Está en la página 1de 22

CHOQUE DEL DESTINO

Por: Blackpeque

En una de las mas concurridas calles de Moscú un auto negro se deslizaba con
suma tranquilidad, su conductora iba sumergida en sus propios pensamientos,
recuerdos de antaño y realidades presentes…sus manos golpeaban rítmicamente el
volante, siguiendo el ritmo de la música, doblaba la esquina cuando alzó la vista y vio
que justo frente de si se encontraba casi detenido un automóvil blanco, hizo lo posible
por frenar, pero el auto no se detuvo lo suficiente, así que un pequeño golpe en la
defensa trasera del otro fue el resultado; no fue un golpe duro, así que no hubo daños,
después de asegurarse de haber apagado el auto, la mujer morena bajó de el, y se
acercó para ver que tan catastrófico resulto ser el golpe, al parecer fue solo un “llegue”
y ambos coches no tenían mas que una abolladura y raspones; el otro automóvil era
conducido por una mujer castaña, sus piernas bajaron de su vehículo después de abrir
la puerta, Yulia alzo la vista rápidamente, y después bajo la vista para seguir
observando los daños y hacer un calculo mental de cuanto saldría reparar todo eso,
ella traía un traje muy bonito de saco y pantalón con una blusa azul, el cabello
recogido en una minúscula coleta con una perfecta raya al lado, la otra mujer traía
unos jeans, una playera roja y zapatos deportivos azul marino, su cabello era lacio y
su cuerpo muy bonito, ambas traían lentes obscuros de marca y conducían buenos
automóviles, la castaña se coloco junto y de igual forma miro el golpe.

-No saldrá muy caro- Dijo Yulia volteando a ver a la chica y subiéndose los lentes.

Los automóviles que circulaban por ahí pasaban de lado y algunos tocaban la
bocina, pero para Yulia al ver los ojos de a aquella mujer pareció haber perdido el oído,
no cabía en su asombro, la otra chica subió sus lentes hacia su cabello, dejando
visibles sus ojos también sorprendidos, Dios, que cambiada estaba, su cabello lacio,
castaño y su forma de vestir, mas sin embargo sus ojos, su mirada no cambiaba
aunque pasaran siglos. “¡Lena!” Dijo Yulia y la abrazo efusivamente, después los autos
siguieron tocando con mas insistencia.

-Creo que debemos movernos- Dijo Lena frotando la espalda de Yulia.


-Si…- Yulia se separó y ambas subieron a sus autos para moverlos.
* Ya que no estorbaban, volvieron a bajar.
-¿Sabes Lena? Yo puedo mandar a que arreglen los autos, si quieres, o sino, mándalo
a arreglar donde quieras y me mandas la factura ok… pero como tu quieras.
-Pues… para mi es mas cómodo que tu te encargues de ello- Sonrió.
-Bueno, todo esta dicho, no tengo prisa, que te parece… digo, si tu puedes, si nos
tomamos un café o algo, hay tantas cosas que tenemos que contarnos…
-Mmm…- Miro su reloj -Esta bien…
-Bien, dejamos los autos en la compañía, junto hay un café, vamos y después pido un
auto que te lleve a tu casa, o a donde quieras… es mas rápido y cómodo así ¿no te
parece?
-Si, por mi no hay problema…

Los coches fueron dejados en un lujosos edificio en una de las zonas céntricas de la
ciudad, el café que estaba a media calle iba de acuerdo con todo ese ambiente
ejecutivo, caminaron unos pocos metros, en silencio, Yulia no podía creerlo, caminar
de nuevo junta a esa chica que tantas veces había sido tan buena compañía, tan
buena conversadora, ahora tan distante y tan callada, estaba totalmente diferente, no
podía culparla, ahora era toda una mujer, no la niña que alguna vez conoció… Lena no
podía creer lo que veía, Yulia era toda una mujer de negocios, su ropa lo decía, su
forma de caminar, su auto, su mirada, su madurez, todo decía a gritos que esa era
una mujer de éxito…

-Dios, que cambiada estas- Dijo Yulia para romper el silencio estando ya sentadas en
una de las mesas interiores del café…
-Han sido 3 años Yulia- Dijo Lena con dolor y poniendo lo que se llama una mirada de
reproche a la morena.
-Si… este, respecto a ello, yo…- Una carta de menú pasó frente a su cara
-¿Desean ordenar?- Interrumpió un joven mesero con una sonrisa en la cara, la cual
estaba cubierta de espinillas adolescentes, al parecer las dos se compadecieron del
chico e hicieron su orden.
-Moca frió… ah y un pastel de moras
-Te helado por favor, y…
-Galletas de canela- Completó Yulia -Supongo que aun son sus favoritas- Dijo viendo al
muchacho y como queriendo explicar el por que de su interrupción
-Si, aun lo son- Dijo viendo a Yulia
* El muchacho anoto lo pedido en una libretita y se retiro
-No he cambiado tanto como tu creíste, y por lo que veo tu tampoco, ordenaste tu
favorito.
-Jajaja, si, así es.
-Y… a donde ibas tan distraída?
-Bueno, tuve junta en el colegio con Vika y como no he tenido mucho trabajo… pues
no tenia tanta prisa por llegar.
-¿Ya esta en la escuela?
-Si, segundo año de Kindergarten…
-Dios como pasa el tiempo.
-Si Lena, es lo mismo que digo, 3 años en los que no supe casi nada de ti.
-He estado viajando, deje la música hace 2 años, el ultimo concierto que tuve fue en
Australia y fue un fracaso, desde ese día me he dedicado simplemente a viajar, hice
una maestría y acabo de terminar mi doctorado, los empecé juntos, y ahora que
termine, decidí venir a Rusia, recién llegué ayer y llegué para empezar de cero…
-Ah, ya veo…
-Y… bueno, no te pregunto como te ha ido, por que a leguas se ve que muy bien, los
periódicos no mienten: “Yulia Volkova, productora: de gravar en los estudios con
t.A.T.u a tener uno propio para sus nuevos proyectos”- Hizo un ademán como si
mostrase un espectacular en el viento -Quien lo diría
-Si, es lo mismo que me pregunto todos los días…
-¿Jamás has podido dejar la música verdad? Jamás podrás- Lo ultimo lo dijo para si
-¿Y tu? Podrás Lena
* Lena estaba a punto de contestar cuando el mesero se acercó de nuevo, pero esta
vez con la corola con las órdenes en la mano
-Aquí esta lo que pidieron señoritas- Dijo sonriente, la verdad se veía que era un chico
muy agradable, y había algo en esa sonrisa que hacia que las chicas no lo quisieran
ahorcar cada que aparecía para interrumpir su platica.
-Gracias… mmm…- Decía Yulia tratando de ver el nombre del chico en su gafete
-Vladimir, Vlad
-Gracias Vlad- Dijo Lena con una tierna sonrisa
* Cuando el chico se hubo ido…
-Aún tienes esa sonrisa también
-Yulia, ni que hayan pasado siglos desde la ultima vez que nos vimos- Dijo dándole un
sorbo a su te
-Para mi así lo ha parecido- Dijo viendo sus ojos y metiéndose un trozo de pie en su
boca -Además, te ves tan distinta, mira que le has hecho a tus graciosos rizos y a tu
cabeza de zanahoria- Decía al mismo tiempo que comía y despeinaba la cabellera
otrora roja
-Veo que tus modales siguen siendo tan refinados como siempre
-Hay cosas que nunca cambian- Dijo riendo

La platica siguió, con sus momentos de silencio y quietud y con otros de


exagerados movimientos y sonidos…Yulia en los últimos años se había vuelto una
persona muy perceptiva y ahora que su vida tenia un poco mas de orden se había
dedicado al estudio del feng sui, debido a ello ahora se había vuelto mas “creyente” en
el destino y todas esas cosas, fue esa razón la que la hizo evadir el tema de los
sentimientos, cada que lo trataban de abordar algo pasaba, interrupciones, tensión en
el ambiente, silencios eternos, en fin, todo eso la orillo a recordar, si, pero de una
manera mas fría y a la vez menos dura, datos de su infancia, memorias divertidas, sus
viejos trabajos, experiencias chistosas durante el tiempo en el que no se toparon,
infinidad de cosas minúsculas, que sumadas armaban el rompecabezas de su vida… las
piezas faltantes después se reunirían, ese día quería asegurar otro encuentro con Lena,
y no haría nada para perturbarla…
Lena por su parte, notó lo evasiva que se encontraba Yulia, y por una extraña
razón, le agradaba, no quería incomodarse ante dolorosos recuerdos y actuales
reproches que quizás eran necesarios y reales, pero que no venían al caso ahora, todo
quedó en el pasado, y la herida había sanado, no era su mayor deseo sentir de nuevo
un escozor en ella… ver a Yulia de nuevo no fue lo mas grato al principio desde su
arribo a Moscú, pero si lo mas gratificante, ver de nuevo a ese rostro que durante
muchos años conoció y ahora desconocía; Lena había intentado rehacer su vida y
ahora no quería tocar el tema de su pasado, mas sin embargo ese día se había
reencontrado con el mismo encarnado en la persona que ahora tenia enfrente
conversando… dios, ahora era una buena conversadora, tenia tacto, siendo que la
misma Lena ya lo había perdido, lo perdió después de casi 3 años de carrera solista y 2
de enfrentarse a la ruda realidad, tener empleo, ser empleada, trabajar por lo que
quería.
Muchas personas se quedaban observando a Yulia, otros asiduos al lugar
simplemente la ignoraban y otros cuantos ni se habían percatado de su presencia.

