Está en la página 1de 24

DE ACTUALIDADES

ARTES Y LETRAS
Año V I I I - N . 388 -Gptas.
19 de septiembre de 1959
depósito Legal: B 4460 - 1958

Del magnífico libro


"Costa Brava , de Luis
Romero y F. Caíala
Roca, hemos escogido
para nuestra portada
esta expresiva foto.
AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 1
rán los siguientes nuevos jar- MAS NOVEDADES DE LAS

LO QUE BARCELONA "ESTRENA dines: el Parque Bacardi, se


ampliarán los juegos existentes
en el Parque Eduardo Marqui-
na, tan visitado por nuestros
FIESTAS EN ORDEN A
LA FLORA
Barcelona, tan amante de sws
parques, va a ser testigo, den-

PARA LA MERCED
niños, tro de las fiestas mercedarias de-
Hace tiempo que la ciudad dos acontecimentos singulares.
viene suspirando por un estan- Uno, la entrega de títulos de ¡£
que de modelismo naval, ios Escuela Municipal de Jardine-
niños venían aprvechando, por ría a sus alumnos. Y por último
su cuenta, las fuentes de Pe- la apertura de la Exposición de
separa a las fuentes del resto estropeen. Nosotros cunfiamo.-í
CON
la
motivo de las fiestas de
Merced la ciudad se de la plaga. La idea nació en plenamente en el civismo ciuda-
dralbes, no acondicionadas para
ello. Se va a construir un es-
«20 meses de jardinería urba-
na» uuicada en el pabellón
apresta a ofrendarte a la Virgen el cerebro siempre inquieto, de dano. tanque de estas características Hispanoamericano de la Ferie
blanca lo mejor que guarda en D. José María Parciales, Alcalde en la Avenida del General Go- de Muestras de \Barcelona. Se
el arca; y entre el nutrido pro- de la Ciudad; estará dotado de LOS JARDINES ded. Además, nuevos jardines va a poner de relieve la mag-
grama de festejos, de toda ín- tres agujas: la horaria, la mi- INFANTILES, en la plaza Ñúñez de Arce, Fe- nífica labor desarrollada por el
dole, que van a poner una nota nutera y la segundera, ambas Con motivo de la festividad rrer y Cagigal. Acceso del Par- Municipio en oraeu a nuestros
transeúnte, pasajera, en nuestra rotarán sobre números recor- mercedaria nuestro municipio que del Guinardó por la Ave- elementos florales. En una pa
urbe, destaca la inauguración tados en flores; hay que con- va a continuar su acertada po- nida de Montserrat. labra, que las flores, siempre
de una serie de obras munici- fiar en la cultura y en el or- lítica de dotar de jardines in- El cerro de la Trinidad va a tan gratas a la Virgen, se van
pales, que quedaran permanen- gullo del público barcelonésj fantiles a la ciudad. En la Te- rodearse también de una es- a colocar a los pies celestiales
temente incorporadas a nuestra por poseer este delicado medi- nencia de Alcaldía de Urbanis- pléndida zona jardinera, junto de la Virgen de la Merced.
fisonomía urbana. dor del tiempo, evitando que lo mo nos informan que se abri- a la Avenida Meridiana. JAIME URBANO

i,A PLA¿A DE CATALUÑA


A'o he/iius Lüiuiío suelte co,t
nuestra piasa de cataiuna: /u
ios edificios que la rodean ni
su solución uiuaitísiíca na co-
rrespondido, en todo instante,
a lo que ¡u.e y aun conserva, e¿
centro geográfico de nuestra
ciudad.
Anora se acomete una refor-
ma, que esperamos resuelva un
poco su carácter de zona desér-
tica, de «sáhara de bolsillo»,
corno la calificamos en cierta
ocasión. Se van a montar tres
fuentes; cada una empleará en
circuito cerrado 220 metros cú-
bicos de agua.. Se quiere que su-
ban por segundo trescientos
noventa y cinco metros.
Como es natural, estas fuen-
tes van a representar un gasto
para el Municipio*
Los barceloneses que contem-
plan las obras suelen comentar
que las tasas de las referidas
fuentes son muy altas, y a esto
contestan los técnicos afirman-
do que fue necesario respetar
los techos existentes: debajo se
albergan los «meíros», Guardia
Urbana (cuartelillo), Oficina de
Información Turística. Sólo se
ha dado a cada fuente veinti-
cinco centímetros de capa de
agua. Era imposible rebajarlas
más. ,
El coste de las fuentes repre-
senta un esfuerzo económico
para el Municipio: tres millones
d?. ptas. descontando la central.
Se les ha dado un nuevo em-
plazamiento a las esculturas, no
creemos que las mismas se va-
loren con la proximidad lumi-
nosa. Los tritones, del ilustre
escultor Federico Mares, se ins-
talarán en la fuente de la
Rambla de Cataluña.

NUEVA PAVIMENTACIÓN
Una de las cosas que le daban
a nuestra Plaza de Cataluña el
aire de elemento a medio ha-
cer, era la ausencia de una pa-
vimentación adecuada; el suelo
de arenilla, en los días de llu-
via, creaba verdaderos barriza-
les, pese al amor de los barce-
loneses la Plaza carecía de
cuidados.
Ahora se la dota de un pavi-
mento en forma de estrella de
ocho puntas todo de mármol
artificial, en la que se combina-
rán, para darle un mayor as-
pecto decorativo, los colores ro-
jo, verde, blanco y marfil. A
la zona, central la rodeará una
sana de mortero. En la pavi-
mentación se invertirá la bonita
suma de un millón de ptas.

EL RELOJ DE FLORES
Uno de los atractivos, que
pronto se harán populares, de
la Haza de Cataluña, será sin
duda su reloj floral; estará si-
íen en L_ • cu oc:7
tuado a continuación de la ba-
randU'n de las esculturas que

— REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 2


BRÚJULA

CUBA Y ARGENTINA
Por ROSEN D O LIA T E 5

Los acontecimientos que se bravo esgrimidor y sabe mejor


vienen desarrollando igualmente salvar las situaciones; también
en Cuba como en la Argentina, es verdad que el pueblo argen-
diversas facetas de un denso tino, pese a las enfermedades
problema social, político y eco- de un rápido crecimiento, que
nómico, en el que juegan jac- supone siempre una amalgama
tares de toda clase, ideológicos, de elementos forasteros en el
históricos y sobre todo demo- ambiente nacional posee man
gráficos, prueban una vez más años de experiencia política
el espejismo de que se suele ser i/ue la nación cubana, y eso
victima cuando se derriba una cinínta mucho. Pero, a la ver-
situación de fuerza con la ilu- dad, eso que se llama democra-
;,tán de instaurar un sistema cia y de que gallardean los re-
basado en el libre juego de la formistas de ambas naciones,
opinión pública y la prudente no se ve por ninguna parte;
retirada del poder ejecutivo, ex- antes bien lo contrario: recurso
cesivamente invasor en la si- a la fuerza y hasta ,i la violen-
tuación substituida^ Exclaman cia y línea política g.úada, me
sinceramente los revolucionarios jor dicho impuesta desde arriba-
Sería no obstante, candaron
e injusto culpar a los que han
promovido los alzamientos, tan-
to en Cuba como en la Argen-
tina de mala fe al levantarse
contra excesos que ningún so-
fisma puede adecentar. Ni cree-
mos que nadie con sentido co-
mún lo intente. Tanto Casír,,
como los generales y almirantes
argentinos, en cierto modo. '•-:•
yeron volver a las prácticas cons-
titucionales que en el siglo pa-
sado dieron la pauta a la vida
de las naciones entonces pro-
gresivas de Europa y Norteamé-
rica. Pero los dos se han equi-
vocado, han sido victimas, como
decimos, de un espejismo.
La razón es bien clara. Para
que pueda funcionar en un país
el «turno pacifican, se necesitan
evidentemente dos requisitos:
que sea turno y que sea pacífi-
co. Y para que sea pacifico,
precisa ante todo una cosa: que
exista un perfecto acuerdo entre
los partidos turnantes sobre
Frondizi todos los problemas esenciales
de la nación, y que las diver-
vencedores, como Espartero gencias entre los programas no
hace poco más de un siglo des- arrastren -una hostilidad a las
pués del golpe de Vicálvaro: personas y, muy importante,
«¡Cúmplase la voluntad nacio- no comprometan a la continui-
nal!». Pero, del mismo modo dad política y no incidan peli
que, en lugar de una situación grasamente sobre la vida y la He aquí una maqueta del tipo de cohetes utilizados por los rusos en sus intentos por acercarse a
liberal, al golpe de entonces su- paz nacionales. Tal es la situa- la Luna. De este tipo es el cohete que, por fin, ha alcanzado la superficie de nuestro satélite
cedieron una serie de desmanes ción, principalmente de Ingla-
que trajeron a la disfrazada terra, donde se turnan los con-
dictadura de O'Donnell a la más servadores y laboristas (ayer
endurecida de González Bravo
y, por fin al colapso del régi-
men, a una abortada república
(no llegó a constituirse y tuvo
fueron los conservadores y los
liberales); de los EE. UU. con
sus republicanos y demócratas y
aun de Bélgica, con los católi-
¿UN VIAJE HISTÓRICO?
nada menos que cuatro presi- cos y los socialistas, etc. Por MANUEL R I K R í
dentes, sin embargo) a la gue- Como corolario de los que
rra civil y al caos (en todo, hemos dicho, podríamos añadir p ODEMOS discutir de si el tal via.ie his-
unos veinte años de desbarajus- mes» con sus tres trascendentales' interro-
que el régimen de turno pací- tórico son los cuatrocientos mil kilóme- gantes al comentar la llegada del Primer
te), igualmente nos damos fico sólo funciona bien cuando tros del prodigioso disparo de artillería que Ministro soviético a los Estados Unidos.
cuenta de que algunos liberali- se trata de dos solos partidos, ha proyectado al Lutnik sobre el Mar de
zadores no hacen mas ~que «dar con tantas coincidencias de «¿Será el oportunista —escribe— que se
la Tranquilidad o si son los ocho mil kiló- las compuso para sobrevivir y prosperar du-
la vuelta a la tortilla» y poner apreciación en runchas cosas metros del Tupolef a reacción con sus dos-
aproximadamente lo de arriba que, en realidad, casi puede de- rante el régimen de Stalin o será el pecador
cientos' pasajeros que ha proyectado a KruS- arrepentido que tuvo el valor de denunciar
abajo, sin modificar las arbi- cirse que son dos facetas del chev y su familia en el corazón mismo del
trariedades y violencias —que mlsm.o y único partido. Si no a Stalin tres años después de su muerte?
mundo libre. Para los científicos no hay
non la tortilla—, sino que los ivez» esc cierto la pululación ninguna duda. El viaje verdaderamente his- »¿Será el hombre que alivió bastante el
hombres son otros y otra la re- *i> nartidoa políticos y grupos de tórico es el del Lutnik como anticipo de la peso del temor al pueblo ruso o será el ti-
tórica oficial que les acompaña opinión sería un bien, porque era intersideral que a los hombres del siglo rano que traicionó y asesinó a los rebeldes
en sus apariciones en el balcón permitiría una naiir* (itln-nfa.- XX nos ha tocado el peligro y la gloria de húngaros?
tribunicio, que en nuestros días ción a la voluntad del pueblo, vivir. »¿Será el hipócrita que se propone escla-
se ve substituido y mejorado meta proclamada de los viste- Pero para los políticos lo realmente asom- vizar a la población libre del Berlín Occi-
—eso es empeorado— por la mas de partidos turnantes. Pero broso es que a los cuarenta años de la Re- dental, provoca disturbios en Oriente Medio
brillante televisión. la verdad es que. muy al con- volución de Octubre el representante de la y Extremo Oriente, amenaza la nueva liber-
Existen todavía matices; es trario, ri/nvdo la proliferación ideología 'socialista se haya '• plantado en tad en África y circula mentiras por medio
indudable que Frondizi es un (Pasa a la página 14) Washington en viaje de exploración para de sus agentes y conspiradores en todas las
unos y de buena voluntad para otros. Mien- tierras civilizadas, o será el estadista seguro
tras discuten el científico y el político, el de que los países1 socialistas pueden adelan-
hombre medio, sin otro instrumental que* su tar a Occidente en la proyección pacífica de
correcto buen sentido, observa la impresio- forma que no sea necesario arrojad bombas
nante coincidencia de los dos viajes y de- sobre el mundo capitalista?»
duce que algo muy importante está alum- El gran viaje hacia la conquista del espa-
brándose en' el amanecer de la historia de cio y hacia una posible nueva política de
estos' días augúrales y solemnes. coexistencia pacífica está .abierto. Con una
Tal coincidencia de viajes ¿será cataclis- mano en los espacios siderales y la otra di-
mal o venturosa? Aquí hemos de dejar nues- rigida hacia la mayor potencia del mundo
tra pluma y1 copiar la lección de gran perio- libre, el fabuloso Kruschev tiene ante sí un
dismo que, en el doble sentido filosófico y porvenir que se confundirá, para bien o pa-
político, nos ha dado el « N e w Y o r k Ti- ra mal, con el de la Historia con mayúscula.

REVISTA — 3

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 3


Ramblas arriba CONFIDNCIAS
R a m b l a s abajo DE LA TORTUGA
POLÉMICA SOBRE EL PRO-
GRAMA DE LA MERCED
Sigue el problema sobre el LARA PIDE EL ARMISTICIO
programa de la Virgen de la A VERGES
Merced y vuelve a afirmarse En un reportaje publicado en
que la cantidad consignada en
presupuesto es muy limitada:
un millón de ptas.
No nos parece a nosotros tan
TELEVISIÓN EN BARCELONA el diario madrileño «Pueblo», el
editor Lara pide el armisticio a
la Editorial «Destino» y al se-
ñor Vergés. De esta forma, la
rivalidad de los premios «Pla-
despreciable dicha cantidad ya
que se trata de una cifra a em- neta» y «Nadal» quedaría zan-
plear «a fondo perdido». Porque jada.
no se olvide que el noventa' por Pero, según mis noticias, ha
ciento del programa se realiza surgido un tercero en discordia:
la flamante Editorial «Plaza-
con taquilla abierta, lo que
aumenta extraordinariamente la Janés». Parece ser que los inte-
cantidad consignada. reses de Janes también rozaban
con los del señor Lara, con res-
En lo que sí estamos de pecto a la adquisición de los
acuerdo es que hay que darle derechos de autor a los escrito-
un giro al programa mercedario res extranjeros.
y plantearle dentro de las reali- Al campechano de Lara le
dades objetivas. No cabe duda, gusta vivir en pleno combate.
que por estas épocas del año la Algo de eso escribió Séneca, su
lluvia suele hacer su aparición, casi paisano de Andalucía.
con todas sus consecuencias.
Por lo tanto hay que reducir CHISMES DEL PREMIO
los números callejeros y llevar «PLANETA»
a cabo grandes realizaciones Recogemos de las escasas ter-
bajo techado. Teatros, cines, tulias literarias de nuestra ciu-
exposiciones de arte, conciertos, dad algunos chismes referentes
etc. l a Merced es el inicio1 de al Premio «Planeta» que se fa-
la actividad después riel ocio llará la noche del 15 de octubre
veranieeo. Hay míe darle so- en el hotel Ritz de Barcelona.
lemnidad a ese recobro del tra- Según esos chismes, el escri-
haio, bajo la mirada dulce de la tor Castillo Navarro ha aban-
Virgen mercedaria. donado su cargo de lector de las
obras del «Planeta» para pre-
TÉCNICOS Y RESBALONES sentar una novela a dicho pre-
Yo siento un respeto impo- mio. El editor del «Planeta», en
nente por los técnicos. Los téc- sus declaraciones a «Pueblo»
nicos son aquellos ind^'Muos afirma que es una novela supe-
que, centrando su ntención so- Cuando se amplíe el servicio de cámaras móviles ganará mucho la TV barcelonesa rior y esta vez de «público».
bre tinas cosas particulares, las Sin embargo, no faltan escri-
conocen perfectamente no sólo tores que afirman que Castillo
por estiidio, sino por experien- \ 7 cabe duda que la instala- miento: Barcelona no quería cemento, para que pueda sopor- obra con ventaja, ya que se co-
cia. 1* don de la, T. V. en'-Barcelo- ser una mera receptora; su res- tar las vibraciones de los apa noce gran parte de las presen-
na ha sido seguida con ansie- ponsabilidad ciudadana, su vas- ratos que cobija. Se plantea
Por eso me inquieta cuando ahora la construcción de un tadas al premio.
dad; nuestra ciudad, pegada al ta área cultural, geográfica, A Castillo Navarro le ha sus-
unos técnicos aconsejan instalar Pirineo, junto al mar Medite- histórica, el núcleo de su po- nuevo estudio de veinticinco
aceras de losas, como las que metros de longitud y doscientos tituido en el cargo de lector el
rráneo, fue siempre la introduc- blación demográfica, muy am- novelista Tomás Salvador, que
se han colocado a lo 'largo de la tora de novedades^ Prueba es plio y con una especial psicolo- cuarenta metros cuadrados de
espléndida calle de Aragón. lleva a cabo su tarea con el ri-
que la primera emisora española logía, hacía necesario que tuvie- extensión, sin duda uno de los gor habitual en tan pulcro no-
Apenas caen cuatro gotas, no ee de radio se instaló bajo nuestro ra una antena transmisora., Por más capaces en su género en
nuede transitar por ellas, y s! cielo. El frecuente desplaza- otra parte, su ventana portuaria Europa. velista.
se llevan calzados de suela de Los chismes señalan qiue ade-
miento a Francia e Italia per- era un escenario magnífico En la actualidad se utiliza \wn más del autor de «Con la len-
crepé o tacones de gomia, lo mitía comprobar la existencia para la retransmisión de suce-
más probable es que uno re- sencillo estudio provisional, gua fuera» están bien califica-
de un importantísimo medio sos. Sirve de ejemplo la llegada pero muy eficiente. En el nuevo dos Julio Perlado, el crítico li-
grese a casa con un brazo o una informativo, del que nos encon- del junco «Rubia», emocionante
pierna rotos; el pavimento' se estudio se instalarán tres cá- terario rie «La Estafeta Litera-
trábamos ausentes. momento que pudo ser captado maras, de un coste cada una de ria». Buñuel (se presentan dr><?
vuelve resbaladizo, deslizante. por todos los televidentes espa-
¿No saben nuestros técnicos Prueba de esta inquietud vi- un millón y medio de pts. La al premio). Javier y Jiménez
nieron siendo las intervenciones ñoles. Y si en su día hubiéra- emisora instalada en el Tibida- Arnau. Y de Barcelona Carlos
municipales eso tan simiple de mos tenido TV, hacia la tierra
que las losetas acanaladas se del Sr. Marcet en la Diputación, bo ha importado una suma de Rojas.
adentro, gracias a la TV, hubie- ptas que rebasa a los 15 millo- La sorpresa la dará el nuevo
inventaron para que se adhirie- Provincial, aludiendo al tema, y ra llegado el clamor de la ciu-
ra a ellas Ja suela de los zapa- las preocupacion.es de toda ín- nes. sistema de votación.
dad en el recibimiento inolvida-
tos, al mismo tiempo que piara dole dentro del área municipal, ble del «Semíramis». SOLERVÍCENS Y LA BERNAT
facilitar la salida; del agua de la que terminaron con un desplie- METGE
lluvia? Puede ser que lo supie- gue generoso. Por parte de la Nuestras autoridades han cap- EL CLUB MIRAMAR Y SUS
PROGRAMAS Con la muerte del inolvidable
ran por estudios. Diputación, con un donativo de tado perfectamente la expresión Carlos Riba, la Bernat Metge,
Por experiencia no; porque cierta importancia ; por parte de esta personalidad barcelone- Hasta ahora vienen retrans- institución tan finamente crea-
por lo oue hemos visto los téc- del Municipio, cediendo el mag- sa, facilitando así la posibilidad mitiéndose dentro del diario da por el procer D. Francisco
nicos suelen viajar en automó- nífico edificio de Miramar, en de unos programas retransmiti- programa de la emisora central Cambó, ha quedado acéfala.
vil. Montjuich, que venía sirviendo dos desde esa zana tan barce- de Madrid el «Club Miram.am, Según mis noticias —mi colita
de restaurante. Al mismo tiempo lonesa como Montjuich. que ya ha alcanzado un grado llega a todas partes— el puesto
UN SECTOR OLVIDADO: LA la Sociedad Aguas de Barcelona
AVENIDA DR. ANDREU. Amablemente invitados por el de experiencia después de su del gran poeta lo ocupará el
en su sector del Tibidabo, daba Director de Radio Nacional de período de pruebas. Creemos, distinguido escritor Solervicens;
Caminar por la Avenida doc- toda clase, de facilidades para la, Barcelona y servicios de TV en sin embargo, que los programas este nombre ha acabado impo-
tor Andreu es algo que encoge instalación de una antena y un nuestra ciudad, Luis Escurra, tendrán más agilidad cuando se niéndose sobre el de Miguel
el espíritu; se ve allí cada so- edificio de nueva planta al ser- hemos visitado los estudios de ponga en servicio el equipo de Llor, también distinguido maes-
cavón, que p a r e c e n pozos vicio de la TV. Montjuich, pudiendo darnos cámaras móviles y se puedan tro, que se perfilaba como sus-
petrolíferos, y hay que tener en cuenta de la labor realizada enfocar los ángulos ciudadanos tituto de Riba.
cuenta que es una zona muy en torno a dotar a nues- y los sucesos vivos y locales. Nuestra más cordial enhora-
visitada, ya que es uno de los BARCELONA Y SU PERSO-
NALIDAD tra ciudad de una estación Con ello las retransmisiones buena y que la nave de la Ber-
caminos hacia la mágica mon- transmisora. Se ha tenido que ganarán en personalidad. nat Metge continúe su1 estela.
taña del Tibidabo. Por cierto, me dicen que aho-
Estas facilidades venían a acondicionar el piso del antiguo
Convendría un poco más de concretarse en un sólo pensa- restaurante, con inyecciones de JAIME URBANO ra está a punto de salir una
atención hacia una zona procer espléndida traducción de los
y residencial de nuestra ciudad. epigramas de Marcial.
LA PLAZA VILLA DE MADRID ANA MARÍA MATUTE, MAN-
¿Cuántos presupuestos se han
enterrado en la plaza Villa de
Madrid? Bien, pues aquello ha
LLIBRE DE LA MARE DE DEU DE LA MERCE TENEDORA DE LOS JUE-
GOS FLORALES
En los Juegos Florales de
quedado convertido en una bi- Selecció i próleg de María Manent Nuestra Señora del Port, Ana
rria: por un lado la fachada María Matute se perfiló como
lateral del Ateneo, desconchada mantenedora.
y triste, por el otro, la tapia He aquí una nueva activi-
llena de colorines que ha surgi- dad eme tiene que reseñar en
do como consectuencia de los
derribos.
Biblioteca Selecta - Distribución: CASA DE LIBRO sus tarjetas de visita la bella
sanadora del «Premio de la
JUAN DE LAS RAMBLAS Crítica». LA TORTUGA

4 — REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 4


dólar era contemplado con algo En detalle, no se han facilitado
ACTUALIDAD ECONÓMICA que tenia mas de idolatría que- al público precios concretos to-
de admiración. Jso es que vaya davía.
a convertirse precisamente en
una moneda üeuu. r-ero no udja EL «VOLKSWAGEN» NUME-
RO TRES MILLONES

