Está en la página 1de 24

Rev.

Ciencias Sociales 162: 13-35 / 2018 (IV)


ISSN: 0482-5276

LA DESIGUALDAD SOCIAL Y LA COLONIALIDAD DEL PODER.


CONSIDERACIONES TEÓRICAS Y EPISTEMOLÓGICAS

SOCIAL INEQUALITY AND COLONIALITY OF POWER. THEORETICAL


AND EPISTEMOLOGICAL CONSIDERATIONS

Juan Alberto Huaylupo Alcázar*

RESUMEN

Este ensayo es una reflexión crítica de la acuciante problemática de la desigualdad que se


agudiza en el presente globalizado. El trabajo se inscribe en el reconocimiento del derecho
que asiste a la población ciudadana a no ser discriminada, vivir acorde con sus necesida-
des y a realizarse individual y socialmente, aspectos sobre los cuales existe cada vez una
mayor sensibilidad nacional e internacional, aunque debe mencionarse que los implícitos
epistemológicos, teóricos, históricos y culturales, no siempre son coincidentes ni explici-
tan las condiciones contextuales que viabilizan, reproducen y profundizan la desigualdad
entre individuos, clases y pueblos de la aldea global. Aspectos que buscan ser analizados y
comprendidos desde una perspectiva relativamente diferente. La multidimensionalidad de
la desigualdad determina su complejidad y las diversas posiciones interpretativas limitan
la posibilidad de concordar sobre sus causalidades, efectos y medidas que resuelvan una
condición social que ha acompañado a la humanidad a lo largo de su historia y que en la
actualidad se acrecienta mundialmente.

PALABRAS CLAVE: IGUALDAD * POLÍTICA PÚBLICA * POSITIVISMO * COLONIALISMO * PODER

ABSTRACT

This essay is a critical reflection about the pressing problem area of inequality becoming
acute in the globalized present. The paper is inscribed within the acknowledgement of the
right citizens have to not be discriminated, to live pursuant to their needs and to fulfill
themselves as individuals and socially. Increasing national and international sensitivity
exists about these aspects; yet, it behooves to be mentioned that the epistemological,
theoretical, historical, cultural, and other implicit aspects are not always coincidental
nor do contextual conditions appear explicitly that make viable, reproduce and deepen
the inequality among individuals, classes, and peoples of the global village. These aspects

*
Escuela de Administración Pública, Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Costa Rica.
JUAN.HUAYLUPO@ucr.ac.cr
14 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

are deemed to be analyzed and understood from a relatively different perspective. The
multi-dimensionality of inequality determines its complexity and the various positions in
interpretation hinder the possibility of finding agreement about the causes, effects, and
measures that resolve a social condition that has accompanied humanity along its history
and that is presently growing worldwide.

KEYWORDS: EQUALITY * PUBLIC POLIC * POSITIVISM * COLONIALISM * POWER

LA UTÓPICA CONSTITUCIÓN DE LA IGUALDAD aumenta el hambre, la desocupación y la mise-


ria en el mundo, así como aumentan los millo-
La desigualdad es una situación con la nes de migrantes, desplazados y refugiados de
cual ha vivido la humanidad a través de los sus espacios de vida.
tiempos, aun cuando no siempre ha sido A pesar de su inconsistencia real, el ho-
apreciada como un problema social o políti- rizonte ideológico de la igualdad es en nuestros
co en aquellos contextos donde se carecía de días una preocupación incesante en el mundo
derechos. En la aldea global contemporánea ante las extraordinarias dimensiones que ad-
perduran las relaciones internacionales y la quiere la desigualdad y que en parte revela la
configuración del poder, creadas con la Segun- vulnerabilidad económica y política de un sis-
da Guerra Mundial (iigm), a pesar de las trans- tema que desprecia a los trabajadores y que se
formaciones contextuales de las naciones en la escuda en la igualdad para profundizar la des-
sociedad global contemporánea. igualdad en las poblaciones. El presente ensayo
La idea de la igualdad tiene en la Revo- pretende analizar algunas de las dimensiones
lución Americana y la Revolución Francesa sus donde se expresa la paradoja igualdad/desigual-
antecedentes que inauguraban en el mundo la dad, así se discutirá su presencia desde el ámbi-
igualdad formal entre los individuos. Las re- to de su gestación originaria, la investigación y
voluciones no solo transformaron sus espacios la ciencia, la política, la economía, así como, se
sociales, sino que la igualdad se convertía en la presentarán algunos prejuicios en torno a los
idea de justicia y equidad entre los individuos movimientos sociales.
convertidos formalmente en ciudadanos del
mundo. Las revoluciones fundaron la idea de LA DESIGUALDAD ¿UNA PROBLEMÁTICA POR LA
igualdad jurídica en sus espacios políticos, pero IGUALDAD?
también constituyó la inauguración política del La desigualdad social es una preocupa-
sistema económico capitalista mundial. ción creciente en análisis y debate mundial,
La idea de igualdad formal es aún el abordada por estudiosos como Joseph Stiglitz
horizonte ideológico de las relaciones políti- (2012), Göran Therborn (2015), Amartya Sen
cas y económicas entre individuos y socieda- (2001), Bernardo Kliksberg (2007) y Manuel Ga-
des desiguales, la cual impregna gran parte rretón (2012), y entidades internacionales como
de las relaciones en contextos sociales que se la Comisión Económica para América Latina y
definen como democráticos y capitalistas, así el Caribe (cepal, 2012, 2014a, 2014b y 2016), el
como entre individuos e incluso en quehacer Banco Mundial (2016) o el Banco Interamerica-
investigativo y científico. La igualdad en la desi- no de Desarrollo (1999 y 2008). En el siglo xviii,
gualdad es el dilema que no se logra ni puede se estudió este concepto para indagar sobre sus
resolverse en una sociedad y economía que se orígenes. En el siglo xix, se incluye en el estudio
sustenta en la generación, profundización y re- de clases sociales y en el siglo xx, se presenta
producción de la desigualdad. De esta manera, en el análisis de la estructura, la estratificación

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 15

social y la política pública, dimensión analítica (p. 11). La desigualdad es evidente en las socie-
que aún perdura. dades y no requiere estudios para evidenciarlo,
La evidencia histórica de la desigualdad y quizás habría que preguntarse: ¿a qué luchas
la confluencia de sus estudiosos desde distintas por la igualdad se refieren quienes propugnan
perspectivas teóricas e ideológicas ha derivado la igualdad? ¿igualdad de qué?, ¿en qué?, ¿entre
en diversas formas de interpretarla. En algunas quiénes?, como lo hacen Amartya Sen (1979),
investigaciones ha sido analizada como con- Gerald Cohen (1996) y Norberto Bobbio (2009),
secuencia sistémica e histórica de la sociedad de este modo se hacen mediciones sobre la
y economía; en otros casos contemporáneos, igualdad económica, de derechos, de recursos,
como una problemática derivada del diseño y la de capacidades, de oportunidades, de género
ejecución de las políticas públicas y de acuerdos o sobre igualdad de calidad de vida, bienestar,
internacionales. salud, educación, etc., y sus relaciones con la
La desigualdad es infame en un sistema libertad, la democracia, la justicia o el derecho
que formalmente postula la igualdad política a rebelarse1. En la actualidad abundan los es-
y la democracia entre las personas y socieda- tudios cuantitativos sobre la desigualdad, los
des. Sin embargo, habría que hacer algunas cuales omiten las cualidades que dan signifi-
reflexiones al respecto: ¿las luchas sociales a cación a las cantidades y que implícitamente
lo largo de la historia han sido por la igual- podrían inferir erróneamente determinaciones
dad?, ¿acaso el anhelo individual o social es y efectos similares.
por poseer idénticas capacidades, recursos, Los Objetivos del Desarrollo Sostenible
bienestar o vida que tienen otros individuos aprobados por la Organización de las Naciones
o sociedades?, ¿existen las condiciones que Unidas (onu, 2015; cepal, 2016), sintetizan los
hagan viable la conquista de la igualdad social anhelos de bienestar, seguridad, justicia, etc. 2,
en un sistema desigual?, ¿acaso la igualdad que la sociedad global niega a gran parte de
social no es un atentado contra la pluralidad y la población mundial. Son postulados inspira-
la diversidad social? o ¿los enfrentamiento so- dos contra las iniquidades, exclusiones y toda
ciales en la historia de los pueblos del mundo forma de discriminación a las personas en el
han tenido el propósito de eliminar las clases mundo, sin embargo, sus efectos trascienden la
sociales para la instauración de la igualdad sin situación y condiciones del presente para cons-
explotación ni exclusión? tituirse en una utopía que requiere una profun-
Las manifestaciones y estudios contra la da transformación global, cuyo horizonte no
desigualdad expresan el descontento y la desa- es aún posible prever. El propugnar la igualdad
fección ciudadana ante estructuras sociales y en un sistema que crea, reproduce y expande
de poder clasistas, así como, los fracasos de la desigualdad, es una contradicción, no obstan-
institucionalidad pública por las carencias que te, se elude las determinaciones sistémicas,
limitan e impiden la realización personal y so- para centrarse en las mediciones de formaliza-
cial de las mayorías nacionales. La desigualdad dos indicadores, los cuales podrán equipararse
producto de la explotación del trabajo, la exac-
ción y desfalco de las riquezas de los pueblos es
1 Desde la visión liberal, el ser desigual es un dere-
una realidad opresiva de las masas en el mundo
cho, producto de las iniciativas individuales, razón
y es la fuente de conflictos que conmueven la por lo cual discrepan con prácticas igualitarias
economía y la política en las sociedades. que impulsan los Estados sociales (Friedman y
Estas consideraciones han derivado en Friedman, 1980). Los liberales reclaman la liber-
posicionar la idea que las luchas tienen por fi- tad para ser diferentes o desiguales con respecto a
los otros, trabajadores, excluidos y pobres.
nalidad la conquista de la igualdad social, aun
cuando es una categoría general frente a la he- 2 Costa Rica es el primer Estado del planeta que
suscribe su compromiso por los Objetivos del
terogeneidad de causalidades que la originan, a Desarrollo Sostenible y que orienta su política
decir de Ronald Dworkin (2003), “La igualdad es pública según su plan quinquenal de desarrollo
la especie en extinción de los ideales políticos” nacional.