-Lena, es increíble llevamos casi 2 horas charlando, tengo que ir por mi hija… y
seguramente tu no deberías estar perdiendo el tiempo conmigo- Rió un poco
-Jajaja, si, se lo que quieres decir- Rió un poco también
-Entonces llamaré a una camioneta para que venga por nosotras, ¿te parece si te
acompaño a tu casa? Digo después tengo que ir por Vika
-Si, si no te quita tiempo y no es mucha molestia, no me molestaría que me
acompañaras a casa- “Dios… ¿por que dije eso?” pensó Lena
-Perfecto… este, puedes pedir la cuanta en lo que llamo- Dijo mostrando el auricular
que ya tenia pegado a la oreja.
-Si- Lena alzo la mano, pero nadie la atendió
-Si… gracias…- Yulia colgó -¿Que pasa? ¿No te atienden?- Pregunto y alzo la mano
llamando al mesero
-¿Dígame?
-La cuenta por favor… ah, me desilusionó jovencito, mi amiga levanto la mano para
pedir la cuenta y usted no la atendió.
-Oh, disculpe señorita- Dijo notoriamente apenado con Lena -Ahora mismo le traigo su
cuenta
-Yulia, no tenias que ser tan grosera- Dijo Lena como regañando a la morena
-Pero es que…
-Esta nervioso es todo
-Ok
* El joven llego, con la cuenta
-Aquí tienen.
-Gracias, y no te preocupes, se que estas nervioso, relájate un poco
-Gracias
* Yulia puso el dinero sobre la charola
-Yulia, no deberías…
-Nada, yo te choque, yo pago
-Este…- Dijo el muchacho -Señorita Volkova, me podría dar su autógrafo- Dijo
mostrando su libretita
-Si, como no- Dijo entre confundida y amable
-Gracias- Tomo la libreta –Lástima que t.A.T.u se desintegro, era gran fan de la
señorita Katina y usted, en especial de la Señorita Katina- Le guiñó el ojo y se retiro
con el dinero
* Yulia lo miro interrogante, y después volteo a ver a Lena
-No te reconoció…
-Jajaja, así es… por que crees que sucedió el gran cambio
-Yo…
-La camioneta esta lista señorita…- Dijo el chofer tocando el hombro de Yulia
-Gracias… vamos Lena- Y extendió su mano al momento en que se paraba, para así
ayudar a Lena a pararse, Lena la miro con melancolía, la tomo y se puso de pie, al
haberlo hecho, Lena tomó su bolso y soltó la mano blanca de Yulia. La morena se
sintió mal por ello, pero intento disimularlo.
* Ambas subieron a la parte trasera de la camioneta
-Lena, en verdad se me ha hecho tarde, te molestaría acompañarme por Vika al
colegio, no quiero que le pongan una sanción por mi culpa.
-Mmm, no, no hay problema… y por que le tendrían que poner una sanción a ella.
-Jajaja- De rascó la cabeza, algo típico en ella -Recuerdas que te habla de la junta de
hoy… bueno, pues, hoy la maestra me citó por que últimamente he estado llegando
algo tarde por Vika, ella dice que eso afecta emocionalmente a la niña… yo he estado
muy ocupada, replique, ella sonrió y me dijo que lo sabia, que entendía todo eso y que
no me preocupara tanto ya que no soy la única madre a la que eso le sucede, la
directora lo sabe, y por ello ordenó que los maestros le comunicaran a los padres que
iba a tomar “represiones” es decir, iba a bajar un punto en puntualidad para los niños…
Lena yo se que tu sabes de psicología, ¡eso les va a afectar mas a los niños! Es una
trampa cruel, se va contra nuestras fibras mas sensibles…- Decía Yulia exaltada.
-Jajaja, lo sé, me imagino “mami, por tu culpa me bajaron un punto, mis amiguitos
dicen…” bla bla…
-Si que vergüenza ¿no? Mi hija va a creer que soy una irresponsable, que ejemplo le
estoy dando- Yulia se sonrojo
-No digas eso, has sido una excelente madre…
-COF, COF- Tosió el chofer -Señorita a donde vamos
-Jajaja, que cosas… al colegio de Vika, por favor.
-Ok- Dijo el hombre accionando la camioneta.
-Lena… ¿has pensado tener hijos?- Pregunto Yulia como de la nada.
-Si…- Dijo viendo al vació -¿Por que lo preguntas?- Volteando a verla
-No lo sé, has cambiado tanto que no se si aun quieras tenerlos
-Yulia tu bien sabes que sí, siempre lo supiste- Rió un poquito -Jamás pensé que tu
resultarías siendo madre antes que yo.
-Sabes Lena, a veces me gustaría que todo hubiese sido planeado, Vika es lo mejor
que me ha pasado, pero hubiese sido mejor si lo hubiese planeado antes… digo… ¿me
entiendes?
-Si Yulia.
-Aquí es…- Dijo el chofer deteniendo el vehículo. Yulia bajó
-¡Mami!- Grito la pequeña rubia corriendo a los brazos de Yulia, esta se acuclilló y
recibió en sus brazos a la pequeña niña
-Hola nena, ¿como has estado?- Dijo alzando a la niña.
-Bien mami, me pusieron una estrellita- Dijo enseñando una calcomanía dorada sobre
su frente, enmarcada por su blanco rostro y sus graciosas trencitas doradas; esa niña
siempre le arrancaba a Yulia una sonrisa, pasara lo que pasara, era tan tierna y tan
inteligente, sus ojitos azules como los de ella siempre brillaban y era lo único
constante en su vida, sus pequeños labios reían delatando que era una niña traviesa,
al igual que alguna vez lo fue su madre. Yulia la miraba sorprendida, ¿como algo tan
perfecto podía venir de ella si ella misma era un caos?, sus moñitos rosas se movían y
sus mejillas tenían unos bonitos hoyuelos.
-Me alegro mi vida.
-Sra. Volkova- Dijo la maestra junto
-Dígame- Volteo Yulia con una sonrisa
-Me alegra mucho que este puntual.
-Jajaja, a mi también- Rió Yulia
-¡Y a mi!- Grito la niña
-Se merece una estrella, ¿no cree?- Dijo mirando a la maestra.
-Así es- Rió y despego una estampa de la planilla -¿Puedo?- Pregunto viendo a Yulia
-Claro- Rió.
-Jajaja- Rieron las dos.
-Mami, me llevas a comprar un helado- Dijo la niñita revolviéndose en sus brazos.
-Mmm, déjame ver- Dijo Yulia -Jajaja, creo que si, te lo mereces.
-¡Genial!- Dijo la niñita -Entonces no te tardes, vamos vamos-haciendo que Yulia la
bajara.
* Estando en el suelo, la niña corrió para la puerta abierta de la camioneta
-Vika es una niña muy activa- Dijo la maestra mientras ambas veían a la niña subir
-Si…- Voltearon a verse.
-Ella…
* La niña “escalaba” para subir al asiento, cuando casi estaba arriba sus ojos
prácticamente se desorbitaron.
-Hola- Dijo Lena sonriendo, la niña la miro inquisitiva -Soy Lena
-Vika Volkova- Extendiendo su diminuta mano.
-Ah- Lena sonrió, y estrechó la diminuta mano
-Mucho gusto- Dijo la niña con su tierna voz infantil
-Lo mismo digo.
-Mi mamá me va a llevar a comer helado- Dijo con seriedad, como queriendo iniciar
una platica
-¿En serio?- Pregunto Lena
-Si, por que conseguí una estrella… mira- Señalando de nuevo su estrella.
-Que bonita.
-Si, es la más brillante- Dijo la niña
-No lo creo
-¿No?- Pregunto la niña intrigada
-No, tu eres la estrella mas brillante- Dijo Lena tocando su naricita
-Jajaja, eso es lo que dice mi mamá
-Para que veas que es la verdad…- Volvió a rozar su nariz
-Y también hace eso…- Dijo
-¿En serio? Entonces creo que yo se lo enseñe…
-¿Eres amiga de mamá?- Dijo interesada y abriendo sus ojos azules
-Sí, y tu te pareces mucho a ella…
-Ah…
-¿Que pasa señoritas?- Dijo Yulia entrando con una sonrisa unos 5 minutos después
-Lena, tú y yo vamos a ir a comer un helado
-¿Como?- Dijo Yulia volteando a ver a la ahora castaña
-Jajaja, si, ella me invito y no pude negarme.
-Bien, entonces vamos por uno- Yulia ordeno al chofer, cerró la puerta y juntos se
encaminaron a la heladería preferida de Vika, una que quedaba cerca de la plaza roja.

Yulia terminó sentada junto a Lena por que Vika quería ver por la ventana, era algo
que le encantaba hacer, así que ahora estaba hincada viendo por la ventanilla cerrada,
esa era la única condición, nunca abierta, a menos que Yulia se asegurara de estar
segura y ella o sus abuelos la sostuvieran.