SE ACAB.O LA ESPECULACIÓN
Ue ptuutu' poco a, poco una i>ue-
ria parce de ¿a extraordinaria Rueda por las carreteras de
souuez i¿ue negó a uiuei' u¿i lui Alemania el «Volkswagen» nú-
priiíjAíruD a/iluü ue ia p'Uriíguerra, mero tres millones, salido de
P o r W I F REDO ESPINA üay oirás montuas mus iaertes las fábricas de Wolfsburg.
q^je el douar. * no precisamente También, hace pocos días sa-
ei i raneo suizo o el bolívar ve- lió de la filial de Hannover el
La actual política de dinero caro y dinero so de oferta y el cambio radical de las cir- iifczoianO', que por razones espe- utilitario número 500.000, igual-
escaso —medidas, sin duda, transitorias; cunstancias económicas —la normalidad, ciaies se rían encontrado gene- mente de la, Volksiwagen.
aunque es difícil precisar la duración de esta sencillamente— ha dado al traste con esos i amiente en una posición que
transitoriedad— ha supuesto la muerte, casi proyectos. Y los constructores que se incor- el doiar ¿.odia envidiar, ba po- ESTIMULO A LAS EXPOR-
instantánea, de la especulación. Al menos, poraron demasiado tarde a la fiebre de edi- sición actual aei doiar es de re- TACIONES
de ciertas formas escandalosas de especula- ficar viviendas de lujo, Son los que están lativa flojedad en relación con La traducción oportunísima
ción. La finalidad primordial del dinero es pagando las consecuencias. otras monedas europeas: el de un artículo italiano en la
ser instrumento de compra y financiación, Algo semejante está ocurriendo en el mei'- marco alemán, ei franco fran- revista «Balance», pone en
no medio de negocios sucios o abusivos. cado de coches. Desaparecida l,a demanda
artificial de coches nuevos, apenas le es cés, la llora inglesa. A tiempo nuestro poder datos actualiza-
El mercado de pisos en venta y coches nue- que la cotización de estas mo- dos de lo que supone el apoyo
vos, por ejemplo, se había convertido en ya posible al especulador ganar ni una pe-
seta. Se acabaron las primas para obtener nedas gana en firmeza la del a la exportación en Francia.
mercado propicio a toda clase de maquina- dólar muestra una tendencia a Las medidas estatales alcanzan
ciones y negocios absurdos y excesivo». Se un coche o un camión. La demanda existen-
especulaba, alegremente, con la escasez y la te es real. Y como el posible comprador' esta la vacilación que se explica distintos campos, tales como el
dificultad. Se olvidaba con frecuencia que —es lógico— a la expectativa del curso de cuando se advierte, por ejem- fiscal,y el monetario, el asegura-
en el mundo de las finanzas, cuando las ga- los acontecimientos, incluso la demanda re,»! plo, que continúa la sangría, dor la provisión de créditos.
En el campo fiscal se conceden
nancias no vienen convenientemente justifi- se ve bastante limitada, .-><• ha contraído. a un ritmo por ahora muy prórrogas y facilidades en el
cadas, dejan de ser lícitas y morales. En esta Es sabido el súbito descenso del valor del amortiguado, del oro, que se va >ago de los impuestos y exen-
vida todo tiene su límite, s'u regla. coche usado —impulsado, además, por el trasladando de la cuenta nor- ;ión de los tributos. La mercan-
nuevo precio del carburante—, pero quiza teamericana a la de otros países cía de exportación está libre de
¿Qué ocurría en el mercado de pisos? ya con grandes —y crecientes—•
Pues que inventadas y agotadas todas las haya que ponerle un poco de moderación a impuesto, que se reintegra al
este optimismo inicial, ante los derechos reservas en oro y otras divisas. exportador por devolución de las
fórmulas imaginables para exprimir el li- Ya no hace falta hablar —como cantidades pagadas por tal con-
món de los que iban quedando desocupados arancelarios que se vienen manteniendo —es
comprensible— y ante el hecho de que, por se venía haciendo, como venía cepto. El canon normal es del
—entradas, traspaso», comisiones, obras, ser- haciendo Inglaterra, sobre to-
el momento, la posesión de automóvil como
vicios, muebles, etc.— se ideó y puso de mo-
artículo de lujo ya no es tan frecuente. do— de divisas en «oro y dó- 20 por ciento. También están li-
da la venta por pisos, y ello con tal fortuna lares», expresión que equipara- bres de impuestos sobre el
transporte los productos expor-
que para muchos bolsillos ha sido una ver- Si bien —como la de pisos— se ha para- ba, por lo menos, el dólar al tados,
dadera mina. Siempre, claro está favoreci- lizado oí frenado la venta de coches y camio- oro.
exigiéndose que el mismo
dos por una escasez que debía haberse evita- nes, sigiue, no obstante, muy fuerte la de- vehículo realice el transporte
do o paliado a tiempo. • manda de tractores, que espera las importa- desde origen a frontera o puer-
UN «MORRIS BARATO» to francés. Este tipo de ayuda
ivrn he aquí que, de pronto, al escasear ciones masivas anunciadas. La B. M. C. tratará de fabri- se ha cuidado esencialmente
el dinero para la compra y al restringirse Ante esta coyuntura, de espera y de rece- car su nuevo «Baby» Morris en cuando se trata de empresas ex-
los créditos, este bonito negocio ha quedado sión, no se ve otra salida al mercado dei Italia para intentar eludir la portadoras de poca o mediana
poco menos que paralizado. Se afirma qUe automóvil, a fin de que las fábricas puedan «muralla arancelaria» del Mer- envergadura económica.
hasta las agencias vendedoras de pisos es- continuar trabajando a un cierto ritmo —sa- cado Común Europeo. Los «Ba-
tán con los brazos cruzados esperando, inú- turada la demanda actual en el plazo de by» serán montados en la fábri- TURISTAS DE INVIERNO
tilmente, al cliente que antes tenían que se- unos meses—, que una rebaja considerable cs Innocenti, de Milán, centro
leccionar. Así, se calculan en Madrid mas de producción de las motos aviación Dos compañías extranjeras de
en el precio, particularmente del coche uti-
de 30.000 pisos nuevos desocupados. Tam- litario, poniéndolo al nivel, o caisi, de la com- «iLambretta». Con ello no ha- propósito han hecho público su
bién en Barcelona se cuentan a millares los petencia internacional, y mayores facilida- brá de pagar si no el arancel especiales dedurante establecer servicios
el próximo
que llevan meses y meses ostentando el car- des al comprador: venta a plazos —tal vez arancel reducido del ámbito in-
telito de «pisos en venta». terior del Mercado Común. invierno para trasladar a los
en veinticuatro o más, como se estila en el
Este fenómeno está haciendo cavilar a las extranjero—, reducción de l,a entrega inicial En Italia no se fabricarán turistas que acuden a las esta-
propietarios —particulares o Sociedades — rebaja del Impuesto de Lujo, etc. Parece ser si no modelos para la Europa ciones invernales desde Inglate-
que no ven otra forma de darles salida si que algunas empresas extranjeras muestran continental con características rra, América del Norte y países
no es alquilándolos y ,a precios que no po- deseos de colaborar con el capital nacional especiales como el volante a la escandinavos a las islas Cana-
drían creerse hace sólo unos meses. Y los en la fabricación, en nuestro suelo, de vehícu- izquierda. Los modelos para el rias, Baleares y Costa del Sol.
que ya estaban por alquilar entonces han los de su marca. La competencia y el refuer- mercado británico y el Coro
bajado el punto de mira ilr forma conside- zo financiero que ello supondría sería quizá, tnonwealth (seguirán ifabrHcánr SEMÁFOROS AUTOMÁTI-
dose en Inglaterra. COS
rable. Hay otra alternativa: limit,ar los pre- la mayor garantía de que las cosas irán por
cio» de venta. En la capital, se asegura, que Los nuevos «Baby» serán el Ha producido una factoría
el camino que esperamos. automóvil más barato de diez establecida en Getafe la prime-
algunos pisos caros han bajado en más cíe Es opinión de los especialistas, empero, países de la Europa continental: ra partida de semáforos auto-
doscientas cincuenta mil pesetas. que para dentro de cuatro o cinco meses el Finlandia, Noruega, Dinamarca máticos, instalados ya en 9an
Un comen (ario de «Balance» dice que con mercado del automóvil, en España, quede Holanda, Bélgica, Austria, Sui- Sebastián, fabricados con pa-
los pisos de alto precio, principalmente, "a perfectamente aclarado. Tal vez pueda de- za, España, Portugal y el Euire. tente sueca.
ocurrido algo muy parecido a lo sucedido cirse otro tanto respecto del interesante te-
con los precios de los automóviles. «Siempre ma de los pisos.
—pensaua el, propietario— habrá la posibili- Lo importante y sintomático es, sin em-
dad de vender ganando algo». Pero¡ el exce- bargo, que las cosas «e v,an normalizando...

escala gradual, parte de los


iNOiiUA Y OPINIÓN gravámenes que pesan sobre 'los
importadores.
S.TO! COSME
EXHIBICIÓN DE FBODÜC- micos, explicados en tenmiiuio- EL OLEODUCTO DEL SAHA-
TOS ESPAÑOLES , gia compreiisiuití a. tunos ios RA FRANCÉS, TERMINA- Y DAMIÁN
.mortaies, y apucaaa por un pe- DO Y A PUNTO
una empresa española,, Con
la, colaboración de otras extran- riodo uuuiauo a 10 estrictamen- Ha quedado terminado y a
jeras, va a montar unos servi- te necesario, seria uíia medida punto el oleoducto Hassi--M.es-
cios que se dedicaran a presen- racional y eiicamsiiua, para lle-«aud-Mediterráneo, con terminal
tar exhibiciones de productos var a caoo la estabilización sin en este puerto, listo para entrar
españoles en los certámenes in- pérdidas ni perjuicios evitadles.en servicio a primeros de octu-
ternacionales de carácter co- (Eduardo larragona «A.£.»> bre próximo, tras un mes de
mercial e industrial que se ce- pruebas de bombeo con agua a
leoren en cualquier lugar del HACIA LA (CONSTITUCIÓN presión. El primer año pasarán
mundo. JJW UJMA ¿ONA JDii ULttrtE por el oleoducto 10 millones de
COMEKLilO HlSl'ANO- toneladas de crudos.
DISCRIMINACIONES AMEKiCANA
Hay que lamentar la produc-
tividad fructífera por todos ios-
medios. Entre ellos, uno de los
Representantes de la Argen- DÉFICIT DE LAS EMPRE-
tina, Brasil, Chile, caraguay,
tíoiivia, terú y Uruguay, están
SAS NACIONALIZADAS
BRITÁNICAS
DÍA DEL MEDICO
más eficaces es el de las medi- Los descubiertos de las Em-
das indirectas de la política de
estudiando juntos la posibilidad
de constituir una Zona de Libre presas nacionalizadas en Gran RINDA HOMENAJE
créditos y de impuestos. Pero* Comercio Hispanoamericana. Bretaña sumaban en total a quien vela por su salud
aplicándolas sin discriminación En este mes deberán reunirse 78.900.000 libras el 19 de agosto,
se disminuye, por cierta, el nivel reunirse en Montevideo peritos según anuncia el Tesoro. y o f r é z c a l e , en su día, un
general del consumo, pero tam- y diplomáticos de todos estos El 17 de junio último, el total
bién la producción de bienes
exportables y creadores de ri-
países a fin de redactar planes era de 73 millones, y en julio,
definitivos sobre la Zona. de 75.870.000 libras. REGALO PRÁCTICO
queza, sumamente interesantes Se tratará de ir hacia la Zona
para que se pueda llegar a la mediante una gradual liberaliza- EL DOLAR, MONEDA
estabilización. ción de las importaciones entre DÉBIL
La discriminación, hecha con todos sus presuntos miembros, Parecen haber pasado defi-
criterios rigurosamente econó- suprimiendo cada país, según nitivamente los días en que el

REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 5


LA COSTA
DÉLA
MAS BRAVA
SUAVIDAD Por JOSÉ LUIS DE GERONA

E NNacionales
el edificio de las Escuelas
de Rosas con-
lógicos del invisible Norfeu ilu-
minando de manera tenue la
vertido en sala de exposición, linea arrebolada del horizonte.
se exhibieron el pasado año ¡Aquel cuadro absorbía! Col-
carteles presentados a un con- gábamos carteles sin apartar la
curso convocado por la Diputa- vista del mar. Lo vemos a me-
ción gerundense. Una tarde nudo, somos casi de la familia,
agosteña, enfrascados en el aje- pero siempre entusiasma. Den-
treo obligado a pocas horas an- tro del acervo de tan meritorias
tes de la inauguración del cer- obras de arte, preferíamos la
tamen —momento en que ha de del ventanal; cuantos prepará-
hacerse todo, porque todo se ha bamos la exposición coincidía-
dejado para entonces—, colgar mos en esta sublime expansión
bamos las obras en las salas del de contemplar la obra del Crea-
habilitado edificio. Entre la ti- dor, cara a cara, tocando casi
ramira de pinturas gruesos ven- el mar y el cielo y la arena y
tanales nos dejaban ver el miar, tos acantilados enverdecidos.
hacia occidente, eran huecos Y es que no hay posibilidad
abiertos a la realidad al mas material de reproducir ningún
allá... rincón, por elemental que pa- Una típica imagen de la costa, captada magistralmente por la cámara de Cátala Roca
En el rosario de horas varia- rezca, de nuestra Costa Brava.
ron los matices a la vista. El Los carteles son magníficos, hora de la vuelta y dudaban en de espuma que siluetea la más mar inmenso, inconmensurable,
quicio de las aberturas formaba decíamos... ¡pero aquéllo 1 ¡Oh dejar la costa, como quien in- brava suavidad». acariciado por dos brazos de
marco de aquel cuadro natural, aquéllo I movilizaría las agujas del tiem- Conservan, sin paliar el in- tierra; brazos alargados, en es-
de aquel cartel inmenso, subli- po para que se eternizara el igualable espectáculo, el recuer- piral, que permiten vislumbrar
me, inimitable. Fue primero la platiqueo candoroso del primer do del «in einem íaszinierenden la conjunción de los dos azules
luz cegadora del sol la que avi-
vó los colores y el mar, inten- CONgaño,
la riada turística de ho-
que ha superado en
amor. frauden Land». Es una mara-
villa — escribía un diario de
por el angosto surco en el que
se pierden las motoras que tiz-
samente azul, maculado por al- número las visitas de anteriores Vieron y tocaron el mar en nan de clarión la superficie lí-
tolanes, vanguardia de la Costa Hannover al dar la informia-
guna vela latina que balanceaba épocas al Mediterráneo gerun- cién — que los noventa y cin- quida. Orillas que se elevan con
arrítmicamente o el vuelo de dense, llegaron a la inmortal Brava, pulida, cuidada, «novia» pinares, vericuetos de ocre y
del maestro Ruyra; en Tossa, co visitantes, todavía estén hoy
las gaviotas, contrastaba y ar- ciudad, para distribuirse des- subyugados por lo que allí han rocas de caprichosa geometría
monizaba por igual, y en para- pués por las calas Tientes de la cosmopolita, festoneada por in- hasta la aguja más encopetada
doja, con los bloques pétreos costa, jóvenes de Hannover, Hil- númeras calas que forman los vivido.»
JMo es, la anterior, impresión del abeto y descienden para lle-
del malecón, con las cotas 'le- desheimí y Berlín, afiliados a la recovecos de su culebreante con- gar a la palestra desvaída, ma-
janas —-verdes y blancas— del llamada sociedad «Alemano- figuración; en San Feliu de acotada ni referida a un gruí-
p; es elogio centuplicado que cilenta, embelesada por el be-
opuesto diametral de la cerra- Española» fundada y presidida Guixols, urbanizada, señora y so perenne de los olas. En la
da bahía y las estribaciones en la capital del país de la Baja con arrestos de capitalidad; en oímos de los visitantes todos
convertidos, por el milagro del vegetación, que silba cuando la
bravas del cabo Mongó. Sajonia por el gerundense Jai- Palamós, importante estación en atraviesa el «Garbí», a guisa de
Después, mas suavidad, menos me Ramón Soler. la red de singladuras atlánticas; contacto, en enamorados de
nuestra costa, pero que en esta motas impresionistas por la
color y los rizos mediterráneos La embajada azul trajo rega- en S'Agaró, maravilla artificial fractura del ensamble armóni-
arrancando reflejos argentinos; los de las autoridades germanas en la virginidad de la agreste ocasión escuchamos en el mi-
crosurco de los simpáticos ale- co, surgen aisladas edificaciones
los bous, listos para surcar el li- para las de aquí y sobre todo natura; en San Sebastián, avi- y torreones almenados en rui-
quido hacia los bancos de pes- el deseo de buena amistad entre zor audaz de la inmensidad; en manes, cual botón de muestra.
Es el influjo de la Costa Brava. nas que sirvieron para adver-
ca; los primeros cortinajes del ambos países. Llegaron conten- Estartit, hermano de las islas tir la presencia del turco o de
atardecer dibujando con sepia tos, animados por lo que les ha- Medas; en Ciadaqués, l¡a solita- * **
naves corsarias.
y las nubes, escasas, finas y bían explicado de nuestro sol ria, amenizada por habaneras y tsry Ipvely!», «Veuy nice!»
desmadejadas nubes, frivolas y de nuestro mar; y regresaron sumida en nostalgias de remotas V «A wonderful!» lo oímos
Y todo, barnizado por el sol
del sur — como así le llaman
por su vestida de sol, a lo lejos, repletos de entusiasmo na des- aventuras marineras... y se so- espontáneo al aparecer a la vis- los europeos de arriba — que
en corona sobre los riscos mito- cribible. Se lamentaban a la lazaron en esta sublime línea ta un paisaje mamm*,. .... • •«• saca brillo al ambiente y eleva
ma de los hijos de la Kiu,^ a la enésima potencia la subli-
Albión se trocó en admiración midad del paisaje.
celtibérica, f erte, sonora,, entu- Nos extasiamos en la contem-
siasmada y sincera, al anona- plación, a pesar de la indife-
darlos la estampa natural de rencia inicial. Desde entonces
jjlaíranch. no estamos en aquella playa ni
Hubimos de acompañar a una en las demás de la Costa Bra-
expedición de ingleses y la pri- va sin entregarnos sin reservas
mera puerta al Mediterráneo se al placer de la admiración de
abrió ante los turistas en aque- lo bello. Las exclamaciones de
lla playa de privilegio, jjc Ge- los de fuera nos volvieron a la
rona, por carretera, seguimos realidad y repetimos, ahora, sus
hasta Palafrugell y una vez sal- interjecciones, pero más rotun-
vada la bifurcación para Cale- das, como corresponde a los au-
lla, nos posamos ante el propio ténticos mediterráneos.
Llafranch. Sumidos estábamos * »#
en otras cavilaciones y no dá- C imilares son las reacciones
bamos importancia al paisaje; J
de los demás visitante»; ya
nos es familiar, mas las excla- sear df aauí o de allá; excla-
maciones de los acompañantes macionftt, le eloeio que varias
nos acabaron el letargo, y mi- en la ierran coinciden en el
ramos a lo lejos. Es profanación fondo.
la indiferencia ante tan gene- Los miembros de un reciente
roso regalo de la madre natu- Congreso Médico de nuestra ve-
raleza. Volvimos a contemplar cina nación que se celebró en
el cuadre», en lienzo de aire y Perpiñán y culminó en un ága-
en colores de mar, de cielo y pe de hermandad en Santa
de árboles; obra maestra del Cristina (Lloret de Mar) — con
Maestro, sin posible reproduc- visitas a Santa Clotilde, Boa-
En Tossa de Mar, la escena es frecuente (Foto E. Tormo) ción de maravilla. Visión del della, Fanals, Cañellas y otras

0 — REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 6


calas de la ondeada ribera —
se excedían en piropear cuanto
contemplaban. Personalidades
en su mayoría de La Sorbonne,
de mundial prestigio científico y
La "Costa Mansa" fH
y la "Costa del Clavel"
avezados a las vistas, paisajes
de mar o montaña; asiduos vi-
sitantes de la Costa Azul y de
la Riviere, dejaron constancia
del agrado con que se les apa- Por RAFAEL MANZANO
reció nuestra costa y da los raun
dales de belleza que percibie-
ron, en manifestaciones de exal- No cabe duda que al descu- en un ser un estado de gra- su seno! Arranca en Malgrat, procesión de una serie de
tada convicción que tuvimos brimiento y a la valoración cia, hay que bautizarlo: derra- tan limpio, tan soleado, que playas suaves, que constituye
buena maña, los que asistimos de la «costa brava» gerunden- mar sobre su cabeza las aguas han «descubierto» los alema- hasta el Llobregat «El Mares-
a la excursión de los congre- se han contribuido, en enor- generadoras de la pila bau- nes, ya que nosotros loi tenía- tne» y que terminan debajo
sistas por tierras gerundenses, me medida, los barceloneses tismal. Si se acierta en el mos abandonado. Viene des- de la mole del Montjuich bar-
en captar y reproducir oportu- De tal manera, que el paisaje nombre, la nueva criatura pués ese bello rincón de Pi- celonés, atalaya de nuestro
1
namente, en las reseñas infor- se ha hecho tan familiar pa- eliminará con paso firme. No neda, con sus calas de agua puerto industrial, pero que
mativas. ra nuestros ojos, que, peligro- cabe duda que la «Costa Bra- limpia y arena de oro; por con el «Paseo Marítimo» pue-
Esta costa, desde Port-Bou a samente, lo consideramos co- va» era bella desde el primer cierto, que en aquellos para- de alinearse entre los secto-
Blanes, con abrupta configura- mo «algo nuestro». Por un respiro de s-u estructura geo- jes se encuentran unos edifi- res balnearios de nuestro li-
ción como en el tremendo Cabo lado los intereses y por otro lógica; sin embargo, toma cios, que constituyeron un an- toral. _
de Creus, o dulzura como en el amor, originaron un vuel- consistencia cuando un perio- tiguo astillero: se derrumban
las playas de Aro, es un autén- co de nuestras energías sobre dista, mirando los cantiles al peso de su soledad: allí, Nos gustaría que el lector
tico privilegio. la cinta atormentada de las que penetran en las aguas en- podría instalarse un magní- viniera con nosotros a ese
Es la costa mimada por el costas de Gerona, con sus pi- cantadas, la cristianó con un fico hotel, con escaso desem- mundo encantado de la Cos-
mundo entero. Precisamente es- ta del Clavel: podríamos
ta atracción ha hecho surgir • arrancar del altozano que co-
sus problemas. Si a todos pu- rona el cenobio de Sant Je-
diera darse solución como al romi de la Murtra, a nues-
del alojamiento, la felicidad tros pies veremos Badalona,
sería casi extraterrena en esta laboriosa colmena; viene des-
franja del Paraíso. Merced al pués Tiana, alegre con la
esfuerzo de la iniciativa parti- sangre de sus claveles; Ale-
cular hay cabida, ahora, para lla, donde florecen las uvas
los visitantes; nuevos y hasta vinateras entre rosas exquisi-
suntuosos hoteles existen por tas1; Teyá, marinera,, con sus
doquier ... cerca el semáforo de claveles rectos como disparos,
Bagur, señor de acantiladas, se que llegan ai Bélgica, a Ingla-
construye una (Babel que llega terra ; Masnou, que sigue, pe-
a abarcar y unir por las mía- se a los años, oliendo a la brea
nos, a las gráciles playas de Sa de sus barcos de vela, soñan-
Riera. Algua Preda, (Sia Tuna; do en el rumor1 de los marti-
Sa Platja Ponda, Pornells, Port- llost de los calafates y carpin-
d'Esclanyá, Aigua Blava... cu- teros de ribera; Premia de
ya inauguración se anuncia pa- Mar, blanco, encalado, nos-
ra la oróxima temporada — tálgico también de los patillu-
residencias, establecimientos de dos marineros del ochocien-
comida, habitaciones y zonas tos, que pintara Martí Alsina:
reglamentarias de acampada no llegav en una eminencia, el
faltan y, periódicamente, au- santuario de Nuestra Señora
mentan, en calidad y comodi- de la risa: desde su altozano
dad. «« divisa todo el mundo llano,
Pero quedan otros problemas, cambiante, multicolor, d e l
los que esneran viabilidad. En- naisaie de la Maresma, a los
tre ellos el normal abasteci- pies de la Virgen ya no des-
miento de aorna potable; mas y cansan ex-votos marinos, sino
mejores accesos v por encima claveles cortados en Premia
de todos la pronta constitución de. Dalt o Vilasar de Dalt.
jurídica del Patronato Ordena- Huele a tierra, lo que ayer
dor de la Costa Brava, que, pe- olió a sales marineras y de-
se a las críticas que ha recibi- votas.
do en su nonatismo. será ele- Cabrils, que asoma al mar
mento aglutinante y de defensa sii univoco de rosas: Cabre-
en manos de los dirigentes de ra, atte lleva sus campos, co-
las localidades marítimas para mo una plfombrq hasta la
velar, sobre la base legal, por orilla marítima; Mataró, ca-
la integridad moral y física de "ital de la Maresma. colmena
estas tierras y de este mar; y industriosa: Vilasar de Mar.
no pueda convertirse en lo que como una novia de* los peces,
nn es ni quiere ser. un clavel en la órela, como
* *» «Marina» de Vilanova, obra de A. Cabanyes toda esta zona de milagro.
A pesar de los reiterados pro- Nrv termina, en Barcelona la
blemas —insignificantes ante snreKión flf¡ las rtlavas. one es.
tanta belleza— y en contra- nos de esmeralda reflejándo- nombre que hoy repiten miles bolso. A continuación viene neran al visitante enamora-
"artida. sería inacabable la re- se en el azul de las calas. de visitantes. Calella, asomada a un mar ^rt ríe lo nronio- al snr de la
lación de testimonios eloeriosos Este vuelco, si ha vitaliza- Empecemos, también, s i cristalino, con muchas playi- ciudad se extiende el delta"
<We podríamos anortar, vistos y do el litoral ajeno, ha perju- queremos valorizar el litoral tas de rítmico contorno; el del Llobretrat. con sus ricos
oídas directamente, sin media- dicado en cambio, la línea barcelonés, derramando so- amante del marisco puede paninos de cultivo, llefra esa
tizaciones de tercero, extraídos costera propia: el mundo, be^ bre la fina delicia de sus pla- ¡rustar las gambas más sucu- sinfonía infinita y de oro de
de la propia actividad profe- lio también, que se extiende, yas un agua nueva y lustral. lentas de toda nuestra costa. lac nlava.s de Cast^lldefpl*! V
sional. como una cinta plateada, Si examinamos algunos tex- San Pol, casi oriental, con sus salvados los macizos de Ga-
Hemos escoeido unas ¡mues- desde Malgrat hasta Cube^ tos literarios veremos, que el casitas blancas y amarillas, rraf. nue accidentan la costa
tras. En verdad entre los de lies, lo hemos ido abandonan- nombre ya está inventado. Y a la sombra de sus palmeras, r>np pncont'ramnc nonr"» nr».
aquí no son necesarios elogios do al esfuerzo limitado de sus su padrino de bautizo fue zona balnearia de moda a fi- mió. ese sueño bonito de Sit-
a lo que vemos, a lo que r>o- poblaciones diminutas. Así, qué personalidad de rumbo, va- nes de siglo. Canet, como una fres. emblanquinado. nulcro.
seemos. aunque es saludable zonas balnearias tan impor- rón de palabra egregia: don onda de milagro: Arenys de mmo cuando enamorara a los
siempre poner el desnertador a tantes como fueron, en su Euprenio D'Ors, asomándose Mar, también zona de vera- oíos de los «Modernistas» aue
la hora. No siempre lo de más tiempo, Caldetas y San Pol
allá de los límites del lar es apenas recuerdan su fisono- ya al dorado dominio de la pla- neo a principios de siglo, que la hicieron su capital artísti-
meior. mía, si se las compara con villanovense, pronunció el encuentra ahora su máximo ro literaria: si dejamos atrás
Aniintamos una frase fe'iz de el auge de un S"Agaró o de nombre mágico. D. Eugenio, auge con la construcción de "1 onefio lindo sitsretano. rede-
un Rosas. veraneante de C a d a q u é s , su puerto, ideal para compe- mos detenernos a comer un
distinguida personalidad, que (donde conoció el mundo an- ticiones deportivas. Caldetas, nuen plato marinero en casa.
fue contestación a la pregunta gustioso de Lidia) compulsa- donde pasara sus estíos don «Peixerot». de Villanueva y
que se le formuló acerca su dor del Cabo de Creus y sus Juan Maragall. Mataró, posee- Geltrú, v después, para hacer
nreferencia entre una mundial- demonios, sintió en su espíri- dor también de un amplio li- la digestión, recorrer esta be-
mente acreditada zona del mis- tu una honda serenidad al toral, olvidado por las necesi-
mo litoral mediterráneo, fuera lla ciudad, que cuando termi-
de España, y nuestra Costa
observar la arena limpia y el dades industriales de la villa ne su Paseo Marítimo, esta-
Brava. recto trazado deslizándose i aboriosa rá llarnada a, centralizar la
«Aquella zona —dijo— es
hacia Sitges. Y al advertir el Pero, en realidad, a partir atención de nuestro turismo.
magnífica por el cuidado y el
contraste entre el litoral ge- de Celallas hemos entrado en F!h Villanueva. nrócer. duer-
gusto con que ha sido mimada
rundense y el admirado des- una zona de un aspecto ca- me la sombra de los perso-
Y ese desnlazamiento in- de su ermita de San Cristó- racterístico y que bien mere- nales tutelares del siglo XIX.
por el hombre; es elogiable obra dígena de la atormentnda bal, lanzó el «slogan» pleno ce otro nombre poético, utili-
de los humanos: pero la Costa nud le entregan al contorno v
geografía geruntíense h a c •- de sentido: «La costa mansa». zado, también, pero no pro- a su aire una nota caracterís-
Brava es obra directa de Dios v poblar y embellecer nuestros ; Qué bello es ese universo nagado como merece: «La
entre el Creador y las criaturas, sectores playeros. tica: sobre todo el recuerdo
inedia un abismo...»
de la «costa mansa» y cuan- Costa del Clavel». Nuestros del elocuente D. Víctor Bala-
Cuando se quiere infundir tas posibilidades encierra en ojos, enamorados, asisten a la CFasa a la página 23)
"M
REVISTA — T
AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 7
Qnte e
ROPA Los ' Mercado Común
Por /OS/? LUIS DE URRUELA

