La Segunda Guerra Mundial paraliza absolutamente el


turismo en el mundo y sus efectos se extienden hasta el
año 1949.

Entre 1950 y 1973 se comienza a hablar del boom


turístico. El turismo internacional crece a un ritmo
superior de lo que lo había hecho en toda la historia. Este
desarrollo es consecuencia del nuevo orden internacional,
la estabilidad social y el desarrollo de la cultura del ocio
en el mundo occidental. En esta época se comienza a
legislar sobre el sector.
También éstos son los años en los que se desarrollan los
grandes núcleos urbanos y se hace evidente la
masificación, surge también el deseo de evasión, escapar
del estrés de las ciudades y despejar las mentes de
presión.

En estos años se desarrolla la producción de automóviles


en cadena que los hace cada vez más asequibles, así
como la construcción de carreteras y autopistas, permite
un mayor flujo de viajeros. De hecho, la nueva carretera
de los Alpes que atraviesa Suiza de Norte a Sur supuso la
pérdida de la hegemonía de este país como núcleo
receptor, ya que ahora los turistas cruzan Suiza para
dirigirse a otros países con mejor clima.

El avión de hélice es sustituido por el de reacción, lo que


supone un golpe definitivo para las compañías navieras,
que se ven obligadas a destinar sus barcos a los cruceros o
al desguace.

Todos estos factores nos llevan a la era de la


estandarización del producto turístico. Los grandes tour
operadores lanzan al mercado millones de paquetes
turísticos idénticos. En la mayoría de los casos se utiliza el
vuelo chárter, que abarata el producto y lo populariza. Al
principio de este período (1950) había 25 millones de
turistas, y al finalizar (1973) había 190 millones.

No obstante esta etapa también se caracteriza por la falta


de experiencia, lo que implica las siguientes
consecuencias como la falta de planificación (se construye
sin hacer ninguna previsión ni de la demanda ni de los
impactos medioambientales y sociales que se pueden
sufrir con la llegada masiva de turistas) y el colonialismo
turístico (hay una gran dependencia de los tour
operadores extranjeros estadounidenses, británicos y
alemanes fundamentalmente).

En los años 80`s se produce una internacionalización muy


marcada de las grandes empresas hosteleras y de los tour
operadores, que buscan nuevas formas de utilización del
tiempo libre (parques temáticos, deporte, riesgo, salud,…)
y aplican técnicas de marketing, pues el turista cada vez
tiene mayor experiencia y busca nuevos productos y
destinos turísticos, lo que crea una fuerte competencia
entre ellos. La multimedia y las comunicaciones
transforman el sector, modificando el diseño de los
productos, la prestación del servicio, la comercialización
del mismo de una manera más fluida.
La década de los 90 incluye grandes acontecimientos
como la caída de los regímenes comunistas europeos, la
Guerra del Golfo, la reunificación alemana, las Guerras
yugoslavas, etc., que inciden de forma directa en la
historia del turismo.

Se trata de una etapa de madurez del sector que sigue


creciendo aunque de una manera más moderada y
controlada. Se limita la capacidad receptiva (adecuación
de la oferta a la demanda, se empieza a controlar la
capacidad de aforo de monumentos, etc.), se diversifica la
oferta (nuevos productos y destinos), se diversifica la
demanda (aparecen nuevos tipos diferentes de turistas) y
se mejora la calidad (al turista no le importa gastar más si
la calidad es mejor).

El turismo entra como parte fundamental de la agenda


política de numerosos países desarrollando políticas
públicas que afectan a la promoción, planificación y
comercialización como una pieza clave del desarrollo
económico. Se mejora la formación desarrollando planes
educativos especializados. El objetivo de alcanzar un
desarrollo turístico sostenible mediante la captación de
nuevos mercados y la regulación de la estacionalidad.
También las políticas a nivel supranacional consideran el
desarrollo turístico con elementos tan importantes como
el Tratado de Maastricht en 1992 (libre tráfico de
personas y mercancías, ciudadanía europea,…), y en el
1995 la entrada en vigor Schegen y se eliminan los
controles fronterizos en los países de la UE.

Existe de nuevo un abaratamiento de los viajes por vía


aérea por medio de las compañías de bajo costo y la
liberación de las compañías en muchos países y la feroz
competencia de las mismas. Esta liberalización afecta a
otros aspectos de los servicios turísticos como la gestión
de aeropuertos
De este modo, a lo largo del siglo XX, el turismo transforma su posición social,
hasta tal punto que el turista define su posición social en base a su consumo.
Esto supone una transformación de los paquetes turísticos, ya que los
productos dejan de ser homogéneos para un grupo reducido de personas que
presentaban una cierta posición social, para ser productos heterogéneos para
un mayor grupo de personas, segmentándose el mercado turístico. Es por ello,
que la mayoría de los estudios turísticos van dirigidos a la segmentación del
mercado, y analizar los recursos o bienes que disponen cada región para
promocionar o desarrollar un turismo específico. Donde la Sociología del
Turismo tiene un rol importante en el análisis del fenómeno social del turismo y
del ocio, de las sociedades actuales del siglo XXI. Centrada en el estudio de
las relaciones, roles y motivaciones turísticas, de los agentes e instituciones
que intervienen en el sistema turístico. Además del impacto ocasionado por la
actividad turística en las sociedades emisoras y receptoras