-Dios, esta enorme


-Si, dijo Yulia, tiene 5 años ya
-Como pasa el tiempo- Dijeron ambas suspirando
-Mami, ¿por que no trajiste el coche?- Pregunto Vika volteando a ver a su madre -Es
mas divertido, se ve mejor
-Jajaja, es que, se descompuso nena, el de Lena igual, por eso ella nos acompaña
-Ah, cuando va a estar bien
-No sé, pronto- Volteo a ver a Lena como queriendo decir lo contrario.
-Yulia…- Susurro Lena y volteo a ver por la ventana
-¡Llegamos!- Gritó la niñita bajando del coche después de que el chofer abriera la
puerta
-Vika no corras- La regañó Yulia.
-Déjala, tu chofer la esta vigilando- Dijo Lena intentando bajar del coche, señalando
con su rostro al hombre de traje negro que perseguía la pequeña.
-Dios, no entiendo de donde saca tanta energía- Suspiro Yulia
-Se parece a su madre, es todo- Lena recordó que lo primero que pensó Lena cuando
la niña subió al auto fue que tenia un enorme parecido con Yulia.
-Que afortunada es- Dijo Yulia sonriendo vanidosamente.
-Espero que no se parezca en eso también- Dijo Lena bromeando.
-Jajaja, graciosita- Rió irónicamente
-Jajaja
-Entremos- Dijo Yulia haciendo un ademán para que Lena pasara delante de ella.
-Gracias… que damosa estas hoy
-Yo siempre señorita Katina, yo siempre…
* Ambas entraron, la pequeña Vika ya estaba sentada en una mesa, frente al chofer,
sonriendo, movía sus piesecillos impacientemente
-Mami, por aquí- Grito.

Yulia sonrió y enseguida ambas caminaron hasta la mesa y tomaron asiento, la


niñita se sabia de memoria el menú, así que recomendó a Lena un helado que
seguramente le iba a encantar… vainilla… sin querer la niña atino al blanco, el helado
de vainilla era el favorito de Lena, el de Yulia fue de moka y el de la pequeña: una
extraña combinación de zarzamoras y chocolate, Yulia le robo una probadita al helado
de ambas, al final las embarro de helado.

-¿Ahora quien es la chistosita Volkova?- Dijo Lena limpiándose el helado con la lengua,
al ver que aun faltaba algo, Yulia con delicadeza y una servilleta limpio el rostro de la
pecosa, Lena aparto con la misma delicadeza la mano de Yulia y después vio como la
pequeña Vika las miraba. Yulia volteo
-A ver monstruo, déjame quitarte esto- Y así limpio el rostro de su hija, cuando hubo
terminado de hacerlo la niña salio a los juegos del local.
* El chofer que había estado bebiendo una malteada dijo:
-Voy a cuidarla- Se puso de pie y salio de ahí.
-¿Por que?- Pregunto Yulia
-Por que ya no tienes que fingir, todo se acabó, ¿recuerdas?
-Lena, yo no tengo que fingir el cariño que te siento…
-Entonces por que, cuando recién había nacido Vika, ¿solo ante las cámaras o publico
me abrazabas?
-Porque tú me rechazabas cuando estábamos solas.
-No es cierto…
-Si lo es…
* Lena volteo y miro a trabes del gran ventanal, donde podía ver a Vika en los
columpios
-Dios, Vika… lamento no haber estado estos 3 años, ahora soy una desconocida frente
a ella…
-No es cierto, ella solo no te ha reconocido- Dijo Yulia bebiendo un poco de té.
-¿Aún sigo siendo su tía?- Pregunto con cierto tono de inocencia a la de ojos azules.
-Claro pecosa.
* Lena sonrió y volvió a mirar por la ventana. El celular de Yulia sonó
-¿Diga? ¡Dios! Lo había olvidado… si, tratare de estar puntual… gracias… adiós- Y colgó
-Es hora de irnos.
-¿Que sucede?- Preguntó Lena
-Te digo en el auto- Lena vio como Yulia salio, hablo un poco con el chofer, cargo a la
niña y juntos entraron al local; las dos mujeres tomaron sus respectivos bolsos, y
juntos, todos salieron de ahí.
* Yulia tomo el celular y marcó
-¡Demonios! Esta ocupado.
-¿Mami?
-Si nena…
-Dijiste la palabra con D
-Jajaja, lo se- Saco de su bolso una moneda y se la dio -Creo que lo vio en los
simpsons- Dijo Yulia explicándose ante Lena -Cada que digo demo…, jajaja casi caigo,
cada que digo la palabra con D, pongo un euro.
-Ah- Dijo Lena
-Mami- Volvió a decir la niña
-¿Que cariño?- Dijo Yulia acariciando su cabello
-Tengo sueño, ¿que hora es?
-Uff- Suspiro Yulia y miro su reloj pulsera -La hora de la siesta- Dijo la morena con
desgano.
-Lo sabia- Dio un bostezo
-Dios, por que me pasa esto ahora- Dijo Yulia acariciando la cabecita de la pequeña,
en el primer semáforo Vika callo dormida.
-Olvide que tenia una junta importante… tengo que estar ahí en unos 10 minutos- Dijo
Yulia.
-¿Nunca dejaras de ser tan despistada?- Dijo Lena en un tono maternal
-Espero que algún día se me quite- Después saco su celular y volvió a marcar.

Lena desvió su mirada para observar la ciudad, aquella que la vio nacer, crecer,
triunfar y fracasar… oía a lo lejos como Yulia hablaba con alguien, pero no ponía
atención a lo que decía. Minutos mas tarde volteo a ver a las dos chicas que la
acompañaban, la escena fue conmovedora…Yulia acariciaba el pequeño rostro de Vika,
quien dormía en sus brazos, los ojos de Yulia se veían tan absortos en la pequeña, tan
llenos de amor, tan… maternales, a Lena le fascino esa escena, pero pronto sintió un
dolor en el pecho y volteo.

-Es mi hija Lena- Dijo Yulia sin apartar la vista de la pequeña -Ella vino de mi- Volteo y
miro a Lena, que al ver el reflejo de Yulia en el cristal volteo -La amo de una manera
en que jamás pensé hacerlo, ella es mi vida, jamás la dejaría, y dejaría todo por ella…-
El auto se detuvo -¿Lena, a donde vas? ¿Donde te estas quedando?
-En casa de mis padres- Respondió esta.
-Bien, indícale al chofer donde queda, el te llevara… hable al taller, te llevaran tu coche
en 2 días, espero que aun sigas ahí, con tus padres- Dijo Yulia y abrió la puerta con
cuidado para no despertar a Vika.
-Gracias…- Dijo atónita -Un momento- Reacciono -Y Vika, donde se va a quedar.
-En mi oficina- Dijo con naturalidad
-¿Como? ¿La vas a dejar sola?
-No sola, en el edificio… no me dio tiempo de pasar con mis padres para avisarles en la
mañana, y a horita estuve marcando y nadie contesto, ni para decirle a Ila que la
lleve, o llamar a la niñera para que vaya a casa si no tiene las llaves…
-Sabes que… no tengo que hacer nada hoy, me quedo con la niña
-Pero… la junta va a terminar un poco tarde, no quisiera molestar a tus padres para ir
por Vika, aun así te lo agradezco.
-Bueno, si es así, me quedo acá
-¿Que? Te vas a aburrir.
-Nada de eso-ambas bajaron y Lena tomo en sus brazos a Vika

Lena estaba aburrida en la oficina de Yulia, era lujosa y grande “como la de Iván”
pensó. ‘Cuando te aburras, puedes entrar a la conferencia’ dijo Yulia, Lena tomo a la
chiquilla entre brazos y salio rumbo a la sala de juntas. “Permiso…” dijo entrando por
la puerta de caoba del lujoso recinto.
Nadie la reconoció, como en la mañana había pasado con el mesero, varios
hombres que se encontraban ahí la siguieron con la mirada, mientras todos estaban
callados. Cuando Lena hubo estado sentada en una silla apartada, Yulia se aclaró la
garganta, se había dado cuenta de las miradas de los hombres y así llamo su atención,
la junta se reanudó.
A Lena le parecía extremoso el contraste entre la Yulia que se mostraba maternal y
la alta ejecutiva que ahora parecía ser parada junto a una pizarra y dictando lo que
parecía ser un fuerte itinerario de trabajo y las expectativas del proyecto… continuando
su presentación, Lena contemplaba el soberbio semblante de la morena… “hay cosas
que no cambian”, hacia unos pocos momentos Yulia era miel sobre hojuelas, se
desvivía por ese bello ser que tanto se parecía a ella, la imagen de la camioneta vino a
ella, y ahora, ahora poseía ese soberbio mirar que muchos odiaron cuando fue parte
de t.A.T.u, siempre había sido así, lejos de los desconocidos, Yulia podía ser tierna y
frágil, pero frente a las cámaras y el publico era un hielo y un torbellino, como los fríos
vientos de Siberia, era la forma en que Yulia trataba de demostrar que era
autosuficiente, pero Lena sabia que debajo de esa fortaleza, Yulia era un ser increíble,
capaz de dar amor y dar la vida por otros “si tan solo se diera cuenta…”.
La niña se movió un poco entre los brazos de Lena, que suavemente, al darse
cuanta, la empezó a arrullar, aunque la niña tenia 5 años ya, su cuerpecito era aun
diminuto, y correspondiente a una niña de 3 años, pero no, Vika era grande, Vika ya
tenia CINCO AÑOS, no mas, no menos, 5 años…
Yulia se percató del gesto de Lena, la miro por unos momentos, mientras seguía
hablando y mostrando una línea roja sobre la pantalla blanca… según ella, la ahora
castaña, seria una estupenda madre, tenia instinto, y sobre todo, su corazón era tan
grande, que abarcaría toda Rusia; la morena simplemente no entendía, si siendo Lena
así, por que siempre pretendía ser ante todo racional, y nunca se dejaba llevar por su
instinto, por su corazón, ella misma había presenciado muestras de cariño de Lena,
pero esta siempre se negaba a admitirlo, decía que solo manejaba bien la situación,
“como odie eso”, pensó Yulia, apartó su mirada y siguió con su discurso.
Los siguientes 10 minutos Yulia se la pasó sermoneando a las personas que se
encontraban en esa sala, casi gritándole, y a pesar del ruido, la niña no se inmutó,
Lena ahora estaba 100% convencida de que Yulia la había criado bien “Yulia cuando se
duerme es una roca” pensó Lena y rió un poco, en ese instante todos se habían
callado, y voltearon a ver a Lena.

