Está en la página 1de 18

3

J59
~
EsPÍNDOLARurz, Roberto; ESQUIVELSOTO,Juan Carlos y VALENZUELA
PALMA,José Ángel. Dosis Letradas. Ciudad Juárez, Chihuahua. México,
2008, 160 pp.

ESPÍNDOLA Rurz, ROBERTO,

José Ángel VALENZUELA


1957-
Dosis letradas /Roberto EsPíNDOLARurz, Juan Carlos EsQUIVELy
..-- la. ed.-- Ciudad Juárez, Chih.: Universidad
DOSIS
LETRADAS
Autónoma de Ciudad Juárez : Asociación de Médicos Egresados de la
UACJ, 2008

162 p. ; 21.5 cm.


ISBN: 978-968-9305-29-3

l. Poesía mexicana - Siglo XX. 2. Narrativa mexicana - Siglo XX.


3. Cuento mexicano - Siglo XX. 4. Literatura mexicana - Siglo ROBERTO EsrÍNDOLA ·JUAN CARLOS EsQ!JIVEL
XX ]OSÉ ÁNGEL VALENZUELA
PRÓLOGO DE JOSÉ MANUEL GARCÍA
PQ7298.28U59 E77 2008

Dosis Letradas
Diseño de Cubierta: José Ángel Valenzuela
Ilustración: Manuel Piña, Encuentro de dos tiempos, mixed media (2005).
© Manuel Parra Piña (2008).

Reservados todos los derechos. El contenido de esta obra está protegido por
la Ley, que establece penas de prisión y/o multas, además de las correspon-
dientes indemnizaciones por daños y perjuicios, para quienes reprodujeren,
plagiaren, distribuyeren o comunicaren públicamente, total o parcialmente su
contenido, por cualquier medio o procedimiento electrónico o mecánico -in-
cluidos fotocopia, grabación magnética o cualquier sistema de almacenamiento
de información o de recuperación- sin permiso escrito de los autores.

Derechos Reservados, la. Edición, 2008.


©Roberto Espíndola Ruiz. robertoespindolal@gmail.com
\ll Menre.,c-_
~.C.~t;
©Juan Carlos Esquive! Soto. a52253@hotmail.com
©José Ángel Valenzuela Palma. angvaln@gmail.com

Impreso en México
ºI~
03 \
~rso,V~0
<( -
~ ~
e

UACJ
PRÓLOGO

De Norpaisaje a Dosis Letradas

En junio de 2007 aparece Norpaisaje, antología del


taller de literatura del INBA en CiudadJuárez. El libro an-
terior a éste fue Ciudad de cierto, río (diciembre 2004), que
también fue un muestrario de los trabajos del taller del INBA
-1CHI CULTen nuestra ciudad.Ahora presentamos un tercer
libro: Dosis Letradas, con textos de los ex becarios Roberto
Espíndola Ruiz,Juan Carlos Esquivel Soto y José Ángel Va-
lenzuela.
Dosis Letradas aparecedespuésde haber cerrado -para
mí- un ciclo que abarcó ocho años, tres libros y más de 30
talleristas publicados en las antologías ya mencionadas. El
taller del INBA en CiudadJuárez, bajo mi dirección, sesionó.
-por lo menos- 280 veces, desde aquel febrero del año
2000 hasta este febrero del año en curso (2008), fecha en la
que renuncié oficialmente a mi cargo de coordinador del taller
literario del Museo de Arte e Historia de CiudadJuárez.
Dosis Letradas también coincide con otro ciclo, el de
Armario, el suplemento cultural que semana a semana publi-
cábamos en la revista chihuahuense Semanario, dirigida por
nuestro querido amigo Antonio Pinedo. El 90 por ciento de
los escritores que pasaron por mi taller, vieron sus primeros
trabajos publicados en Armario. El taller y el suplemento
fueron dos proyectos culturales que funcionaron de manera
simbiótica. 7
JosÉ MANUEL GARCÍA PRÓLOGO

Dosis Letradas aparece, en fin, en un contexto cultural Una de esas tardes de taller, Roberto llegó con la noti-
juarense renovado. Enumeremos: el crecimiento de lainfluen- cia de que era posible publicar un libro con el patrocinio de la
cia de la UACJ como proyecto cultural de y en la comunidad AMEUACJ y la propia Universidad de Juárez. Comenzamos
-tanto en sus programas académicos, sus publicaciones y sus poco a poco a depurar el proyecto: serían publicados sólo tex-
librerías-; la aportación editorial y de la Dirección de Edu- tos nuevos.Nada ya publicado enNorpaisaje. Usaríamos sólo el
caciónyCulturadelaadministración2004-2007-¡diezlibros material pasado por nuestro taller o trabajado entre nosotros
relacionados conlahistorialiterariade laregión!-; laherencia mediante el ir y venir de los correos electrónicos. Roberto se
cuantitativamente apabullante de la editorial Solar; la festiva- encargaría de la compilación yyo del trabajo de edición. Cada
lización -o carnavalización - de la cultura estatal a través del ex tallerista eligiría sus propios textos cumpliendo con fechas
ICHICUL T; la aparición de espacios culturales -oficialistas < leterminadas. Y bueno, este es el resultado: un trabajo en
o alternos-; la presencia cibernética de escritores locales; la equipo y una serie de textos de excelente factura.
continuidad de la publicación de libros marginales que con
tirajes de extrema modestia, intentan establecer una presencia Vientre hechizado
simbólica. El surgimiento de diversas agrupaciones dedicadas
al cine, la pintura, el teatro, etcétera. CiudadJuárez vive hoy Roberto Espíndola Ruiz (!957),publicó en Norpaisaje
la democratización, o mejor, la diversificación de alternati- una serie de poemas de corte erótico, existencial y nostálgico.
vas que ponen en entredicho viejos espacios y caducas figuras En Dosis Letradas, continúa esta misma línea de pensamiento:
"culturales" o "literarias" sumidas en la embriaguez de sus En las tres partes en que divide su actual poemario -«Vientre
caducas glorias. hechizado», «Memoria de jade»,y «Suspiros en el cielo»-, so-
mos testigos de las obsesiones de un poeta en soledad: añora el
Debemos aclarar también que Dosis Letradas es el se- tiempo pasado, aquel cuerpo amado, el día antes del séptimo
gundo libro de la tercera generación de talleristas del INBA. día, antes de la creación. No es un azar que el primer poema se
De hecho, el contenido del libro se fue haciendo en los últi- titule «Evolución»,y que se duela del momento en que fuimos
mos meses de la existencia del taller. Roberto Espíndola Ruiz, separados de nuestra esencia terrestre, fuimos expulsados del
Ángel Valenzuela, Juan Carlos Esquive! Soto y otros talleris- vientre hechizado de la tierra y ahora vagamos en la historia.
tas, nos reuníamos en las salas del Museo de Arte e Historia 1 )esprendidos de nuestra madre tierra, enclavamos el entorno
de Ciudad Juárez, dos o tres veces por mes; en el tradicio- misterioso de la evolución, pero la experiencia de pertenencia
nal calorón conservado en el Museo, trabajamos con ganas no se olvida, vivimos añorando el vientre formador: «grito tu
y planteándonos como meta posible la publicación de los nombre a besos / sabes a fruta, a pasión». Lo que nos acerca
manuscritos comentados en nuestras sesiones. Fue el éxito a nuestro origen es el deseo: y así, propone el poeta, la ma-
de Norpaisaje - la inolvidable presentación que tuvimos en dre tierra generó su N émesis (figura similar pero opuesta): la
la Biblioteca Central de la UACJ que organizó Jorge Arturo mujer, y su otro vientre hechizado. Ella, analogía del origen
Juárez y familia-, el positivo recibimiento de los poemas de terrestre que el poeta recupera en su recorrido erótico: «de
Roberto y los relatos deJuan Carlos, fue un estímulo paracon- tu monte venusino/ habrá de encenderse/ cuando roce tus
8 tinuar con un segundo volumen que aquí hoy presentamos. labios».Y Roberto genera en su nostalgia, en su soledad, una 9
JosÉ MANUEL GARCÍA PRÓLOGO