nes favorables o adversas, que cancías fuera de nuestro mer- UN NUEVO AISLACIONIS- vertida a nuestras mentes. Pero
EXTRAÑEZA EUROPEA tampoco debemos olvidar el de-
POR EL APOYO AMERI- puedan producirse sobre la eco- cado.» MO ' \
nomía de su país. Concluye la declaración indi- seo que tienen los americanos
CANO de que se vayan constituyendo
Las publicaciones americanas cando la necesidad de que los Apurando las criticas a un
La gran mayoría de los euro- se preguntan por qué su país Estados Unidos comiencen a re- zonas independientes estables
extremo, algún economista política y económicamente. Los
peos se suele sorprender cuando no permaneció fiel a esos idea- ducir sus barreras aduaneras americano apunta la posibilidad
se entera de que los Estados les económicos. La excusa prin- como primera medida para ha- americanos se están cansando
de que se forme una economía de enjugar los déficits de la
Unidos favorecen la integración cipal que dan es que ante un cer imperar un sistema mundial regional aislada de la del resto mayoría de los países. Se can-
económica de Europa. Esta ex- mundo que no practica dichos de comercio libre. del mundo que estaría com-
trañeza del europeo obedece, en vrincipios de economía libre no puesta por los Seis países euro-
gran parte, a un lamentable cri- se puede vivir en un régimen to- peos y sus Territorios de Ul-
terio de estreches y de egoísmo. talmente abierto. Es preciso que EL TEMOR AMERICANO tramar. Sin embargo, este temor
En efecto acostumbrados, por haya un minimum de países dis- AL MERCADO COMÚN tiene muy poco fundamento.
ejemplo, a una política inglesa puestos a cumplir con tales nor- Como muy bien observa el Co-
según la cual no debía tolerarse mas para que pueda funcionar No consiste como los europeos mité Europeo para el Progreso
que una nación se hiciera de- internacionalmente. Sin embar- creen en que se forme un blo- Económico v Social fCftPES).
masiado fuerte o demasiado ri- go algún país debe dar el ejem- que fuerte, rival y competitivo !a. Comunidad Económica Euro-
ca de manera que viniese a po- plo y comenzar por reducir las (para el americano nada mejor pea no se constituirá iamás en
ner en peligro el predominio bri- trabas que se oponen a un libre que la rivalidad y la competen- un bloque autárauico:
tánico, el europeo se sorprende comercio mundial. Y este país cia para que reine la prosperi-
hoy ante el apoyo americano debe ser tos Estados Unidos, cu- dad), sino en que se produzcan En primer lugar, pnrcfue los
en pro de la formación de un yo mercado equivale a la mitad efectos discriminatorios en la Seis carecen de ,'a cateaoría de
gran bloque que en su día pue- iel llamado mundo libre. economía mundial. ricos autosuficientes, tanto en
de muy bien convertirse en un Todos saben que el Mercado agricultura como en materias
coloso «rival». primas etc.
Común no intenta elevar una
No dejar que los otros tengan DFL alta barrera aduanera en torno En segundo lugar, porque el
más que nosotros. Querer man- FLAMEN DE CONCIEN- suyo para proteger dentro de si comercio es la vocación de los
dar. Envidia y critica despiada- CIA un «gran espadón económico Seisj «Es una vocación de la
da hacia el que está por enci- con régimen de libre competen- gue no pueden escavar si quie-
ma. He aquí algunos aspectos de Kl «Committee for Econom^c cia. Antes al contrario, no pre- ren vivir, v que deben ejercitar san porque constatan los efec-
las numerosas mentes europeas Development» ha hecho recien- tende elevar las tarifas aduane- con el máximo grado de expan- tos contraproducentes. Casi
que se hallan egjuejadas por el temente una declaración, en la ras exteriores. Pero si bien és- sión y de libertad»— según una, ningún país de los que han re-
mal de «estreches de mirasiíj que criticaba realísticamente es- declaración de CEPES. cibido su ayuda se muestra des-
«Si los americanos nos ayu- >a infidelidad americana respec- pués agradecido, sino al contra-
dan —se piensan—i es. al fin y to a sus ideales económicos. Por último si examinamos las rio... Por eso se muestran aho-
al cabo, porque a ellos les inte- Leamos alalinos extractos: (ñfras de las importaciones de ra tan partidarios de que se va-
resa. Hay que levantar barreras «Concedemos donativos u prés- los Seis en 1957. observamos que yan formando estas unidades
contra Rusia. Una Europa divi- tamos para ayudar a w'.ses sub- de un total valorado en 14'5 económicas mayores.
dida y debilitada sería pan co- desarrolladas a importar bienes- billones de dólares 70'.? billo- Por otro lado, el Mercado
mido para los Soviets. Por eso capital pero nuestras tarifas y nes correspondían a productos Común ha abierto las concien
quieren a toda costa que nos for- contingenten impiden que pros- no-manufacturarf.ns como mate- das americanas y les ha hecho
talezcamos. » peren SMS esfuerzos en ganar rias primas, tabaco, productos ver que si quieren dirigir criti-
Por su parte, Moscú ha di- dólares 11 enmurar tales bienes Alimenticios, combustibles, fuel, cas a la nueva entidad econó-
cho que si los americanos favo- por sí mismos.» etc.. y sólo 4'Z billones a pro- mica europea, primero deben
recen el Mercado Común es por- «Hablamos de promover en el ductos manufacturados. Es de- ellos corregirse y ajustar sus
que existe <un secreto acuerdo extranjero la inversión privada, cir, que la Comunidad difícil- ideales teóricos a la práctica.
entre los grandes «trusts» ame- ñero impedímos g'ie la aanancia mente podría pasarse de un 70 La lección principal que nos
tas no las eleva, como reduce por ciento de su comercio exte-
ricanos y europeos merced al •le dólares míe nueda reportar a cero las existentes entre los enseña el Mercado Común —ha
cual, el Mercado Común servirá 'Ip.aue a su destinn.il rior constituido por -productos declarado el «Committee for
Seis países miembros necesa- de los míe rnrp.cc. totalmente ;/
de campo propicio a la expan- «Nos desesperamos con los riamente se producirá un tras- Economic Development»— es
sión del «capitalismo». problemas de países con merca- necesita casi imprescindible- que nuestra responsabiHidad y
ffo obstante, sin que rechace- torno en el comercio mundial mente. nuestra política deberían diri-
dos inestables, dependiendo únl- pues por ejemplo un país como
mos la parte considerable de famentp rl.f alguna materia nri- Francia que compraba deter- girse a incrementar las oportu-
peso que pueden tener estos ar- ma como el café o el estaño, nidades para que otras naciones
gumentos, es preciso reconocer minada mercancía en los Esta- puedan desarrollarse económi-
pero nuestras restricciones a la dos Unidos, dejará ahora de
que existen otro tipo de razones i-mrtnrt.ariá-n son un obstáculo CONCLUSIÓN DE LAS RE- camente dentro del marco de un
mas profundas. Los americanos Jracerlo allí para adquirirla en sistema mundial de libre co-
para (tve se desarrollen en esos Alem,ania en donde la encuentra FLEXIONES AMERICA-
son unos acérrimos partidarios países unas industrias más es- NAS mercio. Hasta el punto en que
de la filosofía económica de li- más barata por no existir tari- seamos capaces de hacer esto,
tables para la exhortación.» fas aduaneras. Es decir, que las
bre empresa y mercado libre aumentamos la posibilidad de
«Nos preocupamos del «dum- corrientes normales de comercio Decíamos al comienzo que los que otras naciones elijan el
(free enterprise, free market) ping» soviético en los mercados
no sólo para ellos mismos, sino sufrirán alteraciones que. en americanos se sentían favora- camino del comercio multilate-
mundiales, que puede -perjudi- ciertos casos pueden ocasionar blemente inclinados al Mercado ral, en lugar del camino del
a escala mundial. Prescindiendo car a los productores de mate-
de que dicha filosofía sea o no trastornos para, la economía de Común, porque éste se ajusta proteccionismo.. El acceso sin
rias primas en el mundo libre. alnún vais c-uva balanza de rja- a su concepción económica de restricciones al mercado de los
la mejor, tiene una particulari- pero nuestros contingentes v
dad digna de loa: la de conce- fins e.stfi fn íntima relajón con la vida. Y hemos tenido espe- Estados Unidos puede ser el
tarifas aduaneras perjudican ^1 rnrrípvrin míe mn-nfipnp rn-» cial cuidado en poner de mani- primer eslabón de la cadena
der iguales oportunidades para tanto o más a estos países pro-
todos. Ahora bien —y los mis- los seis pa^sp.s del Merman (7o- fiesto esta cualidad porque de- que mantenga unida la econo-
ductores, al mantener sus mer- •nún. masiado a menudo pasa inad- mía del mundo libre.
mos americanos son los prime-
ros en reconocerlo— a partir de
la primera guerra mundial loa
Estados Unidos han ido tejien-
do poco a poco una red de ba-
rreras aduaneras y de trabas a .,,.... .
la importación que, desde 9l
•punto de vista del comercio in- Un libro que es una
ternacional desdice de los prin-
cipio.'! por ellos predicados.
auténtica obra de
EL MERCADO COMÚN HA
REAVIVADO ESTOS
IDEALES arte
ONTSERRAT
Lo que a primera vista sor-
prende al leer los comentarios
americanos sobre el Mercado
Comúr^, es que éste ¡ha pro*
vacado un examen de concien-
cia sobre su propia situación
económica. Los economistas
100 Fotos de J. LEONARD
americanos han leído el tratado
del Mercado Común y les ha Carta - Prólogo
gustado. De ahí que, casi de DEL P. ABAD DE M O N T S E R R A T
modo fulminante, dicha institu-
ción económica ha pasado a go-
zar de la simpatía americana. Fditorinl
cuiiuiiui Bnrnn A Vía
Duina, Sj. M.
La etana 158
y <
BARCELONA
Sólo en un segundo término el
economista americano se ha
puesto a analizar las repercusio-

8 — REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 8


FANTASÍA
Y OPINIÓN C A S O ARGELINO
Por JUAN G OM I S

(^ ASUALMENTE han llegado a mis mucho y que Gran Bretaña ha utiliza- blación argelina que dedicándolas a fi- bar con el éxito militar, sigue. Es decir,
^ manos lun par de números de una do en algunas ocasiones: el de fijar nes bélicos? sigue la hecatombe inútil: ¿habrá al-
revista del F.L.N., editada m Túntz. plazos concretos y respaldados por la A veces los hombres parecen arras- go más trágico e irrazonable?
Se llama «El Moudjahid» y es el órga- ley: «en tal año, la antigua colonia .al- trados por el torbellino de la locura Mientras, el argelino sigue embarca-
no central del movimieuto de resisten- canzará tales derechos, en tal otro lle- suicida, y cuando al fin la razón triun- do en el terror y el odio, viviendo en-
cia argelino. Impresiona, ver que en un gará a gozar de otros más, y en tal fa —porque todas las demás armas se tre matas, perseguido y perseguidor,
mundo en paz —más o menos teórica otro por fin gozará de la autodetermi- han demostrado inútiles— queda co- sufriendo y causando sufrimientos:
— hay millones de hombres que viven nación libre». n-io (Mlance una teoría de catástrofes ¿Hay alguien que diga que ese hom-
en guerra. Claro que ya lo sabíamos El método es sin duda .alguna el me- y obstáculos que sólo males han traí- bre ha nacido para esto, que par.a esto
perfectamente, pero darse cuenta de jor: los plazos calman las aspiraciones cío. Ahora, el general De Gaulle ha se le han concedido un apretado pu-
que hay unos seres que viven sumer- nacionalistas prestas a todo si se las pronunciado la palabra «autodetermi- ñado de años? Mientras, el soldado
gidos en todas las tragedias y horro- defrauda, hay tiempo para que las' mi- nación» refiriéndose a Argelina. Ah, si francés sigue metido en el odio y el
res bélicos, con la claridad que estas nori.í>.s autóctonas —siempre reducidas hubiera habido en el poder, hace diez terror, matando o muriendo, endure-
páginas lo muestran, no puede menos y necesitadas de ampliación, cultura y años, hace cinco, alguien que la hubie- ciéndose en una atmósfera de desen-
que impresionar. Porque cada línea de «rodaje»— crezcan y se preparen para ra pronunciado... frenada violencia: ¿Hay alguien que
«El Moudjahid» está teñida en san- el día en que se enfrentarán con los ose afirmar que ese hombre nació pa-
gn --apenas unas fotos del equipo tit espinosos problemas de gobernar una NO HAY SOLUCIÓN MILITAR, ra esto, que para esto lo pusieron sus
fútbol .argelino que por ahí va, en ilu- nación nueva y en muchos aspectos PERO... padres en la tierra? No vale pintar a
sión de propaganda, nos recuerdan la atrasada; y por fin, la nación coloniza- Lns jefes militares de ambos bandos unos y otros sólo con colores claros o
paz—. Un inundo de pesadilla, donde con tintas fúnebres: son hombres, pe-
se dan cita la muerte y la tortura, el ro metidos en qué ambiente... Recuer-
odio y la esperanza, la injusticia y el do ahora un viaje por tierras france-
horror, la razón y la sinrazón, la ab- sas en que compartí el departamento
negación y el partidismo, el terrorismo con unos «paracaidistas». Algunos ha-
y la represión: mezclas casi Inextrica- bían combatido en Argelia. Eran, ¿có-
bles que llenan las ciudades, las llanu- mo queréis que fueran?... iComo todos
ras y los montes argelinos. Mientras los soldados del mundo: unos jóvenes
en el mundo la gente trabaja, toma prestos a la chanza y al ensueño, con
café, enciende un pitillo, ama, traza sus menudas críticas cuarteleras y con
proyectos, construye, viaja, un grupo su ansia de llegar a la meta del permi-
del «maquis» argelino se enfrenta con so : la comida casera, la familia, la di-
el corazón en un puño con las alham- versión, la tertulia, aquella chica... Y
bradas y las minas de la «Línea Mori- sin embargo posiblemente eran los
ce», o un grupo de soldados franceses mismos que habían descargado su
se interna, con el corazón en un puño ametralladora, en un momento de te-
también, por las' breñas misteriosas de
una vaguada. Y las bombas estallan, rror y de ira, contra campesinos sos-
y los cuerpos caen, y los, atentados, las pechosos o simplemente asustados,
violaciones y los interrogatorios mag- eran acaso los' mismos que violaron u
neto en mano se suceden, díai tras día, obedecieron crueles órdenes en un in-
mes tras mes, año tras año... Muy terrogatorio —la guerra no es un jue-
pronto se va a cumplir el quinto ani- go de niños, y menos una guerra co-
versario de la insurrección argelina, mo la de Argenia—. Allí convivían el
y lo peor es que al contemplar ese di- mal y el bien, la eterna alegría de la
latado panorama de inevitable; injusti- úuventud y la sombra pavorosa de un
cia y horror inevitable uno se pregun- mal que deja huellas en ánimos mol-
ta: y a fin de cuentas, ¿por qué? ¿Era deables. Y salvando lo que sea necesa-
realmente preciso esto? Si hay una rio salvar —porque las invocaciones
cosa cierta en el complejo problema '.le ser una civilización más avanzada
argelino es qiue un día se reunirán re- no nos van a servir sólo a la hora de
presentantes de uno y otro lado y lle- presumir, sino también a la de la im-
garán a un acuerdo pacífico. ¡Qué putabilidad—, parecidas cosas se po-
cruel y repetido sarcasmo! Para llegar drían decir de jóvenes guerrilleros ar-
a ese .acuerdo se habrá caminado años gelinos. ¡Trágico holocausto de una
y años por el callejón sin 'salida de la juventud! No puede haber un éxito mi-
violencia: miles de hombres y muje- litar completo, y sin embargo...
res habrán muerto, otros miles habrán
quedado inutilizados física y moral- Todavía tiene posibilidades la «experiencia De Gaulle...ti LA POSIBILIDAD DE GAULLE
mente: un día se reunirán represen- Cinco años se van a cumplir de la
tantes de uno y otro bando> y llegarán dora tiene muchas mayores posibilida- han llegado a una conclusión, no me- guerra argelina, y posiblemente la tra-
a una solución pacífica más o menos des de no salir con las manos en la ca- nos cierta por menos inconfesada pú- gedia ha llegado a un nivel en que im.
justa y satisfactoria. ¿No podía haber- beza., sino en amistad y colaboración blicamente por ambos. Unos y otros pondrá acaso pronto el punto final.
se empezado por dónde 's'e terminará? con la nación nueva. Con ese método saben que no pueden triunfar defini- La «experiencia De Gaulle» tiene más
í se pueden salv.ar en todo lo posible las tivamente por la fuerza de las armas. posibilidades de llegar ahí: los ultras'
EL MÉTODO MEJOR caídas en la intranquilidad, la injus- El ejército francés, con todo su mate- y las extremas derechas francesas
No hay que poner ni a unos ni a ticia y la violencia, y son a fin de cuen- rial y poder, no puede acabar con un ,!iceptarán probablemente de De Gau-
otros alas angélicas o cuernos diabó- tas beneficiosas para todos'. ¿Quién du- ejército de guerrilleros que de día se lle una solución que no hubieran acep-
licos, aunque sin duda las responsabi- da que los nacionalistas .argelinos ha- visten de campesinos y que por la no- tado de nadie —fuera un Pflimlin, un
lidades están desigualmente reparti- brán ganado en esos años una serie che atacan, siempre viviendo sobre el Guy Mollet o un Mendés-France—.
das entre esos grupos cuyos represen- de guerrilleros endurecidos y audaces, terreno y siempre con ayudas exterio- Aquí está el posible gran éxito del «se-
tantes llegarán un día a un acuerdo. pero quién duda también que no era res. La actual operación «Jumelles», gundo período De Gaulle», y no puede
Y lo curioso del caso es que los dere- precisamente ésto lo que necesitaban que pretendía rastrillar una zona de menos que desearse con todas, las fuer-
chos de los colonos franceses hubie- y van a necesitar un día, sino políticos, montañas de casi 100 kilómetros cua- zas que cedan las obstáculos que se
ran quedado mejor salvaguardados ingenieros, médicos, intelectuales, edu- dr.ados, ha obtenido éxitos muy limita- oponen y llegue el calderón final de
—y Cwíi mcjur voluntad—-- -í¿^ «nos cadores preparados? ¿Y las enormes dos pese a las fuerzas empleadas. Y el tal trágica sintonía. Cuando esto suce-
que cuando el acuerdo llegue, pues la «urnas que iia gastado y gasta Fran- «Ejército Nacional de Liberación» no da, qui/ás el suspiro aliviado de la so-
•violencia engendra violencia, el odio cia para la guerra argelina, no hubie- puede acabar con el francés, muy nu- lución impida acordarse ya mucho del
engendra odio y el rencor, rencor. ran sido muchísimo más rentables pa- meroso y bien equipado. Podrán alcan- pasado: de las decenas y decenas de
Cuando en 1946 el actual jefe del go- ra ella —y para Europa— pudiéndo- zar unos y otros triunfos alternos y millares de muertos, de los errores de
bierno argelino en el exilio, Ferhat las destinar a obras de todo tipo en limitados, pero borrar del mapa al todo tipo, del crepitar de odios e in-
A liba-.-,, pedía con sus compañeros unas Argelia, a preparación de cuadros, a contrario es aspiración que no corres- justicias, de las generaciones quema-
elecciones en colegio único y con un desarrollo industrial y agrícola, quién ponde a la realidad. Y unos y otros lo das y las ocasiones perdidas. Un día
escrutinio de listas mixtas obligatorio, duda que con todo ello se hubiera saben aunque no lo confiesen. Pero los representantes de unos y otros se
Francia no se las concedió a aquellos granjeado más simpatías entre la po- mientras, esa guerra que no puede acá- sentarán alrededor de una misma me-
hombres que entonces estaban dis- sa y llegarán a un acuerdo más o me-
puestos a colaborar con ella. En 1958, nos justo y satisfactorio. Y seguramen-
se celebraron en Argelia las eleccio- te unos y otros ofrecerán a las fotó-
nes en colegio único y con un escruti- grafos caras sonrientes El momento de
nio de lisia;-, mixtas, pero naturalmen-
te los antiguos colaboracionistas de
ayer no se conformaron ya con lo que
llegaba con doce años de retraso: los
'IHasía
ARQUITECTURA » HISTORIA
Catalana
. SOCIOLOGÍA
las sonrisas habrá llegado, pero qué
disparatada ruta antes de llegar a él.
Borrón y cuenta nueva diremos ali-
viados, pero en la cuenta vieja queda-
puentes se habían roto y lo que pedían rá una lección tantas veces repetida:
era ya mucho más. Fr.ancia, por diver- la del fiasco espantoso de la violencia.
sas causas, no había sabido o podido Per J O A Q U I W DE (,AMPS ] ARBOIX Poco cuesta desencadenarla, mas
seguir el mejor método en los difíciles ¿quién para luego la infernal maqui-
problemas de las aspiraciones nacio- naria? Conviene no olvidarla, aunque
nalistas que hierven en nuestro siglo EDITORIAL AEDOS Distribución: CASA DEL LIBRO el hombre sea el único animal que
en los antiguos países coloniales, aquel tropieza tantas veces en una misma
método que Bev.an recordaba no hace piedra.
REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 9