-¿Tienes algo que comentar Lena?- Dijo Yulia algo divertida al ver que Lena se había
sonrojado.
-Mmm… si- Dijo Lena, por supuesto, Yulia sabia de ante mano que Lena no permitiría
quedar en ridículo, así que por eso hizo la cuestión anterior.
-Bueno, pasa acá enfrente y explícanos
-Lo haría, pero despertaría a Vika- Dijo con poca arrogancia.
-Ahí hay un sillón, acuéstala un momento… créeme, mi hija es una roca cuando se
trata de dormir- Rió.
* Lena mando una mirada asesina a la morena, coloco a la niña con cuidado en el sofá
y se puso de pie para caminar hacia donde estaba Yulia, la morena le dio su apuntador
-Gracias Yulia- Sonrió apretando la quijada, Yulia solo sonrió.
* La morena camino hacia una silla cerca, donde tomo asiento
-Bueno, me parece que en lo poco que entendí al llegar acá, que necesitan vender este
producto, mmm…- Mirando el nombre de el proyecto -Paces…- Dijo -Bueno, no se que
tan bueno sea, así que no puedo dar una opinión objetiva, lo que si se es que el
nombre es pésimo, y que están manejando muy mal la imagen, al parecer a alguien se
le ocurrió un mal chiste y pensó que plasmarlo en el atuendo de estos chicos seria una
gran idea… pues no es así…- Alguien se aclaro la garganta -Tiene algo que decir
señor…
-Anatoly Stravoliv… si, tengo algo que decir… muchos pensamos que el nombre de
t.A.T.u, era un nombre pésimo… con todo respeto, para mi aun sigue siendo pésimo, y
somos consiente del éxito que tuvo en ese tiempo- Lena miro al hombre, era uno de
los que estuvo trabajando con Iván, y según recordaba, siempre fue muy grosero con
ella, el fue contratado cuando ellas ya tenían mucho éxito, así que no estuvo presente
en el inicio -Y yo pienso que este nombre por muy malo que sea, quizás tenga igual
éxito que el que tuvo Volkova con su compañera Katina en algún tiempo
-Jajaja- Soltó una risita Lena, luego Yulia se puso de pie
-Jajaja, creo que me ha ofendido Anatoly- Dijo bromeando -Y para que usted sepa, o
por sino se ha dado cuenta, la señorita acá presente- Refiriéndose a Lena -Es una
experta en selección de nombres de agrupaciones, de hecho, esta mujer, fue una de
las personas que colaboraron con la elaboración del nombre para t.A.T.u- Eso era
cierto, Iván siempre quiso que las chicas negaran su amplia colaboración en el
nacimiento de tatu, para así aumentar la controversia, y que los medios de
comunicación pensaran que era prefabricado cuando Lena declaro ante cámaras que el
nombre solamente se los otorgaron y que les sonó bien -Esta señorita es mi ex
compañera y mi amiga, Lena Katina- El hombre abrió tremendamente los ojos, y los
demás quedaron totalmente sorprendidos -Ella es la mente detrás de nuestro exitoso
nombre
-Gracias Yulia- Dijo Lena
-Oh, no la reconocí- Declaró el hombre.
-Bueno, basta de presentaciones, sigamos con lo de…- La intención de Lena la tarde
del día anterior cuando llego a Moscú, no era la de precisamente dar una conferencia,
pero ahí estaba, dando sus puntos de vista basado en sus conocimientos en el
ambiente de la música, ni mucho menos que fuera de la compañía de Yulia, pero ahí
estaba, y lo estaba haciendo muy bien.
-Bueno, ya oyeron a la experta en el campo- Dijo Yulia poniéndose de pie -Ahora, a
poner manos a la obra.

Todos tomaron sus cosas y salieron de la sala, muchos felicitaban a Lena, y otros la
saludaban emocionados, antes de salir todos habían prometido no anunciar su
presencia a los medios. En ese momento Vika pareció despertar, se restregaba sus
ojitos

-Yulia, eres tremenda…- Le dio un puño en un brazo, ya habiendo salido todos de ahí,
Lena caminó hasta la niña y le ofreció sus brazos.
-Jajaja- Rió traviesa cuando vio acercarse a Lena -Hola- Y dejo que la castaña la
cargara.
-¿Dormiste bien pequeña?- Preguntó acomodándole un poco su ahora despeinado
cabello.
-Si, oía las voces de mami y las tuyas, y me arrullaron… era como mi canción favorita.
¿Ah, si? ¿Y cual es tu canción favorita?
-Una que mami pone cuando esta triste… y que me duerme.
-¿Es verdad Yulia?- Lena volteo a ver a Yulia quien estaba roja.
-Ven acá monstruo- Le extendió los brazos a Vika -¿No te parece que esas cosas son
privadas amor?- Le dijo a la niña.
-Jajaja, solo me acorde de eso, y le dije a tu amiguita.
-Jajaja, pues que buena memoria tienes…
-Bájame, mmm…- Luchaba para que Yulia la bajara -Ya estoy grande- Dijo molesta y
viendo a Lena, y luego salio corriendo.
-Quien la entiende- Dijo Yulia, tomo su portafolios y le ofreció el paso a Lena para que
salieran de ahí.
-¿Que canción le pones?- Preguntó Yulia intrigada.
-Ninguna…
-Vamos, ¿no me vas a decir?
* Yulia negó con la cabeza
-No siempre la pongo cuando estoy triste, es solo que es una canción muy especial, y
no quiero que sepas cual es…- Dijo seria y entrando a su oficina.

Lena se quedo parada por unos segundos, no entendía a Yulia, y no iba a tratar de
entenderla a esas alturas de su vida…entro al despacho después de pensar unos
segundos, lo que vio le causo mucha gracia: Vika estaba sentada en la amplia silla de
cuero negro que ocupaba su madre detrás del escritorio, apenas y se veía su cabecita
detrás del mueble de roble, Yulia estaba inclinada colocando unos papeles frente a la
niña, parecía que la empresaria era la secretaria de su hija, que ahora parecía la
ejecutiva.

-Jajaja
-¿De que te ríes?- Volteo Yulia
-Jajaja, de… jajaja… eso es para foto.
-¿Que?- Yulia seguía sin entender.
-Parece que Vika ya es una niña grande, jajaja, ya hasta maneja su propia compañía,
jajaja- Yulia aun no cambiaba de posición, veía a Lena desconcertada.
-Es cierto mami, ya soy grande- Rió Vika.
* Cuando Lena se hubo calmado le contó a Yulia la cómica imagen que había
presenciado, arrancándole una sonrisa también.
-Voy al baño- Dijo Yulia.
* Vika estaba sentada en el sillón, comiendo un emparedado que había pedido Yulia,
ya que la única comida que habían hecho, fueron los helados, Lena también comía
uno, se sentó junto a la niña.
-¿Sabes?- Dijo Lena -Yo te conocí, cuando eras así de chiquita- Mostrando un mínimo
espacio entre sus dedos.
-¿En serio?
-Si, ya ahora que te veo ya estas muy grande.
-Jajaja, si, oí cuando mi mami y tu lo decían
-Es la verdad.
-Tu te llamas como mi ángel de la guarda.
-¿De verdad?
-Si… mi mami me dijo que así se llamaba, y que era una estrella muy preciosa, y muy,
muy, muy, lejos de aquí…
-Ah, en serio, ¿eso dice tu mami?
-Si, mi mami es muy inteligente…
-Como tu…
-Jajaja, a veces yo soy mas inteligente, por que me doy cuenta de cosas que mami no
se da cuenta.
-¿Que tipo de cosas?
-Mmm- Pensó un ratito -Cosas… como… que hoy esta contenta…
-Jajaja, como, ¿o sea que nunca esta contenta?
-Si, no me lo entiendes ¿verdad? Mira, te explico- Esa niña hablaba como una señorita,
y cada que Lena veía eso le hacia mucha gracia -Cuando mama ve a los señores que
se sientan en la mesota, siempre se enoja, pero hoy no, cuando mami habla con la
maestra, se pone preocupada, pero hoy no, y cuando a mami se le descompone algo,
se enoja… es fácil, ella no se da cuenta, por que a veces es-se acerco a la oreja de
Lena -Un poco tontita- Susurro, después se alejó y siguió contando -Y no ve lo que io
veo.

Que sencilla explicación dio la pequeña, era cierto, Yulia siempre fue muy voluble, y
por más que se esforzara por no demostrar su enojo ahora, para alguien que
compartía tanto tiempo con ella como Vika, los pequeños cambios son totalmente
perceptibles.