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
16 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

cuantitativamente, sin distinción de sus conte- la eliminación del Estado fueron acciones que
nidos ni de la significación, social, histórica o buscaron la transformación de las sociedades,
cultural en las comparaciones cuantitativas. sin embargo, la transición hacia una sociedad
El cuestionamiento a la desigualdad, no sin clases ha sido una historia de fracasos y de-
es el referente negativo de su par dialéctico, cepciones políticas. El triunfo de la revolución
como tampoco la igualdad puede ser explica- bolchevique en 1918, no reivindicaba la igual-
da a través de la desigualdad. La igualdad es dad, como tampoco lo han hecho las revolucio-
una entelequia compleja, insuficientemente nes socialistas en el mundo, ni sus regímenes
explorada, además de ser una abstracción de triunfantes.
difícil consenso que no tiene un claro, preciso Afirmar que la igualdad es una construc-
ni consistente antecedente en la historia de los ción imaginaria, ideal o utópica, mientras que
pueblos del mundo, pero en la actual sociedad la desigualdad es concreta, transparente y evi-
capitalista se reivindica, aun cuando convive dente, no significa una postulación fatalista de
y se sustenta en la reproducción social de la la posibilidad de alcanzarla, no porque se crea
desigualdad. que la explotación, la exclusión y la inequidad
La desigualdad tiene una regularidad his- deban ser infinitas de unos contra otros, sino
tórica a través de los tiempos en las relaciones porque no es posible la igualdad de individuos
sociales y es posible afirmar que es inherente y sociedades en la diversidad cultural, histórica,
de las personas y colectividades diversas y plu- de anhelos y construcción colectiva, menos aún
rales, así como lo es la historia y la cultura que en un sistema que ha legalizado y legitimado la
modelan inéditamente la situación, actuación explotación del trabajo y la apropiación privada
y pensamientos en las sociedades. La identi- de los excedentes generados socialmente.
dad social implica diversidad en los horizontes
históricos de las poblaciones que subordinan LA DESIGUALDAD DESDE LA DIMENSIÓN
y otorgan contenidos particulares a las formas CUANTITATIVA
instrumentales. Las luchas justas de los pue-
La igualdad y desigualdad son categorías
blos y trabajadores no son por la igualdad, no
que regularmente son usadas para describir
son confrontaciones por las transformaciones
y establecer las diferencias entre individuos,
radicales de la sociedad ni por la erradicación
segmentos sociales, clases o sociedades, de ahí
de las relaciones de explotación, regularmente
que los estudios sobre esta temática se encuen-
son luchas por mejores condiciones de vida,
tren acompañados de prolijas comparaciones
de trabajo, por la justicia, el bienestar y la de-
para establecer contrastes entre realidades des-
mocracia 3, las cuales no son iguales entre so- contextualizadas, como pueden apreciarse en
ciedades, como tampoco obedecen a idénticas trabajos de la cepal (2012, 2014a, 2014b, 2015,),
problemáticas ni similares capacidades orgáni- Ferranti, Perry, Ferreyra y Walton (2005), Sen
cas de las poblaciones o prácticas individuales. (2000, 2001) y Bernardo Kliksberg, (2010), entre
Si bien, la equidad no supone transfor- otros. De este modo, las descripciones empíri-
mación radical de la sociedad, la igualdad tam- cas y cuantitativas no son explicadas, solo son
poco implica la transformación. En el presente, usadas para justificar posiciones de política
ninguna organización reivindica la igualdad ni pública y acciones particulares a los Estados
forma parte de ninguna plataforma política o por parte de entes internacionales u otros Esta-
ideológica. Las luchas clasistas y las ideas por dos del poder mundial.
Al parecer no interesan los orígenes de
3 En determinados contextos históricos, los cambios las diferencias entre individuos, pueblos o Es-
por reducir la inequidad en el sistema han sido tados, se asume que la desigualdad es la res-
fruto de cruentas confrontaciones y han consti- ponsable de todas las injusticias, así es posible
tuido cambios profundos en la desigualdad de las
relaciones sociales, pero no han sido antagonismos
afirmar que la “desigualdad mata” (Therborn,
que buscaran la eliminación de las desigualdades, 2015), deteriora la calidad de vida, enferma,
ni propugnar la igualdad en sus espacios sociales. desintegra, crea pobreza, miseria, hambre o

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 17

ignorancia (Kliksberg, 2002). Las descripciones dramatismo en la situación de las personas o


son transformadas en “explicaciones”, donde los pueblos comparados. El conocer no es equi-
las causas que originan las desigualdades y sus valente a la medición ni a la comparación. Las
consecuencias directas son ignoradas, solo inte- descripciones y mediciones que ignoran la teo-
resa destacar las diferencias al equipararlas con ría, la epistemología y las peculiaridades de los
otras realidades, aun cuando las peculiaridades fenómenos naturales, sociales o históricos son
de especificas realidades no son universales ni auténticas regresiones en la explicación cien-
comparables.
tífica, como se desprende de los estudios de la
La alimentación, la vestimenta, la forma
cepal (2012), Sen (2001), Ferranti et ál. (2005),
de vida, los ingresos, la vivienda, la educación,
etc. son contrastables a pesar de responder a Stiglitz (2012), entre otros.
formas culturales, históricas y estructurales Creer que las diferencias cuantitativas
propias de cada realidad. Suponer que puedan son lo concreto, lo objetivo, lo que hay que
existir indicadores iguales, que representen y resolver y que los análisis y el estudio de sus
tengan idénticas significaciones en espacios determinaciones causales son lo especulativo,
sociales distintos, son suposiciones alejadas es suponer que los datos existen autónoma-
de toda experiencia y evidencia, así como son mente, que son la realidad misma y que no
vacías de contenido. Las diferencias de los fenó- necesitan del entorno para comprenderlos ni
menos, procesos o en general entre realidades, para modificarlos. En esta perspectiva, lo cen-
son obvias y no requieren mediciones para es- tral es construir los datos y ello será un asunto
tablecer la heterogeneidad y desigualdad entre fundamentalmente metodológico, técnico e
sociedades. Imaginar relaciones mecánicas o instrumental. Así, modificar las magnitudes
estandarizadas, sin historia, cultura o formas de la desigualdad se convierte en el propósito
de vida y creencias entre las personas, pueblos y
de quienes han endiosado a las estadísticas
sociedades, es sin duda un absurdo, como segu-
sin tomar en cuenta las fluctuaciones de las
ramente lo será para quienes no creen que cada
suceso empírico es peculiar e inédito, cuyas realidades y la significación dinámica de lo
determinaciones no son idénticas ni producen medido y contrastado. Los datos sin realidad
idénticos resultados. son fraudes de cientificidad y objetividad. Es
Este desencuentro entre lo cuantitati- una contradicción considerar como científica
vo y la explicación de lo real, no es científico, una actividad que anula toda interpretación,
es ideológico y epistemológico, consideración explicación o compresión de las realidades.
que limita el diálogo y la comprensión de la Lo tangible está cargado de subjetividad al
complejidad del fenómeno social. Hacer creer establecer qué, cómo y dónde se debe observar;
que el trabajo científico es una labor que busca ¿cuáles son valoraciones destacadas o los indica-
contrastar datos y mediciones de objetos de dores y datos que deben son usados?; ¿cómo son
estudio, es retroceder siglos en la historia de colectados, procesados y cuantificados? y ¿cómo
la ciencia, al falsificar y degradar su papel en deben ser interpretados? El privilegio de las des-
la comprensión y explicación de los fenómenos
cripciones y las cuantificaciones niegan todo
reales. Afirmar que una realidad es distinta a
análisis, dado que desprecia toda exploración
otra, es una obviedad que no requiere ser explo-
intelectual o comprensión sobre lo estudiado.
rada, como tampoco el determinar la magnitud
de los contrastes o semejanzas porque no tie- Esta práctica empirista transforma a los sujetos
nen igual significación, como tampoco idénti- en objetos de las técnicas usadas al describir y
cas determinaciones ni efectos en cada contexto cuantificar, a la vez que sustituye las relaciones
contrastado. de interdependencia y causalidad de procesos in-
Las mayores o menores diferencias, si tegrados en simples asociaciones de contigüidad,
se desconocen sus determinaciones causales, sin nexo alguno, con lo cual se podrían registrar
no significan mayor o menor satisfacción o correlaciones irreales o absurdas, como cuando

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
18 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

se afirma que “cada vez que canta un pájaro las realidades en su integridad es también una
muere un indio”4. limitación para determinar los indicadores que
Esta orientación es una tendencia predo- definen una problemática particular, así como
minante en el quehacer de los estudios políticos convierten a estos en solo una construcción
contemporáneos, que asumen que la desigual- instrumental y técnica estandarizada, con for-
dad es evidente y manifiesta que no requiere malidad cuantitativa, pero con un contenido
efectuar exploraciones sobre la totalidad social, desconocido.
las complejidades epistemólogicas, teóricas o Desde la visión empirista, los datos co-
históricas en torno de la desigualdad ni sobre bran autonomía y se les atribuye validez por sí
la reproducción de las sociedades. El pragma- mismos, luego en las mediciones de la desigual-
tismo utilitarista solo necesita aplicaciones dad se pretende bajar las brechas existentes
para reducir los contrastes de desigualdad, aun entre individuos, grupos y sociedades en razón
cuando sean de carácter metodológico, porque de patrones idealmente prefigurados o de rea-
de ese modo creerán que las realidades se apro- lidades que imaginan ser modelos a emular.
ximan a la igualdad. Así, la desigualdad registrada se convierte en
De este modo, se falsifican las realidades un asunto estadístico susceptible de ser con-
con cantidades inventadas estadísticamente. trolado, con lo cual es posible manipular me-
Así, al revelarse las cantidades y tasas compara- todológicamente las tendencias y perspectivas
tivas de analfabetismo, hambre, desocupación, que amplían o reducen cuantitativamente las
pobreza, exclusión, enfermedad o muerte de desigualdades entre poblaciones y pueblos.
personas o poblaciones, sirven como paráme- Esta posición es la reedición de viejos
tros manipular las cifras para ampliar o reducir
argumentos que en la década del 60 del siglo
las brechas entre los espacios sociales compa-
pasado se enunciaban sobre el subdesarrollo
rados, independientemente de su contexto y
con respecto del desarrollo, había que tener
determinaciones particulares. El supuesto de
iguales o similares magnitudes en los indica-
esas comparaciones es alcanzar mediciones si-
dores seleccionados en las comparaciones, ya
milares, asumiendo que representan e implican
sea en educación, ingresos, población rural,
iguales procesos sociales. No obstante, en el
principales actividades económicas, etc. El co-
supuesto imaginario que las mediciones fueran
nocimiento de las realidades, las teorías o las
similares, no implica igualdad de condiciones
explicaciones de los fenómenos concretos eran
y situaciones en los espacios comparados, dado
omitidos para destacar exclusivamente el con-
que, existen muchos elementos asociados a los
fenómenos comparados, pero no tomados en traste estadístico mientras que los conocimien-
cuenta ni registrados. tos de las realidades eran ignorados.
La pobreza, por ejemplo, es una cate- La pretendida objetividad empirista es
goría histórico moral, cuyo registro es posible por el contrario la subjetivación de los fenóme-
hacerlo en todos los países, sin embargo, serán nos de la realidad, al suponer que los indicado-
particulares para cada contexto, pues la per- res pueden representar a los fenómenos, aun
sona en condición de pobreza en un ámbito cuando surgen de la imaginación, prejuicios
específico, no lo será en otro espacio o se ubi- o creencias sobre qué, por qué medir o cómo
cará en extrema pobreza en otro espacio social. especular. Desde esta perspectiva, los descono-
Los indicadores de medición de la pobreza no cimientos de las realidades impiden compren-
serán los mismos para cada espacio social, así derlas, solo medirlas es una simplificación de
como, la significación de los indicadores va- la complejidad, dinamismo y diversidad de los
riarán en cada espacio y tiempo. El ignorar fenómenos. La materialización cuantitativa de
variables e indicadores son concreciones me-
todológicas de la subjetividad positivista, las
4 En un mito maya, se hace referencia al ave tecolote
o tunkuluchú, que anda sola y vive en las ruinas, cuales son asumidas como absolutas, exactas e
cuyo canto anuncia la muerte. invariables (Zemelman, 1989).

