Está en la página 1de 24

Sistema de gobierno digital no representativo de

participación política directa (La Tercera


Democracia)

RESUMEN
Un sistema digital de participación política directa, sin necesidad de representantes
políticos corruptibles, podría empoderar a la población respecto a las decisiones políticas
que se toman todos los días en el aparato público, lo cual permitiría eliminar la dependencia
de estas decisiones en el criterio y la moral de dichos representantes.
Esto permitiría a su vez que las naciones se desarrollen económica, política y socialmente
de la mejor manera posible, o al menos de la manera en que realmente lo desea su
población, asumiendo su total responsabilidad en estas decisiones, y no culpando a sus
representantes por las malas decisiones que se tomen, quienes usualmente prometen una
cosa en campaña, y luego cumplen otra una vez en el poder.

INTRODUCCIÓN

1. Descripción de la realidad problemática

El desarrollo de las instituciones democráticas es fundamental para el desarrollo económico


del país que las contiene. Hoy en día, “los economistas que estudian el crecimiento
económico coinciden en que la calidad de las instituciones constituye un elemento
central en los patrones imperantes de prosperidad a nivel mundial” (Rodrik, 2012, p.
265).

Muchos países comienzan a entender que el avance económico no podrá coexistir en


presencia de sistemas políticos débiles, por lo cual resulta necesario formular propuestas
que eviten que la mala política termine destruyendo a la buena economía.
En ese sentido, varios estudios y experiencias prácticas indican que el traslado de las
instituciones del Estado al plano digital podría generar buenos resultados en distintos
niveles, pues este trasladado implicaría la utilización de las tecnologías por parte de los
gobiernos locales para “la mejora de su gestión interna y de los sistemas de intercambio e
interacción con los ciudadanos y con las organizaciones públicas y privadas” (Salvador
citado en Yrivarren, 2011, p. 23).
Actualmente ya existen diversas iniciativas alrededor del gobierno digital, entre las que
destaca la plataforma elaborada por el Ayuntamiento de Madrid, denominada “Madrid
Decide”, la cual permite una participación política directa a través de propuestas

1
ciudadanas, espacios de debate, presupuestos participativos, legislación colaborativa, y
muchos otros procesos.
“Una vez que una propuesta alcanza una cantidad de apoyos equivalente al 2% del censo
de Madrid (unos 53000), automáticamente pasa a ser estudiada por un grupo de trabajo
del Ayuntamiento y pasará a la siguiente fase de consulta popular, en la que la ciudadanía
de Madrid votará si se lleva a cabo o no”, señala la web.
Asimismo, en Argentina existe el “Partido de la Red”, el cual propone un nuevo modelo de
participación ciudadana, híbrido entre democracia directa y democracia representativa. La
propuesta del Partido de la Red es que los ciudadanos puedan debatir y votar en la
plataforma Democracia OS sobre los proyectos de ley de la Ciudad Autónoma de Buenos
Aires.
Según esta organización, existen “dos tipos de proyectos de ley sobre los que votar:
votaciones sobre los proyectos que se traten en la Legislatura (presentados por otros
partidos políticos), que determinarán el voto de los legisladores del Partido de la Red; y
nuevas propuestas de ley surgidas de la ciudadanía, que, en caso de superar un umbral
determinado, serán presentadas oficialmente en la Legislatura por los representantes del
Partido de la Red”.
En este contexto, dado que “el uso de las TIC para la participación política es un
fenómeno claramente emergente” (Robles, 2008, p. 2), nuestra hipótesis radica, en primer
lugar, en que, a diferencia de lo planteado en las dos organizaciones descritas previamente,
sería posible que los representantes políticos ya no sean necesarios para dirigir al Estado,
debido a su corruptibilidad (desde la perspectiva del gobierno digital planteada en Madrid
Decida y Partido de la Red, los representantes podrían vetar por razones ilegítimas –
utilizando argucias legales o mentiras evidentes- las decisiones tomadas desde el pueblo a
través de una plataforma digital).
Respecto a este tema, Salazar, Sandoval & De La Rocha (2003, p. 122) apuntan que “la
corrupción ya no se encuentra más situada fuera de la política, la lleva en su propio seno,
como una enfermedad incurable; pero que, mediante algunos medicamentos, puede ser
sobrellevada con cierta dignidad”.

2
2. Justificación y objetivo
En esa línea, la corruptibilidad es un riesgo que la sociedad no debería seguir corriendo ante
la posibilidad de generar un sistema que le permita asumir directamente la responsabilidad
de sus decisiones políticas sin depender del criterio moral de un representante.
Sobre este punto, Guichot (2014.p. 199), señala que la democracia digital, también
conocida como teledemocracia, podría “corregir las distorsiones de la representación, ya
que (…) en los Parlamentos se observan graves anomalías que inciden en la autenticidad
representativa de estas asambleas”.
Además, el Banco Mundial señala que “el gobierno electrónico es un facilitador en la
consecución de reformas alrededor de temas importantes como la gestión de las finanzas
públicas, la lucha contra la corrupción y el mejoramiento de los servicios que presta a los
ciudadanos”, lo que indica que, al menos en lo que al concepto estricto de gobierno digital
respecta, las perspectivas son favorables.

Por otro lado, en ocasiones se argumenta que no se deben crear mecanismos de decisión
ciudadana, porque un posible bajo nivel cultural o de conocimiento político haría que se
tomaran malas decisiones. Esto se ha argumentado tradicionalmente en contra del voto
femenino, del voto inmigrante, del voto de la gente sin renta, etc. pero lo que se ha
demostrado es que permitir a toda esa gente decidir ha sido precisamente lo que ha
permitido que escaparan de su situación de desigualdad cultural y de derechos, o al menos
que la mejoraran considerablemente. (Benz & Stutzer, 2004. p. 31-59).

En ese sentido, postulamos que los representantes políticos ya no serían necesarios dentro
del contexto de gobierno digital que proponemos; sin embargo, los equipos técnicos de las
diversas carteras ministeriales o municipales sí serían fundamentales, pero sólo deberían
limitarse a recomendar y ejecutar proyectos: no tomarían decisiones al respecto a menos
que el Estado, a través de participación política directa y digital, lo determine así, por
ejemplo, para situaciones de emergencia en las que se debe actuar rápido y no es posible
esperar algunos días a que el pueblo tome una decisión al respecto.
Por lo tanto, el objetivo de esta propuesta es debatir alrededor de la necesidad de que el
sistema democrático representativo evolucione hacia un sistema de gobierno digital sin
necesidad de representantes corruptibles, el cual podría empoderar a la población respecto a
las decisiones políticas que se toman todos los días en el aparato público.
Esto permitiría a su vez que las naciones se desarrollen económica, política y socialmente
de la mejor manera posible, o al menos de la manera en que realmente lo desea su
población, asumiendo su total responsabilidad en estas decisiones, y no culpando a sus
representantes de las malas decisiones que se tomen, quienes usualmente prometen una
cosa en campaña, y luego cumplen otra una vez en el poder.
A esta teoría podríamos denominarla Tercera Democracia, ya que la consideramos como
una tercera fase en el desarrollo de la democracia, siendo la primera la democracia griega
(es decir, su forma primitiva a través de la participación política directa a pequeña escala),
mientras que la segunda vendría a ser la democracia que tenemos hoy en día, surgida a
3
partir de la diferenciación de poderes que propició la Ilustración, y que permite la toma de
decisiones políticas por parte de poblaciones masivas a partir de la elección de
representantes. En ese contexto surgiría la Tercera Democracia, con el fin de permitir una
democracia a gran escala ante la imposibilidad de tomar decisiones simultáneamente entre
una población de millones de personas.

