Está en la página 1de 4

1. Magister diligentiam discipulorum laudat.

2. Soceri generos amant.


3. Multi et praeclari poetae Graeciae sunt.
4. Dominus bona amico consilia magno dabat.
5. Romani magna templa deis aedificabant.

1. Observando la oración, por su desinencia, el verbo es laudat. Por esto, este término
cumple la función de núcleo del sintagma verbal y, por ende, del predicado. La
desinencia además indica que el verbo se encuentra conjugado en la tercera persona
del singular, en tiempo presente del modo indicativo. Frente a esto, se puede
identificar que el verbo pertenece a la primera conjugación del paradigma verbal
latino. Para su búsqueda en el diccionario, se considera la conjugación en primera
persona singular del presente del modo indicativo, en este caso laudo. Al buscar su
significado, éste es alabar o elogiar y es clasificado en el diccionario como transitivo.
A partir del significado del verbo y su carácter transitivo, se puede recuperar
semánticamente cada uno de los argumentos que el verbo necesita para lograr una
oración gramaticalmente válida. A partir del significado en español se entiende que
Alguien alaba o elogia algo o a alguien. Con esta información, se deduce que el verbo
mínimamente cuenta con dos argumentos: uno interno al sintagma verbal que cumpla
la función de complemento directo (algo o alguien es elogiado) y otro externo al
sintagma verbal que cumpla la función de sujeto (quien elogia o alaba).
En lo que respecta al primer argumento, en latín, los términos que cumplen la función
de complemento directo se encuentran en caso acusativo. Dentro de la oración
analizada, la palabra diligentiam, por su terminación, se halla en el caso acusativo
singular de la primera declinación. Para conocer su significado, se busca en caso
nominativo, en este caso diligentia, que significa diligencia o puntualidad. Entonces,
esta palabra, por su caso, cumple la función sintáctica de complemento directo.
En lo que respecta a las dos palabras que restan, se analizan también a partir del caso
en que están y las correspondientes funciones sintácticas que pueden cumplir.
Magister se encuentra en caso nominativo singular de la segunda declinación,
siguiendo el modelo de ager, ya que en el diccionario se haya como magister-tri
mostrando que en su caso genitivo la ubicación de la letra r se invierte al igual que
sucede con ager-gri. Por su caso, la palabra magister cumple la función de sujeto, cuyo
núcleo en latín siempre se haya en caso nominativo sea singular o plural. El significado
en castellano es maestro, por lo que aquí el maestro es quien elogia a alguien o algo.
En la situación de discipulorum, su desinencia marca que pertenece al caso genitivo
plural de la segunda declinación. En el diccionario, su versión en nominativo singular es
discipulus, cuyo significado es discípulo o alumno. En el caso genitivo plural, la
traducción podría ser de los discípulos. Por esto, el término estaría modificando al
término diligentiam. Al ser éste núcleo del complemento directo, discipulorum también
integraría al complemento directo cumpliendo la función interna de modificador
directo de diligentiam, es decir, el complemento directo completo es diligentiam
discipulorum en el que el primero es núcleo y el segundo su modificador directo.
Por todo lo anterior, la oración propuesta puede traducirse así: El maestro elogia la
puntualidad de los discípulos.
Finalmente, se entiende que el sujeto de esta oración es expreso por encontrarse
nombrado y simple por tener un único núcleo, mientras que el predicado también es
simple por tener un solo núcleo y verbal por ser el mismo un verbo.
2. Al observar los términos de esta oración, por su desinencia, amant es el verbo. Su
terminación determina que pertenece a la tercera persona plural del tiempo presente
del modo indicativo. Pertenece a la primera conjugación del paradigma verbal latino,
cuyo modelo es laudo. En el diccionario, se busca la conjugación correspondiente a la
primera persona singular en presente del modo indicativo, en este caso amo. Su
traducción al castellano es amar y el diccionario indica que es un verbo transitivo, por
lo que el significado del verbo conjugado de esta oración es aman. A partir de esta
primera información, se deducen dos cosas. En primer lugar, por ser el único verbo,
amant es el núcleo del predicado. En segundo lugar, este verbo determina un sintagma
verbal cuyo núcleo es amant que determina dos argumentos mínimos para lograr una
oración gramatical ya que semánticamente se infiere que algunos aman algo o a
alguien. Por esto, el verbo requiere de un complemento directo sobre el que recae el
acto de amar y un sujeto que ama.
Con respecto al complemento directo, se tiene en cuenta primero que el mismo, en el
idioma latín, se encuentra en caso acusativo. En esta oración el término generos se
halla en el caso acusativo plural de la segunda declinación, siguiendo el modelo de
lupus. En cuanto a su significado en castellano, el mismo se busca en caso nominativo,
es decir, genus. Significa yerno, pero el caso genitivo plural de esta frase se traduce
como a los yernos. Por el momento, entonces, se traduce que algunos aman a los
yernos.
Para el caso del sujeto de la oración, se debe considerar un término en caso
nominativo que cumpla esa función o al menos el núcleo del mismo. En la frase
analizada, soceri se encuentra en caso nominativo plural, siguiendo la segunda
declinación con el ejemplo de ager. En el diccionario, se encuentra como socer y su
significado es suegro. En el caso nominativo plural, su siginificado es suegros, por lo
que la oración quedaría como los suegros aman a los yernos.
Por lo tanto, en la oración, amant es el núcleo verbal que determina un predicado
verbal simple compuesto por el verbo y el complemento directo generos. El sujeto está
compuesto sólo por soceri, por lo que es un sujeto expreso simple.