SIGNIFICACIÓN
REVISTA
Por JUAN-EDUARDO CIRLOT
Ha sido dicho que Barcelo-
na es una de las pocas ciuda-
des del mundo con, una tra-
dición verdadera de arte con-
temporáneo. Después de la
obra asombrosa de Antonio
Gaudí, o coincidiendo con las
Números monográficos más agudas expresiones de
ella, vino el «período azul» de
Pablo Picasso. Más tarde sur-
66. AZORIN EN SUS 80 AÑOS. ge la creación de Joan Miró,
151. PAUL CLAUDJEL intensa hasta el íanatismo y
154. PINTURA ITALIANA CONTEMPORÁNEA, activa por medio del color y
155. RICARDO WAGNER. de una íorma muy simple, de
167. BAJO EL SIGNO DEL FUEGO. contornos pulsantes y bio-
171. DICCIONARIO DEL DEPORTE. mórficos. Después de la se-
173. BAJO EL SIGNO DE LA GUERRA Y LA PAZ. gunda guerra mundial, tras
174. LOS SATÉLITES ARTIFICIALES. un corto período de retroce*
175. EL ÁTOMO DEL BIEN Y DEL MAL.
178. DALÍ, NUEVA SORPRESA DE LA BIENAL, so y decadencia, aparece el
180. INVITACIÓN AL VIAJE. grupo «Dau al Set». Repeti-
181. III BIENAL HISPANOAMERICANA DE ARTE. damente suena desde enton-
182. III BIENAL HISPANOAMERICANA DE ARTE. ces el nombre de Antonio Ta-
183. LA COLECCIÓN CAMBO. pies (Barcelona, 1923) que
185. ORTEGA Y GASSET, EL EUROPEO, consigue mediante sus triun-
187. LOS ESTADOS UNIDOS fos evadirse de lo minorita-
ibti. rio y llegar al interés de los
189. INGLATERRA 1955. amplios públicos. Aunque
190. LA ITALIA DE HOY. muchos no sigan su evolu-
191. NUESTRA AMERICA. ción, perciben la resonancia.
192. LA PACIFICA SUIZA. Aunque algunos no quieran, o
196. PORTUpAL AL DÍA. no puedan comprender el
197. ANDORRA Y LOS PEQUEÑOS PAÍSES. sentido intrínseco de su men-
200. AL LLEGAR A LOS 200.
201. MEDIO SIGLO DE BELLEZAS.
saje, ven las incuestionables
202. LA ERA DE LOS PLÁSTICOS. cualidades plásticas por las
203. CATOLICISMO EIN EL PUEBLO. que sei manifiesta. No se tra-
204. VIVIMOS EN EL FUTURO (La e- a atómica). ta solamente de los galardo-
205. VIAJE A ESCANDINAVIA. nes recibidos en certámenes
206. TE, CHOCOLATE Y CAFE. internacionales, como los
208. MOMENTOS ESTELARES DEL BALLET. premios ae la * undación Da-
210. EL HERMANO LIBRO (Fiesta del libro 1956). vid Bright y Unesco, en la
211. MONTSERRAT: KA MONTAÑA MILA/GRO. Bienal ae Venecia deJL9&8, o
212. ARQUITECTURA Y DECORACIÓN, 1956. el Primer premio del Institu-
214. CINE DE HOY, DE AYER Y DE MAÑANA. to Carnegie, en pittsburgn,
215. IBIZA, PARAÍSO 19S6. del mismo año, sino del re-
216. GAUDI, FRANCISCANO Y VIOLENTO conocimiento de que esa es-
217. VISITA A LA FERIA (XXIV Feria de Muestras).
219. UN ARMA DE NUESTRO TIEMPO (La Publicidad)
cuela española actual, que ca-
221. SUCEDIÓ AYER (Conmemoraciones). da vez se comenta con más
222. LOS CAMINOS DEL MAR. interés en amplios circuios,
223. ESPAÑA, ESA DESCONOCIDA. ha sido esencialmente esti- ANTONIO TAPIES: «.Pintura» (1956)
230. VENECIA. mulada y orientada por el ar-
231. LOA Y VENTURA DEL VINO. te de Tapies, sobre todo des-
232. LA COSTA BRAVA. de las exposiciones de Sala muestra siempre contenido, tura y del procedimiento del
234. PASIÓN DE LOS TOROS. Gaspar, en Barcelona, y gru- hermético, casi indescifrable; «grattage» como elemento
236. LOS MUSEOS DE BARCELONA. po Phases, en París, de prin- a la vez, rechaza toda expre- configurador. El arranca-
U37. VIAJE A EUROPA. cipios de 1955, ratificadas en sión exagerada o manifiesta- miento de las zonas de pasta
238. MADRID. la III Bienal Hispanoameri-
242.
mente psicológica. En su arte pone al descubierto el color
JEL FOMENTO DE LAS ARTES DECORATIVAS. cana unos meses después, lo puramente plástico predo- uei fondo imprunaao y estoa
244. HA LLEGADO EL CIRCO. dentro del mismo año.
247. ESE UNIVERSO LLAMADO NIÑO.
mina siempre sobre lo simbó- cromatismos en contraste, li-
264.
Las cualidades generales lico o sobjre cualquier tipo; de gados a la diferencia de re-
DE EDISON AL MICROSURCO que definen la pintura de An-
262. ARTE DE LEER, ARTE DE VIVIR contenidismo. Sus imágenes lieve, constituyen el factor
264. MENORCA 1957. tonio Tapies son: un extre- de este período máximamen- emocional dominante en la
268. UNA SEMANA DE JAZZ. mo refinamiento en la mate- te característico surgen, cree- imagen. Algunas obras de esa
283. CINE 1968. ria; el, intenso valor expresi- mos de un proceso de «espa- etapa son tratadas por em-
293. FRANCIA, HOY. vo de los espacios que, en ca- cialización» del sentimiento. paste positivo, depositando
297. NAVIDAD EN EL AÑO ~W. da objra, se1 fraccionan /en Así como en la mente del gruesos discontinuos que jue-
300. HOMENAJE A LA PRENSA. campos de intensidad diie- compositor los estados de áni- gan con rastros lineales y con
305. 'LOURDES', MILAGRO CENTENARIO rente ¡el frecuente o casi mo se transforman en melo- efectos lumínicos derivados
306. BARCELONA Y EL JAZZ. constante empleo del «grat- días, en acordes o en formas de los contrastes de tonos,
307. EL MERCADO COMÚN EUROPEO. tage» y la incisión como me- sonoras, en Tapias aparecen siempre en un mundo ambi-
314. EBJ LIBRO, SIEMPRE. dios para obtener elementos bajo el aspecto de imágenes guo con lo figurativo esque-
317. LA MUJER 1958. lineales y estructurales; la ri- plásticas, cuyas líneas, textu- mático, en relación con algu-
322. LA FERIA DE HOY Y LA ECONOMÍA DE MAÑANA queza de texturas, nunca ob- ras y colores coresponden a nas pictografías de Miró, pe-
324. UNIDAD ESPIRITUAL DE EUROPA. tenidas por técnicas proce- los movimientos del espíritu. ro sin ningún contacto con el
325. HOMENAJE A MARAGALL. distas, sino íntimamente li- ¡Secundariamente, el artista estilo del maestro de Mont-
329. TURISMO: BALEARES. gadas al clima espiritual ae integra en estas formaciones roig en lo que se refiere al
330. » SANTANDER. ia,s imágenes a las que co- de su pensamiento «sensacio- procedimiento y al aspecto
331. » CATALUÑA. rresponden. En su período de nes desplazadas», es decir, re- general de la obra. Tras una
332. LA COSTA DEL SOL. madurez, que puede conside- miniscencias o recu e r do s corta etapa en la; que el color
333. DE IRUN A FINISTERRE. rarse iniciado hacia 1953-54, conscientes de lo que atrajo se intensifica, manteniéndose
Í35. LA RAZÓN DE LA SINRAZÓN. Tapies comienza a elaborar su atención, perteneciendo ai el grueso empaste, Tapies, en
336. DE LA BARCELONA QUE ANHELAMOS. su materia por una mezcla mundo de lo visual. 1948, evoluciona hacia una
339. DESCUBRIR ES NECESARIO. de barnices sintéticos, pig- Antes de referirnos a una modalidad más laminada, en
340. EL PAPA DE NUESTRO TIEMPO. mentos en polvo y minerales serie de; obras que nos pare- la que los espaciosi son como
344. TAREA Y SENTIDO DE LA UNESCO. pulverizados, que le permite cen la aportación más de- pantallas flotantes en movi-
dar una consistencia de relie- cisiva y original de Tapies a lidad, poblados por escritu-
NOTA: ESTOS EJEMPLARES PUEDEN SER ADQUIRI- ve a sus composiciones. Co- la gran corriente del iníorma- ras misteriosas y figuracio-
DOS AL PRECIO DE 7 PESETAS CADA UNO EN LA mo notas estilísticas funda- lismo mundial, queremos, tra- nes que oscilan, entre lo líri-
4 ADMINISTRACIÓN DE «REVISTA» mentales, hemos de juzgar zar de nuevo, sucintamente, co y lo mágico. Aunque; entre
también la tendencia a la res- la línea de su evolución. En 19491 y 1952 la materia se re-
tricción cromática, que se lir su período pre-«Dau al Set», duce a un mínimo, el «grat-
mita en muchas ocasiones al en 1946-1948, junto con el, in- tage» sigue siendo el procedi-
blanco, negro, gris o sepia y terés por el «collage» y las miento preferido por; el artis-
sus combinaciones, o a la mo- «técnicas anómalas» que tan- ta para crear sus fantasma-
nocromía de un matiz inten- ta importancia tienen en el les imágenes, en las que un
arte del presente, y más ca-
Via Cayetana, 158 BARCELONA so, como el morado, naranja
o azul ultramar. .En analo- racterísticamente todavía, en-
acercamiento a la realidad
—en 1950-1951— es compen-
gía, con esta austeridad en el contramos una valoración in- sado luego con un abandono
color, el estilo de Tapies se tensa de la materia, de la tex- de todo factor ilustrativo en
10 — REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 10


..V»

DE ANTONIO TAPIES
beneficio de los puros ele- parece fundamentarlos y ha- si no todas algunas de ellas,
mentos plásticos. Así, en 1952, bitarlos en su esencia, tam- son abstractas, de no ser por-
da comienzo su etapa abs- bién en la trayectoria ideoló- que su aparición en el seno
tracta en la cual la atmósfe- gica que se refiere al univer- del sistema tapiano las defor-
ra mantiene casi siempre una so como un «inmenso reperto- ma y transforma radicalmen.
tensión extraña, por lo que rio de signos», desde Athana- te, haciendo de ellas «otra
llamaríamos proximidad o in- sius Kircher a Hermann Hes- cosa». Herméticas, silentes,
minencia de posibles meta- se y a los psicólogos de la poseídas de una quietud rít-
morfosis. Los colores produ- «Gestaltthéorle», pasando por mica extrema, estas obras son
cen efectos contrarios a su las premoniciones de Edgar lo más personal del artista
naturaleza en ocasiones y los Alian Poe, Gérard de Nerval, .V constituyen una nueva mo-
matices cálidos parecen re- Novalis y otros. dalidad de expresión dentro
troceder hacia lo lejano, La evolución siguiente de del informalisinoi mundial y,
mientras los fríos avanzan y Tapies, entre 1955 y 1959, le así, del arte más reciente. De-
se imponen con nitidez. condece a una jerarquización be relacionarse con ellas otra
En 1953, Tapies ahonda y agrupación de los factores serie de imágenes, paralelas,
progresivamente en la pasión de expresión emotiva. Mu- en las que la emoción de lo
de la materia, como si hubie- chas de sus obras contrapo- regular es dada por procedi-
ra comprendido que ésta no nen amplios espacios libres, mientos discontinuos, por se-
puede ser contrapuesta al es- con frecuencia mates y lúgu- ries de puntos, huellas, ras-
píritu y que ambos son, si no bres como zonas muertas, a tros, ora cuadrados, circula-
sinónimos, hermanos gemelos otras áreas de excitada textu- res, lenticulares, etc. A veces,
nue mutuamente se exigen y ra, de violencia rítmica con- estas líneas de1 huellas tienen
condicionan. Sin darse plena traída hasta la furia. Otras el ritmo de las pisadas huma-
cuenta de ello, avanza hacia imágenes profundizan en un nas. A veces, se ordenan ca-
una síntesis y a la vez hacia nuevo equilibrio entre la com- si con una regularidad per-
una simplificación. La pasta posición y la descomposición, fecta, pero en los ejemplos
adquiere una vibración dolo- o se dirigen hacia el hallazgo más emocionantes hay una
rosa, en íntima unión con ei de imágenes desconocidas, síntesis de lo regular-irregu-
color, que llega a los acordes bien por transformación de lar que pone de manifiesto
más patéticos. En esa etapa, las contempladas o por sín- las tensiones anímicas del
denominada «transverberati- tesis en las que los componen- pintor, recordando —en un
va», Tapies se halla ya en ple- tes no pueden ser discernidos universo morfológico entera-
no informalismo, tanto por el ni separados. Muchas imáge- mente distinto^- algunas crea-
poder emergente de la mate- nes con franjas, agujeros, ra- ciones suprematistas.
ria y la excitada intensidad yas, bolsas de materia, apa- Pero la emoción disconti-
de las texturas como por las recen junto a otras con inci- nua se somete en otras pin-
deformaciones lineal - estruc- siones semejantes a signos dn turas a efectos y esquemas
turales aue delatan un espa- antiguos alfabetos. La inten- continuos y tectónicos. Una
cio topológico. Su arte llega sidad es corregida muchas ve- especie de improntas en cera
a fundamentarse en la con- ces por un anhelo de simpli- caliente o en ceniza semejan-
traposición entre el sentido cidad y ello no va en detri- esas imágenes oscuras, donde
dramático de las superficies mento de su efecto, sind que, se diseñan arcos de rara cur-
dominadas por una materia manteniéndolo, le otorga un vatura, puertas que no dan a
sorda, densa y por lo común mayor refinamiento. Prosigue partei alguna, cielos o abismos
monocromática, y la nervio- la contención en el color, y diferentes de los que cono-
sa intención de un sistema de \a. mayoríai de los cuadros1 ta- cíamos.
rayados de distintas intensi- píanos recientes son ocres, Volviendo a la serie más
dades y orientaciones rítmi- marrones, negros, grises o tectónica y, por así decirlo, ANTONIO TAPIES: ((Pintura» (1957)
cas, desde sutiles redes hasta blancos, intercalándose otros racional, hallamos sus raíces
cestos nue ahondan y resque- en los que un matiz intenso en una pintura de 1955, con
brajan la materia como» grie- y vibrante se sobrepone a lo una forma elipsoidal en su color marfil. Si estas imáge- son la& aos obras en color
tas. Algunas de sus imágenes textual y lo somete a su im- zona superior, mientras el nes no nos parecen mandáli- blanco de mármol, casi escin-
parecen inspiradas por for- perio, como en los «klangfar- campo rectangular' inferior cas no es por su composición, didas en dos mitades por una
mas sonoras; en otras se di- hen» atonales. parece casi dividido en dos que puede haber ejercido in- recta vertical. Una ae ellas
ría que prevalecen impresio- Pero queremos referirnos partes iguales por una línea fluencia en algunos pintores, completa la imagen por un
nes visuales ligadas a la hue- en particular a una serie de vertical. Se aclara considera- sino porque en ellas lo> plás- rectángulo incidido situado
lla del tiempo sobre materias imágenes descubiertas por blemente la voluntad inten- tico prevalece tan decisiva- en el centro. La otra por
diversas1, como las maderas Tapies desde 1955, progresi- cional de esta fase en obras mente sobre lo mental (lo cuatro huellas dispuestas a
1
desvencijadas y agrietadas, vamente aclaradas y simpli- de los años siguientes, hasta que no acontece en obras de los lados, elementos que sólo
1
los hierros recubiértos de óxi- ficadas y a las que anterior- la hora presente', y que sur- otros artistas) que casi ocul- sirven, diríamos, para exaltar
do, o los estratos rocosos he- mente hicimos alusión. Se gen alternadas con otras de ta ese sentido. la apasionada belleza de la
ridos por la erosión y la vio- trata de unas composiciones1 manifestación más exclusiva- En el año actual, las pin- materia-superficie. Otra obra
lencia de los agentes natura- en las cuales el pintor obtiene mente informal,, es decir, turas tectónicas de Tapies to- reciente muestra cuatro cua-
les. Pero en todos los casos una síntesis de lo formal-in- constituidas por formas de davía adquieren una mayor drados en los cuatro ángu-
nunca sel trata de un realis- formal, por medio de una sis- máxima irregularidad. Así, pureza plástica por la simpli- los del laminado espacio, no
mo de «campo restringido», temática e inspirada inser- la gran pintura en gris piza- cidad de sus estructuras y turbado por ningún otro ele-
sino —en la línea que pasa ción de factores tectónicos, rra de 1956, con una estruc- por la regularización de su mento. Acaso estas imágenes
por el expresionismo— de una casi absolutamente regulares tura rectangular que semeja materia. Ejemplos admira- simbolizan —menos subjeti-
proyección psíquica que no dentro del campo magnetiza- un ara de piedra en cuyo in- bles de este concepto reciente (Pasa a la página 2,1)
sólo pone en valor esos ele- do de su materia expresante. terior se aloja un disco heri-
mentos sensoriales sino que Se diría que esas imágenes, do por perforaciones. O la
más serena imagen del año
1957, en la cual el esquema
rectangular cae desde arriba,
como en la «ornamentación
colgada» del periodo plateres-
co. Sólo cinco profundas hue-
llas, casi agujeros, situados
abajo, y otras dos marcas la-
terales, como roturas, com-
pletan la composición. En
1958. Tapies realiza numero-
sas imágenes de este carác-
ter, por lo común en formato
horizontal y en tamaño casi
de frontal de altan Una de
e s t a s obras, enteramente
blanca, muestra un grueso
círculo de materia en el inte-
rior de un campo rectangu-
lar y de uní ancho marco de
idéntica estructura. Otra
otyra de color siena, con esa
calidad pulverulenta de las
obras tapianas, muestra dos
elementos rectangulares y si-
ANTONIO TAPIES: «Pintura» (1958) métricos en su interior, en ANTONIO TAPIES: «Pintura}} (1959)

REVISTA — 11

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 11


LA ATRACCIÓN DE LAS CUMBRES

EL TURISMO Y LA MONTAÑA Por SALVADOR LLORET

des, con Les Guilleries al fon- raje umbrío, fragoso, a nuestro su mayor parte el Collsacabra,
LA BELLEZA DE LAS relegado éste a los numerosos que dominan los terrenos graní-
extranjeros que miran asom- do, no son más que un aspecto juicio el más atractivo ael
ALTURAS de la belleza de la masa enorme Montseny. ticos que se extienden sobre
brados, Ic.s bellezas multiformes todo por el resto del territorio
Lo qué consiste la belleza de del Mont Serrat. del Montseny. Uno de los facto-
la montaña seria difícil de ex- res de la hermosura de esta desde S. Feliu de Buxalleu, a
A pesar que hay tantos Juga- LES GUILLERIES Y COLLSA- Sant. Hilari Sacalm y Viladrau.
plicar. Sus formas a veces atre- res de '/líeles turístico p.n la montaña es su tipo de vegeta- CABRA
vidas, a veces suaves, quebra- ción que para un país medite- El rio Ter serpentea entre el
montaña, citaremos sólo algu* territorio, con lo que se han
das o delicadas, con moles in- nos sobresalientes en el conjun- rráneo resulta ser exótica. Si el Montseny es una monta-
mensas y cimas enhiestas, re- Efectivamente en las cimas apa- ña imponente por su mole, de formado enormes cantiles en
to o de más favorable acceso. las calizas y conglomerados que
presentan lino de los /actores de
sus encantos. La coloración de han dado bellas y caprichosas
sus rocas, la tonalidad de sus formas al terreno con infinitas
mantos vegetales, los detalles coloraciones, del rojo al ocre y
de sus árboles, la riqueza de sus al blanco, En Sant Roma de
aguas, la masa de sus m.acizos, Sau, de inminente anegamiento
por las aguas de \un pantano
completan sus maravillas exal- en trance de terminación,\ ei
tan y anonadan al espíritu hu- valle del Ter tiene un pequeño
mano. ensanchamiento después de la
En Cataluña tenemos muchos garganta de Sant Pere de Cas-
territorios mora/añosos de muy serres, para penetrar nueva-
variada contextura, de clima mente en los desfiladeros de
distinto, de influencias vegetales Queros y Susqueda. Hasta Sant
diferentes, que han dado al país Roma de Sau, conduce una
una bien ganada fama y buena carretera que permite
afluencia montañera (i/ eracutr- contemplar el valle famoso, en
slonlsta. Con los nuevos cami- todo su esplendor.
nos y carreteras, con la facili- Tan hermoso como el valle
dad de transporte automóvil, desde la parte baja es contem-
muchas de las regiones antes plarlo desde las cimas de la
reservadas a los montañeros in- plataforma superior del Coll-
trépidos, o a los pacientes via- sacabra, a partir de Tavertet.
jeros que se conformaban con Esta población a la que la Dipu-
viajar horas y horas en tarta- tación de \Barcelona está termi-
nas o montados en caballerías, nando una carretera de acceso
han sucedido los turistas de Uno de los bellos paisajes pirenaicos permite contemplar las fragosi-
paso rápido y contemplación dades del valle del Ter desde
precipitada. intrincado relieve, pero en ge- la parte superior de los canti-
La gente se ha alejado cada recen en las umbrías los abetos
MONTSENY
y las hayas (Faigs) árboles de neral de formas suaves, Les les. Si el turista tiene gusto de
vez más de su residencia acos- Guilleries con su cabecera de caminar pocos kilómetros un es-
tumbrada y ha llegado fácil- Para los excursionistas o tipo europeo, que dan un con-
montañeros, Montseny tiene po- Collsacabra, resultan en su ma- pectáculo maravilloso es conti-
mente a los rincones más apar- traste especial al paisaje yus nuar a pie siguiendo la cresta
cos secretos. Mejor conocido es desde las partes bajas con los yor parte escarpadas. De rocas
tados. Si antes, para dirigirse al muy distintas, según los luga- de las v.cingleresti de extraordi-
balneario de Bohí, precisaba de todos eVos cpie no de los bosques de pinos, carrascos y
turistas, a pesar eme. acuden res, les Guilleries quedan coro- naria altura y por la casa V
alcanzar el lugar de Cabdella en •piñoneros, encinas y algunos Avene, llegar a la población pró-
muchos a él. Aunque la belleza alcornoques hasta los hayedos nadas casi en todas partes por
tartana y luego a lomo de ca- los «cingles» ingentes que sepa- xima de Rupit. Efectivamente el
ballerías durante siete horas es subjetiva, no es difícil po- de las alturas, producen un día que la carretera que se en-
nernos de acuerdo en que en el cambio extraordinario. Las bru- ran 'los territorios de grandes
atravesar el Puerto de Rus bloques calizos que forman en cuentra en anteproyecto esté
para bajar nuevamente hasta Montseny 'encuentran mudhos! mas y las lluvias frecuentes de
llegar a Tahull y remontar el encantos cuantos a él acuden. estas altitudes son causa de la
valle a Caldes de Bohí, ahora Ante la unanimidad de los vi- persistencia de este bosque de
el automóvil deja directamente sitantes podemos intentar exa- características &t{ántico*e¡u,ifo-
en el mismo balneario con las minar sus características. En peas, con acebos (boíx grévol)
máximas comodidades. primer lugar, su altura, poco y heléchos.
Llegar a Montserrat a princi- alejada del mar, que le da unas Atractivo turístico representan
pios de siglo tenía sus dificulta- bellas perspectivas sin montañas los hoteles de esta zona: el de
des, aun con los ferrocarriles y altas cercanas que priven su Santa Fe en el valle de este
cremallera hasta el mismo Mo- visión. Desde el Turó de l'Ho- nombre al pie del Turó de l'Ho-
nasterio. Actualmente los auto- me, a 1.712 metros sobre el ni- me-"Les Agudes y el de Sant
móviles alcanzan la Santa vel del mar, se puede contem- Bernat en la cuenca del Torde-
Montaña en poco tiempo a plar en tiempo claro una gran ra, en el municipio de Mont-
partir de Barcelona y en el mo- parte de la Cataluña meridio- seny. Con. buenas carreteras de
mento que uno desee. Montse- nal y la faja marítima hasta el acceso, son lugares muy fre-
rrat se ha vulgarizado tanto, Golfo de Rosas. Situados en el cuentados por 7os turistas míe,
que aun siendo un lugar turís- cerro próximo de Les A gnúes se •"o desean subir a las cimas, las
tico, un centro religioso y de divisa perfectamente el Pirineo cvlef pueden ser el com.vle-
grandes bellezas naturales, tiene y las comarcas al pie de esta mer.-'o virra los amantes del de-
poco atractivo turístico para cordillera. porte. Fn 1nx presentes momen-
muchas de nuestras gentes, que Las formas quebradas que se- tos se estft construyendo la
acuden allí en ocasiones de fes- paran del macizo de Matagalls, continuación de la. cnrretpra de.
tividades religiosas, mejor que en el valle de Sant Marqal, las Santa Fe a Sant Marc.nl que
como atractivo turístico. Queda hondonadas del Valle de Arbú- sera de gran aliciente en un Tía-

Desde el "Turó de l'Home", a!


1712 metros sobre el nivel delj
mar, se puede contemplar una
gran parte de Cataluña Meridio-
nal y la f a j a marítima hasta el
Golfo de Rosas
La calle del Fossar, en Rupit