A partir de esta teoría, creemos que esa imposibilidad ha desaparecido gracias a la gran
conectividad que ofrece el Internet, debido a lo cual de ahora en adelante seríamos capaces
de tener una participación política directa a gran escala.

MARCO TEÓRICO

4
1. Creación de la plataforma
En ese contexto, nos proponemos describir las características de un sistema de gobierno
digital que funcione a través una plataforma digital adaptable (Marcotte, 2010), desde
donde las personas puedan ejercer directamente su derecho a proponer iniciativas de
desarrollo, evaluar las iniciativas provenientes de los diversos Ministerios del Gobierno,
priorizar las propuestas de cada cartera ministerial, etc., a través del ejercicio del voto
durante un lapso de tiempo determinado (una semana, por ejemplo).
Una propuesta que podría servir de guía para la construcción de la plataforma digital que
venimos describiendo es el sistema de discusión seguro a través de servicios Web descrito
en la investigación realizada por los especialistas Daniel Vásquez, Narciso Cerpa y Renzo
Angles, quienes señalan que “este sistema informático de discusión permite a los usuarios
intercambiar opiniones de forma segura, a través de la aplicación de técnicas de
criptografía. El sistema permite varios niveles de seguridad e identificación. Se permite la
participación identificada a través del uso de firma digital y certificados. También se
aplican atributos de seguridad para asegurar la integridad, confidencialidad y no repudio
de estos. El sistema de discusión se ha construido inmerso en una plataforma de servicios
Web orientada a proveer funcionalidades de apoyo a la democracia digital”.

Los gobiernos deberán auto-decidir crear esta plataforma digital de participación política en
base a la presión de su pueblo y a la buena conciencia de sus representantes. Este sistema
de gobierno digital debería ser un software libre (Alonso & Galán, 2004) estandarizado
para todas las naciones que la apliquen, y creado por una coalición internacional, el cual
permitiría que cada Estado mantenga sus propias contraseñas y realice sus propias
modificaciones a sus sistemas de seguridad, a sus herramientas operacionales, etc.
El estándar internacional para el sistema que se propondría inicialmente deberá estar basado
en la asesoría informática de al menos tres (cifra arbitrariamente delimitada) equipos
independientes, con miembros distintos cada uno, solicitados por los representantes de la
coalición internacional. El mismo estándar deberá seguir la coalición para hacer
modificaciones al sistema creado originalmente.
Si las propuestas disponibles son demasiadas, se deberían poner a votación las 3 propuestas
con más popularidad según las encuestas. ¿Quién estaría a cargo de estas encuestas?
Deberían ser mandadas a hacer por el gobierno nacional o la coalición internacional, a al
menos 3 encuestadoras privadas, quienes deberán publicar sus datos con nombre y apellido.
Las naciones o los individuos independientemente podrían compartir libremente con la
comunidad o negociar sus avances en la ciberseguridad (Mendoza, 2015) de esta
plataforma. En ese punto, los Estados dominantes estarían en la obligación de adquirir estos
avances para limitar al máximo la vulnerabilidad de sus sistemas, y de financiar el acceso a
estos avances para los Estados menos poderosos.
Para ello, la plataforma debería poseer un código abierto (Alonso et al., 2004) que permita
modificaciones sólo aplicables una vez la tendencia mayoritaria de una nación las apruebe.

5
Respecto a este punto en particular, el especialista Juan Jesús Arenas Iparraguirre 1 indica
que “generar una estructura de código libre para la plataforma de participación política
propuesta permitiría que se reconozcan sus vulnerabilidades, pudiendo aprovecharse de
ella mediante accesos ilegales a información clasificada o falsificaciones de software,
trayendo graves consecuencias para la seguridad de la plataforma”.
Asimismo, señala que “si bien los software de código abierto han servido para crear
aplicaciones con una seguridad mayor, todo eso se debe a su comunidad. En el caso de una
aplicación del estado, no es posible definir la comunidad que estaría interesada en
mejorar la aplicación, por lo que solamente sería utilizada para generar
vulnerabilidades”. Debido a ello, para este especialista, el código de este sistema no
debería ser público, sino restringido a los operadores autorizados del mismo.

2. Solicitudes de votación
Las solicitudes de votación podrán ser votaciones directamente sobre un tema, generando
dichas votaciones una legislación, así como votaciones para determinar si se realiza una
investigación alrededor de un tema, sirviendo los resultados de dicha investigación para
realizar una votación que genere legislación.
Antes de plantear una solicitud de votación de manera independiente, los ciudadanos
deberán contactar física o digitalmente a cualquiera de los Ministerios que tengan
competencia dentro del ámbito de su solicitud, donde deberá existir un departamento que
los asista (no que determine si sus solicitudes serán publicadas o no, pues todas lo serán 2)
en la formulación de sus solicitudes, tanto a nivel de formalización del documento como de
viabilidad de la propuesta, -grabándose la reunión presencial (en caso hubiera una), la cual
podrá ser colgada junto a la solicitud de votación y al resto de documentos pertinentes-.
Es preciso especificar que las solicitudes de votación deberán tener 3 opciones de
participación por parte del público: "de acuerdo con lo propuesto", "en desacuerdo con lo
propuesto" y "la propuesta está mal planteada".

Si se marcara "la propuesta está mal planteada" el sistema deberá permitir que un máximo
de 20 usuarios (cifra arbitrariamente dispuesta) postulen paralelamente modificaciones a la
propuesta (siguiendo un ordenamiento en base al orden de llegada de las postulaciones) en
recuadros que sólo permita determinada cantidad de palabras (digamos, 300 caracteres).

Para ello, luego de marcado el recuadro "la propuesta está mal planteada", se desplegará
automáticamente una lista con cada uno de los artículos o ítems (estos ítems podrían

1
Ingeniero Informático, Máster en gestión de la innovación empresarial y Magíster en Gestión y Política de la
Innovación y la Tecnología.

2
Debido a la gran cantidad de propuestas que surgirán, los creadores de una propuesta deberán difundirla a
través de sus redes sociales, y a través de medios de comunicación y de todos los métodos que crean
convenientes para que no pase desapercibida. Asimismo, los ciudadanos y los medios de comunicación, por
su propia iniciativa, podrían difundir las propuestas que consideren relevantes.
6
reconocerse como palabras o conceptos clave, los cuales más adelante serán descritos más
ampliamente como “tags”) que compongan la propuesta, y el usuario deberá seleccionar los
ítems en los que se encuentra el error corregible, pudiendo luego dejar su opinión en 300
caracteres si el sistema se lo permite.

En ese sentido, todas las personas que marquen "la propuesta está mal planteada" podrán
estar “de acuerdo” o “en desacuerdo” con alguna de las modificaciones a la propuesta (o
proponer la suya propia, con un límite de participación arbitrariamente delimitado de 20
usuarios que postulen modificaciones a la propuesta de modificación), pudiendo
nuevamente determinar que las propuestas modificadas siguen estando mal planteadas. Para
ello también se deberán seleccionar los ítems de la propuesta modificada que deben
corregirse.

Por otro lado, si se marcara “En desacuerdo” con la propuesta original, se deberá
especificar también en qué ítem de la propuesta se encuentra el error incorregible,
seleccionando al ítem que se considera erróneo. Además, 20 usuarios también podrían
redactar en un recuadro que sólo permita determinada cantidad de palabras su versión
respecto al tema que se considera erróneo de manera incorregible.

