Está en la página 1de 5

II.

DESARROLLO

1. Definición del Bullying

Es una problemática muy importante actualmente por las diferentes consecuencias que se están
observando en distintas partes del mundo, por eso muchas entidades internacionales y nacionales
están combatiendo este fenómeno, sin embargo, para eso debemos entender principalmente su
concepto.
Es una forma de violencia entre pares en el ambiente educativo. El Bullying es una forma de discriminación de unos
estudiantes hacia otro u otros por sus características o su forma de vida: orientación sexual, identidad de género,
nacionalidad, situación migratoria, etnia, sexo, condición socioeconómica, condición de salud, discapacidad, creencias
religiosas, opiniones, prácticas basadas en estigmas sociales, embarazo, entre otras. (Ministerio de educación pública,
2015, p. 4).

Además, también es conocido como “acoso escolar: maltrato (agresiones físicas, verbales o
relacionales) que recibe repetidamente y a lo largo del tiempo un alumno(a) de otros (uno o varios)
y tiene efectos de victimización en quien lo recibe” (ODDM,2005, p.4).

2. Antecedentes del Bullying

Ha estado presente desde la existencia del ser humano, no obstante, donde se da a conocer y se le
dio realmente la importancia que necesitaba fue en Estados Unidos, donde se le empezó a llamar
también como acoso o violencia escolar.
El psicólogo Dan Olwes es el primer estudioso del tema, y como tal comienza a preocuparse de la violencia escolar en su
país Noruega en 1973 y se vuelca a partir de 1982 en el estudio del tema a raíz del suicidio de tres jóvenes en ese año.
En Europa se estaba trabajando ya en los países nórdicos, también en Inglaterra en donde desde hace mucho existen
tribunales los Bully Coufls o tribunales escolares creados en el Reino Unido. Allí existe desde 1989 una línea directa a la
que acuden aquellos que quieran consejos sobre situaciones de Bullying. (Unknown, 2104, 15 de enero).

Originalmente la palabra que conocemos como Bullying proviene del inglés Bull que significa embestir, aunque también
se conoce como matón o agresor y agrupa un conjunto muy diverso de conductas: incluye desde la violencia física hacia
un compañero hasta la agresividad verbal, ya sea de forma directa (por ejemplo, insultar) o indirecta (más sutil, como
difundir rumores falsos). (Unknown, 2104, 15 de enero).

Diversos investigadores de todo el mundo han dirigido sus estudios a esta problemática, porque
ha tenido un aumento preocupante en los últimos años en el área escolar.

En la década del 80, tres jóvenes entre 10 y 14 años se suicidaron como consecuencia de
situaciones de Bullying despertando la atención de las instituciones de enseñanza sobre el
problema. Durante los 90, hubo en Europa un número considerable de investigaciones y campañas
que consiguieron reducir la incidencia de comportamientos agresivos en las escuelas” (Guevara y
et al., 2011, 27 de noviembre).
3. Causas del Bullying

Las causas o factores que influyen al surgimiento del acoso escolar son muy diversas, desde
problemas con nuestra personalidad hasta factores que influyen en nuestra sociedad, dentro de
ellas tenemos a la más importantes, que se vienen a ser los factores individuales o personales,
familiares, socio culturales y educativos.

3.1. Factores individuales

Comenzando con esta causa podemos relacionarlo con factores que surgen por problemas o
desordenes de personalidad que tienen aquellas personas que hacen tanto papel de víctima y de
agresor, sin embargo, para poder obtener un mejor entendimiento observaremos el siguiente
concepto.
La personalidad representa aquellas características del individuo que explican los patrones permanentes en su manera
de sentir, pensar y actuar´´. Por ende, los factores intrapersonales como el temperamento del niño, también desempeña
una función en el desarrollo de un modelo de reacción agresiva, un niño de temperamento activo e intolerante es más
propenso a convertirse en un joven agresivo, porque su personalidad agresiva es una actitud que favorece al desarrollo
de comportamientos agresivos. (Ortega,2013, p. 21).

3.2. Factores familiares

En relación a esta causa podemos decir que el agresor y la víctima del Bullying surgen de familias
de la misma índole, con factores negativos y disfuncionales semejantes solo con la diferencia que
cada individuo toma un papel distinto, no obstante, podemos obtener otro concepto.
Los hogares de la víctima y del agresor, tienen factores familiares de riesgo muy similares: familia disfuncional, poca
comunicación, prácticas de crianza opresoras o negligentes, sobreprotección, escasez de amor y exceso de libertad, son
desencadenantes para el posterior aumento de conductas negativas (agresivas), sin duda la violencia engendra más
violencia. (Ortega,2013, p. 22).