12 — REVISTA
AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 12
ped de los prados altos. El Port,
es un collado grandioso, monu-
mental, puerta del mundo at-
lántico del Valle de Aran que
separa del mundo mediterráneo
de la vertiente meridional pire-
...Dirigiéndose a Po
naica.
Al norte dominan los prados
verdes de hierbas altas; al sur,
bla de Segur y Tremp
existen también los prados, pero
con menor exuberancia. o Camarasa, el ca-
VALLE DE ARAN
Valles grandiosos, con inmen- mino es un bello ro-
sos lagos en las cabeceras, no
accesibles al turista, el Valle de
Aran es un mundo aparte. Allí s a r i o de l a g o s y
tiene el nacimiento el río Garó-
na, río característico de Fran-
cia. Enormes valles abiertos, con embalses industriales.
perfil de U recordando su ascen-
dencia glaciar, de los tiempos en
que los hielos cubrían el valle
con varios centenares de metros
de espesor y por la pendiente lugar de Aigües Tortes, declara-
descendían lentamente. Formas Suert. Entre un paisaje de gran-
gastadas en las crestas menores des bosques de • betas, la crirre- do Parque Nacional hace poco
y cimas ingentes en la cresta tera penetra en el túnel de Vie tiempo.
principal de la cordillera con la lia para pasar a la vertiente me- El paraje, como el nombre in-
vista de la región de la Malade- ridional pirenaica. dica, es un lugar en que el agua
tiende a encharcarse, dando
ta y su pico mayor, el Aneto, vueltas y meandros en un sec-
con el glaciar vivo de nieve pe- VALLE DE BOHl V AIGÜES
renne. tor llano del valle. Se trata de
TORTES una pequeña charca de origen
Si en las partes altas el bos- glaciar, como los lagos de las
que no existe y luego son claros Ríos ricos en agua non enor-
los pinares negros, a menores ni.es estanques o lagos ue cabe- alturas y el Llebreta de las cerca-
cera no accesibles al -urisf.a. Ex- nías, rellenado ya casi comple-
alturas la densidad forestal es
más fuerte y los abetales, en al-
aunos puntos, son negras man-
chas que cubren las laderas. En
la parte baja los avellanos sil-
vestres ocupan todo el espacio
y en el fondo del valle, los pra-
dos, los cultivos v los pueblos
agrupados amenizan la cam-
piña.
No solamente en los fondos de
valle aparecen los poblados sino
Campanario de la iglesia de Pont de Suert también en las laderas, en los
rellanos de erosión que se en-
i terminada, será uno ruta obli- un valle afluente del Noguera cuentran a mediana altura. Ba-
gada para toaos ios amantes a? Ribagorzana, con acceso por ca- gergue, Vilach, Vilamós Cañe*
I Zas bellezas de la Naturaleza. rretera, se encuentra el pueblo jan. Aguas abajo de Viella. el
El pueblo de Rupit tiive en- de Espot, de. amplio valle, con valle, más cerrado es menos es-
trada po- carretera por la de morfología de glaciar antiguo, pectacular; pero en Bossost y
Vtch a Olot y t/o¿i de mucho en cuya población existe un ho- en Les se abre de nuevo, y el
éxito entre los tuncas del yaís. tel de categoría y buen servi- rio Garona penetra en Francia,
De estilo rústico con piedras cio. Accesible a los automóviles en Pont del Reí.
vistas sin tallar en los muros. se encuentra luego un camino Por los valles laterales, la ri-
con casas de los siglos XVII que, al cabo de pocos kilómetros queza forestal no es menos ex-
y XVIII en su mayoría, conser- de atravesar bellos bosques de traordinaria. Los abetos y los
va ícc.tioía el tipi.mo de SM/JO-; pinos negros y algunos abetales, niños silvestres, en las bajas la-
pasados. En sus cercanías, el encuentra el famoso Estany de deras soleadas, alternan con
Santuario de Santa María de Sant Mauríci, Frente a un pre- prados y cultivos. L' Artiaa de Una panorámica del hermoso valle de Bohí
Cabrera, a la que precisa llegar cioso circo de montaña, en las T.in es famosa. Los habitantes,
a pie. desde la carretera de Cor- que sobresalen la mola de Els catalanes, hablan el arañes, un
eó. Situada en un bellísimo pa- Encantáis, es un paraje de los dialecto de Gascuña ñero ha- tanys de Rius, Tort, de Monges, tamente, pero de una belleza ex-
raje, goza de una vista panorá- mejores del Pirineo. El estan- blan también el catalán. País de Travessany, etc. se encuentran traordinaria, enmarcado por los
mica preciosa sobre el Prepiri- que, acrecido por una pequeña frontera los turistas franceses en las alturas. Antes de llegar pinos negros y los abetos de los
neo. Pirineo y toda la comarca. presa a fin de aprovechar la son numerosos, sobre todo en a Pont de Suert, en la desembo- alrededores y los picos de mon-
Todo este territorio, que no masa de agua primaveral para T es. donde acuden a la compra, cadura del Noguera de Tor, la taña que le sirven de fondo.
•puede detallarse completamente, la fabricación de hidroelectrici- principalmente en los días do- carretera moderna enfila el va- Apartado de las vías directas
posee magníficos bosques, cam- dad en el valle del Noguera, es minicales de verano. Además lle de Bohí. Por una parte, des- de comunicación es un lugar
pos de cultivo en los lugares fa- un idílico y tranquilo paisaje, m.1111 vlsitndn nr>r Ins entrañóles ciende de los altos lagos Tra- tranquilo y de una placidez tan
vorables, prados en los puntos célebre en todas las estampas míe acuden al suntuario de vessany y Negro, y encuentra en grande como su hermosura. A
más altos y más húmedos. El pirenaicas. Tmiráes en aut.om.ovil. sus riberas el famoso Balriario nuestro juicio, uno de los luga-
bosque mediterráneo en las re- El valle de Aran, núes ñor su de Caldes de Bohí, En uno de res de mayor belleza del Pirineo.
Las verticales paredes de la? sifunrñón al ntro lado de la cor- sus afluentes el pueblo de Bohí, Para el que guste de los es-
giones más bajas de la Riera de montañas que rodean el paraje,
Arbúcies, alcornoques, pinos y dillera nírenaíca. ha tenido difi- y los de San Clemente y Santa tablecimientos hidroeléctricos y
conservan en las alturas la nie- cultad de ncfesn con el resto de María de Tahull, célebres por da sus lagos artificiales, el res-
encinas, dejan el paso a las ha- ve hasta la entrada del verano.
yas en las umbrías de Sant Hi- Esnaña dorante los inviernos sus iglesias románicas y las pin- to del camino hacia Pont de.
Aparte las ascensiones montañe- en míe el niip.rtn se encuentra turas murales que obran en el Suert y Barcelona por Sopeira o
larí y a los robledales de las ras de escaladores 11 excursionis-
solanas altas. Los hayedos y llfnn rJ.p níenf.. fnra evitar esta Museo de Arte Románico de dirigiéndose de nuevo a Pabla
tas, hay un camino apto para dificultaré, rnnst.riiyó un túnel p.n Barcelona. Cualquiera de estos de Segur y Tremp o Camarase..
abedules, con su aspecto nórdi- jeeps, que atraviesa la cordille-
co-atlántico aparecen además la carretera, de 5fi kilómetros pueblos y el mencionado balnea- es un rosario de embalses indus-
ra por el llam.ado Portarró d' de lamo, por fonde discurre la rio merecen -una visita del turis- triales, que tiene también su en-
en los territorios del Bac, Ru- Espot, a 2.000 metros de altu- canto. Son vn cosas mejor co-
pit. la Salut y El Far. míe, reúne Viflln r.r\n rl vnll" ta. Pero con una buena pista de
ra, pero precisa de conductores del Nomiera Ribanorzana cnn montaña, asequible a un buen nocidas que importa menos des-
El Far. en el extremo noreste muy adiestrados en caminos rte
del Collsacabra, es un lugar es- Aneto, Senet, Vilaller y Pont de automóvil, puede alcanzarse el cribir.
montaña. En la c a b e c e r a
pléndido al que sólo es posible del Noguera Pallaresa, desde
acceder en coche, desde la Ca- Esterrí diAneu, la Jarretara del
rretera de Olot. si el propieta- valle de Aran serve.nlea hasta
rio riel vehículo tolera pasar R conseguir los grandiosos zig*
kilómetros de m.alns caminos. zags del Port de la Honaiqua en
Como vna proa de navio. El
Far. sobre unos cantiles de al-
oún centenar de metros, domina
el Santuario de. Ja Virgen de
Ares y el mismo Port de la Bo-
naigua. puerta del Valle de
TOTS ELS CAMINS DUEN A ROMA
la mayor parte de Les Guille- Aran, Los bosques inmensos de MEMORIES DE GJ/JEL
ries, y las llanuras gerundenses. abetos coronados por pinos ne-
Con una posada aceptable, es gros en las cimas, rodean la ca-
una de las bellas atalayas del (2. a edición a los Ires meses do aparecida la primera)
rretera hasta las partes altas.
país. Los rododendros de hoja lustro-
sa y envés de manchas ferrugi-
SANT MAURTCI Y LA nosas con sus flores rosadas, re- EDITORIAL AEDOS Distribución: CASA DKL LIBRO
BONAIGUA cubren la mayor parte de los
En el corazón del Pirineo, en roquedales, acompañando al cés-

REVISTA — 13
AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 13
CUBA Y ARGENTINA

MATARO (Viene de la página 3)

de partidos se hace espesa, la


máquina constitucional no mar-
cha como es debido, al contra-
rio de lo que aparentemente
CIUDAD T U R Í S T I C A debería ser.
Un ejemplo bien próximo lo
tenemos en Francia. No nos
Y) ESDE el paradisíaco Va- qu£za__de detalles, por su au- engañen las apariencias. Allí
lle de Aran en la misma téntico atractivo de zona inex- no se llegó a la guerra civil.
frontera con Francia, hasta plorada aun para aquellos Sucedió como en las
las dunas del Ebro, el Mont- queí se. precian de conocer partidas de ajedrez. El buen
serrat legendario; Costa Bra- nuestra región investigando jugador que abandona, lo hace
va; la imperial Tarraco y la su historia milenaria. r-orque descuenta el mate, al
gran Barcelona, la ciudad Y presidiendo esta harmó- paso que los novatos, por ig-
más «europea» de España nica mescolanza de playas y norancia y tozuderla se dejan
aunque no sea la mas popu- bosques, viejos castillos y mo- conducir el rey al paso deses-
losa, todo queda registrado dernas industrias, atractivas perada. Pero el mate] existía
con detalles y más detalles en flores y aguas cristalinas, pe- lo mismo. En Francia, a pesar
las gulas turísticas para co- ces multicolores y arpones de de no existir situaciones de
nocimiento y atracción de fo- hombres rana, vetustos ara- fuerza, habla demasiados parti-
rasteros. ; Quién no ha visto dos y potentísimos tractores, dos «se cumplía con exceso la
rerjroduoidas en! estas y otras surge Mataró, su capital, voluntad popular». Y se encon-
publicaciones, aparte el con- ciudad ignorada para el gfan traron ante el dilema ((simplifi-
sabido nase torero, las igle- turismo, pero amable y acoge- cación o la muerte».
dora, sobre todo, desde que Por suerte optaron por la Fidel Castro en pleno triunfo
sias románicas de Tarrasa, el
milenario Arco de Bará; la ha vuelto su cálida sonrisa simplificación, que es lo que
cara al mar. nide la inteligencia. Y sin Inte-
«Passió» de Esparraguera: los que confirmar la regla. Y es na-
Xiauets de Valls y de Ven- Si seguimos la ruta costera ligencia ñor encima de las pa- propicias a que se creen situa-
tural que sea así, porque el re-
drell; la Catedral de Vich y desde la Riviera Italiana, pa- siones, incluso las aue nos pa- ciones crudas por el estilo, no se
galo y la adulación son lo que
cien cosas más? Porque nues- sando ñor la Costa Azul fran- recen más nobles no hay justi- puede aguardar paz.
más reblandece y entontece al
tro arte, nuestro folklore y cesa, y luego por nuestra cia ni —lo que anda más esca- No quiere esto decir que la hombre. Todo lo que se puede
nuestra historia, tienen una C o s t a Bravai descendemos so— misericordia. clase media no tenga sus de- esperar habitualmente de un
firmeza prácticamente Inago- hasta Valencia, nos damos fectos específicos, entre los qtue gran personaje es un sentido de
cuenta de queí las plavas del descuellan y sobresalen el
table, para colmar hasta sa-
ciarlo al turista más prepara- Maresme pasan casi desaper- ln dase media y sus egoísmo y la cobardía civil, que
grandeza y la generosidad y
sencillez que hacen el encanto
óo v exigente. cibidas, puesto nue después la convierten en fácil presa de de la verdadera nobleza. Un
Sin embargo, los hiios del de Tossa v Blanes con sus Metamorfosis sus enemigos y hacen que, en noble debe tener raza, cosa que
Meresme echamos de menos, abigarradas muchedumbres períodos de crisis, no intente le enaltece, pero le limita.
St es cierto que «in medio
OT el mapa turístico de Cata- cosmopolitas hasta después conshtlt virtus». es la clase jamás defender sus posiciones. Politicamente, sin embargot
luña, nuestra comarca v c,a- de Barcelona, en que vuelven Le falta, además, espíritu so- la clase media ofrece la desven-
a proliferar las «M i a m i media depositarla de las mejo- lidario; la «gente de bien»,
uita.1 Sin ánimo de establecer Beach» a lo largo1 de la lla- res virtudes de un país deter- «gente de orden», «gente pací- taja de que para que prospere
comparaciones, sierrmre odio- minado y viceversa, la existencia y se reproduzca, es preciso que
sas, ni entablar discusiones mada Costa del Sol en el Le- en un determinado país de una fica», es, por definición también exista un clima económico que
hÍ7antina.s nue a nada condu- vante fplÍ7. narecp "orno si nn densa capa de clase media, de- «gente de su casa»; no quiere haga posible el ahorro y un
cen, nuisiéramos romper una existan más «beacKT» que ia,s nota que éste se halla en las «mandar ni ser mandada», eso margen de libertad (ni dema-
lama en su defensa de cara indicadas en los repetidos mejores condiciones de salud es, que busca las posiciones más siada ni demasiado poca) que
•> al visitante extranjero, al que carteles v narqdores de nue material y moral. Porque lo que cómodas de la vida y siente raras veces se da en la histo-
vemos pasar casi siempre sin está salpicada la carretera ag-nanth a los países no son tanto horror a la sujeción como ria de los pueblos^ Por ejemplo,
detenerse hacia Barcelona, o peneral. Y si embargo, la an- sus adelantados y sus magna- a las responsabilidades del la celeridad de los tiempos rao- .
lanzado hacia la Costa Brava chura de la arena y la lim- tes, sino lo que se llama «per- mando y a todo cuanto sea demos y sus altibajos son lo
pidez! de las aguas del Mares- azaroso, heroico y espectacular. más perjudicial que existe para
según la dirección que lleva, nada1 tienen que envidiar sonas decentes». Y aunque éstas Todo su fino y agudo sentido
mientras escapan a su per- me a todas sus costas hermanas. se encuentran en todos los es- del humor lo guarda para esos
lo que podríamos llamar «cría
cepción el paisaje, la plava, tamentos, dada la imperfección del buen señor, padre de fami-
Con mucho menos, en Fran- humana, lo más probable es últimos atributos. Para el lia».
Ins tradiciones y la historia cia e Italia habrían construi- aue abunde más la ennecie de «hombre de pax» entrañan
de este delicioso Maresme, do una faja costera de ensue- Jos hombres de bien entre aque- cierta dosis de imprudencia y restos ¿A dónde van a parar los
miro eauilibrio de la natura- ño para atracción de foraste- llos que no se ven solicitados hasta de fanfarria. Como decía de su naufragio, en efec-
leza entre el mar y la monta- Maragall, refiriéndose a los to? Porque debe haberlos en
ña, en cuya faia costera se ros, v esta, tarea es la aue in- por Tas tentaciones pecamino-
cumbe canalizar desde Mata- sas míe trae consigo el exceso barceloneses de su tiempo —cla- alguna parte.
nercibe el delicioso perfume ró,] con la erección de hoteles de riquezas o de poder, vara se media preponderante, apenas La respuesta es muy simple.
de sus pinares entremezclado y paradores de varias catego- afaunos pocos, y la carencia de empegada de asustar por el es- La clase media, en masa, sin
con el salobre, cabe la alfom- rías que le darían una vitali- frirfn para los más. Cuando un tallido de las bombas ácratas imaginación, como siempre:
bra de millones de claveles dad insospechada no sólo en r""'<> tiende a escindirse en dos y nihilistas, preludio de otros pero con el seguro instinto vital
nue llenan, entre Premia de verano sino, prácticamente, a únicas catenarias: ricos y po- males de mayor momento— los y la prudencia que siempre la
Mar y Llavaneras. una zona lo largo dei todo el año. de la clase media se ríen de han caracterizado, invade y di-
cada vez más conocida en to- bres, se pierde el sentido na'
Ignoramos, exactamente, cional en él u sólo priva la todo aquello que no entienden». lata los cuadros de la adminis-
dos los países europeos. cuáles son los requisitos exi- arrnaancia y el miedo secreto Mas, si dejamos de lado las
tración. Al orgullo conservador
;.Por mié será que los clave- gidos nara designar como rju.e emrmja hacia la crueldad virtudes heroicas, que no son del hombre que ni quiere man-
5
les del Maresrne florecen en «ciudad turística» una pobla- a los que poseen: y la desesi^e- jam.ás colectivas, antes bien re- el dar ni que le manden, sucede
pleno* invierno alegrando con c i ó n determinada. ¿Monu- rnrfón. envidiosa y también siden en el misterio de lo indi- burgués): nuevo «slogan» burgués (neo-
su encanto y su perfume los mentos? ; Museos? ; Histo- cruel, de fns de^erednrl.^. fn vidual, imprevisible, inclasifica- tener una situación
hogares de Frankfurt, Lau- 7
ria,? ;Paisaie ; Tradición es? valses semejantes y en evocas ble y tenemos presente que, al segura.
sanne o Estocolmo la misma, 'Buen clima' Todo ésto lo igual que los edificios, aun los Para ello lecapaclta su facili-
tarde del día en cuya albora- hallamos en Mataró1 v comar- más monumentales, se constru- dad vara el estudio, sus buenos
da fueron separados de su ca, este Maresme nue tene- yen con material sacado de las modales, su decencia en el ves-
tronco? Y quien dice claveles mos al alcance de la mano ción, más nue por sus 1
mis-
canteras y de los hornos de la- tir y su, santo y sacrosanto ho-
mil flores más se cultivan al v cuyo porvenir turístico está mas proporciones, ñor su es-
beltez v ñor la ambición que drillos y jamás con oro y pie- rror al heroísmo. Era liberal y
cálido sol invernal en el Ma- más que asegurado con sólo representan en el plano de dras preciosas (excepto en los se ha convertido en socialista y
resme, vergel casi inédito pa- cuidar los detalles indisnen- revalorizacíón del sector ma- cuentos de «Las Mil y Una No- en algunos países hasta en co-
ra el forastero, poraue no se sables a toda obra de impor- rítimo1 y costero del Maresme. ches»), dentro de la relatividad munista. Al fin y al cabo, don
ha dado a conocer como se humana, una casta basada so- Carlos Marx era también de la
merece una región así privi- tancia. Con el ejemplo maerilfico
Precisamente hace muy tx% de estas construcciones y el bre el trabajo, el ahorro y la clase media, uno de los suyos.
legiada ñor laí naturaleza. De eos dina, el Ayuntamiento de acuerdo municipal citado nue formalidad, sobria por fuerza y Pero, la verdad, y sea dicho
hecho, el famoso «slogan» de Mataró ha acordado una ur- va a ponerse en práctica in- decorosa en el vestir por la en honor a los honorable*
los a.ños veinte popularizado bani/ación a fondoi del sector mediatamente., estamos más propia estimación, partidaria miembros de la clase m.edia.
por los ingleses cuando ad- marítimo de la ciudad, cons- qué convencidos de que apar- del buen orden y amante de los Prefieren un, xrv.1afl.xmn tocado
nuirían las sabrosas «Mataró ciente de que allí radica el te y además de sus vestigios gobiernos moderados y reñidos ríe ern-nienmanta ni rnio y durn-
Potatoes» para devorarlas en meollo de su futura atrac- ibéricos, de su MUseo Munici- por gente honesta. En ciuda- mt>nte despótico faraonismo de
su tradicional Derby de Ep- ción turística. También la be- danía y sin teatralismo catas- Ins comunistas. T,n el comunis-
son, debería trocarse ahora pal, de sus géneros de punto mo existen rjemaslafins arista
en otro similar dedicado a ner.iéiita entidad «La Alianza v de sus flores, la antigua tróficos, es todo cuanto se pue-
Mataronensé», dedicada, des- TI TK"7?r y desear acá en el sue- cratas. La prueba es (rué arraina
nuestras flores invernales, lluro va a poseer en sí mis- con preferencia en los •pníses
mucho más poéticas que el de hace medio siglo, a otaras ma —si es que no lo posee lo, antes de la gloría eterna. De
de proyección social, ha em- la clase meaiu c"eíf.n salir, en fue ayer mismo eran feudales.
tubérculo que enriqueció a ya— bastante atractivo para
prendido por su cuenta) y res- llamar la atención del visi- efecto, los arn.nd<"> *»•"''—« /?« insertamente don nn.rf.ns TVfnrT.
tantos agricultores d e s d e pondiendo a la inquietud ciu- in ciencia « de las bellas artes: fan. en el fondo, de la clase
Masnou hasta Tordera. tante, convirtiéndose en punto m.edia. se habría asustado, hv-
dridana, la construcción de
El Maresme es asimismo ri- un bloque impresionante de obligado de parada de cual- Jos grandes inventores V Zf> Q
aobernantes de los vueblos. Al- Mese sentido el mayor riesmrhn
co en aguas minerales, en quier itinerario, en vez de^se- si hubiese tenido aue alternar
vestigios arqueológicos, e n viviendas en la misma carre- gUir siendo, como hasta aho- trunos vrniitenen. sin embargo,
tera general, que da la pauta de las clases menesterosas: ác. con los grandes duaii.es v los
producción agrícola y gana- de lo que pr.edel ser el Mataró ra, una mera referencia en zares de todas las Rusias ac-
dera, en pesca, en tradiciones el mapa costero, ante la; cual las clases altas, vuede decirse
y leyendas, en mil variadas del futuro, mirando al mar. todas pasan de largo sin dar- que iamás. Brillantes excepcio- tuales.
industrias. Un mapa turístico Las líneas de este soberbio nes fel vrínciwe v el duaue de
de la comarca nos sorprende- conjunto arquitectónico lla- le apenas importancia. Broqlle. etc. >. no hacen más ROSENDO LLATES
man poderosamente la aten- JOSÉ MARÍA SOLER
ría por su variedad, por su ri-

14 — REVISTA
AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 14
BARCELONA
GENTRO DE IRRADIACIÓN
Por A. CIRICl PELLICER

Li sistema adaptado por los mapas neotrovadoresco, como el centro de


escótale» del mundo entero, de teñido una pequeña área con unos' límites
con tonalidades uniformes, y distintas susceptibles de ser trazados en un ma-
unas de otras, las áreas geográficas en pa. Creemos que Barcelona es mucho
el momento de la confección del ma- más y no nos parece baldía la tarea
pa, ha acostumbrado a las mentes de de intentar dar un croquis de inven-
nuestros contemporáneos a una mane- tario relativo a su papel irradiador y>-
ra de considerar la distribución de la bre el planeta.
variedad de los hechos humanos, cal- El papel universal del Condado de
cada de aquella distribución en áreas Barcelona arranca de sus' primeros
uniformes, cerradas, exclusivas. Con años con una significación muy preci-
ello se ha valorado en exceso el con- sa. Verdadera avanzadilla europea
cepto de frontera, que es un concepto frente a la España musulmana, esta
en tí extraordinariamente endeble, posición le permitió un importante pa-
cuando no absurdo. Jíos hemos acos- pel en el intercambio entre las dos cul-
tumbrado a generalizar hablando, por turas. Cuando Córdoba era, con Bizan-
ejemplo: de «los alemanes» o «los cio, la mayor ciudad de Europa, nues-
franceses», fiándonos en las fronteras, tro condado, con su Escuela de Ri-
sin pararnos mucho en considerar que, poll, fue el introductor de la cultura
hace cincuenta .años, un pueblo tan ca- urbana y cosmopolita de Andalucía en
racterizado como el alsaciano, habría el Continente fragmentado y rura-
pasado bajo una denominación, y hoy lizado. i i
pasa bajo otra, tenida por muchos, por Gerbert, formado en Kipoll —el Mo-
contraria. Y pensemos lo que sería, en nasterio que introdujo en Europ,a la
la baja Edad Media, desde un intento música árabe y las cifras arábiga'»' pa-
de clasificarlo por fronteras, un fla- ra las matemáticas— se transformó
menco, subdito a la vez del rey de en el dirigente de la cultura europea
Francia y del Emperador germánico, y fue el fundador de los primeros al-
o un gascón, sobre el cual se superpon- tos estudios, al servicio de Hugo C,ape-
drían las jurisdicciones de los prínci- to Pero tuvo una influencia todavía
pes ingleses y franceses. Medítese .asi- más trascendental al lograr imponer
mismo sobre lo absurdo de las fronte- a su discípulo, el Emperador Otón III
ras naturales. Suele definirse Francia, de Alemania, la idea de una unidad
por ejemplo, desde este punto de vista, politioa europea compatible con las li-
sin fijarse en que si aceptamos como bertades nacionales. Gracias a él to-
divisorias las montañas, mal será el maron consistencia, dentro del Impe-
lili i n la frontera; si los ríos, m,al los rio los reinos o señoríos de Hungría,
Pirineos'. de Polonia y de Bohemia, que consti-
Tanto absurdo en esta cuestión, casi tuyeron estos pueblos en naciones.
siempre hija de los azares de las polí- Esta visión internacional basada no
ticas matrimoniales y las herencias de ya en las uniones por conquista sino
una docena de familias de otros tiem- en la libre asociación, no fue privati- El Castell Nuovo de Ñapóles
pos, muy diferentes de los nuestros, va de Gerbert (coronado Papa con el
.ayuda a plantear el problema de la nombré de Silvestre II), sino que fue dos en otros Estados equivalentes, co- pes con nostalgia y se contrapone su
comprensión de las variedades geográ- durante siglos la originalidad de la mo más tarde Sicilia o Ñapóles, sin su- época feliz a la anjevina.
ficas (de las maneras de vivir y de monarquía catalana. jeción alguna, sino en una libre aso- Impresiona ver como Ñapóles no ha
las mentalidades; desde un punto de La Casa de Barcelona llegó a unir ciación que prefigura el «Common- querido borrar nunca nuestra huella
vista mucho más real e interesante: el bajo su estandarte una constelación wealth» británico, sólo unida por la de sus' monumentos, como su enorme
de los focos de irradiación. Cuando de pueblos mediterráneos, por libre Casa de Barcelona. Arco de Triunfo permanece presidido
medimos, por ejemplo, la irradiación asociación. Fueron los pueblos de Pro- Este carácter de la irradiación bar- por el gran escudo marmóreo de las
de Koma sobre el mas pequeño iir venza y del Languedoc los que pidie- celonesa le permite contar hoy todavía barras, como la estatua del primer
nuestros poblados y sobre otro cual- ron a los reyes de Barcelona una pro- con la amistad de los pueblos' que le Rey de la Casa de Barcelona flanquea
quiera de cualquier país vecino, posi- tección frente a la presión obstinada fueron asociados hace siglos. Los nú- con la del Emperador, la puerta del
blemente descubriremos que hay mu- de Francia. Fueron los sicilianos los cleos conquistadores pudieron ejer- Palacio Real.
chos más elementos romanos en estos que se levantaron contra los anjevi- cer imperios mucho más vastos, pero Y más que estas piedras inanima-
pueblos —eclesiásticos, arquitectóni- nos y su «Mal Gobierno», para con- los mantuvieron por la violencia y han das, produce una sensación única ha-
cos, lingüísticos, jurídicos, etc.— que fiar el poder a los Reyes de Barcelona. sembrado por siglos el rencor y el des- blando con las gentes que aman su
elementos dependientes de las áreas Fueron los napolitanos los que los lla- precio. Lo maravillos'o de la irradia- país y saben como nos entendimos y
definidas por las fronteras de dos mil maron como libertadores, más tarde. ción barcelonesa es su perduración en como los años de nuestra dinastía
años de historia. Las mismas regiones del solar nacio- la simpatía. cuentan en la Historia de Ñapóles co-
Entre el último pueblo de España y nal no fueron sometidas al poder del Aquellos que han podido hablar con mo un excepcional período de libertad.
el primero de Portugal, entre Alcánta- Estado centrado en Barcelona. Valen- las autoridades de la Sicilia viva, sa- Pero allí donde la irradiación del nú-
ra y Rosmanihal, existen, de seguro cia, como Mallorca, fueron constituí- ben como se habla de nuestros Prínci- cleo de Barcelona permanece como un
muchos más elementos comunes, to- hecho más vivo es en las tierras occi-
dos ellos unidos a la irradiación de Je- tanas, de Burdeos a Niza, de Tolosa a
rus'alén, de Roma y de Hollywood, que Clermont. En todas partes de esta
elementos vinculados a la irradiación gran zona que forma la mitad de
de Madrid o de Lisboa. Francia, el contacto con nosotros con-
Si hacemos' un análisis espectral de tinúa manifestándose en innumera-
una población europea .aislada, nota- IIn verano bles formas, las más espectaculares de
remos que no pertenece, de hecho, a en MtfHovca las cuales son los colores de la bande-
una área exclusiva y encerrada, sino
a la superación de un cúmulo de capi-
Un verano ra que llamea en lo más alto del An-
fiteatro de Arles, o la letra del himno
talidades. Basta atravesar cualquier que se repite en todas partes y que
pueblo de nuestras carreteras para oü-
servar que la más visible de las in- en Mallorca empieza:
Occitant, veicí la coupo
fluencias que saltan a la vista viene que nous ven dei Catalán...
de Tm in, en la silueta de los innume- Mario Verdaguer
rables «.Seáis». Las chicas visten den- En el mundo moderno la irradiación
tro del área de París y los grandes car- de Barcelona se ha continuado ejer-
telones del cine rezuman Hollywood. ciendo de un modo prodigiosamente
Las nuevas cafeterías respiran Milán, fiel a las viejas ideas de universalidad,
mientras' arrinconan viejos cafés hi- Nuestros urbanistas, un José Luis
jos de París y los faroles norteameri- Sert desde Harvard, un Antonio Po-
canos arrinconan a los viejos faroles nent desde Buenos Aires, han difundí,
franceses, mientras la arquitectura de le lleva por el mundo pintoresco, do por ambas América» el concepto de
Finlandia afecta a los nuevos comer- una ciudad abierta, social, contra to-
cios, tras este llamativo frontispicio, abigarrado, inquieto y, a veces, brutal, das las discriminaciones, v los pinto-
las viejas casas continúan fieles a Ro- res salidos del núcleo de Barcelona,
ma, sus tejas, a los árabes, la Iglesia de extranjeros de vacaciones en el apacible un Picasso, un Miró, un Dalí, un Ta-
que preside el conjunto, a Israel. El escenario de la Isla de Mallorca. pies, al cobrar una irradiación mun-
peso de Barcelona sobre Sabadell, por dial, desde la costa americana del Pa-
ejemplo, es seguramente menor que el nuro hasta Tokio, sin duda alguna
de Manchester.
Esta manera de ver la realidad nos
EDITORIAL BARNA, S. A. han representado, a través del arte,
una de las más dinámicas y fascinan-
invita a contemplar el hecho de Bar- ViaLayetana, 158 - BARCELONA tes contribuciones a la universalidad
celona no como la vio el ruralismo y la liberación de la cultura humana.