En el caso de que se trate de solicitudes de votación para realizar investigaciones, cada


nueva convocatoria podría utilizar especialistas contratados por el pueblo específicamente
para esta investigación, en caso los especialistas del ministerio competente no puedan
encargarse del asunto, ya sea por sobrecarga laboral como por falta de capacitación (lo cual
debería ser justificado oportunamente por los especialistas ministeriales).

Para poder ser contratados por el pueblo, los especialistas deberán percatarse de la
convocatoria oficial al respecto a través de etiquetas o “tags” generados por los gremios
laborales a los que estén suscritos. La convocatoria oficial será emitida por el ministerio
competente a partir de la decisión tomada por el pueblo.

Tomemos en cuenta también que los empleados de cada uno de los organismos del Estado
serán elegidos por un equipo de selección orientado por las autoridades elegidas por el
pueblo. Por ejemplo, el pueblo elegirá al Primer Ministro y al Ministro de cada Ministerio,
así como a los Directores de los diferentes sectores de cada Ministerio, o al Gerente
General Municipal (lo que vendría a ser el Alcalde) y a los Gerentes de las diferentes áreas
de cada Municipalidad, quienes supervisarán la elección de los empleados de sus
organismos.

En el ámbito del Poder Judicial, el pueblo debería elegir a los representantes de las más
altas esferas judiciales del país, como el Fiscal de la Nación, Presidente del Poder Judicial y
demás funcionarios judiciales principales (cabezas de las diferentes áreas del Poder
Judicial) que se encarguen de gestionar los equipos de selección que escojan y distribuyan
al resto de funcionarios judiciales de todo el país. Lo mismo podría realizarse con los
organismos autónomos (Banco Central, Defensoría del Pueblo, Contraloría, etc.).

7
Si la tendencia mayoritaria respecto a las modificaciones, a la aprobación o al desacuerdo
ante una propuesta no es amplia [para ser amplia, la participación de usuarios frente a
determinada postura ante una solicitud de votación (a favor o en contra) tendría que ser
15% superior -cifra delimitada arbitrariamente- al número de usuarios que optaron por la
postura contraria], esta deberá postergarse hasta dentro de 3 meses -cifra delimitada
arbitrariamente- (si esta no ha sido señalada como urgente por parte de la población o de
algún ministerio -con aprobación de la población- para lo cual tendría que tomarse una
decisión en base a la tendencia mayoritaria), momento en el cual podría volver a
proponerse hasta en dos ocasiones más – cifra arbitrariamente dispuesta- antes de que
deban plantearse como urgente para que se pueda tomar una decisión finalmente sobre el
tema.

Todas las decisiones aprobadas o desaprobadas por mayoría amplia podrían ser vueltas a
poner en discusión luego de 6 meses de tomada la decisión inicial – cifra arbitrariamente
dispuesta – con el objetivo de corroborar su legitimidad. Si el resultado no es coincidente,
deberá volverse a poner en debate 3 meses después, en base a lo cual se tomará una
decisión final, que podría volver a debatirse dentro de un año (cifra arbitrariamente
dispuesta) luego de tomada la decisión final, en caso no lo impida ningun contrato de por
medio con alguna empresa.

Esta limitación de votaciones se da con el objetivo de evitar (1) un sobrecargo de


solicitudes en la plataforma digital, lo que dificultaría la participación ciudadana, o (2) que
el tema quizás se sobreexponga, dándole un tiempo de descanso y reflexión a las personas
respecto al mismo, con el fin de que pueda llegarse finalmente a un acuerdo en la siguiente
votación.

Las votaciones no requieren de un porcentaje mínimo de participación, ya que a partir del


número de individuos que participaron se determinará el universo desde donde se puedan
tomar decisiones por tendencia mayoritaria.

Asimismo, la priorización de proyectos (o su ejecución simultanea dependiendo de la


disponibilidad presupuestaria) debería ser automática, delimitada según la cantidad de
participantes por solicitud de votación. Además, debería existir un boton de emergencia
para ubicar en las primeras posiciones de la lista de ejecuciones a uno o mas proyectos que
se consideren tan o más urgentes que los proyectos que ya se vienen ejecutando, pudiendo
designarle el presupuesto necesario para su ejecución a través del refinanciamiento o
paralización de otros proyectos, del endeudamiento, del gasto de ahorros, etc., según
determine la población, o acelerar el período de votación, por ejemplo, de 7 a 3 días.

Esta opción también debería tener un botón para negar la emergencia, a través del cual la
población deberías postear fotos o videos que demuestren que una supuesta situación de
emergencia no es real3.

3
Este mismo procedimiento de posteo de fotos o videos también debería utilizarse para demostrar que el
Estado está realizando de forma nula o parcial su trabajo en un proyecto, con el objetivo de que se tomen las
medidas correctivas en base a las solicitudes de votación que se hagan al respecto.

8
3. Tags

Según la propuesta que venimos describiendo, consideramos necesarias solamente a las


siguientes estructuras políticas de organización geográfica: el Gobierno Ejecutivo
(conformado por los diferentes Ministerios, sin la figura presidencial o vicepresidencial) y
las Municipalidades distritales, eliminando la necesidad de Parlamento y Gobiernos
Regionales, pues los sistemas digitales de gobierno tendrán el alcance para permitir la
participación de determinada población a nivel distrital, interdistrital, regional, interregional
y nacional según el siguiente sistema de tags: la plataforma digital deberá estar segmentada
por áreas geográficas (distrito, región y nación), a través de tags con los nombres de dichas
áreas, para que los problemas surgidos sólo en ellas puedan ser mostrados única y
automáticamente a las personas que se adhieran a esos tags, a razón de la o las direcciones
domiciliarias brindadas por ellos y certificadas por el organismo competente (las personas
también podrán adherirse a tags relacionados con gremios profesionales, entretenimiento,
actividades cívicas, etc.).

Asimismo, para evitar que las personas o especialistas ministeriales postulen las mismas
propuestas de proyectos alrededor de un mismo tema, cada uno de dichos temas deberá
tener una etiqueta propia (tag), generada a través de palabras o conceptos clave. Si el
pueblo ya hubiera tomado una decisión sobre los tags de un proyecto que actualmente
presenta una propuesta de re-evaluación sobre ese mismo tema (ya sea por pedido de algún
ciudadano o especialista ministerial, o por falta de mayoría amplia), entonces deberá
utilizarse el tag de “re-evaluar” para que pueda re-evaluarse la decisión tomada. Si una
propuesta estuviera debatiéndose, entonces deberán bloquearse las nuevas propuestas
alrededor del tema o los temas en debate.

Si una propuesta contuviera las mismas palabras clave que un proyecto sobre el que ya se
tomó una decisión, o sobre la que se está tomando una decisión, pero además algunas otras
palabras clave más, no reconocidas previamente, el sistema debería especificar en la
propuesta que ciertas palabras clave ya han sido debatidas previamente, o que están en
debate, y además seguir el siguiente procedimiento para reconocer las palabras clave
nuevas:

Siempre que surja un tag nuevo, es decir, no almacenado en la memoria/biblioteca de la


plataforma digital en general, o en relación a determinado sector en específico (tanto para
los tags permitidos como para los no permitidos - los cuales serán propuestos por los
especialistas ministeriales y por la población, y aprobados por la población-, cuyo intento
de publicación será bloqueado), el Ministerio competente, según lo que indique el creador
del tag, deberá revisar la validez de dicha etiqueta, mostrando al público que el tag está en
evaluación, y sancionando al autor en caso se le encuentre una intención agraviante para la
opinión pública, amparando esta acción la población en general a través de un silencio
aprobador, u oponiéndose a ella a través de la convocatoria de una votación al respecto.