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 19

Los datos son registros parciales y rela- explica ninguna realidad es apreciada como
tivos de la realidad (Huaylupo, 2008), su sig- incontrovertible, consideración que también
nificación no está dada por sí mismos, son se valora en las ciencias exactas o duras, como
dependientes de las formas metodológicas e suelen erradamente denominarse5. El registro
instrumentales como se han construido, de cuantitativo de la matemática en la investiga-
las concepciones interpretativas o teóricas que ción ha falsificado la concepción misma de la
explícita o implícitamente se sustentan, del investigación y la ciencia.
contexto con los que se relacionan y que les dan Las aplicaciones estadísticas sobre la
específicas significaciones. Asimismo, los datos desigualdad han llevado a estimar que redu-
no son absolutos ni tienen validez más allá del ciendo los contrastes en los valores de las va-
momento de su registro y de las concepciones riables son logros en equidad, democracia y
y métodos usados en su construcción. De tal libertad, aun cuando esas variaciones sean
forma que imaginar los datos estáticos y pro- el resultado de cambios metodológicos y no
yectarlos para otros tiempos es insustentable del cambio de las realidades. Esas cantidades
teórica, empírica y epistemológicamente. sustituyen a las realidades, las cuales podrán
La riqueza de la diversidad y complejidad ser interpretadas de modos diversos según
de las realidades no se representan en su totali- la manipulación interesada de las cifras. La
dad con datos estáticos ni en los implícitos y su- posición epistemológica empirista renuncia a
puestos de los indicadores usados, a la vez que comprender y explicar los fenómenos que mide
ignoran el dinamismo de los fenómenos que y compara (Kolakoswski, 1970).
modifican los datos, se relativizan y pierden la Así, las realidades se revelan como idén-
significación otorgada. El comparar contextos ticas en sus representaciones cuantitativas, por
diferentes con idénticas metodologías, variables ello se cree que los indicadores tienen el mismo
e indicadores, tendrán resultados cuantitativos significado, obedecen a iguales determinaciones
distintos y sus significaciones serán diferentes y consecuencias ¿Cómo suponer que las inequi-
¿Por qué no se hacen contrastes a través del dades de realidades distintas se puedan expre-
tiempo de la propia realidad estudiada para de- sar con los mismos indicadores y puedan tener
terminar sus cambios y sus determinaciones en igual significación?, ¿acaso se imagina que las
cada contexto histórico particular? No es inge- realidades son idénticas y que la historia, cultu-
nuidad no hacer estudios sobre la desigualdad ra o el devenir peculiar de las relaciones y pro-
en sociedades particulares, hay intencionalida- cesos sociales, no marcan diferencia alguna que
des ideológicas concretas. Así, por ejemplo, se limite la comparación? Suponer que no existen
validan los estilos de vida de otras sociedades diferencias entre sociedades niega toda consi-
como una vana invitación a ser como ellas, o deración teórica, empírica y de sentido común
dicho de otro modo, despreciar nuestros es- sobre las sociedades.
tilos de desarrollo o inferir que no existe otro A pesar de las obvias observaciones, cuya
camino para el bienestar y el desarrollo de las aceptación quizás sea por su simplicidad, es
personas que la adopción de patrones de vida frecuente apreciar en los creadores de datos
impuestos por la colonialidad del poder, o la que con encuestas en serie o con el comercio
condena a tener nuestra propia historia y desa- de bases de los datos, consideran a las personas
rrollo, así como ocultar determinaciones histó-
ricas, estructurales, políticas o económicas en
5 La formalización matemática tiene una estructura
las coyunturas comparadas. y una lógica propia de una disciplina creada por el
El empirismo tiene en la especulación ser humano, la cual no tiene correspondencia con
estadística su medio de justificación episte- la forma alguna como se estructura la complejidad
mológica, cuya función es la descripción y de las realidades que cuantifica. La consideración
de lenguaje de la ciencia es un prejuicio que apre-
especulación cuantitativa. Tiene muchos adhe- cia los resultados como lógicos y absolutos, que
rentes por los prejuicios sociales y educativos erróneamente se creía, en el pasado, eran cualida-
en favor de la matemática, aun cuando no des de la ciencia.

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
20 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

y sociedades como si fueran iguales. Así, en el ideológico y político discriminador y peyorati-


ámbito de la salud, los tratamientos están de- vo con las sociedades que tienen un estilo de
terminados por los laboratorios mundiales que vida distinto de las metrópolis capitalistas. Se
producen y venden fármacos, no por la natura- destaca la desigualdad tal como lo hacen fun-
leza particular de los enfermos, de sus patrones cionarios internacionales y académicos, que
genéticos o de la especificidad de sus formas de toman como ideal de la igualdad a los países del
vida y trabajo. poder mundial para mostrar una pretendida su-
Las personas con padecimientos en su perioridad del modelo metropolitano del poder
salud son tratados de modo estandarizado, capitalista:
según los laboratorios mundiales y también por
la experiencia o conocimientos de los profesio- …lo «absoluto», aquello que está «por
nales de la salud. No existe, al menos en la me- encima de» los sentidos —lo verdadero,
dicina alopática, un tratamiento particular a la lo bueno, lo bello— no es aprehensible,
salud ante padecimientos particulares. La salud pues nadie sabe concretamente qué es.
pública está manipulada por los laboratorios Sin duda, todo el mundo tiene un con-
mundiales que emplean millones de dólares cepto de ello, pero cada cual se lo repre-
para crear fármacos que solo palian los efectos senta en concreto como algo completa-
de enfermedades y sus secuelas esclavizando a mente distinto. En tanto que la acción
los enfermos en una interminable red mercan- depende de la pluralidad de los hombres,
la primera catástrofe de la filosofía occi-
til. En las ciencias de la salud, la experimenta-
dental, que en sus pensadores postreros
ción continúa siendo el método preferente para
desea en último término hacerse con
la validación y comercialización generalizada
el control de la acción, es la exigencia
de medicamentos, en laboratorios o en la pres-
de una unidad que por principio resulta
cripción de fármacos por profesionales libera-
imposible salvo bajo una tiranía (Arendt,
les, los cuales son remunerados para hacer un
2015, p.41).
seguimiento de sus efectos en pacientes, esta
práctica es frecuente en los servicios de la salud Han transcurrido siglos desde que Leo-
pública y privada de muchos países. nardo da Vinci (1452-1519) construyera las
De modo similar, los usos masivos de bases del empirismo, lo que constituía un avan-
las encuestas de opinión, es otro ejemplo que ce en la ciencia en esos tiempos, sin embar-
supone igualdad de comportamientos, pensa- go, los aportes del ayer son obstáculos en el
mientos y acciones entre los individuos y so- presente. Las consideraciones sobre los fenó-
ciedades. Así, las muestras de personas que son menos libres de la subjetividad han quedado
entrevistadas, para conocer las preferencias de petrificados, anquilosados en el pasado, para
voto de candidatos a alcaldes o presidentes de optar en negar toda subjetividad y desconocer
las repúblicas, o del consumo de mercancías, la pertinencia del pensamiento explicativo para
tienen la característica de contrastar diversas comprensión de los fenómenos. Consideracio-
encuestas aplicadas a personas y grupos distin- nes que han derivado en la magnificación de
tos para afirmar y concluir que tales candidatos los procesos técnicos que manipulan datos, aun
o mercancías han aumentado o disminuido su cuando la construcción del dato está plagada
aceptación ciudadana, asumiendo que el com- de consideraciones valorativas o subjetivas, se
portamiento de una muestra tiene una opinión autocalifica como objetiva y científica.
o comportamiento similar o igual al universo Las discusiones sobre la ciencia libre de
poblacional. valores es una vieja discusión, que han sido zan-
Las comparaciones entre sociedades es jadas epistemológicamente (Gouldner, 1979),
una forma de validar o justificar la colonialidad pero no aceptadas ideológicamente, así como
del poder, de la cultura superior, de la existencia el quehacer científico ha sido valorado como
de un modelo que debe ser imitado. La trascen- libre de condicionantes de su época, como lo
dencia dada a la desigualdad, tiene un propósito pensaba Augusto Comte (2002), al considerar

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 21

que la ciencia conducirá al mejor de los mun- incólumes las posiciones epistemológicas em-
dos posibles. La subjetividad apreciada como lo piristas y posiblemente se han fortalecido en
inexistente fácticamente o lo imaginado sin con- el presente liberal con las prolíficas técnicas
creción alguna ha sido apreciada como ajena a la cuantitativas. La funcionalidad del empirismo
ciencia6, absurdo que fue fomentado en el siste- al statuo quo impide la visión de totalidad, para
ma educativo, que se encubre en una aparente detenerse solo en la parte como el centro de
indiferencia, pero ¿habrá alguna obra humana o su medición y comparación. De este modo, se
pensamiento libre de subjetividad? suprime el conocimiento renovador y crítico, se
Así, los datos como expresión de una su- absolutiza, se hace conservador y la ciencia se
puesta objetividad y de cientificidad son proyec- degrada a sus periodos observacionales y des-
tados, se crean modelos matemáticos y cuanta criptivos como si nada hubiera pasado a través
interrelación cuantitativa se imaginan, como de los siglos. La ciencia y la libertad cognoscitiva
si fuera la propia realidad. La objetividad del están atrapadas en una concreción inventada
empirismo no se revela a sí mismo como una por el endiosamiento cuantitativo o tecnocrático
posición epistemológica, filosófica o participe (Habermas, 1984). La pertinencia del empirismo
de una concepción de mundo (Kolakowski, no es por consideraciones cognoscitivas ni por el
1981), pero no admitirlo no significa que no lo desarrollo epistémico, sino por determinaciones
posea ni es compensado al encubrirse en la ob- políticas e ideológicas funcionales al poder.
servación y la matemática. Esto es, se sustenta Parece absurdo que estos ejercicios que
en una disciplina formal inventada por el ser solo describen parcialmente, que no explican ni
humano: la matemática, luego impregnada de son parte de la labor científica, sean hechuras
subjetividad y con una visión particular del uni- de prestigiosas personalidades e instituciones,
verso, distinta a las cosmovisiones y mediciones contraviniendo el estado del conocimiento cien-
de los aztecas, mayas, incas y otras formas de tífico y epistemológico del presente. No obs-
cálculo que ha conocido la humanidad. Al res- tante, las cifras son usadas como entidades
pecto, las palabras del poeta José Bergamín son simbólicas donde se destaca lo bien que están
ilustrativas sobre este dilema: “Soy subjetivo, ya algunas sociedades frente a la indignante situa-
que soy sujeto. Si fuese objetivo, entonces sería ción de otras. Esto implica que hay una velada
un objeto”. intencionalidad ideológica que denigra a unos
La experimentación, el dato y la cuanti- Estados y sociedades frente la situación y poder
ficación como fuentes de la verdad constituyen de otros. La colonialidad del poder se expresa en
en el presente auténticas barreras que impiden las cifras de aparente objetividad y neutralidad.
comprender las realidades, sus relaciones y
complejidad. El conocimiento científico no está IGUALDAD Y ESTADO DE DERECHO
alejado de las valoraciones y pensamientos de
la época, sin embargo, las regresiones cognos- Las triunfantes luchas sociales de la Re-
citivas no son admisibles, ni los actos humanos volución Americana y la Revolución Francesa
individuales y colectivos son productos de re- que inauguraron políticamente el capitalismo
acciones mecánicas de cosas. La subjetividad con el reconocimiento de la igualdad individual,
existente forma parte integral de las realidades, política y la ciudadanía son logros truncados en
inclusive, modelan las dimensiones tangibles sus espacios y en la actualidad enfrentan proce-
que se miden y describen. sos de regresividad creciente, aun con formas
Los tiempos de polémicas que contra- jurídicas igualitarias. El pasado y el presente
dicen al positivismo no terminan y continúan en igualdad jurídica, ponen en evidencian el no
haber tenido la fuerza social, la consistencia ni
la continuidad política para garantizar el respe-
6 La crítica del positivismo en el pasado contra las to de la realización igualitaria de las personas y
interpretaciones religiosas (Kolakowski, 1981), ha
endiosado en el presente a los datos o a las formas
los pueblos.
especulativas y metafísicas de las estadísticas que Las fuerzas económicas, ideológicas y
interpreta como datos. políticas que reproducen pobreza e iniquidad,