metáfora, una semblanza que recuerda apenas a la madre tierra Al hombre solitario le queda sólo el deseo, la recupera-
y a la mujer amada: el acto de la creación poética, ese otro mis- ción en vida del origen perdido -mediante la poesía- que
terio y N émesis de la procreación (ahora N émesis adquiere es igual a la recuperación memorioso de una esencia/ausencia
el significado romano, invidia): «Misterios en el aire / en los femenina: «aspiro tu perfume / en el aire tibio de la casa / te
árboles, las hojas / forman un libro». El hombre, incapaz de llamo en voz baja/ a través de la ventana». Roberto y sus re-
procrear, crea un libro, mezcla seminal de la imagen poética cuerdos, en su casa, imaginando también la ciudad que tiene
y las hojas que son árboles, que son naturaleza terrestre: «es- qué habitar, entendiéndola como la alegoría del breve pasaje
cribe {elpoeta} su nombre en la arena/ el hombre ha nacido». entre la procreación y la muerte, ah ciudad ignorante de nues-
Roberto persigue, como el que ha llegado a los 50 años, tro origen esencial y nuestro fin absoluto:
esa doble visión del bifronte Jarro (otra vez los romanos): lo
imagino en su cuarto, rodeado de sus libros, y cuadros, escu- {C}uántas noticias suceden el ella
chando su música, recordando su niñez: «los muebles en el algunos sonríen
mismo sitio / el olor impregnado a canela, guayaba o limón». y se llenan de felicidad
En la parte segunda de su poemario, «Memoria de jade», se cuando llega un nuevo ser
hace más patente ese deambular memorioso: otros se llenan de tristeza y melancolía
cuando alguien en casa ha dejado de respirar,
{H}anpasado los años, {...}
los rostros se esconden con sigilo la llevo en mi memoria
la ciudad tiene todos los nombres morirá conmigo.
la vida es un abanico de luz
camino lentamente Reeleo los textos de Roberto; ha preferido el tono
el esqueleto junto conmigo grave, sereno, filosófico. Por eso eligió no pocas veces el poe-
fruto prohibido ma breve, sentencioso, aforístico. Cito uno de ellos: «Estando
un sabor delirante en la tierra / también con pecados / se puede conquistar / el
bebo el aguardiente cielo».Sonrisa intelectual: Y por qué no, si el panteísmo per-
mientras el tabaco se desvanece sonal de Roberto propone que todo (es) parte del todo; ergo,
busco un pensamiento el bien y su Némesis, el mal, deben auxiliarnos en la conquista
antes de oxidarse <lelo sublime, esencial y oposición de la tierra, nuestro origen.
volver a tocar el principio{ ...} N émesis, así, no es la venganza de los dioses a la terquedad
<lelos hombres, es la justa retribución, nuestro sino perma-
Es soledad pura, nostalgia existencial, conciencia de lo nente.
efímero, agudo dolor por el desprendimiento de nuestra ma-
dre tierra, nuestro deambular de especie terrestre y la certeza
de un final: «volver a tocar el principio / el final de los días /'
10 comulgar con las especies /antes del juicio final». 11
JosÉ MANUEL GARCÍA PRÓLOGO

Humor se escribe con H cías-, y sus lenguas enroscándose entre las cerdas de las desali-
ñadas barbas, le causaba repulsión.
Juan Carlos Esquive! Soto (!971), nos ofreció en Nor-
paisaje relatos donde la fauna congalera se aglomeraba en no- Crisantemo, ajeno a las apuraciones de un padre que
ches interminables de farra libre, entre teiboleras y cheros intentó darle una educación prostibularia, prefirió perderse
anónimos, entre cervezas adulteradas y música enclavada en en el ensimismamiento, la contemplación de locas juarenses
un sólo adjetivo: rola perrota. Ahora, en Dosis Letradas, leemos y el recuerdo de los primeros amores de catecismo. Y a más
cuatro relatos que prolongan mundos sórdidos, personajes grandecito, -no sabemos si por prurito científico o llana
siniestros o francamente patéticos. cstupidez=-, Crisantemo tomó muy en serio la idea de que
El primer cuento se titula «Conciencias en el limbo», el «amor debe ser cálido» y se conectó analmente a un foco
es más que un homenaje al fallecido Salvador Elizondo, un re- · recibiendo un nada compensatorio «latigazo de electricidad».
lato de película gore, violencia bard core, autocomplacencia en ce 1~lectreros y V otanatos» es un excelente relato donde Juan