9
Para ello, el tag bloqueado deberá figurar de todos modos en la herramienta de búsqueda de
la plataforma y en el menú de la plataforma (donde figurarán todas las actualizaciones de
convocatorias al ingresar a la web, tal como lo hace la sección noticias de Facebook), y
deberá tener la opción de “desbloquear”.

Además, cada etiqueta deberá estar respaldada por un documento (texto, video, audio, etc.)
que confirme la veracidad o la razonabilidad de lo expuesto, y cada ícono del documento
deberá poseer botones al lado que permitan al público indicar la falsedad o inviavilidad de
dichos documentos, respaldando los denunciantes sus afirmaciones con nuevos
documentos, según el sistema de interacción de máximo 20 usuarios descrito anteriormente.

4. Falta de acceso a internet

La no posesión de un dispositivo digital no impediría acceder a este derecho, pues existen


cabinas de internet (también llamados cibercafés) desde donde se pueden realizar estas
actividades. Si algún conjunto de personas no pudiera acceder a cabinas de internet por
razones económicas, deberán contar con módulos desde donde podrán ejercer su voto, y si
la mayoría de la población de determinado territorio estuviese conformada por personas que
no puedan acceder a internet (ya sea porque no cuentan con los recursos económicos para

10
tener un dispositivo digital o para acceder a cabinas de internet), la instalación de módulos
en zonas estratégicas deberá ser la primera medida en aprobarse por el gobierno luego de
crear la plataforma digital, con el objetivo de que la participación democrática digital
represente realmente a la mayoría de la población. Este proceso de instalación de módulos
deberá hacerse progresivamente o en la medida que estime la población, según la
disponibilidad de recursos.
En el caso de las zonas en los que aún no se puedan instalar módulos de participación
democrática digital, el Estado deberá mantener el sistema representativo, y al mismo
tiempo deberá impartir una cultura activa de referéndums presenciales alrededor de temas
no imprevistos (por ejemplo, la determinación y priorización de presupuestos y proyectos a
comienzos de una nueva gestión o de un nuevo año fiscal), así como alrededor de
votaciones polémicas y/o muy parejas (por ejemplo, derechos homosexuales, legalización
del aborto, legalización de las drogas, etc.) , tanto a nivel nacional como local, hasta que el
sistema en línea llegue a dichas localidades.
Los módulos deberían ser vigilados por elementos de las fuerzas públicas, quienes
controlarán la utilización de las computadoras siguiendo un criterio de uso personal de
máximo 1 hora 30 minutos (cifra arbitrariamente delimitada) diariamente según orden de
llegada (a cada usuario que espera su turno deberá dársele un número y un tiempo
aproximado en que le tocará su turno).
Además, el uso de los módulos no debería estar restringido a los habitantes permanentes de
determinada localidad (pues a un usuario que vive en el pueblo A, pero trabaja en el pueblo
B - contando ambos pueblos con módulos- podría convenirle utilizar el módulo del pueblo
A durante, por ejemplo, el almuerzo o algún otro descanso, y no el del pueblo B, a donde
llega tarde, cansado, con ganas de ver a su familia, y ya sin interés por participar en la
plataforma digital de participación democrática), pero sí se deberá limitar su uso según el
nivel socioeconómico del usuario (aunque no absolutamente, pues si hubiera una amplia
disponibilidad de máquinas, no sería necesario imponer restricciones), ya que sería más
justo que los usuarios con mejores recursos económicos utilicen con mayor frecuencia las
cabinas de internet o computadoras propias para estos procesos democráticos, en caso la
disponibilidad de los módulos sea limitada.
¿Cómo priorizar su uso para personas de bajos recursos? A través de bases de datos con
NSE de determinada población ¿Cómo mantener actualizada esa base? Mediante la
organización de censos en zonas vulnerables.
Por otro lado, los elementos de las fuerzas públicas podrían orientar a los usuarios en
relación al uso del sistema, para lo cual deberán estar capacitados. Pero debemos tomar en
cuenta que estas fuerzas no están naturalmente diseñadas para esta función, por lo que en
algunos casos deberán emplearse especialistas, según criterio y decisión del pueblo.
Respecto al problema de la falta de acceso a internet para la participación política directa, el
especialista Juan Jesús Arenas Iparraguirre señala que “sería interesante utilizar algún tipo
de aplicación que funcione offline, por ejemplo, que almacene la información de manera
local y cada cierto tiempo se pueda migrar a una base de datos general. También existen
otras tecnologías como aplicaciones que utilicen la señal del celular, por ejemplo,
11
mensajes de texto”, abriendo el debate alrededor de la generación de alternativas a los
módulos propuestos previamente.

5. Posibilidades de manipulación del sistema


El programador en jefe encargado de monitorear la plataforma de participación democrática
de un país, a quien llamaremos programador 1, podrá poseer una o varias cuentas bancarias,
a las cuales, junto con las cuentas bancarias de familiares hasta, digamos, 3er grado de
consanguineidad, llamaremos C.B.1. Dichas cuentas deberán ser monitoreadas por otro
programador en jefe, dedicado a monitorear movimientos anómalos en cuentas bancarias de
funcionarios públicos de determinado sector, a quien llamaremos programador 2 (elegido
de entre todos los países menos aquel al que pertenece el Programador 1, a través de un
sistema de elección aleatorio y automatizado que seleccionará a los ciudadanos que se
encargarán de seleccionar a este programador: este sistema será descrito a detalle más
12
adelante) el cual poseerá a su vez una o varias cuentas bancarias, a las cuales llamaremos
C.B.2.

Dichas cuentas deberán ser monitoreadas por un tercer programador, a quien llamaremos
Programador 3, elegido a través del sistema descrito de entre todos los países menos aquel
al que pertenece el Programador 2.

Este sistema aleatorio y automatizado, junto con la C.B.3., deberá será revisado por un
programador 1, elegido bajo el mismo sistema que hemos descrito, y proveniente de entre
todos los países menos aquel al que pertenece el Programador 3. Esto con el objetivo de
reducir la posibilidad de corrupción a algunas pocas posibilidades, como por ejemplo, la
entrega de sobornos en efectivo, o depósitos a cuentas de amigos. En ese sentido, con el fin
de reducir aún más las posibilidades de corrupción, los programadores podrían pasar por un
sistema de exámenes poligráficos.

Para evitar que los funcionarios puedan sobornar al especialista en polígrafos, la prueba
poligráfica debería grabarse en video, enviando los resultados del examen (que seguirá un
sistema en el que el evaluado deberá mostrar durante cada respuesta, y el evaluador durante
cada pregunta, la portada de un periódico en el que se evidencie la fecha del día de la
evaluación) y los videos de la entrevista, a un servidor de una de las empresas autorizadas
que realicen este tipo de pruebas en otros países, elegida dicha empresa a través del sistema
de elección aleatorio y automatizado mencionado anteriormente.

El funcionario público podrá realizar sus labores diarias hasta que su examen poligráfico
haya sido enviado y evaluado, pero no podrá ejecutar ninguna responsabilidad, es decir,
podrá avanzar con la parte teórica de su trabajo, pero no podrá poner en práctica nada de lo
teórico hasta los resultados de la prueba.