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
22 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

están incólumes en un sistema que les garantiza injerencia social y política8 , sin evidencia al-
una permanente relación desigual y contradic- guna en la desigualdad de las sociedades y aun
toria. Las revoluciones burguesas inauguraban cuando se encuentren regidos por constitu-
políticamente la condición necesaria para las ciones nacionales que tienen igual origen o
personas, pero también necesario para el capi- influencia ideológica y política.
talismo, sobre las cenizas de regímenes cadu- La normatividad jurídica nacional e in-
cos en sociedades sin derechos, pero no para ternacional contemporánea es requisito nece-
consagrar sus enunciados igualitarios en sus sario en la mundialización de las sociedades
estructuras sociales. La igualdad era el con- y los Estados de derechos porque constituyen
traste revolucionario frente a una desigualdad puntos de partida para el establecimiento de las
configurada social, cultural e históricamente, relaciones, así como para el reconocimiento de
sus triunfos formalizaron una igualdad formal los derechos conquistados, los cuales otorgan
en los espacios sociales convulsionados, como legitimidad social a las pautas normativas y
un principio emancipador pionero en la des- proporcionan los fundamentos de las relaciones
igualdad social, como un modo para plasmar el sociales. No obstante, habría que señalar que
deseo, utopía o la ilusión especulativa por una regular la igualdad entre desiguales en socieda-
mejor vida para los desiguales. Es una paradoja des inequitativas y contradictorias, garantizan
enarbolar la igualdad en la desigualdad, pero sin relaciones inestables, conflictivas y reguladas
duda, la contradicción de este derecho formal, por consideraciones más allá de aspectos nor-
significó un avance en la historia de las rela- mativos. Ergo, no existe garantía de respeto y
ciones sociales, en el que solo la tiranía tendría amparo a los derechos conquistados por la ciu-
vigencia, con lo cual se establece una dicotomía, dadanía y los pueblos.
¿se está frente a una igualdad formal en el con- La formalidad jurídica necesaria para la
texto de una tiranía real o es una tiranía regula- defensa de las conquistas sociales no es efec-
da, limitada o negociada por la igualdad formal? tiva. Ha puesto en evidencia la vulnerabilidad
La igualdad de oportunidades o la equi- del poder estatal para determinar la efectividad
dad es la posibilidad de acceder a los derechos, de la institucionalidad con el fin de amparar lo
recursos, servicios y posibilidades de realización público y el bien común; es decir, no es la re-
individual y social que otros poseen, pero en un gulación jurídica la que determina la igualdad,
contexto de desigualdad y sin poder político. sino las particulares relaciones en la sociedad
Esta consideración es paradójica dado que se civil y con el Estado9. La debilidad o fortaleza
enuncian derechos, pero sin generar ni garan-
tizar las condiciones para el acceso y beneficios
8 Esta consideración parte del supuesto de que
de dichos derechos, libertades y capacidades de
las leyes tienen la capacidad de regular todas
los subalternos. Afirmar que la equidad está las relaciones sociales y cualquier alteración al
garantizada con la igualdad de los derechos orden establecido será sancionada y erradicada,
humanos consagrados internacionalmente y de ahí que cuando se producen actos de corrup-
plasmados en las constituciones nacionales7, ción, delincuencia, etc., se cree que nuevas leyes
o sanciones más drásticas pueden solucionarlas,
es un supuesto que imagina un mundo regi-
aun cuando quienes crean y administran las leyes
do por patrones jurídicos por encima de toda construyen privilegios y beneficios exclusivos y
excluyentes. Una ilusión mecanicista que predomi-
na en el sistema jurídico costarricense y en otras
sociedades.
7 Las leyes han dejado de ser mandatos en favor del
interés general de la ciudadanía y la nación en los 9 En la nación norteamericana, a inicios de época
tiempos del liberalismo, para ser en muchos casos republicana, la ley era formalizada luego de ser una
imposiciones para el beneficio privado que deben práctica aceptada en la cotidianidad en las relacio-
ser acatadas por los otros. Las dictaduras en la nes en la sociedad y con el Estado, sin embargo, en
actualidad tienen en las leyes los instrumentos muchos países se cree que la ley modela todas las
que justifican la dominación e incluso se han con- relaciones sociales, lo cual es una consideración
vertido en la fuente para cuestionar, relativizar o superficial, razón por la cual muchas de sus pautas
derrocar poderes sociales legales y legítimos. son ignoradas o irrespetadas por la imposibilidad de

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 23

del poder estatal para resguardar derechos es realización individual y social, según las his-
dependiente de esta relación, como también de torias, culturas e identidades colectivas. Es la
las tendencias conflictivas o de antagonismo en desigualdad la consecuencia de un sistema que
la sociedad civil que deconstruyen y crean polí- la genera y la reproduce, pero no es la equidad
ticas y poder político. lo que la revertirá.
El resguardo jurídico a los derechos de El mejoramiento de la calidad de vida
los individuos en el sistema jurídico está mo- de un pueblo está supeditado a la capacidad
delado por la individualización de las relacio- redistributiva gestada por los subalternos y
nes sociales, por la institucionalidad estatal, las políticas públicas o es el poder social para
así como por los vaivenes políticos que en un lograr la estabilidad o la relativa estabilidad en
contexto de desigualdad, es la conservación de la sociedad, pero no implica el fin de la explota-
las condiciones existentes en la sociedad. En el ción y de la dominación, por ello la posibilidad
contexto del sistema capitalista, esta igualdad de la regresión social y política de lo conquis-
formal es un derecho que lo propugna la des- tado colectiva y estatalmente es real y tangible
igualdad. Asimismo, la eficacia jurídica está re- en la sociedad capitalista. La posibilidad real
lacionada con las necesidades y circunstancias de alcanzar el bienestar en razón de cualidades
en las que fueron creadas las leyes que inciden requeridas por las poblaciones en su contexto,
y cosifican su aplicación a través de los tiempos, historicidad, cultura y constructos colectivos
pero también está sujeta a la coyuntura y los no supone igualdad. Creer que los patrones de
procesos democráticos de la sociedad. vida de otras sociedades podrán ser también de
La efectividad del derecho no se deter- todas o gran parte de las sociedades está alejada
mina por sí mismo son las situaciones y con- de toda realidad.
diciones políticas, ideológicas y económicas La igualdad en derechos entre desiguales
imperantes las que viabilizan su cumplimiento. es relativa y peculiar en cada contexto nacio-
La formalización de derechos igualitarios en nal y ninguna facultad estatal o privada puede
distintos contextos o tiempos diferentes obtiene igualar procesos construidos social e históri-
resultados disimiles, a la vez que el dinamismo camente. La pretensión igualitaria sin recono-
de los procesos sociales y políticos otorgan cimiento ni respeto a la pluralidad social es un
pertinencia o consistencia de los derechos for- proyecto totalitario, aun cuando ningún ente
malizados. El sistema jurídico de las relaciones ni dictador puede obviar ni superar el contexto
sociales y políticas son validaciones formales social ni el sistema imperante del que forma
políticas del poder como modos para la perpe- parte. La reproducción de la desigualdad es un
tuación de la desigualdad social o la igualdad resultado sistémico de la dinámica social.
entre iguales.
La lucha de los pueblos para eliminar los LA IGUALDAD EN EL DERECHO INTERNACIONAL
oprobiosos privilegios entre individuos, clases
y naciones son enfrentamientos por la equidad En la Declaración Universal de los De-
para tener la oportunidad o posibilidad real de rechos Humanos se encuentra la formalidad
jurídica que debe custodiarlos, enunciando una
igualdad de dignidad y derechos. Fue un acuer-
regular prácticas sociales, históricas y culturales do internacional en 1948 que tuvo como ante-
de los pueblos. Muchas leyes sirven para amparar cedente la Declaración de las Naciones Unidas
intereses privados de quienes las impulsan, legis-
lan y aplican. La magnificación de las leyes está
(1942) y la Carta de las Naciones Unidas (1945),
relacionada con la privatización e individualización las cuales constituyen las bases de la fundación
imperante en las relaciones capitalistas, dado que y del quehacer de la Organización de las Nacio-
incluso, el Estado, ente encargado de formalizar nes Unidas desde el 24 de octubre de 1945. Una
las leyes, carece de capacidades institucionales y Declaración Universal en un contexto de fin de
presupuestales para hacerlas cumplir. El carácter
público de las leyes solo es tomado en cuenta en
la ii gm, una de las más sanguinarias que ha co-
su aplicación, mas no siempre responden a interés nocido la humanidad (Hobsbawm, 1999), como
y necesidad ciudadana y nacional (Dworkin, 2012). respuesta a la transgresión fascista del derecho

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
24 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

a la vida, aun cuando todos los contendientes desigualdad en el usufructo de recursos, ca-
en la guerra son participes de la liquidación pacidades y potencialidades. Iguales en las di-
física, libertad y de derechos de los individuos, ferencias es una expresión de un statuo quo
pueblos y sociedades. conservador, dado que la igualdad de derechos
Estos enunciados universales, como oculta las carencias, necesidades y problemá-
otros, luego de las conflagraciones sociales, ticas de los subalternos. La igualdad entre los
tiene sus antecedentes en la Declaración In- pobres y sin voz, frente a la igualdad entre
glesa de Derechos (1689), la Declaración de ricos con poder, es una separación artificial y
Independencia de Estados Unidos (1776), la distorsionadora de sectores sociales que son in-
Declaración de los Derechos del Hombre y del terdependientes. Esta disociación liberal arguye
Ciudadano de la Revolución Francesa (1789), falsamente que cada sector social es responsa-
también en épocas anteriores se registraron ble de su situación y destino.
acuerdos vinculados con los derechos humanos, Todos iguales ante la ley, plasmado en
como el Pacto de los Perfumistas (585 d.C.) y el el art. 7 de la Declaración Universal de los De-
Pacto de Virtuosos (586 d.C.) acordado por las rechos Humanos (dudh), ignora las faculta-
tribus árabes, o del Cilindro de Ciro (539 a.C.), des negadas a los excluidos a lo largo de los
luego de la conquista de Babilonia por Ciro, el tiempos, así como se desconoce y violenta la
Grande del Imperio de Aqueménida de Persia. pluralidad social, cultural e histórica de los
Los acuerdos en favor de la justicia y pueblos que han creado insondables abismos
contra toda forma de opresión son anhelos que requieren ser compensados socialmente,
de las poblaciones del mundo a lo largo de la porque perdurn sus consecuencias. Asimis-
historia y en los sistemas sociales y políticos mo, la igualdad establecida y delimitada por
conocidos, sobre todo después de conflictos que diversas normas de la propia dudh (Bayefsky,
cobraron ingentes víctimas y como medio para 1990), no son delimitaciones políticas derivadas
legitimar los resultados de dichas conflagracio- de la situación y condición de los excluidos y
nes bélicas, o dicho de otro modo, consolidar subalternos de las sociedades del mundo, sino
las desigualdades creadas por los vencedores. porla hegemonía política de la posguerra. La
La paz abriga el recuerdo de la guerra. adopción de prácticas igualitarias como modo
Así, el siglo de las guerras y la agudiza- para paliar las desigualdades, no son consisten-
ción de las desigualdades del mundo (Hobs- tes, pues la desigualdad se acrecienta por las
bawm, 1999), crecen y se expanden en lo que va distintas condiciones y vulnerabilidad social,
del presente siglo. Las imposiciones militares política y económica de un sistema inequitativo
y políticas contemporáneas trastocan los regí- que se sustenta en la explotación del trabajo
menes sociales y estatales, así como se crean y la apropiación de las riquezas de los pueblos
las bases para la mayor expansión monopólica y sociedades. La igualdad entre desiguales se
de las relaciones económicas continentales que plasma en los Tratados de Libre Comercio (tlc)
agudiza la desigualdad y la reedición de viejos y entre naciones con distinto desarrollo relati-
nuevos conflictos. La necesidad de terminación vo, pero con igual normativa. La desigualdad
de las guerras liquidando adversarios o impo- histórica determina que los subalternos, en su
niendo la paz armada son el preludio de mayor diversidad, no requieran idénticos sino distintos
desigualdad y el anuncio de nuevas guerras. derechos que pueda compensar las diferencias
La Declaración Universal de los Derechos de un sistema inequitativo.
Humanos a diferencia de otras concertaciones En las circunstancias de la Declaración
sobre este tema, es el acuerdo suscrito por la ma- Universal de los Derechos Humanos, la paz y los
yoría de países y cuya influencia se ha plasmado enunciados por la igualdad eran anhelos de las
en sus constituciones nacionales. En dicha naciones del mundo, sin embargo, el triunfo alia-
Declaración se considera a todos los seres hu- do también constituyó la universalidad del poder
manos como iguales en “dignidad y derechos”, mundial, así como, la imposición de un estilo
aun cuando hay una cómplice omisión a la de desarrollo y una forma de organización de la