Al desarrollar una actividad turística, cabe esclarecer los beneficios económicos


que generará dicha actividad en función de su coste, sin obviar la
complementariedad de las distintas infraestructuras y actividades que le
acompañan. Además de promocionar una imagen de marca, necesaria para
determinar el grado de influencia como destino turístico.

En este artículo se va a analizar como ya se mencionaba el turismo deportivo,


donde el deporte es lamotivación principal de este turismo como destacaba
Highman. Existen tres modalidades del turismo del deporte como destaca el
investigador Santana (2008): el turismo de eventos, el turismo de patrimonio y
el turismo activo. El primero haría referencia a la asistencia de eventos
deportivos, en el caso del cicloturismo serían las distintas carreras ciclistas, o
en caso del turismo de Running las distintas carreras de Running. El segundo
tipo de turismo consiste en la visita de lugares míticos donde el deporte ha sido
relevante con una gran trayectoria histórica. Donde destacar aquellas regiones
con puertos de montañas, o zonas verdes donde la práctica de un determinado
deporte es la principal motivación. Aquí cabe mencionar que el turismo más
maduro (fordista), como en el caso de la costa blanca el turismo de masas,
cuentan con una gran industria hostelera que ofrece una gran cantidad de
alojamientos aunque es necesario la complementariedad de equipamientos
deportivos para abastecer grandes eventos deportivos. Como en el caso de
Benidorm cuando celebró la World Championship Road del 1992. Entendiendo
éste como una excepción, ya que en la mayoría de los destinos turísticos de
sol y playa, el nivel de los eventos deportivos suele ser menor, debido a la
ausencia de complementariedad de equipamientos deportivos. Finalmente el
tercer tipo de turismo y enlazando con lo anterior, la mayoría de las regiones
enfocadas al turismo de sol y playa, dispone de pocas zonas con
potencionalidad para este tipo de turismo. No obstante, puede suponer una
ventaja para las zonas de interior, quienes ofrecerían sus propios recursos
turísticos al deporte y aprovecharían por otra parte, los recursos hosteleros de
las zonas del litoral para pernoctar, entiendo que la práctica del deporte es la
principal motivación que empuja este tipo de turismo descrito, denominado
turismo deportivo activo por Santana (2008)

El cicloturismo y el turismo de running suponen una vía para alargar la


temporada, sobre todo en aquellas regiones donde el turismo es más
estacional como en el caso de la Costa Brava. La mayoría de la población que
consume este paquete turístico, es un colectivo que practica este tipo de
actividad en sus hogares de residencia. Gran parte de estos turistas optan o
eligen aquellas regiones que poseen unos recursos climáticos aptos para
realizar estas actividades al aire libre, además del atractivo paisajístico,
patrimonio deportivo o en el caso del ciclismo infraestructuras como el carril
bici.

De esta manera, estas nuevas tendencias del turismo analizadas se clasifican


en un modelo postfordista, debido en primer lugar a la desconcentración
espacial. Teniendo como efecto la proliferación de múltiples o nuevos espacios
turísticos similares o distintos donde no existía anteriormente una actividad
turística. En el caso de las regiones donde ya existe una imagen publicitaria del
turismo, es más sencillo desarrollar esta nueva tendencia porque ya existe una
conciencia de la actividad turística y el destino está dotado de instalaciones
para el turista, pero en aquellas zonas donde no existe una demanda de
actividad turísticas es más complejo. El cicloturista escoge el destino en base a
la seguridad y comodidad que garantiza el destino en el desarrollo de la
práctica. En segundo lugar a la desconcentración temporal, las actividades
turísticas dejan de estar concentradas en determinados meses del año, a poder
realizarse a lo largo de todo el año. Finalmente el turismo postfordita es un
modelo menos estandarizado, más heterogéneo y fragmentado, la proliferación
de un gran número de turismo específicos como el turismo de running,
cicloturismo y skating están configurando un gran número de actividades de
ocio. Anteriormente limitadas por el turismo fordista.