KEVISTA — is

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 15


BARCELONA
, Ti . - . ..™
100 f o t o s .

Por. F. CATA'LA - R O C A

Una pintura de Eduardo Alcoy

PREGUNTAS A NUESTROS ARTISTAS

EDU/VKDO ALCOY
OR fortuna los buenos artistas se —Es difícil precisar. Los hechos se
producen callada, silenciosa- suceden cada vez con mayor rapidez
mente, sin grandes alharacas. Avan- y llegará un momento en que se ha-
zan por pasos contados, sin precipi- blará de correspondencia a años. El
tarse. Este] es el caso de Eduardo tren, la fuerza de vapor, fueron te-
Alcoy que se justifica, al margen de mas para décadas.
la afirmación que es su, obra, dicien- —¿El cine (Arnold Hauser ha in-
do: <imi evolución ha sido lenta por- cluido a nuestra época bajo el signo
que no me he sentido atraído por la del cine) puede ser la representación
novedad como tal, no me he dejado de este tiempo y puede sustituir a la
llevar por la última moda». Y la úl- pintura figurativa?
tima modajiara los aprovechados del —No creo que pueda ser un susti-
momento es, por ahora, el abstracto tutivo desde el momento en q-ue tiene
| con todos sus sub-ismos. Aicuy as una misión directa. Me ha interesado
inició en el abstracto allá por el 54, y he estudiado el cine de Norman
\ antes de la III Bienal Hispanoame- Mac Laren que, en realidad, es pin-
I ricana y de la que no pudo salir, con tura abstracta animada., Al otro cine
posterioridad y por jaita de número lo veo como espectador.
\ suficiente, un salón de abstractos. —¿Se puede condenar, desde nues-
—¿Entre la obra del hombre y la tros dios, a alguna época determi-
I de la naturaleza por auúl te decan- nada?
I ios? —En principio, me quedo con la
—Por la del hombre. La de la na- nuestra. De las anteriores es difícil
\ turalesa no la considero obra por hablar de condenación, pues cada
| habérnosla encontrado ya hecha. una de ellas ha cumplido su misión
--¿No podemos aprovechar ciertas histórica.
I circunstancias y condiciones de la —¿Has> trabajado en coiaboraciün
I naturaleza, la casualidad por ejem- con las otras artes?
\plo? — ¡Soy, naturalmente, partidario de
—La casualidad, si no se la domina, la integración siempre que el arqui-
\no me interesa. Los que se fian de tecto respete la parte que le corres-
íella, nunca podrán repetir un cua- ponde al escultor y al pintor y no los TEXTO de
ídro, una técnica. La obra de arte ha convierta, con sus imposiciones, en
I de ser racional; en caso contrario no meros artesanos. LUIS ROMERO
\e.-s tal obra de arte. Alcoy ha conseguido, en fecha re-
—¿Qué formación ha de tener el ciente, el Premio de Pintura «Ciudad • Traducciones francesa, inglesa, alemana e italiana.
\artista? de Granollers». En breve expondrá • í/na sorprendente visión de la Barcelona de hoy.
-Ha de ser lo de siempre, artista. en Madrid en una muestra en la que
I Después que sea lo que quiera y que participan un esaultor (José Marta Publicado por
1 adapte su obra a lo que más le con- Subirachs) y tres pintores (Carlos
[venga, Planell, Hernández Pijuán y Eduardo EDITORIAL BARNA S.A.
—¿Qué signo quedará como el más Alcoy). VIA LAYETANA, 15» BARCELONA
I representativo de nuestro tiempo? JAIME ARNAL

16 — REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 16


UN TRISTE RAMA
íi?uc¡¡3 frecuencia nos hemos estos elogios, digo, no van orientados
lamentado, y todavía continua- hacia ninguna fórmula dramática de-

COSTA B R A V A mos lamentándonos, de la escasísima


atención que los escritores y ensayis-
tas españoles dedican ,al fenómeno tea-
tral. Es realmente precaria la biblio-
terminada, ni hacia un autor específi-
co o grupo de autores de similar ten-
dencia. Se siembran a voleo, en an
palpable afán de «quedar íüen» con to-
Por RAFAEL MANZANO grafía que se produce en el país en dos, de no establecer diferenciaciones,
torno al tema del teatro nacional con- de no marcar distancias, etc. Es decir,
temporáneo Son muy contados las' li- justamente lo contrario a lo que debe
bros que enjuician, historian o .anali- ser una crítica jerarquizadora, u«scri-
M UCHOS son los libros escritas so-
bre la «Costa Brava» gerundense:
Quizá, como reparo, podríamos po-
nerle al libro, el que Luis Romero no zan la situación actual de nuestra lite-
ratura dramática. Y esa es' la razón
minatoria, que, a la par que señale
esa zona de nuestro litoral fijó siem- hubiera desembarcado en las poblacio- tendencias y caminos, ordene con un
pre la atención de nuestros pintores y nes y compulsado los modernos libros de la alegría que en nosotros se oca- mínimo de rigor las calidades y cua-
de nuestros hombres de letras: las pu- municipales, ordenados a redactar siona cuando sale, pimpante, de los lidades que dentro de cada uno de
pilas de. un Gimeno, de Meifren Roig, por la Comisión Provincial de Urba- tórculos cualquier obra que asedie, si- ellos haya que ordenar. ¿Puede, creer
ets. como la prosa de un Prudencio nismo de la Costa Brava. Entonces hu- quiera sea de modo tangencial, el des- alguien, y menos aún el propio Mar-
Bertrana, de un «Víctor Cátala» o de biera completado su texto, tan limpio deñado tema. querie, que el teatro de Buero Vallejo
un Ruyra, anticiparon el conocimiento e informativo, con la parte correspon- se alinea en el mismo rango que el de
de ese paraíso marítimo, de calas azu- diente al «futuro» de ese litoral. Sus Ahora mismo ha llegado a nuestras Calvo Sotelo, pongo por caso? Pues
les y pinos verdes, que ahora descu- vivos problemas demográficos, las razo- manos un I1 revé volumen, avalado ñor cualquier lector no avisado extraerá
bre, en sentido muy distinto, nuestro nes de su decadencia: lo que se está ha- la firma de Alfredo Marquerie (1). Un del libro de Marquerie esta consecuen-
gremio de Hotelería y similares. ciendo en orden a la defensa de su libro que, a su recepción y antes de cia: eso suponiendo que no llegue a
paisaje: los proyectos portuarios, de •abrirle, nos inquietó gozosamente. Pe- considerar, en vista de la adjetivación
aeródromos; los puntos1 de máximo ro he aquí que, una vez emprendida laudatoria y del tono general de los
Si la bibliografía es muy extensa, porvenir: datos sobre el crecimiento la lectura, esta exultación fue enti- capítulos correspondientes, que «La
hasta culminar en la suma «costabra- hotelero etc. Un mundo curioso y per- biándose poco a poco, hasta quedar Muralla» es superior en alcance a «La
vense» de José Pía, no siempre los da- fectamente estudiado dentro del rigor congelada sin remedio cuando volvi- ardiente oscuridad».
tos '.Vuelen estar encajados en su sitio. científico más puro, cuyos datos han mos la última página del texto. Vaya
Por otro lado —excepto el libro de Pía, sido recogidos, con paciencia benedic- por delante, sin eufemismos, el senti- Abundando en esta peregrina inten-
citado— nuestras guías adolecieron tina, por los municipios, a lo largo de miento decepcionado que origina estas' ción igualitaria, Marqueríe se explaya
del vicio de estar redactadas desde tie- estos últimos años y entregados a la líneas. Pero nuestra defraudación re- i panegíricos, sólo en parte acepta-
rra adentro, dándole más importancia Comisión de Urbanismo de Gerona pa quiere de una más o menos circuns- bles, sobre Benavente o los hermanos
a las poblaciones que a la cinta del li- ra molturarlos. tanciada exégesis. Vamos a por ella. Quintero o Jardiel Poncela. Pero ni
toral. una aclaración sale de su pluma en
Alfredo Marouerie, como es público "uanto a 1.a irrevocable periclitación
y notorio, ha sido durante muchos de los snijnpst.os vulores del teatro de
Dicho sea esto sin demérito para el años uno de las' críticos teatrales es- los primeros, ni en cuanto a la perfec-
T.uis Romero, en esta espléndida y ri- maravilloso texto de Luis Romero, que nañoles de más 'solvencia, de más lim- ta vigencia, poco aclarada aún, de la
ca guía de la «Costa Brava» que ha se ciñe admirablemente, a la finalidad pia justeza, de más exigente honradez. producción de Jardiel.
impreso con lujo y pulcritud editorial del libro: la de ser un permanente re- .Sus comentarios y recensiones daban Para cualquier lector no imwuesto
Cid, ha seguido el sistema de recorrer cuerdo, con una riqueza tipográfica la pauta con que había de medirse, pe- sobre la situación del teatro español
el arco costanero, des'de Blanes a Port- desconocida en nuestro país, de una sarse y calibrarse el teatro español de actual, el libro de Marquerie es un
Rou, en nave marinera. Y como el es- estancia en unos parajes encantados cada día. A él nos hemos remitido nos- cumplido florilegio de loas que parece
critor es un diestro navegante sobre y filtrados de historia. otros miamos fu diversas ocasiones, referirse al Siglo de Oro. En cambio,
breve barquichuelo de nivea vela, pue- allá cuando iniciábamos nuestro aven- para el que esté un poco al corriente
de ofrecernos el relato de su personal turado menester de la crítica teatral. del avatar de la escena nacional con-
experiencia: Romero conoce la costa Hemos dejado para lo último el co- Alfredo Marquerie, en fin, era digna- temporánea, las páginas de esta obra
con los ojos alertas de un griego: sa- mentario a las fotografías de Cátala mente respetado y oído ñor todos los sólo contendrán una triste verdad, que
be en qué cala amaina el viento; en Roca: hace tiempo que conocemos la que viven, activa o pasivamente, en acaso sea, precisamente, la clave de
qué recodo de un cabo se puede soltar mágica cámara< de este singular artis- torno a ese hecho, siempre mágico, la penuria, de la crisis, o como uniera
<*1 trapo; no! h,ay playita, entrante o sa- ta. Pero ahora se ha superado, quizá de la farándula. Pero Marquerie, «era» llamarse. Y esa triste verdad es la si-
liente de esa sinfonía wagneriana del por operar seleccionando minchas pla- todo esto; por desventura, hemos de guiente: ruando alauien se empeña en
literol gerwndensc qiue no conozca y cas generosamente impresionadas No apelar al pretérito para considerarle, silenciar los propios defectos, es que
nos' describa con lenguaje familiar. sólo nos ofrece el paisaje en sí, sino porque, di'Sile hace un tiempo —na es esos defectos abundan de un modo
su peripecia humana. ¡Qué magnífica fácil precisar en este punto— el fino harto considerable, y que superan a
es es'a foto del pescador cosiendo sus crítico de «ABC» parece haber perdido las cualidades positivas Por otra
redes! Al mismo tiempo, el huecogra- en gran parte su atenta y acuciante parte, si es'os defectos no se señalan y
Pero no hay que olvidar que el hábil bado ha sido trabajado con mimo, re- inquietud en lo que al menester judica- se airean, ;. quién podrá tomar con-
y valeroso navegante que nos relata tocando zonas débiles, realizando un tivo se refiere. Y una prueba incontro- ciencia de ellos y aprestarse al reme-
su periplo de Blanes ,a la frontera verdadero poema en imágenes de la vertible de este cambio casi radical dio?
francesa, es, al mismo tiempo, uno de costa gerundense. —cuyas motivaciones no es de nues-
nuestros más leídos novelistas. Que tra incumbencia examinar— la cons- Finalmente, y para insistir sobre la
posee una prosa dúctil, sutil, que sabe tituye ese sucinto volumen ahora apa- idea íguaHtarista1 de Marquerie en este
reflejar, en cada ocasión, la delicia de recido, en cuyas páginas se intenta übro, señalemos otra curiosa circuns-
un matiz, la calidad del color determi- El libro de la editorial Cid, es, hasta tancia: Metidos en el examen particu-
ahora, la joya más exquisita realizada proporcionar una vista panorámica de
nado de una roca, de una cala, de un las dos últimas décadas' del teatro es- lar de cada autor, tampoco adverti-
rincón determinado de la geología cos- sobre ese litoral español: tanto el ha- mos en estas páginas la menor gra-
bitual a sus encantas', como el episódi- pañol, y que no es otra cosa sino una
tera. Se añade a ésto una cultura hu- recopilación de las notas críticas que duación de méritos en la lista de obras
manística amorosamente aprendida, co visitante encontrará en sus pági- respectivas. ¿Es qué no hay una distan-
nas el recuerdo de la hermosura de el autor publicara en su periódico, hil-
imprescindible para ojear, por estos vanadas ahora, no siempre con igual cia inmensa entre la «Mónica» de Al-
mágicos parajes, donde surgen a cada un paraíso encontrado y disfrutado:
un libro obsequio, pensado con delica- destreza en el ajuste. fonso Paso y «Juicio contra un sinver-
instante, evocaciones mitológicas, re- deza, trabajado con primor artesano, güenza» por ejemplo?
cuerdo de primitivas civilizaciones, y realizado por un orfebre de la prosa Lo primero que salta a la vista una El libro de Marquerie nos ha defrau-
desembarcos históricos. Este conjunto vez nos adentramos en los sencillos dado. Pero, sobre todo, nos ha entris-
de cualidades reunidas' en la persona- uniendo sus esfuerzos a un artista de
la fotografía. entresijos de esta obrit,a, es la patente tecido.
lidad excepcional de Luis Romero le insenceriii:;u u»; su autor. iV $e c!emc<*
permiten ofrecernos un libro donde se a profligar elogios, algunas vtccs tem- (1) «VEINTE AÑOS DE TEATRO ES-
congrega la finura literaria del texto Rafael MANZANO
(tanto en castellano como en la tra- perados en su desmesuíauí.'eiito con PAÑOL». — Por Alfredo Marque-
ducción catalana de Juan Oliver) co- «COSTA, BRAVA». — Editorial Cid. — alguna observación tímiUíiiueiite ne- rie. —• Editora Nacional. — Ma-
mo la amenidad y el rigor histórico Texto: Luis Romero. — Fotos: Cáta- gativa. Pero estos elogios, aunquv pu- drid, 1959.
del mismo. la Roca. diéramos olvidar que se deben .al otro-
ra intransigente Alfreda Marqueiíe; Enrique SORW)

de baja estoja, en un escándalo cretas de la primera parte? La Nabokov ha producido una de-
de cualquier orden que incita la respuesta es obvia: El aire gris cepción colectiva a todos los que
mórbida curiosidad de los públi- de la indiferencia habría des- buscaban en el relato la porno-
cos no letrados. Los ejemplos, cendido sobre ellos, y su lectura grafía vertida a chorro. Perso-
al pife dé la al respecto, pueden ser múlti-
ples; pero muy a mano, y harto
estaría limitada a los eternos
sectores minoritarios. Y eso ocu-
nalmente, he oído numerosos
comentarios al respecto emiti-
próximos, tenemos dos a todas rre, precisamente, con dos «best- dos por ese tipo de lectores oca-
luces patentes: «El doctor Ji- sellers» que aparte de las indu- sionales. Y supongo que todo el
vago» y «LoZzía». ¿Imaginan us- dables rosones sensacionalistas mundo habrá podido comprobar-
tedes lo que hubiera acontecido que avalan su venta poseen una lo de igual manera.

El escándalo de "Lolita^ con la novela de Pasternak, si a


los jerifaltes de Moscú no se les
antoja, tan oportunamente, ve-
firme calidad literaria. Y a eso
íbamos.
Del mismo modo que «£/ doc-
Concretamente en el caso de
«Lolitan, la justificación del es-
cándalo se cifra de modo espe-
tor Jivago» defraudó aplastan-
A NTE cualquier «besf'Seller»
literario, cabe siempre una
durante los años subsiguientes a
su publicación. Por el contrario,
tarle el Premio Novel? ¿Se les
ha ocurrido pensar lo que sería temente a los numerosos incau-
cial en las dos o tres escenas,
de alambicado erotismo descrip-
justa sospecha. No suelen ser el libro de venta masiva, el de del tan traído y llevado relato tos que a él llegaron esperando tivo, que se presentan en la pri-
las obras maestras manjar pro- traducciones vertiginosas y co- de Vladimir Nabokov si se le hu- encontrar revelaciones sensacio- mera parte de la historia. Por-
picio al paladar de los grandes piosísimas ediciones sucesivas, bieran suprimido antes de su pu- nales en sus páginas, de igual que el resto del libro, lleno de
públicos compradores, al menos suele estar apoyado en razones blicación, dos o tres escenas con- manera la novela de Vladimir (Pasa a la página 19)

REVISTA — 17

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 17


PERFIL GASTRONÓMICO DE CATALUÑA Por SEBASTIAN DAMUNT

DARÁ
1
perfilar un panora- sabrosas almendras. Las ave- porque, después de haber al- que en un¡ popular restauran- de la salsa y también se ha-
ma gastronómico es pre- llanas de la Selva del Camp, canzado una justa fama, no te de Shangai.. Respecto al cían otros platos de Mirraus-
ciso empezar hablando de los no tienen rival en el mundo tuvo maestros que la perfec- espíritu de emigración, un te en peras y en manzanas;
productos naturales del país; entero. Son insuperables los cionaran y perpetuaran en viejo cocinero me contaba pero estos platos de la coci-
bajo el cultivo que reciben y aceites de Reus y Tortosa. Ta- buenos tratados sobre el te- que. con motivo de una huel- na gótica, están bastante le-
con el provecho que de ellos rragona no es provincia de rna, y de ahí el hecho de que ga que hubo en Barcelona, a jos de adoptarse al gusto ac-
se obtiene, dan los primeros rebaños, pero los corderos fuera perdiendo originalidad. principios ae este siglo, en tual. Aunque según dice Pla-
indicios del refinamiento gas- criados en el país son de una Contaba yo apenas veintiún pocos días emigraron cerca tine, eran algo delicioso; «Ne-
tronómico. carne exquisita. Recuerdo ha- años cuando me encontraba de cincuenta cocineros, casi me souviens point avoir man-
En los innumerables pro- ber visto de jovencito, llegar trabajando en Francia y con lo mejor que contaba nuestra gé meilleure viende. Est de
ductos naturales de Cataluña, carneros forasteros (digo es- uno de los mejores jefes de ciudad. I.'. grandi aliment et de tarde
sobresale una buena parte de to porque mis padres eran cocina. Una mañana me en- La culinaria catalana ha concoction échauffe le foi, les
ellos con el grado de primerí- carniceros); en los primeros tregó tres espaldas de corde- marchado al frente de mu- reins, engraisse le corps, la-
sima calidad. Sus excelentes días su carne era incomible, ro, diciéndome que eran para chas otras. Tenemos como che le ventre».
resultados en las manipula- pero un poco más allá de los el personal y que las guisara testimonio de ello, el hecho Como cosa curiosa, tam-
ciones culinarias, hace que su quince días de apacentar en como a mi me diera la gana. de que uno de los primeros bién anotaremos aquí el pá-
fama atraviese las fronteras, aquellos aireados campos y en Las puse a asar en una plan- libros de cocina que se escri- rrafo del prólogo del libro ti-
recibiendo el aprecio, primero las riberas del Gaya, era sor- cha hornera y untadas con biera después de haberse in- tulado «Nuevo Manual de 1?
en los mercados y más tarde prendente el grado de sabior manteca de cerdo; cuando las ventado la imprenta, fue edi- Cocinera Catalana y Cubana*
en las cocinas, por los más alcanzado por sus carnes. tuve a punto las saqué, guar- tado en Barcelona y en len- Habana 1858. «...Si eres afi-
expertos maestros en coqui- cionado al país del buen vino
naria. no te faltarán reglas para
Así como las trufas de Pé- hacer y condimentar la Escu-
rigord no pueden ser iguala- della, el celebrado Platillo, y
das en ningún otro lugar, por sobre todo el non plus ultra
su perfume, por su consisten- del «alloll» que tan bien ade-
cia, y por su color; también reza la carne como el pesca-
la cebolla de Figueras brilla do, la volatería como los ca-
como un rubí sobre las demás racoles, la verdura como las
especies. Sus resultados son legumbres; en fin, es una, es-
infalibles en materia de sofri- pecie de salsa universal que
tos. Sometida a la acción del conforta el apetito y alegra el
frito, se dora más pronto sin corazón...»
despedir la más mínima par- Daremos una breve ojeada
te de agua, que tanto entor- sobre los productos de la cu-
pece esta operación, hacién- linaria catalana, piies entrar
dole obtener el deseado punto de lleno en ella, sería el cuen-
de, dorado que cuando ha co- to de nunca acabar. Me en-
rrido a todos los puntos, lle- tretendré en algunos que es-
gando al negro, aún se man- tán ya casi desaparecidos, o
tiene brillante y de un agra- que son de poco uso. En Mas-
dable dulce. De aquí la fama nou todavía hay tradición, en
de los clásicos platos con ce- a.lguna familia acomodada,
bolla, tales como: «Sang y de preparar, cuando qxüeren
fetge de porc am seba», la obsequiar1 alerún invitado «un
sepia, el bacalao, la tortilla, pollastre al sucre», que viene
la coca de. pasta de pan y a ser como un pollo con san-
otros. Todos estos platos, he- faina, al aue se adicionan
chos con esa cebolla, alcan- unas cucharadas de azúcar,
zan un perfecto grado de sometiéndolo a una lenta coc-
refinamiento gastronómico. ción, que lo déla al final co-
Otro tanto sucede con los mo una mermelada. Esté pla-
ajos de Bañólas, que excitan to tendrá muchos indiferen-
y resucitan manjares, mien- tes, pero también mantiene
tras otras clases los estropean sus adeptos. Los habitantes
y los hacen insonortables. El yantar catalán, en un grabado popular antiguo de este pueblo son muy
¿Quién no conoce los nabos amantes de comer guisados
de Capmany y los de Cerde- de tortuga y el clásico «peixo-
ña? En algunos pueblos de la José M," Busca Isusi, perio- dándolas en una fuente a la gua catalana. Me refiero al palo» a; la ma,rmera, pero ca-
Maresma y del Ampurdán dista vasco y autor de algu- estufa para que no se me en- libro de Ruperto Ñola, cuyas da día son más raros esos de-
aún es tradición de la fiesta nos trabajos gastronómicos, friasen y en la plata donde ediciones más antiguas son la licados manjares por esca-
Mavor. comerse un buen pla- entre ellos un excelente libro las había cocido puse una de Barcelona en 1520. y la de sear las primeras materias.
to de ellos. La oca con nabos, titulado, «Alimentos y guisos porción de patatas cortadas a Toledo en 1525. traducida en No es cosa nueva el usar
los pies de cerdo con esta le- en la Cocina Vasca», con grano de ajo, con una cebolla lengua castellana.. Basándo- frutas para acompañamiento
gumbre y algunos rehogados quien tu 76 una pequeña co- a trozos y un par de tomates me en datos concretos y sin de algunas viandas. Antigua-
especiales, dejan, por su deli- rrespondencia, me aconseja- del mismo modo, más una ho- entrar en más historias, el li- mente, en Barcelona se hacía
cioso sabor y suave perfume, ba que escribiese sobre tema ja de laurel y cuando estu- bro de Ruperto Ñola fue el un guisado de peras o sea
cautivados a los más refina- gastronómico y me decía «Un vieron al punto las espolvoreé primero que se editó en la «Peres ofearades». Su prepara-
dos «goUrmets». estudio crítico sobre la coci- con un puñado de ajo y pe- Península y está considerado ción era muy sencilla: sólo
Excelentes pollos son los na catalana, tan despreciada rejil picado. Coloqué a su al- como uno de los más anti- consistía en peras de Invier-
que produce la provincia de por los ignorantes, creo sería rededor las espaldas cortadas fruos libros de cocina del mun- no no muv maduras, peladas,
Gerona y en especial los de un buen tema». Agradecí la a trozos y le di ese último re, do. \
cortarlas a cuartos, sacándo-
Gerona misma, Llagostera y idea del buen amigo, con, pro- toque que en términos profa En un incunable francés les las semillas de su centro.
La Bisbal. En patos mudos, pósito de pensar en ello al sionales llamamos un «cop de del año 1474, «De honesta Vo- o> bien enteras y vaciadas por
también es notable Gerona. presentarse la primera opor- forn». . luptate et Valetudine», su au- débalo con el mismo obleto;
En cambio en patos «xarrai- U'iiidad. Cuando mi jefe vio aquella tor. Barriste Platine de Cré- se ponían en una olla de ba-
res», es preferible la parte de La cocina catalana a mi comida dispuesta se acercó a mone. describe el «Miraux ou rro con un poco de manteca
Lérida. Con los caracoles su- manera de ver, es hermana y ella y después de. contemplar- Mvrause de Catalogne» y la de cerdo o bien de aceite fi-
cede algo parecido; para «bo- a vo^s se confunde, con la le. la unos instantes, exclamó: «Perdrix appretées a la cata- no, un vastto de buen vino se-
b<='s», Bañólas, y para «vinals» vanhif a, la m^l orquina y la «Ca c'est la véritable cuisine lane». Del primero empieza co, una hoja de laurel y un
Tárrega. provenzal. Todos estos pue- catalane». .Y empezó a comer diciendo: «Les catalans sont troctto ríe canela, un poaul-
ISTo es menester decir los blos, unidos por el Mediterrá- puñados de patatas, con une natlon for nette en leur tln de sal v pimienta.. Se ta-
méritos ya reconocidos a la neo y de un clima parecido, asombro de todo el personal m a n g e r, qui ressemblent paba la olla con un plato so-
ternera que produce Gerona, tienen algo en común; ya de la cocina, y a cada bocado srandement aux italiens tant pero o nermeño barreño con-
aunque a pesar nuestro este por su situación geográfica, seguía la exclamación, de: en engin, coutumes, comme teniendo agua, v se colocaba
punto de delicadeza ha dis- ya por sul historia. La cocina «Ca c'est la véritable cuisine en facón et pólice de vivre...» a un fuego suave y, de vez
minuido un poco; para mejor catalana alcanzó en otros catalane». . Y del segundo termina dicien- en cuando, se levantaba el
explotación de la leche, una tiempos una indiscutible fa- Barcelona fue en el último do: «Notre francais mange. plato para removerlas un po-
gran parte de las terneritas ma universal. Me dijo un día tercio del pasado siglo y prin, volontiers de oette viande co hasta su completa cocción.
son recriadas en la parte de cierto cocinero de nacionali- cipio del presente cuna de ex. combien au'll hait les cata- En Alella v Teyá aún es cos-
Lérida. Hoy la ternera que za írancesa y que habla celentes cocineros que en su lans ; il alme leur viande. et tumbre, en la "Fiesta Mayor,
supera todas las calidades, es consumido la mayor parte de mayoría luego abandonaban hait leur nation».TC1Mirraus- hacer un guisado de carne
la de Avila, y los mejores cor- su vida en las cocinas pari- el país y se extendieron has- te, como lo escribe Ñola y con peras. Hay dos clases de
deros de España son los de sienses, que en las cartas de ta por los países más lejanos, también Terreros ,en su Dic- esta fruta, eme en estos tiem-
Zaragoza. los mejores restaurantes y ho- siendo altamente cotizados cionario, era una salsa cuya pos de verano se acomodan
La provincia de Tarragona, teles del mundo., figurabian en todas partes, en especial base eran las almendras tos- mucho a ser sruisadas1: las
se presenta con sus vinos tan casi siempre platos a la cata- en los países de la América tadas, pan, azúcar, especies, tendrales y las del buen cris-
ardientes como su sol, con sus lana. Pero la cocina cata- dé habla española. Igual se caldo y jugos de carne. Re tiano.
deliciosas mistelas y con su lana no corrió la misma suer- encontraban cocineros cata- preparaba en un guiso de También se hacía en Bar-
oloroso vino rancio, y con sus te que lai de la! nación vecina. lanes en la cocina de uní Zar, aves, tomando por nombre el celona, en la Maresma y en
18 — REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 18