Entablar un sistema de verificación a través de exámenes poligráficos (el cual podría


extenderse a todos los altos mandos del aparato público) podría resultar un trabajo muy
costoso y ralentizador de los procesos de gestión pública, pero probablemente a fin de
cuentas resulte muy positivo para contribuir a la mantención de la transparencia
institucional.

Este sistema podría servir como complemento a los múltiples métodos de prevención
anticorrupción que existen hoy en día. Sin embargo, el uso de polígrafos no es aceptado
judicialmente en muchos países, y podría no ser considerado por algunas naciones como
una referencia científicamente consistente para determinar la honestidad de las personas.

Si no se pudiera mantener los sistemas automatizados de distribución aleatoria (tanto para


el sistema de monitoreo de cuentas bancarias como para el sistema de exámenes
poligráficos) debido a un alto riesgo de manipulación, se deberá establecer un sistema
“manual” en el que el funcionario que realiza el examen poligráfico o el programador en
jefe deberá sumar las cifras resultantes de la presión arterial del funcionario supervisado (se
deberá filmar este procedimiento), más los grados centígrados de la temperatura de la
ciudad donde se realice la actividad (según el servicio meteorológico nacional),

13
determinando así el número de orden del ciudadano que se encargará de escoger al
programador que supervisará el sistema de distribución que le corresponda, o a la empresa
que analizará los resultados de una prueba poligráfica.
De esa forma, el ciudadano deberá recibir simultáneamente vía sms y vía correo
electrónico, al correo o a los correos personales que indique en sus datos generales 4, una
solicitud donde se le mostrará unas listas de códigos que corresponden a cada programador
dedicado a supervisar el funcionamiento de los sistemas de participación democrática
digital a nivel mundial, o a cada empresa de análisis poligráfico a nivel mundial autorizada
por el Gobierno a realizar dicha prueba, de entre las cuales el usuario deberá elegir
libremente a la que su intuición le señale como indicada, copiando el código, y
respondiendo al mensaje o mail pegando dicho código. El ciudadano podrá realizar este
procedimiento desde cualquier dispositivo.

Si el resultado de una suma coincide con un número de orden ya elegido en esa misma
convocatoria o en alguna otra dentro del período de los 2 meses de haberse elegido (cifra
arbitrariamente delimitada), cada uno de los números componentes en dicha suma deberán
restarse, pudiéndose obtener números tanto negativos como positivos, que deberán sumarse
al resultado de esa misma suma.

4
Cabe resaltar que actualmente, el organismo encargado de recopilar los datos de los ciudadanos en el caso
peruano, la RENIEC, no recoge datos referentes a correos electrónicos o a número telefónicos, sin embargo,
este proceso debería comenzar a hacerse para los fines que venimos describiendo.

Para verificar que el o los correos sean auténticos, el individuo recibirá un código de verificación al momento
de su inscripción en la plataforma de participación política que deberá ingresar cuando le llegue un correo
proveniente de la RENIEC a cada una de sus cuentas. Para verificar que el correo no haya sido dado de baja,
la RENIEC deberá enviar periódica y aleatoriamente correos de verificación de este aspecto, en los que se le
hará una pregunta secreta al usuario (por ejemplo, el nombre de tu primera mascota, la fecha del nacimiento
de la abuela, la ciudad preferida, etc. Se deberán tener registradas, por ejemplo, 5 de estas preguntas), y este
deberá dar la respuesta que coincida con la que dio el día de su inscripción.

Para corroborar que el correo esté siendo usado efectivamente por la persona que dice ser el dueño, dicha
persona deberá enviar una foto suya con un periódico que muestre la fecha del día en que respondió al correo.
Ambos procesos deberán ser respondidos a más tardar una semana (cifra arbitrariamente dispuesta) después
de recibido el correo de la RENIEC. Lo mismo en el caso de los teléfonos celulares, a los cuales les llegará un
sms de verificación. Ya que aún existen muchos teléfonos que no permiten enviar fotos, simplemente se
deberá confiar en que la persona que responde el mensaje es el verdadero dueño. Sin embargo, aquellos que sí
cuenten con smartphones, deberán enviar la foto según lo establecido. Esta última medida se logrará erradicar
cuando estudios demuestren que los celulares sin estas características ya no existen.

Si alguno de los datos brindados por el usuario no coinciden con los registros de la RENIEC, el organismo
deberá solicitar nuevamente que envíe los datos que se le solicitan, cambiando las preguntas y los códigos. Si
los datos vuelven a no coincidir, la RENIEC deberá acordar una fecha con el usuario para que se acerque a las
oficinas a hacer la rectificación de los datos. Si el usuario no contara con un celular al momento de su
inscripción en el registro nacional, y no estuviera dentro de los rangos socioeconómicos de pobreza o pobreza
extrema aceptados internacionalmente, deberá acceder a ambas herramientas, bajo pena de multa determinada
por especialistas y confirmada por la población nacional. Asimismo, si el usuario no contestara durante el
plazo establecido, también debería aplicarse una multa.

14
Si este resultado volviese nuevamente a coincidir con un número ya elegido, o si el
ciudadano estuviera disponible, pero no respondiera durante un período de 30 minutos
-cifra arbitrariamente delimitada-, se deberá sumar dicho número resultante a la cifra
proveniente de la suma original de este proceso cuantas veces sean necesarias hasta
encontrar una cifra disponible.

Este sistema puede llevarse a los números de la siguiente forma: si la presión arterial de una
persona es 23/12 (sístole/diástole), y los grados centígrados de la temperatura de la ciudad
donde se realice la actividad es 23 (Lima, 23°C), entonces la suma de todos esos factores
es: 23+12+23= 48.
Si el resultado de la suma (48) coincide con un número de orden ya elegido en esa misma
convocatoria o en alguna otra dentro del período de los 2 meses de haberse elegido, cada
una de las cifras componentes en dicha suma deberán restarse (23-12-23), pudiéndose
obtener números tanto negativos como positivos: 23-12-23=-12
Dicho resultado deberá sumarse al resultado de esa misma suma 48+ (-12) = 36. Si este
nuevo resultado volviese a coincidir con un número ya elegido, se deberá sumar dicho
número resultante (en este caso, 36) a la cifra proveniente de la suma original de este
proceso (48) cuantas veces sean necesarias hasta encontrar una cifra disponible.
Vale la pena resaltar que para modificar la plataforma de participación democrática y el
sistema computarizado de selección aleatoria se necesitarán al menos 2/3 (cifra
arbitrariamente dispuesta) de claves custodiadas por altos funcionarios: 1 de ellas guardada
por el Presidente del Poder Judicial, 1 de ellas por el Jefe General de la Policía, 1 de ellas
por el Jefe General del Ejército, 1 de ellas por el Jefe General de La Marina, 1 de ellas por
el Jefe General de la Aviación, 1 de ellas por cada Ministro, y 1 de ellas por el representante
de las Universidades públicas y privadas (la cantidad de claves y los funcionarios que las
posean es un tema que deberá ser determinado por el pueblo), volviendo difícil, pero no
imposible, corromper a todos estos altos funcionarios, y al programador de turno (quien
también tendrá una clave), para alterar el sistema de forma corrupta.
Además, cada una de estas autoridades deberá guardar semanalmente (cifra arbitrariamente
determinada) una copia de seguridad (backup) de la información de la plataforma digital de
participación política del Estado en una base de datos no conectada permanentemente a
internet, para evitar que toda esa información se pierda si un hacker destruye las
plataformas. Los ciudadanos interesados también podrían realizar esta labor5.