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 25

economía y sociedad. Se reconocía igualdad en Las reivindicaciones de derechos forma-


un statuo quo determinado en un universo deli- lizados no son igualitarias, son particulares en
mitado, así en nombre de la universalidad se se- razón de las condiciones y de la situación de la
grega a millones de personas (Tarracena, 2005) a conciencia y los conocimientos conquistados
su pertenencia racial, cultural, religiosa, política, por sus protagonistas. La igualdad no es igua-
etc., distinta a la instaurada con la colonialidad litaria, válida ni pertinente, cuando es ajena a
del poder. En la formalización de la Declaración sus protagonistas. Los derechos alcanzados no
Universal, la igualdad está fundada en la colo- son automáticos, requieren de la defensa activa
nialidad del poder global establecido después de de sus actores o por la acción institucional esta-
la ii gm como una adecuación de la segregación tal que represente el interés ciudadano. La for-
a la nueva hegemonía mundial. La desigualdad malización de derechos sin participación social
está arraigada a la totalidad histórica, política, que los defienda y sin un Estado con capacidad
económica e ideológica, más allá de sus formali-
de hacer cumplir y adecuar las pautas legales y
zaciones jurídicas y de indicadores cuantitativos.
constitucionales, son limitaciones que vulneran
La universalidad de ningún modo impli-
los derechos conquistados y provocan mayor
ca homogenización, lo humano y lo físico na-
discriminación. La viabilidad formal y estatal
tural es diverso y plural. El universalismo de la
en las relaciones sociales entre desiguales, en
cultura superior, de la modernidad tecnológica
capitalista, del estilo de vida norteamericano concertación, conflicto o antagonismo, deter-
o europeo, o la homogeneidad metodológica minarán nuevas formas de consenso o dominio.
cuantitativa de indicadores y datos se tiñe de El igualitarismo en la desigualdad, no es
un igualitarismo que encubre un totalitarismo afín ni complementario a la libertad, democra-
y absolutismo contra los otros. Esa universali- cia, la justicia ni el bienestar, por el contrario,
dad es la del poder global, del particularismo es el complemento a la estandarización y meca-
de la colonialidad del poder (Serres, 2005), nización de las relaciones sociales funcionales
de la intolerancia e ignorancia de la barbarie al poder y al capital. El igualitarismo en la des-
(Morín, 2006). igualdad es la validación ideológica liberal e in-
En el presente, la polaridad en las socie- dividualista de la dominación occidental en una
dades se ha acrecentado y es América Latina el época de monopolio de la hegemonía política,
espacio de la mayor brecha social del planeta, lo militar y económica en el mundo.
cual no solo muestra la infructuosa acción de
los organismos internacionales por el derecho EL SUFRAGIO UNIVERSAL ¿IGUALDAD?
a la igualdad, luego de 60 años de actividad, es
también la evidencia estructural de las rela- Cabe anotar que la dignidad y los dere-
ciones desiguales de un sistema que se nutre chos igualitarios de la Declaración Universal
de esta (Sen y Kliksberg, 2008). Los derechos de los Derechos Humanos sobre cualquier tipo
civiles, económicos, políticos, las remuneracio- de discriminación, intolerancia e injusticia, se
nes no discriminatorias, el acceso a la cultura desconoce u oculta las condiciones sociales,
y educación, la protección a la vida, a los niños, la significación simbólica y la disponibilidad
mujeres, discapacitados o contra la tortura, etc., de recursos de los individuos, grupos, clases y
siguen siendo anhelos de muchas sociedades, a sociedades (Garretón, 2012). En esse sentido,
pesar de las normas nacionales y la suscripción el sufragio universal no es un ejemplo de igual-
de acuerdos internacionales10. dad. La votación es un acto formal e instru-
mental que de ningún modo supone similares
10 Estados Unidos de Norte América es quizás el único condiciones sociales y políticas que garanticen
país del mundo que violenta todos los acuerdos la voluntad del elector (Huaylupo, 2016).
internacionales, tal es caso que las prohibiciones
a la tortura o al encarcelamiento sin juicio, este
país los aplica impunemente en Guantánamo, así con otros países, como es el caso actual del tlcan
como violenta unilateralmente cualquier acuerdo (Flores y Hernández, 2004; Romero, 2006).

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
26 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

Desde la individualización del voto se de las personas en los procesos electorales son
despersonificaba la totalidad social, el interés aparentes, no solo porque en sociedades masifi-
general y lo común a todos. Así, el sufragio uni- cadas y complejas se desconoce la representati-
versal convierte a la democracia, la justicia y la vidad de los candidatos, porque se mercantiliza
igualdad en un simple acto técnico, instrumen- el voto, por el chantaje electoral o por difundir
tal e individualista. Las expresiones colectivas terror y engaño en los electores, entre otras
quedan reducidas paradójicamente a expresio- formas de condicionamiento del voto, pero
nes individualizadas, indiferenciadas y aisla- también habría que mencionar que la ciudada-
das11. La participación política de la ciudadanía nía carece de la facultad para definir, razonar,
no está dada por la actuación como personas participar y decidir en la elección de los candi-
electoras, sino como participes activos, con datos, en la decisión de las políticas públicas,
otros, a un proyecto común gestionado colecti- así como en la evaluación y fiscalización de la
vamente (Arendt, 1997), tampoco es reducible a actuación de los elegidos y de los entes públi-
lo establecido por la normatividad institucional cos. De este modo, el electorado se convierte
porque ello no define ni delimita el pensamien- en un medio que formaliza el poder privado en
to y la voluntad colectiva por un destino com- la regularidad sistémica de la desigualdad e in-
partido (Córdova, 2015), menos aun cuando es equidad capitalista.
formalizado por otros en el poder. Los actos electorales modernos no guar-
Las sociedades modernas han consagra- dan mayor diferencia con otros ocurridos en el
do la individualidad como un prejuicio de he- pasado, dado que la competencia electoral no
rencia griega (Jaeger, 2001; Huntington, 1997), fue una creación de la Declaración de los Dere-
pero también y de la colonialidad del poder de chos Humanos, sino que ya existían en la Gre-
un sistema que se ha legalizado y legitimado ju- cia antigua, cuando los derechos igualitarios
rídica e ideológicamente la apropiación privada solo eran para esclavistas, para los pocos que
capitalista e invisibilizado la generación colecti- detentaban el poder omnímodo, mientras que
va de la riqueza. los muchos esclavos, solo tenían el deber de tra-
El voto se ha legitimado socialmente bajar y obedecer. Asimismo, en la Inglaterra de
como un acto de valoración y enjuiciamiento fines del siglo xix, las elecciones eran definidas
colectivo, aun cuando solo es la adición de por el 17% de las personas con derecho a votar
ponderaciones individualizadas. En los proce- (Córdova, 2015). Las elecciones no son expre-
sos electorales, las igualdades cuantitativas no siones de la democracia, pues en sociedades sin
reproducen las desigualdades del contexto ni derechos ha existido, asimismo, el incremento
representan la heterogeneidad de condiciones, del abstencionismo no es una amenaza para la
criterios, necesidades o anhelos colectivos de sostenibilidad democrática como creen algunos
la población electora. Lo colectivo, lo público o (Mizrahi, 2015).
lo común no se define con la cantidad de votos, El sufragio universal no garantiza la uni-
es más trascendente y complejo que cualquier versalidad de votantes, como se evidencia ante
conjunto de votos aislados, a la vez que los pro- el creciente abstencionismo en los procesos
cesos instrumentales de votación se encuentran electorales de muchas naciones, lo cual pone de
regulados por normas y están condicionados manifiesto la decepción o la indiferencia social
tanto por la desigualdad imperante, como por en los procesos electorales que no los represen-
las prácticas demagógicas, mercantiles, clien- tan, ni se define el bienestar común y público.
telares y mediáticas. La igualdad y la libertad En Chile, solo participó el 57% de la población
electoral que eligió a Michelle Bachelet, en el
11 La creencia generalizada por la teoría de los con- 2013; Eslovenia, Mali, Portugal, Lesoto, Litua-
juntos de que la suma de las partes es igual al nia, Colombia, Bulgaria y Suiza son países que
todo, es una visión que podrá ser válida en el len-
guaje de la formalización matemática, sin embar-
tienen más del 50% del abstencionismo elec-
go, no lo es en las teorías ni en el lenguaje de la toral, también es alto en aquellos que tienen
ciencia fáctica (Huaylupo, 2008, 2014c y 2016). como obligatorio el voto, como México, Grecia y