3.3. Factores Socio culturales

Dentro este tipo de factor la causas que pueden influir en el surgimiento del Bullying seria los
factores de clases y factores cultura, donde individuos de clases sociales más altas que otras
terminan burlándose o menospreciando a otros de clase más baja o viceversa, y donde las
personas de otras culturas son discriminadas o agredidas por su procedencia o cultura.
El hombre por medio de la cultura ha podido expresar su ideología y estilos de vida, aceptados en algunos contextos y
rechazados en otros. En el ámbito sociocultural es donde emergen conductas tanto fructíferas como destructivas, es
decir, la cultura es la que puede inhibir o activar la agresividad, sin que importe el nivel socioeconómico.(Ortega,2013, p.
23).

Sin embargo, otra idea que nos da Kahn (2013) “Let me tell you about something called
the Social Order. You can’t see it, smell it, or touch it, but it’s everywhere and it controls
everything. It says who’s cool, who’s lame, and who’s not worth talking to” (p.12), donde
se define que el orden social es un factor existente y controlador que tienen la capacidad
de seleccionar el prototipo de personas.
3.4. Factores educativos

Referente a este tipo de causa lo podemos relacionarlo con la problemática educativa que
llevamos en la actualidad donde la educación no se la da importancia que es debido, obteniendo
mucho déficit a lo hora de enseñar valores y temas relacionados estos tipos de tema, no obstante,
para poder entenderlo mejor observaremos el concepto de otro autor.
Que considera importante conocer los principales indicadores que desencadenan comportamientos agresivos dentro de
un recinto escolar, como son: Las políticas educativas que no sancionan adecuadamente conductas agresivas, el excesivo
academicismo y la ausencia de transmisión de valores, además, la transmisión de estereotipos sexistas en las prácticas
educativas, la ausencia de planes para atención a la diversidad y la discrepancia entre la organización de tiempos, y
finalmente la poca atención individualizada a cada caso concreto y la reducida dimensión de la escuela y el elevado
número de alumnos. (Ortega,2013, p. 25).

4. Consecuencias del Bullying

Las consecuencias que puede padecer una víctima de acoso pueden ser horribles y hay que darles
la importancia que merecen, cada persona sufre un efecto distinto y para ellos mencionaremos
algunas:
Perder la autoestima, las víctimas de Bullying terminan por no valorarse y por consiguiente perder la confianza
en sí mismos y en los demás. Estar distraídos, nerviosos y alejarse de los otros compañeros de clase, además,
no estar concentrados y sacar malas notas. Por último, tener miedo a ir a clase y no ir a clase durante mucho
tiempo. (Plena inclusión Canarias, 2017, p.26).

Pero existen resultados peores, que provocan un daño terrible e irreparable en la victima, son los
siguientes:
En primer lugar, la depresión, hace que te sientes muy triste, sin interés por nada, y con la autoestima baja, en
segundo lugar, la ansiedad y el pánico, es decir, angustia y miedo, además, enfermedades como alergias o
trastornos alimenticios, en los que las personas comen muy poco o comen mucho y por último, intentos de
suicidio. (Plena inclusión Canarias, 2017, p.27).

5. Alternativas de solución contra el Bullying

El Bullying como problemática social es un tema que todos debemos participar para poder darle
solución, prevenir y solucionar situaciones de acoso no es algo sencillo que se puede hacer de un
día para otro, requiere de un estudio y seguimiento continuo para poder lograr resultados
favorables y para eso existen estrategias que nos permitirán lograr este objetivo, y, por
consiguiente, les mencionaremos algunos de ellos.

A. Sensibilizar y dotar de herramientas a la institución escolar es una de las ideas más básicas y
comunes que se pueden mencionar referente a la hora de solucionar un problema, ya que es
aplicable en otro tipo de problemáticas que tengan la misma semejanza, para eso en la siguiente
cita observaremos su impacto.
Es necesario sensibilizar a las propias instituciones educativas y a los docentes, que en muchos casos
carecen de suficientes conocimientos sobre el acoso escolar para poder detectarlo. Además, aunque
afortunadamente cada vez ocurre menos, en algunos casos se ignoran activamente las situaciones de
acoso permitiendo su ocurrencia sin que tenga repercusiones, para eso debemos hacer reuniones
formativas para los profesionales del centro, enseñarles a detectar casos e indicios de abuso y la
importancia de actuar contra ello y elaborar o seguir protocolos al respecto es fundamental. (Castillero,
2019, 21 de mayo).

Proporcionar seminarios y estrategias a todo el personal que se encuentra y participa


frecuentemente dentro de las instituciones educativas es muy importante para que pueden
entender, manejar y solucionar cada situación referente al acoso que está presente cada día y va
aumentando.

B. Involucrar al grupo de clase Se relaciona con la involucración de todo los alumnos o estudiantes
dentro del ambiente donde se produce el acoso, haciéndolos participar en la prevención y solución
de este problema, seguidamente lo entenderemos mejor con la especificación que nos da el
siguiente autor.