El pueblo se encargará de escoger cada 6 meses (cifra arbitrariamente delimitada) a un


programador diferente para el mantenimiento del sistema, quien cambiará la contraseña
utilizada por el programador anterior. En caso se cambie a alguna de las autoridades antes
mencionadas, también se deberá cambiar la contraseña de dicha autoridad.

5
Al respecto, el Mg. Arenas Iparraguirre insiste en que “el ciudadano podría acceder a información desde la
plataforma, es decir, a datos procesados que le permitan tomar decisiones, pero brindarle acceso a la base de
datos completa puede promover el hallazgo de vulnerabilidades de seguridad”.

15
Para el caso del sistema computarizado de selección aleatoria específicamente, si la
dirección IP de destino detectada coincide sólo en apariencia con el IP de destino
planificado, sin coincidir realmente (es decir, si el sistema es manipulado de tal modo que a
los supervisores se les presente los datos correctos en apariencia, siendo el destino final de
dicha información otro destino previamente coordinado por uno o varios ciberdelincuentes
para satisfacer sus intereses particulares, o en caso el sistema simplemente no funcione
debido a diversas razones ajenas a la corrupción), el sistema de gobierno deberá retroceder
al gobierno representativo mientras no se logre recuperar durante una semana (cifra
arbitrariamente dispuesta) el sistema digital, y/o mientras no se logre capturar, luego de
una semana (cifra arbitrariamente dispuesta) de que algún acto de corrupción sea expuesto
públicamente, al hacker o a los hackers culpables de los errores en el sistema.

Dichos ciberdelincuentes podrían trasladar su condición de prisión efectiva a libertad


condicional luego de determinado período de tiempo, establecido por la autoridad judicial
competente, siempre y cuando colaboren con la comunidad internacional fortaleciendo el
sistema de gobierno digital, recibiendo por ello un pago máximo del 70% (porcentaje
arbitrariamente determinado) del promedio de remuneración a nivel mundial de todos los
programadores en jefe encargados de monitorear dicho sistema. Si el o los delincuentes se
comprometen a trabajar en el sistema de gobierno digital, este podrá ser lanzando luego de
haber gobernado los representantes políticos según el gobierno representativo durante al
menos un año (cifra arbitrariamente delimitada), y sólo si el ciberdelincuente se
comprometiera a ello antes de cumplidos los primeros 3 meses (cifra arbitrariamente
dispuesta) del segundo (o tercer, o cuarto o quinto) año de gobierno representativo podrá
lanzar públicamente el sistema en el que vendría trabajando, en caso contrario, deberá
esperar a que finalice el año fiscal. Esto con el objetivo de no truncar las gestiones a
mediano-largo plazo que haya elaborado el gobierno representativo, si así lo dispone la
población6.
Esto no implicaría necesariamente una ruptura de la continuidad e institucionalidad del
Estado, pues, si la población así lo desea, la hoja de ruta de gobierno representativo podría
mantenerse durante el gobierno digital no representativo, y viceversa. En ese sentido,
debemos resaltar la importancia de mantener los partidos políticos como instituciones que
auténticamente agrupen y formen, sin fines de lucro, a individuos con intereses en el
desarrollo de sus naciones, financiados por sus propios miembros, y/o con cierta ayuda del
Estado, dependiendo de lo que disponga la población. Asimismo, los partidos políticos
podrían debatir sobre temas de interés nacional y brindar sus conclusiones a la opinión
pública para su consideración.

Por otro lado, debemos considerar la posibilidad de manipulación en votaciones: en ese


caso, los propios ciudadanos serán aquellos quienes deberán revisar si la información que
figura respecto a determinada votación que realizaron es efectivamente la misma
información que consignaron inicialmente. Sin embargo, el sistema podría ser manipulado
de tal modo que a los supervisores y al público en general se les presente los datos
6
Según Arenas Iparraguirre, “esta estrategia se viene utilizando mucho en el desarrollo de software. Por
ejemplo, Microsoft brinda recompensa a aquellas personas que encuentran problemas en Windows. Eso hace
que los hackers puedan realizar su trabajo y sean recompensados de manera formal sin la necesidad de
realizar algún delito”.
16
correctos en apariencia, siendo la decisión que se muestra en la plataforma digital
(supuestamente producto del proceso de votación democrática), sólo una máscara de la
decisión, previamente coordinada dicha máscara por uno o varios delincuentes para
satisfacer sus intereses particulares.

Cuando el Ministerio competente reciba la máscara, descargará la información anexada a


ella para comenzar su ejecución, y percibirá una descoordinación entre la decisión que
figura en la plataforma digital, elegida por el pueblo, y la decisión que recibe realmente.

La población solo se dará cuenta de una potencial corrupción de los funcionarios del
ministerio competente y/o de los programadores encargados de monitorear el sistema de
participación política, cuando en la realidad la decisión elegida no se esté aplicando, o
cuando, si la población no se percata de esta descoordinación a simple vista, medios
periodísticos revelen esta situación (Breiner, 2015).

Una vez el Ministerio, los medios periodísticos o la población detecte una descoordinación
entre la decisión original y la decisión que se muestra en la plataforma digital, se deberá
denunciar este hecho durante un plazo de tiempo determinado arbitrariamente en tres días,
representando esta denuncia la inmediata generación de una nueva votación que paralice la
decisión anterior, siempre y cuando participe en la denuncia una cantidad de personas igual
o superior al número de ciudadanos que participaron en la votación que se busca paralizar.

Si las denuncias no logran alcanzar la participación necesaria para que el resultado vigente
de la votación sea paralizado, el sistema podría generar hasta dos votaciones más (cifra
arbitrariamente dispuesta) alrededor de la denuncia, en períodos de 3 meses cada una, antes
de dar por definitiva la decisión tomada inicialmente.

Asimismo, si a partir de la denuncia se resuelve el problema de la manipulación de una


votación, pero vuelve a suceder un error en el sistema de votación en cualquier otra
votación dentro del lapso de 3 meses (cifra arbitrariamente dispuesta), cualquier ciudadano
podría lanzar una solicitud de votación para cambiar al programador encargado y abrir una
convocatoria para el puesto.

Una vez se ocupe el puesto, se deberá volver a realizar el proceso de votación para paralizar
la votación manipulada. Si luego de estas últimas acciones se soluciona el problema, pero
vuelve a suceder un error para otras votaciones dentro del mismo rango de tiempo, entonces
cualquier ciudadano deberá solicitar una votación para la formación de un equipo
internacional ad hoc que revise el problema.