En conclusión dentro de la disciplina de la sociología del turismo se está


desarrollando un nuevo modelo el turismo postfordista, que está definido en
base a los pilares de la sociedad del conocimiento, donde prima la
sostenibilidad social o bienestar social general, todo ello mediante al estudio,
planificación y configuración de una actividad turística bien gestionada, además
de una inversión donde prima la conservación del entorno social y ambiental
donde se desarrolla la actividad turística. El turismo fordista arraigado en la
Costa Brava consiste en la reducción de costes, estandarización de los
productos, y predominación de la cantidad frente a la calidad. Donde la
especialización es mínima y un inexistente nivel de exigencia. Gran parte de la
actividad turística queda configurada por los Tour Operadores, quienes
estudian y definen las estrategias empresariales, métodos de promoción y
comercialización.

Columnista Saúl Mira Cabrera

Agradecimientos
Agradezco el esfuerzo y ayuda proporcionada a la doctora Raquel Huete
Nieves durante estos años en el aprendizaje de la Sociología del Turismo.

Bibliografia

Santana, Manuel Ángel (2008). El cicloturismo como turismo específico en el


marco del turismo postfordista. El caso de la Vuelta Cicloturista a Maspalomas
(gran Canaria).
2. Introducción
El turismo, actividad que surge en el siglo XIX y adquiere
las características con que hoy se conoce a partir del siglo
XX, comienza a vivir una serie de transformaciones con la
llegada de las nuevas TIC. Los cambios radicales en la
estructura territorial en que se distribuye el turismo
-sitios de origen y destino turístico- así como en la división
del tiempo humano que le diera origen -tiempo libre y
tiempo de trabajo- llevan a una reformulación de la
actividad que va más allá de lo que en un primer vistazo
podría suponerse.
Aún hoy lo que caracteriza a la actividad turística, son los
viajes desde un sitio de residencia habitual hacia otro de
destino temporal, en los que a partir de la interacción de
dos entidades, turista y anfitrión, se construye una red de
nexos, significados y prácticas que con el paso del tiempo
han configurado escenarios en los que se observa un
territorio adaptado a ello: atractivos turísticos, vías y
medios de transporte, infraestructura de servicios para el
turista, instituciones de fomento y regulación de la
actividad. Sin embargo en los próximos años, estas
estructuras territoriales cambiarán en la medida en que
cambie la naturaleza del turismo. El presente documento
profundiza en algunos de los aspectos que trae consigo
esta transformación del turismo, partiendo desde un
punto de vista sociológico, pero considerando aspectos
que aproximan la reflexión a otras disciplinas como la
geografía, la antropología, la economía y la comunicación.
El documento se ha elaborado en cinco apartados, inicia
con la ubicación del objeto en un marco de análisis
sociológico, con una exposición detallada de la relación
turista-anfitrión. De este marco se deducen los elementos
fundamentales que caracterizan hoy la relación turística,
en dos categorías: espacio y tiempo. Por último se hace
una previsión del rumbo que podría tomar la actividad
para transformarse en algo nuevo que bien podría
denominarse ciberturismo.
3. El turismo, concepto moderno occidental
El turismo es una expresión de la sociedad
contemporánea, fruto de una serie de condiciones que
favorecieron su aparición y crecimiento. En la mayor parte
de la literatura especializada en el tema turístico, se hace
referencia al momento en que se origina la actividad, se
discute que no todos los viajes pueden considerarse
turísticos (Fernández Fúster, 1992), pues los viajes que
realizaron los colonizadores, las expediciones de guerra,
las migraciones o las exploraciones, forman parte de la
historia de la naturaleza humana, pero no tuvieron en su
época ni las dimensiones ni las características de los viajes
que hoy forman parte de la actividad turística; de otro
modo, cualquier viaje tendría que ser considerado
turístico, incluso aquellos que realizan los nómadas, los
migrantes, los exploradores entre otros.
Existe sin embargo, un cierto consenso (Cooper, 1992;
McIntosh y otros,1999; Acerenza, 1991; Molina, 1991;
Knebel, 1984; Smith, 1992) en ubicar el surgimiento del
turismo en el siglo XIX, en coincidencia con los avances
tecnológicos de la industrialización, que condujeron a un
mayor uso de los ferrocarriles y de los barcos a vapor, los
que a su vez permitieron que los viajeros se multiplicaran.
En este sentido el turismo se ha entendido como un
fenómeno de viajes masificados, ya sea por grandes
cantidades de viajeros o por grandes cantidades de viajes,
o una combinación de ambos. Algunos autores han
debatido sobre otros factores que distinguen a los viajes
turísticos, haciendo referencia a los fines que persigue el
viajero -descanso, recreación, placer- (Cohen, 1999), al
tipo de viaje -de ida y vuelta- (Ortuño, 1966), a las
condiciones del viaje -utilizando servicios turísticos- e
incluso al tiempo que se permanece fuera de la residencia
-más de una noche- (OMT) Todos ellos, más que factores
explicativos de la actividad parecen ser límites con fines
cuantitativos, cuya finalidad última sería llevar una
contabilidad de los viajeros turísticos, distintos a los
viajeros no turísticos.