-Que pasa- Dijo la niñita al ver que Lena se quedo largo rato callada.
-Nada nena…
-¿Eres amiga de mama desde hace musho?
-Si, muchos años.
-Mi mama me dijo que tuvo una amiga que quiso mucho, que era como su hermana,
jajaja, no tengo tíos, jajaja ella seria mi TIA, jajaja- Rió -Se iamaba como tu… Lenita.
-Jajaja, ¿en serio?
-Si, le decía Kotenok
-Jajaja, entonces creo que soy yo
-¿En serio?- La niña se arrojo a sus brazos -¿Y de verdad quieres ser mi tía?
-Me encantaría- Dijo Lena animada, aunque en su interior sentía una enorme punzada,
una que no había sentido en años…
-Niñas, ya llegue- Dijo Yulia entrando -¿Pero que paso aquí? ¿De que me he perdido?
-Jajaja, Lena es mi tía ahora- Dijo Vika
-¿Es verdad Lena?- Dijo viendo a los ojos a Katina.
-Después hablamos de eso-dijo algo seria
-OK- Dijo Yulia y tomó unos papeles del escritorio -Me voy a tardar un poco más,
tengo que arreglar unos papeles, Lena, si necesitas ir a tu casa, llamo al chofer.
-No Yulia, estoy bien, tu acaba tu trabajo.
-Bien, si necesitas algo, mi secretaria puede ayudarte.
-Si, gracias.
* A los 20 minutos Lena ya estaba muy aburrida, al igual que Vika
-Oie, podemos ver a los señores.
-¿Cuales señores?- Dijo Lena
-Los que cantan, ¿quieres verlos?- Dijo Vika
-Si, me gustaría
-Ven- Y con su manita tomo a Lena, al mismo tiempo en que la alaba y la pequeña
bajaba de un brinco del sillón.
-Mi mami siempre me lleva a dar una vuelta cuando estoy aburrida- Explicaba
-Ah.

Lena veía emocionada las instalaciones del estudio, era como regresar un poco al
pasado, se sentía como aquella niñita de 8 que grababa su primer sencillo, esa
emoción de ver las tan fabulosas cámaras de sonido, se agolpaba de nuevo en su
estomago.
Todo el edificio estaba a la altura de todo lo que Yulia y ella alguna vez soñaron,
aquella única cosa que habían compartido realmente: sus sueños; ‘lena, seremos
famosas, pero cuando eso se acabe…’ había dicho la pequeña Yulia de apenas 11 años
recostada en el césped, Lena nunca olvidaría ese día, la primera vez que las dos
lloraron juntas, la primera vez que Lena vio llorar a Yulia, y la primera en que Yulia la
vio llorar a ella.
Paseo por todas las plantas de ese edificio, no cabía duda que la morena había
aprendido a invertir… algo que a Lena le daba mucha gracia era ver como cada que
Yulia tenia dinero corría al almacén a comprarse ropa y después, se lamentaba por no
tener dinero para otras cosas, o cuando compro un costosísimo auto que le fascinó y
como termino regalando a su padre ya que no tenia para el regalo de su cumpleaños,
así que le dio el auto, nuevecito… Lena pensó que después de dejar t.A.T.u. Yulia
gastaría su dinero en propiedades, pero jamás pensó que lo gastaría en una propiedad
como esa.
Lena ahora veía a Yulia a través de una ventana de vidrio, se veía ocupada
platicando con un ejecutivo, Yulia ahora también era una del grupo de ellos, después
volteo a ver hacia la oficina que estaba detrás. FINANZAS se podía a leer ahí, “vaya
hasta asignó un departamento, para su dinero…”.

-Tenia que asegurara el futuro de Vika- Dijo la voz a sus espaldas.


-Yulia- Volteo -Me asustaste
-Jajaja, perdón, no quería hacerlo- Rasco su cabeza, y dudó un poco -Ven…- Tomo su
mano -Te va a encantar lo que vas a ver- La jalo.
-Y io- Dijo Vika detrás de ellas -¿Me van a dejar?
-Jajaja, me había olvidado de ti pequeña- Dijo Lena
-Vaya niñera- Dijo Yulia con ironía
-Perdón- Hasta ese momento las dos habían tenido agarradas las manos, hasta que se
percataron la manera en que Vika veía sus dedos entrelazados, ambas
automáticamente se soltaron, entonces la niña se acerco, se colocó en medio de las
dos y las tomo a ambas de la mano.

Yulia las condujo hasta un estudio, dejo a Vika a “cargo” de la consola y ambas
entraron a la sala del sonido, esta estaba forrada de un rojo vino y tenia un piano con
su propio micrófono y un micrófono suspendido del techo; Yulia rió coqueta, tomo
asiento en el piano e instintivamente Lena se posicionó frente al micrófono suspendido,
solo veía el vidrio de enfrente.
-Esta sala es para mis proyectos personales- Aclaro Yulia -Jamás podré estar lejos de
esto Lena -Se trono los dedos y empezó a tocar.

El lugar estaba iluminado espléndidamente, una luz tenue iluminaba el cuento, y el


vidrio que las separaba de la consola de ese lado se veía como un espejo, no podía ver
al otro lado, Lena cerro los ojos y se dedico a escuchar solamente las notas del piano,
a sentir la atmósfera, a escuchar su respiración y… escuchar la de Yulia.

-Espero que recuerdes esta canción.

Claro que la recordaba, Lena sabia perfectamente que melodía era esa, comenzó a
susurrarla, para después subir un poco el volumen de su voz, hasta que finalmente se
encontró cantándola como usualmente solía hacerlo.

-Sabia que la recordarías- Murmuró Yulia


* Lena estaba como hipnotizada, su corazón latía como la primera vez que interpreto
esa canción, que en verdad la interpreto, sintiéndola, sufriéndola…

Vika, a pesar de su corta edad ya sabia como activar la consola, cuando iba a ver a
mamá trabajar, alguno de los empleados que se hacia cargo o simplemente estaba con
la niña, debido a su gran carisma, le enseñaba a usar el equipo musical; así que no
tardo en activar el botón con el cual podía escuchar todo lo que sucedía adentro,
atenta miraba la escena, activo el sonido justo después de que mamá hubiese dicho
algo a Lena, y esta cerrara sus ojos… Vika había escuchado tocar a mamá, en especial
esa melodía, pero jamás de la manera en que lo estaba haciendo ahora, es más,
mamá la estaba cantando, y Lena también… las voces eran idénticas, las voces que la
habían arrullado tantas veces eran las mismas que ahora escuchaba.
Lena pareció reaccionar cuando una lagrima callo por su mejilla, inmediatamente
pudo distinguir la voz de Yulia, el piano, su silencio… se limpio el rostro y luego
escucho como la música del piano callaba.

-¿Que sucede?- Pregunto Yulia poniéndose de pie y acercándose


-Nada, nada sucede- Evitando la mirada de Yulia para que no notara que estuvo
llorando.
-Perdona si te incomode- Se paró detrás de ella.
-Es solo que… olvídalo no pasa nada…- Se volteo con una sonrisa fingida, no hablaría
con Yulia ahí, no era el lugar ni el momento.
-Veo que aun recuerdas la letra- Dijo Yulia aun viendo la espalada de Lena, lo que la
antes pelirroja no sabia era que Yulia en realidad miraba su reflejo.
-Es una canción que no olvidaría- Lena se percato que Yulia la veía por el espejo.
Camino y abrió la puerta para entrar al estudio, Yulia la siguió.
* Vika tenía una gran cara de asombro, Lena vio el botón encendido, se paro en seco;
Yulia miró la escena perpleja, no entendía lo que pasaba.
-Lena se sabe la canción…- Dijo la niña como pidiendo una explicación a su madre.
-Así es…- Dijo Yulia apretando el botón de grabación
-Cantan igual- Dijo.

A pesar de que ya había escuchado a su madre cantar esa canción, siempre había
sido a capela y, a veces, cuando ella no la veía, Vika se asomaba y escuchaba a su
madre solo tocando el piano y cantando un poco, pero siempre a distancia… ese día la
canción sonó muy diferente para los oídos de la pequeña, la voz de su madre, aunque
era la misma, sonaba diferente, el piano y la voz de Lena, los micrófonos que
ampliaban el sonido tanto del piano como de ellas, todo, hizo que Vika se diese cuenta
de que no era la misma canción que cantaba su madre, no en esencia ni en sonido, era
la misma canción del disco sin caja, pero con un sentimiento especial, Vika jamás
había escuchado una versión así, y quizás no la volvería escuchar…Yulia esperaba que
la niña no volviese a escuchar esa canción, no de ese modo, esa canción que hacia
unos minutos ella entonaba con su corazón, había dejado su alma en esa
interpretación, su hija jamás debería de haber presenciado tanto dolor en unas simples
notas, en esas simples palabras “los niños entienden mas que uno mismo” fueron las
palabras que su madre le dijo cuando la pequeña Vika de tan solo tres años llego a
abrazarla después de que su madre hubiese colgado el teléfono, la niña no dijo nada,
pero Yulia sintió como ese pequeño ser quería protegerla, hacerla sentir segura…
esperaba que su hija no entendiera lo que ella quiso demostrar en ese estudio.

-¿Te gustó?- Pregunto Yulia para romper el silencio.