Si el equipo no logra descubrir el error en un período arbitrariamente delimitado de 3


meses, o si lo soluciona pero el sistema vuelve a presentar una manipulación en una
votación dentro del rango de 3 meses (cifra arbitrariamente dispuesta) después de
solucionado el error previo, entonces el sistema deberá retroceder hacia el gobierno
representativo, a partir de una solicitud de votación por parte de cualquier ciudadano (o, en
todo caso, a partir de la manifestación popular), hasta que se descubra el origen del error (a
través del trabajo de un equipo internacional ad hoc convocado por los gobiernos

17
interesados en perfeccionar este sistema de participación política), y pueda retomarse el uso
de la plataforma digital de participación política directa.
¿Qué sucede si el sistema de denuncia digital de manipulación del sistema fuera también
manipulado, y mantiene la máscara fraudulenta en la votación para la paralización de las
decisión fraudulenta? Para evitar dejarlo todo a la manifestación popular, se podría apelar a
la mensajería de texto a un número gratuito (utilizando el código generado por el sistema
para la votación en disputa7, el cual debería escribirse en el mensaje junto a la decisión de
la persona respecto a la votación -por ejemplo, ‘sí’ o ‘no’ respecto a una decisión-), o
llamando al mismo número en caso no se reciba respuesta luego de 5 minutos (cifra
arbitrariamente dispuesta) de enviado el mensaje. Si nadie contestara, deberá acercarse a los
locales descentralizados de la institución supervisora de estos procesos y realizar su
denuncia presencialmente.
Esta votación también requerirá de una cantidad de personas igual o superior al número de
ciudadanos que participaron en la votación que se busca paralizar, y se desarrollará durante
un período de tiempo determinado arbitrariamente en una semana, evidenciándose este
hecho a través de la generación de una base de datos pública (no conectada a internet) con
cada una de estas denuncias presenciales.

Si la tendencia mayoritaria de este proceso presencial determina que existió manipulación


en cualquier nivel del proceso democrático digital, el programador encargado deberá
anunciar la organización de una o más votaciones nuevas, y deberá además, en caso sea
necesario, realizar los cambios requeridos para que la plataforma funcione correctamente.
Si el programador no acatara la orden, se deberá realizar el mismo procedimiento descrito
en las líneas previas para destituir a este programador y poner su puesto a disposición.
Si el equipo encargado del sistema de denuncias no creara la base de datos mencionada
anteriormente, o la generara de forma incompleta, o la eliminara “accidentalmente” (entre
otros posibles escenarios en que este equipo funcionara ineficientemente), entonces los
ciudadanos deberán utilizar una base de datos creada por ellos mismos, empleando la
opción “grupo abierto” o “grupo público” de Facebook.
Este grupo deberá llevar el nombre “constancia de denuncias presenciales” más el nombre
de la zona geográfica en la que se esté desarrollando el error en el sistema digital de
denuncias, ya sea a nivel nacional como provincial o distrital, y contendrá las fotografías o
escaneos de los comprobantes8 de las denuncias presenciales emitidas por la institución
supervisora de estos procesos, junto al número de orden de publicación del post (se debe
tener cuidado de que dos posts publicados simultáneamente no tengan el mismo número de
orden). Estas denuncias presenciales, así como las realizadas por sms o llamadas, contarán
con un código específico que deberá redactarse en cada post.
7
El resto de decisiones deberán dejarse de tomarse digitalmente, y los distintos ministerios deberán comenzar
a tomar decisiones.
8
¿Qué sucedería si las instituciones supervisoras del sistema no contaran con comprobantes suficientes ante la
asistencia masiva del público? Los interesados deberían sacar copias a un comprobante en blanco, y adquirir
tampones en colecta pública en caso se acabe la tinta para los sellos.

18
Cualquier persona debería guardar un backup de esta base de datos y actualizarla
constantemente en la medida de lo posible con el objetivo de que la información no se
pierda en caso algún hacker elimine el grupo de Facebook.
¿Es posible que Facebook (1) habilite una herramienta para que en un grupo abierto se deba
tener la aprobación de la tendencia mayoritaria de la población del grupo para borrar un
post, con el objetivo de que los posts no sean arbitrariamente borrados, y (2) permita la
participación durante un período de tiempo estandarizado, por ejemplo, una semana,
mostrando las cifras del universo de ciudadanos que postearon en el grupo?

Con la información de la base de datos generada por el pueblo, un voluntario podría


presentar una denuncia ante el Poder Judicial de su país, el cual deberá instar al
programador encargado a (1) solucionar las fallas en el sistema y a convocar votaciones
nuevamente, o a (2) reemplazar a dicho programador en caso sea necesario, o a (3)
convocar a votación la formación de un equipo internacional ah hoc, o a (4) retroceder al
sistema representativo, dependiendo del contexto de la denuncia.
¿Qué sucede si el Poder Judicial no acata investigar, o dictamina que no existe error en el
sistema y que no es necesario realizar ninguna acción al respecto? El pueblo deberá exigir
que una coalición internacional decida tomar cartas en el asunto. Para ello, deberá realizar
protestas orientadas a la comunidad internacional, la cual deberá solicitar mediante los
Ministerios de Relaciones Exteriores de cada uno de los países interesados, a los
organismos e instancias internacionales correspondientes a que se apoye el pedido del país
vulnerado.
En todo caso, las instancias internacionales correspondientes, por sí mismas, podrían
recoger la denuncia (sin necesidad de esperar a recibirla), y solicitar la formación de un
equipo internacional ah hoc para que aplique los ordenamientos reflejados en las bases de
datos físicas generadas por la población vulnerada.
Vale la pena mencionar que, si bien aún existe mucho debate alrededor de la
ciberseguridad, es razonable pensar que existe cierto nivel de seguridad en el ámbito de lo
digital, pues sino, por ejemplo, los sistemas bancarios serían constantemente hackeados, y
por lo tanto serían inviables, cuando ese no es el caso. En ese sentido, la posibilidad de que
la población pueda tomar decisiones políticas directamente, sin necesidad de representantes
políticos corruptibles, a través de una plataforma digital, no estaría fuera del alcance de la
realidad.
Respecto a esta propuesta puntual que busca incluir un sistema de exámenes poligráficos
como parte de una medida preventiva frente a la potencial corruptibilidad de los
trabajadores encargados del mantenimiento de la plataforma de participación política
directa, Arenas Iparraguirre también apunta que “si bien existen políticas de seguridad que
se podrían implementar en la plataforma (como el sistema de exámenes poligráficos), sería
bueno que también se consideren buenas practicas, como ITIL9, para permitir el buen

9
Un conjunto mundialmente reconocido de mejores prácticas para la Gestión de servicios de tecnología de la
información.

19
mantenimiento de la información, o revisar tecnologías actuales, como Blockchain 10, para
replicar estándares. Es decir, utilizar conocimientos vigentes para que se defina un
reglamento de manejo de base de datos o acceso a diferentes servidores, solamente para dar
unos ejemplos.”
Asimismo, señala que “se puede utilizar la tecnología del DNI electrónico (DNIe) como una
herramienta para el registro digital de información en la plataforma de participación política
directa”. Recordemos que el chip del DNIe almacena en su memoria datos del ciudadano,
certificados digitales y datos biométricos, entre ellos, la firma digital, que puede utilizarse en
documentos electrónicos haciendo uso de una clave. Además, contiene datos personales y la huella
dactilar del usuario, asegurándolos con 15 mecanismos que lo hacen infalsificable e inviolable 11.