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 27

Paraguay, cuyo abstencionismo supera el 30%; oculta, ignora y simplifica los derechos políticos
entre los que superan el 20% se encuentran Re- de las colectividades (Arendt, 2004). La colecti-
pública Dominicana, Turquía y Panamá, y entre vidad, el bien común o lo público y lo nacional
los mayores al 10% se encuentan Brasil, Argen- son ajenos a los procesos electorales y sus de-
tina y Ecuador. De modo que ni la obligatorie- terminaciones jurídicas (Huaylupo, 2016).
dad del voto con las multas y las limitaciones El derecho individual tiene preeminencia
del ejercicio ciudadano, posibilitan el ejercicio sobre el derecho colectivo, aun cuando es la co-
del derecho al voto de las poblaciones que se lectividad quien otorga significación e identidad
abstienen (Mizrahi, 2015; Red de Conocimien- particular a los individuos que no son indiferen-
tos Electorales-rce, 2011). ciados ni las leyes son privativas. La vida en so-
En tal sentido, es posible afirmar que las ciedad implica compartir un destino común, lo
elecciones son procesos privados que no repre- privado es la separación de lo común y público
sentan la pluralidad de los electores ni articu- por conveniencia ante los privilegios y faculta-
lan un pensamiento y acción que sea común a des que permite imponer, dominar y supeditar
todos en una sociedad integrada e interdepen- a las colectividades, como se ha validado en un
diente. Así, la degradación y liquidación de la inequitativo sistema privativo en la economía,
representación colectiva son consecuencias de política y la normatividad jurídica, que las elec-
la privatización de la función e institucionali- ciones ratifican y consolidan.
dad pública, pero también de lo privativo de los
procesos electorales. LA IGUALDAD ECONÓMICA ¿EL MERCADO?
Las formas instrumentales e individua-
Los explotados que crean riqueza y los
listas privadas de ningún modo pueden ser el
excluidos del trabajo remunerado son los pro-
sustento de actos sociales y políticos de una
ductores y consumidores de mercancías del
sociedad. En el acto de votar no se considera
mundo capitalista. Los que permiten la pro-
cómo se hace, ni en qué condiciones o circuns-
ducción, la reproducción y la ampliación de la
tancias, así como tampoco importa a quién se rentabilidad del capital, son los extraños del
elige ni la representación social de las personas bienestar, del acceso a los recursos para la vida
elegidas, a la vez que se ignora la voluntad, las y sin un futuro para su realización personal y
necesidades y los anhelos de las personas elec- social. El régimen económico capitalista surgió
toras de la colectividad organizada, para inte- de la desigualdad y la reproduce en una escala
resarse exclusivamente en la cantidad de votos superior a la acumulación privada del bienestar.
obtenidos. Es decir, el voto individualizado y En el capitalismo, la desigualdad eco-
aislado no es la materialización del sentimiento, nómica es intrínseca a su desenvolvimiento
la conciencia, el interés ni el anhelo de lo que es cotidiano, sin embargo, asume consideraciones
común a la colectividad ciudadana. ideológicas igualitarias. La apariencia iguali-
A la agregación mecánica de votos coin- taria entre los actores del proceso de trabajo,
cidentes de la heterogeneidad social se le ha esta ejemplificada en una relación mercantil,
asignado erróneamente la representación de como la libertad de compra y de venta de la
una voluntad colectiva en los procesos electo- fuerza de trabajo, así como se iguala el derecho
rales, aunque en dichos actos no se dirime ni se a pago del trabajo (salario) con el derecho a la
reduce la voluntad colectiva (Huaylupo, 2014a apropiación del excedente generado con el tra-
y 2014b ). El sufragio es un símbolo de la igual- bajo (plusvalor). Esto es, igualdades jurídicas
dad, pero no es la manifestación de la soberanía que se nutren de las desigualdades reales en
del pueblo ni de las personas subalternas, como la interrelación de la reproducción social y del
tampoco es la expresión de equidad, justicia, poder. Esas igualdades no son equivalentes: los
libertad o de la democracia. El orden social salarios con la plusvalía, como tampoco son
capitalista y liberal tienen en el individualismo comparables las necesidades de vender el tra-
posesivo su fundamento, el acto de sufragar y bajo para la subsistencia de los proletarios con
la libertad vistos como cualidades individuales, la acumulación para la reproducción ampliada

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
28 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

del capital. La igualdad supone desigualdad en laborales. La igualdad formal en la desigual-


un contexto que la valida, la reproduce y la le- dad fáctica, esta desposeída de la facultad para
gitima. No existe igualdad ni desigualdad libre regular, equilibrar o resolver el antagonismo
de la determinación contextual, así como es sistémico, tal y como la desigualdad profundiza
aparente y formal la igualdad en la desigualdad la desigualdad la liquidación o debilitamiento
del sistema capitalista prevaleciente. de la actuación reguladora estatal en el devenir
La libertad y la igualdad son categorías social y económico.
destacadas en el devenir económico porque se El mercado como la interrelación entre
les atribuye reciprocidad y complementariedad, productores y consumidores, así como, medio
sin embargo, no existe libertad ni igualdad de conversión y transferencia de valores, son
cuando son unos quienes la definen para los manifestaciones necesarias para los actores con
otros, así como tampoco lo habrá cuando se distintas capacidades y recursos para su soste-
imponen idénticos medios, recursos y servicios nibilidad que reproduce desigualdad en las rela-
a poblaciones plurales y diversas. En la econo- ciones capitalistas, las cuales no son equitativas
mía capitalista se asume que los actores de la ni están libres de las determinaciones sociales y
interrelación económica son iguales cuando políticas imperantes.
los oferentes y demandantes concurren en un Los consumidores acceden a los bienes
espacio social para el intercambio (Dinero- y servicios a condición de poder pagarlos y sa-
Mercancía-Dinero). De este modo, productores tisfacer sus necesidades y según los patrones
y comerciantes ofrecen sus bienes a quienes culturales, como los productores y comercian-
los demandan por dinero, esta igualdad es apa- tes podrán ofertar en razón de sus capacidades
rente, dada la desigualdad y equilibrio entre los productivas, de las condiciones mercantiles,
oferentes y los demandantes. tributarias, de las necesidades y demandas
La desigualdad se manifiesta en la capa- existentes, así como podrán convertir en capi-
cidad unilateral de propietarios en la conversión tal el plusvalor y las mercancías. Así, se repro-
en capital de los valores plasmados en las mer- duce y amplía la desigualdad, mientras unos
cancías y los captados de los compradores, así satisfacen necesidades para la vida y como
como, por la disposición y condicionamiento en clase subalterna, los propietarios del capital se
la calidad de vida de los consumidores y traba- apropian de los valores generados por el trabajo
jadores. La libertad ponderada en la economía y de los recursos de los consumidores por la in-
es la del propietario del capital que reproduce equidad del intercambio mercantil, para crear
desigualdad en el proceso productivo. Una liber- más capital para la explotación y la riqueza pri-
tad para unos en un universo de supeditación y vada. El hambre y la miseria del mundo es una
dominación, es semejante a los hombres libres evidencia de la desigualdad creada por la injus-
en el contexto de la sociedad esclavista. ticia distributiva de los excedentes generados
Es sugerente el planteamiento de Amar- mundialmente.
tya Sen al concebir el desarrollo como expan- Se dice que en el mercado laboral existe
sión de las libertades fundamentales (Sen, igualdad entre los trabajadores y empresarios
2000), no obstante, su postulación está referida porque se necesitan y tienen la libertad de com-
a un contexto que ha validado la igualdad de prar y dar trabajo, mientras que otros venden
derechos entre las personas, a la vez es un re- su trabajo para ser empleado productivamente,
conocimiento que la economía crece y expande pero esa necesidad recíproca no supone igual-
en ámbitos políticos con igualdad formal con dad. La supuesta libertad de concurrencia al
desigualdad social. La valorización ampliada del mercado es relativa, pues es una condición
capital requiere de libertad para la inversión, obligada para la producción y la reproduc-
la explotación del trabajo y la expansión del ción de los protagonistas, como también del
capital, pero para consumirla o destruirla pro- sistema. Sin embargo, la concentración y la
ductivamente. Una libertad que antagoniza con centralización del capital, la producción y la
los trabajadores cautivos durante las jornadas tecnología, confinan al hambre y a la miseria

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 29

a cada vez mayores poblaciones excluidas del La creciente desigualdad es diversa en su


trabajo, así como son absorbidas o liquidadas forma y contenido, sin embargo, es la económi-
las actividades productivas para la subsistencia ca a la que se le asigna la mayor importancia,
en el mundo. dado que se cree que la posesión o disponi-
Asimismo, el mercado no es la concre- bilidad de dinero es el factor diferencial en la
ción económica individual de la libertad de organización social, lo cual pone evidencia de la
elección para los consumidores ni los producto- significación del dinero para la circulación y la
res, qué producir, cómo y dónde hacerlo, a qué acumulación de capital en la mercantilización
precios y cantidades o las formas de comercia- de las relaciones en la sociedad capitalista. La
lizar las mercancías, se encuentran determi- idea de igualdad económica supone la posibili-
nadas por las condiciones sociales, históricas y dad individual de igualar la posesión de recur-
culturales. La elección mercantil del consumo sos para satisfacer necesidades, crear calidad
y la producción en la sociedad capitalista es de vida y bienestar, e incluso paradojicamente
en apariencia, aunque es social. Los gustos y se asume, que el incremento de la capacidad
las preferencias están condicionadas colectiva, adquisitiva de la población será fuente para el
cultural e históricamente. La similitud de las crecimiento y la expansión económica empre-
necesidades de las personas o sociedades, se sarial y nacional por la apropiación privada de
satisfacen de modo particular, no es individual la riqueza social. El economicismo como forma
ni autosuficiente. En el presente, se homo- privilegiada para interpretar la situación econó-
geniza el consumo, no en razón de idénticas mica y la pobreza, por el contrario, distorsina
necesidades, sino por la mundialización de la la comprensión de las realidades. Asi, en la
producción y comercialización de los consor- Gran Depresión de 1929-1933 (Galbraith, 2009),
cios mundiales. La globalización homogeniza quizás la más drástica conocida por estados
el consumo en razón de decisiones y condicio- Unidos y el mundo, Franklin Delano Roousevelt
nes de rentabilidad privada, no en función de mostraba con el New Deal, la supeditación de la
las determinaciones sociales, culturales, eco- economía al trabajo, a la voluntad de las mayo-
lógicas o ambientales, como manifestación de rías y al compromiso social del Estado.
poderes ajenos de las poblaciones y sociedades Desde esta posición, la totalidad social
del mundo. carece de estatuto propio para todo ser reducido
El mercado es la concreción de la des- a la sumatoria de individuos, luego la pobreza o
igualdad y de la impersonalidad en las relacio- la desocupación, son productos del pensamien-
nes mercantiles, no crea riqueza, se apropia, to y acción de los pobres y desempleados, sin
transfiere y transmuta de valores existentes, determinación histórica, estructural, exclusión
siendo una condición de interdependencia y dominio social o de desigualdad clasista. El
entre productores y consumidores, que no individualismo como determinación ideológi-
es característico ni exclusivo de las relacio- ca pragmática, se trasmuta en individualismo
nes económicas contemporáneas. Destacar metodológico, a una posición epistemológica
al mercado como expresión esencial de la que simplifica y reduce lo complejo a determi-
economía en la fantasía liberal, es un absurdo, naciones absolutas y de causalidad única. La
los mercados han acompañado la historia de pobreza de los que crean riqueza, no puede ser
la división del trabajo y de la vida en sociedad, comprendida desde la contrarrevolución teóri-
pero no han modelado las relaciones sociales, ca, ideológica y epistemológica individualista
por el contrario son las relaciones sociales (Pereyra, 2010).
y productivas las que han condicionado el La ponderación de lo económico como
funcionamiento de los mercados. La aparente factor generador de riqueza adquiere una di-
igualdad de acceso al mercado en el capitalis- mensión de vital importancia en la simpli-
mo, oculta el contexto de la desigualdad, del ficación individualista, al considerar que la
ciclo de la reproducción ampliada y del sistema precariedad de recursos económicos es la causa
social y político prevaleciente. de la desigualdad. Luego, falazmente se asume