el placer sádico de la amputación y el grito. Destreza literaria ( .arlos ejercita su excelente humor sangriento.
que nos ofrece un personaje ambiguo: el rollo de un médico El tercer cuento se titula «Por los caminos del block»,
asesino, la atención de una víctima que debería refocilarse y sigue la técnica del diálogo del relato «La noche del panzón»
con las posibilidades de la tortura; son dos caras de la misma (ver Norpaisaje). Este cuento es un sketch cómico, una conver-
moneda: el acto de cercenar domina, es el verbo nuclear, es sación entre Juan Carlos, Avelino, Froylán, y el ingeniero
todo lo que ocurre en este breve cuento: «¡Cr! Blando el filo V idaurri, sus temas: la necedad de algunos clientes, el robo de
sobre la carne refrigerada. Crzzzzzz ... trazo la línea en la nuca. materiales de la empresa, la transa de los patrones, y la acti-
Como siempre ocurre aquí, ha sido un corte limpio, carente tud comportamiento de los empleados de CEMF ABRISA y
de sangrado. La piel cabelluda está lista para plegarse hacia otros negocios del ramo del «block» (material indispensable
el rostro.» Y el lector que tenga estómago para el delirio tre- para la fabricación de casas en el norte de México). «Por los
mendista puede seguir hasta el final del relato. caminos del block» es un divertido diálogo de comerciantes
El segundo cuento se llama «Electreros y V oltanatos», que hablan en su argot; escuchamos sus temas mortalmente
Aquí el tono cambia, la historia se aligera, estamos ante un superficiales, sus retos y amenazas, la denuncia del pequeño
personaje, Crisantemo, lleno de preguntas en torno al amor y infiemo profesional en el que están envueltos. Son los colegas
a sus innumerables complicaciones. Crisantemo, homosexual latosos, los jefes rolleros, los empleados transas, los clientes
aturdido ante tanto chero inaccesible: 1iabosos. Estamos ante un cuadro de estampas de un realismo
regional absoluto. En esta narración hay dos partes donde se
Ni siquiera dentro de su propio género, encontró algo o :1
I< >graun excelente tono humorístico: la parte cuando los con-

alguien que le gustara: durante sus ocasionales paseos por el río, versadores confunden a un Juan Carlos, modelo de empleado,
a menudo y por casualidad atestiguaba a lo lejos algunos encuen- guapo y buen amigo, con otro Juan Carlos, que resulta ser un
tros furtivos entre los rancheros. Ignoraba si todos ellos se habían «pinche bato culero»/ «Undéspota»/ «egoísta»/ «charrasqueado
satisfecho con animales, pero el sólo ver sus rostros cobrizos, las ' y burlador»/ «..• se cree de las mujeres consentido» I «... y es bor-
frentes sudorosas -donde chocaban las alas de las tejanas su- racho, parrandero y jugador». La otra parte cómica es la paro-
12 13
JosÉ MANUEL GARCÍA PRÓLOGO

dia de un poema sicalíptico -humor sexual- grotesco de Olvido


Salvador Novo.
El cuarto relato de Juan Carlos se titula «Balón»,es la El tercer autor de esta antología (o muestrario) esJosé
historia de Elba Luz, una jovencita atrapada en un cuerpo vo- A 11gclV alenzuela (1979), que nos ofrece 6 relatos, interrela-
luminoso. Elba es al final del cuento, una figura digna de un vinnados, ubicados en un pueblo imaginario llamado Olvido,
cuadro del colombiano Fernando Botero, pero para llegar a ullí ocurren los encuentros sexuales del bien proporcionado
sentirse cool,bella, buenota, tiene que sufrir una serie de expe- Mariano y la sorprendida Matilde («Matrimonio y mortaja»);
riencias amargas: soportar por años los insultos de los com- HIamor del gringo Bird por la prostituta Marieta-Asunción
pañeros de salón («Elba-lón», la ballena, etc.); las amistades (uNo Man's Land»); la reptilización de Alejo Rivas («Desde
de chicas gruesas y nocivas; las aproximaciones lastimeras de rntonces ladran los perros»);El parricidio de Demetrio Rente-
jóvenes inseguros; los prejuicios violentos de los chaparros na («Aquí no hay quien viva»);el castigo al viudo incestuoso
y delgaditos; la intolerancia estética de los maestros, y sigue (••l•:I diablo en los ojos»);y la castración del médico Peña («Los
la lista de micro-martirios de la pobre Elba. Pero llega el robardes no tienen cojones»). Lo primero que destaca en los
«volleybol»,y con este deporte la integración social de Elba («la1 rucntos deJosé Ángel es que sabe mantener un suspenso que
gordita de oro»), Elba recuerda con nostalgia su inicio en ese llevaal clímax y la resolución de una anécdota bien pensada.
deporte, la torpeza, el perfeccionamiento de movimientos, J osé Ángel sigueen este sentido, es un cuentista cabal:le ofrece
los grandes triunfos. La afirmación social de la protagonista: , u!lector los recorridos por un pueblo remoto que es una nueva
lo importante no es verse gorda sino sentirse bella. Anécdota ~t'ografía alegórica a la manera de la Yoknapatawpha County
con moraleja. Este cuento tiene un tono naive, pues vemos 1le Faulkner, el Macondo de García Márquez, la Comala de
el mundo a través de una adolescente. El humor va a contra- I{ulfo, el Placeres de Gardea ... Pueblo lleno de sol y polvo, de-
corriente de la protagonista; es un humor involuntario: Elba sierto y llanos, perros que ladran días y días sin cesar, hombres
nació para que el mundo ejerciera su escarnio en ella. Y no- 11ucse transforman en serpientes, fantasmas que queman a
sotros, solidarios, la entendemos. Y la acompañamos en los h1specadores, hombres de enormes falos a la manera de los
días de campo estudiantil, en las siempre mal hechas canchas patriarcas de Cien años de soledad, venganzas contra padres
de «volleybol»,en las conversaciones de la secundaria, en los robardes, padres incestuosos, médicos desatinados. Olvido es
pleitos de adolescente, en los prejuicios de los maestros, en¡ 1111 pueblo hecho de amores agraviados, relaciones «sospecho-
fin, en la nostalgia de aquellas épocas en que el mundo no] 'las»-entre el insaciable Geranio Soto y su amigo, el pasivo
era precisamente una high school donde cantaban chicos de'1 Lucrecio-, promesas de pasión absoluta (Bird y Asunción),
Vaselina (Grease deJ.Jacobs 1978) -en todo caso eran de un:' venganzas frustradas de un papá gringo por su hijo en tierra
mundoHairspray ala]. Waters (1988)-. ajena,ajenísima...y los personajes cuento a cuento se entrecru-
En estos cuatro cuentos, Juan Carlos nos muestra sus z.m, insinúan sus presencias, relatos, recuerdos, mitos. Olvido
habilidades literarias: va del gore-sangriento al sketch humorís- es un mundo compacto, bien logrado. Es el homenaje a Rulfo,
tico y al cuadro de personajes «especiales»:la gorda Elba y el 1»ista leer el título «Desde entonces ladran los perros» y los
para-científico Crisantemo. Plena madurez literaria. nombres de algunos personajes. Y la parodización de algunos
14 15
JosÉ MANUEL GARCÍA PRÓLOGO