61 Ampurdán, el «Relleno». Nos lo demuestra lo abun- «Míu», ó sea, langosta y pollo
Consistía en peras, melocoto- dante que ha sido en nues- y no falta quien también la
nes y manzanas (una de es- tras costas y en todo el Me- prepara con pato, pero este
tas tres írutas, no importa diterráneo ; antiguamente los plato está ya muy populariza-
cual fuera), vaciada y rellena griegos no consideraban nin- do. A modo de la Barceloiieta
cié un picadillo que puede va- gún banquete que mereciera también existiói una langosta
riar según gusto o circuns- tal nombre si en él no figura- con una salsa un tanto aza-
tancias1. Lo mismo da que sea ba «la locusta», porque el «ca- franada. Y hablando de la
carne, de cordero ,de ternera, rabus» que ellos tanto apre^ Barceloneta recuerdo que ha-
de cerdo. También hay quien ciaban, era la langosta cuyo rá algo más de treinta años,
compone una pasta al morte- nombre nos viene del prime- en una verbena de San Juan,
ro, machacando avellanas, al- ro. Yo he conocido a perso- en el Restaurante Rompe-
mendras, rosquillas, galletas, nas que me hablaban de la olas, vi despachar en el curso
huevo duro, que luegoi se aro- langosta , con¡ caracoles que de la noche unos cuatro sa-
matiza con algún licor y por comían en Gerona. Una vez cos de. mejillones a la mari-
último con un huevo crudo lamiliarizado con dicho plato nera, plato típico de este lu-
que termina la pasta; y una me imaginé que era origina- gar.
vez rellenas las peras, se. co- rio de Gerona, pero más tarde
locan en una cacerola de bu- pude apreciar que daba ¿seña- Aunque parezca un poco ex-
rro y se rocían con un chor ri- les de vida en otros lugares, travagante la confección de
to de anís y copita de un y en algunos de ellos muy platos de langosta a la cata-
buen vino seco, se cubren con uien asentado, como en Sit- lana, díganos que en la coci-
un baño húmedo y para que ges mismo. .La salsa de esta na ocurre, si no exactamen-
el guiso sea perfecto tiene que langosta que en tan buena ar- te lo mismo, algo que se pue-
pasar en este estado toda la moriia une estos dos elemen- de comparar con lo que oí en
noche. Ai la mañana siguien- tos, es de buen aspecto y me- boca de José María Junoy:
te se sacan una una, se espol- jor sabor, de calidad de gui- «un buen, pintor, una paleta
vorean con harina y se fríen so casero. Es una salsa; con- y un gran corazón, producen
con buen aceite o manteca centrada, un tanto atomata- milagros».
sólo hasta conseguir una li- da y un, poco oleosa. El clásico «arroz a la casó-
gera capa dorada y se van Existe otro guiso que em- la» era muy cómeme, sino
volviendo a la misma cacero- pieza con rehogo de langosta ae un moao general, con uas-
la donde han pasada la no- y cebolla cortada bien lina, t,ante extensión, en cieñas 10-
che. Es muy importante ha- cociendo dentro de una olla üaiiaaues' en ios días, ae iner-
ber conservado el tapón de la de barro o mejor de hierro uauo y en utuceioiía por tra-
misma fruta o bien al freir- colado bien tapada, y que fi- uicion los jueves y uommgos.
ías obtener en la parte del nalmente se termina con una r'or la ooai¡* uommaua ei pes-
rellena una capa crosquillan- salsa echa al mortero cuyos cauo en caiiuaaü y canuau y
tei una vez¡ terminada la ope- componentes son chocolate, en ai interior se¡ acerituaoa a,
ración del frito, y de nuevo canela, melindres, algo cíe veces en las mismas coiiui-
las frutas colocada» en la ca- ajo, almendras tostadas y el ,cíoiies til ccruo. L.OS prmeipa-
cerola, se pone un buen vaso coral de la langosta. También ies elementos que eritrauan
de vino rancio, una cepita de a este plato hay costumbre .en esto* anoces eran la sepia,
anís, se espolvorea con azú- de ponerle caracoles, pero só- ios calamares, langostinos, Los productos del país son base de la cocina del mismo
car y con algunas bolitas de lo es admisible un caracol «escamaiituis» (.cigaias,), me-
mantequilla y en estas cir- blanco, achatado y pequeño; jillones, almejas; y ue cerdo: si toda la humedad que en un rragona y Keus, las «cocas»
cunstancias está el guiso en en, catalán «mongetes». «cap ue costeua», saicnicnas principio se íormaDa dentro do chicharrones de Barcelo-
estado de terminar la coc- Hay una fórmula de lan- y, algunas veces, lomo. Los ue la cacerola. na, los «tortells» de San An->
ción en, un horno suave pues gosta que en un principio lúe guisantes liemos, ei perejil y Son también innumerables tonio, la «crema» a la catala-
al final queda con un bonito llamada «a la tossenca» y úl- ios pimientos encamados y los productos eiaoorauos en na y de San José, los «pane-
color ligeramente carameli- timamente, «a la Costa Bra- aigo de azairan, le aaoan, co- .1 pcus que pueaen competir llets» en el día de todos los
zado^ Hay manzanas que son va», que consiste en langosta lor y contraste. AI entrar en con ios ae otros países por su Santos, el arrope de Teyá, los
muy adecuadas pero su clase de medida partida, puesta en una íonua y a vecei» tamoieii calidad. Kntre eiios aestaca- «matons» de Pedralbes, los
es bastante local. aliño un buen rato, después ue paso por delante ue algu- remos los sabrosos saicrucno- turrones de Agramunt y por
También se hacían en nues- cocida a las parrillas. Antes na casa en ciertos pueo^os, nes ae Vicn, ia «Dutuarra» falta de espacio no hablare-
tra ciudad dos salsas a base de terminar la cocción se le- se ouateaoa una suave rnez- cataiaria, la «uuuiarra» de la mos de la «calgotada» de
de frutas, una muy a propó- va poniendo encima alguna oía ae olores acemuanaose el (_,amga, ia «Dutuarra ü'ou», Valls, de los «romescos» de
sito para acompañar asados cucharada de mahonesa con ue sol rito y marisco, pues en la «Dutiiarra uoic,a» ae za- Tarragona, de las «f aves» a la
y otra para volatería y caza. gusto de ajo, y también hay ello quedaua advertiuo el cia- gueras el «Recuit» de la catalana de Barcelona y de
La primera era a, base de la quien le agrega a la salsa un üico pregón de «a surtit i'a- jáisoai, ios «borregos» de O'ar- su «casóla de dijous gras»
«malgrana» (Granada) y la poco de pasta de atún en con- iTos». Después, en ios restau- aeaeu, las «cocas» de Viia- etc., y así llenaríamos renglo-
segunda de «els codonys» ¿srva, obtenida machacándo- rantes, se introdujo el nom- iranca y Vilanova y Geitru, nes y renglones de productos
(Membrillos). El ingenio ca- la al mortero. Al finali la lan- ore ue «Arroz Miramar», ios «bulats y pastisos» ae Ta- y platos del país.
talán sabía encontrar en su gosta ha de quedar oleosa, de acercándose mas al estilo va-
culinaria la afinidad de com- un rubio fuerte, y el puré de lenciano; actualmente la pa-
posición entre los elementos £tún ayuda a obtener este ella ha desterrado casi por 0JÜ habrán sabido lo que les inte-
que a simple vista parecen punto. .También es costum- completo lo uno y lo otro. resa.
más opuestos. bre preparar en Arenys y Ca- (viene de la, página 17) 2.8 KLolita» es una novela de
Por Tortosa se guisaba densidad psicológica, excelente- buena ley literaria, de puro sig-
Con la Langosta a la cata- daqués y parte del interior de otra cazuela de arroz llama-
lana se hacen varios guisos. mente escrito, 2/ dejanao aparte no intelectual, donde el tono iró-
la provincia de Gerona, el da a la tortosina, pero en, es- nico —tan poco propicio al en-
ta no entraba pescado; sus esa teoría, caire cínica y esté-
tica, ae LOS Knympnetiéii», es i»w tendimiento de la masa— atem-
elementos eran cabeza y pa- reLato itinerante, aonae LÜ sáti- pera constantemente los ímpe-
tas de cordero, butifarra cru- ra y La ironía, ¡unió u ta paaio» tus pasionales que parecen cons-
da, butifarra negra, salchi-
cha «chipolata», especie de so] renada ael narrador, se diri- tituir el eje del libro.
gen mucho mas a presentarnos 3.a v.Lolitat> no es una novela
butifarra de cebolla. Se con- agudos cuadros de la aida ame- de signo patológico. A poco que
fecciona en cazuela, con tro- ricana actual, a describir am- se analice el pretendido aire
zos de cabeza y patas', las bu- aientes y paisajes, que a insistir freudiano de la misma, se podrá
tifarras cortadas, menos las sobre el tema prohibido que le ver cómo éste se derrumba apa-
Ultimas que se ponen ente- sirve de pretexto argumental. ratosamente. Basta leer el falso
ras, y con el caldo de haber Es decir, que si a «Lolita» se prólogo que da entrada a su tex-
cocido las patas y cabeza se le amputan honradamente las to, y el auténtico, y un poco cí-
moja el arroz pori último¡ con dos o tres susodichas páginas, la nico epílogo que la cierra. Sin
unoa iiucvoo uutiuus eoptiiui- novela ganaría extensamente en contar con las numerosas burlas
dos por toda la superficie y calidad estética, y perdería de con que, en sus páginas, se ha-
la cacerola puesta al nomo un modo radical en su repercu- bla de los psicoanalistas «a la
con el fin de obtener como ul- sión crematística. americana».
timo punto una costra al es- No es ahora el momento pro- Y 4. En «Lotíía» hay pági-
tilo de Elche. . , picio para hacer una critica mi- nas magistrales, tanto en el as-
También han tenido su fa- nuciosa de esta ajetreada novela pecto estrictamente estético (re-
ma las anguilas del Llobre- da Nabokov. Ello llevaría mu- creación de ambientes, descrip-
gat. Tengo noticias de un pla- cho más tiempo y espacio de ción de paisajes y personajes,
to de anguila cuyq origen es los que nosotros disponemos en etcétera), como en el de pura
Viladecans, que se guisaba esta ocasión. Pero si conviene técnica narrativa (véase la es-
cociendo al rescoldo cebollas hacer una breve serie de consi- perpéntica escena del asesinato
y tomates y convirtiendo la deraciones, aptas para los des- final que Valle Inclán hubiese
pulpa en pasta que se ponía nortados y para los pocos im- envidiado, con su mezcla de pa-
en una cacerola de barro y puestos. Son las siguientes: tetismo y de escomo grotesco).
una cuarta o quinta parte de 1° «Lo/iío» no es una novela «LoZifa» en f i n , no es lo que
su volumen de aceite y trozos pornográfica, en el sentido ge- se dice. Ni por los unos ni por
de anguila, comprendiendo nérico que suele darse a esta los otros. Pero debería ser
que antes estuviese limpia, clasificación. A los tortuosos in- prohibida en todo el mundo pa-
pelada y salpimentada, se co~ genuos que penetren en ella con ra no poner de manifiesto, una
locaba la cacerola a fuego este criterio, ¡siempre estólido, vez más, el grado incalculable
suave bien tapada y se deja- les conviene saber que con me- de la estupidez humana.
(De una minuta del Restaurante «Thebussem») ba cocer hasta consumir ca- dia docena de páginas leídas ya E. S.

REVISTA — 19

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 19


postres rápidos a base de
por
martes
ARROZ CON LECHE COMPOTA DE FRUTAS
CON LECHE
Para 4 personas. Se hace con cerezas, melocotones,
Ingredientes: ciruelas, plátanos, manzanas, peras,
1 litro de agua naranjas..., o con las frutas que sean
100 grs. de arroz más abundantes, según la tempora-
3/4 de bote de da, mezcladas o solas.
LECHE CONDENSADA LA LECHERA Quitando los huesos y pepitas sin
corteza de limón añadir azúcar, se hierve la fruta en
canela en polvo un volumen de agua algo superior al
de la fruta, durante 20 minutos.
Póngase el agua con la corteza de Sacada la compota del fuego, se le
limón; cuando empieza a hervir se añade LECHE CONDENSADA LA
echa el arroz y se deja cocer lenta- LECHERA, tal como sale del bote, y
mente durante media hora. Al reti- en cantidad suficiente (esta cantidad
rarlo del fuego se añade la LECHE dependerá del gusto de cada uno).
CONDENSADA LA LECHERA y se
deja e n f r i a r . E s p o l v o r é e s e con Se puede decorar con frutas secas o
canela. tostadas (almendras, avellanas, etc.)

D U L C E D E L E C H E Y E M I T A S ' L E C H E R A ' PASTAS PARA EL TE, CAFE...


O CHOCOLATE
Con un bote de LECHE CONDENSADA LA 3 yemas de huevo
LECHERA, se prepara un flan exquisito y muy 50 grs. de azúcar granulado Cortar trozos de pan de un mismo tamaño y
nutritivo, que hace las delicias de los peque- 70 grs. de almendras picadas
l
/e bote de LECHECONDENSADA LA LECHERA tostarlos por una de sus caras.
ños... y los mayores.
En un bol, batir mucho las yemas, añadirle las almendras Por el lado que no están tostados untarlos
Póngase un bote de LA LECHERA, sin abrir,
en agua hirviendo, durante una hora y media. picadas y la LECHE CONDENSADA LA LECHERA; poner- con LECHE CONDENSADA LA LECHERA.
Abrase el bote, por los dos lados, cuando lo a fuego lento sin dejar de remover hasta que se des-
pegue del fondo. Se vacía en un plato y se deja enfriar. Luego cubrirlos con almendras picadas por
esté frío, y viértase el contenido en un plato, encima de la parte untada y ponerlos al hor-
adornándolo.si se quiere, con guindas, cere- Hacer bolitas del tamaño de una nuez, pasarlas por azú-
zas u otras frutas confitadas. car y colocarlas en cestitos de papel para bombones. no hasta que estén bien dorados.

domingo
C O C A D A S MACEDONIA
Con las cantidades que indicamos SIMPLE O V A R I A D A
salen unas 30 "Cocadas" y, si las
llamamos así, es porque se preparan Una de las cosas que más apetece
a base de coco. en verano es la fruta. Por fortuna, en
esta época del año es abundante y
Ingredientes: variada, circunstancia que aprovecha-
Ys bote de LECHE CONDENSADA mos para preparar una macedonia
LA LECHERA refrescante, nutritiva y... deliciosa.
100 grs. de coco rayado
1 clara de huevo Llamaremos macedonia "simple" a
*/2 cucharadita de vainilla aquella e.i que utilicemos una sola
Mezclar la LECHE CONDENSADA clase de fruta y "variada" a aquella
LA LECHERA con el coco y la vainilla en la que mezclemos varias frutas.
(procurando que quede espeso de Para ello escogeremos la fruta y una
coco, pues luego la clara lo deja en vez limpia, la cortaremos en peque-
su punto). Batir a punto de nieve la ños trozos y la pondremos en un
clara y añadirla al coco. frutero hondo de cristal; seguida-
No indicamos el tiempo que tiene mente la cubriremos de LECHE
que permanecer en el horno debido CONDENSADA LA LECHERA.
a que éste dependerá de si el horno Sírvase fría.
que usted posee es de gas, carbón, o
eléctrico. Por eso, lo mejor será que, Este es el nuevo sabor que le pro-
cuando estén dorados, los retire. pongo... [Pruébelo!

»or para

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 20


ESTADIO

EMPEZÓ LA LIGA
•y" A tenemos nuevamente Barcelona y los demás les
en marcha todo el me- imitaron en 'la medida de
canismo de la Liga Nacional sus posibilidades hasta con-
de Fútbol en sus tres divisio- vertir a España en la meca
nes, movilizando a miles de del fútbol mundial, tema del
jugadores, centenares de que ya nos hemos ocupado
miles de aficionados y millo- en varías ocasiones por lo
nes de quinielistas o especu- que preferimos soslayarlo
ladores de la suerte o adver- ahora, y al que volveremos
sidad de sus colores para in- cuando las circunstancias lo
tentar pingües ganancias con aconsejen.
poco o ningún riesgo. Así va Volviendo a la Liga Na-
el deporte llamado rey en cional, es de esperar que una
nuestro país por sus tremen- vez más la historia se repita
das proporciones sobre todo y el título (con los millones
en los públicos, puesto que es que lleva ahora aparejado
sabido que en número pro- al clasificar para la Copa
porcional de jugadores y, por Europa, no se olvide) se lo
lo tanto, de clubs, nos supe- lleve uno de los «dos gran-
ran muchísimas naciones. des» a pesar de la oposición
Sin embargo, los éxitos de más o menos teórica de los
los cuatro equipos señeros demás equipos, sin olvidar a ,
Real Madrid y Biarcelona, los llamados «cocos» como
secundados de cerca por los lo fue el Betis en la última
dos Atléticos, han dado una temporada y ahora el Elche.
aureola y un prestigio al fút- Fero es mucha la diferencia Mary Santpere en «Miss Cuplé»
bol español que nadie podía de medios para luchar contra
sospechar hace muy pocas los colosos de nuestro fútbol,
temporadas. Pero los meren-
gues madrileños dieron la
pauta, siguiendo luego el
convertidos en auténticos
equipos de primerísima cate-
goría mundial.
"MISS CUPLÉ" \'<>r JUAN FRANCISCO DE LASA
BOFETADAS EN rjECUERDO que en los plástica cinematográfica, la nada, con la vista fija en un
OPORTO «*• primeros años del sono-
ro, los estudios barceloneses
se apuntaron un gran tanto
temática populachera ha su-
frido sensibles variaciones en
lo epidérmico, aunque con-
sólo Norte. Los números de
variedades que Mary Sant-
pere ha paseado ya por me-
comercial con la producción, servando idénticos basamen-
titulada «Mercedes» que en- dio mundo y sobre los cua-
Los incidentes del encuen- tos deportivos de ninguna tos, y los productores han les habrá de pergueñarse la
tro amistoso (?) Sevilla- clase entre España y Portu- candiló a todas las mucha- seguido buscando la piedra
chas de servicio de entonces trama argumental que a fin
Oporto, harto deprimientes gal según ocurrió hace unos filosofal de las taquillas sin
con aquella tonada que aún de cuentas será la mera ex-
por cierto, que culminaron años por culpa de otro inci- preocuparse demasiado del
se oye de vez en cuando por cusa para que la cámara va-
con la consabida invasión al dente similar del que fueron Arte y de sus problemas.
los patios de vecindad. ya adueñándose del reperto-
campo y agresión a los juga- víctima los jugadores del Va- Pero como no podía ser otra
dores españoles por un gru- rio de la celebrada cómica.
lencia, y que las autoridades cosa, el cine español ha se- Y eso es todo. Sí, todo.
po de exaltados portugueses, portuguesas sabrán imponer Mercedes, guido siendo un cine de
han demostrado una vez más Porque entre la desoladora
a los exaltados la corrección Mi vida entera es para ti... evasV^f impresión que produce esta
la peligrosidad que entraña que se merecen. Siempre el Mercedes, sólo asi se explica ese di-
el juego duxo no sólo en lo obra chabacana y vulgarota
juego duro ha sido causa de sin ti no puedo yo vivir... luvio de películas sobre el
que se refiere a la integridad lanzada a bombo y platillo
desagradables incidentes, pe- ^fenómeno» d&t cuplé que
física de los propios futbo-- (desoladora impresión aeren
ro es evidente quei dentro del En «Mercedes^ había una durante las últimas tempo'
listas, sino inclusive apun- mismo fútbol existen las le- centada si cabe por esas nu-
historia con muchas lagri- radas se han colgado como tridas salvas de aplausos que
tando a esferas mas eleva- yes que lo sancionan, y mal mitas; en «Mercedes» la cá- sambenito de nuestras pan-
das, como ahora las relacio- vemos a los portugueses si en la noche del estreno sal-
mara de Gaspar se paseaba tallas en una constante y pimentaban la proyección
nes deportivas entre dos paí- confían en ©1 público para por los lugares más conoci- estúpida deformación de una del film} yo no he hallado
ses que han quedado en en- que se tome la justicia —o dos de la Ciudad Condal; en
tredicho por causa de tan la- época que no fue tan terri- en la cinta que nos ocupa un
lo que ellos consideren jus- «Mercedes» Carmelita Aubsr blemente vacia y necia como
mentable episodio. ticia, que no es exactamente sólo detalle realmente inge-
y Héctor Morel se arrulla- podrían creer quienes sólo la
Confiemos que la sensatez lo mismo— por su propia nioso o inteligente, excep-
^an al son de los ritmos que hayan conocido a través del
y la cortura se impondrán mano. tuando el diana trabajo de
Jaime Planas y sus discos celuloide actual^ «En este
para que no se repita la de- vivientes interpelaban con cuantos técnicos han inter-
cisión de no efectuar contac- JOSÉ MARÍA SOLER reverdecimiento del cuplé y venido en el rodaje y entre
entusiasmo digno de mejor de su época —dice «don Fer-
causa; en «Mercedes» había los cuales merece citarse el
nando», el empresario de eatuvendo nrterador Federico
chistes a granel, tópicos por «Míss Cuplé»— era fácil la G. Larraya.
todas partes, concesiones a nostalgia; pero quedaba la
la galería y números de re- risa. María Marco (Mary Y lo he sentido mucho por
vista.., En fin. En «Merce- Santpere) desechando el Mary Santpere, quien no
des» había de todo. Por lo trasnochado recurso de poner sólo es una magnifica paro-
JOSKP OLLER I LA SEVA ÉPOCA menos, ese había sido el letras cómicas a la música, dista (heredera de la inolvi-
propósito de su director, la risa en la cara y cruz del dable vis cómica de su pa-
José María Castellví, quien cuplé, ha encontrado lo gro- dre}, sino también una exce-
a continuación enriqueció tesco que tiene siempre lo lente persona -que merece,
la filmografia de lo lamen- humano. Por eso hoy, al toda clase de respetos. Pre-
£'Jtome del table con cintas como «Viva
la vida» y «Abajo los hom-
bres», en las que seguía ju-
igual que en los felices
«veintes» creadores de las
((mises», proclamamos a Ma-
cisamente porque aprecio
mucho a Mary habría prefe-
rido que continuara entre
gando la carta de, lo musical
Rouge con la colaboración de co-
nocidos artistas de las va*
ría Marco, intérprete actual
d<: la vieja canción... «/Mzss
Cuplé!». Dichas estas pala-
bambalinas entregada a su
personalismo género, sin es-
cuchar los cantos de sirena
(Profusainent il. lustrada) riedades del Paralelo, entre bras en la película, el em- que la enzarzaron en esta
los <que recordamos a Fierre presario se queda tan tran- empresa fílmica. El reino
Clarel, Alady y Lepe, siem- quilo y los guionistas, seño- de Mary no está —ni estará
per FERRAN CANYAMERES pre rodeados de ilustres res Jesús María de Aroza- nunca— en la pantalla, como
pantorrillas. mena y Antonio Mas Guin- lo han demostrado todas las
Desde entonces han pasa- dal continúan urdiendo szJ tentativas —¡inútiles— que
do más de veinticinco años, tuaciones y fabricando esce- hasta ahora se han hecho
nuestros técnicos han apren- nas inefables en las que ni para demostrarnos lo con-
EDITORIAL AEDOS dido muchas cosas, el color la imaginación ni la inquie- trario. Y conste que en ella
ha venido a enriquecer la tud estética cuentan para (Pasa a la página 23)
Distribución: Casa del Libro