3. En esta oración, el verbo es sunt. Es un caso de verbo irregular, por lo que no se puede
asociar a un modelo del paradigma verbal regular. Sunt es la conjugación del verbo
sum en tercera persona singular del tiempo presente del modo indicativo. En el
diccionario, que presenta a los verbos a partir de su conjugación en primera persona
singular en presente del modo indicativo, se encuentra sum, cuyo significado es ser o
estar. Éste es un verbo copulativo, es decir, su significado es vacío y necesita de un
atributo para lograr su carga semántica llamado predicativo obligatorio. Este tipo de
verbo predica algún estado, propiedad o equivalencia entre el sujeto y su predicativo.
Entonces, el verbo sunt, sea están o son, postula un sujeto y su predicativo.
Para determinar qué parte de la oración cumple la función de sujeto y cuál la de
predicativo obligatorio, se procede analizando los tipos de palabras y casos en que se
encuentran. Recordando que el sujeto debe estar en caso nominativo y generalmente
es un sustantivo, debe ser un término que cumpla con ambos requisitos.
Analizando multi y praeclari, ambos son adjetivos en caso nominativo plural. El
primero, hallado en el diccionario como multus, significa muchos, mientras que el otro,
hallado como praeclarus, se traduce como excelentes o brillantes, o sea, estos adjetivos
están en plural en concordancia con el verbo sunt e indican junto a éste que el sujeto
también debe serlo. Estos adjetivos que caracterizan a un sustantivo, en presencia del
verbo sunt, pueden ser entendidos como el predicativo unidos por el nexo coordinante
et, que significa y. El predicativo es obligatorio porque es necesario para completar de
sentido al verbo y subjetivo porque predica sobre el sujeto.
En el caso de Graeciae, siguiendo el paradigma de la primera declinación y
considerando que viene del sustantivo propio Graecia, es decir, que significa Grecia,
puede entenderse que sería su caso genitivo. A partir de esto, su traducción sería de
Grecia. Llegando a estas interpretaciones, resta analizar poetae. Esta palabra figura en
el diccionario como poeta, cuyo significado es poeta. El caso del término de la oración
está en nominativo plural. Como se haya en ese caso y es un sustantivo, es la palabra
que cumple la función de núcleo del sujeto. A partir de esto, se puede entender que
Graeciae puede modificar a poetae cumpliendo la función sintáctica de modificador
directo y formando el sujeto los poetas de Grecia.
Entonces, la oración podría traducirse así: Los poetas de Grecia son muchos y brillantes.
La misma se compone de un sujeto expreso simple y un predicado verbal simple, ya
que ambos tienen un único núcleo.