-¿Que?- Preguntaron Lena y la niña
-Que si te gusto el estudio Lena…
-Mmm, si, es bonito… ¿Yulia, donde esta tu baño?
-Puedes pasar al de la oficina de finanzas… donde me encontraste -Haciendo una seña
con su dedo gordo.
-OK, gracias- Lena salio de ahí
-Mami, es la misma canción- Dijo Vika ya que Lena estaba lejos.
-Así lo es… princesa no quiero que estés mencionando eso enfrente de Lena.
-¿Por que?- Pregunto con la curiosidad que caracteriza a los niños de esa edad.
-Te mentiría si dijera que lo sé, la verdad es que no entiendo- “No a la perfección…”
pensó para si -Pero creo que esa canción le trae algunos recuerdos- Yulia se sentó
junto a la niña -Amor, las personas no siempre se comprenden- Suspiro y acaricio el
cabello de la niña -Por ejemplo, yo no te comprendo… monstruo- Y comenzó a hacerle
cosquillas a la niña.
-¿Pero que me pasa?- Pensaba Lena en voz alta mojándose la cara en el baño…la
mirada de la niña la saco de balance, a parte de todo lo demás… se secó el rostro con
una toalla, y mientras lo hacia, escuchaba las risillas de Yulia y la pequeña,
provenientes del estudio.
* Lena entró al cuarto, provocando que todas guardasen silencio…
-Mmm, tengo que entregar unos últimos papeles- Dijo Yulia al ponerse de pie -En unos
20 minutos acabo, cierro todo y nos vamos ¿OK?- Lena asintió con la cabeza -Bien- Y
salio, para hacerlo, tuvo que pasar al lado de Lena… la castaña bajó la mirada, y Yulia
paso a su lado con una mirada vacía, y triste.
* Lena se sentó en un sillón bajo que se encontraba ahí, Vika la miraba de una manera
muy extraña, como inspeccionándola. Lena dibujo una sonrisa
-¿Que pasa?
-Es que tus ojos…
-¿Que tiene mis ojos?
-Los conoschco
-En serio…
-Sí… a demás, te pareces a la foto que tiene mi mami…
-¿Que foto?- Lena estaba intrigada
-Una que la pone feliz…
-En serio…
-Sí… pero también recuerdo, que la de la foto me abrazaba… como tú…
-Pues entonces, creo que soy yo la de la foto, ya te había dicho que conozco a tu mami
de hace años…
-Entonces si te recuerdo… pero tu cabello es diferente… además mi mami dice que a la
mujer de esa foto, la quería tanto como me quiere a mí, pero que nos dejo… Tú nunca
nos dejarías ¿verdad?
-Nunca nena- Y le tocó la nariz de nuevo.

La niña le contó todo lo que hacia con su madre, y la buena relación que tenia con
sus abuelos… también a veces unos señores la visitaban, decían que eran sus tíos, Ine
y Sergey, así los llamaba, Yulia le preguntaba por la pelirroja y ellos le decían lo poco
que sabían, hasta que un día, le dejaron de decir, aun así Yulia los seguía frecuentando
para que vieran a la niña…

-Me choca- Dijo la niña comiendo una paleta de chocolate que Lena había comprado en
la maquina expendedora.
-¿Que te choca?
-Que todos digan que me parezco a mi mamá
-¿Como?- Dijo Lena casi ahogándose -No debería… tu madre es una mujer hermosa…
por eso tú eres tan bonita… además, su carácter no es el mejor, pero a veces es muy
bueno, ella obtuvo muchas cosas por ello, deberías de estar orgullosa de que digan
que te pareces a tu madre.
-¿Qsho crees?- Dijo la niña con los ojos azules bien abiertos como asombrada, volteo y
se miro en el vidrio, en el borroso reflejo que este le regalaba.
-Sí- Y acomodo un poco sus cabellos.
-Tu… quieres mucho a mi mamá… ¿verdad?
-Jajaja… es mi mejor amiga…
-Ah…
* Siguieron platicando, Lena le contó sobre varios países que había visitado, la niña
pregunto cosas que su mamá a veces no sabia responder. Yulia llego
-¿Hora de irnos?- Dijo Yulia entrando, apagó las luces y todas salieron tras ella… se
veía que estaba de buen humor -Dios, hoy tuve un final feliz…- Dijo dejando unas
carpetas en su oficina -Bendito sea el trabajo- Apago las luces de la oficina ante la
mirada atónita de las otras dos damiselas…
* Bajaron por el ascensor, Yulia miro a Lena y le regalo una sonrisa.

Ambas subieron a la camioneta, habían estado alrededor de 3 o 4 horas en el


edificio, y ahora que era otoño, anochecía mas temprano, así que, siendo las 5:45 de
la tarde el cielo ya estaba obscureciendo, la camioneta utilitaria que había estado
estacionada hacia 5 minutos, arrancó… Vika inmediatamente calló dormida.

-Es increíble, cada que se sube a un auto pasa lo mismo- Dijo Yulia -Supongo que a tu
casa ¿verdad?
-Supones bien- Lena solo veía por la ventana, sin querer vio el reflejo de una Yulia con
una amplia sonrisa.
* Yulia dio la dirección al chofer
-Mmm…- Quiso decir algo a Lena, pero como que se retracto, Lena lo notó.
-¿Que sucede?- Dijo ahora volteando a ver a la pelinegra.
-Este…no sé… era solo una idea… pensaba que quizá quisieras… digo…- Aclaró su
garganta -No sé, tomar una copa en mi casa… este… y… platicamos un rato- Miro el
rostro de Lena que parecía inmutable -Lo sé, lo sé, es una idea tonta, olvídalo- Volteo
a ver la ventana, no sin antes dirigirle a la castaña una sonrisa nerviosa.
-Yulia…- Lena tocó su hombro, la morena volteo -No quiero ser grosera… pero necesito
ir a casa…- La mirada de Lena reflejaba un poco de cansancio, pero había algo más…
Yulia no pudo descifrarlo.
-OK…- La miro intensamente, y después ambas voltearon la vista para ver por sus
respectivas ventanas.
El auto se estaciono frente a la gran casa Katin, Lena bajo del auto, colocó sus
manos en las bolsas traseras de sus jeans, y dio un resoplido… a pesar de que no era
muy tarde, en las tardes, se sentía un frió del cual Lena, después de tantos años de
estar ausente de su madre patria, ya se había desacostumbrado a sentir.

-¿Tienes frió?- Pregunto Yulia parándose tras de ella y tallando sus brazos.
-¿Por que haces eso?- Dijo Lena en un tono muy despacio y como de cansancio.
-¿Que?- Yulia la soltó Lena volteo
-¿Que por qué haces esto?
-¿Hacer qué?- Pregunto Yulia entre confundida y molesta.
-Ser así conmigo…
-Porque me importas Lena- Dijo Yulia -Me preocupo por ti.
-Ja, y estos 3 años, ¿te preocupaste así por mi?- Lena volteo y dijo muy, muy bajo -
¿Todos estos años?
* Yulia no escucho lo ultimo que dijo Lena, pero contestó a la primer pregunta
-Estuviste ausente, no supe nada de ti… desapareciste, casi para todos… muchos te
olvidaron, y los que no lo hicimos ni te veíamos, o al menos ninguno me decía nada de
ti- Dijo en voz alta, casi gritando -Nadie me dijo- Dijo en voz baja.
-Vika se acuerda de mi ¿sabes?- Lena volteo para ver a Yulia, ignorando el comentario
que escucho salir de los rosados labios de la ojiazul.
-Personas como tu no se olvidan- Dijo Yulia con su melancólico mirar, ese que no había
visto Lena desde tiempos de t.A.T.u.

Recordó algo… “¿Por que, Yulia?” Preguntaba Iván al borde del colapso… “Maldita sea,
es una sesión de fotos… trata de mostrarte más alegre…” Yulia se puso de pie
molesta… “Pues si no te gusta, tira las fotos a la basura, pero a mi no me toman ni una
más…” se paró y salio de ahí, antes de cerrar la puerta grito: “A mi nadie me grita…”
azotó la puerta… al otro día Lena llego temprano a la oficina de Iván, y sobre su
escritorio encontró un fólder que decía “Fotos: sesión 4-A” Lena tomo el sobre con
cuidado y lo hojeo, ambas estaban vestidas de gris, sus ropas eran una combinación
de moda antigua y moderna… ¿pero por que se había molestado Iván?, fue ahí cuando
lo descubrió, la mirada de Yulia era distinta, quizá Lena ya se había acostumbrado un
poco a ella, tenia ya mas de 2 meses que la veía en los ojos de Yulia, sin embargo al
prestar atención a esas fotos fue como si repentinamente abriese los ojos, como si
despertase de un sueño, la mirada de la morena era distante, vacía y, por sobre todo,
melancólica… después de tantos años…

-¿Le pones esa canción para dormir?- Volvió a evadir el comentario.