CONSIDERACIONES FINALES
Como consideraciones finales vale la pena destacar la necesidad de profundizar la
investigación en tres temas:
1. Es necesario obtener la opinión de múltiples especialistas de diversas ramas de las
humanidades (políticos, politólogos, sociólogos, psicólogos y economistas), con el fin
de presentar y contrastar todas las posturas alrededor de esta propuesta desde una
perspectiva interdisciplinaria.
2. Resulta fundamental generar un debate con múltiples especialistas informáticos
alrededor de las necesidades de ciberseguridad que implicaría el lanzamiento de una
plataforma digital con las características de participación democrática que venimos
describiendo.
3. Probablemente a un nivel avanzado de la investigación, se deberán iniciar
conversaciones con Facebook sobre la instalación de las herramientas propuestas
previamente para la opción “grupo abierto” o “grupo público” de esta red social.
4. El profesor Arenas Iparraguirre abre un nuevo punto de debate, alrededor de la forma
cómo debería instaurase esta propuesta de gobierno digital: “Se debe pensar en la
estrategia para implementar esta herramienta. Recomiendo empezar con un alcance
pequeño, alguna comunidad o municipalidad, y ver la viabilidad de información para
luego ir escalando a algo más grande”, señala.
10
Tecnología que permite realizar transacciones financieras entre dos participantes de manera segura,
confiable e irreversible, sin necesidad de utilizar un intermediario para establecer una relación de confianza
entre las partes.
11
https://larepublica.pe/sociedad/852479-dni-electronico-beneficios-y-todo-lo-que-debes-saber-para-obtenerlo
20
Ante esta constructiva sugerencia, resulta necesario recalcar que es posible que al instaurar
esta propuesta de gobierno digital a pequeña escala, por ejemplo, en una municipalidad, los
representantes de niveles superiores del gobierno, ya sea de gobiernos regionales o del
gobierno central, veten o bloqueen algunas de las decisiones políticas tomadas directamente
por el pueblo, en caso estas vayan en contra de sus intereses particulares.
Debido a ello, el sistema de gobierno electrónico no representativo podría instaurarse de
manera inicial a través de un plan piloto a pequeña escala, pero habría que tomar en cuenta
esta posibilidad de corrupción en los niveles superiores de poder. En ese caso, podría
evaluarse la posibilidad de que instaurar el sistema directamente a nivel de gobierno central
y en toda la cadena de poder político restante, sea la mejor opción para lograrlo.
5. Debe tomarse en cuenta también la posibilidad de que la Tercera Democracia pueda ser
instaurada parcialmente durante una primera instancia, permitiendo que la población
tome decisiones exclusivamente alrededor de una sola cartera, por ejemplo, la referida a
la educación en el país, dejando el resto de decisiones a manos de los representantes. De
esa manera, la población podría tomar decisiones irrefutables alrededor de las reformas
necesarias para mejorar sus niveles de educación, y así con el tiempo ir tomando
mejores decisiones e incursionando en el resto de carteras del Estado. Esto con el
objetivo de que la transición hacia la Tercera Democracia sea paulatina y poco
traumática para un país con una población limitada en su preparación académica.

ESTRUCTURA DE LA PLATAFORMA

Ingresar

Inicio Solicitudes por categoría* Resultados por categoría Editar perfil** Postular una solicitud

Últimos Resultados Últimas Solicitudes


votaciones de normas e investigaciones***. votaciones de normas e investigaciones.

 Votación de norma N° 13234: nombre de la  Votación de norma N° 55433: nombre de la


votación y link hacia el landing page con los votación y link hacia el landing page****
resultados con la solicitud de votación

 Votación de norma N° 54545: nombre de la  Investigación N° 65325: nombre de la


votación y link hacia el landing page con los investigación y link hacia el landing page
resultados con la solicitud de votación

 Investigación N° 67879: nombre de la  Votación de norma N° 55511: nombre de la


investigación y link hacia el landing page con votación y link hacia el landing page con la
los resultados solicitud de votación
21
 Investigación N° 07966: nombre de la  Investigación N° 88957: nombre de la
investigación y link hacia el landing page con investigación y link hacia el landing page
los resultados con la solicitud de votación
* Categorías según área geográfica o cartera ministerial, entre otras categorías que pudieran proponerse.

** Edición de datos personales como lugar de residencia, estado civil, condición médica, etc.

***Investigaciones solicitadas por la población o los Ministerios para tomar decisiones.

****Este landing debería contener información detallada sobre el tema en debate (la cual deberá ser
procesada con un lenguaje amigable), así como una opción para realizar la votación.

OPINIONES DE ESPECIALISTAS

A continuación, presentaremos las opiniones de algunos especialistas alrededor de esta


teoría. Ellos han colaborado con la Tercera Democracia describiendo sus bondades y
limitaciones, así como ampliando el debate académico con el objetivo de alcanzar la
instauración de esta propuesta de gobierno digital sin necesidad de representantes
corruptibles:
Para Renzo Angles, Doctor en Ciencias de la Computación y especialista en proyectos de
innovación tecnológica, “la plataforma de software que permitiría la implementación de
un sistema de gobierno digital no representativo de participación política directa tiene
bastante sentido y muy buenas intenciones. Desde el punto de vista tecnológico, es
totalmente factible su implementación. Sin embargo, uno de los principales retos sería
lograr que los gobiernos acepten su implementación, y por otra parte, lograr que la
población lo use”.
Por su parte, Javier Ortiz Hernandez, Doctor en Automática e Informática, y Profesor-
investigador del Centro Nacional de Investigación y Desarrollo Tecnológico (México),
agrega que “una implementación del tipo propuesto debe ser paulatina. Efectivamente hay
muchos riesgos y limitaciones de todo tipo, como se indica en este documento. Aunque no
cabe duda que un camino en la dirección de una mayor participación ciudadana
con apoyo de las TIC es el que debe ser tomado, debido a lo cual una plataforma de
partipación política directa como la que se describe en este documento, que permita a la
22
población tomar decisiones políticas sin necesidad de representantes politicos
corruptibles, estaría en esa línea de desarrollo democrático”.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 ALONSO, A. & GALÁN, C. (2004) «La tecnociencia y su divulgación: un


enfoque transdisciplinar» Editorial Anthropos. p. 268.

 BENZ, M.; STUTZER, A. (2004), «Are voters better informed when they have a
larger say in politics?», Public Choice 119, p. 31-59.

 BREINER, J (Noviembre 2015) «Periodistas de datos revelan casos de corrupción


en el Congreso de México». Ijnet - Red de Periodistas Internacionales.

 DE ANDREA, F. (2002) «Los partidos políticos: su marco Teórico-Jurídico y las


finanzas de la política». Universidad Nacional Autónoma de México. p. 58

 FÁBREGUES, G. (Octubre 2006). «¿Qué debe saber Ud. acerca de la Hipertensión


Arterial?» Index Cardiología para la Comunidad. CETIFAC - Bioingeniería UNER.

 GUICHOT, V. (2014) «Reconstruir la ciudadanía», Editorial Dykinson. p. 199.

 MARCOTTE, E. (Mayo de 2010) «Responsive Web Design». A list apart website.

 MENDOZA, M. (Junio de 2015) «¿Ciberseguridad o seguridad de la


información? Aclarando la diferencia». We live security website.

23
 ROBLES, J. (Setiembre de 2008) «La democracia deliberativa y la deliberación
digital. El caso de QOT». Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política
de la UOC. p. 2.
 RODRIK, D. (2012) «Una economía, muchas recetas: La globalización, las
instituciones y el crecimiento económico.» Fondo de Cultura Económica. p. 265.

 SALAZAR, R.; SANDOVAL, E.; DE LA ROCHA, D. (2003) «Democracias En


Riesgo En America Latina.» LibrosEnRed, p.122

 VÁSQUEZ, D.; CERPA, N.; ANGLES, R. (2012) «Un sistema de discusión seguro
con participación anónima a través de servicios Web» Ingeniare. Revista chilena de
ingeniería, vol. 21 Nº 1, 2013, pp. 82-98

 YRIVARREN, J. (2015) «Gobierno electrónico: Análisis de los conceptos de


tecnología, comodidad y democracia.» Editorial UPC. p. 23.

24