REVISTA — 21

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 21


VENECIA EN PILDORAS
Uno se pregunta de qué dia- cine que no es ni será nunca
blos sirve un Comité de Selec- Lo de Bardera tiene explica- más que un mero producto co-
ción de Films después de haber ción. Valle Iriclán resulta difí- mercial). Y todos sabemos que
visto este año catorce películas cilmente cinematográfico. Por John Ford, George Stevens,
que teóricamente habrían de otra parte el director de «Calle Carol Reed y Helmut Kautner
constituir el «lote monstruo» del Mayor» ya había insinuado que (entre otros realizadores de
mundo cinematográfico y en las estaba realizando un film «para primera fila) han sido en más
cuales nosotros hemos encontra- muchos millones de espectado- de una ocasión los responsables
do poquísimas cosas dignas de res», lo que a nosotros parecía de aparatosos fracasos artísti-
ser destacadas. indicarnos que iba a apartarse cos.
A este paso, el prestigio de de su, auténtica linea, que es ia Dicho con otras palabras; que
Venecia tardará muy pocos años de «Muerte de un «elisia» y seguimos confiando en Bardem,
en llegar al nivel del suelo. «Calle Mayor». Pero, de todos y lo mismo deberían hacer
Porque han sonado muchas modos, «Sonatas» tiene bastan- nuestros productores en vez de
voces maliciosas insinuando tes aspectos positivos y resulta alegrarse neciamente de que por
que en esta última versión del punto menos que indignante esta vez no haya dado en la
comprobar con qué morbosa de- Diana...
Festival ha habido cierto «pu- * » *
cherazo» para favorecer al cine lectación han acogido muchos
compatriotas de Bardem ese Empiezan a cansarnos las
italiano que estaba necesitando eternas exhibiciones de las
urgentemente del éxito que ha clima de indiferencia que se ha
creado a través de su última «starlets» que consideran los
obtenido ahora con «U Genérale Festivales como ocasionales es-
della Rovere» de Rossellinin y obra. Nosotros no creemos —ni
muchísimo menos— que el filón caparates para su anatomía; las
«La Grande Guerra» de Moni- tontas rivalidades tipo Loren-
celli, dos films que contienen Bardem» esté definitivamente
agotado. Al contrario. Imagi- T,nllnr>rígida; los «coektails» re-
muchas cosas excelentes (aun- pletos de gentes fabulosas y de
que al decir de algunos no me- namos que esta experiencia —y
también la de «La Venganza»— sonrisas de doble fondo; las in-
recían la señaladísima distin- trigas pseudo-f ílmicas; el des-
ción del León de San Marcos). habrán de servirle de mucho a
Juan Antonio, quien ha tenido quiciamiento cosmopolita de
Para ser justos, la cinta de muchas de las «grandes» figu-
Rossellini ha de nombrarse en la desgracia de ser convertido
en bandera por unos y en ca- ras de la pantalla... y sobre
primer lugar y seguramente beza de turco por otros y no todo el evidente descenso en la
será muy bien acogida en todo precisamente por sus méritos o calidad media de las produccio-
el mundo por sus apreciables deméritos cinematográficos. Sea nes que compiten en estos Fes-
valores de realización y también como fuere, Bardem, sigue sien- tivales.
por el excelente trabajo del do el primer director español y Para nosotros, la única solu-
gran Vittorio de Sica en el pa- desde luego el único que cuenta ción está en la celebración de
pel de protagonista. , desde el punto de vista inter- un único Certamen Cinemato-
Por lo visto 'a separación les nacional. Y también los fraca- gráfico al año. Cannes, Vene-
ha sentado de perlas tanto al sos forjan y forman. Seguimos cia, Berlín, Locarno', Edim-
director de «Roma ciudad abier- opinando que vale mucho más burgo y San Sebastián arrojan
ta» como a la gentil Ingrid, un error de Bardem que un ahora un balance desconsolador
sustituida ahora en las doradas éxito de Orduña, de Amadori o en cuanto se refiere a categoría
recepciones venecianas por la de Lucía (por citar a los más de los films exhibidos.
espectacular Sonali Das Gunta. destacados cultivadores de ese CORRESPONSAL

En el Ciclo de Teatro Latino que está a punto de celebrarse en


EL CINE AL DÍA
Barcelona, Georges Feyrou, con su «Théátre de Plein Air», to- JifBAL»
tomará parte destacada jes se impongan bruscamente, «EL ÁNGEL Y LA FIERA»
sin las necesarias transiciones
«Jubal» pertenece al nuevo psicológicas ni el adecuado pro- Desde la primera y lejanísima
estilo de las películas del Oes- ceso evolutivo. Por suerte, el
LAS MANOS SON INOCENTES te, ese estilo que combina la ac-
ción con el estudio de los ca-
racteres. Sui argumento es muy
guión es bueno y tiene de por
si tanta fuerza que ni siquiera
un realizador hábil, pero me-
versión de «Los dos pilletes» y
otras novelas por el estilo, el
cine nos ha contado infinidad
de veces historias inefables de
(Teatro Barcelona) sencillo y conduce a la trage- diocre, ha podido estropearlo. niños desgraciados y de gentes
dia de forma casi insensible. Pero no es sólo el guión lo im- malvadas, como esta que Giu-
OSE Lopes Rubio se ha em- ternan constantemente, no Apenas sucede nada notable, portante. La _interpretación es sepe Vari nos ha metido entre
; peñado, esta vez, en una pueden dedicarse a prodigar pero se tiene constantemente decisiva. Glenn Ford personi- pecho y espalda utilizando un
ambiciosa empresa. «Las manos una dialéctica tan pulida y an- la impresión de que el drama fica con sensibilidad y maestría estilo de realización que era ya
tinatural. va a estallar de un momento a al taciturno y honrado Jubal. anciano en los tiempos en que
son inocentes« es una tensa otro. Y esto se consigue gracias Ernest Borgnine da extraordi- Gecil B. de Mille aprendía sus
comedia dramática con un con- Como elemento de distensión
siderable problema ético como del clima negro que ha creído lo- a una dinámica interna nota- naria humanidad a su persona- primeras nociones de sintaxis
grar, López Rubio hace uso de bilísima. Es lástima que súbitos je sin embargo muy conven- fílmica. Tampoco los actores
fondo: el de la responsabilidad, detalles pueriles vengan a des- cional. Red Steiger interpreta su confcritouyen .demasiado /al es-
el del «imperativo categóricos un personaje cómico: el de la
frustrado, de dos personas que portera. Buena idea en princi- truir con sui ingenuidad la ri- papel en un estilo que contras- plendor del relato a pesar de lo
han planeado y creído cometer pio; pero malogrados sus resul- gurosidad de la línea trágica. ta demasiado con el de los bien que la niña Mimi pasa la
un asesinato. Edificada sobre tados por el abuso del recurso. Tal vez porque Delmer Daves restantes actores. Steiger es un Maroma en el barracón de Fe-
De cualquier modo, «Las ma- no era el hombre más adecuado típico producto del «Aetor's ria (que en el fonda es también
una única situación física, pero para llevar al cine el argu- Studio» y al verle junto a in- lo q¡ue hacen cuantos han par-
adobada con constantes muta- nos son inocentes» es una co-
ciones de clima psicológico, media nada desdeñable, al me- mento de «Jubal Troop». Espe- térpretes que siguen la línea de ticipado en el film de marras),
nos por el intento de su concep- cialista en las películas de ac- la sencillez y de la sobriedad, Por si esto no fuera bastante,
toda la parca acción discurre ción, sabe aprovechar el ele- se observa hasta qué punto el en el mismo programa se ex-
en una habitación, práctica- ción. Ojalá que todas las que
se levantan sobre nuestros po- mento «espacial», pero no el estilo creado por Kazan es tru>- hiben tres cortos policíacos en
mente sostenida tan sólo con la elemento «individuo». Su inca- culento y teatral. Valeria los que salta a la pantalla con
dialéctica de los dos personajes bres escenarios tuvieran un pa-
recido signo. pacidad para dar todo sui senti- Frenen matiza bien su persona- escasa gracia el popularísimo
principales. Buscando, con ha- je de mujer coqueta e instinti- Taxi Key encarnado sin dema-
bilidad, el «suspense», el autor En el capítulo interpretativo, do y fuerza dramática a una
Tina Gaseó y José Bódalo sos- mirada, a un gesto o una pala- va. La fotografía en color es siada fortuna por Palmerola.
se ha excedido un poco en el muy buena y el Cinemascope
uso de llamadas telefónicas y tuvieron con maestría y talento bra es causa de que las reac-
los agobiantes papeles respecti- ciones anímicas de Jos persona- ha sido utilizado con talento. INTERINO
llamadas a la puerta con las
que intenta aguzar la general vos, dando siempre una sensa-
situación de misterio y de an- ción de seguridad admirable.
gustia. Pero no son éstos uñón Todos los alternativos estados
defectos considerables. El má- de ánimo que se ponen en jue-
ximo error de Lopes Rubio en go, unidos por los denominado-
res comunes de la angustia y
esta ocasión lo constituye algo
que en algún otro caso hu-
biéramos elogiado sin reservas:
del remordimiento, fueron mar-
cados por ellos con cuidado ex-
tremo del matiz. A su lado, Ol-
MUNDO SUBACUÁTICO
me refiero al empleo de un len- ga Peiró creó una «portera» di- Jrgano del Centro de Investigaciones > Actividades Subacuáticas — C. I. A. S
guaje retórico, «literario», d¿s> charachera y lenguaraz bien
cursivo, que resta eficacia di- estudiada y muy eficaz, pero
recta al diálogo, gue mengua a la que hubiese sido preciso La gran revista nacional dedicada a la aventura submarina. — Bimensual.
la intensidad patética pretendi- prestar más velocidad en el des-
da y que falsea notablemente Director: Antonio Ribera.
parpajo.
el clima que hubiera debido ser Simplemente correctos, Mo- Número suelto: 20 ptas. Suscripción 1 año: 120 ptas.
crudamente realista. Es decir: desto "¡Blanch y Carlos García.
que dos personajes que se de- Deliciosa, en físico y en actua-
baten en una acuciante situa- Redacción y Administración: Roca y Batlle, 5 — Tel. 37 53 83, Barcelona VI.
ción, Lolíta Herrero.
ción extrema, donde la duda, la
terrible espera y el temor se al- ENRIQUE SORDO

22 — REVISTA

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 22


LA COSTA MANSA
«MISS CUPLÉ,»
(Viene de la pág. 21)
no hay sólo una interprete
cómica, sino una finísima
sensioiiidad dramática Uooíe-
(Viene de la página 7)
guer nos asalta en nuestro
camino.
He aquí una rápida ojeada
a nuestro litoral; si por el ge-
rundense de la «Costa Bra-
'MADRE
mente realzada por una au-
téntica feminidad que muy
pocos han saoido descuorir
en La Santpere tras el ma-
qu,iua]e ael payaso. Pero
esto es otro cantar. El esce-
va» pensamos en los) pies des-
nudos, salitrosos, de la loca
y atormentada Lidia de Ca.
daqués, con los cabellos des-
melenados por la tramonta-
na, en este viaje unq va pen-
sando en Teresa la Bien Plan-
NDIA"
vor JUAN FRANCISCO
nario es bastante amplio y tada, que calzada con pulcras
generoso para ella y en zapatillas finiseculares va re- DE LASA
cambio el cine sólo podrá corriendo la arena de oro de
proporcionarle dinero, to unas playas de lentasj curvas,
cual no es nunca lo más casi musicales.
importante para quien —co-
mo ella— está enamorado RAFAEL MANZANO C UANDO —«rara aws»— una
película como ésta llega a
de su profesión. Hablo como nuestras pantallas, el crítico
amigo más que como crítico consciente está obligado a lan
y haciendo la salvedad, de ANTONIO TAPIES zar las campanas al vuelo,
que estoy plenamente con- (Viene de la página 11J porque cada vez son más esca-
vamente y con validez para sas las distribuidoras que se
vencido de que «Miss Cuplé» atreven a lanzar producciones
será un gran éxito económi- toda la estética actual— un de cine exótico con la dignidad
co ante públicos populares anhelo de orden y de clari- con que ahora lo ha hecho la
(que desgraciadamente no dad dentro oj sobreí el mundo casa Mundial Film, a pesar de
son solamente los de los ci- de¡ la materia. Sea como fue- las sombrías dudas que debían Lo peor de la realización son las escenas de violencia...
nes de barrio) y que la fla- re, exponen imágenest-senti- pesar en el ánimo de sus diri-
mante empresa productora se miemos que no hubieran po- gentes con respecto a la comer-
apuntará un triunfo crema- dido predecirse en el momen- cialidad de la cinta indostánica son nada despreciables. Y la parte folklórica de gran interés,
tístico con esta cinta. Cosas to en que las convulsivas que comentamos. Y esta es una misión cultural e informativa tanto por esas delicadas cancio-
ambas que nos llenarán de exasperaciones de Pollock o actitud que merece toda clase del Séptimo Arte se cumpliría nes de la siega y la recolección
pesar a -quienes amamos el Wols establecían los ejes do- de encomios en un momento en mucho más si en todas las que jalonan el relato, como por
minantes en el arte. Posible- que nuestros públicos —atibo- grandes ciudades del mundo las danzas populares, los feste-
cine español y sobre todo a existieran locales especializados jos y la indumentaria de los
cuantos nos esforzamos por mente,, estas obras son signos rrados de films vulgares y ab-
de una nueva orientación y surdos— ignoran casi por com- en la programación de estas notables actores, entre los cua-
intentar la formación de obras, Por lo que a mí respecta, les destaca la bella Nargis en
nuestros públicos, al parecer en ellas Tapies establece unos pleto cuanto se refiere a lejanas
principios de tanta o más cinematografías cuya mentali- confieso que «Madre India» me el personaje central.
cada día más tristemente ha parecido, si no extraordi- Lo peor de la realización son
condenados. trascendencia que los que di- dad es distinta de la nuestra,
rigieron sus inicios! creadores. pero cuyos méritos artísticos no naria, por lo menos interesan- las escenas de violencia, los
tísima desde el punto de vista trucajes de la inundación, los
estético, porque hay en ella grandes decorados; o sea todo
un cálido fervor poético, una aquello en que el cine america-
finísima delectación lírica. En no destaca por su perfección
el fondo es un canto a la vida, formal. En cambio, el aura poé-
una apasionada defensa del tica se mantiene delicadamente,
hombre aferrado al terruño que en un film que lleva implícita
sus mayores le legaron; y es al una condenación de la violen-
propio tiempo un poema de es- cia al propio tiempo que una
peranza y de redención que en vibrante exaltación de la perso-
sus imágenes culminantes nos nalidad humana dentro de una
hace recordar aquel «Para nues- tónica interior en la que no es
tro de cada día» de King Vidor, difícil descubrir la bienhechora
coincidente en muchos puntos sombra de Ghandi. Y es pre-
con esta realización de Mehboob cisamente esta poesía la que nos
que abunda en secuencias de envuelve y nos arrastra en las
admirable expresividad. Hay escenas que narran la terrible
en ella un claro simbolismo lucha del hombre contra la
puesto de manifiesto en el Tierra, El rostro perlado de su-
paralelo entre la historia de esa dor, las manos agarrotadas en
Madre --Radha— en constante la primitiva herramienta y sus
sacrificio por la vida y el honor pies entre los surcos quemados
de los su£os, y la otra Historia y polvorientos que un día verán
—cora mayúsculas— del pueblo brotar la bendición de los fru-
indio que finalmente ha logrado tos... Allí el hombre se conver-
terminar con la odiosa esclavi- tirá en gigante, allí abrirá su
tud para enfrentarse valiente- alma a la lúe y a los vientos,
mente con el futuro. Las últi- y allí encontrará -—pese a con-
mas secuencias del film son tratiempos y fracasos— la su-
oien elocuentes en este sentido. blime justificación de su misma
Kn ellas, Radha —rodeada de existencia. Y aunque muera
unas gentes que han desterrado —que será lo mismo que volver
definitivamente el espectro del a ella— la Tierra lo acogerá
analfaoeusmo— es la mano que maternalmente y los restos de
abre un nuevo cauce para las
Es rica, vivificante y \\ aguas liberadoras, mientras en
los oídos de todos resuena un
agradable entre todas canto de gratitud y de amor.
11111111111111111111111111111111111 Digamos ya que —como su-
cede en muchas películas de
puesto que esfá destilada exclusivamente a base de esen- esta floreciente cinematogra-
cias de flores naturales y cortezas de frutos del Sur. fía— no todo posee idéntica al-
tura en la narración de las
Su perfume es suave, discreto y refrescante. | | | | I I I I imágenes, trímeramente, nues-
tro concepto del ritmo difiere
Es fa verdadera Agua de Colonia notablemente del suyo —y no
solamente en lo fílmico —aun-
que es de adveriir que la ver-
sión española de «.Madre India»
es una reducción del original
que (según nuestras noticias^,

RopeP
alcanzaba las tres horas de
duración. su cuerpo, lejos de destruirse,
Luego, hay que intentar acer- tomarán parte en la maravillosa
carse a la filosofía oriental para fiesta del próximo florecimien-
comprender muchas de las to... Y éste es el gran mensaje

FAMOSA DESDE
I I I i I 7919 l i l i i
LE G RAIN reacciones de ios personajes. de «Madre india» un film cuyos
No obstante, estableciendo de defectos e ingenuidades no os-
antemano una divisoria entre curecen ni pueden -mitigar el
las escenas exteriores (de una resplandor de esta oración de
extraordinaria fuerza emotiva) acción de gracias por la Tierra
y las rodadas en los estudios, que Dios —el de todos, el que
dentro de una plástica muchas no tiene nombre— nos ha dado
PARÍS FRANGE veces excesivamente barroca, a los hombres de todas las ra-
existe en «Madre India» una zas y de todos los colores.

REVISTA — 23

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 23


BARCELONA UNIVERSAL

G A U Dí
FACTOR TURÍSTICO
Por el Prof. GEORGE R. COLLINS

/"*/ ONSIDERANDO la importancia quitectura y artes de los años 189U-


^- del negocio turístico para la eco- ¿Ulü, se encuentran en un estado de
nomía española, parece extraño que uoandono muy lamentable.
en Cataluña tan poco cuidado se ten- Esto sería lo más comprensible si
ga con las obras de Gaudí y sus con- juera, el caso de viejos edificios ooli-
temporáneos, los Modernistas. gados a desaparecer para abrir nue-
Aparte del general atractivo de la vas vías y levantar vigorosos proyec
ciudad y de la incomparable belleza tos de edificación, pero frecuentemen-
de los viejos pueblos y modernas pla- te se patentiza la lenta decadencia de
yas de sus alrededores, Barcelona po- los un tiempo suntuosos palacios del
see dos sugestivos centros de turismo. Modernismo. Residencias demasiado
El primero es, desde luego, su Barrio Hay obras de Gaudí poco conocidas del forastero...
grandes y de costoso entretenimiento
Gótico, el cual presenta un notable para sus actuales propietarios. Así,
estado de conservación, considerando una esquina de una casa es vendida; Gaudí ha merecido en el extranjero no desilusionada;. Ella no descubrió
Hue se halla en el corazón de un. una joya de jardín, demolida y su em- como consecuencia de las varias ex- que la Oficina de Turismo facilita un
moderna metrópoli. El segundo corres baldosado torreón se derrumba; el pa- tvlWaiones organiaftdats por «Amigos admirable pequeño folleto que sitúa
ponde al apogeo cultural de últimos pel de las paredes se ennegrece y des- de Gaudn. Arquitectos y estudiantes los principales lugares de la ciudad
del siglo XIX y principios del actual. pega; los inquilinos hacen estragos de las Facultades de los Estados Uni- para los visitantes, y desconocía que
Bajo el estímulo de un número ~~3e en un inmueble alquilado. dos se hallan en un estado de conmo- la Secretaria de «Amigos de Gaudí»
factores económicos, industriales, cul- Algunas de las estructuras de Gau- ción por Gaudí. Muchos de ellos vie- está abierta cada tarde. En realidad
turales y políticos, que es innecesa- dí, tales como la casa Calvet, han re- nen ahora a Barcelona y prolongan no sabía ni siquiera que dicha entidad
rio enumerar, surgió en Barcelona un cibido excelente cuidado por parte de su estancia para ver la arquitectura existiera. Así no vio la totalidad de
prodigioso movimiento de arte y de sus propietarios actuales; otras han gaudiniana* los edificios de Gaudí en su corta vi-
artesanía dentro del Modernismo y sufrido costosa renovación, como la sita. En realidad, aún los arquitectos
en Gandí. llevada a cabo en una parte del piso Hace tres años, sólo se encontraba
un fotógrafo ante las obras de Gaudí, extranjeros tienen parecidas dificul-
Aunque las obras del barrio anti- principal de la casa ¡Batlló. Pero ¿por excepto en la Sagrada Familia. El pa- tades. El folleto del Ayuntamiento no
guo no están en modo alguno termi- qué se permite que las paredes de la sado verano, un grupo de americanos, incluye toda la obra de Gaudí. Su
nadas, sus excavaciones, reconstruc- Finca Güell en Las Corts de Sarria ingleses y otros turistas se hallaban plano esquemático y las indicaciones
ciones y conservación han sido lleva- se desconchen bajo el flagelo de una alrededor fie cada edificio de Gaudí de los medios de transporte son insu-
das a cabo con tal cuidado y han sido colonia de avispas, mientras la facha- a todas horas del día. Aguardando el ficientes para un extranjero como el
tan plásticamente presentadas al pú- da de la Catedral de Barcelona, una avión de Nueva York encontramos aquí presentado. El folleto podría
blico que uno siente que la herencia imitación del arte medieval, resplan- un gaudinista con cámaras cinemato- completarse añadiendo indicaciones
gótica está recibiendo escrupulosa dece cada noche bajo una inundación gráficas; a nuestro vuelo de regreso, respecto a las mejores horas para vi-
atención. Especialmente en la noche, de luces y hace innatural y ostentosa la butaca contigua ^estaba ocupada sitar cada edificio y poder sacar bue-
bajo los efectos de la iluminación, la muestra de sus cristalerías? ¿Puede nas fotografías. Cuando el interior
Barcelona romana y medieval vive uno preguntarse si debe la imitación por una señorita que había hecho una
excursión especial a Barcelona como pueae wsuarss, :.•« horario .-..-' ~.r*-
todavía con wn carácter moderno. prosperar y la verdadera inventiva trucciones claras debería ser publi-
quedar relegada? resultado de haber visto la Exposición
No obstante los infatigables esfuer- Gaudí en Nueva York en el pasado cado. Donde tales visitas son una
zos de «Amigos de Gaudí» en Barce- En una reciente visita a Barcelona, molestia para los inquilinos, alguna
lona, y el interés gue se siente en el el que esto escribe piudo constatar el invierno.
clase de viajes colectivos para profe-
extranjero, lo cual ha contribuido a respetuoso interés hacia Gaudí y los Esta señorita, que hablaba muy po- sionales (arquitectos, artistas, etc.)
una mayor valorización de Gaudí, es Modernistas. Esto fue quisas debido a co el español y seducida por la con- deberían organizarse con regularidad
notorio que la mayor parte de la ar- la notable atención que la obra de vencional excursión por la ciudad, vi- o por especial acuerdo., Quizás para
compensar la cooperación de los pro-
pietarios, el Ayuntamiento podría dis-
pensar algunos tributos, con lo que se
aligeraría el coste de conservación, tan
evidente en los inmuebles de Gaudí.
En estos casos se puede cobrar la vi-
sita.
Es ya del todo necesario para Bar-
celona el «Museo Gaudí». Nos consta
que es una vieja aspiración de la en-
tidad como hemos comprobado hojean-
do la Hemeroteca Gaudiniana.
Al lado de Gaudí, el movimiento
modernista ya queda en segundo tér-
mino. Pero el interés crecerá rápida-
mtnte aquí como el que ha despertado
la obra del gran arquitecto. También
es necesario formar un Museo del Mo-
dernismo, institución artística a la
que el Ayuntamiento debe contribuir
para salvar los vestigios del movi-
miento de cultura tan característico
de Barcelona y que desaparece rápi-
damente. Esta materia debe llegar a
ser conservada en un edificio apto, de
estilo modernista, pero primero sé
puede acomodarla en el MMSBO Gaudi.
La cantidad de construcciones moder-
nistas que existen en ^Barcelona es to-
davía grande y no es posible conser-
varlas en su totalidad como monu-
mentos históricos pero es urgente ha-
cer algo para salvar unos de los ejem-
plares más singulares llamados a des-
aparecer como por ejemplo, la villa
situada en la esquina Ballester-Valli-
rana, edificio curioso y maravilloso
...y que podrían ser visitadas por el público, si se le guiase a ellas que todavía puede recuperarse.

AC Selva - Revista (Barcelona) 19/09/1959 - Pàgina 24

También podría gustarte