Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE NUEVO LEÓN

FACULTAD DE CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN

SISTEMA DE INTELIGENCIA DE MERCADOS

RELATORÍA
ACTIVIDAD #10

NANCY LORENA CAMPOS JAIME


MATRICULA: 1549133
N46
Relatoría:
“La importancia de la inteligencia de mercados en la actividad exportadora de las
empresas españolas”

En la actualidad, nos encontramos en una competencia constante y muy amplia,


esto se debe gracias a que la tecnología en la última década ha ido avanzando a
pasos gigantescos, y de esta manera también nos da la opción no solo de saber lo
que se encuentra haciendo la competencia local sino también de la internacional.

Es ahí cuando se empieza a existir un mundo globalizado y por ende se van


incorporando nuevas formas de comunicación. Es entonces en donde notamos la
diferencia entre el tiempo que antes teníamos en ese flujo de información con países
que teníamos a horas de distancia a comparación de hoy en día que con el internet
en cuestión de micro segundos puedes estar compartiendo distinta información.

Esto indudablemente nos ha favorecido como mercado logos, ya que nos permite
orientar nuestra empresa, idea, producto, servicio hacia otros países y nos da la
oportunidad de posicionarnos no solo en nuestro propio país, sino también en el
mundo entero.

Tenemos que tomar en cuenta al momento de crear nuestro plan estratégico de


mercado, ciertos factores que no se viven cuando nuestro plan es en un ámbito
local, en donde conocemos por cultura ciertos factores que pudieran ser riesgos o
fortalezas para nuestro producto. Entonces ya en un plano global, será importante
que tengamos una investigación más profunda ante las adversidades que pudieran
o no existir.

La exportación se revela como la vía tradicional de entrada en los mercados


extranjeros, configurándose como una opción estratégica fundamental para
asegurar la supervivencia y el crecimiento de aquellas empresas que han elegido
iniciar su internacionalización (Cavusgil y Zou, 1994). Numerosas empresas
consideran a la exportación como un medio para contrarrestar la creciente
competencia extranjera en los mercados domésticos, ampliar su cobertura de
mercado y mejorar su rentabilidad. Sin embargo, la exportación no es un fin en sí
mismo, pues el objetivo último de toda empresa exportadora será el logro de
ventajas competitivas en los países mercados donde compita.

El resultado exportador es un aspecto esencial para la toma de decisiones en el


ámbito internacional (Madsen, 1998). Cavusgil y Zou (1994) definen el resultado
exportador como la extensión por la cual la firma alcanza sus objetivos a través de
la exportación de sus productos-marcas a los mercados extranjeros, incluyendo
tanto aspectos económicos (beneficio, ventas, etc.) como estratégicos
(posicionamiento internacional, incremento de la cuota de mercado derivado de la
exportación, logro de objetivos, etc.), a través de la planificación y ejecución de la
estrategia de marketing exportador de la empresa.

La estandarización del programa de marketing consiste en ofrecer idénticas líneas


de productos a precios equivalentes mediante el empleo de similares sistemas de
distribución y con el apoyo de idénticos programas de comunicación (publicidad,
promoción, etc.) en varios países diferentes.

Una de estas adversidades es mantener nuestro producto de la forma más original


posible para que nuestro concepto no termine siendo totalmente distinto en otro
país, a lo que es en el nuestro.

Tenemos que tener mente flexible hacia los cambios que pudiera requerir nuestro
producto, por cuestiones de cultura y tradición de la región a la cual se va a exportar
el producto y que esto aumentara nuestro posicionamiento considerablemente.

Por esta razón, Albaum y Tse (2001) señalan que la adaptación es inevitable para
que las empresas exportadoras alcancen el éxito en los mercados extranjeros. Esta
adaptación implica cualquier tipo de modificación en los atributos del producto
(etiqueta, marca, etc.), precio, distribución y/o en el programa de comunicación para
amoldarse a las particularidades y demandas de cada país-mercado (cultura, renta
per cápita, gustos y preferencias de los consumidores, etc.)

En este contexto, las empresas que deseen penetrar en mercados extranjeros


deben desarrollar capacidades asociadas a la inteligencia de mercados, pues la
eficacia y eficiencia de la exportación requiere un detallado conocimiento de las
prácticas comerciales, de la cultura, de la competencia, etc., en cada país-mercado.

Sólo mediante la captación y procesamiento de información relevante de cada país-


mercado se podrán tomar las adecuadas decisiones de marketing, influyendo
decisivamente en el resultado de la actividad exportadora

La posesión de un conocimiento específico sobre las condiciones existentes en


cada país-mercado reducirá la incertidumbre en los responsables de exportación,
disminuyendo las barreras psicológicas asociadas al desarrollo de operaciones de
comercio exterior

Los resultados también demuestran que la inteligencia de mercados facilita la toma


de decisiones sobre qué, cuándo, dónde y cómo deben realizarse las adaptaciones
estratégicas de marketing mix teniendo en cuenta las diferentes características de
cada país-mercado. Ello implica que la probabilidad de éxito en los mercados
extranjeros, asociado al desarrollo de un marketing mix adaptado, sea mayor
cuando las decisiones se toman teniendo en cuenta la información relevante de
cada país-mercado que cuando se obvia esta inteligencia de mercados. Ello explica
el positivo papel moderador que desempeña la inteligencia de mercados en la
interrelación adaptación del marketing mix-resultado exportador.

Conclusión:

La inteligencia de mercados desempeña un papel importante entre las


interrelaciones entre las percepciones de distancias de mercados, comportamientos
estratégicos, adaptación del marketing mix y el resultado exportador; crecimiento de
las ventas y que este a su vez de la satisfacción por el objetivo cubierto.

Además de tener un doble rol, la inteligencia de mercados reduce las barreras


psicológicas para la expansión de la actividad exportadora y aumenta la
productividad de la empresa exportadora para desarrollar comportamientos
estratégicos acorde a los requerimientos de cada país-mercado.
Tenemos que buscar la forma de que nuestro producto también pueda conservar
gran parte de su esencia y no se pierda entre transformaciones. Esto es un gran
contribuyente para lograr el éxito al exportar nuestro producto.