-Es una bella melodía…
-Pero la letra… mmm…
-Jajaja, lo sé… pero ella aun es pequeña…
-Sí, aun es tiempo…
-¿Que?- Yulia no entendió ese comentario.
-Yulia… me voy en cuento este listo el auto…
-¿Como?- Yulia miro los ojos de Lena, para percatarse de lo que había dicho era cierto
-Pero… ¿por qué?
-Yulia… mmm… no puedo quedarme…
-Claro que puedes… mira…- Yulia sonaba algo desesperada, pero conforme hablaba
cambiaba su tono a uno más convincente, más entusiasta -Pondrás un consultorio…
nos visitaremos a menudo… las tres la pasaremos genial, Vika, tu y yo, como en los
viejos tiempos… tu serás la tía perfecta… ella te adorará, tendrá a su tía Lena de
nuevo…
* Lena la corto, ya había sacado sus llaves y en ese instante estaba abriendo la puerta
-Yulia, no quiero ser solo su tía…- Entró. Antes de que Lena pudiese cerrar la puerta
Yulia metió su pie impidiendo que esta lo hiciera… Lena abrió la puerta y miro
severamente a la ojiazul… -¿Que?- Dijo molesta.
-Explícate…
-No tengo nada que explicarte…- Intentó entrar, pero Yulia la tomó de un brazo y la
alo hacia fuera.
-¿Que es lo que te pasa Lena? No te entiendo, de momento estas bien, y ahora me
dices que te vas… y aparte me dices que no quieres ser tía de mi hija… no… no
entiendo- Puso sus manos sobre su cabeza.
-No Yulia, sí entiendes, es solo que no lo quieres ver…
-No, no y no, no sé que no quiero ver, por que no te estas dando a entender Lena.
-Ahora resulta que soy yo la que no sé da a entender… siempre me has echado la
culpa a mi de todo… pues no Yulia, tu también eres culpable de todo lo que pasa…
-¿Puedes decirme de una vez por todas las cosas a la cara?- Exigió Yulia -¡Por una vez
en tu vida deja de ser cobarde, deja de pensar tanto y dime que demonios te sucede!-
Yulia estaba extremadamente molesta.
-¿Quieres que te lo diga? ¿No fue lo suficientemente dolorosa ya?
-No Lena, no lo ha sido, ahora dime…
-Esta bien señorita fortaleza, te lo diré… yo no quiero quedarme para ser solamente la
tía de Vika, no quiero ser solamente la mejor amiga de su madre, y vivir como si nada
hubiera pasado…- Dijo, suspiro hondo y después mas calmada continuo -Sabes, en
realidad nunca paso nada, ¿eh?- Miro a los ojos a Yulia, quien sin saber que mas
hacer, solo bajo la mirada… -No bajes la mirada… el día que supe que estabas
embarazada, sentí que me destrozaba, pero después vi un poco de luz… al fin Yulia,
pensé, pensé que al fin mis sueños de tener una familia se harían realidad… aunque
esa niña no fuese mi hija…
-¡Pero si éramos una familia!- Cortó Yulia alzando su vista ya llorosa.
-No Yulia, una FAMILIA- Dijo Lena en voz alta -Siempre te dije que quería tener hijos,
formar una familia… ¿por que aun te niegas a ver de que manera los quería?- Empezó
a lagrimear -Pensé que compartíamos ese sueño también, y cuando te deje, creí que
estaba equivocada, y lo pensé por años, pero ahora que regresé, ahora sé que no… por
eso me voy…- Después volvió a suspirar y se calmo un poco -No tiene caso seguir
discutiendo esto, ¿no es así? Bueno, espero a que llegue el auto, adiós- Y entró a su
casa dejando a una Yulia atónita frente a su puerta.
* La pelinegra estuvo pensando afuera del portal por varios minutos, Lena tenia razón,
Yulia se había cegado todos estos años… el chofer la llamo y fue así como Yulia entro al
auto…

Fue durante la época de t.A.T.u. en un principio la idea fue genial, tener a su mejor
amiga para compartir el escenario, esa amiga que había despedido hacia unos años…
había un pequeño inconveniente: los besos, pero que era mejor, besar a su mejor
amiga, ¿o besar a una total desconocida? Ambas podían hacer ese sacrificio…

-Ahora si Yul, seremos famosas- Había dicho Lena aquel día en que, como una vez lo
hicieron, ambas estaban tiradas sobre el pasto, recordando sus sueños, y
recordándose entre ellas una vez mas… -Me gusta tu cabello- Lena lo agito un poco…
-Gracias- Y empezaron a hacerse cosquillas…
* Después de eso todo sucedió tan rápido, que las chicas no se dieron cuenta de
cuando esto se convertía en rutina, y esta en tortura, y esta en… algo más…
-Yulia, pásame el jabón…- Había dicho Lena un día que entro a la ducha en el hotel.
-Claro…- Yulia tomo la barra, camino hacia el baño, abrió la puerta, abrió el cancel y
como si fuese lo más normal le dio la barra a Lena -Toma despistada- Diciendo esto, le
dio una nalgadilla y salio, aun adormilada…
Todo era normal, Lena sentía que ella y Yulia estaban mas apegadas que nunca,
solo habían reñido una vez, y desde ese día Lena empezó a usar mas la cabeza,
rápidamente se dio cuenta que los frutos de ese negocio eran bastante grandes y su
ambición empezó a crecer, se vio obligada a madurar mucho mas rápido al estar en
ese ambiente, rodeada de gente fría y plástica… lo peor, es que Yulia se estaba
convirtiendo en ese tipo de gente… de un día para otro, la dulce pero explosiva Yulia
Volkova, había cambiado totalmente… era mas desinhibida y, ante ella, hablaba poco
de su vida fuera del grupo… ese día era uno de sus días buenos, eran las 8 de la
mañana, y no había habido problemas, “al parecer Yulia despertó de buenas…” pensó
Lena, no tuvo que pelear con la morena para que se pusiese de pie, ni mucho menos
para que le pasase la barra de jabón, incluso el gesto que hizo, demostró la confianza
que se habían ganado, y que hacia algunos meses las había caracterizado como las
mejores amigas… lo cierto era que la rutina ya las tenia a las dos hasta el cansancio,
las sesiones de fotos cada vez dejaban menos a la imaginación, e Iván se había
convertido en un dictador…
Yulia reclamaba por sus derechos, y cada vez se sumergía en si misma, explotaba
a la menor provocación, le molestaba que Lena fuese tan fría y calculadora… gracias a
dios sepa que cosa, la morena había logrado mantenerse alejada de las drogas, pero el
alcohol y el cigarro se habían vuelto su mejor aliado y enemigo, su voz se deterioraba
día a día, y lo pero, era que Lena le ponía los pelos de punta en todos los aspectos…
todos. Reino otra temporada de paz para las chicas, que disfrutaron otra vez juntas,
hasta que un día un beso que empezó siendo fingido termino por destruir todo.

-Que fue eso- Preguntó Yulia al separar sus labios de los de Lena, estaban en un
ensayo, eso era lo que Yulia recordaba, pero mirando a su alrededor notó que estaban
solas, totalmente solas, en el salón de ensayos.
* Lena tenia los ojos bien abiertos y estaba ruborizada
-Fue un beso- Dijo simulando normalidad.
-Lo sé, pero… fue distinto ¿Lena?
-No, son locuras tuyas- Recogió su chamarra y se retiró.

Esa misma noche, Yulia bebió de más y fue ese día cuando la vida de Vika comenzó…
Lena sintió una extraña emoción el día en que Yulia le llamó llorando, tenia algunos
días en que la había visto preocupada y bastante distante… a través del teléfono la
pelirroja denotaba preocupación por el estado de su amiga.

-Lena…- Sollozaba la fuerte pero débil pelinegra.


-Que pasa pequeña, me asustas…
-Lena, estoy embarazada… y… no puedo abortar de nuevo… no quiero ser estéril…

Las palabras de Yulia retumbaron en la cabeza de Lena, Yulia y ella habían


platicado hacia un tiempo de lo que harían cuando t.A.T.u. llegase a su fin, los deseos
de ambas por formar una familia, etc. Y era comprensible que Yulia estuviese asustada
ahora…el día del primer aborto las cosas no fueron muy diferentes, la morena
preguntaba al doctor sobre los problemas que acarrearía el practicarse esa operación
medica, Yulia juró que no se perdonaría el no poder concebir mas tarde, lo curioso fue
que ese episodio ocurrió un mes después de la primer pelea entre las chicas…
Lena ya no lo dudaba mas, estaba enamorada de Yulia, pero era más que obvio
que la morena no correspondía, por ello, se había mantenido al margen de su mente y
no de su corazón, lo que llego a caracterizarla como la persona fría y calculadora que
ahora era… sin embargo, al recibir esa noticia, y al anticipar la decisión de Yulia, tuvo
una gran idea, quizá podían ser una bella familia… quizá… si Yulia lo permitía… Yulia
estaba consiente en el efecto que esto tendría en Lena, la ultima vez se puso histérica,
y podría jurar que esta no seria la excepción…

-No te preocupes nena, esto lo superaremos juntas- ¿Había escuchado mal? Lena
estaba mostrándose cariñosa después de tantos años… Yulia recordaba algo, hacia
mucho tiempo, algo inesperado sucedió, y todo eso fue iniciativa de la pelirroja, ambas
terminaron en un embrollo sexual, del que terminaron seriamente peleadas “por que
no hacer real lo ficticio” había dicho Lena, después la pelea comenzó… todo por la
cabeza dura de Yulia, el negarse que estaba enamorada de su mejor amiga, termino
por lastimarlas, termino lastimando a su amor… esa noche cometió el peor error de su
vida, ¿el culpable? Iván…
-¿Estas segura Lena?- Dijo aun llorando
-Si, vamos, esa personita en tu vientre, será amada por todos, ya lo veras, no llores
mas mi Yul- Hacia años que no la llamaba así, por ello creyó en lo que decía…

Después del nacimiento de Vika Yulia intento seguir una vida “normal”, quería
enderezar su camino por el bien de la niña, eso la obligo a olvidarse del amor que
sentía por Lena, pero no así de la música…se sentía herida porque Lena intento buscar
suerte de solista, y eso implicaba que estaría mas lejos de ellas y que daba por
sentado el inicio del fin de t.A.T.u.
Después del nacimiento de Vika, Lena percibió una extraña actitud de Yulia hacia
su persona, podría haber jurado que Yulia sentía algo por ella antes de dar a luz, pero
en el momento en que la niña estuvo en sus brazos, la voluble Yulia cambio y empezó
a tratar a Lena de nuevo con camaradería… la pelirroja se mantuvo cerca, adoraba a la
niña, y muy en el fondo de su corazón albergaba aun la esperanza de que Yulia
Volkova la llegara a amar, y juntas tendrían una familia, pero ese sueño empezó a
desmoronarse, junto con su autoestima, así que una noche decidió arriesgarlo todo…