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
30 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

que la mayor riqueza en la sociedad permitirá colectividades es la estandarización de los valo-


resolver la problemática de la desigualdad so- res y prácticas que les son ajenas, de este modo
cial. Al respecto y de manera similar, la cepal los “buenos” esfuerzos y discursos liberales por
asume que la injusticia distributiva está im- la igualdad, son ambiguos caminos de la colo-
plícita en la desigualdad económica, por ello nialidad del saber, del hacer y del poder en las
en sus estudios lo considera vital para el cre- relaciones sociales desiguales.
cimiento y expansión del sistema y también La pobreza y el desempleo son problemá-
para la igualdad. De este modo, el crecimiento ticas globales del presente que desintegran y
y la expansión económica se convierten en las polarizan la sociedad, a la vez que ponen en evi-
acciones prioritarias, que siendo básicamente dencia la vulnerabilidad de las políticas públicas
actividades fundamentalmente privadas, son imposibilitadas de compensar los desequili-
consideradas como los artífices contra la des- brios generados por las relaciones inequitativas.
igualdad. Este argumento economicista sirve Asimismo, la disminución de la capacidad ad-
a los empresarios para afirmar ser los únicos quisitiva por la precariedad del salario de las
creadores de riqueza, para lo cual exigen incen- poblaciones incide en la reproducción ampliada
tivos, subsidios, concesiones y patrocinio a sus del capital, deteriora la capacidad organizativa
inversiones, las cuales son apoyadas por gobier- de la población trabajadora, así como, afecta la
nos y parlamentos liberales. condición y la calidad de vida de las mayorías.
Así, desde algunos Estados se promueve De este modo, se polariza la sociedad y se po-
riqueza privada y desigualdad generalizada, dado tencia la violencia en las relaciones sociales y
que, son prácticas acompañadas con restricción la actuación estatal, en un proceso regresivo
y privatización de las políticas públicas (Huaylu- contra la democracia y la libertad.
po, 1999). Los propietarios del capital se apro- En el presente son muchos quienes coin-
pian de la riqueza generada por los trabajadores ciden en caracterizar a los trabajadores como
los nuevos esclavos del siglo xxi (Fernández,
en la producción, así como se apropian de los re-
2011; Silva, 2012; Archidiócesis de Madrid, 2017;
cursos de los consumidores de mercancías, em-
Periódico Público, 2015; Carrasco, 2015), en tal
pobrecen a quienes los enriquecen: trabajadores,
sentido, Aristóteles afirmaba que los esclavos
consumidores y Estado. La tendencia a la mayor
eran útiles y necesarios para el poder y la so-
capitalización privada corresponde con la mayor
ciedad, sin poder dedicarse a pensar ni actuar
inversión y la mayor desigualdad en el mundo.
sobre asuntos de gobierno, como tampoco ca-
La igualdad es apreciada desde el utili-
pacitados para forjarse una vida propia e inde-
tarismo economicista como un medio para el
pendiente, sin embargo, esa condición no era
crecimiento, porque se cree que la identidad
por decisiones individuales, sino por factores
igualitaria entre los trabajadores proporciona
estructurales de la organicidad del poder escla-
mayores capacidades y las optimiza en el logro vista. Esta caracterización contemporánea de
de mayor productividad y competitividad eco- los trabajadores constituye una auténtica regre-
nómica (cepal, 2014a) y constituye el “… prin- sión social en la globalización contemporánea.
cipio rectificador a lo largo del ciclo de vida”
(cepal , 2014a: 51). Es decir, el ente cepalino
LA POLÍTICA PÚBLICA Y LA IGUALDAD
cree que la igualdad permite alcanzar mejores
niveles de vida, satisfacción, recursos y bien- La acción pública estatal es la manifesta-
estar para la sociedad, lo cual es un plantea- ción de su compromiso y responsabilidad asu-
miento circular. mida en representación de la heterogeneidad
La desigualdad en la sociedad capitalista social y la pluralidad de intereses en la socie-
se encubre en aparentes y parciales igualdades, dad. Este proceso es posible en un contexto
como necesidad ideológica para reproducirse eli- que ha construido lo público, la ciudadanía y
minando toda identidad propia en la subalteridad la igualdad jurídica en la sociedad civil, lo cual
y toda resistencia a procesos que no les serían también es la constitución de lo político en
ajenos. La subordinación de los individuos y la sociedad capitalista. De manera específica,

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 31

la política pública es la intervención estatal en desigualdad de los sectores vulnerables de la


originada en el ámbito de la heterogeneidad, sociedad. Esto es, el ámbito de la política estatal
el conflicto y la concertación social entre des- está definido y delimitado por las relaciones y la
iguales: la sociedad civil. Así, la política pública conflictividad entre los protagonistas sociales
es el mandato social que debe ser formalizado, (Chantal, 2011). De este modo, la mediación
diseñado y ejecutado por el Estado, así como, política es una condición estatal para la con-
evaluado y fiscalizado por la organicidad de la tinuidad sistémica en una sociedad desigual y
pluralidad social. contradictoria. En tal sentido, la política públi-
El Estado Social, el Estado Benefactor o ca es una intervención estatal en razón de las
Estado Nacional son expresiones y énfasis dis- desigualdades, antagonismos y anhelos ciuda-
tintos de un ente que representa a la sociedad danos en espacios específicos, no para eliminar
con sus clases y sus desigualdades. El represen- la desigualdad ni sus contradicciones, porque
tar el interés común de la sociedad capitalista, trasciende a su función como forma organizati-
no es ninguna concesión a los sectores subal- va de la sociedad, sino para paliarlos, diferirlos,
ternos, es una necesidad en una sociedad donde negociarlos o subsumirlos12.
todos son interdependientes. El explotar y pau- Es por estas características que es el
perizar sin límites a trabajadores y los exclui- Estado quien se convierte en un actor impor-
dos, no es una alternativa para la reproducción tante en los procesos de regulación de las rela-
de esta forma de organización social y econó- ciones sociales en la desigualdad de la sociedad
mica, como tampoco lo es la competitividad y a quien se le atribuye la responsabilidad en el
destructiva entre propietarios. El Estado es una crecimiento y la expansión del capital global,
forma organizativa de la sociedad, que no es así como, la estabilidad social y la equidad en
neutra, el fundamento de su quehacer es repro- la sociedad.
ducir la sociedad capitalista y sus clases, donde En la desigualdad, el equilibrio es básica-
todos están representados, pero desigualmente. mente inestable y crítico porque las relacio-
El capitalismo es un sistema que ha integrado a nes sociales no podrán constituirse del mismo
la sociedad en su conjunto, construyendo una modo, como el poder tampoco podrá dominar
totalidad interdependiente e inextricable, donde o hegemonizar como en el pasado. La relativi-
ningún actor social es autónomo o libre de las zación de la organicidad de los subalternos en
determinaciones de los otros. la agudización de la desigualdad, explotación
En tal sentido, no es posible que el Esta- y liquidación del Estado Social no supone pa-
do Social pueda ni es su propósito eliminar las sividad social ni estabilidad política. En crisis
desigualdades de un sistema que debe garanti- el adversario en la otredad y la desigualdad
zar su reproducción y su propia existencia como
Estado clasista. La necesidad de garantizar la 12 Es una regularidad en las interpretaciones sobre la
condición de vida de las clases subalternas es política pública concebida como una facultad autó-
una condición para la reproducción económica noma de todo Estado para concebir, diseñar y eje-
cutar intervenciones en la sociedad. De este modo,
y política del sistema y del poder, el cual es dis- las instituciones nacionales e internacionales pro-
tinto a otras formaciones sociales del pasado. ponen políticas públicas, según las experiencias
El conflicto entre propietarios y con las clases en otros contextos o por la fundamentación de sus
subalternas no es una tarea que pueda ser diri- argumentaciones. Así, la política pública queda
reducida a la concepción e interés de quienes ejer-
mida por sus protagonistas, es el Estado Social
cen el poder estatal, donde la pluralidad social no
el mediador del conflicto y donde su actuación se encuentra representada, o solo está un sector
es el factor de estabilización y de hegemonía. social considerado como el más importante por su
Una función del Estado de Bienestar es organicidad e influencia. No obstante, la política
hacer política pública y limitar las acciones pri- pública no es una facultad de todo Estado, esta se
construye en la sociedad civil y la acción pública
vadas que atenten contra los otros, a la vez que del Estado es una consecuencia de la problemática,
crea un aparato institucional para garantizar perspectivas y anhelos comunes de la ciudadanía
las acciones requeridas para la reproducción en un específico espacio-tiempo social.

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
32 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

es el enemigo en guerra. El equilibrio es ca- en determinados espacios e indicadores, sin la


tastrófico, a decir de Antonio Gramsci (Buci- participación ciudadana (cepal, 2015; Medina,
Glucksmann, 1979), no por la imposibilidad Becerra y Castaño, 2014; Díaz y Isuani, 2015).
de gobernar bajo la dominación clasista, sino De este modo, la política pública se convierte
porque la globalización relativiza el poder esta- en una aplicación técnica donde la ciudadanía
tal o su actuación pública para las condiciones carece de libertad para proponer, definir y de-
nacionales, ante la imposibilidad política de li- cidir las acciones estatales según sus necesi-
mitar las tendencias e inestabilidad económica dades y anhelos sociales. Esas acciones que se
mundial. La desigualdad en las relaciones in- sugieren, financian y ejecutan, están lejos de
ternacionales es evidente en la inestabilidad del ser propuestas democráticas, por el contrario,
acontecer político internacional del presente. son auténticos proyectos totalitarios (Bauman,
En el ámbito nacional costarricense las 2014; Arendt, 2015).
consecuencias del liberalismo de la década del
80 del siglo pasado, que no ha desaparecido, de- REFERENCIAS
bilitaron la institucionalidad pública, así como
mellaron la eficacia de la función estatal, a la A rendt, H. (1997) ¿Qué es la Política?
vez que aumentaron la explotación y la precari- Barcelona: Editorial Paidós.
zación del trabajo. La desocupación, la pérdida Arendt, H.(2004). Sobre la revolución. España:
de organicidad y la mayor desigualdad de las Alianza editorial Versión española de
poblaciones trabajadoras fueron también sus Pedro Bravo.
efectos. Las contradicciones y antagonismos de Arendt, H. (2015). La promesa de la política.
la sociedad tienen en el ámbito estatal e insti- Argentina: Editorial Paidós.
tucional, el espacio para dirimir desigualmente Archidiócesis de Madrid. (2017). Los nuevos escla-
poderes y acciones contra los derechos huma- vos del siglo xxi. Recuperado de https://
nos y ciudadanos. La regresión social en la ac- archimadrid.org/index.php/oficina-de-
tualidad no es una tendencia posible, es una información/noticias-mundo/item89813-
realidad en Brasil, Argentina, Costa Rica, etc. los-nuevosesclavos-del-siglo-xxi
La liquidación del Estado Social en Amé- Banco Interamericano de Desarrollo. (1999).
rica Latina ha sido y es un proyecto liberal, ipes 1998-1999: América Latina frente a
porque lo necesita para la acumulación y el la desigualdad. Washington: Informe de
crecimiento del capital, así como para proteger Progreso Económico y Social (ipes).
y condicionar la expansión de sus intereses. Banco Interamericano de Desarrollo. (2008).
La desregulación y el quebranto de la institu- Calidad de vida más allá de los hechos.
cionalidad estatal están relacionadas con la México, Desarrollo de las Américas: bid
privatización de la política, la desigualdad, la y Editorial Fondo de Cultura Económica.
ingobernabilidad y la ilegitimidad estatal. Banco Mundial. (2016). Pobreza y desigual-
El debilitamiento o liquidación de la dad de América Latina en cinco tweets.
política pública para privilegiar a los propie- Recuperado de w w w.bancomundial.
tarios privados, es el antecedente crítico de org/es/news/feature/2016/05/16pobre-
la pérdida de la capacidad mediadora y la ate- za-y-desigualdad-de-america-latina-
nuación de las iniquidades sociales por parte -en-cinco-tweets
del quehacer estatal. La precarización o la Bauman, Z. (2014). Libertad y seguridad: un
desaparición de la política pública afecta direc- caso de Hassliebe. En Z. Bauman, y A.
tamente la suficiencia y la vida de los sectores Dessal, El retorno del péndulo. España:
vulnerables. La inestabilidad es la convergencia Editorial Fondo de Cultura Económica.
de las contradicciones clasistas y de la ingo- Bayefsky, A. (1990). The Principle of Equality
bernabilidad estatal (Dworkin, 2003), razón or Non-Discrimination in International
por la cual los entes internacionales critican, Law. Human Rights Law Journal, 11,
presionan y recomiendan acciones específicas (1-2), 1-34.