temas de García Márquez: el hombre-reptil, los exagerados que rodean a extraños personajes. Del cuento «Desde enton-
ladridos de los perros, etcétera. 'Ts ladran los perros» no basta saber que se trata acerca de un
Vuelvo a repasar los cuentos, si escogiera tres ¿cuáles hombre enfermizo que al comer serpientes se transforma en
serían mis preferidos? «Matrimonio y mortaja», «Desde enton- 11na víbora. El placer de la lectura lo experimentamos también
ces ladran los perros» y «Aquí no hay quien viva».El primero al seguir el juego de perspectivas, los diversos puntos de vista
porque se refiere al amor del joven Mariano por la bella Ma- nrcrca de la anécdota, el lenguaje que usan los habitantes de
tilde. Mariano tiene todo en contra: pobreza, deformación < >lvido(¿los olvidenses?), las preocupaciones chiveras de las
física - tiene una pierna corta - , y no lo quiere su amadal mujeres,el ambiente de susurros y chismes del pueblo, el dolor
Matilde. Además, Mariano tiene un rival: el jarioso Geranio, e le los enfermos, y la confirmación de las supersticiones.
tipo amante de tomar por detrás a quien se deje. Para fortuna El cuento «Aquí no hay quien viva», es un relato que
de Mariano, éste tiene dos cosas a su favor, un enorme pene, recuerda lo mejor de Gardea: «Losviernes de Lautaro», o «El
que Matilde descubre por accidente a la orilla de un bucólico Ir-nómeno ominoso», de Daniel Sada. El resumen de la historia
río, y la misteriosa y oportuna muerte del galán de traseros, rscrita por José Ángel es el siguiente: el mayor José Pascual
Geranio Soto. El fin del cuento es memorable: Rcnterfa, viejo militar de 70 años, llegó a Olvido, buscando a
una mujer llamada Martina Dorantes. Llegó, dice el narrador,
La joven pensaba acostada, con las sábanas a la cíntura]
,,
rnn muchos años de retraso. En su búsqueda, se encontró a
mientras su marido seguía durmiendo. Escuchó las campanas de l ' 1111 hombre de unos 52 años, un tal Demetrio Rentería. Duran-
iglesia y entonces supo que en ese preciso momento, el pueblo d !e la breve conversación que tiene, Demetrio se da cuenta de
Olvido le estaba dando sepultura a un suceso vergonzoso de su vidaí 1 ¡ue el viejo José es su padre, ese que esperó por años y años
l
Observó a su marido y pensó que, en adelante, todo sería diferentes Martina Dorantes, su madre. El mayor José Pascual, recuerda
Con los senos descubiertos, comenzó a recordar con intensidad 1 a Martina desde la nostalgia y el prisma del deseo:
emociones que la habían asaltado aquel día que descubrió a Marian
desnudo en el arroyo. Le pareció verlo otra vez retozando en el agua!' -Entonces, ¿quiere decir que murió?-, preguntó el an-
su enorme sexo en total desproporción respecto a su pierna derech ciano, y sin esperar respuesta continuó hablando-. Es una lástima.
tan delicada, ligeramente más corta que la otra. Sintió nuevament'~, Jamás conocí cama más ardiente que la de esa Martina Doran tes-,
la sangre recorrer su interior, el vientre hirviendo en descontrol. En~ añadió, mientras revivía el recuerdo de aquella amante incansable.
tonces descubrió el cuerpo de su marido, miró sin pudor su miembr ' Luego de una ligera pausa, remató-: ¡Esa mujer sabía de unas ma-
y después la pierna que le resultaba tan atractiva. Al instante la deseó: ñas, que hasta donde yo sé, bien pudo haber sido de otro hombre
lentamente se sentó sobre ella y sonriendo, volvió a ser feliz con e aquel hijo bastardo que cargaba dentro!
vaivén, como lo había sido la noche anterior. Demetrio no daba crédito a tales palabras. En un instante,
sintió el hervor de la sangre recorrer todo su cuerpo, removiendo
Cito aquí el final, porque del suspenso trabajado po viejos viejos rencores que hacía tiempo había creído olvidados.
José Ángel, lo disfrutamos cuando atendemos el proceso d Apretó los puños y tragó saliva de rabia, sin embargo, el eterno pol-
construcción de las tensiones, más que fijarnos sólo en el rel vo abrasante y aquel inclemente sol de julio, le impidieron al mayor
16 sultado final del argumento. La creación de atmósferas rara percatarse de ello. 17
JosÉ MANUEL GARCÍA PRÓLOGO