El grupo clase es el contexto donde habitualmente ocurren los actos de agresión, existiendo gran número
de testigos del acto que presencian o incluso participan en la agresión. De hecho, a menudo el agresor
repite el acoso ya que ello le proporciona aceptación o atención por parte del resto de sus iguales. Es por
ello que es extremadamente importante trabajar con el conjunto del grupo clase para prevenir y
haciendo que la reacción hacia el acoso sea negativa y no prosperen actitudes violentas e intolerantes.
(Castillero, 2019, 21 de mayo).

C. Educación emocional y educación en valoresLos valores son un papel importante en la


formación de las personas porque nos permite diferenciar de lo bueno y lo malo, y el estado
emocional de cada persona juega un papel muy importante, por consiguiente, observaremos la
siguiente idea.
Una de las formas más directas de prevenir actos de acoso escolar es mediante la aplicación de planes de
acción tutorial en que tengan cabida elementos centrados en la educación emocional y en valores de los
alumnos. Trabajar valores como la tolerancia o el respeto es fundamental, así como enseñar a gestionar y
expresar las propias emociones. Un ejemplo de actividad que puede favorecerlo es mediante la representación
teatral de diferentes situaciones, la visualización de películas que traten el tema en toda su crudeza o la
discusión en torno a momentos o temas importantes para cada menor. (Castillero, 2019, 21 de mayo).

d. Trabajo con la parte agredida y el agresor hay que recordar que por más que la víctima se lleve
la peor parte de las agresiones, a la hora de trabajar tenemos que tener en cuantos ambos
individuos porque ellos vienen sujetos a una misma problemática, para eso veremos cada
estrategia para cada caso.
El sujeto agredido debe ser atendido de tal forma que no se sienta abandonado sino apoyado y acompañado,
haciéndole ver que se están haciendo cosas para solucionar su situación. Es imprescindible que exprese sus
emociones, sentimientos, pensamientos y dudas sin ponerlos en tela de juicio, mediante métodos como por
ejemplo la silla vacía o juegos de role-playing. (Castillero, 2019, 21 de mayo).
Es recomendable siempre trabajar con la víctima, de hecho, por es la parte que más afectada
de todo este problema, para eso debemos mejorar su autoestima y su seguridad, y hacerle
saber que puede contar con las personas que están a su alrededor.
Uno de los errores más comunes que se llevan a cabo durante las intervenciones en caso de acoso escolar es el
hecho de centrarse únicamente en la parte agredida. Si bien se trata del elemento que mayor atención ha de
recibir una vez establecido el acoso, también es necesario el trabajo con el agresor si queremos solucionar el
caso de Bullying y que cesen las agresiones. Es necesario hacerle ver las posibles consecuencias de sus actos
(por ejemplo, haciéndole entender cómo debe sentirse la víctima) e intentar despertar en él empatía y
compromiso. (Castillero, 2019, 21 de mayo).

No solo la víctima es realmente quien sufre, tenemos tener en cuenta que la persona que agrede
también pasa por un problema individual o familiar grave, quizás al mismo nivel o peor que su
víctima, no obstante, seguiremos con la siguiente recomendación.

e. Las familias: comunicación y participación

La participación familiar es un factor muy importante a la hora de querer solucionar este


problema, porque es uno de los factores más influyentes a la hora de provocar el Bullying, no
obstante, seguiremos con la siguiente recomendación.
Las familias pueden desempeñar un papel clave en la prevención, detección e intervención contra el acoso escolar. Las
familias pueden prestar atención a tres indicadores básicos de detección: el aislamiento, el cambio de carácter y la
revelación del acoso. Y cuando se detecta el acoso, las familias deben asegurarse de nombrar el acoso como tal, mostrar
congruencia emocional como adultos y empatía hacia los niños, niñas y adolescentes, evitando la culpabilización y
desarrollando respuestas proactivas desde la responsabilidad. El artículo recoge estrategias para abordar el acoso desde
las familias desde una educación emocional positiva. (Injuve, 2017, p.139).

f. Creación de métodos de denuncia anónima

Sabemos que mencionar el hecho de que otra persona te ha agredido significa para muchos
alumnos signo de cobardía, sin embargo, lo que se tiene que hacer es cambiar esa manera de
pensar y formular estrategias para que las personas que quieren denunciar algo estén
completamente seguras.
A menudo muchos menores no se atreven o no quieren denunciar casos que han visto o vivido por miedo a posibles
represalias o porque no quieren que se sepa que han sido ellos quienes han informado. Es necesario dejar claro a los
menores que aquellos que denuncian el acoso escolar no son chivatos, sino que están colaborando para que una o
varias personas dejen de sufrir sus efectos. En cualquier caso, resulta de gran utilidad crear métodos de denuncia
anónima de tal manera que cualquiera pueda informar de un caso sin que se le pueda identificar. Un ejemplo es un
buzón virtual de denuncia anónima. (Castillero, 2019, 21 de mayo).