Está en la página 1de 1

ADORACIÓN A JESÚS SACRAMENTADO

en Navidad

Ver también: Otras oraciones ante el Santísimo

¡Santo, Santo, Santo! Bendito sea el Santo Nombre de Dios.


Bendito sea el Eterno Amor.
Bendita sea la Preciosísima Sangre del Divino Infante…
Toda gloria, honor y alabanza sean a Jesús Encarnado.
Adoración sea dada a la Santísima Trinidad.

Virgen Santísima, pon en nuestros labios y en nuestro corazón el Magnificat de tu eterna gratitud a Nuestro Dios y
Señor, a Jesús, tu Hijo Santísimo y al Espíritu Santo Consolador. Alabado sea Su Santo Nombre. ¡Oh María, Madre
de la Eucaristía!, Instrúyenos en el amor de Jesús Sacramentado; introdúcenos en Su Sagrado Corazón Eucarístico
para que en Él y por Él demos gracias sin fin al Padre Eterno, que con el Verbo Encarnado y el Espíritu Santo vive y
reina por los siglos de los siglos. Amén.

Amado Jesús, ha trascurrido otro año más que nos has regalado, con su cortejo de actividades, de trabajos, de idas
y venidas, Te lo ofrecemos tal como lo hemos vivido y como Tú lo has contemplado. Te damos gracias porque nos
has dado vida, porque hemos podido conocerte, amarte y adorarte más en el Sagrario y en cada camino que hemos
transitado…

Te bendecimos y glorificamos por todo lo que has realizado en nuestras vidas, por las gracias y dones que nos has
obsequiado, por los peligros que de nosotros has apartado, por los portentos que en nuestra existencia has obrado,
por Tu Amor, Misericordia y Ternura que nos has prodigado…

Adorado y alabado seas por siempre, porque hemos podido contemplar, amar y servir a nuestros seres queridos,
por todas las personas que has puesto en nuestro camino, por las alegrías que han aliviado nuestro dolor, por los
sufrimientos y penas que nos han permitido valorar más Tu Amor y Tu dolorosa Pasión…

Te glorificamos y exaltamos, Por Tu Paciencia infinita, por Tu perdón incondicional; suplicamos Tu Piedad y
Clemencia total por nuestra falta de caridad, por el tiempo perdido, por el dinero malgastado, por la palabra inútil y
nuestro egoísmo disfrazado de amistad, perdón por las obras interesadas y vacías, perdón por nuestra falta de
coherencia y piedad… por nuestros olvidos, descuidos y silencios… por dejarte abandonado en el altar…

Dulce Jesús Sacramentado deseamos con toda nuestra alma reparar el mal de nuestros pecados, pensamientos,
obras y omisión de este año que se va… y por favor, haz que en este año que está por comenzar tengamos una
nueva oportunidad, queremos vivir en humildad, caridad y santidad, no sabemos lo que Tu Bondad nos va a
deparar, ni cuanto tiempo nos queda para partir a la casa Celestial, sólo queremos entregarnos y abandonarnos en
Tu Divina voluntad.

Si la salud y el bienestar nos van acompañar, bendita sea Tu generosidad, concede a la humanidad una era de paz y
santidad…, líbranos a todos del mal.
Si vamos a recorrer el camino de la incomprensión, enfermedad y soledad, Te agradecemos oh Buen Jesús, la
fortaleza que nos vas a brindar. Si la muerte nos va a buscar, Ten la bondad, de preparar nuestra alma para el
encuentro final…

Que en cada circunstancia que nos toque pasar, de Ti nos podamos fiar, a fin que todo lo realicemos para la gloria
de la Santísima Trinidad y la salvación de la humanidad.

También podría gustarte