El viejo mayor continúa hablando sin saber que los


insultos a Martina Dorantes iban a estimular la ira de Deme-
trio, el «bastardo». Al final de la historia,] osé Pascual queda
con la cabeza destrozada, encima de donde descansa Martina
Dorantes. Sabremos entonces que Demetrio, el huérfano.]
estaba colocando piedras sobre la sepultura de su madre, pero
su trabajo se vio interrumpido brevemente por ese hombre
que vino a insultar la memoria de la anciana Dorantes.
José Manuel García nació en Ciudad Juárez, Chihuahua, el 11de marzo de 1957.
1>esde1993es Profesor en la Universidad del Estado' de Nuevo México (NMSU,
Dosis letradas es pues, la reunión de tres voces, diferen-] l.as Cruces), donde imparte clases de literatura mexicana. Doctor en Literatura
l lispanoamericana por la Universidad de Kansas (Lawrence, Kansas, 1991).
tes en sus temas y estrategias literarias. Mérito del ex taller es
la individualidad creativa; el estilo personal es mérito de cada l.ibros publicados: La obra literaria de Ulises Irigoyen y José López Bermú-
autor aquí incluido. Roberto Espíndola Ruiz, con su tono dcz (Dirección de Educación y Cultura del Gobierno Municipal Juárez,
2006). Don Rómulo Escobar: Selecciones de artículos y ensayos 1896-1946
grave y filosófico, sus temas en torno a la nostalgia y el erotis- (1iirección de Educación y Cultura del Gobierno Municipal Juárez, 2005).
mo; Juan Carlos Esquive! Soto, prosista dedicado a dibujar] < tuardamemorias. Poesía (Universidad Autónoma de Chihuahua, Colección

personajes marginales, siempre enmarcados en ambientes Flor y Arena, 2005). Paso del norte - Ciudad Juárez: Textos de su historia y su
cultura (1535-1899).(Dirección de Educación y Cultura del Gobierno Munici-
grotescos y humorísticos. Y ] osé Ángel Valenzuela, con su pal Juárez, 2005). La inmaculada concepción del humor: Teoría, antología y
gusto por la anécdota impresionista, realista mágica, hacedor crítica del humor literario mexicano (Chihuahua, México: Editorial Azar, 1995).
de habitantes de los páramos de un pueblo norteño llamado
Artículos publicados en libros: "La literatura de Chihuahua en las antologías"
Olvido. (Parte 111). Víctor Orozco, Chihuahua hoy, 2006, visiones de su historia,
Lo que sigue es leerlos. economía, política y cultura. Vol. IV. Chihuahua, México: Universidad Autóno-
ma de Ciudad Juárez, 2006. "La literatura de Chihuahua en las antologías" (Parte
11).Víctor Orozco, Chihuahua hoy, 2005, visiones de su historia, economía,
política y cultura. Vol. 111. México: Chihuahua: Universidad Autónoma de
Ciudad Juárez, 2005. "La literatura de Chihuahua en las antologías" (Parte 1).
Víctor Orozco, Chihuahua hoy, 2004, visiones de su historia, economía, política
y cultura. Vol. 11.Chihuahua, México: Universidad Autónoma de Ciudad Juárez,
2004. "Literatura híbrida" The Handbook ofLatin American Studies: Humanities.
Vol.60. Austin, Texas: University ofTexas Press, 2005. "Literatura del crack, lite-
ratura de la descentralización, homenaje a Jesús Gardea" The Handbook of Latín
American Studies: Humanities. Vol. 58. Austin, Texas: University of Texas Press,
2002. "Dosgeneraciones defin de siglo" The Handbook of Latín American Studies:
Humanities. Vol. 56. Austin, Texas: University of Texas Press, 1999. "Encuen-
tros cercanos en ciertos sitios: Relatoría de los encuentros de escritores en Ciudad
Juárez" Memoria del 11Encuentro de Poetas en Ciudad Juárez. Ciudad Juárez:
Municipio de Juárez Administración 1998-2001, 2000. "Los juarenses que to-
davía somos, el Juárez que ya no es" Ricardo Aguilar, A barlovento. Universidad
Iberoamericana de la Laguna, 1999. "La generación Post-68 y La Generación del
Fin de Siglo" Encyclopedia of Mexico: History, Society and Culture. Chicago,
lllinois: Fitzroy Dearborn Publishers, 1998.
18 19
]osÉ MANUEL GARCÍA

Poemas, relatos publicados en libros: "Poema para no ser visto por la migra".
Juan Armando Rojas, Jennifer Rathbun, Canto a una ciudad en el desierto. Chi-i
huahua: Ediciones La Cuadrilla de la Langosta, 2004. "Carta a un amigo", "Para,
no ser visto por la migra" II Encuentro de Poetas en Ciudad Juárez. Universidadj
Autónoma de Ciudad Juárez, Instituto Chihuahuense de la Cultura, Municipio
de Juárez, 2001. "Poems". A Southwest Reader for Intermediate Spanish, ed. por,
Carole Byrd y Adriana Candia García. New York: John Wiley & Sons, 1999. "Un
1
habitado sueño''. Entre líneas II. México: The Ford Foundation, Instituto Na-
cional de Bellas Artes Museo de Arte in Ciudad Juárez, Adair Margo Gallery, VIENTRE HECHIZADO
and FEMAP, 1998. "10 razones para ser enterrado en el desierto." Paige Deshong
and Gilberto Lucero. Keeping Death. Las Cruces, NM: The Blue Guitar Press, i
1998. "Tres poemas" Ricardo Aguilar, Armando Armengol (editores). Palabra!
nueva: poesía chicana. El Paso, Texas: Dos Pasos Editores, 1985. "Puede sonarte
raro el nombre" Ricardo Aguilar, Armando Armengol (Editores). Palabra nueva:;
Cuentos chicanos. El Paso, Texas: Texas Western Press 1984. En colaboración Roberto Espíndola Ruiz
con Willivaldo Delgadillo.

Editor compilador de los siguientes libros: Roberto Espíndola et al. Norpaisaje:


Antología del TallerLiterario del INBA en CiudadJuárez. (Museo de Arte e Historia
del INBA en Ciudad Juárez y Doble Hélice Editores, 2007). David Pérez-López.:
Los años vividos.(Dirección de Educación y Cultura del Gobierno Municipal Juárez, :¡
2006). Edeberto Galindo Noriega. Amores que matan y otras obras. (Dirección de
Educación y Cultura del Gobierno Municipal Juárez, 2006). Adriana Candia. Dos
''ll
11

ti'
novelas de José U.Escobar:El evangelio de Judas de Keryoth y Vereda norte. (Di-
rección de Educación y Cultura del Gobierno Municipal Juárez, 2005). Guadalupe!'
de la Mora. Cinco dramaturgos chihuahuenses.(Dirección de Educación y Cultura'
y
del Gobierno Municipal Juárez, 2005). Héctor Padilla. Telón de Voces. (Dirección]
,¡111
dll de Educación y Cultura del Gobierno Municipal Juárez, 2005). José Ávila Cuc.
Sistema Solares (La obra de Ignacio Solares). (Dirección de Educación y Cultura
del Gobierno Municipal Juárez, 2005). Juan Holguín Rodríguez. Vocesde la revo-
lución. (Dirección de Educación y Cultura del Gobierno Municipal Juárez, 2005).
Ciudad de cierto, río: Antología del Taller literario del INBA-ICHICULT en Ciudad
Juárez, 2000-2004. (Doble Hélice, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes,¡:
Instituto Nacional de BellasArtes, Instituto Chihuahuense de la Cultura y el Museo '1

de Arte del INBA en Ciudad Juárez, 2004).