-Yulia, siempre he soñado con tener una familia, quizás una hija, o más…- Guiñó un
ojo a la morena -No sé, formar una persona, junto a la persona que amo…- Lena se
sonrojo.
-Deberías de hacerlo… es genial…- Yulia no notó el rubor en las mejillas de su
compañera -A lo mejor piensas que no estoy junto a la persona que amo, pero si junto
a las personas que amo- La miro -Y quien es lo mas importante en mi vida- Y beso a
Vika.
-¿Y si la persona que mas te ama quiere estar contigo, y con tu hija?
-Pues que me diga donde esta, por que la necesito…
-¿Y si no la quieres ver…?
-No entiendo Lena… pero si la tuviera conmigo… mmm… tendría que tomar una
decisión…

Esa noche ambas salieron al escenario, tenía poco más de 8 que su 2º álbum había
salido, y ese día era el cierre de gira en su natal Moscú… Lena beso a Yulia varias
veces, ambas se hacían mimos en el escenario, todo normal… por una razón
inexplicable para Yulia, la ultima canción que cantarían seria la de 30 minuts… Lena
estaba esplendida, las luces solo la iluminaban a ella, que traía un traje blanco, y una
camisa negra, el publico enloquecía… en un momento, la pelirroja comenzó a caminar,
una suave luz ilumino a Yulia… para la morena la voz de Lena sonaba diferente, como
un ángel… se acercaron, y claro pudo escuchar cuando Lena preguntaba…

-¿Vas a dejar entrar el amor a tu vida Yulia?- La morena se asusto, no entendía aquel
comentario.
Justo antes de terminar la canción Yulia miro a Lena, derramó una lágrima, ante
todos solo dijo: “Lena, prosti…” bajo la mirada, se tomaron de las manos, y se
despidieron del público… Al siguiente día, los documentos en el escritorio de Yulia
gritaban la tormentosa verdad, t.A.T.u. se había acabado.
Lena se excusó diciendo que buscaba algo más en su vida, y su carrera como
solista… ella siguió frecuentando a la niña, y una noche salio hacia Australia, después
de eso Yulia no supo mas de ella…

-¿Por que lloras mamí?- Pregunto Vika desde el asiento trasero.


-Porque he perdido otra vez…
* Lena lloraba inconsolable en su recamara, su madre entro muy sigilosamente, y sobo
su cabeza.
-¿La viste?- Preguntó Inessa, Lena asintió con la cabeza -Y…
* Lena alzó su rostro, todo mojado por lágrimas
-La niña se acuerda de mí.
-Vaya, no creí que lo hiciera…
-Y…
-¿Y?
-Aun la amo mamá… aun es mi vida, debo de irme…
-Esta bien hija, haz lo que tu decidas, pero recuerda, no puedes huir toda la vida.
-Lo sé mama, sabes que es lo peor…
-Que sus ojos todavía tiene ese brillo… ella aun me quiere…- Lena lloro por horas, esa
noche tomó una de las decisiones más importantes de su vida…

Yulia se encontraba en su oficina, las pilas de trabajo para ese día eran enormes y
las llamadas telefónicas parecían no parar, habían pasado dos días desde el encuentro
que tuvo con Lena; su mente estaba totalmente dispersa y no lograba concentrarse en
el trabajo, había hablado con sus padres y desde el día anterior ellos se habían
encargado de dejar e ir por la niña al colegio, ellos le daban de comer y se aseguraban
de que hiciese sus deberes, y en la noche Yulia pasaría por ella, la noche anterior llego
bastante tarde, así que por la insistencia de sus padres las chicas pasaron la noche
ahí… En ese momento el teléfono reclamo atención otra vez, Yulia lo atendió…

-Srita., Volkova, sus autos están listos


-Bien… tengo un último trabajo para ustedes, quiero que entreguen el automóvil de la
Srita. Katina a la dirección que ya les he dado, pero aparte de ello, desearía que
pasasen a una floristería y compraran el ramo más bello de margaritas.
-Pero…
-Se que no son mensajeros, pero les pagaré lo que sea, y que le digan que le deseo un
buen viaj…- En ese momento Yulia quedó muda, abrió la boca fenomenalmente y por
poco y deja caer el teléfono de sus manos, lo que tenia enfrente simplemente no lo
podía creer… -Este… acaba de surgirme un imprevisto… podrían esperar les hablo en
una hora para confirmarles… OK, hasta luego…- Yulia colgó y de inmediato hizo su silla
para atrás -¿Que? Digo… ¿que haces aquí?
-Vine a hablar contigo… creo que debemos aclarar algunas cosas…
-Este… quieres que sea aquí… o… no sé, como quieras…
-¿Me puedo sentar?- Estaba mascando goma de mascar… como lo hacia el día que se
conocieron… sus cabellos volvían a ser rojos y su vestimenta era la habitual, muy
despreocupada, se veía mucho mas joven de lo que en realidad era.
-Claro… claro…- Yulia no sabia que decir, se estaba portando torpemente, pero
simplemente esas eran las consecuencias de ver a Lena ahí, enfrente de ella, con esos
jeans ajustados, esa playera blanca que dejaba ver su abdomen aun firme y sus chinos
esparcidos por sus hombros, sin mas maquillaje que un poco de rimel y golss labial…
esplendida.
-Primero que nada, quiero decirte que lo que dije la noche anterior… odo, lo sentí-
Yulia sintió algo así como una cubeta de agua helada, Lena estaba siendo franca y esa
franqueza la tomó por sorpresa -Segundo… a que le temes Volkova…
-A mi…- Yulia se puso de pie -Tengo miedo de terminar con todo Lena… de que sepas
todo lo que mi corazón alberga, y que Vika sufra lo que yo no me atreví a sufrir…
-¿Que puede sufrir…?
-Vergüenza, Lena, vergüenza…
-¿Por que, Yulia? ¿Vergüenza de qué?- Lena se puso de pie y se acerco a ella -Piensa
bien lo que vas a decir Yulia, porque esta es tu ultima oportunidad- Se acerco
demasiado -¿Por qué?
* Yulia la miro a los ojos, sorprendida, indignada, como podía preguntarle eso, ¿no era
muy obvio ya? ¿No era muy doloroso?
-¿Como me preguntas eso si tu bien lo sabes?
-No, no lo sé…
-Si, lo sabes… porque te lo he dicho todos los días de mi vida… porque hacer esto así…
¿me quieres degradar o que? Si tu no sientes lo mismo, no tienes por que jugar con
mis sentimientos…
-No, Yulia, quiero oírlo de tus labios… quiero que me lo digas…
-Pero, si ya te lo he dicho, te lo he dicho mientras dormías, cuando te miraba, cada
que jugábamos a las cosquillas, cada que te protegía en las entrevistas, cada que
alguien te quería dañar, cada cumpleaños, cada comida, cada que podía… con una
rosa, una margarita, una nota anónima, te lo decía, y tu no me quisiste escuchar… en
cambio tu, tu eras la que no decía nada, por que he de ser yo la que siempre ceda, la
que siempre hable Lena… nunca te he escuchado decir lo que en verdad sientes…
-Lo sabes también… pero si quieres escucharlo: ¡TE AMO YULIA VOLKOVA!- Grito Lena
-Ha sido tan doloroso negármelo como vivirlo, y ya no quiero eso… quiero pasar el
resto de mi vida junto a ti, y junto a Vika… Yulia cuando me refería a formar una
familia, siempre fue pensando en ti, en formar una familia junto a ti, tener hijos
contigo…- Yulia no la dejo continuar y la beso… como nunca lo había hecho.
* Al separar las dos se quedaron viendo, parecían quince añeras, totalmente
enamoradas y con miradas cómicas, cómplices e infantiles.
-Parece que entendiste el mensaje- Dijo Lena.
-Sip- E hizo una bomba con el chicle que ahora tenia en su boca…

-Despierta pequeña, se te hace tarde para la escuela…- Decía Lena asomándose al


espacioso cuarto de Vika.
-Si mami, voy- La niña de un salto salio de la cama y camino hacia el baño.
-¿Como amaneciste amor?- Pregunto Lena entrando a la cocina y besando los labios de
Yulia.
* La morena sostenía el periódico, ya traía puesto su traje de ejecutiva…
-Bien nena- Y movió el periódico apropósito -Mmm- Lena leyó la portada
-“Volkova produce el disco de su antigua compañera Lena Katina” Espérate a que se
enteren que nos casamos y que vivimos juntas- Dijo Lena sirviendo un poco de jugo, y
preparando la leche con chocolate de su hija.
-Jajaja, no quisiera que eso sucediera, pero… me encantaría ver sus rostros cuando lo
hagan- Estallaron a carcajadas.
* Vika bajo con su uniforme ya puesto, mientras desayunaba, Lena le ato sus cabellos
en dos trencitas y juntas, después de lavarse los dientes salieron a dejar a la
pequeña…
-Mi vida dio un vuelco completo- Decía Yulia ya de camino a la casa productora.
-Todo por un golpe del destino.
-Querrás decir choque cariño- Le beso…
* El resto, es otra historia

FIN