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 33

Bobbio, N. (2009). Teoría General de la Política. Dworkin, R. (2003). Virtud soberana. La teoría
España: Editorial Trotta. y la práctica de la igualdad. Barcelona:
Buci-Glucksmann, C. (1979). Gramsci y el Editorial Paidós.
Estado. México: Siglo Veintiuno editores. Dworkin, R. (2012). Los derechos en serio.
Comisión Económica para América Latina y el Barcelona: Editorial Ariel.
Caribe (cepal). (2012). Eslabones de la Fernández, C. (2011). Los nuevos esclavos.
desigualdad. Heterogeneidad estructural, Recuperado de www.haine.org/espana/
empleo y protección social. Santiago de nuevos_esclavos.htm
Chile: cepal, Naciones Unidas. Ferranti, de D., Perry, G., Ferreyra, F. y Walton,
Comisión Económica para América Latina y M. (2005). Desigualdad en América
el Caribe (cepal). (2014a). La hora de Latina ¿Rompiendo con la historia?.
la igualdad. Brechas por cerrar, cami- Bogotá: Banco Mundial y Ed. Alfaomega
nos por abrir. Santiago de Chile: cepal, Colombiana S.A.
Naciones Unidas. Flores, M. y Hernández, G. (ed)(2004). tlc con
Comisión Económica para América Latina y el Estados Unidos. Costa Rica: Instituto
Caribe (cepal). (2014b). Cambio estruc- de Investigaciones Socia les de la
tural para la igualdad. Santiago de Chile: Universidad de Costa Rica.
cepal, Naciones Unidas. Friedman, M. y Friedman, R. (1980). Libertad
Comisión Económica para América Latina y de elegir. Barcelona: Editorial Grijalbo.
el Caribe (cepal). (2015). Pactos para Galbraith, J. (2009). The Great Crash 1929.
la igualdad. Santiago de Chile: cepal , Boston: Mariner Book.
Naciones Unidas. Garreton, M. (2012). Igualdad: dimensiones,
Comisión Económica para América Latina y el luchas y pactos sociales. En R. Casas y
Caribe (cepal). (2016). Horizontes 2030. H. Carton (Comp.). Democracia, conoci-
La igualdad en el centro del desarrollo miento y cultura (pp. 145-168). México:
sostenible. Santiago de Chile: Paidós. Instituto de Investigaciones Sociales,
Chantal, M. (2011). En torno a lo político. Universidad Nacional Autónoma de
México: Editorial Fondo de Cultura México y Bonilla Artigas Editores.
Económica. Gouldner, A. (1979). El antiminotauro. El
Carrasco, E. (2015). Los (nuevos) esclavos del mito de una sociología no valorativa. La
siglo x xi . Economía, justicia social. sociología actual: renovación y crítica.
Recuperado de enriquecarrasco.com/los- Madrid: Editorial Alianza.
nuevos-esclavos-del siglo-xxi Habermas, J. (1984). Ciencia y técnica como
Cohen, G. (1996). ¿Igualdad de qué? Sobre el <ideología>. Madrid: Editorial Tecnos.
bienestar, los bienes y las capacidades. Hobsbawm, E. (1999). Historia del siglo xx.
En A. Sen, y M. Nussbaum (Comp.). Buenos Aires: Editorial Crítica Grijalbo
La calidad de vida (pp.27-53). México: Mondadori.
Editorial Fondo de Cultura Económica. Huaylupo, J. (1999). Las políticas públicas en
Comte, A. (2002). Discurso sobre el espíritu un contexto de privatización de la prácti-
positivo. Barcelona: Ediciones Folio. ca social del Estado. Revista Mexicana de
Córdova, D. (2015). Repensar la igualdad demo- Sociología.61 (4), 55-72.
crática: Isonomía, isegoría, isotimia. Huaylupo, J. (2008). Relatividad y significación
Revista Colección, (25), 11-39. de los datos. Cinta de Moebio. Revista
Díaz, C. y Isuani, F. (Comp.) (2015). Políticas de Epistemología de Ciencias Sociales
públicas en Estados subnacionales. (32),127-152. Recuperado de www.moe-
Argentina. Ciudad Autónoma de Buenos bio.uchile.cl/32/huaylupo.html
Aires: Sociedad Argentina de Análisis Huaylupo, J. (21 febrero de 2014a). La demo-
Político (saap). cracia ante el riesgo tecnocrático del

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
34 Juan Alberto Huaylupo Alcázar

proceso electoral. Diario virtual El País. Martín-Aceña, P. (ed.) (2011). De la gran rece-
Recuperado de http://www.elpais.cr/fron- sión del siglo xx a la gran recesión del
tend/noticia_detalle/3/90199 siglo xxi. Bilbao: Fundación bbva.
Huaylupo, J. (20 marzo de 2014b). ¿Crónica de Medina, J., Becerra, S. y Castaño, P. (Septiembre
un fraude anunciado? Diario virtual El de 2014). Prospectiva y política pública
País. Recuperado de http://www.elpais.cr/ para el cambio estructural en América
frontend/noticia_detalle/3/90890 Latina y el Caribe. Santiago de Chile:
Huaylupo, J. (2014c). Uso y abuso de la mate- Comisión Económica para América Latina
matización delas realidades. Opinión. y el Caribe (cepal), Naciones Unidas.
Semanario Universidad. Edición nro. Mizrahi, D. (2015). Los diez países del mundo
2044. San José, Costa Rica. Recuperado donde menos se vota. RT Sepa Más.
de http://www.semanariouniversidad.ucr. Recuperado de https://actualidad.rt.com/
ac.cr/component/content/article/4551-opi- sociedad/175020-10-paises-mundo-abs-
nion/13333-uso-y-abuso-de-la-matemati- tencion-voto
zacion-de-las-realizadades-.html Morin, E. (2006). Breve historia de la barbarie
Huaylupo, J. (02 de abril de 2016). La demo- en Occidente. Buenos Aires: Editorial
cracia: Más allá de lo normativo, elec- Paidós.
toral y técnico. Diario Digital El País. Organización de las Naciones Unidas (onu).
Opinión. Recuperado de http://www. (2015). Asamblea General. Sexagésimo
elpais.cr/2016/04/02/la-democracia-mas- noveno período de sesiones. Naciones
alla-de-lo-normativo-electoral-y-tecnico/ Unidas. (A /69/ L.85) Recuperado de
Huntington, S. (1997). Occidente único no uni- http://www.cooperacionespanola.es/sites/
versal. Estudios de Política Exterior (55), default/files/agenda_2030_desarrollo_
141-160. sostenible_cooperacion_espanola_12_
Jaeger, W. (2001). Paideia: los ideales de la cul- ago_2015_es.pdf
tura griega. México: Editorial Fondo de Pereyra, C. (2010). El individualismo meto-
Cultura Económica. dológico: un caso de contrarrevolución
Kliksberg, B. (2002). América Latina: Una teórica. En Filosofía, historia y política:
región en riesgo. Pobreza e inequidad. ensayos filosóficos (1974-1988)(pp.169-
Revista de Ciencias Sociales, viii (1), 183). México: Editorial Fondo de Cultura
9-22. Económic a , Universid ad Nacion a l
Kliksberg, B. (2010). El secreto para combatir Autónoma de México.
la desigualdad es crear un para todos: Periódico Público (2015). La esclavitud den
Kliksberg en cnn. Recuperado de www. el siglo xxi: trabajos forzados, explota-
aristeguinoticias.com/2010/entrevistas/ ción sexual y tráfico de persona. España.
el-secreto-es-crear-un-para-todos-kliks- Recuperado de www.publico.es/sociedad/
berg-en-cnn/ esclavitud-siglo-xxi-trabajos-forzados.
Kliksberg, B. y Sen, A. (2007). Primero la html
gente. Una mirada desde la ética del Red de Conocimientos Electorales (rce). (2011).
desarrollo a los principales problemas Niveles de participación electoral en
del mundo globalizado. Barcelona: América Latina. Recuperado de http://
Editorial Deusto. aceproject.org/electoral-advice-es/archi-
Kolakowski, L. (1970). El racionalismo como ve/questions/replies/663253754
ideología y ética sin código. Barcelona: Romeri, J. (2006). Tratado de Libre Comercio.
Ediciones Ariel. Análisis desde la perspectiva ideológica
Kolakowski, L. (1981). La filosofía positivista. y del desarrollo económico. Costa Rica:
Ciencia y Filosofía. Madrid: Ediciones Instituto de Investigaciones Jurídicas de
Cátedra S.A. la Universidad de Costa Rica.

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)
La desigualdad social y la colonialidad del poder... 35

Sen, A. (1979). Equality of What? The Tanner Stiglitz, J. (2012). El precio de la desigualdad.
Lecture on Human Values, (pp. 195-220), España: Editorial Taurus.
Stanford University. Tarracena, A. (2005). El dilema de no asumir
Sen, A. (2000). Desarrollo y libertad. España: la diversidad cultural propia y soñar con
Editorial Planeta. la globalización ajena. En B. Cassen, M.
Sen, A. (2001). La desigualdad económica. México: Serres y A. Tarracena, Diversidad cultu-
Editorial Fondo de Cultura Económica. ral y mundialización (pp. 59-78). Costa
Sen, A. y Kliksberg, B. (2008). Primero la gente. Rica: Ediciones Perro Azul.
España: Editorial Deusto. Therborn, G. (2015). La desigualdad mata.
Serres, M. (2005). En contra de un particu- España: Editorial Alianza Ensayos.
larismo llamado mundialización. En Zemelman, H. (1989). Crítica epistemológi-
B. Cassen, M. Serres y A. Tarracena, ca de los indicadores. Jornadas 114.
Diversidad cultural y mundialización (pp. Estudios Sociológicos del Colegio de
29-57). Costa Rica: Ediciones Perro Azul. México, viii (22).
Silva, R. (2012). Sobre los nuevos esclavos del
siglo xxi. Recuperado de rafaelsilva.over-
blog.es-article-sobre-los-nuevos-escla- Fecha de ingreso: 08/09/2017
vos-del-siglo-xxi-112692229.html Fecha de aprobación: 03/10/2018

Rev. Ciencias Sociales Universidad de Costa Rica, 162: 13-35 / 2018 (IV). (ISSN: 0482-5276)