Colaborador en revistas literarias: Literatura Contemporánea Mexicana, La.


Palabra y el Hombre, Plural, Proceso, Quimera (España), Minerva (Corea), y
otras más. Miembro del Comité Editorial de la revista Nóesis (Universidad
Autónoma de Ciudad Juárez). Ca-editor del suplemento cultural Armario
de la revista Semanario (Ciudad Juárez, febrero 2000 a diciembre 2007), en
Armario publicó casi un centenar de artículos en torno a la literatura del estado
de Chihuahua. Premio de Poesía Border-Ford Pellicer- Frost, 1997. Coordinador
del Taller de Literatura del INBA en Ciudad Juárez desde 2000. Panelista dell
Nacional Science Foundation Graduate Research Fellowship. Juez del Premio
Nacional José Fuentes Mares, 1989.

20
CONCIENCIAS
EN EL LIMBO

Juan Carlos Esquive!


r· ]vAN CARLOS EsQUIVEL CONCIENCIAS EN EL LIMBO

CONCIENCIAS EN EL LIMBO

Conocerás el sentido de un instante


dentro del que queda inscrito
el significado de tu muerte
"¿Por qué escribo? Esa sí que es una buena que es el significado de tu goce.
pregunta. Posiblemente haya muchas respuestas Aprende; la contemplación del suplicio
para ella: catarsis, denuncia, sentido estético; pero es una disciplina y una enseñanza.
todas son palabras cuyo sentido aún no logro con-
Salvador Eiizondo, Farabeuf.
ciliar. Sin embargo, existe un común denominador
a todas ellas, esto es, lo que siento al momento de
escribir: una completa sensación de libertad."
Jamás escucho sus gritos. No aquí, tampoco allá. Me
pregunto si acaso encontraré alguien que abandone su mutis-
mo, pues empiezo a creer que poder escucharlos es lo único
que falta para lograr la trascendencia de mi ser, el propósito
último de mi existencia.
Siempre he querido ser algo más de lo que soy. Conver-
1 irme, metamorfosearme en algo más. Meta, igual a más allá:
1 le mi forma física, de mi sustancia, de mi esencia. Ser como

nunca he sido, haciendo lo que siempre he hecho.


Juan Carlos Esquive! Soto nace el 5 de noviembre de 1971en Ciuda Dicen que el cuerpo humano es algo sagrado, el tem-
Juárez, Chihuahua. Actualmente cursa la licenciatura en adminstración de em plo de Dios. Yo no puedo permitirme creer en eso, ni en Él.
presas. Publicó sus primeros trabajos en 1988, en el periódico El Fronterizo, e
la sección "La Obra"; consistiendo éstos en cinco capítulos de su primer novel . Simplemente, soy lo que soy y hago lo que hago. Todo en aras
corta Jacaranda. En abril de 2005 ingresó al taller literario del Museo de Arte <lela ciencia.
del INBA en Ciudad Juárez, coordinado por el Dr. José Manuel García. Ha co- No obstante, la idea de obtener una gratificación me
laborado en el suplemento cultural Armario de la revista Semanario en Ciudad
Juárez; revista de circulación estatal. Becario del Taller Virtual de Novela coor- ha quitado el sosiego desde hace unos días. No se trata de
dinado por Bernardo Ruiz en el 2006. Fue autor finalista del Primer Concurso:¡ lograr el reconocimiento, ni de alcanzar la gloria. Sólo es un
de Cuento Corto "Rodeo de palabras", convocado por el periódico Expreso, de
Hermosillo, Sonora; donde concursó con el cuento Kid Patético. Ha publicado
egoísmo distinto.
también en la revista Blanco Móvil con el ensayo Juaritos. Recientemente, en •: Puedo presumir, sin embargo, que mi marca particu-
junio de 2007, publicó "Cash Bar" en Norpaisaje. Antología del taller literario del ' lar quedará para la posteridad como huella de lo que hago.
INBA en Ciudad Juárez, (Editorial Doble Hélice, 2007).
56 Un sello indeleble para toda la vida. Pero eso es todo. No hay 57
,..,
]UAN CARLOS ESQUIVEL CONCIENCIAS EN EL LIMBO