4. En esta oración, el verbo es dabat. Se lo identifica por su desinencia, la cual permite


dar cuenta de que pertenece a la conjugación de la tercera personal singular en
pretérito imperfecto del modo indicativo. Buscando en el diccionario la conjugación
correspondiente a la primera persona singular en presente del modo indicativo, do, se
encuentra que su significado es dar. Entonces el verbo dabat puede traducirse como
daba. Considerando su carácter transitivo, puede recuperarse su sentido semántico de
la siguiente manera: alguien da algo a alguien. Este verbo postula que necesita de tres
argumentos para lograr su gramaticalidad: un argumento externo al sintagma verbal en
función de sujeto (quien daba), un argumento interno afectado directamente o
complemente directo (lo que se daba) y un complemente indirecto (a quien se daba
algo).
En latín, el complemento directo se halla en caso acusativo. En esta oración, bona está
en ese caso y en plural, dentro de los adjetivos de primera clase. Por esto mismo,
aparece en el diccionario como bonus-a-um y significa bueno. En el caso de consilia, el
término también se haya en acusativo plural de la segunda declinación, teniendo a
templum como modelo ya que es un sustantivo neutro, por lo que se halla como
consilium y significa consejo. Bonus-a-um (en este caso, se considera sólo como bonum
ya que modifica a un sustantivo neutro) es un adjetivo y consilium un sustantivo.
Entonces, considerando la declinación y el tipo de palabra de cada término, puede
concluirse que el complemento directo completo es bona consilia y, analizando
internamente, bona es modificador directo y consilia es el núcleo del complemente
directo. Juntos pueden traducirse como un buen consejo.
Para identificar el complemento indirecto, debe tenerse en cuenta que el mismo en
latín aparece en caso dativo. En esta oración, hay dos palabras en caso dativo: magno y
amico. En el diccionario, aparecen en su caso nominativo magnus y amicus,
respectivamente, ya que ambas pertenecen a la segunda declinación como el modelo
de lupus. El primero se traduce como grande o gran mientras que el segundo como
amigo. A partir de estas traducciones, se entiende que el primero es un adjetivo y el
otro un sustantivo. Por su declinación, ambos constituyen el complemento indirecto
del verbo y, en un análisis interno del mismo, amico es el núcleo por ser sustantivo y
magno como adjetivo es su modificador directo que coincide en género, número y
caso. Ambos de manera conjunta se pueden traducir como a un gran amigo.
Finalmente, en cuanto al argumento externo al sintagma verbal que cumple la función
de sujeto, el mismo debe estar en caso nominativo y en concordancia con el verbo. En
esta oración, el término dominus cumple con esto ya que está en caso nominativo de la
segunda declinación, siguiendo el modelo de lupus. Su traducción es señor. Por lo que
la acción de dar era llevada adelante por el señor y el término dominus es el núcleo del
sujeto.
La oración puede traducirse como: El señor daba un buen consejo a un gran amigo.
Además, en la misma pueden identificarse un sujeto expreso simple con único núcleo y
un predicado verbal simple con un solo núcleo verbal.

5. Por su desinencia, en esta oración, el verbo es aedificabant. El mismo se halla en


tercera persona plural en tiempo pretérito imperfecto del modo indicativo. Para
encontrar su significado en el diccionario, se busca aedifico, ya que el diccionario
muestra cada verbo en su versión de primera persona singular del presente del modo
indicativo. Se traduce como edificar. Es un verbo transitivo que permite recuperar la
siguiente información semántica: alguien construye algo. Es decir; este verbo postula
dos argumentos obligatorios para lograr un valor gramatical: uno externo al sintagma
verbal que cumpla función de sujeto y otro como complemento directo interno al
sintagma verbal.
En latín, el complemento directo está en caso acusativo. En la oración analizada, los
términos magna y templa se encuentran en caso acusativo. Templa es el caso acusativo
plural de tempum, cuyo significado es templo. En este caso templa se traduce como
templos. En el caso de magna, el término más cercano que brinda el diccionario es
magnus-a-um y su traducción en castellano es grande, por lo que puede entenderse
que es un adjetivo que modifica a templa y coincide en caso, número y género, es
decir, ambos pueden traducirse como grandes templos.
Por otro lado, si se considera el término deis, el mismo está en caso dativo. Su
desinencia lo identifica con este caso y, si se busca en su diccionario el caso
nominativo, se determina que pertenece a la segunda declinación siguiendo el modelo
de lupus ya que deriva de deus, cuyo significado es dios. Por lo tanto, deis se traduce
como a los dioses o para los dioses considerando su caso dativo, por el cual cumple en
esta oración la función de complemento indirecto.
Finalmente, la palabra romani se encuentra en caso nominativo, por lo que cumple la
función de sujeto de la oración. Romani es el caso nominativo plural de romanus, que
siginifica romano, por lo que el término de la presente oración puede traducirse como
romanos.
En conclusión, la oración analizada se compone de un sujeto expreso simple con un
único núcleo y un predicado verbal simple con único núcleo también; mientras que su
traducción puede hacerse de la siguiente manera: Los romanos edificaban grandes
templos a los dioses.