mayor recompensa. No puedo aspirar a que mi habilidad e . Ojos sordos, olfato callado, oídos cerrados, tacto in-
siga un día despertarlos de su letargo para escuchar su doll' 11r11sible.Conciencia reprimida o liberada para siempre. Quie-
siempre ausente, siempre nulificado. n, < lespertar al paciente. Escucharlo. Crear un sonido con mi
Aquí llega uno más. pincel acuñado, dibujando estrías sobre lienzos sonrosados,
Suturas, guantes, gasas, vendas; aroma a formol aq marrones, negros o amarillos, según la melanina. Pintar mi
a desinfectante allá; algodón mojado en alcohol; telas lava propio Grito.Navegar como un barco, dibujando con mi proa,
con cloro; allá huele a vida, y aquí, a muerte petrificada. ron mi quilla finísima, estelas rojas sobre el mar 75% agua.
Silencio. Murmullos de asistentes. Música de radio a bajo ¡Cr!Blando el filo sobre la carne refrigerada. Crzzzzzz ...
lumen; comida que descansa en otra mesa, envuelta en pa t razo la línea en la nuca. Como siempre ocurre aquí, ha sido
aluminio bajo lámparas de calor. 1111 corte limpio, carente de sangrado. La piel cabelluda está
Ya no existen esos tiempos de náusea durante una s lista para plegarse hacia el rostro.
mana, ni aquel tufo anidado en el nervio olfativo. La utilid Entonces se abren en el cuerpo dos de las aberturas
de lo prescindible se ha vuelto una costumbre. hechas por la naturaleza, y no por mí. Un par de iris se mues-
Una máquina de rasurar redibuja el contorno de tran al aire, dos pupilas se contraen, y es entonces cuando por
cabeza, donde un marcador negro trazará las líneas que habr.'1 f ln surge el sonido largamente anhelado ...
de indicarme dónde cortar. Marcas de tinta que anteceden Pero todo ha sido tan repentino, que apenas pude
la mía, inferiores por ser volátiles. advertir el sonido de esa bocanada de aire con pretensiones
Si tan sólo pudiera sentir alguna clase de gozo cada v1' de grito, seguida de una exhalación definitiva. Anhelaba, mas
que su piel suena: crzzz ... Sé que eso duele, pero no a ellos. no esperaba lo ocurrido: un raro y breve despertar. Durante
dormidos ni muertos. un suspiro, el cuerpo pasó de cadáver a paciente cataléptico y
He aquí la clave de mi contrariedad: soy conciente d otra vez a cadáver: carne inerte, inmobilidad perpetua, templo
su inconciencia. Sufro sin dolor, sufro al saber que ellos n profanado: principio de la transmutación en gusanos y polvo.
sufren. Y sufro porque quiero sentir, no conformarme sól ¡Oh, qué decepción he tenido aquí!Espero que allá,en el quiró-
con la percepción de sus cuerpos a través de las vibraciones e fano, donde la piel no hace ruido, alguna vez falle la anestesia,
mi tacto; frío como la indiferencia del profesionista; como 1 para obtener algo más que la recompensa de la cicatriz y la
atmósfera de este lugar; como mi propia materia. contemplación de las batas iluminadas con el fulgor de una
Existe un ápice de cálida pasión en mis fibras que s celebración hemática.
contrapone a esa indiferencia: una imperativa necesidad d Sólo así trascenderé mi conciencia, explorando otras
ver sangre. Borbotones allá; coágulos aquí. formas de éxtasis, convirtiéndome en algo más que un instru-
Estoy a punto de hacer mi primer corte. Las líneas mento quirúrgico con filo de precisión y una sed de dolor ajeno
trazadas por el marcador están ahí, esperando a que las reivin-] que quizá nunca logre calmar por ser solamente un bisturí.
dique. Comienza la rutina. Un escalpelo: extremidad desarticulable del cirujano;
Una mano bajo elguante de látex sujetala cabeza delcadá- simple extensión en la mano de un médico.
ver, como si tal acción tuviera como fin evitar que el cuerpo cobre
58 viday se mueva.Inútil por imposible.Llevamás de siete horas. 59
]VAN CARLOS ESQUIVEL CONCIENCIAS EN EL LIMBO

1/
¡¡1
l 1:111 en mayores costos, tanto financieros, como de tiempo. il

1\ 11te tal contrariedad, donJ oaquín, empecinado en que su hijo l'I


·.rguieraestudiando todo lo relacionado con la electricidad, fi-
1 unció la instalación de un taller de radio, televisión e instala-
ELECTREROS Y VOLTANATOS ( rones eléctricas que sería el único del pueblo, sin importar si
'l·i
h.ihía mercado suficiente para hacerlo rentable o no.
1

Aunque para Crisantemo, dicho taller no pudo ser un 1¡1

1 ('galo mejor. No sólo por las baterías eléctricas, los motores,


{,
Lis bobinas y todas las herramientas; sino por el gusto que, ¡1
Crisantemo no se atrevía a decirlo. Consideraba peli- n.icido de la vista y acrecentado con un poco de inventiva,
groso atreverse a salir de sí mismo, sobre todo por el grado de h.rbía empezado a sentir por la iluminación. iil
11

secrecía de algunos encuentros que le tocó mirar. Aunque lo ¿Dónde está el amor?
visto no era de su agrado, para Crisantemo era un consuelo Un gusto que iba de las clásicas bombillas eléctricas,
saber que había alguien más como él en ese pueblo donde todo hasta aquellas de ornato; con forma redonda o puntiagudas;
se sabe, donde debía guardar las apariencias, seguir la corrien- tocos y luces de todos colores, formas y tamaños; luces calien-
te y, sobre todo, ponderar el prejuicio sobre la libertad. 1 es, frías, brillantes, opacas ...

¿Cómo es el amor? El amor puede estar cerca... muy cerca.


Para cualquier visitante, eran impensables los extremos ...focos chicos para electrodomésticos y focos grandes
a que llegaban los habitantes de ese poblado, a donde sólo se para arbotantes, con los cuales hasta se permitía soñar y au-
podía llegar por carretera luego de remontar la zona de Las 1oalburearse.
Emes -esas curvas, no precisamente femeninas, que podían Éste está buenopara usarlo de cojín cuando vaya a los toros.
verse rumbo a San Buenaventura. Porque todo en su vida, al menos en ese pueblo, era
Crisantemo quería cursar la preparatoria en Chihua- soledad. No había tenido novia, ni siquiera su padre pudo en-
hua, o mejor aún, en Ciudad Juárez; esta última, ciudad contrar alguna para él en ese pueblo, donde por sí había pocas
donde podría explayarse, ser él mismo. Pero en vez de eso, mujeres; debiendo recurrir a la búsqueda de muchachas en las
don Joaquín, su padre, lo mandó a Nuevo Casas Grandes, comunidades vecinas.
presionándolo para estudiar una carrera corta como técnico Ni siquiera dentro de su propio género, encontró algo
electricista que pudiera servirle de preparación, a corto plazo, o alguien que le gustara: durante sus ocasionales paseos por el
para una ingeniería en la planta maquiladora que recién se río, a menudo y por casualidad atestiguaba a lo lejos algunos
había instalado en el pueblo. encuentros furtivos entre los rancheros. Ignoraba si todos
¿~ése siente ser amado? ellos se habían satisfecho con animales, pero el sólo ver sus
Mas para su desilusión, el día que Crisantemo se rostros cobrizos, las frentes sudorosas -donde chocaban las
graduó de la preparatoria, la planta maquiladora abandonó el alas de las tejanas sucias-, y sus lenguas enroscándose entre
pueblo, debido a las dificultades que su ubicación acarreaba las cerdas de las desaliñadas barbas, le causaba repulsión.
60 para el departamento de Logística; dificultades que resulta- 61
JuAN CARLOS EsQUIVEL CONCIENCIAS EN EL LIMBO

A menudo, el cuadro le hacía recordar lo que Piporro El amor debe ser cálido.
recitaba en una canción: Probó con otros tipos de lámparas, pero ninguno le
Ceja poblada, bigote cáido,patilla larga... no le haga con- I" 1 -porcíonaba el placer que su "flamita" le daba: la exacta
fianza: esmañoso... 1'111tracción de su ano, el calor de la energía transformada ...
El amor esuna rugosa superficie de vidrio.
Había visto algunos en Chihuahua, y varios más cuan- ...las ansias de amar, de apretar para sentir más pla-
do acompañaba a su padre en sus viajes a CiudadJuárez. Pero ' r: r...
no le gustaba verlos con tanto maquillaje, ni pelucas, ni vesti- El amor es una herida que sangra.
dos de forma vulgar, como esos que se prostituían. Tampoco ...y la estupidez del confiado que toca metal y "hace
le agradaba ver a los que vestían como hombres, pero lucían 1 wrra".
ceja delineada. Prefería los que vio entrar al Club L. .., vestidos El amor esuna bomba, un volcán, o como la canciónde Yuri:
con propiedad, sin asomo de disimulo. 1111 latigazo de electricidad
Femeninos.
- Mire mi' jo: cuántos putarracos salieron desde que
se puso de moda Juan Gabriel.
Comparte tu aliento conmigo, niño de bocaperfumada.
- Pero ahorita lo voy a llevar con una vieja, porque ya
es tiempo de que descargue el fusil.
Aunque sintió placer en las caricias que su padre com-
pró para él, supo entonces que una mujer no sería lo suyo. No
tanto porque la prostituta con quien se acostó fuese gorda o
entrada en años -frondosa y llena de vida, como le gustan a su
padre-, sino porque la textura de su piel no se podía comparar
con lo tosco de la suya -que podría ser la de cualquier otro;
como la del varonil cura que le impartió catecismo cuando era
niño, y a quien le gustaba besar en la mejilla pálida y lampiña,
aunque áspera.
El amor duele.

Crisantemo se satisfacía a sí mismo. En sus primeros


días, con el índice. Semanas después, el cordial. Nunca intentó
con el anular o el meñique. Y con el pulgar, nunca pudo.
Hasta que en la soledad de su taller, "se le prendió el
foco": utilizó precisamente uno que tenía la forma de pequeña
62 flama. Incluso lo conectó. (l,\
~

PUMA Y DELFÍN /

Indice

Mi realización profesional en Cd.Juárez se la debo en


gran parte a una invitación que hizo el Dr. Alonso Ríos Del-
gado al gremio médico en una sesión científica. Conversando
con él, le pregunté si podía formar parte de la Asociación. Prólogo 7
«Vivo aquí, pero no soy egresada de la UACJ sino de la UNAM».
Roberto Espíndola Ruiz
Muy amablemente respondió la pregunta y me dio
l. Vientre Hechizado 21
su anuencia, además de orientarme al respecto. Es así como
Evolución 23
ingresé a las filas de esta asociación desde hace cinco años,
Vientre Hechizado 25
en los cuales he participado en sesiones, cursos, diplomados,
Recuerdos 26
~ juntas, festejos, torneos y todo tipo de eventos. Globo 27
En el 2006-2007 dejé de ser socio-activo para conver- Agua 28
tirme en miembro de la Mesa Directiva del Dr. Julio Rosas
~ Moreno, quien amablemente me invitó y le agradezco el ha- 11. Memoria de Jade 31
(: ber formado parte durante este año. 32
Comulgando con las Especies
"',, Actualmente formo parte de la mesa directiva con el Ebrio de Sol 35
;
Dr. Fernando González Maese en el período 2007-2008. En Mientras Escribo 36
estos años he aprendido como se trabaja en una asociación, Tiempo de Llovizna 37
en el desarrollo de sus diversas comisiones, organización de 38
ti La Casa en la Maleta
eventos científicos, sociales, deportivos, y sobretodo la ca- Ciudad 39
maradería, solidaridad y las muestras de afecto, en fin, tengo
muchos amigos a los cuales agradezco la oportunidad de plas- 111.Suspiros en el Cielo 41
mar mi experiencia. Erótica 42
Y finalmente podría decir que soy orgullosamente Poema 44
un Puma-Delfín, y que vengan otros veinticinco años, felici- Pecados 45
dades por este aniversario. Disecaré 46
Crujir de Hojarasca 47
"Cultiva tu mente, engrandece tu espíritu"
Dra. Griselda García Tolsa Letras del Presidente
1~iH Médica Cirujana UNAM-UACJ Dr. Fernando González Maese 49
Celebrando 25 años
MC Juan David Ramos Torres 52

Juan Carlos Esquivel


Conciencias en el Limbo 55
Conciencias en el Limbo 57
Electreros y Voltanatos 60
Por los Caminos del Block 64
Balón 79

Orígenes
Dr. Luis Corral Sánchez 99
Reflexiones
Dr. Luis Antonio Magallanes 101

José Ángel Valenzuela


En Terreno Vedado 103
Matrimonio y Mortaja 105
No Man's Land 114
Desde Entonces Ladran los Perros 125
1,,,, Aquí no hay Quien Viva 135
144
El Diablo en los Ojos
'' Los Cobardes no tienen Cojones 147

~l Orgullosamente AMEUACJ
Dr. Jesús Francisco Loera García 155
Puma y Delfín
Dra. Griselda García Tolsa 158
Dosis Letradas es una antología que reúne poesía,
cuento y narrativa en textos de Roberto Espíndola,
Juan Carlos Esquivel y José Ángel Valenzuela, ex
becarios del taller literario del INBA en Ciudad
Juárez, coordinado por José Manuel García.
Dosis Letradas surge gracias al apoyo y aceptación
del Dr. Juan David Ramos Torres y del Dr. Fernando
González Maese, como un proyecto cultural dentro
de los programas académicos de la AMEUACJ, en el
marco de la celebración de su vigésimo quinto
aniversario. Dosis Letradas es un espacio en el que se
da a conocer el trabajo literario de los autores con
temas, expresiones y gustos que con un poco de
magia invitan a leer y disfrutar, para que finalmente
cumpla su objetivo: porque el valor de este material
no radica en quien lo escribe, sino en quien lo lee y
lo aprecia.

ISBN: 978-9689305293

1
91178968911305293

Intereses relacionados